Banner QSVTV

 

 

   La paz sin honor no es paz, es rendición.

 
Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters

        

  Image hosting by Photobucket

    Escribeme

   
 

   Prensa Digital 
Apycom Java Applets
Links solidarios
Apycom Java Applets

Links 

Apycom Java Applets
Otras  bitácoras
Archivos




29.5.04

 

El juez vincula a Ouhnane con la furgoneta de Alcalá, el piso de Leganés y la casa de Morata

 

29-05-04



El juez vincula a Ouhnane con la furgoneta de Alcalá, el piso de Leganés y la casa de Morata


Dicta una orden internacional de busca y captura contra el argelino por su relación con el 11-M - Al día siguiente de los atentados conectó su teléfono móvil en la localidad navarra de Corella

MANUEL MARRACO

MADRID.- Sus huellas estaban en la furgoneta que trasladó los explosivos; su ADN fue hallado en la casa de Morata de Tajuña donde se prepararon las mochilas bomba; una libreta de una entidad financiera abierta a su nombre apareció entre los escombros del piso de Leganés donde se suicidó parte del comando terrorista y conversó con, al menos, dos de sus miembros en los días previos al 11-M.
Con todos esos datos, el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo ha dictado una orden internacional de busca y captura contra el argelino Daoud Ouhnane, de 34 años y con residencia legal en España, «por asesinato terrorista, estragos terroristas y pertenencia a organización terrorista islamista».

La primera vinculación con los atentados relatada en la euroorden se remonta a una conversación telefónica entre Ouhnane y Jamal Ahmidan, El Chino. Los contactos se repitieron, ya en marzo, los días 2 y 5. A través del mismo teléfono móvil, el argelino contactó en esas fechas con Mohamed Oulad Akcha, otro de los siete terroristas que se inmolaron el 3 de abril en Leganés.

Los investigadores también vinculan a Ouhnane con la finca de Morata de Tajuña (Madrid) donde la víspera de los atentados se prepararon las mochilas bomba. El rastro del teléfono móvil revela que el argelino estuvo en la zona los días 5 y 6 de marzo. Pero lo que confirma rotundamente su presencia es el hallazgo de restos de su ADN en la casa, junto a los de, al menos, cuatro de los suicidas.

El mismo día de los atentados, la policía localizó en Alcalá de Henares una furgoneta robada por los terroristas que contenía una bolsa con siete detonadores y restos de explosivo. En el vehículo, los agentes encontraron 55 huellas dactilares -40 entre los objetos recogidos y 15 en el interior y exterior de la furgoneta-, de las que sólo 26 resultaban útiles para una identificación.Seis de ellas correspondían al propietario de la furgoneta, y las 20 restantes fueron cotejadas, sin resultados, con los archivos policiales.

Hasta el pasado 20 de mayo, la Policía Científica no pudo certificar que dos huellas de la bolsa con los detonadores correspondían a los dedos medio y pulgar de la mano derecha de Ouhnane.

Fue entonces cuando las Fuerzas de Seguridad divulgaron su identidad y fotografía, distribuyéndolas entre los agentes en vísperas de la Boda Real. Horas después, un tribunal estadounidense ordenaba la puesta en libertad del abogado estadounidense Brandon Mayfield, detenido por el FBI al confundir sus huellas con las encontradas en la furgoneta.

Huida hacia el norte

El rastro de Ouhnane prosigue tras el 11-M. Su teléfono móvil se desconectó el día 6, pero volvió a emitir señal al día siguiente de los atentados. Esta vez, a 300 kilómetros, en la localidad navarra de Corella. Hasta ahora, los investigadores han sostenido que la célula islamista creó, en los primeros días de marzo, «una infraestructura de seguridad tanto en los alrededores de Madrid [Leganés] como en la zona de Andalucía [alquilaron un piso en Granada]». Sin embargo, y pese al desplazamiento de Ouhnane hacia el norte, no consta que preparasen algún refugio en otros puntos de España.



Lea mas

25.5.04

 

El juez vincula a Ouhnane con la furgoneta de Alcalá, el piso de Leganés y la casa de Morata

 

29-05-04



El juez vincula a Ouhnane con la furgoneta de Alcalá, el piso de Leganés y la casa de Morata


Dicta una orden internacional de busca y captura contra el argelino por su relación con el 11-M - Al día siguiente de los atentados conectó su teléfono móvil en la localidad navarra de Corella

MANUEL MARRACO

MADRID.- Sus huellas estaban en la furgoneta que trasladó los explosivos; su ADN fue hallado en la casa de Morata de Tajuña donde se prepararon las mochilas bomba; una libreta de una entidad financiera abierta a su nombre apareció entre los escombros del piso de Leganés donde se suicidó parte del comando terrorista y conversó con, al menos, dos de sus miembros en los días previos al 11-M.
Con todos esos datos, el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo ha dictado una orden internacional de busca y captura contra el argelino Daoud Ouhnane, de 34 años y con residencia legal en España, «por asesinato terrorista, estragos terroristas y pertenencia a organización terrorista islamista».

La primera vinculación con los atentados relatada en la euroorden se remonta a una conversación telefónica entre Ouhnane y Jamal Ahmidan, El Chino. Los contactos se repitieron, ya en marzo, los días 2 y 5. A través del mismo teléfono móvil, el argelino contactó en esas fechas con Mohamed Oulad Akcha, otro de los siete terroristas que se inmolaron el 3 de abril en Leganés.

Los investigadores también vinculan a Ouhnane con la finca de Morata de Tajuña (Madrid) donde la víspera de los atentados se prepararon las mochilas bomba. El rastro del teléfono móvil revela que el argelino estuvo en la zona los días 5 y 6 de marzo. Pero lo que confirma rotundamente su presencia es el hallazgo de restos de su ADN en la casa, junto a los de, al menos, cuatro de los suicidas.

El mismo día de los atentados, la policía localizó en Alcalá de Henares una furgoneta robada por los terroristas que contenía una bolsa con siete detonadores y restos de explosivo. En el vehículo, los agentes encontraron 55 huellas dactilares -40 entre los objetos recogidos y 15 en el interior y exterior de la furgoneta-, de las que sólo 26 resultaban útiles para una identificación.Seis de ellas correspondían al propietario de la furgoneta, y las 20 restantes fueron cotejadas, sin resultados, con los archivos policiales.

Hasta el pasado 20 de mayo, la Policía Científica no pudo certificar que dos huellas de la bolsa con los detonadores correspondían a los dedos medio y pulgar de la mano derecha de Ouhnane.

Fue entonces cuando las Fuerzas de Seguridad divulgaron su identidad y fotografía, distribuyéndolas entre los agentes en vísperas de la Boda Real. Horas después, un tribunal estadounidense ordenaba la puesta en libertad del abogado estadounidense Brandon Mayfield, detenido por el FBI al confundir sus huellas con las encontradas en la furgoneta.

Huida hacia el norte

El rastro de Ouhnane prosigue tras el 11-M. Su teléfono móvil se desconectó el día 6, pero volvió a emitir señal al día siguiente de los atentados. Esta vez, a 300 kilómetros, en la localidad navarra de Corella. Hasta ahora, los investigadores han sostenido que la célula islamista creó, en los primeros días de marzo, «una infraestructura de seguridad tanto en los alrededores de Madrid [Leganés] como en la zona de Andalucía [alquilaron un piso en Granada]». Sin embargo, y pese al desplazamiento de Ouhnane hacia el norte, no consta que preparasen algún refugio en otros puntos de España.



Lea mas

This page is powered by Blogger. Isn't yours?