Banner QSVTV

 

 

   La paz sin honor no es paz, es rendición.

 
Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters

        

  Image hosting by Photobucket

    Escribeme

   
 

   Prensa Digital 
Apycom Java Applets
Links solidarios
Apycom Java Applets

Links 

Apycom Java Applets
Otras  bitácoras
Archivos




25.6.04

 

Un abogado denunció a la Fiscalía la 'célula de Avilés' un año antes del 11-M

 

25-06-04

11-M / LA TRAMA DE LOS EXPLOSIVOS

Un abogado denunció a la Fiscalía la 'célula de Avilés' un año antes del 11-M

Un socio de Suárez Trashorras en el negocio de las drogas le dijo que éste y su cuñado, Antonio Toro, vendían explosivos a ETA

MANUEL CERDAN

MADRID.- El abogado Carlos Alberto Tejeda denunció, a comienzos de 2003, al fiscal jefe de Oviedo la existencia de una trama asturiana que se dedicaba a la venta de explosivos a ETA. El letrado se personó en el despacho de la Fiscalía de la Audiencia Provincial para facilitar los datos que le habían proporcionado unos clientes que se hallaban en la cárcel de Villabona por un asunto de tráfico de heroína. Esa información apuntaba a Emilio Suárez Trashorras y a su cuñado Antonio Toro como los responsables de la célula de Avilés que se dedicaba a vender explosivos y armas a ETA, según manifestó a EL MUNDO Carlos Alberto Tejeda.
(.../...)


El letrado, que previamente se había entrevistado en la prisión asturiana con José Ignacio Fernández Díaz, conocido como Nayo, asegura que decidió trasladar la información a la Fiscalía porque el preso se refería a un zulo con una cantidad «muy importante» de explosivos, de entre 300 y 500 kilos.

«Nayo me dijo que la dinamita estaba a disposición de ETA y que la organización ya había colaborado con esta banda en otras operaciones de venta de armas y explosivos. Después, mis clientes me aseguraron que Toro era el jefe de la organización, por encima de Suárez Trashorras, y que la mujer de éste también desempeñaba un importante papel en la red. De ahí mi indignación, cuando me enteré que la Audiencia Nacional los había puesto en libertad. Es inconcebible que Toro y su hermana estén en libertad, cuando tengo clientes que por entrevistarse en un bar con un turco los han dejado en la cárcel hasta el día del juicio».

Suárez Trashorras sigue en prisión, acusado de la venta a Jamal Ahmidan, El Chino, de los explosivos del 11-M, mientras su esposa y su cuñado quedaron en libertad por orden del juez Juan del Olmo, tras permanecer sólo nueve días bajo arresto.

Nayo había colaborado en varias operaciones de tráfico de hachís con Suárez, quien le llegó a contar sus relaciones con la organización terrorista vasca. Nayo fue detenido, en diciembre de 2001, cuando su grupo pretendía introducir en Oviedo 818,93 gramos de heroína.La redada fue practicada por agentes de las comisarías de Oviedo y Avilés, a partir de un chivatazo del propio Suárez Trashorras, que desde hacía tiempo era confidente policial.

«Nayo, tras mi visita al fiscal jefe, fue visitado en la cárcel por agentes antiterroristas de la Guardia Civil, que lo condujeron al monte donde él decía que estaba el zulo con los explosivos.Un par de meses después le pregunté al fiscal jefe por las pesquisas y me dijo que había marcado una zona pero que no pensaban registrar toda una montaña. Pero lo importante no era registrar una montaña entera sino hacer un seguimiento a Suárez Trashorras, que estaba en libertad y, como sabía la policía, se dedicaba a la venta de explosivos», se queja el letrado Tejeda.

Según el abogado, con la información de sus clientes, se podría haber averiguado que Suárez Trashorras y su cuñado almacenaban cientos de kilos de explosivos que, un año después, fueron a parar a manos de un comando de Al Qaeda.

«Estos tipos no debían haber estado en la calle para vender los explosivos a los terroristas. Cuando EL MUNDO publicó la conexión con la cárcel de Villabona se me pusieron los pelos de punta».

El ex fiscal Antidroga de Asturias, José Luis Rebollo, declaró ayer a Efe que la información ofrecida era «muy difusa» y que le fue facilitada «pocos minutos antes de que se iniciara la vista oral» para obtener un beneficio penal para sus clientes.

El letrado Tejeda insiste en que nunca habló con Rebollo y que sus clientes sólo aspiraban a una reducción lícita de condena si los explosivos hubieran sido encontrados.




Lea mas

 

Detenido en Canarias otro correo utilizado para trasladar a Madrid la dinamita del 11-M

 

25-06-04

11-M / LOS IMPLICADOS

Detenido en Canarias otro correo utilizado para trasladar a Madrid la dinamita del 11-M

Iván Reiss también participó en el traslado de la Goma 2 en el autobús de la línea Oviedo-Madrid - Permanecía oculto en un barrio de Gran Canaria donde hay una numerosa colonia marroquí

TERESA CRUZ. CorresponsalLAS PALMAS.- Las declaraciones de Gabriel M.V., El Gitanillo, el joven de 16 años cuyo internamiento fue ordenado por el juez Javier Gómez Bermúdez, han sido clave para detener a Antonio Iván Reiss Palacio, conocido como Jimmy, y que fue uno de los correos que transportaron los explosivos utilizados en los atentados del 11-M desde Asturias hasta Madrid.
(.../...)

Jimmy, de 22 años, fue detenido el pasado miércoles en la localidad grancanaria de Santa Lucía de Tirajana por los Servicios de Información de la Guardia Civil de Las Palmas, según ha sabido EL MUNDO de fuentes de la investigación. El asunto se ha llevado con absoluto mutismo, y la noticia trascendió ayer cuando Jimmy era conducido ya a Madrid.

La Guardia Civil de Las Palmas desplegó un dispositivo de vigilancia desde el pasado día 17, tras recibir órdenes desde la Dirección General. Jimmy había sido localizado en casa de unos familiares afincados en la isla de Gran Canaria desde hace años. En el barrio en el que fue hallado el detenido hay una amplia colonia de ciudadanos del norte de Africa, fundamentalmente marroquíes.

Tras seis días vigilando sus movimientos, el joven fue detenido cuando se encontraba solo. Se sospecha que los familiares conocían las andanzas del joven, ya que se trata de un delincuente común de Trasona (Asturias), conocido por sus trapicheos con las drogas.Iván Reiss había trabajado también en la mina de Asturias de donde fue robada la dinamita que, posteriormente, fue utilizada en los atentados del 11-M.

El detenido llevaba más de un mes afincado en Gran Canaria y solía moverse por los municipios de Santa Brígida, Firgas y El Gamonal en moto. Antonio Iván Reiss fue conducido ayer a Madrid en un vuelo regular de Iberia.

Se sospecha que Jimmy, como en el caso de otro de los correos implicados en la célula de Avilés apodado Amocachi, realizó los traslados de explosivos a cambio de hachís. Estos traslados fueron realizados en el autobús que cubre la línea regular Oviedo-Madrid.No obstante, según declaró El Gitanillo, Jimmy se quedó también, en una ocasión, con una cantidad de dinero que debía transportar hasta Madrid. Se cree que realizó varios viajes en autobús y en un vehículo particular. Además de Jimmy y El Gitanillo, Sergio Alvarez, que fue detenido y puesto en libertad posteriormente, también trasladó explosivos.

El nuevo detenido prestará declaración ante el juez Juan del Olmo. Se espera que su testimonio sirva para ahondar en la trama que acabó con la vida de 192 personas en Madrid, si bien se trata una persona considerada de segunda fila entre los investigadores que estudian los pormenores del entramado terrorista islamista.



Lea mas

23.6.04

 

La bomba desactivada en Vallecas habría hecho explosión a las 7.40 horas del 12-M

 

23-06-04

11-M LA INVESTIGACION / Ese artefacto fue la clave para localizar a los autores de los atentados / Los expertos en desactivación de explosivos sospechan que no estalló porque sufrió desperfectos al ser colocado en el tren

La bomba desactivada en Vallecas habría hecho explosión a las 7.40 horas del 12-M

Los expertos creen que la presión sobre la junta de los cables que unían el teléfono móvil al detonador pudo provocar una mala conexión que evitó que estallara el 11-M - Sin embargo, cuando los 'tedax' la probaron, el mecanismo funcionó perfectamente en siete ocasiones

CASIMIRO GARCIA-ABADILLO

MADRID.- Si un agente de los Tedax no se hubiera jugado la vida en la madrugada del 12 de marzo, la bomba encontrada en la estación de El Pozo, en Madrid, hubiera hecho explosión a las 7.40 de esa misma mañana.(.../...)

Como pone de manifiesto el auto emitido por el juez Juan del Olmo el pasado 18 de junio, los expertos en desactivación de explosivos realizaron en los días posteriores a los atentados hasta siete pruebas con el teléfono móvil hallado en la bolsa de deportes de color azul en la que había 10,12 kilos de dinamita y más de 600 gramos de metralla. En las siete ocasiones, saltó el despertador a la hora fijada y se produjo la consiguiente explosión del detonador.

Las pruebas se realizaron en las mismas condiciones en las que estaba montado el artefacto. La batería del teléfono estaba cargada y, en tanto no se hubiera desactivado la alarma, el sistema se habría vuelto a poner en marcha a la misma hora a la que estaba programada. Es decir, a las 7.40 de la mañana.

Hay que tener en cuenta que el agente de los Tedax que desmontó la bomba con sus propias manos concluyó su trabajo sobre las 4.30 horas de la madrugada, tres horas y 10 minutos antes de la hora fijada para la explosión.

La conclusión a la que llegaron los expertos en desactivación tras las pruebas realizadas es que, sin ninguna duda, la bomba hubiera hecho explosión 24 horas después de la masacre del 11 de marzo.

Como relata el juez en su auto, fue la titular del juzgado de Instrucción número 49 de Madrid, Josefa Bustos Manjón, quien dio la orden, tras el levantamiento de cadáveres en la estación de El Pozo, de trasladar todos los efectos encontrados en dicho lugar hasta la comisaría de Puente de Vallecas.

Contrariamente a lo que se pensaba, la bolsa azul no viajó desde el pabellón 6 de Ifema a la comisaría, sino que fue directamente desde la estación hasta las dependencias policiales. En la jornada del día 11, en la que estallaron un total de 10 bombas, los Tedax llevaron a cabo la explosión controlada de otros dos artefactos encontrados en una bolsa y una mochila, pero que también habían fallado. Los Tedax los explosionaron al no poder desactivarlos.

Por tanto, fue la acción personal de uno de los agentes de dicho cuerpo la que produjo el punto de inflexión en la investigación sobre los autores de la matanza. Tras la desactivación de la bomba, se obtuvo la pieza fundamental que ha llevado a desentrañar algunos de los misterios que se escondían tras los atentados.La tarjeta del teléfono móvil ha sido la vía a través de la cual se ha podido localizar a los presuntos asesinos. La pregunta que aún está por contestar es por qué esa bomba no estalló el día 11 de marzo.

«Confección artesanal»

El juez se remite para responder a este interrogante al informe pericial emitido por la Unidad Central de Desactivación de Explosivos, en el que se apunta a la «confección artesanal» del mismo para explicar por qué no hizo explosión. Sin embargo, con esa misma confección rudimentaria, el sistema funcionó a la perfección en las siete ocasiones en las que se puso a prueba.

Según los expertos consultados, «para buscar una causa a esa anomalía hay que fijarse en cómo estaba confeccionada la bomba».El sistema era extremadamente sencillo y tenía poco que ver con la forma en la que otras bandas terroristas, como por ejemplo ETA, fabrican sus artefactos explosivos. No había ningún tipo de sistema de retardo, ningún elemento supletorio de seguridad, ni, por supuesto, ninguna trampa preparada para activar el mecanismo si se intentaba su desactivación.

Los terroristas habían soldado dos cables al vibrador del teléfono, de tal forma que, al sonar la alarma, se transmitiera a través de ellos una descarga eléctrica capaz de activar el detonador que, por simpatía, haría estallar la dinamita Goma 2 Eco, amasada y convertida en un bloque gelatinoso.

Los dos cables que salían de uno de los laterales del teléfono móvil y que tenían una longitud aproximada de dos metros fueron empalmados a los dos cables (o rabizas) que salen del detonador y que tienen a su vez otros dos metros de longitud.

La hipótesis más plausible que manejan los expertos es que, al tratar de meter la bolsa de deportes bajo uno de los asientos o en el maletero de algún vagón, se presionara una de las juntas de los cables, lo que pudo provocar una derivación o un corte en la circulación de la energía eléctrica que, finalmente, no llegó (o lo hizo sin la suficiente intensidad) a provocar el estallido del detonador.

Sin embargo, lo que todavía no se sabe con certeza es si fue una causa técnica la que evitó que la bomba hiciera explosión el 11-M o si los terroristas planearon que estallara un día después y a la misma hora. De haber sido así, el artefacto no habría viajado en los trenes de la muerte, sino que habría sido colocada con posterioridad en la estación de El Pozo. Los expertos consideran esta hipótesis como poco probable.




Lea mas

21.6.04

 

La Guardia Civil investiga si Trashorras ofreció la metralla

 

21-06-04

11-M LA INVESTIGACION / UNA CONVERSACION CLAVE

La Guardia Civil investiga si Trashorras ofreció la metralla


MADRID.- La Guardia Civil ha tomado muestras de tornillos y puntas y tierra de la mina Conchita para comprobar si la metralla utilizada el 11-M también fue suministrada por el ex minero Emilio Suárez Trashorras, según informó ayer La Nueva España.
(.../...)
De confirmarse, quedaría corroborada la versión dada por el menor detenido, El Gitanillo, ante el juez Juan del Olmo. El menor aseguró que el ex minero proporcionó a El Chino tanto la dinamita como la metralla.

Además, agentes del Instituto Armado localizaron el pasado viernes en las proximidades de la mina cartuchos de Goma 2 como los que fueron robados para los atentados, en concreto 2,5 kilos.

Según los investigadores, la dinamita encontrada tiene más de dos años, lo que indicaría que el tráfico de explosivo se producía desde antes del 11-M como apuntaba el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo.

Desde hace dos años, los paquetes de Goma 2 ECO contienen cinco kilos de explosivos, por lo que los investigadores dan por seguro que debe tener al menos ese tiempo. Según informaron a Efe fuentes de la investigación, lo más probable es que alguien dejó el explosivo en ese lugar «negligencia o despiste». El tiempo transcurrido hace que la Goma 2 esté «completamente inutilizable».

El diario asturiano también señala que en la misma operación de rastreo, la Guardia Civil podría haber encontrado detonadores escondidos, aunque este aspecto no ha podido ser confirmado.La Guardia Civil viene realizando rastreos desde hace semanas en las inmediaciones de explotaciones mineras asturianas para tratar de encontrar zulos ilegales en los que podría haber sido escondida la dinamita.

En la operación de rastreo del viernes participaron agentes de la Guardia Civil de Madrid con apoyo de efectivos asturianos.




Lea mas

 

«¿No te acuerdas que te dije un día que...?»

 

21-06-04

11-M LA INVESTIGACION / UNA CONVERSACION CLAVE

«¿No te acuerdas que te dije un día que...?»

Transcripción íntegra de la conversación en la que el confidente Rafá Zouhier aseguró a su contacto en la Guardia Civil, 'Víctor', haberle hecho insinuaciones previas sobre los preparativos de los atentados de Madrid


El auto del juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo del pasado viernes, que levanta parcialmente el secreto de las investigaciones, incluye la transcripción de la conversación mantenida seis días después de los atentados de Madrid entre el confidente de la Guardia Civil Rafá Zouhier y su contacto en la UCO (Unidad Central Operativa), al que conoce con el alias de 'Víctor', relativa a Jamal Ahmidan, 'El Chino'. Aunque EL MUNDO ya adelantó el pasado sábado algunos fragmentos significativos de esa conversación, reproducimos hoy íntegramente el diálogo para que nuestros lectores dispongan de todos los elementos necesarios para valorar el análisis que incluimos en nuestras páginas de opinión. (.../...)


MADRID.- En una investigación por un presunto delito de tráfico de drogas, un juzgado de Instrucción de Alcalá de Henares autorizó el 12 de marzo la intervención del número de teléfono que correspondía a Rafá Zouhier. El día 17, en torno a las 23.00 horas, Rafá (R) llama a su confidente, Víctor (V), con el que mantiene la siguiente conversación relativa a Jamal Ahmidan, El Chino, e incorporada al sumario del 11-M:

V.- ¿Sí?

R.- Qué pasa, campeón.

V.- ¿Qué haces?

R.- Oye, que... éste creo que está aquí todavía, ¿eh?

V.- Ajá.

R.- ¿Vale?

V.- ¿Crees que está aquí?

R.- Sí, sí, sí, estoy seguro que está aquí, porque me ha dicho el otro que le ha llamado.

V.- Ajá.

R.- Y... está aquí todavía, macho.

V.- Ajá. ¿Pero tú estás seguro que ese tío tiene algo que ver?

R.- Eh, tronco, escúchame, tiene detonadores, tiene... tiene...mandos a distancia, 300 metros, tiene, tiene Goma 2, o sea que...

V.- Bueno, pero...

R.- ¿Qué quieres... quieres... quieres saber más, qué quieres que te diga más?

V.- ¿Qué..., me has conseguido algún dato más o qué?

R.- Eh... ha estado en Valdemoro.

V.- Sí.

R.- Ha estado en Carabanchel.

V.- Qué...

R.- Teléfonos no he podido conseguir, tío, porque el otro los tiene todos borrados, lo está llamando el otro desde una cabina, de una, de un teléfono.... de un prohibido, ¿sabes?, sólo sale llamada.

V.- Uh, pero...

R.- ¿Tú quieres su teléfono, eh?

V.- ¿Que lo llama el otro a él?

R.- Sí, el otro le llama al chaval éste hablando con él yo. ¿Entiendes?

V.- Ajá. Eh..., pero no te puede decir algo de... dónde puede estar el tío.

R.- Está, está donde te he dicho yo, coño.

V.- ¿Que vive ahí?

R.- Claro, él vive ahí. ¿Te acuerdas de la calle que te dije?

V.- Sí.

R.- ¿Habéis ido o no habéis ido?

V.- Sí.

R.- Pues en la ca... que es un... casas así, muy antiguas.

V.- Sí, viejas, sí.

R.- Viejas, pues en la calle está. Yo le he visto entrar en algún portal de éstos, en algún portal de éstos ha entrado.

V.- Ajá.

R.- El es bajito, metro setenta y pico, setenta y cinco o así, ¿sabes? setenta y cuatro o así, bajito, los ojos así como....es moreno, ¿sabes?, un poquito moreno, así muy pequeño, muy delgado, ¿sabes?

V.- Ajá.

R.- Y con pelo así, o sea, ondulado, es un tío religiosísimo, ¿sabes? es un pibe que... que reza mucho, supongo que se levantará a las cuatro de la mañana para rezar, para rezar él, él, él, él... primero que hacemos, ¿me entiendes, lo que te quiero decir?


V.- Ajá.

R.- O sea que... estará en la mezquita también los viernes, a lo mejor esta vez no vaya nunca más, ya no va a ir más ahí, pero siempre va a la mezquita los viernes, en un BMW, tiene un BMW 500 de los últimos, que vale 30.000 euros.

V.- Ajá.

R.- ¿Sabes?, un BMW 500, tiene un hijo, tiene una mujer también, española, él vive con su mujer, ¿entiendes?, él siempre está en Bilbao, más cosas, su teléfono no lo he podido conseguir, tío. ¿Me entiendes?... [se superponen las voces].

V.- Y no hay manera de poder conseguirlo.

R.- No hay manera, macho, mi teléfono, mi otro teléfono... no sé si lo tenía él, siempre tiene tres o cuatro teléfonos el pavo este, macho.

V.- Pero aunque haya alguno que haya tenido...

R.- Llevo... escúchame, llevo todo el día con esto, ¿eh, Víctor?

V.- Ya, ya, ya lo sé.

R.- Te lo juro, por mi padre que llevo todo el puto día con esto, tío, ¿sabes?, y estoy en ello y estoy más y estoy más. Ha estado en la cárcel de Valdemoro, ha estado en la cárcel de Carabanchel...

V.- Ajá.

R.- ¿Entiendes?, ha estado en la cárcel de Marruecos también, por un asesinato.

V.- Tú, tú si te das una vuelta por allí y miras a ver si están los coches, tú no los conoces, ¿no?

R.- ¿Eh?

V.- Si te das una vuelta por allí para ver si están, si tienen los coches o algo, tú los coches no los conoces, ¿no?

R.- Sí... los conozco, claro que sí. Es un, es un... es un...500, un BMW 500 negro con llantas bonitas.

V.- Ajá.

R.- Con unas llantas bonitas, que parece un M5, el coche, ¿me entiendes?

V.- Ajá.

R.- Es que el BMW, yo creo que en todo el barrio debe de haber uno.

V.- Ajá.

R.- El de él, ¿me entiendes? Así maqueadito, monito, tiene una televisión dentro.

V.- Ajá.

R.- ¿Sabes?, tiene cintas de Corán, tiene cintas de... ¿sabes?, así religiosas, de no sé qué, ¿me entiendes?

V.- Ajá.

R.- Mira, tronco, si tú no crees que ése tiene nada que ver, déjalo, ¿eh? Pues yo estoy segurísimo que él tiene algo que ver, ¿eh?, si no, no te lo digo, tío, que no es broma esto, coño.

V.- Pero yo me, yo me fío de ti, joder.

R.- Claro...

V.- Si no, no estaba en esto.

R.- Claro, ¿me entiendes lo que te quiero decir? Yo no, tampoco no me movería, ¿me entiendes lo que quiero decir? Digo bueno, pues vale. Pero ese tío sí, es que sí, sí. ¿Me entiendes? Porque, porque preguntaba... es que me, ¿sabes?, decía, yo me tengo que sentar contigo, porque yo no quiero hablar por teléfono, a ver si me voy a implicar aquí también, ¿me entiendes?

V.- Ajá.

R.- Me entiendes, y él quería que... que, que trabajara con él, ¿me entiendes lo que te quiero decir?

V.- Ajá.

R.- ¿Me oyes?

V.- Sí, sí, sí.

R.- Sabes, y yo, pues como veo, me entiendes, sabes lo que te digo.

V.- Ajá.

R.- Sabes, que el tío pues quería... ¿me entiendes?... quería cosas así... me preguntaba y tal... ¿entiendes? Me metía con él, me hacía que trabajara con él. No te acuerdas que te dije un día que conozco ahí una cosa que me salió y tal, pero no te lo voy a decir, que es que no sé qué de mi religión y tal, pues no, no quiero decir nada, ¿no te acuerdas un día que hemos estado tú y yo...?

V.- Sí.

R.- Pues era eso.

V.- Ajá.

R.- ¿Me entiendes?... Y ahora qué ha pasado, pues digo, bueno pues ahora qué, ¿me entiendes?, y el tío...

V.- ¿Eso de los detonadores por qué lo sabes?

R.- ¿Eh?

V.- ¿Lo de los detonadores por qué lo sabes?

R.- Pues estoy seguro que los tiene porque él ha dicho que conseguía, que conseguía cosas de Bilbao, y del País Vasco, ¿me entiendes?, o sea, él las cosas que consiguió, lo consiguió desde arriba.

V.- Ajá.

R.- ¿Me entiendes? ¿Sí? ¿Entiendes? Sí, sí, es que yo no sé, yo no te puedo decir que es él solo, a lo mejor hay unos cuantos más.

V.- Ajá.

R.- Pero él, él tiene. Estoy segurísimo, ¿eh?

V.- Tú, el teléfono de... no sé, no, no hay manera de conseguir aunque sea un teléfono que... que haya tenido hace tiempo. Un número, macho.

R.- Puto número.

V.- Ajá.

R.- Cómo lo hago yo. Vale, yo voy a buscarlo, tío. Voy a buscar algún teléfono a ver si.... lo, lo, lo de antes, a lo mejor, no sé.

V.- Ajá.

R.- Vale, vale, venga yo me muevo por ese tema, mañana te...te, de momento quedamos con lo de la... con la casa, y con los coches, y con lo que ha estado en Valdemoro, si quieres, mira, si quieres ha estado detenido él aquí, ¿eh? Si quieres me...llevarme a algún sitio, y yo te digo los... o sea, miramos las fotos y todo el rollo y te digo es éste.

V.- Ajá. Ha estado detenido aquí y no sabes por qué, ¿no?

R.- Eh... por droga, por robos.

V.- Ajá.

R.- ¿Sabes?, pero ahora mismo, tío, ha entrado a la cárcel, se fue a la cárcel a Marruecos, y le detuvieron.

V.- Ajá.

R.- Le detuvieron los marroquíes, ¿no? y claro, él estuvo en la cárcel en Marruecos, en plan, en plan dentro de la cárcel, pues cogió contactos desde dentro, en Afganistán y este rollo, ¿me entiendes?

V.- Ajá.

R.- O sea, dentro de la cárcel... conoció, conoció gente así, ¿me entiendes? Gente, gente... del rollo ése. ¿Me entiendes?

V.- Ajá.

R.- Y empieza a tener relaciones, y tal y claro y... y salió de la cárcel a los tres años en, en delito de asesinato, ¿eh?

V.- Ajá.

R.- A los tres años estaba fuera, pero a los tres años el tío vino aquí, y cambió, empezó a rezar, empezaba... ¿sabes?

V.- Ajá.

R.- Esto ya... en plan como que..., ¿entiendes? En plan ya...a, a, Alá y todo el rollo, ¿sabes lo que te digo? O sea, no bebe alcohol, ya no roba ni ná... empezó a traficar, vino aquí a liarla, a liarla, te lo juro por mi padre, que es que vamos... estoy segurísimo que es él, ¿eh?

V.- Ajá.

R.- No, no tengo nada en contra de él, ¿eh?

V.- Vale, venga.

R.- Que yo no tengo ninguna... en contra de él ¿sabes?, que el tío a mí siempre se ha portado bien conmigo, pero...

V.- Escucha para mí es muy importante lo del teléfono.

R.- Vale, yo voy a mover lo del teléfono, a ver cómo lo puedo conseguir, macho.

V.- Bueno.

R.- Mira que lo tenía tronco, le tenía un teléfono de él antes, lo que pasa que yo he cambiado el número, él... yo no he hablado con él en mucho tiempo ni ná, ¿me entiendes?

V.- Ajá.

R.- Pero bueno, ¿tú estás en casa o estás trabajando todavía?

V.- No, no, yo acabo de llegar a casa, pero yo salgo ahora otra vez si necesitas algo, ¿sabes? No hay ningún problema.

R.- Vale, pues eso, que... nada, macho, que... ¿Y qué tal lo lleváis, no hay nada por ahí, no hay ninguna información de alguno que coincide o algo?

V.- Sí hay, pero hay que sacar todo de donde se pueda, joder, claro, claro que hay.

R.- Ah... por eso... ¿y ninguna coincide con este rollo que te estoy diciendo yo?

V.- Eh... pues no, es que no, de eso es lo primero que tenemos.

R.- ¿Eh?

V.- De eso, sobre eso, es la primera noticia que tenemos, de un tío así, ¿sabes?

R.- Pues... te lo juro por mi madre y, y escúchame una cosa muy importante, y esto como, como que lo has visto tú por tus propios ojos, ¿eh?, mandar dinero ahí.

V.- Ajá.

R.- Mandó dinero, te lo juro ¿eh?, como que lo has visto con tus propios ojos, ¿eh, Víctor?, a Chechenia y Afganistán, te lo juro como lo has visto con tus propios ojos, o sea, dinero, tronco, o sea, cantidad de dinero.

V.- Ajá.

R.- ¿Me entiendes? O sea que éste sí... que ése sí que le he visto yo, ¿entiendes? Eso quiere decir que estoy segurísimo

V.- Ajá.

R.- ¿Me entiendes? O sea que... y el rollo ése de Bilbao y eso también, ¿me entiendes? Y tenía... siempre, siempre, siempre, siempre, siempre hablaba del rollo del teléfono, no hablaba de detonadores, siempre hablaba del teléfono, teléfonos, ¿sabes?, ¿sabes?, quería saber cómo se hacía y todo el rollo, ¿entiendes? Yo hablaba con él y él le gustaba como lo de... lo del teléfono, teléfono, ¿me entiendes? Lo de hacerlo con el teléfono. Yo cuando quieras quedamos tú y yo, Víctor, de verdad.

V.- Bueno, mañana por la mañana...

R.- Esto es una cosa muy seria, tronco, y te digo yo que hay cacho ahí, ¿eh?

V.- Escúchame, nos vemos mañana por la mañana.

R.- ¿Mañana por la mañana?, sobre qué hora. A las dos, tres, una...

V.- A la hora que a ti te venga bien.

R.- Vale, pues yo te llamo mañana por la mañana y te llamo y...Te has despertado... Mira, ¿por qué no, por qué no ponéis alguna investigación donde la zona que te he dicho, tío?

V.- Sí, ya, ya estamos.

R.- Bueno pues, ahí, ahí, ahí, te lo digo yo que ahí sacas, ¿eh?

V.- Ya estamos, pero...

R.- Que estén ahí día y noche, ¿eh?

V.- Ajá.

R.- ¿Sabes?, no te preocupes que ahí seguro, segurísimo ¿eh?, vete informándote al Ayuntamiento quién vive ahí, quién está ahí, quién las casas, infórmate de todos los bloques, porque yo no te voy a decir los bloques, no sé la casa que es, pero tú infórmate cuántas familias marroquíes ahí viven, ¿eh?... españolas o... ¿me entiendes? La mujer es española, supongo que, que, que la casa está a su nombre, ¿sabes?

V.- Ajá.

R.- El tiene documentación falsa de, de holandesa y Bélgica.

V.- Ajá.

R.- Documentación son falsas, ¿sabes? En el momento que le paran, él tiene una documentación falsa, no... no, no dice nada, su nombre el Jamal, pero la documentación que lleva son las dos falsas.

V.- Ajá.

R.- Si te enseña una holandesa o una Bélgica, o una belga, son las dos falsas, ¿eh?

V.- Ajá.

R.- O sea, que no hay... que no..., ¿me entiendes?, que no, y, y... claro, si lo paráis o lo que sea, se va a dar cuenta o algo, ¿me entiendes? Vosotros hacerle el seguimiento y tal, como si nada, ¿me entiendes lo que te quiero decir?

V.- Que sí, no te preocupes.

R.- Sabes, que... hay que hacerlo bien, macho, porque no hay que cogerle a él, pum, porque él no va a decir nada y ya está, ¿me entiendes? El rezará siempre, rezará siempre sobre las, las cinco o así cuando empieza el primer rezo, cuando el primer...el primer... la cosa primera que rezamos por la mañana, que es a las cinco de la mañana, él siempre, él se levanta, ¿me entiendes? El siempre se levanta a esta hora, o sea, que se quedan ahí o lo que sea y cuando ven una luz o lo que sea, yo qué sé, no sé cómo... vosotros ya sabéis cómo localizar la casa, tío.

V.- Venga.

R.- ¿Vale? Mañana ya me dirás y... y de verdad te digo, ¿eh? La zona donde te ha dao, la calle, estáte ahí, estáte ahí que hay cacho, ahí, ¿eh?, ¿me entiendes?

V.- Ajá.

R.- Vale, y aparte qué... eh... tiene... tiene... metralletas, tiene, tiene pistolas.... ¿sabes?

V.- Ajá.

R.- Pero mazo, mazo, eso lo he visto yo también, ¿eh?

V.- Ajá.

R.- Eso estoy seguro.

V.- Este es uno que tú me decías que vendía, que vendía armas y tal.

R.- No, no, no.

V.- Que era de Vallecas uno que sí vendía y tal bueno...

R.- No, no, no, no, ése no tiene nada que ver. Este nunca te he hablado de él, ¿eh?

V.- Vale.

R.- Yo éste nunca te he hablado de él.

V.- Sí, sí.

R.- Pero si hay cacho, miramos si hay cacho para mí, pues mira, yo este tío nunca te he hablado de él, porque, ¿sabes?, como no, ese pibe te digo yo que es muy... muy radical, tío, éste es muy radical, ten cuidado, ¿sabes?, cualquier, cualquier cosas que, que, que hablamos, de verdad te lo digo, en serio, ese pibe, a la mínima, no es igual que los demás que he hablado contigo ni nada, ¿eh?, es un tío que te pega un tiro, ¿eh?, ¿me entiendes? ¿Sabes lo que te digo? Le suda la polla, ¿sabes?, es que eso le suda la polla.

V.- Claro.

R.- O sea que... tan radical, tan radical que le suda la polla, y no le gusta nada los, los, los que no sean de su religión, ¿sabes?, es un pibe raro, ¿me entiendes?

V.- Ajá.

R.- ¿Me entiendes? Es muy raro y tiene la mujer española es que es muy fuerte.

V.- Ajá.

R.- Pero la mujer está metida también con él en esto, ¿me entiendes? Está religiosa también y eso y no... no es ninguna tonta. Le tiene ahí cubriéndole tal su hijo, tal le tiene cubierto. Bueno, yo no te digo nada más, que ya sabes lo que tienes que hacer tío.

V.- Venga.

R.- ¿Vale?

V.- Venga, pues mañana hablamos.

R.- Y te digo una cosa, ¿eh? Si sale algo bien aquí, cuídame, ¿vale?

V.- Que te cuido, no te preocupes.

R.- O sea, no, ¿me entiendes?, o sea que yo no confío ni en Rafa ni en tu jefe ni nadie, yo siempre contigo, ya lo sabes.

V.- Escúchame, tú confía, pero haz una cosa, lo que sí me interesa mucho, aunque te esté dando mucho coñazo, es el teléfono, aunque tenga algún tiempo, pero consígueme un teléfono.

R.- Bueno, vale, va.

V.- ¿Vale?

R.- Venga vale, mañana te lo doy sin falta, va.

V.- Venga.

R.- Hasta luego.

V.- Venga, hasta luego.




Lea mas

This page is powered by Blogger. Isn't yours?