Banner QSVTV

 

 

   La paz sin honor no es paz, es rendición.

 
Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters

        

  Image hosting by Photobucket

    Escribeme

   
 

   Prensa Digital 
Apycom Java Applets
Links solidarios
Apycom Java Applets

Links 

Apycom Java Applets
Otras  bitácoras
Archivos




16.9.06

 

Contraatacantes por cuenta ajena

 

16-09-06




LA POLÉMICA NACIONAL

Contraatacantes por cuenta ajena


VICTOR DE LA SERNA

ESCALADA DEL DEBATE SOBRE EL 11-M. Tras una larga etapa en que el Gobierno y sus amigos han hecho oídos sordos a las dudas sobre los atentados, llega un cambio de táctica. Pero el Gobierno deja actuar a sus amigos.

El diario en internet elconfidencial.com asegura que ha empezado el contraataque gubernamental frente a los medios críticos: «La frase es textual: 'Hasta aquí hemos llegado'. Proviene de fuentes gubernamentales, que ayer reconocían a este diario una decisión del Ejecutivo: se acabó el aguantar los embates de EL MUNDO, Cope y la dirección del PP y de sembrar dudas sobre las investigaciones policiales».
(.../...)

Lo curioso es que, en esta supuesta nueva etapa en la polémica sobre el 11-M y sus claves aún por esclarecer, no parece que sea verdaderamente el Gobierno -Rubalcaba y Blanco apenas si emiten gruñidos de menor cuantía- el que enarbole la batuta y responda golpe por golpe. Son... otros medios de comunicación -al parecer encantados de dar municiones a quienes les acusan de ser correas de transmisión del poder socialista- los que responden, airados, comprometiéndose de paso «a situarse de forma explícita y denunciatoria en el terreno de la defensa del Estado democrático, de los auténticos intereses de la Nación», como dice ABC en un tremendo editorial ad hominem contra Pedro J. Ramírez y Federico Jiménez Losantos. (Para ABC, Federico Jiménez y Pedro José Ramírez).

Así que el contraataque contra los que siguen pidiendo que se aclaren los agujeros negros de los grandes atentados de 2004 -y a la espera de la nueva televisión del PSOE por internet, que según prnoticias.com podría servir de altavoz de esa respuesta socialista- se ciñe por ahora al mucho ruido y pocas nueces que han aportado El País y, en plan seguidismo total, ABC. Tras los editoriales, apenas nada. En realidad, menos que nada. Ayer, un careo entre Ramírez y Ernesto Ekaizer en Antena 3 habrá dejado boquiabiertos a los espectadores. Ekaizer, autor en El País del alambicado texto en el que se intentaba hacer decir al inculpado Trashorras que cobra de EL MUNDO por sus declaraciones, va y reconoce sin empacho: «No lo podemos acreditar». Y de paso admite que, con o sin pago de por medio, lo que cuenta es si lo que dice Trashorras es cierto o no. El autor de la superchería confiesa que se basaba en... nada. (Toma Libro de Estilo). ¿Y el ABC? Aporta aún menos. Sólo reproduce lo publicado por otros.

Esta batalla político-periodística es desigual porque, por un lado, hay reporteros que llevan 30 meses devanándose las entendederas para descubrir lo que ha quedado oculto y publicando con minuciosidad cada detalle nuevo, y por el lado de la prensa gubernamental no hay ni un periodista que se haya ocupado, no ya de hacer una contrainvestigación para demostrar la falsedad de lo revelado por EL MUNDO o libertaddigital.com, sino de mantenerse siquiera al tanto de los datos nuevos, desde la Kangoo vacía hasta la misteriosa y contaminada mochila. Y ahora que toca responder, lo hacen desde la ignorancia de su desidia. Cuando no hay datos, argumentos sólidos, que esgrimir uno pone tono impertinente, como Iñaki Gabilondo en Cuatro ante Mariano Rajoy. O se cae uno del guindo, como Montserrat Domínguez, en A-3, que le espeta a Pedro J. ¡que no ve en qué le habría podido beneficiar a ETA el 11-M! Por cierto: La Razón dedica esta lindeza a Gabilondo: «Un capitán trueno del periodismo en el que se miran los jóvenes jabatos que hablan a los famosos con la fresca desenvoltura de quien no sabe qué preguntar, pero pregunta». Ya saben: «¿Quién manda en el PP?».


Lea mas

 

Mentirosos o ilustrados

 

16-09-06




TRIBUNA LIBRE

Mentirosos o ilustrados


AGAPITO MAESTRE

El diario El País es el instrumento más poderoso que tiene el PSOE para mantenerse en el poder, porque es, sencillamente, una maquinaría perfecta de difundir mentiras. Lejos del pensamiento políticamente correcto, falso y complaciente con sus autoengaños, que cree vivir en una época ilustrada, es necesario esforzarse en mostrar que la difusión de la verdad es mucho más difícil que la divulgación de mentiras.

Vivimos, pues, en una época de ilustración, necesitada de medios de comunicación que se esfuercen por investigar la verdad, e informarnos con claridad y transparencia. La sociedad democrática requiere medios que nos ayuden a formarnos un juicio público sobre nuestra situación política. Justo lo contrario de la portada de El País del miércoles, 13 de septiembre, que es una de las mejores pruebas de que la información veraz, la investigación esforzada y la generalización de la razón son palabras vacías, excusas, para ocultar sus pérfidas intenciones: sembrar de mentiras el espacio público para descalificar a los medios ilustrados, que tratan de alcanzar una verdad sobre lo sucedido el 11-M.
(.../...)

Es cierto que difundir mentiras es más fácil que divulgar verdades, entre otras razones, porque el mentiroso tiene la gran ventaja de conocer previamente lo que desean o no quieren escuchar sus audiencias. El lector de El País no quiere oír hablar ni de lejos del atentado del 11-M. No está dispuesto a dejarse incomodar por las investigaciones de los medios de comunicación ilustrados. No quiere que nadie le remueva su conciencia por sugerirle que quizá votó coaccionado por la manipulación de un brutal atentado. Tampoco está dispuesto a reconocer que el Gobierno no ha conseguido superar su déficit de legitimidad de origen con un ejercicio democrático sostenido y continuado a la hora de investigar lo sucedido el 11-M.

Por todo eso, porque el lector de El País es un ser instalado cómodamente en lo que ordenen los dirigentes socialistas en general, y su periódico en particular, está predispuesto a recibir cualquier consigna que refuerce su estado de letargo y autoengaño ante lo real. Sabedores de esos límites de sus lectores, El País preparó el miércoles un relato para el consumo público con la astucia de hacerlo verosímil, mientras que la realidad de los medios que investigan el 11-M tiene la dificultad de enfrentarnos ante lo contingente e inesperado.

La mentira, sí, oculta la realidad, pero sólo momentáneamente, porque ésta acaba imponiéndose. A los lectores de El País les bastaba una pregunta, por ejemplo, de dónde procedía su noticia para desmontar sus falsificaciones. Pero ni siquiera se descalifica el montaje de ese periódico porque el Gobierno le hubiera filtrado una conversación reservada, sino, simplemente, porque el propio medio ya no tiene credibilidad suficiente para mantener mentiras de ese cuño político.

En efecto, siempre se ha dicho que la mentira es el arma más poderosa que mueve el mundo, pero aquélla pierde vigencia, no tiene perdurabilidad alguna, cuando se descubre al mentiroso, que es lo mismo que descubrir la mentira. El País hace tiempo que perdió su fuerza, porque fue descubierta su trampa. De vez en cuando, especialmente cuando la cosa se pone fea para el poderoso socialismo español, deja de utilizar la información para mentir y pasa directamente a la guerra. Al amarillismo total. Es lo que le sucedió el miércoles con una portada de consigna e intervención inmediata. Construida para ser repetida en mitines y manifestaciones, que son los ámbitos de formación -aunque mejor sería decir deformación- política del presidente del Gobierno, contenía todos los elementos del mito clásico para ocultar la verdad.

Desaparecido su crédito de periódico de referencia ciudadana, todos sus esfuerzos los concentra en la agitación y la propaganda de los militantes socialistas. Es consciente de que también el militante honrado, el votante de base, corre el peligro de abandonar al Gobierno, que está acorralado por todas partes. Ha renunciado al pensamiento libre. Sólo está interesado en llevar hasta sus últimas consecuencias la naturalización del juicio histórico, que es el último precipitado ideológico del totalitarismo socialista. La portada del miércoles es representativa de una de las figuras más sobresalientes del pensamiento totalitario: negación de la oposición y los medios de comunicación esenciales para formar la opinión pública. Dos por el precio de uno: la teoría conspirativa del 11-M del PP, sentencia El País, ha sido desenmascarada, porque EL MUNDO paga la información. La intención perversa era obvia y cruel: «Mientras EL MUNDO pague, les cuento la Guerra Civil».

Sin embargo, el montaje de El País calumniando a este diario ha logrado el efecto contrario que pretendía. La mentira ha sido vencida por la verdad. La línea de investigación de EL MUNDO ha salido fortalecida ante la sociedad, porque a las pocas horas se ha revelado qué había detrás de ese montaje. Sí, sólo y exclusivamente había una mentira. Y ésta no ha podido con la realidad. El engaño perdurable no figura entre las conquistas de un periódico con elementos de pensamiento totalitario. Más aún, llega un momento que la mentira se torna contraproducente. Este punto se ha alcanzado ya en España. La ciudadanía española, incluida la que vota al PSOE, ha llegado a tal grado de hastío ante las mentiras de El País y la falta de voluntad del Gobierno por investigar que pasó el 11-M, que ya no sirven, o peor, son contraproducentes.

Se ha vuelto a demostrar que la mentira, tanto en política como en periodismo, tiene un recorrido corto y, a veces, efímero. Pero, sobre todo, ha mostrado que el periódico de PRISA, lejos de los errores zafios que contiene el montaje de la portada y la información interior, es un auténtico medio, un obstáculo real, para mostrar a sus lectores una información y opinión genuinamente elaboradas con los criterios mínimos de una prensa ilustrada. El País del día 13 sintetizó ejemplarmente que sus notas esenciales son su falsedad, su voluntad de encubrimiento y, en definitiva, su condición de mentira deliberada.

Lo más grave del asunto es que esa política de mentiras no está apenas dirigida hacia el competidor comercial, el adversario político, o el enemigo económico irreducible a sus poderes, como uno pudiera sospechar a primera vista, sino que está destinada casi exclusivamente al consumo interno de los votantes socialistas y lectores del diario de PRISA. Sí, El País miente a El País. Se miente a sí mismo. Terrible. Su único objetivo, como en los países más esquizofrénicamente totalitarios, es el autoengaño. Las inmensas minorías que hoy leen ese medio necesitan de estas tretas para seguir engañándose permanentemente, o sea, arrastrándose por un lodazal político sin ningún sentido. El resto de sus lectores ya se conforman con sus productos cotidianos, políticamente correctos, e informativamente livianos, para satisfacer su estado de cinismo interior y apatía exterior.

Sus burdas mentiras, fácilmente desmontables por cualquier ciudadano medio, lector de otros periódicos y atento a la realidad, son, sin embargo, para los consumidores de El País verdades absolutas no susceptibles de ser puestas en duda. Esto es lo verdaderamente extraordinario. Al lector de El País no le importa la realidad sino lo que dice de ella su periódico. Sólo le preocupa el enunciado seco y terminante de condena o absolución, una sentencia, y nunca mejor dicho, alejada de cualquier complejidad o justicia narrativa. La imposibilidad que tiene el lector de El País de ilustrarse, de salir de su minoría de edad, a través de la lectura de este medio resulta pavorosa. La mentira, sí, que ve y descubre con sencillez cualquier ciudadano ilustrado, observador imparcial o apasionado de la realidad política y dispuesto a cambiar su voto, después de estudiadas las diferentes ofertas electorales, no es vista por el lector de El País sino como un mito. Una forma naturalista de orientarse en el mundo sin prestar atención a la complejidad de lo real.

La cuestión es trágica. Puesto que sin ilustración, sin voluntad por salir de su auto-culpable minoría de edad intelectual, por decirlo kantianamente, los lectores de El País no podrán ser ciudadanos. ¿Por qué le cuesta tanto al lector de ese diario desmontar lo que ya ha desmontado el hombre ilustrado?, ¿por qué le es tan complicado reconocer un montaje tan grosero como el del culpar a EL MUNDO de dar informaciones compradas a delincuentes? No pueden descubrir estas mentiras, en verdad, porque no han podido aún situarse ante la circunstancia básica de los medios de comunicación españoles frente al 11-M. Los lectores de El País son incapaces de aceptar la realidad de los medios de comunicación españoles ante el atentado terrorista más grande de la Historia de España.

No comprenden que hay dos actitudes ante el terror: o cerrar los ojos o abrirlos, o entregarse o combatirlo, o allanarse o enfrentarse. Ante el 11-M los medios han adoptado las dos actitudes. Por un lado, EL MUNDO representa a quienes quieren saber qué sucedió de verdad el 11-M, quiénes fueron los autores materiales y los intelectuales y qué significado ha tenido para el devenir de la nación española. Por otro lado, El País es el patrocinador de quienes no desean conocer la verdad sobre el 11-M; quieren pasar página y empezar de cero como los simios. Mientras que los primeros son medios ilustrados, los segundos son medios por ilustrar. Mientras que los primeros luchan por la verdad, los segundos no se atreven a saber porque quieren ser guiados por los poderosos. Mientras que los primeros quieren ejercer su profesión, los segundos se abandonan a los dictados de los poderosos.

Pero, lo más desgraciado es que los malos periódicos, como los malos libros, pueden ser armas de guerra mucho más poderosas que las palabras sonoras, fuertes y bien argumentadas. Les basta actuar como meros mediadores entre el poder y los ciudadanos para satisfacer su cuenta de resultados e, indirectamente, al poder que lo sostiene.

Agapito Maestre es catedrático de Filosofía, escritor y ensayista.


Lea mas

 

Ladridos a coro

 

16-09-06




LA TRASTIENDA

Ladridos a coro


ISABEL SAN SEBASTIAN

No existen precedentes en la memoria de una orquestación semejante a la que se ha desatado en los últimos días para tapar con su estruendo la investigación de EL MUNDO sobre el 11-M. Jamás se había producido una confluencia de instrumentos tan dispares empeñados en callar al esforzado solista. ¿Por qué motivo? ¿A qué viene tanto escándalo si, como sostienen, lo que publica este diario son un compendio de mentiras sin fundamento alguno?

El coro de vociferantes abarca desde El País al ABC, pasando por varios confidenciales y el órgano oficioso de ETA/Batasuna, Gara, que bajo el pseudónimo de Maite Soroa arremetía el jueves contra el periódico y su director, en un ejercicio de descalificación cuyo auténtico significado intimidatorio conocemos bien quienes merecemos el honor de ocupar habitualmente un espacio en su columna. Desde Rubalcaba, espléndido en el papel de filtrador/intoxicador que ya bordaba en los días en que «se inventaba» el GAL o el asalto de Vera a los fondos reservados, a Gallardón, el bienamado de Prisa, que recomienda a su partido mirar hacia otro lado. ¿Cómo va a encontrar el PSOE un pardillo dispuesto a servir de sparring en el Ayuntamiento de Madrid al favorito de Polanco?
(.../...)

Las motivaciones varían de uno a otro. En lo que atañe al alcalde de la capital está claro que la búsqueda de la verdad queda supeditada a otros intereses... digamos más personales, aunque para ello haya que volver la espalda a los compañeros que dan la cara. Del diario que antaño gobernaban los Luca de Tena prefiero no hablar, por respeto a los 15 años que pasé en aquella casa. Baste saber que lleva largo tiempo en caída libre y ha perdido más de 60.000 lectores. Lo realmente significativo es la furia manipuladora y manipulada con la que El País ha entrado súbitamente a un trapo que hasta ahora había ignorado, la impudicia que ha demostrado el Ministerio del Interior al proporcionarle munición para su cruzada, empleando unas conversaciones grabadas en la cárcel, y el caluroso aplauso que regala el diario filoetarra al «independiente de la mañana». ¿A qué es debido ese interés conjunto en que no se llegue al fondo de la peor masacre terrorista de nuestra historia? ¿Qué tratan de esconder unos y otros? ¿A quién intentan proteger? ¿Hasta dónde van a llegar en la presión de testigos clave para el esclarecimiento de lo ocurrido, como esos mandos policiales empujados a «sostener la tesis islamista»?

Unicamente hay una cosa clara: ladran, luego cabalgamos.


Lea mas

 

El felipismo rebrota en el PSOE con sus viejos modos y obsesiones

 

16-09-06



Impresiones

El felipismo rebrota en el PSOE con sus viejos modos y obsesiones


Cualquiera que acudiera ayer a la inauguración de la Conferencia Política del PSOE, que se había pregonado como una plataforma de reflexión sobre el futuro y los nuevos retos sociales, se debió quedar estupefacto al verse metido en el túnel del tiempo al escuchar las palabras de Manuel Chaves, presidente del partido. El viejo cocodrilo felipista -bajo la sombra de la sospecha del tráfico de influencias con sus hermanos- resucitó la teoría de la conspiración y descalificó a este periódico por haber entrevistado a un «presunto delincuente». Chaves no hablaba de Conde, Perote, Amedo, Roldán, Sancristóbal, Damborenea u otros personajes de la etapa felipista. Se refería a Suárez Trashorras. A juzgar por sus palabras, no le ha gustado nada que EL MUNDO publicara una entrevista con el ex minero asturiano, lo que considera «inmoral». Olvida Chaves que también Trashorras, que todavía no ha sido condenado, tiene derecho a explicar su versión de lo ocurrido. Ello no significa que este periódico esté de acuerdo con Trashorras o dé por bueno todo lo que dice. Ya hemos manifestado que sus palabras tienen que ser contrastadas con los hechos y con el resto de los testimonios. Chaves sugiere también que nuestro periódico ha pagado a Trashorras, ignorando nuestro rotundo desmentido. EL MUNDO no ha pagado ni un sólo centimo a Trashorras y retamos a Chaves a que demuestre lo contrario. Ahí quedan las palabras del periodista de El País, Ernesto Ekaizer, que firmaba la información en la que este periódico se basaba para acusar a EL MUNDO de haber pagado al ex minero. Ekaizer reconoció ayer en Antena 3 que no sabe ni tiene constancia de ese pago y que, además, sería irrelevante. Mal tiene que estar el PSOE para perder el tiempo en acusaciones basadas en la nada.


Lea mas

 

Más tecnología para la misma propaganda

 

16-09-06



Impresiones

Más tecnología para la misma propaganda


Ayer, el Partido Socialista inició las emisiones de su nuevo canal de televisión a través de internet. Según Zapatero, PSOE TV es una apuesta para fomentar la relación entre el partido y sus simpatizantes, así como el intercambio de ideas a través de las nuevas tecnologías. Sin embargo, parece que el presidente ignora cuál fue la parrilla del primer día de emisión, que incluyó sendos reportajes sobre supuestos casos de corrupción en ayuntamientos y comunidades gobernadas por el PP, en los que se utilizan expresiones como «las cloacas de Terra Mítica» o «mentiras y corrupción». El día del estreno dejó muy claro que el PSOE pretende usar su canal de TV simplemente como arsenal propagandístico. Lo que demuestra que los avances tecnológicos sólo le sirven al PSOE para perfeccionar sus técnicas de persuasión, pero no para construir un discurso más sofisticado y menos simplista. Telelamentable.


Lea mas

 

El PSOE abre su Conferencia Política arremetiendo contra el PP y EL MUNDO

 

16-09-06



CUMBRE SOCIALISTA / Los mensajes

El PSOE abre su Conferencia Política arremetiendo contra el PP y EL MUNDO




Chaves acusa al PP de «dos grandes conspiraciones» para «falsear» la guerra de Irak y el 11-M / Califica de «inmoral» la entrevista a Trashorras, «que cualquiera sabe quién ha preparado e, incluso, quién ha pagado»


MANUEL SANCHEZ

MADRID.- El PSOE moderno, cibernético y del futuro demostró ayer que sigue teniendo claros tics del pasado. Los socialistas vuelven a arremeter contra medios de comunicación, concretamente, los que ahora investigan el 11-M, así como contra el PP, por seguir reclamando aclaraciones sobre estos hechos, para colocar a todos en el mismo saco bajo el calificativo de «amarillos».

Así lo hizo ayer el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, en la inauguración de la Conferencia Política del partido, donde aprovechó para pasar factura sobre este asunto. Y después remató la faena el presidente del partido y de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves.
(.../...)

José Blanco, en primer lugar, criticó con dureza al líder popular, Mariano Rajoy, aunque simplemente le sirvió como entradilla. Recordó, en este sentido, que «con su proverbial clarividencia política», el presidente del PP había declarado en 2001 que no era previsible un atentado islamista en España.

Y la singular y extraña referencia, le sirvió para enlazar con el mensaje sobre los atentados del 11-M y los ataques a los medios de comunicación. Por ello, inmediatamente, añadió a continuación: «A lo mejor ésa es la razón de que a estas alturas los dirigentes del PP sigan enredados y enredando con la autoría del atentado del 11-M. Os diré una cosa. Siempre ha habido prensa amarilla y radios amarillas. Pero, ahora tenemos, además, un partido político amarillo: el PP». El aplauso de la concurrencia fue cerrado.

La clara referencia a EL MUNDO y a la Cope como medios amarillos -no sólo por estar enmarcada en el 11-M y referirse a dos medios que están muy involucrados en este asunto- fue tan evidente, que hasta los colegas de la sala de prensa se volvieron para mirar a los periodistas de dichos medios con cierto tono de asombro y de broma.

No obstante, fuentes socialistas negaron la interpretación de estas palabras de José Blanco, y se limitaron a comentar: «¡Vosotros sois los que os dais por aludidos!».

Pero, para que no quedara lugar a dudas, en el cierre del primer día del cónclave socialista, Manuel Chaves, presidente del PSOE y de la Junta de Andalucía, volvió al mismo tema y con mayor crudeza.

Chaves, primero a nivel político, arremetió contra el PP por su empecinamiento en el 11-M. Pero, tal y como hizo Blanco, a continuación también arremetió contra este diario. «Lo que es inmoral es que un periódico le preste credibilidad y cobertura a las declaraciones de un presunto delincuente que está acusado nada menos que de haber facilitado el asesinato de 200 compatriotas, unas declaraciones que cualquiera sabe quién ha preparado e, incluso, quién ha pagado».

Esta vez, parece que no había dudas de que el dirigente socialista se refería a la entrevista publicada por este diario a Suárez Trashorras, en la que denunciaba una conspiración en relación con los atentados del 11-M, vinculando implícitamente a la banda terrorista ETA.

Además, Chaves acusó al PP de dos grandes conspiraciones: «Una fue mentir sobre Irak, inventándose todo tipo de falsedades para justificar una guerra injustificable. Pero los españoles les descubrieron. La otra gran conspiración fue el 11 de Marzo. Cuando toda España estaba de duelo, la principal preocupación del PP y de su Gobierno no era otra que falsificar la realidad. Y los españoles también les descubrieron y les dijeron: ¡Fuera del Gobierno!».

Y añadió el presidente del PSOE refiriéndose al mismo asunto: «Unos responsables políticos que mienten en un momento como éste y en un tema como éste, no se merecen estar en el Gobierno. Ése fue el veredicto de los ciudadanos. Y ésa es la losa que sigue arrastrando el PP, la que le está llevando al fracaso como oposición, la que le está llevando a hacer cosas que solamente se pueden calificar como inmoralidades».

Más allá de la larga sombra del 11-M que empieza a cubrir territorio socialista, el primer día del cónclave del PSOE fue previsible y descafeinado en el contenido de los cuatro discursos inaugurales: inmigración y propuesta de Pacto de Estado, críticas al PP, reformas territoriales, la España plural o vivas al buen momento económico del que disfruta España ocuparon las principales referencias de Blanco, Chaves, Rafael Simancas y José María Barreda.

Hubo elogios para José Montilla, Simancas hizo un discurso serio y reivindicándose como alternativa en Madrid, mientras Barreda estuvo en la línea más institucional de presidente de la Conferencia. Blanco bordó el papel de perfecto anfitrión de un evento que estuvo «muy bonito», según el calificativo más utilizado por los asistentes, tras ver el espectacular montaje realizado por el partido para este cónclave.

Rodríguez Zapatero estuvo presente, asintiendo y riendo tras las frases más brillantes de los cuatro conferenciantes de ayer, pero sin protagonismo especial. El líder se reserva para el domingo y, aunque todo el mundo espera que anuncie el candidato a la Alcaldía de Madrid, no lo dirá.

Una feria de muestras con cubos, carritos y perros robots

MADRID.- Los periodistas ya no se sienten en sillas o en pupitres, sino en cubos de colores con el anagrama del PSOE en todas sus caras en los que, incluso, se pueden llegar a compartir las cuatro esquinas a la hora de sentarse.

Las camisetas, gorras, chapas o mecheros ya no están en un stand estático al que la gente se puede acercar. Ahora, serviciales compañeros del partido pasean un carrito de supermercado con el merchandising, que te lo puedes encontrar permanentemente en el bar, en cualquier pasillo o a las puertas de los aseos. Eso sí, se sigue pagando como en el stand.

Además, ya no reparten folletos, libros o sesudos estudios sociológicos sobre vecindad, lucha de clases o relaciones laborales. Ahora, exponen perritos o dinosaurios robotizados, que son la sensación de los asistentes.

Todo esto se vio ayer en la Conferencia Política del PSOE o, mejor dicho, en la Ciberconferencia, que nada tiene que envidiar a cualquier feria de muestras, en cuanto a organización, medios y atractivo. Sólo falta que organicen dos días para profesionales, y uno para el público en general, tras el previo pago de la entrada.

Y es que la organización del PSOE se ha trabajado el evento. A la gente le gustó. A los más viejos les pareció más una feria. A los más jóvenes, un paso adelante, necesario y positivo.

José Blanco, maestro de ceremonias, disfrutó desde primera hora de la mañana. Y su gente, pese a todo lo trabajado, también. En la era mediática, tecnológica y de modernidad, el PSOE está a la última. El partido con más de 125 años de Historia, como no se cansó de repetir su secretario de Organización, «está a la última, mientras que otro que no ha cumplido la mayoría de edad, el PP, sigue anclado en el pasado». Sin embargo, algunos son los que se preguntaron: «¿Qué queda de la política?». Y, algunos otros respondieron: «iPSOE TV. Eso es política».


Lea mas

 

Ekaizer reconoce que no puede acreditar si se pagó a Trashorras

 

16-09-06



Ekaizer reconoce que no puede acreditar si se pagó a Trashorras


El subdirector de 'El País' añade que, si se hubiese hecho, «eso sería irrelevante», y se desvincula del editorial de su periódico

EL MUNDO

MADRID.- El periodista de El País Ernesto Ekaizer reconoció ayer que no puede «acreditar si EL MUNDO» pagó a Suárez Trashorras por la entrevista que este diario publicó en exclusiva los días 4 y 5 de septiembre. Y añadió que, en su opinión, si lo hubiese hecho, «eso sería irrelevante».

Ekaizer realizó estas declaraciones en el programa de Antena 3 Televisión El Ruedo Ibérico, del que es colaborador habitual, y que ofreció una entrevista con el director de EL MUNDO, Pedro J. Ramírez. La directora del espacio, Montserrat Domínguez, interrogó a Ramírez sobre la polémica suscitada en torno a la investigación del 11-M.
(.../...)

El pasado miércoles, Ekaizer firmó en la portada de El País una información bajo el siguiente titular atribuido a Suárez Trashorras: «'Mientras EL MUNDO pague, les cuento la Guerra Civil'». El diario de Prisa se basó en el contenido de esa noticia, que incluía la transcripción de una conversación mantenida por el ex minero con sus padres en la cárcel hace más de un año, para elaborar un editorial en el que se afirmaba que EL MUNDO había pagado por entrevistar a Trashorras, lo que se calificaba de «amarillismo» y de «repugnante».

Ekaizer, que es subdirector de El País, se desvinculó ayer de esa postura, y afirmó que «no tengo por qué asociarme con todos los puntos de vista que ofrece el periódico y que me inspira una situación determinada». «Lo único que pretendía era mostrar que Trashorras tiene un lado oscuro», agregó.

Durante la tertulia, en la que también intervino el director de La Razón, Alejandro Vara, Ekaizer se refirió a las revelaciones que hizo el jueves el ex director general de la Policía Agustín Díaz de Mera, en las que aseguraba que existía un informe que vinculaba a ETA con el 11-M y que había sido ocultado al juez Del Olmo. El periodista de El País dijo conocer ese documento, «elaborado por un hombre y una mujer», y que lo que se había afirmado en torno a él era falso, aunque después, al ser requerido al respecto por Pedro J. Ramírez, Ekaizer no se atrevió a aseverar que estuviese hablando del mismo escrito.

Ernesto Ekaizer inició su intervención aclarando que su «aparición en esta historia no es fortuita, sino que he seguido el tema del 11-M», aunque no se le había preguntado por esta circunstancia. Acto seguido, acusó a EL MUNDO de haber elevado «a la categoría de testigo de cargo a personas que mienten porque su derecho a la defensa se lo permite».

Interés periodístico

Pedro J. Ramírez destacó el interés periodístico que, a su juicio, tiene entrevistar a Suárez Trashorras y negó con contundencia que su diario hubiese pagado al ex minero. Sí se mostró de acuerdo con Ekaizer en que «eso sería irrelevante», y concretó: «Comparado con la importancia que tiene saber si dijo la verdad». Reiteró que «no hemos convertido en prueba atómica a Trashorras. Combinamos lo que dice con los hechos. Se dice que ha cobrado de los islamistas, pero no se sabe dónde está el dinero o la droga».

«Trashorras no necesita un precio para mentir», subrayó el director de EL MUNDO, «porque se enfrenta a 3.000 años de cárcel». Precisó: «Yo mismo tampoco me creo algunas de las cosas que dice, pero otras son verosímiles. Por ejemplo, que en 2001 estaban buscando para ETA bombas para móviles». Y recordó que existen «cinco testimonios que coinciden» en este aspecto.

En relación a una información publicada ayer por ABC, Pedro J. Ramírez aseguró que «se afirma que en nueve atentados [de ETA] no se pudo determinar cuál fue el explosivo utilizado. En nueve, de ¿cuántos atentados? Por lo menos de 50 o 70». Y se preguntó: «Alguien cree que es posible que, de 12 explosiones, dos de ellas controladas, no se pueda determinar qué tipo de explosivo emplearon los terroristas?». «Es absolutamente inverosímil la versión oficial de que no se sabe ni se va a saber qué tipo de explosivo fue utilizado en los atentados», se respondió.

El director de EL MUNDO criticó que el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, eludiese en el Pleno del Congreso del pasado miércoles estas cuestiones, y otras como que la propia Policía creyese que la principal prueba que consta en el sumario, la mochila de Vallecas, pudo ser manipulada. Puntualizó que «eso es lo que de verdad interesa a los ciudadanos españoles».

Consultado por Montserrat Domínguez acerca de cuál podría ser el hipotético móvil de ETA para cometer el 11-M «encubierta tras una banda de islamistas», Pedro J. Ramírez consideró que «para ETA habría sido el atentado más rentable que hubiera llevado a cabo». Destacó que los ataques contribuyeron «a sustituir un Gobierno que mantenía una determinada posición respecto a la lucha antiterrorista por otro que le ha dado un giro copernicano». Para Ramírez, hubiese sido como «el premio gordo de la lotería: consiguen lo que buscaban sin ningún coste».

No obstante, el director de EL MUNDO reiteró en tres ocasiones a lo largo de la entrevista que nunca ha dicho que «ETA interviniese en el 11-M, ni que el PSOE participase en una conspiración». «Lo que está haciendo EL MUNDO es contribuir al esclarecimiento de los hechos», y añadió que siempre lo hace «lícitamente y dentro de la Ley».

En este sentido, citó otras investigaciones que ha llevado a cabo este periódico, como los casos GAL, Filesa o Ibercorp , para expresar que «lo importante son los hechos, que en todos esos asuntos han quedado acreditados como ciertos por resoluciones judiciales firmes».


Lea mas

 

Acebes: que Zapatero diga qué habla con ETA

 

16-09-06



Acebes: que Zapatero diga qué habla con ETA


AGUSTIN YANEL

MADRID.- Angel Acebes insistió ayer en pedir explicaciones a José Luis Rodríguez Zapatero sobre los supuestos contactos que, antes de ser presidente del Gobierno, habrían mantenido los socialistas con ETA autorizados por él. Reiteró, también, que ahora no existen las condiciones necesarias para contactar con los terroristas, porque se ha reavivado la violencia callejera.

El secretario general del PP y el presidente de este partido, Mariano Rajoy, se reunieron ayer con el presidente del Foro Ermua, para analizar el problema terrorista.

Tras la reunión, Acebes lamentó que Zapatero vea ahora «un momento trascendente en el mal llamado 'proceso de paz'» cuando, en su opinión, la mayoría de los españoles cree que se trata de «un momento muy preocupante».

Recordó que no es el PP sino el PSOE el que ha nombrado interlocutor a ETA.

Acebes y Buesa coincidieron en que no se dan las condiciones necesarias para hablar con ETA.

El Foro Ermua, con el apoyo del PP, estudiará la posibilidad de proponer que los ciudadanos vascos que hayan tenido que irse de su comunidad puedan votar en las elecciones y referendos.


Lea mas

 

De la Vega: «Todos los informes concluyen que ETA no tuvo nada que ver con el 11-M»

 

16-09-06



De la Vega: «Todos los informes concluyen que ETA no tuvo nada que ver con el 11-M»


El Gobierno niega la versión del ex director general de la Policía Agustín Díaz de Mera Reitera que todos están en manos del juez

FERNANDO GAREA

MADRID.- El Gobierno reiteró ayer que no hay ningún informe policial que permita sostener que ETA tuvo algún tipo de relación o participación en los atentados del 11-M, tal y como sigue sosteniendo el PP.

El pasado jueves, el eurodiputado del PP y ex director general de la Policía, Agustín Díaz de Mera, habló de la existencia de un supuesto informe policial sobre la participación de ETA en la masacre.
(.../...)

Sin embargo, la vicepresidenta primera y portavoz del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, negó oficialmente de nuevo la existencia de tal informe.

«La policía ha reiterado ante el juez y el fiscal ayer (por anteayer) la relación de todos los informes elaborados sobre ETA y el 11-M. Todos fueron enviados en su momento y en todos ellos se concluye que ETA no tuvo nada que ver con el 11-M», aseguró tajante en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Esta misma versión la dio el miércoles en el Congreso el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, en respuesta al PP. En concreto, el ministro aseguró que «el proceso está judicializado. Esto quiere decir que todo lo que sabe el Ministerio del Interior, todos los documentos, los tiene el juez, están en el juzgado. Todos los documentos relevantes. Eso es evidente. Por ejemplo, documentos que demuestran la relación entre ETA y el 11-M, de los cuales habla el anterior director general de la Policía, no los tiene el juez ni el ministerio, porque no existen».

Ninguna de las actuaciones judiciales realizadas sobre esos informes ni las declaraciones de imputados y testigos ha dado por demostrado dicha relación.

Fernández de la Vega empezó por decir que «por respeto a las víctimas, por respeto a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, por respeto a los jueces, a las instituciones, por respeto al Estado de Derecho deberíamos dejar que su trabajo concluyese».

Su tesis es que se trata de una investigación que está en manos de un juez y que éste debe decidir sobre las diligencias a realizar. Según dijo, el Gobierno colabora con la Audiencia Nacional como lo hizo con la Comisión de Investigación.

«Un Gobierno responsable como éste deja hacer a los jueces, respeta el trabajo de los jueces y ésa es la esencia de la democracia y el Estado de Derecho», explicó.

La portavoz del Ejecutivo lamentó que se hable de independencia de los jueces y, al tiempo, «se cuestione permanentemente su trabajo».

Añadió que «el Gobierno proporciona a los jueces la información que tiene, comparece cuando se le llama y es transparente ante los ciudadanos. Seguiremos colaborando de manera activa y diligente sobre los datos que se nos han requerido; lo hicimos con la Comisión de Investigación y con el juez».

Según dijo, sus objetivos han sido «ayudar a las víctimas y sus familias, detener a los culpables para que caiga sobre ellos todo el peso de la ley, prevenir para que no se produzcan más hechos de este tipo y que se conozca la verdad».


Lea mas

 

Garzón prohíbe las cuatro marchas convocadas por Askatasuna

 

16-09-06




ALTO EL FUEGO / La actuación judicial

Garzón prohíbe las cuatro marchas convocadas por Askatasuna



Dice que sus responsables «han decidido volver a la actividad orgánica» Pide a la Policía que recabe datos sobre una quinta prevista en Bayona


M. M.

MADRID.- Los informes policiales que han llegado al despacho del juez Baltasar Garzón son rotundos: «la única y auténtica» convocante de las manifestaciones previstas para hoy en las tres capitales vascas, Pamplona y Bayona (Francia) es Askatasuna. Y puesto que la organización de apoyo a presos etarras tiene suspendidas sus actividades por terrorismo, las Fuerzas de Seguridad deben impedir su celebración.

En el caso de Bayona -en Francia Askatasuna es legal-, el magistrado ordena a la Policía que elabore un informe de lo que suceda y que para ello pida la colaboración de la Policía francesa.
(.../...)

«En el caso presente», afirma el magistrado en un auto dictado ayer, «queda meridianamente claro que los responsables de Askatasuna, o alguno de ellos, siguiendo instrucciones de los responsables del complejo terrorista o motu propio, han decidido volver a la actividad orgánica que había desaparecido, y que ahora retoman con ánimo de presionar con actitud provocativa y desafiante al Estado de Derecho, a las instituciones, y en particular al Poder Judicial a través de la Audiencia Nacional». «Cuestión que no se debe ni se puede pasar por alto», añade el magistrado, «dado que se trata de actos proclamados y ejecutados por una organización terrorista».

Con la prohibición, Garzón sigue el criterio de la Fiscalía de la Audiencia Nacional, que en un escrito firmado por su fiscal jefe, Javier Zaragoza, solicitó el jueves por la tarde al magistrado que prohibiese las manifestaciones. La Fiscalía y el magistrado subrayan que la convocatoria de las marchas se ha hecho «con la bandera y el logotipo de Askatasuna»; y que quienes las presentaron en rueda de prensa tienen «vinculaciones claramente acreditadas» con Askatasuna.

El juez quiere que conste «expresamente» en el auto que en su decisión «no se valora el contenido en sí de las proclamas de las manifestaciones (defensa de los presos, crítica a las instituciones), sino la falta de capacidad de la organización ilícita para hacerlo directa o indirectamente [...] Por tanto, no se prohíbe toda o cualquier manifestación o movilización popular o social en apoyo o solidaridad de presos, sino éstas concretas».

En su escrito, el juez excusa a los gobiernos vasco y navarro por no haber prohibido las manifestaciones, ya que es «obvio» que sus resoluciones se adoptaron «sin conocer los elementos o datos de los que ahora se dispone».

El juez anticipa las consecuencias de que las manifestaciones lleguen a celebrarse: «Debe citarse a los implicados en calidad de imputados para recibirles declaración en esta causa por el presunto delito de integración o colaboración con organización terrorista, si las manifestaciones tuvieran lugar finalmente». En concreto, Garzón cita a nueve personas como convocantes de las manifestaciones, a los que también advierte de la responsabilidad penal en la que podrían incurrir, «por los daños que pueda producir en la vía pública».

El Departamento vasco de Interior prohibió ayer tres nuevas manifestaciones convocadas para hoy y que coincidían en hora, lugar y lema con las denegadas por Garzón por estar organizadas por la ilegalizada Askatasuna. Las tres nuevas marchas fueron comunicadas ayer y fueron prohibidas porque «son una mera sustitución de las anteriores y en cumplimiento del auto de la Audiencia Nacional».



Lea mas

15.9.06

 

Carta del padre de Suárez Trashorras a Pedro J.

 

15-09-06



Carta del padre de Suárez Trashorras a Pedro J.


En la última conversación de Fernando Múgica con la familia de José Emilio Suárez Trashorras, el padre de éste, José Manuel Suárez, le pidió encarecidamente que le hiciera llegar al director de EL MUNDO una carta cuyo contenido reproducimos íntegramente:

Don Pedro, me dirijo a usted como padre de José Emilio Suárez Trashorras. Ya están haciendo de él un chivo expiatorio con la enfermedad mental que padece. El Gobierno socialista lo que está haciendo de mi hijo es un escudo protector para protegerse ellos de sus mentiras.
(.../...)

Cuando nombraron la Comisión Parlamentaria para investigar los atentados, mi hijo estaba esperando que lo citaran para tomarle declaración, pero cuál sería su sorpresa cuando el Partido Socialista y sus aliados dijeron que unos confidentes delincuentes no podían ir a declarar al Congreso de los Diputados. Pues para que toda España y los españoles que se sientan españoles, quiero que sepan que mi hijo no es ningún delincuente porque no tiene antecedentes penales, por lo tanto no es ningún delincuente. Creo que deberían estar mejor informados, pero no les interesó que fuese a declarar al Congreso porque se podían saber muchas cosas que todavía, a día de hoy, no se saben y eso podría ser comprometido para ellos, porque este atentado fue el que cambió el Gobierno en España. Pero yo tengo fe en que un día se sepa toda la verdad. Todos los días escucho la cadena Cope, que presenta por las mañanas don Federico Jiménez Losantos y que usted forma parte de la tertulia de la mañana; aunque yo estoy muy enfadado tanto con don Federico como con usted porque no contrastaban lo que decían, porque mi hijo no es ningún terrorista ni ningún asesino, y yo me pregunto dónde están los cerebros de los atentados. Quieren hacer ver que eran los musulmanes que se inmolaron en Leganés. ¿A quién quieren engañar?, ésos eran unos traficantes de hachís, pero faltan los de corbata que andan muy tranquilos paseando por la calle. Espero que se sepa la verdad como ocurrió con el GAL y todos los españoles queremos saber la verdad y que no nos mientan.

Mi hijo conoció a los moros porque se le cruzó en su camino Manuel García Rodríguez, jefe de estupefacientes de la Comisaría de Avilés, que cuando detuvieron a Toro, el que es hoy cuñado de mi hijo, cuando el caso Pipol, a cambio de sacarlo de la prisión de Villabona, mi hijo tenía que trabajar para el grupo de estupefacientes que dirigía Manolón. Y mi hijo, como era tan vulnerable dada su enfermedad, lo aceptó y fue Manolón el que lo infiltró en la banda de El Chino para sacarle toda la información que pudiese. En el mes de febrero del 2004, Emilio se ofreció de lanzadera para detener a El Chino, pero Manolón dijo que había que esperar. Gracias a la información que mi hijo le pasaba, desarticularon importantes redes de traficantes de drogas.

Todas las llamadas telefónicas que mi hijo tenía con El Chino, Manolón estaba informado y las mismas llamadas las hacía mi hijo a Manolón para informarlo. Se veían todos los días para pasarle información de todos los movimientos; incluso le entregó una agenda con los números de teléfono de los moros y un documento de DNI de El Chino que era falso. Estos datos constan en el sumario del juez Del Olmo, y luego tanto el juez como el fiscal le piden miles de años de prisión. ¿Quién presiona a este juez y a esta fiscal? Sin ser mi hijo el que cometió los atentados, ni saberse quién facilitó los explosivos; porque es vergonzoso que a día de hoy no se sepa qué clase de explosivos fueron los que se utilizaron en los trenes. Yo, cuando me enteré que mi hijo era confidente de la policía fue cuando lo detuvieron, y lo tuvieron retenido durante varios días sin ponerle el tratamiento médico que él tomaba para su enfermedad. Porque sin ese tratamiento no es la misma persona, pierde el control totalmente.

Mi hijo me decía que tenía un amigo policía, yo le decía que no se fiase ni de policías ni de guardias civiles, porque tener esa clase de amigos es peligroso, porque es como tener en el bolsillo una moneda falsa como así fue.

Don Pedro, espero que cuando usted acuda a las tertulias de la cadena Cope sigan trabajando para que todos los españoles sepamos la verdad de quiénes fueron los cerebros de los atentados, porque esta farsa no se la puede creer nadie con una mínima responsabilidad cívica.

Un saludo,

José Manuel Suárez



Lea mas

 

«Han ocultado al juez un informe con pruebas de las conexiones de ETA con los islamistas»

 

15-09-06



AGUSTIN DIAZ DE MERA / Ex director general de la Policía y eurodiputado del PP

«Han ocultado al juez un informe con pruebas de las conexiones de ETA con los islamistas»



Asegura que mandos policiales que estuvieron a sus órdenes en el 11-M le han asegurado que han recibido presiones de 'El País' para que sostengan públicamente la tesis oficial, la autoría islamista de los atentados


MADRID.- El que fuera el último director general de la Policía durante el Gobierno del PP, Agustín Díaz de Mera, denunció ayer ante los micrófonos de la Cadena Cope, en la tertulia del programa La Mañana, de Federico Jiménez Losantos, que el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha hecho desaparecer un informe policial en el que se vinculaba a ETA con los atentados del 11-M. A continuación reproducimos la mayor parte de la conversación con el eurodiputado del PP.

Federico Jiménez Losantos.- Tenemos a Agustín Díaz de Mera, que era director general de la Policía en ese momento en el que, según El País, toda la cúpula policial de Acebes negaba la conspiración del 11-M. El final de la información del diario El País acaba precisamente con una referencia directa al Sr. Díaz de Mera, repito director general de la Policía entonces, y dice así: «Lo que más indigna a todos los consultados es el intento de convertir el suicidio de los islamistas de Leganés el 3 de abril en una operación mafiosa para ocultar pruebas. La operación de ese día fue dirigida in situ por Agustín Díaz de Mera, entonces director general de la Policía, y hoy eurodiputado del PP, que estuvo acompañado, entre otros, por De la Morena, Díaz Pintado, Cuadro y el jefe de los Geos, entonces González Cachinero. Ninguno de ellos sigue en el cargo. Muchos recuerdan cómo Díaz de Mera era el más firme convencido de la teoría islamista y de que el comando que se mató en Leganés era el autor de la matanza». Muy buenos días. ¿Se ha desayunado con este sapo?

Agustín Díaz de Mera.- Buenos días. Mire usted, ayer [por el miércoles] mintió El País y hoy [por ayer] vuelve a mentir. Yo no dirigí en absoluto el operativo del asalto al piso de Leganés. Es de dominio común que quién lo dirigió fue Pedro Díaz Pintado [subdirector general operativo]. Y todas sus decisiones fueron respaldadas por mí. Pero a propósito de esto de El País tengo que darles una primicia. Creo que les interesará saber que ayer [por el miércoles] recibí yo dos llamadas, una muy larga y otra corta, de los mencionados como cúpula policial en la etapa del PP. Una de ellas fue prolija en... 'bueno, a ver si se para esto ya, esto no hay quien lo soporte, aquí hay una guerra entre unos y otros y nosotros estamos en medio'. La segunda llamada es la que tiene mayor significado. Casi literalmente dijo lo siguiente: 'Nos están presionando desde El País para que sostengamos la tesis islamista'.

(.../...)

F. J. L.- ¿Cuál es la impresión que tiene en este momento, provisionalmente porque estamos en plena investigación, sobre qué pasó el 11-M y qué no pasó?

A. D. M.- Insistí mucho en mi comparecencia en el Parlamento en que los medios de comunicación libres e independientes debían profundizar en esa investigación. Es verdad que yo en origen, al irse descubriendo tantas dudas, también he tenido dudas. Pero ahora estoy en una etapa que creo que puedo decir que tengo tres o cuatro dudas y que son indiscutibles. Me llama mucho la atención que nadie me pregunte por el informe que yo he denunciado...

F. J. L.- Justo la pregunta que tenía...

A. D. M.- Bueno, pues primero las dudas y luego el informe. ¿Cuál es una duda razonable? En la impecable investigación de Casimiro García-Abadillo sobre los explosivos, la nitroglicerina y la metenamina, tienen que ser investigadas y tienen que ser explicadas y está bien que haya una pieza separada en el sumario para esto, pero debería haber alguna más.

Pedro J. Ramírez.- ¿Usted considera remotamente verosímil que en 12 explosiones, como han declarado responsables policiales ante el juez Del Olmo recientemente, no quedara ni un solo resto a partir del cual poder averiguar cuáles son los componentes de la materia que explotó. ¿Le parece eso verosímil?

A. D. M.- En absoluto. Rotundamente no.

P. J. R.- ¿Y a usted le parece verosímil que no existan informes por escrito, analíticas que se desarrollaron ese mismo día, sobre los restos hallados en los focos de los trenes?

A. D. M.- Rotundamente no. Yo me he esforzado mucho por ver una prueba escrita sobre el informe aludido y nunca encontrado del día 11, porque le recuerdo a usted que el informe del día 12 es ampliatorio del del 11. Ampliatorio.

F. J. L.- Bueno, primera prueba. Primera duda sobre la falta de una prueba evidente que disipe la duda: los explosivos.

A. D. M.- Segunda, el Skoda Fabia. Quiero decirle antes que nada que para mí la Policía es una de las cosas más importantes de mi vida. Vivo, duermo, como y desayuno con policías, así que mi amor a la Policía es indiscutible. La Policía no tiene que ver con lo que voy a contar. El Skoda Fabia no estaba ahí el 11-M, eso nadie lo duda. El Skoda Fabia estuvo ahí meses después, luego alguien lo colocó y lo colocó para que apareciera en escena quien no aparecía, que era Allekema Lamari. Lo que afirmo rotundamente es que la Policía no colocó ese coche ahí. Tercera duda razonable...

P. J. R.- Es decir que probablemente lo colocó el CNI, que es quien estaba empeñado en la implicación de Allekema Lamari en las reuniones de las células de coordinación en el tiempo en que usted era todavía director de la Policía.

A. D. M.- Eso lo dice usted...

P. J. R.- Pero, es cierto...

A. D. M.- No, yo no lo digo... yo digo que la Policía no fue...

P. J. R.- ¿Pero es cierto o no es cierto que el CNI estaba empeñado una y otra vez en convencer a los demás cuerpos de la implicación de Allekema Lamari?

A. D. M.-Sí, se puede decir así.

F. J. L.- Segundo asunto, el Skoda Fabia.

A. D. M.- La tercera duda razonable para mí es la cadena de custodia de la mochila de Vallecas. Ésa es una duda que hay que explicar y que también merecería, porque hay contradicciones policiales, una pieza separada en el sumario.

P. J. R.- ¿Qué quiere decir cuando informe policial dice: «Pudo ser manipulada en el Ifema» y atribuyen como probable que la huella encontrada no pertenezca a ninguno de los autores del atentado? ¿Qué está sugiriendo el policía que escribe eso?

A. D. M.- Yo no puedo meterme en su cabeza, lo que está haciendo es sugiriendo otras posibilidades y se lo está diciendo así a quien ha de leer ese informe.

F. J. L.- Hay más gente decente oyéndolo a usted ahora que al ministro del Interior en toda su vida.

A. D. M.- Quiero hablar ahora, don Federico, si me lo permites, sobre el informe que yo he denunciado y sobre lo que el señor ministro del Interior dijo a este respecto. El señor ministro del Interior dijo sobre lo que yo había denunciado literalmente lo siguiente: «No lo tiene ni el juez ni la Policía porque no existe», repito, no lo tiene ni el juez ni la Policía porque no existe. Bueno, frente a tanta firmeza expresiva se esconde una más que matizada ambigüedad. Había que preguntarle ¿no existen hoy?... ¿es algo que ya nos interesa mucho saber? Pero en ningún momento Rubalcaba dice 'miente Díaz de Mera' o en ningún momento dice 'no ha existido'. El tiempo del verbo es importante. El informe al que yo me refiero es real y cierto. Es un informe encargado por el comisario general de Información, hoy ascendido a los cielos, [en clara referencia a Telesforo Rubio] es un informe elaborado por la UCI, es un informe ocultado al juez Del Olmo, es un informe que contiene indicios y pruebas de esas conexiones, de las conexiones con ETA en un número significativo y muy preocupante. Pero le voy a decir algo más, este informe tiene autores, un autor y una autora, y ese informe ha tenido que ser encargado por alguien, no creo que el comisario general motu propio haya encargado ese informe. Así es que lo más razonable, en términos de conclusión, es que los contenidos de ese informe no eran los esperados, o mejor dicho, a ver si lo explico...

P. J. R.- No eran los deseados.

A. D. M.- Los deseados, eso es. Las personas a las que se les encargó esto decidieron hacer éticamente un informe real y no aceptaron, sin ninguna duda, la orientación previa, la posible resultante final. Por eso ha desaparecido ese informe, por eso, señor Rubalcaba, no existe ese informe. Pero, claro, este informe no se ha escrito a boli, este informe seguramente está en algún ordenador y este informe, como yo confío mucho en la Policía, muchísimo, en la ética corporativa, confío mucho en los sindicatos... Mire usted, los mandos policiales con los que yo trabajaba se molestaban cuando yo decía que los sindicatos eran la conciencia de la Policía, pero es que es verdad, es que confío en los sindicatos mucho y confío en muchas gentes honestas que hay en la Policía y lo que ocurre ahora en el Ministerio del Interior... al Ministerio del Interior le pasa lo que a mi teléfono, que es un queso gruyer, y a través de los agujeros que tiene el Ministerio del Interior se cuelan las informaciones que derivan de las personas honestas y honradas y que no van a poder parar nunca. Así es que por eso hay que proteger a las fuentes. Son fuentes que están dentro, que son honestas, que están en contra de la ocultación de pruebas y que además temen purgas y no se olvide usted de esto y temen al Código Penal. Creo que hay que ampararlos para que cuenten lo que saben y para que lo vayamos sabiendo y esto sin menoscabo de la cúpula policial de Interior bajo gobierno del PP, que en los primeros días investigó con solvencia y con eficacia; esto no va en desdoro de ellos, pero es que desde que ellos se fueron, desde que nos fuimos, hemos ido sabiendo muchas cosas y no podemos girar la cabeza y no podemos mirar en otra dirección. Es que repugna a la razón tanto interés por ocultar vías de investigación y de información que conducen a las conexiones con la organización terrorista ETA. Pues la respuesta es elemental, la respuesta es evidente, porque estamos ahora en un proceso de rendición del Estado ante el terror y no se puede ahora ni siquiera insinuar a la opinión pública que aquellos con los que se negocia...

P. J. R.- No sé si usted mismo es consciente del paso que acaba de dar al precisar con los detalles con que lo ha hecho las características del informe, que, según se deduce de sus palabras, el ministro del Interior está ocultando al juez. Ha dado unos detalles tan concretos, tan precisos, que de sus palabras no puede deducirse otra cosa sino que ese informe ha existido y que ese informe, puesto que no está en manos del juez eso implica que el ministro del Interior está cometiendo un muy grave delito.

A. D. M.- Mire, se puede ocultar la verdad, pero eso que es lícito en moral no lo es cuando bordea el Código Penal. Así es que si nos vamos a lo que dijo el ministro, el ministro dijo: «No los tiene ni el juez ni la Policía porque no existen». En puridad ha dicho la verdad...

F. J. L.- Hay una cuestión ya puestos a exprimirle. ¿Qué cree usted hoy que pasó en Leganés y con el geo con la profanación de la tumba del geo Torronteras?

A. D. M.- Dije en la comisión del 11-M que esto lo había hecho la yihad, la yihad lo que hace es combatir, es recaudar, es rezar y es captar, pero ahora digo que lo pudo hacer por encargo. Lo digo con todas las consecuencias. Mire, yo estuve allí y sufrí mucho con la muerte de Francisco Javier Torronteras. Me enfadé con jueces y lo sabe el señor Camacho, el secretario de Estado lo sabe. Me enfadé con jueces cuando profanaron criminalmente y despiadadamente la tumba de Francisco Javier Torronteras Gadea y lamentablemente esa línea de investigación nunca ha concluido. Y si se tiene tanto respeto a las víctimas lo primero que se debía hacer era investigar quién y por qué profanó esa tumba. Así es que yo creo que lo que pasó allí [en Leganés] lo puede contar si quiere muy bien el geo que dirigió el operativo inicial, a quien quiero mucho y por el que tengo un profundo respeto. El me lo contó cuando fui a verlo al hospital. Sobre las actuaciones del geo no solamente no tengo ninguna duda, sino que tengo el mayor aplauso, el mayor respeto y el mayor cariño. El geo hizo lo que creía que tenía que hacer.

F. J. L.- Usted ha hablado de una fechoría por encargo, es decir, en que aparecen unos señores como los malos, malos, malos, no son buenos desde luego, digamos islamistas, eso que llamamos genéricamente la yihad, pero que pudieron actuar por encargo, ¿por encargo de quién?

A. D. M.- En la pregunta va implícita la respuesta. Evidencias, pruebas, indicios, a ver por qué no hay suicidas en el atentado, por qué son traficantes chorizos los que supuestamente cometen el atentado. Es que no hay testimonios grabados y transcritos en las cárceles sobre conexiones versus Urrusolo Sistiaga o De Juana Chaos, hoy en huelga de hambre, ¿es que no hemos oído hablar de Yusuf Galán, un batasuno que vivió en la misma casa que Almallah?, ¿es que no sabemos quién es Abdelkrim Benesmail, amigo de Huarte y de Lamari?, ¿es que no sabemos qué tenía en su celda en prisión los teléfonos de Parot y de Harriet Iragi? y algo más, por qué no se ha investigado todo esto. O por qué no se ha investigado en profundidad las llamadas caravanas de la muerte? Ahí tiene usted la respuesta, don Federico.

P. J. R- Sabe usted que la tesis que está esbozando aquí esta mañana es la misma que Felipe González Márquez expuso a la actual dirección del PSOE la propia tarde del 11 de marzo.

A. D. M.- Pues me alegra coincidir con el señor González, con quien en otras cosas discrepo...



Lea mas

 

RUBALCABA DEBE ACLARAR SI DIAZ DE MERA DICE LA VERDAD

 

15-09-06



Editorial

RUBALCABA DEBE ACLARAR SI DIAZ DE MERA DICE LA VERDAD


En su comparecencia de anteayer, Alfredo Pérez Rubalcaba acusó al PP de «delirar» y actuar de forma «inmoral» al cuestionar la verdad oficial sobre el 11-M. Agustín Díaz de Mera, ex director general de la Policía, dio ayer un valiente paso al revelar en la Cope que tiene constancia de que el Ministerio del Interior ha ocultado al juez Del Olmo un informe realizado por expertos de la Unidad Central de Información (UCI) en el que se establecían vínculos de los islamistas que pusieron las bombas en los trenes con ETA.

El ministro del Interior había manifestado expresamente anteayer en el Congreso que ese informe «no existe», pero, como el propio Díaz de Mera subrayó con agudeza, Rubalcaba no dijo que «no haya existido». Dicho con otras palabras, es muy posible que ese documento haya sido destruido u ocultado para que jamás llegue al conocimiento del juez.

El ex director general de la Policía aseguró que tiene constancia de ese informe por altos mandos policiales y que fue realizado por «un hombre y una mujer» por encargo de la Comisaría General de Información. Díaz de Mera precisa que, a pesar de la orientación que quería dar Interior a su contenido, sus autores resistieron las presiones e hicieron un trabajo riguroso en el que se exponían todos los datos e indicios que apuntaban a una posible colaboración con ETA.

Díaz de Mera aseguró también que los mandos policiales del Ministerio del Interior están siendo presionados para que avalen la autoría islamista del 11-M sin investigar otros supuestos o eventuales colaboraciones. La denuncia es gravísima, por lo que Interior debería recabar el testimonio del antiguo responsable de la Policía Nacional para indagar su verosimilitud, como propuso ayer Mariano Rajoy.

Rubalcaba tiene la obligación moral y política de esclarecer este asunto, lo que requiere una explicación pública sobre la existencia de ese informe. Solamente hay dos posibilidades. La primera es que Díaz de Mera haya dicho la verdad. Si es así, Rubalcaba debería recuperar ese trabajo y entregárselo inmediatamente al juez. Y también debería justificar por qué ese documento no ha sido remitido a Del Olmo.

La segunda alternativa es que el ex director general de la Policía esté equivocado. En ese supuesto, Interior debería emplazarle a una rectificación pública. Y en caso de que Díaz de Mera no quisiera asumir su error, Interior debería querellarse contra él por acusar a sus responsables de haber ocultado un informe relevante al juez, lo cual es indudablemente un delito.

Estamos convencidos, por su trayectoria y por su personalidad, de que Díaz de Mera no habla a humo de pajas, por lo que corresponde ahora a Rubalcaba esa explicación clara y sin equívocos a la opinión pública. Lo que no vale es formular juicios de intenciones sobre este antiguo colaborador de Acebes, que defendió la autoría islámica en la comisión parlamentaria de investigación pero que ahora declara que le han surgido dudas y que no descarta que los atentados fueran realizados por encargo. Sólo hay un camino: la búsqueda de la verdad.


Lea mas

 

Rajoy dice que el Gobierno «debería llamar» a Díaz de Mera

 

15-09-06




11-M / Los puntos oscuros

Rajoy dice que el Gobierno «debería llamar» a Díaz de Mera

El líder del PP asegura que la opinión del ex director general de la Policía es «cualificada» y exhorta al Ejecutivo a pedir su «colaboración»

JOSÉ CONTRERAS

ALGECIRAS.- El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, dijo ayer en Algeciras que el Gobierno «debería llamar» al ex director general de la Policía, Agustín Díaz de Mera, que ayer -en declaraciones a La Mañana de la Cope- aseguró que existe un informe «con un autor y una autora» que podría probar una posible conexión de ETA con los atentados del 11-M.

Rajoy, que posiblemente no había oído a Díaz de Mera cuando hizo las declaraciones por estar de camino desde Madrid a Jerez, no dudó en apoyar al ex director general, y afirmó que no hay que parar «nunca» la investigación.

(.../...)

Según Rajoy, «hay algo que es capital y es que los españoles quieren saber todo lo relacionado con la autoría del 11-M, porque en este momento es un hecho objetivo que no la sabemos».

«Y por tanto hay que investigar», añadió, «no hay ningún país del mundo donde si se produce una desgracia, un hecho tan terrorífico como el 11-M, no se investigue, no se trabaje, no haya una dedicación».

El líder del PP insistió en que «no hay que parar nunca la investigación, hay que tener determinación, y coraje porque, entre otras cosas, nos puede servir para que se pueda evitar en el futuro». «Yo he sido ministro del Interior», explicó, «y de investigaciones realizadas se ha conseguido parar otras cosas, u otras desgracias que podían producirse en un futuro».

Rajoy advirtió que la opinión del ex director general de la Policía Díaz de Mera «no es la opinión de cualquiera, es una opinión cualificada y, por tanto, el Gobierno debe tenerla en cuenta, debe contrastarla y debe hablar con él». «Yo lo llamaría si fuera el Gobierno», aseguró.

El presidente del PP no ocultó su contrariedad al ser preguntado sobre si se sentía presionado desde el grupo Prisa: «A mí... a estas alturas de mi vida sólo me presionan los intereses generales de las personas», afirmó.

Por el contrario, se explayó cuando se le pidió opinión sobre Batasuna. «Es sorprendente», dijo. «Ayer [por anteayer] dio varias ruedas de prensa, ha anunciado cuatro concentraciones para este fin de semana, todos los días hacen declaraciones. Yo quiero decir que Batasuna es una organización terrorista ilegal, no porque lo diga yo sino porque lo han dicho los tribunales de justicia españoles y la propia UE».

Y dicho esto, criticó el último de sus mensajes: «Hoy han dicho que se acabaría la violencia si consiguieran la autodeterminación y la territorialidad», dijo. «Si hacemos lo que ellos dicen, tendría su gracia que siguieran haciendo lo que han hecho a lo largo de toda su vida», llegó a ironizar en referencia a los asesinatos.

Rajoy hizo estas declaraciones en el Campo de Gibraltar, en una jornada en la que se reunió con empresarios y militantes de su partido en Andalucía, ante los que resumió su política en una triple fórmula: «Alternativa, ganas y patriotismo».

En el almuerzo que tuvo lugar en un restaurante a pocos metros de la verja, Rajoy declaró en nombre de su partido que «nosotros seguimos reclamando la soberanía de Gibraltar» para España, y se mostró contrario a las «reuniones a tres», entre los gobiernos de Madrid, Londres y La Roca. A los empresarios les habló de urgencias -«pleno apoyo a que se terminen las obras de la autovía entre Vejer y Algeciras y que el AVE no se retrase 10 años»-, y a los militantes, de ilusión.

Pero la idea principal era prestar apoyo a Juan Carlos Juárez, alcalde de La Línea, que gobierna con mayoría absoluta, y a quien el PP no ha dejado solo pese a su procedencia (el GIL), y que puede jugar un papel en el sempiterno conflicto del peñón, por ejemplo para abrir - «españolizar»- el uso del aeropuerto gibraltareño, reducido pero útil.

Sobre el Estatuto de Andalucía, Rajoy criticó al Partido Socialista por haber enmendado en el Congreso de los Diputados «casi 100 artículos» que el mismo partido promovió y aprobó en el Parlamento autonómico. «Es la demostración inequívoca», dijo, «de que no se habían hecho las cosas bien».



Lea mas

 

Rubalcaba dice que es «rotundamente falso» que exista el informe sobre ETA

 

15-09-06



Rubalcaba dice que es «rotundamente falso» que exista el informe sobre ETA


MADRID.- El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, desmintió ayer por la tarde las declaraciones del ex director general de la Policía Agustín Díaz de Mera, al asegurar que es «rotundamente falso» que exista un informe de la Comisaría General de Información que relacione a ETA con los atentados del 11-M.

Según Rubalcaba, «todos los documentos elaborados por el Ministerio del Interior están a disposición judicial». Además, señaló que ayer mismo «la Comisaría General de Información ha enviado sendos escritos a la Fiscalía y al juez Del Olmo informándoles de todos los documentos que se han elaborado».

(.../...)

Previamente a que el ministro realizara estas declaraciones, el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, consideró que el Partido Popular está «instalado en la paranoia» en relación a la autoría de los atentados del 11-M «para tratar de ganar en el sumario lo que no consiguieron» en las elecciones generales. «No se puede ser tan inmorales ni tan indecentes», añadió.

Blanco acusó al PP de tener «miedo a la verdad judicial». En declaraciones a la Cadena Ser, el dirigente socialista aseguró que «ser patriota significa respetar el trabajo de la Policía, la Guardia Civil, los jueces, los fiscales y los servicios de inteligencia».

También ayer, el coordinador general de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, mantuvo un contacto informal en las dependencias del Congreso de los Diputados con el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, a quien transmitió su «preocupación» por la respuesta y actitud que mantiene el Gobierno en relación al «cruce de acusaciones, el ruido mediático y político, y las posibles actuaciones que puedan dar pábulo a las teorías conspirativas puestas en marcha en relación a los atentados terroristas del 11-M».

Llamazares trasladó a Rubalcaba la opinión de que el Gobierno está «obligado» a mantener una postura «firme, clara y transparente» en este asunto, sin caer en «presiones», ni «provocaciones partidistas interesadas» ni propiciar «malos entendidos» que, a juicio del líder de IU, sólo servirían para «desviar la atención de la verdad y la realidad de los hechos», según informa Europa Press.



Lea mas

 

Basel Ghalyoun recusa al tribunal por «parcialidad»

 

15-09-06



Basel Ghalyoun recusa al tribunal por «parcialidad»

M. M.

MADRID.- La defensa del Basel Ghalyoun solicitó ayer al tribunal que durante los más de dos años de instrucción ha resuelto todos los recursos del 11-M, que se abstenga de intervenir en el recurso contra el procesamiento de Ghalyoun.

El sirio es el acusado que más se juega en las apelaciones -que tendrán lugar los próximos días 18, 19 y 20- , puesto que es el único procesado al que la fiscal pide que se eleve la acusación. Olga Sánchez, contra el criterio del juez Juan del Olmo, cree que hay elementos para considerarle autor de la masacre, no sólo un miembro de la célula.

En el escrito presentado ayer, el letrado José Luis Abascal afirma que los magistrados del tribunal se encuentran «en situación de parcialidad objetiva» y pide que se abstengan de intervenir en la apelación. En caso contrario, da por interpuesto el incidente de recusación. Añade que esa parcialidad es «evidente» [...] por cuanto se han inclinado inevitablemente, consciente o inconscientemente, sobre la culpabilidad y autoría de Basel Ghalyoun».

También explica que la Sección presidida por el magistrado Fernando Bermúdez de la Fuente «ha conocido inevitablemente[...] de todo el material incriminatorio, haciendo juicios de valor que exceden de las finalidades propias de cada resolución».


Lea mas

 

Lavandera denuncia a 'El País'

 

15-09-06



Lavandera denuncia a 'El País'


MADRID.- Francisco Javier Lavandera compareció ayer ante la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Asturias para presentar una denuncia contra los periodistas Ernesto Ekaizer y J. M. Romero. Ambos firmaban ayer una información en el diario 'El País' en la que se referían a Lavandera como «delincuente» en tres ocasiones. En una cuarta, atribuían la expresión, alusiva al denunciante, a un responsable policial al que no identifican. Lavandera, que en 2001 puso en conocimiento de la Guardia Civil que Antonio Toro y Suárez Trashorras buscaban a alguien que supiese montar bombas con móviles, recordó al Ministerio Fiscal que carece de antecedentes penales.


Lea mas

 

Abogados del 11-M pedirán que el juicio se aplace dos años si no reciben más medios

 

15-09-06



11-M / La acción judicial

Abogados del 11-M pedirán que el juicio se aplace dos años si no reciben más medios


Denuncian que todavía no cuentan con intérpretes para comunicarse con sus defendidos y que la cantidad que perciben es insuficiente
MANUEL MARRACO

MADRID.- Veintiuno de los 29 procesados por el 11-M se encuentran en una situación de «indefensión escandalosa», según afirmaron ayer sus propios letrados. Así lo hicieron saber en una rueda de prensa en la que calificaron de «tramposo, insuficiente e injusto» el acuerdo alcanzado entre el Ministerio de Justicia y el Colegio de Abogados de Madrid que supuestamente debía resolver sus reivindicaciones.

«Ya que la retribución económica fijada por el Ministerio impide la dedicación exclusiva a este asunto, debiendo compatibilizar cada abogado la defensa de este proceso con los demás casos que tenga asignados, son necesarios al menos dos años más para poder preparar el juicio con un mínimo de garantías para los procesados», afirmó el abogado Eduardo García Peña, actuando como portavoz.


(.../...)

Según explicaron en un comunicado conjunto, cada letrado «considerará la opción» de solicitar a la Audiencia Nacional «que suspenda indefinidamente todos los plazos y trámites procesales y no señale el comienzo de la vista hasta dentro de dos años».

En el improbable caso de que la Sección Segunda -a la que corresponde celebrar el juicio- acepte el aplazamiento de dos años, éste supondría la excarcelación de todos los procesados, puesto que habrían cumplido el máximo de cuatro años de prisión provisional. Pese a ello, los letrados negaron que se deba interpretar como «una maniobra dilatoria». «Nuestra interpretación ni es ideológica ni es partidista. Nosotros somos técnicos que queremos hacer un trabajo», afirmaron.

Según indicó García Peña, en el aspecto de la falta de medios «la única diferencia que hay con Guantánamo y lo que pasa en el proceso del 11-M es que aquí no llevan ni uniforme naranja ni cadenas en los pies». También explicó que, pese a todo, los letrados de oficio van a proseguir con la defensa. A título particular, aclaró que ese criterio podría ser distinto si en vísperas del juicio no han cambiado las condiciones.

El Ministerio anunció el pasado 31 de agosto que triplicaría las cantidades que se recibirían en otra causa, con un máximo de 20.000 euros por letrado. Ese mismo día, los abogados ya describieron a este diario el acuerdo como «absolutamente insuficiente», puesto que «una ridiculez multiplicada por tres sigue siendo una ridiculez».

Además del aspecto económico, los letrados denunciaron que siguen sin contar con los intérpretes y traductores de árabe anunciados por Justicia. «Hay letrados que siguen sin poder hablar con sus defendidos», dijo García Peña.

Ayer mismo, el secretario de Estado de Justicia, Luis López Guerra, insistió en que el acuerdo es «razonable» y recordó que el turno de oficio «no está somentido a normas de mercado».


Lea mas

14.9.06

 

El precio que 'El País' está dispuesto a pagar

 

14-09-06



El precio que 'El País' está dispuesto a pagar


VICTOR DE LA SERNA

La expresión amarillismo procede, según algunos, de la tinta amarilla utilizada hace más de un siglo en la tira de viñetas The Yellow Kid (El chico amarillo) que publicaba el periódico sensacionalista The New York World. En realidad, parece que la acuñó en 1897 el pequeño diario The New York Press para definir el estilo de prensa de los grandes magnates que entonces se disputaban el mercado neoyorquino, William Randolph Hearst y Joseph Pulitzer.

(.../...)

El periódico El País, en un editorial titulado «A cualquier precio», acusaba ayer a EL MUNDO de amarillismo por haber -según una suposición suya, sin el menor atisbo de prueba- pagado a un testigo del 11-M por una entrevista. Aparte de ser falso lo del pago, lo que parece desconocer El País es el significado real de amarillismo, que nada tiene que ver con pagar o dejar de pagar a las fuentes (eso se llama chequebook journalism o periodismo de chequera). Según la definición clásica, el amarillismo es «el periodismo que explota, distorsiona o exagera la información para crear sensaciones y atraer a los lectores». Es decir: exactamente lo que hacía ayer El País en la pseudoinformación que daba pie a su airado editorial.

Bajo la habitual firma de Ernesto Ekaizer, acompañado esta vez de José Manuel Romero, el diario independiente de la mañana titulaba ayer en portada: «'Mientras EL MUNDO pague, les cuento la Guerra Civil'. Las conversaciones en la cárcel de Suárez Trashorras, el minero procesado por los atentados». En la entrada de la información se remacha el mensaje implícito: EL MUNDO ha pagado a Trashorras por sus muy recientes declaraciones: «'Mientras el periódico EL MUNDO pague, si yo estoy fuera, les cuento la Guerra Civil española'. El ex minero José Emilio Suárez Trashorras, acusado de facilitar el explosivo con el que los terroristas del 11-M perpetraron el atentado más grave en la historia de España, se desahogaba así en la cárcel, en marzo de 2005, en una conversación con sus padres, a cuya transcripción ha tenido acceso El País. El pasado 4 de septiembre, el citado periódico publicó una entrevista con Suárez Trashorras en la que éste hace suyas las teorías conspirativas del PP».

Pero quien vaya más allá de la página 1 descubrirá, extrañado, que esa frase de Trashorras, ¡de hace año y medio! -si la creemos-, no se refiere para nada a sí mismo ni a sus intenciones, sino que son sus personales elucubraciones sobre los motivos por los que otro confidente policial, Nayo, podría haber decidido unos días antes acusarle en EL MUNDO de vender dinamita a ETA.

La distorsión y manipulación patentes en esa forma de colocar fuera de su contexto rea l la afirmación de Trashorras (por cierto: no figura en el sumario del 11-M y parecería que la Policía se la ha dado a El País y no al juez), en esa forma de dar con los titulares y la entradilla la impresión de que EL MUNDO compra informaciones (o falsedades, según su curiosísimo editorial), todo eso tiene un nombre: amarillismo puro y duro.

A lo largo de 17 años de intentos de desacreditar a EL MUNDO, El País ha recurrido con frecuencia a esas citas selectivas o parciales -manipuladas, vamos-, quizá por falta de argumentos veraces. Así sucedió con un peculiar florilegio de antiguos escritos de Pedro J. Ramírez sobre el terrorismo de ETA.

Hace unos meses tuvimos ocasión de señalar la habilidad de Ekaizer, uno de los firmantes de esta última pieza, para exprimir cualquier cita hasta sacar petróleo de ella. Se trataba entonces de los secuestros de la CIA, cuando El País titulaba «Un secuestrado por la CIA implica a la policía alemana en la operación» y, en su entradilla, el redactor remachaba: «El Masri asegura que durante su encierro en Kabul también le interrogó un policía alemán que no se identificó». Ahora bien, quien leyese más allá descubriría que lo que el supuesto secuestrado había dicho fue sólo: «Lo que yo no podía saber era si era un alemán de la CIA, un policía alemán o un miembro del servicio de inteligencia alemán». ¡Ah! Como entonces decíamos: si fuese EL MUNDO el que lanzase sin pruebas tan grave acusación, nos habría crucificado... El País.


Lea mas

 

Rubalcaba ridiculiza la búsqueda de la verdad del 11-M sin responder a nada

 

14-09-06


11-M / Eduardo Zaplana dice que todavía existen «muchas más sombras que luces» / Afirma que el ministro emplea las mismas «malas artes» que usó en el Gobierno de Felipe González para ocultar los GAL

Rubalcaba ridiculiza la búsqueda de la verdad del 11-M sin responder a nada

AGUSTIN YANEL

MADRID.- Todo era previsible, y todo sucedió tal y como se esperaba. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, no aclaró ayer las incógnitas que le planteó el portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Eduardo Zaplana, sobre los atentados del 11 de Marzo de 2004 en Madrid. Y los populares opinaron que el ministro ridiculizó el interés de su grupo en aclarar la verdad sobre la mayor masacre terrorista de la Historia de España.

(.../...)

El ministro acusó al PP de defender que el 11-M fue el fruto de «una conspiración» para «echarles a ustedes del poder». Pero no se quedó ahí: añadió que en Estados Unidos también existen «teorías conspirativas» similares a ésa, una de las cuales consiste en decir que el atentado del 11-S en aquel país «no es obra de terroristas islamistas, sino que fue el presidente Bush quien voló las Torres Gemelas para justificar el ataque a Irak». En las filas populares hubo rumores y comentarios.

Hace más de un año -exactamente, el 30 de junio de 2005- que el Pleno del Congreso debatió y dio por cerrados los trabajos de la comisión parlamentaria que durante un año investigó los atentados del 11 de Marzo de 2004.

Desde entonces, el PP ha intentado en numerosas ocasiones, y siempre sin éxito -con preguntas, peticiones de comparecencias de miembros del Gobierno y otras propuestas, rechazadas siempre por la mayoría socialista-, que el Pleno volviera a debatir este asunto. Ayer lo logró, porque presentó una interpelación urgente, referida al «esclarecimiento de la verdad» de esos atentados, una iniciativa que la mayoría parlamentaria no puede legalmente rechazar.

El portavoz del PP, Eduardo Zaplana, recordó al ministro del Interior que todavía existen «muchas más sombras que luces» en este caso, tal y como reconoce incluso el propio juez instructor en el escrito por el que acordó concluir esta investigación. A modo de ejemplo, le recordó algunas: no se sabe el número exacto de personas que participaron en el traslado y colocación de las bombas, ni quiénes las montaron y las dejaron en los trenes, tampoco quiénes fueron los autores intelectuales de esos atentados ni el tipo de explosivo utilizado.

Zaplana continuó con más contradicciones y preguntas: por qué la Dirección General de la Policía dijo en marzo de 2006 que una de las pruebas, la famosa mochila encontrada en Vallecas, había estado permanentemente custodiada y en un informe policial posterior -desvelado en su día por EL MUNDO- se indica que «pudo ser manipulada»; cómo es posible que el jefe de los Tedax -especialistas en explosivos- se equivocara cuando compareció en el Congreso de los Diputados; por qué no se conocen los informes sobre los explosivos...

«Cuesta creer que fuera casualidad que ETA robe un coche en el mismo callejón en el que reside el principal imputado de estos atentados; cuesta creer que sea una práctica habitual de la policía conservar en el domicilio particular del jefe de los Tedax la prueba clave [la mochila]; cuesta creer que dos policías que revisan una furgoneta con perros no encuentren ningún objeto y después salgan de esa furgoneta 61 evidencias clave para sostener la versión oficial; cuesta creer que el jefe de la desactivación de explosivos se equivoque en sede parlamentaria; cuesta creer que en un país donde ha habido decenas de atentados con explosivos, en el más importante se contaminen las pruebas y haya errores de transcripción; cuesta creer que, tras 12 explosiones en lugares distintos, no sea posible encontrar restos [del explosivo utilizado]. Tras 12 explosiones, dos de ellas controladas por los Tedax, no es que cueste creerlo, es que no puede ser», dijo.

«Y el Gobierno tiene la obligación de salir al paso de cuantas contradicciones y debilidades hacen que el sumario no garantice que paguen los que tienen que pagar», añadió Zaplana. El ministro Pérez Rubalcaba comenzó recordando a las víctimas -191 muertos y 1.500 heridos- y provocó los aplausos de su grupo parlamentario cuando resaltó la paradoja que supone que él tenga que explicar ahora «lo bien» que investigaron las Fuerzas y Cuerpos de la Seguridad del Estado mientras era ministro del Interior Angel Acebes, del Partido Popular.

No entiende Rubalcaba qué motivos llevan al PP a pensar que existió una conspiración. No cree que lo hagan porque quieran «reescribir la historia» de lo que ocurrió aquellos días. «Yo creo que tiene que haber algo más, señores del PP. Algo que tiene que ver con su pérdida de autonomía política. Ustedes, al traer este debate aquí, no lo hacen en servicio a la verdad, ni siquiera en servicio a su verdad, la que resultó falsa. Ustedes lo hacen y vienen por orden de quien manda en su partido, que no se sienta en la calle Génova», dijo.

Pérez Rubalcaba dijo que, en este caso, sí ha existido una conspiración. Pero no para echar del Gobierno al Partido Popular, aclaró, «la que protagonizaron ustedes [el PP] para engañar a todos los españoles».

Al portavoz del PP no le convencieron nada las manifestaciones del ministro. «Nos ha defraudado», le dijo. «El que era ministro del Interior», añadió, en referencia a Angel Acebes cuando ocurrieron los atentados, «facilitó toda la información que usted en estos momentos oculta a la Cámara y a la sociedad española».

Zaplana dijo que el ministro, al negarse a responder a sus preguntas, le recordaba ayer a «otras épocas», en referencia a la etapa de Felipe González, cuando desde el Gobierno decía que «no se podría demostrar nada» sobre los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL) y utilizaba «malas artes» para taparlo. «Para desgracia de ustedes, se demostró todo», subrayó.

Al responderle, el ministro indicó que el 11-M está en manos de un juez, reiteró que no se ha encontrado ninguna relación de ETA con los atentados y consideró «una inmoralidad» que el PP lleve el debate sobre esta cuestión al Congreso de los Diputados.

En sus intervenciones, Zaplana acusó a Rubalcaba de «faltar a la verdad». El ministro dijo que fue el PP el que llevó a España a «una guerra con mentiras».

El portavoz popular exigió al Gobierno que informe y aclare las contradicciones. Los diputados del PP aplaudieron a su portavoz y los del PSOE a su ministro. Una vez más, el atentado más trágico de España sirvió para enfrentar al Gobierno y al principal partido de la oposición. Porque ayer todo era previsible, y todo sucedió tal y como se esperaba.


Lea mas

 

DE LA INDECENCIA DE 'EL PAIS' A LA REGLA DE TRES DE RUBALCABA

 

14-09-06



Editorial

DE LA INDECENCIA DE 'EL PAIS' A LA REGLA DE TRES DE RUBALCABA


No es fácil encontrar en los anales del periodismo español una manipulación tan zafia, grosera y deontológicamente repugnante como la tergiversación de ayer de El País de una conversación de Suárez Trashorras para hacer creer a sus lectores que EL MUNDO había pagado al ex minero asturiano por sus declaraciones a este periódico. Ello es rotundamente falso. Y, después de tal ejercicio de sensacionalismo barato, el periódico de Polanco se permitía además el lujo de tacharnos de «amarillismo».

Esa es precisamente la práctica en la que ha incurrido El País al presentar como una confesión de Trashorras sobre la entrevista realizada hace pocos días lo que era una conversación con sus padres, grabada en marzo de 2005, en la que suponía -en tono indignado- que este periódico había pagado a Nayo por unas declaraciones en las que repetía lo que ya había dicho con anterioridad.

Presentar una simple suposición sobre otra persona, formulada hace año y medio, como la prueba de que Trashorras ha cobrado ahora dinero de EL MUNDO pone de relieve la absoluta quiebra de las normas periodísticas y éticas con las que opera El País, al que retamos para que pruebe sus falsas afirmaciones.

No vamos a caer en la trampa de debatir la relación de este periódico con sus fuentes porque ello es muy secundario y nos apartaría de lo esencial, que tampoco está en la conducta del diario de Polanco ni en el necio seguidismo de algún colega en patética decadencia. Lo esencial es que la filtración de esa conversación demuestra el interés del Ministerio del Interior -que es de donde ha salido- por enturbiar los trabajos de investigación de EL MUNDO sobre el 11-M y el encomiable empeño del PP en exigir respuestas en el Parlamento.

Enfangar el campo

Dicho con un símil futbolístico, Rubalcaba pretendió enfangar el campo de juego, horas antes de tener que responder a la interpelación parlamentaria presentada por el PP sobre las incógnitas que persisten en torno a la masacre. Es la misma táctica empleada por los Gobiernos de González, cuando la propaganda oficial intentaba contrarrestar las averiguaciones de este periódico con contraprogramaciones, manipulaciones o falsedades como las cartas portuguesas, las declaraciones de Sancristóbal en TVE -con alusiones al director de EL MUNDO idénticas a las que hizo ayer Rubalcaba-, las fotos de Perote y Mario Conde o las distintas variantes de «la teoría de la conspiración».

Hay que insistir en que EL MUNDO no ha pagado ni un sólo céntimo a Trashorras, pero lo sustancial no es esto sino si el ex minero ha dicho la verdad al margen de sus motivaciones, sobre las que siempre cabría especular.

Lo que importa no son los móviles de Trashorras ni de cualquier otra persona que tenga algo que aportar sobre el 11-M. Lo que importa es el contraste de su versión de los hechos con los testimonios, informes policiales y datos que obran en el sumario. Ahora mismo pagaríamos cualquier suma a nuestro alcance si ello contribuyera decisivamente a averiguar de forma lícita la verdad sobre aspectos sustanciales de lo ocurrido que el propio juez instructor dice desconocer.

En su respuesta a la comedida interpelación presentada por Eduardo Zaplana, que fundamentalmente se limitó a recordar las principales incógnitas sobre los atentados, el ministro del Interior reaccionó con una catarata de descalificaciones sobre la labor de la oposición, a la que acusó de carecer de ética y de sentido común, de actuar de forma «inmoral», de caer en «el delirio», de practicar «el todo vale» y casi cualquier otro exceso.

Rubalcaba llegó a comparar la estrategia política del PP sobre el 11-M con los afanes de un grupo de iluminados que acusan a Bush de haber montado los atentados de las Torres Gemelas. Pero eludió responder a las preguntas formuladas por Zaplana con el argumento de que el PP está intentando sembrar la duda sobre las actuaciones de las Fuerzas de Seguridad y del juez.

El ministro del Interior acusó el golpe cuando Zaplana en una réplica vibrante y cargada de dignidad le reprochó que su actual conducta le recordaba mucho su actuación como ministro en el último Gobierno de González, cuando intentaba tapar la responsabilidad de la cúpula de Interior en los GAL.

¿Cuál es ahora la 'X'?

Y eso es lo que Rubalcaba hizo ayer en el Parlamento: en lugar de responder a las preguntas formuladas por Zaplana sobre los explosivos, las contradicciones de Sánchez Manzano, la mochila de Vallecas, la furgoneta Kangoo y otras cuestiones, el ministro se lanzó a un temerario juicio de intenciones sobre el PP, al que acusó de no aceptar los resultados electorales y de alentar la teoría de la conspiración.

Plantear preguntas que carecen de respuesta tan elementales como dónde están los análisis de los restos hallados en los focos de las explosiones no es fabular sobre una conspiración universal, como afirmó Rubalcaba, sino cumplir con una obligación hacia la ciudadanía y las víctimas.

Ayer, Rubalcaba se puso en evidencia al intentar ridiculizar con una mezcla de ocurrencias y tontos chascarrillos a una oposición que se había limitado a ejercer ese deber. La desmesura de sus ataques y la bajeza de sus reproches pone en evidencia que el Gobierno se ha puesto nervioso con las revelaciones de este periódico. Flaco favor le ha hecho este ministro a Zapatero.

Rubalcaba dijo ayer sobre Zouhier, Lavandera y Trashorras lo mismo que decía hace 12 años sobre Amedo, Domínguez y Perote, a los que intentó presentar también como los instrumentos de una conspiración para desacreditar al Gobierno. El tiempo puso las cosas en su lugar y demostró quién decía la verdad.

Si aplicamos una regla de tres sobre las reacciones gubernamentales de entonces y de ahora y sobre lo que sucedió con los GAL y los atentados del 11-M, cabría preguntarse cuál es la «X» que pretende encubrir Rubalcaba.


Lea mas

This page is powered by Blogger. Isn't yours?