Banner QSVTV

 

 

   La paz sin honor no es paz, es rendición.

 
Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters

        

  Image hosting by Photobucket

    Escribeme

   
 

   Prensa Digital 
Apycom Java Applets
Links solidarios
Apycom Java Applets

Links 

Apycom Java Applets
Otras  bitácoras
Archivos




28.8.04

 

La policía localizó más de 200 huellas en la vivienda de los suicidas en Leganés

 

28-08-04

11-M

La policía localizó más de 200 huellas en la vivienda de los suicidas en Leganés


Tres de ellas pertenecen a Allekema Lamari, sospechoso de ser el séptimo terrorista suicida


MADRID.- La policía ha encontrado 217 huellas dactilares en el piso de Leganés en el que, el 3 de abril, se suicidaron siete terroristas relacionados con los atentados del 11-M, entre ellas tres del argelino Allekema Lamari, del que la policía sospecha que es el único aún sin identificar.

EL MUNDO informó en su edición de ayer de que las huellas de Lamari habían sido localizadas en el piso de Leganés y que éste era el primer dato cierto que implicaba a Lamari con los atentados del 11-M.
(.../...)

Según informa Efe, el Servicio Automático de Identificación Dactilar del Cuerpo Nacional de Policía (SAID) está analizando las más de 200 huellas detectadas en la vivienda en la que los siete terroristas islamistas se suicidaron al hacer estallar los explosivos de los que disponían, causando además la muerte de un agente del Grupo Especial de Operaciones (GEO). Dos de las tres huellas de Lamari, el supuesto séptimo suicida, se corresponden con su dedo pulgar de la mano izquierda y se encontraban en un libro, mientras que la tercera, del dedo pulgar de la mano derecha, estaba en otro.

Estas tres huellas fueron identificadas por los especialistas el pasado día 24, de lo que informó ayer este periódico. De esta forma, según las fuentes consultadas, las sospechas policiales sobre la identidad del séptimo suicida de Leganés se ven reforzadas y apuntan con fuerza hacia Lamari.

Ya el pasado lunes, el nombre de Lamari fue citado ante el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo por uno de los dos detenidos el pasado día 20 en Valencia, el ciudadano sirio Safwan Sabagh, quien admitió haber mantenido contactos con él. Sabagh, quien ha quedado en libertad, dijo haber enviado a Lamari en 1998, cuando éste se encontraba en prisión preventiva acusado de pertenecer GIA, un libro de rezos coránicos que luego fue encontrado entre los escombros del piso de la calle de Carmen Martín Gaite, en el barrio de Leganés Norte.

Los números de teléfono fijo y móvil de Sabagh fueron encontrados en una anotación manuscrita hallada en el interior del vehículo Skoda Fabia localizado el pasado 13 de junio en Alcalá de Henares, circunstancia que fue explicada por el ciudadano sirio diciendo que se los había facilitado hace tiempo a Lamari.

Safwan Sabagh afirmó ayer que ha pasado un «mal trago» y aseguró que su «deber» va a seguir siendo «ayudar a todos los musulmanes inocentes presos en las cárceles». Sabagh, que volvió a regentar el comercio que tiene en la avenida del Puerto de Valencia, se mostró «muy emocionado» al tiempo que «contento de estar otra vez en libertad», aunque dijo estar convencido de que saldría de la carcel «en cualquier momento, porque es inocente».

Por otra parte, el abogado estadounidense Brandon Mayfield, detenido por error en relación con los atentados del 11-M, ha interpuesto una querella judicial contra el Gobierno de Estados Unidos. En mayo pasado, Mayfield fue detenido bajo una orden judicial que lo calificaba como testigo material, una figura legal en EEUU por la cual una persona, aunque no sea sospechosa de complicidad en un crimen, puede quedar recluida por tiempo indeterminado si se cree que tiene información que permitirá aclarar un crimen.

Según el FBI, sus huellas coincidían con una huella obtenida por la policía española en una bolsa con detonadores hallada tras los atentados. Sin embargo, investigaciones posteriores de la Policía española demostraron que no eran las del abogado sino las de un ciudadano argelino.




Lea mas

27.8.04

 

La Policía Científica localiza una huella de Allekema Lamari en un libro del piso de Leganés

 

27-08-04

11-M / LA INVESTIGACION

La Policía Científica localiza una huella de Allekema Lamari en un libro del piso de Leganés

Es el primer dato que situaría al argelino en uno de los escenarios donde estuvieron los terroristas - La Audiencia espera el ADN de su familia para compararlo con los restos del séptimo suicida

FERNANDO LAZARO

MADRID.- La Policía ha logrado encontrar la primera prueba material que vincula al ciudadano argelino Allekema Lamari con la vivienda de la calle de Carmen Martín Gaite, donde se suicidaron los terroristas autores de la matanza del 11-M.
(.../...)

Según explicaron a EL MUNDO fuentes policiales, en uno de los libros recuperados tras la explosión del 3 de abril, cuando se suicidaron los siete terroristas y asesinaron a un agente de los GEO, los especialistas de Policía Científica localizaron una huella dactilar que corresponde a Lamari.

Es la primera prueba material de Lamari en alguno de los escenarios relacionados con la masacre de Madrid. Hasta la fecha, la presunta vinculación de este ciudadano argelino con los atentados se circunscribía a los informes elaborados por el Centro Nacional de Inteligencia, que le señalaban como el posible séptimo suicida cuya identidad aún está por ser confirmada oficialmente.

Desde que se produjo la explosión, los agentes de la Policía Científica han estado realizando estudios sobre todos los elementos encontrados en dicha vivienda. Entre ellos, había restos de un libro. En éste, los agentes localizaron una huella que fue contrastada en el Sistema Automático de Identificación Dactilar. Posteriormente, también se buscó la identidad en la base de datos de huellas anónimas. El hecho de que Lamari ya hubiera sido detenido por la Policía en 1997 facilitó esta identificación.

Según explicaron fuentes de la investigación, el informe elaborado por la Policía Científica sobre la huella del libro de Leganés fue culminado el pasado martes, día 24. Hasta la fecha, sobre el séptimo suicida sólo existían los restos encontrados en la vivienda de Leganés y en el vehículo Skoda Fabia localizado el pasado 13 de junio en las inmediaciones de la estación de tren de Alcalá de Henares.

La Audiencia Nacional está a la espera de recibir muestras de ADN de la familia de Lamari para que la Policía Científica pueda compararlas y determinar definitivamente si pertenecen a los restos del séptimo suicida.

Allekema Lamari ya fue detenido en 1997, en Valencia, en una operación policial contra una célula del Grupo Armado Islámico (GIA). En junio de 2004 fue condenado por la Audiencia Nacional a 14 años de prisión por pertenencia a banda armada. Esta condena fue, posteriormente, rebajada a nueve años y medio por el Tribunal Supremo, en junio de 2002, al considerar que la Audiencia no había motivado suficientemente las razones por las que imponía las penas más graves previstas.

Entonces, el Supremo estimó los recursos de los acusados y condenó a nueve años y seis meses de cárcel a Allekema Lamari, Bachir Belhakem, Noureddine Salin Abdoumalou, Abdelkrim Bensmail, Mohamed Amine Akli y Soubi Kunic, por los delitos de pertenencia a banda armada, falsificación de documentos y tenencia ilícita de armas con finalidad terrorista.

Lamari llegó a España el mismo año en que fue detenido. Fijó su residencia en Tudela (Navarra). Su misión era crear en la zona de Levante una infraestructura para el GIA. Dos meses después de llegar, fue detenido. En junio de 2002, tras la decisión del Supremo, salió de la cárcel y volvió a Tudela. Es allí donde se le perdió la pista.

El Centro Nacional de Inteligencia (CNI) advirtió ya de la posibilidad de que Lamari fuera el séptimo suicida. Según los analistas del centro, este argelino abandonó la prisión, tras cumplir su condena, mucho más radicalizado de lo que había ingresado. Sus sentimientos hacia lo occidental eran de completo y absoluto rechazo. Su radicalismo era absoluto. Los analistas del CNI creen que Lamari fue uno de los organizadores del 11-M. Según estos analistas, existía el pleno convencimiento de que Lamari, tras salir de prisión, intentaría vengarse por su encarcelamiento.




Lea mas

23.8.04

 

Una intervención no casual

 

23-08-04

LA INVESTIGACION DEL 11-M

Una intervención no casual


EL MUNDO

El hecho de que, según Del Olmo, en estas investigaciones llevadas a cabo por un juzgado de Parla y seguidas por otro de Alcalá de Henares se hubieran autorizado escuchas a uno o varios de los implicados en el 11-M convierte prácticamente en inverosímil la tesis policial según la cual la decisión de intervenir el teléfono de Zouhier el 11-M no tuvo nada que ver con los atentados.

Todo sugiere, por el contrario, que entre las llamada grabadas a El Gnaoui y a 'El Chino' hubiera conversaciones con el propio Zouhier o alusiones a él y que los policías que conocían el contenido de estas grabaciones, trabajando en un juzgado como el de Alcalá que estaría en estado de shock tras los atentados, relacionaran una cosa con otra e intervinieran entoces el teléfono de Zouhier.

Todo ésto probaría que Zouhier estaba simultáneamente en contacto con los terroristas del 11-M y sus controladores de la Unidad Central Operativa con los que mantuvo 15 conversaciones los días previos a los atentados del 11-M.



Lea mas

 

El albañil que preparó el 'zulo' para la Goma 2 en Morata

 

23-08-04

OTMAN EL GNAOUI / Encarcelado por el 11-M

El albañil que preparó el 'zulo' para la Goma 2 en Morata



Los investigadores lo tuvieron claro desde el principio. El juez, también. La implicación de Otman El Gnaoui, nacido en Tetuán en abril de 1974, en la preparación de los atentados del 11-M es clara y meridiana. Pero es que, además, algunos de los testigos que están en la causa le han identificado como uno de los terroristas que colocaron los artefactos explosivos en los trenes madrileños.Este dato aún no está cerrado policialmente.
(.../...)

Su cercanía y amistad con El Chino fue una de las claves para que los investigadores lograran situarle en la elaboración y en la preparación de la matanza. De hecho, el análisis de las llamadas de El Chino permitió centrar más a El Gnaoui. Pero es que, además, como ya relata el juez, su teléfono estaba intervenido dentro de una causa que se seguía por narcotráfico.

Pero El Gnaoui no fue un mero espectador. Según las investigaciones policiales, su intervención tanto en la obtención de los explosivos en Asturias utilizados en la matanza como la habilitación de la finca de Morata de Tajuña para la recepción de la Goma 2 fueron clave.

Fue detenido el 30 de marzo en Madrid. Su primera declaración ante el juez del Olmo, inicialmente prevista para el 1 de abril, fue aplazada al día 2. Esa tarde, el juez ordenó su ingreso en prisión incondicional e incomunicada.

El Gnaoui, al que el magistrado imputó un delito de colaboración o pertenencia a organización terrorista, explicó en su declaración que trabajaba como albañil en la finca de Morata de Tajuña (Madrid) y destacó que la semana del atentado Jamal Ahminan, El Chino le dijo que no fuera por la casa.

Pero fue requerido una segunda vez por el instructor para tomarle de nuevo declaración. El 17 de junio el juez le preguntó sobre la documentación falsa que utilizaba El Chino, esa documentación a nombre de un ciudadano belga que el jefe de la célula mostró a la Guardia Civil cuando fue interceptado el 19 de febrero cuando trasladaba la Goma 2 desde Asturias a Madrid.

El juez tiene claro que El Gnaoui participó activamente en el traslado de los explosivos. Es uno de los tres terroristas que viajó por la carretera de Burgos el día 29 desde Madrid con la Renault Kangoo para recibir la Goma 2 del convoy que dirigía El Chino.

Pero, además de trasladar el explosivo a la finca de Morata de Tajuña, sus técnicas de albañilería fueron las que permitieron a los terroristas islamistas disponer de un zulo en dicha finca, donde almacenaron los explosivos. Fue allí mismo y probablemente con la colaboración de Otman el Gnaoui donde se prepararon las mochilas bomba utilizadas en los atentados.




Lea mas

 

La Policía grabó órdenes de 'El Chino' el día que trasladaban la dinamita

 

23-08-04

LA INVESTIGACION DEL 11-M / Recogió las conversaciones en las que 'El Chino' y Otman el Gnaoui organizaban el traslado de la Goma 2 / Los explosivos fueron trasvasados a la furgoneta de Alcalá en la provincia de Burgos

La Policía grabó órdenes de 'El Chino' el día que trasladaban la dinamita


Según el último auto del juez Del Olmo antes de que se interviniera el teléfono de Zouhier ya se habían pinchado con autorización judicial los de «otros presuntos implicados» en el 11-M - Uno de los teléfonos intervenidos era el del miembro del comando de Leganés Otman el Gnaoui, a quien se le grabaron numerosas conversaciones con 'El Chino' en el mes de febrero - Entre ellas hay varias de los días 28 y 29 de febrero en las que 'El Chino' indica a Gnaoui que acuda con una «furgoneta» al encuentro de los coches que traían los explosivos desde Asturias

FERNANDO LAZARO

MADRID.- La Policía grabó conversaciones al menos a dos de los integrantes del comando terrorista autor de la matanza del 11-M durante los días 28 y 29 de febrero en los que realizaron el viaje a Asturias para transportar dinamita a Madrid.
(.../...)



Concretamente, en una de esas conversaciones, Jamal Ahmidan, El Chino, le habla a su cómplice Otman el Gnaoui de que tiene que utilizar una «furgoneta», recoger con ella a otro miembro de la llamada célula de Morata y trasladarse con él hacia Burgos para reunirse con los ocupantes de dos automóviles que se dirigían allí desde Asturias. En uno de estos vehículos viajaba El Chino y el propósito de ese encuentro no era otro que trasladar la dinamita cargada en un Volkswagen Golf y en un Toyota Corolla a la furgoneta Kangoo que llevaría el material, primero a Morata de Tajuña y luego, repartida ya en mochilas bomba, a las inmediaciones de la estación de Alcalá de Henares.

Así se deduce del último auto del juez Del Olmo, entregado a la Comisión Parlamentaria que investiga el 11-M el mismo día en que se produjo la polémica declaración del coronel responsable de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, Félix Hernando. Este extremo del auto había pasado inadvertido como consecuencia del alud informativo provocado por la comparecencia de Hernando y de los políticos en la Comisión Parlamentaria.

Concretamente, el juez revela por primera vez en este auto que las investigaciones autorizadas por dos juzgados de Madrid (Parla y Alcalá de Henares) en relación con un caso de tráfico de drogas, «no sólo se intervino el teléfono de Rafá Zouhier, sino que se estaba produciendo la intervención de teléfonos de otros presuntos implicados, o que en los citados teléfonos intervenían o eran mencionados».

Aunque el juez habla en plural, luego sólo pone un ejemplo, la intervención del número 606547560, utilizado por Otman el Gnaoui.El juez revela a continuación que como consecuencia de esta intervención la policía tuvo conocimiento de varias de las actuaciones de los terroristas. En concreto relata conversaciones mantenidas entre El Gnaoui y Jamal Ahmidan, El Chino, uno de los máximos responsables de la célula terrorista que se suicidó en el piso de Leganés. Ambos hablan de un pasaporte falso, de la utilización de una fotografía para ese pasaporte y, finalmente, el detalle de cómo convergía la caravana de los que venían desde Asturias (Jamal Ahmidan, Mohamed Oulad y Abdenabi Kounjaa) con los que salían desde Madrid a su encuentro, El Gnaoui, Rachid Oulad Akcha y Asrih Rifaat Anouar. El juez relata cómo el 17 de junio, en la declaración prestada por El Gnaoui, «se le pone en evidencia una conversación en la que el imputado habla de que conocía que Jamal Ahmidan tenía 'papeles' de Bélgica».

El pasaporte falso utilizado por Jamal Ahmidan cuando alquiló la finca de Morata de Tajuña en enero de 2004, y el que presentó cuando fue parado por la Guardia Civil el 29 de febrero de 2004 cerca de Burgos (el día del traslado de los explosivos) es un pasaporte belga a nombre de Youssef Ben Salah», según el auto.

En su escrito, Del Olmo también relata otra conversación mantenida el 17 de febrero de 2004 entre Jamal Ahmidan y Otman El Gnaoui.El Chino le pregunta «si sería capaz de acudir a una comisaría de policía y denunciar que le habían sustraído o le habían robado la documentación», indica el auto. En la entrada y registro de la vivienda del domicilio de Hicham y Hamid Ahmidan, familiares de El Chino, la policía encontró la documentación de Otman El Gnaoui falsificada y con la fotografía de Jamal Ahmidan.

En su escrito, el juez detalla también conversaciones mantenidas entre El Gnaoui y Ahmidan los días 28 y 29 de febrero, fechas en las que se produce el transporte de los explosivos desde Avilés a Madrid. Estas conversaciones quedaron recogidas en las grabaciones policiales autorizadas por el Juzgado de Alcalá.

Según se desprende de esas grabaciones, «El Ganoui mantiene conversaciones con Jamal Ahmidan refiriéndose a una furgoneta [la Kangoo] y, en concreto, el día 29». Ese día también hablan ambos, y del diálogo se desprende que Gnaoui «tenía que recoger a otros implicados de la célula de Morata y trasladarse con ellos hacia Burgos».Como consecuencia de esta conversación, y según recoge Del Olmo en su escrito, Gnaoui siguió las instrucciones de El Chino y fue junto a Rachid Oulad Akcha y Asrih Rifaat Anouar (otros de los terroristas que se suicidaron en Leganés) «a la búsqueda de los dos vehículos que bajaban desde Asturias por la carretera de Burgos».

Esto se ha podido comprobar no sólo gracias al «control de los teléfonos» -según reza el auto de Del Olmo-, sino también por la declaración de uno de los detenidos por el transporte de la Goma 2, el menor Gabriel Montoya, y por «otras diligencias complementarias derivadas de intervenciones telefónicas efectuadas por Udyco-Madrid (Juzgado de Instrucción de Alcalá de Henares)»

Según la información obtenida gracias al pinchazo de los tres teléfonos móviles, el único momento en el que los usuarios de los celulares confluyen en un punto geográfico (ver gráfico adjunto) es en el área comprendida entre los municipios de Burgos capital y la población también burgalesa de Oquillas. Como, según se desprende del auto, los explosivos entraron en Madrid cargados en la furgoneta Renault Kangoo, cabe deducir que los terroristas realizaron el trasvase de la Goma 2 del Golf (que los traía de Asturias con el Toyota Corolla como lanzadera) a la furgoneta en esa zona, probablemente en un área de descanso.

La Renault Kangoo fue localizada el mismo 11-M, tras los atentados, en las inmediaciones de la estación de tren de Alcalá de Henares.Fue de la que salieron los autores materiales con el explosivo en mochilas y bolsas de deporte para subirse a los trenes de la muerte.






Lea mas

This page is powered by Blogger. Isn't yours?