Banner QSVTV

 

 

   La paz sin honor no es paz, es rendición.

 
Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters

        

  Image hosting by Photobucket

    Escribeme

   
 

   Prensa Digital 
Apycom Java Applets
Links solidarios
Apycom Java Applets

Links 

Apycom Java Applets
Otras  bitácoras
Archivos




6.1.07

 

El proceso, de cuerpo presente

 

06-01-07



EL CORREO CATALAN

El proceso, de cuerpo presente


ARCADI ESPADA

Querido J:

Pasé los dos últimos días del año con la nariz pegada al ordenador, acabando un trabajo. Sobre las nueve y media sonaron las campanillas que anunciaban una fuerte explosión en Barajas. A partir de entonces estuve muchas horas atento a todo lo que se contó. El 30 era sábado. Había más gente en los aeropuertos que en las ciudades. Tenía esparcidos sobre la mesa los periódicos de papel del día. En todas las portadas destacaba la frase del presidente Zapatero: «En un año estaremos mejor que hoy». Hoy. ¿Cuál era el hoy? ¡Cómo temblaba un adverbio tan sólido! Los mismos periódicos, en su versión digital, anunciaban que ETA se estaba haciendo cargo de la bomba de Barajas. Porque era una bomba, y había explotado en el aparcamiento. Uno volvía al diario de papel y encontraba diálogos estremecedores: «Es de sentido común afirmar que se está mejor cuando hay un alto el fuego permanente de ETA que cuando había bombas, como en las Navidades de hace un año. Algún parámetro de objetividad tiene que haber en democracia y en este terreno la hay», decía el periódico en boca de Zapatero. «El presidente ha perdido el sentido de la realidad», declaraba el portavoz Acebes.
(.../...)

Las informaciones sobre la bomba de la T-4 eran, a pesar de todo, bastante tranquilizadoras. En alguna de ellas se decía, incluso, que el artefacto había sido explosionado por la Policía. En otras que la Policía había controlado la explosión. ¿Heridos? Algunos, pero todos leves. La destrucción, sin embargo, parecía más importante a medida que pasaba el tiempo, y ya se hablaba de que el aeropuerto había sufrido graves daños. Para la una estaba previsto que el ministro Rubalcaba diera explicaciones. Pero su presencia se retrasó más de 20 minutos. Cuando apareció ante los periodistas habían pasado cinco horas y media desde las dos llamadas que anunciaron la colocación de la bomba y una hora menos desde la explosión. El paisaje informativo estaba dominado por las consecuencias políticas de la acción terrorista, el caos en el tráfico aéreo y los daños en un lugar tan nuevo y tan bello como la T-4. Hasta que el ministro reveló, y no lo hizo al arrancar su discurso, sino casi en passant, que había un desaparecido. No añadió más datos. Repitió que no quería hacer especulaciones. En un momento dado tuvo, sobre las especulaciones, un ataque de humor negrísimo: «Si uno mira la prensa de ayer se dará cuenta hasta qué punto se hacen especulaciones». La prensa de ayer era la de hoy, pero el ministro acertaba. Acertó también al decir: «No me esperaba esto». Esperar es un verbo con polaridad positiva. Se espera lo bueno y se teme lo malo. Por ese rasgo semántico cuando alguien dice «no me esperaba esto de ti», sabemos que la traición, cualquiera que sea, se ha producido. Para que haya traición debe haber confianza. Ahora sabíamos, gracias al patético verbo de Rubalcaba, que el Gobierno confiaba en ETA.

La desaparición era una noticia inesperada. Esto es lo primero que quiero decirte. Se había producido una explosión de cientos de kilos de dinamita en un lugar público ¡y nos parecía una noticia inesperada! Era también tardía: aunque no lo parezca, en un atentado lo principal son los muertos y el rastro verídico de muerte había tardado más de cuatro horas en aparecer. ¿Recuerdas algún atentado en que se tardara tanto en saber lo esencial? No lo recuerdas. Naturalmente todos los atentados son diferentes, y es difícil aplicar protocolos de obligado cumplimiento. Como los que se le exigieron del 11 al 14 de marzo del año 2004 al ministro Acebes, de informar en directo y saberlo todo sin vacilación ni duda, y ante el notario de las urnas, en menos de 72 horas, ante la matanza del sur de Madrid. Me pregunto si Rubalcaba («los españoles se merecen un Gobierno que no les mienta») se habrá mirado estos días de la T-4 al espejo; al fondo del espejo del tiempo, quiero decir.

Por último, convenía fijarse en la palabra que usó el ministro y que usamos todos de inmediato: desaparecidos. ¿Te parece correcta, técnicamente hablando? Observa todo lo que hay debajo. El desaparecido del que hablaba el ministro se llamaba Diego Armando Estacio. Acompañado de su novia, Verónica, fue a Barajas a recoger a la semi suegra. Los dos jóvenes venían de una fiesta. Conduciendo su Clio blanco entró en el aparcamiento de la T-4 y mientras la novia iba en busca de su madre él se quedó en el coche para echar un sueño eterno. En cuanto la novia supo lo que había pasado, y fue enseguida, se lo comunicó a la Policía. ¿Desaparecido? Sí, desaparecido. Pero también sepultado o enterrado bajo los escombros. Ninguna de esas dos palabras apareció. Durante muchas horas me pregunté por qué el discurso mediático, siempre tan presto a la emulsión sentimental, no se centraba en la búsqueda bajo los escombros de los desaparecidos. Es simple: la palabra no estaba en circulación y no podía iluminar con su foco ese camino argumental. El lugar de un desaparecido es incierto y abstracto. Un no lugar. Pienso en esa novia, desencajada ante la Policía. Sé que al principio las autoridades dudaron de su relato. Querría saber por qué: no hablaba de oídas: había dejado a su chico en el coche. Pienso en si habrían dudado de un relato mío, yo, con mi peso específico.

No se me oculta que era una ocasión idónea para ser un desaparecido. Un sábado, temprano, finales de año. Un sábado sin los titulares en las radios y con la máquina de los periódicos aplazada hasta la tarde. (¡Si hasta tuvo que dar primero la noticia la CNN norteamericana a fin de que las cadenas españolas se espabilaran!) Un joven ecuatoriano. Y la evidencia de que un desaparecido permitía ganar tiempo. Mientras se buscaba, se buscaba también qué decir sobre la continuidad de la negociación con los terroristas. Los muertos llegarían suavemente, días después, pero aún no estaban en el centro del escenario. Hasta la aparición de Rubalcaba, durante varias horas, ni siquiera se mencionó la posibilidad de su aparición. Es muy sorprendente. Como lo prueban los muertos, el desalojo de cuatro plantas de un aparcamiento, en poco menos de una hora y bajo la presión de un estallido inminente, no es un asunto fácil. Había muchos datos por los que era lógico preguntarse por los muertos. Y alguno menos obvio, pero aún hoy inquietante: el hecho de que algunos vagabundos tuviesen la costumbre de pasar la noche en los sótanos de la terminal, a pocos metros del aparcamiento. Los muertos determinaban en qué tiempo estábamos. Ya no era en el alto al fuego, desde luego. Pero aún podríamos estar en aquella drôle de guerre, que arrancaba del 30 de mayo del 2003 cuando ETA asesinó a dos policías en Sangüesa, el último asesinato. Una bomba sin muertos no liquidaba la negociación. Como máximo la suspendía. Desconfío en que esa palabra fuese elegida por el presidente del Gobierno como correlato de desaparecidos. Cuando oigo hablar al presidente del Gobierno pienso que escoge las palabras como si estuvieran en una bolsa, donde mete la mano sin mirar. El presidente es una mano inocente. Pero, aun desconfiando, no puedo resistirme a que observes el apagado resplandor de esos dos eufemismos, uno al lado del otro. Suspensión, desaparición, el limbo de este día 30. Hasta que los ecuatorianos dieron fe de muerte. Resistiéndose a la volatilización que recomendaban en los periódicos los expertos. «Las altas temperaturas del epicentro», decían concretamente, mimetizados en el caso del World Trade Center como Zapatero, filmado con fondo de escombros, quiso mimetizarse días después en Giulani. Y con parecido éxito.

Muertos Estacio y Palate, pero firmes. Por ahora.

Sigue con salud

A.


Lea mas

 

ZAPATERO DEBE ACLARAR AL PARLAMENTO EN QUÉ SE EQUIVOCO

 

06-01-07



Editorial

ZAPATERO DEBE ACLARAR AL PARLAMENTO EN QUÉ SE EQUIVOCO

El presidente del Gobierno, que ha pilotado en persona el diálogo con ETA sin transmitir información ni permitir que sus ministros intervinieran -a excepción del de Interior-, puede haber caído en la cuenta de que ese personalismo no le servirá de ahora en adelante, una vez que la banda terrorista ha dinamitado su proceso de paz. Casi una semana después del atentado de la T-4 -más vale tarde que nunca- Zapatero se reunió ayer en La Moncloa durante tres horas con los dos vicepresidentes, los ministros de Interior y Exteriores, y los máximos responsables de la Seguridad y del CNI. Este gabinete de crisis trató la situación creada por el brutal atentado y, si hemos de tener en cuenta la autocrítica que ayer esbozó el secretario de Organización, la reunión habría servido para analizar qué fallos cometió el Gobierno en sus contactos con la banda para que la furgoneta bomba les pillara de sorpresa.

Después de unos días en los que José Blanco había «negado la mayor», sin querer admitir que el Gobierno se hubiera equivocado en la gestión del proceso, el número tres del PSOE reconoce ahora que «la información de la que disponía el Gobierno no se correspondía con la voluntad de ETA», por lo que concluye que «había un problema de información o de interlocución». No está mal que la dirección socialista reconozca lo obvio.
(.../...)

De la reunión del gabinete de crisis salió la fecha de la comparecencia de Zapatero en el Congreso, que se producirá la semana del 15. También en esto se aprecia un cambio de posición en el PSOE, puesto que cuando Rajoy la reclamó, el portavoz socialista le respondió que nadie exigió a Aznar que explicara ante el Parlamento la ruptura de la tregua de 1999. Al fijar su comparecencia para dentro de diez días, Zapatero quiere sin duda darse un tiempo para poder dar explicaciones creíbles de los fallos «de información y de interlocución» que le llevaron a él mismo a anunciar que la situación mejoraría este año, un día antes del atentado. Es evidente que Zapatero debe aclarar ante el Parlamento de dónde procedía su optimismo o si alguien le engañó, puesto que fue en el Congreso donde anunció solemnemente el comienzo del diálogo con la banda basado en la resolución que él mismo impulsó. Por eso resulta extraño que haya tardado una semana en anunciarlo, un retraso sólo imputable a la sensación de desconcierto y parálisis que el Gobierno ha transmitido a la opinión pública desde el día del atentado.

Mientras tanto, se avecina un problema llamado Ibarretxe con el que Zapatero tendrá que lidiar. El lehendakari ha visto en el atentado una forma de recuperar el protagonismo de la peor manera posible, reuniéndose con Otegi en Ajuria Enea, a pesar de que el presidente de su partido ha sido contundente al criticar la actitud de los portavoces de la formación ilegalizada. Imaz cree que no se puede seguir dialogando con los proetarras en las mismas condiciones. Ibarretxe, además ha convocado una manifestación para el sábado 13 con el lema «Por la paz y el diálogo», que ya ha sido rechazada por el PSOE y el PP. Veremos qué hace Imaz.


Lea mas

 

Zapatero reúne su 'gabinete de crisis' para analizar qué ha fallado con ETA

 

06-01-07



ETA VUELVE A MATAR / El presidente se reunió ayer durante tres horas con varios ministros y responsables de la seguridad para analizar la nueva situación / El Congreso decidirá el martes convocar un Pleno extraordinario

Zapatero reúne su 'gabinete de crisis' para analizar qué ha fallado con ETA


AGUSTIN YANEL

MADRID.- José Luis Rodríguez Zapatero no va a acudir al Congreso de los Diputados al menos hasta dentro de 10 o 12 días, para hablar de la situación que se ha creado tras la ruptura del «alto el fuego permanente» por parte de ETA e informar de la estrategia que quiere llevar a cabo a partir de ahora contra el terrorismo.

El presidente ha estimado que su comparecencia no debe producirse antes de que concluyan las reuniones entre el ministro Rubalcaba y los grupos parlamentarios a partir del martes próximo.

Ayer, Rodríguez Zapatero presidió un gabinete de crisis durante tres horas en el Palacio de La Moncloa. En la reunión estaban presentes varios miembros del Gobierno y los responsables de la Seguridad, para analizar el atentado cometido por ETA después de tres años y medio sin causar víctimas mortales y para ver qué ha fallado.
(.../...)

Por su parte, el lehendakari Ibarretxe se reunió con Arnaldo Otegi y convocó una manifestación «por la paz» que rechazan PSOE y PP.

El presidente del Gobierno reunió ayer a su gabinete de crisis, encuentro al que asistieron la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega; el vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes; los ministros de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, y del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba; el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, y los directores del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Alberto Sáiz, y del gabinete del presidente, José Enrique Serrano, quienes abordaron con Rodríguez Zapatero la nueva situación.

El jefe del Ejecutivo fue informado con detalle de los trabajos que se llevaron a cabo ayer en el lugar del atentado -el aparcamiento de la T-4 de Barajas- para recuperar el cadáver de la segunda víctima mortal, que al cierre de esta edición estaba a punto de ser recuperado, así como de las medidas de seguridad que se han puesto en marcha después de este atentado de ETA.

Tras esa reunión, la Presidencia del Gobierno informó de que Rodríguez Zapatero va a comparecer en el Congreso de los Diputados en la semana que comenzará el próximo 15 de enero para debatir este asunto.

El presidente tiene previsto un viaje oficial a Japón entre los días 16 y 18 de enero, que probablemente tendrá que ser retrasado algún día según la fecha que el Congreso de los Diputados establezca para su comparecencia en el Pleno.

En la dirección del PP consideran que la comparecencia de José Luis Rodríguez Zapatero debe ser urgente, pero la mecánica parlamentaria, por una parte, y la decisión del presidente de esperar a las reuniones del ministro Pérez Rubalcaba con los distintos grupos del Congreso, por otra, harán que no acuda con tanta urgencia.

La fecha de su comparecencia debe ser decidida por la Diputación Permanente del Congreso, el órgano que sustituye al Pleno durante los periodos en que no se celebran sesiones ordinarias, como en enero.

El PP solicitó el miércoles que se reúna la Diputación Permanente, para que convoque un Pleno extraordinario del Congreso en el que Rodríguez Zapatero «dé cuenta de la política antiterrorista del Gobierno» tras el atentado perpetrado por ETA en Madrid.

El presidente del Congreso, Manuel Marín, -que está obligado a convocar la Diputación porque ha sido solicitada por un número suficiente de diputados del PP- acordó que se reúna el martes, día 8.

En principio no parecía probable que prosperase esa petición del Partido Popular para que comparezca José Luis Rodríguez Zapatero, porque los principales grupos de la oposición opinaron que había que esperar a las reuniones que el ministro Pérez Rubalcaba mantendrá con ellos la semana próxima. Además, el portavoz parlamentario del PSOE, Diego López Garrido, recordó que cuando ETA rompió la tregua anterior, en 1999, ellos no pidieron explicaciones a José María Aznar ni solicitaron que diera justificaciones en el Parlamento, lo que hacía prever su voto en contra.

Pero esa situación ha cambiado después porque, como el presidente Rodríguez Zapatero ha decidido acudir al Congreso, los diputados del PSOE y los del resto de los grupos probablemente votarán a favor de convocar un Pleno extraordinario a mediados de este mes, sin esperar a que se reanuden las sesiones ordinarias en febrero.

La Diputación Permanente también debatirá en esa reunión una propuesta que han planteado Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y el Grupo Mixto, para que el Gobierno explique en la Comisión de Economía y Hacienda por qué motivos se va a demorar hasta el año 2009 el nuevo sistema de financiación de Cataluña y de otras autonomías.

Además, en esa reunión también se estudiará otra petición del Partido Nacionalista Vasco (PNV) y de Convergència i Unió (CiU). Estos dos grupos han reclamado que la ministra de Agricultura, Pesca y Alimentación, Elena Espinosa, comparezca este mes en una sesión extraordinaria de la Comisión correspondiente, para que informe de un acuerdo adoptado por la Unión Europea en diciembre pasado referido a la pesca de la anchoa en el mar Cantábrico.



Lea mas

 

Otro Gobierno, otro presidente

 

06-01-07



LA TRASTIENDA

Otro Gobierno, otro presidente


ISABEL SAN SEBASTIAN


El 24 de marzo pasado escribía yo: «Pongamos que dentro del mundo etarra algunos dirigentes jóvenes siguieran la pauta histórica de la banda y exigieran condiciones más duras para abandonar las armas. Por ejemplo, la legalización inmediata de Batasuna y la salida de los presos en un plazo de tres años. Pongamos que los comunicados que conocemos hubieran sido redactados por Josu Ternera sin el acuerdo unánime de sus compañeros. ¿Qué sería de las expectativas suscitadas?».

El 27 de septiembre advertía: «ETA lanza órdagos al presidente del Gobierno, consciente de tenerle bien cogido. La semana pasada, sus pistoleros en Francia celebraron una reunión en la que acordaron darle de plazo hasta finales de octubre para comprometerse personalmente y dar pasos en la dirección que le han marcado (mesa de partidos, acercamiento de presos, legalización de Batasuna y alguna declaración inequívoca de su disposición a reconocer el derecho de autodeterminación) so pena de sufrir las consecuencias políticas de un regreso a los atentados mortales».
(.../...)


¿Puede alguien creerse que una periodista tuviera mejor información que el jefe del Ejecutivo? ¿De verdad ignoraba éste lo que se estaba fraguando o es que se empeñó en cerrar los ojos para que la realidad no le estropeara su proceso?

Los españoles merecemos un Gobierno que no mienta, que no manipule, que no nos ponga a merced de una banda terrorista.

Un Gobierno que se entere de que ETA/Batasuna no es un grupo de radicales díscolos, sino una organización sanguinaria que cumple sus amenazas y que sólo se rendirá ante la firmeza del Estado dispuesto a golpearla con todo el peso de la Ley. O sea; que no se disolverá mientras no pierda la esperanza de alcanzar sus objetivos y se convenzan sus secuaces de que matar únicamente les llevará a la cárcel. Mientras se le sigan regalando balones de oxígeno.

Un Gobierno que garantice nuestra libertad y nos proporcione justicia sin arrastrarse para comprar su «paz». Un Gobierno que otorgue a las víctimas el respeto y gratitud que les debemos y no las ofensas que sufren desde hace meses. Un Gobierno que asuma que su enemigo no es el PP, sino el terrorismo y sus cómplices, entre los cuales destacan quienes comparten los fines separatistas de la serpiente y legitiman con ello sus abominables crímenes, cuyos frutos recogen. Un Gobierno que no confunda los atentados con «accidentes mortales» y los llame por su nombre: asesinatos a sangre fría.

No nos sirve «lo mejor» de Zapatero. Necesitamos otro presidente.


Lea mas

 

Numerosos cargos del PSOE pidieron de nuevo escolta antes del atentado

 

06-01-07



Numerosos cargos del PSOE pidieron de nuevo escolta antes del atentado


MADRID.- El presidente de la Asociación Española de Escoltas (Ases), Vicente de la Cruz, afirmó ayer que a mediados de noviembre, «un grupo numeroso» de cargos del PSOE solicitaron la recuperación de los servicios de escolta y consideró que esto fue debido a que tenían «información que les decía que las cosas no iban bien».

En declaraciones a Europa Press, indicó que el mayor número de altas se dio en el mes de noviembre «y en los días previos al atentado» de Barajas. De la Cruz apuntó que tras el alto el fuego hubo políticos y empresarios que decidieron prescindir de sus escoltas, pero que volvieron a contratar sus servicios más tarde debido a las cartas de extorsión que recibían.
(.../...)

El PSOE exigió ayer mismo a De la Cruz que rectificara de manera inmediata esas afirmaciones, asegurando que «el PSOE y todos sus dirigentes, incluidos los que desarrollan su trabajo en el País Vasco, no han variado su sistema de escoltas y seguridad ni antes, ni durante, ni después de la tregua de ETA».

La respuesta del presidente de ASES- que integra a más de 1.800 escoltas- fue ratificarse en sus palabras, ponerse «a disposición del PSOE», y «ante su evidente falta de información» proporcionarles un listado de las personas que han prescindido de sus escoltas y que en los últimos dos meses la han recuperado».


Lea mas

 

El fiscal pide prisión para cuatro islamistas vinculados al 11-M

 

06-01-07



El fiscal pide prisión para cuatro islamistas vinculados al 11-M


La Policía cree que podrían haber colaborado en la huida de implicados en los atentados Dos de ellos están en régimen de aislamiento


MADRID.- El fiscal de la Audiencia Nacional Miguel Angel Carballo solicitó ayer el ingreso en prisión provisional por delitos de terrorismo de cuatro de los seis islamistas detenidos esta semana en el marco de la operación Sello II, por su supuesta colaboración con los considerados autores materiales del 11-M.


Las declaraciones comenzaron al mediodía de ayer y se prolongaron durante unas cinco horas. Al cierre de esta edición, no se conocía aún la decisión del magistrado, que podría variar respecto a la del fiscal con relación de alguno de los imputados, según informaron fuentes jurídicas a Europa Press.

(.../...)

Los arrestados que comparecieron ante el juez son Taha Seghrouchni, detenido anteayer en Lleida, y otros tres arrestados en Cataluña el miércoles: Zohaib Khadiri, detenido en Santa Coloma de Gramanet (Barcelona); Djilali Boussiri, en Reus (Tarragona), y Nasreddine Ben Laid Amri, en Tarragona.

Del Olmo, que regresó ayer al juzgado tras sus vacaciones navideñas, tendrá que tomar declaración también a los otros dos implicados en la supuesta organización de apoyo al terrorismo islamista: Samir Tahtah, actualmente preso en el penal de El Puerto de Santa María (Cádiz), y Kamal Ahbar, encarcelado en la prisión de Teixeiro (La Coruña). Las mismas fuentes señalaron que es probable que pasen a disposición del titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 el próximo lunes.

Las detenciones y los registros practicados esta semana por la Policía fueron coordinados desde la Audiencia Nacional por el juez Ismael Moreno, quien se encuentra de guardia esta semana. El asunto pasó ayer a Del Olmo, que venía supervisando las investigaciones sobre los implicados.

Tanto Tahtah como Ahbar, detenidos en operaciones anteriores contra el terrorismo islámico, se encuentran en régimen de aislamiento, de manera que están sometidos a un control muy directo por parte de los funcionarios de prisiones. Incluso sus salidas al patio están reglamentadas, por lo que pueden salir muy pocas horas y se relacionan con muy pocas personas.

La Policía cree que Tahtah, Ahbar, Khadiri y Ben Laid Amri podrían haber colaborado en la huida de dos de los presuntos implicados en los atentados de Madrid: Mohamed Belhadj y Mohamed Afala.



Lea mas

 

Llanto por la última víctima de ETA en uno de los lugares más miserables de la Tierra

 

06-01-07



ETA VUELVE A MATAR / Las víctimas

Llanto por la última víctima de ETA en uno de los lugares más miserables de la Tierra


«No te crié para encontrarte así», clamaba la madre ciega de Palate al recibir su cadáver en Ecuador

ISABEL GARCIA. Especial para EL MUNDO

QUITO.- «Yo no te crié para encontrarte así», repetía una y otra vez María Basilia Sailema, la madre de Carlos Alonso Palate, una de las dos últimas víctimas mortales de ETA. Tenía enfrente el féretro de su hijo, aunque no podía verlo. Su ceguera se lo impedía. El pueblo de San Luis de Picaihua, una aldea pobre y mísera situada en el centro andino de Ecuador, lloró ayer la muerte de Palate y más de 200 campesinos, humildes como él, dieron el pésame a su familia.

En San Luis de Picaihua, muchos nunca habían oído hablar de ETA. Hasta ahora no conocían la violencia terrorista, sólo sabían de pobreza y miseria. Pero, el 30 de diciembre de 2006, no sólo se derrumbaron los pilares del aparcamiento de la T-4 del aeropuerto de Barajas, sino también los cimientos de la pequeña aldea de San Luis de Picaihua, en el centro andino de Ecuador.
(.../...)

Durante el velatorio de Palate, su madre María Basilia pedía fuerzas «al señor» para que le ayudara a superar el trance. Vestía toda de negro, con un grueso poncho rodeando su pecho y sin olvidar el típico sombrero que caracteriza a los indígenas de la sierra ecuatoriana.

María Basilia reclamaba apoyo para ella y para sus otros tres hijos, María Angelina, Luis y Jaime. Los dos varones padecen enfermedades, y a todos ellos mantenía Carlos Alonso desde España. Una imagen de Jesucristo y otra del Divino Niño custodiaban el ataúd, aunque María Basilia tampoco podía verlas.

La mujer estaba en el velatorio de su hijo mayor, en el centro de la misma casa de zinc y cemento que Carlos Alonso había levantado con la plata que mandaba de España, pero ella todavía no podía creerlo. «No puede ser, no puede ser...», chillaba a cada rato, mientras decenas de familiares y amigos intentaban consolarla en vano.

La madre clamaba, con una voz entrecortada y triste, a la memoria de su hijo, que le había prometido volver de España para mejorar la condición de su familia. «¿Cuándo vendrás? Me dijiste que venías para estar conmigo, ¿cuándo vendrás?, mi hijo, mi vida», insistía Sailema, una señora ciega desde hace 30 años.

«Es una pena que personas inocentes y buenas como él acaben así. Pobrecito...», lamentaba María Celestina Sailema, una vecina de tez morena y pelo largo trenzado que daba de comer «papas y hornado» a Carlos Alonso cuando era un crío, muchos años antes de que emigrase a Valencia, hace ya cinco años.

Todo eso ocurría a partir de las 4.30 horas de la madrugada del viernes, cuando el cuerpo del ecuatoriano fallecido llegaba a su pueblo natal, San Luis de Picaihua, ubicado en la provincia de Tungurahua. Le separan 140 kilómetros de Quito y dos horas y media en coche, atravesando interminables montañas, pastos verdes y sembrados de maíz. A la capital ecuatoriana había llegado a las 24.10 horas en un avión de la Fuerza Aérea Española. En un principio, se informó de que el Boeing 707 no podría aterrizar en la capital debido al mal tiempo y que lo haría en el aeropuerto militar de Latacunga, una ciudad próxima a su Picaihua natal. Sin embargo, media hora después del aviso, el avión tomó tierra en Quito.

Al cadáver lo escoltaban Trinidad Jiménez, secretaria de Estado para Iberoamérica, su hermano Jaime, quien viajó a España tras conocer que su hermano estaba desaparecido, y su tío Luis Antonio, residente en Valencia, como Carlos Alonso hasta el pasado sábado. De hecho, él fue quien animó a la víctima a trabajar en la Península Ibérica como albañil, labor que ya había desempeñado en Ecuador, conociendo las escasas posibilidades de un porvenir digno que Picaihua le ofrecía. Nada más pisar suelo ecuatoriano, el tío agradeció la «respuesta unánime del pueblo español» por solidarizarse con las víctimas extranjeras del terrible atentado de ETA.

En el aeropuerto Mariscal Sucre de Quito le esperaban el embajador de España en Quito, Juan María Alzina, así como el representantes del Ministerio de Relaciones Exteriores del país andino y 13 familiares. Pero también decenas de paisanos que querían recibir al fallecido como a un auténtico héroe y que se aferraban al féretro de Carlos Alonso derramando lágrimas y gritos. «Lo que era; se fue a España para ayudar a su familia y mira lo que se encuentra», suspiraba entre lágrimas Mariana Picaiza, una quiteña que juraba y perjuraba que no podría dormir si no daba el último adiós a su compatriota. «Yo estuve en Madrid cuando ocurrió el 11-M y me volvieron todos esos recuerdos horribles al enterarme de lo sucedido», comentaba mientras mostraba una enorme pancarta en honor de Carlos Alonso.

Los allí congregados también encendieron velas en señal de respeto y oración, y nadie se movió de las proximidades del aeropuerto hasta que una furgoneta trasladó el cadáver hasta Picaihua, donde llegó a las 4.30 de la madrugada. Fue entonces cuando sus restos mortales arribaron a la plaza central del pueblo, una barriada de gente humilde y de origen indígena en su mayoría que malvive gracias a la agricultura y la ganadería.

De la plaza trasladaron el ataúd, en comitiva, hasta la modesta iglesia del pueblo, donde las campañas redoblaron por su alma. Germán Pavón, el obispo de la ciudad de Ambato, a la que pertenece Picaihua, ofició la ceremonia, a la que acudió el vecindario al completo. La siguiente parada de Carlos Alonso fue la escuela en la que estudió primaria -no pudo estudiar más, ya que pronto tuvo que hacerse cargo del sustento familiar- y la cancha de fútbol en la que entrenaba cada semana con sus compañeros del Nacional de Picaihua. Ninguno de los integrantes quiso perderse la despedida. «Acá era muy querido por toda la gente porque siempre se portó bien con todos», decía bajito Nicolás Ramírez, uno de los amigos de la infancia del desaparecido.

De hecho, la bandera roja del Nacional, el equipo de Carlos Alonso, reposaba sobre su féretro, aunque las numerosas ofrendas florales que los allegados iban depositando encima iban impidiendo poco a poco su visión.

Un vecino del pueblo explicaba de esta forma lo sucedido en el atentado de la T-4: «Nadie pudo hacer nada, nadie sabía que iba a pasar eso, nadie conocía de terroristas ni de estos problemas. Si lo hubiesen sabido, no hubieran ido al aeropuerto», añadió, tras insistir en que en el momento del atentado Palate «estaba despierto».

En un momento de la noche, tanto la madre como la hermana menor sacaron fuerzas de flaqueza para ofrecer algo de comida a los acompañantes, como marca la tradición indígena. El sobrio menú lo componían unos cuantos platos de arroz, maíz cocido y papas de la zona que fueron repartiéndose entre los asistentes.

El hermano pequeño, Luis Giovanny, que padece ataques de epilepsia, no probó bocado. Tanta gente entrando y saliendo de su humilde casa le aturdía. «Yo sólo pido que cumplan el anhelo de mi hermano mayor y nos dejen irnos a todos a España, como él quería». Ese fue su último deseo.


Lea mas

5.1.07

 

Hallado el cadáver de Diego Armando Estacio, la segunda víctima de ETA en el atentado de la T-4

 


TRASLADADO A ECUADOR EL CUERPO DE CARLOS ALONSO PALATE
Hallado el cadáver de Diego Armando Estacio, la segunda víctima de ETA en el atentado de la T-4
Diego Armando Estacio.
Tras varias horas de arduos trabajos se ha logrado hallar el cadáver de Diego Armando Estacio en el interior del vehículo localizado por los equipos de rescate este jueves por la noche. El joven ecuatoriano de 19 años es la segunda víctima mortal del atentado de ETA en la T-4 de Barajas. Los bomberos emplearon una microcámara para comprobar si el cuerpo se encontraba dentro del coche, sepultado bajo los escombros de tres pisos. Los trabajos para llegar hasta el vehículo durarán varias horas. También este jueves, un avión del Ejército trasladó el cuerpo de Carlos Alonso Palate a Ecuador. Mientras, la Ertzaintza localizó una bomba de casi 100 kilos junto a un coche utilizado por ETA en Vizcaya.

Leer el resto de la noticia aqui


Lea mas

 

LA AMBIGÜEDAD DE ZAPATERO ACENTUA SU IMAGEN DE DEBILIDAD

 

05-01-07



Editorial

LA AMBIGÜEDAD DE ZAPATERO ACENTUA SU IMAGEN DE DEBILIDAD


El presidente del Gobierno visitó ayer la T-4 donde continúan las labores de desescombro para localizar a la segunda víctima, pero -cinco días después del atentado- sigue sin aclarar cuáles son las medidas que tomará para afrontar la crisis derivada de la ruptura del alto el fuego de ETA. Lejos de asumir que su política antiterrorista ha sido un error, el presidente aseguró que su «energía y determinación para alcanzar la paz es, si cabe, mucho mayor» después del atentado.

Esta ambigüedad de Zapatero es un jarro de agua fría para la opinión pública, que espera certidumbres y respuestas por parte del Gobierno. En efecto, querer alcanzar la paz es un deseo inobjetable. Lo que sucede es que desde que llegó a La Moncloa el concepto de paz ha ido indisolublemente unido a los contactos con la banda y su entorno, razón por la cual puede concluirse que Zapatero está enviando un mensaje de continuidad. Un nuevo error que se une al que ya cometió el día del atentado, cuando anunció la suspensión y no la ruptura del diálogo con ETA.
(.../...)

La imagen que traslada el presidente con este tipo de declaraciones pacifistas es la de debilidad frente a la banda terrorista, que ha roto la tregua con un brutal atentado. La actitud de Zapatero es tanto más incomprensible si tenemos en cuenta el hallazgo por parte de la Ertzaintza de 100 kilos de explosivos en un monte de Vizcaya, listos para ser utilizados en un atentado, sólo a falta del detonador. El artefacto se encontraba junto al coche del comando que huyó tras el descubrimiento de un zulo en Amorebieta, al que -recordemos- el Gobierno no le concedió importancia. La cantidad de explosivo y el hecho de que estuviera listo para ser colocado indica que el atentado de la T-4 no fue un aviso aislado, sino que uno o varios comandos de la banda están plenamente operativos.

Tanto Zapatero como la cúpula socialista -con el significativo silencio de los dirigentes regionales y de los miembros de la Ejecutiva- han optado por no reconocer los errores. Sólo el ex ministro José Bono se atrevió a hablar para decir lo que seguramente esperan oír los españoles: «A ETA habría que enseñarle seria y democráticamente los dientes, y que sepa que para negociar debe acercarse con los brazos en alto, y si no lo hace... que se atenga a las consecuencias». Para que el cambio de política sea creíble hay que empezar por variar el mensaje.

¿Pero quiere reralmente Zapatero cambiar de política? «Niego la mayor, el Gobierno no se ha equivocado en el proceso», respondió rotundo José Blanco en la ya comentada entrevista de Radio Nacional. Y sin asunción de errores, tampoco se aprecia en el presidente el propósito de la enmienda, ya que ayer volvió a evitar la referencia al Pacto Antiterrorista, aunque se comprometió a buscar «el concurso de todas las fuerzas políticas». Zapatero parece que prefiere preservar su relación con el PNV y con ERC, uno de cuyos portavoces ha echado la culpa al Gobierno de la ruptura de la tregua. Este sostenella y no enmendalla es la causa por la que la mayoría del PP -tal vez en un análisis precipitado- considera que Zapatero mantendrá el diálogo con ETA. No obstante, habrá que esperar a su comparecencia en el Congreso, aún sin fecha, para saber si está dispuesto a cambiar la política antiterrorista con hechos, que son más importantes que las palabras.


Lea mas

 

La Ertzaintza halla 100 kilos de amonal en un bidón a falta sólo del detonador

 

05-01-07



ETA VUELVE A ESTROPEAR EL MENSAJE PACIFISTA AL QUE SE AFERRA ZAPATERO

La Ertzaintza halla 100 kilos de amonal en un bidón a falta sólo del detonador


El artefacto localizado en Vizcaya estaba listo para ser «utilizado de inmediato» Estaba junto al coche del comando del zulo de Amorebieta La Policía cree que es el mismo grupo que atentó en Barajas

ROBERTO LOPEZ DE CALLE. ANGELES ESCRIVA

BILBAO / MADRID.- Sin haber transcurrido tiempo para digerir el atentado de Barajas, agentes de la Ertzaintza localizaron ayer por la mañana en el valle de Atxondo (Vizcaya) otro potente artefacto compuesto por 100 kilos de explosivos que se encontraba preparado para ser «utilizado de manera inmediata». El Departamento de Interior del Gobierno vasco precisó que tan sólo le faltaba el detonador para poder ser explosionado.

La bomba fue encontrada después de que la Ertzaintza revisara un vehículo sospechoso que llevaba presumiblemente desde el pasado día 23 estacionado en el mismo lugar -las inmediaciones de un restaurante-, y que está directamente relacionado con el zulo hallado por la Policía vasca aquella misma jornada en la localidad de Amorebieta.

(.../...)

Tras su localización, la Ertzaintza comprobó que el vehículo es propiedad de una familiar de Asier Larrinaga Rodríguez, un joven al que busca la Policía autonómica junto a, al menos, otras dos personas, por su supuesta pertenencia a un comando de ETA.

La primera llamada de reivindicación del atentado de Barajas, realizada desde San Sebastián por un teléfono móvil, vincula a este comando con la explosión de Madrid.

Fuentes policiales aseguran que Larrinaga no está fichado, por lo que podría tratarse de un miembro legal de la organización.

Horas después de localizar el vehículo y el explosivo, la Ertzaintza registró dos pisos: uno en la calle de Zamakola de Bilbao, al parecer el domicilio del presunto etarra identificado, y otro en el casco viejo que, según Europa Press, es la casa de un familiar del huido. Al cierre de esta edición aún se desconocía el resultado de estos registros, que se dieron por finalizados a medianoche.

El hallazgo del artefacto complementa el que llevó a cabo el mismo cuerpo policial el pasado 23 de diciembre, día en que localizó un zulo en la localidad próxima de Amorebieta, que supuso la primera constatación de la reorganización de la banda terrorista tras el alto el fuego.

Fuentes del Gobierno vasco explicaron que la mayor parte del artefacto -cerca de 85 kilos- está compuesta por amonal, mientras que el resto se corresponde con otros elementos explosivos de refuerzo. La bomba fue localizada a más de 100 metros de distancia de un Rover que despertó las sospechas de la Policía autonómica porque llevaba «tiempo estacionado en el mismo lugar».

Matrículas falsificadas

Al realizar un examen visual de su interior, los agentes encontraron restos de una sustancia que, tras ser analizada, fue identificada como un componente químico usado para fabricar explosivos. Además, en el maletero los agentes hallaron placas de matrícula falsificadas y piedras de pequeño tamaño que estaban preparadas para hacer las veces de metralla en una eventual explosión.

A partir de ese momento, los policías autonómicos realizaron un peinado de la zona que fue el que les llevó hasta el bidón, cuyo examen les permitió deducir que no se trataba únicamente de un recipiente para almacenar explosivos sino que era un artefacto explosivo en sí mismo «dispuesto para ser utilizado de manera inmediata» y al que «sólo faltaba añadir el sistema detonador».

Las pesquisas policiales permitieron relacionar este artefacto con el zulo localizado en Amorebieta la víspera de Nochebuena, puesto que en él se localizó la tapa del bidón encontrado ayer y otros elementos comunes. La Ertzaintza retiró el coche a última hora de la mañana de ayer para tratar de extraer pruebas que conduzcan a la identificación del resto de los supuestos miembros del comando. La Policía trabaja con la tesis de que los encargados del zulo y de la bomba forman parte del mismo comando. El explosivo se hallaba en una zona boscosa del barrio de Arrazola de Atxondo, un área rural en la falda del monte Anboto habitada por apenas 200 personas. Precisamente, en la zona hay un merendero cubierto, en el que ayer por la tarde se podían leer varias pintadas en favor de la amnistía de los presos de ETA y en apoyo al preso etarra Iñaki de Juana Chaos, que está en huelga de hambre.

El tipo de bidón metálico encontrado por la Ertzaintza es similar al que la banda utilizó en la frustrada caravana de la muerte, con la que ETA pretendió atentar en Madrid en 2004, informa Europa Press.

La localización de este segundo artefacto en apenas cinco días se produce después de que los dirigentes de Batasuna aseguraran que el proceso no está en «absoluto roto», y que el atentado de Barajas no lo facilitaba pero tampoco lo suspendía.

Esta interpretación reafirma lo que algunos dirigentes del PNV y del PSE han apuntado durante los últimos días: la absoluta falta de validez de los actuales responsables de Batasuna como interlocutores ante el resto de partidos políticos. El mismo diputado general de Vizcaya, José Luis Bilbao, los llegó a tachar de «criados» de ETA, mientras que el consejero de Justicia del Gobierno vasco condicionó el mantenimiento de relaciones normalizadas a su desmarque de la violencia.


Lea mas

 

«Mi determinación para alcanzar la paz es aún hoy mucho mayor»

 

05-01-07



ETA VUELVE A MATAR / El presidente del Gobierno acude al aparcamiento de la T-4 cinco días después del atentado / Señala que «la Justicia es un instrumento fundamental para la paz y el final de la violencia»

«Mi determinación para alcanzar la paz es aún hoy mucho mayor»


El presidente del Gobierno elude en la T-4 toda referencia al Pacto Antiterrorista / Bono: «Habría que enseñarles los dientes y que sepan que para negociar deben tirar las armas y acercarse con las manos en alto»

JOAQUIN MANSO

MADRID.- No habló de ruptura ni tampoco, esta vez, de suspensión. Zapatero volvió a insistir ayer en su mensaje pacifista desde «el escenario de la destrucción», como él mismo definió al aparcamiento de la T-4. El presidente aseguró: «La energía y la determinación que tengo para ver el final de la violencia y alcanzar la paz es, aún hoy si cabe, mucho mayor» tras el atentado de ETA en el que murieron Carlos Alonso Palate y, con certeza, su compatriota Diego Armando Estacio.

Ayer, cinco días después -«muy pocos», según dijo el presidente del Gobierno- de que la banda terrorista hiciese explotar una furgoneta bomba cargada con más de 200 kilos de explosivos, José Luis Rodríguez Zapatero visitó la montaña de escombros a que ha quedado reducido el aparcamiento de la T-4 de Barajas. Para él, «una destrucción notable».
(.../...)

En su comparecencia ante la prensa, Zapatero quiso hacer compatibles las constantes alusiones a la firmeza y la determinación del Estado de Derecho, con las insistentes referencias al «final de la violencia» y a la paz.

Primero, habló de «vil atentado» y aseguró que «la Justicia se hará cargo de los autores de esta barbarie que ha causado, casi con toda seguridad, dos vidas», ya que «ésas son las reglas del Estado de Derecho, de la democracia y de la ley». Pero, a continuación, añadió una de las letanías mil veces repetidas desde que ETA declarase su «alto el fuego permanente»: «La Justicia es un instrumento fundamental para la paz y el final de la violencia».

«Para el final de la violencia y la paz» -insistió- «voy a poner lo mejor de mí mismo». En este punto, recordó su legitimidad para dirigir la política antiterrorista, apelando a «toda la fuerza democrática que los ciudadanos me dieron en las urnas». Y pidió la adhesión del resto de partidos: «Espero que en este esfuerzo podamos contar, como quieren todos los españoles, con el concurso de todos los ciudadanos y de todas las fuerzas políticas». Pero en ningún momento se refirió al Pacto Antiterrorista.

El jefe del Ejecutivo avisó a ETA de que se equivoca «con este atentado criminal y atroz». «Ha elegido el peor de los caminos posibles. Nada va a conseguir, a nadie va a intimidar. La democracia no se intimida. Ninguna de las instituciones del Estado de Derecho se intimida, y tampoco el Gobierno», advirtió.

Como ya anunció cuando se inició el proceso de paz, Zapatero aseveró que «los españoles saben que ésta es una batalla dura». Y añadió que, además, «saben que cuentan con la firme determinación de las instituciones del Estado de Derecho para ver el fin de la violencia».

«Nada ni nadie va a detener el firme derecho de los ciudadanos españoles a vivir sin bombas y sin violencia», dijo, y afirmó tener «el firme convencimiento» de que se va a conseguir.

El presidente del Gobierno llegó hacia las 12.10 horas a la zona cero del atentado, acompañado por el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, y por los candidatos socialistas a la Comunidad de Madrid, Rafael Simancas, y al Ayuntamiento, Miguel Sebastián. Allí permaneció durante una media hora, recorriendo el amasijo de forjados y recibiendo explicaciones de los equipos de rescate.

Después, el presidente compareció con semblante serio ante la prensa y realizó una alocución de cuatro minutos. No admitió preguntas. Al contrario que otros dirigentes que han acudido al aeropuerto en días anteriores, Zapatero prefirió no hacer sus declaraciones en el mismo lugar del atentado, sino que lo hizo a bastante distancia, en un lateral de la flamante T-4. Hasta allí tuvieron que desplazarse en un autobús los periodistas.

Casi una tercera parte de su intervención la dedicó a agradecer su esfuerzo a todos cuantos trabajan en el aparcamiento del aeropuerto desde el sábado: Bomberos, Policía Municipal y Nacional, Guardia Civil, Samur y personal de Aena.

Zapatero también tuvo palabras de gratitud para los numerosos gobiernos europeos y ciudadanos que «han mostrado la solidaridad y el apoyo a España, al Ejecutivo y a las instituciones». Y alabó la «respuesta de madurez y de ciudadanía democrática» que han dado los españoles, que, agregó, «saben a qué mal nos enfrentamos».


Lea mas

 

Bono dice que si ETA quiere negociar debe «tirar las armas y acercarse con los brazos en alto»

 

05-01-07



Bono dice que si ETA quiere negociar debe «tirar las armas y acercarse con los brazos en alto»


MADRID.- El ex ministro José Bono, considera que es necesario «enseñar los dientes seria y democráticamente» a los miembros de ETA, para que sepan que, si quieren negociar, deben «tirar las armas y acercarse con los brazos en alto». «Si no lo hacen, que se atengan a las consecuencias», afirmó.

Bono no cree en la posibilidad de que en un futuro cercano se pueda retomar el diálogo con la organización terrorista. Lo único que él ve y desea cercano es «la cárcel» para los etarras, declaró a la agencia Europa Press.
(.../...)

El ex ministro lamentó las polémicas que se han producido entre distintos partidos políticos en los últimos días, porque a quien hay que «ajustarle las cuentas por casi mil asesinatos» es a ETA y no al presidente del Gobierno, indicó. «Construir la política sobre los escombros de un atentado me parece indigno, y le pido al PP que las críticas nos las haga al oído», dijo.

«No acabaremos nunca con ETA con reproches mutuos; es estúpido que nos hagamos sangre entre nosotros, cuando los sanguinarios son los de ETA», añadió. «Tenemos que estar juntos, pero cada uno en su sitio, y la oposición no puede dirigir la política de este país sin antes ganar las elecciones. Que la oposición apoye al Gobierno en la lucha contra ETA no sólo es deseable, sino que es moral y políticamente exigible», dijo.

Bono está convencido de que muchos votantes del PP no están de acuerdo con «el constante reproche» que los responsables de este partido dirigen al Gobierno.

Respecto a la posibilidad de que el Pacto Antiterrorista incluya a otros partidos, como los nacionalistas vascos y catalanes, manifestó que «nadie debe ser excluido» y que «los únicos que no caben son quienes no respetan la Constitución y sus reglas».

«¡Ya está bien de contemplaciones con los enemigos del sistema y con los tontos inútiles que les jalean!», añadió el ex ministro. «Deben saber que no cabe mas autonomía que la que cabe en la Constitución. Hay que separar para siempre terrorismo y urnas».

Recordó que desde la masacre de Atocha hasta el reciente atentado en el aeropuerto Barajas han transcurrido dos años «sin dejar de hablar de terrorismo». «Y siempre para enfrentarnos. Esto es insoportable. Se impone la política de Estado frente a los oportunismos de cualquier índole. Se impone la grandeza frente a las mezquindades domésticas», concluyó.


Lea mas

 

Acebes: «Debe haber vencedores y vencidos»

 

05-01-07



ETA VUELVE A MATAR / Las reacciones

Acebes: «Debe haber vencedores y vencidos»


Dirigentes del PP critican a Zapatero porque no dice con claridad que se ha «roto» la negociación

A. Y.

MADRID.- La ambigüedad del presidente del Gobierno, que sigue sin decir con claridad que el proceso para negociar con ETA está «roto» después del atentado del pasado 30 de diciembre en el aeropuerto de Madrid-Barajas, volvió a ser criticada ayer por la dirección del PP.


«Mientras Zapatero insiste en hablar del proceso de paz, en el PP decimos que hay que vencer a ETA aplicando con firmeza la ley y la actuación policial», indicaron a este periódico fuentes populares.

(.../...)

En esa misma línea se expresó el secretario general del PP, Angel Acebes, quien ayer reclamó al Gobierno que vuelva a «una política que acabe con ETA, que la derrote y en la que debe haber vencedores y vencidos».

En la sede del Instituto Anatómico Forense de Madrid, donde asistió al responso oficiado en memoria del ciudadano ecuatoriano Carlos Palate, muerto en el aeropuerto madrileño, Acebes declaró: «Sólo se puede vencer a ETA utilizando todos los instrumentos que ofrece el Estado de Derecho, con la firme aplicación de la ley y con la actuación policial».

«No hay nada que hablar ni que dialogar con ETA», añadió, «no puede pagarse nunca un precio político por haber asesinado a una víctima».

Para que no quedara ninguna duda de cuál es su opinión, el secretario general del PP indicó que sólo cuando la organización terrorista ETA sea derrotada y sus miembros cumplan las condenas en la cárcel podrá la ciudadanía española tener la certeza de que «no cometerá más crímenes».

El diputado Ignacio Astarloa, secretario de Libertades Públicas de la Ejecutiva Nacional del PP, coincidió con Acebes. «Vamos a por ellos», declaró; «es imprescindible que se aplique la ley con toda su intensidad y que los fiscales y los policías hagan su labor».

Astarloa insistió en que debe ser el presidente Rodríguez Zapatero quien explique la política antiterrorista que piensa llevar a cabo tras el último atentado de los etarras.

En coincidencia con otros dirigentes populares, Astarloa indicó que Rodríguez Zapatero tiene que decir que se ha «roto» el proceso de negociación con ETA y no los medios de comunicación o el ministro del Interior, como ha ocurrido en este caso.



Lea mas

 

Carlos Palate agonizó durante cinco minutos tapado con una manta y con el móvil en la mano

 

05-01-07



ETA VUELVE A MATAR / Las víctimas

Carlos Palate agonizó durante cinco minutos tapado con una manta y con el móvil en la mano


La autopsia determina que una parada cardiorrespiratoria por compresión causó la muerte del ecuatoriano, que fue encontrado por los bomberos reclinado en el asiento del copiloto de su coche

J. M.

MADRID.- Bajo cinco capas de hormigón, tapado con una manta en el asiento reclinado del copiloto y con un teléfono móvil en la mano. Así rescataron los bomberos el cuerpo de Carlos Alonso Palate, un ecuatoriano de 35 años que se convirtió así en la primera víctima mortal de ETA después de 1.310 días.


La autopsia, que ayer avanzó el Instituto Anatómico Forense, revela que falleció por parada cardiorrespiratoria por compresión cinco minutos después del atentado. Tenía la cara aplastada, pero pudo ser identificado por sus huellas dactilares.
(.../...)

A las 18.30 horas del miércoles, los bomberos que trabajaban en las labores de rescate observaron un trozo de tela que asomaba por un orificio abierto en el hormigón. La zona había sido señalada por la Policía Científica. Allí, probablemente, se encontraba el vehículo de Palate.

Por una grieta se adentró el bombero Fernando Bonilla, que, efectivamente, localizó su Renault Clio rojo, matrícula 2988-BRF. En el asiento del copiloto, reclinado, como si estuviese descansando, se encontraba el cadáver de Carlos Alonso, que Bonilla descubrió tras desgarrar con una navaja la manta que lo cubría.

A partir de ese momento, se inició la operación de rescate, que concluyó pasadas las 2.00 horas. Uno de los jefes de guardia de Bomberos que participó en la operación relató a EL MUNDO cómo se desarrolló.

Los trabajos se prolongaron durante más tiempo del previsto, ya que una placa de hormigón de unos 40 centímetros aprisionaba el vehículo. Aunque lo habitual hubiese sido esperar a retirar el coche de la zona de escombros antes de rescatar el cadáver, en esta ocasión se procedió en sentido contrario.

Utilizando instrumentos para romper el hormigón y cortar el hierro que forma el forjado (material de oxicorte, cizallas y separadores), los equipos de rescate soltaron la placa que aprisionaba el coche. Una excavadora la levantó y dejó libre el acceso al mismo.

Con otro utensilio, similar a una sierra, los bomberos abrieron el techo del vehículo como si fuese una lata de sardinas, y dejaron al descubierto el cuerpo sin vida.

Según relató el jefe de guardia de Bomberos, Carlos Alonso se encontraba tumbado en el asiento del copiloto, con un gorro calado hasta las cejas y tapado con una manta. En las manos, llevaba un teléfono móvil: cuando se produjo la explosión, se encontraba conversando con su amigo Hernán, que estaba en la T-4 esperando la llegada de su esposa.

El cuerpo se encontraba en buen estado de conservación, ya que la zona no había ardido. Un portavoz de Emergencias explicó que los forjados habían formado una barrera técnica que impidió avanzar el incendio, ya que el hormigón es incombustible. El aparcamiento de la T-4 apenas tiene elementos a los que pueda consumir el fuego: ni poliuretano, ni vidrios, por lo que las llamas se limitaron al lugar de la explosión, y a aquellos otros en los que estallaron los depósitos de otros coches debido a las altas temperaturas.



Lea mas

 

El SMS del SUP: «A por ellos. Se acabó el tiempo del diálogo. Es tiempo de Policía»

 


05-01-07



ETA VUELVE A MATAR / Las consecuencias

El SMS del SUP: «A por ellos. Se acabó el tiempo del diálogo. Es tiempo de Policía»


El sindicato policial contesta a un SMS que atribuye al PSOE y que pedía apoyos al 'proceso de paz' Asegura que sería un «inmenso error estratégico» mantener un proceso «roto por los terroristas»

FERNANDO LAZARO

MADRID.- Fue el sindicato policial que más claramente apostó por el proceso de paz iniciado por el Gobierno de Zapatero tras declarar ETA el alto el fuego el pasado mes de marzo. El líder del Sindicato Unificado de la Policía (SUP), José Manuel Sánchez Fornet, fue claro y tajante en el comunicado de apoyo a Zapatero: «Queremos la derrota de ETA». Su comunicado fue también suscrito por la Unión Federal de Policía (UFP).


Pero el atentado perpetrado por los terroristas en el aeropuerto de Barajas, en el que han muerto dos ciudadanos ecuatorianos, ha provocado un cambio total de discurso. «Ni una oportunidad más a los terroristas. A por ellos. Se acabó el tiempo del diálogo. Es tiempo de Policía», remarcó en un comunicado el líder del SUP recordando el texto de un mensaje SMS que el pasado miércoles envió a sus amigos y a algunos responsables políticos.
(.../...)


En un breve comunicado, Sánchez Fornet indicó que el miércoles recibió varios mensajes de amigos suyos desde distintos puntos de España con la siguiente leyenda: «Todos con el presidente y por el proceso de paz. En mi nombre sí, pásalo». Ese mensaje, según añade el líder del SUP, «es una variante del que se puso en circulación por el entorno de la dirección del PSOE el pasado domingo».

Y Sánchez Fornet explica que respondió a esos mensajes con un SMS con el siguiente texto completo: «Por la libertad. Por la democracia. Por el fin de ETA. Ni una oportunidad más a los terroristas. A por ellos. Se acabó el tiempo del diálogo. Es tiempo de Policía. SUP. Pásalo».

El líder del sindicato policial añade: «Dejando a salvo mi aprecio personal y confianza en el presidente del Gobierno, y más allá del inmenso error estratégico que supondría pretender mantener un proceso roto por los terroristas con dos crímenes -que le costaría el desalojo del poder- sobre lo que no nos corresponde opinar, cometeríamos también nosotros un gravísimo error estratégico si se extendiera entre los responsables del sindicato la consigna política difundida desde los aledaños del poder. Ni hemos sido nunca ni somos ahora correa de transmisión de ningún partido político», asegura el máximo responsable del SUP.

Por último, tras lamentar que el pasado día 30 ETA «dinamitara la esperanza de paz» y la resolución del Congreso de 17 de mayo de 2006, como «así parece haberlo entendido el Gobierno», el secretario general del SUP advierte de que «si el Ejecutivo persistiera en mantener abiertas vías de diálogo con los asesinos después de sus crímenes, hasta que la Comisión Ejecutiva Nacional, y después la Asamblea Nacional, decidan la posición del sindicato, la única válida es la expresada en el SMS».

El SUP avaló el proceso iniciado por Zapatero, pero siempre renegó de que se denominada de paz porque «no había ni guerra ni lucha de resistencia, sino terrorismo», indicó entonces en su comunicado. Aseguraba entonces el SUP que querían la derrota de ETA «respetando a las víctimas y sin que haya ni una más».

En aquel momento, la formación dirigida por Sánchez Fornet reclamó al Partido Popular que actuara con «sentido de Estado» y «no con criterios partidistas».

Además, el pasado miércoles, el dirigente del SUP apuntó a varios medios de comunicación el hecho de que había recibido informaciones de agentes de la lucha antiterrorista que ya le apuntaban la posibilidad de que ETA perpetrara una acción terrorista. Y mostró también su preocupación por la posibilidad de que este tipo de informaciones no hubieran llegado a oídos del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien aseguró que no había recibido ningún informe de las Fuerzas y Cuerpos de la Seguridad del Estado alertando las intenciones de ETA.

El secretario general de la Confederación Española de Policía (CEP), Ignacio López, puso sobre la mesa nuevos elementos de debate sobre la posible información manejada por las Fuerzas de Seguridad del Estado sobre ETA. Denunció la «dejación de funciones» que «hasta cierto punto» ha habido en determinadas brigadas policiales a la hora de tomar en cuenta el fenómeno terrorista. «Nos encontrábamos en un momento sumamente complicado en el que debíamos haber extremado la precaución», manifestó López en declaraciones a Europa Press. Sin embargo, lamentó, «este análisis no ha sido compartido por el Gobierno, que ahora tendrá que dar las explicaciones pertinentes». Aunque dijo que no había una constatación «fehaciente» de que se iba a producir un atentado, lo cierto es que «lo intuíamos», en base al análisis de hechos objetivos como el aumento de la kale borroka, el robo de pistolas en Francia o la localización del zulo en Vizcaya.


Lea mas

4.1.07

 

Rescatan bajo 5 capas de hormigón el primer cadáver del 'alto el fuego permanente' de ETA

 

04-01-07



«NIEGO LA MAYOR, EL GOBIERNO NO SE HA EQUIVOCADO EN EL PROCESO», DICE EL 'NUMERO 2' DEL PSOE, JOSÉ BLANCO

Rescatan bajo 5 capas de hormigón el primer cadáver del 'alto el fuego permanente' de ETA


El bombero Fernando Bonilla comprobó que era Carlos Alonso Palate tras reptar bajo los escombros hasta su coche y rasgar la manta con la que se cubrió para dormir Rajoy visita la 'zona cero' y Zapatero se reúne con familiares de las víctimas

J. MANSO / A. DEL BARRIO

MADRID.- Se confirmó. Tras cinco días de búsqueda, ayer fue rescatado, bajo cinco capas de hormigón, el cadáver del ecuatoriano Carlos Alonso Palate. Es la primera víctima mortal del «alto el fuego permanente» de la banda terrorista ETA. La primera, también, desde que José Luis Rodríguez Zapatero es presidente del Gobierno.


A las 18.30 horas, el bombero Fernando Bonilla se adentró en una cavidad en la que la Policía Científica consideraba probable que se encontrase el cuerpo. Bonilla, reptando, localizó el vehículo de Carlos Alonso y observó que por una ventanilla asomaba una manta, que rasgó con una navaja. Y allí estaba.

Del otro desaparecido, Diego Armando Estacio, todavía no hay ningún rastro.

(.../...)

El hallazgo confirma lo que se temía: ETA volvió a matar el pasado sábado cuando hizo explotar una furgoneta-bomba cargada con más de 200 kilos de explosivos. Desde el último atentado mortal de la banda terrorista, habían pasado tres años y siete meses. 1.310 días desde que asesinó a dos policías nacionales en Sangüesa (Navarra) el 30 de mayo de 2003.

A las 18.30 horas, los equipos de rescate observaron una cavidad. En ella se adentró el jefe de grupo de Bomberos, Fernado Bonilla. El responsable de guardia, Carlos Arribas, explicó cómo Bonilla, arrastrándose por un hueco tan angosto que tuvo que quitarse el casco, alcanzó un vehículo cuya matrícula, modelo y color coincidían con el de Palate.

Por una ventanilla vio que asomaba una manta, que rasgó con una navaja para encontrar el cuerpo sin vida del ecuatoriano. El cadáver se encontraba en condiciones de ser reconocido, ya que su Renault Clio rojo no llegó a arder, según aclaró el director gerente de Emergencias del Ayuntamiento de Madrid, Alfonso del Alamo. La manta que le cubría y la posición reclinada del asiento del vehículo hacen suponer que se encontraba durmiendo cuando le sorprendió la explosión. Sin duda, Carlos Alonso murió por aplastamiento en el acto.

El cuerpo sin vida fue recuperado a las 2.31 horas de hoy, bajo las órdenes del juez de guardia de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, junto al fiscal Vicente González Mota, y se tuvo que hacer con lentitud, ya que los equipos de rescate debieron realizar a mano las últimas fases del des-escombro, según informa Efe. El cadáver fue protegido de posibles tomas de imágenes de los medios informativos por un gran toldo azul.

La sierra de los bomberos

Los bomberos consiguieron llegar junto al coche sepultado por el hormigón a las 2.06 horas, momento en que decidieron serrar el techo del vehículo para extraer el cadáver. El cuerpo fue conducido en una camilla, cubierta con una manta vinílica plateada, a un hospital de campaña instalado por el Samur para que fuera identificado por sus familiares.

Del otro desaparecido, Diego Armando Estacio, de 19 años, no se ha encontrado todavía ningún rastro. Emergencias confirmó ayer que su cuerpo podría haberse volatilizado tras la explosión. A primera hora, Del Alamo ya había manifestado que no se tenía en cuenta «en absoluto» la posibilidad de encontrar con vida a ninguno de los dos. El subsecretario de Interior, Justo Zambrana, afirmó que así se lo había trasladado ya a las familias de las víctimas.

Tras conocerse la noticia, José Luis Rodríguez Zapatero, se desplazó en persona a dar el pésame a los parientes más allegados y, sobre las 20.30 horas, el presidente acudió al hotel Auditorium de Madrid, donde éstos se alojan. El presidente se reunió primero durante una hora con la familia del fallecido y, a continuación, se entrevistó por el mismo espacio de tiempo con la de Diego Armando Estacio, cuya madre solicitó hablar a solas con Zapatero, por lo que los encuentros se prolongaron durante casi media hora más.

El presidente quiso transmitir personalmente su «más profunda condolencia a las familias» y aseguró que «los autores de este atroz crimen responderán ante la Justicia», prometió tajante. Zapatero, en una corta alocución, añadió que «la barbarie del día 30 no sólo ha sido un acto criminal, sino también inútil para cualquier intento objetivo de la banda».

Según fuentes de Moncloa, paradójicamente, la reunión con la familia de Diego, aún desaparecido, fue más difícil que la que tuvo lugar con los parientes de Carlos, que ya se encuentran haciendo el duelo.

El jefe del Gobierno quiso hablar cara a cara con los familiares de Diego, que el día anterior se habían quejado amargamente por su ausencia y falta de apoyo en estos días. Al término del encuentro, Víctor, cuñado de la víctima, aseveró que la entrevista había tenido «mucho calor humano» y que se sentía muy reconfortado.

El hermano de Palate, Luis Jaime, que llegó el lunes procedente de Quito, estaba destrozado. «Sólo espero que llegue lo bueno o lo malo, pero que llegue», decía a primera hora de la tarde. Momentos después recibía el mazazo, cuando le comunicaban el fallecimiento de su hermano. Ahora sólo desea quedarse a residir en España: «Quiero quedarme aquí un ratito para ayudar a mi mamá», declaraba ayer entre lágrimas. Palate, de 35 años, de origen muy humilde, procedía del pueblo de San Luis de Picaihua, al suroeste de Ambato (Ecuador). Era el sostén económico de la familia y trabajaba a destajo en una fábrica de plásticos de Valencia para enviar 300 dólares mensuales y ayudar a su madre, que es invidente.

El Ayuntamiento de Valencia, donde residía el fallecido, decretó ayer dos días de luto, mientras que el alcalde de Madrid también declaró hoy día de luto en la capital.

Un avión de la Fuerza Aérea española repatriará hoy mismo sus restos mortales a Ecuador. En el vuelo viajarán además de su hermano, familiares y amigos, que irán acompañados por un miembro del Gobierno.

Los familiares de las víctimas de la T-4 recibieron también la visita de Pilar Manjón, presidenta de la Asociación 11-M Afectados por el Terrorismo. Las víctimas del 11-M y de la T-4 se fundieron ayer en un estrecho abrazo de amargura, tristeza y solidaridad. Beatriz, otra ecuatoriana, que sufrió el zarpazo del 11-M, intentaba consolar a la novia de Diego Armando Estacio, Verónica Arequipa, cada día más desesperada: «Estoy decepcionada. Todo va muy lento. Han sacado 2.000 toneladas de 40.000. ¿Cuánto tiempo más voy a tener que esperar?», se preguntaba indignada.


Lea mas

 

¿QUÉ MENOS QUE ZAPATERO COMPAREZCA EN EL CONGRESO?

 

04-01-07



Editorial

¿QUÉ MENOS QUE ZAPATERO COMPAREZCA EN EL CONGRESO?


Mientras los equipos de emergencia rescataban esta madrugada el cadáver de la primera víctima mortal acaecida desde que ETA anunciara un «alto el fuego permanente» que el Gobierno dio siempre por irreversible, el número dos del PSOE, José Blanco, se revolvía contra su entrevistador en Radio Nacional negando que Zapatero se haya «equivocado» durante el mal llamado proceso de paz. Su tono no augura nada bueno porque sin autocrítica es difícil que haya la sincera rectificación que exigen las circunstancias.

En todo caso la opinión pública espera conocer de labios del presidente cuáles son sus planes. Zapatero salió ayer de su encierro de los últimos cuatro días y se reunió con las familias de las víctimas, demostrando sensibilidad y reflejos ante las críticas que ayer mismo esbozaban contra él en nuestras páginas
(.../...)

El líder del PP se adelantó al jefe del Ejecutivo, visitando la zona cero ayer por la mañana, antes de presidir el Comité Ejecutivo, en el que se decidió pedir la comparecencia urgente de Zapatero en el Congreso para explicar cuál va a ser la política antiterrorista tras la ruptura del alto el fuego.

La petición del PP es muy razonable, como lo es la actitud de Mariano Rajoy desde el atentado. ¿Qué menos que el presidente comparezca para dar certidumbres a los ciudadanos? Además, fue Zapatero quien convirtió al Parlamento en protagonista del diálogo con ETA, al impulsar la resolución que dio cobertura a sus contactos con los terrroristas. Y en el Congreso -aunque no en el pleno- anunció el comienzo de la fase formal de esos contactos. Los socialistas, a través de López Garrido, respondieron ayer al PP que ellos no solicitaron la comparecencia de Aznar tras la ruptura de la tregua de 1999. Habrá que recordar una vez más al PSOE que la actual crisis no tiene nada que ver con lo sucedido en el 99. La anterior tregua de ETA fue producto del Pacto de Lizarra firmado por los nacionalistas con los proetarras, no de encuentros secretos del Gobierno ni del PP con la banda. Además, el entonces presidente Aznar no transmitió una y otra vez a los ciudadanos mensajes de optimismo como Zapatero, el último 24 horas antes del atentado.

En la Ejecutiva del PP, todos los intervinientes expresaron su convencimiento de que Zapatero pretende mantener abierto el proceso con ETA, por lo que reclamaron a Rajoy que no se fíe de él. Una desconfianza que puede estar justificada, puesto que hace dos años Zapatero abusó de la buena fe de Rajoy, cuando se comprometió a crear una comisión negociadora con el PP sobre el modelo territorial que nunca vio la luz.

El presidente tiene una vía de conjurar esa desconfianza del principal partido de la oposición, al que necesita para salir del atolladero. El primer paso sería convocar la comisión de seguimiento del Pacto Antiterrorista. El Gobierno pretende impulsar un nuevo pacto. ¿Para qué crear un instrumento nuevo cuando el que ya existe fue el mejor que ha tenido el Estado de Derecho contra ETA? Si Zapatero quiere que el resto de los partidos participe, que los invite a sumarse. Será la prueba del algodón para que todos se definan.



Lea mas

 

FIN A LA TOLERANCIA CON BATASUNA

 

04-01-07



Editorial

FIN A LA TOLERANCIA CON BATASUNA


El tiempo ha acabado demostrando que en el denominado proceso de paz el presidente Zapatero no sólo se equivocó con la ETA clandestina, también lo hizo con la ilegalizada pero tolerada Batasuna, empezando por Otegi. Después de nueve meses, ni siquiera se ha conseguido que aquél a quien consideró un interlocutor válido para avanzar en el camino hacia la paz haya condenado la violencia.

Los abertzales han contado este tiempo con la inacción de la Fiscalía, lo que ha dado lugar a situaciones esperpénticas, como que un partido declarado ilegal por ser parte de ETA haya vuelto a tomar la calle, haya dado ruedas de prensa, haya visitado al lehendakari y sus representantes hayan mantenido con normalidad contactos con otras fuerzas políticas. Es cierto que la Justicia ha considerado que esas reuniones no son delictivas, pero ello no exime de valorar si eran convenientes políticamente. Y ahora queda claro que no lo eran.
(.../...)

Tras la ruptura de la tregua la Justicia ha de ser inflexible con quienes han demostrado ser simples lacayos de la banda y cómplices de su escalada de tensión y de violencia. En una huida hacia adelante, los batasunos tratan ahora de mantener vivo el proceso y aseguran que no hay que darlo por roto, como si pudiera recomponerse tras el bárbaro atentado de la T-4 de Barajas. Confían en que un comunicado de la banda pueda aún mantenerles a flote. Porque en el fondo buscan salvarse a sí mismos.

Con Otegi en libertad bajo fianza y con muchos otros dirigentes pendientes de juicio, saben lo que les espera. Sólo Otegi acumula siete causas, una de ellas por pertenencia a organización terrorista, lo que podría suponerle una condena de hasta 14 años de prisión. En ese mismo proceso le acompañan una cuarentena de dirigentes. Por eso tratan desesperadamente de insuflar oxígeno al proceso asfixiado por ETA.

En lo único en que el Estado está hoy mejor que tras la ruptura de las anteriores treguas es, precisamente, en el terreno legal, gracias a la vigencia de la Ley de Partidos y a los cambios que se introdujeron en el Código Penal. Un primer gesto en la buena dirección es la decisión del fiscal de la Audiencia Nacional Carlos Miguel Bautista de solicitar que se impida a Otegi salir al extranjero, a quien podría llamar a declarar por sus manifestaciones en nombre de Batasuna tras el atentado, y en las que enalteció al etarra De Juana calificándolo de «preso político».


Lea mas

 

La Ejecutiva del PP cree que Zapatero pretende mantener el proceso con ETA

 

04-01-07



ETA VUELVE A MATAR / La respuesta de la oposición

La Ejecutiva del PP cree que Zapatero pretende mantener el proceso con ETA


Solicita su comparecencia urgente en el Congreso, que rechazan IU, CiU y ERC Garrido: el PSOE no reclamó a Aznar en 1999
AGUSTIN YANEL

MADRID.- A pesar de las rotundas declaraciones del ministro del Interior el pasado martes -el proceso de paz está «roto, liquidado y acabado», dijo Alfredo Pérez Rubalcaba-, en la dirección del PP creen que Rodríguez Zapatero pretende mantener el proceso para dialogar con ETA. Por eso, ayer pidieron que el presidente del Gobierno acuda al Congreso para explicar qué ha ocurrido y qué política antiterrorista va a aplicar.

El Comité Ejecutivo Nacional del PP celebró ayer una reunión extraordinaria, para analizar la situación creada tras el atentado cometido por ETA en el aeropuerto de Barajas en pasado 30 de diciembre. Una docena de dirigentes intervino y la mayoría de ellos recomendó a Mariano Rajoy que no confíe en Rodríguez Zapatero.
(.../...)

Esos dirigentes populares explicaron que su desconfianza se debe a que el presidente del Gobierno no ha respetado el acuerdo sobre la Justicia ni el referido al modelo de Estado, ni ninguno de los que ha pactado con el PP.

Este órgano de dirección del Partido Popular acordó pedir la comparecencia de Rodríguez Zapatero en el Congreso de los Diputados porque, según explicó Mariano Rajoy, la ciudadanía tiene derecho a saber «qué es lo que ha ocurrido y, sobre todo, qué quiere hacer en el futuro».

Como en este mes de enero no se celebran sesiones plenarias en el Congreso, el Grupo Parlamentario del PP solicitó ayer que se reúna la Diputación Permanente de la Cámara porque es el órgano que debe decidir si convoca un Pleno extraordinario para que comparezca Rodríguez Zapatero.

Es poco probable que prospere esta petición, porque el portavoz parlamentario del PSOE, Diego López Garrido, se apresuró a recordar que los socialistas no pidieron a José María Aznar que acudiera al Parlamento para dar explicaciones de su política antiterrorista cuando se rompió la anterior tregua de ETA, en el año 1999.

Aunque no descartó que el presidente del Gobierno pueda comparecer por decisión propia, López Garrido indicó que lo más importante ahora es que todas las fuerzas políticas democráticas -«y también el PP», resaltó- se unan para buscar estrategias comunes frente a ETA.

Rajoy confía plenamente en que se produzca esa comparecencia del presidente, porque el terrorismo es «uno de los temas que más preocupan a la sociedad», afirmó en una rueda de prensa. En ese Pleno tendrían que quedar claras, según el líder del PP, las siguientes cosas:

ETA «debe perder toda esperanza» de que va a conseguir algo por dejar de matar. No se puede «negociar ni pagar un precio político a una organización terrorista».

«ETA no se puede presentar a las elecciones mientras no se disuelva como organización terrorista. Por tanto, el Gobierno hará todo lo necesario para que no se presente Batasuna».

«ETA debe saber que el Gobierno instará al fiscal general del Estado para aplicar la ley con la máxima contundencia».

«ETA debe saber que el Gobierno y todas las fuerzas políticas respaldan a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en su lucha ejemplar» contra el terrorismo.

Además de exigir explicaciones al presidente Rodríguez Zapatero, los asistentes a la reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP coincidieron en que el Gobierno debiera volver al Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo que suscribieron el PP y el PSOE en el año 2000, porque ha sido «muy útil» en la lucha contra ETA, según afirmó Mariano Rajoy.

«Esa es la política que queremos», subrayó. «La improvisación es mala, las ocurrencias son malas y los vaivenes y genialidades sobran» en la lucha contra ETA, dijo.

El líder del PP recordó que él ha estado siempre abierto a que «cualquier partido» se pueda integrar en ese Pacto, pero reiteró que ha sido José Luis Rodríguez Zapatero quien ha roto el acuerdo y no el PP. Por eso, afirmó que, antes de hablar de cambios o de incorporaciones de otros partidos habría que preguntar al presidente del Gobierno cuál es su política antiterrorista y qué es lo que quiere pactar. «Es que parece que estamos en un barco sin timonel», afirmó.

Rajoy no dejó pasar la oportunidad de recordar las palabras del presidente del Gobierno del pasado 29 de diciembre, cuando éste declaró: «Estamos mejor que hace un año, y dentro de un año estaremos mejor».

El líder del PP indicó que al día siguiente se produjo el atentado y que esa misma tarde Rodríguez Zapatero dijo que «suspendía» el proceso de negociación con ETA. «Dos días después, Rubalcaba rectificó al presidente y dijo que lo que había era una ruptura», añadió Rajoy.

La solicitud de los populares de que comparezca en el Congreso Rodríguez Zapatero provocó, además de la respuesta crítica del socialista Diego López Garrido, reacciones de otras fuerzas políticas, todas ellas contrarias a esa petición.

En el Grupo Parlamentario de Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya Verds (IU-ICV) opinaron que esa petición de los populares no pretende «construir la paz y el diálogo, ni recuperar el consenso parlamentario», sino «confrontar».

El dirigente de IU Félix Taberna hizo un llamamiento al PP para que se sume al «consenso» de todas las fuerzas políticas, incluyendo también al Gobierno de España y a los del País Vasco y Navarra.

«La política para la normalización y pacificación no puede ser utilizada como ariete electoral. Pedimos al PP que se desmarque nítidamente de los conatos de extrema derecha que han aparecido en algunas manifestaciones y concentraciones», añadió.

Fuentes de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) en el Congreso indicaron que el PP sólo pretende «obtener un rédito político». Por eso, consideran que la petición de un Pleno extraordinario no es «razonable» y pidieron a Rajoy que deje a un lado las «disputas partidistas» y se una al consenso.

Josep Antoni Duran Lleida, de Convergència i Unió (CiU), tampoco es partidario de convocar un Pleno extraordinario para que comparezca el presidente Rodríguez Zapatero. Cree que la política que va a seguir el Gobierno contra ETA debe ser tratada «en un marco distinto» y «con el menor ruido posible», según informa la agencia Efe.


Lea mas

 

Blanco: «El Gobierno no se ha equivocado»

 

04-01-07



Blanco: «El Gobierno no se ha equivocado»


MADRID.- El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, salió ayer en defensa de Zapatero en una entrevista con Fermín Bocos, director del informativo nocturno de Radio Nacional, '24 horas'. A pesar de que era Bocos su interlocutor, Blanco insistía en responder a Mariano Rajoy, quien ayer exigió al presidente que explique qué ha pasado y que diga cuál es su política antiterrorista. Así que el director de '24 horas' recogió el envite en un diálogo tenso -Blanco lo acusó de criticar «toda la política contra ETA del Gobierno»- y le preguntó: «¿Qué discurso le quedaría al PP si el presidente hubiese dicho: 'Lo siento, lo he intentado, pero me he equivocado al creer en la buena voluntad de ETA y nos han engañado'?». «Es que yo quiero negar la mayor», dijo el 'número dos' socialista. «El Gobierno no se ha equivocado en el proceso. Porque la política antiterrorista no ha cambiado en nada», añadió. Esa fue la tesis que mantuvo durante toda su entrevista y la posterior tertulia con los invitados de RNE. Blanco basó su alegato en comparar la ruptura de la tregua del 98 con el atentado del pasado día 30 en Barajas. «Hubo otras treguas, otros procesos, con circunstancias más adversas, con asesinatos más cercanos... y cuando se rompió la del 98 señalamos a ETA como la única responsable. A nadie se le ocurrió calificar de ingenuo a Aznar, ni se dijo que había claudicado ante ETA, pese a que sí había cambiado su política penitenciaria». Y en la línea de atacar al PP, «que sí ha traicionado el Pacto Antiterrorista, que dice que la política la marca el Gobierno y que la oposición la apoya», Blanco volvió a 'hablar' con el líder del PP: «No ha cambiado la Ley de Partidos, ni la política penitenciaria, ni la cooperación con Francia... hemos desmantelado la cúpula etarra. Ésa es nuestra política antiterrorista, señor Rajoy». Pero admitió: «¿Que fuimos demasiado optimistas? Hombre, llevábamos tres años y medio sin muertos. Eso era un dato objetivo, no una inspiración divina del presidente Zapatero».


Lea mas

 

Defensa distribuye una circular para que se incrementen las medidas de seguridad

 

04-01-07



ETA VUELVE A MATAR / Las consecuencias


Defensa distribuye una circular para que se incrementen las medidas de seguridad

La protección no se ampliará en el caso de las fuerzas policiales porque, según fuentes del Ministerio del Interior, nunca se bajó la guardia durante el alto el fuego de la banda

DAVID SANZ. elmundo.es

MADRID.- El atentado de ETA el pasado sábado ha vuelto a encender todas las alarmas. El Ministerio de Defensa difundió ayer una circular interna entre las unidades militares para que se incrementen las medidas de seguridad. El aviso recoge instrucciones con un doble carácter, «elemental» y «preventivo», para que los miembros de las Fuerzas Armadas las apliquen, según explicaron a EL MUNDO fuentes del Departamento de Defensa.

Sin embargo, precisaron que estas medidas «no son extraordinarias», ya que se ponen en marcha siempre después de un atentado terrorista y cuando hay circunstancias de especial peligrosidad.
(.../...)

Asimismo, recordaron que las instrucciones dadas por Defensa a las unidades militares se reproducen también desde Interior y Justicia a los Cuerpos de Seguridad y a los altos cargos de la Judicatura.

Fuentes del Ministerio del Interior confirmaron que las medidas de protección también se aplican a las Fuerzas de Seguridad dependientes de este departamento, aunque matizaron que «no se han extremado» después del último atentado de ETA, puesto que «nunca se bajaron».

Desde el Ministerio de Justicia explicaron que no se han adoptado tampoco medidas específicas de protección de los miembros de la Judicatura tras la explosión, el pasado sábado, en la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas.

La reaparición de ETA ha supuesto, sin embargo, que se incremente el nivel de alerta en los servicios de protección a políticos vascos amenazados por la banda terrorista. Ante la nueva situación, se están colocando de nuevo inhibidores de frecuencias en los vehículos de los responsables públicos, algo que tiene como objetivo neutralizar artefactos o coches-bomba, según informa Servimedia.

Fuentes próximas a estos políticos amenazados informaron de que la colocación de estos dispositivos en los coches de potenciales objetivos de la banda etarra se inició ya el pasado mes de septiembre, coincidiendo con las primeras informaciones sobre las dificultades del proceso vinculado al alto el fuego.

En septiembre se colocaron inhibidores en los vehículos de cargos públicos de Guipúzcoa. Desde ese mes, se han seguido instalando estos dispositivos en los coches de potenciales objetivos de ETA, tendencia que se generalizará ahora.

La utilización de estos inhibidores era frecuente hace unos años, cuando la banda etarra se encontraba en plena ofensiva contra concejales y cargos públicos. El objetivo de este dispositivo electrónico, que va colocado en el salpicadero del vehículo, es neutralizar la frecuencia que eventualmente podría emitir un mando a distancia.

El Ministerio del Interior y la Consejería vasca de Interior destinarán 168,78 millones de euros durante los próximos 12 meses para proteger a personas y edificios que son susceptibles de sufrir un atentado de ETA.

Según los datos a los que ha tenido acceso Servimedia, la Consejería que dirige Javier Balza destinará en 2007 un total de 60 millones de euros para costear la contratación de escoltas privados, mientras que otros 9,5 millones de euros irán dirigidos a pagar a los ertzainas fuera de servicio a los que se recurre para llevar a cabo labores de protección.

Los servicios de escoltas se generalizaron en el País Vasco y Navarra a partir de 1997 con motivo del asesinato del concejal del Partido Popular Miguel Angel Blanco, que fue secuestrado y asesinado por un comando de ETA que lideraba el terrorista Francisco Javier García Gaztelu, alias Txapote.

Tras este crimen y la campaña de atentados contra otros ediles emprendida por la banda criminal, las administraciones vasca y central asignaron guardaespaldas a colectivos tan diversos como jueces, profesores de universidad, periodistas o sacerdotes.

Por su parte, el Ministerio del Interior que dirige Alfredo Pérez Rubalcaba empleará el presente año 99,28 millones de euros para garantizar la seguridad de las instituciones y de los cargos institucionales en el País Vasco y Navarra.

Al mismo tiempo, fuentes de la Policía Local de San Sebastián aseguraron que agentes de este cuerpo asignados a labores de escolta de concejales del PSE han sido advertidos de que deben incrementar las medidas de seguridad.



Lea mas

 

Detenidos cinco islamistas a los que Interior vincula con los atentados del 11-M

 

04-01-07



Detenidos cinco islamistas a los que Interior vincula con los atentados del 11-M


Están acusados de ayudar a huir de España a Afalah y Belhadj, implicados en la masacre Dos de ellos estaban ya en prisión y los otros, localizados por la Policía desde hacía meses

FERNANDO LAZARO

MADRID.- La Policía detuvo ayer a cinco presuntos islamistas a los que relaciona con los atentados del 11-M. La operación policial, bautizada como Sello II, se desarrolló fundamentalmente en Cataluña, donde fueron detenidos tres sospechosos. Las otras dos capturas se han producido en las prisiones de Puerto de Santa María y en Teixeiro, (La Coruña).

Según la información oficial facilitada por el Departamento dirigido por Alfredo Pérez Rubalcaba, los ahora capturados podrían haber ayudado a huir de España a al menos dos de los presuntos terroristas que participaron en el 11-M: Mohamed Belhadj y Mohamed Afalah. También se sospecha que mantenían relaciones con otro de los procesados por la masacre, Daoud Ouhanane.
(.../...)


En concreto, la comisaría general de Información detuvo ayer en Santa Coloma de Gramanet (Barcelona) a Zohaib Khadiri; en Reus (Tarragona), al imán Djilali Boussiri; en Vidreles (Gerona) a Sasreddine Ben Laid Amri. El detenido que está encarcelado, en régimen de aislamiento, en la prisión gaditana de Puerto de Santa María es Samir Tahtah, quien ya fue apresado en una de las operaciones contra las células islamistas dedicadas al reclutamiento de muyahidines para enviarlos, fundamentalmente, a Irak. En el mismo caso se encuentra Kamal Ahbar, quien está en el centro penitenciario de Texeiro.

El Ministerio del Interior informó en una nota oficial que la operación ha estado dirigida por el Juzgado de Instrucción Número 6 de la Audiencia Nacional, a cuyo frente está el magistrado Juan del Olmo. El juez instructor estaba ayer de vacaciones y, según fuentes de la Audiencia, no se espera que se incorpore al despacho hasta mañana, viernes. En los registros practicados a los detenidos la Policía se ha incautado dinero en efectivo, resguardos de llamadas telefónicas a Afganistán, documentación falsa, tres ordenadores y una PDA. Los especialistas policiales sospechan que Belhadj y Afalah huyeron de España, desde Barcelona, poco antes de que se produjeran los atentados de Madrid y creen que su destino final fue Irak. Las sospechas policiales apuntan a que ambos terroristas perperpetraron sendos atentados suicidas en aquel país. Por este motivo las autoridades españolas enviaron muestras de ADN de los familiares de los huidos a los militares de EEUU destinados en Irak para que las compararan con los restos de terroristas suicidas.

Ya en enero de 2006, la Policía detuvo a Omar Nakcha en Cataluña como responsable de la red que los huidos utilizaron para abandonar España. Los ahora detenidos están acusados de formar parte de esta red.

Fuentes de la lucha antiterrorista aseguraron que los capturados estaban localizados desde hacía meses y que desde el juzgado se estudiaba citarles a declarar. Añaden la posibilidad de que la mayoría de los cinco quede en libertad tras prestar declaración ante Del Olmo.




Lea mas

 

Escoltas piden que les informen de las nuevas técnicas de ETA

 

04-01-07



Escoltas piden que les informen de las nuevas técnicas de ETA

BILBAO.- Los escoltas de las personas amenazadas por ETA han puesto «a punto» en las últimas fechas los inhibidores de frecuencias que se utilizan para evitar que una bomba pueda ser activada con mando a distancia por parte de los terroristas al paso de sus objetivos.

Asimismo, consideran que si ETA va a emplear nuevas técnicas para detonar sus artefactos -como células fotoeléctricas o nuevos mandos a distancia- deben ser informados por las Fuerzas de Seguridad para adaptarse tecnológicamente.
(.../...)

Aunque nunca se llegaron a desconectar los inhibidores, desde que se declarara el alto el fuego se había «relajado» su mantenimiento, de manera que cuando algún aparato se estropeaba no era repuesto «de inmediato».

Según informaron a Europa Press fuentes de la Asociación Española de Escoltas (ASES), desde mediados del pasado mes de noviembre y principios de diciembre se han puesto a punto todos los dispositivos, en consonancia con el incremento de peticiones de servicios de escolta registrados en esas fechas.

Aparte de recuperarse a finales del mes pasado todos los servicios de protección que se habían dejado de prestar tras el alto del fuego de ETA, se han contabilizado nuevas peticiones de concejales de varias provincias alejadas del País Vasco



Lea mas

3.1.07

 

UN GOBIERNO DESORIENTADO QUE DEBE RECTIFICAR CON AYUDA DEL PP

 

03-01-07



Editorial

UN GOBIERNO DESORIENTADO QUE DEBE RECTIFICAR CON AYUDA DEL PP


El ministro del Interior aseguró ayer que ningún informe policial le advirtió de que ETA iba a romper la tregua. Rubalcaba desviaba así la atención hacia los cuerpos de seguridad, a pesar de que sólo diez días antes del atentado de la T-4, él mismo -sin confirmar ni desmentir una reunión del Ejecutivo con ETA- había afirmado que «la obligación del Gobierno es saber cómo va el proceso y tiene muchos medios y vías para saberlo». Estas vías llevaron a La Moncloa y a Interior a transmitir una sensación de optimismo que no se correspondía con la realidad. Es más. Probablemente si alguien hubiera advertido al Gobierno de que los terroristas planeaban romper la tregua, habría sido tachado de agorero y pesimista. Ahí queda el dato de la dimisión del número tres del CNI y cabe recordar las declaraciones del ex abogado de Herri Batasuna, Txema Montero, quien pronosticó que ETA volvería a matar pronto, lo cual le valió una reprimenda del PNV y del Gobierno, que le reprocharon que hablara «sin datos».
(.../...)

La actitud del Ejecutivo permite pensar que sólo quería escuchar y ver lo que le convenía, razón por la cual no dio la importancia debida al robo de las pistolas en Francia y el propio Rubalcaba minusvaloró el hallazgo del último zulo. Queda en pie la pregunta de quiénes eran los interlocutores del Gobierno en sus contactos con ETA, por que es evidente que la dirección de la banda ya había decidido romper la tregua cuando Rubalcaba confiaba en que «el proceso» pasara «a fases sustantivas».

El rasero de Rubalcaba

Han pasado cuatro días desde el atentado y el ministro del Interior no tiene pistas sobre la identidad de los autores, ni sobre el tipo ni la cantidad de explosivos utilizados por ETA. Tampoco han podido hallarse aún los cuerpos de los dos desaparecidos. Es pertinente recordar aquí qué sucedería si aplicáramos al Gobierno socialista el mismo rasero que se aplicó al Ejecutivo del PP en los días siguientes al 11-M. Nos parecería un error que el PP administrara al PSOE la misma medicina. Pero el ministro Rubalcaba tendría que darse cuenta de la injusticia que él mismo cometió con los que eran responsables de Interior en aquel momento. También resulta útil para el análisis recordar que una de las conclusiones de la comisión del 11-M fue la falta de previsión del Gobierno de Aznar sobre el terrorismo islamista.

Lo cierto es que la reacción ante el brutal atentado de ETA está poniendo en evidencia a un Gobierno desorientado, que parece no darse cuenta de la dimensión de lo que está en juego. Cabe preguntarse por qué el presidente Zapatero aún no ha acudido al lugar de los hechos. El cuñado de uno de los desaparecidos se queja hoy en una entrevista que publicamos de que Zapatero no haya aparecido por allí ni siquiera haya enviado una nota a las familias. Asimismo, cada día que pasa se acentúa su error de las primeras horas. Su ministro del Interior tuvo que utilizar ayer las palabras que el presidente no se atrevió a pronunciar el sábado: «El proceso está roto, liquidado, acabado y es insalvable».

Sin embargo, Rubalcaba no dio aún el paso imprescindible hacia el único camino razonable que ahora tiene el Gobierno: la vuelta al consenso con el PP. El ministro no quiso comprometerse a una convocatoria del Pacto Antiterrorista, aunque anunció una ronda de contactos la semana que viene con todos los grupos parlamentarios, argumentando que el Gobierno quiere recuperar la unidad de las fuerzas políticas contra ETA. Lo cual no es más que un eufemismo, puesto que el Gobierno nunca perdió el respaldo de ERC, IU, CiU y PNV. El portavoz de ERC en el Parlamento catalán tuvo ayer la desfachatez de decir que ETA «ha puesto más de su parte» en el proceso que el Gobierno. Con socios así... La única quiebra ha sido la producida con el PP y con los millones de votantes a los que este partido representa.

Los dirigentes populares pueden haber hecho críticas exageradas -como la de acusar a Zapatero de rendirse ante ETA-, pero es indudable que Rajoy tenía toda la razón al advertir que no había ni un solo elemento para pensar que la banda estaba decidida a abandonar la violencia.

Cuestión de confianza

Al presidente del Gobierno no le deben doler prendas en reconocer que se equivocó, puesto que seguramente lo hizo de buena fe, y cuanto antes dé ese paso, mejor para todos. Por lo que se refiere al PP, lo lógico sería que su ejecutiva, que hoy se reúne de forma extraordinaria, hiciera un ofrecimiento al Gobierno para volver al Pacto por las Libertades y Contra el Terrorismo, comprometiéndose a cambio a no utilizar la lucha antiterrorista como elemento de confrontación política. En el seno de dicho pacto deberían tomarse iniciativas policiales, diplomáticas y judiciales, a través de la Fiscalía. Cuando los técnicos calculan que la reconstrucción de los destrozos de la T-4 costarán entre 30 y 40 millones de euros, hay que preguntarse si el fiscal seguirá poniendo pegas al embargo de los bienes de las herriko tabernas.

La convocatoria del Pacto Antiterrorista no debería aplazarse más de una o dos semanas, por lo cual si el Gobierno responde negativamente al emplazamiento del PP, Rajoy tendría que dar el paso de pedir al presidente del Gobierno que se someta de inmediato a una cuestión de confianza ante el Congreso para saber con qué respaldo cuenta para gobernar. Si Zapatero no accediera a esa petición, estaría justificada la exigencia de elecciones anticipadas. Sólo si el presidente del Gobierno se negara a pactar o someter su política al debate y a las urnas, estarían justificadas otro tipo de iniciativas, ya que un amplio sector de la sociedad española podría llegar a la conclusión de que para hacer frente a ETA sería preciso desembarazarse de Zapatero. No obstante, esperamos que el presidente esté a la altura de las circunstancias y se comporte como un hombre de Estado, dejando al margen los intereses partidistas.



Lea mas

This page is powered by Blogger. Isn't yours?