«Mi determinación para alcanzar la paz es aún hoy mucho mayor»

05-01-07



ETA VUELVE A MATAR / El presidente del Gobierno acude al aparcamiento de la T-4 cinco días después del atentado / Señala que «la Justicia es un instrumento fundamental para la paz y el final de la violencia»

«Mi determinación para alcanzar la paz es aún hoy mucho mayor»


El presidente del Gobierno elude en la T-4 toda referencia al Pacto Antiterrorista / Bono: «Habría que enseñarles los dientes y que sepan que para negociar deben tirar las armas y acercarse con las manos en alto»

JOAQUIN MANSO

MADRID.- No habló de ruptura ni tampoco, esta vez, de suspensión. Zapatero volvió a insistir ayer en su mensaje pacifista desde «el escenario de la destrucción», como él mismo definió al aparcamiento de la T-4. El presidente aseguró: «La energía y la determinación que tengo para ver el final de la violencia y alcanzar la paz es, aún hoy si cabe, mucho mayor» tras el atentado de ETA en el que murieron Carlos Alonso Palate y, con certeza, su compatriota Diego Armando Estacio.

Ayer, cinco días después -«muy pocos», según dijo el presidente del Gobierno- de que la banda terrorista hiciese explotar una furgoneta bomba cargada con más de 200 kilos de explosivos, José Luis Rodríguez Zapatero visitó la montaña de escombros a que ha quedado reducido el aparcamiento de la T-4 de Barajas. Para él, «una destrucción notable».
(.../...)

En su comparecencia ante la prensa, Zapatero quiso hacer compatibles las constantes alusiones a la firmeza y la determinación del Estado de Derecho, con las insistentes referencias al «final de la violencia» y a la paz.

Primero, habló de «vil atentado» y aseguró que «la Justicia se hará cargo de los autores de esta barbarie que ha causado, casi con toda seguridad, dos vidas», ya que «ésas son las reglas del Estado de Derecho, de la democracia y de la ley». Pero, a continuación, añadió una de las letanías mil veces repetidas desde que ETA declarase su «alto el fuego permanente»: «La Justicia es un instrumento fundamental para la paz y el final de la violencia».

«Para el final de la violencia y la paz» -insistió- «voy a poner lo mejor de mí mismo». En este punto, recordó su legitimidad para dirigir la política antiterrorista, apelando a «toda la fuerza democrática que los ciudadanos me dieron en las urnas». Y pidió la adhesión del resto de partidos: «Espero que en este esfuerzo podamos contar, como quieren todos los españoles, con el concurso de todos los ciudadanos y de todas las fuerzas políticas». Pero en ningún momento se refirió al Pacto Antiterrorista.

El jefe del Ejecutivo avisó a ETA de que se equivoca «con este atentado criminal y atroz». «Ha elegido el peor de los caminos posibles. Nada va a conseguir, a nadie va a intimidar. La democracia no se intimida. Ninguna de las instituciones del Estado de Derecho se intimida, y tampoco el Gobierno», advirtió.

Como ya anunció cuando se inició el proceso de paz, Zapatero aseveró que «los españoles saben que ésta es una batalla dura». Y añadió que, además, «saben que cuentan con la firme determinación de las instituciones del Estado de Derecho para ver el fin de la violencia».

«Nada ni nadie va a detener el firme derecho de los ciudadanos españoles a vivir sin bombas y sin violencia», dijo, y afirmó tener «el firme convencimiento» de que se va a conseguir.

El presidente del Gobierno llegó hacia las 12.10 horas a la zona cero del atentado, acompañado por el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, y por los candidatos socialistas a la Comunidad de Madrid, Rafael Simancas, y al Ayuntamiento, Miguel Sebastián. Allí permaneció durante una media hora, recorriendo el amasijo de forjados y recibiendo explicaciones de los equipos de rescate.

Después, el presidente compareció con semblante serio ante la prensa y realizó una alocución de cuatro minutos. No admitió preguntas. Al contrario que otros dirigentes que han acudido al aeropuerto en días anteriores, Zapatero prefirió no hacer sus declaraciones en el mismo lugar del atentado, sino que lo hizo a bastante distancia, en un lateral de la flamante T-4. Hasta allí tuvieron que desplazarse en un autobús los periodistas.

Casi una tercera parte de su intervención la dedicó a agradecer su esfuerzo a todos cuantos trabajan en el aparcamiento del aeropuerto desde el sábado: Bomberos, Policía Municipal y Nacional, Guardia Civil, Samur y personal de Aena.

Zapatero también tuvo palabras de gratitud para los numerosos gobiernos europeos y ciudadanos que «han mostrado la solidaridad y el apoyo a España, al Ejecutivo y a las instituciones». Y alabó la «respuesta de madurez y de ciudadanía democrática» que han dado los españoles, que, agregó, «saben a qué mal nos enfrentamos».

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los agujeros negros del 11-M.- Links

EL CHULO TXAPOTE

Los agujeros negros XIII - La dinamita fantasma