Banner QSVTV

 

 

   La paz sin honor no es paz, es rendición.

 
Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters

        

  Image hosting by Photobucket

    Escribeme

   
 

   Prensa Digital 
Apycom Java Applets
Links solidarios
Apycom Java Applets

Links 

Apycom Java Applets
Otras  bitácoras
Archivos




3.6.04

 

Zouhier y Castro Toro estaban en la misma prisión en la que ETA contactó con el GIA

 

03.06-04


11-M / Los dos confidentes cumplían condena en la prisión de Villabona cuando Camarero López relató a su amigo Bereciartúa sus buenas relaciones con el dirigente islamista argelino Abdelkrim Beresmail

Zouhier y Castro Toro estaban en la misma prisión en la que ETA contactó con el GIA

Los dos intermediarios de los explosivos del 11-M coincidieron en la cárcel asturiana de Villabona con cuatro etarras y tres dirigentes de Jarrai

CASIMIRO GARCIA-ABADILLO

MADRID.- Antonio Castro Toro y el marroquí Rafá Zouhier coincidieron en la cárcel de Villabona en 2001 con Juan Luis Camarero López y Abdelkrim Beresmail. Castro y Zouhier hicieron de enlace entre el minero Suárez Trashorras y Jamal Ahmidan, El Chino, para lograr la dinamita usada el 11-M.
(.../...)

Zouhier fue detenido en septiembre de 2001 acusado de un delito de robo con violencia. Castro Toro había ingresado en la cárcel asturiana dos meses antes, acusado de un delito de tráfico de estupefacientes.

Zouhier y Castro Toro habían trabajado como porteros de discoteca y ambos tenían relación con el mundillo de la droga, así que debieron trabar amistad a los pocos días.

Fue durante su estancia en el centro penitenciario cuando Castro Toro le dijo al marroquí que él podía conseguir dinamita con cierta facilidad.

Castro Toro quedó en libertad en diciembre de 2001, mientras que Zouhier no concluyó su condena hasta febrero de 2002.

Justamente durante el mes de septiembre de 2001, el dirigente de Jarrai Juan Luis Camarero López comentaba con su amigo Joseba Iñaki Bereciartúa las particulares ideas sobre la forma de realizar atentados de su compañero de cárcel Abdelkrim Beresmail, que cumplía una pena de 12 años por pertenencia al grupo terrorista argelino GIA.

Resulta cuando menos curioso que Castro Toro, que se ofreció a Zouhier para conseguirle dinamita, no hiciera eso mismo con el dirigente de Jarrai o con los miembros de ETA que había también recluidos en Villabona en esas mismas fechas.

En efecto, en 2001 había internados en la cárcel asturiana cuatro miembros de ETA: Itziar Arrizabalaga, Jesús Amantes, Javier Izaga y Anselmo Olano. Asimismo, había otros dos miembros de la organización juvenil Jarrai: Enrique Urarte y Daniel Ortiz.

Según se ha sabido después, Zouhier debió de transmitir la información que le proporcionó Castro Toro sobre la dinamita a El Chino cuando ya había decidido planear una masacre en Madrid.

Jamal Ahmidan debió de entrar en contacto con el minero Suárez Trashorras en diciembre de 2003.

Después de unos primeros tanteos, Suárez Trashorras decidió concretar la transacción.

A su boda (el minero retirado se casó con la hermana de Castro Toro), que se celebró a principios de febrero de 2004 en Avilés, acudieron como invitados El Chino y Mohamed Oulad (uno de sus más fieles escuderos).

La transacción terminó de rematarse justo a la vuelta del viaje de novios que había tenido como destino las islas Canarias. El 14 de febrero, Suárez Trashorras mantuvo un encuentro en Madrid con El Chino (que estuvo acompañado por Oulad, Zouhier y Rachid Agly) en un restaurante de la cadena McDonald's situado en la calle de la Oca, frente al hospital militar Gómez Ulla (Carabanchel).

Posteriormente, se trasladaron a la casa de campo de Morata de Tajuña, donde los marroquíes le enseñaron al asturiano el alijo de droga.

Precisamente, en ese mismo sitio fue donde los terroristas montaron el 10 de marzo las 13 bombas que utilizaron en los trenes de la muerte el 11-M.

El 28 de febrero, El Chino, Oulad y Agly se trasladaron en dos Volkswagen Golf a Avilés para llevar a cabo la sustracción de la dinamita y de los detonadores en dos minas de la empresa Caolines de Merillés.

Suárez Trashorras conocía perfectamente el camino de acceso al arcón donde se encontraba guardada la Goma 2 ECO. Ya antes había llevado a cabo sustracciones de explosivo para la venta al menudeo entre pescadores desaprensivos de la zona.

Naturalmente, en esa ocasión se trataba de algo mucho más gordo: 200 kilos de Goma 2 a cambio de 6.000 euros y 35 kilos de hachís.

En la investigación sobre los explosivos y las armas del comando que llevó a cabo la matanza del 11-M, la Guardia Civil ha podido comprobar sobre el terreno la falta de seguridad en la custodia de la dinamita por parte de las empresas mineras.

Por increíble que parezca, Caolines de Merillés aún sigue insistiendo en que no ha detectado la falta de los 200 kilos de dinamita.Dicha empresa viene utilizando unos 24.000 kilos de explosivo al año, según fuentes de la investigación. Las pruebas que se han realizado con los cartuchos encontrados en el piso de Leganés (donde se suicidaron siete terroristas) demuestran que la dinamita que tenían en su poder los terroristas tiene su origen en las minas de dicha empresa asturiana.

Se da la circunstancia de que Suárez Trashorras era confidente de la policía de Avilés y de que su cuñado, Castro Toro, también lo era.

Trapicheo de drogas

Ambos pasaban información sobre trapicheo de drogas al jefe de la brigada de estupefacientes de la comisaría de Avilés (Manuel García). Incluso, dicho agente hizo gestiones en uno de los grandes almacenes de la ciudad para que se le proporcionara trabajo como guardia de seguridad a la esposa del ex minero.

Por su parte, Zouhier era informador habitual de la Guardia Civil (en concreto de la Unidad Central Operativa). A dos de sus agentes les había transmitido, ya en el verano de 2003, que unos individuos de Asturias estaban dispuestos a venderle dinamita.

Aunque la policía no ha conseguido hasta ahora encontrar un nexo directo entre los atentados del 11-M y la organización terrorista ETA, algunos datos están siendo analizados con detenimiento.

Por ejemplo, la estancia de Gayoun Basel en el País Vasco. El marroquí es uno de los detenidos a los que el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo mantiene en prisión. Además, ha sido identificado por varios testigos como uno de los autores materiales de los atentados del 11 de marzo.

Durante los meses en los que trabajó en el País Vasco, entabló numerosas relaciones cuyo seguimiento podría aportar nuevas pistas sobre la organización de la masacre.




Lea mas

2.6.04

 

Siria pide a Hizbulá que suspenda su colaboración con los etarras

 

02.06-04

Siria pide a Hizbulá que suspenda su colaboración con los etarras

GUIDO OLIMPIO. Corriere della Sera / EL MUNDO

Beirut, hace pocos días. Nasif Jeirbek, 'número dos' de los servicios secretos sirios, contacta con la cúpula del Hizbulá libanés.Solicita una reunión urgente. El '007' pide a los guerrilleros libaneses que suspendan temporalmente la colaboración con los terroristas vascos de ETA.
(.../...)

Motivo: hay que evitar revelaciones embarazosas durante la visita del presidente sirio Bashar Asad a España, que comenzó ayer.También establece contactos con otros grupos, sospechosos de mantener relaciones con miembros de ETA. Y envía un mensaje al jefe de la Vevak, el servicio secreto jomeinista, en Damasco.

Desde los años 70, ETA ha tejido sólidos vínculos en Oriente Próximo y los ha desarrollado cultivando relaciones especiales con el Hizbulá libanés, Siria e Irán.

Nunca se trató de una alianza estratégica -inviable por motivos políticos y prácticos- , sino de contactos de «conveniencia».

ETA estaba buscando posibles refugios de emergencia alternativos a los europeos y latinoamericanos. Además podía disfrutar de los eventuales conocimientos técnicos -sobre todo, en el ámbito de los explosivos- que poseían las facciones de Oriente Próximo.

En este campo, ambiguo como ninguno, Teherán intentó establecer un auténtico pacto de colaboración. Pero los vascos, tenazmente apegados a la peculiaridad de su lucha, se opusieron. De hecho, su actividad militar se desarrolla sólo en el territorio español y no quieren 'contaminarla' con otros programas.

ETA aceptó, sin embargo, la oferta de asistencia en el 'training' para sus elementos del ala militar. Y para no levantar sospechas, se ha limitado a enviar a dos o tres elementos al año a un campo del Líbano gestionado por las milicias filoiraníes.




Lea mas

 

Un informe de la Policía silencia las pesquisas sobre ETA

 

02-06-04

11-M LA INVESTIGACION / LOS DOCUMENTOS

Un informe de la Policía silencia las pesquisas sobre ETA

El documento, elaborado en mayo por la UCI, afirma que desde el principio las pistas conducían a los integristas

MANUEL CERDAN

MADRID.- El informe que el Ministerio del Interior ha entregado a la comisión parlamentaria sobre las investigaciones del 11-M afirma que las primeras pesquisas para dar con los autores de la masacre se iniciaron tras la localización en Alcalá de Henares de la furgoneta Renault-Kangoo, utilizada por los terroristas.Esa afirmación deja entrever que, desde el primer momento, los agentes policiales apostaron por la solución del integrismo islamista, ya que en el vehículo aparecieron más tarde una cinta con versículos coránicos, restos de explosivos Goma 2 ECO y detonadores.

(.../...)

El documento número 29 de la Comisión de Investigación, que tiene una extensión de 141 folios y está catalogado como «reservado», fue elaborado a finales de mayo por la Unidad Central de Inteligencia, grupo policial perteneciente a la Comisaría General de Información, tras la llegada a Interior del nuevo equipo ministerial.

En la página 78, y bajo el epígrafe «Primeras líneas de Investigación», el informe recoge exclusivamente las pistas que condujeron finalmente a la célula de Lavapiés de los fundamentalistas marroquíes: la furgoneta Kangoo, la mochila bomba encontrada en la estación de El Pozo y el teléfono móvil sin accionar, que supuso la principal pista para la investigación.

Sin embargo, el informe silencia cualquier referencia a las primeras pistas barajadas por la propia Comisaría General de Información, que conducían a la banda terrorista ETA, como se refleja en otras «notas informativas» de la Policía y del Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

Conclusiones

En otro documento -en la comisión está clasificado con el número 1-, los responsables de las Fuerzas y Cuerpos de la Seguridad del Estado recogen las conclusiones a las que habían llegado, tras una reunión celebrada en Interior entre las 12.00 y 13.00 horas del 11 de marzo: «Autoría ETA por amenaza cierta en tiempo electoral, evitada la semana pasada. Por precedentes: diciembre 2002, Nochebuena 2003, Furgoneta 500 kg. Y por indicios: Objetivo el Corredor del Henares. Atentado en tren con mochilas o maletas.Conocimiento intento atentado 12 mochilas Baqueira-Beret. Indicios Tedax de que la dinamita del explosivo es la habitual de ETA».

El conocido como Comité de Coordinación de Interior adoptaba esas conclusiones antes de que la policía inspeccionara la furgoneta Kangoo -a las 14.15 horas del 11-M-, hallara las cintas y los explosivos -a las 15.30 horas-, desactivara la mochila bomba con el móvil -a las 5.15 horas del 12-M- y mucho antes de que la tarjeta prepago le condujera al locutorio marroquí de Lavapiés.

El CNI, a las 15.51 horas del 11-M, emitió otro informe en el que afirmaba: «Se considera casi seguro que la organización terrorista ETA es la autora de estos atentados» y «con los datos disponibles hasta el momento no puede afirmarse que alguna organización ligada a la Yihad Internacional pudiera ser responsable de la ejecución de estos atentados». Seguidamente, detallaba una serie de circunstancias que coincidían con las de la policía.

El documento 29, elaborado por la UCI, dedica también un amplio apartado a los explosivos utilizados por los terroristas en las mochilas bombas de los atentados. Los funcionarios de la Unidad Central de Inteligencia se refieren exclusivamente a la Goma 2 ECO, pero en ningún momento mencionan los primeros informes de los TEDAX, que señalaban la presencia en los artefactos de titadine, una dinamita que utiliza habitualmente ETA. Ese dato erróneo provocó confusión en el Ministerio del Interior.

El nuevo informe de la UCI difiere asimismo de sus primeras valoraciones de la Comisaría General de Información y del documento elaborado por el CNI el 12-M sobre el primer comunicado de Al Qaeda reivindicando el atentado de Madrid. La reivindicación fue remitida por correo electrónico al diario árabe de Londres Al Quds Al Arabiya. Mientras, desde un primer momento, la Comisaría General de Información y el CNI restaron credibilidad a la reivindicación de Al Qaeda, el informe de la UCI mantiene ahora que «el lenguaje que se emplea en el texto concuerda con el habitualmente utilizado por Al Qaeda en sus comunicados».

Asimismo, la UCI da crédito a las demás reivindicaciones efectuadas tras el 11-M por Al Qaeda: la cinta de vídeo depositada en una papelera próxima a la mezquita de la M-30 por Ansar Al Qaeda en Europa, el fax enviado por las Brigadas Abu Hafs Al Masri al periódico árabe Al Hayat, editado en Londres, al fax remitido a la redacción del diario Abc por el grupo Ansar Al Qaeda y la cinta de vídeo hallada en el piso de Leganés.

Sobre la financiación del comando que llevó a cabo la acción terrorista en Madrid, los agentes de la Unidad Central de Inteligencia mantienen que se financiaron de «una forma autónoma mediante las aportaciones particulares de cada uno de los integrantes de la célula, cobrando un papel fundamental la utilización de los recursos provenientes del tráfico de estupefacientes y otras actividades delictivas».

Sobre las armas de las que disponía el grupo, dos subfusiles Sterling de procedencia británica, y uno CZ, de procedencia checa, más dos pistolas, los agentes determinan que fueron obtenidas de «las redes de delincuencia organizada asentadas en nuestro país», principalmente de la «mafia búlgara».

La UCI destaca también la facilidad que tenían los terroristas para procurarse documentación falsa. Por ejemplo, Jamal Ahmidan, conocido como El Chino, uno de los marroquíes que se autoinmolaron en Leganés, utilizaba habitualmente un pasaporte belga a nombre de Yossef Ben Salam.


Lea mas

 

Un documento secreto revela contactos entre el entorno de ETA y un dirigente del GIA

 

02.06-04

11-M / Un dirigente de Jarrai mantuvo una estrecha relación en la cárcel con Abdelkrim Beresmail, del grupo islamista argelino / «Según él, tú pones la bomba y no tienes que avisar. Para mí, chapó», le dijo a un amigo

Un documento secreto revela contactos entre el entorno de ETA y un dirigente del GIA


CASIMIRO GARCIA-ABADILLO

MADRID.- El entorno de ETA mantuvo contactos con un dirigente del Grupo Islamista Armado (GIA) tras el 11-S, según pone de manifiesto un documento secreto, aportado al Gobierno por los servicios de Información, al que ha tenido acceso EL MUNDO.(.../...)

En el citado documento se reproduce una conversación que tuvo lugar entre Juan Luis Camarero López y su amigo Joseba Iñaki Bereciartúa. La charla se desarrolló a finales de septiembre de 2001 en la cárcel de Villabona (Asturias).

(.../...)

Camarero López cumplía entonces condena de seis años de prisión por agredir al ertzaina Ander Susaeta.

El detenido, un conocido dirigente de la organización juvenil Jarrai (declarada ilegal por el juez Baltasar Garzón), participó en agosto de 1993, junto a un grupo de unos 20 jóvenes, en una brutal paliza al policía autónomo, que iba de paisano, durante las fiestas de Bilbao.

Posteriormente, tras ser condenado a seis años de cárcel, se fugó de España y se refugió en México. Dicho país le extraditó finalmente en junio de 1998 y, de esa forma, pudo cumplir su condena en la prisión asturiana.

Por su parte, Joseba Iñaki Bereciartúa fue detenido por colaboración con ETA en una operación llevada a cabo por la Guardia Civil contra miembros del comando Vizcaya en enero de 1992. Cuando se produjo la conversación, Bereciartúa ya se encontraba en libertad.

«Con una bomba encima»

En el documento secreto aparece transcrito el siguiente diálogo:

-Vine con el argelino que está aquí, comenta Camarero López.

-¿Del GIA, no?, inquiere Bereciartúa.

-Sí, es la leche. Está supercontento [se refiere a los atentados cometidos por Al Qaeda el 11 de septiembre de 2001 contra las Torres Gemelas y el Pentágono]. Tiene unas ganas de matar yanquis que mecagüen la leche. ¡Increíble! Es un tío superserio. Este es de los que, en cuanto salga, va con una bomba encima. Yo me llevo superbien con él.

Y concluye su comentario elogioso sobre el miembro del grupo terrorista islámico radicado en Argelia: «Todo lo que sea guerra, de puta madre. Para él, hay cosas que nosotros hacemos muy mal.Según él, tú pones la bomba y no tienes que avisar. Tiene que haber muchos muertos. Y ésa es la historia, otro concepto. Mira lo que han hecho [otra vez en referencia a los atentados del 11-S]. Para mí, chapó».

El argelino al que se refería Camarero López era Abdelkrim Beresmail, que fue detenido en Valencia en 1997 en el curso de la llamada operación Apréciate, llevada a cabo por la Unidad Central de Información Exterior de la policía.

La Audiencia Nacional le juzgó en el mes de junio de 2001 y le condenó a 12 años de cárcel, acusándole de formar parte del aparato logístico del GIA.

En la citada operación (en la que fueron detenidas un total de 11 personas), la policía se incautó de armas, teléfonos móviles y transmisores. La célula del GIA detenida en Valencia se encargaba del tránsito de terroristas desde el continente africano a Europa y se financiaba, fundamentalmente, con robos a domicilios y con sustracciones de vehículos.

Contactos detectados

Justamente unos meses antes de producirse la conversación que se reproduce en el documento que los servicios de Información trasladaron al Gobierno al día siguiente de los atentados del 11 de marzo, la policía había detectado ya contactos entre el entorno de ETA y grupos terroristas de carácter islamista.

El 6 de octubre de 2001, EL MUNDO publicó una información en la que se hacía referencia precisamente a esos contactos.

Según fuentes solventes, entre finales de diciembre de 2000 y principios de enero de 2001 una delegación de 10 personas pertenecientes a la organización terrorista palestina Hamas visitó el País Vasco invitada por Herri Batasuna (partido ilegalizado igualmente por Garzón por formar parte del conglomerado de ETA).

La facción más radical del citado grupo abertzale (precisamente la que se encuadraba dentro de Jarrai, la organización juvenil de HB de la que era dirigente Camarero López) defendía para el País Vasco el inicio de una ofensiva de lucha callejera imitando las tácticas utilizadas en la Intifada en Palestina.

El documento en el que aparece reflejada la conversación aludida entre Camarero López y Bereciartúa formaba parte de un informe más completo que los servicios de Información trasmitieron al Gobierno tras los atentados del 11 de marzo.



Lea mas

This page is powered by Blogger. Isn't yours?