Banner QSVTV

 

 

   La paz sin honor no es paz, es rendición.

 
Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters

        

  Image hosting by Photobucket

    Escribeme

   
 

   Prensa Digital 
Apycom Java Applets
Links solidarios
Apycom Java Applets

Links 

Apycom Java Applets
Otras  bitácoras
Archivos




10.9.04

 

Zapatero anima a los países de la coalición a retirar sus tropas de Irak

 

10-09-04

NUEVA POLITICA EXTERIOR / El presidente niega que EEUU esté capacitado para promover la paz en el conflicto entre palestinos e israelíes / Anuncia iniciativas ante la ONU para alcanzar un orden internacional más justo

Zapatero anima a los países de la coalición a retirar sus tropas de Irak

«Si hubiera más decisiones en la línea del Gobierno español se abriría una expectativa más favorable en ese país», afirma el presidente

MARISA CRUZ. Enviada especial

TUNEZ.- El presidente del Gobierno español ha sido acogido en Túnez con los brazos abiertos. Su primera decisión de retirar las tropas de Irak es vista en este país árabe, que lleva a gala el sello de laicidad que imprime a la vida cotidiana, como un gesto valiente.
(.../...)

Y ayer, Zapatero no hizo sino agrandar la orla de hombre con coraje que le han puesto los tunecinos cuando sugirió abiertamente a todas las naciones que conforman la coalición militar destacada en Irak que abandonen el país siguiendo el ejemplo de España.

«La retirada de tropas españolas fue una decisión acertada», aseguró José Luis Rodríguez Zapatero a instancias de los periodistas locales, «sobre todo porque era lo que reclamaba el pueblo español».

«La situación en Irak la veo con profunda preocupación y, respetando la posición de otros países, creo que si hubiera más decisiones en línea con la que tomó el Gobierno español, se abrirían en Irak unas expectativas más favorables», continuó Rodríguez Zapatero.

Las palabras del presidente del Gobierno suscitaron de inmediato la atención periodística, tanto que el propio ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, se apresuró a intentar rebajar su trascendencia haciendo notar que el presidente mostraba su «respeto» por las decisiones de cada país. Pero fue en vano.

Zapatero defiende que las tropas abandonen cuanto antes Irak, ahondando así en su radical discrepancia con EEUU y ello a poco más de una semana de viajar a Nueva York para participar por primera vez junto al presidente Bush en la Asamblea General de la ONU.

Las afirmaciones del presidente del Gobierno denotan una cierta ingenuidad en cuanto a los vericuetos de la política internacional y chocan frontalmente con las aspiraciones del titular de Exteriores, expresadas esta misma semana ante los 140 embajadores de España, de trabajar por restablecer una relación «sólida y estrecha, de socios y aliados», con Washington. También se contradicen con las tesis del alto representante de la UE para la Política Exterior, Javier Solana, quien dando ejemplo de realismo político insiste en la necesidad de mantener un diálogo fluido y constructivo con EEUU.

«El camino de la paz es el del diálogo y no la convocatoria de guerras», insistió Zapatero, quien anunció su intención de presentar iniciativas ante la ONU, cuando intervenga por primera vez ante la Asamblea General el próximo día 21, encaminadas a «lograr un orden internacional con más seguridad y justicia social».

A la espera de esas propuestas que no quiso avanzar, el presidente apostó, junto al primer ministro tunecino, Mohamed Ghanouchi, por una rápida restitución de la soberanía iraquí con respeto a su integridad territorial, insistió en que la experiencia de la intervención militar «ha sido muy negativa» y recalcó su convencimiento de que el futuro pasa «por la legalidad internacional, el fortalecimiento de Naciones Unidas y la lucha contra la pobreza».

«Tiene que haber un escenario totalmente distinto», añadió, «en la lucha antiterrorista. También hay que medir este combate por sus resultados. Ninguna causa justifica el terrorismo, pero hay respuestas que multiplican la violencia y otras que la reducen.Las primeras no sirven».

Esta reflexión se produce coincidiendo con el tercer aniversario de los atentados del 11 de Septiembre contra las Torres Gemelas y el Pentágono y justo cuando el saldo de militares estadounidenses muertos en Irak alcanza el listón psicológico del millar.

Zapatero se mostró partidario también de que la ONU inicie «urgentemente» un proceso de reflexión y adopte medidas rápidas para intentar frenar la espiral de violencia que sacude Oriente Próximo. La resolución del conflicto entre israelíes y palestinos es clave, según el análisis del presidente del Gobierno español, para evitar que la escalada de terror y enfrentamientos se reproduzca en toda la región.

Y también desde este terreno disparó contra la línea de flotación de la política de Bush. «Cuando se inició la intervención militar en Irak se nos dijo que serviría para facilitar la situación en Oriente Próximo. Más de un año después las cosas están mucho peor. El camino ha sido profundamente equivocado. Y desde luego, no van a ser los que han aplicado la lógica de la fuerza militar los que lleven la paz al conflicto entre Israel y Palestina, sino los que crean de verdad en el diálogo; la Unión Europea, la Liga Arabe y la ONU tienen en esto gran responsabilidad».

Tampoco estos planteamientos caerán bien en la Administración Bush y mucho menos en el Gobierno israelí, para el que no existe negociación posible con los palestinos si no está propiciada por Washington.

Rodríguez Zapatero aprovechó también su comparecencia ante los periodistas al término de la reunión de alto nivel con Túnez para condenar el atentado contra la embajada de Australia en Yakarta (Indonesia) y el secuestro, con trágico desenlace, de más de un millar de personas en la escuela número uno de Beslán (Osetia del Norte), e insistió, apoyándose en estos acontecimientos, en la necesidad de abrir en la comunidad internacional un proceso de debate, reflexión e iniciativas para combatir el extremismo terrorista.

El presidente del Gobierno reiteró en este sentido su convencimiento de que ahora lo que se impone es el establecimiento de una nueva estrategia de alianza y diálogo con los países árabes a fin de, tal y como explica el ministro de Asuntos Exteriores, neutralizar los «asideros» que los terroristas puedan encontrar en estas naciones.

Zapatero prometió, además, desplegar todos los esfuerzos diplomáticos que sean necesarios para impulsar la cooperación entre la Unión Europea y el Magreb. «España», dijo, «debe liderar esta colaboración de Europa hacia el sur».


Lea mas

9.9.04

 
 

09-09-04

Un hermano de dos suicidas de Leganés, entre los reclusos
M.M.

MADRID.- Entre los reclusos de Topas se encuentra el marroquí Khalid Oulad Akcha, que debió prestar declaración ante el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo para explicar lo que sabía del 11-M. Aunque finalmente no ha sido acusado de los atentados, las sospechas del magistrado estaban más que fundadas: sus hermanos Rachid y Mohamed fueron dos de los siete suicidas de Leganés y su hermana Naima es la única mujer detenida en relación con los atentados. El clan de los Oulad, procedente de Tetuán, aporta otro nombre a la madeja del 11-M. Según las investigaciones de la policía británica, un quinto hermano, Hassan, recibió en Londres varias llamadas de los dos suicidas poco antes de que se inmolaran.

Diez días después del 11-M, agentes de la Comisaría General de Información de Madrid se presentaron en la prisión salmantina.Allí cumplía cuatro años de condena Khalid por sendos delitos de robo y lesiones. Le hicieron varias preguntas antes de detenerlo y trasladarlo a Madrid para ser interrogado por Del Olmo. Además, su celda fue minuciosamente registrada, y los agentes se llevaron abundante documentación y objetos personales del marroquí.

El mismo día en que Khalid recibía esa visita en prisión, la policía detenía a su hermana Naima, que entonces trabajaba como empleada doméstica. Aunque negó ante el juez cualquier conocimiento sobre los atentados, sus declaraciones sirvieron para identificar a algunos miembros del núcleo duro de los terroristas. Del Olmo decretó su ingreso en prisión por colaborar con los autores de la masacre, pero quedó en libertad con cargos el pasado 5 de mayo.

Naima convivía con sus hermanos Rachid y Mohamed en un piso de la calle Litos de Madrid, que los suicidas abandonaron a primeros de marzo. En febrero, la policía había llegado hasta esa dirección siguiendo el rastro de 'El Tunecino'.


Lea mas

 

Reclusos islamistas imponen sus reglas en la cárcel de Topas

 

09-09-04

Reclusos islamistas imponen sus reglas en la cárcel de Topas

Presos españoles y funcionarios denuncian que el muecín les despierta a las 6 de la mañana, que han convertido en mezquita una sala de lectura de la prisión salmantina y que intentan impedir la entrada de mujeres ATS

ANA DEL BARRIO

MADRID.- Un grupo de 110 presos musulmanes impone sus reglas en la prisión de Topas (Salamanca), donde han convertido la antigua escuela y ahora sala de lectura en una mezquita en la que no puede entrar ningún otro interno que no profese su religión.Es más; cinco veces al día, el muecín llama a voces a la oración, lo que provoca las continuas quejas del resto de reclusos españoles, porque les despiertan antes de medianoche y sobre las 6 de la mañana, según han denunciado a EL MUNDO los funcionarios de la prisión.
(.../...)

Los enfrentamientos entre este núcleo de presos integristas y el resto de internos se han ido agravando, hasta tal punto que las autoridades se han visto obligadas a separarlos en distintos módulos. Este grupo ejerce fuertes coacciones sobre otros reclusos marroquíes, que acaban rezando aunque no sean practicantes.

Como bromean los funcionarios, la cárcel ha quedado dividida entre moros y cristianos: los españoles conflictivos se agrupan en el módulo 3, los musulmanes en el 9 y en el resto de los 13 módulos deben compartir dependencias.

Según el relato de los trabajadores de Topas, el módulo 9 se ha convertido en territorio comanche. Los islamistas se han adueñado de una sala que se utilizaba como escuela y ahora estaba destinada a la lectura y al entretenimiento, donde han colocado mantas en el suelo e inscripciones en árabe para practicar el culto islámico. Ningún otro interno osa entrar en la mezquita por posibles represalias. No en vano, en la cárcel de Topas se encuentra el marroquí Khalid Oulad Akcha, hermano de dos de los terroristas del 11-M que se inmolaron en Leganés.

Además, este grupo está planteando problemas para la entrada de mujeres médicos o ATS en las dependencias de la cárcel. «Al entrar en el módulo, parece que cruzas a otro país. Decimos que vamos a tener que traer pasaporte del Magreb. El módulo es suyo.A las autoridades no les ha quedado más remedio que aceptarlo porque hemos tenido plantes muy gordos de los árabes. Esta prisión es un polvorín», censuró uno de los trabajadores.

Los funcionarios de prisiones enviaron el año pasado un escrito de queja denunciando la situación ante la Dirección General de Instituciones Penitenciarias, que estaba dirigida entonces por Angel Yuste.

Sin embargo, sus peticiones han sido vanas, ya que no se ha tomado ninguna medida para paliar la situación. Los trabajadores critican el hacinamiento de la cárcel -que cuenta con 1.512 internos, de los que 806 son extranjeros, lo que supone el 53% del total- y reclaman que se dispersen estos reclusos por otros centros, con el objetivo de evitar que se organicen.

«La influencia que generan estos internos sobre los demás es alta. Son grupos de presión que intentan controlar el tráfico de drogas y fomentan las peleas y los motines. Además, con estos niveles de hacinamiento, aumenta la tensión», declaró José Ramón López, presidente del sindicato ACAIP, que agrupa a los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias.

Una de las grandes dificultades de convivencia que ha generado la práctica del Corán ha sido provocada por el sueño. A pesar de que en la prisión impera la ley del silencio y está muy mal visto chivarse, los internos españoles no han podido aguantar la situación y se han quejado en repetidas ocasiones de que los llamamientos a la oración del muecín les despiertan.

Sin embargo, las recriminaciones de los funcionarios a los musulmanes para que intenten ser más silenciosos no han servido de nada.«Les llamamos la atención, pero no hacen caso. En la cárcel, el tema del sueño es sagrado y ellos despiertan al resto de los presos. El reglamento dice que todos tienen derecho a ocho horas de descanso nocturno, pero los musulmanes están imponiendo sus costumbres y no respetan el derecho de los otros internos», aseguró indignado uno de los funcionarios, que no quiso desvelar su identidad.

Los seguidores de Alá están amparados por la ley que contempla el derecho de los internos a practicar su religión, pero incumplen una de sus condiciones: «Siempre que ésta se preste con respeto a los derechos de las restantes personas».

La integración de este grupo de reclusos es nula y la vida en prisión se torna cada día más difícil. «Un día tuve que cachear a todos los internos y uno de ellos llevaba un macuto con el Corán dentro. No me permitió tocarlo porque decía que se lo contaminaba», relató un trabajador.

A todas estas preocupaciones hay que sumar el problema del lenguaje.«Como no te puedes comunicar con ellos no sabes lo que está pasando.Nosotros no llevamos armas y nos basamos en las relaciones humanas», indicó el presidente de ACAIP.


Lea mas

8.9.04

 

Bien está lo que bien acaba

 

08-09-04

11-M LA INVESTIGACION / NUEVAS COMPARECENCIAS

Bien está lo que bien acaba


Por Victoria Prego

Ahora dirán lo que mejor les convenga, porque tampoco es cosa de perder la cara cuando ya todo está decidido, pero lo que ayer hicieron el PP y el PSOE en la primera sesión de la rentrèe de la Comisión de Investigación fue echarse un pulso infinito que perdieron ambos, aunque el PP lo perdiera más. Porque, digámoslo abiertamente: los dos partidos dicen querer continuar con las investigaciones pero lo cierto es que ninguno de los dos lo quiere de verdad.
(.../...)

No lo quiere el PSOE, porque lo que necesita políticamente ahora es dedicarse a hacer propuestas de futuro y vender su «nuevo estilo de gobernar» en lugar de enfangarse con el PP en un combate sobre el pasado que ya no va a dar a los socialistas rédito ninguno.Y mucho menos lo quiere el PP, porque sabe que lo único que queda ya es hurgar en la inmensa herida abierta del fracaso en la prevención de la matanza del 11 de marzo, y ésa es, en términos políticos, una responsabilidad directa del Gobierno anterior, es decir, suya.

Pero ayer la cuestión, muy española, era saber quién iba a arrugarse primero, quién acabaría cediendo y aceptando ponerle al gato la fea carraca del cierre de los trabajos de la Comisión. Ese fue el pulso que se vivió ayer en el Congreso y que se concentró en ese interminable minuto de pastoso silencio que, como el que precede a una jugada definitiva y final en cualquier garito de buena solera, guardaron los dos grandes partidos ante la expectación atónita y muda de los grupos minoritarios.

Empujados, finalmente, por el presidente de la Comisión, por fin masculló Pujalte: «Tengo póker de ases». Y Cuesta respondió: «Yo también». Y ni póker, ni ases, ni nada de nada que no fuera la resistencia numantina a cargar con el descrédito político de haber propuesto el fin de las investigaciones y el pase a la fase de conclusiones. Y eso por una sola razón: tanto el PP como el PSOE sabían que la consecuencia para quien diera ese paso -que habría sido muy criticado porque no hay clima favorable a eso- habría sido la de eximir automáticamente al adversario de todo error del pasado y de toda sospecha sobre su comportamiento privado y público en aquellos días decisivos.

Y algo más: ambos sabían que aquél de los dos que quedara exonerado de apariencia de culpabilidad no sólo no iba a agradecérselo a quien, al fin y al cabo, iba a echarse la decisión a la espalda sino que, incluso, aprovecharía el sobreseimiento público para señalar acusadoramente a su contrincante.

Eso se vislumbró desde el comienzo cuando supimos que el PP ni siquiera llevaba preparadas las conclusiones provisionales que, antes de las vacaciones, los grupos se habían comprometido a tener listas para septiembre. La táctica del Partido Popular estaba clara: «Nosotros no tenemos conclusiones porque, como queremos que los trabajos continúen... Ahora, que si el PSOE quiere cerrar, nosotros nos plegaremos, que para eso tienen mayoría».De ese modo, siempre podrían haber dicho algo así como «¿Lo ven? Nosotros queríamos seguir pero éstos otros cierran. Por algo será». Ese por algo será es lo que ninguno de los dos estaba dispuesto a llevarse a casa. En definitiva, hemos asistido a una apuesta por la buena imagen que, afortunadamente, y gracias a la iniciativa de CiU, PNV, IU, ERC y el Grupo Mixto, se ha resuelto con la decisión de continuar el trabajo: habrá más comparecencias.

Bien está lo que bien acaba y esto, al menos por el momento, no ha terminado mal. No habría sido de recibo, con tantas incógnitas como siguen abiertas, que los partidos nacionales, los únicos que van a gobernar España de aquí a muchos años, echen la manta por encima del boquete abierto en el país por aquella matanza y así despidan el duelo.

Pero tampoco echemos a volar las campanas: la semana que se han dado de plazo es para hablar entre ellos y llegar a acuerdos.Dentro de muy poco sabremos a cuáles.



Lea mas

 

El PSOE reclama nuevos testigos y el PP le contesta que va «de farol»

 

08-09-04

11-M LA INVESTIGACION / NUEVAS COMPARECENCIAS

El PSOE reclama nuevos testigos y el PP le contesta que va «de farol»

Los trabajos de la Comisión necesitan una nueva prórroga del Pleno del Congreso, ya que el actual mandato concluye el 30 de septiembre - Los socialistas insisten en que quieren investigar lo ocurrido antes del 11-M
MANUEL CERDAN

MADRID.- El portavoz socialista, Alvaro Cuesta, se presentó ante los comisionados con una carpeta que contenía un documento de 113 folios con las conclusiones de su grupo. Todas las fuerzas políticas, incluidos los diputados del PP, intuyeron que ese informe guardaba la llave del cierre de la Comisión pero, como adelantó ayer EL MUNDO, los socialistas tenían decidido prorrogar la sesiones y pedir nuevas comparecencias ante las últimas revelaciones judiciales y periodísticas.
(.../...)

Alvaro Cuesta cogió desprevenidos a los comisionados cuando no desveló el contenido de sus conclusiones y pidió una semana de plazo para concluir su trabajo. Según explicaba el portavoz socialista, su grupo necesitaba tiempo para precisar algunos hechos acaecidos con anterioridad al 11-M y que para ello necesitaba la participación de nuevos testigos.

En el turno de palabra le había precedido el diputado Vicente Martínez Pujalte. El portavoz popular se ratificaba en la postura de su partido: el PP se remitía al escrito que había presentado ante la Comisión el 28 de julio, en el que se solicitaba la comparecencia de los confidentes y altos mandos de la Guardia Civil y de la Policía para aclarar la trama de los explosivos de Asturias.Por lo tanto, según Martínez Pujalte, el PP ya se había manifestado hacía un mes para que la Comisión no se cerrara en falso.

El portavoz popular también recordó que su grupo no renunciaba a aclarar los hechos y las identidades de los responsables de los incidentes ante las sedes del PP en la jornada de reflexión del 13-M. El dirigente popular insistió en que también querían saber quién o quiénes se habían inventado la presencia del cadáver de un suicida islamista en uno de los trenes o el golpe de Estado institucional.

El portavoz del PP declaró a EL MUNDO que el PSOE había cambiado de actitud unas horas antes de que diera comienzo la sesión y que era una jugada «de farol»: «Ha sido después de la intervenciones de Pérez Rubalcaba y Zaplana en Telecinco cuando han cambiado su línea de actuación y tras percibir que iban a perder su primera votación ante los grupos minoritarios».

El presidente de la Comisión del 11-M, Paulino Rivero, resumió el trabajo de la primera reunión: «Teníamos la responsabilidad de no dar un carpetazo y por ello nos hemos puesto todos de acuerdo».

Rivero también aclaró a EL MUNDO el cometido de su trabajo en esta recta final: «Intentaré que haya un acuerdo para fijar las nuevas comparecencias y la solicitud de documentación y buscaré el camino para alcanzar unas conclusiones finales consensuadas».

Los socialistas mantienen que el contenido del documento que iban a presentar ante los comisionados fue redactado a lo largo del mes de agosto y concluido en la primera semana de septiembre, lo que demuestra que tenían decidido continuar las sesiones parlamentarias con la comparecencia de nuevos testigos. El documento socialista contiene más de 70 recomendaciones, en las que se contemplan reformas legislativas, judiciales y policiales para combatir el terrorismo. Además recoge algunas de las imprevisiones del anterior Gobierno en seguridad.

El Grupo Socialista prevé citar a altos mandos de las Fuerzas de Seguridad del Estado y a los fiscales de Asturias para que aclaren las investigaciones sobre la trama de los explosivos.Considera que resulta imprescindible la presencia del jefe de la Intervención de Armas y Explosivos de la Guardia Civil.

Los socialistas tampoco descartan solicitar la comparecencia de algunos ex altos cargos de la Policía, que ya declararon antes del paréntesis vacacional.

Las sesiones de la Comisión, que ya obtuvo del Congreso una prórroga de dos meses, concluyen el 30 de este mes. Previamente a esa fecha, el Pleno deberá aprobar otra prórroga, ya que es poco probable que las sesiones concluyan antes.


Lea mas

 

Las víctimas piden la comparecencia de los confidentes y de Aznar ante la Comisión

 

08-09-04

11-M LA INVESTIGACION / Los diputados reanudaron ayer sus trabajos y decidirán el 15 de septiembre a quiénes llaman a declarar / Los partidos minoritarios reclaman al ex presidente y el PSOE no aclara si apoyará esa petición

Las víctimas piden la comparecencia de los confidentes y de Aznar ante la Comisión


AGUSTIN YANEL. RAFAEL J. ALVAREZ

MADRID.- La Comisión que investiga en el Congreso los atentados islamistas del 11 de Marzo acordó en la mañana de ayer darse un plazo de una semana más para decidir qué nuevas personas deben declarar. Todos los partidos están de acuerdo ahora en que es necesario que continúen las investigaciones y el 15 de septiembre decidirán quiénes tienen que comparecer. Unas horas después de este acuerdo, en su casa sin hijo desde hace seis meses, la vicepresidenta de la Asociación Afectados del Terrorismo 11-M pedía engordar la lista de comparecientes con algunos nombres: «Aznar y los confidentes de la Guardia Civil deben comparecer».
(.../...)

Pilar Manjón Gutiérrez es la madre de Daniel Paz Manjón, un chaval de 20 años que murió en el tren que reventó en El Pozo. Pero Pilar Manjón Gutiérrez es también la vicepresidenta de la asociación que reúne al mayor número de afectados por aquel atentado. Ayer estaba en su casa, pegada al teléfono y a los recuerdos de Daniel.«Cuando se acercan los días 11 estamos peor». Pilar Manjón habló con EL MUNDO «a título personal», porque los miembros de la asociación aún no se han reunido para valorar la reanudación de los trabajos de la comisión parlamentaria. Sin embargo, Pilar Manjón, la vicepresidenta, aseguró que su colectivo reclama las declaraciones de muchas personas que aún no han pasado por el Congreso para explicar por qué pasó lo que pasó. «Los confidentes deben comparecer.Que digan de dónde salieron esas armas, ese guardia civil que traficaba con ellas, por qué nadie echó de menos esa pólvora.Tienen que explicarnos cómo pagaban a esos confidentes. No nos creemos esos silencios, que esos olvidos hayan sido gratuitos.Estábamos en campaña electoral, pero en campaña no todo vale».

La vicepresidenta del grupo de víctimas valoró bien el acuerdo político de continuidad. «Que no se haya cerrado la Comisión con los primeros comparecientes, algunos lamentables, es un avance.Faltaban comparecientes pedidos por los grupos minoritarios.Eso también lo demandamos las víctimas».

Y entre las ausencias, Pilar Manjón señala una mayúscula. «Faltan muchos comparecientes y me temo que uno de los más importantes va a faltar: Aznar. El PSOE nos dijo que no había pedido su comparecencia por respeto a las víctimas, para que no se convirtiera en un circo mediático y en un pim-pam-pum».

Para esta mujer, que aquella mañana de sol frío vio cómo Daniel desayunaba deprisa para ir a clase de 2º curso en el Instituto Nacional de Educación Física (INEF), la hoy imprevisible comparecencia del ex presidente del Gobierno servirá a medias: «Aznar no nos va a abrir los ojos. Nosotros tenemos claro lo que pasó. Pero debe dar explicaciones de por qué nos metió en una guerra ilegal e injusta cuyas bombas cayeron en Irak y mataron a mi hijo en Madrid. Que Aznar respete al Parlamento, como yo fui a votar sin haber podido enterrar a mi hijo».

«Ya sabemos lo que va a decir Aznar. Dirá que el 13 de marzo se hizo campaña en contra del Gobierno y que por eso perdió las elecciones. Pero nosotros ahora sabemos que se pudieron hacer más cosas antes del día del atentado. Y el responsable era él.Ahora sabemos que se grababan conversaciones de Zougam, el asesino de mi hijo, y que Interior no contrató a traductores para saber qué decía. Y esas conversaciones eran instrucciones para poner la mochila en la espalda de mi hijo. Zougam hablaba, pero el responsable de saber lo que decía era Aznar».

Pilar Manjón aspira a que «los de Azores sean llamados algún día criminales de guerra, porque a mi hijo lo mataron mientras ellos iban a buscar un pozo de petróleo».

Casi al mismo tiempo que Manjón hablaba con este periódico, un grupo de familiares de víctimas de los atentados que no pertenece a ninguna asociación entregó en el Congreso un documento, respaldado por 2.400 firmas, en el que exige transparencia a la Comisión y una entrevista con su presidente, Paulino Rivero. El escrito solicita a los parlamentarios «responsabilidad en el esclarecimiento de los hechos con independencia de intereses partidistas» y demanda que haya «presencia ciudadana en el desarrollo de las sesiones».

Ayer, la Comisión del 11-M celebró su primera reunión tras las vacaciones de verano. Y, a juzgar por lo que dijeron a la prensa los portavoces de los partidos, todos ganaron.

Los grupos minoritarios coincidieron en que sus propuestas han servido para que continúen los trabajos de la Comisión, con nuevas comparecencias, frente a la postura de los mayoritarios, que probablemente querían dar el carpetazo y cerrar ya los trabajos.

«Hemos movido ficha hoy y, ante una situación de parálisis inicial, hemos impulsado que la Comisión pueda seguir adelante», comentó el diputado de CiU Jordi Jané. Coincidieron con él los portavoces de los demás partidos minoritarios: ERC, PNV, IU-Iniciativa per Catalunya Verds y Grupo Mixto.

Los minoritarios dijeron que la Comisión continúa su labor gracias a ellos; el PP mostró su satisfacción porque no se cierren los trabajos y el PSOE se atribuyó el «éxito» de haber contribuido a arrancar la Comisión tras las vacaciones.

Los partidos más pequeños se mostraron especialmente satisfechos.Aseguran que han sido el punto de partida para que la Comisión del 11-M no se paralice.

El PSOE ve necesario que la Comisión siga investigando si existió «imprevisión» antes del 11 de Marzo respecto a la amenaza del terrorismo islamista. Este es el motivo principal por el que los socialistas consideran necesario que la Comisión continúe sus trabajos, según explicó ayer el diputado Alvaro Cuesta.

Todos los grupos minoritarios se comprometieron a no oponerse a ninguna propuesta de comparecencia. Esto significa que el ex presidente José María Aznar -quien ya se mostró dispuesto a declarar- tendría que comparecer salvo que el PSOE se niegue a ello. El portavoz socialista no quiso ayer aclarar si apoyan o no esta presencia.

En la reunión de ayer quedó claro que casi todos los partidos minoritarios creen necesario que Aznar comparezca. También coinciden en que deben acudir a declarar varios representantes de medios de comunicación y algunos diplomáticos.

Además, los representantes de los partidos explicaron que tendrán que ser llamadas de nuevo para comparecer algunas personas que ya han acudido a la Comisión, sobre todo ex altos cargos policiales, para que puedan aclarar algunas de las cuestiones que respondieron.



Lea mas

 

Uno de los presos integristas lleva un tatuaje como 'El Egipcio'

 

08-10-04



Uno de los presos integristas lleva un tatuaje como 'El Egipcio'


ANA DEL BARRIO

MADRID.- Los informes de los funcionarios y de los jefes de servicios de la prisión de A Lama pintan un retrato bastante estremecedor de la situación de la cárcel, donde los líderes fundamentalistas musulmanes van ganando terreno. Muchos de estos cabecillas no han ingresado en prisión por delitos de terrorismo islamista, sino que son presos comunes que han radicalizado sus ideas en la cárcel.

En uno de los partes, un jefe de servicios denuncia que los reclusos Laouina Nouredaine y Mustafá Zaníbar «son dos internos que están controlando el módulo, obligando a los otros internos moros, a que recen, que protesten pidiendo estar sólo ellos, por la comida; los otros compañeros moros han pedido a este jefe de servicios que por favor les llevemos a otro módulo, porque no pueden estar tranquilos, que ellos no siguen la religión y estos internos les obligan a los rezos y ayunos». Según los informes, Laouina Nouredaine destaca además por llevar un pequeño tatuaje en la frente, parecido al de Rabei Osman, conocido como 'Mohamed el Egipcio' y presunto organizador de los atentados del 11-M.

Estos dos presos llevan barbas largas, ya que cuanto más extensa sea ésta, mayor es el nivel que se obtiene en la jerarquía. Nouredaine es quien dirigía los entrenamientos militares de otros seis internos magrebíes, que se realizaban en el patio: «Durante las mañanas dedican tres horas o más a realizar ejercicios de instrucción militar», asegura otro parte del 12 de junio de 2004.

Otro jefe de servicios informa «del sometimiento a disciplina y ejercicios de tipo militar que implican una imposición clara de criterios que van más allá del libre ejercicio de la religión musulmana».


Lea mas

7.9.04

 

Teresa Palacios se niega a pasar a Del Olmo el caso de los suicidas de Leganés

 

07-09-04

11-M

Teresa Palacios se niega a pasar a Del Olmo el caso de los suicidas de Leganés


MADRID.- La juez de la Audiencia Nacional Teresa Palacios ha remitido un escrito a la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional en el que reitera su negativa a dejar en manos de su compañero Juan del Olmo la investigación del suicidio, el pasado 3 de abril en Leganés (Madrid), de siete presuntos terroristas autores de los atentados del 11-M. En el suceso murió también un GEO.

El Pleno de la Sala de lo Penal resolverá a final de mes la cuestión de competencia, planteada por Del Olmo el pasado 3 de agosto, relativa a qué magistrado debe investigar estos hechos. La reunión del Pleno para tratar este asunto se celebrará el próximo día 13.

En su escrito, Palacios reitera ante la Sala de lo Penal de la Audiencia los argumentos que le han llevado desde el pasado abril a rechazar la inhibición de este caso en favor del juez Del Olmo.La magistrada entiende que no hay plena identidad subjetiva entre los hechos que se investigan por el suceso de Leganés y la colocación del artefacto del AVE, y los atentados del 11-M.

La magistrada no comparte por tanto los argumentos de la fiscal Olga Sánchez (encargada de la investigación de los atentados del 11-M), quien basó su petición de inhibición en la coincidencia de hechos y personas entre los tres casos, y por entender que la acumulación de las causas en el Juzgado Central número 6, del que es titular Del Olmo, daría mayor eficacia a las pesquisas.

Asimismo, la juez argumenta que, de acuerdo a los turnos de guardia preestablecidos en la Audiencia, las dos investigaciones de las que se están encargando le correspondieron a su Juzgado, y no al de Del Olmo. La fiscal Olga Sánchez solicitó el pasado julio a Palacios que se inhibiera en ambas investigaciones en favor del juez Del Olmo, al estimar que tenían «conexidad y vinculación» con el sumario principal que dicho magistrado instruye por los atentados del 11-M.


Lea mas

 

Las nuevas revelaciones obligan a PP y PSOE a prolongar la Comisión del 11-M

 

07-09-04

11-M LA INVESTIGACION / Los 'populares' pretenden que comparezcan los confidentes y altos mandos policiales y Zapatero acepta el reto: «Si el PP quiere seguir, el PSOE seguirá» / Coinciden en no citar a Aznar

Las nuevas revelaciones obligan a PP y PSOE a prolongar la Comisión del 11-M


Ambos partidos no creen necesaria la comparecencia de Aznar - Los 'populares' pretenden que declaren los confidentes y altos mandos policiales - Zapatero acepta el reto: «Si el PP quiere seguir, el PSOE seguirá»

MANUEL CERDAN

MADRID.- Las nuevas revelaciones periodísticas y judiciales han obligado al PP y al PSOE a prolongar el funcionamiento de la Comisión del 11-M. El contenido del último auto del juez Del Olmo sobre las interceptaciones telefónicas al confidente Zouhier y las declaraciones de éste ante el magistrado de la Audiencia Nacional el pasado 26 de agosto -que ayer reveló EL MUNDO- sobre la venta de armas de un guardia civil a un socio de Jamal Ahmidam, el Chino, aportan una nueva dimensión a las investigaciones parlamentarias sobre el atentado del 11-M.
(.../...)

Todos los grupos parlamentarios consultados ayer por este diario mantienen que sería un grave error cerrar en falso la Comisión, ya que persisten muchas preguntas sin respuestas sobre la trama terrorista del 11-M.

Tanto el PP como el PSOE aceptan la comparecencia de nuevos testigos, pero se resisten a llamar a José María Aznar. Las dos formaciones mayoritarias coinciden en que el testimonio del ex presidente del Gobierno carece ahora de valor.

José Blanco y Mariano Rajoy se pronunciaron ayer sobre la comparecencia o no de Aznar ante la Comisión del 11-M. El secretario de Organización del PSOE declaró que su presencia es un «asunto concluido», mientras que el líder del PP señaló que el ex presidente tiene menos que aportar que su ministro del Interior, Angel Acebes, que ya declaró el pasado julio en una sesión maratoniana de más de nueve horas.

El resto de los grupos de la Comisión discrepan de esa valoración política. Tanto CiU como Izquierda Unida o PNV mantienen, en cambio, que el testimonio de Aznar servirá para aclarar la actuación de su Gobierno entre el 11 y 14-M.

La Comisión interrumpió sus trabajos el pasado 29 de julio y reinicia hoy sus sesiones. Los populares defenderán ante los comisionados la misma línea de actuación que planteó antes del cierre vacacional. Insisten en que las sesiones deben continuar y dan como válida la solicitud de nuevas comparecencias que presentaron en el Congreso en aquella fecha.

Entonces, el PP exigía la presencia ante la Comisión de Ignacio Astarloa, quien fuera secretario de Estado de Interior el 11-M, de todos los confidentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil y de la sección de Estupefacientes de la Policía Nacional en Avilés (Asturias), así como de los directores de los medios de comunicación que ya fueron citados y las personas que tuvieron relación con los incidentes de la jornada de reflexión del 13-M.

El PP no presentará ante los comisionados ningún documento de conclusión porque considera que, si los trabajos no han finalizado, este informe carece de valor.

El secretario general del Partido Popular, Mariano Rajoy, defendió ayer, en el programa de Tele 5 La mirada crítica, que los testigos pedidos por su partido deben declarar ante los comisionados y que, antes de su cierre, la Comisión tiene la obligación de aclarar todos los puntos negros del 11-M.

José Luis Rodríguez Zapatero aceptó ayer tarde el reto del líder popular y, en declaraciones a Concha García Campoy en su nuevo programa de la emisora Punto Radio, señaló: «Si el PP quiere seguir, el PSOE seguirá».

Los socialistas, incluso, están dispuestos a consensuar un nuevo calendario para la Comisión de Investigación del 11-M que incluya nuevas comparecencias. Según un portavoz del PSOE, así se podrán aclarar algunos de los flecos que quedaron sin respuesta durante las sesiones de junio y julio.

Los socialistas tienen previsto entregar hoy a los diferentes grupos de la Comisión un documento en el que se apoya la prolongación de las sesiones con nuevas comparecencias, si el resto de las fuerzas políticas están de acuerdo.

En ese documento, que ha sido elaborado en la segunda quincena de agosto, el Grupo Socialista no aporta los nombres de los nuevos testigos, pero sí insiste en que deben comparecer aquellas personas que despejen algunos asuntos acaecidos antes del 11-M.

Para los comisionados socialistas, las intensas jornadas de julio sirvieron para aclarar lo sucedido en España entre el 11 y el 14-M; por tanto, según ellos, sería ocioso seguir las investigaciones en esa línea. Los diputados del PSOE consideran que, a partir de ahora, la Comisión debe mirar hacia atrás e intentar desvelar los puntos oscuros de la trama del atentado: la actuación de la Guardia Civil y la Policía con respecto a la denominada célula de Avilés, las conexiones del comando islamista que cometió el atentado con el tráfico de drogas y la delincuencia común y otros muchos flecos que no han sido investigados por la Comisión.

Según el PSOE, esa nueva línea de investigación motivará la citación de nuevos testigos, entre los que se encuentran altos cargos de las Fuerzas de la Seguridad del Estado y confidentes policiales.

Futuro de la Comisión

Con respecto a la comparencia de Ignacio Astarloa, fuentes socialistas de la Comisión señalan que no se oponen a su testimonio siempre que explique qué hizo su Departamento antes del 11-M sobre el control de explosivos o la vigilancia a los presuntos terroristas.

El Grupo Socialista mantiene que el testimonio de Aznar en la actualidad no tiene ningún sentido, porque si alguien tiene que comparecer ante los comisionados en estos momentos son los jefes de la Guardia Civil y de la Policía de Asturias. Esa apreciación coincide con los planteamientos populares: la Guardia Civil debe aclarar en qué consistió ese «vasto y extenso» operativo en busca de explosivos antes de que se cometiera el atentado.

El PSOE asimismo va a proponer a los grupos parlamentarios que se constituya una ponencia dentro de la Comisión, formada por todas las fuerzas políticas, para que en un plazo de 15 o 20 días estudie el futuro de la Comisión: si se dan por terminadas sus sesiones o si se sigue investigando con nuevas comparecencias.Uno de los integrantes del Grupo Socialista en la Comisión manifestó a EL MUNDO que esa ponencia no tendría ningún sentido si el PP se niega a participar.


Lea mas

 

Diez asuntos clave que la Comisión dejó sin resolver

 

7-09-04

11-M LA INVESTIGACION

Diez asuntos clave que la Comisión dejó sin resolver


La cadena de errores de las Fuerzas de Seguridad en la investigación sigue sin ser esclarecida

ANA DEL BARRIO

MADRID.- La Comisión de Investigación del 11-M ha dejado un reguero de cabos sueltos, lagunas y misterios sin resolver. A continuación exponemos los 10 principales interrogantes que han quedado en el aire:

¿Quién dijo que era Titadine?
(.../...)

El ex ministro del Interior Angel Acebes anunció la misma mañana del 11-M, sobre las 13.30 horas, que los restos de los explosivos hallados en los trenes conducían a la pista de ETA, porque eran de la marca Titadine que utilizaba la banda terrorista. Sin embargo, durante sus comparecencias en la Comisión, uno a uno, los mandos policiales se encargaron de desmentir que hubiesen asegurado que la dinamita fuese Titadine.Ni el comisario jefe de los Tedax, Juan Jesús Sánchez Manzano, ni el responsable de la Comisaría General de la Seguridad Ciudadana, Santiago Cuadro, admitieron haber facilitado ese dato.

¿Quién filtró la noticia de los kamikazes?

Uno de los pocos hechos que sí que quedó demostrado en la Comisión fue que no hubo terroristas suicidas en los trenes, como informó la Cadena Ser. La directora del Instituto Anatómico Forense, Carmen Baladía, confirmó que no existió ningún indicio que permitiera sospechar de la existencia de kamikazes. Por tanto, el Gobierno no ocultó ese dato y falta por determinar quién filtró la información a la Ser.

¿Por qué Acebes mantuvo la tesis de ETA el sábado 13?

Otra de las incógnitas que queda por resolver es por qué el ministro Acebes siguió manteniendo el día 13 que la línea prioritaria de investigación era ETA, cuando a las 16.00 horas se estaban produciendo las primeras detenciones, que implicaban directamente a grupos radicales islamistas. ¿Tenía el ministro razones de peso para pensar que miembros de ETA habían participado en la masacre o favoreció esa vía por interés electoral?

¿A quiénes grabó la UDYCO?

La Policía grabó conversaciones, al menos, a dos de los integrantes del comando terrorista autor de la matanza del 11-M. En una de ellas, Jamal Ahmidam, El Chino, le habla a su cómplice Otman el Gnaoui de que tiene que utilizar una «furgoneta» y recoger con ella a otro miembro de la célula de Morata. Este dato, que figura en el auto del juez Juan del Olmo, acentúa los interrogantes sobre la actuación de las Fuerzas de Seguridad, que deben aclarar cuanto antes a quién más estaban grabando.

¿En qué se concretó el «vasto y extenso operativo policial» puesto en marcha por la Guardia Civil sobre el tráfico de dinamita en Asturias?

El Ministerio del Interior destacó en una nota que se había puesto en marcha un «vasto y extenso» operativo policial sobre la célula de Avilés. Sin embargo, hasta el coronel jefe de la Unidad Central Operativa (UCO), Félix Hernando, afirmó desconocer en qué consistía el dispositivo. Un informe remitido por el Gobierno a la Comisión del 11-M reveló que la Guardia Civil inspeccionó las minas, pero no encontró nada.

¿Fueron informados los fiscales de Oviedo y Avilés de las actuaciones de la Guardia Civil?

El Gobierno argumentó que como el amplio despliegue de la Guardia Civil no daba frutos, decidió informar a la Fiscalía, que se opuso a iniciar un procedimiento penal.Sin embargo, un comunicado de la Fiscalía General del Estado negó este extremo e indicó que «la autoridad policial no solicitó ninguna actuación» del Ministerio Público.

¿Por qué la Brigada Provincial de Madrid no informó a la UCIE del seguimiento a 'El Tunecino'?

La Brigada Provincial de Información de Madrid tuvo controlado hasta pocos días antes del atentado del 11-M a Serhane Ben Abdelmajid Fakhet, El Tunecino, quien según el juez Del Olmo era el organizador del comando Lavapiés que llevó a cabo la masacre. Sin embargo, el comisario jefe de la Unidad Central de Información Exterior (UCIE), Mariano Rayón, manifestó que esta brigada nunca le informó de los seguimientos a El Tunecino.

¿Por qué la Guardia Civil no informó a la célula de crisis del Ministerio del Interior de que Rafá Zouhier era confidente suyo?

Tanto los altos cargos del Ministerio del Interior como incluso dos subdirectores de la Guardia Civil afirmaron desconocer la existencia del confidente Rafá Zouhier, una pieza clave que debe ser interrogada por su papel en el 11-M. ¿Por qué no fueron informados?

¿Quién miente: el jefe de la UCO, Félix Hernando, o el alférez 'Víctor'?

Las versiones ofrecidas por los miembros de la Guardia Civil en la Comisión del 11-M se contradicen. El jefe de la UCO, Félix Hernando, aseguró ante la Comisión que en las conversaciones entre el alférez Víctor y Zouhier nunca se habló de explosivos.Sin embargo, tanto el capitán Paco como su subordinado Víctor relataron que Antonio Toro confesó a Zouhier que su grupo disponía de 150 kilos de dinamita para «ponerlos a la venta».

¿Por qué un guardia civil vendió armas a un socio de 'El Chino'?

El confidente Zouhier ha desvelado que informó a la UCO de que un guardia civil vendió armas a un socio de Jamal Ahmidam, El Chino, como desveló ayer EL MUNDO. El juez Del Olmo investiga ahora si alguna de las armas del comando Lavapiés fueron proporcionadas precisamente por este guardia civil. La Comisión debe averiguar de dónde salieron las armas del 11-M.



Lea mas

6.9.04

 

Zouhier declara que un guardia civil vendió armas a un socio de 'El Chino'

 

6-09-04

INVESTIGACION DEL 11-M / EL JUEZ DEL OLMO INVESTIGA EL ORIGEN DE LAS METRALLETAS DEL COMANDO DE LEGANES

Zouhier declara que un guardia civil vendió armas a un socio de 'El Chino'

El 26 de agosto reveló en la Audiencia que un agente llamado 'Pedro' entregó armas cortas y largas a la banda del marroquí Lofti - Fue al investigar a ese grupo cuando la policía grabó las conversaciones de varios miembros de la trama del 11-M - Zouhier asegura que las pasadas Navidades informó al agente 'Víctor' y que éste le confirmó la identidad de su compañero

ANTONIO RUBIO

MADRID.- El confidente Rafá Zouhier reveló el pasado 26 de agosto al juez Del Olmo que, en las Navidades de 2003, informó al alférez Víctor, miembro de la Unidad Central Operativa (UCO), de que un guardia civil del destacamento de la localidad madrileña de Valdemoro vendió armas a un socio de Jamal Ahmidam, El Chino.
(.../...)

El agente del Instituto Armado, que se dedicaba al tráfico de armas, según Zouhier, se llama Pedro, pertenecía a la Brigada Antidisturbios de la Guardia Civil, tiene unos 30 años y se encuentra, temporalmente, apartado del cuerpo por un delito de venta de hormonas y anabolizantes en algunos gimnasios de Madrid. El guardia civil Pedro -según consta en el sumario del 11-M que instruye el juez Del Olmo- proporcionaba armas, tanto largas como cortas, a miembros de diferentes bandas de traficantes de drogas y otras organizaciones delictivas. Y, entre uno de esos grupos organizados, estaba el del marroquí conocido como Lofti, que controlaba la venta de hachís y pastillas de diseño en algunas zonas de Madrid y en los pueblos de Alcalá de Henares y Parla.

Lofti había realizado varias operaciones de venta de hachís con su amigo y socio Jamal Ahmidam, El Chino. Se da la circunstancia de que parte de la banda de Lofti fue detenida el pasado 21 de mayo, un día antes de la boda del Príncipe. Sin embargo, uno de sus lugartenientes, un tal Rida, logró escapar y se refugió en Marbella.

El seguimiento, control y escucha de teléfonos móviles de esa banda de traficantes de hachís por parte de una brigada especial de la policía (UDYCO) dio lugar a la interceptación de una conversación entre Zouhier y el alférez Víctor y otra entre El Chino y Otman el Ghanoui, uno de los miembros del comando que atentó en el 11-M.

Gracias a esas escuchas telefónicas, la policía tuvo conocimiento de que Zouhier era confidente de la UCO y pudo saber, como reveló EL MUNDO el 23 de agosto, que Otman el Ghanoui había participado en el transporte de los explosivos que llegaron desde Asturias a Madrid y su posterior traslado a la finca de Morata de Tajuña, donde se prepararon las mochilas-bombas del 11-M. En el conjunto de esas conversaciones, intervenidas por la policía, también aparece una entre Lofti y un tal Al Yasi.

Metralletas Starling

Este periódico también ha podido saber que el juez Del Olmo ha abierto una nueva vía de investigación en el sumario del 11-M para intentar determinar si algunas de las armas que utilizó el comando Lavapiés fueron proporcionadas por el guardia civil Pedro.


Hay que recordar que, en la reivindicación del atentado del 11-M, que se hizo a través de una cinta de vídeo depositada junto a una papelera de la mezquita madrileña de la M-30, aparecía un hombre con la cara tapada y una metralleta entre sus manos de la marca Starling. En la casa de Leganés, donde se inmolaron siete miembros del comando Lavapiés -incluido El Chino- también aparecieron entre los escombros dos metralletas de la misma marca y modelo.

Los miembros del comando también utilizaron armas cortas -pistolas-, como quedó patente en las cartucheras que la policía encontró en el portamaletas del segundo vehiculo localizado, un Skoda Fabia.

El agente Pedro, según los datos proporcionados por Zouhier a la Audiencia Nacional, solía utilizar un vehículo de la marca Porsche de color gris, tenía un espléndido ático en el barrio de Méndez Alvaro de Madrid y llevaba un tren de vida bastante alto para ser un simple miembro de la Guardia Civil.

Cuando Zouhier tuvo conocimiento de que el guardia civil Pedro se estaba dedicando a la venta de armas -diciembre de 2003- informó del hecho al alférez Víctor, uno de sus contactos en la UCO. Según ha revelado Rafá al juez, fue el mismo Víctor quien le confirmó que, efectivamente, Pedro era guardia civil y que había pertenecido a la Brigada Antidisturbios de Valdemoro.

Hay que recordar que, en aquellas fechas, Zouhier ya era considerado por la UCO como un valioso informador en temas de tráfico de armas. En febrero de 2002, Rafà facilitó un gran servicio a los miembros de la UCO, que fue bautizado con el nombre de Operación hierro. Ese trabajo de infiltración propició que la Guardia Civil incautara siete pistolas y detuviera a un grupo de ocho delincuentes que se dedicaban a la venta de armas, que traían desde Portugal.

Entre los datos facilitados por el confidente de la UCO de la Guardia Civil al juez, figura que el agente Pedro tenía un socio en la venta de armas. Ese socio, conocido como Edi, es de origen australiano pero tiene nacionalidad española.

Las armas -desde pistolas a metralletas- que Pedro y Edi vendían a los traficantes de estupefacientes y a otras bandas las obtenían en Valencia y en A Coruña. Al parecer, Edi solía viajar con cierta frecuencia a Australia, pero Zouhier no sabe el motivo concreto de esos desplazamientos.

Zouhier también ha facilitado al juez Del Olmo los últimos cambios de residencia del guardia Pedro y de su socio Edi. Según parece, Pedro ha cambiado su lujoso ático de Méndez Alvaro por un piso en el pueblo madrileño de Pinto -localidad cercana a Valdemoro- donde estaba el destacamento de antidisturbios de la Guardia Civil y donde ahora reside su socio, Edi.

El confidente de la UCO, incluso, ha llegado a revelar al magistrado quienes fueron las novias del guardia Pedro. Primero, y durante el tiempo que vivió en el ático, estuvo saliendo con una mujer italiana y, después, en Pinto, con una chica del barrio madrileño de Vallecas. Se da la circunstancia de que el juez Del Olmo ha llamado a declarar recientemente a dos de las novias que Zouhier tuvo por aquella época.

Pedro y Zouhier, según ha podido saber este periódico, compartieron más de una noche loca en Madrid y, durante esos momentos, el guardia llegó a contarle al marroquí que, en el año 2000, su unidad estuvo en el pueblo almeriense de El Ejido «repartiendo palos entre los moritos que trabajaban en aquella zona».

Esos sucesos narrados por Pedro pueden corresponder al apuñalamiento y muerte de una joven española de El Ejido (Almería) en febrero del 2000. Un obrero marroquí de una de las plantaciones agrícolas fue acusado de la agresión y el pueblo se levantó contra la colonia magrebí, hasta el punto que tuvieron que intervenir los antidisturbios de las Fuerzas de Seguridad.

Otras operaciones

Entre todos estos sucesos, es importante recordar que el confidente Zouhier acaba de aparecer en un informe que el Gobierno ha enviado al juez Del Olmo y a la Comisión de Investigación del 11-M, donde es calificado por la UCO con el nivel «A-1».

Esa consideración, dentro de los servicios de información e inteligencia, sólo corresponde a aquellos informadores o confidentes que, a lo largo del tiempo, han demostrado un altísimo grado de veracidad en sus informaciones.

Este diario también ha podido confirmar que la Operación hierro no fue la única que Zouhier proporcionó a la UCO. En febrero de 2004, Rafà fue absuelto, por sentencia del Juzgado de lo Penal número 5 de Madrid, de «tenencia ilícita de armas» junto a otro marroquí, un portugués, un búlgaro y un español.

La absolución de esa causa fue motivada porque los agentes que intervinieron en la operación aportaron unas escuchas telefónicas que no tenían la correspondiente autorización judicial. Sin embargo, los agentes se incautaron de una pistola Bruni del calibre 7,65 mm, que llevaba el portugués; una automática BBM de 6,35 mm, que estaba en posesión del marroquí y otra arma del mismo calibre que entregó uno de los españoles que estaba involucrado en esa trama.

La Guardia Civil tiene dos unidades especiales en Valdemoro, a estilo y semejanza de la Brigada Antidisturbios y los GEO de la policía: el Grupo Rural de Seguridad (GRS) y la Unidad Especial de Intervención (UEI).

Pedro, el guardia civil que trafica con armas, debía estar adscrito, según los datos aportados por Zouhier al juez Del Olmo, en el Grupo Rural de Seguridad.



--------------------------------------------------------------------------------
Todos los caminos conducen a Marbella

El marroquí Rida, lugarteniente de Lofti, fue uno de los pocos que, el pasado 21 de mayo, logró escapar de la redada que llevó a cabo la policía contra una banda que operaba, fundamentalmente, en la zona de Alcalá de Henares y Parla.

Esa banda se dedicaba, principalmente, al tráfico de hachís y pastillas de diseño por las discotecas de esa zona madrileña.

Loftin era socio de El Chino y, tras la redada policial, Rida, su segundo, huyó hasta Marbella, donde tenía montado un centro de operaciones.

Esta localidad de la Costa del Sol es la misma que utilizaba el terrorista Jamal Ahmidam para ultimar algunos de sus cargamentos de hachís.

El Chino, curiosamente, también se servía de Marbella para almacenar y después distribuir los vehículos que su grupo, y otros, robaban en España y más tarde trasladaban hasta Marruecos.

El confidente Rafá Zouhier ya reveló al juez Juan del Olmo que Antonio Castro Toro y José Emilio Suárez Trashorras -los asturianos que proporcionaron los explosivos a El Chino- en ocasiones hacían sus pagos al traficante marroquí mediante giros telegráficos a Málaga.

En un auto del Juzgado de Instrucción número 7 de Madrid, que después se inhibió a favor del número 6 de Alcalá de Henares, con fecha 22 de mayo de 2004, se recoge la detención e ingreso en prisión de un grupo de marroquíes y un español por un delito de tráfico de hachís.

En ese grupo, que según ha podido saber este periódico dirigía y controlaba Lofti, aparecen imputados Mohamed Rida Meduri, Othnman El Kheline, Paulino Sanz, Tarik Meduri y Houda El Haddad. Todos ellos, según disposición judicial, entraron en prisión incomunicada y sin fianza.

Se da la circurstancia, de que, antes del atentado del 11 de Marzo, Jamal Ahmidam pasó por importantes apuros económicos.

El Chino perdió, a finales de 2003, un gran cargamento de hachís cerca de Marbella.

Ese revés motivo que dejara pendientes algunas deudas tras su inmolación en el piso de Leganés.



Lea mas

5.9.04

 

Francia no pregunta

 

05-09-04

ASESINATO EN LA COSTA DEL SOL

Francia no pregunta


El entorno más próximo al disidente no ha sido interrogado por las autoridades galas, que mantienen un vínculo 'especial' con Rabat

Un mes después de la muerte de Mandari, ningún miembro del Consejo Nacional de los Marroquíes Libres (CNML) en Francia ha sido interrogado por la policía gala. Ni Mohamed Ouamoussi, ni Ahmed, que eran próximos a Mandari y se declaran dispuestos a colaborar con la Justicia, han sido convocados por las autoridades francesas.
(.../...)

Por otra parte, el 5 de agosto, un día después del asesinato, alguien recuerda haber visto en Argenteuil, una ciudad de la periferia de París, a Rabah, el guardaespaldas que acompañó a Mandari a Málaga. El magrebí estaba en compañía de Ammar, el argelino que se ocupaba de la confección de los documentos falsos de Mandari. Ninguno de los dos parecía preocupado.

A finales de agosto, el apartamento de la peluquera Mina en Place Clichy, en pleno centro de la capital francesa, tampoco parece haber sido visitado por la policía.

En realidad, algunos dudan de la intención de las autoridades políticas francesas de resolver el crimen. Más aún si se confirma que los servicios secretos marroquíes están, de una forma o de otra, implicados. No es la primera vez que esto ocurre. Por ejemplo, la causa judicial por el secuestro de Mehdi ben Barka en 1965 está bloqueado por la negativa del Ministerio de Defensa francés de levantar el secret-defense sobre los documentos en su poder.Cuando se toca a Marruecos, la Francia oficial es capaz de sacrificar a sus propios ciudadanos en el altar de sus relaciones especiales con Rabat. Tres de los franceses que habían ayudado a los marroquíes a secuestrar a Ben Barka, Georges Boucheseiche, Jean Palisse, Julien le Ny y Pierre Dubail, y que se habían refugiado en Marruecos, fueron eliminados a comienzos de los 70 sin la más mínima protesta de la República Francesa. Hoy, sus restos siguen en el PF3 (Punto Fijo 3), una cárcel secreta ubicada en Souissi, el más lujoso barrio de Rabat. Una cárcel secreta que sigue siendo custodiada por agentes de la policía política.

Finalmente, cuando en 2002 Mandari denunció a un marroquí que le había agredido y amenazado de muerte en el hall del hotel Vigny de París, la policía se dio cuenta de que el agresor era Mehdi Qotbi, el más influyente lobbyista de Marruecos en Francia y amigo personal de Jacques Chirac. Una de las poquísimas personas que puede entrar en El Elíseo a todas horas. Naturalmente, la causa judicial no prosperó y nadie pudo saber cómo Qotbi había obtenido la dirección de Mandari, que teóricamente era secreta.


Lea mas

 

Autopsia de un crimen

 

05-09-04

ASESINATO EN LA COSTA DEL SOL / UN DISIDENTE PELIGROSO

Autopsia de un crimen

Uno de los más estrechos colaboradores políticos de Mandari confesó haber colaborado con los servicios secretos marroquíes

ALI LMRABET

El periodista marroquí Ali Lmrabet, premio Columnistas de EL MUNDO de 2003 y que permaneció siete meses y medio en prisión por «ultraje al rey, ofensa a la monarquía y a la integridad territorial de Marruecos», desvela detalles inéditos sobre la muerte de Hicham Mandari. El disidente marroquí fue asesinado el pasado 4 de agosto en Mijas (Málaga). Mandari, siempre vigilado por los servicios secretos de Rabat, aseguraba haber sido consejero especial de Hasan II y se jactaba de conocer abundantes secretos de Estado y alcoba de la monarquía alauí.
(.../...)

Cuando hace algunos meses se evocaba el nombre de Hicham Mandari en presencia de Driss Basri, el ex ministro del Interior de Hasan II enmudecía de repente e inmediatamente preguntaba con avidez: «¿Qué dijo?, ¿de qué habló?». Desde el asesinato en agosto del que se presentaba como «ex consejero especial de Su Majestad Hasan II», una extraña expresión, mezcla de inquietud y alivio, atraviesa el rostro de Basri. Es evidente que el hombre que se pretendía «hijo» de Hasan II y «hermanastro» de Mohamed VI, cuya azarosa vida acabó trágicamente en un parking de Mijas (Málaga), conocía muchos secretos de Estado y de alcoba de la familia real marroquí.

Los que han conocido de cerca al Mandari exiliado, perseguido y constantemente amenazado nunca le oyeron negar que se había apropiado de cheques, dinero y de otras cosas «comprometedoras» cuando se escapó de Marruecos en 1999. Tampoco se defendía de estar implicado en «actos delictivos». Eso sí, Mandari insistía en poner entre comillas la expresión «actos delictivos», asegurando que en las operaciones en las que estaba envuelto estaban igualmente implicados dos ex príncipes herederos hoy jefes de Estado árabes.

No se consideraba un delincuente. «Si soy un malhechor», decía, «las personalidades implicadas en esos asuntos lo son también».Probablemente es en esta última frase donde hay que buscar la causa de su muerte. En el mundo opaco de las monarquías feudales y de las dictaduras árabes, este tipo de declaraciones suele costar muy caro.

Costa del Sol. Es un ex espía. Fue un pequeño responsable de la DST (Dirección de la Vigilancia del Territorio, la policía política) en el norte de Marruecos. Sabe de mafias, de sicarios y de quién es quién en el mundo cerrado de la corte alauí. Hace algunos años, a punto de ser detenido por oscuras razones, se fugó a España. El Hach, como quiere que lo llamemos por precaución, estima que no hay que menospreciar ninguna pista sobre el asesinato.«Puede ser un asesinato común cometido por una mafia cualquiera, o el resultado de una disputa entre Mandari y sus escoltas».Pero reconoce al final que no es lo más plausible...

Según el experto y sesentón ex agente, si Mandari, a quien conocía, frecuentó a algún capo, ¿qué interés tendría la mafia en matarlo? «¿No hubiera sido mejor secuestrarlo y torturarlo para saber dónde escondía los 200 millones de dólares que pesaba?». En cuanto al asesinato fortuito, El Hach estima que aquí «también falla la lógica». «Los guardaespaldas de Mandari eran conscientes de que su cliente estaba muy vigilado por los servicios secretos franceses en Francia y por los marroquíes en Francia y en España.A menos que tuvieran una cobertura, sabían que iban a ser rápidamente identificados». Y aquí entramos en otra probabilidad: que una mafia cualquiera o algún guardaespaldas hayan eliminado Mandari por encargo. Entonces, ya no sería un crimen común.

Málaga. No muy lejos del lugar del encuentro con El Hach vive Reda Taoujni, un exiliado político marroquí. Presidente de la Asociación Sáhara Marroquí (ASM), ha tenido que dejar Marruecos después de muchos encontronazos con las autoridades. «Más bien con la DST», precisa el joven político. Cuando su asociación estaba en pleno auge, Taoujni colaboraba con la DST y su jefe, Hamidou Laanigri. «Pensábamos que era para el bien del país, pero al final nos dimos cuenta de que Laanigri quería implicarnos en asuntos sucios. Por eso nos exiliamos».

¿Qué relación hay entre Taoujni y Mandari? A primera vista, ninguna.Los dos hombres no se conocían. En realidad, Taoujni, como explicó asustado a la Guardia Civil después del descubrimiento del cadáver, estuvo implicado sin saberlo en el crimen de Mijas.

Los días 27, 28 y 29 de julio, recibió la visita en su domicilio malagueño de dos individuos. «Dijeron que se llamaban Laâmarti y Moussaoui y se presentaron como militantes demócratas marroquíes en Holanda. Añadieron que venían de parte de Mandari y que me invitaban para una multitudinaria reunión en Málaga que presentaron como un gran evento». Taoujni rechazó la invitación y el 2 de agosto publicó un comunicado en el cual desvinculaba su asociación de la figura de Mandari. El comunicado se preguntaba cómo Laâmarti y Moussaoui pudieron obtener la dirección personal del presidente de la asociación y acusaba al general Laanigri de «fomentar problemas» para implicar a la asociación en «un complot en preparación».En ese momento, nadie sabía que esas palabras serían proféticas.

El 4 de agosto, el mismo día del asesinato de Mandari, Laâmarti y Moussaoui vuelven a la carga. Esta vez están nerviosos. Piden a Taoujni que les siga. Insisten de manera autoritaria, pero éste vuelve a rechazar. El 5 de agosto, cuando Taoujni sale de un supermercado, se encuentra otra vez frente a un coche donde están sentados Laâmarti y Moussaoui. Uno de ellos le propone llevarlo a Torremolinos y le tiende un teléfono. «Hola, Reda», dice una voz. «¿Cómo están Bachir y Naïma?». Taoujni, que cree que está hablando con hombres de Mandari, se niega a seguir conversando y se aleja.

Sólo cuando el 13 de agosto se anuncia el asesinato de Mandari, Taoujni llega a la conclusión de que los dos demócratas eran en realidad agentes secretos marroquíes. «Los demócratas en el exilio no tienen medios para averiguar direcciones de marroquíes en el extranjero, y menos aún los nombres de sus padres», comenta inquieto el exiliado.

París. Quiere que le llamemos Ahmed. Es otro marroquí exiliado.Aunque lo niega de manera no muy convincente, Ahmed era uno de esos pocos miembros del Consejo Nacional de los Marroquíes Libres (CNML), creado por Mandari en 2003.

Fue Ahmed quien alertó al semanario marroquí Le Journal, una semana antes del asesinato, de que «el acto final de esta historia se iba a jugar cuando Mandari pisara tierra en Málaga». Ali Amar, director general de Le Journal, confirma lo que dijo Ahmed, pero explica que en aquel momento sus palabras le parecieron exageradas.«Pensábamos que quería decir que, con el lanzamiento de la cadena de televisión en la Costa del Sol, Mandari iba a decir todo lo que sabía sobre la familia real. No creíamos que estuviese hablando de asesinato. La época de los asesinatos políticos nos parecía lejana, irreal».

Pero parece que no es así. Unas semanas antes del asesinato, «alguien» previno a Ahmed del fatal desenlace en el sur de España.¿Quién? «No lo puedo decir ahora. Es mi seguro de vida», deja caer el marroquí entre dos caladas de cigarrillo. «Pero llamé a Mandari, fijé una cita el 26 de julio en los Campos Elíseos de París y le conté lo que me habían dicho. No me hizo caso».

Ese día, Mandari estaba acompañado por un nuevo guardaespaldas de nacionalidad rusa. Ahmed, que ha estudiado en la antigua Unión Soviética, se acuerda de haber charlado con el eslavo. Mandari explicó a Ahmed que había conocido al ruso en la cárcel de La Santé de París, donde éste le había defendido durante una agresión.Antes de volver a su escondite, el ex cortesano comentó a su compañero del CNML que después de Marbella se iba a trasladar a Suiza y luego a Rusia. En ningún momento se evoco a Laâmarti y a Moussaoui, que Ahmed dice no conocer ni de vista ni de nombre, tampoco se hablo de contactar con Taoujni.

Unos días después, Mandari voló hacia Málaga en línea regular desde el aeropuerto Charles de Gaulle de París, acompañado por el ruso y Rabah, su guardaespaldas habitual. Mina, una peluquera y alcahueta que hacia de transportista de dinero, le había precedido dos días antes con dos guardaespaldas magrebíes y 80.000 euros.

Para Ahmed, si hay que buscar algún asesino o cómplice hay que echar un vistazo en el entorno directo de Mandari. En 2003, el mundillo del disidente estaba compuesto por tres guardaespaldas franco-argelinos de la compañía de seguridad de un tal Félix Baudouin, de los que Rabah era el más visible; de Ammar, un argelino que fabricaba documentos falsos; y de un personaje llamado Tony el Libanés, que proveía al marroquí de lujosos coches de alquiler.

Otro miembro del exiguo núcleo de Mandari era Mohamed Ouamoussi, seguramente una de las piezas claves del crimen de Mijas. Ouamoussi es un dilema. Este joven periodista no tenía aún 30 años en el 2000 cuando, siendo un simple redactor del diario árabe de Rabat Al Mounaâtaf, fue reclutado por Driss Basri como agregado de prensa. Ouamoussi nunca fue un disidente político ni un opositor.Tampoco militó en alguna formación política. Extraña, pues, el hecho que en 2001 se haya trasladado a Israel para pedir asilo político. Rechazada su solicitud, se dirigió a Francia, donde reiteró su petición. En septiembre de 2003, estaba formalmente rechazada. Según un amigo del periodista, Ouamoussi nunca pudo probar que había sido realmente perseguido en Marruecos.

La primera vez que Ouamoussi conoce a Mandari es en abril de 2003 cuando el ex cortesano se reponía en un hospital después del segundo intento de asesinato. El periodista pudo llegar hasta la habitación vigilada del marroquí para proponerle sus servicios.Desde entonces, los dos hombres entablaron amistad hasta que en septiembre de 2003 Mandari cayó en la trampa tendida por un banquero próximo a palacio, Othman Benjelloun.

Para Ahmed, no hay la menor duda. Fue Ouamoussi quien entregó a Mandari a los marroquíes durante el affaire Benjelloun. Como prueba, avanza el hecho de que, después de septiembre, Ouamoussi desapareció completamente de la circulación antes de reaparecer con un permiso de residencia de 10 años. Según Ahmed, la valiosa carte de séjour había sido entregada en octubre de 2003, es decir, un mes después del arresto del disidente. ¿Cómo una solicitud de asilo político que era rechazada en septiembre ya no lo era en octubre?

Cuando en agosto pasado Ouamoussi supo que habían matado a Mandari, se fue corriendo a ver a Ahmed y le contó lo que sabía. Confesó que era, efectivamente, un informador de la DST marroquí, que a cambio le había ayudado a obtener su residencia en Francia; que sus contactos en la policía política marroquí eran dos comisarios cuyos seudónimos son Lotfi y Sassi, responsables de la célula Mandari creada por el general Laanigri; y, por fin, que no habría traicionado a Mandari si la DST no hubiera presionado a su padre, un camionero de Tánger. Después volvió a desaparecer.

Epílogo. Más de un mes después del asesinato del «ex consejero especial de Su Majestad Hasan II», hay como una sensación de torpeza que flota sobre este crimen. Como si las preguntas que pudiesen ayudar a su esclarecimiento fueran ocultadas.

¿Quiénes son realmente Laâmarti y Moussaoui?, ¿dónde esta el guardaespaldas ruso?, ¿qué papel ha jugado Ouamoussi en el asesinato?, ¿por qué hasta hoy la Justicia aún no ha identificado e interrogado ni a los tres guardaespaldas magrebíes de Mandari ni a la peluquera Mina? Y, finalmente, ¿cómo alguien que era estrechamente vigilado por los servicios secretos franceses y marroquíes pudo ser abatido fácilmente en un parking?

Desde el comienzo del caso Mandari, la prensa marroquí intenta por todos los medios desvincular al palacio real del asesinato, como si la implicación de los servicios secretos marroquíes fuera una algo imposible. Si no hay que menospreciar ninguna pista, hay claras evidencias que obligan, por lo menos, a «mirar hacia Marruecos», como dijo Driss Basri. Por múltiples y solidas razones.

La Historia del reino alauí esta plagada de cadáveres escondidos, llena de acérrimos opositores eliminados físicamente por orden del régimen. El caso más emblemático es el del líder socialista Mehdi ben Barka, secuestrado y asesinado en 1965 en París. Pero hay otros. El general golpista Mohamed Ufkir, suicidado en el palacio real de Sjirat en 1972, y el general Ahmed Dlimi, asesinado en Marraquech en 1983 por Mohamed Mediouri, el jefe de seguridad real de Hasan II y hoy tranquilo exiliado parisino que comparte su vida con Latifa, la madre de Mohamed VI.

Las enormes campañas de difamación emprendidas por la prensa marroquí contra Mandari, vivo y luego muerto, son una prueba suficiente de lo nocivo que para el régimen era el disidente.Y la rapidez con la cual la prensa acusó a la mafia explica muchas cosas. Es como si se intentara eliminar la probabilidad que Mandari conociera a Mohamed VI. Pero este hecho ya no es una probabilidad sino casi un hecho. En el libro de Jean-Pierre Tuquoi El último rey, crepúsculo de una dinastía, el periodista de Le Monde describe la particular relación que mantenía Mandari con Mohamed VI: «Durante la primavera de 1999, en una declaración telefónica a un oficial de la Policía Judicial Francesa, [Mandari] implicó especialmente al que entonces era el príncipe heredero [Mohamed VI]. Según su versión, había sido Sidi Mohamed el que le había ofrecido los 'cheques nominativos en nombre del rey', con el encargo de que Mandari los cobrara y entregara al príncipe heredero casi un millón de dólares (según el proceso oral de la policía con fecha 28 de mayo de 1999). Dan crédito a su defensa la energía loca que desplegaron las autoridades marroquíes, con la ayuda de los Servicios de Información franceses, para echarle el guante a Mandari cuando estaba fugado en Europa, y la desmedida presión de palacio para que Washington lo arrestara y le impidiera hablar».

La implicación de Estados Unidos es corroborada por el semanario Le Journal, que reveló en su último número de verano que cuando Bill Clinton, entonces presidente, se presentó en el palacio real de Rabat, en julio de 1999, para dar su pésame por la muerte de Hasan II, Mohamed VI le hizo una petición inusual. El nuevo rey de Marruecos pidió al hombre mas poderoso del mundo que le ayudase a arrestar Hicham Mandari cuando éste residía en Miami.

Por último, otro elemento acredita que Mandari conocía bien a Mohamed VI. En mayo de 1999, Fuad Ali el Himma, actual ministro adjunto del Interior y entonces director de Gabinete del príncipe heredero Sidi Mohamed, contactó por encargo de éste último con tres periodistas marroquíes para pedirles que se trasladasen a París, a la casa del consejero real André Azulay, para estudiar unos «documentos acusatorios» contra Mandari. La cita tuvo lugar el viernes 18 de junio a las 13.00 horas. Uno de esos periodistas recuerda que Azulay les mostró unos documentos diciendo: «Su Majestad quiere que los veáis, pero no podréis tomar notas ni hacer fotocopias». El resultado fue que los periodistas no salieron convencidos de la autenticidad de los documentos, pero sí intrigados por el hecho de que un rey, su príncipe heredero, el director de Gabinete de éste y un influyente consejero real se hubieran involucrado personalmente en el tema para tratar el asunto de un «simple delincuente», como describe a Mandari la prensa marroquí.

Está claro que algo debía de molestar tanto al difunto rey Hasan II como para implicar a su consejero más influyente. Está claro también que algo debía de molestar al actual soberano para que pidiera a un presidente de Estados Unidos que le ayudara a capturar a un «delincuente». Queda saber si ese «algo» puede llevar un Estado a ordenar la muerte de uno de sus ciudadanos.




Lea mas

This page is powered by Blogger. Isn't yours?