Banner QSVTV

 

 

   La paz sin honor no es paz, es rendición.

 
Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters

        

  Image hosting by Photobucket

    Escribeme

   
 

   Prensa Digital 
Apycom Java Applets
Links solidarios
Apycom Java Applets

Links 

Apycom Java Applets
Otras  bitácoras
Archivos




19.4.07

 

Un mando policial admite que el análisis clave del 11-M 'debe estar por escrito'

 

19-04-07



Juicio por una masacre / Día 27

Un mando policial admite que el análisis clave del 11-M 'debe estar por escrito'

El juez Bermúdez acorraló al comisario Cuadro Jaén, jefe directo de Manzano, preguntándole «cómo es posible» que no se redactara el informe sobre los componentes del explosivo analizados el día de la masacre, cuando fue «decisivo para determinar la prioridad de una línea de investigación sobre otra»

JOAQUIN MANSO

MADRID.- El comisario general de Seguridad Ciudadana cuando se produjo el 11-M, Santiago Cuadro Jaén, declaró ayer al tribunal que el análisis de los explosivos que realizaron los Tedax ese día «debe estar por escrito». Ese informe fue clave para que la investigación se orientase hacia el terrorismo islamista y, sin embargo, el ex jefe de los artificieros, Juan Jesús Sánchez Manzano, testificó que no se había elaborado hasta el 26 de marzo de 2004.


Fue el presidente del tribunal quien insistió al testigo para que se pronunciase sobre ese punto. Gómez Bermúdez no se explicaba por qué ese análisis «no consta por escrito, dado que era tan decisivo y determinó la prioridad de una línea de investigación sobre otra».

Cuadro Jaén también contradijo la declaración de su jefe directo, el ex subdirector general operativo Pedro Díaz-Pintado, que la semana pasada manifestó que aquél le había asegurado, en la mañana del 11-M, que lo que había estallado era Titadyn. «Yo lo que dije fue dinamita con cordón detonante», afirmó ayer Cuadro Jaén. (.../...)

El presidente del tribunal no se explica que los resultados del análisis de los explosivos que se efectuó el mismo día de la matanza no se redactasen. El ex comisario jefe de Seguridad Ciudadana declaró ayer que él cree que sí se pusieron por escrito. Santano aportó poco. El lunes declaran los etarras de Cañaveras.

Cuando ya habían interrogado todas las acusaciones, y sin esperar a que lo hiciesen las defensas, el propio Gómez Bermúdez introdujo la pregunta: «Dado que luego determinó, al parecer, un cambio en la línea prioritaria de investigación, ¿cómo no se ponen por escrito los primeros análisis del laboratorio Tedax?». Cuadro Jaén dudó unos segundos, y contestó: «Yo creo que obran en poder de la Dirección [General de la Policía] notas informativas que secuencialmente se debían ir dando por la Unidad Central de Desactivación de Explosivos a la Subdirección General Operativa y a la Comisaría General de Información...».

«Sí, sí...», le interrumpió, insatisfecho, el presidente del tribunal, «pero yo le hablo de un análisis que hace su laboratorio, en el sentido de que lo hace la experta química de los Tedax... ¿Por qué ese informe, dado que era tan decisivo y luego determinó la prioridad de una línea de investigación sobre otra, no se hizo constar por escrito?».

El testigo volvió a vacilar, y dijo: «Yo creo que ese informe debe estar por escrito». «¿Usted cree que 'debe estar'? Bien», zanjó Bermúdez, que inmediatamente ordenó un receso.

La declaración de Cuadro Jaén pone en evidencia la que realizó en esta sede su subordinado inmediato, el ex comisario jefe de los Tedax Juan Jesús Sánchez Manzano. Éste corroboró la afirmación que ya había hecho ante el juez Juan del Olmo y explicó al tribunal que su unidad no elaboró hasta el 26 de marzo de 2004 un informe escrito con el resultado del análisis de los explosivos que estallaron en el tren de El Pozo, que se efectuó en la mañana del 11-M. Esa nota no se remitió al instructor hasta el 26 de abril de 2004, y en ella sólo se habla de «componentes genéricos de la dinamita».

Componentes específicos

Ayer, Cuadro Jaén explicó que ya a las 14.30 horas del 11 de Marzo la responsable del laboratorio de los Tedax le llamó para comunicarle esa conclusión: «Rastros genéricos de dinamita». La semana pasada, el ex número dos de la Policía Pedro Díaz-Pintado testificó que a él si le hablaron de componentes específicos, ya que aseguró que, a las 17.00 horas de aquel día, Cuadro Jaén le transmitió que «el Titadyn está excluido porque dentro de sus componentes no tiene nitroglicerina».

Díaz-Pintado aclaró que fue ese dato el que determinó que el ministro del Interior, Angel Acebes, aceptase la sugerencia de abrir una nueva línea de investigación orientada hacia el terrorismo islamista. Hasta entonces, según esta versión, se mantenía como prioritaria la hipótesis que apuntaba a ETA, debido también a la información que había facilitado esa mañana Cuadro Jaén: que lo que estalló, «seguro», era «Titadyn con cordón detonante», fórmula utilizada por la banda.

Como ya había sucedido en la Comisión del 11-M, Cuadro Jaén fue ayer categórico para desmentir a su superior. «Yo no dije que fuese Titadyn», respondió al fiscal Carlos Bautista, «yo dije que era dinamita reforzada con cordón detonante». Sí reconoció, no obstante, que ese día había escuchado la palabra «componentes», aunque no precisó cuáles.

Y expuso: «Si yo contesté 'seguro', diría 'seguro que no', pero nunca 'seguro que sí', porque no podía decirlo. [...]. Era imposible que hubiese ningún tipo de seguridad. Ningún tedax había visto el contenido de la mochila porque estaba recubierto con una bolsa de plástico. [...]. Si yo hubiera dicho 'seguro', él [Díaz-Pintado] me tendría que haber contestado 'pues éste está loco'. Él, igual que yo, lleva muchos años en la Policía y sabemos que eso es imposible».

Previamente, había descrito cómo los Tedax, después de explosionar en El Pozo una mochila que no había estallado, «empiezan a formular hipótesis, basadas en la potencia de la deflagración, los daños producidos en la estructura metálica de los vagones y su propia experiencia». Así, mantuvo que los artificieros «dicen que podían descartar la pólvora, y que tendríamos que irnos a un explosivo más potente, del tipo de las dinamitas, potenciada con cordón detonante». «Y eso es lo que transmito» a las 12.30 horas, concluyó.

Un despacho de Efe fechado el 11 de marzo de 2004 a las 14.40 horas señala que «el análisis de un artefacto colocado junto a una valla de la estación de El Pozo y explosionado por la Policía ha podido determinar que el explosivo estaba compuesto por una mezcla de Titadyn y nitroglicerina, considerada 'típica de ETA'».

Cuadro Jaén también habló de su participación en los sucesos de Leganés. Aseguró que él dio instrucciones para que se colocasen inhibidores, pero no sabe si se cumplieron.


Etiquetas: , ,



Lea mas

 

El enigma sobre el informe clave del 11-M sigue sin aclararse

 

19-04-07



Impresiones

El enigma sobre el informe clave del 11-M sigue sin aclararse


Un alto cargo policial admitió ayer por primera vez que el análisis sobre los explosivos que estallaron en los trenes realizado en la misma mañana del 11-M «debe estar por escrito». Éstas fueron las palabras de Santiago Cuadro Jaén, comisario jefe de Seguridad Ciudadana, al que el presidente del tribunal le había preguntado cómo era posible que no hubiera constancia escrita de un análisis «tan decisivo para determinar una línea de investigación sobre otra». El jefe de Sánchez Manzano y responsable, por tanto, de los Tedax había manifestado anteriormente que la propia jefa del laboratorio que realizó ese análisis el 11-M le había informado verbalmente esa misma mañana de que se trataba de dinamita, sin especificar ningún componente ni ninguna marca. Al ser interrogado por el juez, Cuadro Jaén concedió que ese informe tuvo que redactarse por escrito el mismo 11-M, dada su gran importancia. (.../...)
Ello no coincide con la versión de Sánchez Manzano, que declaró en el juicio que el informe de los análisis sobre los focos de los trenes se redactó el día 26 de marzo, 15 días después de los atentados. Resulta difícil de creer que la jefa del laboratorio de los Tedax, citada a declarar ante el tribunal, no procediera el día 11 de marzo a dejar constancia por escrito de un análisis que hubiera servido para determinar cuál fue el explosivo que estalló en los trenes. Máxime en unos momentos en que surgen serias dudas sobre la versión oficial al haber detectado los peritos la aparición de DNT en todos los focos de los explosivos y de nitroglicerina en uno ellos, lo que cuestiona la hipótesis de que fue Goma 2 Eco lo que estalló en los trenes. Las ambiguas respuestas de Cuadro no hicieron más que agudizar esa sensación de que este enigma es la clave para esclarecer lo sucedido el 11-M.

Etiquetas: , ,



Lea mas

 

Un policía hizo cinco copias de la declaración sobre la búsqueda de 'El Chino' el 5 de marzo

 

19-04-07





JUICIO POR UNA MASACRE / Las declaraciones

Un policía hizo cinco copias de la declaración sobre la búsqueda de 'El Chino' el 5 de marzo

Sin embargo, ninguno de estos papeles llegó a manos de los jueces de la Audiencia Nacional

MANUEL MARRACO

MADRID.- Hubo al menos cinco copias firmadas de la declaración policial de la dueña de un Toyota Corolla a la que preguntaron por Suárez Trashorras y Yusef ben Salah, la identidad falsa de El Chino.


Ninguna de ellas llegó a la Audiencia Nacional. Debido a un «problema informático», la testigo tuvo que volver al día siguiente para declarar de nuevo, esta vez sin referencias a los dos implicados en la compraventa de explosivos. Ésa fue la que recibió el instructor del 11-M.

Ayer declararon los dos policías de la Unidad Central de Información Exterior (UCIE, especializada en islamismo) que el 26 de marzo de 2004 tomaron la primera declaración desaparecida a Beatriz H. (.../...)

Según explicaron, la testigo les informó de que seis días antes de la masacre, de madrugada, la Guardia Civil ya le había llamado para preguntarle por el mismo asunto: un Toyota Corolla que acababa de tener un accidente -lo conducía El Gitanillo- y que constaba como suyo. Comprobaron que la matrícula era doblada y le interrogaron por Trashorras y Ben Salah. También le mostraron las multas que un agente había puesto a El Chino -como Ben Salah-, cuando regresaba de Asturias a Madrid cargado de explosivos.

«¿Por qué esa declaración no fue aportada al atestado?», preguntó el abogado de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M José María de Pablo. «Lo desconozco. Fue aportada a la instrucción del atestado». El agente confirmó que, además de guardarse el disquete con el que supuestamente hubo problemas, había confeccionado al menos cinco originales de la primera declaración prestada por la propietaria del Toyota.

El presidente del tribunal, Javier Gómez Bermúdez, quiso saber ayer a quién había entregado esas copias, pero el policía no supo aclarárselo. «¿Y usted dice que entregó la declaración impresa?». «Sí». «¿A quién?». «Ese dato en concreto no lo recuerdo».

También preguntó si, cuando por alguna razón se toma una segunda declaración, se hace constar ese dato. «Depende del instructor», fue la respuesta. La otra policía que intervino en la declaración afirmó, a preguntas del fiscal Carlos Bautista, que «sí» se hacía constar. La que se envió a la Audiencia Nacional no refleja que se trata de una segunda declaración. También ella confirmó que hicieron varias copias. El presidente del tribunal quiso dejar constancia de que en el sumario sólo aparece la segunda declaración y las fotocopias aportadas por la testigo, «no así, insisto, la primera declaración».


Etiquetas: ,



Lea mas

 

Reconoció a una etarra

 

19-04-07



Reconoció a una etarra


Antonio Beamonte, testigo de parte de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M, indicó que la mañana del 11 de marzo de 2004 vio a una integrante de la banda terrorista ETA en la línea 9 del Metro de Madrid. El testigo relató que cogió el metro a las 9.30 horas en la estación de Pavones, informa Europa Press.


A la altura de la estación de Artilleros se subieron en el vagón dos músicos ambulantes que tocaban instrumentos, y un señor mayor que se encontraba en el interior les recriminó que lo hicieran después de lo que había ocurrido en la estación de Atocha.

Beamonte continuó su relato explicando que otra persona, una mujer joven, respondió al comentario de forma desagradable: «¡Venga por favor, qué coño tendrá que ver con eso!». (.../...)

El testigo precisó que se fijó en ella, ya que la tuvo enfrente durante 10 o 15 minutos. Al día siguiente, cuando llegó a su trabajo, reconoció su cara en un tríptico con los terroristas más buscados. Según dijo, se trataba de la miembro de la banda terrorista ETA Josune Oña. Entonces denunció estos hechos ante la Policía y realizó en comisaría un segundo reconocimiento fotográfico.




Etiquetas: ,



Lea mas

 

¿Era la pregunta del millón y la hace el juez?

 

19-04-07



PREGUERIAS

¿Era la pregunta del millón y la hace el juez?

VICTORIA PREGO

Tuvo que ser el juez el que la hiciera. La pregunta, digo, porque allí no parecía haber nadie que se diera cuenta de que estaba declarando el jefe de la Policía a cuyas órdenes estaba precisamente la unidad Tedax, es decir, la madre del cordero de la incógnita clave en la investigación del 11-M.


Recordemos que es en el laboratorio de los Tedax donde se analizan los restos de los focos que hicieron explosión en los trenes ese día 11 de marzo. Es en el laboratorio de los Tedax donde se determina que lo que ha estallado no es Titadyn con cordón detonante, como el subdirector general operativo, señor Díaz-Pintado, había informado aquella mañana al Gobierno. Es de ese laboratorio de donde sale la inaudita explicación de que se han detectado «componentes de la dinamita» sin que hasta el día de hoy, tres años más tarde, haya habido forma humana de que algún responsable de ese laboratorio haya dado alguna precisión sobre de qué componentes exactamente están hablando. Y es de ese laboratorio de donde sale la magna chapuza de no conservar el agua y la acetona con la que se lavan los focos de la explosión, que es precisamente el líquido donde se habrían conservado las pruebas que determinaran de una vez por todas qué había estallado en los trenes. Finalmente, es ése el laboratorio que, en lugar de enviar los vestigios al de la Policía Científica, perfectamente preparado para esa tarea, hace unos análisis para los que carece de la capacidad técnica necesaria y, encima, y para mayor escarnio, ni siquiera deja constancia escrita de los resultados de su investigación. (.../...)

Muy bien, pues teniendo delante al que en aquellos días era el responsable de todos los Tedax, incluidos el famoso Sánchez Manzano y la jefa del laboratorio; teniendo delante al mismísimo Santiago Cuadro Jaén, nadie, pero lo que se dice nadie, le preguntó ayer cómo era posible que no se hubiera dejado constancia por escrito de los resultados de un análisis de tantísima importancia, tanta que orientó las investigaciones en una dirección distinta de la inicial.

Y fue el juez quien se lo tuvo que preguntar, justo cuando había terminado el turno de las acusaciones. Bermúdez tiene la virtud de lanzar sistemáticamente a gol los balones que se quedan parados ante la portería del juicio, esperando a que alguien se fije en ellos y les dé el puntapié que están pidiendo a gritos. Ayer volvió a hacerlo y obtuvo una respuesta de la máxima importancia: Cuadro le dijo que ese informe debe de estar escrito. No se sabe dónde, porque en el sumario no está, pero al menos ya sabemos que existe. O que puede haber existido, si es que no se ha perdido para siempre. Pero él ha dicho que está, y eso ya es mucho.

Éste fue el episodio más relevante de la sesión, junto con el rotundo desmentido de Cuadro a su superior, Díaz-Pintado, a quien él sostiene que nunca le dijo aquella mañana que se tratara de Titadyn. Lo que sucede es que esa discrepancia esencial tiene más interés político que procesal porque, a estas alturas, es mucho más importante poder establecer definitivamente qué fue lo que estalló en los trenes que volver a discutir cómo se comportó el Gobierno del PP en esa crisis. Pero, fuera de estos dos elementos, la intervención de Cuadro estuvo a la misma lamentable altura que la del señor Santano, actual comisario general de la Policía Científica: todo un prodigio de elusión. Ninguno recuerda nada, ni vio nada, ni participó en nada, ni dio a nadie órdenes de nada en aquellas horas fatídicas. Una exhibición tristísima por parte de gentes en quienes se supone que los ciudadanos han de confiar.


Etiquetas: ,



Lea mas

 

Entre la 'responsabilidad' y las prioridades

 

19-04-07




ASI LO CUENTAN

Entre la 'responsabilidad' y las prioridades

VICTOR DE LA SERNA

«El testimonio estremecedor de las víctimas del 11-M», como decía Carlos Llamas, abría el martes por la noche la tertulia de Hora 25 en la 'Cadena Ser', y ese testimonio saltaba, cómo no, a un amplio titular (sólo supeditado al de la matanza de Virginia) en la portada de 'El País'. Explicando que «los testimonios de los atentados estremecen el juicio», éste elegía una cita significativa de la madre y esposa de dos de las víctimas mortales de los atentados: «Cadena perpetua para los asesinos y responsabilidades a los que gobernaban». En páginas interiores, amplia cobertura de la primera aparición de víctimas en el juicio del 11-M, que Ernesto Ekaizer definía como La catarsis.


Los demás medios concedían menor prominencia a esta sesión con víctimas. Los titulares no iban por ese camino, por ejemplo, en la portada de 'La Vanguardia', que optaba por una cita de interés humano («La estación era un baile de sonámbulos: nadie miraba a nadie»). (.../...)

Pero la importancia procesal de la catarsis no les queda clara a muchos, incluida 'La Razón', que titulaba Las víctimas toman por primera vez la palabra y acallan a los procesados. Los acallan, pero... ¿para qué?

Luis del Pino, en su Bloc de EL MUNDO, resalta que las víctimas fueron «llamadas a declarar por la asociación que preside Pilar Manjón», y agrega: «Gómez Bermúdez no cortó las diversas proclamas que algunas de esas víctimas hicieron, en el sentido de pedir responsabilidades al anterior Gobierno. Y hubiera debido cortarlas (...) porque otras asociaciones de víctimas no han llevado a declarar a sus víctimas asociadas, precisamente, porque el propio juez les pidió expresamente que no lo hicieran. (...) Si hablamos de responsabilidades penales, no sé a qué espera la asociación de Pilar Manjón para denunciar ante los tribunales al anterior Gobierno. Sería lo lógico. Y (...) si es de responsabilidades políticas, no sé qué pintaba ese tipo de afirmaciones en la sala del tribunal».

Ya en lo que cuenta de cara al juicio, las prioridades de los diferentes medios siguen siendo diferentes. Por ejemplo, 'ABC' concluye, rotundo: «El propietario de la furgoneta Kangoo, José Garzón Gómez, echó por tierra la versión mantenida por unos pocos de que el vehículo había sido manipulado por la Policía hasta el punto de colocar en la zona de carga objetos que no correspondían a su dueño». Y resulta que no se ha echado nada por tierra: nada desmiente que la Kangoo robada apareciese vacía en Alcalá de Henares y luego se llenase con algunos (no todos) los objetos que en ella había dejado su propietario, y otros, como la famosa cinta coránica, entregada... al dueño.

EL MUNDO sí que recogía una novedad espectacular: Una testigo dice que la Policía ocultó que el 5-M ya se buscaba a 'El Chino' y Trashorras, titulaba en portada. Para El País, esa noticia no merecía ni una mención de pasada.


Etiquetas: ,



Lea mas

 

Porque no fui yo, no fui.-El bloc de Luis del Pino

 

19-04-07



EL BLOC DE

Porque no fui yo, no fui

Luis del Pino

'Titadyn'. Total, que ya ha desfilado toda la cúpula policial de tiempos del PP y nadie sabía nada. Pero siguen sin saber nada pasados estos tres años y, por no saber, no saben ni quién tiene que responder a las preguntas. Nada era responsabilidad de nadie. Ninguno sabe qué muestras se recogieron en los trenes, ni qué se hizo con ellas, ni cómo se analizaron, ni qué resultado se obtuvo, ni por qué no se envió nada a la Policía Científica. Nadie sabe quién dijo qué, ni cuándo, ni a quién. Ninguno entiende cómo es posible que la palabra titadyn apareciera como por ensalmo para desaparecer horas después y volver a la palestra tres años más tarde. Uno dice que lo oyó, el otro que no lo dijo, los dos afirman que no hay nada por escrito. Un tercero les echa la culpa a los técnicos. Todos escurren el bulto. Santano dice que no era competencia suya. Cuadro, que no se enteró de nada. Díaz-Pintado, que alguien le informó mal. De la Morena, que no se molestó en preguntar. Sánchez-Manzano, que él no entiende de eso. Al final, todo el asunto va a ser culpa de la jefa de laboratorio. Su declaración promete ser antológica. (.../...)
Leganés. Nadie sabe nada tampoco de cómo todo el mundo sabía tanto el sábado 3 de abril acerca de lo que había dentro del piso de Leganés. Todo es un mar de ignorancia, del que lo único que emerge es una bruma que apesta a pacto de silencio. ¿Cómo sabían que dentro de ese piso había terroristas? ¿Cómo sabían que eran los del 11-M? Ayer, el abogado de Mohamed El Egipcio le preguntó a Santiago Cuadro qué medidas de control se tomaron al desalojar a los vecinos. ¿Cómo sabe usted que sólo salieron vecinos del edificio? ¿Cómo sabe que habían salido todos? ¿Cómo sabían que no había ningún inocente dentro de aquella vivienda donde todos daban por supuesto que había terroristas y sólo terroristas? ¿Y quién fue el que consiguió que eso se diera por supuesto?




Etiquetas: , ,



Lea mas

 

El 'principio de Peter' .David Gistau

 

19-04-07




JUICIO POR UNA MASACRE / Análisis de la sesión / A SANGRE FRIA

El 'principio de Peter'

DAVID GISTAU

Un atentado como el del 11-M no puede ser otro papel sepultado en la pila de informes, en la rutina estadística. Ante un suceso como el 11-M, un mando con una mínima punzada vocacional jamás debería desinteresarse ni delegar en sus subordinados igual que si se tratara del robo de un bolso o de un gato atrapado en la copa de un árbol. Mientras otros funcionarios interrumpieron sus permisos para ofrecerse en la zona cero, el entonces comisario de la brigada provincial de la Policía Científica, Miguel Angel Santano, ni siquiera salió de su despacho durante el 11-M. Durante su comparecencia de ayer, usó como coartada la función «auxiliar» de su unidad para borrarse de la jornada y esquivar asuntos tan incómodos como la mochila de Vallecas o la furgoneta Kangoo con un «no tengo ni la más remota idea» general que le convirtió en otro de los jefes policiales que han acudido a la sala a escurrir el bulto. Tan ajeno se confesó a la movilización policial durante aquellas horas urgentes, que preguntado por el momento en que empezó a calibrarse la teoría islámica dijo que él de eso se fue enterando «por la prensa y por los comentarios» informales que llegaban a comisaría. O sea, que un profesional con responsabilidades de mando no tenía mayor motivación por enfrentarse a un crimen histórico ni mejores fuentes de información que un tipo que se hubiera pasado por ahí a arreglar la máquina del café. Santano pasa palabra. (.../...)


A pesar de ello, en junio de 2004 fue premiado por el Gobierno socialista con un ascenso a comisario general de la Policía Científica: ¿El servicio político mejor valorado que el mérito policial? De ser así, el caso de Santano explicaría la aplicación del principio de Peter a todos aquellos funcionarios ascendidos a los que el juicio está desnudando las negligencias y las lagunas de memoria y que después del atentado tendieron a subir «hasta el nivel máximo de su incompetencia». El principio de Peter, que también explica las complicidades entre mediocres en la cúpula para ayudarse unos a otros a mantener los privilegios -los despejes a córner de los mandos durante los interrogatorios mucho tienen de esto-, determina asimismo que la insolvencia se compensa mediante la coacción al profesional eficaz que ocupa una escala jerárquica inferior. Esta hipótesis la tienen más que confirmada los peritos del ácido bórico, coaccionados por el imputado Santano, por los medios que prolongan al Gobierno que le ascendió, y hasta por el juez que gusta de entrevistar en íntimo tête-à-tête al presidente.

Por lo demás, Gómez Bermúdez protegió con sensibilidad y reflejos a una víctima que, a preguntas algo enredadas del fiscal, a punto estuvo de renunciar sin tan siquiera darse cuenta a una indemnización. Fue la misma sensibilidad con que atendió sin interrumpirlas a las seis víctimas de la víspera propuestas por otra parte. Y Santiago Cuadro negó haber pasado a Díaz-Pintado la información sobre el titadyn que agregó confusión a las primeras teorías de investigación y argumentó el ejercicio de difamación contra Acebes. Uno de los dos miente, y eso sí que es «seguro».



Etiquetas: ,



Lea mas

 

Comienza a tramitarse la causa de Díaz de Mera

 

19-04-07



Comienza a tramitarse la causa de Díaz de Mera

El tribunal pide a Estrasburgo que confirme su condición de eurodiputado para proceder contra él


MADRID.- El presidente del tribunal que juzga el 11-M, Javier Gómez Bermúdez, se ha dirigido al Parlamento Europeo para que certifique la condición de eurodiputado, por el PP, del ex director general de la Policía Agustín Díaz de Mera, según informaron ayer fuentes jurídicas.


Este trámite es el primero que se realiza en la causa que abrió el tribunal contra Díaz de Mera por un delito de desobediencia grave a la autoridad -penado con hasta un año de cárcel- por negarse a desvelar la identidad de la «fuente» que, según declaró en el juicio, le habló de la existencia de un informe en el que la Policía relacionaba a ETA con islamistas. (.../...)

Según las citadas fuentes, Gómez Bermúdez se dirigió esta semana al Parlamento Europeo a través del Ministerio de Justicia para confirmar la condición de eurodiputado de Díaz de Mera y, de forma oficiosa, adelantó su comunicación a través de fax, informa Efe.

Una vez que el Parlamento Europeo envíe su contestación a la Audiencia Nacional, el tribunal la remitirá, junto al testimonio que prestó en el juicio, al Tribunal Supremo.

Es a este órgano al que corresponde, si lo considera oportuno, solicitar al Parlamento Europeo el suplicatorio para que se le retire la inmunidad parlamentaria a Díaz de Mera y se le pueda juzgar en España por el citado delito.

Las fuentes recordaron que el tribunal del 11-M actuó contra el eurodiputado del PP por no colaborar con la Justicia cuando testificó en la vista, con lo que el delito, que le costó una sanción de 1.000 euros y la deducción de testimonio por desobediencia, fue cometido en ese momento.

Sin embargo, precisaron que el Tribunal Supremo puede en su momento interpretar que ese delito está subsanado, al haber colaborado este testigo con la Justicia a posteriori, ya que días después de comparecer en el juicio remitió una carta en la que desvelaba la identidad de la fuente a la que se refirió en su declaración -el comisario Enrique García Castaño-, así como la de otro comisario que, según Díaz de Mera, elaboró el citado informe.

El magistrado de la Audiencia Nacional Juan del Olmo aseguró ayer en Elche (Alicante) que la labor de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en relación con los atentados del 11-M «ha sido ejemplar en estos tres años, por muchas críticas que puedan recibir», según informa Efe.


Etiquetas: ,



Lea mas

 

Santano afirma que se enteró de la autoría islamista por la prensa

 

19-04-07

JUICIO POR UNA MASACRE / Los testimonios

Santano afirma que se enteró de la autoría islamista por la prensa


El comisario general de la Policía Científica elude toda responsabilidad en la investigación
MANUEL MARRACO

MADRID.- El máximo responsable de la Policía Científica, Miguel Angel Santano, pasó ayer de puntillas por el juicio del 11-M. Para lograrlo, contó con su «remoto» conocimiento de buena parte de lo que le preguntaban y con que en la sala no se oyeron las palabras mágicas: «Acido bórico».


No se oyeron porque Santano se va a sentar en el banquillo acusado de falsificar un informe en el que tres peritos de la Policía Científica mencionaban a ETA. El tribunal no tenía intención de permitir interrogatorios al respecto y, además, las acusaciones y defensas que intervinieron optaron por aplazar el asunto hasta la fase pericial del juicio, en la que están citados los expertos.

Santano fue ascendido a comisario general tres meses después de la masacre. Hasta entonces, era el responsable de la Brigada Provincial de Madrid de la Policía Científica. Desde ese puesto, dijo, no tuvo «ningún tipo de responsabilidad en la investigación». En su declaración, insistió en que su unidad siempre actuó «en auxilio» de la Unidad Central de Policía Científica.

Como ejemplo de su escasa relación con la investigación está la respuesta sobre cuándo se enteró de que la vía islamista era la preferente. «Lo supe casi igual que cualquier funcionario, lo leí en la prensa y por comentarios que había en el Cuerpo», dijo.

Su unidad sí actuó en Ifema y en Santa Eugenia, el único foco que aún no estaba cubierto por un equipo de la sede central de la Policía Científica. También estuvieron el 3 de abril en Leganés, pero su intervención fue «casi nula».

Hubo una excepción en esa tarea de mero auxilio. La unidad central no tiene turno de noche, por lo que fueron ellos los que atendieron la llamada del 091 para acudir de madrugada al parque Azorín, donde se iba a desactivar la mochila de Vallecas.

En el sumario consta el relato de los dos hombres de su unidad que se desplazaron allí. Según esta versión, su intervención fue muy limitada. Ni siquiera cuando llegaron pudieron ver la mochila. Su intención fue fotografiarla, pero los Tedax dirigidos por Juan Jesús Sánchez Manzano les advirtieron de que era peligroso. Así que les dieron a ellos la cámara.

Tras la desactivación sí vieron la bolsa, pero tampoco entonces pudieron hacer fotos: «Al intentar fotografiar el estado en el que había quedado, se nos invitó a abandonar el lugar diciéndonos que 'ya no hacen falta más fotos'. No puedo precisar a qué miembro de los Tedax se le hizo entrega del carrete fotográfico de color de 35 milímetros para su revelado en la Comisaría General de Policía Científica, siguiendo instrucciones cursadas a los mismos por el jefe del operativo, por tratarse de un suceso tan especial».

El relato enviado al juez Del Olmo por el inspector jefe Juan Luis Martín Varona revela que no sólo en la comisaría de Vallecas había objetos sin revisar. Esa noche, en la misma Brigada Provincial, los agentes tuvieron que revisar los bultos procedentes de los trenes que había guardados en un despacho y que podían contener una bomba. «Subí a dicho despacho y pude observar varias bolsas de deportes, mochilas, bolsos de mujer y bolsas grandes de basura que contenían en su interior más efectos, todas ellas amontonadas y en número aproximado de unas 25/30», explica.


Lea mas

18.4.07

 

COMENTARIOS LIBERALES: La Malemérita

 

18-04-07



COMENTARIOS LIBERALES

La Malemérita

FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS

Desde los tiempos de Roldán no había aparecido la Malemérita, es decir, los agentes que hacen todo lo contrario que se espera de la Benemérita o Guardia Civil. En aquellos tiempos de delito uniformado y latrocinio desaforado, siempre protegidos por el equipo mediático habitual, hubo secciones especiales dedicadas al delito. Para cometerlo y no para perseguirlo. Sea amedrentando a los guardias decentes, sea robando a delincuentes comunes, sea acosando a periodistas malignos, o sea, contrarios al PSOE y al célebre ladrón zaragozano, a quien, ojo, sólo la delación de otro amigo de lo ajeno instalado en Interior impidió llegar a ministro.
Total, que entre la «patada en la puerta» corcuerense y los pata negra roldanianos, España estuvo a los pies de los caballos. O de los mulos. Pero la Malemérita, esos guardias civiles que hacen cualquier cosa menos lo que desde tiempos del Duque de Ahumada se espera de ellos ha reaparecido. Y lo ha hecho, cómo no, a propósito del 11-M. Por lo visto, en los meses anteriores al 11-M, detener y soltar a 'El Chino', supuesto cerebro político-religioso-militar de la trama dizque islamista, se había convertido en una especie de rito de paso para los jóvenes agentes de la Guardia Civil. (.../...)

Y pocas veces he sentido tanta vergüenza ajena, aunque seguramente no tanta como los guardias civiles honrados, que son la gran mayoría, como cuando vi declarar ante un abogado medrosito a la pareja de guardias que detuvo a El Chino la primera vez en su edad delictiva contemporánea, es decir, cuando había visto a Alá en una extraña prisión marroquí allá por el Sáhara, pero provista de todas las comodidades.

Estos guardias le encontraron varios cuchillos de enormes dimensiones, de los que no se pueden llevar; una maceta de albañilería para descrismar a cualquiera; un fajo de billetes de un dedo de grosor, un pasaporte falso, una coartada bilbaína más falsa aún y dos maletas de ropa robada, sobre todo en el Corte Inglés, que todavía conservaba el dispositivo antirrobo. Por recochineo, supongo. Pero es que, además, El Chino les insultó («racistas») y les amenazó («os vais a enterar»), dos actitudes que desde siempre han suscitado gran simpatía en los guardias de a pie. Vamos, que tú insultas y amenazas a una pareja de la Benemérita y es que se muere de risa y luego te invita a una cerveza.

Pese a todo, con sólo una multita por los cuchillos, soltaron a El Chino y hasta empujaron su coche porque no arrancaba. El suceso es tan inverosímil que sólo se explica de dos formas: o los guardias hicieron lo contrario de lo habitual y sólo porque se lo ordenaron sus jefes o esta pareja hizo algo que ya sería costumbre en la Benemérita: no detener al delincuente. Mejor pensar lo primero, aunque suponga perjurio ante el juez. Uno más.


Etiquetas: ,



Lea mas

 

Una testigo dice que la Policía ocultó que el 5-M ya se buscaba a 'El Chino' y Trashorras

 

18-04-07




JUICIO POR UNA MASACRE / La incógnita de la investigación

Una testigo dice que la Policía ocultó que el 5-M ya se buscaba a 'El Chino' y Trashorras

Señala que, aunque le preguntaron por ellos, no aparecen en su declaración enviada a Del Olmo

MANUEL MARRACO

MADRID.- «Pues le puedo asegurar que ante la Guardia Civil y la Policía sí me preguntaron por ellos». Así respondió ayer la testigo Beatriz H. cuando el fiscal Carlos Bautista dudó de lo que ella acababa de asegurar ante el tribunal: que la Guardia Civil y la Policía especializada en terrorismo islamista (UCIE) le habían preguntado por dos personas. Una era Emilio Suárez Trashorras y la otra un hombre árabe cuyo nombre ayer no recordaba. Se trata de Yusef ben Salah, el nombre que figuraba en la documentación falsa que empleaba Jamal Ahmidan, El Chino.


Los nombres, sin embargo, no figuraban en la declaración policial que llegó a manos del juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo. La versión que recibió el instructor fue la elaborada por la UCIE en una nueva visita de la testigo a la sede central de la Policía. (.../...)

Beatriz H. se llevó el primer susto en la madrugada del 5 de marzo. La Guardia Civil llamó a su casa y le preguntó por un Toyota Corolla de su propiedad. El Gitanillo, posteriormente condenado por el 11-M, acababa de tener un accidente con un coche que constaba a su nombre, aunque se comprobó que era otro vehículo con la matrícula doblada.

El coche de la testigo estaba en su plaza de garaje, pero los agentes insistieron en que fuera inmediatamente al cuartel de Leganés. Allí, a las 3.15, horas cinco días antes del 11-M, le preguntaron por Trashorras y Ben Salah. Ella no sabía nada. Le llegaron incluso a mostrar las multas que un agente había puesto a El Chino en Burgos, cuando regresaba de Asturias a Madrid cargado de explosivos.

Después de los atentados, fue la UCIE quien la llamó para declarar. Era el 26 de marzo y de nuevo salieron los nombres de Trashorras -entonces ya detenido- y Ben Salah. La mujer estuvo cuatro horas declarando. Les dijo que la Guardia Civil ya le había preguntado antes de los atentados y les entregó una copia de las multas.

Al día siguiente volvieron a llamarla. Le explicaron que por un error informático se había perdido su declaración. Tenía que volver. Esta vez la comparecencia fue «mucho más rápida» y su testimonio fue recogido por dos funcionarios diferentes a los que firmaron el acta de declaración el día anterior. De los primeros no consta su identificación en el sumario.

Esa segunda declaración fue la que acabó llegando al despacho de Del Olmo. En ella ya no había referencia alguna ni a Trashorras ni a la identidad falsa de El Chino.

El tribunal también escuchó al dueño de la Renault Kangoo que apareció con detonadores y restos de explosivos en Alcalá. A José G. sí le habían robado el vehículo. Fue la noche del 27 al 28 de febrero, cuando se encontraba aparcado frente a su taller. Un año antes, explicó, ya le habían robado un juego de llaves.

El testigo no supo de la furgoneta hasta el 11-M. La Policía le tomó declaración y, al día siguiente, le pidió que reconociera numerosos efectos que llevaba en el vehículo y que con el tiempo le fue devolviendo.

Meses más tarde, en una última remesa, la Policía le devolvió algo de más: la cinta coránica que sirvió para orientar las sospechas hacia el terrorismo islamista el mismo día de la masacre. «De momento, la junté con las otras y luego me di cuenta de que no era mía. No me la reclamaron, y al cabo de unos días se la llevé al juez Del Olmo», declaró ayer.

Según consta en el sumario, aún le quedaba otra gestión por hacer. La Policía le devolvió la furgoneta con la puerta de atrás forzada. Él la llevó al taller, mandó que la arreglaran y pasó la factura a la Policía. Cobró.





Etiquetas: , ,



Lea mas

 

Las víctimas de la asociación de Manjón piden «responsabilidades políticas» al Gobierno de Aznar

 

18-04-07




Juicio por una masacre / Día 26

Las víctimas de la asociación de Manjón piden «responsabilidades políticas» al Gobierno de Aznar


La sesión de ayer fue intensa y emotiva: comparecieron seis víctimas, que ofrecieron un testimonio desgarrador. Otro testigo reveló que, días antes del 11-M, la Guardia Civil ya le preguntó por Trashorras y 'El Chino', y que la Policía lo omitió en la declaración que envió al juez. Hoy testifica Miguel Angel Santano.


MADRID.- A las 16.00 horas de ayer parecía que, por fin, los primeros rayos de sol de la primavera empezaban a alegrar Madrid. En la cola para acceder al recinto de la Audiencia Nacional en la Casa de Campo podían verse ya algunas atrevidas mangas cortas. El ambiente en el interior parecía haberse contagiado de ese buen tiempo, como si la novedosa luminosidad que llegaba a través de los cristales ahumados de la sala de audiencias estimulase al público, y a los propios procesados, a regocijarse en un bullicio inusual. Una hora y 20 minutos después, llovía intensamente en una ciudad de color gris. Y allí, todo era silencio.

En la vigesimosexta sesión del juicio por la matanza terrorista, declararon, por fin, las víctimas. Fueron seis, propuestas todas por la Asociación 11-M Afectados por Terrorismo, que preside Pilar Manjón. (.../...)

Alvaro Vega. «Su cuerpo cada vez está más rígido, más deformado».

La primera víctima en comparecer fue Alvaro, hermano de Laura Vega. Desde el 11-M, Laura se encuentra «en estado vegetativo permanente», del que posiblemente no saldrá nunca: «Los médicos han sido algo ambiguos. Se ve que hay muy pocas posibilidades de que llegue a mejorar. Si mejora algo, podría llegar a un estado de mínima consciencia, lo que quizá sea aún peor», explicó Alvaro.

Con resignación describió que «su cuerpo lo tiene cada vez más rígido, más deformado...». No está, sin embargo, inerte: «Sufre. Cuando bosteza, le cuesta que la mandíbula vuelva a su sitio».

Alvaro también expresó su queja por el contenido y la oportunidad del reportaje que el suplemento CRONICA de EL MUNDO publicó sobre su hermana el pasado 11 de marzo.

Y cuando terminó de hablar, ya no entraba la luz por las ventanas.

Antonio Miguel Utrera. «Era como un baile de sonámbulos».

Antonio fue ayer la imagen de la tragedia: un oficial y un agente judicial tuvieron que ayudarle a desplazarse hasta la silla de los testigos. «Tuve dos coágulos de sangre que me produjeron tres infartos cerebrales que dejaron mi parte izquierda sin movimiento», manifestó. La explosión del tren de Téllez le dejó sordo y estrábico.

Pero hay consecuencias más sutiles, y quizá más terribles: «Tomo pastillas contra la depresión y voy al psiquiatra una vez cada 15 días o cada mes. Mi relación con la Humanidad choca. Me he convertido en un misántropo». Antonio tiene 21 años.

Evocó, con cierto patetismo, cómo vivió los instantes que siguieron a que la bomba estallase. Así, trajo a la memoria cómo pudo ver «a gente deambulando. Era como un baile de sonámbulos... Mucho silencio, una sensación muy triste, muy rara. La gente caminaba sin mirarse. Miraban a la nada».

Ya en aquel momento, la sala escuchaba en silencio y con emoción contenida, y los procesados cruzaban en el habitáculo blindado miradas de desconcierto.

Antonio habló, por primera vez, del Gobierno de Aznar: «Reclamo la máxima pena para los culpables y responsabilidades políticas entre los miembros del anterior Ejecutivo».

Francisco J. García-Castro. «¿Quién ha hecho esto en nuestro barrio?».

«Sentí una gran rabia. ¿Quién puede haber sido capaz de hacer esto en nuestro barrio, en un barrio obrero. En Vallecas, en El Pozo del Tío Raimundo... Un barrio emblemático, que se ha distinguido en la lucha de los trabajadores... ¡Y que hagan esto en un tren cargado de estudiantes, de trabajadores, que lo único que hacen es aportar a la sociedad su esfuerzo...!». Francisco Javier terminó su testimonio con este manifiesto escalofriante de la incomprensión hacia la sinrazón terrorista.

Era la conclusión inevitable de la sucesión de imágenes vívidas que había descrito, con precisión sobrecogedora, al tribunal. Cómo le llamó su mujer, herida, desde la estación de El Pozo; cómo llegó allí «en dos minutos»; cómo él, y su hija de 16 años, vieron «a la derecha, una hilera de cadáveres, y a su lado, una montonera de personas amputadas, evisceradas... muertas»; cómo se puso a buscar a su esposa, dentro de los trenes, y entre las vías; cómo retiró de la cara de un joven la espuma de un extintor que «lo estaba asfixiando»; cómo le seguía su hija «llorando, gritando, recibiendo todas las impresiones de lo que allí se vivió», y cómo a él, también, le llamó «mucho la atención el silencio, entre tanto horror, aquella mañana tan fría».

Fuera, en la calle, empezaron a oírse los primeros truenos.

Por fin, la encontró. «La vi de lejos. Había bajado por debajo de las vías y salido por el lado contrario. Nos abrazamos los tres y lo primero que dije fue: '¡Qué suerte hemos tenido, María!», relató, entre sus primeras lágrimas, Francisco.

Isabel Casanova. «Era el cumpleaños de mi hijo mayor».

La de Isabel fue la declaración más breve. No por ello menos intensa. «Mi hijo y mi ex marido murieron en el tren de Santa Eugenia». Otro de sus hijos, el mayor, la llamó esa mañana: era su cumpleaños y su padre y su hermano aún no lo habían llamado. «Mamá, pon la tele», contó que le dijo.

Isabel también reclamó: «Cadena perpetua para todos los presuntos asesinos, responsabilidad para los gobernantes de ese momento y respeto a las víctimas». El resplandor de un relámpago sobrecogió a la sala.

Jesús Ramírez. «Pensé que había explosionado yo».

Jesús tampoco habló mucho. Tirando de amor propio, participó a los presentes de las secuelas físicas y psíquicas que padece desde el 11-M. «Tengo lagunas de memoria. Voy al psiquiatra y tomo muchos medicamentos. He sufrido varias operaciones; al partirse el tren, me partió el omóplato y quedé atrapado entre dos vigas», detalló.

Narró, mientras las primeras gotas de lluvia impactaban en los cristales, cómo subió a la segunda planta del tren de El Pozo y, cuando vio un asiento libre, «estalló la primera bomba. Caí encima de un señor y le pedí disculpas. Pensé que había explosionado yo. Estalló la segunda bomba y perdí el conocimiento».

Jesús también reivindicó: «Mi principal reclamación es que se haga Justicia, y lo que sea pertinente».

Eulogio Paz. «A cuenta de las Azores nos van a dar un pepinazo».

El ex marido de Pilar Manjón, Eulogio Paz, cuyo hijo Daniel, de 20 años, falleció en el tren de El Pozo, fue el más combativo de todos. Recordó cómo se enteró de los atentados y que llamó a Pilar. «Estaba llorando y me dijo: 'Me quiero morir'». Después, contó su desesperado recorrido por los hospitales.

«Cuando iba buscando a mi hijo, pensaba en algo que yo solía decir: 'Aquí, a cuenta de las Azores nos van a dar un pepinazo'. Y nos lo dieron», indicó. Fue entonces cuando apuntó que había leído un texto de «la FAES, la fundación que preside Aznar, que a principios de 2003 ya decía que 'cabe esperar el recrudecimiento de la amenaza terrorista si se produce el ataque a Irak, especialmente en los países que intervengan'».

También señaló que «el mismo Aznar, en un libro, dice que 'no fui consciente de la amenaza del terrorismo islamista'. Si eso es así, el Gobierno [de entonces] tendrá que asumir sus responsabilidades». Así que, concluyó con voz firme: «Reclamo cadena perpetua para los que el tribunal considere que son los culpables del asesinato de mi hijo y las responsabilidades políticas de los que gobernaban entonces».

Terminó y se produjo un silencio de varios segundos. El cielo de Madrid, como si hubiese estado aguantando, rompió a llover, y en la sala se escucharon algunos sollozos. El presidente del tribunal lo entendió: «Creo que necesitamos un receso».


Etiquetas: ,



Lea mas

 

«No me extrañó lo que pasó, por la Guerra de Irak»

 

18-04-07



JUICIO POR UNA MASACRE / Las declaraciones

«No me extrañó lo que pasó, por la Guerra de Irak»

El líder de la célula española de Al Qaeda, 'Abu Dahdah' afirma que «el abuso en nuestros países genera odio»

MANUEL MARRACO

MADRID.- Los abusos generan odio, por eso a Imad Eddin Barakat Yarkas, Abu Dahdah, no le extrañaron los atentados del 11-M. Así se pronunció ayer el condenado como líder de la célula española de Al Qaeda, cuya detención, según el escrito de la Fiscalía, desencadenó «el proyecto de atentar en España».


Abu Dahdah, que cumple 12 años de prisión, compareció como testigo en la misma sala en la que fue juzgado hace dos años. Ayer, como en aquel juicio, consideró «inadmisibles» los atentados de Madrid y aseguró que todo lo que sabía al respecto provenía de los medios de comunicación. (.../...)

«No me extrañó lo que pasó, por la Guerra de Irak; no me extrañó, lo digo seriamente, porque en nuestra cultura, en nuestros países, yo sé que el abuso genera odio», dijo. A continuación, apuntó a los seguidores de la doctrina Takfir -movimiento integrado en el salafismo yihadista marroquí- como los únicos capaces de cometer un atentado así, porque entienden el islam como «venganza».

El testigo explicó que sólo conocía a dos de los que se sientan tras el cristal blindado: Jamal Zougam y Mouhannad Almallah Dabas. Sobre el primero, reprodujo lo que el propio Zougam dijo cuando a él le tocó hacer de testigo en el juicio contra Abu Dahdah: que el sirio era un comerciante que le suministraba diversos productos para la tienda que tenía antes de abrir el locutorio. Abu Dahdah aseguró que ni siquiera llegó a saber si Zougam era religioso. La Fiscalía, sin embargo, describe a Zougam como «gran amigo» del sirio.

Respecto a su compatriota Mouhannad Almallah, sus contactos se limitaron a que en una ocasión le reparó la lavadora. Nunca estuvo, dijo, en el local de Virgen del Coro, propiedad de Mouhannad, en el que se alojaron otros acusados.

También habló de Serhane ben Abdelmajid Fakhet El Tunecino, fallecido en Leganés. Su cara le sonaba de la mezquita de la M-30. Cuando la foto del suicida salió en televisión, recordó haberle visto por allí cuando dejaba a sus hijos en la escuela que hay el centro religioso. No recordaba haber hablado con él.

El testigo reconoció que sabía quién era el «clérigo» Abu Qutada, considerado el máximo dirigente islamista en Europa. Según dijo, asistió a algunos de sus «conferencias» cuando viajaba al Reino Unido. En su opinión, Abu Qutada no defendía la yihad.

Al margen de las palabras de Abu Dahdah, el fugaz interrogatorio de la fiscal Olga Sánchez fue suficiente para demostrar su disgusto por que el testigo hubiera comparecido ante el juez Baltasar Garzón y no ante Juan del Olmo. No quedó claro si el disgusto era hacia Abu Dahdah o, más probablemente, hacia Garzón, por tomarle declaración aun sabiendo que había pedido declarar sobre los atentados del 11 de Marzo.

«Usted declaró delante del juez Baltasar Garzón y no ante el juez que investiga la causa...», dijo la fiscal en una de sus tres únicas preguntas.

«¿Por qué tenía interés en declarar ante el juez Garzón cuando el 11-M?», preguntó Olga Sánchez. «Sí, yo tenía interés. Lo primero son los principios, y lo que ha pasado es inadmisible», respondió Abu Dahdah.

Cuando la fiscal le pidió que explicara la doctrina Takfir, el presidente del tribunal, Javier Gómez Bermúdez, recordó que comparecía como testigo y no como perito experto en ideologías. El testigo acertó a decir que «tenía que ser» el movimiento Takfir el responsable del 11-M.

Según la acusación que mantiene la fiscal, «el proyecto de ejecutar atentados en España se empezó a fraguar a raíz de las detenciones en noviembre de 2001 del máximo representante y líder de Al Qaeda en España, el sirio nacionalizado español Imad Eddine Barakat Yarkas, alias Abu Dahdah»

«Adoctrinados perfectamente por el anteriormente mencionado Abu Dahdah», prosigue el escrito, «varios de sus seguidores, entre los que destacaban Mustafá Maymouni [encarcelado en Marruecos por los atentados de Casablanca], Driss Chebli y El Tunecino comenzaron a mantener reuniones con el objeto de determinar los atentados a cometer en suelo español y a captar para sus fines a personas cercanas a los grupos salafistas marroquíes».

Sus intenciones se vieron reforzadas, según el escrito, por «la posición del Gobierno de España en la Guerra de Irak».



Etiquetas: ,



Lea mas

 

Un instante de duelo en un mar de oscuridades.Victoria Prego

 

18-04-07



PREGUERIAS

Un instante de duelo en un mar de oscuridades

VICTORIA PREGO

De una jornada insufrible por lo reiterativa y lo plúmbea, dos pinceladas tan sólo sacaron a la audiencia del sopor en el que los letrados la habían sumido a base de hurgar en el descontrol sobre los explosivos en Mina Conchita: aunque el asunto tiene gran interés de cara a futuras responsabilidades, tanta insistencia sobre ese punto estuvo a punto de matar al espectador de tedio.


Pero, en medio de aquella monotonía, restallaron de pronto las palabras de las víctimas de la Asociación de Pilar Manjón. Testimonios serenos y ardientes que tuvieron la virtud de recordarnos cuál es la materia humana de la que está tejida esta tragedia. Ése fue su valor, el de actuar como un espejo de aquellos hechos espeluznantes que, para algunos, durarán toda la vida. Su impactante testimonio no ilustró, sin embargo, al tribunal sobre nada que no se conociera. No tuvo, pues, relevancia procesal ninguna, más allá del eco político que cada cual quiera dar a la reclamación, totalmente fuera de lugar en este juicio, de responsabilidades políticas al Gobierno anterior. Y no digamos nada de su petición de cadena perpetua -una pena que no existe en el derecho español- para los culpables. Sus palabras tuvieron sólo, y es mucho, el peso del recordatorio: aquí se está juzgando un crimen, pero se está hablando de un drama.

La segunda pincelada de impacto estuvo en la ciudadana a la que la Guardia Civil sacó de la cama a las tantas de la madrugada del 5 de marzo de 2004 -muy importante tenía que ser el asunto para actuar con semejante perentoriedad- para preguntarle por Emilio Suárez Trashorras y por un árabe que resultó ser 'El Chino' con nombre falso. (.../...)

Hay varias cosas extraordinariamente llamativas en el episodio relatado por esta mujer. Una, que se produjo nada menos que una semana antes del 11-M. Dos, que luego la Policía quiso borrar todo rastro de tan tempranas pesquisas sobre Suárez Trashorras y El Chino, y para eso le tomó una segunda declaración, ésta ya sin nombres propios. Y tres, que lo que esta mujer contó choca de plano con la versión de la Policía y de la Guardia Civil, que dice que nunca supieron nada de Trashorras hasta que se toparon con él por pura casualidad en Asturias el 16 de marzo, cuando el policía 'Manolón' insistió en presentárselo. Esto no encaja de ninguna manera. Quizá todo tenga explicación, pero nadie nos la ha dado todavía.


Etiquetas: ,



Lea mas

 

El bloc de Luis del Pino.Responsabilidades

 

18-04-07



EL BLOC DE

Responsabilidades

Luis del Pino

Víctimas. Ayer desfilaron por la sala varias de las víctimas de los atentados, llamadas a declarar por la asociación que preside Pilar Manjón. El juez Gómez Bermúdez no cortó las diversas proclamas que algunas de esas víctimas hicieron, en el sentido de pedir responsabilidades al anterior Gobierno. Y hubiera debido cortarlas. En primer lugar, porque otras asociaciones de víctimas no han llevado a declarar a sus víctimas asociadas, precisamente, porque el propio juez Gómez Bermúdez les pidió expresamente que no lo hicieran. ¿Por qué unas asociaciones de víctimas sí y otras no, señor juez? ¿No cree usted que a lo mejor hay otras víctimas a las que les gustaría decir lo que opinan sobre las mentiras, manipulaciones y ocultaciones de ese atentado por parte del actual Ejecutivo? (.../...)
En segundo lugar, lo que no resulta admisible, desde ningún punto de vista, es el discurso de la hipocresía. Cualquier víctima de los atentados está en su derecho de considerar responsable de la masacre al anterior Gobierno del PP y de pedir que se depuren responsabilidades. Pero lo que no se puede es sostener ese tipo de discurso y, al mismo tiempo, no mover un dedo para evitar el cierre de la Comisión de Investigación del 11-M, renunciar a pedir que se depuren responsabilidades por las presuntas negligencias que hicieron posible la masacre y no iniciar acciones legales contra los miembros de ese Ejecutivo a los que se considera responsables. Si hablamos de responsabilidades penales, no sé a qué espera la asociación de Pilar Manjón para denunciar ante los tribunales al anterior Gobierno. Sería lo lógico. Y si de lo que hablamos es de responsabilidades políticas, no sé qué pintaba ese tipo de afirmaciones en la sala del tribunal. Ni por qué no las cortó Gómez Bermúdez.

Etiquetas: ,



Lea mas

 

Reconocen a Lamari

 

18-04-07




Reconocen a Lamari


Una de las víctimas de los atentados de Madrid reconoció ayer a uno de los suicidas de Leganés, Allekema Lamari, como una de las personas que viajaron el 11 de marzo de 2004 en el tren que cogió en Alcalá de Henares (Madrid) y que posteriormente explotó, y aseguró que llevaba una mochila.


Así lo manifestó Juan Carlos M. P. en la vigésimosexta jornada de juicio, en la que relató que sobre las 7.10 horas del 11-M se subió a un tren en la localidad alcalaína y que, al sentarse en el vagón, vio a «tres señores con unas mochilas» que parecía «como si estuvieran esperando algo». «Me llamó la atención la tonalidad de su piel, era oscura, como con un tono rojizo», recordó el testigo, que señaló que le «parecieron árabes» y que uno de ellos tenía una cara «aniñada y fina». (.../...)

A petición del fiscal Carlos Bautista se le exhibieron varias fotografías, entre las que identificó a uno de los siete suicidas muertos el 3 de abril en Leganés, Allekema Lamari, como una de las tres personas que vio en el tren de Cercanías.


Etiquetas: ,



Lea mas

 

Pumpido analizó con el director del CNI el riesgo islamista

 

18-04-07



JUICIO POR UNA MASACRE / La lucha antiterrorista

Pumpido analizó con el director del CNI el riesgo islamista

El fiscal general sitúa el terrorismo internacional como «la principal amenaza contra los españoles», por encima de la banda ETA

MARIA PERAL

MADRID.- El fiscal general, Cándido Conde-Pumpido, se reunió ayer con el director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Alberto Saiz, para analizar la amenaza del terrorismo islamista en España.


A esta reunión, en la que también participó el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, se refirió Conde-Pumpido durante un almuerzo-coloquio organizado por el Club Siglo XXI.

El máximo representante del Ministerio Público afirmó que el terrorismo islamista «es la principal amenaza contra los españoles y la principal preocupación de la Fiscalía». (.../...)

Fuentes de la institución indicaron que durante la reunión con Sáiz se puso de manifiesto que los servicios de inteligencia han detectado que España, más que territorio de posibles atentados, está siendo lugar de reclutamiento de islamistas instalados en nuestro suelo y que son captados para realizar la yihad en otros lugares.

En el transcurso del encuentro en el Club Siglo XXI, el fiscal general comparó el terrorismo de ETA, «que está en declive, en proceso de extinción», con el terrorismo internacional de carácter islamista o yihadista, que «está en proceso de ascenso».

«Sólo los atentados del 11 de Marzo causaron tantas víctimas como ETA en 15 años», subrayó Conde-Pumpido.

Añadió que los recientes atentados de Casablanca (Marruecos) y Argel (Argelia) «ponen de relieve que estamos muy cerca de una situación muy peligrosa». Agregó que conflictos como los de Palestina, Líbano, Irak o Afganistán son «focos que avivan el fuego, que incrementan el conflicto».

«El terrorismo islamista no va a menos, va a más», advirtió el fiscal general, que señaló que entre los años 2004 y 2006 se detuvo en España a 325 presuntos terroristas islamistas, de los que permanecen encarcelados 148. Esta cifra representa la tercera parte de los terroristas de ETA que están en prisión.

Cándido Conde-Pumpido manifestó que ya son ocho los fiscales de la Audiencia Nacional especializados en terrorismo islamista e informó de que el Ministerio Público mantiene contactos directos con Gran Bretaña, Francia, Estados Unidos y Marruecos, países con los que ha organizado grupos de trabajo para intercambio de información.

El propio Conde-Pumpido viajará el próximo 15 de mayo a Rabat para mantener una entrevista con el nuevo fiscal general marroquí, reunión cuyo objeto principal será el terrorismo islamista.


Etiquetas: , ,



Lea mas

 

El tufo irrespirable de la connivencia.-Víctor de la Serna

 

18-04-07



ASI LO CUENTAN

El tufo irrespirable de la connivencia

VICTOR DE LA SERNA

Lo que Victoria Prego llamaba bien, en EL MUNDO, «la triste coyunda de policías y ladrones», dominaba ayer las informaciones sobre la reanudación del juicio del 11-M. Fue tan siniestra la letanía de los trapicheos, las miradas hacia otro lado y los extraños olvidos que, por primera vez, la lectura de 'El País' sonaba a lo que ellos llaman teoría de la conspiración. Vean los titulares: La Guardia Civil asume sus errores al investigar la trama islamista; El rocambolesco encuentro nocturno entre la Guardia Civil y El Chino en una gasolinera de Burgos (con, curiosamente, una segunda información sobre exactamente lo mismo: El Chino quedó libre pese a ser descubierto con cuchillos en el coche); La Guardia Civil se echó 'las manos a la cabeza' al ver a Zouhier en la trama del 11-M; Unos por otros, la casa sin barrer.


Ya ha quedado cien veces patente en este juicio la amabilidad de las fuerzas del orden con unos traficantes de explosivos asturianos o con unos islamistas sobrevenidos, incluidas ropa robada, armas varias y documentación falsa. Y esa relación de coyunda envenena el ambiente del juicio y reaviva a cada paso los indicios (que no teorías) sobre conspiraciones que ciertos medios ya han pretendido enterrar otras cien veces. (.../...)
Otro de los enterradores, 'ABC', proseguía ayer con pala y pico su tarea sepulturera proclamando, a todo lo ancho de su portada: «[Esperanza] Aguirre tampoco tiene 'ningún dato' que relacione a ETA con el 11-M». (ABC es uno de esos medios cuyo horizonte, a la hora de ver subtramas inquietantes en el 11-M y sus secuelas, se planta en ETA). No tenía que ver con el juicio, pero está claro que la explotación del 11-M se ha reavivado como argumento político en vísperas electorales.

En días anteriores a esta reanudación también han tenido importancia informaciones como la de Casimiro García-Abadillo, el lunes, en estas mismas páginas, demostrando que lo que la viuda de El Chino declaró en marzo a El País sobre sus conversaciones con su marido justo antes de la explosión de Leganés era cierto, por lo que lo que sí fue perjurio fue su negación, ante el juez, de la existencia de esas conversaciones.

Lo inaudito es que, evidentemente, El País supo inmediatamente, ese 10 de abril, que la viuda había mentido ante el juez, pero lo soslayó en sus informaciones del 11 y el 12, y sólo el 13 publicaba algo inaudito. Así lo narraba García-Abadillo: «Rosa justificaba su contradicción con lo mantenido ante el tribunal alegando que alguien, sin especificar quién, le 'aconsejó que no lo dijera'. La excusa era pueril: 'Porque me pudiera poner peor de lo que estaba de ánimo'. ¿Puede alguien creerse que una testigo clave que está bajo la protección de la Policía confiese públicamente que ha cometido perjurio por la simple razón de que alguien le aconsejara hacerlo para no sentirse anímicamente peor de lo que estaba?». No.

Etiquetas:



Lea mas

 

Ruiz-Gallardón dice que no es el PP, sino el PSOE, el que utiliza el 11-M

 

18-04-07



Ruiz-Gallardón dice que no es el PP, sino el PSOE, el que utiliza el 11-M

C. R. G.

MADRID.- El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, aseguró ayer que no es el PP, sino el PSOE y el propio Gobierno de Zapatero, quienes están utilizando la tragedia del 11-M en el debate político.


«Creo con sinceridad que no es mi partido el que está introduciendo, en este momento de celebración del juicio, ningún elemento de perturbación en relación con el 11-M», dijo en los desayunos informativos de Europa Press. «Y aunque algunos pretenden que parezca que somos nosotros», añadió, «se ve en las hemerotecas que quien ha reintroducido ese tema como polémico en la agenda política ha sido, paradójicamente, el Gobierno de España». (.../...)

En presencia del presidente del PP, Mariano Rajoy, y de su secretario general, Angel Acebes, Gallardón llegó a hacer una explícita defensa de este último -«quien ha sufrido muchos y muy injustos ataques», dijo- sobre su gestión en los días que siguieron a la masacre. «Es obvio que cuando se produce un atentado con 192 muertos en un país como España, con décadas de terrorismo de ETA, todos pensamos que había sido ETA. Yo, y absolutamente todos, incluido el lehendakari, que me llamó al móvil para decirme que se sentía avergonzado».

«A partir de ahí», añadió, «lo que se hizo desde el Ministerio del Interior fue exactamente lo que se tenía que hacer en una democracia; seguir en la línea de investigación de ETA y abrir otra en cuanto se dio el más mínimo indicio; con tanta eficacia que se detiene a los autores. No entiendo cómo se puede acusar al entonces ministro del Interior de haber dicho cosa distinta de la estricta verdad en aquellos minutos».

Pese a que dio por segura la autoría de quienes se sientan ahora en el banquillo, el alcalde repitió su conocida doctrina sobre el 11-M y el «respeto» al tribunal y al presidente de la Sala: «Ni siquiera para el elogio me permito hacer un comentario, porque entonces también cabría la crítica».


Etiquetas:



Lea mas

 

Mientras tanto, afuera tronaba.David Gistau

 


18-04-07



A SANGRE FRIA

Mientras tanto, afuera tronaba

DAVID GISTAU

El cielo pareció romperse con una cólera hecha de truenos cuando las víctimas contaron el horrendo dolor que les fue infligido. De repente se impuso un pudor, una sensación de vergüenza por todas las risas consentidas en la sala desde febrero. Por todas las veces en que el choque de cornamentas de las teorías y el antagonismo político fueron más importantes que esas heridas que por extensión son las de todo un pueblo. Más que nunca, el cristal blindado determinó una distancia infinita con quienes están dentro del habitáculo, que apenas respetaron el instante con un silencio solemne carente de compasión en el que acaso resistiera la determinación para el castigo: esa justificación por el «odio generado» en el islam que por la mañana vindicó 'Abu Dahdah' para esbozar los motivos por los cuales merecimos que gente corriente como Francisco, Antonio, Isabel y Alvaro fuera reventada, «eviscerada» para yacer en un andén, en lo que iba a ser un día cualquiera. Que formara parte de ese cortejo de «sonámbulos» que vagaron entre cadáveres en el frío y el silencio apenas roto por el timbre de los móviles. Que atravesara hospitales preguntando por un ser querido suplicando que la búsqueda no acabara en Ifema. Que, años después, aún permaneciera hundida en un estado vegetativo donde todo mohín es una expresión de dolor. Se esperó durante todo el juicio esta jornada de ayer que habría de enfrentarnos a nuestros espectros familiares como en un descenso al Hades. Ocurrió, y no habrá de olvidarse cuando los choques de teorías y la riña política vuelvan a ser lo que importe y lo que engrase las inercias judiciales que ayer fueron aplazadas por un rato, mientras afuera tronaba. (.../...)
Más allá de los testimonios a flor de piel, cuanto ayer dijeron las víctimas también sirve para retratar el modo en que se buscó desahogo en los días posteriores al atentado. Y todavía hoy. Las vidas perdidas son irremplazables, y cabe respetar que los heridos y los familiares de los fallecidos decidieran a qué asidero anímico iban a agarrarse tanto para arrostrar la desgracia como para exigir responsabilidades. Si la catarsis pasaba por señalar un culpable, ayer quedó claro que los autores del atentado lo son sólo en cierta medida, porque buena parte de la culpa sigue desviándose hacia el Gobierno que decidió dejarse fotografiar en las Azores.

Como si, en vez de forjar un espíritu idéntico al United We Stand que después del 11-S postergó todas las confrontaciones intestinas, nosotros mismos debiéramos dar por bueno el argumento expuesto por Abu Dahdah durante la mañana y concluir que el 11-M nos los merecimos. Que los iluminados que en el chiscón de Virgen del Coro urdieron nuestra destrucción no fueron sino la espada que se cobró revancha del «odio generado». Dejó un regusto extraño, desapacible, eso de comprobar que las opiniones de las víctimas propuestas ayer por una acusación particular coinciden en gran medida con las de Abu Dahdah. A pesar de todas las distancias establecidas por el cristal blindado y por ese horrendo dolor al que sólo los encerrados dentro de la jaula fueron insensibles.


Etiquetas: , ,



Lea mas

 

El valor de los testimonios de las víctimas

 

18-04-07



Impresiones

El valor de los testimonios de las víctimas


Seis víctimas de los atentados de los trenes de Madrid dieron a conocer ayer sus testimonios de dolor y rabia en el juicio del 11-M. Lo hicieron a petición de la asociación que dirige Pilar Manjón, y sus relatos, espeluznantes, pusieron el nudo en la garganta a todos. Sus intervenciones tienen un gran valor emotivo y sirven para no perder de vista, entre tantas declaraciones de islamistas, confidentes, testigos y policías, el motivo último del proceso: hacer justicia a las personas que perdieron la vida o resultaron heridas y a sus familiares, marcadas por una tragedia que les acompañará toda la vida. Varios de los intervinientes pidieron las penas máximas para los acusados y también responsabilidades políticas a quienes gobernaban entonces. (.../...)
Sus reclamaciones, lógicas desde el dolor, no pueden torcer en cambio el quehacer del tribunal, que debe ser objetivo y que tiene la obligación de delimitar y tasar las responsabilidades de los encausados sin dejarse llevar por el apasionamiento en su búsqueda de la verdad. Precisamente, el mejor servicio que se puede hacer a las víctimas es el de esclarecer los hechos, procurar no dejar cabos sueltos, resolver las contradicciones que están apareciendo en la vista y, al final, condenar a los culpables con arreglo a la ley. En cuanto a las responsabilidades políticas, éstas se pagan en las urnas. Tratar de sostener el discurso de que cabe procesar como asesinos a los dirigentes del PP es, por muy errónea que fuera su política exterior, un exceso y un despropósito impropios de una democracia madura.

Etiquetas: ,



Lea mas

17.4.07

 

Interior prejubila al comisario jefe del 'caso Bono' y de la mochila de Vallecas

 

17-04-07



Interior prejubila al comisario jefe del 'caso Bono' y de la mochila de Vallecas

Rodolfo Ruiz alegó pérdida de condiciones psicofísicas tras ser condenado a cinco años por falsedad y detención ilegal Seguirá cobrando su pensión aunque el Supremo confirme la sentencia que incluye una pena de inhabilitación por 10 años

FERNANDO LAZARO

MADRID.- El Ministerio del Interior ha concedido la jubilación anticipada al comisario Rodolfo Ruiz, condenado por el llamado caso Bono y responsable de la comisaría madrileña de Vallecas cuando apareció la polémica mochila del 11-M. La razón: pérdida de condiciones psicofísicas.


En mayo del pasado año, la Audiencia Provincial de Madrid condenó al que fue comisario jefe de la Brigada Provincial de Información por la detención ilegal de dos afiliados del Partido Popular a los que se acusó, sin base alguna, de agredir al ex ministro de Defensa durante una manifestación de víctimas del terrorismo. (.../...)

Junto a él fueron condenados también dos inspectores de su brigada por los mismos hechos. El comisario recibió una condena de dos años de cárcel por detención ilegal, tres años más por falsear el atestado y 1.080 euros de multa por coacciones a sus subordinados, además de 10 años de inhabilitación.

El polémico caso de la detención ilegal de los militantes populares conllevó la dimisión del que entonces era delegado del Gobierno en Madrid, Constantino Méndez.


Tras la sentencia, la Dirección General de la Policía apartó a los tres condenados de puestos operativos. Poco después, el comisario cogió la baja laboral, tras aportar informes médicos que avalaban una alteración psicofísica que atribuyó a la polémica mediática y a la propia sentencia.

Fue en ese momento cuando los tres funcionarios condenados (el citado Ruiz y los inspectores Javier Fernández y José Luis González) solicitaron que les fuera concedida la jubilación anticipada.

El primero presentó los informes médicos junto con la reclamación de dejar la Policía. A continuación, tuvo que superar el trámite de un tribunal médico de la propia Policía, que ha avalado la alteración psicofísica y, como consecuencia, el Ministerio del Interior ha decidido acceder a su petición.

Esta concesión le permitirá ser acreedor a la pensión aun en el supuesto de que el Tribunal Supremo ratificara la condena de la Audiencia Provincial de Madrid.

Según explicaron a este periódico fuentes policiales, la otra posibilidad que tenían los condenados por el caso Bono era haber solicitado el pase a la segunda actividad. Este régimen laboral les habría supuesto cobrar el 80% del sueldo y dedicarse a otras actividades ajenas al Cuerpo Nacional de Policía. Pero el peligro al que se exponían era muy serio: en caso de que la sentencia del Supremo avalara la condena, sí dejarían de percibir sus emolumentos ya que, aunque en segunda actividad, seguirían formando parte de la Policía. En definitiva, la ratificación conllevaría la inhabilitación y, por tanto, la expulsión directa de la Policía, según estas mismas fuentes.

El Ministerio del Interior aún está pendiente de resolver la solicitud de los otros dos inspectores condenados. A Javier Fernández, que llevó a cabo las detenciones y figuró como autor del atestado falseado «para abultar los hechos», le cayeron cinco años de prisión y 10 años de inhabilitación. Por otra parte, el inspector José Luis González, que aparece como secretario del atestado desde el primer día (cuando sólo intervino para reconfeccionarlo), fue condenado también a cinco años en total.

Fuentes de la Dirección de la Policía explicaron que el comportamiento ante una petición de estas características por parte de un funcionario es siempre el mismo, y añadieron que las prejubilaciones en la Administración no son ni mucho menos excepcionales.

En mayo del pasado año, la Sección 16º de la Audiencia de Madrid consideró inexistentes las lesiones denunciadas por José Bono durante una manifestación de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) a la que el entonces ministro de Defensa acudió «a título particular».

Asimismo, reprobó con dureza en su escrito la conducta de los tres policías por privar de libertad a dos ciudadanos de forma «inmotivada, arbitraria y abusiva» y por falsear el atestado añadiendo dos párrafos cruciales en los que agravaban notablemente el incidente, hablando de una «situación de extrema violencia» y de «intentos de agresión» al ministro «con objetos contundentes».

El tribunal afirmó en su sentencia no tener datos de que siguieran instrucciones de «instancias superiores», pero dejó constancia de su «leve sospecha» de que actuaron influidos por el entonces delegado del Gobierno en Madrid, el socialista Constantino Méndez, que adelantó a los medios de comunicación que iba a haber detenciones tras la denuncia del ex ministro José Bono.

Así fue, pero fueron unas detenciones «mirando al tendido» o «de complacencia», de las que fueron víctimas Isidoro Barrios y Antonia de la Cruz, dos militantes del Partido Popular. La actuación ilegal estuvo dirigida por el comisario ahora prejubilado, según reza la sentencia.

Ruiz también estaba al frente de la comisaría de Vallecas cuando apareció la polémica mochila con explosivos relacionada con los atentados del 11-M, cuya desactivación permitió avanzar exponencialmente en las pesquisas para localizar a los terroristas, a los que se les atribuye la autoría de los atentados perpetrados en Madrid.

Etiquetas:



Lea mas

 

Editorial :¿Por qué recompensa Interior al comisario Rodolfo Ruiz?

 

17-04-07



Editorial

¿POR QUÉ RECOMPENSA INTERIOR AL COMISARIO RODOLFO RUIZ?


En cualquier país del mundo, sería impensable que un comisario condenado por detener ilegalmente a dos ciudadanos y falsificar un atestado policial recibiera cualquier trato de favor. Bien al contrario, el Gobierno trataría de marcar distancias con él y sumar a la condena judicial el ostracismo absoluto dentro del Cuerpo.
Lo que Interior ha hecho con Rodolfo Ruiz es justo lo contrario: concederle la jubilación anticipada. El tribunal médico del Ministerio hizo la vista gorda y dio por buenos los informes presentados por el comisario, que alegaba una «alteración psicofísica» como consecuencia de la polémica mediática y del juicio por el caso Bono. (.../...)

Todo apunta, sin embargo, a que los verdaderos motivos de Ruiz son bien distintos. Condenado a cinco años de cárcel y 10 de inhabilitación por detención ilegal y falsedad, actualmente se encuentra a la espera de que el Supremo se pronuncie sobre la sentencia. La prejubilación le permitirá seguir cobrando del erario público sea cual sea la decisión del tribunal, algo que no podría hacer si continuara siendo parte del Cuerpo.

Interior podría haber aplazado su decisión hasta que se resolviera el recurso de casación, pero no lo ha hecho, dejando un inquietante rastro de connivencia con quien ha sido condenado por utilizar el aparato del Estado con fines espurios contra los adversarios políticos del Ejecutivo.

La prejubilación es aún más sospechosa por la trayectoria reciente de este comisario, ascendido a jefe de la Brigada Provincial de Información tras la victoria electoral del PSOE. No hay que olvidar que el fatídico 11 de marzo de 2004 Rodolfo Ruiz era el jefe de la comisaría donde apareció de madrugada la llamada mochila de Vallecas sin que nadie la hubiera visto antes ni en Ifema ni en los andenes de El Pozo.

Siempre nos ha llamado la atención que entonces fuera ascendido el hombre en cuyo negociado se encontró la bolsa que orientó en el momento clave la investigación hacia la detención de Zougam y la pista islamista. El hecho de que Interior le haya recompensado ahora con una prejubilación que dejará sin efecto la inhabilitación a la que ha sido condenado da pie para pensar que alguien dentro del Ministerio intenta comprar el silencio de Rodolfo Ruiz en torno al caso Bono y al extraño hallazgo de la mochila de Vallecas.

El ministro Rubalcaba debe responder por esta decisión ante el Parlamento. Si no lo hace, alimentará las sospechas en torno a un comisario que se ha visto envuelto en muy poco tiempo en dos de los episodios policiales más turbios de la democracia.

Etiquetas:



Lea mas

 

El tribunal ordena que se localice el paradero de 'Nayo', que vinculó a los asturianos con ETA

 

17-04-07



Juicio por una masacre / Día 25

El tribunal ordena que se localice el paradero de 'Nayo', que vinculó a los asturianos con ETA

MANUEL MARRACO

Mientras el presidente del tribunal, Javier Gómez Bermúdez, no parece dispuesto a dejar cabos sueltos, el hermanastro de Zougam afirma que el locutorio estaba vigilado antes del 11-M. El juicio se reanuda hoy con la declaración de 'Abú Dahdah', considerado el líder de la célula española de Al Qaeda


MADRID.- El tribunal del 11-M ordenó ayer a las Fuerzas de Seguridad que localicen el paradero de José Ignacio Fernández Díaz, Nayo, con la información de la que ayer dijo disponer el testigo protegido L-61.

Nayo fue una de las vías por las que la Policía y la Guardia Civil tuvieron noticia de la venta de explosivos por parte de la trama asturiana. Antes del 11-M, informó a ambos cuerpos de que los procesados Antonio Toro y Emilio Suárez Trashorras traficaban con dinamita y que habían mantenido tratos con ETA. (.../...)

El testigo protegido declaró que, a petición de Nayo, contactó con las Fuerzas de Seguridad y con el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo para negociar su regreso a España. «Nayo quería resolver lo de la operación Pípol [una redada por drogas] a cambio de datos», dijo. Para ello, negoció «a dos bandas».

Ninguno de esos contactos prosperó. Nayo sigue en busca y captura para cumplir una condena por tráfico de heroína y está citado como testigo en el juicio por el 11-M. Su último paradero conocido es Santo Domingo, donde fue localizado por este periódico.

El testigo protegido afirmó ayer que cree que podría contactar de nuevo con Nayo, por lo que el tribunal ordenó que, en cuanto concluyese su declaración, las Fuerzas de Seguridad recabaran todos los datos de que dispusiera. Además, el presidente del tribunal, Javier Gómez Bermúdez, advirtió al testigo de la posibilidad de que cometa un delito de encubrimiento si no aporta esos datos.

Nayo fue socio de Antonio Toro y ambos fueron detenidos por la operación Pípol, en la que igualmente fue arrestado Emilio Suárez Trashorras. Nayo no le especificó al testigo que eran Toro y Trashorras los que manejaban la trama de venta de explosivos. «La información fue genérica», dijo.

Sí confirmó lo dicho ante el juez Del Olmo. «Que Nayo le había entregado explosivos a un guardia civil para que el guardia civil se lo dé a ETA. Que sobre este tema no le concreta nada más, y el declarante no sabe quién es ese guardia civil».

Una de las «dos bandas» que Nayo tanteó fue el capitán de la Guardia Civil de Asturias Pedro Marful, que antes del 11-M mostró más interés que sus mandos en las denuncias de tráfico de explosivos. La otra fue «un policía de Madrid» al que el testigo conoce y a quien expuso la situación de Nayo. Según explicó a preguntas del abogado Endika Zulueta, el policía pertenecía a la Unidad Central de Información Exterior (UCIE), especializada en terrorismo islamista.

Fue este policía el que le confirmó las gestiones que el Instituto Armado estaba haciendo con Nayo. Dijo que al menos un miembro de la guardia civil había acompañado a su mujer y su hija en su viaje desde Santo Domingo a Madrid.

El testigo añadió que, según Nayo, la Guardia Civil le había presionado bloqueando los papeles de su hija, que padece un grave problema de salud. «Decía que, si hablaba, la Policía y la Guardia Civil tenían mucho que perder».

A petición de Nayo, el testigo protegido fue a declarar ante el propio Del Olmo para transmitirle la oferta. La respuesta fue que «la Justicia no va a admitir chantajes o componendas», pero que si colaboraba podría acogerse a algunos beneficios recogidos en la ley. Los datos aportados ayer por L-61 coinciden con los mantenidos ante el tribunal por otros dos testigos protegidos.

También declaró ayer el miembro de la Guardia Civil al que Rafá Zouhier entregó una muestra de la dinamita de Toro y Trashorras. Como el otro controlador del confidente que declaró la semana pasada y el jefe de la sección que lo hizo a continuación, negó que Zouhier volviera a dar datos relevantes sobre el asunto en el año anterior a la masacre. Tampoco este agente informó a Del Olmo de que Zouhier les había dicho que los asturianos podían conseguir hasta 150 kilos de explosivos.

El agente pasó un mal rato cuando tuvo que contestar, a pregunta del abogado Gonzalo Boyé, si Zouhier había dado algún dato que pudiese haber evitado el 11-M. La respuesta arrancó hacia el sí, luego titubeó y al final se quedó en el aire: «Teniendo en cuenta que aportó los datos de las dos personas de Asturias [Toro y Trashorras] con un año de anterioridad, pues si... si... si se hiciera una operación... soy incapaz de decir si se hubiera podido evitar o no».

Por su parte, el jefe de la sección también se dio cuenta de la trascendencia de los datos que les había dado Zouhier cuando supo que le buscaban por los atentados: «Nos llevamos las manos a la cabeza».

Etiquetas: , ,



Lea mas

 

JUICIO POR UNA MASACRE / Las declaraciones

 

17-04-07




JUICIO POR UNA MASACRE / Las declaraciones

El hermanastro de Zougam afirma que la Policía controlaba el locutorio antes del 11-M

Asegura que la mañana en que estallaron las mochilas en los trenes el acusado estaba durmiendo en la casa que ambos compartían


M. M.MADRID.-

El hermanastro de Jamal Zougam, Mohamed Chaui, afirmó ayer en el juicio por el 11-M que el locutorio en el que ambos trabajaban estaba controlado por la Policía antes de los atentados.

Chaui fue uno de los detenidos el 13 de marzo, al igual que otros dos empleados del locutorio Jawal Telecom, de donde supuestamente salieron las tarjetas empleadas en las mochilas bomba. Tras un tiempo en prisión, el juez Juan del Olmo le puso en libertad y decidió no sentarlo en el banquillo. (.../...)

Otro de los detenidos fue Mohamed Bakkali, quien advirtió la presencia policial. «Una semana antes de los atentados, Bakkali me dijo que había un coche aparcado junto a la tienda con dos secretas y que llevaba todo el día allí», declaró Chaui. Además, el teléfono del locutorio estaba intervenido por orden del juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón.
A preguntas del abogado de Zougam, José Luis Abascal, el testigo describió otras posibles vías de control sobre el procesado. Según dijo, hacía deporte frecuentemente con Hassan Serruk, propietario de la peluquería Paparazzi de Lavapiés y que también estuvo imputado por el 11-M. Según el testigo, Serruk tenía «un amigo del CNI con el que pasaba todo el tiempo y que investigaba cosas de ETA».
El testigo ofreció una declaración exculpatoria para su hermanastro. Según explicó, el 11 de Marzo se despertó y vio que Jamal Zougam estaba durmiendo en la habitación que compartían. Era poco antes de las 10.00 horas, y cuando se fue a trabajar dejó a su hermanastro desayunando en casa.
Zougam fue a trabajar en su coche, como todos los días. Cuando el día 13 de marzo fue detenido, el coche se quedó donde estaba aparcado y la Policía no lo revisó hasta que, tiempo después, su hermana mandó una grúa para cambiarlo de sitio y evitar las multas.
También insistió en que Jamal nunca se encargaba de comprar las tarjetas telefónicas que vendían en el locutorio. Lo hacían él y Mohamed Bakkali. Además, este último, que vivía muy cerca de la tienda, se llevaba siempre las tarjetas a casa por si entraban a robar en la tienda.
Cuando el fiscal Carlos Bautista le hizo ver que ante la Policía había dicho lo contrario, Chaui aseguró que le habían forzado a incriminar a Jamal Zougam. «La Policía me obligó a decir que mi hermano había comprado tarjetas, pero mi hermano nunca ha comprado tarjetas».
También explicó que su hermano «no» era un experto en móviles y que se limitaba a reparaciones básicas. De las más serias se encargaban otras personas que no trabajaban en el locutorio.
La muy favorable declaración de su hermano -que ni siquiera estaba obligado a declarar contra él- quedó compensada minutos más tarde por la de otro testigo. Fue uno de los vecinos de la casa de Morata en la que, supuestamente, se montaron las mochilas bomba. Según declaró Luis Alfonso Martínez, él vio a Jamal Zougam trabajando en el tejado de la casa. Lo hizo cuando pasaba con su coche cerca de la casa y se fijó en él porque llevaba el pelo largo y rizado.
El testigo desmintió parte de lo que consta en su declaración policial, en la que se afirma que identificó sin ninguna duda la furgoneta Renault Kangoo de Alcalá de Henares como la que había visto en la casa de Morata de Tajuña. «Eso no es cierto. En ningún momento vi ni el modelo ni el color, sólo que era blanca», declaró.

Etiquetas: ,



Lea mas

 

ORDEN EN LA SALA

 

17-04-07




ORDEN EN LA SALA


EL VELADOR DE LA OBJETIVIDAD


Uno de los abogados de la acusación particular, Manuel Murillo, está muy preocupado por contrastar con los testigos la veracidad de las revelaciones que ha hecho EL MUNDO sobre el 11-M. Le intriga especialmente que varios hayan vinculado de alguna manera a ETA con los atentados. Ayer, Murillo preguntó al testigo protegido Ñ-88 si el periodista de este diario Fernando Múgica le había pedido que dijese que la matanza era obra de la banda terrorista. «¿Cuál es la relevancia de eso?», cuestionó Gómez Bermúdez. El letrado se explicó: «En torno a este proceso hay una 'tesis de la conspiración'...». «¿Pero es usted acaso el velador de la objetividad periodística?», inquirió el juez. Y Murillo retiró su pregunta. (.../...)

«¿NO FUNCIONA? ¡QUÉ NOVEDAD...!»

El sistema de sonido de la traducción simultánea sigue dando disgustos al tribunal. El testigo Jaouad Bouzrouti tuvo que declarar en castellano, pese a que él prefería hacerlo en árabe, porque aquél funcionaba defectuosamente. Gómez Bermúdez se lo tomó con resignación: «¿No funciona? ¡Pues qué novedad...!», exclamó.

También ayer, los abogados Gerardo Turiel y Antonio Alberca no querían empezar a interrogar a otro testigo: el primer turno corresponde siempre a quien lo haya propuesto. Turiel, que defiende a Suárez Trashorras, mantenía que no había sido él, por mucho que figurase así en la lista. Finalmente, Alberca, que patrocina a Zouhier, reconoció que lo había llamado él.

Etiquetas:



Lea mas

 

'El Chino' amenazó a los guardias que le pararon: «Os vais a enterar»

 

17-04-07



JUICIO POR UNA MASACRE / Las declaraciones

'El Chino' amenazó a los guardias que le pararon: «Os vais a enterar»

No le detuvieron pese a que llevaba cuchillos y dos maletas con ropa robada

JOAQUIN MANSO

MADRID.- Les insultó y les amenazó. Llevaba dos maletas con ropa robada, tres cuchillos de grandes dimensiones, una enorme maza y un gran fajo de billetes de 50 euros «como el grosor del dedo índice». Pensaron que su documentación belga podía ser falsa. Y el vehículo de gran cilindrada que conducía no estaba a su nombre. Pero no le detuvieron. Dos guardias civiles que dieron el alto a Jamal Ahmidan, El Chino, cuatro meses antes del 11-M, reconocieron ayer que sospecharon de él, pero no lo suficiente como para arrestarle.


Fue el primero de los tres incidentes de tráfico en los que se vio implicado El Chino hasta los atentados. En ninguno de los tres se le detuvo, pese a las evidencias. (.../...)

Los dos testigos describieron cómo en la noche del 5 de diciembre de 2003 localizaron un BMW 530 de color azul oscuro averiado en una estación de servicio en Buitrago de Lozoya. Uno de ellos recordaba haber visto el vehículo esa misma mañana, en sentido contrario: tuvo que cortar la autovía de Burgos para que pasase un cortejo fúnebre y, casualmente, el coche de El Chino -«muy grande y semiblindado de serie»- había sido el primero al que obligó a parar.

Su ocupante les «levantó sospechas», porque se identificó con una placa belga (a nombre de Yusef ben Sellah) que les «llamó la atención», y llevaba una gran cantidad de dinero en la cartera. El BMW no estaba a su nombre, sino al de un familiar. Asimismo, aseguraron que su actitud era «chulesca, con síntomas de mucho nerviosismo». Tanto que, cuando le requirieron su documentación, les llamó «racistas» y les advirtió: «Os vais a enterar».

No fue sólo eso: en la guantera, guardaba tres cuchillos que «excedían las medidas reglamentarias», y en el maletero, dos grandes maletas con ropa «sustraída, porque todavía llevaba puestos los chivatos de El Corte Inglés» y una maza «artesana, de madera. De las que hacen daño».

El Chino les dijo que «venía de Bilbao, de visitar a una hermana». «Pillamos rápidamente que estaba mintiendo», explicó uno de los agentes, por sus constantes contradicciones.

El incidente lo zanjaron con una denuncia administrativa por los cuchillos. Al día siguiente, una grúa trasladó a El Chino y su coche a «una calle de Lavapiés».

Los guardias se excusaron ayer en que no tenían medios para comprobar si su documentación era falsa. Además, a uno de ellos todo lo relatado no le parecía muy relevante: «¡Por dos camisas con un chip, detener a una persona...!».

Etiquetas: ,



Lea mas

This page is powered by Blogger. Isn't yours?