Banner QSVTV

 

 

   La paz sin honor no es paz, es rendición.

 
Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters

        

  Image hosting by Photobucket

    Escribeme

   
 

   Prensa Digital 
Apycom Java Applets
Links solidarios
Apycom Java Applets

Links 

Apycom Java Applets
Otras  bitácoras
Archivos




16.3.07

 

El peligro de dudar de la versión oficial

 

16-03-07



CRISIS ANTITERRORISTA / Las acusaciones

El peligro de dudar de la versión oficial


Los abogados de la AVT y de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M tienen que soportar duras críticas por preguntar lo que no cabe en el escrito de la Fiscalía


M. MARRACO

MADRID.- Sacar el pie de la versión oficial conlleva riesgos. Es el juicio del 11-M, y lo mismo recibes la reprimenda de un hiperactivo presidente del tribunal, que te encuentras con tu foto bajo un wanted en distribución nacional. Así lo pueden confirmar los abogados que dan voz a dos asociaciones de víctimas. Tres días a la semana, mañana y tarde, buscan en el juicio por la masacre lo que esas víctimas les exigen: «Que se sepa toda la verdad».


Sus preguntas se demuestran más reveladoras -o peligrosas, según el punto de vista - cuanto más se acercan al hilo que recorre los 339 folios del escrito de acusación fiscal. Así ocurrió el miércoles, cuando ante el tribunal comparecía el comisario cuya actuación tras la masacre logró inquietar incluso al paciente Del Olmo. También que el Gobierno reconociera al destituirle que sus profusos errores y torpezas han conseguido que buena parte del prestigio de su unidad también quedara moribundo en los andenes.
(.../...)

«Que se lo pregunten a la perito», fue la respuesta más repetida en el intenso interrogatorio al que le sometieron los dos primeros abogados que tomaron el anodino testigo que les ofreció la fiscal Olga Sánchez: José María de Pablo y Emilio Murcia. El primero, por la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M. El segundo, por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT).

«Actúo como actúo», explica De Pablo, «porque lo piden las víctimas. La estrategia procesal de la asociación la definen las víctimas. Ni abogados ni partidos, ni nadie. Son ellas las que lo piden. Sería muy fácil ir sólo a la condena de los que ya están en el banquillo. Facilísimo».

«Nuestro escrito de acusación», añade, «busca la condena de los 29 procesados, pero también acusamos al Estado como responsable civil subsidiario por negligencias policiales». Eso, explica, justifica que se interrogue de manera tan dura a algunos miembros de las Fuerzas de Seguridad para saber con qué datos contaron antes del 11-M y cómo actuaron tras la masacre. La asociación que preside Angeles Domínguez también duda de que los que se sientan en el banquillo y los suicidas fueran capaces de preparar el atentado ellos solos. «Tuvo que haber alguien más y hacia ahí también se dirigen nuestras preguntas».

Cuando llegó su turno, Murcia, que lleva más de 15 años como abogado de la AVT, fue especialmente incisivo. «Era necesario, para bien y para mal, para que se sepa qué papel jugó cada uno en aquellos días», dice. Conforme llegaban las respuestas del inspector jefe, las preguntas del abogado se afilaban aún más. «Es que no es admisible, como dijo, que sólo seguía los protocolos y que no sabe nada de lo que ha pasado. Es incompatible estar encima de la investigación, decirle al tedax de Vallecas que no haga nada hasta que él llegue y, luego, no saber nada de lo que se le pregunta».

El abogado defiende el papel de la AVT en el juicio. «Es cierto que somos acusación», añade, «pero hay que estar a lo que se ve en el juicio, no podemos estar a ciegas de lo que ocurre. Si preguntas y te responden de cierta manera no es culpa de quien pregunta, sino de quien responde».

El miércoles por la mañana fue Murcia el representante de la AVT. En la sesión de tarde fue Manuela Rubio, y en otras jornadas ha sido Juan Carlos Rodríguez Segura. Entre ellos juegan a las tres en raya todas las semanas para intentar cubrir los numerosos juicios que lleva la asociación, muchos de ellos ocultos tras la polvareda del 11-M. Por ejemplo, el macrojuicio contra el entorno de ETA.

Etiquetas:



Lea mas

 

Los prejuicios antes que el juicio

 

16-03-07



ASI LO CUENTAN

Los prejuicios antes que el juicio


VICTOR DE LA SERNA

El juicio del 11-M desmonta la teoría de la conspiración. Ese vistoso titular de 'La Vanguardia', ayer, nos recordaba algo reciente. Y es que tres días antes, 'El País' ya había desmontado la famosa teoría con su propia exclusiva. Pero entonces no era el juicio, sino una «nota desclasificada del CNI», la que había logrado liquidar a los malvados enemigos de la versión oficial. A ver si se ponen de acuerdo... Eso sí: no son éstas las dos primeras veces que se ha desmontado lo que llaman teoría de la conspiración a lo largo del último par de años. Alguien tendría que avisar a la susodicha teoría de que está muerta, porque, inexplicable e irresponsablemente, se niega a dejarse enterrar...

El miércoles, con el testimonio del ex comisario jefe de los Tedax, Juan Jesús Sánchez Manzano, llegaba un día clave para los oficialistas y los conspiracionistas. Pero, ¡ay!, los oficialistas tuvieron que quedarse en la espuma y los aspectos colaterales (esos abogados...).

(.../...)

Pablo Ordaz, en El País, escribe muy desenvuelto y coloquial. Era interesante leer lo que tenía que decir del nervioso testimonio de Manzano. Pero ayer Ordaz no estaba para muchas disquisiciones sobre el testigo, sino para poner de chupa de dómine a quien interrogaba al ex jefe de los Tedax: «Visto desde detrás de la culpa y el cristal blindado, el espectáculo tuvo que ser alucinante: el señor abogado de la acusación olvidándose de ellos y emprendiéndola a mandobles con un jefe de la madera. Ni Rafá Zouhier llegó a flipar tanto en sus confesadas noches de pastillas y desenfreno». Y Ordaz se explaya también sobre «otro de los abogados del frente conspirativo». (Y nos acusan de juicios paralelos...).

En ese diario pasaban de puntillas sobre la furgoneta Kangoo, daban fríamente y sin comentarios la noticia de que la bomba de Vallecas no estuvo en la estación de El Pozo, soslayaban las largas cambiadas de Manzano («que lo diga la perito»). Eso sí, concedían decisiva importancia al testimonio del tedax que afirmó que el explosivo tenía que ser Goma 2 ECO... pese al pequeño detalle de que el mismo testigo declaraba al mismo tiempo no saber nada de la Goma 2 ECO ni haberla visto nunca.

'La Razón' sí que señalaba que Manzano se hartó de decir que él no entiende de explosivos, pero que «sí pareció hablar fugazmente como experto en explosivos» cuando dijo: «Que haya aparecido DNT no cambia la procedencia de la Goma 2 ECO. Eso es Goma 2 ECO y sólo la fabrica en España la Unión Española de Explosivos». Agrega el periódico: «El presidente del tribunal se sorprendió al escucharle esa valoración después de que hubiese repetido hasta la saciedad que no era un experto en explosivos. Pero la sala se quedó con las ganas de escuchar por su boca una explicación convincente de cómo había sido 'iluminado' fugazmente con esos conocimientos».

Etiquetas: ,



Lea mas

 

Letrados en el punto de mira

 

16-03-07



PREGUERIAS

Letrados en el punto de mira


VICTORIA PREGO

La política ha entrado por la ventana de la sala pero aún no ha tomado posesión de ella. Según va avanzando el juicio del 11-M y se van llenando las primeras casillas vacías de este crucigrama negro, van apareciendo en nebulosa los perfiles de la tensión.


Todo había ido bien hasta ahora porque de lo que se hablaba era de los acusados presentes y de su vinculación con las bombas que mataron a 191 seres humanos y destrozaron la existencia de miles de personas más. Pero el ambiente se tensó de forma clara por primera vez el miércoles cuando llegó a declarar como testigo el que era jefe de los Tedax en aquellos días.
(.../...)

Se notó entonces que la política se había colado por la ventana porque el ambiente en el interior de la sala empezó a calentarse. Fue el interrogatorio de dos de los letrados de las acusaciones lo que llenó el aire de rumores y comentarios críticos. No le agradaba a una parte del público y tampoco a una parte de los abogados que el policía fuera importunado con preguntas molestas que ponían de manifiesto las lagunas de su testimonio.

Quizá esa parte de los presentes -que hizo sentir su irritación con comentarios muy audibles- deseaba que nadie metiera el dedo en las heridas de una actuación sobre la que había muchas explicaciones que dar pero que Sánchez Manzano no dio. Porque no pudo o porque no quiso, pero no las dio. Su indeterminación y sus respuestas evasivas fueron combatidas con tenacidad por dos abogados que, en nombre de la AVT y de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M, centraron al testigo en su propia debilidad argumental y le mantuvieron en esa posición, cegándole todas las salidas, hasta que no cupo ninguna duda de lo que ambos querían subrayar: los puntos oscuros de una actuación policial, la suya concretamente, que ha dejado abiertas incógnitas muy relevantes.

Esa apuesta de los dos letrados se va a convertir en una pesada carga política sobre sus hombros: a partir de ahora van a ser perseguidos como reos de lesa ideología y acusados por subversión de La Verdad. Serán los nuevos sospechosos, como ya lo fue, antes de que el juicio empezara, el propio presidente del tribunal, al que ahora tanto se alaba por su independencia y buen hacer. Sírvales eso de consuelo. Pero lo cierto es que sin sus preguntas, certeras aunque molestas, una parte importante de la realidad de aquellos trágicos días habría permanecido a oscuras.

victoria.prego@el-mundo.es

Etiquetas: ,



Lea mas

15.3.07

 

El testimonio de Manzano desacredita las pruebas clave de la versión oficial del 11-M

 

15-03-07



Juicio por una masacre / Día 15

El testimonio de Manzano desacredita las pruebas clave de la versión oficial del 11-M


MANUEL MARRACO

MADRID.- La declaración del ex comisario jefe de los Tedax Juan Jesús Sánchez-Manzano mantuvo ayer todas las dudas sobre aspectos esenciales de la investigación del 11-M con las que se llegó a la decimoquinta jornada de juicio. Algunas de estas dudas provocaron su propia destitución hace tres meses.

El núcleo de su declaración se centró en los análisis sobre los restos recogidos en los focos de la masacre, la mochila de Vallecas y la localización del piso de Leganés donde supuestamente se suicidaron siete miembros del comando islamista.
(.../...)

Manzano acabó reconociendo, a preguntas del propio presidente del tribunal, que resulta una «deducción» afirmar que en los trenes estalló Goma 2 ECO, puesto que los análisis de su unidad nunca lograron determinar qué tipo de dinamita se empleó.

También aseguró que los Tedax revisaron concienzudamente los trenes, por lo que no tenía explicación a que no encontraran la mochila de Vallecas.

Respecto a Leganés, el ex jefe de los Tedax contradijo diversas informaciones del sumario y aseguró que el piso franco ya había sido localizado en la mañana del 3 de abril.

A los pocos minutos de comenzar su declaración, Manzano ya se había descargado de responsabilidad. El ex jefe de los Tedax insistió en que todos los pasos que siguió con los restos recogidos en los focos eran los marcados por las normas de actuación de la unidad. Y que, en cualquier caso, la última palabra la tenía la perito que se encargó de los análisis. Tampoco de éstos quiso hablar demasiado. «Eso lo sabrá la perito», respondió en varias ocasiones.

La fiscal Olga Sánchez le ayudó a escoger un perfil bajo, vaticinando el interrogatorio que se avecinaba cuando concluyera. Fue ella quien insistió en que a la unidad de Manzano no se le podían pedir análisis «de carácter científico», tan sólo investigativo. También le pidió al testigo que confirmara que ni era diplomado tedax ni licenciado en Química.

Los informes remitidos por Manzano al juez Juan del Olmo sólo informaban al instructor de que habían detectado «componentes de dinamita», sin especificar cuáles. «En la unidad se puede establecer el tipo de explosivo, sin especificar marca comercial», dijo ayer Manzano, en referencia a si se trataba de Goma 2 ECO, EC o Titadyn.

Según explicó, a las 14 horas del 11 de Marzo la técnico del laboratorio pudo ya informarle del explosivo. «Comunica que se ha detectado dinamita, que solamente se puede determinar que es dinamita. Nada más».

Cuando el letrado de la Asociación de Ayuda a Víctimas del 11-M, José María de Pablo, insistió en los componentes, Manzano también insistió: «No lo sé. Yo no he formado ese informe, sólo le he dado el visto bueno».

Al presidente del tribunal, Javier Gómez Bermúdez, no le convencieron las explicaciones: «En cualquier caso, si encuentra componentes es imposible afirmar que no se sabe cualitativamente qué es lo que se ha encontrado. ¿Cómo puede decir, si hay componentes, que no sabe qué se ha encontrado? No acabo de entenderlo», dijo.

A continuación, el magistrado le ofreció una escapatoria: «Si me dice que usted no entiende de eso, dígalo así». «Yo no entiendo. Los análisis y el informe los realizó la perito, es la que tendrá que explicarlo», se apresuró a responder Manzano.

El testigo también reconoció que los análisis de su unidad dejaban dudas sin aclarar. «Sólo podemos conseguir el tipo de explosivo, sin poder precisar nada más, con lo cual quedan unos interrogantes».

Acusaciones y defensas preguntaron a Manzano en varias ocasiones si su unidad había emitido una nota sobre el resultado de los análisis el mismo 11 de marzo. La respuesta fue que no. «Teníamos cosas más importantes que hacer. Lo supimos, pero no lo hicimos hasta que lo solicitó la autoridad judicial». Según explicó, no se elaboró el informe hasta dos semanas después del atentado.

En otro punto del interrogatorio, declaró: «En la unidad inmediatamente que se extrae cualquier dato se hace una nota informativa interna provisional para facilitarla a la Comisaría General de Información, para que abra posibilidades de investigación. De inmediato».

Antes de despachar a Manzano tras 30 minutos de declaración -«pues nada más, no hay más preguntas»-, Manzano tuvo que dar más aclaraciones al presidente. «¿De los restos o explosivos quién se hacía cargo?». «Si son sustancias explosivas, materia pesable, se hacen cargo los Tedax, y los Tedax se lo remiten a Policía Científica para que haga los análisis. Cuando son restos de explosiones donde no hay sustancia explosiva se quedan en la unidad», respondió. Esta afirmación contradice los análisis efectuados por la Policía Científica en el 11-M. Por ejemplo, del material del zulo de Morata donde pudo haberse escondido el explosivo. En cualquier caso, volvió a responsabilizar a la perito de la decisión última de no enviar esos análisis a la Policía Científica.

También tuvo que dar explicaciones sobre por qué los tedax no detectaron la mochila de Vallecas en la estación de El Pozo. «Todas las bolsas que había en los trenes se inspeccionaron por los Tedax. Se abrieron todas las bolsas», dijo. La siguiente pregunta era evidente: «¿Qué pasó entonces con la mochila de Vallecas?. «Lo ignoro», fue la respuesta.

Indicó que no había sancionado a sus tedax por haber dejado pasar la mochila. «Yo les pedía una explicación sobre si habían revisado todas las bolsas. Me dijeron que sí, que todas las que había cuando llegaron».

Manzano tuvo que responder a algunas preguntas sobre la aparición de dos componentes extraños a la Goma 2 ECO supuestamente empleada. Respecto al DNT, indicó que era imposible que se hubiera producido una contaminación en la sede de los Tedax, porque ellos no disponen allí de DNT. En cuanto a la metenamina, fue muy escueto: «Ignoro los motivos por los que aparece».

Manzano también intervino en los sucesos de Leganés. Según la versión que ofreció ayer, la Policía ya tenía localizado el piso en la mañana de los atentados, pese a que en el sumario consta que no fue hasta las 15.00 horas.

«En la mañana me llaman de la Comisaría General de Información para que prepare un equipo, porque se va a proceder a un registro en un domicilio de Leganés. Serían las 12.00 o 12.30 horas». Sus palabras encajan con las del Cartagena, que declaró que la Policía le condujo a Leganés en la mañana del 3 de abril.

Etiquetas: ,



Lea mas

 

UN TESTIMONIO QUE SOCAVA EL CASTILLO DE NAIPES DEL SUMARIO

 

15-03-07



Editorial

UN TESTIMONIO QUE SOCAVA EL CASTILLO DE NAIPES DEL SUMARIO


Nunca antes a lo largo del juicio habían quedado tan en evidencia las lagunas de la versión oficial del 11-M como en la declaración ante el tribunal del ex comisario jefe de los Tedax, Juan Jesús Sánchez Manzano. Más allá de la actitud a la defensiva, de los temblores de su voz o de sus elocuentes silencios, quien siguiera en directo su testimonio escuchó de su boca versiones que desmienten o contradicen los aspectos esenciales sobre los que se ha levantado todo el sumario del juez Del Olmo.

El testimonio de Sánchez Manzano fue devastador para la Fiscalía no sólo porque fue incapaz de respaldar ante el tribunal las pruebas que antes había avalado con su firma -en especial los precarios análisis de los explosivos- sino porque abrió nuevos interrogantes sobre detalles de la instrucción ya de por sí muy cuestionados, como la furgoneta Kangoo, la mochila de Vallecas o la explosión del piso de Leganés.

(.../...)

En una de sus intervenciones, el ex comisario dijo textualmente que para él «claro y oscuro son lo mismo», en referencia al color marrón del envoltorio de explosivo hallado en la furgoneta Kangoo. Se trata de un aspecto lateral aunque no baladí -si el envoltorio era oscuro, no podría haber salido de Mina Conchita-. En cualquier caso, la importancia de la frase trasciende la propia anécdota y refleja como ninguna hasta ahora con qué actitud y con qué grado de detalle ha manejado el jefe de los Tedax la investigación de la masacre.

Componentes ignotos

Quizá lo más esperado de la declaración de ayer era la versión que Sánchez Manzano pudiera dar de los análisis de los restos de explosivo de los trenes, realizados el mismo día de la masacre en el rudimentario laboratorio de los Tedax. Manzano fue incapaz de explicar por qué el documento habla de que se hallaron «componentes genéricos de la dinamita» sin enumerar uno solo de ellos. «No lo entiendo», repuso el presidente del tribunal. La insistencia de los letrados sobre este punto llevó al propio juez Bermúdez a preguntarle, escéptico, si su conclusión de que en los trenes había estallado Goma 2 ECO era una mera «deducción», a lo que un acorralado Manzano respondió que sí. Su respuesta es aún más sonrojante después de que los nuevos análisis de los restos de los trenes -que, ante la desidia del instructor y la fiscal, el tribunal ha tenido que ordenar tres años después de la masacre- hayan hallado DNT, una sustancia que no forma parte de la composición de la Goma 2 ECO.

Manzano intentó desmarcarse de lo que dice el informe alegando que su firma es sólo un visto bueno a sus aspectos formales y no la expresión de un juicio sobre su contenido. Sus palabras anulan la validez del documento -que precisa de la firma de dos expertos-, dejan a los pies de los caballos a la subordinada que lo firmó con él y convierten el testimonio de ésta en esencial para saber qué salió de aquella pericia.

En cuanto al hecho de que estos restos -al contrario de los de la Kangoo, Vallecas o Leganés- no se enviaran al laboratorio de la Policía Científica, la explicación del ex jefe de los Tedax es aún menos verosímil. Manzano hace una distinción entre los restos de explosivo pesables y los no pesables -aquéllos en los que la sustancia aparece impregnando otros materiales- y dijo que estos últimos siempre los examinan en su laboratorio. La explicación choca con la lógica y con la realidad. Con la lógica porque es absurdo que sean precisamente los restos más pequeños los que no se envíen al laboratorio que dispone de más medios para analizarlos. Con la realidad porque son muchos los ejemplos que desmienten la versión de Manzano: las impregnaciones del atentado de la T-4 o las del zulo para explosivos de la casa de Morata sí fueron analizadas por la Policía Científica.

De Leganés a Vallecas

Ahora bien, si en todo lo referente a los explosivos Manzano faltó flagrantemente a la verdad, en otros aspectos fue mucho más explícito de lo que a sus colegas y al Ministerio Público les hubiera gustado. Afirmó, por ejemplo, que la Kangoo llegó al complejo de Canillas una hora antes de lo que indica el registro y no logró aclarar si fueron los Tedax o la Policía Científica quienes se hicieron cargo de ella.

Aún más relevante es lo que dijo sobre el piso de Leganés, que contradice las versiones que habían dado hasta ahora el juez y la Fiscalía. Según su versión, la UCIE le llamó sobre las 12 de la mañana para que un equipo de su unidad se preparara para una intervención en un piso de Leganés. Estas palabras aportan credibilidad al testimonio del confidente Cartagena -que aseguró que le habían llevado de madrugada desde Almería para proponerle entrar en el piso- y contradicen la versión oficial, según la cual la policía no conoció la existencia de la vivienda hasta pasadas las tres de la tarde.

Pero lo más llamativo de lo que ayer se dijo en la sala es lo referente a la llamada mochila de Vallecas. Tanto Manzano como sus subordinados subrayaron que todas las bolsas halladas en la estación de El Pozo fueron revisadas y abiertas sin que se encontrara la que después apareció en una comisaría en las primeras horas de la madrugada del 12 de marzo. Un agente de los Tedax aseguró que se revisaron los trenes dos veces, «de arriba abajo y de abajo arriba» y otro llegó a decir que precisamente los de El Pozo se examinaron hasta en cuatro ocasiones. De ser así, ¿cómo pudo luego aparecer entre aquellos objetos una bolsa con un teléfono móvil y varios kilos de explosivo? Lo dicho por los Tedax deja en el aire la validez como prueba de la mochila, que apareció de la nada en una comisaría y de la que partieron la crucial detención de Zougam el 13-M y los primeros indicios del carácter islamista de la masacre.

Quienes creyeran que la declaración de Manzano ante el tribunal iba por fin a iluminar los puntos oscuros del 11-M se habrán visto defraudados. Para quienes llevamos casi tres años señalando su cadena de errores y falsedades en torno a los atentados es sólo la confirmación de nuestras peores sospechas. Serán los jueces quienes valoren ahora su conducta, pero su declaración de ayer le deja en una posición profesional insostenible y añade incógnitas a un sumario que va camino de derrumbarse como un castillo de naipes.

Etiquetas: , ,



Lea mas

 

Los Tedax no hallaron la mochila de Vallecas pese a que «no quedó nada por revisar»

 

15-03-07



JUICIO POR UNA MASACRE / Las declaraciones

Los Tedax no hallaron la mochila de Vallecas pese a que «no quedó nada por revisar»


Un mando declara que al principio pensó que estalló C3 o C4 y descartó Goma 2 EC o Tytadin

FERNANDO LAZARO

MADRID.- Estuvo al frente de las primeras actuaciones de los desactivadores en los focos de la matanza del 11-M. El inspector jefe de los Tedax, miembro de la Brigada Provincial de Madrid de desactivadores, compareció ayer en el juicio. Y lo primero que hizo fue defender la profesionalidad de su equipo durante aquella mañana. «Mandé revisar los trenes de la cola a la cabeza y de la cabeza a la cola dos veces. No quedó nada por revisar». Ni en los andenes ni en los trenes. Según el testimonio de este mando, la polémica mochila de Vallecas, la que fue desactivada en el Parque Azorín y cuyo material permitió dar los primeros pasos en las pesquisas sobre el 11-M, no estaba en El Pozo, una de las zonas donde los Tedax de Madrid revisaron por dos veces los trenes. Este especialista repitió en varias ocasiones que se rastreó todo lo que había en las vías y todo lo de los arcenes de todas las estaciones. «No quedó nada por revisar». Pero no supo dar una explicación ni una interpretación de cómo pudo acabar en la comisaría de Vallecas una bolsa con un artefacto que, además, pasó de esa comisaría a Ifema para volver a la misma comisaría. «No puedo explicárselo. ¿Puede explicármelo usted?», comentó el testigo al ser preguntado por un abogado de la acusación.
(.../...)

Objetos apilados

Los Tedax revisaron todos los vagones buscando posibles artefactos que no hubieran explotado. Después apilaron todos los objetos hallados en el interior de los vagones en el andén. A continuación, se metió todo en 17 bolsones de plástico y se llevó en dos furgonetas policiales al Ifema, donde quedó custodiado por la Policía.

El inspector jefe comentó que la noche del 11 de marzo le llamaron para que acudiera a la comisaría de Vallecas, porque allí habían descubierto una bolsa con una bomba entre los efectos recogidos en el tren de El Pozo. Una mochila que, según explicó ayer el mando policial, no estaba entre el material que se recogió en esta estación.

Asimismo, comentó que, desde el primer momento, llegó a la convicción de que el explosivo utilizado en la matanza era un material de alta potencia «poco habitual». Inicialmente este experto pensó que se trataba de explosivo plástico tipo «C3 o C4». Lo que sí descartaron desde el principio es que el explosivo utilizado por los terroristas fuera o «Goma 2 EC o dinamitas tytadin», indicó, debido al tipo de daño provocado por la explosión (los cortes en los trenes) y por el color del humo de las zonas de las detonaciones. «Pensamos en un explosivo más potente».

Este especialista, responsable del grupo de Madrid, que acudió a todos los focos de las explosiones, explicó que él nunca había visto Goma 2 ECO y que jamás ha realizado prácticas con este material. Aseguró que sus compañeros tampoco habían realizado prácticas con él. Añadió que su unidad de Madrid se limitó a cumplir órdenes el día 11, recoger todos los vestigios significativos y enviarlos a la Unidad Central de Desactivación. Aseguró que si él hubiera tomado las decisiones, hubiera enviado las muestras recogidas a su Brigada Provincial y las hubiera remitido a la Policía Científica para su análisis.

Este inspector también detalló su participación tras la explosión, el 3 de abril de 2004, en Leganés. «Por los efectos, allí estallaron 30 kilos de Goma 2 ECO», aseveró.

También compareció el guía canino que dirigió al perro que inspeccionó el exterior de la Renault Kangoo aparcada en Alcalá de Henares. No se detectó nada.

Etiquetas: ,



Lea mas

 

Manzano dinamita la teoría oficial

 

15-03-07



A FONDO

Manzano dinamita la teoría oficial


CASIMIRO GARCIA-ABADILLO

Inverosímil y revelador. El testimonio del ex jefe de los Tedax Juan Jesús Sánchez Manzano respondió a las expectativas que había levantado. No en vano, su Unidad tuvo un papel fundamental en la determinación del tipo de explosivo utilizado. Pero, además de ese asunto crucial, abordó otros dos aspectos fundamentales para la investigación: la mochila que apareció en la Comisaría de Puente de Vallecas y el episodio del piso de Leganés.

Sobre los explosivos, Sánchez Manzano trató infructuosamente de explicar lo inexplicable: cómo es posible que tres años después del 11-M aún no se sepa con exactitud qué estalló en los trenes.

(.../...)

Primero, el ex jefe de los Tedax intentó justificar por qué los restos hallados en los focos de los trenes no se enviaron para su análisis al laboratorio de la Policía Científica. Dijo que la normativa establece una distinción entre el explosivo «pesable» y «no pesable». El primero, según su versión, le corresponde analizarlo al laboratorio de la Policía Científica; el segundo, al de los Tedax. Pero tanto otros casos como la lógica desbaratan esa teoría. Los Tedax enviaron para su análisis al laboratorio de la Policía Científica uno de los restos de los focos. Sólo uno: curiosamente, el que no contenía ningún componente explosivo. La Policía Científica también analizó las impregnaciones (explosivo «no pesable») del trozo de porespán que recubría el zulo de la casa de Morata. Alguien podría haberle preguntado a Sánchez Manzano: ¿Si en el último atentado de ETA, el de la T-4, no se encontraron restos pesables de explosivos, sino sólo impregnaciones, por qué las analizó la Policía Científica?

La lógica, por otra parte, hace suponer que el análisis de las sustancias de las que existen menos restos debería realizarlo el laboratorio que cuenta con más medios; es decir, el de la Policía Científica (el «laboratorio oficial», según lo definió ayer un inspector jefe de los Tedax).

Pero es más, cuando a preguntas de uno de los abogados de la acusación se le insistió en quién tomó la decisión de no remitir los restos de los focos a la Policía Científica, Sánchez Manzano se limitó a echarle el muerto a la perito del laboratorio de los Tedax, de quien dijo: «Es la que estableció que era imposible saber más allá de si es o no dinamita».

Fue entonces cuando el presidente del Tribunal, Gómez Bermúdez, le hizo la pregunta clave: «Ustedes dicen en su informe que se trata de componentes de las dinamitas. Dígame qué componentes».

En resumen. No se sabe qué estalló en los trenes porque, según Sánchez Manzano, la perito de los Tedax estableció que no se podía saber más allá de que contenía componentes de las dinamitas. Hay que recordar que los peritos que están analizando dichos focos ahora por orden del Tribunal han detectado dinitrotolueno, que no es un componente de la Goma 2 ECO (explosivo utilizado por los terroristas, según la versión oficial).

El testimonio de Sánchez Manzano ha dejado igualmente en el aire la prueba fundamental a partir de la cual se desarrolló gran parte de la investigación: la mochila que apareció en la Comisaría de Vallecas. Tanto él como sus subordinados afirmaron con rotundidad que los trenes se revisaron varias veces (el de El Pozo hasta en cuatro ocasiones). Los Tedax abrieron todas las bolsas y mochilas. Ninguno vio la famosa mochila de Vallecas. Un inspector jefe llegó a afirmar que, desde que los Tedax llegaron a El Pozo (antes de las 9.00 horas), se puede afirmar que esa bolsa «no estaba allí». O sea, que es imposible que saliera de dicha estación hacia Ifema y de allí fuera a la Comisaría de Vallecas.

La última sorpresa que nos tenía reservada Sánchez Manzano era su desmontaje de la versión oficial sobre la detección del piso de Leganés, según la cual dicha vivienda no se localizó hasta las 15.00 horas del día 3 de abril. El ex jefe de los Tedax reveló que la UCIE le pidió que uno de sus grupos estuviera preparado para intervenir en un piso de Leganés «sobre las 12.00 de la mañana». Ese relato coincide con el del confidente 'Cartagena', que dijo ante el Tribunal que a él le avisaron en la mañana del día 3 de la existencia de dicho piso. ¿Qué ocurrió realmente en Leganés?

Etiquetas: ,



Lea mas

 

Entramos en arenas movedizas

 

15-03-07



PREGUERIAS

Entramos en arenas movedizas


VICTORIA PREGO

Era otro hombre. Igual de bien plantado, con el mismo aspecto impecable. Elegante, atildado, pero otro hombre. Aquel comisario jefe de los Tedax que compareció ante la Comisión de Investigación del 11-M hace ya casi tres años, que entonces derrochaba seguridad, ofrecía un perfil altamente especializado, hablaba con el aplomo que da el dominio de la tarea encomendada, aquel jabato de la desactivación de explosivos, estaba ahí sentado ayer, repitiendo con voz temblona frases como «no sé», «no recuerdo», «no estoy seguro» o «no se me informó». Tres años después, el señor Sánchez Manzano aparecía como si hubiera sido un auténtico cero a la izquierda en aquellas jornadas frenéticas de angustia.

(.../...)


En alguna de sus dos representaciones, entonces o ayer, ha mentido este hombre. Probablemente en las dos. Pero ayer fue muy evidente que lo que pretende ahora es sacudirse de encima cualquier responsabilidad -toda vez que ha sido destituido de su cargo- para lo cual buscó ofrecer esa imagen patética. Tanto, que alguno de los letrados acabó haciéndole una pregunta humillante: «¿En qué consiste entonces la dirección de los Tedax?». Peor aún fue la respuesta: «En coordinar la información y en supervisar que las actuaciones cumplan los protocolos». En hacer de ama de llaves, por lo tanto. Increíble pantomima.

Al final, entre evasivas y silencios, el otrora Jinete del Bien acabó endiñándole a una ex subordinada toda la responsabilidad de los análisis que no se hicieron, de los que dice que se hicieron, de los resultados que no se registraron, de las imprecisiones que se cometieron y, en definitiva, de la chapuza infinita, si no culpable, en que él incurrió. La perito-recipiente de todos sus embolados está llamada a declarar y es de esperar que muestre mayor entereza y nos ofrezca mejores garantías sobre el funcionamiento de una unidad tan importante para la seguridad de los españoles.

Entretanto, el espectro del jefe que fue dio pie con su endeblez a que surgiera con impulso espontáneo una infinidad de contradicciones en la versión que hasta ahora había sido la férrea, la verdadera, la única y la oficial. Muchas lagunas aparecieron ayer en aquel páramo. Una de ellas, la famosa mochila de Vallecas que, gracias a la limpia seguridad de uno de los tedax que declaró después, quedó claro que de ninguna manera estaba en la estación de El Pozo, como siempre hasta hoy había venido escrito en el Ripalda de Interior.

De todos modos, de la obsequiosidad de las preguntas que algún letrado suministró a Manzano tal que un lenitivo, de los murmullos de irritación que surgían en la sala ante preguntas difíciles, y de la manifiesta y creciente incomodidad de la Fiscalía resultó fácil deducir que se había tocado nervio.

victoria.prego@el-mundo.es


Etiquetas: ,



Lea mas

 

ORDEN EN LA SALA 14-03-07

 

15-03-07



ORDEN EN LA SALA

CHALARIS Y EL PERRO SANCIONADO

Sin duda, uno de los protagonistas de las primeras jornadas del juicio está siendo el agudo abogado griego Andreas Chalaris, tanto

o más peculiar que su patrocinado, el acusado Rachid Aglif, 'El Conejo'. La constante pelea

con el castellano que mantiene Chalaris, que es doctor en Derecho Penal, ya ha conseguido desencajar en más de una ocasión al presidente del tribunal. Ayer, sin embargo, Gómez Bermúdez se puso de su parte cuando, ante la hilaridad de la sala, el letrado preguntó a un guía canino de los Tedax si él o su perro habían sido sancionados por no detectar explosivos en la Kangoo. «No se rían, la pregunta es correcta», zanjó el juez.

LOS 'TICKETS' DE LOS ASTURIANOS

El tribunal ha pedido a las acusaciones que antes del viernes se pronuncien sobre la petición que han hecho los abogados de los acusados de la 'trama asturiana' para que éstos no tengan que estar presentes todos los días del juicio. Estos procesados deben costearse todos los gastos que supone acudir cada vez que hay sesiones. Una vez que haya sentencia, y en caso de que queden en libertad, el dinero les será reembolsado, por lo que han debido guardar los 'tickets' para presentarlos en su momento. Muchos desconocían esta medida y no han estado conservando las facturas. «Es un dineral», relató a Servimedia un procesado, «y encima me han despedido». Su jefe le dijo que «no le interesa» que sólo trabaje jueves y viernes.

Etiquetas:



Lea mas

 

De ubicuidades y regañinas del juez a la fiscal

 

15-03-07



ASI LO CUENTAN

De ubicuidades y regañinas del juez a la fiscal


VICTOR DE LA SERNA

Vamos a ver. ¿Pudo Jamal Zougam estar, en la mañana del 11 de Marzo de 2004, en tres de los cuatro trenes que estallaron? «Podría parecer imposible tal movilidad por parte de Zougam al ser visto en tres trenes diferentes, pero durante la instrucción el juez Juan del Olmo hizo una reconstrucción de los hechos y los reconocimientos eran compatibles», decía ayer 'El País'. «El responsable de Renfe, Manuel Rodríguez Simos, declaró que es posible que este procesado fuera visto en distintas estaciones, pues pudo bajarse de un tren y subirse en otro de forma sucesiva», ratificaba, cómo no, 'ABC'.

(.../...)


'La Vanguardia' no se quedaba en tan simplistas aseveraciones: «El problema es que la presencia de Zougam fue detectada en tres puntos distintos, por lo que el tribunal tendrá que estudiar ahora con la mayor atención si tales reconocimientos son compatibles entre sí, o si resulta inverosímil que esa mañana pudiera haber estado en los diversos lugares en los que los testigos le sitúan. El jefe de Seguridad de Renfe aclaró que era posible haber viajado en varios trenes, pero el tribunal deberá comparar las declaraciones de los testigos con las horas de las explosiones de las mochilas». Y EL MUNDO apuntaba: «El director de Protección Civil y Seguridad de Renfe afirmó en el juicio que esto es posible, pero lo que convierte en contradictoria la versión de los testigos es la sucesión horaria de los tres convoyes en los que fue visto».

Y es que una mujer vio «sin ninguna duda» a Zougam bajándose en Entrevías (la penúltima parada) del tren que salió de Alcalá a las 7.05 horas; por su parte, un hombre vio a Zougam, con una férula nasal, en el tren que salió de Alcalá a las 7.10 y estalló en El Pozo; y, finalmente, dos mujeres vieron a Zougam en el último tren, el de las 7.15, que explotó en Santa Eugenia. ¿Ubicuidad?

En 'ABC', Germán Yanke no comparte las dudas de otros, y todo se le va aclarando: «Lo que me parece relevante es lo que se va poco a poco estableciendo, que se parece mucho más al sumario que a las teorías especulativas. Y ya estoy siendo generoso con los calificativos».

Otro aspecto llamativo, aunque quizá menor: «El ímpetu con el que se expresa la fiscal Olga Sánchez lleva en ocasiones a que se produzca la nada habitual escena de observar a un presidente de tribunal reprender a un representante del Ministerio Público», contaba ayer EL MUNDO, refiriéndose al rapapolvo que le propinó el juez a la fiscal porque ésta se había lanzado a hacer reproches al secretario judicial. ¿Nada habitual? Cada vez parece serlo más... Durante la retransmisión de ayer por La Otra, por ejemplo, pudimos ver y oír a Gómez Bermúdez regañar a la apresurada fiscal por interrumpir a un testigo -el tedax que nunca había visto la Goma 2 ECO- con una nueva pregunta antes de que hubiese contestado a la anterior.

Etiquetas: ,



Lea mas

 

Un auténtico 'crack

 

15-03-07



EL BLOC DE

Un auténtico 'crack'


Luis del Pino


Furgoneta. Pues resulta que otra vez teníamos razón los teóricos de la conspiración. Sánchez Manzano declaró ayer por la mañana, en un interrogatorio donde se le notaba visiblemente nervioso, que la furgoneta Kangoo entró al complejo policial de Canillas antes de las 15.00 horas de aquel 11 de Marzo. Tal como habíamos denunciado. Se confirma, por tanto, la falsedad de la hora de entrada reflejada en el acta del registro oficial y se confirma, también, que esa furgoneta estuvo durante casi una hora desaparecida a efectos oficiales. En realidad, esas palabras de Sánchez Manzano delante del tribunal sólo vienen a corroborar un informe que consta en el propio sumario con la firma del jefe de los Tedax, y que sitúa la hora de entrada en Canillas de la furgoneta una hora antes de lo que el acta oficial del registro indica.

Leganés. Ha dado también Sánchez Manzano otro dato crucial. Alguien de la UCIE le llamó a las 12.00 horas del sábado 3 de abril pidiéndole que tuviera preparado un equipo Tedax para realizar un registro por la tarde en un piso de Leganés. Por tanto, y en contra de lo que se dijo al Gobierno del PP entonces, en contra de lo que consta en el sumario, en contra de todo lo declarado en la Comisión de Investigación del 11-M, algunas unidades de la Policía conocían desde por la mañana aquel piso de Leganés que no fue oficialmente encontrado hasta la tarde de aquel día. Las ocultaciones van quedando al descubierto.

Espantada. ¿Soy el único que tiene la sensación de que Sánchez Manzano no estaba dispuesto a comerse ningún marrón que no le corresponde? La sensación que deja su declaración ante el tribunal es que no está dispuesto a avalar personalmente ninguna mentira. Ha echado balones fuera, pidiendo que se pregunte a su jefa de laboratorio por todos los detalles técnicos. Ha dado datos cruciales que socavan aún más los cimientos de la versión oficial. En definitiva, su declaración ha resultado demoledora.

Etiquetas: ,



Lea mas

 

'Supermán' Zougam

 

15-03-07



JUICIO POR UNA MASACRE / La identificación

'Supermán' Zougam


Cuatro testigos le sitúan en tres trenes diferentes, en horas distintas y con una descripción física dispar

JOAQUIN MANSO

MADRID.- Supermán Zougam. Un hombre cargado con tres mochilas con 10 kilos de explosivos en cada una y una férula de escayola en la nariz se sube al tren en Alcalá de Henares y abandona una de las bolsas. Se baja en San Fernando y, tras retirarse esa molesta prótesis y cambiarse de chaqueta, toma el Cercanías que pasa cinco minutos después y deja un segundo fardo... Todavía con un bulto al hombro, se apea en Coslada, se cala un gorro de lana, se lía una bufanda... y por tierra o aire, quién sabe, se lanza para alcanzar en Vallecas -por ejemplo- un tercer convoy que le lleva 10 minutos de ventaja, donde por fin se deshace de su pesada carga y, cumplida su misión, desciende en Entrevías.

La combinación de los testimonios que la Fiscalía consideraba que tenían credibilidad suficiente como para ser propuestos en el juicio oral con objeto de incriminar a Jamal Zougam ofrece un resultado imposible. Cuatro testigos sitúan al acusado en tres trenes diferentes, en horas distintas y con una descripción física dispar. Casualmente, se da esta circunstancia con el primer procesado cuya imagen fue difundida por los medios de comunicación: el rostro de Zougam abrió telediarios y copó portadas desde dos días después de la masacre.
(.../...)

La testigo protegido X-11 dice haber visto a Zougam -«sin ninguna duda»- apeándose con un gorro y una bufanda en la estación de Entrevías. Ese tren había salido de Alcalá a las 7.05 horas, minutos antes que los otros dos convoyes en los que se sitúa al acusado. Si ese Cercanías iba por delante, ¿cómo pudo Zougam tomarlo tras haber dejado las mochilas en los otros dos, que estallaron varias estaciones antes de llegar a Entrevías?

X-11 participó en un primer reconocimiento fotográfico el 13 de octubre de 2004, siete meses después del atentado. Después, realizó una rueda de identificación en la que ya no señaló a Zougam, sino a otro procesado que había aparecido en los periódicos: Abdelmajid Bouchar. Ya en el juicio, decidió quedarse con Zougam.

Descartado que el testimonio de X-11 sea compatible con los restantes, la relación espacio-temporal sí hace posible que combinen el del testigo A-27 (que vio a Zougam en el tren que estalló en El Pozo) con los de las compañeras de trabajo C-65 y J-70 (que lo sitúan en el que explotó en Santa Eugenia).

La secuencia encajaría si el acusado hubiese tomado, con dos voluminosas mochilas al hombro, el Cercanías de la línea C1 que partió de Alcalá a las 7.10 horas, se hubiese apeado en Torrejón o en San Fernando (donde A-27 dice haberse percatado de que Zougam ya no estaba) y hubiese cogido, cinco minutos después, el siguiente tren, de la línea C7. De hecho, la testigo C-65 señaló el martes que pudo ver al procesado en el tramo entre San Fernando y Coslada.

Siendo verosímil, esta hipótesis presenta algún problema de credibilidad. A-27 (el único testigo que dice haber reconocido a Zougam antes de que su fotografía fuese difundida) afirmó que el acusado llevaba una chaqueta marrón y una férula de escayola en la nariz. C-65 y J-70 vieron un abrigo de tres cuartos gris y un rostro sin prótesis que dificultase su identificación. La primera de estas dos testigos declaró en la Policía un mes después del atentado; la segunda, que era compañera de trabajo, lo hizo cuando ya había pasado más de un año.

A-27 también aseguró que le llamó la atención que Zougam llevase «una bolsa azul de grandes dimensiones». Más se hubiese sorprendido si, en lugar de una, el sospechoso hubiese portado dos... Siempre queda la posibilidad rocambolesca, nunca antes apuntada y contradictoria con los informes policiales, de que un terrorista esperase al acusado en Torrejón o en San Fernando para entregarle otra bomba.

Además, el testigo A-27 dijo dos días después de la masacre que Zougam dejó su bolsa en el piso inferior del convoy... En ese tren, la bomba estalló en el superior. El martes quiso desdecirse, para luego reconocer que, tres años después, ya no se acordaba.

Etiquetas: ,



Lea mas

14.3.07

 

Testigos de la Fiscalía declaran haber visto a Zougam en tres trenes distintos

 

14-03-07



Juicio por una masacre / Día 14

Testigos de la Fiscalía declaran haber visto a Zougam en tres trenes distintos


Una mujer le sitúa, sin ninguna duda, bajándose del primer convoy que salió de Alcalá de Henares a las 7.05 en la estación inmediatamente anterior a Atocha Un hombre le vio con un protector nasal en el que había salido de Alcalá a las 7.10 y estalló en El Pozo Dos compañeras de trabajo aseguran que viajaba en el que partió a las 7.15 e hizo explosión en Santa Eugenia

M. MARRACO / J. MANSO

MADRID.- Las declaraciones de varios testigos protegidos situaron ayer a Jamal Zougam en tres de los cuatro trenes afectados por las explosiones del 11-M. En el que estalló en El Pozo, colocando una bolsa bajo un asiento. En el de Santa Eugenia, con una mochila -que no bolsa- al hombro. Y en el que hizo explosión en Téllez, bajándose del tren en Entrevías sin bultos en la mano.

Respecto al procesado Basel Ghalyoun, el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, se encontró con la peor sorpresa. La única persona que le había situado en los trenes aseguró que no fue a él a quien vio, sino a uno de los presuntos terroristas huidos, Daoud Ouhnane. El Ministerio Público tampoco tuvo suerte con el procesado Abdelmajid Bouchar, al que en su escrito de acusación describía como autor material. La testigo que le reconoció dijo que los nervios le provocaron una mala pasada, y que a quien en realidad vio fue a Zougam.
(.../...)

Eliminados estos dos, las acusaciones se quedan con Zougam como único posible condenado como autor material.

La defensa de Zougam tenía muchos frentes que defender. Llegaba a la sesión de ayer para pelearse con cuatro testigos, que acabaron siendo cinco. Poco antes de las 20.00 horas, cuando concluyeron las declaraciones, el balance para el marroquí era dispar.

Siguiendo el orden de las comparecencias, el primer testigo le identificó con claridad, pero en el lugar equivocado; el segundo no compareció; las testigos tercera y cuarta lo situaron sin duda alguna en los trenes, y con relatos muy similares. El remate de la tarde no fue bueno. La testigo que acusaba a Bouchar aclaró que fue a él a quien vio bajarse de un vagón. Finalmente, el último dijo, por primera vez, que Zougam podía ser uno de los que vio en Alcalá.

Respecto a la posibilidad de que Zougam mantuviese una febril actividad en la línea de Cercanías del Corredor del Henares, el juez Juan del Olmo resaltó que era factible que hubiese colocado explosivos en más de un convoy. En esa misma línea declaró ayer el jefe de seguridad de Renfe. Manuel Rodríguez afirmó que era posible montarse en los cuatro trenes atacados combinando subidas y bajadas en sucesivas estaciones.

En contra de que así sucediese están los propios informes policiales, que mantienen que fueron 13 los autores materiales, uno por cada mochila. No contempla que un terrorista distribuyera varios artefactos. Tampoco la Fiscalía, a la que echando otras cuentas le salen 12. Además, ninguno de los testigos dice haber visto a un presunto terrorista con más de un bulto en las manos o a la espalda. Le hubiera resultado difícil manejarse, ya que cada uno debía de pesar algo más de 10 kilos

El primer testigo identificó de manera rotunda al marroquí en el tren que salió a las 7.10 de Alcalá y que estalló en El Pozo. Eso sí, varió un punto esencial de su declaración. Ante el juez y la Policía dijo que le había visto en el piso de abajo del tren. Eso hacia imposible que colocase la bomba en ese vagón, puesto que estalló en el piso de arriba. Ayer sí dijo que todo sucedió en el piso superior. Cuando el abogado de Zougam, José Luis Abascal, le hizo ver la contradicción, el testigo indicó que había pasado mucho tiempo y no estaba seguro. Añadió que el hombre llevaba una férula en la nariz.

El siguiente testigo no compareció. Es rumano y, según su compañero de piso, ha vuelto a su país. Le siguieron otras dos ciudadanas del este de Europa que viajaron en el mismo vagón y vieron cómo el presunto terrorista -con la nariz despejada y mala educación-, pasaba torpemente de un vagón a otro con una mochila a la espalda y dando golpes a varios pasajeros. Era el tren que salió de Alcalá a las 7.15 horas y que estalló en Santa Eugenia .

La mujer española que les siguió dijo haber visto a Zougam bajar en la estación de Entrevías. «Me preguntó si la siguiente estación era Atocha», dijo ayer. Ese tren, que había partido de Alcalá a las 7.05 horas, estalló poco después en la calle Téllez .

Otro testigo declaró que Zougam podía ser uno de los tres hombres, a los que vio con una mochila cada uno, junto a Alcalá. Ayer no hizo ningún reconocimiento rotundo, pero encontró cuatro parecidos en las fotos de la Policía. Además de a Zougam, señaló al acusado Hamid Ahmidan y a los no procesados Mohamed Haddad y Driss Chebli.

El único reconocimiento que permitió al Ministerio Público acusar como autor material al sirio Basel Ghalyoun tampoco se mantuvo. La testigo protegido B-78 rectificó ayer su declaración ante la Policía en los días posteriores a la masacre e identificó «con seguridad» al argelino huido Daoud Ouhnane como la persona «con gorro y bufanda» a la que vio colocar una mochila azul «muy abajo de su asiento». Las dudas que la joven, de nacionalidad rumana, ya había manifestado en aquella ocasión evitaron que Del Olmo procesase a Ghalyoun como autor. La Fiscalía, no obstante, le acusó en este concepto, pero ayer se estrelló ante un inesperado e indubitado testimonio.

Y no sería porque la acusación pública no lo intentase. La importancia de este testimonio se puso de manifiesto cuando el propio fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, sustituyó a la habitual Olga Sánchez en el interrogatorio. Hasta tres veces pidió que se le mostrasen fotografías de Basel Ghalyoun. Y las tres veces la testigo negó que ése fuese «el chico que estaba en el tren».

Primero, se le enseñó un listín de varios folios con instantáneas tamaño carné de individuos de aspecto árabe. En la última página se encontraba la de Ghalyoun. Cuando la testigo llegó a este punto, Zaragoza le preguntó con intención: «¿Ve usted ya a la persona del tren?». La pasajera contestó: «Aún no lo veo».

El fiscal jefe insistió y señaló entonces la fotografía de Ghalyoun. «¿Es esa la persona que usted reconoció»?, inquirió. La negativa de la testigo comenzó a cobrar seguridad. Afirmó que la persona que aparecía en esa instantánea «era muy blanca», y que la que ella había visto «se parece, pero era más morena».

Zaragoza pidió entonces que se le expusiesen otras dos fotografías del acusado, una de cuerpo entero y otra distinta de tamaño carné. Pero la testigo se enrocó: no, no era ése. Y entonces, apareció la novedad: «Antes tenía dudas, pero ahora sé quién es, después de tres años».

«Hace poco», continuó, «he encontrado en una tienda de periódicos un libro sobre el 11-M y ahí está la foto del chico que estaba en el tren». La pasajera aportó un ejemplar de la edición de bolsillo del libro del vicedirector de EL MUNDO Casimiro García-Abadillo 11-M La Venganza. Y ahí estaba la fotografía del presunto autor material Daoud Ouhnane, a quien se cree huido en Siria. Le identificó con total seguridad: «Hace tres años que he estado buscando a esa persona por las calles, que miro las caras y le busco. Es él».

La testigo explicó su contradicción en que su primera declaración se produjo en el mismo hospital 12 de Octubre, con la masacre todavía reciente. Aseguró que, en aquella ocasión, «no estaba bien de la cabeza». En el tren viajaba, junto a ella, su amiga Tinka, que murió en el acto.

Etiquetas: ,



Lea mas

 

La inverosímil ubicuidad del presunto autor material del 11-M

 

14-03-07



Impresiones

La inverosímil ubicuidad del presunto autor material del 11-M


El juicio del 11-M giró ayer en torno a la identificación de los autores materiales de la masacre. Fue una jornada sombría para la Fiscalía, que vio cómo varios testigos se contradecían y se desdecían de su declaración inicial. El dato más rotundo es quizá el que afecta a Basel Ghalyoun, al que una mujer había reconocido en uno de los trenes. La testigo rectificó ayer y dijo que la persona que vio fue Daoud Ouhnane, un argelino huido desde los atentados. Sin embargo lo más relevante del día fueron los testimonios que sitúan a Jamal Zougam en los convoyes del 11-M. Estas declaraciones dejan en evidencia la versión oficial, puesto que es imposible que el marroquí estuviera a la vez en tres trenes diferentes. El primer testigo aseguró haberlo visto en el lado derecho del piso inferior de uno de los vagones del tren de El Pozo. Sin embargo, como ya hemos dicho en estas páginas, las dos bombas que estallaron en ese convoy explotaron en el piso superior y en el lado izquierdo. El testigo terminó reconociendo ayer que no recordaba dónde se había sentado. Aún más patente es la contradicción entre los otros tres testimonios. El primero es el de una mujer que sitúa «sin ninguna duda» a Zougam en el tren que estalló en Atocha. Asegura que le vio bajar de él en Entrevías, la estación inmediatamente anterior a Atocha. Esto convierte en inverosímiles los testimonios de las dos mujeres que le vieron en el tren de Santa Eugenia, puesto que éste salió de Alcalá 10 minutos después del de Atocha y es imposible que Zougam pudiera montar en él. Aturdido por las contradicciones y con la ayuda del jefe de seguridad de Renfe, el fiscal Zaragoza trató de formular sobre la marcha una tesis hasta ahora inédita: que Zougam hubiera ido repartiendo las bolsas del 11-M de un tren a otro. Una tesis que nunca ha sido la del Ministerio Público y que los hechos desmienten flagrantemente.

Etiquetas: ,



Lea mas

 

Teoría y práctica de la Psicología del Testimonio

 

14-03-07



PREGUERIAS

Teoría y práctica de la Psicología del Testimo
nio

VICTORIA PREGO

Hay que ver cómo escenarios ya pasados se iluminan de pronto con los focos de lo que aún está por suceder. Eso pasó ayer. La sala del juicio se había vaciado de letrados, acusados, víctimas y periodistas. Era el descanso de media mañana y el presidente del tribunal, Javier Gómez Bermúdez, atendía a un grupo de estudiantes de Periodismo. «Nunca deben darse por resueltas las incógnitas en un proceso que está empezando», les explicaba el juez. El paisaje, les decía, nunca queda completado hasta el final porque la impresión que hoy pueda producir la declaración de un testigo puede cambiar al día siguiente de manera radical y volver a cambiar varias veces más a causa de datos aportados que antes no se conocían. «Y hay que examinar con mucho cuidado y detenimiento el comportamiento de los testigos porque el modo en que declaran es también ilustrativo». Por ejemplo, contaba, «alguien que exhiba una memoria demasiado precisa puede resultar dudoso como testigo. Pero también puede ser testigo dudoso uno que se acuerde mal y poco de lo que vio».


(.../...)

A esas horas de la mañana no habíamos entrado aún en el tiovivo de los testigos presenciales que debían reconocer a los hombres que pusieron las mochilas explosivas en los trenes. Eso sucedió por la tarde, y fue entonces cuando asistimos a la reencarnación en un ser mortal del don que hasta ahora sólo tenía el Altísimo, según el catecismo. Ese ser tocado con la capacidad de estar presente al mismo tiempo en todas partes resultó ser Jamal Zougam, que fue reconocido por cuatro testigos, con absoluta certeza, a bordo de tres trenes que circulaban por las vías con muy pocos minutos de intervalo.

El primero de los testigos que le señaló pertenecía al género del que posee una memoria perfecta, imbatible, indubitada. Dio de entrada datos precisos y lo hizo con aplastante seguridad: Zougam, con la nariz tapada con una férula, se había sentado a su lado en un vagón que iba vacío. ¿Vacío? ¿Un tren que sale de Guadalajara hacia Madrid a las siete de la mañana puede llevar un vagón vacío? Luego explicó que se había bajado en Vicálvaro, donde trabajaba en una empresa situada a unos 200 metros de la estación y que antes de llegar escuchó dos explosiones. ¿Explosiones? Pero si en Vicálvaro no estalló ningún tren... Si ese tren en el que él iba estalló en El Pozo, siete kilómetros y tres estaciones más lejos. ¿Cuánto tiempo tardó en recorrer 200 metros este señor? Este testigo encajaba en el tipo «memoria privilegiada» que había descrito Bermúdez por la mañana. Y, efectivamente, no casaba aquello.

Luego vinieron otros testigos que, con muy distintos comportamientos, mucho esfuerzo y enormes dosis de angustia y sufrimiento, fueron ratificándose o desdiciéndose, según los casos, de los reconocimientos hechos por ellos mismos en el pasado. Zougam, eso sí, se iba llevando todas las papeletas, por imposible que resultara encajar su humana presencia al mismo tiempo en trenes que salían de una estación y en otros que habían salido ya de ella. Mientras tanto, otros acusados respiraban aliviados al oír cómo quien dijo haberles visto en un vagón llevando una mochila de la muerte, aseguraba ayer que no era ésa, sino otra, la cara que había visto aquella mañana terrible del 11 de marzo. Uf, se les sentía pensar.

Hay una materia académica en Derecho que estudia este fenómeno del comportamiento del testigo y de los vericuetos de su recuerdo. Psicología del testimonio se llama. Se lo explicaba ayer Gómez Bermúdez a los jóvenes universitarios. Habrá que pensar en asomarse a ella.

victoria.prego@el-mundo.es

Etiquetas: ,



Lea mas

 

La televisión y las exclusivas

 

14-03-07



ASI LO CUENTAN

La televisión y las exclusivas


Víctor de la Serna

La televisión ha aportado poca cobertura al juicio del 11-M, salvo la retransmisión en directo que ofrecen tres cadenas minoritarias. Podemos citar, sin embargo, el resumen de TVE, el domingo. Un resumen algo más que sesgado: las bombas eran «Goma 2» (no dicen EC ni ECO), los argumentos de los acusados «increíbles», y además descalificables porque, «como siempre, la mejor defensa es un buen ataque»; luego daban por buenos algunos de esos «ataques», los dirigidos a Trashorras. Moraleja: ¿juicio paralelo en los medios?, sobre todo, en la televisión pública.

(.../...)


Más sustancioso ha sido el informe de Luis del Pino, en Telemadrid, el lunes por la noche. Ya no tendrán excusas -quienes vivan en Madrid y vean la emisora autonómica...- los que se declaran confusos sobre los puntos oscuros de la investigación: con voz calmosa y tono didáctico, Del Pino desgranaba los datos contradictorios sobre los acusados, la sorprendente ausencia de imágenes de los terroristas subiendo a los trenes o de las mochilas antes de detonarse. «No hay nada de nada». Y también los recorridos, llenos de extraños vericuetos, de la bolsa/mochila ya legendaria, las peripecias de la Kangoo y el Skoda Fabia...

El que ya tiene (una vez más, se podría decir) todo claro es El País, que ayer ofrecía una exclusiva. «La nota desclasificada del CNI tumba el supuesto nexo entre el 11-M y ETA», titulaba, bajo el antetítulo «El servicio secreto anula uno de los últimos pilares de la conspiración». En la información decía: «El tribunal que juzga el 11-M ya tiene en su poder la nota del Centro Nacional de Inteligencia fechada el 18 de marzo de 2004, siete días después de los atentados, sobre la investigación de la trama de los explosivos utilizados en los atentados de los trenes. Durante más de un año, el PP, amparándose en informaciones publicadas por el diario EL MUNDO, ha sostenido la teoría de que el ex minero Emilio Suárez Trashorras había aportado información a la policía y a un agente del CNI respecto a la relación entre El Chino, autor del 11-M, y los etarras detenidos en Cañaveras con una furgoneta cargada con 500 kilos de explosivos. Esas informaciones apuntaron que dicha relación quedó reflejada por escrito en un informe del CNI que ocultaba el Gobierno». Y a continuación reproduce un informe sin mención de esa relación.

Por cierto que Fernando Múgica, en torno a la esposa de Jamal Ahmidan, uno de los muertos de Leganés, aportaba el domingo un dato referido a otra exclusiva aquí citada la semana pasada: «La misma que se ha inventado, en una entrevista a un periódico, una llamada a Jamal en los últimos momentos del piso de Leganés sin darse cuenta de que esas llamadas están registradas y certificadas, según la versión oficial, sin que aparezca en esa fecha ningún posible contacto entre Jamal y ella».

Etiquetas: ,



Lea mas

 

¿En qué queda todo?

 

14-03-07



EL BLOC DE

¿En qué queda todo?


Luis del Pino

Desgarrador. Cuando empezó este juicio, las personas que se encargan del apoyo psicológico a las víctimas ya advirtieron que sería duro para ellas. Y que lo más duro no iba a ser contemplar a los imputados, sino escuchar a los testigos que les hicieran rememorar aquel viaje del horror que cambió sus vidas. Hoy hemos visto desfilar a los testigos oculares de los trenes, los cuales, además de testigos, son víctimas directas de aquella masacre. Algunos resultaron heridos, otros sufren sólo secuelas psicológicas. Pero a todos ellos se les acumula la tensión de declarar en el juicio con la propia tensión de revivir, como víctimas, aquel maldito 11 de Marzo. Dos de ellos no han podido contener la emoción al responder a las preguntas de la Fiscalía y de las defensas. El juez Javier Gómez Bermúdez, con una exquisita delicadeza, ha tratado de confortar y tranquilizar a esos testigos, que se enfrentaban, probablemente, a una de las pruebas más duras de su vida.
(.../...)

Nada. Los propios testimonios arrojan un resultado bastante desolador para las tesis oficiales. Los testigos se han contradicho una vez y otra. El primero de los dos testigos que reconocieron inicialmente a Jamal Zougam en los trenes afirmó, en su primera declaración, haberle visto en el piso bajo del tren de El Pozo, pero en ese piso bajo no explotó ninguna bomba.

A preguntas de la Fiscalía, ha variado ahora su declaración inicial, diciendo que vio a Zougam en el piso alto del tren, para terminar reconociendo a la defensa que no recuerda en qué piso viajaba. Otro de los testigos, que era el único que la Fiscalía tenía contra Basel Ghalyoun, se desdice ahora y afirma que a quien reconoce es a Daoud Ouhnane. Un tercer testigo reconoció en fotografías a Zougam para luego identificar en una rueda de reconocimiento a Bouchar. En resumen: que en realidad no existe ningún testigo que haya visto a Zougam depositar una bomba. Eso es, exactamente, lo que algunos venimos denunciando desde hace mucho tiempo.



Etiquetas: ,



Lea mas

13.3.07

 

Dos testigos confirman que la Policía tuvo bajo control a 'El Tunecino' antes del 11-M

 

13-03-07



Juicio por una masacre / Día 13

Dos testigos confirman que la Policía tuvo bajo control a 'El Tunecino' antes del 11-M


MANUEL MARRACO

MADRID.- La familia política de Mouhannad Almallah menguó ayer aún más las posibilidades del procesado de salir absuelto y, de paso, confirmó que la Policía tenía bajo vigilancia a Serhane ben Abdelmajid Fakhet, El Tunecino, supuesto líder espiritual de la célula terrorista. Las declaraciones de los testigos protegidos Y-26 y W-18, ex cuñado y ex mujer de Mouhannad, también supusieron una losa sobre su hermano Moutaz, que hoy declara ante el juez Juan del Olmo tras ser entregado el pasado jueves por las autoridades del Reino Unido.


La sesión de ayer no dejó en muy buen lugar a Mouhannad Almallah, el sirio que se afilió al PSOE tras el atentado, ni a su hermano Moutaz, que hoy declara ante el juez Del Olmo. Tampoco a las Fuerzas de Seguridad, que habrían conocido el radicalismo de los islamistas por otras vías distintas a las ya conocidas.
(.../...)

El primero en comparecer fue el ex cuñado de Mouhannad, que confirmó que el procesado asistía a reuniones en las que se exhibían vídeos sobre la yihad junto a El Tunecino. Minutos después, su ex mujer fue más explícita: mostraban, por ejemplo, a hombres enterrados en la arena hasta la cabeza que servían de blanco a los muyahidin en Afganistán.

Algunos de esos vídeos llegaron a manos de la Brigada Provincial de Información (BPI) de Madrid antes de los atentados. Se los entregó la propia ex mujer, que los cogía a escondidas y los devolvía luego a su lugar. La testigo protegido supuso así una nueva vía por la que las Fuerzas de Seguridad supieron del radicalismo de El Tunecino. En la anterior sesión del juicio por el 11-M, el confidente Cartagena detalló las informaciones que fue aportando a otra unidad policial, la UCIE, especializada en terrorismo islamista. Por su parte, la Brigada Provincial mantuvo un dispositivo alrededor del suicida hasta sólo unas semanas antes de la masacre.

Tras su detención, a Mouhannad seguramente le sorprendió que su propia pareja le espiara, pero no que la Policía siguiera los pasos del suicida. «El último día que estuve con esas personas», declaró ayer su ex cuñado, «sabían que estaban vigilando los policías. Cuando estábamos juntos siempre sabía que los policías [lo estaban] vigilando todo». El testigo protegido puso un ejemplo: «Un día de fin de semana estábamos en casa de Serhane por la noche. Las cartas de Moutaz llegan al buzón de Serhane, y él dijo que la policía sabía que tenía esas cartas. Después Serhane estaba en la ventana y decía que [los policías] estaban ahí abajo».

Los dos testigos protegidos relataron al tribunal otro comprometido episodio para Mouhannad, relacionado con las torres KIO de Madrid. «Estábamos un día en el coche», declaró su ex cuñado, «y pasamos por debajo de las torres. Dijo 'yo no voy a estar nunca tranquilo hasta que caigan esas torres'». La testigo lo corroboró, y abundó en la obsesión de Mouhannad por las torres: su ex marido se mostró encantado de que se quedara embarazada de gemelos, porque sería para su anterior pareja «un golpe» equivalente al de la caída de las torres de Nueva York.

En su interrogatorio a la testigo, el fiscal Carlos Bautista fue confirmando poco a poco las extensas declaraciones incriminatorias prestadas ante la Policía y el juez Del Olmo. La importancia de la testigo viene reflejada en el folio con el que la Policía encabezó el informe remitido al instructor: «Declaración de testigo que motiva las investigaciones de la BPI de Madrid». En esa declaración se puede leer: «La deponente, asustada por lo que estaba viendo así como por los problemas generados en relación con su situación personal, decidió llamar al 091 para informar de las actividades islamistas de su esposo y del grupo con el que se relacionaba. Que le dieron un teléfono gratuito, a través del cual contactó con funcionarios de la Brigada Provincial de Información de Madrid, a quienes fue informando de lo observado por ella».

«Yo fui a declarar antes de que pasara el atentado», insistió ayer la testigo. «Yo dije todo lo que sabía. Lo que le escuché malo, todo lo he dicho», añadió.

Almallah, español de origen sirio, gestionaba el piso de la calle de Virgen del Coro -propiedad de Moutaz- en el que alojó a varios acusados. En su propio domicilio, la Policía localizó lo que identificó como un «temporizador ST», descripción que coincide con los empleados habitualmente por ETA. El procesado fue detenido en dos ocasiones por su relación con la masacre. Entre uno y otro arresto, se afilió al PSOE, del que fue expulsado al trascender la noticia.

La defensa de Mouhannad se empeñó ayer en resaltar las contradicciones de la testigo protegido, e insistió en que su matrimonio con el acusado no es válido en España. En su intento de aclarar este punto, el tribunal acabó mostrando en pantalla la imagen y el nombre de la testigo protegido.

La decimotercera jornada de juicio también recogió la declaración de un hermano del procesado Rachid Aglif. Entre declaraciones exculpatorias y evasivas, Hassan reconoció que el suicida Rifaat Anuar fue a buscar a su hermano a la carnicería en la que trabajaba el día anterior a los sucesos de Leganés. Tampoco aclaró por qué Rachid no abrió la carnicería en la tarde del suicidio.

La sesión concluyó con la declaración de Mouad Benkhalafa, que fue imputado por su presunta implicación en los atentados, y liberado en abril de 2004. El testigo reconoció su amistad con Basel Ghalyoun y que había acudido a dos de las reuniones de adoctrinamiento que se celebraban en el río Alberche. Aseguró que, tras los atentados, tuvo una conversación con Ghalyoun en la que éste atribuyó su autoría a ETA, y también dijo que el procesado había viajado varias veces a San Sebastián «a visitar a un amigo».

Etiquetas:



Lea mas

 

Al Qaeda amenaza en un vídeo a España por estar en Afganistán

 

13-03-07



JUICIO POR UNA MASACRE / Terrorismo internacional

Al Qaeda amenaza en un vídeo a España por estar en Afganistán


El ministro de Defensa manifiesta que «jamás se debe ceder» ante este tipo de presiones

CARLOS ALVARO ROLDAN. Corresponsal

BERLIN.- En esta ocasión no había un rifle de asalto Kalashnikov AK-47 sobre la mesa del estudio, pero el tono era el mismo de siempre. La organización terrorista Al Qaeda amenazó ayer -a través de su canal de internet La Voz del Califato- con atacar Alemania, Austria y España si estos países no retiran sus tropas de Afganistán.

En un vídeo elaborado sobre un decorado de telediario y con un manejo efectista de la infografía, un supuesto terrorista encapuchado lee un comunicado en árabe, con subtítulos en alemán, en el que se refiere a España mientras amenaza directamente a Austria. «No siga el ejemplo del Gobierno socialista español, que ha engañado a su pueblo al retirar a sus tropas de Irak y enviar a otros 600 soldados a Afganistán», asegura.
(.../...)

La grabación, titulada Mensajes para los gobiernos de Alemania y Austria, añade que «los países del islam son una misma nación, y él [el Gobierno español], con el envío de soldados a Afganistán, pone otra vez en peligro a su país».

El vídeo, que incluso podría haber sido grabado en Europa, según expertos policiales alemanes, acusa a la canciller Angela Merkel de «engañar» a sus ciudadanos y de «seguir las mentiras de Bush».

El comunicado recuerda las fotos de soldados alemanes posando con restos humanos que escandalizaron al país germano para negar que las tropas enviadas por Berlín a Afganistán hayan ido a «participar en el establecimiento de la seguridad y a reconstruir el país».

Por lo que respecta a Austria, la nota leída por el miembro de Al Qaeda reconoce que este país europeo no pertenece a la OTAN y es «neutral», pero amenaza con fijar sus objetivos en el turismo, del que depende «tanto en verano como en invierno».

«Esta guerra no es vuestra. Esta guerra es entre los muyahidin y Estados Unidos y aquellos que le apoyan. El dinero que gastáis por Bush y por su grupo podéis gastarlo en ayudar a los estudiantes universitarios en vuestro país», subraya.

El ministro de Defensa español, José Antonio Alonso, consideró que el anuncio de Al Qaeda tiene «todo el aspecto de ser una más de esas amenazas» lanzadas contra países de la comunidad internacional que «luchan por la paz» y ante las que «jamás se debe ceder».

IU pidió la retirada de las tropas, mientras el PP -por boca de su portavoz en la Comisión de Exteriores del Congreso, Gustavo de Arístegui- descartó esta posibilidad, aunque sí consideró que «hay que dar crédito» a la nueva amenaza, informa Europa Press. «[España] está en el punto de mira de los islamistas no porque tenga sus tropas en Afganistán, sino también por la fijación de éstos con recuperar Al Andalus», dijo De Arístegui.

Fuentes socialistas reconocieron a Servimedia que el inicio del juicio por el 11-M puede haber elevado la amenaza que España, como país occidental, sufre desde el radicalismo, pero aseguraron que mantendrá su respaldo a la misión en Afganistán.

Viena, que tiene tan sólo cuatro oficiales de mando desplegados en Afganistán, anunció ayer que ha reforzado todas las medidas de seguridad en el país tras las amenazas de Al Qaeda.

Etiquetas:



Lea mas

 

Canción de cuna para un 'muyahidin'

 

13-03-07



PREGUERIAS

Canción de cuna para un 'muyahidin'


VICTORIA PREGO

Puede que sea el miedo el que les agarrota las cuerdas vocales. El miedo puede mucho, eso se sabe, y entre las amenazas que dicen haber recibido y el pavor de saberlas muy reales, no es sorprendente que a la hora de sentarse ante el tribunal se les gripen las conexiones neuronales. Puede que sean sus dificultades para comprender el español o el árabe clásico. Puede que se trate de personas con una muy limitada capacidad mental para construir ideas y sus correspondientes formulaciones verbales. De esas tres opciones, cualquiera resultó verosímil ayer por la mañana, cuando asistimos a un heroico interrogatorio de la Fiscalía a un hombre cuya hermana creía que se había casado legalmente con uno de los procesados y que, por lo comprobado ayer en la sala, ni se ha casado con el sujeto en cuestión ni cristo que lo fundó.
(.../...)

El cuñado que al final no era cuñado puso a prueba hasta el límite la entereza de los presentes, pero, entre lo fullero de sus respuestas, entre tanta cosa mascullada e incomprensible, entre tanto como vagó por las sombras, soltó algunas frases que, juntadas, vinieron a definir al procesado Mouhannad Almallah como un fanático de armas utilizar. Él, que se había presentado como un musulmán templado, si no descreído, ajeno a todo lo que no fuera el mundo del electrodoméstico averiado, pendón, y hasta un poco sinvergüenza, fue retratado, aunque a trompicones, por su cuñado virtual, como un activo dirigente del grupo que perpetró la matanza, en el que lo único que quedó en pie de su autorretrato fue el último de estos adjetivos: sinvergüenza. Almallah, mientras, dejaba escapar de sus adentros, a pequeños borbotones, una risa maligna.

Pero el cuñado dijo también algo importante: que la Policía estaba controlando a Serhane, 'El Tunecino', y que éste lo sabía. Algo así habíamos escuchado la semana pasada de boca del confidente 'Cartagena'. Y resulta así que la incógnita de qué se hizo del control policial a los terroristas islamistas va, frase a frase, quedando perfilada sin que, de momento, ninguna versión haya logrado debilitar una pregunta que tiene todas las trazas de convertirse en la clave de este proceso.

Luego vino la mujer que creyó que se había casado con él, pero que en realidad había sido timada por el individuo, quien seguía casado legalmente con otra. Y fue ella la que proporcionó datos de toda índole en una declaración que resultó todo un alumbramiento con fórceps -80 preguntas le hizo el fiscal-, pero en la que no incurrió en contradicciones relevantes respecto de sus anteriores declaraciones. La mujer explicó cómo mucho antes del 11-M ella había avisado a la Policía de lo que estos sujetos, incluido el que ella creía su marido, estaban haciendo: visionar imágenes brutales destinadas a excitar el odio de los musulmanes y a reclutar muyahidines para el sacrificio. Es más: que su marido se dormía cada noche escuchando las cintas de Abu Qutada, el líder de Al Qaeda en Europa, como si las llamadas al exterminio del infiel fueran para el técnico en reparar lavadoras una tierna canción de cuna.

Después de todo eso, a Almallah se le llamó a declarar en comisaría y la Policía sometió a todos ellos a seguimiento y control. ¿Qué pasó entonces para que estos sujetos pudieran moverse con la facilidad con la que se movieron para actuar como actuaron? La pregunta es recurrente, ya. Pero tan recurrente como obligada.

Etiquetas: ,



Lea mas

 

«Es difícil aceptar que sea obra directa de unos pocos hombres»

 

13-03-07



JUICIO POR UNA MASACRE / La polémica

«Es difícil aceptar que sea obra directa de unos pocos hombres»


Un artículo en 'The Wall Street Journal' duda de la versión oficial del 11-M

A continuación, ofrecemos un amplio extracto del artículo de opinión firmado por Matthew Kaminski que apareció ayer en el diario 'The Wall Street Journal', titulado 'El legado del terror en España':


«Ayer [por el domingo], en el tercer aniversario de los hechos, se descubrió en el exterior de la estación ferroviaria de Atocha el monumento conmemorativo de los atentados terroristas del 11 de marzo. La esbelta estructura de cristal luce los mensajes de condolencia que se dejaron allí en los días siguientes a las explosiones [...] en un tributo de buen gusto a las 191 vidas que se extinguieron en aquella jornada.

Está fuera de lugar en España. De las consecuencias del 11-M se puede decir todo menos que han sido de buen gusto. Si Estados Unidos se unió tras el 11-S, España quedó dividida por las abruptas grietas del sectarismo a pocas horas de los atentados de los trenes. [...] Los artífices islamistas no podían haber esperado mejor resultado al actuar tres días antes de la jornada electoral. Pero a aquellos acontecimientos traumáticos han seguido otros que han cambiado el curso de la Historia de España de una forma que nadie podía haber imaginado entonces.

(.../...)

El legado emocional del 11-M pudo apreciarse mejor un día antes de la sobria ceremonia del domingo. Una enfurecida multitud de un millón de personas o más se manifestó en Madrid contra la posición indulgente del actual Gobierno hacia el terrorismo doméstico. Hace 15 días, el presidente José Luis Rodríguez Zapatero permitió que un terrorista de la banda vasca ETA cumpliera en casa su condena reducida. José Ignacio de Juana Chaos, culpable de la muerte de 25 inocentes, se había declarado en huelga de hambre.

Su excarcelación, fundamentada en «motivos humanitarios», no ha sido, para sus adversarios, más que la última infamia de Zapatero. El año pasado, el Gobierno emprendió «negociaciones de paz» con ETA, y el presidente mantiene la esperanza de llegar a un acuerdo con el grupo terrorista incluso después de que ETA pusiera fin a su «alto el fuego» y volara un aparcamiento del aeropuerto de Madrid a finales de diciembre, acabando con la vida de dos personas. El anterior presidente, José María Aznar [...], dice que el Gobierno de Zapatero cumplió los deseos de los fundamentalistas del 11-M retirando las tropas españolas de Irak nada más tomar posesión, y ahora de nuevo ha querido apaciguar a los terroristas cortejando a ETA. Igual que la retirada de Irak fue «un acto de cobardía», Aznar me dice que el caso De Juana Chaos «refleja una conducta cobarde y falta de dignidad». Una dura acusación que va bastante más allá de lo que es la pugna partidista habitual en democracia. Los socialistas replican que los populares son unos hipócritas que en su día también liberaron a presos de ETA [...].

Pero hay más. El Gobierno de Zapatero ha animado a Cataluña, el País Vasco y otras regiones de este Estado ya notablemente descentralizado a buscar nuevos pactos autonómicos que ponen en cuestión el orden constitucional vigente y pueden constituir un peldaño hacia la eventual ruptura de España.

Y, para completar el cuadro de un Estado dividido, Zapatero ha abierto las heridas de la terrible Guerra Civil española y las subsiguientes cuatro décadas de dictadura del general Franco, que la mayor parte de la población daba por restañadas desde hace tiempo [...].

Es difícil aceptar que esta tensión extrema que vive una nación tan antigua como España sea obra directa de unos pocos hombres, la mayoría de origen marroquí, que consiguieron dinero a base de vender hachís e hicieron estallar un puñado de artefactos de fabricación doméstica. De modo que abundan las teorías de la conspiración. Una parte de España cree que ETA estuvo de algún modo implicada en los atentados. O bien los servicios secretos de Marruecos; Rabat, después de todo, consiguió que en Madrid se formara un nuevo Gobierno mucho más de su agrado. O que fue un golpe de la izquierda. En las encuestas, un tercio de los españoles rechaza la versión oficial: que un grupo de la órbita de Al Qaeda perpetró el 11-M en solitario.

Otras explicaciones más inocentes apuntan a que una chapuza policial obstruyó las investigaciones y puso a los españoles a adivinar quiénes eran los verdaderos culpables. Los políticos tampoco han ayudado mucho. Hace dos años, una investigación parlamentaria se convirtió en una farsa cuando los dos grandes partidos trataron de tergiversar las conclusiones en función de sus intereses.

La presencia dominante en esta España a flor de piel es la de su máximo dirigente, Zapatero. Con un historial académico y político mediocre, escasa experiencia internacional y sin idiomas (un hombre del que ni siquiera los socialistas esperaban que ganase), se le ha llegado a calificar de «presidente por accidente». Con las tensiones que se están fraguando en la política española, el país mal puede permitirse más accidentes.

Etiquetas:



Lea mas

 

Compás de espera

 

13-03-07



EL BLOC DE...

Compás de espera


Luis del Pino

Ininteligibilidad. Hemos entrado en lo que en las vueltas ciclistas se denomina etapas de transición. Para esta semana, y a la espera de entrar en la siguiente con los testigos materiales de los hechos, la fiscal nos ha programado una serie de comparecencias destinadas a tratar de avalar el carácter islamista de algunos de los implicados. La sesión ha empezado mal. El juez Bermúdez estaba que se subía por las paredes por culpa de los problemas con los micrófonos. Después, la ex mujer de Mouhannad Almallah se ha despachado con una declaración antológica, en la que las preguntas parecían ininteligibles para ella y sus respuestas eran ininteligibles para todos los demás. El ex cuñado de Almallah, por su parte, nos ha contado que le oyó decir que no descansaría hasta que cayeran las torres Kio, lo cual como titular es muy llamativo, pero no nos dice nada de si ese señor que fantasea con volar símbolos del capitalismo español tiene algo que ver con quien voló unos trenes repletos de trabajadores el 11-M.

(.../...)


El río. La piedra angular de los testimonios sobre el supuesto radicalismo de algunos de los implicados parece ser una serie de excursiones que varios musulmanes hicieron al río Alberche, donde además de jugar al fútbol se dedicaban a hablar de la yihad. Hoy, uno de los testigos de semejantes reuniones, Mouad Benkhalafa, ha sido literalmente destrozado en 10 minutos por la defensa de Basel Ghalyoun, que ha puesto de manifiesto las contradicciones existentes en cuanto a fechas: «¿Cómo pudo usted ver a Basel Ghalyoun en 1999 en esas excursiones o cómo pudo usted ver vídeos de la yihad con Ghalyoun en 1997, si Ghalyoun no llegó a España hasta 2001?».

Como todos los testigos de la Fiscalía sean tan sólidos como los que hemos visto hoy, apañados estamos. Mientras tanto, el Wall Street Journal ha publicado un editorial donde por primera vez se cuestiona que la autoría intelectual de los atentados corresponda a estos islamistas.

Etiquetas: ,



Lea mas

12.3.07

 
 

Articulo publicado en el Diario Digital Siglo XXI

El verdadero homenaje: queremos saber


Jaime Larrínaga

El próximo 11 de marzo celebraremos el tercer aniversario de la masacre terrorista que, perpetrado en las cercanías de Madrid, ocasionó cerca de 200 muertos y más de 1400 heridos, muchos de ellos con secuelas físicas y psicológicas para toda la vida. Las personas que viajaban en ese tren no olvidarán nunca lo que vivieron y sufrieron en ese fatídico 11 de marzo; tampoco podrán hacerlo ni los testigos directos ni quienes ejemplarmente les auxiliaron.



En las horas posteriores al atentado, la mayoría de los españoles responsabilizábamos de tal masacre al grupo terrorista ETA; incluido el Jefe del Gobierno Vasco quien, avergonzado, maldijo a ETA por esa aparente autoría vasca. Actualmente nadie tiene ninguna certeza sobre lo que pasó el 11-M. Hay muchísimos puntos obscuros y contradictorios que lo impiden; como son la existencia de pistas falsas y posteriores a los hechos, deliberadamente puestas para llamar la atención o confundir a la policía y a los cuerpos de seguridad.

En el atentado de las Torres Gemelas de Nueva York, aquel estremecedor 11-S, los miembros del comando terrorista murieron, se auto-inmolaron; en cambio en el 11-M parece ser que los autores materiales no murieron, o no quisieron morir, ¡no querían verse todavía con Alá! Después de salvarse de la auto-inmolación, no tiene ningún sentido que lo hicieran a los pocos días, en un piso de Leganés, al verse rodeados por los GEOS. Es otro misterio todo lo que ocurrió allí.
(.../...)

¿Fracaso o triunfo de los GEOS? Para mí, un fracaso, ya que era imprescindible y fundamental detener con vida a los autores materiales, para que confesaran cuándo, quiénes y dónde se planificó el atentado. Y para saber también cuándo, quiénes y dónde se montaron las bombas con los móviles; operación muy compleja para unos simples y desgraciados autores del transporte de las mochilas.

¿Y qué podemos decir del papel desempeñado por los servicios secretos españoles en todo lo referente al 11-M? Si conocían los preparativos, como actualmente nos consta, ¿por qué no actuaron?

Por otra parte, se afirma que los servicios secretos marroquíes controlan todos los movimientos de la población marroquí en Europa. Nadie “se mueve” sin que se enteren. Si eran marroquíes los autores materiales, ¿cómo no actuó “la inteligencia marroquí” previniendo al Gobierno español?

Tampoco se entiende que el jefe de los servicios secretos españoles, a los pocos días del atentado, fuese nombrado embajador de España ante la Santa Sede. ¿Premio o exilio? Todo ello muy grave y totalmente ininteligible.

¿Dónde consiguieron los terroristas los explosivos? Si las relaciones entre confidentes, traficantes de explosivos y Cuerpos y Fuerzas de Seguridad suelen ser generalmente intensas, ¿cómo es posible que los verdaderos responsables de la seguridad en España no se enteraran de nada, haciendo el mayor de los ridículos? Y no solamente los responsables de seguridad: todo el Gobierno vivió unos días de total desorientación a causa de las distorsionadas informaciones proporcionadas por algunos responsables policiales.

Pero no todos estaban mal informados. Quienes habían permitido -¿o teledirigido?- los hilos del atentado, también informaban a algunos grupos de poder. España parece que sigue siendo distinta. En todos los países democráticos, ante un atentado terrorista, todos los partidos políticos se unen formando una piña y actuando unidos; como son los casos recientes de EE.UU. y de Inglaterra. En cambio en España, y a las pocas horas, los partidos de la oposición no se enfrentaban a los supuestos terroristas, sino al Gobierno al que acusaron de mentir; pues, según aquéllos, el 11-M estaba originado en la participación española en la guerra de Iraq

En el programa electoral del Partido Socialista, del 2004, no se recogía ninguna medida que vislumbrara un cambio en España. Económicamente, España marchaba bien; en la lucha contra el terrorismo de ETA, se había avanzado mucho; y en la política internacional, España estaba alcanzando un protagonismo nunca conocido hasta entonces.

Pero un hecho, como el sufrido el 11-M, imprevisible y terrorífico, acaso podría facilitar un cambio radical. Aquel hecho, perpetrado apenas tres días de las elecciones del 14-M, sorprendió por completo al Gobierno. Por contra, la oposición, que parece ser disfrutaba de mejor información, responsabilizó casi inmediatamente al Gobierno, al que acusó de mentir; una acusación que, hoy en el poder, mantiene inflexiblemente. Y en unas escasas horas organizaron ante las sedes del Partido Popular, en toda España, manifestaciones contra el Gobierno, responsabilizándole de los atentados.

La justicia todavía no ha revelado nada importante sobre el 11-M. El sumario reúne más de 80.000 páginas. En el mismo figuran gentes de estratos sociales muy dispares: del hampa, de la policía, y de la justicia; envueltas de alguna manera en las tramas del 11-M. Mal augurio. Humanamente se presenta casi imposible, con tantas informaciones y gentes implicadas, saber quién organizó y ordenó ejecutar el atentado del 11-M.

En estos momentos, en que nos acercamos al tercer aniversario del 11-M, nuestro Foro El Salvador quiere recordar -a las víctimas- que no les olvidamos, que la memoria de su dolor y sacrificio siguen vivos, y que queremos ser su voz. Una voz que reclama para ellas toda la ayuda económica, médica y psicológica precisas, así como un reconocimiento público de su protagonismo axiológico en las sociedades modernas; en forma de verdaderos homenajes y monumentos para su dignificación. No olvidemos que estas medidas ya eran exigidas por la ONU en su Resolución de 18 de enero de 2000.

Pero a pesar de todas las asistencias que les podemos prestar, las víctimas sólo se sentirán satisfechas -y sus heridas cicatrizadas y curadas- cuando sepan quiénes han sido los verdaderos autores de la masacre del 11-M. Porque para superar el dolor moral y psicológico es imprescindible conocer la causa y al autor responsable de ese dolor. Sólo entonces, con la herida totalmente cicatrizada, sabiendo quién la causó, pueden empezar a vivir con dignidad.

No les hagamos sufrir más, innecesariamente, o apartándoles de la verdad. Porque el mejor homenaje que les debemos hacer es el descubrimiento de todo lo realmente acaecido aquel 11-M. En este contexto, procedería una declaración institucional en la que se les pida perdón por lo poco que se ha hecho en el esclarecimiento de los hechos, con la promesa, sincera y leal, del empeño firme y decidido, de hasta llegar a la verdad de los hechos. Este sería el mejor homenaje que podemos ofrecer a las víctimas.

Las víctimas, todas ellas, están ejerciendo sus más elementales derechos cuando hacen públicas sus protestas y exigencias. Así, la demagógica acusación de que las víctimas obrarían manipuladas por la oposición política, es un insulto a su memoria, dignidad y justicia.

Después de observar y de examinar atentamente todos los hechos, me atrevo a concluir, en estas vísperas, y por último, lo siguiente:

1º. El 11-M ha producido los efectos de un golpe de Estado; que supuso un cambio imprevisto de Gobierno, una reorientación de la política exterior española, y una modificación radical de la política anti-terrorista. Y el Congreso de los Diputados, con su Comisión “ad hoc”, no contribuyó, precisamente, al esclarecimiento de la verdad. Así, empieza a ser cierta esa expresión popular que afirma que, en este País, “si no quieres esclarecer la verdad de unos hechos, nombra una Comisión parlamentaria.

2º Los hechos del 11-M han sido distorsionados mediante maniobras destinadas a entorpecer su investigación.

3º Estas maniobras implican la participación activa y pasiva de algunos miembros de las Fuerzas y Cuerpos de la Seguridad del Estado.

Unas circunstancias, en suma, que oscurecen la necesidad de verdad de las víctimas y, por extensión, de toda la ciudadanía.

Me sumo a las víctimas sin reservas. Por ello reitero que el mejor homenaje que les podemos hacer, ahora mismo, es el total esclarecimiento del cuándo, quién, y dónde se planificó el atentado.

____________________

Jaime Larrínaga es Presidente del Foro El Salvador y ex párroco de Maruri, Vizcaya.

Etiquetas:



Lea mas

This page is powered by Blogger. Isn't yours?