Banner QSVTV

 

 

   La paz sin honor no es paz, es rendición.

 
Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters

        

  Image hosting by Photobucket

    Escribeme

   
 

   Prensa Digital 
Apycom Java Applets
Links solidarios
Apycom Java Applets

Links 

Apycom Java Applets
Otras  bitácoras
Archivos




13.4.07

 

El PSOE falsea el testimonio de la cúpula policial del 11-M para demonizar al PP

 

13-04-07



JUICIO POR UNA MASACRE / Manipulación política

El PSOE falsea el testimonio de la cúpula policial del 11-M para demonizar al PP


Gallardón: «Si hubiera relación con ETA ya habría salido porque la instrucción es profesional y minuciosa»

M. M.

MADRID.- El secretario general del PSOE, José Blanco, falseó ayer las declaraciones de los mandos policiales ante el tribunal del 11-M. Lo hizo para asegurar que la cúpula del PP mintió en sus comparecencias tras la masacre, ya que ese mismo día se descartó la autoría de ETA. Ninguno de los dos altos cargos policiales que testificaron el miércoles afirmó eso.

El secretario de Organización del PSOE leyó un comunicado en el que aseguraba que las declaraciones del ex comisario general de Información Jesús de la Morena y del ex subdirector general Operativo Pedro Díaz-Pintado suponen que los dirigentes populares mintieron a los españoles entre el 11 y el 13 de marzo.

«En el día de ayer las personas que dirigieron la investigación policial declararon en sede judicial que el mismo día 11 de Marzo por la tarde el Gobierno tenía información suficiente para saber que el atentado no era obra de ETA, sino del terrorismo islamista. Sin embargo, durante la tarde del día 11, y los días 12 y 13 de marzo, el Gobierno siguió atribuyendo el atentado a ETA». «El atentado lo cometieron terroristas islamistas. El Gobierno lo supo ese mismo día y mintió deliberadamente porque interpretó que la versión falsa convenía más a sus intereses que la verdadera», insistió.

Lo cierto es que ni siquiera la versión más aproximada a la tesis de Blanco -la del entonces comisario general de Información- se corresponde con la solemne afirmación del dirigente socialista. Y mucho menos la de Díaz-Pintado.

Según De la Morena, no fue ni el 11 ni el 12, sino a mediodía del 13 cuando, a su juicio, tuvieron un dato que orientaba la investigación hacia la autoría islamista. Fue la detención de Jamal Zougam, al que ya habían investigado los expertos en islamismo. «Ése es el momento determinante para iniciar la investigación en esa línea», declaró De la Morena.

«¿Descartan ustedes en ese momento la hipótesis de investigación en relación con ETA?», insistió el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza. «Sí, nosotros nos centramos ya en la vía islámica. Efectivamente no hay en ese momento nada más que esa investigación».

En otro punto de su declaración, De la Morena explicó que a lo largo del día 11 y del día 12 la pista de ETA seguía siendo válida. «El día 12 por la tarde se empieza a centrar mucho más Información Exterior [islamismo], pero Información Interior [ETA], lo mismo que las unidades del norte, siguen mirando todas las investigaciones que había y todos los seguimientos y vigilancias».

La declaración posterior de Pedro Díaz-Pintado resulta imposible de encajar, siquiera parcialmente, en lo manifestado por Blanco. El día 11 los precedentes apuntaban a ETA. El 12 en cambio, los datos que se acumulan «no apuntan a ETA, pero tampoco para descartar. Había una hipótesis de trabajo y van apareciendo elementos que son los que hacen que la investigaciones se deriven hacia allí, pero estamos en un momento en el que no tenemos un dato concreto».

Pese a los esfuerzos que el fiscal reúne en sus preguntas, Díaz-Pintado mantiene que ni siquiera las detenciones hacen descartar totalmetne a ETA.

«¿A partir de ese momento se refuerza ya la hipótesis de investigación respecto al terrorismo islamista y se descarta por completo la otra?». «Descartar no se puede descartar. Lo único que se intensifica la línea que se está siguiendo en ese momento. En cualquier otro momento puede aparecer cualquier nexo de unión. Lo que no cabe duda es de que no intensificamos las gestiones con ETA».

Pese a todo, Blanco afirmó ayer: «Lo que quedó en evidencia en sede judicial fue algo que la mayoría sospechamos desde el principio: que durante esos días la Policía transmitió una información al Gobierno y el Gobierno transmitió la información contraria a los ciudadanos. Muy singularmente el presidente, señor Aznar, el ministro del Interior, señor Acebes y el entonces candidato, señor Rajoy.

Etiquetas:



Lea mas

 

Gallardón no ve a la banda

 

13-04-07



Gallardón no ve a la banda


C. R. G

MADRID.- El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, volvió ayer a desmarcarse del discurso oficial de su partido en relación con el 11-M. Lejos de considerar abiertas todas las posibilidades acerca de la autoría de los atentados, descartó por completo una intervención de ETA, dio por incontestable la instrucción del sumario y apostó por que, en su caso, la sentencia del tribunal dará el carpetazo final a la investigación.

En declaraciones a TVE, Gallardón aseguró que «se ha realizado una instrucción que ha buscado con minuciosidad y profesionalidad todos y cada uno de los elementos para conformar el juicio». Añadió, sobre una hipotética conexión de ETA con la masacre, que «si hubiese habido relación, en la fase de instrucción, estoy totalmente convencido de que esos indicios habrían aparecido, y yo desde luego, no los he visto».

Tras afirmar en todo caso que «no corresponde a los políticos sino a los jueces» dirimir este asunto, dijo que tenía «la convicción de que si ETA tuviese algo que ver, aparecería reflejado en la sentencia». Y «si en el fallo que dicte el tribunal no se establece ningún tipo de conexión, estaré convencido de que no ha existido».

Las palabras del alcalde no suscitaron ninguna reacción por parte del partido. Algunos de sus dirigentes no se dieron siquiera por enterados y sólo alguno manifestó en privado su desacuerdo por entender que Gallardón «dispara a los pies».

Etiquetas: ,



Lea mas

 

Y ahora, Blanco clama contra la 'mentira'

 

12-04-07



ASI LO CUENTAN

Y ahora, Blanco clama contra la 'mentira'


VICTOR DE LA SERNA

Mientras en las columnas de los periódicos (no todos) se informa detalladamente sobre las comparecencias en el juicio del 11-M, se analizan sus contenidos y hasta se relata cómo lo están narrando y explicando los demás medios informativos, la mayor parte de la opinión pública, la que sólo recibe su información a través de lo que le sirve la televisión, se contenta con mucho menos.


Ayer se contentó con José Blanco, Pepiño para sus muchos fans.

Con ese tono de damisela galaica ofendida pidiendo reparación y justicia (que tan bien se le da), Blanco clamaba en los telediarios contra el PP por llevar mintiendo como bellacos tres años; exactamente, desde la tarde del jueves 11 de Marzo de 2004, cuando según Blanco se supo ya que las bombas de Madrid las colocaron los islamistas. Decía el número dos del PSOE que eso es lo que han declarado en el juicio los mandos policiales de entonces. Y lo dice repitiendo como un mantra lo que ayer proclamaba la portada de 'El País': Los jefes policiales en la época del PP dejan a Acebes en evidencia ante el juez.
(.../...)

Para las televisiones, un festín. Vimos a Blanco, pidiendo con voz temblorosa por la santa indignación, reclamar un auto de fe político seguido de la inmolación de Aznar, Acebes y Rajoy. Lo vimos en el telediario de mediodía de TVE-1, mientras que en Cuatro -perfecta sinergia del grupo Prisa...- llegaban a colocar ¡cuatro veces! el corte de Pepiño.

Ante el despliegue, muchos de quienes sólo siguiesen el juicio a través de ese filtro televisivo podrían reaccionar como esa adolescente que se volvió hacia su padre para espetarle: «¡Desde luego, qué vergüenza, éstos del PP!».

Objetivo cumplido, pues. Y qué importaba que todo naciese de una clara tergiversación de unas comparecencias en las que lo de verdad noticioso fue que dos ex jefes policiales no se ponían de acuerdo sobre si la hipótesis islamista se impuso por fin, o no, a la de ETA... ¡la tarde del sábado 13 de marzo, víspera de las elecciones!

Ricardo Coarasa, en 'La Razón', lo contaba así ayer: «Dos días después de los atentados, la investigación oficial se orientó hacia la autoría islamista, pero si ya entonces se descartó o no a ETA sigue siendo un misterio, a tenor de las versiones que ofrecieron ayer al tribunal del 11-M el ex comisario general de Información de la policía Jesús de la Morena, y el entonces subdirector general operativo, Pedro Díaz-Pintado».

Así que ayer, desde el punto de vista de la propaganda política, se puede pensar que los partidarios de la versión oficial, con El País de muñidor y el inefable Blanco de ariete, se marcaron algún tanto. A veces todos nos dejamos colocar una moneda rumana en vez de una de 50 céntimos...

Etiquetas: ,



Lea mas

12.4.07

 

«Nos dijeron que no era Titadyn porque no había nitroglicerina»

 

12-04-07



Juicio por una masacre / Día 24

«Nos dijeron que no era Titadyn porque no había nitroglicerina»

Díaz-Pintado desvela que la opinión sobre cuál era el explosivo cambió la tarde del 11-M cuando los Tedax analizaron los componentes de los focos «Nadie pudo dar la orden de no enviar los análisis a la Policía Científica»

MANUEL MARRACO

MADRID.- El que era número 2 de la Policía el 11 de marzo de 2004 reveló ayer que los Tedax sí informaron de componentes específicos del explosivo empleado en los trenes, en contra de lo mantenido por el entonces comisario jefe de esa unidad, Juan Jesús Sánchez Manzano.


Según explicó Pedro Díaz-Pintado ante el Tribunal del 11-M, el mismo día de la masacre el comisario general de Seguridad Ciudadana, Santiago Cuadro, le informó de que los Tedax descartaban el uso de Titadyn, ya que los análisis no habían detectado la presencia de uno de sus componentes: la nitroglicerina.
(.../...)

A lo largo de la investigación, los informes remitidos por Sánchez Manzano al juez instructor Del Olmo nunca han hecho referencia a la aparición de sustancias concretas en los vestigios de los focos. Tan sólo que se trataba de rastros de dinamita, sin poder especificar de qué tipo.

Aquella tarde, ya se habló de un elemento concreto de las bombas que estallaron en los trenes: no había nitroglicerina. Sánchez Manzano declaró en el tribunal que ellos sólo pudieron detectar «componentes genéricos». Por otra parte, el policía que vivía pared con pared con los islamistas era experto en vigilancia.

El ex responsable de los Tedax mantuvo ese mismo criterio hace apenas unas semanas ante el tribunal del 11-M. Al tiempo que descargaba la responsabilidad en la perito que realizó los análisis, explicó que sólo pudieron detectar «componentes genéricos» de la dinamita.

En otro punto de su larga declaración, el número dos de Agustín Díaz de Mera puso de nuevo en evidencia a Sánchez Manzano. Esta vez por haber guardado en su unidad las muestras recogidas en los trenes. Fue a preguntas del abogado de la Asociación de Ayuda a Víctimas del 11-M, José María de Pablo, que quiso saber si alguien había ordenado al jefe de los Tedax que no enviara las muestras a la Policía Científica. «En absoluto, no puede haber nadie que dé esa orden porque quien tiene que hacer los informes periciales definitivos para elevar al órgano judicial es la Comisaría General de la Policía Científica», respondió Díaz-Pintado.

No fue eso lo que sucedió en el sumario 20/04. Los únicos análisis sobre los focos de la masacre que llegaron al despacho de Del Olmo en la Audiencia Nacional son los elaborados por Manzano. Más bien, los elaborados por la perito, como se encargó de subrayar el propio Manzano ante el tribunal.

La Policía Científica, la encargada, según Díaz-Pintado, de hacer el análisis definitivo, sólo se ha puesto a ello tres años después de la masacre, cuando el tribunal ha ordenado realizar una nueva pericial sobre los explosivos.

El ex subdirector general operativo aprovechó las preguntas del abogado José María Fuster Fabra para explicar por qué los Tedax nunca deberían hacerse responsables de un análisis definitivo: «Son especialistas en desactivar los explosivos. Es decir, tienen que saber qué contienen los artefactos, pero no son analistas del propio explosivo. Tienen un pequeño laboratorio en el que se hacen primeros análisis para orientar la investigación rápidamente».

«Sólo había una licenciada en Químicas», prosiguió, «y no tiene el aparataje de un laboratorio homologado como el de la Policía Científica. Además estos análisis requieren mucho tiempo, ocho, 10, 14 días... y los investigadores necesitan una primera información».

En otro punto del interrogatorio, Díaz-Pintado explicó que él nunca llegó a ver informes sobre los explosivos. «Supongo que algunos análisis estarían haciendo de los componentes básicos. De ahí la nitroglicerina, aunque por tiempo no creo que hicieran análisis in extenso». Manzano siempre ha asegurado que no se hizo ningún informe por escrito hasta semanas después porque su unidad estaba «muy ocupada».

Pese a que la nitroglicerina desapareció el mismo 11 de marzo hacia las 17.00 horas, ha vuelto a surgir en la investigación. El propio Sánchez Manzano dijo a la Comisión parlamentaria que esa era la sustancia que había aparecido en los trenes, pese a que, por lo visto ayer, el dato clave del 11-M fue que no había aparecido.

Además, los peritos designados por el tribunal han detectado la nitroglicerina en el único vestigio de los trenes que no había sido tratado con agua y acetona por los Tedax. También han detectado DNT en casi todos los focos. Y ni el DNT ni la nitroglicerina forman parte de la dinamita de tipo Goma 2 ECO, supuestamente obtenida en Asturias por la célula del 11-M.

El dato de que no había aparecido nitroglicerina supuso, en torno a las 17.30 horas del 11-M, descartar la primera información aportada al ministro Angel Acebes: que el explosivo era el habitual de ETA, Titadyn con cordón detonante.

«¿Cómo me vienes a decir eso ahora?», le dijo Díaz-Pintado a Santiago Cuadro Jaén cuando el comisario general de Seguridad Ciudadana le cambió el explosivo. «Es una dinamita, y el Titadyn está excluido porque dentro de sus componentes [de lo analizado] no tiene nitroglicerina», le espetó Cuadro Jaén.

«Le dije que llamara por si había habido un error. Él lo hace, recaba datos y me vuelve a decir que realmente queda descartado el Titadyn. A partir de ese momento, lo único que tenemos es que es una dinamita sin identificar y que no es Titadyn porque no tiene el componente de nitroglicerina», prosiguió el testigo.

Según la versión de Díaz-Pintado, había sido el propio Cuadro Jaén el que cuatro horas antes le había dicho otra cosa. «Me llama el comisario y me dice escuetamente: 'El explosivo es Titadyn con cordón detonante'. ¿Pero seguro?, le pregunté. 'Seguro', dijo. Lo anoté en una libreta porque era mi costumbre».

Las novedades le llegaron al ministro del Interior en la reunión mantenida una hora más tarde. Fue entonces, según explicó ayer Díaz-Pintado, cuando se plantean «si hay que seguir la línea de investigación de ETA o se iniciaba una nueva vía. Fue el propio ministro el que dice: 'no, abran una nueva vía'».

Etiquetas: ,



Lea mas

 

El policía que vivía en Leganés al lado de los terroristas era experto en vigilancia

 

12-04-07



JUICIO POR UNA MASACRE / Las declaraciones

El policía que vivía en Leganés al lado de los terroristas era experto en vigilancia


El ex comisario general de Información Jesús de la Morena afirma que supo anteayer que entre los escombros había documentos sobre ETA

MANUEL MARRACO

MADRID.- El ex comisario general de Información Jesús de la Morena explicó ayer al tribunal del 11-M que el policía que vivía en el domicilio contiguo al piso franco de Leganés perteneció a una unidad especializada en seguimientos a sospechosos de terrorismo.

De la Morena, a preguntas del fiscal jefe, Javier Zaragoza, explicó que la denominada Area Especial de Seguimientos (AES) fue creada en 2001 -cuando él era comisario general de Información- y contaba en el momento de los atentados con un centenar de funcionarios. Fuentes policiales explicaron ayer que se trata de una unidad muy especializada encargada de seguimientos a todo tipo de presuntos terroristas, tanto etarras como miembros de grupos islamistas.
(.../...)

El día del suicidio colectivo, el 3 de abril de 2004, De la Morena supo que había un vecino policía, pero no que perteneciera a esa unidad y que entre los escombros se hallaran documentos relativos a la organización terrorista ETA.

El ex responsable de la Comisaría General de Información explicó cómo supo de la existencia del agente. «Cuando estábamos en el lugar de los hechos, una de la veces que vi al jefe de los geos con el subdirector general operativo estaban estudiando si la casa de al lado, que pertenecía a un policía, reunía las condiciones para entrar por ahí, cosa que descartaron».

Fue entonces cuando el abogado Andreas Chalaris, que ejerce la defensa de Rachid Aglif, El Conejo, le preguntó si recordaba la aparición de documentos sobre ETA. La respuesta fue una sorpresa: «Mire usted, en aquel momento no, pero eso lo pregunté ayer. Si quiere le contesto...». Entonces se asomó el fantasma de Díaz de Mera: «Si da la fuente», dijo el presidente del tribunal.

«Sí, por qué no, se lo pregunté a una persona de Información. Me contó que esa persona había estado precisamente en esa unidad que habíamos formado específicamente, el AES, durante el año 2001 y que luego, en 2002, se había ido a la Policía Judicial».

Más adelante dijo que no llegó a hablar con ese policía y que, respecto a la documentación sobre ETA, suponía que habría llegado a manos de Policía Científica. Ayer, un comisario jefe de esa unidad explicó que se la habían devuelto al policía.

Respecto a la hora en la que se localizó el inmueble de Leganés, consideró imposible que se llegara a él antes de las 15.00 horas. Él no lo supo hasta las 15.30 o 15.45 horas, explicó.

El interrogatorio del fiscal jefe, como el que ha realizado a todos los altos mandos policiales, estuvo dirigido a demostrar que, más allá de las primeras hipótesis en la mañana del 11-M, no apareció ningún indicio que reforzara la pista de ETA. Las declaraciones al respecto de De la Morena y de su superior, Pedro Díaz-Pintado, no fueron coincidentes. El comisario general de Información afirmó que, tras las detenciones del 13 de marzo, la única vía ya era la islamista. Por el contrario, el subdirector general operativo mantuvo que aún ese día seguían abiertas las dos vías.

En el interrogatorio de la defensa de Jamal Zougam, De la Morena no mostró ningún atisbo de duda sobre lo acertado de las primeras detenciones. En concreto, de la del marroquí. «Creo que es la mejor decisión que hemos tomado en nuestra vida», dijo
.

Etiquetas:



Lea mas

 

«No tocamos nada»

 

12-04-07



«No tocamos nada»


J. M.

MADRID.- La sesión de ayer concluyó con la breve declaración de tres testigos propuestos por la asociación de Pilar Manjón.

Jesús Rodríguez, que trabajaba en los talleres de la empresa Hertz donde fue enviado el Skoda Fabia en junio de 2005, dijo que le llamó la atención una maleta y unas cintas que había en el maletero, y que por eso avisó a la Policía. No recordaba si las cintas tenían alguna inscripción en árabe, y si había también una sobaquera. «No vimos nada porque no tocamos nada», fue su aportación. Relató cómo vinieron dos agentes, que a su vez avisaron a otros, y que hicieron salir a los trabajadores.

Finalmente, comparecieron los dos policías que recogieron la bolsa de Saed Harrak en la obra donde trabajaba, y que la trasladaron a la comisaría de Leganés. Describieron su contenido como «ropa sucia de trabajo, unas 'cassettes' y unos CD», aunque matizaron que sólo hicieron una observación superficial, y que no examinaron los bolsillos laterales. En uno de ellos apareció luego una carta -testamento atribuida al suicida Abdenabi Kounjaa.

Etiquetas:



Lea mas

 

Una unidad antiterrorista especializada y casi desconcida

 

12-04-07



Una unidad antiterrorista especializada y casi desconocida

F. L.

MADRID.- Es una unidad muy especializada que pertenece a la Comisaría General de Información. Fue el propio Jesús de la Morena quien desveló al público su existencia, durante su declaración de ayer en el juicio por la masacre de Madrid. El que fuera responsable de Información de la Policía Nacional durante el Gobierno del PP explicó que el agente que vivió en Leganés durante meses, pared con pared, con los presuntos autores del 11-M perteneció a esta unidad.


Se trata de AES: Area de Especial Seguimiento. Esta unidad, muy especializada en la lucha contra todo tipo de terrorismo, nació en 2001. Fue el propio De La Morena el que puso en marcha esa nueva unidad en el seno de la Comisaría General de Información. Es una gran desconocida incluso entre la propia Policía.

Los que acceden a ella son agentes de «confianza» que, tras ser seleccionados deben pasar un curso, según explicaron a este periódico fuentes de estas dependencias.

Esta área se dedica, fundamentalmente, al seguimiento de los fenómenos terroristas, tanto de ETA como de islamistas. Es un grupo muy especializado que se dedica a labores de apoyo y seguimiento. Sus trabajos han sido muy destacados y significativos, según estas mismas fuentes.

Desde 2001 a 2003, el agente vecino de los terroristas de Leganés formó parte de esta unidad especializada. Posteriormente, pasó a integrarse en la plantilla de la Comisaría General de Policía Judicial.

Este funcionario tenía en su poder, en su vivienda de la calle Carmen Martín Gaite de Leganés, documentos sobre miembros de la organización terrorista ETA. Cuando se produjo la explosión en la que fallecieron los terroristas, sus papeles fueron recogidos por los propios agentes que estaban en el dispositivo y se los devolvieron. Se da la circunstancia de que entonces ya no estaba trabajando en Información sino en la Policía Judicial, según las fuentes consultadas por este periódico.

Etiquetas:



Lea mas

 

«El juez decidirá si miente»

 

12-04-07



«El juez decidirá si miente»

MADRID.- Ayer continuó la tormenta política en torno a la actuación del ex director general de la Policía Agustín Díaz de Mera, y su decisión de revelar al tribunal del 11-M el nombre de la fuente que le habló de un informe que vincula a ETA con la matanza.


El presidente del PP, Mariano Rajoy, mostró su apoyo a Díaz de Mera y mostró su convicción de que «dice la verdad». Señaló que, en cualquier caso, no es el PSOE quien tiene que determinar si miente o no. «Eso tendrá que decidirlo el juez», declaró, según informa Europa Press.
(.../...)

El secretario general de los 'populares', Angel Acebes, se mostró confiado en que, una vez que Díaz de Mera ha desvelado su fuente, pueda conocerse «la verdad». Aseguró, en una entrevista a Telecinco, que él sí le cree porque «es un hombre de honor».

En el polo opuesto, el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, insistió en conjugar el verbo mentir. Así, proclamó que empezaba «a pensar que al PP le habría gustado que el comisario [García Castaño] cediera a las presiones de Díaz de Mera y contara la mentira». En declaraciones a Onda Cero, lamentó que, a su juicio, Mariano Rajoy «ampare la mentira y a una persona que engañó a la sociedad» y que «trata de tapar una mentira con otra mentira».

Etiquetas:



Lea mas

 

Cuando la viuda osa desmentir a 'El País'

 

12-04-07



ASI LO CUENTAN

Cuando la viuda osa desmentir a 'El País'


VICTOR DE LA SERNA

El pasado 8 de marzo, el gran periódico 'El País' -el mismo que acaba de dedicar un ímprobo esfuerzo a demostrar que quienes indagamos más allá de la versión oficial del 11-M no somos periodistas sino turbios y mendaces propagandistas de causas siniestras- publicaba una entrevista exclusiva con la viuda de El Chino. Bajo la firma de su reportero Pablo Ordaz, empezaba así: «Se llama Rosa, tiene 29 años y lleva tres viuda y en silencio. La tarde del sábado 3 de abril de 2004, su pareja de toda la vida, un marroquí de 34 años llamado Jamal Ahmidan, le telefoneó dos veces seguidas desde un piso de Leganés. La primera vez, Rosa sólo escuchó sus sollozos mezclados con rezos y cánticos. La segunda, ella le pidió que se entregara y él le contestó: 'Si me entrego os arruino la vida a ti y al niño. Perdóname. Sólo te pido una cosa. Que cada vez que mires al niño a los ojos te acuerdes de mí'».
(.../...)


El pasado martes, la misma viuda comparecía en el juicio del 11-M y por las cámaras y los micrófonos de 'la Otra' podíamos seguir el siguiente intercambio:

Defensa: Con la venia, señor presidente, la defensa de Hamid Ahmidan. Una sola pregunta. Buenas tardes, señora. ¿Habló usted con su marido el día 3 de abril del año 2004?

Testigo: No.

Juez Gómez Bermúdez: El día de la explosión de Leganés.

Testigo: No.

Defensa: Muchas gracias, nada más.

En 'ABC', Nieves Colli narraba ayer de esta manera el interrogatorio: «A partir del 19 de marzo, sólo hablaron por teléfono hasta que se produjo la detención de la hoy testigo. 'Después apagué el móvil' y lo siguiente que supo de su marido fue tras la explosión de Leganés. Ese 3 de abril tampoco hablaron».

Ya había escrito Fernando Múgica en EL MUNDO, hace un mes, que le parecía imposible que aquella conversación se hubiera producido el 3 de abril. El gran periódico no rectificó nada. Pero lo más sorprendente es que el mismo Ordaz, encargado ahora de cubrir el juicio, diese ayer esta versión del intercambio entre la viuda y los abogados:

«A pesar de que en el banquillo de los testigos está sentada la mujer que compartió su vida con uno de los supuestos instigadores de la matanza, el interrogatorio es rápido y superficial. De hecho, nadie le pregunta qué pasó la tarde del 3 de abril, cuando el teléfono móvil de Rosa volvió a sonar después de unos angustiosos días en silencio y al otro lado escuchó la voz de Jamal ahogada por cánticos y rezos» .

Una vez más, El País nos da a todos otra gran lección de periodismo: si los hechos -incluso con luz y taquígrafos, ante el juez y la televisión- chocan con la versión de El País, los hechos tendrán que rendirse con armas y bagajes ante una fuerza superior. La de El País, claro.

Etiquetas: ,



Lea mas

 

La Sala aceptará que declaren los policías aludidos por Díaz de Mera pero «sin prisas»

 

12-04-07



JUICIO POR UNA MASACRE / Nuevas comparecencias

La Sala aceptará que declaren los policías aludidos por Díaz de Mera pero «sin prisas»


García Castaño ya estaba convocado como testigo a propuesta de la AVT y Cabanillas, como perito

MARIA PERAL

MADRID.- La Sala que juzga los atentados del 11-M no resolverá antes de dos o tres semanas sobre la petición de las acusaciones para que declaren los mandos policiales mencionados por Agustín Díaz de Mera, director general de la Policía con el Gobierno del PP, en la carta que dirigió al Tribunal el pasado día 1 y que éste recibió dos días después.

La Fiscalía y varias acusaciones particulares han solicitado a la Sala que llame como testigos a Telesforo Rubio, ex comisario general de Información; Domingo Pérez Castaño y José Cabanillas, ex jefes de la Unidad Central de Inteligencia, y Enrique García Castaño, ex responsable de la Unidad Central de Apoyo Operativo.

(.../...)

Este último fue identificado por Díaz de Mera en su carta como la «fuente» que le habría puesto al corriente de la existencia de un supuesto informe en el que se vinculaba a ETA con los islamistas a los que se atribuyen los atentados del 11-M.

Aunque cuatro días antes, durante su comparecencia como testigo en el juicio oral, Díaz de Mera se negó a identificar a su informador (lo que le va a valer un proceso penal por desobediencia), en la misiva no sólo reveló el nombre de la «fuente», sino otros tres más: el de Telesforo Rubio, el mando que habría encargado el supuesto informe y al que, según la carta, «no le gustó» la primera versión del mismo; el de Domingo Pérez, el comisario que «relató relaciones entre islamistas y ETA y apuntó vías de investigación que se debían seguir», y el de José Cabanillas, que, «en palabras textuales del informante, 'manipuló' y omitió las referencias a esas conexiones». Tanto García Castaño como Domingo Pérez han desmentido ya al ex director general de la Policía.

Fuentes judiciales indicaron que la petición de que los comisarios aludidos por Agustín Díaz de Mera comparezcan en la vista será resuelta -junto a otras numerosas solicitudes de prueba pendientes de decisión- una vez que termine la actual fase testifical, esto es, no antes de dos o tres semanas.

Los mismos medios indicaron que la Sala admitirá «muy probablemente» la testifical de los mandos policiales mencionados por Díaz de Mera, «pero sin prisas».

De todas formas, el Tribunal tendrá ocasión de escuchar a García Castaño mucho antes, ya que está citado como testigo número 405 a propuesta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), que reclamó su comparecencia en relación a la llamada mochila de Vallecas.

También Cabanillas estaba ya convocado con anterioridad para la fase pericial de la vista, en calidad de testigo-perito.

Etiquetas:



Lea mas

11.4.07

 

Díaz de Mera revela quién le contó que el informe ETA/11-M se cambió

 

11-04-07



Juicio por una masacre / Día 23

Díaz de Mera revela quién le contó que el informe ETA/11-M se cambió


Fuentes jurídicas apuntan que se trata de Enrique García Castaño, pero él lo niega El ex director de la Policía afirma que, según este comisario, el documento se «manipuló» para omitir las «conexiones» halladas y «las vías de investigación a seguir»

F. LAZARO / M. MARRACO

MADRID.- El ex director general de la Policía Agustín Díaz de Mera facilitó ayer al tribunal que juzga el 11-M los datos de la fuente policial que le desveló la existencia de un informe en el que se vinculaba a ETA con la masacre de Madrid. Según su testimonio judicial, este informe fue «manipulado» para evitar las referencias policiales a la implicación de la banda terrorista en los atentados.


El que fuera máximo responsable policial en la etapa de Angel Acebes en Interior remitió un escrito con el nombre de su fuente y los datos que ésta le facilitó sobre el informe. En la copia facilitada a las partes, el tribunal omite la identidad de este policía y la sustituye por su número profesional. Lo mismo hace con el resto de agentes citados en el documento.

Según informaron fuentes jurídicas de toda solvencia a EL MUNDO, se trataría del comisario Enrique García Castaño, destinado ahora en la Comisaría General de Información, y que antes estuvo en la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO).

(.../...)

La Policía y el juez Del Olmo no querían que figurase la más mínima mención a ETA. Tras la explosión de Leganés, aparecieron documentos sobre la banda de los que nada se dice en el sumario. Díaz de Mera ha revelado su fuente y ha sostenido que ésta le indicó que el informe ETA/11-M fue «manipulado».

El ex director general declaró ante el juez que no facilitaba la identidad de su fuente por razones de seguridad y para que no corriera peligro su puesto de trabajo.

Díaz de Mera compareció el pasado 28 de marzo ante el tribunal y aseguró que una fuente de máxima confianza le informó de la existencia de ese polémico informe que, según el ex director general, fue encargado por el que fuera comisario general de Información Telesforo Rubio. Según la versión del ex alto cargo de Interior, Rubio no estaba muy conforme con el resultado del informe de la Policía y envió a otro destino al comisario que lo elaboró.

Díaz de Mera aseguró que dicho documento fue realizado por un hombre y una mujer de la Unidad Central de Inteligencia. Fue en ese momento cuando un representante de la acusación le preguntó por la identidad del agente de la Policía que le proporcionó los datos sobre ese informe que vinculaba a ETA con el 11-M.

Se negó a facilitarla y fue sancionado con una multa de 1.000 euros por parte del tribunal. Además, el presidente, Javier Gómez Bermúdez, dedujo testimonio contra él por «desobediencia grave al tribunal». Pese a que ayer facilitó la identidad de su fuente, el procedimiento abierto contra él no se detendrá, según explicaron fuentes jurídicas.

Relato detallado

El que fuera director de la Policía durante el mandato de Angel Acebes remitió el pasado 1 de abril su escrito al tribunal, que fue facilitado a las partes. En él, no sólo aporta la identidad de su fuente de información, sino que también detalla el relato de lo que supuestamente le contó.

«Quiero dejar constancia de que nunca estuvo en mi ánimo la intención de desobedecer u ocultar dato alguno al tribunal», indica el ex jefe de la Policía en el documento. Asegura que, tras su declaración, ha contactado en varias ocasiones con su informante «con el fin de recabar su colaboración y su autorización para desvelar su identidad y transmitiéndole la inexcusable necesidad de colaborar con el tribunal».

«Desgraciadamente, mis esfuerzos no han sido positivos y mi lealtad hacia él, duramente acreditada, no ha sido correspondida como yo esperaba», añadió en su escrito.

Díaz de Mera asegura que los datos los recibió en septiembre de 2006. Señala que el que entonces era comisario general de Información, Telesforo Rubio, «había encargado un informe sobre posibles conexiones entre islamistas y ETA» sobre el 11-M. El informe se le encomendó a «un gran conocedor de la lucha antiterrorista», en referencia al también comisario Domingo Pérez Castaño.

Vías de investigación

Además de señalar relaciones entre islamistas y ETA, «se apuntaban vías de investigación que se debían seguir», añade Díaz de Mera. Según su relato, al comisario general no le gustó el contenido de este informe, prescindió de los servicios de ese comisario y lo trasladó al País Vasco, «donde, según parece, había estado destinado en otra etapa de su vida profesional».

El citado informe se le trasladó a otro funcionario, cuyo número profesional es el 13.610, «y, en palabras textuales del informante, lo 'manipuló' y omitió referencias a las conexiones y otros aspectos relativos a las vías de investigación a seguir».

Finalmente, ese informe, «así modificado, pasó por otras dos manos, las de dos funcionarios, un hombre y una mujer, que dieron redacción final al documento». Añade que es tras prestar declaración, «en la primera de las tres o cuatro conversaciones que mantengo con mi informante» cuando le cuenta que el documento «así manipulado» está incorporado al sumario.

Fuentes cercanas al comisario Telesforo Rubio cuestionan esta versión y niegan que se realizara un segundo informe diferente al encargado. Aseguran que este comisario encargó un informe a la UCI, otro a la UCII y otro a la UCIE que, cuando se finalizaron, se enviaron a la UCI para que los incorporara al «informe general» que entonces se estaba elaborando para la causa. Aclaran también que el comisario Domingo Pérez Castaño pidió la baja voluntaria el 9 de diciembre y solicitó incorporarse a la Jefatura de Madrid.

Según esta versión, no fue trasladado al País Vasco. Insisten estas fuentes en que los informes no fueron modificados sino remitidos al juez, tal y como llegaron desde las distintas unidades.

Etiquetas: ,



Lea mas

 

Cursillo acelerado de lógica

 

12-04-07



EL BLOC DE

Cursillo acelerado de lógica

Luis del Pino

Razonamientos lógicos. Gracias a los análisis ordenados por Gómez Bermúdez, sabemos que en los focos de explosión aparecieron nitroglicol, nitrato amónico, nitroglicerina y dinitrotolueno. Tomemos el primero de los componentes, el nitroglicol. Ese componente forma parte de la Goma 2 ECO. ¿Entonces, el que aparezca nitroglicol significa que en los trenes estalló Goma 2 ECO? No, porque el nitroglicol forma también parte de otras dinamitas, como el Titadyn. Lo único que podemos deducir de la aparición de nitroglicol es que se usó algún explosivo que contiene nitroglicol. Tomemos ahora el cuarto de los componentes: el dinitrotolueno. El dinitrotolueno no forma parte de la Goma 2 ECO. Por tanto, en los trenes no pudo estallar Goma 2 ECO. Sin embargo, sí que pudo estallar cualquier otro explosivo que contenga dinitrotolueno. Por ejemplo, Titadyn.

Razonamientos ilógicos. Hoy, el que fuera subdirector general operativo de la Policía el 11-M, Díaz-Pintado, ha tratado de justificar qué fue lo que se encontró en los análisis realizados el propio 11-M. Ha dicho, y aquí se ha apartado de sus declaraciones anteriores, que en la tarde del 11-M le dijeron que no podía haber estallado Titadyn en los trenes porque no se había encontrado nitroglicerina. Vamos a ver, señor Díaz-Pintado, los análisis que ahora se han realizado nos dicen que eso es mentira, porque nitroglicerina sí que había. Además, con esa declaración está usted dejando con el trasero al aire al jefe de los Tedax, que declaró que no se pudieron encontrar componentes concretos. Por último, permítame que le diga que si no aparece un componente concreto, no se puede deducir que no se ha utilizado un cierto tipo de explosivo. Eso es una aberración lógica. Aplicando su razonamiento, habría que concluir que tampoco se usó Goma 2 ECO porque, por ejemplo, no se ha encontrado ftalato de dibutilo, que es uno de los componentes de la Goma 2 ECO. Con lo cual, la versión oficial seguiría siendo falsa.

Etiquetas: ,



Lea mas

 

Estaba cerrado el cuartelillo

 

11-04-07



EL BLOC DE

Estaba cerrado el cuartelillo


Luis del Pino

El vecino. Hoy han declarado varios miembros de los GEO, que han confirmado todo lo que hemos ido publicando. Por ejemplo, que durante la inspección posterior a la explosión de Leganés se retiraron documentos sobre ETA, «porque pertenecían al vecino policía». Este episodio resulta muy curioso, jurídicamente hablando. ¿Nos están diciendo que se retiraron documentos del lugar de los hechos sin que el secretario judicial levantara acta de los mismos y utilizando simplemente la palabra de un funcionario policial: este documento es mío, éste no lo es. ¿Sería posible saber de qué otras cosas no se levantó acta?

Traductores. Uno de los geo ha dado otro dato muy revelador. Al preguntar una de las defensas por qué no habían solicitado un traductor para hablar con las personas que había dentro del piso, el geo ha respondido que él lo pidió, pero que un comisario de Información le contestó que no hacía falta, porque los que había dentro hablaban castellano. «¿Y cómo lo sabía ese comisario?», ha inquirido el abogado. Muy buena pregunta. Se supone que no se sabía quién estaba dentro del piso. ¿O sí se sabía?

La viuda. Pero lo más espectacular ha sido el testimonio de la mujer de El Chino, que ha destrozado a la Fiscalía desdiciéndose de casi todo lo que declaró ante el juez Del Olmo. Ahora dice que El Chino no era religioso, ni se radicalizó durante su estancia en Marruecos y que tampoco la llamó antes de la explosión de Leganés. Ha confirmado que El Chino le dijo a su hijo el 11-M que los de ETA se habían pasado, incluso ha confirmado que, ocho días después del atentado, ella y Jamal fueron hasta el cuartel de la Guardia Civil de Morata para preguntar por sus cabras desaparecidas. Pero el terrorista más buscado del país no pudo entrar en el cuartelillo porque, según la testigo, «no había nadie». Si no fuera todo tan trágico, toda esta tomadura de pelo de la versión oficial sería de risa.

Etiquetas: ,



Lea mas

 

¿Cuál es la mitad que Omar «no había dicho»?

 

11-04-07



JUICIO POR UNA MASACRE / La investigación

¿Cuál es la mitad que Omar «no había dicho»?


Entre las revelaciones que el testigo T-74 hizo a EL MUNDO y su declaración ante el tribunal no hay diferencias

MADRID.- Omar, el testigo protegido T-74, ratificó esencialmente en su declaración del lunes ante el tribunal del 11-M las informaciones más relevantes que ya había transmitido a EL MUNDO en 2005: que El Chino había tenido contactos con ETA, que un familiar cercano del islamista le aseguró después de los atentados que su autoría correspondía a la banda terrorista y, sobre todo, que él mismo había puesto esos datos en conocimiento de la Policía antes de comparecer ante el juez instructor. Datos que en la declaración policial que consta en el sumario no se recogen.

Sin embargo, la fiscal Olga Sánchez y algunos abogados de la acusación particular parecieron más interesados en conocer qué periodistas de este diario se habían puesto en contacto con él, y cómo habían conseguido entrevistarle. Insistieron hasta conseguir un buen titular que desacreditase las revelaciones de EL MUNDO. Supuestamente, y basándose en el testimonio de Omar, este diario «le presionó para que hablara de ETA», según destacó ABC; y «la mitad de lo que decían era mentira», como prefirió resaltar El País. En realidad, lo que el testigo dijo fue: «La mitad de las cosas que salían en el periódico, yo no las había dicho».

(.../...)

Y es cierto: la otra mitad es información propia de este periódico. Eso es así porque se trataba de una entrevista reportajeada (como bien saben los periodistas) en la que sólo se entrecomillaban las declaraciones que se atribuían a Omar.

Del contraste entre las manifestaciones que el testigo hizo a EL MUNDO y lo que declaró al tribunal no se observan diferencias sustanciales. Los entrecomillados que este periódico presentó con caracteres tipográficos destacados coinciden con lo que Omar dijo el lunes.

Así, EL MUNDO abrió su edición del lunes 19 de diciembre de 2005 con un gran titular de portada a cuatro columnas que decía: «'El Chino tenía contactos con ETA', afirma el testigo que reconoció su voz». Omar así se lo aseguró también al tribunal. Y el primer sumario se extendía en este aspecto: «Cuando salió de Carabanchel [en 1995] me contó que tenía amigos en ETA». Lo que respondió el testigo a la fiscal fue: «Me ha dicho que estaba [en la cárcel] con un señor mayor de ETA, pero no me ha dicho el nombre. Pero eso me ha dicho que fue en el año 94 [...]. Fue él mismo [Jamal] quien me lo dijo.».

También fue casi idéntica la descripción del método que ese «señor mayor» le enseñó para fabricar una bomba casera con una bombilla que «explotaba» (el lunes dijo que se «incendiaba») si le inyectabas «gasolina» (al tribunal declaró que «productos químicos»).

Omar también aseveró a EL MUNDO: «Después del 11-M, su primo Hicham me dijo que Jamal nunca había perdido el contacto con la gente de ETA». El testigo, confuso, no recordaba el lunes si quien habló con él de eso fue Hicham o un hermano menor de El Chino.

La fiscal preguntó si «con posterioridad ha tenido conocimiento de la relación de Jamal con algún otro miembro de ETA». Omar negó, pero la representante del Ministerio Público volvió a insistir: «¿Hicham le comentó algo acerca de la relación de Jamal con algún miembro de la banda?». «No recuerdo quién me dijo, si fue Hicham o el hermano de Jamal, que 'lo del atentado, eso lo más seguro es que esté relacionado con ETA'», respondió el testigo. Olga Sánchez consideró que no había contestado a su pregunta y replicó: «En el juzgado, manifestó que fue Hicham el que después de los atentados del 11-M le dijo que Jamal tenía conocidos en el País Vasco». Aquí, Omar afirmó: «Sí, fue después de los atentados todo eso. Pero no me acuerdo si fue Hicham».

EL MUNDO también mencionó que Omar había contado a la Policía esas referencias a ETA, aunque no aparecían en su declaración. Todo eso también se puso de manifiesto el lunes: «Eso se lo he contado a la Policía. A la Unidad Central de Inteligencia (UCI), lo de ETA y lo de la bombilla. [¿Y por qué la Policía no lo refleja?]. Una cosa es lo que he dicho, y otra lo que han puesto».

Tampoco hay grandes diferencias en cuestiones como el reconocimiento de la voz, las costumbres de El Chino o su piso en Laredo.

Las «presiones» a las que alude el testigo las resumió él mismo: Casimiro García-Abadillo y Antonio Rubio preguntaron insistentemente y pronunciaron frases como «no queremos hacer nada, sólo saber la verdad». Eso fue todo.

Etiquetas:



Lea mas

 

La chica del gángster

 

11-04-07



A SANGRE FRIA

La chica del gángster


DAVID GISTAU

Si 'El Chino' ingresará como monstruo en la memoria de Madrid, entonces Rosa vendría a ser como la niña ciega de Mary Shelley que intimaba con Frankenstein junto al estanque, porque no podía verle como en realidad era.


Sólo cuando reconoció en el vídeo de Leganés las manos «delicadas, sin un solo callo, manos de no haber pegado un palo en toda su vida», Rosa comprendió que el atentado por el que ella misma salió a manifestarse el día 12 lo había cometido ese hombre «feísimo», luego padre de su hijo, del cual estaba enamorada desde que en 1992 la socorrió en un banco cuando lloraba, triste, solitaria y narcótica, y le aguantó con paciencia los desplantes y las distancias hasta que al final se le entregó.

(.../...)

Por un lado, la historia de amor, salpicada de separaciones carcelarias, de ausencias y de conspiraciones susurradas al teléfono. También de visitas al tutor en el colegio, de navidades en familia y de proyectos tan ajenos a una vocación mártir como excavar una piscina en la casa de Morata.

Por otro lado, el relato del suicidio colectivo en el piso de Leganés rememorado por un puñado de geos de los que Sábato habría dicho que tienen «el rostro tallado a cuchillo» y que, después de la explosión que pilló a 14 hombres apelmazados en apenas tres metros cuadrados y que les dejó «estampaos», quedaron tan dañados que hubo que otorgarles el reposo de una jubilación o de un destino menos feroz. Qué dos visiones de El Chino tan distintas. La de Rosa, ciega ante el monstruo aun cuando atendió una última llamada en la que se oían sollozos y cánticos yihadistas. Y la de los geos a los que dispararon y mentaron a la madre y desafiaron -«Entrad, mamones»- antes de desatar un infierno que acabó con Torronteras y con la carrera y el esplendor físico de algunos de los supervivientes. Esos geos, que cumplieron, desde luego, no merecían que algunos abogados intentaran acosarles para desmontar el prestigio de su actuación con argumentos tan peregrinos como relacionar la explosión con la carga de menos de 100 gramos que fue detonada para volar la puerta con el equipo puesto a salvo en el exterior del edificio.

Desde el banco en el que comenzó el romance hasta la explosión de Leganés media un tiempo durante el cual Rosa asistió a la transformación de El Chino. Le estaba esperando cuando, en julio de 2003, regresó de esa estancia en una prisión marroquí que convirtió al camello de barrio en un yihadista potencial. A partir de entonces, El Chino ya no le admitía la ropa de antes, ni la besaba en la calle, ni aprobaba que su hijo fuera educado al margen de la mezquita, ni le explicaba quiénes eran esos «chicos» que rezaban y llevaban una vida hermética en Morata, ni le aliviaba las presiones de 'El Tunecino', a quien una novia como Rosa se le antojaba intolerable para el canon islámico impuesto al grupo. El mismo día del atentado, Rosa recibió una llamada de El Chino en la que le anunciaba que huía a Francia. Acaso entonces cobrara sentido para ella esas advertencias de que España merecía un castigo por no haberse levantado «con metralletas» por la invasión de Irak. Para terminar de descubrir al monstruo, la niña ciega aún necesitó una última llamada de despedida y, sobre todo, identificar las manos delicadas en un vídeo protagonizado por los asesinos contra los que ella misma había salido a manifestarse ignorando que en la memoria trágica de Madrid iba a ingresar el padre de su hijo.

Etiquetas: , ,



Lea mas

10.4.07

 

El Tribunal pone en evidencia que la UCO ocultó datos clave sobre el 11-M

 

10-04-07



EL MUNDO-SIGMA DOS: SUBE 6 PUNTOS EL PORCENTAJE DE LOS QUE CREEN QUE EL JUICIO ACLARARA LOS HECHOS

El Tribunal pone en evidencia que la UCO ocultó datos clave sobre el 11-M


Cuando el teniente 'Víctor' declaró que no contó «por olvido» ni al juez ni a la Comisión del 11-M que los asturianos ofrecían 150 kilos de dinamita, Bermúdez intervino: «¿Y dice usted que olvidó lo de los 150 kilos, cuando un día antes llamó a Asturias por este motivo?»

MANUEL MARRACO

MADRID.- El teniente de la Guardia Civil Víctor, responsable del confidente Rafá Zouhier, reconoció ayer ante el tribunal del 11-M que intentó ocultar una nota informativa que resultaba nefasta para la UCO (Unidad Central Operativa). En primer lugar, porque demostraba que sabían por el marroquí que Emilio Suárez Trashorras y Antonio Toro ofrecían hasta 150 kilos de explosivo y que no se trataba de un asunto de menudeo, algo que no habían dicho a Del Olmo; y en segundo lugar, porque la nota, elaborada el 6 de marzo de 2003, describía una actividad delictiva que resultaba imposible de circunscribir a Asturias, por lo que era su unidad la que debía haber seguido con la investigación.
(.../...)

Ambos datos, además, llevaban a la conclusión de que el máximo responsable de la UCO, el coronel Félix Hernando, no había dicho la verdad ante la Comisión del 11-M. No sólo no dijo una palabra sobre la magnitud del explosivo ofrecido, sino que aseguró que se trataba de un asunto «local». El 27 de febrero de 2003, explicó, su unidad dio por zanjado el tema tras ofrecer todos los datos a la comandancia de Asturias. «Y cerramos el documento», dijo ante la Comisión. Sigue en página 8


Mala jornada para las fuerzas de seguridad: el agente al que Rafá Zouhier hacía sus confidencias reconoce que omitió la advertencia de que Antonio Toro estaba ofreciendo 150 kilos de dinamita. Otro testigo revela que la Policía no transmitió al juez la mención que él hizo a las relaciones entre 'El Chino' y ETA.

Para ocultar la nota elaborada en marzo, Víctor -como Zouhier conocía al entonces alférez Jaime Trigos- llamó a la comandancia de Asturias, el único lugar que, junto a la UCO, guardaba una copia. El 26 de julio de 2004, la noche anterior a su propia comparecencia en el Congreso, habló con el comandante Francisco Javier Jambrina. Según declaró Jambrina ante Del Olmo, Víctor le pidió que destruyera el documento, a lo que él se negó rotundamente. Según Víctor, sólo le pidió que tuviera cuidado para que no fuera descubierto por los medios de comunicación, porque podría volverse contra el jefe de la UCO.

Tampoco Víctor hizo referencia a los 150 kilos de explosivo en el Congreso, al menos hasta que los comisionados le preguntaron expresamente por ello, después de que otro miembro de la unidad que le había precedido ante los parlamentarios hubiera desvelado el dato.

El de la Comisión no había sido el primer silencio de Víctor. Tres meses antes había prestado declaración ante Juan del Olmo, y en su extensa descripción de los datos que había recibido de Zouhier no le mencionó la cantidad. El magistrado siempre creyó que hablaban de pequeñas cantidades, de dos o tres cartuchos.

Víctor tuvo que dar explicaciones por triplicado: ante la Comisión, ante Del Olmo y, ayer, ante el tribunal. A los tres les dijo que fue «un olvido».

La pregunta y el tono del presidente del tribunal, Javier Gómez Bermúdez, dejaba como más que dudosas las excusas del guardia civil. «La llamada [a Jambrina] se produjo un día antes de su comparecencia ante el Congreso. ¿Y dice usted que se le olvidó simplemente decir en el juzgado y en la Comisión lo de los 150 kilos, cuando un día antes llama expresamente a Asturias por ese motivo?». «Pues así es», respondió. «En declaración judicial se me pasó. Tal vez porque no se me preguntó por ese motivo, no puedo precisarlo. Evidentemente no había motivo para ocultar esa cantidad».

Como ayer el presidente del tribunal, tampoco Del Olmo pareció quedar satisfecho con Víctor. Ni con el «olvido» de los 150 kilos ni con la llamada a Asturias.

El magistrado llamó de nuevo a declarar al alférez y, además, ordenó un careo con Jambrina. La conclusión no fue nada favorable para el controlador de Zouhier. «Este instructor aprecia una dosis de firmeza y serenidad en sus manifestaciones por parte del comandante Jambrina que no apreció en las manifestaciones del alférez, por cuanto éste trata de una forma verbal más locuaz de introducir elementos que este instructor considera de desvío de atención respecto de lo que es el núcleo de controversia».

Pese a todo, el juez, a petición de la Fiscalía, se negó a abrir una investigación sobre el asunto.

En su interrogatorio, la fiscal Olga Sánchez no hizo referencia alguna a la nota. Las preguntas siguieron la línea marcada por el fiscal jefe, Javier Zaragoza, en el interrogatorio a Zouhier: demostrar que el marroquí dejó de trasladar información esencial a su controlador. Víctor fue asintiendo al catálogo expuesto por la fiscal: no les habló de detonadores, ni de las dos reuniones clave entre El Chino y la trama asturiana en la que, según el Ministerio Público, se acordó el intercambio de explosivos por hachís. En sentido contrario, el abogado del marroquí, Antonio Alberca, logró que Víctor reconociera que no siempre trasladaban a una nota los datos que Zouhier les proporcionaba.

Víctor sí confirmó que Zouhier les había llegado a entregar una muestra de explosivo que le habían dado los asturianos. No pudo precisar qué explosivo era, porque se destruyó sin ser analizado. Un experto que le echó un vistazo lo identificó como algún tipo de dinamita.

Antes de dar por concluida la declaración, el presidente del tribunal quiso que Víctor aclarara otro punto: por qué el 12 de marzo preguntaron a Zouhier por los atentados del 11 de Marzo si no era una línea de investigación que hubieran seguido. El guardia civil dijo que el encuentro se produjo para hablar de tarjetas falsas y de un skin head y que fue casualidad que le preguntaran por el 11-M.

Etiquetas: ,



Lea mas

 

DE LA OMISION DE LOS LAZOS CON ETA AL OSCURO PAPEL DE LA UCO

 

10-04-07



Editorial

DE LA OMISION DE LOS LAZOS CON ETA AL OSCURO PAPEL DE LA UCO


La reanudación del juicio del 11-M deambuló ayer por aspectos muy diversos del sumario y fue corroborando las revelaciones de EL MUNDO en cada uno de ellos: de la dudosa autenticidad del testamento de Kounjaa a los lazos entre El Chino y ETA, pasando por el sospechoso papel de la UCO antes y después de la masacre.

En cuanto a lo primero, un hermano del suicida aseguró que éste usaba una firma árabe, y no una con caracteres latinos como la que estrambóticamente aparece en su presunto testamento escrito en árabe. Conviene recordar que la carta de Kounjaa apareció en la bolsa de Saed el Harrak en el complejo de Canillas después de que la Policía Científica la analizara y no hallara nada dentro. Lo dicho ayer acrecienta la sospecha de que la carta es una pista falsa encaminada a reforzar la versión oficial.

(.../...)

La sesión corroboró también las informaciones sobre los lazos entre El Chino y miembros de ETA. Como ya hizo en estas páginas, su ex lugarteniente Omar afirmó ante el juez que Jamal Ahmidan conoció a diversos etarras durante su estancia en Carabanchel y que uno de ellos llegó incluso a enseñarle «cómo se hacía una bomba con una bombilla». A partir de entonces, El Chino empezó a traficar con droga en el País Vasco y, según le dijo a Omar su primo Hicham, nunca perdió el contacto con la gente de ETA. Es más, un familiar de Jamal le aseguró al testigo que la banda estaba detrás de los atentados del 11-M.

Con ser relevantes todos estos datos, lo más importante de la declaración de Omar es el hecho de que, pese a que se lo contó todo a la UCI, nada de esto conste en su declaración policial. Este extremo es gravísimo y se suma a la retahíla de ejemplos -del ácido bórico a la omisión en la declaración de Trashorras de la presunta amistad de El Chino con los etarras de Cañaveras- que señalan que se eliminó deliberadamente de la investigación cualquier indicio que condujera a ETA.

Pero sin duda lo más relevante de ayer fue la declaración del teniente Víctor, miembro de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil y controlador del confidente Rafá Zouhier. El presidente del tribunal le dejó en evidencia al demostrar que tanto él como su jefe, Félix Hernando, ocultaron ante el instructor y ante el Congreso datos clave sobre los atentados. Víctor reconoció haber omitido «por olvido» ante la Cámara que la UCO se enteró en marzo de 2003 de que Toro y Trashorras disponían de 150 kilos de explosivo. El juez dejó constancia de que eso era casi imposible teniendo en cuenta que él mismo había llamado el día anterior a la Comandancia asturiana para que destruyera -o en su versión edulcorada no sacara a la luz- una nota del 6 de marzo de 2003 sobre ese mismo asunto. Víctor trataba así de tapar la falsedad de su superior, que había declarado que en febrero de ese año la UCO había dejado la investigación en manos de la Guardia Civil de Asturias y no había vuelto a saber nada de ese asunto.

El episodio de ayer insinúa que la UCO tenía mucha más información de la que ahora admite sobre la trama asturiana, alienta la tesis de que sus miembros cometieron como mínimo una gravísima negligencia y deja abierta la hipótesis de que la propia unidad supiera de antemano lo que iba a ocurrir. ¿Por qué si no sus agentes tuvieron ocho contactos con Zouhier entre el 4 y el 13 de marzo de 2004? ¿Sólo para investigar a unos falsificadores y capturar a un skinhead, como ayer dijo Víctor? No parece creíble. A la vista de enigmas como éste, no es de extrañar que en nuestra encuesta se mantenga inalterable el 70% que piensa que en lo esencial la verdad no se ha descubierto. No obstante, el aumento en seis puntos -desde que se inició la vista oral- del porcentaje de quienes confían en que ésta aclarará los hechos muestra que la impecable labor del tribunal está siendo reconocida por los ciudadanos.

Etiquetas: ,



Lea mas

 

Un testigo dice que reveló lazos de 'El Chino' y ETA y la Policía lo omitió

 

10-04-07



JUICIO POR UNA MASACRE / Las declaraciones

Un testigo dice que reveló lazos de 'El Chino' y ETA y la Policía lo omitió


Ratificó ayer que declaró ante la UCI que Ahmidan le comentó que un preso etarra le había enseñado a hacer bombas caseras y que un familiar de 'El Chino' le dijo que ETA está detrás del 11-M Nada de esto fue recogido por la Policía


JOAQUIN MANSO

MADRID.- El testigo protegido T-74 se ratificó ayer en lo que ya declaró en su día a EL MUNDO: que el propio Jamal Ahmidan, El Chino, le relató cómo en 1994 «un señor mayor de ETA» le había enseñado en la cárcel cómo fabricar una bomba casera con una bombilla. También confirmó que un familiar del islamista le había manifestado, días después del 11-M, su impresión de que «lo del atentado, lo más seguro es que esté relacionado con ETA».


Durante su declaración en el juicio del 11-M reveló, además, que esas informaciones ya se las había proporcionado a la Unidad Central de Información (UCI). Uno de los abogados de la acusación particular hizo hincapié en que, sin embargo, en su declaración ante la Policía que consta en el sumario no se refleja ninguna mención a ETA. «Una cosa es lo que yo he dicho y otra cosa es lo que ellos han puesto», replicó el testigo.

(.../...)

Varios letrados y la propia fiscal, Olga Sánchez, se mostraron especialmente interesados en preguntar al testigo cómo había conseguido este diario obtener su declaración policial, y en saber qué periodistas se habían puesto en contacto con él para hacerle una entrevista.

Efectivamente, EL MUNDO publicó el 19 de diciembre de 2005 una entrevista con Omar (el testigo protegido T-74). En la misma, confiesa que fue el hombre de confianza de El Chino en sus negocios de tráfico de estupefacientes en los años 90. Su relación se interrumpió en 1999. Ayer dijo que, desde que Jamal volvió de su estancia en la cárcel de Marruecos, sólo lo volvió a ver «una vez, y de lejos», en el verano de 2003.

En aquella ocasión, Omar ya contó a este periódico que Jamal le dijo que «un etarra mayor le enseñó a hacer una bomba inyectando gasolina en una bombilla» y que eso no consta en su declaración judicial porque sólo declaró al juez instructor lo que le habían preguntado». «La Policía sí me ha preguntado por dónde, cómo y con quién se movía El Chino en el Norte y he respondido lo que sabía», añadió.

Omar volvió a insistir ayer, a preguntas de la fiscal Olga Sánchez, que «fue Jamal» el que le dijo que, en la cárcel, «estaba con un señor de ETA» al que no identificó. Según su testimonio, este preso le enseñó que «si a una bombilla le metes productos químicos, la metes en su sitio y le das a un interruptor, se incendia, o lo que sea...». También confirmó que El Chino tenía una vivienda en la localidad cántabra de Laredo.

Cuando la representante del Ministerio Público le preguntó por qué había recordado esa anécdota ya después de haber declarado en el juzgado, Omar replicó: «¿Después? Si eso se lo he dicho yo a la Policía...». La fiscal se revolvió, incrédula: «¿Se lo dijo usted a la Policía?». «Sí, señoría. A la UCI, tanto lo de ETA como lo de la bombilla», respondió el testigo.

Con «lo de ETA», Omar se refería a que, pocos días después del 11-M, bien el primo de El Chino Hicham, o bien su hermano Rachid, le habían comentado en una conversación en un centro comercial que «lo del atentado, lo más seguro es que esté relacionado con ETA». El testigo no podía recordar quién de los dos familiares había hecho la aseveración pero, presionado por la fiscal, pareció inclinarse por el hermano del islamista.

Olga Sánchez no quiso insistir sobre el conocimiento que podía tener la Policía de las revelaciones de Omar. Sí lo hizo uno de los letrados de la acusación particular, Manuel Murillo, quien destacó que, en su declaración ante la Policía, no consta que el testigo hablase de ETA. «No, yo sí hablé de ETA», se defendió Omar. El abogado perseveró: «Pero aquí no se refleja...». El testigo siguió en la misma línea y concluyó: «Una cosa es lo que yo he dicho, y otra la que ellos han puesto».

El propio Murillo terminó su interrogatorio cuestionando a Omar si «cuando se entrevista con el diario EL MUNDO, ¿son ellos los que le preguntan por las relaciones entre Jamal y ETA?». El testigo contestó: «Sí, varias veces».

Sobre lo publicado por este periódico, fue la fiscal la primera en interesarse. Omar explicó que algunos periodistas de EL MUNDO habían acudido a su casa varias veces, exhibiendo su declaración ante la Policía y que, ante su obstinación, había accedido a concederles una entrevista. Olga Sánchez, tras pensárselo, hizo su última pregunta: «¿Cobró usted por hacer esas declaraciones a EL MUNDO?». «No, señoría», la tranquilizó el testigo.

El más incisivo, no obstante, fue uno de los abogados de Pilar Manjón, Antonio García Martín: «¿Le presionaron para que hiciera esas declaraciones?». «Sí, varias veces», dijo Omar. Y continuó: «Hasta me dijeron, 'nosotros no queremos hacer nada, sólo saber la verdad'». García Martín pidió al testigo que identificase si esos periodistas que habían acudido a su vivienda eran el vicedirector de EL MUNDO Casimiro García-Abadillo y el subdirector Antonio Rubio. Respuesta afirmativa. Pese a ser reconvenido por el presidente del tribunal sobre la inexistente relación de esas cuestiones con el objeto del proceso, el letrado no cejó en su empeño hasta conseguir del testigo un buen titular: «La mitad de las cosas que salen en el periódico, yo no las he dicho». Gómez Bermúdez impidió que se conociese cuál era la mitad falsa, y cuál la verdadera.

Omar corroboró, además, que no tenía ninguna duda de que la persona que habla en el vídeo reivindicativo de la masacre es El Chino. Aseguró que le delata «la dentadura postiza, que le dificulta hablar». También señaló al suicida Rachid Oulad Akcha como uno de sus acompañantes.

Etiquetas: , ,



Lea mas

 

Un testigo dice que reveló lazos de 'El Chino' y ETA y la Policía lo omitió

 

10-04-07



JUICIO POR UNA MASACRE / Las declaraciones

Un testigo dice que reveló lazos de 'El Chino' y ETA y la Policía lo omitió


Ratificó ayer que declaró ante la UCI que Ahmidan le comentó que un preso etarra le había enseñado a hacer bombas caseras y que un familiar de 'El Chino' le dijo que ETA está detrás del 11-M Nada de esto fue recogido por la Policía


JOAQUIN MANSO

MADRID.- El testigo protegido T-74 se ratificó ayer en lo que ya declaró en su día a EL MUNDO: que el propio Jamal Ahmidan, El Chino, le relató cómo en 1994 «un señor mayor de ETA» le había enseñado en la cárcel cómo fabricar una bomba casera con una bombilla. También confirmó que un familiar del islamista le había manifestado, días después del 11-M, su impresión de que «lo del atentado, lo más seguro es que esté relacionado con ETA».


Durante su declaración en el juicio del 11-M reveló, además, que esas informaciones ya se las había proporcionado a la Unidad Central de Información (UCI). Uno de los abogados de la acusación particular hizo hincapié en que, sin embargo, en su declaración ante la Policía que consta en el sumario no se refleja ninguna mención a ETA. «Una cosa es lo que yo he dicho y otra cosa es lo que ellos han puesto», replicó el testigo.

(.../...)

Varios letrados y la propia fiscal, Olga Sánchez, se mostraron especialmente interesados en preguntar al testigo cómo había conseguido este diario obtener su declaración policial, y en saber qué periodistas se habían puesto en contacto con él para hacerle una entrevista.

Efectivamente, EL MUNDO publicó el 19 de diciembre de 2005 una entrevista con Omar (el testigo protegido T-74). En la misma, confiesa que fue el hombre de confianza de El Chino en sus negocios de tráfico de estupefacientes en los años 90. Su relación se interrumpió en 1999. Ayer dijo que, desde que Jamal volvió de su estancia en la cárcel de Marruecos, sólo lo volvió a ver «una vez, y de lejos», en el verano de 2003.

En aquella ocasión, Omar ya contó a este periódico que Jamal le dijo que «un etarra mayor le enseñó a hacer una bomba inyectando gasolina en una bombilla» y que eso no consta en su declaración judicial porque sólo declaró al juez instructor lo que le habían preguntado». «La Policía sí me ha preguntado por dónde, cómo y con quién se movía El Chino en el Norte y he respondido lo que sabía», añadió.

Omar volvió a insistir ayer, a preguntas de la fiscal Olga Sánchez, que «fue Jamal» el que le dijo que, en la cárcel, «estaba con un señor de ETA» al que no identificó. Según su testimonio, este preso le enseñó que «si a una bombilla le metes productos químicos, la metes en su sitio y le das a un interruptor, se incendia, o lo que sea...». También confirmó que El Chino tenía una vivienda en la localidad cántabra de Laredo.

Cuando la representante del Ministerio Público le preguntó por qué había recordado esa anécdota ya después de haber declarado en el juzgado, Omar replicó: «¿Después? Si eso se lo he dicho yo a la Policía...». La fiscal se revolvió, incrédula: «¿Se lo dijo usted a la Policía?». «Sí, señoría. A la UCI, tanto lo de ETA como lo de la bombilla», respondió el testigo.

Con «lo de ETA», Omar se refería a que, pocos días después del 11-M, bien el primo de El Chino Hicham, o bien su hermano Rachid, le habían comentado en una conversación en un centro comercial que «lo del atentado, lo más seguro es que esté relacionado con ETA». El testigo no podía recordar quién de los dos familiares había hecho la aseveración pero, presionado por la fiscal, pareció inclinarse por el hermano del islamista.

Olga Sánchez no quiso insistir sobre el conocimiento que podía tener la Policía de las revelaciones de Omar. Sí lo hizo uno de los letrados de la acusación particular, Manuel Murillo, quien destacó que, en su declaración ante la Policía, no consta que el testigo hablase de ETA. «No, yo sí hablé de ETA», se defendió Omar. El abogado perseveró: «Pero aquí no se refleja...». El testigo siguió en la misma línea y concluyó: «Una cosa es lo que yo he dicho, y otra la que ellos han puesto».

El propio Murillo terminó su interrogatorio cuestionando a Omar si «cuando se entrevista con el diario EL MUNDO, ¿son ellos los que le preguntan por las relaciones entre Jamal y ETA?». El testigo contestó: «Sí, varias veces».

Sobre lo publicado por este periódico, fue la fiscal la primera en interesarse. Omar explicó que algunos periodistas de EL MUNDO habían acudido a su casa varias veces, exhibiendo su declaración ante la Policía y que, ante su obstinación, había accedido a concederles una entrevista. Olga Sánchez, tras pensárselo, hizo su última pregunta: «¿Cobró usted por hacer esas declaraciones a EL MUNDO?». «No, señoría», la tranquilizó el testigo.

El más incisivo, no obstante, fue uno de los abogados de Pilar Manjón, Antonio García Martín: «¿Le presionaron para que hiciera esas declaraciones?». «Sí, varias veces», dijo Omar. Y continuó: «Hasta me dijeron, 'nosotros no queremos hacer nada, sólo saber la verdad'». García Martín pidió al testigo que identificase si esos periodistas que habían acudido a su vivienda eran el vicedirector de EL MUNDO Casimiro García-Abadillo y el subdirector Antonio Rubio. Respuesta afirmativa. Pese a ser reconvenido por el presidente del tribunal sobre la inexistente relación de esas cuestiones con el objeto del proceso, el letrado no cejó en su empeño hasta conseguir del testigo un buen titular: «La mitad de las cosas que salen en el periódico, yo no las he dicho». Gómez Bermúdez impidió que se conociese cuál era la mitad falsa, y cuál la verdadera.

Omar corroboró, además, que no tenía ninguna duda de que la persona que habla en el vídeo reivindicativo de la masacre es El Chino. Aseguró que le delata «la dentadura postiza, que le dificulta hablar». También señaló al suicida Rachid Oulad Akcha como uno de sus acompañantes.

Etiquetas: , ,



Lea mas

 

La verdad del confidente 'A-1'

 

10-04-07



La verdad del confidente 'A-1'


ANTONIO RUBIO

MADRID.- «Las víctimas tienen el derecho a saber si colaboré con banda armada o con banda de la Guardia Civil». Estas duras palabras del confidente Rafá Zouhier fueron puestas sobre papel y enviadas a EL MUNDO en julio de 2004.


Ayer el teniente 'Víctor', el controlador del confidente, corroboró ante el juez Gómez Bermúdez que, efectivamente, Zouhier era un colaborador de la UCO, que tenía la calificación o grado de 'A-1' (la máxima fiabilidad que puede tener un confidente), que avisó de que Suárez Trashorras y Antonio Toro tenían 150 kilogramos de dinamita para vender y que facilitó los datos para localizar a Jamal Ahmidam, 'El Chino'.
(.../...)

El 14 de julio del año 2004, cuatro meses después de los atentados, Zouhier volvió a la carga y denunció: «Avisé y no me han hecho caso».

Pero el alférez 'Víctor', que ha sido ascendido a teniente por su profesionalidad, también tuvo que asumir en la vista oral informaciones y titulares de EL MUNDO como: «El explosivo que el confidente Zouhier entregó a la UCO se destruyó sin analizar», «Un documento prueba que el coronel Hernando no dijo la verdad a la Comisión del 11-M» y «Un subordinado del coronel Hernando intentó destruir el documento que probaba que su jefe mintió en la Comisión».

'Víctor' puntualizó ayer que no le dijo al comandante Jambrina, de la comandancia de Asturias, que destruyera el documento y que tan sólo le apuntó que había que evitar que llegara a la prensa.

Al final, va a resultar que Zouhier decía algo de verdad y que algunos medios de comunicación tendrán que asumirlo, aunque sea a regañadientes.

Etiquetas: ,



Lea mas

 

«Por extraño que pueda parecer, así es, lo olvidé»

 

10-04-07



JUICIO POR UNA MASACRE / El interrogatorio

«Por extraño que pueda parecer, así es, lo olvidé»


Gómez Bermúdez.- Le voy a hacer alguna pregunta para concretar sobre la muestra que dice usted que le da a un compañero suyo de explosivos Rafá Zouhier, ¿usted la llegó a ver?


Teniente 'Víctor'.- Sí.

G. B.- ¿Cuándo y cómo ve esa muestra?

T.'V'.- La vi ya en nuestras dependencias, en nuestras oficinas. La muestra estaba como la entregó Rafá. Un pequeño bote de cristal con una tapa metálica que tenía unos orificios hechos en la tapa. La muestra podía tener un dedo de grosor y un color amarillento.
(.../...)

G. B. - El 12 de marzo de 2004 dice usted que se puso en contacto con Zouhier y le preguntó por los atentados del 11-M. ¿Por qué le preguntó el día 12 de marzo por los atentados y no siguió la pista antes?

T. 'V'.- Fue simplemente porque el motivo de la reunión del día 12 de marzo era para preguntarle por dos asuntos: uno que estábamos investigando y otro por el que nos pedían apoyo. El atentado había sido el día anterior y era una cosa normal preguntar por ello. Ya se empezaba a comentar si podían haber sido magrebíes, y uno de los que estábamos allí le preguntó: '¿No conocerás tú a nadie, no sabrás tú nada de esto?' No fue el motivo de verlo y, posiblemente, si no hubiéramos tenido la necesidad de conseguir las otras dos informaciones, no le hubiéramos llamado, con total seguridad, para preguntarle sobre los atentados.

G. B.- ¿De qué eran esas otras dos informaciones?

T.'V'.- Falsificación de tarjetas de crédito y localización de un individuo. Nos solicitaba el apoyo una unidad de Policía Judicial de Barcelona.

G. B.- El letrado ha introducido, probablemente involuntariamente, un error al decir que usted llama a Asturias al entonces comandante Jambrina el día antes de la comparecencia del coronel jefe de la UCO en el Congreso de los Diputados. ¿Recuerda si esto fue así? ¿Llamó antes o después de la comparecencia?

T. 'V'.- Fue con posterioridad.

G. B.- El señor secretario dará cuenta de que en el legajo 3 consta la comparecencia del coronel jefe de la UCO el 20 de julio de 2004 ante el Congreso de los Diputados.

[Lectura del secretario]

G. B.- ¿Usted cuándo llamó a Asturias?

T. 'V'.- No recuerdo la fecha.

G. B.- ¿La que consta en su declaración judicial es buena?

T. 'V'.- Creo recordar que sí.

G. B.- Esa fecha, la que consta en su declaración judicial, es 26 de julio. ¿Es correcta?

T. 'V'- Creo recordar que sí, pero no puedo precisarlo, sé que fue a raíz de la comparecencia de mi jefe.

G. B.- ¿Usted llama a Asturias un día antes de su comparecencia en el Congreso de los Diputados [el 27 de julio de 2004]?

T. 'V'.- Puede ser.

G. B.- ¿En su llamada a Asturias hace mención a una nota informativa del 6 de marzo de 2003? [en la que se mencionaba la tenencia de 150 kilos de explosivos por parte de Antonio Toro].

T. 'V'.- No es una nota informativa, es un correo electrónico que amplía una nota informativa de finales del mes de febrero.

G. B.- El señor secretario dará lectura al folio 617 de la pieza separada número 18 de la documentación de la Guardia Civil relativa a Rafá Zouhier tomo 1.

[Lectura del secretario]

G. B.- El señor secretario dará también lectura al folio 34.981, declaración del testigo ante el Juzgado de Instrucción número 6 el 26 de enero de 2004.

[Lectura del secretario]

G. B.- En su declaración judicial de ese día, usted hace referencia a la llamada [al comandante Jambrina para pedirle que no trascendiera a los medios la nota informativa que le había remitido en marzo de 2003]. La llamada se produce un día antes de su comparecencia en el Congreso, y ¿usted dice que se le olvidó lo de los 150 kilos de explosivos decirlo en el juzgado y en el Congreso cuando un día antes llama expresamente a Asturias por este motivo?

T. 'V'.- Por extraño que pueda parecer, así es, lo olvidé. En mi declaración en sede judicial se me pasó, tal vez porque nadie me preguntó por ello. No había ningún motivo para ocultarlo. No tendría sentido.

Etiquetas: ,



Lea mas

 

La Guardia Civil no miente, teniente 'Víctor'

 

10-04-07



PREGUERIAS

La Guardia Civil no miente, teniente 'Víctor'


VICTORIA PREGO

Parece que se va despejando algo el turbio paisaje inicial. Y de paso, y, aunque sea contra el deseo de muchos, el desarrollo de la vista va proporcionando a los periodistas de El MUNDO que tuvieron el coraje de zambullirse en la arriesgada tarea de la investigación de lo sucedido, una constante tranquilidad moral. Quien no corre no tropieza, por supuesto, pero, al final, está resultando casi milagroso que, habiendo trabajado con todas las condiciones en contra, perseguidos e insultados por quienes -sentados en las gradas sin arriesgar ni la punta de un pelo- han aireado a tambor batiente cualquier error o imprecisión de los profesionales de este periódico, las informaciones sustanciales por ellos publicadas se van corroborando una detrás de la otra. Ayer lo vimos de nuevo, aunque mejor hubiera sido que no lo hubiéramos visto.
(.../...)


Un ramillete escogido de mentiras envuelto en un intento de juicio paralelo a este periódico estuvieron a punto de tapar la aparición de unas cuantas afirmaciones de enorme trascedencia en este juicio sobre el 11-M. Abrió la intensísima jornada un teniente de la Guardia Civil que estuvo controlando al confidente Zouhier durante años. Su testimonio era, de entrada, mucho más merecedor de crédito que el de su informante, un grotesco personaje de los bajos fondos. Y cuando el teniente 'Víctor' decía, como dijo en la sala, que en ningún momento Rafá Zouhier le había proporcionado ni una sola pista de lo que podía estar cociéndose en el entorno de los radicales capitaneados por 'El Chino', estaba claro que, palabra contra palabra, la suya tenía que ser la verdadera. Y eso fue así hasta que mintió. Mintió como un miembro de la Guardia Civil no puede mentir porque con su embuste embadurna de manera indeleble a sus superiores, a su unidad y a todo el Cuerpo al que pertenece. Tiene infinitamente mayor gravedad y trascendencia la mentira de un oficial de la Guardia Civil que 100 mentiras de un chorizo, incluso si el chorizo es también un asesino.

La terrible mentira del teniente, terrible precisamente porque era suya, pudo haber pasado desapercibida. Pero, lo mismo que ha hecho otras veces, el juez Bermúdez optó por exhibir ciertos datos a la vista del público. Y fue ahí donde se comprobó que el teniente Víctor se había tomado la inaudita libertad de pedir a un superior en Asturias que destruyera una nota que comprometía a su unidad -o que no la diera a conocer a los medios de comunicación, como él dice-, pero que, al día siguiente, se olvidaba de mencionar ante el Congreso el detalle que 24 horas antes tanto se preocupó de ocultar: que la UCO sabía desde 2003 que los asturianos estaban en condiciones de vender nada menos que 150 kilos de explosivo robado. Tuvo que ser un diputado quien se lo subrayara. Pero es que tampoco se lo dijo al juez instructor, «por extraño que pueda parecer», se justificó ante Bermúdez. No es que parezca extraño. Es que parece mentira.

Por lo demás, vimos cómo dos de los hermanos de El Chino ofrecían versiones absolutamente incompatibles sobre una escena en la que ambos estaban presentes y que, de haber ocurrido de verdad, apuntalaría muy importantemente, por si no lo estuviera ya, la implicación directísima de Jamal Ahmidan en la organización de la matanza. Pero lo que uno describió como una clara confesión de autoría por parte de Jamal, fue desmentido tajantemente por el otro. Y ahí salió de nuevo el juez a subrayar que lo que estaba contando el primero no tenía nada que ver con lo que había declarado a la Policía y al instructor.

Por lo demás, asistimos a un descarado esfuerzo por parte de la fiscal de desautorizar las declaraciones de algunos testigos que no convenían a su esquema de lo que es La Verdad indubitada. Comprobamos por enésima vez que las menciones a ETA, por irrelevantes que fueran, han desaparecido de las notas oficiales de la Policía, que las ha ocultado. Y asistimos a un asombroso intento, encabezado por la propia fiscal, de acusar a este periódico de haber publicado determinadas informaciones que, por otra parte, el testigo ya había contado a la Policía y ayer corroboró ante el tribunal. Los periodistas «le perseguían», le sugirió ella. No, fiscal, confirmaban su información, como mandan las reglas. Y, una vez confirmada, la publicaron. ¿Era cierta o era falsa la noticia? Era cierta. ¿Entonces?

Etiquetas: ,



Lea mas

 

Un hermano de 'El Chino' no reconoce su voz en el vídeo reivindicativo

 

10-04-07



Un hermano de 'El Chino' no reconoce su voz en el vídeo reivindicativo


JOAQUIN MANSO

MADRID.- Yusef Ahmidan, uno de los hermanos menores de El Chino, ya no tiene claro que la voz que se escucha en el vídeo reivindicativo de la matanza del 11-M sea la de Jamal Ahmidan. En su declaración en la fase de instrucción, dijo estar seguro «al 80% o al 85%». Ayer, en su declaración ante el tribunal, dijo no recordar que hubiese hecho esa afirmación.

La fiscal pidió que se le exhibiesen esas imágenes, para disgusto del testigo, que no quería verse en ese trance. El presidente del tribunal le conminó a escuchar el sonido de la grabación si no quería mirar. Cuando lo hizo, indicó que no podía decir con seguridad que la que se escuchaba fuera la voz de su hermano: «No lo tengo claro».

(.../...)

Previamente, había declarado que, tres días después de los atentados, El Chino le aseguró que las personas que estaban apareciendo en los periódicos como relacionadas con la masacre -entre otras, Jamal Zougam- «son inocentes, y se las están llevando por la cara».

Sí reconoció que Jamal Ahmidan llamó el 3 de abril de 2004, en los minutos previos al suicidio de Leganés, a su madre y a su hermana Latifah para decirles que «iba a inmolarse» y para «pedirles perdón por todos los errores que pudiera haber cometido con su familia». La fiscal le recordó entonces que ante el juez instructor había relatado que lo que dijo El Chino fue: «Me quedan nueve minutos para reunirme con Dios». El testigo señaló que no lo recordaba, pero que podía haber sido así.

En comisaría

Explicó entonces que llamó a la Policía, y que unos agentes le trasladaron a una comisaría, donde le comunicaron que su hermano se había suicidado.

Antes que Yusef, había declarado el hermano mayor de El Chino, Mustafá Ahmidan. Éste aclaró que el islamista le había confesado que estaba implicado en la matanza varias jornadas después de que esto ocurriera. Precisó, además, que otro de los suicidas, Rachid Oulad Akcha, le había dicho: «Pídele a Dios que no nos cojan vivos».

También explicó que El Chino había admitido que el atentado era obra de «gente del barrio», en alusión a su lugar de procedencia en Tánger (Marruecos).

Asimismo, relató una visita de Jamal en la que comentaron las imágenes en los trenes. Según su testimonio, El Chino le dijo que las detenciones que se estaban produciendo eran «injustas» y que no le parecía mal lo que había ocurrido: «¿No ves a tus hermanos que están muriendo también en Irak?».

Otro de los testigos de ayer fue Emilio Gil Criado, el conserje que denunció la aparición del Skoda Fabia. Según dijo, el vehículo estuvo «dos o tres semanas» mal aparcado, ocupando parte de un vado. La Policía, añadió, lo sancionó «dos o tres veces» y explicó que no se lo podían llevar porque no constaba como robado.

Etiquetas: ,



Lea mas

 

Un testigo dice que reveló lazos de 'El Chino' y ETA y la Policía lo omitió

 

10-04-07



JUICIO POR UNA MASACRE / Las declaraciones

Un testigo dice que reveló lazos de 'El Chino' y ETA y la Policía lo omitió


Ratificó ayer que declaró ante la UCI que Ahmidan le comentó que un preso etarra le había enseñado a hacer bombas caseras y que un familiar de 'El Chino' le dijo que ETA está detrás del 11-M Nada de esto fue recogido por la Policía

JOAQUIN MANSO

MADRID.- El testigo protegido T-74 se ratificó ayer en lo que ya declaró en su día a EL MUNDO: que el propio Jamal Ahmidan, El Chino, le relató cómo en 1994 «un señor mayor de ETA» le había enseñado en la cárcel cómo fabricar una bomba casera con una bombilla. También confirmó que un familiar del islamista le había manifestado, días después del 11-M, su impresión de que «lo del atentado, lo más seguro es que esté relacionado con ETA».


Durante su declaración en el juicio del 11-M reveló, además, que esas informaciones ya se las había proporcionado a la Unidad Central de Información (UCI). Uno de los abogados de la acusación particular hizo hincapié en que, sin embargo, en su declaración ante la Policía que consta en el sumario no se refleja ninguna mención a ETA. «Una cosa es lo que yo he dicho y otra cosa es lo que ellos han puesto», replicó el testigo.

(.../...)

Varios letrados y la propia fiscal, Olga Sánchez, se mostraron especialmente interesados en preguntar al testigo cómo había conseguido este diario obtener su declaración policial, y en saber qué periodistas se habían puesto en contacto con él para hacerle una entrevista.

Efectivamente, EL MUNDO publicó el 19 de diciembre de 2005 una entrevista con Omar (el testigo protegido T-74). En la misma, confiesa que fue el hombre de confianza de El Chino en sus negocios de tráfico de estupefacientes en los años 90. Su relación se interrumpió en 1999. Ayer dijo que, desde que Jamal volvió de su estancia en la cárcel de Marruecos, sólo lo volvió a ver «una vez, y de lejos», en el verano de 2003.

En aquella ocasión, Omar ya contó a este periódico que Jamal le dijo que «un etarra mayor le enseñó a hacer una bomba inyectando gasolina en una bombilla» y que eso no consta en su declaración judicial porque sólo declaró al juez instructor lo que le habían preguntado». «La Policía sí me ha preguntado por dónde, cómo y con quién se movía El Chino en el Norte y he respondido lo que sabía», añadió.

Omar volvió a insistir ayer, a preguntas de la fiscal Olga Sánchez, que «fue Jamal» el que le dijo que, en la cárcel, «estaba con un señor de ETA» al que no identificó. Según su testimonio, este preso le enseñó que «si a una bombilla le metes productos químicos, la metes en su sitio y le das a un interruptor, se incendia, o lo que sea...». También confirmó que El Chino tenía una vivienda en la localidad cántabra de Laredo.

Cuando la representante del Ministerio Público le preguntó por qué había recordado esa anécdota ya después de haber declarado en el juzgado, Omar replicó: «¿Después? Si eso se lo he dicho yo a la Policía...». La fiscal se revolvió, incrédula: «¿Se lo dijo usted a la Policía?». «Sí, señoría. A la UCI, tanto lo de ETA como lo de la bombilla», respondió el testigo.

Con «lo de ETA», Omar se refería a que, pocos días después del 11-M, bien el primo de El Chino Hicham, o bien su hermano Rachid, le habían comentado en una conversación en un centro comercial que «lo del atentado, lo más seguro es que esté relacionado con ETA». El testigo no podía recordar quién de los dos familiares había hecho la aseveración pero, presionado por la fiscal, pareció inclinarse por el hermano del islamista.

Olga Sánchez no quiso insistir sobre el conocimiento que podía tener la Policía de las revelaciones de Omar. Sí lo hizo uno de los letrados de la acusación particular, Manuel Murillo, quien destacó que, en su declaración ante la Policía, no consta que el testigo hablase de ETA. «No, yo sí hablé de ETA», se defendió Omar. El abogado perseveró: «Pero aquí no se refleja...». El testigo siguió en la misma línea y concluyó: «Una cosa es lo que yo he dicho, y otra la que ellos han puesto».

El propio Murillo terminó su interrogatorio cuestionando a Omar si «cuando se entrevista con el diario EL MUNDO, ¿son ellos los que le preguntan por las relaciones entre Jamal y ETA?». El testigo contestó: «Sí, varias veces».

Sobre lo publicado por este periódico, fue la fiscal la primera en interesarse. Omar explicó que algunos periodistas de EL MUNDO habían acudido a su casa varias veces, exhibiendo su declaración ante la Policía y que, ante su obstinación, había accedido a concederles una entrevista. Olga Sánchez, tras pensárselo, hizo su última pregunta: «¿Cobró usted por hacer esas declaraciones a EL MUNDO?». «No, señoría», la tranquilizó el testigo.

El más incisivo, no obstante, fue uno de los abogados de Pilar Manjón, Antonio García Martín: «¿Le presionaron para que hiciera esas declaraciones?». «Sí, varias veces», dijo Omar. Y continuó: «Hasta me dijeron, 'nosotros no queremos hacer nada, sólo saber la verdad'». García Martín pidió al testigo que identificase si esos periodistas que habían acudido a su vivienda eran el vicedirector de EL MUNDO Casimiro García-Abadillo y el subdirector Antonio Rubio. Respuesta afirmativa. Pese a ser reconvenido por el presidente del tribunal sobre la inexistente relación de esas cuestiones con el objeto del proceso, el letrado no cejó en su empeño hasta conseguir del testigo un buen titular: «La mitad de las cosas que salen en el periódico, yo no las he dicho». Gómez Bermúdez impidió que se conociese cuál era la mitad falsa, y cuál la verdadera.

Omar corroboró, además, que no tenía ninguna duda de que la persona que habla en el vídeo reivindicativo de la masacre es El Chino. Aseguró que le delata «la dentadura postiza, que le dificulta hablar». También señaló al suicida Rachid Oulad Akcha como uno de sus acompañantes.

Etiquetas: , ,



Lea mas

 

El día de Jamal

 

10-04-07



EL BLOC DE

El día de Jamal


Luis del Pino

Testigos protegidos. Hoy han declarado dos de los testigos protegidos preparados por la Fiscalía. Los dos dicen conocer a Jamal Ahmidan hacía tiempo, que Jamal no era radical al principio, que luego se volvió muy religioso. ¿Dónde está el problema? Pues cuando empezamos a descender a los detalles: uno de los testigos dice que Jamal se radicalizó al volver de la cárcel de Marruecos en 2003, el otro dice que se radicalizó en 1999. Evidentemente, hay alguien que no dice la verdad. Los datos de una de las versiones no cuadran, además, con la cronología conocida de Jamal. ¿Cómo podía estar enseñando a nadie vídeos de la yihad en 1999 en su casa, si esa casa no la alquiló hasta después del año 2000? Los abogados de la asociación de Pilar Manjón, por su parte, trataron de usar las declaraciones de uno de esos testigos, Omar, para arremeter contra el periódico EL MUNDO. Parece que algunos se están poniendo de los nervios. Pues si están así a estas alturas, no sé qué van a hacer más adelante.
(.../...)

Hermanos. También han declarado el hermano de Abdenabi Kounjaa y dos hermanos de Jamal Ahmidan. El primero ha declarado que su hermano no firmaba las cartas en caracteres latinos, confirmando la falsedad de la carta de despedida del suicida Kounjaa que nos vendieron. También ha dicho que no reconoció la voz de su hermano cuando éste le llamó por teléfono antes de la explosión del piso de Leganés. En cuanto a los hermanos de Jamal, uno de ellos se ha retractado de sus declaraciones anteriores, en las que decía reconocer la voz de su hermano Jamal en uno de los vídeos de reivindicación de la masacre. El otro, Mustafá, se ha retractado también de sus declaraciones anteriores, pero en sentido inverso, dándole a la fiscal Olga Sánchez la única alegría de la jornada: dice ahora que su hermano Jamal le confesó, días antes de morir, que estaba relacionado con los atentados del 11-M. Preguntado sobre por qué calló ese dato hasta ahora, explica que tenía miedo de decirlo. Es que el juez Del Olmo impone mucho.

Etiquetas: ,



Lea mas

This page is powered by Blogger. Isn't yours?