Banner QSVTV

 

 

   La paz sin honor no es paz, es rendición.

 
Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters

        

  Image hosting by Photobucket

    Escribeme

   
 

   Prensa Digital 
Apycom Java Applets
Links solidarios
Apycom Java Applets

Links 

Apycom Java Applets
Otras  bitácoras
Archivos




24.3.06

 

No es oro todo lo que reluce

 

El alto el fuego de ETA se convierte, según la versión del comunicado, solo en cese de las acciones armadas , parece que si quieren seguir con la extorsión a los empresarios y la kale borroca. La presión del mundo pro-etarra va a continuar.

Por su parte la interpretación internacional, no levanta tantas campanas al vuelo. Desvela una realidad: Al llegar Aznar a La Moncloa había 1000 terroristas en activo, al llegar Zapatero sólo 30 ó 40. Zapatero ha estado mendigando la tregua, concediendo a los pro-etarras todo lo que el Pacto Antiterrorista les negaba. Mintieron al decir que no estaban negociando.....cuando llevaban años haciéndolo, con evidente deslealtad al Pacto Antiterrorista.

Las medallas para quien se las merece: Aquel que convirtió una banda terrorista en una pandilla de medio pelo. Ante esa pandilla de medio pelo claudica ZP.


Lea mas

21.3.06

 

Vencedores y Vencidos.

 

Ayer me llegó esta presentación por correo. Es impresionante. Para los que no tengan memoria les recordará quien tienen que ser los vencedores y quien los vencidos en la lucha contra el terrorismo.

Actualización 23-03-06 EL ALTO EL FUEGO DE ETA.-


Ayer la banda terrorista emitió un comunicado declarando un alto el fuego permanente cuando el comunicado que tenia que haber realizado es el de rendición. Una ETA debilitada hasta el extremo por la extraordinaria actuación del Gobierno de José Mª Aznar; que ha pasado de estar a punto de claudicar a la claudicación del Estado de Derecho, gracias a las miserias de José Luis Rodríguez Zapatero, quien ha hecho de su rendición ante la banda asesina ETA una "bandera de PAZ", como objeto de culto, como icono para adoración rojiprogre de cara a ganar las próximas elecciones.

El PSE llevaba negociando 6 años con la ETA, ejemplo máximo de deslealtad. ZP había recibido una carta de ETA en Agosto de 2.004 , en ese enlace de aparente loa a ZP por parte de El País se puede extraer escalofriantes conclusiones:

1º ZP estaba negociando año y medio con ETA con el mayor de los sigilos.
2º ETA, a punto de rendirse con Aznar, ha visto en Zapatero su tabla de salvación para ganar la partida, o al menos llegar a unas tablas en una partida que tenía perdida ; había ocasionado 1000 muertos en la parte que los has puesto, mientras los otros ponían las pistolas.
3º Zapatero ha realizado desde Agosto de 2004, lo que ya suponíamos, gestos de rendición incomprensibles para quien tiene todas las cartas para obtener una victoria:
  • Relegalización de Batasuna a través del PCTV
  • Anulación de hecho del Pacto Antiterrorista.
  • Cese del Fiscal Fungariño.
  • Maniobras para quitar legitimidad y credibilidad a la AVT al verlas como un obstáculo en su negociación con la ETA.
  • Uso del Fiscal General como ariete en la defensa de los presos etarras, con condenas pro múltiples asesinatos.
  • etc....
Es significativo que ETA declare su tregua justo cuando se ha aprobado en la Comisión Constitucional ese engendro de Estatuto de Cataluña que desestructura España. Lo que demuestra que es un todo, sin solución de continuidad, de lo pactado en Perpignan: La voladura del régimen constitucional de España y su integridad como Nación. Esta voladura tiene un autor: José Luis Rodríguez Zapatero. Para que el pacto fuera posible había que desalojar del poder al PP, se consiguió con un atentado de 200 muertos y su manipulación.

ZP ha desoido a un millón y medio de personas que se manifestaron en contra de que negociara con ETA, no tenía más remedio.

El mundo abertazle ha visto en ZP su tabla de salvación y él se ha prestado a cambio de ahogar la España surgida del pacto constitucional de 1978.

Las reacciones a la tregua han sido de lo mas variopinta, pero si alguna hay indigna es la del Fiscal General del Estado, Cándido Conde-Pumpido quien debería ser el garante de apliación de la Ley, con su desfachatez de reunir a sus fiscales para que tengan en cuenta el proceso que se inicia para ser mas benevolentes con el mundo etarra, como él ya lo fué con Parot.

Zapatero ya tiene lo que quería, que los carteles de sus acólitos rompiendo la "sagrada jornada de reflexión":

PaZPaZPaZPaZPaZPaZPaZPaZPaZPaZ

Queden de forma permanente unidos a la mentira de enmascarar una claudicación con el noble ideal de la Paz. Como enmascararon esas pancartas la manipulación del asesinato de 200 personas para esconder de forma subliminal su anagrama.

AHORA MAS QUE NUNCA, PARA QUE SE SEPA QUIEN TIENEN QUE SER LOS VENCEDORES Y QUIENES LOS VENCIDOS, HAZ CIRCULAR LA PRESENTACION ENLAZADA AL PRINCIPIO DE ESTE POST.(Para bajártela darle a botón izquierdo bajar como)


Lea mas

 

Entrevista a Esperanza Aguirre

 

21-03-06


ESPERANZA AGUIRRE

«El Estatuto es un disparate en su literalidad, porque si Cataluña es una nación, no puede serlo España»


Una entrevista de ESTHER ESTEBAN

TIENE UNA AGENDA DE VERTIGO, DE ESAS IMPOSIBLES PARA EL COMUN DE LOS MORTALES. POR ESO, LA PETICION DE LA ENTREVISTA SE REALIZO HACE MES Y MEDIO PARA HACERLA COINCIDIR CON LA CONVENCION DEL PP Y EL SEGUNDO ANIVERSARIO DEL 11-M Y DE LA LLEGADA A LA MONCLOA DE LOS SOCIALISTAS
Finalmente, se celebró la pasada semana y en dos escenarios muy diferentes. La primera parte, en su despacho de la madrileña Puerta del Sol, donde, durante hora y media, mantiene una larga y distendida conversación con la periodista, durante la cual se deja abierta la posibilidad de actualizar el texto a la espera de los acontecimientos que puedan suceder en el largo puente de San José. Esperanza Aguirre elige estas fechas para desplazarse a Cádiz, donde ha sido galardonada con un premio del club liberal, y es allí, precisamente, ante el mismísimo monumento a La Pepa, nuestra Constitución de 1812, donde se realiza la sesión fotográfica.

Esperanza Aguirre lleva nada menos que 26 años dedicándose en cuerpo y alma a la cosa pública, donde ha sido de todo -desde concejala a ministra, pasando por presidenta del Senado-, pero tal vez sea ahora, en su cargo y condición de presidenta de la Comunidad de Madrid, donde, aparentemente, se siente más segura de sí misma y cercana a los ciudadanos. Tiene un discurso firme, claro y rotundo, de esos que hacen las delicias de la prensa, siempre ávida de buenos titulares pero, sobre todo, se siente comprometida con sus ideas liberales, que defiende a capa y espada frente a quienes la acusan de radical.

Cuando le preguntas si alguna vez sabremos la verdad sobre lo ocurrido el 11-M dice, sin pelos en la lengua, que confía en las Fuerzas de Seguridad del Estado, en los jueces y en los periodistas, pero que desconfía, profundamente, «de los políticos que ponen freno a la investigación». Afirma también que el Estatuto catalán destila un intervencionismo de raigambre franquista y dice que España no se merece un presidente como Zapatero, obsesionado con la Guerra Civil. Es genio y figura...

PREGUNTA.- Acaban de cumplirse dos años de Gobierno socialista y también del fatídico 11-M, y algunos creen que ustedes no han superado ninguna de las dos cosas. ¿Usted qué piensa?

RESPUESTA.- El 11-M no lo olvidaremos nunca. Hay que recordar cómo y en qué circunstancias emocionales fueron las elecciones del 14-M. Lo que no quiere decir que le reste un ápice de legitimidad al Gobierno, que la tiene toda. Pero el grito, el eslogan que precedió aquellas elecciones era '¿quién ha sido?' Y ése '¿quién ha sido?' tiene que ser algo más que un eslogan para derribar gobiernos, tiene que ser una exigencia de dignidad nacional para que todos los españoles sepamos exactamente quiénes son los responsables del mayor atentado de la Historia de España y la UE.

(.../...)


P.- ¿Y confía en que lo sabremos algún día?

R.- Yo tengo una confianza absoluta en las Fuerzas de Seguridad del Estado, en los jueces, en el sistema judicial, en los periodistas -que hacen una labor de investigación extraordinaria-, pero desconfío de los políticos que ponen freno a las investigaciones.

P.- Pues a Mariano Rajoy por decir que de confirmarse las últimas informaciones de EL MUNDO podría poner en cuestión las investigaciones y el sumario le han llamado de todo. ¿Usted qué piensa?

R.- Pienso lo mismo que Mariano Rajoy, como no podía ser de otra manera. Hay que saber la verdad, y lo que me extraña es que los socialistas se pongan de manos cada vez que decimos que queremos saberla.

P.- Peces-Barba les acusa de perpetrar el mayor ataque en democracia contra la independencia judicial

R.- ¡Qué quiere que le diga! A mí también me acusaron de haber urdido una trama más grave que el golpe del 23-F cuando se les fueron dos diputados de la Asamblea de Madrid.

P.- Vamos, que ustedes no pretenden deslegitimar el sistema judicial

R.- En absoluto. Estoy segura de que los jueces aclararán todo lo ocurrido el 11-M, porque tengo total confianza en el sistema judicial. Dicho esto, dos años después del atentado hay muchos datos que hoy incluso pensamos si no pudieron ser inducidos, como aquella furgoneta interceptada por la Guardia Civil en un pueblo de Cuenca, con un plano del Corredor del Henares señalado.Alguien pudo inducir al Gobierno al error.

P.- Cambiando de asunto. ¿Qué le parece el Estatuto catalán? ¿Es bueno para España y para Cataluña, como afirma el PSOE?

R.- El Estatuto catalán es un auténtico disparate. Fue un disparate en su génesis -porque se basa en el Pacto del Tinell-, en su elaboración, y también ha sido un disparate la conclusión, porque el presidente del Gobierno de España se ha empeñado en sacar adelante un Estatuto que sólo el 4% de los catalanes considera necesario y que rompe el consenso constitucional. Además, es un disparate en su literalidad, porque si Cataluña es una nación no puede serlo España. Ese es el mayor problema que veo en el Estatuto.

P.- ¿Y con él España se rompe o decir eso es asustar con que viene el lobo?

R.- España no va a amanecer rota al día siguiente de que se apruebe, claro que no, pero el reconocimiento de Cataluña como nación lleva implícita la imposibilidad de que exista la nación española tal y como ha sido concebida desde las Cortes de Cádiz. La nación española era la suma de todos los españoles libres e iguales, y eso ya no será, porque los catalanes tienen diferentes derechos.Este Estatuto es una modificación constitucional encubierta.A partir de ahora, ¿quién va a frenar a los separatistas confesos, que apoyan este proyecto como un paso adelante hacia la secesión, que es lo que ellos quieren?

P.- ¿Madrid tiene vocación de ser una nación?

R.- Madrid tiene vocación de ser abierta, moderna, estar en la vanguardia y no mirarse el ombligo a sus señas identitarias.Nuestra identidad precisamente es no tener una identidad propia, y podernos ocupar de otras cosas, como fortalecer el crecimiento, el desarrollo, el bienestar y el empleo de los madrileños.

P.- Dígame: ¿el modelo de financiación aprobado en Cataluña perjudica a Madrid?

R.- Todo lo que le conviene a Cataluña le conviene a Madrid.Cataluña es una comunidad rica y muy poblada, exactamente igual que Madrid, pero las comunidades pobres se verán muy perjudicadas.

P.- ¿Qué le parece la propuesta del Consejo de Estado de reformar la Constitución para delimitar las competencias del Estado y las de las comunidades autónomas?

R.- El Consejo de Estado ha dicho algo tan sensato como que se debe establecer de manera clara y precisa hasta dónde llega el Estado y hasta dónde las autonomías. Es decir, que esto no sea una carrera sin freno para transferir todos los poderes del Estado hacia las autonomías. Lo increíble es que el presidente, que es quien ha pedido el informe, ahora diga que no le piensa hacer caso.

P.- Oiga, ¿por qué le niegan ustedes a Zapatero el derecho a explorar el 'principio del fin de ETA', como hizo Aznar?

R.- No le negamos ese derecho, lo que decimos es que cuando ETA deje las armas, en ese momento, se podrá hablar con ellos. Mientras tanto, es un error cambiar el discurso de hay que derrotar a ETA por el de que hay que negociar con ETA. ¿Qué hay que negociar con unos asesinos? A los asesinos hay que detenerlos, juzgarlos y hacerles cumplir las penas. Eso se hizo con Aznar, y hasta el Gara ha publicado que con los enviados de Aznar no hubo ninguna negociación, porque nunca se aceptó pagar un precio político.

P.- Sea como fuere, el Pacto Antiterrorista es ya una entelequia que no funciona, porque, según dice el presidente, no se fía de Rajoy

R.- Eso me parece otro disparate más del presidente Zapatero.El pacto por las libertades y contra el terrorismo lo propuso él, y bien que se vanagloriaba de ello. Ahora ya no le interesa, y en vez de reconocer que el Gobierno ha roto unilateralmente el pacto, se inventa deslealtades que no se han producido.

P.- Admita que el Gobierno es quien debe llevar la iniciativa en política antiterrorista, y la oposición ser leal, ¿no?

R.- Por supuesto que el Gobierno debe llevar la iniciativa de la política antiterrorista. Pero lo que no pretenderán es que la oposición siga al Gobierno aunque se equivoque. ¿También en los delitos? ¿La oposición debería por esa regla haber apoyado a los GAL? De todas formas, mendigar una tregua a una organización terrorista es una barbaridad, un error del que Zapatero se arrepentirá, porque los etarras están absolutamente envalentonados, piensan que les dan la razón y hemos retrocedido en dos años lo que nos costó muchísimo ganar.

P.- Llegado el caso, ¿usted aceptaría ese binomio de paz por presos?

R.- Lo primero que rechazo es la palabra paz, porque paz es lo contrario de la guerra, y aquí no hay ninguna guerra, porque no hay dos bandos enfrentados que se maten entre sí, como ocurría en Irlanda del Norte. Aquí hay unos que matan, y otros que mueren, y no se puede pagar un precio político ni por matar ni por dejar de matar.

P.- ¿Y qué margen de negociación tiene un Gobierno si no son los presos?

R.- Ninguno. El Gobierno tendrá un margen cuando dejen las armas.No una tregua temporal, o indefinida, sino cuando dejen las armas, condenen sus crímenes y pidan perdón a las víctimas.

P.- ¿Y las víctimas qué papel han de jugar en un hipotético final de ETA?

R.- Las víctimas, que han sufrido el dolor de la pérdida de sus seres queridos o que se han visto de la noche a la mañana terriblemente mutiladas o en silla de ruedas, tienen que aguantar que el presidente del Gobierno les diga que entiende muy bien lo que sienten porque a su abuelo lo mataron en la Guerra Civil. ¿Cómo puede compararse un atentado a una niña de 15 años con una muerte en una guerra?

P.- ¿Y no le parece una barbaridad que el PP y el PSOE no sean capaces de entenderse en nada, ni siquiera en las grandes cuestiones de Estado?

R.- Nosotros no paramos de ofrecer acuerdos al PSOE en los grandes asuntos de Estado, pero el presidente del Gobierno entiende que el PP, aunque tenga 10 millones de votos, no tiene legitimidad ninguna, nos considera los herederos del franquismo, o poco menos, y como no tenemos legitimidad, él lo que va a hacer es retomar la legitimidad republicana, la anterior a la Guerra Civil. Y para eso lo primero que necesita es excluirnos, y eso es lo que está haciendo. Zapatero pretende impedir que nunca jamás llegue a gobernar el PP, por el procedimiento de la exclusión.

P.- ¿Y eso lo va a conseguir?

R.- No, creo que no, y estamos luchando para impedirlo. Lo que él quiere es situarnos en la extrema derecha cuando somos un partido centrista, reformista, liberal y moderado. El Gobierno de Zapatero está en caída libre. España no se merece este Ejecutivo, y afortunadamente Rajoy será el próximo presidente.

P.- ¿En este país hay sitio para un partido de extrema derecha?

R.- Pues no, porque eso sería un drama. En España no hay extrema derecha. Se han presentado muchos partidos y nunca han tenido representación parlamentaria.

P.- Pues sus adversarios dicen que Aznar representa a esa derecha extrema, y que su sombra es demasiado alargada en el PP.

R.- Aznar es un líder importantísimo en el PP, es la persona que nos llevó a la mayoría simple primero y absoluta después.A mi juicio ha conseguido los ocho años mejores de la democracia española, en todos los aspectos. Se fue voluntariamente, y su sombra no es alargada, por mucho que el PSOE insista en crear fantasmas y provocar divisiones inexistentes en nuestro partido.

P.- Vamos, que el liderazgo de Rajoy no se difuminaría aunque ustedes perdieran las elecciones...

R.- Mariano Rajoy es el presidente, lo hemos elegido todos y lo está haciendo de maravilla. Su liderazgo está consolidado, y será el próximo presidente del Gobierno. Si no fuera así, él mismo ha dicho que piensa seguir en su puesto, y todos estamos de acuerdo.

P.- ¿Por qué la derecha no admite sensibilidades en su seno, como hace el PSOE? Porque entre Ruiz-Gallardón y usted hay un abismo

R.- No sé a qué abismo se refiere. En el PP cabemos todos. Si se refiere usted a la reivindicación del centrismo, en el PP todos somos centristas. Ejercemos la oposición con moderación y serenidad, pero, ¿es que acaso ser centrista es ser complaciente con los errores y excesos del Gobierno? ¿Acaso es centrista permanecer callado para recibir el carné de centrista que imparten nuestros adversarios? Yo creo que de ninguna manera se puede equiparar el centrismo o la moderación con no criticar al Gobierno cuando actúa contra los intereses de los madrileños o de los españoles.

P.- Un inciso. ¿Qué pensó cuando oyó decir a Constantino Méndez, delegado del Gobierno en Madrid, que a usted no le cabían tres ideas en la cabeza?

R.- Me pareció un comentario machista, más allá de la crítica política, y por eso ha sido reprobado por la Asamblea.

P.- ¿Y las acusaciones de Zaplana a la vicepresidenta del Gobierno no eran machistas?

R.- Zaplana de lo único que acusó a la vicepresidenta es de no responder a las preguntas que le hacían en el Parlamento.

P.- ¿Qué le pareció el plante de las diputadas socialistas en el Congreso?

R.- Absurdo. Cuando Bono dijo de mí que besaba de día y mordía de noche no hubo ningún plante.

P.- Oiga, ¿Y cambiar una ley antitabaco mediante un reglamento como ha hecho usted no es una provocación al Gobierno?

R.- Los reglamentos no cambian las leyes, las desarrollan. Yo estoy absolutamente de acuerdo con la letra y el espíritu de la ley, pero en mi potestad reglamentaria, creo imprescindible garantizar que los derechos de los no fumadores están por encima de los fumadores. Que todo el mundo sepa dónde se puede y dónde no fumar.



Lea mas

20.3.06

 

El inspector encargado de la custodia no puede acreditar que la mochila saliera de El Pozo

 

20-03-06


11-M 2 AÑOS DESPUES / No se llevó a cabo un inventario de los objetos recogidos en El Pozo ni tampoco se miró en su interior / Los bolsones se trasladaron a Ifema, donde estuvieron cuatro horas en una esquina del Pabellón 6

El inspector encargado de la custodia no puede acreditar que la mochila saliera de El Pozo

CASIMIRO GARCIA-ABADILLO

MADRID.- Aunque no hizo explosión en su día, la mochila de Vallecas que, como todo el mundo sabe ya a estas alturas, no es sino una bolsa azul que contenía nada más y nada menos que la prueba clave del sumario del 11-M, ha provocado un auténtico terremoto político, judicial y periodístico.

Afortunadamente para este periódico, toda la información publicada al respecto se ha demostrado cierta. En caso contrario, algunos hubieran propuesto directamente nuestro abrasamiento en la hoguera o algo aun peor.

No es la primera vez que esto ocurre y tampoco conviene dramatizar.A los aficionados a las hemerotecas les recomiendo que repasen lo que algunos de nuestros colegas dijeron cuando este periódico investigó a los GAL, el caso Mariano Rubio, los fondos reservados, etcétera. Por tanto, nada nuevo bajo el sol.

Cuando no se tienen argumentos y no se puede poner en cuestión la información aportada se recurre al juicio de intenciones.«El objetivo de la publicación de esa información es retrasar el juicio oral para que no coincida con las elecciones generales, lo que perjudicaría al PP». Eso, dicen los más suaves. Los hay más atrevidos que incluso atribuyen a este periódico la búsqueda de datos que «benefician a la defensa de los acusados». Es decir, se nos imputa indirectamente ¡ayudar a los presuntos terroristas! ¿Es que acaso la revelación de información relevante durante el proceso de instrucción no es más útil para el fiscal o el juez instructor que para la defensa?
(.../...)


Todos queremos que el juicio del 11-M se celebre lo antes posible y que se impongan duras penas a los culpables del atentado. Pero sería muy grave que en este sumario ocurriera lo mismo que lo que ha sucedido con el instruido por los atentados del 11-S, en el que la Fiscalía del Supremo ha estimado el recurso del principal inculpado, Abu Dahdah, por apreciar que las pruebas aportadas contra él por la Audiencia Nacional son «débiles» e «inconsistentes».



Pero eso no parece preocupar a algunos, más obsesionados por desacreditar a EL MUNDO que por saber la verdad de lo ocurrido el 11 de marzo de 2004. Con absoluto desparpajo se atribuye a este periódico la invención de una teoría conspiratoria que consiste en responsabilizar del atentado a una alianza de ETA con los islamistas y los servicios secretos marroquíes, con participación también de ciertos agentes españoles ligados a la antigua cúpula de Interior. Delirante. Lo que sí hemos hecho ha sido sacar a la luz determinadas pistas (suministradas, por cierto, por miembros de los Cuerpos y Fuerzas de seguridad del Estado) que no se han investigado suficientemente o que directamente se han desechado y que apuntan en direcciones distintas a la mantenida en la versión oficial de lo sucedido.

Cualquier hipótesis que cuestione esa versión («atentado islamista cometido para castigar a España por su participación en la Guerra de Irak»), es recibida por el aparato mediático afín al Gobierno como un ataque a la legitimidad democrática de la victoria del PSOE.

Esa misma campaña de intoxicación se ha iniciado también contra el inspector jefe Miguel Angel Alvarez, encargado de la custodia de los objetos que se recogieron en la estación de El Pozo y entre los que presuntamente se encontraba la ya famosa mochila de Vallecas.

Fuentes de Interior atribuyen su denuncia al espurio propósito de «conseguir una medalla». Un profesional que lleva 32 años de servicio queda así reducido a un individuo mezquino que es capaz de poner en riesgo la investigación sobre el mayor atentado de la historia de España por ánimo de venganza al no haber conseguido su propósito de lograr una cruz pensionada. El fin que se persigue deslegitimando a la persona es, obviamente, deslegitimar sus argumentos. Un método propio de facciosos. El inspector jefe Alvarez ha dejado de ser un probo funcionario para convertirse, a la luz de las fuentes oficiales, en un policía con «zonas oscuras».

Pero, por mucho que se quiera denigrar a la persona, el caso es que Alvarez fue el oficial encargado por sus jefes (entre los que se encontraba el entonces comisario de Puente de Vallecas y hoy responsable de la Brigada Provincial de Información, Rodolfo Ruiz) y por la juez titular del Juzgado número 49 de Madrid, Josefa Bustos Manjón, de custodiar los objetos que se recogieron en El Pozo.

No les quepa duda de que si Alvarez hubiera reconocido la bolsa que le mostró el juez Del Olmo el pasado día 9 de marzo como la mochila de Vallecas, despejando así todas las dudas sobre la prueba fundamental del sumario, ahora sería calificado de héroe por los que arrojan dudas sobre su honestidad e incluso habrían propuesto que la medalla que solicitó en su día se le concediese inmediatamente con doble pensión.

Pero, tranquilos. Los hechos están ahí y la verdad sólo perjudica a los que pretenden ocultarla o disfrazarla.

Vayamos, pues, a los hechos.

El primero de ellos es que Alvarez remitió el 25 de octubre de 2004 un informe al director general de la Policía, Victor García Hidalgo, en el que le llamaba la atención sobre dos asuntos relevantes para la investigación:

1.- Los «objetos y efectos sacados del tren siniestrado no fueron supervisados por el funcionario actuante (es decir, él mismo), a pesar de su interés meramente profesional,... al no considerarlo oportuno la autoridad judicial competente presente en el lugar de dichos hechos».

2.- Su «sorpresa» al comprobar que «dichos objetos y efectos fueron llevados al Parque Ferial Juan Carlos I» sin su autorización.

Además, en su escrito solicita: «Que los extremos expuestos en el presente escrito sean puestos en conocimiento del juez del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional».

Como ha reconocido a Del Olmo la propia Dirección General de la Policía (en escrito remitido el 7 de marzo, a raíz de la primera información publicada por EL MUNDO) la instancia de Alvarez quedó inexplicablemente retenida por la Jefatura Superior de Policía de Madrid durante 17 meses.

Es decir, que el primer testimonio del inspector jefe ante el juez se produjo el pasado 9 de marzo (casi dos años después de los atentados).

El asunto no es ni mucho menos baladí por dos razones:

1ª El responsable de la custodia de los objetos afirma que no se llevó a cabo un inventario de los recogidos en El Pozo y que tampoco se pudo mirar en su interior.

2ª Al ser llevados a Ifema sin su conocimiento y, lo que es más grave aun, sin autorización judicial, se puso en riesgo la cadena de custodia de los mismos.

Vayamos a este segundo aspecto de la cuestión. Tanto en la nota emitida la semana pasada por la Dirección General de la Policía, como en la versión recogida de fuentes cercanas al juez Del Olmo, se hace hincapié en que los objetos recogidos en la estación de El Pozo «siempre estuvieron bajo control policial». Pero eso no significa que no se rompiera, de hecho, la cadena de custodia.

Sencillamente, porque en Ifema, los objetos que llegaron desde El Pozo (tras dos inauditas paradas en las comisarías de Villa de Vallecas y Puente de Vallecas), se dejaron en el suelo de una esquina del Pabellón 6, teóricamente vigilados por los agentes de la UIP (antidisturbios). Pero nadie les entregó oficialmente la custodia de los mismos.

El solo hecho de que hubiera policías en Ifema no significa que los objetos estuvieran custodiados. De la misma forma podría decirse que no era necesario designar un responsable de la custodia de los mismos en El Pozo porque la estación estaba llena de policías.Una cosa es la vigilancia y otra la custodia. Y, desde el punto de vista procesal es un matiz importante.

Más aún cuando, según lo declarado el pasado jueves a la Cadena Ser por el comisario jefe de la Unidad Central de Inteligencia (UCI) de la Policía, José Cabanillas, «son otras unidades las que recogen lo que estaba en Ifema y se lleva todo a la comisaría de Puente de Vallecas».

De hecho, durante su estancia en Ifema, los efectos quedaron a disposición de la Comisaría General de Policía Científica, aunque, según han reconocido a este periódico fuentes policiales, «no era la responsable material de la custodia». Entonces, ¿cuál era la unidad responsable? ¿Los agentes de la UIP presentes en Ifema? ¿La Policía Científica? ¿El inspector jefe Alvarez? Este funcionario, en conversación con EL MUNDO, rechazó su responsabilidad con rotundidad: «Yo no respondo de las cuatro horas en que los objetos estuvieron en Ifema».

Ocupémonos ahora del primer asunto. Si no se hizo un recuento de objetos en El Pozo, éstos no se inspeccionaron in situ y la cadena de custodia quedó interrumpida durante las cuatro horas que los mismos estuvieron en Ifema, será muy difícil de demostrar ante un tribunal que la bolsa azul con la Goma Dos Eco y el teléfono móvil se recogió en la citada estación.

Cuando, en su declaración ante el juez, Alvarez le mencionó que él recordaba una bolsa que podía ser la que apareció en televisión en los días inmediatamente posteriores al atentado, Del Olmo no dudó en hacer que le mostraran la que él creía que era la auténtica bolsa de Vallecas. Y lo hizo así porque, de haberla reconocido, se hubieran disipado casi por completo las dudas sobre esa prueba fundamental para el sumario.

En pura lógica, si era importante la afirmación en el reconocimiento del objeto, también lo es, en sentido contrario, su negación sin duda ninguna.

Como en otras ocasiones, la disculpa fácil es argumento que se esgrime con inopinada contundencia. «¿Cómo se va a acordar el inspector de una bolsa azul dos años después del atentado y con la enorme cantidad de objetos que se recogieron ese día de la estación de El Pozo?», se dice.

Sin embargo, la realidad echa por tierra este razonamiento. Según el documento oficial remitido por la Comisaría de Puente de Vallecas el 12 de marzo de 2004 al juez Del Olmo, en el recuento que se hizo de los objetos introducidos en 17 bolsones grandes de basura recogidos en la estación de El Pozo, sólo hay cuatro bolsas de deporte:

1ª En el bolsón número tres: «Una bolsa de deporte de color marrón de la marca Multiform, que contiene un walkman de la marca Thompson, diversos bolígrafos, un juego de tres llaves con llavero de ficha verde con el número 807 y otro con llavero con las letras Herramienta Chapista, una peseta rubia de Franco con tres llaves».

2ª En el bolsón número 10: «Bolsa de color amarillo y negro de la marca J. Waltson conteniendo comida».

3ª También localizada en el bolsón 10: «Bolsa de color azul marino conteniendo gafas graduadas, otras gafas graduadas, una camiseta, ropa de trabajo y una agenda con anotaciones».

4ª Localizada en el bolsón número 14: «Bolsa negra con la inscripción Opening conteniendo un chaleco azul, una sudadera y un pantalón de trabajo azulón».

Es decir, que entre todos los objetos inventariados por la Policía y procedentes de la estación de El Pozo, tan sólo hay una bolsa de color azul, cuyo contenido, como máximo, no debía pesar más de dos o tres kilos.

Por tanto, lo lógico es que si a los empleados del Selur (que introdujeron los objetos en los bolsones verdes de basura) les llamó la atención una bolsa azul, que fue a la que se refirió Alvarez en su declaración ante el juez, por su peso y dimensión, más aún les habría hecho sospechar una bolsa que contenía, según auto del juez Del Olmo, «10.120 gramos de sustancia gelatinosa, como carga explosiva; 640 gramos de tornillos y clavos introducidos como metralla; un teléfono marca Trium, un detonador eléctrico industrial, 205 centímetros de cable azul y 198 centímetros de cable rojo». Estamos hablando ¡de más de 11 kilos de peso!

Por esa razón, si Alvarez hubiera reconocido la bolsa que le mostró el juez, habría quedado prácticamente despejada una de las grandes incógnitas de este sumario (que las hay, y muchas, a pesar de lo que diga el fiscal general, Conde-Pumpido).

Pero, además, la declaración de Alvarez ante el juez instructor sirvió para otra cosa: mostrar con nitidez el chapuzero control que se ejerce sobre pruebas fundamentales.

¿Cómo es posible que, a requerimiento del juez, la Comisaría General de Información (UCIE) le remitiese una bolsa comprada con posterioridad al 11-M para realizar determinadas comprobaciones y no la auténtica? Es decir, si Alvarez no hubiera prestado declaración, se podría haber dado la circunstancia de que la Audiencia Nacional hubiese presentado ante el tribunal como prueba una bolsa falsa.¿Se imaginan este argumento manejado por las defensas a la hora de pedir su anulación?

Y, lo que es peor, ¿cómo es que el responsable de los Tedax, Sánchez Manzano, acaparó esa prueba durante dos años sin dar noticia de ello a la autoridad judicial?

Hay que recordar que estamos hablando de una prueba fundamental para este caso, que llevó a practicar las primeras detenciones y que fue clave para esclarecer la trama de los partícipes en los atentados.

Poner esto de relieve no significa cuestionar la labor de la Policía. Todo lo contrario. La inmensa mayoría de los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado hicieron, en condiciones muy difíciles, un trabajo encomiable. Sin embargo, eso no debe servir de coraza para que los que no lo hicieron escamoteen ahora sus responsabilidades.

Ningún otro hecho en la vida política española desde la muerte de Franco ha polarizado tanto las opiniones como lo ocurrido el 11 de marzo. Los partidos políticos lo han utilizado como arma arrojadiza porque, lo queramos o no, el 11-M condicionó de forma sustancial el resultado electoral del 14-M.

El PSOE, en un ejercicio de incoherencia argumental, afirma que los terroristas cometieron el atentado para castigar a Aznar por la participación de tropas españolas en la Guerra de Irak.Sin embargo, se niega a reconocer el efecto de ese castigo, que no es otro que su influencia en la derrota del PP.

En los días previos a las elecciones generales, todas las encuestas (excepto una que dio un empate técnico) daban ganador al PP con amplia ventaja. Por tanto, negar que los electores castigaron al partido gobernante tras el atentado es sencillamente insostenible.

Es verdad que los medios tenemos una enorme responsabilidad.Y más aún en un asunto como el 11-M. Podemos ser víctimas de intoxicaciones y debemos extremar las precauciones. Pero, el peor servicio que podemos prestar a la opinión pública es ocultar o tergiversar los hechos para mantener intocables nuestras convicciones.


Lea mas

19.3.06

 

HISTORIA DE LA MOCHILA NUMERO 13

 

19-03-06



INVESTIGACION / DATOS Y PREGUNTAS SOBRE EL 11-M

HISTORIA DE LA MOCHILA NUMERO 13


HA SIDO la protagonista de la semana al conocerse datos que hacen dudar sobre la prueba decisiva. Luis del Pino, guionista del documental «Las sombras del 11-M», que hoy vende EL MUNDO, disecciona la famosa mochila, sus idas y sus venidas

LUIS DEL PINO

Aquella mañana, explotaron diez bombas en los trenes. Además, los Tedax encontraron y detonaron en las propias estaciones otros dos artefactos, a los que podríamos denominar mochilas 11 y 12: uno en la estación de Atocha y otro en la de El Pozo. Según las declaraciones ante el juez Del Olmo del tedax que coordinó las labores de desactivación aquel 11 de marzo, se dio la orden de revisar uno a uno por dos veces todos los bultos que hubiera en los trenes y estaciones, para cerciorarse de que no había más artefactos explosivos. Y así se hizo, sin que se encontrara ninguna otra bomba.


1. En la estación


(.../...)

En la estación de El Pozo, como ya hemos indicado, apareció una mochila bomba (la mochila 12) y se hizo explotar, así que cabe suponer que los Tedax serían especialmente cuidadosos al revisar los restantes bultos que hubiera en esa estación. Sin embargo, a pesar de eso, a pesar de que los Tedax revisaron todos los bultos dos veces, encontrando y detonando dos artefactos explosivos, en la madrugada de aquel 11 de marzo apareció en la comisaría de Puente de Vallecas otra bomba más (la bomba número 13), la cual nos dicen que provenía también de la estación de El Pozo.

¿Por qué nos dicen que esa bomba provenía de la estación de El Pozo? Pues porque fue encontrada al revisar en la comisaría los bultos recogidos en dicha estación. Sin embargo, nadie ha sido capaz de explicar tres cosas básicas, y eso nos permite comenzar a sospechar de esa famosa bolsa-bomba sobre la que luego se construiría toda la verdad oficial del atentado. Esas tres cosas básicas que nadie ha podido explicar son las siguientes:

1) ¿Cómo es posible que a los Tedax les pasara desapercibido ese artefacto en la estación de El Pozo después de revisar todos los bultos dos veces?

2) ¿Cómo es posible que esa bomba llegara hasta la comisaría de Puente de Vallecas, después de pasar primero por la comisaría de Villa de Vallecas y por Ifema, sin que ningún testigo la viera en ningún momento?

3) ¿Por qué los bultos de las demás estaciones fueron llevados a Ifema directamente y sólo los bultos de la estación de El Pozo fueron llevados a una comisaría?

Dicho de otro modo: sólo los bultos de la estación de El Pozo fueron llevados a comisaría y es precisamente entre esos bultos donde aparece la mochila número 13, la mochila de Vallecas. ¿Verdad que suena a cualquier cosa, menos a casualidad?

En la estación, los Tedax hubieran debido ver esa mochila, pero no la vieron. Asimismo, el inspector-jefe encargado de custodiar los bultos en la estación hubiera debido verla, pero no la vio.¿Otra casualidad más que añadir a la lista?

Después de que los Tedax revisaran los bultos, éstos se fueron amontonando en el andén bajo control del inspector-jefe y posteriormente se introdujeron en grandes bolsas de basura para trasladarlos.El inspector-jefe pidió permiso a la juez de apoyo para abrir los bultos y ver su contenido, pero la juez de apoyo le dijo que no los abriera. Porque los Tedax ya lo habían hecho.

PREGUNTA: ¿De verdad puede alguien sostener que esa bomba le pasó desapercibida a los Tedax en las dos pasadas que hicieron y le pasó también desapercibida al inspector-jefe encargado de la custodia de los objetos? ¿Le hubiera dicho la juez de apoyo al inspector-jefe que no abriera los bultos si no tuviera constancia de que los Tedax ya lo habían hecho?


2. En Ifema


Los policías encargados del traslado de los bultos comenzaron a eso de las tres y media de la tarde del 11-M a cargar las grandes bolsas de basura en una furgoneta y se dirigieron a la comisaría de Villa de Vallecas. Habían descargado ya esa primera tanda de bolsas cuando les comunican desde el 091 que, por orden del juez instructor, los bultos deben llevarse a Ifema. Por tanto, los policías vuelven a cargar las bolsas en la furgoneta y se dirigen con ella hasta Ifema, donde las descargan y las depositan en uno de los recintos. Al lado de esas bolsas, pusieron un cartel que indicaba que eran las bolsas correspondientes a la estación de El Pozo.

Los policías se dirigen entonces hasta la estación para cargar una segunda tanda de bolsas y llevarla a Ifema. Estaban de nuevo camino de los recintos feriales cuando reciben una nueva contraorden: sus superiores les ordenan que lleven todos los bultos de la estación de El Pozo a la comisaría de Puente de Vallecas. Así que, antes de llegar a Ifema, la furgoneta da la vuelta y los policías se dirigen, con su segunda tanda de bolsas, a la comisaría.Después de descargar en comisaría esa segunda tanda, vuelven a la estación de El Pozo y trasladan las restantes tandas de bolsas directamente a comisaría. Acabaron la tarea en torno a las 8 de la noche. A esa hora, por tanto, la situación era la siguiente: una tanda de bolsas había quedado en Ifema y las restantes estaban en la comisaría de Puente de Vallecas.

Sus superiores ordenan entonces a los policías que vuelvan a Ifema y recuperen la primera tanda de bolsas. Cuando llegan a Ifema, los funcionarios policiales allí presentes se niegan a entregarles esa primera tanda de bultos, porque la orden del juez Del Olmo era llevar todos los objetos de las estaciones a los recintos feriales. Entonces, los policías encargados del traslado hablan con su comisario y éste interviene para que los funcionarios policiales presentes en Ifema autoricen la salida de las bolsas. Finalmente, las bolsas se cargan en las furgonetas y se llevan a la comisaría de Puente de Vallecas.

¿Por qué había ordenado el juez Del Olmo que los bultos se trasladaran a Ifema? Pues porque los bultos podían ayudar en la identificación de los cadáveres. Por ejemplo: si tenemos un fallecido cuya identidad desconocemos, una fotografía encontrada dentro de una cartera de mano nos puede permitir saber cómo se llamaba. Lo lógico era que los bultos se llevaran allí donde se estaba realizando la identificación de los cadáveres y ese lugar era Ifema. Sin embargo, los bultos de la estación de El Pozo (y sólo esos) se llevan a una comisaría en lugar de a Ifema, llegando incluso a retirar una primera tanda de bultos que ya había sido depositada allí.¿Y cuál es la explicación que da la Policía en el sumario para explicar por qué se llevan a la comisaría de Puente de Vallecas esos bultos? Pues que había que catalogarlos en la comisaría...¡para poder llevarlos después a Ifema! Es decir, nos cuentan que se saca una tanda de bultos de Ifema para catalogarlos y devolverlos a Ifema. Una explicación realmente peculiar, ¿verdad?

PREGUNTA: ¿Quién dio las órdenes y contraórdenes que motivaron que los bultos de la estación de El Pozo (y sólo esos) acabaran recalando en la comisaría de Puente de Vallecas? ¿Es casualidad que la famosa mochila número 13 apareciera precisamente entre esos bultos?

3 En la Comisaría



A última hora de la noche, cuatro funcionarios policiales comenzaron a extraer de las bolsas de plástico los bultos que, supuestamente, procedían de la estación. Y es cuando estaban realizando esa labor cuando aparece una bolsa de viaje azul que contenía en su interior 10 kilos de explosivos y un teléfono móvil. Aquel teléfono móvil proporcionó las providenciales pistas a partir de las cuales se detuvo a cinco personas en plena jornada de reflexión y a muchas más personas en las semanas y meses posteriores.

Al detectar la bomba, se ordenó el inmediato desalojo de la comisaría y se requirió la presencia de los Tedax, que se llevaron el artefacto al Parque Azorín y lo desactivaron, esta vez sin detonarlo, lo que permitió disponer del explosivo y del teléfono móvil como pistas fundamentales del caso.

Antes de intentar la desactivación, se realizó una radiografía de la bomba. La existencia de esa radiografía fue ocultada al juez Del Olmo durante más de cuatro meses. En ella se aprecia que esa supuesta bomba no podía jamás haber detonado, porque en realidad tenía dos cables sueltos.

Los supuestos terroristas no habían ni siquiera utilizado un poquito de cinta aislante para empalmar unos cables con otros.En otras palabras: aquel artefacto no era, en realidad, una bomba, porque jamás hubiera podido estallar. Se trataba de un simple señuelo, fabricado para que fuera encontrado.

PREGUNTA: ¿Quién fabricó ese señuelo y por qué? ¿Se fabricó precisamente para que fueran encontradas esas providenciales pistas sobre las que construir todo el caso del 11-M?

4. En el juzgado



La peregrina historia de esa falsa bomba introducida en una mochila fantasma que nadie sabe de dónde apareció no termina aquí. La Policía adquirió una bolsa de viaje idéntica a la primera en un comercio cercano al locutorio de Jamal Zougham, el único de los detenidos del 13-M que permanece en prisión. No hay ningún testigo de que Jamal Zougham comprara ninguna bolsa de viaje de esas características, pero los informes policiales insinúan que los terroristas del 11-M pudieron haber comprado las mochilas para contener las bombas en ese comercio próximo al locutorio.Lo que los informes policiales no explican es por qué, entonces, las otras mochilas-bomba detonadas por los Tedax en las estaciones eran completamente distintas (para empezar, eran verdaderas mochilas, y no bolsas de viaje).

Tenemos, pues, que la Policía disponía, a partir de ese momento, de dos bolsas de viaje idénticas: una es la que supuestamente fue encontrada en la comisaría de Puente de Vallecas y la otra es una bolsa del mismo modelo, que la Policía adquirió en un comercio de Lavapiés.

Pues bien, las revelaciones de El MUNDO han hecho que nos enteremos de varios detalles inquietantes. En primer lugar, de que la Policía retuvo en su poder ambas pruebas durante casi dos años, sin que esas pruebas quedaran custodiadas en sede judicial. En segundo lugar, de que cuando la Policía envía finalmente la bolsa de Vallecas al juez, en febrero de 2006, lo que hace es enviarle la que habían comprado en un comercio, etiquetada como si fuera la original, en lugar de enviarle la original. En tercer lugar, de que lo único que el juez ha tenido en su poder durante todo este tiempo han sido unas fotografías de la bolsa y de su contenido, hechas por la propia Policía. No sabemos cuándo se hicieron esas fotografías, pero sí que sabemos que constan incorporadas al sumario el 17 de marzo de 2004, seis días después de los atentados.

Y esas fotografías vienen a poner sobre la mesa otros dos detalles inquietantes adicionales. En esa serie de fotografías realizadas por la Policía, todas las instantáneas relativas al contenido de la bomba (las del explosivo, las de la metralla, las del teléfono...) tienen la típica regleta milimetrada que la Policía incluye en las fotografías de objetos. Sin embargo, la fotografía de la propia bolsa de viaje donde estaba el artefacto no tiene esa regleta milimetrada, lo cual plantea la duda de si se trata de la fotografía de la bolsa originalmente encontrada en Puente de Vallecas. Primer detalle inquietante: ¿por qué esa fotografía es distinta de las demás de la serie?

Pero el segundo detalle es todavía más curioso: trece días después de incorporarse esas fotografías al sumario, alguien filtró la serie de fotos a la cadena norteamericana ABC, que las publicó el 30 de marzo de 2004. Para explicar por qué habían aparecido esas fotografías en la cadena de televisión ABC y por qué la fotografía de la bolsa de viaje no incluye la regla milimetrada, desde fuentes policiales se filtró a los medios de comunicación que un equipo de fotógrafos de la cadena estadounidense se había personado en aquella madrugada del 12 de marzo en la comisaría de Puente de Vallecas y había hecho esas fotos.

Sin embargo, esa historia es mentira de principio a fin. En primer lugar, porque la cadena norteamericana ABC es una cadena de televisión y no tiene fotógrafos en España.

En segundo lugar, porque hemos hablado personalmente con la corresponsal de la cadena ABC en España y dicha persona nos ha confirmado que no tuvo conocimiento de la existencia de esas fotografías hasta que su cadena las difundió en Estados Unidos; es decir, alguien filtró esas fotos directamente a Estados Unidos y nadie de la cadena ABC estuvo en la comisaría de Puente de Vallecas aquella noche.

PREGUNTA: ¿Por qué no se entregaron al juez las dos bolsas de viaje hasta pasados dos años del atentado? ¿Por qué se le entrega al juez la mochila que no se había encontrado en la comisaría, etiquetada como si fuera la verdadera? ¿Por qué la fofografía incorporada en el sumario no tiene el formato oficial, que las otras fotografías de la serie sí tienen? ¿Por qué se difundió esa falsa escena sobre unos inexistentes fotógrafos de la cadena ABC? ¿Por qué se filtraron esas fotografías a esa cadena estadounidense?

5. Conclusiones

Tenemos, por tanto, que todo el sumario del 11-M está construido sobre una bomba de pega, contenida en una mochila fantasma y retratada por unos fotógrafos inexistentes. No está mal como base para construir el caso.

Ante este cúmulo de incongruencias, contradicciones, casualidades, ocultaciones, fabulaciones y enigmas, ¿cómo no sospechar que esa mochila de Vallecas es más falsa que una moneda de tres euros? Empieza a ser urgente que alguien nos aclare de qué estamos hablando, porque, de confirmarse las sospechas, tendríamos que la prueba fundamental del caso 11-M se viene abajo, y con ella se vienen abajo todas las demás pruebas derivadas y el caso completo.

Porque todo el caso se basa en lo encontrado en esa mochila 13.A partir del contenido de esa mochila, a partir del teléfono y la tarjeta telefónica que esa mochila guardaba, comenzó el rastreo de llamadas telefónicas que permite la identificación y detención en cadena de la práctica totalidad de los implicados.

Aunque el hecho de que el sumario se derrumbe no es la consecuencia más grave: de confirmarse que esa mochila 13 es falsa, habrá que empezar a plantearse muchas preguntas que, en el fondo, a nadie nos gustaría tener que hacernos. ¿Quién fabricó esa mochila? ¿Cuándo lo hizo? ¿Con qué propósito? ¿Dónde se depositó?

La cada vez más evidente falsedad de la mochila de Vallecas abre a nuestros pies un auténtico abismo. No es de extrañar que digan que el 13 es el número de la mala suerte.


Lea mas

This page is powered by Blogger. Isn't yours?