Banner QSVTV

 

 

   La paz sin honor no es paz, es rendición.

 
Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters

        

  Image hosting by Photobucket

    Escribeme

   
 

   Prensa Digital 
Apycom Java Applets
Links solidarios
Apycom Java Applets

Links 

Apycom Java Applets
Otras  bitácoras
Archivos




10.1.07

 

BASTA YA: ESPAÑA NO DEBE NEGOCIAR CON UNOS DESQUICIADOS QUE ROMPEN SUS PROPIAS REGLAS

 

10-01-07



Editorial

BASTA YA: ESPAÑA NO DEBE NEGOCIAR CON UNOS DESQUICIADOS QUE ROMPEN SUS PROPIAS REGLAS


La combinación de tonterías, simplificaciones y maldades del comunicado de ayer de ETA suscita, en primer lugar, perplejidad. Resulta verdaderamente insólito que un país democrático como España, la octava potencia económica del mundo y una sociedad avanzada en todos los sentidos, siga a estas alturas pendiente de una pandilla de fanáticos, que quieren torcer la voluntad popular mediante el chantaje y el terror.

En el resumen del comunicado ofrecido por Gara, la banda amenaza con nuevos atentados si el Gobierno «continúa sin cumplir sus compromisos». ¿A qué compromisos se refiere? Zapatero siempre los ha negado, pero la banda insiste una y otra vez en su existencia. ETA acusa al Ejecutivo y al PSOE de «poner obstáculos sin cesar al proceso democrático» en estos nueve meses de tregua y le emplaza a negociar de tú a tú el derecho de autodeterminación de los vascos.

El lenguaje de ETA es verdaderamente orwelliano, ya que el centenar de pistoleros que a lo sumo integra la banda se arroga la patente de distribuir acreditaciones de «demócrata» y se coloca en el mismo plano de legitimidad representativa que el Estado español. Ver para creer.

Lo peor de todo es que este grupo de desquiciados lleva intentando marcar la agenda de la vida política española durante 30 años y que incluso estuvo a punto de desestabilizar la democracia al crear las condiciones favorables al golpe de Tejero. ETA sigue en su mundo, construido sobre la base de una mitificación del pasado, y confía en hacer retroceder las manecillas del reloj de la Historia en un par de siglos hacia atrás.

Nada se puede negociar con una banda que ha asesinado a más de 800 personas, que tiene el cinismo de dar el pésame a las víctimas de Barajas y que echa la culpa a los servicios de seguridad por no desalojar a tiempo. El único camino que queda es combatir política y policialmente a ETA, que es la obligación de cualquier presidente y cualquier Gobierno democrático. Así se hizo con notable éxito entre 1999 y 2004 y ahora hay que retomar ese empeño.

La paradoja de la banda

La situación no puede ser más paradójica porque ETA afirma en su delirante comunicado que «mantiene el alto el fuego permanente» -tal y como le había pedido la víspera Arnaldo Otegi- y a la vez amenaza con nuevas acciones terroristas, lo cual parece incompatible desde el punto de vista de la lógica. ¿De qué vale ese alto el fuego si ETA se reserva el derecho a colocar bombas en función de «las decisiones del Estado español»?

Ello supone, en definitiva, una ruptura de las propias reglas establecidas por ETA, que se había comprometido a negociar en un escenario de ausencia de violencia, e implica de hecho una vuelta al escenario anterior a la tregua.

Semanas antes del inicio del «alto el fuego permanente», la banda había volado una discoteca en Navarra, había colocado artefactos explosivos en fábricas y había atacado instalaciones eléctricas. A partir del 24 de marzo, todas estas actividades cesaron. ¿Cómo podría si no identificarse la nueva etapa, teniendo en cuenta que continuaron la extorsión y la kale borroka? Cabía imaginar que ETA diera por finalizado «el alto el fuego» y volviera del todo a las andadas, pero no que pretendiera compatibilizar ambos escenarios. Por eso, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, tenía ayer toda la razón al afirmar que tras el atentado de la T-4 «nunca más habrá otra tregua creíble con ETA». En una entrevista publicada por The New York Times, el ministro asegura que la banda «faltó a su palabra» y que «ha engañado» a los que la creyeron. Eso es lo que le ha sucedido a Zapatero.

El camino de la firmeza

La duplicidad y el cinismo de ETA corroboran que el único lenguaje que puede hacer entrar en razón a sus militantes es el de la firmeza policial y política. Ayer la Policía francesa detuvo a dos miembros de la banda relacionados al menos con los explosivos hallados en Atxondo. Ése es el buen camino y no la insistencia en una negociación en la que ETA aspira a obtener réditos políticos de sus acciones criminales, sin siquiera renunciar a ellas.

El camino no es tampoco el de los contactos secretos del PSE con Batasuna, información en la que EL MUNDO se reafirma absolutamente. Quien quiera saber la verdad no tiene más que analizar con atención las manifestaciones de Joseba Permach, que dijo ayer que no había habido ninguna «reunión formal». Un eufemismo que corrobora lo publicado por este periódico.

Existe una larga trayectoria de contactos entre el PSE y Batasuna que primero fueron negados y luego han sido confirmados con la coartada de que eran encuentros «informales» o «personales» como si Jesús Eguiguren y Arnaldo Otegi se reunieran para tomar café simplemente porque se caen bien.

Especial repudio merece el desmentido de Diego López Garrido, portavoz parlamentario del PSOE, que acusó a este periódico de publicar «mentiras lesivas para los intereses de los españoles», de perjudicar «los intereses de nuestro país» y de «justificar la división de las fuerzas democráticas».

Las motivaciones que nos atribuye son tan falsas como mezquinas, pero lo grave es que quien miente es él. Le recordaremos sus expresiones durante mucho tiempo. Da la impresión de que López Garrido añora los malos modos de los tiempos del felipismo cuando fue premiado por traicionar a Julio Anguita y justificar el crimen de Estado y la corrupción.

Lo que lesiona «los intereses de los españoles y de nuestro país», como dice López Garrido, es la tibieza y la ambigüedad contra ETA, la aceptación de una negociación política con una banda criminal y la claudicación en la defensa de la Constitución y las libertades. Por eso, resulta tan peligroso el camino del que no se termina de apartar el Gobierno. Por decirlo con las palabras que identifican a un encomiable colectivo vasco, ¡basta ya! de plegarse a esta indigna extorsión.

Etiquetas:



Lea mas

 

ETA anuncia nuevos atentados si el Gobierno incumple sus 'compromisos'

 

10-01-07



LA BANDA OFRECE A ZAPATERO UN ALTO EL FUEGO QUE NO EXCLUYE MAS COCHES BOMBA

ETA anuncia nuevos atentados si el Gobierno incumple sus 'compromisos'


ANGELES ESCRIVA

MADRID.- ETA inventó ayer una nueva e inédita modalidad de alto el fuego indefinido. En un comunicado hecho público en el diario Gara ofreció al Gobierno una tregua en la que no se descartan los atentados. De hecho, advirtió que llevará a cabo acciones terroristas si el Ejecutivo persiste en «mantener la situación de agresión a Euskal Herria» y acusó al Gabinete de Rodríguez Zapatero de «seguir sin cumplir los compromisos de alto el fuego».

La banda terrorista sostiene que el alto el fuego que proclamó en marzo de 2006 sigue vigente, reivindica el atentado de Barajas, asegura que «el objetivo de esta acción armada no era causar víctimas» e, incluso, en el colmo del cinismo, expresa su «más sentido pésame» por Diego Armando Estacio y Carlos Alonso Palate. La dirección de ETA, como hiciera en la masacre de Hipercor y eludiendo que colocó centenares de kilos de explosivos en un objetivo repleto de ciudadanos, culpa a las Fuerzas de Seguridad de las muertes de Estacio y Palate por no haber desalojado a tiempo la T-4.
(.../...)

La banda terrorista intenta eludir su responsabilidad asegurando que realizó tres avisos previos de la existencia del explosivo, que dio más de una hora de plazo para desalojar el aparcamiento del aeropuerto de Barajas y que ofreció detalles concretos de la ubicación exacta de la bomba.

No en vano, desde que ETA perpetrase el atentado, primero Batasuna y luego el resto de su entorno han tenido buen cuidado en desvincularse de dos muertes que son impopulares incluso entre sus propias bases, dada la nacionalidad de las víctimas -procedentes de un país que, según ha insistido en los últimos días la izquierda abertzale, fue oprimido por la Madre Patria- y su condición social de trabajadores extremadamente humildes.

En definitiva, en su comunicado, la organización terrorista indica que, para dejar de matar, los partidos políticos y los agentes sociales tienen que constituir una mesa de partidos -que incluya a Batasuna, por supuesto- en la que se discuta lo que le parece conveniente, que, sin duda, está fuera de las leyes actuales. Y, mientras tanto, el Gobierno, si quiere evitar atentados tiene que dejar de detener etarras, dejar de juzgarles y anular lo que denomina «medidas de excepción» sobre los presos vascos. No hace referencia expresa a la amnistía que, en otras ocasiones, había considerado imprescindible.

Para empezar su exposición, la banda anuncia fríamente que el objeto de su comunicado es «analizar la situación política cuando han pasado nueve largos meses desde que dimos a conocer el alto el fuego de acciones armadas». Y después, tal y como le pidió el pasado lunes el portavoz de Batasuna, Arnaldo Otegi, se reafirma en los «compromisos» hechos públicos en el comunicado del pasado 22 de marzo, en el que anuncia el alto el fuego con el fin de posibilitar una «solución democrática» porque «en esa dirección se le abrirán nuevas puertas a Euskal Herria».

A partir de ese momento, la banda terrorista desarrolla de manera explícita todas aquellas condiciones que pone al Estado para que el «conflicto» quede solucionado, y que no especificó el día en que anunció la tregua, pero que ha ido desgranando en los sucesivos comunicados que ha publicado desde entonces.

Por una parte, impone la «propuesta política» que concibe como la única válida para dejar de matar: «El reconocimiento de los derechos nacionales de Euskal Herria, respetar lo que decidan los ciudadanos vascos y superar la división territorial que se impone actualmente». «Para ello, es preciso acordar un nuevo marco político y jurídico fundamentado en el derecho de autodeterminación y territorialidad», concreta.

Y, precisamente, del mismo modo que solicitara Otegi en su intervención pasada, la banda terrorista sostiene que «lo único que podría cambiar la situación actual» es que las formaciones políticas retomasen la configuración de la mesa política. La dirección etarra se ofende, por cierto, porque algunos líderes políticos y de opinión consideren que lo que está haciendo con esta actitud es «tutelar» el proceso. «Les invitamos a dejar de lado ese flujo de palabras que no llevan a ninguna parte», sugiere.

Desde que se iniciara el proceso, el Gobierno ha asegurado para glosar las líneas anteriores que se había conseguido que la banda aceptase únicamente un «método» que permitiría, después, alcanzar sus objetivos, dependiendo de la voluntad y de la decisión de los partidos políticos democráticos. Pero ETA, una vez más, deja bien claro que no va a transigir con un acuerdo que se vea limitado «por la Constitución Española y la legalidad».

«Los dirigentes del Gobierno español deberían saber que no podrán construir un proceso de paz manteniendo los límites políticos que han generado el conflicto», advierte.

Y una vez planteadas las condiciones políticas, desarrolla las condiciones técnicas para no seguir atentando en este peculiar alto el fuego. Son, según insiste desde el segundo comunicado tras el anuncio de tregua, los «compromisos» que adquirió el Ejecutivo y que éste continúa incumpliendo.

ETA sostiene que, como demostración de buena voluntad, ella realizó el anuncio de marzo a pesar de que dos presos habían fallecido en las cárceles españolas -«en las cárceles de exterminio de España», como las denomina-. Y denuncia que, como respuesta, el Gobierno adoptó unas iniciativas que, a su parecer rompen el contrato establecido y que deben ser subsanadas.

Se queja de que el Ejecutivo verificó el cese de la violencia, pero no ha legalizado a Batasuna, sigue deteniendo y emprendiendo acciones judiciales contra los terroristas, no permite las manifestaciones tal como la banda quisiera, mantiene la doctrina Parot que prolonga las penas de 185 presos de ETA y ha tratado con injusticia al terrorista en huelga de hambre Iñaki de Juana Chaos. A ETA no le parece suficiente el cambio de actitud del fiscal general del Estado y lamenta que, tanto él como el ministro del Interior, hagan una defensa de la aplicación de la ley que la banda considera «arrogante».

«¿Es que acaso quieren que se pudra el proceso?» se pregunta la banda empleando una expresión que ha venido utilizando cada vez que, en treguas anteriores, ha considerado que no había solución. Y, obviamente. responsabiliza de ello al Gobierno, al PSOE y al PNV por bloquearlo con su inacción.



Lea mas

 

Permach sobre el encuentro con el PSE: «Si me pregunta si ha habido una reunión formal, respondo que no»

 

10-01-07



ETA VUELVE A MATAR / La estrategia de la izquierda 'abertzale'

Permach sobre el encuentro con el PSE: «Si me pregunta si ha habido una reunión formal, respondo que no»


Batasuna no desmiente contactos tras el atentado con los socialistas vascos mientras éstos los niegan El PSOE califica esta información de «mentira absoluta» y «lesiva para los intereses de España»
MARCOS IRIARTE

SAN SEBASTIAN.- «A la pregunta de si en los últimos días hemos mantenido una reunión formal con miembros del PSE, la respuesta es no». La ilegalizada Batasuna no negó ayer haber mantenido contactos con miembros del Partido Socialista de Euskadi (PSE) tras el salvaje atentado perpetrado por la banda ETA el 30 de diciembre en el aeropuerto de Barajas y que costó la vida a dos personas después de tres años y medio sin víctimas mortales.

Preguntado abiertamente sobre si Batasuna ha mantenido contactos con los socialistas vascos tras el atentado, tal y como publicó ayer EL MUNDO, uno de los tradicionales portavoces de Batasuna, Joseba Permach, se limitó a negar que haya existido una reunión de carácter «formal» con el PSE.

(.../...)

Pero no fue lo único que dijo: el líder de la ilegalizada Batasuna también negó que el documento leído el lunes en San Sebastián por Arnaldo Otegi -pidió a ETA que mantuviera los compromisos adquiridos en su declaración del pasado 22 de marzo, prácticamente en los mismos términos en los que ayer se expresó la banda terrorista en su comunicado- hubiera sido previamente pactado con la dirección de ETA.

«Si la pregunta es si Batasuna ha acordado con alguien la declaración de ayer, obviamente lo acordamos donde nos corresponde, en la Mesa Nacional», apuntó Permach.

Aunque Permach se limitó a negar la existencia de un encuentro «formal» entre Batasuna y los socialistas vascos tras el brutal atentado en la T-4 y después de que el presidente del Gobierno diera por cerrado cualquier cauce para el «diálogo» con ETA o la izquierda abertzale ilegal, el PSE fue ayer más allá y desmintió «rotundamente que se haya mantenido ninguna reunión con la izquierda abertzale».

«Completamente falsa»

En un escueto comunicado, el partido que dirige Patxi López aseguró que la información publicada por este periódico es «completamente falsa».

El tono de las palabras de los socialistas vascos fue superado con creces por el del portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados, Diego López Garrido, en una entrevista concedida a Onda Cero. Allí, el portavoz socialista tildó de «mentira absoluta» la información publicada por este medio y llegó a compararla con «otras mentiras», como la de la existencia de armas de destrucción masiva en Irak.

«Es una mentira que me recuerda otras mentiras», apuntó López Garrido, «como la de las armas de destrucción masiva en Irak. En los dos casos, las dos mentiras tienen un objetivo: perjudicar los intereses de nuestro país».

Su crítica tampoco se quedó ahí. Añadió que la información publicada por EL MUNDO tenía, a sus ojos, un objetivo: «Justificar la división de las fuerzas democráticas frente al terrorismo».

Tras considerar que la revelación de estos contactos entre miembros del PSE y Batasuna tras el atentado mortal de ETA supone «una mentira muy lesiva para los intereses de los españoles», el portavoz del PSOE en el Congreso insistió en que la intención de este periódico ha sido la de «intentar intoxicar y dividir a las fuerzas democráticas».

Pero la de ayer no fue la primera vez que desde el PSOE o desde el Gobierno se ha negado la existencia de contactos con la izquierda abertzale, al tiempo que ésta los ha confirmado.

En abril, por ejemplo, cuando Arnaldo Otegi aseguró, entrevistado por un diario belga, que había existido ya un contacto «oficioso» entre miembros de la formación ilegalizada y el PSE, el secretario de organización del PSOE, José Blanco, se apresuró a desmentir la existencia de conversaciones, «ni oficiales ni oficiosas», con Batasuna.

Apenas tres meses después, en julio, Patxi López se entrevistó públicamente con Arnaldo Otegi en San Sebastián.

En diciembre del año pasado, tres meses antes de la declaración del alto el fuego, Joseba Permach también negó la existencia de contactos «formales» con los socialistas vascos, aunque admitió que se habían producido contactos «indirectos y personales» durante años. Blanco también negó entonces estas entrevistas: «En todo caso, si existiesen, que lo desconozco, yo no los he autorizado», dijo.

Fue Arnaldo Otegi quien confirmó su existencia. Lo hizo en un libro, en el que se jactó de que Batasuna había mantenido reuniones periódicas con miembros del PSE «desde la tregua».

Algunos meses antes, en abril, el Gobierno también se esmeró en desmentir que el PSE mantenía este tipo de reuniones y que las continuaba celebrando, tal y como desveló entonces EL MUNDO, a pesar de los atentados que ETA seguía perpetrando. Permach también rechazó entonces un contacto «oficial y formal».


Lea mas

 

La Audiencia vapulea a Garzón por su «incomprensible» actuación contra los peritos

 

10-01-07



La Audiencia vapulea a Garzón por su «incomprensible» actuación contra los peritos

Exonera definitivamente a los policías cuyo informe fue manipulado por vincular ETA y 11-M

MARIA PERAL

MADRID.- La Audiencia de Madrid ha ratificado la decisión de la juez Gemma Gallego de levantar la imputación que pesaba sobre los peritos de la Policía Científica Manuel Escribano, Isabel López y Pedro Manrique, acusados por el juez Garzón de un delito de falsedad documental por imprimir una copia del informe ETA/11-M. La Sala destaca la incompetencia de Garzón y califica su actuación de «incomprensible».

El juez Garzón basó la imputación de los peritos en que imprimieron el pasado julio una copia de su informe de marzo de 2005 en el que se sugería la «posibilidad» de una relación entre ETA y los atentados del 11-M. Los policías no alteraron en nada el documento, sino que se limitaron a entregar una copia del mismo a sus superiores a la vista de que su dictamen original había desaparecido.
(.../...)


Escribano, López y Manrique fueron los encargados de analizar la sustancia hallada en la vivienda de un procesado por el 11-M (Hassan Haski), que resultó ser 1,3 kilos de ácido bórico. En relación con hechos terroristas, esa misma sustancia sólo había sido encontrada en un piso de ETA y en la casa de un radical antisistema acusado de volar cajeros automáticos, precedentes que los peritos consignaron como Observaciones del informe.

Antes de su remisión al juez Del Olmo, instructor del 11-M, los superiores de Escribano alteraron el informe inicial para suprimir la referencia a ETA.

Sin embargo, Garzón exculpó a los responsables de la manipulación del informe y declaró imputados a Escribano y sus dos compañeros.

La imputación de los peritos fue anulada por la magistrada Gemma Gallego, titular del Juzgado de Instrucción número 35 de Madrid, tras hacerse cargo del proceso sobre la falsificación del denominado informe ETA/11-M. Pero su decisión fue recurrida ante la Audiencia de Madrid por la Abogacía del Estado y la asociación de abogados Adade, personada en las diligencias.

La Audiencia ha rechazado ambos recursos, lo que supone el primer varapalo a la actuación que está teniendo en este asunto la defensa de la Administración, cuya impugnación «carece de fundamento», afirman los magistrados de la Sección Tercera.

La resolución de la Audiencia es especialmente crítica con la actuación de Garzón y especialmente favorable a los peritos, respecto a los que se precisa que su exoneración reviste la trascendencia de sobreseimiento libre (por inexistencia de delito) y no meramente provisional (supuesto en el que la causa podría ser reabierta).

En cambio, para la Audiencia resulta «llamativo» que se solicite la anulación de las declaraciones que los peritos prestaron ante la juez Gallego en calidad de testigos, «siendo así que el auto de 29 de septiembre de 2006 [en el que Garzón les declaró imputados] estaría dictado por quien carecía de competencia objetiva» para investigar este asunto. Los magistrados recuerdan, a este respecto, las decisiones de la Sala de lo Penal de la propia Audiencia Nacional en las que reiteró que los juzgados centrales no eran competentes.

La Audiencia indica que, «con abstracción de su falta de competencia», lo decidido por Garzón no podía condicionar la actuación de la juez Gallego, sobre todo cuando no existe entre ellos una relación jerárquica.

Además, para la Sala resulta «incomprensible» que Garzón acordara diligencias como la realización de numerosos informes periciales sobre la virtualidad del ácido bórico como componente explosivo, cuando esto no lo afirmaban los peritos en el informe alterado por sus jefes.

La Audiencia, que destaca que la resolución de Garzón «dedica su mayor extensión no a explicar las razones para no ampliar la imputación contra Haski y sí a valorar como plenamente correcta la actuación de los responsables de la Comisaría General de Policía Científica», afirma que «está acreditado» que en los hechos mencionados en las Observaciones se encontró ácido bórico, «y en ningún pasaje de las mismas se afirma que el ácido bórico sirva, se utilice o intervenga de algún modo en la fabricación de explosivos».

«La posibilidad, que no otra cosa se señala en las Observaciones, de vinculación o identidad de los autores de los diversos hechos en los que se intervino ácido bórico, podrá calificarse de elucubración, de falta de rigor, de no ajustarse a las exigencias técnicas de un peritaje, de incumplir los estándares de calidad exigidos. Pero ello no permite afirmar que se faltó a la verdad en la narración de los hechos ni por lo que se refiere al dictamen como documento ni como posible prueba pericial que no llegó a emitirse formalmente», concluye.


Lea mas

 

La Audiencia pone en su sitio a Garzón

 

10-01-07



Impresiones

La Audiencia pone en su sitio a Garzón


La Audiencia de Madrid ha ratificado lo que ya estableció la juez de instrucción Gemma Gallego: que Baltasar Garzón no era competente para imputar a los tres peritos de la Policía que elaboraron un informe sobre una prueba del 11-M en el que advirtieron restos significativos de ácido bórico. En sus conclusiones alertaban de que esta sustancia se había hallado también en un piso de ETA. El auto no sólo es un acto de justicia con unos profesionales a los que el juez puso en la picota de forma «incomprensible» por hacer bien su trabajo, sino un varapalo para el propio abogado del Estado y la defensa de los superiores de los peritos implicados en la causa, que habían recurrido la decisión de Gallego. El magistrado de la Audiencia Nacional hizo pasar un calvario a Isabel López, Escribano y Manrique al acusarles de falsedad documental y someterles a un interrogatorio propio de las dictaduras que dice combatir. Y, para rizar el rizo, en un asunto que está fuera de su jurisdicción. La imputación de los funcionarios sirvió de coartada, además, para su linchamiento público, con el argumento de que el ácido bórico no es una sustancia explosiva, algo que, por lo demás, el auto de ayer confirma que jamás pusieron en duda en el informe. Como vaticinamos, Garzón pierde y queda en descrédito. Todo por exculpar a la cúpula policial y, podemos suponer, para hacer un favor al Gobierno. En nombre de la Justicia.


Lea mas

 

«Las respuestas dependerán del comportamiento del Gobierno»

 

10-01-07



ETA VUELVE A MATAR / La justificación de los terroristas

«Las respuestas dependerán del comportamiento del Gobierno»


La banda reivindica la bomba de la T-4 y anuncia nuevos atentados si se mantiene «la situación actual de ataque contra Euskal Herria»

BILBAO.- ETA hizo llegar ayer al diario Gara un comunicado en euskara en el que asume la autoría del atentado contra el aeropuerto de Barajas, afirma que la tregua continúa vigente, al tiempo que advierte que puede hacer nuevos atentados como respuesta a lo que llama «agresiones a Euskal Herria».

El texto íntegro de la traducción del comunicado es el siguiente:
(.../...)

«ETA, organización vasca socialista revolucionaria para la liberación nacional quiere comunicar a los ciudadanos vascos la lectura que realiza sobre la situación política, cuando han pasado nueve largos meses desde que dimos a conocer el alto el fuego de acciones amadas.

'¿Es que acaso tienen intención de que se pudra el proceso?' En la reflexión que comunicamos a la sociedad en agosto, nos hacíamos esta misma pregunta. Por desgracia, el proceso que tiene que traer la superación del conflicto de largos años está en situación de bloqueo, en una situación grave que no avanza ni para adelante, ni para atrás.

Esa situación de bloqueo tiene responsables directos. El Gobierno de España y el PSOE son quienes han generado la actual grave situación poniendo obstáculos al proceso democrático de forma permanente. En lugar de acordar las bases de un nuevo marco político que traiga la superación del conflicto y que reconozca los derechos de Euskal Herria, han establecido como tope del proceso los límites de la Constitución Española y de la legalidad.

Los dirigentes del Gobierno español deberían saber que no podrán construir un proceso de paz manteniendo los límites políticos que han generado el conflicto. Por el contrario, la reivindicación de esos límites políticos que garantizan la opresión política, militar y económica de Euskal Herria, no servirá sino para alimentar el conflicto y extender tiempos nuevos de enfrentamiento. Hasta ahora el Gobierno de España y los responsables del PSOE se han empeñado en esa postura.

Junto con esas prácticas políticas que justifican la opresión de Euskal Herria, el Gobierno de España no ha dado pasos todavía para anular sus mecanismos de guerra y de represión. El Gobierno de España continúa sin cumplir sus compromisos de alto el fuego.

ETA, durante este último año, ha dado pasos firmes para que el proceso avance. A comienzos de 2006 vimos morir a los militantes Roberto e Igor en las cárceles de exterminio de España; ETA, sin embargo, en la consideración de que se daban condiciones políticas suficientes en Euskal Herria, generó un terremoto político al poner en marcha el alto el fuego de sus acciones. A cambio, sin embargo, el Gobierno de España se puso a la verificación [sic] del cese de las acciones. Se limita a publicar filtraciones sobre el proceso y las conversaciones. La presencia y la presión policial se extienden. Sigue vigente la Ley de Partidos, en contra de los principios jurídicos. Continúan siendo permanentes los ataques contra la actividad de la izquierda abertzale. La actividad política, la actividad de los agentes populares es imposible en Euskal Herria. Han sido prohibidos más de 100 actos, acompañados de multas, detenciones y palizas. La tortura, más de 100 detenciones a manos de distintas fuerzas policiales, desde que ETA comunicó la detención de sus acciones. El mantenimiento de las medidas de excepción contra el Colectivo de Presos Políticos Vascos, la creación de la doctrina Parot, el secuestro de 185 presos políticos vascos y los que son recondenados para toda la vida. O la crueldad sin límites mostrada por el fiscal en el juicio contra Iñaki de Juana, al que han condenado a morir con la intención de utilizarlo como moneda de cambio. Ésta es la crónica cruel de una estrategia de represión que no ha parado en ningún momento a lo largo de estos nueve meses. Por si fuera poco, el Gobierno español, encabezado por el ministro del Interior y el fiscal jefe, se muestra arrogante al contar estos sucesos.

Al mismo tiempo, también queremos denunciar la postura mostrada por el PNV de Imaz en los últimos meses, pues se ha dedicado a alimentar la línea del Gobierno de España contra la izquierda abertzale. PSOE y PNV han actuado con la misma perspectiva sobre el proceso y en la misma estrategia, siendo los presupuestos que han firmado y los proyectos económicos gigantescos el hilo fundamental que los une en tal camino.

Asimismo, a los agentes o líderes que se dedican a repetir críticas en torno al tutelaje de ETA o realizando denuncias oportunistas ante las expresiones populares, mejor tendrían [sic] si se revolvieran ante el sistema de represión no democrático contra Euskal Herria y los movimientos populares. Los invitamos a dejar de lado el flujo de palabras que no nos llevan a ninguna parte y a trabajar en el camino que nos llevará con determinación a la verdadera democracia.

Realizamos un llamamiento a los agentes políticos que pueden tener la tentación de recuperar las fórmulas policiales y políticas sin salida y que han fracasado. Las fuerzas democráticas deberían dejar a un lado al PP-UPN y a la derecha fascista del Estado español y atreverse a realizar la segunda reforma del Estado español. Han pasado muchos años desde que se dedicaron a utilizar la vía represiva contra Euskal Herria y no ha traído más que sufrimiento para Euskal Herria y para el Estado español.

Ante esta situación, la solución al conflicto está en la propuesta política que ha repetido sin cesar la izquierda abertzale y que se ha hecho mayoritaria en la sociedad vasca: el reconocimiento de los derechos nacionales de Euskal Herria, respetar lo que decidan los ciudadanos vascos y superar la división territorial que se impone actualmente. Para ello, es preciso acordar y construir para Euskal Herria un nuevo marco jurídico-político fundamentado en el derecho de autodeterminación y en la territorialidad.

Euskadi Ta Askatasuna ve por ese lado la posibilidad de desarrollar el proceso democrático, mediante un acuerdo político que reúna los derechos y los mínimos democráticos que se le deben a Euskal Herria. Esto es lo que los partidos políticos y los agentes sociales deberían conformar y trabajar. Eso podría cambiar la situación actual abriendo paso a paso la oportunidad de abrir un nuevo camino hacia la solución del conflicto.

Éstas son hoy en día las oportunidades que están abiertas en Euskal Herria. Hasta ahora el PSOE ha intentado cerrar en falso estas opciones, dejando que el proceso se vaya pudriendo y llevándolo a un camino sin salida. Está en la mano de los vascos y de los agentes hacer presión popular para no permitir que la oportunidad abierta por los responsables políticos se pierda según sus cálculos e intereses, peleando por las oportunidades por encima de los peligros. El PSOE para ello tiene que atender el fundamento político en el que está arraigado el conflicto antes de que se haga tarde.

Las decisiones y las respuestas de ETA dependerán del comportamiento del Gobierno de España. Queremos mostrar claramente nuestra voluntad a favor del proceso, de fortalecerlo e impulsarlo; pero mientras se mantenga la situación actual de ataque contra Euskal Herria, tal y como dimos a conocer en el comunicado de agosto, ETA tendrá toda la determinación para responder.

ETA reivindica la acción con una bomba que produjo grandes daños ocurrida el 30 de diciembre de 2006 en el aeropuerto de Barajas de Madrid. Aparte de querer expresar firmemente que el objetivo de la acción armada no era causar víctima alguna, queremos denunciar que no se desalojase o vaciase el parking en el largo plazo de una hora, tras tres llamadas explicando el lugar exacto de la colocación del explosivo. Así pues, queremos hacer llegar nuestro más sincero pésame a las dos personas, Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio, que perdieron la vida en esta acción, así como a sus familias, amigos y al pueblo de Ecuador.

Por otro lado, nos reafirmamos ante los vascos en los objetivos que presentamos en el comunicado del día 22 de marzo. Por ese camino y mediante pasos firmes se le abrirán nuevas puertas al futuro de Euskal Herria.

Finalmente, ETA quiere decir que todavía sigue en pie el alto el fuego permanente que comenzó el 24 de marzo a las cero horas.

Gora Euskal Herria Askatasuna! Gora Euskal Herria Socialista! Jotake [sin descanso] hasta conseguir la independencia y el socialismo!

Euskal Herria, enero de 2007. Euskadi Ta Askatasuna, E.T.A».


Lea mas

 

Desmentidos que mienten

 

10-01-07



Desmentidos que mienten


La realidad ha confirmado las noticias negadas por el Gobierno y el PSOE

MADRID.- A lo largo de los dos últimos años, EL MUNDO ha venido publicando noticias puntuales sobre el proceso de negociación que han sido sistemáticamente desmentidas por el Gobierno y por el PSOE. El tiempo ha demostrado la certeza de cada una de ellas. Reproducimos una selección no exhaustiva de las más importantes y la reacción que provocaron.


29-4-2005.

«Las Fuerzas de Seguridad tienen acreditadas al menos dos reuniones en los últimos tres meses del presidente del PSE, Jesús Eguiguren, con los dirigentes de Batasuna Arnaldo Otegi y Pernando Barrena, y con el secretario general de LAB, Díez Usabiaga».


(.../...)

La vicepresidenta De la Vega dijo que «diversos» dirigentes del PSE «han negado reiteradamente cualquier diálogo político oficial ni cualquier tipo de negociación». «A ellos me remito», subrayó.

4-7-2005.

«Dirigentes del PSE han mantenido reuniones con Batasuna incluso después de que ETA hiciera estallar un coche bomba en el centro de Madrid».

El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, reiteró que no había autorizado «en ningún caso» mantener contactos «con una organización ilegal como es Batasuna» y «nadie puede invocar el nombre del PSOE para ello».

Al día siguiente, el entonces portavoz parlamentario, Alfredo Pérez Rubalcaba y el secretario general del PSE, Patxi López, tras reunirse en Ferraz, negaron los encuentros y aseguraron que no se sentarían a hablar con dicha formación hasta que condenara la violencia.

12-9-2005.

«ETA ultima con el Gobierno una tregua que se anunciará en los próximos tres meses».

El Ejecutivo lo desmintió a los periodistas que le consultaron y distintos representantes socialistas se inclinaron por negar que conocieran los hechos. López aseguró que faltaba «el paso definitivo» que era el «abandono de las armas para que entre en juego la política, que es radicalmente incompatible con la violencia». José Blanco tachó la información de «especulaciones».

Tras el anuncio del alto el fuego los socialistas negaron reiteradamente que representantes de su partido y de Batasuna se estuvieran reuniendo en secreto para negociar los términos de la mesa de partidos. Sólo lo hicieron en una ocasión cuando la formación ilegalizada les obligó a reunirse públicamente y aseguraron que no repetirían hasta que Batasuna se acogiese a la Ley de Partidos. No cumplieron dicho compromiso y volvieron a negar los encuentros, pero a mediados de noviembre, cuando parecía que la tregua iba a ser duradera, cambiaron de estrategia. Las reuniones, de ser negadas, pasaron a ser reivindicadas.

Pese a la kale borroka, Rubalcaba afirmó: «Si de lo que se trata es de construir la paz sobre la convivencia, lo más sensato es que los partidos mantengan contactos». Blanco dijo: «El PSE cumple con su obligación de mantener puentes que permitan en un futuro un diálogo para acabar con ETA».


Lea mas

9.1.07

 

La AVT se une a Peones Negros para coordinar protestas en toda España por el atentado de Barajas y la negociación con ETA

 


MANIFESTACIONES ESTE JUEVES 11 DE ENERO

La AVT se une a Peones Negros para coordinar protestas en toda España por el atentado de Barajas y la negociación con ETA
Una de las concentraciones de los Peones.
La AVT ha coordinado con la plataforma "Peones Negros", que los días 11 de cada mes piden la verdad sobre el 11-M, distintas manifestaciones en toda España. Este jueves 11 de enero el objetivo es condenar el último atentado en Barajas. Covite, ha rechazado acudir a la marcha convocada por Ibarretxe bajo el lema "Por la paz y el diálogo", a la que se ha sumado el PSE, ya que "tiene como objetivo principal socorrer a ETA y Batasuna". Por si los ánimos no estuvieran ya bastante caldeados, El País pone este lunes su granito de arena al incluir en la información de las manifestaciones la foto de la falsa agresión a Bono. El diario de PRISA obvia la sentencia y habla de un "intento de agresión" que los jueces ya han dicho que no existió.

Leer el resto de la noticia aqui.


Lea mas

 

PSE y Batasuna se reúnen en secreto para tratar de salvar el 'proceso' con ETA

 

09-01-07



ETA VUELVE A MATAR / El representante de Batasuna pidió al Gobierno que le dé unas semanas para encauzar la situación / Otegi consultó con ETA el comunicado en el que pide a la banda que vuelva a su compromiso de marzo

PSE y Batasuna se reúnen en secreto para tratar de salvar el 'proceso' con ETA


ANGELES ESCRIVA

MADRID.- Miembros de la dirección del Partido Socialista de Euskadi (PSE) y de Batasuna se reunieron después del atentado del día 30 de diciembre en Madrid que costó la vida a dos personas. Los contactos, que en un primer momento fueron indirectos y que culminaron con un encuentro secreto al máximo nivel, se han venido produciendo a lo largo de la última semana, a pesar de las declaraciones efectuadas por el presidente del Gobierno asegurando que, tras el atentado contra el Aeropuerto de Barajas, el «diálogo» que era la base del proceso había «llegado a su fin».


En los contactos habidos entre la dirección de ambos partidos, los representantes radicales solicitaron al Gobierno unas semanas de tiempo para tantear cuál era su propia situación respecto a ETA y tratar de encauzar a sus bases más recalcitrantes. Esa solicitud, que debía efectuarse a través de los socialistas vascos, ocupó parte de la conversación y la representación abertzale, tras plantearla, deslizó la idea de lo difícil que podía volverse la situación si no se le concedía ese plazo.

(.../...)

De los encuentros que los dirigentes de Batasuna, con su portavoz Arnaldo Otegi a la cabeza, han tenido en la última semana con el resto de los partidos políticos y con el lehendakari, Juan José Ibarretxe, éste es sin duda el más controvertido de todos. Porque mientras el resto, incluido el Gobierno vasco, desde inmediatamente después del atentado, mostró su apuesta por que las negociaciones prosiguiesen, tanto el Partido Socialista como el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero, aun manejando hábil y ambiguamente en algunas ocasiones las posibilidades semánticas sobre la continuidad o no del proceso, sí han querido trasladar la imposibilidad de que el diálogo con la formación ilegalizada fuese a proseguir.

En los contactos que se han producido, además de la petición de tiempo para intentar reconducir la situación y de la reflexión sobre lo difícil que se volvería ésta en caso de que al final de dicho plazo nada se hubiese conseguido, la dirección de Batasuna también se comprometió a intentar pactar con la banda una respuesta relativamente autónoma respecto al atentado.

Se trataba de realizar una formulación que no llegaría a la condena del asesinato de los dos ciudadanos ecuatorianos pero que, según los interlocutores abertzales, iría más lejos de lo que nunca había ido la formación ilegalizada.

El portavoz de Batasuna, efectivamente, realizó sus consultas entre los miembros de la Mesa Nacional y también, y esto es fundamental, con algunos de los más destacados miembros de Ekin, organismo en el que está incluida ETA. En definitiva, la declaración leída ayer en un hotel de San Sebastián fue consultada previamente y se le puso el tope a Otegi de hasta dónde podía llegar.

No en vano, Otegi pidió ayer a ETA que «mantenga intactos los compromisos» del comunicado de alto el fuego hecho público en marzo pero sin realizar alusión alguna -ni mucho menos de condena-, al atentado de Barajas. Otegi propuso, así, que se haga borrón y cuenta nueva, que se vuelva al principio de la tregua como si el atentado no se hubiese producido, para así poder centrarse en lo único en lo que Batasuna es protagonista y de lo que puede sacar rentabilidad, que es la mesa de partidos en la que estaba previsto que se abordaran las cotas de mayor autogobierno para Euskadi.

Las negociaciones secretas para la constitución de la mesa han resultado un foro que, además, ha convertido a sus dirigentes en interlocutores, una condición que ha librado a algunos de ellos de sufrir las consecuencias inmediatas de algunos de los procedimientos judiciales que tienen abiertos. En su comparecencia, Otegi, le puso al Ejecutivo las condiciones que se deben cumplir: que se mantenga a distancia de los acuerdos políticos, que pare las medidas judiciales y policiales y que si los partidos vascos apuestan por la autodeterminación o la independencia, se comprometa a que estas decisiones van a poder ponerse en marcha.

En esas condiciones, por tanto, la banda terrorista estaría de acuerdo en volver a los términos del mes de marzo. Pero esto no garantiza necesariamente que no se vayan a producir nuevos atentados dado que, según ha podido saber este periódico de fuentes solventes, ETA, al menos hoy por hoy -y cuando hasta la izquierda abertzale está esperando que haga público de manera inminente un comunicado-, no tiene la intención de anunciar que renuncia de manera expresa a la violencia.

La organización terrorista está manejando otros tiempos, considera que este proceso no se debe circunscribir necesariamente a una legislatura, y el método de trabajo que va a intentar imponer es el de -en caso de que se reinicien las negociaciones-, enviar un toque de atención al Ejecutivo en caso de que éste no cumplimente determinadas expectativas.

Ayer, en su comparecencia, Otegi, flanqueado por los miembros de la mesa de interlocución, Rufi Etxebarria y Arantxa Santiesteban, como si se tratara de una declaración solemne, desde un atril y en presencia de las banderas del País Vasco y Navarra, le perdonó la vida al Gobierno públicamente. Aseguro que el Ejecutivo había realizado una «gestión pésima de la tregua» pero que la izquierda abertzale sabe que no es ocasión de «buscar el desgaste» o el «reproche». Aseguró que los partidos con los que se había reunido le recordaron que tenía «especial responsabilidad en lo que había ocurrido» y él quiso entender que le estaban pidiendo, no que se distanciase de ETA, sino que «recondujese» la situación.

«Materializables»

Así pues, recogió «el guante», asegurando que todo diálogo se debe hacer «en ausencia de violencia» -otorgó a esta frase la misma interpretación que le dio en Anoeta y que tan escaso efecto ha tenido-; pidiéndole a ETA y al Gobierno que «manifiesten su compromiso con el diálogo político multilateral» -es decir que no boicoteen la mesa de partidos en la que sólo éstos, incluida Batasuna, han de tener la decisión-; y exigiéndole al Ejecutivo que garantice «que los proyectos han de ser no sólo defendibles sino materializables».

Las últimas semanas del proceso han generado ciertas tensiones en un sector de los socialistas vascos que no se han sentido identificados con decisiones adoptadas desde el Ministerio del Interior como las detenciones posteriores al robo de armas o el endurecimiento de la postura inicial de «suspensión» del proceso -que no ruptura- que expresó el presidente tras el atentado.


Lea mas

 

Zapatero da a entender a Rajoy que no volverá al Pacto Antiterrorista

 

09-01-07



ETA VUELVE A MATAR / La estrategia socialista

Zapatero da a entender a Rajoy que no volverá al Pacto Antiterrorista


Mientras el líder de la oposición salía de Moncloa, la vicepresidenta De la Vega criticó su actitud durante el 'proceso' y le dirigió duras advertencias


FERNANDO GAREA

MADRID.- Ni el asesinato de dos personas consigue que José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy den imagen de unidad frente a ETA.

Ayer se reunieron, por segunda vez en 15 días, y no hubo ni apariencia de acercamiento. Rajoy salió asegurando que sigue sin conocer la posición del presidente; y Zapatero, a través de María Teresa Fernández de la Vega, le reprochó su posición durante el alto el fuego. Apenas había salido Rajoy de La Moncloa, cuando la vicepresidenta lamentó que «desde el primer momento utilizara la lucha antiterrorista como elemento de desgaste al Gobierno». El problema de fondo es que Rajoy no contempla ninguna posibilidad de acuerdo que no sea recuperar el Pacto Antiterrorista. Por contra, Zapatero quiere superar ese acuerdo por otro con todos los partidos y, sobre todo, mantiene la esperanza de poder recuperar de los escombros de Barajas su proceso de paz y el diálogo con ETA. Así lo confirman fuentes autorizadas del Gobierno.

(.../...)

La reunión de ayer en La Moncloa duró una hora y cuarto y fue iniciativa de Zapatero. Según fuentes de su entorno, llamó el viernes a Rajoy y es consecuencia de un gesto del presidente con el líder de la oposición antes de la ronda con el resto de grupos parlamentarios.

Como Zapatero rechaza un pacto sólo con el PP, la vicepresidenta primera repitió ayer muchas veces lo de la unidad de todos los partidos, sin excepción. El Pacto Antiterrorista fue suscrito hace seis años sólo por el PSOE y el PP, incluye críticas al PNV y no contempla expresamente el diálogo con ETA. Esas tres características son rechazadas por el presidente del Gobierno porque necesita apoyos parlamentarios, quiere a toda costa salvar su estrecha relación con el líder del PNV, Josu Jon Imaz, y no descarta intentar de nuevo el diálogo con ETA.

Para llegar a un nuevo pacto con todos, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, iniciará hoy una ronda de reuniones con los portavoces parlamentarios. La estrategia del Gobierno ayer fue la de insistir en que mantiene la mano tendida para que el PP se sume a ese posible acuerdo.

La reunión de ayer tenía, precisamente, el objetivo de escenificar que es Rajoy quien debe moverse para no quedarse aislado, fuera de la unidad de todos. Para eso, Fernández de la Vega incluyó en su intervención media docena de emplazamientos al PP para que acepte el diálogo «necesario para el acuerdo», con la advertencia de que, en caso contrario, «volverá a equivocarse» o «no ejercerá su responsabilidad, como le pide la mayoría de los ciudadanos».

En la reunión, el presidente del Gobierno ofreció diálogo a Rajoy, pero sin mayor concreción.

Zapatero está especialmente ocupado y preocupado en mantener el acuerdo con el PNV y, más concretamente, con Josu Jon Imaz, con el que habla casi a diario y con el que ha colaborado estrechamente estos meses. El preámbulo del Pacto Antiterrorista es crítico con el PNV, y por eso el presidente no lo ve ahora como instrumento útil. En cuanto al diálogo con ETA, la discrepancia fundamental es que Zapatero no renuncia a retomarlo en algún momento. Por eso habló de suspensión, y ayer Fernández de la Vega no lo descartó expresamente.

Así, preguntada «si el presidente del Gobierno descarta absolutamente reabrir el diálogo con ETA», la vicepresidenta respondió: «Hoy el diálogo con ETA está roto, lo ha roto ETA y el Gobierno no trabaja ni sobre hipótesis ni sobre escenarios virtuales. El Gobierno trabaja en base a hechos ciertos y realidades, y la realidad hoy es que todas las vías con ETA están rotas, las rompió ETA hace 10 días». La clave es la palabra hoy, que repitió de manera enfática dos veces en el mismo párrafo.

El Pacto Antiterrorista no prevé el diálogo con ETA, sólo menciona que «la política penitenciaria contemplará las formas de reinserción de aquéllos que abandonen la organización terrorista y muestren actitudes inequívocas de arrepentimiento y voluntad de resocialización, tal y como establece la Constitución». Es decir, sólo reinserciones individuales.

Zapatero se queda con los puntos del Pacto que establecen que la política antiterrorista la dirige el Gobierno y que este asunto debe estar fuera de la disputa política. Asegura que ambos han sido incumplidos sistemáticamente por el PP.

El Pacto que ahora reivindica Rajoy fue propuesto en 2000 por Zapatero, entonces líder de la oposición, y el ahora líder del PP, como vicepresidente del Gobierno, descalificó inicialmente de forma hiriente la oferta.

Además, en su intervención inicial de ayer, la portavoz del Gobierno, como ya hiciera Zapatero el día 30 de diciembre, incluyó el atentado de Barajas entre las dificultades que esperaba que tuviera el proceso de paz. En concreto, Fernández de la Vega recordó que el presidente dijo que «el camino de la paz sería largo, duro y difícil, como ha quedado acreditado tras el atentado de Barajas».

Llamamiento a Batasuna

Otro elemento destacado en esta línea es que fuentes del Gobierno conceden importancia a las palabras de ayer de Arnaldo Otegi, como si todavía fuera posible reconducir la situación. La propia vicepresidenta primera, al ser preguntada ayer por la declaración del líder de la formación ilegalizada aseguró: «Batasuna tiene un largo camino que recorrer y la sociedad espera que lo recorra».

Fernández de la Vega no admitió la más mínima autocrítica en la actuación del Gobierno y su presidente. No aceptó errores en la información para que Zapatero fuera tan optimista el mismo día que ETA colocaba el coche-bomba, ni en la gestión posterior, cuando el presidente siguió de vacaciones en Doñana los cuatro días siguientes al atentado.

«El Gobierno ha hecho todo lo que había que hacer en cada momento» y «el presidente hizo lo que tenía que hacer y lo ha hecho con responsabilidad, transparencia y ha liderado el proceso con coraje y firmeza», dijo.

Zapatero comparecerá ante el Pleno del Congreso la próxima semana, previsiblemente el lunes día 15, con un formato en el que no habrá comunicación previa del Gobierno ni votación posterior.


Lea mas

 

ZAPATERO ABUSA DE RAJOY EN UN NUEVO EJERCICIO DE DOBLE JUEGO

 

09-01-07



Editorial

ZAPATERO ABUSA DE RAJOY EN UN NUEVO EJERCICIO DE DOBLE JUEGO


Nos hubiera gustado comenzar este editorial saludando la rectificación del Gobierno y felicitando a Zapatero por escuchar las voces juiciosas y sensatas que le reclamaban un giro en la política antiterrorista. Pero el encuentro de ayer con Mariano Rajoy en La Moncloa revela que el presidente no quiere rectificar y va en la dirección contraria de lo que dicta el interés general y el sentido común.

La reunión entre los dos líderes políticos no sólo sirvió para evidenciar por segunda vez en poco más de dos semanas sus enormes diferencias en política antiterrorista, sino que además escenificó el nuevo intento del Gobierno de aislar al PP y presentarlo como un partido intolerante, que se niega a cualquier tipo de diálogo y que se desmarca del resto de las formaciones. Éste era, muy probablemente, el principal objetivo de la convocatoria a juzgar por las declaraciones de la vicepresidenta Teresa Fernández de la Vega.
(.../...)

Si lo que quería el Gobierno era recomponer el consenso con el PP, fuera de forma unilateral o en un marco multilateral, la reunión de ayer fue totalmente contraproducente. Resulta insólito que el presidente convoque al líder de la oposición y la vicepresidenta le descalifique poco menos que cuando está saliendo por la puerta. Fernández de la Vega llegó a acusar a Rajoy de haber «utilizado» el terrorismo para «desgastar» al Gobierno, advirtiéndole a continuación de que «hará un flaco favor a los intereses generales, a su propio partido y [¡¡] a sí mismo» si ahora no secunda a Zapatero. Hacía tiempo que no se escuchaba nada tan impropio como esta mezcla de reproches y admoniciones dirigidas a un invitado. Por mucho menos Aznar decidió sustituir a Miguel Angel Rodríguez cuando se permitió burlarse de Jordi Pujol el mismo día que acudía a Moncloa. No sugerimos que ahora deba ocurrir lo mismo -sólo le faltaba eso al Gobierno-, pero el que una persona habitualmente prudente como la vicepresidenta no guardara ayer ni las normas de la cortesía política es la mejor prueba de hasta qué punto la cúpula del poder sigue sin recuperarse del impacto emocional de la explosión en la T-4 de Barajas.

Sin propuestas concretas

Zapatero ofreció ayer al PP un diálogo en abstracto, pero no realizó propuesta concreta alguna y menos la recomposición del Pacto Antiterrorista, que, según las palabras de la vicepresidenta, ha quedado superado por el paso del tiempo.

Zapatero quiere que Rajoy se sume a una política de consenso con el resto de las fuerzas políticas, pero no acepta ni el menor error en su estrategia de negociación, ni se compromete a romper definitivamente el diálogo con ETA, ni se desmarca de la ambigüedad de socios como el PNV y ERC. Pide, en definitiva, al PP que rectifique, cuando quien tiene que rectificar es él después del atentado de ETA en Barajas.

La prueba de que Zapatero pretendía arrinconar de nuevo al PP y presentarlo como la gran coartada de su fracaso es la noticia que publicamos hoy en nuestra portada: los contactos secretos mantenidos hace muy pocos días entre el PSE y Batasuna al más alto nivel.

A través de su interlocutor, Batasuna le pidió al Gobierno que no rompiera el proceso de paz a cambio de la declaración de ayer de Otegi, en la que éste solicitó a la banda que «mantenga el alto el fuego permanente». Esa comunicación del líder de Batasuna fue pactada con la dirección de ETA.

Contraste con la realidad

Es inimaginable que Zapatero -que, por supuesto, no le dijo ayer ni una palabra a Rajoy al respecto- no estuviera al tanto de este encuentro. De hecho, en las actuales circunstancias, todo indica que la cúpula del PSE tuvo que tener su autorización previa. ¿Cómo encaja eso con su enfático anuncio del sábado 30 de diciembre: «He ordenado suspender todas las iniciativas para desarrollar ese diálogo»? ¿Qué podemos esperar de este Gobierno si ni siquiera un compromiso tan superficial y débil no resiste el contraste con la realidad más allá de una semana? ¿Es que de nuevo Zapatero quiere jugar con las palabras, pensando que todas se las llevará el viento y que nada de lo que se dice tiene importancia alguna? Así es como se destruye la credibilidad de un gobernante.

Pero peor aun es el fondo del asunto. El PSE se reunió con Batasuna por la misma razón por la que Patxi López se apresuró a secundar la manifestación de Ibarretxe a favor del «diálogo» , por la misma razón que se ha frenado en seco el esbozo de autocrítica de José Blanco y por la misma razón por la que Zapatero se niega a convocar el Pacto Antiterrorista: porque, aunque parezca inverosímil, el presidente quiere mantener los puentes abiertos para tener la opción de volver a las andadas en cuanto se disipe el humo de la bomba, se retiren los escombros y se proteste un poco por los muertos. Entre tanto, para ganar tiempo, necesita crear una gran marejada no contra ETA sino contra el PP.

Rajoy -que ya fue engañado por Zapatero en el debate sobre el estado de la Nación cuando también le ocultó una futura reunión del PSE con Batasuna- no se merece ese doble juego del Gobierno. Y tampoco se merece el descortés trato que recibió ayer. Si Zapatero quiere seguir convocándole a Moncloa, lo menos que debe garantizar al líder de la oposición es un elemental respeto a las reglas de la buena educación.

La reunión de ayer sólo sirvió para agrandar las ya abismales diferencias entre el PSOE y el PP, lo cual favorece a ETA y augura fuertes tensiones entre los dos partidos en un periodo preelectoral.

Etiquetas:



Lea mas

 

11-M: la ciudadanía reclama que se investigue

 

09-01-07



Impresiones

11-M: la ciudadanía reclama que se investigue


El apartado de hoy de la encuesta de Sigma Dos para EL MUNDO vuelve a subrayar hasta qué punto ha calado en la ciudadanía la idea de que no conocemos lo que realmente ocurrió el 11 de Marzo de 2004. Un 70,4% de los encuestados rechaza que «en lo esencial se conozca ya toda la verdad» sobre la masacre. El porcentaje de quienes no creen la versión oficial oscila según la tendencia política de quien responde -87,1% entre los simpatizantes del PP, 57% entre los socialistas-, pero siempre es mayor que el de quienes piensan que no queda por conocer nada sustancial sobre los atentados. Muy similar es la proporción (68%) de quienes consideran que el juicio oral que está a punto de iniciarse despejará las principales incógnitas y algo inferior pero igualmente considerable la de quienes creen que el Gobierno no tiene interés en que se sepa todo lo que ocurrió en aquellos días (50,9%) y la de quienes creen que no está claro qué tipo de explosivo estalló en los trenes (50,4%). Mención especial merece la confianza de los ciudadanos en la prensa, a la que un 57% considera la gran interesada en desvelar la trama y a la que un 77,6% reclama que continúe investigando. Este nítido posicionamiento de la opinión pública es un acicate más a la labor de investigación de nuestro periódico. Pese a las trabas de la fiscal, del juez y del Gobierno, seguiremos indagando en un episodio que dista mucho de estar aclarado


Lea mas

 

El 70% dice que no se sabe la verdad del 11-M

 

09-01-07



SONDEO EL MUNDO-SIGMA DOS / Las incógnitas del 11-M

El 70% dice que no se sabe la verdad del 11-M


Pulsar para ampliar

Los españoles consideran que aún se desconocen aspectos «esenciales» y que el inminente juicio no servirá para desvelarlos


MANUEL MARRACO

MADRID.- A poco más de un mes para que comience el juicio por el 11-M, a punto también de cumplirse el tercer aniversario de la matanza, una amplísima mayoría de españoles considera que todavía no se conocen aspectos esenciales sobre los atentados.


Tampoco ven el futuro con optimismo: de nuevo la mayoría cree que esa verdad no se aclarará con la celebración del juicio y que, además, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero no tiene especial interés en que así sea.
(.../...)

Así se desprende de la encuesta elaborada por Sigma Dos para EL MUNDO, que indica que el 70,4% de los españoles rechaza que, «en lo esencial, se conozca ya toda la verdad sobre el 11-M». Las cifra supone un leve aumento desde el 67,9% de encuestados que mostraba sus dudas hace apenas tres meses, en la última encuesta sobre los atentados de Madrid publicada en este diario.

La desconfianza de los españoles respecto a la versión oficial es mayoritaria en todos los grupos de edad y en todas las opciones políticas. Resulta especialmente elevada entre los más jóvenes (80,9%) y entre los votantes del Partido Popular (87,1%), pero se extiende también a los votantes socialistas: el 57% de ellos cree que una parte importante de la verdad sigue oculta, frente a un 34% que la considera aclarada. Los seguidores más fieles de la versión oficial los proporciona Izquierda Unida, que se reparte casi por igual entre quienes dudan de ella (46,9%) y quienes la consideran suficiente (42,3%).

Mirando al futuro, algo más de la mitad de los españoles considera que el Ejecutivo no tiene interés en que se conozca toda la verdad del 11-M. Son un 50,9% de los encuestados, frente al 39,7% que da un voto de confianza al Ejecutivo de Rodríguez Zapatero.

Por edades, sólo el grupo de entre 45 y 64 años se decanta -apenas por un punto de diferencia- por las buenas intenciones del Gobierno. El análisis por recuerdo de voto indica que entre las filas de votantes socialistas existe un 30% que duda del empeño gubernamental en aclarar los hechos. Una desconfianza que, de nuevo, supera a la de los votantes de IU. Entre quienes en marzo de 2004 dieron su voto al Partido Popular, el 77,7% no vislumbra un interés del Gobierno por desvelar toda la verdad.

Si los españoles no confían en el Ejecutivo, tampoco contemplan el juicio del 11-M como la solución a las incógnitas que aún rodean la masacre. La encuesta indica que una amplia mayoría (68%) cree que la vista oral que se celebrará en la Casa de Campo no aclarará las cosas. La cifra es casi tres veces superior a la de quienes sostienen que sí despejará las dudas esenciales (el 24,1%).

Estos datos resultan especialmente significativos al haberse dado por concluida en la Audiencia Nacional la parte fundamental de la investigación. El juez Juan del Olmo mantiene abiertas unas diligencias previas a las que se pueden incorporar nuevos datos, pero hace meses que dio por concluida la instrucción del sumario principal. El calendario oficioso que maneja la Audiencia Nacional marca el mes de febrero como arranque del juicio por la masacre.

La encuesta muestra un abrumador respaldo al papel de investigación desempeñado por la prensa. La mayoría de los españoles (57%) considera que ha sido la institución más interesada «en averiguar toda la verdad» sobre los atentados.

A juicio de los encuestados, en esa labor de investigación la prensa aventaja holgadamente a la Justicia (un escaso 14,6% la señala como la más interesada) y casi multiplica por 10 a la propia Policía, que se queda con un raquítico 6,3%.

También en este caso, el liderazgo de la prensa es mayoritario en todas las orientaciones políticas y en todas las franjas de edad.

La confianza en la investigación periodística ha crecido en el último trimestre conforme descendía la depositada en el juez, la fiscal y las Fuerzas de Seguridad del Estado. El pasado mes de octubre, la prensa obtenía un 43% de las preferencias, frente al 15% de la Justicia y el 10,5% de la Policía.

Esa impresión de los españoles de que es la prensa la que poco a poco va levantando el velo sobre la masacre explica la respuesta abrumadora a otra cuestión planteada en la encuesta: el 77,6% de los consultados cree que los periodistas deben seguir investigando la masacre, en contra de un 18,4% que preferiría que no lo hiciera.

El impulso a la investigación periodística llega de manera rotunda tanto desde las filas populares (82,5%) como desde las socialistas (73,8%). Los más recelosos de los medios de comunicación son los votantes de Izquierda Unida. Casi un tercio de ellos (28,3%) preferiría que la prensa dejase correr el asunto.

Uno de los aspectos más polémicos de la investigación -y más investigados por la prensa- ha sido el tipo de explosivo que se empleó en los trenes. Este aspecto de las pesquisas ha quedado en entredicho por las numerosas contradicciones encontradas durante la instrucción, que desembocaron en la destitución del máximo responsable de los Tedax, Juan Jesús Sánchez Manzano.

La mitad de los españoles cree que no es posible determinar todavía cuál fue el explosivo empleado. La cifra de quienes lo dudan es exactamente la misma que hace tres meses, el 50,4%. Eso sí, parte de quienes preferían no contestar a la pregunta en octubre se suma hoy a quienes creen que sí se puede demostrar el origen y composición del explosivo (un 29% hoy, frente al 15% del trimestre pasado).

Las dudas son claramente mayoritarias entre las filas populares, donde un 67% recela de la investigación policial y judicial, y sólo un 22% cree zanjado el asunto. Entre los socialistas, los traidores a la versión oficial no alcanzan la mayoría, pese a suponer una cifra considerable. Son un 37,6% frente al 45,1% que sostiene que estalló la dinamita Goma 2 ECO robada por la trama asturiana.

Los españoles también se pronuncian sobre otro de los aspectos más polémicos de la investigación: la posible vinculación de ETA con los atentados. La opinión en este punto apenas se ha movido desde octubre. Siguen siendo mayoría quienes niegan esa posibilidad (un 54%, dos puntos por encima de la última encuesta).

Un tercio de los españoles sí ven la mano de la banda terrorista en los atentados. En este aspecto, las opciones políticas marcan una clara diferencia. Más de las mitad de quienes tres días después de la masacre votaron al PP creen que ETA está implicada de alguna manera (el 51,4%). Incluso un 20% de quienes respaldaron la propuesta de Rodríguez Zapatero en las urnas cree en la intervención etarra. Esa quinta parte de los votantes socialistas queda ampliamente superada por un 71% que dice no a la relación ETA-11 de Marzo.

La comparación entre la encuesta actual y la del pasado octubre revela una mayor confianza de los encuestados en la investigación sobre el papel de ETA. La afirmación de que «la Policía y la Justicia han desdeñado los indicios que vinculan ETA y 11-M» es suscrita por el 35,9% de los encuestados, 3,3 puntos menos que en octubre. Sólo los votantes del PP la apoyan mayoritariamente, unas décimas por encima del 50%.

En la misma línea, aumentan considerablemente quienes se muestran de acuerdo con la afirmación de que la Policía y la Justicia «han investigado todas las pistas sin prejuicios». Son un 48,4%, 13 puntos más que en la anterior encuesta. Es la respuesta mayoritaria entre todas las edades y grupos políticos, excepto el PP.




Lea mas

 

El PSOE cierra filas en apoyo de su líder

 

09-01-07



El PSOE cierra filas en apoyo de su líder


MANUEL SANCHEZ

MADRID.- José Luis Rodríguez Zapatero recibió ayer el pleno respaldo de la Ejecutiva Federal del PSOE a su intento fallido para acabar con la violencia terrorista, produciéndose un auténtico cierre de filas en torno al presidente del Gobierno.

El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, lo expresó así: «Sólo ha habido un único planteamiento en la reunión, en el sentido de que se ha hecho lo que se tenía que hacer, y se ha respondido adecuadamente frente a la oportunidad que había de conseguir la paz», dijo.

(.../...)

Tal vez por ello, Blanco renegó de la única autocrítica nacida desde las filas del Gobierno o del PSOE tras lo ocurrido con el llamado 'proceso de paz', que hizo él mismo en declaraciones a la Cadena Ser.

Ayer, el secretario de Organización dijo que «fue malinterpretado» y aseguró que sus palabras «se han sacado de contexto, como dijo el presidente del Gobierno».

Además, Blanco quiso lanzar otro mensaje: un llamamiento a la unidad de todos los demócratas. En un tono inusualmente suave y moderado, afirmó que «es el momento de la unidad, de reforzar el consenso, de no debilitarlo, de trabajar unidos frente al terrorismo».

En este sentido, pidió expresamente al PP que «no profundice en el desacuerdo, porque es más importante fortalecer lo que nos une, que es la voluntad común de acabar definitivamente con el terrorismo».

Todos los miembros de la Ejecutiva dieron el apoyo a Zapatero, quien en su intervención inicial no aportó aspectos novedosos en relación con sus declaraciones del 30 de diciembre y del 6 de enero.


Lea mas

 

CC rompe el «cheque en blanco» que le dio al Gobierno y CiU le pide humildad

 

09-01-07



CC rompe el «cheque en blanco» que le dio al Gobierno y CiU le pide humildad


D. G. S. / L. M.

LAS PALMAS / BARCELONA.- Coalición Canaria anunció ayer que, tras el «fracaso» de la política antiterrorista del Gobierno, retira el «cheque en blanco» que le dio en 2005. Aseguró que no renovará su apoyo hasta conocer sus planes y constatar un cambio de rumbo en sus planteamientos.

La formación nacionalista canaria «exige» a José Luis Rodríguez Zapatero que cambie su estrategia en la lucha contra ETA, y al PP que flexibilice su postura y apoye al Ejecutivo, informa Efe.

(.../...)

El presidente de CC, Paulino Rivero, reveló, al término de la reunión del Comité Permanente de su partido, que estudiarán la posibilidad de apoyar una hipotética moción de censura del PP en el Congreso de los Diputados.

CiU, por su parte, pidió «humildad» al Gobierno y exigió a José Luis Rodríguez Zapatero que «no genere falsas expectativas» en la sociedad.

«El Gobierno español y Zapatero deben tener una actitud de prudencia y tocar con los pies en el suelo», indicó el presidente de CiU, Artur Mas, tras la Ejecutiva de su partido. Mas no dudo en criticar las contradicciones del Ejecutivo central: «No puede ser que un presidente diga que el tema del terrorismo está bien enfocado y que al día siguiente se ponga una bomba que produce dos muertos», añadió.

En su opinión, ahora se abre una etapa «inesperada» en la política española, en la que Zapatero debe corregir sus errores, puesto que ha pecado «de exceso de confianza, de ingenuidad y de querer ponerse alguna medalla antes de hora». Para Mas, el Gobierno debe actuar a partir de ahora «con energía» y «no vender motos innecesarias».

«Fracaso»

Para ERC, el escenario es diferente. Eludió criticar al Gobierno, pero sí le advirtió de que sería un error reeditar el Pacto Antiterrorista. ERC piensa que este acuerdo fue un «fracaso» y que reactivarlo «no sería adecuado para la nueva situación creada» tras el atentado. Prefirió culpar al PP. Además, en su opinión, la única forma de acabar con el terrorismo es el «diálogo», por lo que invitaron al Gobierno a buscar nuevas fórmulas que permitan reactivar las conversaciones con ETA.

Por su parte, el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, afirmó que la declaración realizada ayer por el líder de Batasuna, Arnaldo Otegi, en favor del mantenimiento de la tregua, es «claramente insuficiente» y demuestra la «impotencia» del mundo abertzale.



Lea mas

 

Asociaciones de víctimas reclaman «fortaleza» para acabar con ETA

 

09-01-07



Asociaciones de víctimas reclaman «fortaleza» para acabar con ETA

F. L.

MADRID.- Más de una veintena de asociaciones y fundaciones de víctimas del terrorismo reclamó ayer «unidad», «firmeza» y «fortaleza» contra los «criminales de ETA».

En un comunicado elaborado por la Fundación de Víctimas del Terrorismo, presidida por Maite Pagazaurtundua, y suscrita por multitud de asociaciones, se expresa la «condena más rotunda» al atentado perpetrado por la banda ETA el pasado 30 de diciembre en el aeropuerto de Barajas y que acabó con la vida de dos personas.

Además, expresan su «solidaridad y afecto a las víctimas de la misma y a sus familiares». «Desgraciadamente, ETA ha incorporado dos nombres más a la lista de dolor innecesario, de asesinados por la barbarie terrorista», indica el comunicado.

(.../...)

«Ante esta situación pedimos a los responsables políticos la búsqueda de unidad y consenso necesarios para terminar con el terrorismo, actuando con firmeza y fortaleza contra los criminales».

El escrito, suscrito por las principales asociaciones de víctimas, añade: «Defendemos, como siempre hemos hecho, la aplicación del Estado de Derecho como elemento fundamental de la lucha antiterrorista, siendo la acción de la legalidad a través de la actuación judicial y policial un instrumento irrenunciable para acabar para siempre con la barbarie terrorista».

Instrumentos legales

Además, el comunicado distribuido por la Fundación presidida por Maite Pagazaurtundua añade: «Defendemos, en consecuencia, la actuación de la Justicia contra todos aquellos que amparan, justifican y respaldan la acción de los terroristas a través de los instrumentos legales actualmente vigentes para ello».

Finalmente, piden a la sociedad española «que mantenga el espíritu de apoyo y solidaridad con todas las víctimas del terrorismo que las mismas merecen y que, desde un compromiso cívico, exprese su rechazo a quienes quieren alterar nuestra convivencia a través de la violencia».

Además de la Fundación de Víctimas, el escrito está firmado, entre otras, por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Foro Ermua, Asociación Andaluza de Víctimas del Terrorismo, Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas, Asociación Gallega de Víctimas del Terrorismo, Fundación para la Libertad.

También se sumaron al comunicado la Fundación Papeles de Ermua, la Fundación Manuel Broseta, la Fundación Fernando Buesa, la Fundación Tomás Caballero, la Fundación López de Lacalle, la Fundación Alberto Jiménez Becerril, Basta Ya y la Asociación Dignidad y Justicia, entre otras.



Lea mas

 

La red del Foro contra la Guerra se moviliza por la marcha del día 13

 

09-01-07



ETA VUELVE A MATAR / Las reacciones

La red del Foro contra la Guerra se moviliza por la marcha del día 13



Los colectivos de izquierdas se vuelven a juntar para acudir a la manifestación de los ecuatorianos contra el terrorismo y por la paz


MANUEL SANCHEZ

MADRID.- El núcleo de la red de organizaciones sociales que se agrupó en protesta contra la Guerra de Irak, el llamado Foro contra la Guerra, volvió a reunirse en la mañana de ayer para movilizarse; esta vez contra el terrorismo, a favor de la paz y en apoyo de la manifestación convocada para el próximo sábado 13 de enero.


Este colectivo heterodoxo, que agrupa a todo tipo de movimientos sociales de izquierda, estaba como célula durmiente -a su pesar- desde que el PSOE ganó las elecciones de marzo de 2004.

Sin embargo, según ha sabido EL MUNDO, la han hecho resurgir los últimos acontecimientos políticos y, en especial, la ruptura del alto el fuego permanente por parte de ETA con el brutal atentado en la T-4 del aeropuerto de Barajas.

En el primer encuentro, celebrado ayer, se decidió movilizar a los distintos colectivos de cara a la manifestación del 13 de enero, convocada por UGT, CCOO y las asociaciones que agrupan a los ecuatorianos en España contra el atentado terrorista y a favor de la paz.

(.../...)

En dicha reunión, según fuentes consultadas, hubo también voces críticas por la pasividad mostrada hasta ahora, y algunos asistentes censuraron que este tipo de acciones sociales o reivindicativas deberían haberse desarrollado antes del atentado, es decir, durante el proceso de paz. No obstante, hubo unanimidad al secundar la manifestación del próximo día 13 y al buscar el mayor número posible de participantes en la misma. De hecho, la red ya está en marcha.

Además, se espera que a esta iniciativa se sume el mundo de la cultura, también muy activo en contra de la Guerra de Irak. Según ha sabido este diario, el Sindicato de Actores -que se reunió ayer tarde- y otros colectivos culturales que se entrevistarán a lo largo de esta semana tienen previsto estudiar si se suman o no a dicha convocatoria.

Asistentes a la reunión de la red de colectivos sociales indicaron a EL MUNDO su sorpresa por que haya crecido el apoyo a esta iniciativa y se hayan unido nuevas asociaciones que no se manifestaron contra la Guerra de Irak.

También es cierto que algunos colectivos de aquel foro no participaron en la reunión, algo que se achaca a la improvisación de la convocatoria -durante las fiestas navideñas- y a la falta de información.

El PSOE, por su parte, dio ayer su pleno apoyo a la convocatoria de la manifestación y anunció su participación en la misma, según explicó José Blanco.

El número dos del PSOE pidió, en un tono inusualmente moderado, que a la misma se sumen el PP y la Asociación de Víctimas contra el Terrorismo (AVT).

«El PSOE hará lo que siempre ha hecho, manifestarse contra ETA y por la paz. Por eso estaremos allí, y pedimos a los ciudadanos que acudan masivamente», dijo Blanco.

Blanco indicó que «es el momento de la unidad», por lo que pidió explícitamente a la AVT y al PP que «se unan a los demócratas en lo que nos une, acabar con la violencia y el terrorismo».

Fuentes de la dirección del PSOE indicaron que su labor en esta manifestación no será más que dar apoyo logístico al Partido Socialista de Madrid (PSM) en su apoyo a la convocatoria, pero que no quieren convertir la manifestación en un acto de partido.

En este sentido, fuentes de la dirección recalcaron que ni el PSOE ha convocado ni ha organizado la marcha. «Ahora, por los e-mail que estamos recibiendo, por los mensajes desde hace muchos meses en el sentido de que tenemos de movilizarnos, intuimos que habrá una gran representación de la izquierda», dijo una dirigente del partido.




Lea mas

 

Un juez entre lo bueno y lo regular y una fiscal desconocida

 

09-01-07



SONDEO EL MUNDO-SIGMA DOS / Las incógnitas del 11-M

Un juez entre lo bueno y lo regular y una fiscal desconocida

M. M.

MADRID.- Pese a las dudas tanto sobre la verdad de lo ocurrido como sobre el empeño de la Justicia en aclararlo, la figura del juez Juan del Olmo no sale especialmente mal parada del escrutinio público.

A la hora de juzgar cómo ha hecho su trabajo en el Juzgado central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, la mayor parte de los encuestados por Sigma Dos para EL MUNDO se mueve entre el «bien» y el «regular». Casi un empate entre ambas calificaciones, que se decanta en favor de la primera (32%-31%).

(.../...)

Son muy pocos los españoles que se muestran entusiastas con el trabajo del instructor. Tan sólo el 5,6% los califica de «muy bueno», aunque todavía son menos quienes desde el otro extremo de la balanza judicial lo califican de muy malo (únicamente el 3%).

Por orientación política, son los votantes socialistas quienes más respaldan al magistrado, con un 43,9% que considera buena su actuación. Los votantes de Izquierda Unida muestran un respaldo muy similar, mientras que entre los populares vence por cuatro puntos la calificación de «regular».

Las críticas arrecian cuando a quien se juzga es a la fiscal de la Audiencia Nacional responsable del 11-M, Olga Sánchez. En este caso, quienes consideran que su trabajo sólo ha llegado a «regular» superan en seis puntos a quienes lo describen como «bueno» (27,8% frente al 21,8%).

Pero lo más llamativo en este aspecto es el desconocimiento o indiferencia sobre quien ha representado la voz del Ministerio Público durante tres años de instrucción. El grupo mayoritario a la hora de juzgarla lo componen quienes no lo hacen: casi el 40% de los encuestados se apuntan al «no sabe» o al «no contesta». Así sucede en todas las orientaciones políticas, pero resulta especialmente llamativa (el 48,4%) entre los votantes de IU.

La ignorancia o la indiferencia recorren todo el espectro político, puesto que es la opción mayoritaria en votantes del PP, del PSOE, de Izquierda Unida y de quienes optan por otras siglas.

En el caso de Del Olmo, la cifra de desconocimiento es también elevada. Sin alcanzar el primer lugar como en el caso de la fiscal, el bloque de «no sabe» o «no contesta» queda en tercer lugar, con un 19,2%.

Tanto Del Olmo como Sánchez han estado dedicados en exclusiva a investigar los atentados de Madrid. Nada más producirse la masacre, los jueces instructores de la Audiencia acordaron eximir a su compañero Del Olmo de realizar los turnos de guardia que le correspondían. Posteriormente, el magistrado pidió y obtuvo del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) un refuerzo para su juzgado, con lo que otro juez se hizo cargo del resto de los casos pendientes. La única excepción fue el macrosumario de Egunkaria, cuya instrucción estaba a punto de concluirse.

Por su parte, la fiscal fue exonerada desde el principio de atender el resto de asuntos que tenía encomendados. Mientras que Del Olmo ha vuelto ya a la normalidad de su juzgado, Sánchez sigue contando con la ayuda extra de sus compañeros, en los que ha descargado en torno a la mitad de sus asuntos.

La diferencia con Del Olmo se explica en que, para la fiscal, el sumario del 11-M sigue en marcha. Será ella la que mantenga al acusación durante el juicio, aunque la Fiscalía de la Audiencia ha decidido que cuente con la colaboración del fiscal Carlos Bautista.



Lea mas

8.1.07

 

El PP ganaría hoy las elecciones con medio punto de ventaja sobre el PSOE

 

08-01-07



SONDEO EL MUNDO/SIGMA DOS EN UNA ENCRUCIJADA CLAVE PARA ESPAÑA (II)

El PP ganaría hoy las elecciones con medio punto de ventaja sobre el PSOE


FERNANDO GAREA

MADRID.- ETA voló el aparcamiento de la T-4, provocó dos muertos e hizo saltar por los aires el principal objetivo político de José Luis Rodríguez Zapatero y su desbordante optimismo. El proceso de paz ha quedado reducido a escombros y deja una factura política que, por ahora, paga el presidente del Gobierno en forma de retroceso electoral del PSOE.

La primera encuesta realizada después del atentado de Barajas del 30 de diciembre muestra que, significativamente, el PP se sitúa por delante en intención de voto, aunque sea con una mínima ventaja de sólo medio punto. Es decir, un empate técnico, pero con tendencia favorable para el partido de Mariano Rajoy.
(.../...)


El sondeo de Sigma Dos para EL MUNDO fue realizado del 2 al 4 de enero, en pleno impacto emocional de la frustración por la interrupción de los casi tres años y medio sin víctimas mortales en atentados de ETA.

Como las agujas del sismógrafo, las encuestas en caliente muestran una abrupta perturbación más o menos permanente. En este caso, el impacto es la línea continua de una tendencia que se mantenía, incluso, cuando Zapatero abanderaba ese optimismo que sólo él sabe de dónde salía. De hecho, este periódico disponía el mismo día del atentado de una encuesta realizada dos días antes, en la que la ventaja del PSOE se había reducido a sólo 0,2 puntos, es decir, prácticamente un empate técnico.

En ese sondeo, con trabajo de campo del 26 al 28 de diciembre, el PSOE tenía un 40,7% de intención de voto, frente al 40,5% del PP. Esa encuesta no se publicó entonces por el atentado y se ha hecho otra con posterioridad en la que los populares logran el 40,7% y el PSOE el 40,2%, o sea, prácticamente se han invertido los datos. En caliente se acentúa la tendencia previa negativa para el PSOE.

Se demuestra que, ya antes del atentado, Zapatero tenía un problema grave de opinión pública porque no conseguía que los ciudadanos vieran el proceso de paz como algo positivo. Su problema, además, era que ETA llenaba toda la agenda política y eclipsaba cualquier actuación de su Gobierno, empezando por leyes tan importantes como la de Dependencia, que entró en vigor el pasado 1 de enero sin que nadie haya reparado en ello, y continuando por los datos económicos de 2006, el mejor año para la economía española de toda la historia constitucional.

Esta situación política, que ya era negativa, es ahora mucho peor cuando se han confirmado las versiones más pesimistas y se ha comprobado que el presidente del Gobierno, como mínimo, no manejaba buena información o no contactó con los interlocutores adecuados.

El gran reto ahora para Zapatero es conseguir darle la vuelta a esta situación. La duda es si los grandes conceptos como los de la paz y el diálogo le van a funcionar ya, o si los ciudadanos le demandarán mensajes que no dejen lugar a dudas ni a equívocos, como los han provocado sus palabras sobre la suspensión, que no ruptura, de los contactos tras el atentado.

Para intentar ser optimista, Zapatero puede valorar que los dos anteriores presidentes del Gobierno lograron mayorías absolutas justo después de que fracasaran sus intentos de diálogo con ETA, sin que los ciudadanos aparentemente los castigaran por ello.

El último, José María Aznar, fracasó en 1999 en su intento de iniciar el final dialogado de ETA y, sin embargo, en marzo de 2000 consiguió una espectacular mayoría absoluta.

La gran diferencia es que ahora, por primera vez, el principal partido de la oposición no respalda al Gobierno y, por tanto, Zapatero sí tiene quien le cobre la factura de no haber resistido la tentación de asomarse al precipicio del intento de acabar con ETA por el diálogo, un vértigo que ha afectado a todos los presidentes constitucionales.

Zapatero está en su peor momento, si se tiene en cuenta que el PSOE tiene ahora el peor dato de intención de voto de toda la legislatura. Partía con un 42,6% en marzo de 2004 y ahora ha bajado 2,4 puntos.

El PP, por el contrario, tiene tres puntos más que en las últimas elecciones generales. Los de Mariano Rajoy tendrán también la ventaja de que, en teoría, las elecciones autonómicas y municipales de mayo les son favorables. No se vota en las comunidades de Galicia, País Vasco, Cataluña y Andalucía, que es donde peor les va siempre, y las encuestas no les otorgan malos resultados en los grandes municipios. A Rajoy le toca ahora dosificar la respuesta, porque un duro ejercicio de oposición tras el impacto de dos muertos podría volverse contra él.

El sondeo tiene otro dato positivo para el PP: su líder remonta en la valoración de dirigentes, hasta acercarle al aprobado y a la nota del presidente del Gobierno.

En la última encuesta de Sigma Dos publicada, realizada el pasado mes de octubre, la diferencia a favor del PSOE era de 3,5 puntos, con una tendencia hacia el empate que fue luego recogida por el sondeo oficial del CIS en noviembre.

Por eso, Zapatero preparaba antes del atentado un impulso de su Gobierno, ante los malos datos de las encuestas, incluyendo un cierto giro hacia el centro para afrontar el último año de legislatura. De esa reflexión estratégica excluyó recientemente más cambios en el Gobierno que el de Juan Fernando López Aguilar y, ahora todo se le ha complicado.

Empezando porque la demolición del proceso de paz ha provocado también una caída de su imagen y de la de su Gobierno.

En octubre, cuando se hizo el último sondeo, sólo el 25,1% tenía una imagen mala o muy mala de Zapatero, en diciembre era el 25,3% y ahora ese dato ha subido al 33,7%. En paralelo, los que confesaban una valoración buena o muy buena del presidente del Gobierno llegaban al 38,3%, mientras que ahora ha bajado casi dos puntos esa valoración positiva.

Zapatero sigue siendo el líder de un partido político con mejor valoración, frente a Rajoy y a Gaspar Llamazares, pero con un deterioro notable que le deja muy cerca del presidente del PP y sólo por muy poco por encima del aprobado. El presidente del Gobierno está en su nivel más bajo, con sólo una nota de 5,12.

La propia gestión de Zapatero ha hecho que él sea la imagen nítida del proceso de paz. Fue él mismo el que subrayó en público que era un asunto que él llevaba personalmente, que sólo compartía información con María Teresa Fernández de la Vega y Alfredo Pérez Rubalcaba. Hace apenas dos meses dijo a su partido que buscaría la paz «por encima de todo» y a todos no les quedó más remedio que fiarse de él, aunque no les diera ni una sola explicación.

Ya gestionó directamente el Estatuto catalán que tanto desgastó a su partido, y ahora había convertido el proceso de paz casi en un acto de fe y de confianza en quien lo pilotaba. En cuatro días pasó de proclamar que estamos mejor que hace un año, pero peor que el siguiente, a anunciar una suspensión de los contactos que su ministro del Interior rectificó luego para convertirlo en ruptura. Si se toman al pie de la letra los resultados de la encuesta, José Luis Rodríguez Zapatero se ha dejado en el proceso de paz una parte importante de la confianza y la credibilidad que tenía.

Una parte del trabajo de campo ha sido realizada en los días en los que los ciudadanos veían las imágenes de la búsqueda de los dos desaparecidos y comprobaban que el presidente del Gobierno, con escasos reflejos políticos, seguía de vacaciones en Doñana y, por supuesto, ni se asomaba por Barajas. Es más, llegó antes Mariano Rajoy a la T-4.

No obstante, la situación no sólo ha afectado a la imagen del presidente, sino que ha arrastrado a la baja la de todo el Gabinete y, como queda dicho, Zapatero no se plantea más cambios que el imprescindible en Justicia. O, al menos, eso ha dicho hasta ahora. Así, si en octubre era el 27% el porcentaje de españoles que valoraban negativamente la imagen del Gobierno, ahora ese porcentaje llega al 31,7%, y el positivo era del 30,2% y ahora baja al 28,8%.

Ahora, necesariamente el trasatlántico de la estrategia antiterrorista de José Luis Rodríguez Zapatero necesita espacio para virar, pero ya no tendrá margen de ventaja electoral porque la ha desperdiciado. Con estos datos está claro que agotará la legislatura para intentar remontar en el año que resta de legislatura, porque convocar en 2007 a las urnas sería casi suicida.


Lea mas

 

LA RUPTURA DE LA TREGUA PASA FACTURA ELECTORAL AL PSOE

 

08-01-07



Editorial

LA RUPTURA DE LA TREGUA PASA FACTURA ELECTORAL AL PSOE

La conclusión más relevante de la encuesta de Sigma Dos que hoy publicamos es que el atentado de la T-4 está pasando una por ahora moderada factura electoral al PSOE. Si hoy se celebraran elecciones generales, el PP lograría el 40,7% de los votos frente al PSOE, que alcanzaría el 40,2%. Es la segunda vez en esta legislatura que los populares toman la delantera desde el 14-M, según la serie histórica de estas encuestas. La primera se produjo en el momento más tenso del debate sobre el Estatuto catalán, en octubre de 2005. Un dato elocuente que demuestra que los grandes fracasos de Zapatero, los que le alejan de la sensibilidad mayoritaria de los votantes del PSOE, son la política territorial y la lucha contra el terrorismo, con importantes vasos comunicantes entre ellos.
(.../...)

Sin embargo, la victoria del PP en esta encuesta es más significativa que en la anterior, puesto que encaramos la recta final de la legislatura y en el transcurso de un año se producirán dos convocatorias nacionales: las municipales y autonómicas de mayo y las generales de marzo de 2008.

El trabajo de campo se realizó en los días siguientes al atentado, por lo que la caída en la intención de voto del PSOE es achacable a la ruptura de la tregua. Sin embargo, este periódico puede demostrar que el desgaste del Gobierno socialista ya era notable en vísperas de un atentado que nadie esperaba. Siguiendo nuestra costumbre al comienzo de cada año, Sigma Dos había hecho una encuesta anterior cuyo trabajo de campo se desarrolló del 26 al 28 de diciembre, en la que el PSOE se situaba sólo dos décimas por encima del PP en intención de voto. En la encuesta, que lógicamente hubo de repetirse para valorar el impacto del atentado, se advertía con claridad una tendencia al descenso por parte del PSOE, que en el último sondeo de octubre se situaba 3,5 puntos por encima del PP. La indudable tendencia descendente de los socialistas contrasta con los excelentes indicadores de la economía, en crecimiento, inflación y creación de empleo.

Los resultados son doblemente inquietantes para el presidente Zapatero, puesto que también desciende tanto su propia imagen como la de su Gobierno. En octubre, los ciudadanos que valoraban mal o muy mal su gestión sumaban sólo el 25,1%, mientras que ahora son el 33,7%. Zapatero alcanza la nota más baja de la legislatura: un 5,12. A excepción de los dos vicepresidentes y los titulares de Interior y Defensa, el resto de los ministros suspende. Destaca el descenso de Magdalena Alvarez debido a la crisis de Air Madrid.

El fracaso que suponen estos datos para el Gobierno no se corresponde, sin embargo, con un éxito claro por parte del PP. Es verdad que su tendencia es ascendente y que está en condiciones de ganar las elecciones, pero por un margen demasiado estrecho para poder gobernar. Recordemos que Aznar ganó en el 96 por una diferencia de 1,4 puntos, que le obligó a los acuerdos con los nacionalistas. Aumenta, asimismo, la valoración de Mariano Rajoy hasta 4,91, si bien una mayoría piensa que el presidente del PP no ha logrado consolidar su liderazgo en el partido.

Etiquetas:



Lea mas

This page is powered by Blogger. Isn't yours?