Banner QSVTV

 

 

   La paz sin honor no es paz, es rendición.

 
Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters

        

  Image hosting by Photobucket

    Escribeme

   
 

   Prensa Digital 
Apycom Java Applets
Links solidarios
Apycom Java Applets

Links 

Apycom Java Applets
Otras  bitácoras
Archivos




9.10.04

 

ETA suspendió tras el 11-M un atentado múltiple previsto para el mes de julio

 

09-10-04



ETA suspendió tras el 11-M un atentado múltiple previsto para el mes de julio


Había planeado hacer estallar simultáneamente cuatro coches bomba - Según la documentación incautada, la dirección había ordenado construir una 'cárcel del pueblo' para realizar un secuestro

ANGELES ESCRIVA

BILBAO.- La banda terrorista ETA diseñó una estrategia consistente en varios atentados y al menos un secuestro que iba a ser desarrollada a partir del pasado verano pero que fue abortada por la matanza del 11 de Marzo en Madrid.

Esto es lo que se deduce de una parte de la información incautada en la operación policial que se desarrolló en la madrugada del pasado domingo y en la que fueron detenidos Mikel Albizu, Antza, y Soledad Iparragirre, Anboto.
(.../...)

Según la citada información, ETA había planeado antes del mes de marzo la colocación de cuatro coches bomba que iban a ser preparados para estallar de manera simultánea. Todavía se desconoce la ciudad o ciudades que habían sido elegidas como objetivo de dichos atentados, pero sí se sabe que la banda terrorista tenía la intención de que el plan fuera ejecutado en julio de 2004.

Se trataría de emular con mayor contundencia los atentados que la banda perpetró, en este caso de manera encadenada, durante los días en que se celebró la cumbre final de la presidencia española de la Unión Europea, mediante una acción que tendría una evidente lectura política.

Las Fuerzas de Seguridad también han podido encontrar documentación en la que se recogen órdenes precisas para la construcción de un zulo donde ocultar a un secuestrado, y con el que se intentaría suplir los lugares donde fueron encerrados Ortega Lara y Cosme Delclaux, que fueron desmantelados. Los investigadores están convencidos de que, desde que esa orden fue impartida hasta ahora, a ETA le ha dado tiempo de construir el habitáculo -la que denominan, en terminología etarra, «cárcel del pueblo»- y, aunque buscan pistas para su localización, son conscientes de la dificultad que esto entraña y de las pocas posibilidades de conseguirlo.

Atribuyen su construcción a un grupo dedicado exclusivamente a estas funciones, distinto del que ha estado empleándose en la ejecución de los llamados secuestros express, por los que varios empresarios han sido retenidos durante horas mientras su familia depositaba el dinero que se les exigía. No se descarta de hecho, y es una hipótesis que las Fuerzas de Seguridad han venido manejando en los últimos meses, que, precisamente un empresario, fuera la víctima destinada a ocupar el zulo.

Se hace referencia asimismo a la colocación de un coche bomba durante la celebración de un partido de fútbol internacional, para obligar a suspenderlo y conseguir de este modo una mayor repercusión fuera de nuestras fronteras.

El hecho es que el atentado del 11 de marzo obligó a la banda terrorista a suspender sus planes, consciente de que en aquellos momentos podían ser contraproducentes incluso entre parte de sus propias bases, y a sustituirlos por una campaña de verano de perfil bajo.

Estas referencias demuestran, por otra parte, que la banda terrorista no había puesto en marcha una tregua tácita como han llegado a asegurar representantes de la izquierda abertzale radical ante su inactividad y que tampoco estaba dispuesta a que transcurrieran en calma los meses previos a la aprobación o desestimación del Plan Ibarretxe en el Parlamento vasco.

Cambios

Las investigaciones van cambiando asimismo algunas impresiones que, sobre algunos puntos de la operación, trascendieron en un primer momento. Fuentes de la investigación confirman que Anboto y Antza fueron localizados por casualidad cuando lo que se buscaba era desmantelar el llamado «supermercado de ETA», en referencia a los almacenes donde la banda guardaba el material recientemente comprado en el mercado negro. No se descarta que los terroristas puedan tener explosivos en otros lugares.

Respecto a los misiles, puede que la banda hubiera logrado hacerlos operativos, pero hay documentación que demuestra que los propios terroristas consideraban que habían realizado una «mala compra» y tenían la intención de ponerse en contacto con quienes se los habían vendido, porque algún defecto les había impedido considerarlos válidos.

Por otra parte, han sido puestos en libertad seis de los siete detenidos entre el miércoles y el jueves de esta semana en el País Vasco y Navarra por su presunta relación con ETA. Tres de ellos lo fueron por el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, y otros tres por la propia Guardia Civil, que ha solicitado al magistrado prorrogar la detención policial del último de los arrestados, José Luis Beotegi Sánchez, que previsiblemente prestará declaración el próximo lunes.

Apagón

Los liberados son Aimar Aiarza, Juan José Zarautz, Maria Aránzazu Sánchez Larrarte, Ramón Unanue Urdanpilleta, Aimar Guzón y Ascensión Canellada. A la espera, por tanto, de lo que decida el magistrado con respecto a Beotegi, por el momento únicamente ha ingresado en prisión, de los arrestados en España, el camionero Pedro María Alcantarilla, detenido en Burgos el pasado domingo y considerado, entre otras cosas, quien propuso a la dirección de ETA que se efectuaran los sabotajes contra las instalaciones de alta tensión realizados los pasados 25 y 26 de septiembre en Guipúzcoa.

ETA, según la agencia Europa Press, pretendía provocar un gran apagón a ambos lados de la frontera con la colocación de los citados artefactos. Este camionero, que se negó a declarar ante el juez, también ha confesado en los interrogatorios efectuados por la Guardia Civil haber conducido al etarra Asier Oiartzabal hasta la vivienda que un militar español posee en el sur de Francia y haber propuesto los sabotajes contra la construcción de la presa Navarra de Itoiz. Estas obras han sufrido varias agresiones, que en una ocasión costaron a sus autores penas de cuatro años y 10 meses de cárcel.

Su declaración ante el juez se produjo de manera inhabitual: el magistrado permitió que le asistiera su abogado, rompiendo así la incomunicación a la que los miembros de ETA suelen estar sujetos.

Los siete arrestos habidos entre el miércoles y el jueves lo fueron, asimismo, a raíz de los datos proporcionados por Alcantarilla, quien aseguró que había dado a ETA los nombres de los detenidos, convencido de que mostrarían su interés en colaborar. Varios desmintieron que la banda terrorista se hubiera puesto en contacto con ellos y otros aseguraron haber dado una negativa tajante a quien intentó captarlos.


Lea mas

 

«Esto no es más que una cortina de humo»

 

09-10-04


JAIME IGNACIO DEL BURGO / Diputado del PP y miembro de la Comisión del 11-M

«Esto no es más que una cortina de humo»


Este parlamentario envió un extenso cuestionario al confidente de la Guardia Civil Rafá Zouhier y, al recibir sus respuestas, que EL MUNDO publicó el jueves, las remitió al juez que investiga los atentados. La fiscal de este caso ha pedido al magistrado que se las devuelva. Del Burgo ha sido criticado por toda la oposición, excepto por su partido.

AGUSTIN YANEL

Al diputado del PP Jaime Ignacio del Burgo le parece «un auténtico escándalo» que al juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo, y a la fiscal del caso, no les interesen las respuestas del confidente de la Guardia Civil Rafá Zouhier a las preguntas que este parlamentario le planteó. Y dice que él no ha vulnerado derechos de ese preso.
(.../...)

Pregunta.- El juez Juan del Olmo no ha incorporado al sumario sobre el 11-M, de momento, las respuestas de Rafá Zouhier a las preguntas que usted le planteó. Y la fiscal del caso le ha pedido que se las devuelva. ¿Qué opina?

Respuesta.- Me parece un auténtico escándalo que no les interese este documento, porque puede ser considerado una prueba. Para dar validez a esas respuestas e incorporarlas al sumario bastaría con que Zouhier las ratificara en el juzgado.

P.- El fiscal general del Estado ha dicho que conductas como la de usted, en este caso, interfieren y perturban «el normal desenvolvimiento de procedimientos judiciales en curso», en referencia a la investigación judicial sobre los atentados islamistas del 11 de Marzo.

R.- Yo creo que el fiscal ha actuado como un político, no como un fiscal. Me parece muy sorprendente que se diga que esta iniciativa interfiere la investigación judicial, cuando muchas preguntas de las que yo planteé coinciden con lo que ya respondieron ante la Comisión de Investigación del Congreso el coronel Rafael Hernando y otros guardias civiles y policías. ¿En un caso se interfiere y en otro no? Pero lo peor es que el fiscal general escriba al presidente del Congreso para decirle algo así como «oiga, que esto no se vuelva a repetir». Esto es una ingerencia en el trabajo de un diputado. Es algo insólito.

P.- ¿Cree que pueden denunciarle a usted por lo que ha hecho?

R.- Que lo hagan. Yo estoy dispuesto a asumir cualquier tipo de responsabilidad, pero que se sepa que soy un diputado que quiere saber la verdad. Y el testimonio de Zouhier puede ser muy importante. Creo que todo esto no es más que una cortina de humo para que no se hable de lo fundamental: la investigación.Aquí nadie dice si sus respuestas son fundamentales o no y si hay que investigarlas. No se habla del fondo del asunto, se trata de matar al mensajero. Sería el colmo que se intentara penalizar la conducta de un diputado que se ha limitado a enviar un escrito y que ha recibido una respuesta.

P.- El juez Del Olmo ha dicho que usted ha obtenido las respuestas de Rafá Zouhier sin garantizar los derechos de este recluso y sin cumplir las previsiones legales que existen para estos casos...

R.- Yo no he vulnerado derechos de nadie. Si Zouhier ha recibido un cuestionario y lo ha querido contestar, ¿dónde está la vulneración de sus derechos? Lo que se está vulnerando es el derecho constitucional que tiene Zouhier a ser oído y a no sufrir indefensión. Si en la Comisión se ha escuchado a personas que hablaron de él y no se le da la oportunidad de hablar de sí mismo, se produce indefensión.

P.- El fiscal general también ha dicho que usted ha actuado al margen de las decisiones adoptadas legalmente por la Comisión del 11-M. ¿Cree que ha vulnerado algún derecho parlamentario?

R.- No sé yo qué derecho parlamentario puedo haber vulnerado.Eso me sorprende mucho.

P.- Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya Verds (IU-ICV) y el Partido Nacionalista Vasco (PNV) han pedido que, en la próxima reunión, la Comisión del 11-M le repruebe a usted por haber enviado este cuestionario. ¿Qué opina?

R.- Si no fuera un asunto tan triste, pues hablamos de 192 personas asesinadas, esto sería gracioso. La función del Parlamento es controlar al Gobierno, ¿cómo va a controlar la acción de un diputado? Si esto fuera así, la mayoría del Congreso podría reprobar mañana a Mariano Rajoy, alegando que no le gusta la manera en que pregunta a Rodríguez Zapatero. No se puede reprobar a un diputado por una actuación que ha realizado fuera del ámbito de actuación de la Comisión y que no contradice el Reglamento del Congreso.



Lea mas

 

La Fiscalía pide al juez del 11-M que devuelva al diputado Del Burgo las respuestas de Zouhier

 

09-10-04



11-M LA INVESTIGACION / Conde-Pumpido se dirige al Congreso para que «en el futuro» se eviten actuaciones que «interfieran» en procesos judiciales / Del Olmo dice que el parlamentario actuó al margen de la legalidad

La Fiscalía pide al juez del 11-M que devuelva al diputado Del Burgo las respuestas de Zouhier


MARIA PERAL

MADRID.- La fiscal de la Audiencia Nacional Olga Sánchez, adscrita a la investigación de los atentados del 11-M, ha pedido al juez instructor, Juan del Olmo, que devuelva al diputado del PP Jaime Ignacio del Burgo los documentos que éste ha hecho llegar al Juzgado en relación con el confidente policial Rafá Zouhier, imputado por un presunto delito de colaboración con banda armada y en prisión desde el 19 de marzo.

(.../...)

Se trata de un escrito del propio parlamentario en el que informa al juez, «a los efectos que V. I. estime oportunos», de que el pasado lunes recibió la respuesta manuscrita de Zouhier a un cuestionario que Del Burgo le envió a la cárcel.

El diputado afirma que la contestación del confidente «contiene informaciones que podrían ser relevantes para la instrucción de la causa», por lo que adjunta a Del Olmo una copia del cuestionario, otra del manuscrito del imputado contestando a las preguntas y, finalmente, una transcripción de las respuestas.

La fiscal considera que todos los documentos tienen que ser devueltos a Del Burgo, ya que carecen de validez en el procedimiento al no reunir las debidas garantías. Olga Sánchez recuerda, de un lado, que el diputado no es parte en el proceso. De otro, señala que no consta la procedencia del manuscrito puesto que Del Burgo no solicitó los permisos preceptivos para entrevistarse con el imputado ni le hizo llegar el cuestionario por los conductos reglamentarios.

En tercer lugar, recuerda que a un imputado le asiste el derecho a prestar declaración y puede solicitarlo cuantas veces quiera, declaraciones que se producen ante el juez, bajo la fe del secretario judicial y con asistencia del defensor, esto es, con todas las garantías para que sean válidas.

De las 55 personas que están imputadas en el procedimiento, Zouhier es la que más veces ha declarado, un total de cuatro (el 24 de marzo, cuando fue puesto a disposición judicial; el 21 de mayo, el 17 de junio y el 28 de agosto). El sumario que tramita Del Olmo es secreto, por lo que el contenido de las manifestaciones del confidente no se conocen.

La fiscal concluye que las respuestas de Zouhier al cuestionario del diputado popular no deben incorporarse a la causa, según consta en un informe que elevó ayer al Juzgado.

El informe es la respuesta de Olga Sánchez a una providencia dictada el jueves por el instructor, en la que éste daba cuenta de su decisión de «introducir todas las 'copias' de la documentación en un sobre, cerrar y sellar dicho sobre» y dejarlo bajo la custodia de la secretaria judicial mientras la Fiscalía se pronuncia sobre qué hacer con los papeles de Del Burgo.

El juez aprovecha la resolución para censurar lo que considera una interferencia del diputado en el procedimiento judicial.«Dicho escrito [se refiere al de Jaime Ignacio del Burgo] junto con la documentación adjunta, relativo a un imputado, no se ajusta a la previsión normativa en relación con la actuación de las comisiones de investigación parlamentaria», dice Del Olmo.

«Se trata de una actuación a título individual», añade, que «refleja una actividad ajena a las previsiones legales fijadas en la Ley de Enjuiciamiento Criminal o en el Reglamento del Congreso de los Diputados y legislación complementaria».

Además, subraya el instructor, «se ha realizado supuestamente sin ajustarse a la exigencia constitucional y legal de garantizar los derechos que como persona imputada tiene cualquier ciudadano» y «se pueden verter expresiones o manifestaciones a instancia de terceros [Del Burgo] relativas a actividades presuntamente criminales atribuidas a quien hace esas manifestaciones [Zouhier] para que tengan eficacia jurídica en un procedimiento penal».

El juez remitió a Del Burgo una copia de la providencia y la notificó a la Fiscalía. El máximo responsable del Ministerio Público, Cándido Conde-Pumpido, ha reaccionado ante el escrito del juez con un oficio dirigido ayer al presidente del Congreso de los Diputados, Manuel Marín, en el que le pide que, en el futuro, «se procure evitar» cualquier actuación que «interfiera» en un procedimiento judicial abierto.

Dado que Conde-Pumpido se encuentra de viaje oficial en el extranjero, es el teniente fiscal, José María Luzón, el que firma el escrito.En él se señala que «como fiscal general del Estado, tengo la misión de velar por la independencia de los Tribunales».

«En consecuencia», agrega, «transmitiéndole mi pleno respeto a la actuación de la Comisión de Investigación parlamentaria, intereso que en el futuro se procure evitar cualquier acto individual que, realizado al margen de las decisiones legalmente adoptadas por los órganos competentes de la Comisión parlamentaria, interfiera o perturbe el normal desenvolvimiento de procedimientos judiciales en curso, especialmente si en los mismos se ha declarado el secreto de las actuaciones».


Lea mas

8.10.04

 

El PSOE y sus aliados arremeten contra Del Burgo por enviar el cuestionario a Zouhier

 

08-10-04



11-M LA INVESTIGACION

El PSOE y sus aliados arremeten contra Del Burgo por enviar el cuestionario a Zouhier


Los socialistas lo califican de «insolidario, egoísta y partidista» y de ser el «mejor defensor de un imputado por terrorismo» / PNV, ERC e IU también reprueban al diputado / El PP considera que las revelaciones del confidente «hacen necesaria su comparecencia»

AGUSTIN YANEL

MADRID.- Por si acaso no había suficientes tensiones en la Comisión del Congreso que investiga los atentados islamistas del 11 de marzo, ayer se añadió una más: el PSOE y los demás partidos mostraron su indignación por el hecho de que uno de los diputados de la comisión, Jaime Ignacio del Burgo -del PP-, enviara a la cárcel un cuestionario al confidente de la Guardia Civil Rafá Zouhier para que lo respondiera, en contra de lo que había acordado antes esa comisión.
(.../...)

EL MUNDO publicó ayer la contestación que Zouhier ha remitido a Del Burgo. La reacción de los demás partidos no se hizo esperar: le dijeron que ha actuado con «deslealtad» y que ha sido «una tomadura de pelo».

Alvaro Cuesta, del PSOE, calificó a Del Burgo de «insolidario, egoísta y partidista» y lo acusó de actuar «con deslealtad» al Parlamento, al enviar el cuestionario, y que ha llegado a un extremo de «absoluta degradación».

La iniciativa del diputado popular Jaime Ignacio del Burgo de enviar un cuestionario al confidente de la Guardia Civil Rafá Zouhier fue muy criticada por el portavoz del PSOE en la Comisión, Alvaro Cuesta. «Ha perdido todo crédito», afirmó, en referencia a Del Burgo, «al menoscabar la dignidad de la Cámara».

Además, Alvaro Cuesta afirmó que el diputado popular se ha convertido en «el mejor defensor de un imputado por 192 asesinatos», en referencia a Rafá Zouhier. Pidió, por eso, que el PP dé explicaciones sobre la «sospechosa» relación que mantienen miembros de ese partido con ese confidente.

Jordi Jané, de Convergència i Unió (CiU), se mostró «sorprendido» por la actitud de Jaime Ignacio del Burgo. Opinó que este diputado del PP tendrá que dar explicaciones sobre una iniciativa -la de enviar un cuestionario a un confidente preso- que ni él ni CiU hubieran adoptado nunca.

Agustí Cerdá, de Esquerra Republicana de Catalunya, opinó que la actitud de Del Burgo convierte la Comisión en «un circo».Desde el PNV, Margarita Uría aseguró que el comportamiento del diputado del PP «carece de ética» y merece un «reproche» de la comisión investigadora.

En nombre de Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya Verds (IU-ICV), Gaspar Llamazares pidió por escrito al presidente de la Comisión del 11-M, Paulino Rivero, que en la próxima reunión se produzca una «reprobación formal» de Del Burgo, por actuar en contra de lo que había acordado antes la Comisión: el PP estuvo de acuerdo en no llamar a Zouhier y en que, si respondía a preguntas por escrito, éstas debían acordarlas todos los grupos.

Por el contrario, el diputado del PP Vicente Martínez Pujalte indicó que el escrito de Zouhier hace «más necesaria» su comparecencia con «luz y taquígrafos» en la Comisión del 11-M. «Un miembro del PP se ha dirigido a un señor que tiene algo que decir, le ha hecho unas preguntas y las hemos aportado a la Comisión. Más que malestar, los miembros de la Comisión deberían estar diciendo que venga Zouhier, que lo vean los españoles y se pueda tener una comparecencia abierta», manifestó.

Al presidente de la Comisión del 11-M, Paulino Rivero, le parece que el envío de un cuestionario a Zouhier «no sirve para nada» excepto para «introducir elementos de distracción y enredar».Rivero dijo que él no va a adoptar ninguna medida. Cree que deben ser los portavoces en la Comisión los que hagan lo que crean preciso.



Lea mas

 

Uno de los presos integristas lleva un tatuaje como 'El Egipcio'

 

08-10-04



Uno de los presos integristas lleva un tatuaje como 'El Egipcio'


ANA DEL BARRIO

MADRID.- Los informes de los funcionarios y de los jefes de servicios de la prisión de A Lama pintan un retrato bastante estremecedor de la situación de la cárcel, donde los líderes fundamentalistas musulmanes van ganando terreno. Muchos de estos cabecillas no han ingresado en prisión por delitos de terrorismo islamista, sino que son presos comunes que han radicalizado sus ideas en la cárcel.

En uno de los partes, un jefe de servicios denuncia que los reclusos Laouina Nouredaine y Mustafá Zaníbar «son dos internos que están controlando el módulo, obligando a los otros internos moros, a que recen, que protesten pidiendo estar sólo ellos, por la comida; los otros compañeros moros han pedido a este jefe de servicios que por favor les llevemos a otro módulo, porque no pueden estar tranquilos, que ellos no siguen la religión y estos internos les obligan a los rezos y ayunos». Según los informes, Laouina Nouredaine destaca además por llevar un pequeño tatuaje en la frente, parecido al de Rabei Osman, conocido como 'Mohamed el Egipcio' y presunto organizador de los atentados del 11-M.

Estos dos presos llevan barbas largas, ya que cuanto más extensa sea ésta, mayor es el nivel que se obtiene en la jerarquía. Nouredaine es quien dirigía los entrenamientos militares de otros seis internos magrebíes, que se realizaban en el patio: «Durante las mañanas dedican tres horas o más a realizar ejercicios de instrucción militar», asegura otro parte del 12 de junio de 2004.

Otro jefe de servicios informa «del sometimiento a disciplina y ejercicios de tipo militar que implican una imposición clara de criterios que van más allá del libre ejercicio de la religión musulmana».


Lea mas

 

El PSOE y sus aliados arremeten contra Del Burgo por enviar el cuestionario a Zouhier

 

08-10-04



11-M LA INVESTIGACION

El PSOE y sus aliados arremeten contra Del Burgo por enviar el cuestionario a Zouhier


Los socialistas lo califican de «insolidario, egoísta y partidista» y de ser el «mejor defensor de un imputado por terrorismo» / PNV, ERC e IU también reprueban al diputado / El PP considera que las revelaciones del confidente «hacen necesaria su comparecencia»

AGUSTIN YANEL

MADRID.- Por si acaso no había suficientes tensiones en la Comisión del Congreso que investiga los atentados islamistas del 11 de marzo, ayer se añadió una más: el PSOE y los demás partidos mostraron su indignación por el hecho de que uno de los diputados de la comisión, Jaime Ignacio del Burgo -del PP-, enviara a la cárcel un cuestionario al confidente de la Guardia Civil Rafá Zouhier para que lo respondiera, en contra de lo que había acordado antes esa comisión.
(.../...)

EL MUNDO publicó ayer la contestación que Zouhier ha remitido a Del Burgo. La reacción de los demás partidos no se hizo esperar: le dijeron que ha actuado con «deslealtad» y que ha sido «una tomadura de pelo».

Alvaro Cuesta, del PSOE, calificó a Del Burgo de «insolidario, egoísta y partidista» y lo acusó de actuar «con deslealtad» al Parlamento, al enviar el cuestionario, y que ha llegado a un extremo de «absoluta degradación».

La iniciativa del diputado popular Jaime Ignacio del Burgo de enviar un cuestionario al confidente de la Guardia Civil Rafá Zouhier fue muy criticada por el portavoz del PSOE en la Comisión, Alvaro Cuesta. «Ha perdido todo crédito», afirmó, en referencia a Del Burgo, «al menoscabar la dignidad de la Cámara».

Además, Alvaro Cuesta afirmó que el diputado popular se ha convertido en «el mejor defensor de un imputado por 192 asesinatos», en referencia a Rafá Zouhier. Pidió, por eso, que el PP dé explicaciones sobre la «sospechosa» relación que mantienen miembros de ese partido con ese confidente.

Jordi Jané, de Convergència i Unió (CiU), se mostró «sorprendido» por la actitud de Jaime Ignacio del Burgo. Opinó que este diputado del PP tendrá que dar explicaciones sobre una iniciativa -la de enviar un cuestionario a un confidente preso- que ni él ni CiU hubieran adoptado nunca.

Agustí Cerdá, de Esquerra Republicana de Catalunya, opinó que la actitud de Del Burgo convierte la Comisión en «un circo».Desde el PNV, Margarita Uría aseguró que el comportamiento del diputado del PP «carece de ética» y merece un «reproche» de la comisión investigadora.

En nombre de Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya Verds (IU-ICV), Gaspar Llamazares pidió por escrito al presidente de la Comisión del 11-M, Paulino Rivero, que en la próxima reunión se produzca una «reprobación formal» de Del Burgo, por actuar en contra de lo que había acordado antes la Comisión: el PP estuvo de acuerdo en no llamar a Zouhier y en que, si respondía a preguntas por escrito, éstas debían acordarlas todos los grupos.

Por el contrario, el diputado del PP Vicente Martínez Pujalte indicó que el escrito de Zouhier hace «más necesaria» su comparecencia con «luz y taquígrafos» en la Comisión del 11-M. «Un miembro del PP se ha dirigido a un señor que tiene algo que decir, le ha hecho unas preguntas y las hemos aportado a la Comisión. Más que malestar, los miembros de la Comisión deberían estar diciendo que venga Zouhier, que lo vean los españoles y se pueda tener una comparecencia abierta», manifestó.

Al presidente de la Comisión del 11-M, Paulino Rivero, le parece que el envío de un cuestionario a Zouhier «no sirve para nada» excepto para «introducir elementos de distracción y enredar».Rivero dijo que él no va a adoptar ninguna medida. Cree que deben ser los portavoces en la Comisión los que hagan lo que crean preciso.




Lea mas

7.10.04

 

Testimonio inquietante

 

07-09-04



11-M LA INVESTIGACION / EL ANALISIS

Testimonio inquietante


JAIME IGNACIO DEL BURGO

«Que conste que yo no quiero salir de la cárcel así como así.Porque estoy condenado a muerte: ETA, moros, delincuentes en la calle, en prisión. Y todo esto me pasa por ayudar a España».Así termina el testimonio -inquietante- de Rafá Zouhier, marroquí de 25 años, orgulloso de su condición de confidente de la Guardia Civil.
(.../...)

Rafá Zouhier, desde su ingreso en prisión tras el 11-M, ha proclamado su inocencia ante todas las instituciones del Estado, incluida la Corona. Desde la constitución de la Comisión del 11-M en el Congreso viene solicitando, inútilmente, comparecer para explicar su versión de los hechos. «No es digno de pisar la sede de la soberanía nacional». Este es el argumento utilizado para negarle la palabra. La última y displicente negativa -con el voto en contra del Grupo Popular- se produjo, sin ir más lejos, en la última sesión del día 5 de octubre.

España es un Estado de Derecho. Y en nuestra Constitución, la presunción de inocencia, mientras no quede destruida por una sentencia firme, es un derecho fundamental. Por lo tanto, Rafá Zouhier -aunque puedan existir indicios conducentes a la privación provisional de su libertad- es inocente mientras no quede demostrada su participación directa en la venta de los explosivos utilizados por los terroristas del 11-M. Por tal motivo, la presencia de Zouhier ni sería una afrenta a la dignidad de las Cortes ni tampoco al honor de las Fuerzas de Seguridad del Estado, aunque sus declaraciones pudieran poner en entredicho las manifestaciones ante la Comisión de ciertos funcionarios policiales a quienes se debería pedir cuentas de su actuación, a fin de conocer si los atentados pudieron haberse evitado y no lo fueron por negligencia, culposa o dolosa, o por simples errores humanos.

Las desgarradas súplicas de Zouhier para ser oído ante la Comisión me produjeron gran desasosiego. Por este motivo, decidí realizar una actuación extraparlamentaria y ofrecer al interesado la posibilidad de explicarse por escrito. Tras conocer su aceptación, le hice llegar un detallado cuestionario de 70 preguntas, a cual más comprometida. Treinta y un folios de letra apretada componen un manuscrito de singular importancia. En dos o tres días, el interesado redactó de su puño y letra las respuestas. Su español es deficiente, pero los defectos de redacción se compensan con una exposición clara y contundente, reveladora de una inteligencia natural poco común.

Las respuestas me llegaron el lunes por la noche. Su lectura me produjo una gran conmoción. Formula acusaciones muy graves.De ser ciertas, se abrirían nuevas perspectivas en la investigación del 11-M. No voy a pronunciarme sobre el grado de credibilidad del interrogado, pero muchas de sus afirmaciones merecen ser investigadas para salvar el honor de los guardias civiles implicados por el confidente o para depurar las responsabilidades procedentes por acción, omisión o conspiración, si realmente las hubo.

En el día de hoy entregaré las respuestas de Rafá Zouhier a la Comisión de Investigación del 11-M. La negativa a escuchar de viva voz al confidente de la Guardia Civil espero sea reconsiderada.Aunque no basta con oírle sólo a él. Sería preciso abrir el abanico de comparecencias, como viene inútilmente proponiendo el Grupo Popular, a los demás confidentes y a todos los actores de la gran tragedia para avanzar en la averiguación «por abajo» de la verdad, sin descuidar los demás aspectos del objeto de la Comisión (antecedentes, actuación del Gobierno a raíz del 11-M, agitación antidemocrática contra el PP el 13 de marzo, determinación de la autoría intelectual de los atentados y medidas para luchar contra el terrorismo islamista).

Pero también el juez Del Olmo y la Fiscalía serán destinatarios del cuestionario respondido por Zouhier. Tal vez nada de lo dicho por quien creía trabajar con la «elite de España» resulte novedoso para la autoridad judicial y cuando se levante el secreto del sumario nos encontremos con una investigación a fondo de todo cuanto sugiere el confidente. Sin embargo, asuntos colaterales, como la posible colaboración entre Antonio Toro y ETA, y al menos su presunta implicación en el atentado de Santander de diciembre de 2002, deben ser objeto de investigación de la Fiscalía. Y el Ministerio del Interior, hasta ahora renuente a toda investigación sobre el asunto de los confidentes, debe dar respuesta de inmediato a interrogantes tan terribles como la posibilidad de la implicación de un agente del Cuerpo en la venta de armas a los componentes del comando de Leganés.

Siempre me ha impresionado una frase atribuida al cardenal Richelieu en 1642: «Dadme seis líneas escritas por el más honesto de los hombres y encontraré en ellas motivo para hacerlo colgar». Rafá Zouhier ha escrito, de su puño y letra, 31 folios. En ellos se contiene su verdad, la verdad de quien se siente ya condenado a muerte. Y eso es terrible. Rafá Zouhier se ha jugado mucho al contestar a mis preguntas. Espero que nadie, con autoridad, quiera interpretar al cardenal Richelieu.



Lea mas

 

ZOUHIER SABE MAS DEL 11-M QUE AZNAR Y ZAPATERO JUNTOS

 

07-09-04


EDITORIAL

ZOUHIER SABE MAS DEL 11-M QUE AZNAR Y ZAPATERO JUNTOS


Al contemplar cómo el PSOE y sus aliados bloqueaban una y otra vez la comparecencia de la persona dispuesta a hablar que más puede aportar para esclarecer el 11-M, el tenaz portavoz del PP Jaime Ignacio del Burgo tuvo la oportuna iniciativa de remitir al confidente Rafá Zouhier un minucioso cuestionario sobre su relación con la trama que desembocó en la masacre. El resultado es extraordinariamente enriquecedor. Mucho más de lo que han sido los testimonios ya escuchados por la Comisión y también de lo que pueden ser los de Zapatero y Aznar. Basta con leer las detalladas respuestas de Zouhier, que este periódico reproduce casi íntegramente, para constatar que, si bien tiene lagunas, el relato del confidente es coherente y encaja con lo ya afirmado por él en sus cartas. Más importante aún, sitúa el centro de atención en el papel de la UCO en la trama del 11-M.

En efecto, lo primero que destaca del relato de Zouhier es el detalle y la insistencia con las que avisaba a sus controladores de la trama de los explosivos y la falta de interés con el que éstos recibían sus valiosas informaciones. Una falta de interés sólo aparente. Según se desprende de las respuestas de Zouhier, al tiempo que los agentes le daban a entender que sus averiguaciones carecían de importancia, estaban siguiendo de cerca a Toro y a su cuñado Trashorras. Cuando Zouhier advierte a su contacto de que Toro -de cuya implicación en la venta de explosivos a islamistas y etarras ya le había avisado- había viajado a Madrid para comprar hachís a unos «moros», éste le responde: «Está todo controlado ahí arriba. Tranquilo, que Trashorras trabaja como minero». Dato que el propio Zouhier desconocía. Del mismo modo, cuando unos meses después el confidente informa de que Toro tiene 150 kilos de dinamita para canjear por droga, la reacción fue «más tranquila todavía». A la UCO tampoco pareció inquietarle nada ni que El Chino se hubiese refugiado en España tras asesinar a un hombre en Marruecos -«eso es cosa de la policía marroquí»-, ni que un ex agente de la Guardia Civil le hubiera vendido armas a uno de sus socios.

Es posible que la pasmosa serenidad de la UCO se deba a la vieja y arriesgada estrategia de dar hilo a la cometa. Pero el mero hecho de que el responsable de dicha unidad sea el coronel Félix Hernando, cuya relación con Rafael Vera es de sobra conocida, es un motivo de peso para no descartar otras hipótesis. En este sentido, resulta particularmente significativo uno de los muchos datos que aporta Zouhier. Asegura que el 12-M se reunió con su contacto Víctor y con el superior de éste, Paco, quien al verle le dijo: «La que habéis liado», transmitiendo al marroquí el convencimiento de que la UCO ya sabía, o al menos tenía fuertes sospechas, de la implicación de los «moritos» en el atentado.

Para esclarecer este punto clave es necesario que Zouhier comparezca ante la Comisión y explique de qué habló con sus controladores en las ocho conversaciones que mantuvo con ellos los días previos a la masacre. También urge aclarar por qué no fue hasta el 18 de marzo cuando el subdirector de la Guardia Civil, el general Varela, trasladó sus sospechas a la célula de crisis creada por el Gobierno y sólo le informó de que Zouhier era confidente suyo cuando el comisario De la Morena mencionó que iban a detenerle.¿O es que el coronel Hernando no le había informado antes de ninguno de estos extremos? Sólo para aclarar esta cuestión merecería que Varela y Hernando declarasen otra vez ante la Comisión. Porque todo indica que no estamos ante la «elite» de cuya «traición» se queja amargamente Zouhier, sino ante un auténtico reino de taifas dentro de la Guardia Civil, cuya actuación estuvo motivada en todo momento por intereses personales y políticos propios.


Lea mas

 

Rafá Zouhier sostiene que el 12-M la UCO «ya sabía» que habían sido los 'moritos'

 

07-09-06



11-M LA INVESTIGACION / LA DECLARACION DE ZOUHIER

Rafá Zouhier sostiene que el 12-M la UCO «ya sabía» que habían sido los 'moritos'


El confidente de la Guardia Civil contesta un minucioso cuestionario elaborado por el diputado 'popular' en la Comisión de Investigación del 11-M Jaime Ignacio del Burgo que plantea muchos de los enigmas de los atentados

Jaime Ignacio del Burgo, miembro de la Comisión de Investigación del 11-M y diputado del PP, ha conseguido que Rafá Zouhier -el confidente marroquí que trabajaba para la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil y que avisó en dos ocasiones sobre la venta de explosivos por parte de Antonio Toro y Emilio Suárez Trashorras- conteste a un amplio cuestionario redactado por él mismo donde se plantean todos los enigmas del 11-M. Zouhier revela, entre otras cuestiones, las presiones que tuvo por parte de los agentes de la UCO para que no confesara al juez Juan del Olmo que ya había avisado a la Guardia Civil sobre la venta y tráfico de explosivos. También explica el marroquí cómo recibió una invitación de Mario, hombre que trabajaba para el agente Víctor, para que se fuera de España antes de que le detuviera la policía y el consejo de que mantuviera la boca cerrada. En su manuscrito, Rafá describe cómo es Antonio Toro, auténtico cerebro de la venta de Goma 2, y las relaciones de éste con los etarras en la cárcel de Villabona. Antonio Toro, según Zouhier, tenía varios vehículos preparados para camuflar tanto hachís como explosivos o cualquier otra sustancia. Se da la circunstancia, de que Antonio Toro, en compañía de un tal Richard, estuvo en Madrid el mismo día de los atentados comprándole a Lofti, socio de El Chino y amigo del guardia civil Pedro, 15 kilos de hachís. Zouhier también mantiene que la pistola que utilizó El Chino en Bilbao para ajustar cuentas con un narcotraficante fue vendida a Lofti precisamente por el guardia civil Pedro, que pertenecía al acuartelamiento de Valdemoro. El confidente marroquí relata en sus declaraciones que dio cuenta de estos hechos a la UCO y que les informó, además, que vendía armas a todos los marroquíes.
(.../...)

Jaime Ignacio del Burgo.- ¿Comparte los principios del integrismo islámico?

Rafá Zouhier.- Yo creo en Dios, como todos, y respeto todas las religiones. Es más, todas mis novias eran españolas. Lo que no comparto es el integrismo de locos. A mí, mi Dios no me manda matar, ni abusar, ni hacer daño, y prueba de ello es que yo luchaba contra el mal. Por eso avisaba a la elite [se refiere a la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO), de la que era confidente].

J.I.B.- ¿Cómo inicia su colaboración con la UCO?

R.Z.- Hace ya casi tres años.

J.I.B.- Anteriormente, ¿había colaborado con alguna otra unidad?

R.Z.- Llevo apoyando a las Fuerzas de Seguridad desde que tenía 17 o 18 años. Primero en Las Rozas, con el sargento Miguel Angel, alías Jaime. Luego trabajé de seguridad en varias discotecas y así conseguía información de cosas más graves. Y empecé a trabajar para Valdemoro y Tres Cantos con el teniente Oscar y el cabo Mario. Fruto de mis informaciones acabé con una red de traficantes de armas y ladrones de joyerías. Cobré casi 3.000 euros por los dos servicios. De joven lo hacía gratis porque siempre quise ser policía.

Zouhier sigue detallando sus pasos hasta llegar a la UCO: «A raíz de todo esto conocí a Mario Gascón Aranda y me comentó si quería trabajar con un grupo superior a éstos».

Rafá Zouhier relata que Mario Gascón se desplazó hasta Marruecos, concretamente a Casablanca, para hacer un trabajo para la UCO.Allí tuvo problemas con la policía marroquí y Zouhier logró que escapara y llegara hasta la frontera con Ceuta, donde lo recogió la Guardia Civil. «Después, Mario me contó que tenía unos amigos más serios que querían conocerme. Eso provocó el enfado del teniente Oscar y del sargento Caballero, cuando les comuniqué que quería trabajar con la elite de España. Pero los de la UCO ya me conocían porque al pagarme los casi 3.000 euros, Víctor [agente de la UCO que pasaría a tener a Zouhier a su cargo] me dijo: 'No sabía que era para ti, porque me lo han pasado con código. Si no, te subo más por lo que has hecho'».

J.I.B.- ¿Cuántas veces ha estado en prisión?

R.Z.- Yo estuve en prisión en Villabona. Fue la primera vez.Había muchísimos robos de joyerías en toda España. Los joyeros estaban enfadados con el Gobierno por la falta de seguridad.Conseguí infiltrarme en un grupo que iba a mis discotecas. Eran de Lavapiés, Vallecas y Caño Roto. Luego fui a Asturias con ellos a hacer un robo. Fuimos seis y entre ellos estaba Rachid Aglif.Aglif fue detenido en el peaje. Con mi llamada a un taxi dije mi posición y finalmente fuimos detenidos. El único que salió sin fianza fui yo. Estuve cinco meses. Por cierto, salí el último para no levantar sospechas y me buscaron los mismos guardias civiles para volver a Madrid.

J.I.B.- ¿Tuvo relación con Antonio Toro?

R.Z.- Mi relación con Toro fue a raíz de mi ingreso en prisión.Toro me comentó que estaba por delito de tráfico de hachís, que casualmente compraba a los moritos de Madrid, de Carabanchel [se refiere a Jamal Ahmidan, El Chino, y a sus socios]. Fue el propio Toro quien indicó a la policía dónde escondía el hachís, en un coche, en un garaje. El tenía otra nave como escondite y así la policía no se daba cuenta.

Zouhier aporta otra serie de datos sobre su relación con Antonio Toro: «Me comentó también en la cárcel que lo cogieron con detonadores y explosivos en el garaje y que por suerte hizo creer a la policía que eran de su cuñado [José Emilio Suárez Trashorras] que trabajaba o tenía licencia de explosivos. Y así no le metieron la Goma 2 y quedó la cosa en hachís. El no sabía que yo era confidente y mi papel fue darle confianza y no hacerle muchas preguntas».

J.I.B.- ¿Fue Toro quien le indicó que Trashorras vendía dinamita?

R.Z.- Toro, al salir de prisión, seguía traficando con hachís con los moritos de Madrid. Fue él quien iba ofreciendo explosivos.Toro me dio la muestra y me dijo que disponía de 150 kilos o más. Fue Toro, yo no tenía relación con Trashorras. A quien vigilaba de cerca era a Toro, era quien hablaba, era el jefe, el que mandaba a su cuñado y a más gente en Avilés. Cuando yo iba a Asturias me fijaba en el respeto que le tenían.

Zouhier, incluso, describe cómo era Toro: «Era una persona que no hablaba mucho. Sólo le interesaba el dinero a cambio de los explosivos. Me decía: 'Mientras lo usen fueran de Asturias no me importa'».

El confidente marroquí también recuerda los avisos que le dio a la UCO: «Todo esto se lo comuniqué a la Guardia Civil con detalles.Y fue él quien, cuando viajaba a Madrid, ofrecía, acompañado de Trashorras, los explosivos a todo el mundo. Cuando digo a todo el mundo me refiero a su gente de confianza, entre ellos los moritos de Madrid [se refiere a El Chino y sus socios]».

Zouhier, tras los avisos y todo lo ocurrido, sigue sin entender que Toro esté en la calle: «Yo era el único que avisaba una y otra vez a la autoridad. Me da igual que no entre en prisión.Si el juez lo ve así es que está muy confundido o que Toro tiene detrás a alguien protegiéndole».

J.I.B.- ¿Tuvo contactos Toro con presos en Villabona por pertenencia a ETA o a otras organizaciones vinculadas a la banda terrorista?

R.Z.- Sí. Y mucho con dos jóvenes etarras en el módulo 8. Antes de salir de prisión le dieron un teléfono que se encargó de pasárselo a su cuñado por el cristal [del locutorio] a través de un papel.Esto lo he visto yo. Lo que no sé si hablaron de explosivos, porque cuando estaba con ellos [los etarras] hablaban a solas.A veces me acercaba a ellos y notaba cómo cambiaban de conversación.Toro es así. Lo que habla conmigo es conmigo y lo que habla con ellos es con los etarras. Es muy listo, sólo hay que ver que está en la calle.

J.I.B.- ¿Es cierto que Antonio Toro transmitió a su hermana Carmen y a Emilio Suárez Trashorras, estando en la cárcel, un número de teléfono proporcionado por algún preso de ETA? ¿Cómo lo hizo? ¿Podría recordar quién fue el preso?

R.Z.- Sí, a través de un papel. No se ahora quién puede ser.

J.I.B.- ¿Informó a la UCO de que Toro o Suárez Trashorras vendían dinamita? ¿Les informó que al menos ofrecían 150 kilos?

R.Z.- Sé que parece de película, pero sí avisé a la UCO una y otra vez. Y no sólo informé, sino que di nombres y apellidos.De Toro ya los sabía. Me faltaban los de Emilio, y a raíz de mi infiltración entré en una tienda de coches que tenían entonces y cogí unos papeles que estaban a nombre de Emilio. Di teléfono, direcciones y lo más fuerte, di una muestra, ¡hombre!, ¿qué más quiere?

J.I.B.- ¿Era Suárez Trashorras el jefe de la organización de los asturianos, o por el contrario mantenía una relación de dependencia respecto a Toro y su hermana?

R.Z.- Para mí el jefe era Toro y la hermana, porque todas las veces que hablamos mandaban más la hermana y Toro que Trashorras.Trashorras es un tonto. A quien yo vigilaba era a Toro.

J.I.B.- ¿Cuándo conoció a Suárez Trashorras?

R.Z.- En Madrid. Pero la primera vez que le vi fue en comunicaciones, o sea, en la cárcel. Fue a los siete meses de mi salida de prisión.Le vi en la calle de Madrid, también a Toro. Ahí fue cuando empecé a asegurarme de que eran traficantes de explosivos.

J.I.B.- ¿Cuál fue la reacción de la UCO al recibir la información de que en Asturias se vendían 150 kilos de dinamita robada?

R.Z.- En mis primeros avisos la UCO se interesó. Yo pensaba que los asturianos eran de ETA. Cualquiera lo pensaba: explosivos más la relación con etarras en la cárcel, más ofreciendo explosivos a todo el mundo. La información fue interesante para ellos [la UCO]. Incluso, llegaron a decirme que les ayudara a identificarlos.Me dieron 150 euros para alquilar un coche y subir a Asturias y quedé con ellos, donde siempre, en un McDonald's de Avilés.Luego les di toda la información.

ASTURIAS

«'Está todo controlado ahí arriba', me dijo la UCO»

Zouhier está convencido de que Toro trabaja para algún servicio de información o tiene protección de alguien: «Mi sorpresa fue a los pocos meses, tras detener a Toro con 150 gramos de cocaína y salir a los 15 días. Todo esto sin que los asturianos se enteren de que yo era su sombra. Al salir de la cárcel [Toro] vino otra vez a Madrid a comprar hachís a los moritos y ya todos sabían que los asturianos disponían de explosivos. Mi gran sorpresa es que yo estoy viendo una cosa y los de la UCO me decían otra: 'Está todo controlado ahí arriba. Tranquilo, que Trashorras trabaja como minero y que no son de ETA'. Me enteré por la UCO».

El confidente marroquí, en su relato al diputado Jaime Ignacio del Burgo, sigue sin entender la libertad con la que se movía Toro: «Pero Toro, a los pocos meses, me decía que disponía de 150 kilos [de explosivos] o más, y que quería cambiarlos por hachís o cocaína. Lo volví a comunicar a la UCO. 'Oiga, que esta gente dice que quiere vender 150 kilos o más a cambio de droga', les dije. La reacción de la UCO fue más tranquila aún, hasta llegaron a pensar que los asturianos eran unos mentirosos».

J.I.B.- ¿Cuándo le pidieron los agentes de la UCO que solicitara una prueba de la dinamita a Toro?

R.Z.- Me lo pidieron a las dos semanas de identificarles.

J.I.B.- ¿Dónde y quién le entregó la referida muestra de dinamita, más un detonador?

R.Z.- Fue en Las Rozas, en un centro comercial, a Víctor y Rafa [alias de los agentes que eran sus contactos en la UCO] les di un bote enrollado en papel de periódico, nada más dármelo Toro y Emilio al lado de mi casa. Lo tenía escondido en el maletero de un Renault Megane amarillo, donde tenía un escondite, como en todos los coches que usaba. Más tarde me dio un detonador que fue el que me estalló en las manos.

J.I.B.- ¿Hablaron del precio de venta con los asturianos?

R.Z.- Sí, yo tenía que actuar de mafioso y hablé con Toro de cuánta cocaína querían. Me dijo: 'Por cada tres kilos de explosivos, uno de cocaína'. Yo jugué mi papel regateando para que pensaran que quería llevarme algo. Todo eso lo sabe la UCO.

J.I.B.- ¿Le comentaron Suárez Trashorras o Toro de dónde robaban la dinamita?

R.Z.- No, nunca me dijeron nada. Sólo que disponían de explosivos.Luego, a través de Víctor, supe que Emilio trabajaba en una mina y que estaba todo controlado.

J.I.B.- ¿Cuál fue la razón por la que el detonador explotó y le hirió en la mano?

R.Z.- Yo pregunté a los asturianos cómo funcionaba para contárselo a los compradores, a la UCO. Y me dijeron: «Es muy sencillo, coges un cable de detonador y lo metes en la Goma 2 y con sólo una pila explota». Pero yo no sabía que el detonador iba a explotar solo, sin meterlo en Goma 2. Así, haciendo el tonto con el detonador me estalló en la mano. Después me atendieron en el Hospital San Carlos, en Moncloa.

J.I.B.- ¿Cuándo conocieron Toro y Suárez Trashorras a El Chino? ¿Les presentó usted? ¿Con qué finalidad?

R.Z.- Los asturianos compraban hachís en Carabanchel, donde El Chino era el jefe de la zona, conocido por todo Madrid como traficante de hachís. No sé, la verdad, cuándo se conocieron. Lo que está claro es que yo no les presenté. La reunión del McDonald's fue a finales de 2003 y no el 14 de febrero. Allí fue cuando vi a El Chino por primera vez. Se habló de una deuda entre los moritos y los asturianos. Esto demuestra que ya se conocían.

El confidente de la UCO vuelve, una vez más, al tema de los explosivos: «Los asturianos habían hecho que corriera la voz entre todos los moritos traficantes [de hachís] de que ellos disponían de explosivos. A veces, cuando estábamos en las discotecas, ofrecían a todo el mundo. Esa es la razón que me llevó a alertar, una vez más, a los de la UCO. Y lo que quiero dejar claro es que no fui yo quien presentó a El Chino a los asturianos. Yo sólo vigilaba y tenía el teléfono de Toro».

J.I.B.- ¿Es cierto que Toro y Suárez Trashorras, además de traficar con drogas y dinamita, se dedicaban al robo de vehículos, y que compartían ese negocio con El Chino?

R.Z.- Sí, además traficaban con coches de todo tipo. Es más, los asturianos tenían una especie de taller que desconozco [dónde estaba] para hacer zulos en los coches para esconder droga, explosivos y más cosas.

J.I.B.- A lo largo de 2003, y hasta el 11 de marzo de 2004, ¿qué contactos tuvo con Toro y Suárez Trashorras? Si los mantuvo, ¿por qué, para qué y dónde?

R.Z.- El último contacto que tuve con Toro fue el 19-M, el día que fui detenido. Con Trashorras no tenía casi relación. A lo largo de 2003 tuve unos cuantos contactos con Toro, siempre en Madrid, porque él viajaba a comprar hachís. Yo sólo viajé a Asturias tres veces, y siempre para sacar información. En los últimos meses de 2003, Toro ya no viajaba con Trashorras, sino con un tal Richard. Ahí fue cuando desconecté con Trashorras totalmente.Toro empezó a comprar a Lofti el hachís. Lofti es otro traficante de hachís muy conocido y vendía la misma mercancía y más barata.Lofti es socio de El Chino, se conocen desde que llegaron los dos de Tetuán a España y estuvieron en la cárcel [de Marruecos] juntos.

Zouhier seguía en contacto con Toro, pero sin forzar las relaciones: «Si me llamaba quedaba con él. Casi siempre me llamaba él, así no levantaba sospechas. Todo esto lleva al 11-M, día en que Toro estuvo en Madrid con su amigo Richard. También estuvo el día 10, durmieron en Madrid y luego se fueron por la tarde para volver el día 13 a recoger 15 kilos de hachís y, de paso, Lofti le invitó a su cumpleaños».

Ese mismo día, el 13-M, Toro le hizo una importante revelación a Zouhier: «Hasta el día 13, cuando Toro volvió de Avilés y me dijo que su cuñado habría vendido o podría ser el que vendió explosivos a los moritos que compraban antes hachís de Carabanchel [El Chino y sus socios]. Cosa que no tardé en comunicar [se refiere a la UCO] y llamar a uno de los moritos, que era Rachid Aglif, trabajador de El Chino en la venta de hachís, para sacarle alguna información sobre el tema».

Rachid, según Zouhier, colaboró en las informaciones y comprobaciones: «Mi sorpresa fue que, cuando hablé con él [Rachid], me dijo que podría ser El Chino, cosa que no tardé en comunicar a la UCO, así como todo lo que me iba informando. El 12-M, la UCO me pidió que si me enteraba de algo de los atentados que se lo dijera.Ese día no sabía nada».

VALDEMORO

«Me prometieron el oro y el moro para que callara»

J.I.B.- ¿Cuándo supo que Suárez Trashorras era colaborador o confidente de la policía de Avilés?

R.Z.- En la cárcel, en la primera visita de la Guardia Civil en Valdemoro. Me prometieron el oro y el moro para que me callara la boca. Me dijeron que Toro y Trashorras eran confidentes policiales.

J.I.B.- ¿En algún momento posterior a la entrega de la dinamita volvió a hablar con los agentes del resultado de las investigaciones?

R.Z.- Sí, muchas veces, y me dijeron que estaba en marcha y que está controlado. Yo decía que tenían explosivos, una y otra vez.Ahora sólo tratan de quitarse el muerto de encima y se nota mucho.

J.I.B.- ¿Es cierto que informó a los agentes de la UCO de que un grupo de búlgaros estaba interesado en la compra de explosivos?

R.Z.- No. Los cuatro búlgaros que conozco son porteros de discotecas, sin importancia. Lo que querían [la UCO] es que yo ofreciera explosivos por Madrid a las mafias que conozco para detenerles a todos, cosa que no llegué a hacer. A nadie le interesaban los explosivos.

J.I.B.- ¿Cuándo informó al agente Víctor de sus relaciones con El Chino, El Tunecino y los demás marroquíes que cometieron los atentados del 11-M?

R.Z.- Yo no tengo ninguna relación con El Chino, y menos con El Tunecino. La primera vez que hablé de El Chino fue a finales de 2003, cuando le conocí y me enteré de que había asesinado a una persona en Marruecos y de que estaba en España fugado de la policía marroquí. La contestación de Víctor fue: «Eso es cosa de la policía marroquí».

J.I.B.- ¿Sabía por qué El Chino viajaba constantemente a Bilbao?

R.Z.- Es una información que tenía. También sabía que disparó a un traficante en Bilbao con la misma pistola que le vendió el guardia civil [se refiere a Pedro, que era del acuartelamiento de Valdemoro] a Lofti [socio de El Chino]. De esto estoy más que seguro, y cuando digo seguro es porque el guardia civil vendió las armas a los moritos. No lo digo para hacer daño al cuerpo, si no porque quiero dejar claro que hay unos que son muy corruptos.

J.I.B.- ¿Asistió a la reunión de febrero de 2004 en la que se convino la compra de los explosivos por parte de El Chino?

R.Z.- No. Si llego a estar allí estoy seguro que no hay 11-M en España. Yo no estuve en esa reunión, ellos lo saben y los demás también.

J.I.B.- Una vez producidos los atentados del 11-M, y entre los días 11 y 17 de marzo, ¿habló de ellos con los agentes de la UCO?

R.Z.- El día 12 fui citado como otras veces, pero estaba el capitán Paco, que me habló de los atentados. Estaban serios. Quien más hablaba era Paco. Yo creo que la UCO ya sabía algo, porque al producirse los atentados eran muchos indicios, como que era Goma 2 y la misma cantidad de la que yo hablaba y avisaba una y otra vez. Es más, sabían que los asturianos compraban hachís en Madrid a los moritos. Eran muchas casualidades.

Zouhier explica cuándo y cómo se entera de que puede ser Emilio Trashorras el que le proporcionó los explosivos a los terroristas: «Estaba claro que yo no sabía nada [durante su citación en la UCO el 12-M]. El mismo 11-M estaba con Toro y no dijo nada. Pero a la vuelta de Asturias, el día 13, para asistir al cumpleaños de Lofti y para recoger 15 kilos de hachís, me comentaron él y Richard que el 12 había ido Emilio a casa de Toro y le había dicho que estaba trabajando o teniendo contactos con los moritos de Madrid y le había confesado que vendió los explosivos. Ahí me vi en toda la historia. Como siempre, decidí llamar a la UCO para informarles y decirles mis sospechas y la información que había reunido sobre los moritos a los que conocía Emilio».

Zouhier siguió en contacto con la UCO y con Toro hasta el 19-M: «Los días 16, 17 y 18 estuve en contacto con la UCO para informarles de todo lo que sorprendentemente me iba llegando de información.Hasta el día 19 estuve con los asturianos para sacar más información.Me llamó a mi teléfono Víctor y me citó donde siempre [junto a la ermita de El Santo]. Allí me encontré con la sorpresa de que iba a ser detenido. '¿Qué pasa? ¿Estáis de broma o qué?', dije. No entendía por qué me detenían por una cosa en la que estaba ayudando y de la que había avisado una y otra vez».

GRABACIONES

«Me dijo que me fuera de España, pero ya»

Las relaciones de los últimos días entre Zouhier y la UCO fueron muy intensas: «Me dolió mucho lo que estaba pasando, pero ya el día 16 o 17 recibí una llamada justo después de la de Víctor.Mario, confidente también de confianza de la UCO [fue quien introdujo a Zouhier en la unidad], me dijo: 'A ver si nos vemos para decirte una cosa. Es por tu bien'. Estoy convencido que esa llamada estaba pinchada [se refiere a las grabaciones que realizó la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO) de la Policía Nacional cuando seguía un tráfico de estupefacientes y que sirvió para detectar que Zouhier era confidente del agente Víctor de la UCO.En esas mismas grabaciones aparecen el guardia civil Pedro y el marroquí Lofti]».

En el manuscrito que Zouhier envía al diputado Jaime Ignacio del Burgo aparece el número de teléfono de Mario: «Al encontrarme con él [se refiere a Mario] mi sorpresa fue que me dijo que me fuera de España porque había oído decir al jefe de la UCO [se supone que se refiere al coronel Félix Hernando] decir que me iba a buscar un lío porque llevaba mucho tiempo sin dar ninguna información. 'Tienes que irte de España, pero ya', me dijo».

Ante el planteamiento y los avisos de Mario, Zouhier no entiende nada: «Yo le dije [a Mario] que no era verdad y que él lo sabía.Sin darme cuenta de que lo que me estaba diciendo era que me fuera de España por los atentados».

Zouhier recuerda que ésta y las otras llamadas de amenazas están grabadas, una por la cárcel de Valdemoro y otra por la UDYCO, y que están a disposición del juez Juan del Olmo.

J.I.B.- ¿Por qué quiso conocerle personalmente el capitán Paco de la UCO el 12 de marzo de 2004 por la noche? ¿Hablaron de los atentados?

R.Z.- Eso quiero saber yo, también, por qué se presentó el Paquito el día 12 y lo primero que hizo fue hablar de los atentados: «¡La que habéis liado! Si son moros no se va quedar ninguno».Quien más hablaba conmigo era él, de risas, y siempre sobre los atentados, para sacarme lo que no sabía en esos momentos.

J.I.B.- ¿Le pidieron los agentes de la UCO el 11 o 12 de marzo que tratara de localizar a una persona procedente de Barcelona a la que buscaba la Guardia Civil de Cataluña por su conexión con la extrema derecha?

R.Z.- El día 12-M yo no hablé de ningún skin y menos de Barcelona, ciudad que casi no conozco. ¿Cómo voy a tener yo información de uno que odia a los moros? Es mentira.

J.I.B.- ¿Permite el islam dedicarse al robo y al tráfico de drogas y colaborar con la yihad o con Al Qaeda?

R.Z.- Creo que no. Yo no soy religioso, sino todo lo contrario.Y voy a dar un consejo: hay que tener cuidado, las cárceles españolas son una base de conexión y los moros se preparan allí. En Valdemoro conocí a tres marroquíes que me juraron que si salen de la cárcel van a cometer un atentado en nombre de Alá. Esta información se la comuniqué al juez y a la policía.

J.I.B.- ¿Por qué no informó a los agentes de la UCO de que El Chino y otros buscaban explosivos y estaban preparando un gran atentado?

R.Z.- ¿Cómo quiere que avise de los atentados y de El Chino, un moro de poca monta, si yo no sabía nada de atentados? A mí ni El Chino ni nadie me dijo que era terrorista. Y si me lo dicen no me lo creo, de uno que va todo el día de discotecas y alcohol...Yo avisé de los explosivos en dos ocasiones, y sin explosivos no hay ni atentados ni muertos.

J.I.B.- ¿Cuándo informó a los agentes de la UCO de que El Chino y sus amigos podían haber sido los autores del atentado?

R.Z.- Informé a la UCO cuando Toro me dijo que su cuñado había vendido explosivos a los moros a los que anteriormente compraba hachís. Fue el día 14 o 15. El 16 saqué más información de El Chino y de su entorno, menos el teléfono, que no había manera de conseguirlo. Los amigos de El Chino dicen que vino cambiado de la cárcel de Marruecos. Pero se hablaba de él como traficante de hachís, nunca de terrorista.

J.I.B.- ¿Por qué llegó a esa conclusión?

R.Z.- Los asturianos compraban hachís a los moritos; disponían de material explosivo; Toro me dijo que su cuñado podría ser el que vendió los explosivos a los moritos de Madrid. Yo vivo en Madrid y empecé a informarme de los moritos de El Chino, que conocen a Emilio.

J.I.B.- ¿Es cierto que en el momento de su detención o con ocasión de la declaración en las dependencias policiales se le presionó para que no hiciera ninguna alusión a las denuncias que había formulado sobre la venta de explosivos por parte de los asturianos?

R.Z.- Mi detención fue el 19. Estaban Víctor y Rafa, este último encargado de la operación de los explosivos y que me visitó en la cárcel. Ese mismo día, el 19, Rafa y Víctor me dijeron que no se me ocurriera decir ni a la policía ni al juez de que les avisé antes de los explosivos. Luego, a solas, me volvieron a recordar que eran mis amigos y que no debía decir nada a nadie, porque sino me comía los 200 muertos. Más tarde la policía, no sé por qué, no me tomó declaración sobre los explosivos y las armas. Yo no oculté nada a la policía, pero ellos me decían que dijera esto.

«Cuando faltaban dos horas para que me llevaran ante el juez [Juan del Olmo], este policía [responsable del interrogatorio] recibió una llamada del jefe de la UCO [el coronel Félix Hernando] para decirle que me había escapado de mi casa antes del 11-M, cosa que no es verdad. Antes del 11-M siempre estaba con ellos [se refiere a los agentes de la UCO]».

Las sugerencias o indicaciones que el jefe de la UCO apuntó al policía contra Zouhier fueron, aún, más lejos, según éste: «Le dijeron que tenía una herida en la mano, cosa que ya sabían que era antes del 11-M, mucho antes. Es más, cuando di mi segundo aviso sobre los explosivos».

«Sólo me quedaba el juez. Nada más llegar a declarar se lo dije todo: que yo trabajaba para la Guardia Civil. Y me preguntó si sabía algo de los explosivos. Y dije: 'Si por eso avisé a la UCO'. El juez no me dio tiempo a contarle nada. Nada más decirle que los asturianos disponían de explosivos me mandó a la cárcel».

Durante el tiempo que Zouhier estuvo en la cárcel de Valdemoro sufrió presiones de todo tipo: «Desde la cárcel le mandé cartas [al juez] para volver a declarar. Vinieron los guardias civiles a Valdemoro para decirme que no dijera nada al juez, me dieron tabaco y abrazos, y recibí presiones con clase. A través del teléfono, el confidente Mario me llamó la atención [se refiere a más presiones] y todo está grabado. Ahí ya me perdí. No sabía en qué manos estaba. Al final conseguí declarar y se lo conté todo al juez con detalles. Pero él [el juez] siempre con prisa».

J.I.B.- ¿Dónde adquirieron El Chino y sus cómplices los detonadores y las armas que fueron encontradas en el piso de Leganés?

R.Z.- Yo estoy seguro que las armas las vendió el guardia civil [se refiere a Pedro, del acuartelamiento de Valdemoro]. Por que yo fui a una discoteca y mis fuentes me dijeron que era poli.Fui a hablar con los marroquíes que estaban con él, y le pregunté a Lofti (socio de El Chino) si sabían que ése era poli. Me dijeron: «¡No jodas!» y que no podía ser porque Pedro [el guardia civil de Valdemoro] les vendió armas a él y a otros. Lo que no sé es si a través de Lofti o directamente [se refiere a El Chino].Pero las armas eran del guardia civil.

Zouhier también relata sus pasos para confirmar que Pedro era guardia civil: «Conseguí su nombre completo a través de su DNI cuando fuimos a ponernos cocaína entre todos [Zouhier, Pedro y los otros marroquíes]. Al día siguiente se lo comuniqué a la UCO y le di el nombre. Me dijeron a los dos días que sí, que era poli. Pero era guardia civil, no poli. Y que estaba fuera de servicio y les dije: 'Pues el tío vende armas con un socio y lleva un coche de lujo'».

MARISCADA

«Llegué a drogarles para sacarles información»

J.I.B.- ¿Asistió usted el 13 de marzo a una comida en el restaurante Sirena Verde, organizada por Lofti, socio de El Chino, a la que acudió también un guardia civil denominado Pedro, además de Toro? ¿Asistió también El Chino u otros implicados en los atentados? En esa comida, ¿se habló de los atentados?

R.Z.- Sí, estuve. No estaba El Chino. No tiene nada que ver el grupo de Lofti y el grupo de El Chino. Son muy amigos, pero El Chino no bebe alcohol y Lofti sí. La relación entre ellos era de hachís y coches para transportar el hachís y, por supuesto, las armas del tal Pedro. En ningún momento se habló de los atentados.

Zouhier, experto en conseguir información, detalla cómo sonsacó a los asturianos, Toro y Richard: «Antes, Toro me dijo que su cuñado podría ser el que vendió los explosivos a los moritos.Esa fue mi gran sorpresa. Ya no me separé de los asturianos para sacarles toda la información. Llegué a drogarlos y llamar a chicas para sacarles lo máximo de información. Ahí fue cuando me confirmaron todos los hechos y fue al día siguiente cuando informé a la UCO de todo lo que me había enterado.

J.I.B.- ¿Qué le dijeron los agentes de la UCO en la cárcel?

R.Z.- Me preguntaron qué tal estaba y si necesitaba algo. Luego me dijeron que escribiera la carta para Toro, para que les ayudara a descubrir más implicados en la trama de los explosivos. Y que no dijera nada al juez, ni a mi abogado, ni a nadie. «Tú eres de los nuestros y te vamos a sacar de aquí». Y que hablarían con el juez rápidamente porque yo no sabía nada de nada. También me dijeron que era difícil encontrar abogado: «Somos tu única salida. Confía en nosotros».

J.I.B.- ¿Por qué escribió una carta desde la cárcel a Antonio Toro y qué le decía en ella?

R.Z.- En la carta le dije que ayudara a las personas que le iban a dar la carta porque esto es muy serio, que son de confianza.Me dijeron que pusiera eso.

Zouhier termina el cuestionario reflexionando sobre su situación actual: «Yo no quiero salir de la cárcel así como así, porque estoy condenado a muerte: ETA, moros, delincuentes en la calle, en prisión. Y todo esto me pasa por ayudar a España».


Lea mas

6.10.04

 

Moratinos apoya a Mohamed VI por su ayuda «antes y después del 11-M»

 

06-10-04



Moratinos apoya a Mohamed VI por su ayuda «antes y después del 11-M»


CARLOS SEGOVIA

MADRID.- El ministro de Exteriores, Miguel Angel Moratinos, se mostró ayer de acuerdo con Mohamed VI y defendió la ayuda antiterrorista de Marruecos «antes y después del 11-M».

Al día siguiente de que los enviados del rey marroquí pidieran al presidente del Gobierno y al propio Moratinos apoyo para defender la imagen de Marruecos, el jefe de la diplomacia española lo brindó.
(.../...)

«Hay unos que interpretan los datos de forma positiva y otros de forma maliciosa, pero la realidad es que hay una decidida voluntad de ayuda de Marruecos en la lucha antiterrorista», afirmó Moratinos.

En el caso de la cooperación contra el terrorismo, Moratinos elogió la «información puntual, permanente y eficaz» que el Gobierno español viene recibiendo de Marruecos. El jefe de la diplomacia española señaló que esta «cooperación empezó tras el 11-S», es decir, en 2001. «Y si no, que responda Acebes, porque tuvo información antes del 11-M», emplazó, en alusión al secretario general del PP y ex ministro del Interior.

Para Moratinos, hay «hechos» que demuestran que Marruecos tiene voluntad real de cooperar con España en la lucha contra el terrorismo, la inmigración ilegal y el tráfico de drogas. Justamente, los secretarios de Estado marroquíes de Asuntos Exteriores y Cooperación, Taieb Fassi Fihri, y de Interior, Fuad Ali El Himma, llegaron al palacio de La Moncloa el pasado lunes, preocupados con la imagen que tiene la sociedad española respecto a sus esfuerzos en esos tres capítulos.

Pateras

Según Moratinos, se ha producido ya un «descenso notable en la llegada de pateras» a Andalucía y a Canarias, de un 17% en conjunto y un 40% en el archipiélago, aunque sin detallar en qué plazo.

En este capítulo, Moratinos dijo «no ser favorable» a la deportación de emigrantes clandestinos a campos especiales en el Magreb, como quieren Alemania e Italia, entre otros, por tener dudas de que eso respete «los Derechos Humanos». Marruecos los rechaza.

Por otra parte, Moratinos mostró «sorpresa» por la queja del portavoz parlamentario del PP, Eduardo Zaplana, sobre que no ha sido consultado sobre la fecha del referéndum de la Constitución Europea. «No sé cómo está organizado el PP», ironizó. Y señaló que hay un acta de la reunión que mantuvo en el Congreso el pasado lunes con asistencia de un representante del PP que se mostró de acuerdo con la fecha del 20 de febrero. El ministro reafirmó que existe «un amplio consenso» en las fuerzas parlamentarias sobre la fecha y la pregunta a realizar a los ciudadanos.


Lea mas

 

Rabei estuvo en Madrid con el comando 10 días antes de los atentados

 

06-10-04



11-M LA INVESTIGACION

Rabei estuvo en Madrid con el comando 10 días antes de los atentados


Salió de España el 1 de marzo y tres días después contactó con los miembros de la célula del 11-M

MANUEL CERDAN. PAOLO BIONDANI

MADRID/MILAN.- Rabei Osman se desplazó de Milán a Madrid 10 días antes del 11-M para coordinar presuntamente la realización de los atentados. Después, sólo se mantuvo en contacto telefónico con los miembros de la célula de Lavapiés.

Así lo reconoció el propio Mohamed el Egipcio, como es conocido el terrorista islamista, en sus conversaciones con su discípulo Yahia, que fueron registradas por la policía italiana. La última grabación se produjo el 8 de junio, ya en dependencias policiales, un día después de su detención en Milán.
(.../...)

El Egipcio confesó a su discípulo que los agentes de la Digos, la unidad antiterrorista italiana, lo estaban siguiendo «por España» y le pidió que no revelara nada de su relación con los atentados de Madrid: «Tengo cosas raras en la cabeza sobre lo que concierne a España. Yo estuve durante el mes tres [marzo] en España, pero he ido y he vuelto».

Yahia, a quien El Egipcio adoctrinaba para convertirse en mártir en Irak, le pregunta: «¿Pero tú has parado en España?». Y Rabei le contesta: «Sí, pero ellos me dicen otra fecha. Yo estoy aquí, yo he salido el uno del tres [el 1 de marzo] y me han dicho que me han visto en España. Es muy raro, odian el islam, quieren torturar el islam».

Rabei se refiere a las sospechas policiales que primero lo situaron en Madrid el día del atentado y después unos días antes, el 4 de marzo.

«El hilo de Madrid soy yo», continúa El Egipcio. «En el momento de los hechos no estaba allí, pero te digo la verdad: antes de la operación, el día 4, tuve contactos con ellos. Ni se te ocurra comentarlo. Yo voy por libre, ellos trabajan en grupo».

Yahia le pregunta: «¿Han muerto todos como mártires?». Y Rabei le contesta: «Cinco murieron como mártires y ocho han sido arrestados.Son los mejores amigos, amigos de corazón. Ni se te ocurra hablar.Ya el día 4 empecé a hacer planes, planes a un nivel muy alto.He querido plantearlo de modo que fuese inolvidable hasta para mí, porque yo estaba listo para saltar, pero me han parado, y nosotros obedecemos a la voluntad de Dios. Quería una gran carga, pero no la encontré».

El Egipcio confiesa que los atentados le habían costado «mucho estudio y mucha paciencia»: «He necesitado dos años y medio.Ni se te ocurra hablar. No digas nunca nada y no hables nunca con Jalil, de ninguna forma, ni por teléfono»

Rabei, tras su detención, se mostró pesimista: «Dios te protege.No tengas miedo, tranquilo, no tienen nada, tú sales. El problema es mío. Soy yo. Mínimo, 30 años, no tengo salida».

El 4 de junio, los agentes de la Digos registraron una conversación de Rabei por medio de los micrófonos de ambiente colocados estratégicamente en diversos lugares de su domicilio. En ella, El Egipcio cuenta por qué se trasladó de España a Francia en febrero de 2003. Dice que, «lamentablemente», sus «amigos marroquíes» lo dejaron fuera de casa, pero relata un incidente policial que le hizo pensar que la policía iba tras él.

«Mientras me dirigía al piso de mis amigos marroquíes en Madrid, me di cuenta de que todo el barrio estaba rodeado por la policía.Hicieron una gran redada, porque habían matado a un policía en ese barrio. Tuve que irme a Francia».

Rabei comenta en el transcurso de la conversación que, desde su salida, cada vez que ha viajado a España ha tenido que tomar sus precauciones: «Por suerte, he ido allí pocas veces. Fui a verles para ponerme de acuerdo con ellos y después no he vuelto hasta marzo; si no, me hubiesen puesto las esposas».


Lea mas

 

Casarse con cristianas

 

06-10-04



11-M LA INVESTIGACION

Casarse con cristianas

El 26 de mayo, Rabei Osman defendió ante otro discípulo, llamado Yahia, la teoría de que el «fin justifica los medios» para la causa de la yihad:

«Todo está permitido, incluso casarse con mujeres cristianas, porque necesitamos los papeles. Tenemos que estar en todas partes, en Alemania, en Holanda, en Londres. Estamos dominando Europa con nuestra presencia. Las mujeres sirven para obtener los documentos, porque nosotros estamos en favor de la causa de Dios».

Sin embargo, en otra conversación, registrada el 7 de junio -después de su detención- se queja de que su mujer Rafika ben Sadok Hamdi, con la que contrajo matrimonio en Madrid y que le había impedido convertirse en mártir, lo había traicionado.

«La mujer que tengo en España me ha denunciado, o alguien ha hablado de mí, pero no hay nada, porque la mujer en España ya me había avisado de que hablaría de mí, aunque no tengo detalles, no sé nada. La mujer española me ha denunciado y después ha ido al Consulado. El Consulado me ha señalado, y encima han ido muchas veces a mi casa en Egipto. Prefiero ser asesinado antes que ser enviado a Egipto».


Lea mas

 

Mohamed huyó de Leganés

 

06-10-04



11-M LA INVESTIGACION

Mohamed huyó de Leganés


Las grabaciones de la Digos, la policía antiterrorista italiana, han aportado multitud de pistas, pero los agentes todavía no han podido identificar a varias de las personas que El Egipcio menciona, entre ellos un tal «Mohamed».

En una de las conversaciones, Yahia pregunta a Rabei: «¿Quién huyó [de Leganés el 3 de abril], Ahmad o Mohamed?». Y su maestro le contesta: «El que huyó es Mohamed. Es muy hábil. Saltó por la ventana. Lo llamaron por teléfono [se refiere al telefonillo del piso]».

La policía, en cambio, mantiene que el fugado del piso de Leganés, a quien todavía no han detenido, es Abdelmajid Bouchar, un joven marroquí de 21 años. Fue el terrorista que habló por el telefonillo con los agentes y se dio a la fuga sin que pudieran darle alcance, porque es un especialista en carreras de medio fondo.

El Egipcio desvela también que, en Madrid, unas veces se movía con Moustafa y otras con Abdel.

El nombre de Moustafá puede corresponder al de Mustapha al Mauymouny, cuya hermana se casó en Madrid con El Tunecino. Mustapha fue detenido en Marruecos por su colaboración con el atentado de Casablanca.


Lea mas

 

«Estoy inmensamente feliz de que el Gobierno del perro Aznar haya caído»

 

06-10-04



LAS CONFIDENCIAS DE 'EL EGIPCIO' A UN DISCIPULO CONFIRMAN LA INTENCIONALIDAD POLITICA DEL 11-M

«Estoy inmensamente feliz de que el Gobierno del perro Aznar haya caído»

«Gracias a Dios hemos eliminado a Aznar. Madrid es una lección para Europa que debe entender que se debe alejar de EEUU» - «Los españoles han salido a la calle y en las pancartas llamaban a Aznar asesino. Este cartel ha tenido mucho éxito» - «Zapatero ha sido muy listo porque ha entendido el valor de los árabes y nada más ser investido ha iniciado el diálogo con los marroquíes»

MANUEL CERDAN. PAOLO BIONDANI

MADRID/MILAN.- Rabei Osman, conocido como Mohamed el Egipcio y considerado como la persona que dirigió la organización de los atentados del 11-M, confesó a uno de sus discípulos que se sentía «inmensamente feliz» de la caída del Gobierno de José María Aznar en las elecciones del 14-M.

Según las conversaciones registradas en su domicilio por la policía italiana, El Egipcio aseguró que, gracias a la masacre de Madrid, su organización había acabado con el Gobierno del PP.
(.../...)

«Estoy inmensamente feliz de que el Gobierno del perro Aznar haya caído», dijo Rabei Osman. Por el contrario, en esa misma conversación el islamista ensalzó a Zapatero, diciendo que «ha sido muy listo» porque «nada más ser investido ha iniciado el diálogo con marroquíes y árabes».

«Quien sigue al perro [se refiere a George W. Bush] tendrá sólo el terremoto, y Madrid ha sido la prueba. La gente, el pueblo, está en contra del apoyo a los americanos en la Guerra de Irak.Creedme, muchas personas están en contra de esta guerra. Son solamente los estados, los gobiernos, los que quieren la guerra.Pero, gracias a Dios, hemos eliminado a Aznar. Madrid es una lección para Europa, que debe entender que se tiene que alejar de los americanos».

Así de contundente se mostró el islamista al que se atribuye la dirección del comando del 11-M durante una conversación que mantuvo el pasado 5 de junio, dos días antes de ser detenido por la policía italiana, en su domicilio de Milán con su amigo y discípulo Kjalifa Mahmoud Aly Abdel. Los agentes de la Digos, la policía antiterrorista italiana, lograron registrar sus conversaciones porque semanas antes habían colocado de manera subrepticia micrófonos ambientales dentro de su vivienda.

Mohamed el Egipcio dejaba entrever con sus palabras la intencionalidad política del atentado, que se plasmó en la elección de la fecha en la que se produjo, sólo tres días antes de las elecciones generales del 14-M.

«Estoy inmensamente feliz de que el Gobierno del perro Aznar haya caído. Si en Italia pasara algo parecido, la culpa sería de Berlusconi, porque quien sigue a aquel perro se hace daño a sí mismo. Francia es muy lista, porque sabe que la comunidad árabe es muy influyente allí, y que entonces es mejor tenerlos contentos que en contra», dice El Egipcio a su amigo.

Rabei Osman, que durante las conversaciones con sus discípulos se autodenomina como el cerebro del 11-M, anticipa una escalada de acciones terroristas en otros países occidentales.

«Todos los países que siguen a EEUU terminarán como Aznar; y creedme, mis hermanos, os lo juro, no miento, yo he vivido allí y sé perfectamente que, después de los hechos en la estación de Atocha, todos, los árabes, los españoles, han salido a la calle, y en las pancartas llamaban a Aznar asesino. Hay hasta hermanos que han colgado de la pared una caricatura de Aznar y Bush. Creedme, os lo juro, muchas personas han salido a la calle, sobre todo en el barrio donde ocurrieron los hechos», asegura el islamista.

En cambio, El Egipcio dedica en esta conversación palabras de elogio hacia José Luis Rodríguez Zapatero, al que se refiere como «éste que ha llegado ahora». Dice de él que «ha sido muy listo porque ha entendido enseguida el valor de los árabes y, nada más ser investido jefe del Gobierno, ha abierto enseguida un diálogo con marroquíes y árabes».

Estos comentarios sobre el presidente del Gobierno se produjeron cuando los últimos 217 soldados españoles ya habían abandonado Irak, después de que Rodríguez Zapatero anunciara en el Congreso la retirada de las tropas de la contienda iraquí.

La Guerra de Irak es un asunto monocorde en las conversaciones de Rabei, quien en más de una ocasión comenta que se está preparando para convertirse en mártir en aquel país. Pero El Egipcio recuerda a su interlocutor que él es también un gran conocedor de la política europea: «Hace muchos años que viajo por Europa y conozco mejor que tú la vida en Europa».

Durante los seis años que ha vivido en el continente europeo, desde su llegada a Alemania en 1998, Rabei Osman ha repartido su tiempo entre Alemania, Austria, España, Francia e Italia, organizando células de Al Qaeda y preparando a muyahidin para combatir en Afganistán e Irak. En este tiempo, la policía le pisó los talones varias veces, pero nunca dispuso de pruebas suficientes para arrestarlo. En parte porque El Egipcio, hasta su detención en Milán el 7 de junio, era todo un camaleón. El mismo se delata durante una conversación mantenida con otro discípulo: «Sí, he estado en Austria. Viajaba entre Austria y Alemania, antes de mudarme a España. También en España usé distintas nacionalidades: jordano, egipcio, palestino, sirio... Hasta que mis amigos de Tánger me dijeron: 'Ya basta, que te descubren'».

Para la policía italiana, la expresión «mis amigos de Tánger» -en lugar de «mis amigos marroquíes», como se refiere en otros momentos a los integrantes de la célula del 11-M-, indica que Rabei Osman no sólo mantenía hilo directo con Arabia Saudí -como desveló EL MUNDO-, sino que también se relacionó directamente con los dirigentes integristas de la ciudad marroquí. Entre ellos, con el imam de Tánger, Mohamed Fizazi, acusado por las autoridades marroquíes de estar implicado en el atentado de Casablanca de mayo de 2003.

El Egipcio demuestra en sus conversaciones un odio exacerbado hacia Occidente: «Ellos os explotan, yo lo he visto, tanto en Alemania como en Francia y España. Después, aquí no tenéis nada, ni honor, ni dignidad, sólo hay explotación. Nunca he visto a una persona que trabaje por cinco euros y luego olvide sus ideas, su dignidad, su religión. Es más, cada domingo van a comer con ellos, con los enemigos de Dios. Los ves con la cerveza, con la carne de cerdo, con las mujeres. Se han vuelto como ellos».

Rabei Osman está convencido de que el islam triunfará antes del 2025, como le han vaticinado los imames con quienes está en contacto.Para el considerado cerebro de los atentados del 11-M, la guerra de los fundamentalistas islámicos es muy diferente a otras: «Sólo basta una buena organización. Tenemos que estar bien organizados y no dormir


Lea mas

5.10.04

 

Mohamed VI solicita al presidente del Gobierno que desmienta la implicación de Marruecos en el 11-M

 

05-10-04



Mohamed VI solicita al presidente del Gobierno que desmienta la implicación de Marruecos en el 11-M

MARISA CRUZ

MADRID.- El Rey de Marruecos, Mohamed VI, remitió ayer un mensaje al presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, en el que le pide ayuda para rectificar la imagen «distorsionada» que, en su opinión, se está trasladando a los españoles en relación con una supuesta vinculación entre los servicios de inteligencia y seguridad de su país con los atentados del 11 de marzo en Madrid.
(.../...)

El mensaje del monarca alauí, que contenía además otros dos puntos referidos a la lucha contra la inmigración ilegal y el cultivo y comercio de hachís, fue transmitido anoche por los ministros delegados de Asuntos Exteriores y del Interior marroquíes, Taieb Fassi Fihri y Ali el Hidma, al jefe de la diplomacia española, Miguel Angel Moratinos, y al ministro del Interior, José Antonio Alonso. Los cuatro ministros se reunieron a última hora de la tarde de ayer en la sede del Ministerio español de Asuntos Exteriores y, después, cada uno de ellos mantuvo un encuentro por separado con su homólogo.

El mensaje del rey de Marruecos está dirigido personalmente al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y en él se hace hincapié en un primer punto en el que se expresa la máxima preocupación del monarca alauí a la vista de lo que interpreta como una «imagen distorsionada» que se está transmitiendo desde ciertos ámbitos políticos y que pretende relacionar a los servicios de inteligencia y seguridad marroquíes con los atentados del 11-M.

Mohamed VI, a través de sus dos emisarios, reclama la ayuda de Zapatero para conseguir «rectificar» dicha imagen que «no se corresponde con la realidad», según explicaron a este periódico altas fuentes de la diplomacia española.

Los dos ministros delegados marroquíes recordaron anoche a Moratinos y Alonso que su país proporcionó «desde el primer momento» toda la ayuda que estuvo en su en mano «aportando datos y pistas muy importantes» para la investigación. Igualmente expresaron la voluntad del rey de seguir colaborando con España en la lucha contra el terrorismo.

El segundo punto del mensaje de Mohamed VI hace referencia a la inmigración ilegal. Otro ámbito en el que, de acuerdo con las palabras de los ministros marroquíes, las autoridades de su país están decididas a hacer todo los esfuerzos para frenar el tráfico de seres humanos. En este sentido, ambos explicaron que es voluntad del rey concluir una amplia reestructuración policial y activar nuevos mecanismos para conseguir frenar el incesante flujo de inmigrantes ilegales marroquíes y procedentes del Africa subsahariana que intentan entrar de forma clandestina en España a través del Estrecho y hacia las islas Canarias.

El tercer apartado del mensaje real se centra en el tráfico de hachís procedente de las regiones norteñas de Marruecos (Rif).El monarca reconoce que el problema existe y expresa su voluntad de combatirlo «con la ayuda de la ONU» y a través de «soluciones globales» que permitan a amplias capas de población dedicadas al cultivo del hachís optar por producciones alternativas. Mohamed VI admite que la solución a este problema no es fácil por cuanto requiere una amplia movilización de recursos y, en este sentido, pide también el apoyo español.


Lea mas

 

Zapatero pide ir a la Comisión del 11-M y dice que lo tenía decidido «desde el primer día»

 

05-10-04



11-M LA INVESTIGACION

Zapatero pide ir a la Comisión del 11-M y dice que lo tenía decidido «desde el primer día»


Comunicó a Rubalcaba su postura en la reunión de 'maitines' para que el PSOE vote hoy a favor - Blanco explica que irá para «esclarecer las causas» y buscar fórmulas para evitar otro atentado

MANUEL SANCHEZ

MADRID.- El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, comunicó en la reunión de maitines de ayer al portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados, Alfredo Pérez Rubalcaba, su deseo de comparecer en la comisión del 11-M.

De esta forma, el Grupo Parlamentario Socialista votará favorablemente hoy a la propuesta presentada por el Partido Popular para que Zapatero comparezca en dicha Comisión de Investigación.
(.../...)

Rodríguez Zapatero justificó ayer su intención de comparecer «por coherencia» y aseguró que tenía tomada la decisión «desde el primer día».

De hecho, el presidente del Gobierno recordó que había expresado en numerosas ocasiones su total disponibilidad a comparecer si así lo solicitaba algún grupo.

«Son mis convicciones democráticas, mi convicción sobre el principio de responsabilidad; es buena la máxima transparencia, y máxime teniendo en cuenta que se trata del atentado más duro que ha sufrido España y que ha ocasionado tanto dolor y daño», añadió.

Por este motivo, insistió en que desea tener presente «el principio de responsabilidad» por encima de cualquier otra circunstancia.

Zapatero, además, indicó que no tiene interés especial en cerrar la Comisión de Investigación con su comparecencia, y que debe ser la propia Comisión la que decida. Hasta ahora, se había acordado que fuera una Portavocía de las víctimas del atentado la que cerrara los trabajos.

Poco antes de las manifestaciones del presidente del Gobierno, el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, hizo el anuncio de las intenciones del presidente del Gobierno de acudir a la Comisión del 11-M «para contribuir a esclarecer las causas» de la masacre y para evitar sucesos similares en el futuro.

Blanco negó, en todo momento, que la comparecencia de Rodríguez Zapatero pueda vincularse a las palabras de José María Aznar en el Congreso del PP, o que su objetivo sea explicar su actuación entre el 11 (día de los atentados) y el 14 de marzo (fecha de las elecciones generales).

Según Blanco, la comparecencia del presidente del Gobierno obedece exclusivamente a la «profunda convicción personal» del presidente de que el Parlamento debe ser el centro de la vida política y, por tanto, su posible aportación no puede quedar al margen de la investigación abierta en el Congreso.

Además, Blanco confirmó también que el presidente del Ejecutivo tomó la decisión de acudir «hace algún tiempo».

La Comisión de Investigación del 11-M se reunirá hoy en el Congreso para decidir sobre las últimas comparecencias, fijar el calendario y analizar la documentación que ha llegado y la que aún falta por llegar.

La petición de José Luis Rodríguez Zapatero fue hecha por el Partido Popular tras votar el PSOE a favor de la comparecencia de José María Aznar en dicha Comisión.

El PP, que no contaba con el cambio de posición final del PSOE -aunque ya lo intuían algunos de sus dirigentes la última semana- tenía pensado pedir amparo al presidente del Congreso, Manuel Marín, en el caso de que su propuesta fuese rechazada.

De hecho, la mayoría de los grupos minoritarios de la Cámara Baja no ve ningún interés especial en la comparecencia del presidente del Gobierno. Algunos dirigentes del PSOE opinaban exactamente igual.



Lea mas

This page is powered by Blogger. Isn't yours?