Banner QSVTV

 

 

   La paz sin honor no es paz, es rendición.

 
Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters

        

  Image hosting by Photobucket

    Escribeme

   
 

   Prensa Digital 
Apycom Java Applets
Links solidarios
Apycom Java Applets

Links 

Apycom Java Applets
Otras  bitácoras
Archivos




13.11.04

 

El mando que no investigó la cinta del 11-M interroga al guardia civil que la descubrió

 

13-11-04



TERRORISMO ISLAMISTA / LA INVESTIGACION

El mando que no investigó la cinta del 11-M interroga al guardia civil que la descubrió


Las pesquisas de la Dirección General comienzan con un prolongado interrogatorio a este agente - La UPGC denuncia este «tercer grado» y pide que declare en la comisión el teniente coronel Bolinaga



MADRID.- La investigación ordenada por la Dirección General de la Guardia Civil tras conocerse que un confidente informó a uno de sus agentes del Servicio de Información de la Comandancia de Gijón que José Emilio Suárez Trashorras y Antonio Toro le habían dicho que buscaban a alguien que supiese montar bombas con móviles ha comenzado con el interrogatorio de David Robles Ramos, el agente que decidió entregar la cinta a sus superiores, informa Europa Press.
El interrogatorio de este agente, citado con nombre y apellidos en la nota oficial de la Dirección General de la Guardia Civil, se produjo en la sede de la Comandancia de Oviedo y se prolongó por espacio de cinco horas, aseguraron algunas fuentes, y alrededor de dos, según el abogado del agente Robles Ramos. En él estuvieron presentes el nuevo jefe de la Zona de Asturias, coronel Luis Antonio Búrdalo de Fuentes, y el jefe de la Comandancia de Gijón, teniente coronel José Antonio Rodríguez Bolinaga.

Con anterioridad a esta declaración se produjo una reunión de mandos de la Guardia Civil el pasado miércoles, cuyas conclusiones se trasladaron al director general del Instituto Armado, Carlos Gómez Arruche. Estas conclusiones son las recogidas en la nota difundida el miércoles a última hora de la noche por la Dirección General, en la que también se ordenaba la apertura de una investigación al respecto.

Entre aquellas primeras conclusiones, la Dirección General aseguró que la transcripción realizada por el agente del Servicio de Información de la Comandancia de Gijón Jesús Campillo Veiga no incluía la referencia que aparece en la cinta a las «bombas con móviles» que el confidente Lavandero traslada al miembro del Instituto Armado.

Por su parte, la Unión Profesional de Guardias Civiles (UPGC) criticó ayer la presencia en el interrogatorio a Robles Ramos del teniente coronel Bolinaga, ya que éste es parte de la cadena jerárquica que debería haber recorrido la cinta. Fuentes de esta asociación declararon a Europa Press que con la participación de Bolinaga en el interrogatorio, éste se convierte en «juez y parte», y solicitaron que en los interrogatorios estén presentes agentes del Servicio de Asuntos Internos, adscrito a la Unidad Central Operativa (UCO).

Asimismo, la UPGC pidió que tanto Bolinaga como el resto de guardias civiles que integran el recorrido jerárquico que debía hacer la cinta declaren ante la Comisión de Investigación del 11-M y ante el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo, ante la posibilidad de que la actuación de alguno de ellos pueda constituir un delito relacionado con los atentados de Madrid.

La petición de la UPGC abarca desde el agente Campillo al brigada jefe de Información de Gijón, Jesús Codesal; el teniente de Judicial e Información de Gijón, Carlos Montero; el comandante de Operaciones de Gijón, Juan Jiménez; el jefe de la Comandancia de Gijón, teniente coronel Bolinaga; el jefe de la Zona de Asturias, general Laguna; el subdirector de Operaciones de la Guardia Civil en ese momento, Faustino Pellicer, y el director general del Instituto Armado, Santiago López Valdivieso.

La UPGC criticó que en la nota en la que la Dirección General informó de que había abierto una investigación se incluyese el nombre del confidente y el de los guardias civiles. «Hasta a los delincuentes se les protege facilitando sólo sus iniciales», añadió Luis Zaragoza, abogado de la asociación. Aseguró que, «como es lógico», los mandos de Asturias «están interesados en saber cómo llegó la grabación a la prensa». A su juicio, lo importante de la cinta «no es que haya llegado a la prensa, sino que no se investigara su contenido».



Lea mas

 

IU pide que tres ex altos cargos del PP declaren sobre la trama asturiana

 

13-11-04



11-M LA INVESTIGACION

IU pide que tres ex altos cargos del PP declaren sobre la trama asturiana


AGUSTIN YANEL

MADRID.- El grupo de Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya Verds (IU-ICV) ha solicitado que, a raíz de las noticias que ha publicado EL MUNDO sobre la trama asturiana en relación con los atentados del 11 de Marzo, sean llamados de nuevo para comparecer en el Congreso de los Diputados los ex directores de la Guardia Civil y de la Policía, Santiago López Valdivielso y Agustín Díaz de Mera, respectivamente.
También ha pedido que sea llamado Angel Yuste, que fue director general de Instituciones Penitenciarias con el PP, para que informe sobre las medidas que adoptó respecto a los presos relacionados con el terrorismo islamista.

IU-ICV quiere que los responsables de la Policía y Guardia Civil expliquen las noticias que tuvieron a partir de 2001 sobre la venta de dinamita robada en Asturias y qué decisiones adoptaron.


Lea mas

12.11.04

 

Zouhier denuncia torturas en la cárcel para llevarle al suicidio

 

12-11-04



11-M LA INVESTIGACION / LAS COACCIONES

Zouhier denuncia torturas en la cárcel para llevarle al suicidio


El confidente marroquí revela a asociaciones de Derechos Humanos las vejaciones a las que le estarían sometiendo en la prisión

ANTONIO RUBIO

MADRID.- «Me despiertan por las noches tres o cuatro veces. Me encadenan a la pata de la cama con grilletes durante horas. Me dejan solo en el patio cuando llueve sin poder refugiarme en ningún sitio. Me han prohibido las visitas vis a vis con mi mujer.Quieren que me vuelva loco y me suicide». Estas son algunas de las denuncias que el confidente marroquí Rafá Zouhier ha hecho llegar a distintas organizaciones nacionales e internacionales de Derechos Humanos para que sepan cómo está viviendo y cuáles son las torturas a las que estaría siendo sometido por parte de algunos funcionarios de la prisión de Aranjuez.
Zouhier, que fue informador de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO) y que avisó -un año antes de los atentados del 11-M- de que Antonio Toro y Emilio Suárez Trashorras vendían explosivos, ha tenido que plantear su situación fuera de las vías judiciales españolas porque todas las denuncias que ha hecho al juez de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional, al director de la cárcel de Aranjuez y a la directora general de Instituciones Penitenciarias no han sido atendidas por ninguno de ellos.
(.../...)
La Asociación Pro Derechos Humanos de España, Amnistía Internacional y Human Rights Watch han sido los primeros receptores de las denuncias de Zouhier contra Instituciones Penitenciarias. EL MUNDO también ha podido saber que, el miércoles pasado, el juez central de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional recibió en su Juzgado toda la documentación que acredita la situación por la que estaría pasando el que fuera confidente de la UCO de la Guardia Civil.

Las denuncias de Zouhier se recogen y resumen, básicamente, en nueve puntos que ha trasladado a las organizaciones de Derechos Humanos. Hay una, entre todas ellas, que de entrada llama la atención: «Se ha trasladado adrede a mi módulo, y con el único fin de intimidarme, a un primo de Jamal Ahmidan, alias El Chino, autor material de los atentados del 11-M y al cual yo delaté dando datos a la UCO para su identificación y localización. Dicho interno permanece en prisión con un nombre falso y me intimida constantemente llamándome chivato».

El primo de 'El Chino'

Zouhier ha notificado a los funcionarios de la prisión de Aranjuez que ese interno que tiene junto a él es el primo de El Chino y que en cualquier momento puede sufrir una agresión, pero tanto el director de la cárcel como el subdirector de Seguridad han hecho caso omiso a las advertencias.

Se da la circunstancia de que el director actual de la cárcel de Aranjuez es el mismo que tuvo Zouhier en Valdemoro y el que permitió que agentes de la UCO visitaran y presionaran en dos ocasiones al confidente marroquí. El director se llama Matías Muñoz Gajate y autorizó y habilitó un despacho de la prisión de Valdemoro en el mes de abril para que guardias civiles y Zouhier pudieran hablar sin que nadie los molestara.

En el punto segundo, Zouhier explica cómo transcurrirían sus noches en prisión: «Desde hace más de cuatro meses soy despertado por los funcionarios varias veces a lo largo de la noche obligándoseme a ponerme de pie, con lo cual se me impide dormir y descansar adecuadamente».

Pero lo más grave de todo lo que describe Zouhier sobre sus vivencias y presuntas torturas en la prisión de Aranjuez es la del encadenamiento: «Cuando mi compañero de celda sale al patio, bajo la excusa de que no puedo permanecer solo se me esposa a la cama durante horas, situación equiparable a la que puede sufrir un perro».

Este periódico ha podido constatar, por parte de funcionarios y presos, que el encadenamiento de Zouhier a la pata de la cama en ocasiones ha sido por más de 10 horas y que esa situación ha dejado apreciables marcas en las muñecas y tobillos del confidente marroquí.

Esa circunstancia se habría producido después de que Zouhier protestara por toda una serie de acciones vejatorias a la que estaría siendo sometido por los funcionarios.

Investigación

En una ocasión, lo sacaron al patio cuando llovía y lo mantuvieron así durante una hora sin permitirle que se refugiara. Zouhier protestó por ese trato y la respuesta del subdirector de seguridad fue: «Si no bajas al patio te ato al pie de la cama». La amenaza, finalmente, se cumplió.

La Asociación Pro Derechos Humanos de España también se ha planteado seriamente este caso y otros de semejante índole. Un portavoz de la organización ha reconocido a EL MUNDO que «estamos estudiando la situación denunciada y vamos a activar protocolos internos.No es la única denuncia que nos ha llegado contra Instituciones Penitenciarias de malos tratos a presos aislados».

Hace unos meses, ya estuvo en España una representante de Human Rights porque su organización también había recibido denuncias por trato vejatorio a algunos presos del 11-M. Por ese motivo, iniciaron la elaboración de un informe tras entrevistarse con abogados, periodistas, funcionarios y jueces.

Los encuentros vis a vis de Zouhier con su familia y su novia han sido suprimidos o aplazados. El confidente habría recibido la siguiente contestación: «Ante mis quejas, el subdirector de Seguridad manifiesta que ha recibido órdenes de la dirección [Matías Muñoz] y del juez central de Instrucción [Juan del Olmo] para aplicarme las anteriores medidas».

Zouhier, además, revela que «algunos funcionarios me han comentado que existen órdenes de la directora general [Mercedes Gallizo] para aplicarme las anteriores torturas y un régimen tan duro que aboque al suicidio y que temen perder su puesto caso de no seguir dichas instrucciones».

El confidente marroquí acaba su escrito, enviado el pasado día 5, aportando un conjunto de datos que hacen aún más creíble su situación: «Testigos de las torturas que me son infligidas son mi compañero de celda Pedro Flores y los funcionarios del centro».

Rafá Zouhier también invita a las diferentes asociaciones de Derechos Humanos a que «realicen las labores de supervisión de las condiciones en que me encuentro, y hagan las averiguaciones pertinentes para comprobar los hechos que les expongo mediante la presente, visitándome en prisión si lo estimasen necesario».





Lea mas

 

El «testigo negativo»

 

12-11-04



11-M LA INVESTIGACION / LAS COACCIONES

El «testigo negativo»


ANTONIO RUBIO

Zouhier cuenta con el testimonio de su compañero de celda, Pedro Flores, que ha respaldado su versión en una carta a la que ha tenido acceso EL MUNDO.
Flores pone varios ejemplos de vejaciones hacia Zouhier: «El día 2 de noviembre de 2004, a las 15.00 de la tarde, subieron 5 funcionario [sic] y 2 jefe de servicio. Uno de ello don Javir.A mi compañero de celda se lo llevaron [a] aislamiento y lo esposaro sin motivos y el jefe servicio don Javir nos a sultado [insultado] a mí [y] a mi compañero diciendo aquí los que están [...] son uno hijo de puta».
(.../...)
«Aquí en este centro estamo sufriendo malos tratos y toda las noche no despirtan 3 de la madrugada y golpeado la puerta y diciendo con vozes alta nos puseron [pusiéramos] de pie».

«Yo Pedro Flores Flores llevo 10 años en prisin nunca jamás a visto estos malos tratos. Los siñore funcionario de primer grado no me an tratado tan mal como este centro a mi compañero».

La situación de acoso y derribo que estaría viviendo Rafá Zouhier desde que entró en la cárcel el 19 de marzo de 2004, tras ser detenido por la policía y contarle a ésta y al juez Del Olmo todo lo que sabía respecto a la UCO y a los traficantes de dinamita asturianos Toro y Trashorras, no es nueva.

Al poco de entrar en la prisión de Valdemoro, Zouhier recibió la llamada de su amigo Mario, confidente de la UCO y la persona que lo puso en contacto con la Guardia Civil, recordándole que si quería vivir tenía que «cerrar la boca».

Después, presionaron a las novias de Zouhier para que éste no hablara más sobre los avisos que había dado a la UCO resdpecto a la dinamita que querían vender los asturianos.

Como las presiones externas no funcionaron, hasta la prisión de Valdemoro se desplazaron unos guardias civiles, so pretexto de investigar el caso y hablar con Rafá. Esos guardias, tras pedirle a Zouhier una carta de recomendación para que Antonio Toro Castro los atendiera, le recordaron que, en su situación, lo mejor que podía hacer era no hablar y que los únicos que podían sacarlo de allí era ellos mismos.

A continuación, la madre y la hermana de Zouhier abandonaron España porque no se encontraban seguras. Rafá también denunció que le habían avisado de que un asesino a sueldo estaba dispuesto a matarlo en Valdemoro.

Tras ese incidente, Zouhier fue trasladado a la prisión de Aranjuez para que tuviera más seguridad. Y hasta esa cárcel, y por decisión de la directora general de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Gallizo, llegó el antiguo director de Valdemoro, Matías Muñoz.

Zouhier no se siente seguro y sabe que se ha convertido en un «testigo negativo» para las Fuerzas de Seguridad del Estado



Lea mas

 

Del Olmo imputa a Zouhier la tenencia de un arma por la que fue absuelto en febrero

 

12-11-04



11-M LA INVESTIGACION / LA INSTRUCCION JUDICIAL

Del Olmo imputa a Zouhier la tenencia de un arma por la que fue absuelto en febrero


Un juzgado sentenció que no se había demostrado que el confidente la llegase a tener en su poder - «Soy inocente, quiero mucho a España y aunque me condenen voy a querer a España igual»

MANUEL MARRACO

MADRID.- El juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo decidió ayer ampliar la imputación del confidente Rafá Zouhier por tenencia ilícita de armas. Hasta ahora, estaba acusado de colaboración con banda armada por los atentados del 11-M.

El magistrado tomó declaración a Zouhier durante más de tres horas sobre varios aspectos de la investigación. Cuando, a petición de la fiscal Olga Sánchez, el juez acordó ampliar la imputación por tenencia ilícita de armas, la defensa del marroquí presentó una sentencia del Juzgado de lo Penal número 5 de Madrid del pasado 16 de febrero en la que se absolvía a Zouhier del delito de ese delito.
(.../...)
Según la sentencia de la operación Hierro, «no se ha probado en ningún caso» que el confidente llegase a tener en su poder la pistola, y la única prueba de cargo en su contra provenía de la acusación de otro imputado con el que estaba «enemistado».Este había asegurado que una persona a quien no identificó le había hecho entrega de un paquete y le había dicho que Zouhier acudiría a recogerlo esa misma noche. No fue así, y cuando comprobó que se trataba de un arma del calibre 6,35 milímetros, acudió a la Guardia Civil.

Según fuentes jurídicas, el confidente mencionó la pistola en una declaración ante el juez el pasado mes de agosto, poco después de ser excarcelado por orden de Del Olmo para asistir a un registro en la vivienda de su madre. Durante ese registro, la policía comprobó la existencia en el colchón de una cama de un agujero que podía haber albergado un arma corta, además de unas manchas o quemaduras, posiblemente causadas por la explosión de un detonador.

El confidente, según las mismas fuentes, aseguró que se la había proporcionado un traficante de hachís llamado Lofti, socio de El Chino, uno de los autores del 11-M. Según publicó EL MUNDO, Lofti había comprado armas de un agente de la Guardia Civil llamado Pedro.

Con su declaración de ayer ante el juez, Zouhier ha comparecido ya en cinco ocasiones ante el magistrado. La primera fue 13 días después de los atentados. Ayer, tras concluir su declaración, Zouhier manifestó a los periodistas: «Soy inocente, quiero mucho a España y aunque me condenen voy a querer a España igual».


Lea mas

 

La policía de Holanda contactó con una sobrina de 'El Chino'

 

12-11-04



11-M LA INVESTIGACION

La policía de Holanda contactó con una sobrina de 'El Chino'



BRUSELAS.- La policía holandesa contactó en Amsterdam con una sobrina de Jamal Ahmidan, El Chino, en Amsterdam, el pasado 2 de abril para intentar localizar a uno de los jefes de la célula integrista responsable de los atentados del 11-M, según una información publicada ayer por el diario holandés De Telegraaf y recogida por Europa Press. Horas después, El Chino y otros seis islamistas se inmolaron en la calle de Carmen Martín Gaite de Leganés.
La chica fue localizada por la policía en una zona del este de Amsterdam, pero, según las fuentes policiales consultadas por el rotativo, esta acción no dio resultado. El Chino tenía varios familiares en Amsterdam y realizaba frecuentemente viajes a Holanda.Recientemente, la policía holandesa entró en una vivienda en la localidad de Roosendaal al sospechar que podría haber dos individuos relacionados con el 11-M. Sin embargo, se comprobó que se trataba de familiares que no tenían nada que ver con la masacre de Madrid.

Mientras, la policía holandesa constató en las investigaciones antiterroristas llevadas a cabo en la localidad de Utrecht que podría haber «conexiones» con el Grupo Islamista Combatiente Marroquí, al que pertenecían algunos de los ejecutores de los atentados en Madrid.



Lea mas

 

Eduardo Zaplana preguntará a Zapatero y Aznar sobre el 11-M

 

13-11-04



Eduardo Zaplana preguntará a Zapatero y Aznar sobre el 11-M


AGUSTIN YANEL

MADRID.- Los cinco diputados del PP que habitualmente preguntan a las personas que comparecen en el Congreso, ante la Comisión del 11-M, no lo harán en el caso de José Luis Rodríguez Zapatero y de José María Aznar. Es prácticamente seguro que ambos, dado su rango de presidente del Gobierno y ex presidente, serán interrogados por Eduardo Zaplana, el portavoz parlamentario popular.

Ayer, en un encuentro con la Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP), Zaplana insinuó la posibilidad de este cambio -algo que legalmente es posible-, aunque no dijo quién hará las preguntas.Pero otras fuentes del PP indicaron que, con toda probabilidad, será él.

En el PSOE, en cambio, consideran que su portavoz en la Comisión, Alvaro Cuesta, ha actuado correctamente y que será el encargado de preguntar a Zapatero y a Aznar, como ha hecho a otros comparecientes.

Zaplana opinó que, tras las revelaciones que ha publicado EL MUNDO respecto al 11-M, «algunos» partidos «tendrán que sonrojarse por lo que están haciendo», cuando se plantee en el futuro la necesidad de otras investigaciones y quieran saber cosas que ahora niegan. «Se arrepentirán del papelón que están haciendo», comentó.

Por su parte, el juez Juan del Olmo ha comunicado a la Comisión que no puede remitir la grabación de conversaciones que le han pedido, porque no concretan de cuáles se trata.


Lea mas

 

El PP pide que vayan otra vez al Congreso los jefes asturianos de la Guardia Civil

 

12-11-04



11-M LA INVESTIGACION / El PSOE preguntará a Aznar y a Astarloa sobre el «cúmulo de fallos» que hubo en su época / Recuerda que gobernaba el PP cuando un confidente contó lo que ha desvelado EL MUNDO

El PP pide que vayan otra vez al Congreso los jefes asturianos de la Guardia Civil


El PSOE advierte a Aznar y a Astarloa que tendrán que explicar en la Comisión del 11-M el «cúmulo de fallos» que revela lo publicado por EL MUNDO - Las asociaciones de guardias civiles califican de «inverosímil» la versión de la Dirección General

AGUSTIN YANEL

MADRID.- El Partido Popular va a pedir que comparezcan de nuevo ante la Comisión del Congreso que investiga los atentados islamistas del 11 de Marzo, dos mandos de la Guardia Civil que ya declararon en octubre pero que no dijeron nada de la información que facilitó un confidente, en el verano de 2001. Esta persona, identificada como Lavandero, aseguró que Emilio Suárez Trashorras le preguntó si sabía de alguien que supiera fabricar «bombas con móviles».
Cuando comparezcan ante esa Comisión el ex presidente del Gobierno José María Aznar y el que fue secretario de Estado de Interior con el PP Ignacio Astarloa, el PSOE preguntará por el «cúmulo de fallos» que hubo en esta materia durante la Administración popular.

Este periódico publicó el miércoles que ya en el verano de 2001, casi tres años antes del 11-M, un confidente relató a un guardia civil en Asturias que tanto Trashorras como Antonio Toro -ambos en la cárcel por su presunta relación con la venta de los explosivos utilizados para cometer los atentados en Madrid- se habían interesado por la fabricación de bombas y habían dicho que querían vender unos 400 kilos de Goma 2.

Ayer, este periódico publicó la transcripción íntegra de aquella conversación entre ese confidente y el guardia civil. En ella, entre otras cosas, esa persona dice al agente que Toro y Suárez Trashorras tenían previsto marcharse a Marruecos «para dirigir la cosa desde allí».

Sin embargo, el general jefe de la Guardia Civil en Asturias, Pedro Laguna, y su sucesor en ese cargo, el teniente coronel Fernando Aldea, no dijeron nada sobre este asunto cuando comparecieron ante la Comisión del 11-M, a mediados del mes de octubre.

El miércoles por la noche, la Dirección General de la Guardia Civiil explicó, mediante un comunicado, que ese agente no había transcrito las palabras de ese confidente sobre las «bombas con móviles» cuando informó a sus superiores del contenido de la conversación que había mantenido y grabado a esa persona.

Al PP no le convencen estas explicaciones. Su portavoz en el Congreso, Eduardo Zaplana, se pronunció ayer con claridad: las revelaciones de este periódico hacen obligado que vuelvan a declarar los mandos de la Guardia Civil de Asturias; además, considera cada vez «más evidente» que la Comisión no puede concluir sus trabajos sin que se produzcan más comparecencias.

En opinión de Zaplana, cada vez está más claro que el Gobierno del PP «no mintió» tras el atentado, en contra de las acusaciones de toda la oposición, y también se ha demostrado que aquella masacre «nada tiene que ver» con la Guerra de Irak, porque se está probando día a día que «se estaba planeando muchísimo antes», cuando ni siquiera se habían llevado a cabo los atentados contra las Torres Gemelas de Nueva York.

El PSOE aprovechó las revelaciones de este periódico para criticar al Gobierno del PP. El portavoz de los socialistas en el Congreso, Diego López Garrido, recordó que estas conversaciones se produjeron cuando gobernaba el Partido Popular, de lo que deduce, en su opinión, que «quizá pudo haberse trabajado en una mejor dirección para evitar esa tragedia».

Estas noticias, unidas a las investigaciones de la Audiencia Nacional y a lo que han declarado algunas personas ante la Comisión del 11-M, permiten afirmar, según el diputado López Garrido, que aquella época fue «realmente criticable y muy negativa en la lucha contra el terrorismo islamista». Recordó que en aquellos años los ministros del Interior fueron Mariano Rajoy y Angel Acebes, del PP.

López Garrido anunció que, cuando comparezcan el ex presidente Aznar y el ex secretario de Estado Astarloa, el PSOE les va a preguntar «qué hacían en el Ministerio del Interior». «Estamos asombrados y consternados por el cúmulo de fallos que hubo antes del 11-M, cuando gobernaba el PP», indicó.

En su opinión, se está demostrando que en aquella época existió «descoordinación, imprevisión, falta de medios y descontrol de las células de radicalismo islamista en las cárceles», a pesar de «las advertencias» que hicieron los servicios de Inteligencia de otros países.

El PSOE, lo mismo que ha hecho el PP, también va a solicitar al Ministerio del Interior una copia de la grabación que ayer publicó este periódico.

Asimismo, los socialistas van a pedir al juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo que envíe a la Comisión la última resolución que ha dictado respecto del confidente de la Guardia Civil Rafá Zouhier, actualmente encarcelado por su presunta relación con los atentados del 11-M, en la que este magistrado afirma que esa persona ha provocado «confusionismo» con sus declaraciones.

López Garrido indicó que los trabajos de la Comisión no pueden alargarse «indefinidamente», sino que deben terminar en algún momento y con conclusiones para intentar que no vuelva a repetirse este tipo de atentados. Respecto a la posibilidad de que pueda haber relaciones entre ETA y los terroristas islamistas, afirmó que los indicios prueban hasta ahora que no han existido, pero que «no se puede descartar nada».

El diputado del PP Vicente Martínez-Pujalte, por su parte, ha preguntado al Gobierno si la cinta con la conversación grabada ha sido entregada al juez, al fiscal o al director general de la Guardia Civil.



Lea mas

 

«En este cúmulo de errores la culpa no puede ser del agente»

 

12-11-04



«En este cúmulo de errores la culpa no puede ser del agente»


Asociaciones de guardias civiles ven inverosímil la versión de la Dirección del Instituto Armado en la que culpa a Campillo de transcribir mal la cinta

ROBERTO BENITO

MADRID.- Asociaciones de guardias civiles consideraron ayer inverosímil la versión del comunicado difundido a última hora del miércoles por la Dirección del Instituto Armado, en el que se aseguraba que el agente Campillo había realizado una transcripción incompleta de la cinta en la que grabó una conversación con el confidente Lavandero.
Tanto la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) como la Unión Profesional de Guardias Civiles (UPGC) aseguraron que la Dirección de la Guardia Civil sólo intenta culpar al agente para no reconocer los errores cometidos y señalaron que, en el caso de que Campillo se hubiera equivocado, sus superiores deberían haberse percatado de ello.

El comunicado de la Dirección de la Guardia Civil dice que «el mismo agente [refiriéndose a Campillo] realiza una única transcripción [...] que posteriormente, al parecer, podría estar incompleta».Y añade que la parte que supuestamente el agente omitió es la frase: «Me preguntaron que si había alguien que supiera montar bombas con móviles».

Las asociaciones de guardias civiles explicaron ayer que el protocolo de actuación del Instituto Armado establece que el agente debe remitir a sus superiores una transcripción de la conversación, sí, pero acompañada de un informe y de una copia de la grabación.

«La cinta la tuvieron que oír varias personas de la Guardia Civil, no tiene sentido que él [Campillo] se limitase a hacer una transcripción», insistía un portavoz de la UPGC, que añadió: «La cinta se grabó en el marco de un dispositivo y el agente sólo recabó la información.La cinta debería haber sido escuchada después por sus inmediatos superiores».

La AUGC secundó esta opinión y resaltó el hecho de que «la captación va por un sitio y el análisis por otro». Según explicó esta asociación, el agente sólo transmitió una información, y otras personas tuvieron que analizarla, por lo que no es verosímil que una frase «tan fuerte» como la referida a «montar bombas con móviles» pasase desapercibida por culpa de Campillo.

«Caza de brujas»

La AUGC fue especialmente dura con la Dirección de la Guardia Civil. El portavoz de la asociación, mayoritaria en el Instituto Armado, aseguró que el comunicado difundido el miércoles «demuestra una vez más el perfil de los que dirigen la institución». «En 30 años de democracia nunca han reconocido un error», insistió, «y ahora han vuelto a recurrir a la fórmula de echar la culpa al guardia».

Y es que, en opinión de la AUGC, «la caza de brujas» que se ha desatado en la Guardia Civil se debe a que «esa cinta existe».«Si estuviera en manos de la comandancia o de la Dirección nunca habría aparecido, pero como se encontró de esa forma... Ahora no pueden reconocer su error, echan la culpa al agente Campillo y coaccionan y presionan a los guardias de Gijón para que no digan nada», concluyó.

Una y otra organización repitieron que lo que se debe hacer ahora es «remitir la cinta al juez», y acompañarla de «un informe complementario en el que se explicite por qué se grabó esa conversación, en el marco de qué operación se hizo, quién escuchó su contenido, hasta qué punto del escalafón de mando llegó la información y qué conclusiones se sacaron de ella».

El Comité Regional de Asturias de la Confederación Española de Policía solicitó ayer una apertura «urgente» de diligencias judiciales y administrativas de carácter interno para depurar responsabilidades sobre esta cinta. Para el Comité, son «gravísimas» las afirmaciones que se hacen en dicha cinta, que conllevaría «la imputación de gravísimos delitos cometidos por funcionarios públicos», informa Efe.



Lea mas

 

Lavandero: «La Guardia Civil y la policía me tomaron a cachondeo»

 

12-11-04



11-M LA INVESTIGACION

Lavandero: «La Guardia Civil y la policía me tomaron a cachondeo»



OVIEDO.- El diario asturiano La Nueva España publicó en su edición de ayer una entrevista exclusiva con Francisco José Lavandero, el ciudadano que en 2001 denunció ante la Guardia Civil que Antonio Toro Castro y Emilio Suárez Trashorras pretendían hacer bombas con teléfonos móviles, como adelantó el miércoles EL MUNDO.
«Lo denuncié en la Policía Nacional y en la Guardia Civil y me tomaron a cachondeo», dice con pesar el ex trabajador del club Horóscopo, que denunció ante la Guardia Civil que, durante su relación con Suárez Trashorras, fue testigo de un gran cargamento de dinamita en el maletero de un coche.

«Lo primero que pensé es que si lo contaba me iban a liquidar, pero luego pensé que podía estallar una bomba y matar a un niño», argumentó a La Nueva España el denunciante, identificado en los archivos de la Guardia Civil con el nombre de Lavandero. Según este antiguo legionario, un habitual de los ambientes asturianos de gimnasio y pesas, los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado no se tomaron en serio sus denuncias. «No sólo no me hicieron caso, sino que me destaparon y ahora tengo que estar escondido».

«No te preocupes»

Su primer contacto con los agentes fue en la oficina de denuncias de la Comisaría de Gijón. «En la Policía Nacional me dijeron que no me preocupara, que eran mineros que robaban dinamita», aseguró.

Cuando vio que su primera denuncia no había surtido efecto, decidió probar en la Guardia Civil. Allí, según corroboró al periódico asturiano, mantuvo una conversación con el guardia Jesús Campillo, del grupo de Información, que fue grabada en la cinta ahora desvelada por un número de Cancienes, como informó EL MUNDO.

Lavandero manifestó su sorpresa al saber que la cinta en la que se grabó la conversación había salido a la luz tres años después.«No soy un chivatillo, soy un hombre que colaboró para evitar una desgracia», aseguró, antes de detallar que en su declaración facilitó un gran número de datos que habrían permitido detener a los asturianos del 11-M.

«Les expliqué que llevaban la dinamita en un Xsara dorado, les dije por dónde paraban y las chicas que trabajaban para ellos», detalla este ex empleado del club Horóscopo, que ahora vive con miedo.

La revelación del contenido de la cinta ha causado una gran conmoción en la Guardia Civil asturiana, algunos de cuyos miembros ya consideran inevitable que rueden cabezas.



Lea mas

 

Registraremos el monte

 

12-11-04



11-M LA INVESTIGACION / LA OPINION / CONFIDENTES Y TRAFICO DE EXPLOSIVOS

Registraremos el monte


La impresionante irrupción de 'Lavandero' en la trama del 11-M se suma a la ya larga lista de presuntas negligencias de ciertos mandos policiales y de la Guardia Civil que deben ser investigadas

JAIME IGNACIO DEL BURGO

Impresionante la irrupción en EL MUNDO del confidente Lavandero. Resulta que la policía y la Guardia Civil, a través de este nuevo actor de la película de la gran infamia, conocían ¡desde el verano de 2001! el negocio de venta de dinamita montado por Antonio Toro y su socio, Emilio Suárez Trashorras. Y sabían el nombre de su principal cliente: ETA. Incluso, llegaron a conocer los intentos de Toro por averiguar cómo podían activarse explosivos mediante un teléfono móvil.
La trama asturiana del 11-M estaba, pues, en acción desde al menos tres años antes de la masacre. Toro presumía de tener 1.000 kilos de dinamita. Pero como en la Policía no dieron crédito a su denuncia, Lavandero decidió contarlo todo a la Guardia Civil.Tampoco tuvo fortuna, a juzgar por los resultados, pero su testimonio quedó grabado en una cinta magnetofónica que alguien dejó oculta y olvidada en el cajón de una vieja mesa de escritorio. Hasta que en la localidad asturiana de Cancienes un humilde número de la Guardia Civil decidió luchar por el honor del benemérito Cuerpo y, demostrando una enorme valentía, sacó a la luz la cinta y, con ella, los colores -y algo más- a los mandos asturianos que pasaron por la Comisión del 11-M el pasado 15 de octubre.La investigación (por ahora extrajudicial y extraparlamentaria) ha dado con esta revelación un vuelco espectacular.

Por su parte, el abogado Carlos Alberto Tejeda -cuya comparecencia ha sido reiteradamente vetada por la Comisión- nos remitió la pasada semana a los comisionados del Grupo Popular el relato de los hechos por él denunciados en su día a la Fiscalía de Asturias.A comienzos de 2002, en la cárcel de Villabona -lugar de concentración forzosa de buena parte de los implicados en el 11-M y donde podría haberse fraguado la colaboración entre los soldados de Alá y ETA- se encontraban tres presos preventivos de etnia gitana acusados de traficar con droga. Su defensor era el abogado Tejeda.

Un buen día, allá por el mes de abril de 2002, el abogado fue citado por sus clientes a una reunión en la cárcel. Pero el protagonista principal de la reunión en el locutorio de Villabona no fue ninguno de sus defendidos, sino un tal José Ignacio Fernández Díaz, alias Nayo, en prisión preventiva desde julio de 2001 bajo la acusación de traficar con drogas, armas y dinamita. «Dicha persona», relata Tejeda en referencia al Nayo, «estando presentes mis tres defendidos, me manifestó que él tenía conocimiento de la existencia de una determinada cantidad de explosivos que estaban destinados a ETA, y que dicho conocimiento provenía de haber sido intermediario en diferentes ocasiones de tales transacciones, así como de haber participado en algún transporte de armas desde Francia a España, también para ser destinadas a ETA».

El abogado, «dada la importancia de la información suministrada», se entrevistó con el fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Asturias, el señor Valero Oltra, recientemente ascendido al cargo de jefe de la Inspección de la Fiscalía General del Estado.Este, al parecer, no echó el asunto en saco roto. Trasladó la información a la policía y quedó a la espera del resultado de las investigaciones. Dos meses más tarde, en junio de 2002, Tejeda, viendo que sus mandantes no eran puestos en libertad a pesar de su colaboración con la Justicia, volvió a conversar con el fiscal Valero Oltra: «Me dijo que, efectivamente, el señor Fernández Díaz había sido conducido por la Guardia Civil al lugar donde decía que estaban los explosivos, pero que dicho lugar se trataba de un monte y que no iban a registrar todo el monte».

Que el fiscal jefe de Asturias habló con la policía de Oviedo es cierto. En su comparecencia ante la Comisión de Investigación, el jefe superior de policía de Asturias, Juan Carretero, lo confirmó: «Fue el fiscal el que nos requirió Estoy hablando de abril o mayo de 2002». Pero no salió nada. Todo había sido, según él, «un cuento chino». Nadie creyó al Nayo.

A pesar de su primer fracaso, el Nayo no se dio por vencido.La prisión de Villabona es generosa en la producción de confidentes.En ella captó la Unidad Central Operativa (UCO) a Rafá Zouhier, aunque éste ya lo era de otra unidad de la Guardia Civil. Del vistazo al monte donde se escondían los explosivos no salió nada, pero sí otro recluta para la Guardia Civil. El Nayo, a pesar de su propensión a contar «cuentos chinos», se convirtió en confidente de la Guardia Civil. Y en febrero de 2003 volvió a la carga: denunció a Antonio Toro y a Emilio Suárez Trashorras por estar en posesión de 100 kilos de dinamita para vender. Una cantidad nada despreciable.

Casi al mismo tiempo que el Nayo, Rafá Zouhier proporcionaba una información parecida a otro cuerpo de elite de la Guardia Civil: la UCO. Toro y Suárez Trashorras tenían dinamita para vender. Se le da crédito y por eso se monta -eso dicen los informes oficiales- «un vasto y extenso operativo policial». El 27 de febrero de 2003, la UCO informa a la Comandancia de Asturias del resultado de sus pesquisas: Toro vende dinamita (150 kilos), se ha detectado su presencia en Madrid, donde intentaba colocarla al precio de un millón de pesetas o un kilo de cocaína por cada dos kilos y medio de explosivos.

Poco después, la UCO conseguiría, a través de Zouhier, una muestra de la dinamita de Toro. Pero no sirvió de nada porque, como estaba en mal estado, la destruyeron. No recriminaron a Zouhier por haberles metido una filfa. Al contrario, cuando éste preguntaba por el final de la historia, recibía siempre una respuesta tranquilizadora: «Todo está controlado».

Como en abril de 2002, «el vasto y extenso operativo policial» fracasa. De la dinamita, ni rastro. Según la versión oficial, un experimentado capitán del Instituto Armado acudió entonces a los fiscales de Avilés para pedir un «consejo» de novato: qué hacer para lograr del juez autorización para intervenir los teléfonos y registrar las propiedades de Antonio Toro y de Emilio Suárez Trashorras. Estamos ya en el verano de 2003. Los fiscales no dan importancia a una «conversación de café». A juicio del general Laguna, por aquel entonces coronel jefe de la zona de Asturias, no podían ofrecer al juez nada sustancioso. «Sólo teníamos el testimonio de dos confidentes -con Lavandero eran ya tres- que se negaban a firmar la declaración» [sic]. ¿Desde cuándo se exige una declaración firmada por los confidentes para iniciar una intervención judicial? La excusa dada por los responsables policiales es increíble. Para entonces, los asturianos se exhiben por Avilés con los «moritos» de Lavapiés a todas horas.

Sin embargo, la Fiscalía de Asturias desmiente al general Laguna.«Si hubiéramos conocido un informe como el de la UCO», dijo el fiscal Herrero», se habrían abierto diligencias». Y añadió: «Nosotros abrimos diligencias de investigación diariamente por simples denuncias de particulares sin constatar en ese momento; porque si la denuncia pone en conocimiento del fiscal hechos que pueden revestir carácter de delito, esa diligencia se abre sin más».

De todo lo anterior se desprende la existencia de responsabilidades en la UCO, en la comandancia asturiana de la Guardia Civil y en la Jefatura Superior de Policía de Asturias. «No se iba a registrar todo el monte »; «la dinamita no servía, estaba caducada »; «se inspeccionaron las minas, pero no se apreció ninguna irregularidad »; «todo era un cuento chino »; «cuando se produjeron las primeras denuncias, ni Toro ni Suárez Trashorras tenían dinamita para vender »; «nos engañaron...». Así de simple, así de trágico.

Hace algún tiempo expresé en estas mismas páginas mi confianza en la actuación judicial como «último baluarte de la verdad».Hoy tengo dudas sobre la solidez del último reducto. El secreto de sumario, impunemente vulnerado por el Gobierno o utilizado como pretexto para negar a la Comisión del 11-M documentos esenciales para la investigación, es en estos momentos un obstáculo para el conocimiento de la verdad. Tenemos derecho a saber si la investigación judicial va más allá de la determinación de la conducta delictiva de quienes fueron autores materiales o colaboradores directos de los atentados. Debemos saber cuanto antes si la Justicia -ya conocemos la negativa del Ministerio del Interior- se ocupa de desentrañar los numerosos agujeros negros de la investigación.Es decir, si investiga las actuaciones presuntamente negligentes de ciertos mandos policiales y de la Guardia Civil y si persigue el descubrimiento de los autores intelectuales de la masacre.

Hoy sabemos que el 11-M fue ejecutado por el grupo de Los Mártires de Marruecos, viejos conocidos del juez Garzón. Resulta inaudito, por este motivo, que el titular del Juzgado número 5 asegure categóricamente la inexistencia de conexión entre etarras e islamistas.Tenemos motivos para dudar de su imparcialidad, pues la realidad y EL MUNDO han desmentido ya su célebre frase: «Etarras e islamistas son como el agua y el aceite, nunca se mezclan».

Pero como ha ocurrido con el descubrimiento de Lavandero, tarde o temprano las mentiras proclamadas, las contradicciones habidas, las conexiones negadas, las negligencias detectadas, y aun las conspiraciones de cualquier signo, saldrán a la luz. Alguien no quiso registrar un monte en busca del zulo de los dinamiteros asturianos. Si él y algunos otros más hubieran hecho su labor con diligencia, 192 ciudadanos estarían hoy con vida y más de 1.500 personas no padecerían las secuelas de la masacre. Por eso, aunque no lo quieran, registraremos el monte en busca de la verdad. Y, a buen seguro, acabaremos por encontrarla.



Lea mas

 

El PP denuncia a un cómplice del confidente Toro por ayudar a ETA

 

12-11-04



11-M LA INVESTIGACION

El PP denuncia a un cómplice del confidente Toro por ayudar a ETA


AGUSTIN YANEL

MADRID.- El diputado del Partido Popular Jaime Ignacio del Burgo ha denunciado ante el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo a José Ignacio Fernández Díaz, Nayo, un antiguo socio del confidente de la Guardia Civil Antonio Toro Castro, por su presunta colaboración con ETA.
El abogado Carlos Alberto Tejeda ha afirmado que esa persona le dijo a él, en abril del año 2002, que había participado en algún traslado de armas desde Francia a España para ETA y que, además, en Asturias existía una cantidad de explosivos destinada a esa organización vasca.

El PP pidió que ese abogado compareciera ante la Comisión que investiga en el Congreso de los Diputados los atentados islamistas del pasado 11 de Marzo, pero los demás grupos se negaron a ello.

Ante esa negativa, desde el PP le pidieron que les informara con detalle de esos datos. Ese abogado lo hizo la semana pasada, en una carta de tres folios que envió a los diputados del PP en esa Comisión.

Ayer, el diputado popular Jaime Ignacio del Burgo, uno de los que integran esta Comisión por el PP, envió esa carta al juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo, que investiga los atentados del 11-M.

Este diputado ha comunicado al juez que, tal y como se establece en el Código Penal, trasladar armas para una organización terrorista puede constituir un delito de colaboración con banda armada.

Por eso, y cumpliendo con el deber que tiene cualquier ciudadano de denunciar un supuesto delito cuando tenga conocimiento de que puede haber sido cometido, ha puesto estos hechos en conocimiento del juez y le ha pedido que tenga por formulada denuncia contra José Ignacio Fernández Díaz, Nayo, por presunta colaboración con banda armada.

Búsqueda de explosivos

El abogado Carlos Alberto Tejeda también ha explicado a la Comisión del 11-M que el mismo día en que conoció esa información se la comunicó al fiscal jefe de Asturias, quien le dijo que llevarían a cabo una investigación sobre la supuesta existencia de los explosivos. Finalmente, no registraron la zona porque se trataba de un monte, según publicó este periódico el lunes último.

Por este motivo, el diputado Jaime Ignacio del Burgo también ha solicitado al juez que inicie una investigación para aclarar si fue realizada «con la debida diligencia» la inspección que llevaron a cabo en el lugar en el que Nayo decían que estaban los explosivos para ETA.



Lea mas

 

Post cinta EL MUNDO: Los por qués

 

¿Por qué la GC tarda 25 días en mandar la cinta al Juez y sólo lo hace después de que revele su existencia?

¿Por qué se inicia una investigación para encontrar al Guardia que envía la cinta a en lugar de investigar la razónn de que durmiera en un cajón, guardada secretamente y puesta a la luz pública por una casualidad?

¿Por qué en su intención de lanzar cortinas de humo el dice que la cinta desvela que el tuvo imprevisión sobre el terrorismo islámico cuando la cinta es del 28 de Agosto de 2001, es decir dos semanas antes del 11-S y sólo aparecen los dinamiteros de Asturias?

¿Por qué el sigue hablando de imprevisión cuando se trata de actos de ocultación por parte de personas desleales?

¿Por qué el ha ascendido a todos los personajes desleales que no informaron de estos hechos al gobierno del ?

....... seguiremos con los interrogantes.





Lea mas

11.11.04

 

Ha muerto Arafat

 

Hoy a las 5 la mañana han desconectado a Yaser Arafat de la maquina que le mantenia con vida. Personaje adorado por la giliprogresia despertaba en mi las más profundas de las antipatías. Arafat eligio el terrorismo como vía. En varias ocasiones tuvo la paz en sus manos y las despreció. La última en el año 2000 con los acuerdos de Camp Davis. Clinton sacó el 97% de sus reivindicaciones en el acuerdo con los israelitas., pero Arafat dijo NO.
Prefirió la muerte a la vida, prefirió la guerra a la Paz; frente un pacto honorable respondió con la "intifada". Respondió con la muerte a un buen acuerdo. El es el único responsable de las vidas perdidas entre los palestinos y los israelí­es desde el año 2.000.
¿Por que no quiso el acuerdo? Por que en un Estado reglado sus corruptelas eran imposibles. Eligió el robo y la corrupción. 1.000 millones de Euros conocidos y cuentas desconocidas tienen la culpa. El un dinero manchado de sangre, producto de latrocinio a cambio de la prosperidad de los suyos.


Lea mas

 

Trashorras esperaba en 2001 la salida de Toro de la cárcel para 'dirigir la cosa' desde Marruecos

 



Trashorras esperaba en 2001 la salida de Toro de la cárcel para 'dirigir la cosa' desde Marruecos

FERNANDO MÚGICA

MADRID.- La cinta en la que un confidente contua en 2001 a la Guardia Civil que los implicados en el 11-M Emilio Suárez Trashorras y Antonio Toro pretendíann montar bombas con móviles y vender 400 kilos de explosivos contiene frases que abren todavía más incógnitas. "Cuando salga bajo fianza [Toro] marchan los dos [Trashorras y Toro] para Marruecos. Ya lo tienen todo preparado para dirigir la cosa desde allí­. Ya te digo, esto no es broma. Tienen fajos de billetes que no los cobro yo en 10 años".

Durante 23 eternos minutos en la grabación que ayer desveló EL MUNDO, se escucha la voz de un hombre angustiado que pretende transmitir a las Fuerzas de Seguridad las revelaciones de dos peligrosos terroristas. A pesar de los datos aportados nunca le hicieron ningún caso. La cinta fue encontrada por casualidad en el cuartel de Cancienes por un guardia. Este decidía, el 16 de octubre y tras haber escuchado mentir a sus mandos en la Comisión del 11-M, entregarla oficialmente a sus superiores.

La publicación del contenido de la grabación causó ayer un verdadero terremoto en Asturias. La consigna fue clara: hay que encontrar como sea a quien ha filtrado la información. La orden era terminante y partía de la Delegación del Gobierno. Nadie, por supuesto, se molestó siquiera en negar la evidencia. La grabación era auténtica.

Las reuniones en las comandancia de Gijón y Oviedo sólo sirvieron para dejar claro que nadie quería hacerse cargo de la responsabilidad de lo sucedido.

Escuchar la cinta produce escalofrios. Su transcripción pone al descubierto nuevos interrogantes sobre los atentados del 11-M.

La cinta:

Transcripciión completa: http://elzapatazo.com/modules.php?name=Forums&file=viewtopic&t=8900

Audio: http://videos.elmundo.es/noticias/2004/11/11/confidente.mp3



Lea mas

 

Asociaciones de guardias civiles piden que se investigue a los mandos de Asturias

 

11-11-04



LA TRAMA ASTURIANA DEL 11-M / LAS REACCIONES

Asociaciones de guardias civiles piden que se investigue a los mandos de Asturias

Exigen a Interior y a los tribunales que aclaren qué pasó con la cinta que Información grabó en 2001 - Denuncian que se está presionando a los agentes que escucharon la grabación y a sus familiares

FERNANDO LAZARO

MADRID.- Asociaciones de la Guardia Civil exigieron ayer con contundencia investigaciones, tanto a nivel político como judicial, para esclarecer posibles actuaciones irregulares en torno a la cinta que grabó la Guardia Civil en 2001 de la que se deduce que Antonio Toro y Emilio Suárez Trashorras intentaban montar bombas para activarlas por móviles, como las utilizadas en el 11-M.

(.../...)

Así, la mayoritaria Asociación Unificada de la Guardia Civil pidió la suspensión cautelar de funciones para los oficiales de Asturias que presuntamente tuvieron conocimiento de la existencia de esta grabación y no le dieron el cauce adecuado.

La AUGC indica que «de confirmarse la existencia de una cinta que demuestra que el personal de Información de la comandancia de Gijón tenía conocimiento de la implicación de Antonio Toro y de Emilio Suárez Trashorras en la venta de explosivos desde 2001, se pondría de manifiesto que el general Laguna, y el teniente coronel Fernando Aldea, jefe de la comandancia de Asturias, mintieron ante la Comisión parlamentaria o, en el mejor de los casos, ocultaron información trascendente que, indudablemente, dadas sus responsabilidades en aquellos momentos, tenían necesariamente que conocer».

La AUGC reclama al Ministerio del Interior «la inmediata suspensión cautelar de sus funciones al general Laguna, al teniente coronel Fernando Aldea, y al capitán José Antonio Bermejo, que ocupan directa y superior posición jerárquica sobre los guardias de Cancienes». «Miembros de este puesto y algunos familiares se han puesto en contacto con esta asociación y nos han trasmitido su inquietud, nerviosismo y preocupación. Hay constancia ya de presiones sobre estos guardias. Presiones encaminadas a dificultar la investigación de los hechos publicados y, en concreto, la existencia de la cinta magnetofónica citada».

Por su parte, la Unión Profesional de Guardias Civiles (UPGC) también reclama un «profundo esclarecimiento por parte de Interior en lo concerniente a las posibles negligencias en que pudieran haber incurrido los máximos responsables de la Guardia Civil en Asturias».

«Negligencia»

Considera que, «cuanto menos», ha existido negligencia por parte de estos mandos «en el ejercicio de sus funciones». «El respeto y memoria de las víctimas exige la urgente adopción de cuantas medidas sean precisas para esclarecer los comportamientos de quienes velan por la seguridad de la sociedad».

«Con independencia de la investigación interna, desde la UPGC entendemos que los hechos publicados requieren la inmediata apertura de una investigación judicial pues, indiciariamente, pudieran haber incurrido en supuestos constitutivos de ilícitos penales, ya que tanto el entonces coronel y en la actualidad general Laguna, como el teniente coronel Aldea, jefe de la comandancia de Oviedo, presuntamente mintieron u omitieron información trascendente».

Desde los partidos políticos, el PP coincidió en que algunos mandos no contaron todo lo que sabían a la Comisión de Investigación, informa Agustín Yanel. El diputado popular Vicente Martínez-Pujalte reclamó que, con carácter urgente, la cinta, «de extraordinaria importancia», sea remitida a la Comisión. Por contra, el diputado socialista Victorino Mayoral, además de decir que hay quien intenta «interferir» en la Comisión, acusó al PP de estar «soltando muchos conejos por ahí para ver si la gente se despista y coge un camino equivocado, pero todos los datos demuestran lo que pasó en España».



Lea mas

 

Asociaciones de guardias civiles piden que se investigue a los mandos de Asturias

 

11-11-04



LA TRAMA ASTURIANA DEL 11-M / LAS REACCIONES

Asociaciones de guardias civiles piden que se investigue a los mandos de Asturias

Exigen a Interior y a los tribunales que aclaren qué pasó con la cinta que Información grabó en 2001 - Denuncian que se está presionando a los agentes que escucharon la grabación y a sus familiares

FERNANDO LAZARO

MADRID.- Asociaciones de la Guardia Civil exigieron ayer con contundencia investigaciones, tanto a nivel político como judicial, para esclarecer posibles actuaciones irregulares en torno a la cinta que grabó la Guardia Civil en 2001 de la que se deduce que Antonio Toro y Emilio Suárez Trashorras intentaban montar bombas para activarlas por móviles, como las utilizadas en el 11-M.

(.../...)

Así, la mayoritaria Asociación Unificada de la Guardia Civil pidió la suspensión cautelar de funciones para los oficiales de Asturias que presuntamente tuvieron conocimiento de la existencia de esta grabación y no le dieron el cauce adecuado.

La AUGC indica que «de confirmarse la existencia de una cinta que demuestra que el personal de Información de la comandancia de Gijón tenía conocimiento de la implicación de Antonio Toro y de Emilio Suárez Trashorras en la venta de explosivos desde 2001, se pondría de manifiesto que el general Laguna, y el teniente coronel Fernando Aldea, jefe de la comandancia de Asturias, mintieron ante la Comisión parlamentaria o, en el mejor de los casos, ocultaron información trascendente que, indudablemente, dadas sus responsabilidades en aquellos momentos, tenían necesariamente que conocer».

La AUGC reclama al Ministerio del Interior «la inmediata suspensión cautelar de sus funciones al general Laguna, al teniente coronel Fernando Aldea, y al capitán José Antonio Bermejo, que ocupan directa y superior posición jerárquica sobre los guardias de Cancienes». «Miembros de este puesto y algunos familiares se han puesto en contacto con esta asociación y nos han trasmitido su inquietud, nerviosismo y preocupación. Hay constancia ya de presiones sobre estos guardias. Presiones encaminadas a dificultar la investigación de los hechos publicados y, en concreto, la existencia de la cinta magnetofónica citada».

Por su parte, la Unión Profesional de Guardias Civiles (UPGC) también reclama un «profundo esclarecimiento por parte de Interior en lo concerniente a las posibles negligencias en que pudieran haber incurrido los máximos responsables de la Guardia Civil en Asturias».

«Negligencia»

Considera que, «cuanto menos», ha existido negligencia por parte de estos mandos «en el ejercicio de sus funciones». «El respeto y memoria de las víctimas exige la urgente adopción de cuantas medidas sean precisas para esclarecer los comportamientos de quienes velan por la seguridad de la sociedad».

«Con independencia de la investigación interna, desde la UPGC entendemos que los hechos publicados requieren la inmediata apertura de una investigación judicial pues, indiciariamente, pudieran haber incurrido en supuestos constitutivos de ilícitos penales, ya que tanto el entonces coronel y en la actualidad general Laguna, como el teniente coronel Aldea, jefe de la comandancia de Oviedo, presuntamente mintieron u omitieron información trascendente».

Desde los partidos políticos, el PP coincidió en que algunos mandos no contaron todo lo que sabían a la Comisión de Investigación, informa Agustín Yanel. El diputado popular Vicente Martínez-Pujalte reclamó que, con carácter urgente, la cinta, «de extraordinaria importancia», sea remitida a la Comisión. Por contra, el diputado socialista Victorino Mayoral, además de decir que hay quien intenta «interferir» en la Comisión, acusó al PP de estar «soltando muchos conejos por ahí para ver si la gente se despista y coge un camino equivocado, pero todos los datos demuestran lo que pasó en España».



Lea mas

 

La Guardia Civil asegura que hasta ayer no supo que pretendían hacer bombas con móviles

 

11-11-04


LA TRAMA ASTURIANA DEL 11-M / LAS REACCIONES

La Guardia Civil asegura que hasta ayer no supo que pretendían hacer bombas con móviles


MADRID.- La Dirección General de la Guardia Civil difundió a última hora de ayer un comunicado en el que asegura que el agente de Información Jesús Campillo realizó una transcripción incompleta de la cinta que grabó al confidente Lavandero. Añade que en la transcripción se omitía la referencia a que Trashorras le había preguntado si conocía alguien «que supiera montar bombas con móviles».

Según la Guardia Civil, una vez que se ha vuelto a escuchar la cinta han podido comprobar esta información. La nota -que da los nombres completos tanto del guardia civil de Cancienes que encontró la cinta como del confidente- reconoce que hasta ayer no se dio orden de enviar la cinta a la Audiencia Nacional pese a que el guardia la entregó a sus mandos el pasado 16 de octubre.
(.../...)

Este es el texto de la nota:

«La Dirección General de la Guardia Civil, ha ordenado hoy investigar con carácter urgente las circunstancias que rodean a la grabación realizada en agosto de 2001 por el agente Jesús Campillo Veiga.De acuerdo con las primeras informaciones recibidas en la tarde de hoy por el director general, esta cinta fue encontrada a mediados del año 2003 por el guardia del puesto de Cancienes (Gijón) [sic], David Robles Ramos, en el interior de un cajón de una mesa que había pertenecido al Servicio de Información de la Comandancia de Gijón.

La cinta fue grabada el 28 de agosto de 2001 por Jesús Campillo Veiga, del Servicio de Información de la Comandancia de Gijón, durante una entrevista con Francisco Javier Lavandero, quien dos días antes había realizado una llamada telefónica al COS de la Comandancia ofreciendo información sobre explosivos.

De esta cinta al día siguiente, el mismo agente realiza una única transcripción que obra en la misma Comandancia y que, al parecer, podría estar incompleta. El 16 de octubre de 2004 el guardia David Robles entrega la cinta a sus superiores. El Jefe de la Comandancia ordenó su escucha y su custodia.

En agosto de 2001 en esta grabación, según las informaciones remitidas al director general, F. Javier Lavandero asegura que alguien que se identificó como socio de Antonio Toro le señaló que quería deshacerse con urgencia de 400 kg. de Goma 2. Previamente, Antonio Toro le había enseñado en el maletero de un vehículo entre 40 y 50 kilos de Goma 2. Entonces decidió contárselo al Cuerpo Nacional de Policía. Posteriormente, se entera de que Toro ha sido detenido en el marco de la operación Pipol, en la que se incautaron drogas y explosivos y en la que fueron detenidas otras 20 personas.

Como consecuencia de la entrevista, entre septiembre y octubre de 2001 la Guardia Civil trató de identificar a los componentes del grupo de Antonio Toro y no se alcanzó ningún resultado, pues faltó la colaboración de Lavandero, quien alegó no haber vuelto a ver a ninguno de ellos, presuntamente detenidos en el marco de la operación citada anteriormente.

Se realizaron vigilancias durante estos meses en un establecimiento de compra-venta de vehículos usados y de importación situado en la localidad de Piedras Blancas. Apenas se constató actividad alguna porque los principales promotores fueron detenidos en la misma operación del Cuerpo Nacional de Policía. Durante ese tiempo se investigó a siete personas y se efectuaron diferentes seguimientos.

En noviembre de 2001 se decide finalizar el operativo, dado que las investigaciones se encontraban en punto muerto y que el CNP ya había incautado drogas y explosivos en la citada Operación Pipol.

En la información facilitada hoy, se asegura que escuchada nuevamente la cinta Lavandero dice: «Me preguntaron que si había alguien que supiera montar bombas con móviles». Esta expresión no aparece en la transcripción realizada por el guardia entrevistador el 29 de agosto de 2001.

La Dirección General de la Guardia Civil ya ha dado las instrucciones oportunas para que sea remitida la documentación concerniente (incluida la cinta) al juzgado central de instrucción nº 6 de la Audiencia Nacional».


Lea mas

 

«Tirad de la manta hasta que salga todo»

 

11-11-04


LA TRAMA ASTURIANA DEL 11-M

«Tirad de la manta hasta que salga todo»


PATRICIA DEL GALLO. Corresponsal

OVIEDO.- Tensa calma es lo que se respiraba ayer en los cuarteles de la Guardia Civil de Gijón y Cancienes tras la revelación de EL MUNDO de que en éste último había aparecido una casete en la que se demostraba que el cuerpo conocía desde 2001 el interés de Toro y Trashorras por montar bombas con móviles.

Los agentes releían las primeras páginas del diario sin darle aparentemente importancia. «Leemos todo lo que habla de nosotros y ya no nos sorprende nada». Sin embargo, el Sindicato Unificado de la Guardia Civil afirmaba que, desde ayer, en este cuartel «llueven chuzos de punta».
(.../...)

Y es que para los agentes de este pueblo asturiano no hay tregua.Primero se vieron asombrados por las revelaciones de una cinta que hablaba de los planes delictivos de Toro y Trashorras, más tarde vieron perplejos cómo sus mandos no hacían alusión al tema en su comparecencia ante la Comisión del 11-M, y ahora se ven sometidos a una caza de brujas.

Ayer, altos mandos de la Guardia Civil asturiana mantuvieron reuniones en Gijón y Oviedo, «no para depurar responsabilidades, sino para encontrar a quien ha filtrado la existencia de esa cinta».

«Tienen ganas de matar al mensajero». Así de contundente era el comentario de algunos miembros del sindicato. Desde ayer, todos los agentes de Cancienes están sometidos a una «gran presión», porque «saben que no pararán hasta que den con el que ha dejado a los mandos con el culo al aire».

El sindicato, que ratificó la información aparecida en EL MUNDO, sostiene que «alguien ha mentido en sus declaraciones ante una Comisión de Investigación y quizá por eso le daban mareos, porque sabía lo que se le venía encima».

Un ambiente similar se respiraba por la mañana en la comandancia de Gijón. «Hoy todos hablan de lo que publica el periódico, pero no sabemos nada; y aunque lo supiéramos, tampoco podríamos decirlo, esto es la Guardia Civil». Eso sí, bastaba una simple frase: «Vosotros seguid tirando de la manta hasta que salga todo».

Unos dicen que se ha demostrado que en la Guardia Civil «hay indicios de falta de profesionalidad». Otros van más allá: «En un cuerpo como éste, donde prima el honor, éste ha caído por los suelos».

Ahora algunos miembros del Instituto Armado esperan represalias con todo el que sepa algo sobre la cinta. «Se cortarán cabezas, pero porque esto haya salido a la luz, no porque, de haberse investigado a tiempo, se habría evitado una masacre como la del 11-M».



Lea mas

10.11.04

 

¿Nuevos Roldanes?

 

El Ministerio de Defensa venía pagando una ayuda a militares inválidos con carácter anual entre 600 - 800 € para aquellos que tuvieran una invalidez superior al 66%. Con el gobierno del PP esta ayuda se pagaba religiosamente. Pues este año con el gobierno zapateril....la ayuda sólo ha podido ser pagada al 60% de los titulares .... y casualmente han dejado fuera a titulares que residen en comunidades no afectas al régimen zapateril.... como la de Murcia. ¿Nuevos roldanes metiendole mano a la caja?¿ Se los habrá gastado Bono en fastos extraordinarios?.





Lea mas

 

LOS AGUJEROS NEGROS DEL 11-M (VII)

 

10-11-04

LOS AGUJEROS NEGROS DEL 11-M (VII) / UNA GRABACION ENCONTRADA EN UN PEQUEÑO CUARTEL ASTURIANO DA UN DRAMATICO GIRO A LA INVESTIGACION DEL 11-M

Toro y Trashorras intentaban en 2001 'montar bombas con móviles' y la Guardia Civil lo sabía

El confidente 'Lavandero' reveló al agente Campillo que Trashorras le había preguntado si conocía a alguien que dominara esa técnica terrorista y que Toro le había mostrado «40 o 50 kilos de Goma 2», tras ofrecerle 400

Por FERNANDO MUGICA

Que las Fuerzas de Seguridad habían recibido avisos antes del 11-M de que Antonio Toro y Emilio Suárez Trashorras ofrecían grandes cantidades de dinamita es algo que ya ha quedado demostrado. Pero EL MUNDO revela hoy una información aún más inquietante: la Guardia Civil supo que Trashorras buscaba a alguien «que supiera montar bombas con teléfonos móviles».Así lo sostiene el confidente del Instituto Armado 'Lavandero', al que el propio el ex minero le había hecho la petición. Esta 'búsqueda' tuvo lugar en el verano de 2001, cuando todavía faltaban más de dos años para los atentados de Madrid. Un agente de Información de la Guardia Civil dejó constancia de todos los datos en una cinta que, por casualidad, llegó a manos de otro compañero del Cuerpo en el pequeño cuartel asturiano de Cancienes. La revelación arroja muchas dudas sobre las explicaciones ofrecidas por los mandos de la Guardia Civil ante la Comisión de Investigación del 11-M, donde no hicieron referencia alguna al asunto. Fue precisamente ese silencio el que ha llevado al agente que se hizo con la cinta a hacer pública su existencia.

(.../...)


CANCIENES (ASTURIAS).- Para los guardias civiles de a pie, sobre todo en Asturias, el pasado 15 de octubre era una fecha muy importante.Todos estaban pendientes de la televisión, aunque fueron muy pocos los que pudieron acercarse hasta un local en el que estuviera conectada la cadena CNN plus. Era la única que retransmitiría la sesión de la Comisión de Investigación del 11-M que se iba a celebrar en el Congreso.

Las palabras del general Pedro Laguna, de su sucesor interino, Fernando Aldea, y del jefe superior de Policía de Asturias, el comisario Juan Carretero, fueron cayendo como gotas de mercurio incandescente sobre las conciencias de muchos agentes.

Especialmente sobre la de uno de ellos, un hombre que guardaba un secreto en su corazón que desde el 11-M le pesaba como un fardo insoportable.

Laguna, Aldea y Carretero fueron desgranando sus disculpas por no haberse enterado de la trama de los explosivos que se había desarrollado en el territorio bajo su responsabilidad, despreciando todos los indicios que les habían ido llegando.

Los tres explicaron que José Ignacio Fernández, Nayo, un delincuente que había sido detenido junto a Antonio Toro en la llamada operación Pípol, había contado en abril de 2002 en dos ocasiones a las Fuerzas de Seguridad que Toro y el que más tarde sería su cuñado, Emilio Suárez Trashorras, estaban poniendo a la venta grandes cantidades de explosivos.

¡Patrañas!, comentaron los mandos ante la Comisión. Sólo se trataba, en su opinión, de las maquinaciones de la mente calenturienta de un hombre al que le movía la venganza por haber sido abandonado a su suerte por sus antiguos compinches. Nayo quería acogerse a beneficios de cara al juicio que le aguardaba y por salir de la cárcel era capaz de echar toda la porquería sobre los hombros de sus colegas. Nada serio. No era un testimonio fiable, y tras algunas averiguaciones se descartó su veracidad.

El comisario jefe fue más lejos y declaró ante la Comisión que aquellas manifestaciones de Nayo eran simplemente «cuentos chinos».El general Laguna, antes de su oportuno mareo, ya había declarado que mientras se vigiló a Toro y a Trashorras «no cometieron ningún acto delictivo ni se halló la dinamita». «Yo creo que esos explosivos no existían y que la delación fue para perjudicar a quien perjudicó a nuestro informante [Nayo]», añadió. Aldea insistió: «Nayo estaba en la cárcel porque Toro y Suárez se chivaron a la policía por una cosa de drogas».

LA DECISION MAS DIFICIL

Hablaron también de la operación Serpiente, en la que un confidente les había informado sobre actividades de Toro y Trashorras relacionadas con dinamita, pero de nuevo, y tras unas pesquisas de dos meses, habían llegado a la conclusión de que era una falsa alarma.

Todas esas palabras retumbaban en el interior de la cabeza de un simple guardia civil que no podía dar crédito a lo que estaba escuchando. Sus jefes, aquéllos que representaban la cúspide del estamento al que había dedicado su vida, estaban, en su opinión, mintiendo descaradamente y él tenía las pruebas de ello.

Acababa de tomar la decisión más difícil de su vida. Se acercó hasta un cajón de su cómoda y sacó una pequeña cinta magnetofónica que había guardado durante todo un año. La microcasete sólo tenía una anotación escrita a mano idéntica por las dos caras: «Campillo».

Durante mucho tiempo había tenido la tentación de destruirla.Sólo el instinto y un inevitable amor por la verdad le habían hecho conservarla. La apretó en su mano y se dirigió hacia el pequeño acuartelamiento de la Guardia Civil en Cancienes, donde él trabajaba, en el término municipal de Corvera de Asturias.Una vez en el cuartel, reunió a algunos de sus compañeros, sacó el pequeño magnetófono que después de unos meses le había devuelto una compañera que lo necesitaba para hacer el curso de la UCO -la Unidad Central Operativa- y con cierta solemnidad puso en marcha el aparato.

En los dos primeros minutos apenas sí se oían unas voces confusas.Alguien preguntaba a una señorita por un señor. Los guardias civiles que escuchaban la cinta se impacientaron. De pronto, la audición se hace mucho más nítida. Es cuando alguien se presenta a otra persona y dice: «Hola, buenos días. Soy Campillo, de Información».Y a partir de ahí la debacle.

Durante 21 minutos, un confidente de la Guardia Civil cuenta con pelos y señales a Jesús Campillo Veiga, un guardia civil de Información de la comandancia de Gijón, la implicación de Toño -Antonio Toro- y Emilio Suárez Trashorras, su socio, en la venta de explosivos a gran escala. El confidente, un hombre que tiene una serpiente tatuada en su brazo y que figura en los archivos de la Guardia Civil relacionados con la operación Serpiente con el nombre de Lavandero, explica que trabaja en un club nocturno donde se manejan serpientes para adornar el espectáculo de striptease de las bailarinas. El Horóscopo es un club de Gijón donde supuestamente pueden darse cita, además de los clientes normales, todo un elenco de gente relacionada con el hampa. Allí se pueden intercambiar informaciones sobre drogas, armas o cualquier otra actividad delictiva.

Según quienes la han oído, en la cinta se escucha cómo el confidente, un hombre que ha sido minero y que ha pertenecido durante cinco años a las fuerzas especiales, insiste en que Toro le ha pedido que le busque un comprador para 400 kilos de dinamita. El propio confidente, que al principio recela del ofrecimiento, tiene la ocasión de comprobar la veracidad del mismo cuando Toro le enseña en el maletero de un coche, en una calle de Gijón, 40 o 50 kilos de explosivo en perfecto estado. El ha sido minero y sabe distinguirlo.Se trata de dinamita marca Goma 2, como la que se utilizará en el 11-M.

LA POLICIA NO LE CREE

Más adelante, el confidente explica que ya ha ido con el soplo a la policía, pero que prácticamente se han reído de él y no le ha hecho ningún caso. En la cinta se relata cómo a Toro lo meten en prisión por un asunto de drogas y dinamita (sin duda la operación Pípol de febrero de 2001) y de cómo se presenta al confidente un socio de Toro, Emilio, para ofrecerle con urgencia una gran cantidad de dinamita. Comenta que ya ha conseguido colocar 200 kilos, pero que le urge la venta de otros 200 porque si no se le van a estropear y tendrá que tirarlos.

Los guardias civiles que escuchan la cinta en Cancienes no salen de su asombro. «Conforme estábamos escuchando se nos estaban quedando las caras pálidas. Con cada palabra estábamos cada vez más acojonados».

Pero lo más grave, el punto sin retorno de todo esto, el detalle que puede dar un giro espectacular a la investigación del 11-M, es que el confidente confiesa con toda claridad, (escucharlo pone los pelos de punta): «Emilio me preguntó si sabía de alguien que supiera montar bombas con teléfonos móviles».

Por diversos datos que se escuchan en la cinta, se puede deducir que la grabación está hecha en el verano de 2001, un período en el que Antonio Toro estaba en la cárcel. Toro permaneció en la prisión de Villabona desde julio hasta diciembre de 2001.

Es decir, que antes del 11-S, antes de que nadie hablara de invadir Irak, antes de que Aznar apoyara a Bush y, sobre todo, antes de que ellos conocieran a ninguno de los miembros del comando de Leganés, Toro y Trashorras ya vendían grandes cantidades de explosivos y buscaban a «alguien que supiese montar bombas con teléfonos móviles».

El revuelo en el cuartel de Cancienes es mayúsculo. Hay quien insinúa que la cinta debería ser destruida de inmediato. Pero ya es tarde. Llega un segundo turno de guardias y también escuchan la cinta. Ya la ha oído demasiada gente (al menos siete guardias) como para pararla. Al manejarla, alguien le ha dado involuntariamente en dos ocasiones y durante dos segundos a la tecla de grabar, por lo que se han perdido un par de detalles de la conversación.Para evitar que pueda seguir deteriorándose, los guardias deciden romper las dos pestañitas laterales. Con ese sistema ya no se podrá borrar el original de una forma accidental.

El que ha desvelado la cinta sabe que ya no tiene más que una forma de cubrirse, y es entregarla oficialmente a sus superiores por el conducto reglamentario.

Así lo hace a la mañana siguiente, el 16 de octubre. Todo el acuartelamiento está pendiente del revuelo que se va a montar.Hay una buena ración de morbo y muchos comentarios en torno a la cara que se le va a quedar al sargento cuando se entere del asunto. En efecto. A la mañana siguiente, el primero en escuchar la cinta es el sargento del puesto, Francisco Salvador Prieto.No puede dar crédito a lo que escucha. Su primera reacción, al margen del estupor, es dudar de que sea auténtica. No puede entender que haya permanecido oculta hasta ahora, ya que le comunican que fue encontrada por el agente que la ha llevado al cuartel hace al menos un año, es decir, antes de octubre de 2003.

APARECE LA CINTA

El relato del hallazgo parece inverosímil, pero es tan rocambolesco que nadie en su sano juicio inventaría una coartada semejante.

La cinta aparece en el cuartel de Cancienes durante un traslado de muebles. Se ha renovado parte del mobiliario de la comandancia de Gijón y, ya se sabe, las mesas más viejas van a parar a los puestos más olvidados. Fue así como un camión llevó hasta Canciones, entre otras pertenencias, una mesa de oficina, la que había ocupado el teniente de Información de Gijón. La mesa estaba teóricamente vacía, ya que se habían limpiado los cajones en el lugar de origen antes del traslado.

En ella habían trabajado el teniente Montero, que durante un tiempo simultaneó el puesto de teniente en las dos facetas de Policía Judicial e Información. La renovación de su mesa se produjo mientras su sustituto en Información, el teniente Jesús Gómez Suárez, se encontraba destinado como fuerza expedicionaria en Mozambique. En la actualidad, Jesús Gómez ha sido ascendido a capitán y se encuentra en expectativa de destino.

El traqueteo del transporte hizo que la cinta, que sin duda se encontraba camuflada en la mesa, se desprendiera antes de llegar al patio de Cancienes. Uno de los guardias civiles la encontró y no resistió la tentación de quedársela: «Somos muy cotillas», dice uno de los agentes, «no sé si lo da la profesión, pero no podemos resistir la tentación de husmear en esas cosas».

La cinta permaneció en casa del guardia civil que la encontró hasta que, como ya hemos dicho, el 15 de octubre decidió sacarla a la luz.

El sargento Francisco Salvador Prieto sabe que el asunto es muy grave. Acaba de escuchar algo que desbarata las explicaciones de sus jefes. Además de Nayo y del confidente de la UCO Rafá Zouhier, hay una tercera persona que antes ya había advertido a la Guardia Civil de la trama de los explosivos, con el agravante de que en esta ocasión el interlocutor de Emilio les ha puesto en alerta sobre dos conceptos claves en el 11-M: bombas y teléfonos móviles.

Se suma a la reunión -donde está el sargento con la cinta y el resto de los guardias- el capitán José Antonio Bermejo Rodríguez, responsable del acuartelamiento. Llega acompañado por el entonces teniente de Información de Gijón Jesús Gómez Suárez.

Ordenan salir a todos los guardias menos al que la ha encontrado y de nuevo ponen la cinta desde el principio para escucharla.El capitán manda detenerla cuando se da cuenta del contenido y escucha la palabra Toro. Dice que se niega a oír nada más, que no quiere saber nada del tema y se sale de la habitación para que quede claro que no ha escuchado el resto de la grabación.

Al principio, el teniente, que ya ha reconocido que la mesa es la suya, al ver la cinta dice que no le suena de nada y que no debe de ser de su departamento. Pero cuando comienza a escucharla confiesa abiertamente: «Sí, ese que habla es Campillo, uno de mis guardias de Información. La cinta debe de ser nuestra». Pero insiste en que él no ha sabido nunca nada de su contenido. La importancia del material la confiesa en la propia grabación el agente Campillo, cuando reconoce en ella que las revelaciones del confidente son de gran importancia y que hay que investigar todos los datos uno por uno.

El que ha desvelado la existencia de la cinta tiene preparados dos folios a modo de recibos en los que se especifica la fecha de la entrega de la cinta a sus superiores y el contenido de la misma con los nombres de los implicados, Toro y Trashorras, la venta de dinamita y la petición de ayuda para fabricar bombas activadas por teléfonos móviles. Se hacen fotografías de la cinta donde se ve claramente la palabra escrita a mano «Campillo» y se entrega oficialmente al sargento. Este firma un recibo y a su vez se la entrega al teniente, que firma el segundo recibo.El capitán no firma nada porque no quiere aparecer en el caso.

Lo que sólo algunos de los que han escuchado la cinta saben es que la noche anterior el agente que la ha desvelado se la llevó a su casa presa de un ataque de pánico. Alguien le advierte: «Si se enteran los especiales de que la tienes tú, te crucificarán y luego destruirán la cinta». Por eso, hace que alguien se la lleve para custodiarla. Entonces es cuando se hacen varias copias que se llevan varias personas, con lo que será ya prácticamente imposible destruirla. Tendrían que neutralizar a demasiada gente.

Pasan los días y no se produce ninguna reacción oficial. El capitán Bermejo se ha reunido con todos sus hombres para hacerles una advertencia seria. Se trata de un asunto de una trascendencia gravísima, algo muy delicado que no admite ninguna filtración.La amenaza es directa: el que filtre algo, que se atenga a las consecuencias.

NINGUNA FILTRACION

Los guardias civiles son militares y saben que están sometidos a un régimen militar muy estricto. Se multiplican los casos de penas en una prisión militar por causas que a un civil le pueden parecer infantiles. Por ejemplo, tres meses de calabozo por ausentarse a ver a la novia a Barcelona, saliendo de la demarcación en donde trabaja el agente sin dar el parte correspondiente.

En ese ambiente de opresión y temor, nadie quiere imaginarse lo que puede suceder si alguien filtra una sola coma de la cinta.Pero lo sabe ya demasiada gente, hay muchos que tienen una copia y que consideran un deber, por encima de cualquier otra consideración, el que se divulgue. Está en juego nada menos que la verdad sobre lo que sucedió el 11-M.

Pasan las semanas y nadie llama a declarar al hombre que dio a conocer la existencia de la cinta. Es la mejor demostración de que se ha optado por la ocultación del hecho. Y este es simple y evidente: la Guardia Civil conocía ya desde mediados de 2001 la existencia de una trama delincuencial formada por Antonio Toro y Emilio Suárez Trashorras en la que no sólo se vendían enormes cantidades de explosivos, sino que expresamente se intentaba obtener información sobre cómo activar bombas a través de teléfonos móviles.

Y todo ello sucedió en el territorio bajo responsabilidad del jefe de la Zona de Asturias, recién ascendido a general, Pedro Laguna; de los jefes de las comandancias de Gijón y Oviedo, Bolinaga y Aldea; y del comisario jefe de la Policía, Carretero. El Gobierno del PSOE ascendió a Laguna a general el 11 de junio, justo tres meses después de los atentados del 11-M. El comisario jefe ha sido confirmado en su puesto.

Los guardias civiles de Cancienes saben que están metidos en una vorágine de la que ya no pueden evadirse. Esperan con impaciencia la llamada de sus superiores y la del juez para ratificar y confirmar cada uno de los puntos que se describen en esta información.«La verdad no debe asustar a nadie. Y estamos dispuestos a ratificarla allí donde se nos exija. A la vista de lo que ahora sabemos, estamos convencidos de que la masacre pudo ser evitada. Que cada uno asuma, al menos, sus responsabilidades».

La fecha de la grabación, en el verano de 2001, y el conocimiento del contenido de la misma por los mandos de la Guardia Civil años antes del 11-M abren nuevas incógnitas cada vez más escalofriantes sobre los atentados. Quedan muchos agujeros negros, pero cada vez serán más difíciles de tapar.




Lea mas

9.11.04

 

Otro patinazo de EL PAIS

 

Desde hace unos días el diario para justificar el merecido trato que ZP esta recibiendo de la administración norteamericana ha tratado de ningunear a Aznar, presentando su relación con Bush "como mero camelo".

El viernes 5 titulaba la crónica desde Washington remitía
Ernesto Ekaizer:

Aznar gestiona una entrevista con Bush, "sin éxito por el momento".

“Según Ernesto Ekaizer, el ex presidente del Gobierno y presidente de honor del PP, que tiene previsto viajar mañana a Washington para reanudar su curso en la Universidad de Georgetown, ha solicitado una entrevista con el presidente Bush, una iniciativa que ha sido desestimada por la Casa Blanca, según han informado fuentes diplomáticas. Las dificultades de Aznar son similares a las encontradas por la ex ministra de Asuntos Exteriores Ana Palacio, que desea entrevistarse a mediados de mes con la asesora de Seguridad Nacional, Condoleezza Rice.

Fuentes diplomáticas consultadas por este periódico aseguran que la Casa Blanca prefería, en las circunstancias actuales, no recibir a Aznar. Esa misma distancia se advierte, dijeron las mismas fuentes, en las dificultades que tiene la ex ministra de Asuntos Exteriores, Ana Palacio, para entrevistarse con Condoleezza Rice, asesora de Seguridad Nacional del presidente Bush. La ex ministra viajará a Nueva York y Washington las próximas semanas. [Fuentes próximas a Aznar negaron ayer a EL PA�S que el ex presidente hubiera hecho gestiones para ser recibido por Bush. A su vez, un portavoz del PP señaló que Ana Palacio, "como diputada del grupo parlamentario popular", no había solicitado una entrevista con Condoleezza Rice�.

Pero de pronto a las 16,00 nos encontramos con la siguiente noticia, dejando de nuevo la contraprogramación de PRISA con el culo al aire.



ENTREVISTA DE CAR�CTER PRIVADO

Aznar se reúne durante 40 minutos con Bush en la Casa Blanca

“En el encuentro, celebrado a iniciativa del presidente estadounidense, no se trataron asuntos bilaterales, aunque sí hablaron de los resultados de los comicios en EEUU.

El ex jefe del Gobierno José María Aznar se ha reunido en la Casa Blanca con el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, en una entrevista de 40 minutos en la que el ex presidente del Ejecutivo felicitó personalmente al dirigente estadounidense por su reelección. esa entrevista, que se concretó a instancias de Bush tras conocer que el ex presidente del Gobierno se encontraba en Washington para impartir un curso en la Universidad de Georgetown. La visita de Aznar a la Casa Blanca tuvo un carácter estrictamente privado....

Los dos políticos no trataron asuntos bilaterales entre España y EEUU ni hablaron sobre el estado de las relaciones entre el Ejecutivo estadounidense y el Gobierno presidido por José Luis Rodríguez Zapatero.....

Mientras:

Zapatero, a la espera de ser citado

A día de hoy, el presidente español sigue esperando la llamada de su homólogo estadounidense.
La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, afirmó que Zapatero viajará a EEUU a entrevistarse con Bush "en el primer momento posible dentro de la agenda", sin aclarar fecha.


Lea mas

 

En pocas horas en Google

 

A las pocas horas de inagurar esta bitácora ya salgo en los buscadores. En especial en Google:

Si buscamos blog anti-zp, salgo el segundo:


http://www.google.es/search?hl=es&q=blog+anti-zp&meta=

Si buscamos Kickjor, también el segundo:

http://www.google.es/search?hl=es&q=kickjor&btnG=B%C3%BAsqueda&meta=

Esto marcha.. no esta mal para una
bitácora recién inagurada



Lea mas

 

Arafat

 


Cuando la muerte llama a la puerta los secretos guardados en vida no sirven para nada, sobre todo cuando hay “herederos” dispuestos a echar manos del caudal hereditario del finado.

Durante décadas los periodistas del pesebre, los progres de la nada nos han transmitido la idea romántica de un luchador por su pueblo, hasta tal punto que a él mismo le han hecho creer que es el padre de la patria palestina.

La realidad la sacan sus herederos en la busca de sus despojos, cifrados en cientos de millones de Euros. Si la herencia de un político es el dinero es que sólo tiene un apellido: CORRUPCIÓN. Es la gran verdad de Arafat. La creación de un Estado reglado le hubiera impedido seguir con su manejo, con su latrocinio. Prefirió la miseria de sus compatriotas; en ella era fácil la manipulación y la creación de “su” arsenal en forma de adolescentes suicidas, viudas pobres y de fanáticos “bendecidos por Alá”. Entre la creación de un Estado y la Miseria prefirió la Miseria. Entre la Paz y la Guerra, eligió la Guerra. En el 2.000, en Camp Davis pudo tocar con sus dedos los anhelos de la mayoría de los palestinos, pero optó por la muerte en forma de “intifada”, que supongo que para él será otra forma de liberación de sus súbditos.


La herencia de Arafat es la corrupción, la muerte por mantenerla y las cuentas corrientes por las que se pelean la bruja de su mujer y los compañeros de viaje. Es ahora cuando sale a luz lo que muchos llevamos viendo y diciendo desde hace mucho tiempo.


Lea mas

8.11.04

 

Dª Sonsoles en la piscina

 

A mi la mujer de ZP no me entusiasma, mas bien lo contrario. Pero en este caso su problema habría sido aceptar, en la confusión, la invitación privada con medios públicos.

El colegio de Valdemoro es un colegio privado de los guardias civiles, ellos lo pagan con sus cuotas. Un "socio" decide invitar a esta señora; también podrá invitar a algún amiguete, aunque no se si se lo permiten; el problema viene no en el uso de la piscina, si no en el uso "exclusivo", en el no permitir el uso compartido es donde está el pecado; me imagino que no será cosa suya si no de los sayones que quieren ganar puntos ante los poderosos.

La justificación de las "razones de seguridad" es absurda en unas instalaciones blindadas al exterior.
La razón es máss sencilla: Algún "bisagra" ( de esos que se agachan ante el poderoso hasta tocarse los pies con los pelos) debio pensar: ¡Oh! ¿Qué pasaria si alguién mediante un teléfono movil con camara captara los michelines de Dª Sonsoles? ¡Que bochorno!¡Que mancha para la Guardia Civil! ¡Los michelines de la "presidenta" al descubierto!


Lea mas

 

Los primeros insultos

 

Ayer recibi el primer mensaje de los adversarios. Como siempre ven la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio. De un chiste sobre la actitud de determinados votantes socialistas, que no quieren ver nada más que lo que Alqadena SER y ElQPais les dicen; este individuo, amparado en el anonimato, ve en ello un gran insulto y en correspondencia me llama facha; el recurso de
la izquierda vacia y sin argumentos. Se mete con la iglesia y compara el fundamentalismo islámico con la actitud del Papa Juan Pablo II (¿Pero no era muy bueno por que estaba contra la guerra?), y lo más grave dogmatiza sobre el insulto hacia los adversarios. Vamos como para mear y no echar gota que dicen en mi tierra.

De todas maneras es un gran logro: En menos de 48 horas
que te publiciten los adversarios y recibas el primer insulto.


Lea mas

 

«Estuvieron un mes o dos con la 'operación Serpiente' y no se llegó a ninguna conclusión»

 

11-11-04


LA TRAMA ASTURIANA DEL 11-M / LAS DECLARACIONES ANTE LA COMISION

«Estuvieron un mes o dos con la 'operación Serpiente' y no se llegó a ninguna conclusión»


Los responsables de las Fuerzas de Seguridad en Asturias hicieron manifestaciones ante la Comisión del 11-M que quedan desmentidas por el contenido de la conversación entre 'Lavandero' y Campillo

MADRID.- El pasado 15 de octubre se presentaba como una jornada clave en la Comisión del 11-M. En el mismo día iban a declarar los máximos responsables de las Fuerzas de Seguridad en Asturias, los encargados de controlar la zona donde se había montado la trama de los explosivos.

Hablaron durante horas, pero sus palabras acerca de la operación Serpiente fueron vagas, a veces confusas y, en todos los casos, autoexculpatorias. En ningún momento otorgaron a la operación la importancia que ahora le conceden las revelaciones de EL MUNDO y muchas de sus afirmaciones han quedado desmentidas por el contenido de la conversación entre Lavandero y Campillo.
(.../...)

La Guardia Civil habló primero. Comenzó Fernando Aldea, responsable de la comandancia de Oviedo y ahora, de modo interino, de toda Asturias: «Por falta de noticias y como habían sido ya detenidos por la policía, la operación Serpiente quedó también en nada».Siguió el máximo responsable del Instituto Armado en Asturias hasta tres meses después del 11-M, el general Pedro Laguna: «El confidente estaba quemado y se suponía que la policía estaba en el tema».

El último en intervenir fue Enrique Carretero, jefe superior de Policía de Asturias. ¿Operación Serpiente?: «Me suena también de haberlo leído en los medios de comunicación», declaró. Este es un extracto de sus respuestas a los miembros de la Comisión:

Fernando Aldea

«La operación Serpiente es otra operación [la primera es Pípol, antidroga] que inició la Comandancia de Gijón.Me parece que fue también en el 2001 y que por falta de noticias y como habían sido ya detenidos por el Cuerpo Nacional de Policía la operación Serpiente quedó también en nada».

«[...] El Cuerpo Nacional de Policía ya había actuado antes de la operación Serpiente. Por lo que tengo conocimiento de la otra comandancia, que ya digo que es poco, le pasa lo mismo que a la Comandancia de Oviedo: se le presenta un señor diciéndole que conoce a otro señor que trafica en drogas, que puede tener explosivos, y la Comandancia de Gijón inicia una operación que denomina Serpiente y empieza a recabar datos, y por lo que fuera la cerró y no consiguió nada más. Esas son las noticias que tengo de la Comandancia de Gijón».

«[De nuevo sobre Serpiente] No le puedo dar datos de esa operación.Yo conozco lo que me han transmitido para hacer el informe. La operación Serpiente parece ser que se inicia como se inició la investigación en la Comandancia de Oviedo, a través de un confidente, o como queramos llamarlo, que aporta unos datos. Y si no recuerdo mal, no se habla de tenencia y venta; o sea, de tenencia sí, pero de venta y tráfico no se habla».

«[...] En la investigación de 2003 no tuvimos constancia de ningún hecho delictivo en el periodo en que la Comandancia de Oviedo estuvo investigándolos».

«[Sobre el hallazgo de Goma 2 en manos de Trashorras en la operación Pípol] Que habían sido durante la operación Pípol, le puedo asegurar que por la prensa y un poco más en 2003».

Pedro Laguna

«Yo tengo conocimiento de la operación Serpiente en el mes de febrero de 2003. El teniente coronel jefe de la Comandancia de Oviedo, que habitualmente despachamos todos los días, me informa que tiene un contacto, una fuente que le habla de explosivos. En esa primera semana de febrero, como el lugar que me indica es la ciudad de Avilés, que es responsabilidad de la Policía, no obstante, convoco una reunión de las policías judiciales de las comandancias de Oviedo y Gijón [...] Esa reunión se celebra en la zona y allí se expone lo que conocemos por parte de la Comandancia de Oviedo de un confidente, de una fuente que está en la cárcel y expone que dos señores tienen 100 kilos de explosivos. En ese momento, el capitán teniente entonces de la Policía judicial de Gijón dice que ya conoce a esos señores, que tienen antecedentes y que son de la operación Pípol, que se llevó a cabo en el 2001 por la policía; me parece que fue en febrero de 2001. A raíz de esa operación de la policía, llegó un confidente de un club de alterne de Gijón que pone en conocimiento de la Guardia Civil de Gijón que hay un señor que ofrece explosivos.[...] Entonces inician una operación local que se llamó operación Serpiente. El teniente coronel de la comandancia me informa que estuvieron un mes o dos con aquella operación y que no se llegó a ningún resultado porque la fuente -tengo el nombre del que informó por si lo quiere la Comisión, señor Villazón- falló.Parece ser que les engañaba, que sí, que tiene explosivos, que viene hoy, que viene mañana. El teniente Montero, jefe de la Policía Judicial de Gijón, fue el que llevó esa operación. De eso conozco yo la operación Pípol y la operación Serpiente, en la reunión que mantengo con todos los mandos en el mes de febrero de 2003».

«La operación Serpiente se abandona, según me informan, porque el confidente estaba quemado y se suponía que la policía estaba en el tema».

«[Sobre los explosivos hallados en la operación Pípol] No me pareció normal. Lo que pasa es que nos enteramos en el 2003, por lo menos yo me entero en el 2003. Supongo que el juez habrá hecho todo lo necesario para investigar, o la policía, de dónde han salido los cartuchos. No es una operación que me afecte porque no nos hemos enterado».

«[Responde sobre cuándo supo que Trashorras era confidente de la policía] En la primera quincena de febrero de 2001 [sic], cuando yo realizo esa reunión, es cuando me entero de la operación Pípol y la operación Serpiente, y es cuando se retrotrae todo lo que tenemos y estudiamos el tema».

Enrique Carretero

[Sobre qué sabía de la operación Serpiente]: «Me suena también de haberlo leído en los medios de comunicación».

«[Acerca los avisos de Nayo] En 2002 el Nayo, que está en la cárcel, parece ser que es quien le comunica al fiscal y eso hace que el fiscal se ponga en contacto con la Brigada de Policía Judicial. Los inspectores de estupefacientes rastrean la zona junto con los guías caninos y después el jefe de la brigada le dice al fiscal: 'esto es un cuento chino'».

«[Sobre la falta de actuación policial tras hallar dinamita en la operación Pípol]. El garaje estaba alquilado por Antonio Toro, por Trashorras y por José Ignacio Fernández Díaz, el Nayo. Ninguno de los detenidos declaró. Por lo tanto pasaron a disposición judicial con las manifestaciones de que declararían en la autoridad judicial. No pudimos preguntarles, ni siquiera, de dónde podía provenir absolutamente nada. Desde el juzgado que entendía de la causa no se nos encomienda ninguna gestión. Además, ese tema en Asturias se consideró como una cosa normal. Que Trashorras que, según decían, había trabajado en una mina, tuviera unos cartuchos de Goma 2 era algo que se consideraba normal».



Lea mas

This page is powered by Blogger. Isn't yours?