«Estuvieron un mes o dos con la 'operación Serpiente' y no se llegó a ninguna conclusión»

11-11-04


LA TRAMA ASTURIANA DEL 11-M / LAS DECLARACIONES ANTE LA COMISION

«Estuvieron un mes o dos con la 'operación Serpiente' y no se llegó a ninguna conclusión»


Los responsables de las Fuerzas de Seguridad en Asturias hicieron manifestaciones ante la Comisión del 11-M que quedan desmentidas por el contenido de la conversación entre 'Lavandero' y Campillo

MADRID.- El pasado 15 de octubre se presentaba como una jornada clave en la Comisión del 11-M. En el mismo día iban a declarar los máximos responsables de las Fuerzas de Seguridad en Asturias, los encargados de controlar la zona donde se había montado la trama de los explosivos.

Hablaron durante horas, pero sus palabras acerca de la operación Serpiente fueron vagas, a veces confusas y, en todos los casos, autoexculpatorias. En ningún momento otorgaron a la operación la importancia que ahora le conceden las revelaciones de EL MUNDO y muchas de sus afirmaciones han quedado desmentidas por el contenido de la conversación entre Lavandero y Campillo.
(.../...)

La Guardia Civil habló primero. Comenzó Fernando Aldea, responsable de la comandancia de Oviedo y ahora, de modo interino, de toda Asturias: «Por falta de noticias y como habían sido ya detenidos por la policía, la operación Serpiente quedó también en nada».Siguió el máximo responsable del Instituto Armado en Asturias hasta tres meses después del 11-M, el general Pedro Laguna: «El confidente estaba quemado y se suponía que la policía estaba en el tema».

El último en intervenir fue Enrique Carretero, jefe superior de Policía de Asturias. ¿Operación Serpiente?: «Me suena también de haberlo leído en los medios de comunicación», declaró. Este es un extracto de sus respuestas a los miembros de la Comisión:

Fernando Aldea

«La operación Serpiente es otra operación [la primera es Pípol, antidroga] que inició la Comandancia de Gijón.Me parece que fue también en el 2001 y que por falta de noticias y como habían sido ya detenidos por el Cuerpo Nacional de Policía la operación Serpiente quedó también en nada».

«[...] El Cuerpo Nacional de Policía ya había actuado antes de la operación Serpiente. Por lo que tengo conocimiento de la otra comandancia, que ya digo que es poco, le pasa lo mismo que a la Comandancia de Oviedo: se le presenta un señor diciéndole que conoce a otro señor que trafica en drogas, que puede tener explosivos, y la Comandancia de Gijón inicia una operación que denomina Serpiente y empieza a recabar datos, y por lo que fuera la cerró y no consiguió nada más. Esas son las noticias que tengo de la Comandancia de Gijón».

«[De nuevo sobre Serpiente] No le puedo dar datos de esa operación.Yo conozco lo que me han transmitido para hacer el informe. La operación Serpiente parece ser que se inicia como se inició la investigación en la Comandancia de Oviedo, a través de un confidente, o como queramos llamarlo, que aporta unos datos. Y si no recuerdo mal, no se habla de tenencia y venta; o sea, de tenencia sí, pero de venta y tráfico no se habla».

«[...] En la investigación de 2003 no tuvimos constancia de ningún hecho delictivo en el periodo en que la Comandancia de Oviedo estuvo investigándolos».

«[Sobre el hallazgo de Goma 2 en manos de Trashorras en la operación Pípol] Que habían sido durante la operación Pípol, le puedo asegurar que por la prensa y un poco más en 2003».

Pedro Laguna

«Yo tengo conocimiento de la operación Serpiente en el mes de febrero de 2003. El teniente coronel jefe de la Comandancia de Oviedo, que habitualmente despachamos todos los días, me informa que tiene un contacto, una fuente que le habla de explosivos. En esa primera semana de febrero, como el lugar que me indica es la ciudad de Avilés, que es responsabilidad de la Policía, no obstante, convoco una reunión de las policías judiciales de las comandancias de Oviedo y Gijón [...] Esa reunión se celebra en la zona y allí se expone lo que conocemos por parte de la Comandancia de Oviedo de un confidente, de una fuente que está en la cárcel y expone que dos señores tienen 100 kilos de explosivos. En ese momento, el capitán teniente entonces de la Policía judicial de Gijón dice que ya conoce a esos señores, que tienen antecedentes y que son de la operación Pípol, que se llevó a cabo en el 2001 por la policía; me parece que fue en febrero de 2001. A raíz de esa operación de la policía, llegó un confidente de un club de alterne de Gijón que pone en conocimiento de la Guardia Civil de Gijón que hay un señor que ofrece explosivos.[...] Entonces inician una operación local que se llamó operación Serpiente. El teniente coronel de la comandancia me informa que estuvieron un mes o dos con aquella operación y que no se llegó a ningún resultado porque la fuente -tengo el nombre del que informó por si lo quiere la Comisión, señor Villazón- falló.Parece ser que les engañaba, que sí, que tiene explosivos, que viene hoy, que viene mañana. El teniente Montero, jefe de la Policía Judicial de Gijón, fue el que llevó esa operación. De eso conozco yo la operación Pípol y la operación Serpiente, en la reunión que mantengo con todos los mandos en el mes de febrero de 2003».

«La operación Serpiente se abandona, según me informan, porque el confidente estaba quemado y se suponía que la policía estaba en el tema».

«[Sobre los explosivos hallados en la operación Pípol] No me pareció normal. Lo que pasa es que nos enteramos en el 2003, por lo menos yo me entero en el 2003. Supongo que el juez habrá hecho todo lo necesario para investigar, o la policía, de dónde han salido los cartuchos. No es una operación que me afecte porque no nos hemos enterado».

«[Responde sobre cuándo supo que Trashorras era confidente de la policía] En la primera quincena de febrero de 2001 [sic], cuando yo realizo esa reunión, es cuando me entero de la operación Pípol y la operación Serpiente, y es cuando se retrotrae todo lo que tenemos y estudiamos el tema».

Enrique Carretero

[Sobre qué sabía de la operación Serpiente]: «Me suena también de haberlo leído en los medios de comunicación».

«[Acerca los avisos de Nayo] En 2002 el Nayo, que está en la cárcel, parece ser que es quien le comunica al fiscal y eso hace que el fiscal se ponga en contacto con la Brigada de Policía Judicial. Los inspectores de estupefacientes rastrean la zona junto con los guías caninos y después el jefe de la brigada le dice al fiscal: 'esto es un cuento chino'».

«[Sobre la falta de actuación policial tras hallar dinamita en la operación Pípol]. El garaje estaba alquilado por Antonio Toro, por Trashorras y por José Ignacio Fernández Díaz, el Nayo. Ninguno de los detenidos declaró. Por lo tanto pasaron a disposición judicial con las manifestaciones de que declararían en la autoridad judicial. No pudimos preguntarles, ni siquiera, de dónde podía provenir absolutamente nada. Desde el juzgado que entendía de la causa no se nos encomienda ninguna gestión. Además, ese tema en Asturias se consideró como una cosa normal. Que Trashorras que, según decían, había trabajado en una mina, tuviera unos cartuchos de Goma 2 era algo que se consideraba normal».

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los agujeros negros del 11-M.- Links

EL CHULO TXAPOTE

Los agujeros negros XIII - La dinamita fantasma