Banner QSVTV

 

 

   La paz sin honor no es paz, es rendición.

 
Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters

        

  Image hosting by Photobucket

    Escribeme

   
 

   Prensa Digital 
Apycom Java Applets
Links solidarios
Apycom Java Applets

Links 

Apycom Java Applets
Otras  bitácoras
Archivos




30.7.04

 
 

30-07-04

11-M LA INVESTIGACION / LAS COMPARECENCIAS

Rubalcaba propone un pacto contra el terrorismo islamista y el PNV lo ve bien


Labordeta (Grupo Mixto): «¿Es usted el señor X?». Pérez Rubalcaba: «Pues, no» - El portavoz socialista se niega a contestar si estuvo en Gobelas con Rubio y Santano - Uría (PNV): «Queremos un pacto abierto a todas las fuerzas parlamentarias»

MANUEL CERDAN

MADRID.- Alfredo Pérez Rubalcaba, el portavoz del Grupo Socialista, adelantó ayer a los miembros de la Comisión que a la vuelta de las vacaciones estivales su partido piensa proponer al resto de las fuerzas políticas con representación parlamentaria un pacto de Estado para luchar contra el terrorismo internacional.
(.../...)



«Esta Comisión es un lugar idóneo para comenzar a forjar una actuación coordinada de todas las fuerzas políticas en torno a la lucha contra el terrorismo internacional. Nuestro propósito sería que las conclusiones de esta Comisión sirvieran de base para la elaboración de un verdadero pacto», añadió el diputado socialista.

La portavoz del PNV, Margarita Uría, le contestó que su grupo también estaba por esa labor: «Ojalá uno de los frutos de esta Comisión sea que pueda haber un pacto distinto, abierto a todas las formaciones políticas y en el que se incluya también el terrorismo de corte islámico, que no tiene cabida en el actualmente vigente».

Uría precisó que su partido estaría dispuesto a suscribir ese pacto siempre que se modifiquen algunos términos del actual, para que «la pluralidad de las fuerzas políticas» pueda «tener cabida».

Pérez Rubalcaba compareció en el Congreso arropado por un nutrido grupo de diputados socialistas, entre quienes se encontraban José Blanco, Diego López Garrido, Barrera y Fernández Marugán.

El portavoz socialista respondió a un denso cuestionario formulado por la comisionada del PP Alicia Castro.

Alicia Castro.- ¿Cuántas veces habló con directivos del Grupo Prisa y la Ser durante los días 11 al 14 de marzo?

Alfredo Pérez Rubalcaba.- No lo sé. Hablé con directivos del Grupo Prisa, de la cadena Ser, de EL MUNDO, de La Vanguardia...No me acuerdo. Hemos visto que el señor Aznar no paraba de hablar con directivos de los medios de comunicación.

A.C.- ¿Con qué personas de las Fuerzas de la Seguridad habló entre los días 11 y 14?

A.P.R.- Absolutamente con nadie.

A.C.- ¿Brindó con champán en un restaurante cuando se enteró de que el atentado había sido reivindicado por el terrorismo islámico?

A.P.R.- Es radicalmente falso. Una calumnia, un infundio.

A.C.- ¿Tiene inconveniente en entregar a esta Comisión el listado de sus llamadas telefónicas?

A.P.R.- Aunque existe un inconveniente legal, estoy dispuesto a verlas con usted.

A.C.- ¿Fue usted quien filtró a la Ser de forma malintencionada que había un suicida?

A.P.R.- No, y en ningún caso malintencionadamente.

Rubalcaba negó además que su partido convocara las manifestaciones ante la sedes del PP durante la jornada de reflexión: «Las vimos con preocupación, porque podía haber un enfrentamiento, un asalto».

El diputado socialista sólo se negó a contestar la pregunta de la portavoz popular sobre si había estado con los comisarios Rubio y Santano en la sede socialista de Gobelas para preparar la comparecencia de éstos: «Una vez más me pregunta usted por reuniones que tienen poco que ver con mi comparecencia. No he preparado la comparecencia de nadie con nadie».

Labordeta, el portavoz del Grupo Mixto, le preguntó: «¿Es usted el señor X?». «Pues, no. Además, en su connotación política, evidentemente no; en la otra, muchísimo menos», respondió Pérez Rubalcaba.




Lea mas

 

La larga sombra del 'experto' Vera

 

30-07-04

11-M LA INVESTIGACION / LAS COMPARECENCIAS

La larga sombra del 'experto' Vera


MADRID.- «¿Cuántas veces habló con Rafael Vera, ex secretario de Estado de Seguridad del Gobierno socialista, entre los días 11 y 14 de marzo?», preguntó la diputada popular Alicia Castro.



«Creo recordar que hablé una vez. Le voy a decir cómo fue, porque me acuerdo que me llamó Juan Carlos Rodríguez Ibarra y me dijo: 'Rafael Vera quiere deciros una cosa'. Lo llamé, no sé si el jueves o el viernes. En aquel momento se estaba abriendo paso, sobre todo en Internet, la tesis de que ETA y Al Qaeda podían haber colaborado y llamaba para decirnos que, a su juicio, como experto, que lo es, en la lucha antiterrorista, esa colaboración era imposible. Eso fue todo», contestó Pérez Rubalcaba.
(.../...)

La pregunta de la diputada popular iba dirigida a aclarar algunas informaciones que aseguraban que Vera había asesorado al PSOE durante la crisis del 11-M

La portavoz 'popular' también le preguntó si durante esos días había hablado con Felipe González y cuántas veces: «Naturalmente que sí. Hablaría dos, tres, cuatro veces, no lo sé».

Alicia Castro le recordó al portavoz socialista si estaba al tanto de unas declaraciones del ex ministro del Interior José Barrionuevo en las que afirmó, tras visitar en la cárcel a Rodríguez Galindo, que el atentado podía ser obra tanto de ETA como de Al Qaeda.

Rubalcaba le respondió: «Sabía que había hecho unas declaraciones en esa dirección, pero no sabía dónde las había hecho».



Lea mas

 

La «Gala de Rubalcaba» en la Comisión

 

30-07-04

11-M LA INVESTIGACION / LAS COMPARECENCIAS

La «Gala de Rubalcaba» en la Comisión

Por Victoria Prego

No se lo pudieron poner más fácil. El portavoz del grupo parlamentario socialista se paseó por la Comisión de Investigación sin que nadie le pusiera ni una china en el zapato. Si no supiéramos la verdad, pensaríamos que había sido el propio PSOE quien había solicitado, suplicado incluso, su comparecencia con el astuto propósito de cerrar los trabajos parlamentarios con una estocada brillante, briosa y certera al anterior Gobierno. Pero no. Resulta que la presencia de Rubalcaba había sido pedida por el PP aunque, para pasmo de los presentes, fue la portavoz de ese partido quien le puso al socialista en bandeja de plata la oportunidad de atizar sin piedad y sin pausa a los anteriores gobernantes.
(.../...)

Pérez Rubalcaba había empezado su intervención con un discurso medido y hasta constructivo. De hecho, hizo ante la Comisión una propuesta interesante que sería bueno que se tradujera en hechos: la consecución de un Pacto de Estado contra el terrorismo internacional. Pero, una vez terminado su parlamento, la portavoz popular inauguró su interrogatorio acusando directamente al interviniente de ser el verdadero manipulador-jefe de todas las falsedades de aquellos días. Y eso lo hizo antes de formular su primera y muy genérica pregunta. Ni hecho por encargo.

La respuesta fue automática: una larga y durísima exposición sobre la acción de los auténticos mentirosos y manipuladores que, en versión de Rubalcaba, fueron los miembros del Gobierno del PP y un desmentido en toda regla sobre las acusaciones lanzadas contra el PSOE . Y ya no se bajó el socialista de ahí, sin que la diputada popular consiguiera ni una sOla vez poner contra las cuerdas al compareciente. Al contrario, fue él quien la aniquiló a ella mientras sus compañeros, Martínez Pujalte y Del Burgo, se removían inquietos en sus asientos. Sólo al final, y en el segundo turno de intervenciones, Alicia Castro consiguió encajarle una pregunta muy concreta, a la que Rubalcaba no contestó. Pero ya era demasiado tarde. La intervención del dirigente socialista había quedado definitivamente sellada minutos antes con un paseo triunfal entre las filas de los grupos minoritarios, y del suyo propio, que pusieron gustosos la fanfarria de lo que pudo haberse llamado «La Gran Gala Rubalcaba», como dijo con humor uno de sus compañeros. Y todo sin despeinarse.

Si se hubieran ahorrado llamar a Rubalcaba, los miembros del PP podrían estar todavía saboreando las mieles del recital ofrecido el martes por Angel Acebes. Pero algún masoquista se ve que hay en Génova. O algo peor.


Lea mas

 

Alonso considera a 'El Tunecino' autor intelectual del 11-M y excluye a ETA

 

30-07-04

11-M LA INVESTIGACION / El ministro del Interior se desentiende de las falsedades de los documentos elaborados por su departamento que han sido entregados al juez de la Audiencia Nacional y a la Comisión

Alonso considera a 'El Tunecino' autor intelectual del 11-M y excluye a ETA

El ministro del Interior se desentiende de las falsedades incluidas en los informes sobre los confidentes entregados por su Ministerio al juez y al Parlamento - Detenido un libanés al que se relaciona con personas vinculadas a Suárez Trashorras y a cuatro de los suicidas de Leganés

MANUEL CERDAN

MADRID.- El ministro del Interior, José Antonio Alonso, comunicó ayer a los diputados de la Comisión del 11-M que, para su Departamento, Serhane ben Abdelmahid Fakhet, El Tunecino, es el «autor intelectual» de los atentados de Madrid y la persona que manejaba a todo el comando.
(.../...)


El titular del Ministerio del Interior aclaró, además, que las investigaciones sobre el 11 de Marzo han excluido cualquier participación de ETA en los atentados.

«De las investigaciones realizadas, todos los hechos objetivos conducen al terrorismo islámico, y ninguno de ellos, ni siquiera un indicio, conduce a ETA, desde que se inicia la investigación el 11-M hasta hoy», sentenció Alonso.

Serhane, El Tunecino, fue uno de los siete integristas islámicos que el pasado mes de abril se autoinmolaron en un piso de Leganés cuando estaban rodeados por efectivos policiales de los GEO e iban a ser detenidos.

El terrorista había logrado escabullirse de la vigilancia de los agentes de la Brigada de Información Provincial de Madrid días antes del 11-M, en medio de unas pesquisas sobre blanqueo de dinero y financiación de grupos fundamentalistas, según reconoció ante la Comisión el jefe superior de Madrid, Miguel Angel Fernández Rancaño.

El diputado popular Manuel Atencia preguntó ayer a Alonso si la policía había hallado alguna pista para identificar a los autores intelectuales de los atentados, aquéllos que estaban por encima de El Tunecino y que pudieron dar la orden del atentado.Atienza le pidió al ministro que le aclarara si sabía los nombres de las personas que habían diseñado «la frecuencia o los tiempos de este conjunto de atentados».

El ministro del Interior afirmó que El Tunecino era «la persona designada, siempre a los niveles en los que se mueve la investigación, que intelectualmente manejaba al grupo».

Sobre el otro supuesto jefe de la red terrorista, Rabei Osman el Sayed Ahmed, El Egipcio, actualmente en una cárcel italiana pendiente de su extradición, el ministro aclaró que la Audiencia Nacional estaba a la espera de su entrega a España para ver qué «nivel de implicación por arriba pudo tener en estos atentados».

Alonso recriminó al portavoz del Grupo Popular que, si disponía de algún dato sobre «los autores intelectuales» de la masacre, le agradecía que se lo facilitara: «Lo que no admite el estado de Derecho es más conjeturas, ni más insidias, ni más retorcimientos, porque el estado de Derecho es algo serio, funciona la investigación criminal en función de criterios de búsqueda de la verdad material y, por tanto, de hechos, no de conjeturas o de insidias».

«¿Se puede concluir categóricamente que el autor de los atentados es Al Qaeda?», inquirió Atencia.

«Estamos haciendo un gran esfuerzo para determinar la exacta morfología de la red de terrorismo islámico. Probablemente, se junten dos maneras de estructurar el terrorismo en las bandas que cometen los atentados: una muy jerárquica y otra más horizontal o desparramada», declaró el ministro del Interior.

Alonso explicó que el terrorismo de «base global interconectado en red internacionalmente» posee ramificaciones en varios países del mundo.

El ministro explicó la policía todavía está investigando a qué modelo pertenece la organización que cometió la masacre de Madrid, y aclaró que la policía y la Guardia Civil habían investigado todo lo que tenían que investigar «con toda profesionalidad, rigor y eficacia».

Según Alonso, desde su llegada al Gobierno, la policía y la Guardia Civil han detenido a 21 personas relacionadas con el atentado o con la venta de los explosivos en Asturias, mientras que la Policía Científica tiene abiertas 80 operaciones. Los expertos antiterroristas, según el ministro, desarrollan en la actualidad 40 operaciones relacionadas con el 11-M.

Sin embargo, Alonso se desentendió de las falsedades recogidas en los documentos elaborados por la Guardia Civil y la policía sobre los confidentes, que obran en poder del juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo y de la Comisión del 11-M.

Uno de estos informes está firmado el 5 de mayo por el director general de la Guardia Civil, Carlos Gómez Arruche, y se refiere a la condición de confidente del Instituto Armado de Rafá Zouhier.El otro está elaborado por la Comisaría General de Información y recoge las manifestaciones del policía de Avilés Manuel García sobre su relación con el confidente Emilio Suárez Trashorras, el ex minero que vendió la dinamita para perpetrar el atentado.

Alonso puso énfasis en sus manifestaciones al negar que su Gobierno tuviera algo que ver con la elaboración de esos documentos, y menos sobre su contenido. Según él, cuando se produjeron los hechos, quien estaba en el poder era un gobierno presidido por José María Aznar, y el Ministerio del Interior dependía de Angel Acebes.

«El confidente Trashorras es detenido el 18 de marzo, y Zouhier el 19, cuando ustedes están en el poder. Nosotros llegamos al Gobierno el 19 de abril, y tan sólo 10 días después, cuando nos enteramos de la trama de los explosivos y los confidentes, el secretario de Estado de Seguridad remite sendos escritos al director de la policía -seguía en su cargo Agustín Díaz de Mera- y al director general de la Guardia Civil para que hagan dos cosas: que realicen una investigación interna y que la pongan en conocimiento del juez».

Según Alonso, el día 29 de abril Díaz de Mera les contestó que la investigación sobre los confidentes ya estaba hecha, y Pedro Díaz-Pintado, entonces subdirector de la policía, les aclaró que esa información la habían encargado verbalmente.

«La policía, el 2 de junio, y la Guardia Civil, el 5 de mayo, hacen dos informes. El de la Guardia Civil lo firma Gómez Arruche, cuando llevaba un día en el cargo. Firma lo que le pasan, porque tiene un principio de confianza institucional».

Alonso insistió en aclarar que ambos informes «descartan que exista nada relevante en relación con los atentados del 11-M», y «ningún confidente imputado actualmente avisa de ninguna actividad relacionada con el 11-M».

El ministro dijo desconocer si el operativo de la UCO en Asturias para identificar a los traficantes de explosivos fue «vasto, extenso o, por el contrario, corto y manifiestamente insuficiente», porque, según el titular de Interior, quien gobernaba entonces era el Partido Popular. «Me limito a explicar lo que me dicen que ocurrió entonces, pero yo no estaba en el Gobierno», dijo.




Lea mas

 

El Skoda trasladó a dos terroristas

 

30-07-04

11-M LA INVESTIGACION


El Skoda trasladó a dos terroristas


MADRID.- El ministro del Interior, José Antonio Alonso, aseguró ayer, respecto al Skoda Fabia que «presumiblemente llevó a dos de los autores» del 11-M a la estación de Alcalá «donde subieron para poner las bombas», que tanto él como el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, conocieron «la vinculación tajante del coche con los atentados» el 20 de julio, cuando, tras finalizar el análisis de ADN, les fue comunicado por la policía. En su comparencia parlamentaria explicó que el 11 de marzo la Brigada Provincial de Información de la Policía de Madrid y la Comisaría de Alcalá de Henares realizaron «un peinado en la zona», sin que se localizara el vehículo ni se hiciese «un listado de matrículas».

Señaló que después de ese día, y dado que ya se había realizado un 'peinado', la policía no tuvo «ningún interés en volver a realizar otro». Dijo que «al parecer», la Comisaría de Alcalá «sólo hace inspección ocular cuando hay una orden de control específico, es decir, cuando el coche se relaciona, además de con la sustracción, con otros delitos».

Expuso que el 13 de junio una vecina avisó a dos policias de la existencia de este vehículo y que los agentes creyeron que se trataba de «delincuencia común». Fue la empresa propietaria la que encontró la maleta y avisó a la policía. Los agentes lo trasladaron a Canillas, donde lo inspeccionaron sin encontrar «indicios tajantes de su relación con los atentados del 11-M», aunque se descubrió una maleta y una cinta con versículos coránicos


Lea mas

 

Los testimonios sobre los confidentes, al juez

 

30-07-04

11-M LA INVESTIGACION

Los testimonios sobre los confidentes, al juez


MADRID.- La Comisión parlamentaria que investiga los atentados de Madrid del 11 de Marzo ha remitido al juez del Juzgado Central de instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, Juan Del Olmo, las declaraciones sobre los confidentes que realizaron el pasado martes en el Congreso los dos agentes de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil y el inspector jefe de la Brigada de Estupefacientes de Avilés (Asturias), Manuel García, según avanzó ayer por la tarde el presidente de la Comisión, Paulino Rivero.


Según confirmaron fuentes jurídicas, el juez Del Olmo solicitó el pasado miércoles al órgano investigador que se le enviaran estos testimonios para incorporarlos a la causa que instruye sobre los atentados de Madrid. Paralelamente, el PSOE también había reclamado que se remitiera al juez la documentación relativa a los confidentes.

En concreto, los testimonios enviados a la Audiencia Nacional son los del capitán de la Guardia Civil conocido como 'Paco' y el alférez del Instituto Armado 'Víctor', quienes mantuvieron contactos con el confidente Rafá Zouhier


Lea mas

29.7.04

 

Información inmediata para el fiscal asturiano

 

29-07-04

11-M LA INVESTIGACION

Información inmediata para el fiscal asturiano



El fiscal jefe de Asturias, Gerardo Herrero, anunció ayer que, a partir de ahora, será informado personalmente por las Fuerzas y Cuerpos de seguridad del Estado en cuanto se produzca un acta de intervención relacionada con material explosivo, antes de que se abra el proceso judicial.
(.../...)

Herrero se reunió ayer en Oviedo con el delegado del Gobierno, Antonio Trevín, y con los máximos responsables en la región del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil para profundizar en la coordinación, con el fin de erradicar el tráfico ilegal de explosivos, siguiendo las directrices marcadas por el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido. El fiscal jefe de Asturias apuntó que hay que diferenciar entre el aspecto policial y judicial, y explicó que el Ministerio Fiscal «tendrá un conocimiento directo y puntual desde un primer momento cuando se produzcan hechos de estas características».

«Muchas veces el fiscal va a remolque del juzgado y, hasta que no se judicializa la investigación, no se tiene un conocimiento de los hechos», explicó Herrero, quien aseguró que, a partir de ahora, seguirá «muy de cerca» la investigación aunque «no sea misión genuina del Ministerio Fiscal». El fiscal jefe dijo que él, personalmente, coordinará las actuaciones referentes al tráfico ilegal de explosivos en Asturias, comunidad autónoma de la que procedían los explosivos utilizados en los atentados del 11 de Marzo.

Herrero aseguró que no cree que exista un tráfico generalizado de explosivos en Asturias, pero sí reconoció que hay muchas pequeñas explotaciones mineras y «a veces el pequeño tráfico que pueda haber es muy difícil de controlar, por lo que se debe extremar la labor policial». Por su parte, Trevín recordó que, como consecuencia de los atentados, las iniciativas administrativas que se puedan realizar sobre determinadas empresas no se iniciarán mientras el asunto esté 'sub iudice'.




Lea mas

 

Garzón discrepa de Acebes y dice que ETA no tiene relación

 

29-07-04

11-M LA INVESTIGACION

Garzón discrepa de Acebes y dice que ETA no tiene relación


GUACIMARA CASTRILLO. Especial para EL MUNDO

EL ESCORIAL.- «Respeto lo que pueda decir el señor Acebes, pero no comparto ese criterio». Para el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, no tiene nada que ver la acción del 11-M con ETA. Al menos, con los datos que se conocen. «Si Acebes tiene datos que yo no conozco, entonces no tengo nada que decir ni que aportar», puntualizó.

En este sentido, Garzón ratificó lo que en su día expuso en la Comisión y reiteró que, en su opinión, la sombra de ETA «no es el ámbito que hay que desarrollar en esta investigación». Y, si bien reconoce que en el trabajo policial siempre están abiertas todas las posibilidades, recalcó que, «hoy por hoy», esa línea «no es una realidad acreditable».

Garzón denunció además la falta de coordinación en las Fuerzas de Seguridad en la lucha contra el terrorismo


Lea mas

 

Zaplana asegura que la Comisión ya ha demostrado que el Gobierno no mintió

 

29-07-04

11-M LA INVESTIGACION / LAS COMPARECENCIAS

Zaplana asegura que la Comisión ya ha demostrado que el Gobierno no mintió


Lamenta que el Congreso no vaya a aclarar quiénes fueron los que «manipularon y difundieron bulos» - Denuncia que el día de reflexión «se provocó a la opinión pública contra un partido democrático»

FERNANDO LAZARO

MADRID.- El que fuera portavoz del Gobierno en el 11-M acudió crecido a la Comisión parlamentaria después de la comparecencia de su compañero en el Ejecutivo y en el PP Angel Acebes.
(.../...)

Por este motivo, con contundencia y sin titubeos, Eduardo Zaplana aseguró que la Comisión de Investigación ya ha dejado demostrado «que el Gobierno no mintió y que transmitió en tiempo real toda la verdad».

Pero se lamentó de que, a su entender, la Comisión parlamentaria no vaya a aclarar quiénes fueron los que «mintieron y manipularon» e intentaron obtener réditos electorales en las elecciones del 14-M.

Defendió a capa y espada la actuación del Ejecutivo liderado por José María Aznar y acusó a «otros», no sólo de manipular y de «lanzar bulos» sobre las investigaciones, sino de vulnerar la Ley Electoral. «Fueron otros los que rompieron la jornada de reflexión», dijo.

Además, aseguró que «el Gobierno dedicó todo su esfuerzo a prestar la mejor actuación a las víctimas, así como a tratar de esclarecer con la máxima celeridad la autoría y a detener a los responsables de los atentados».

«Fueron otros los que evaluaron el atentado desde el punto de vista del impacto electoral, algunos, desde las primeras horas tras la masacre», denunció.

Aseguró que esos «otros» lanzaron informaciones falsas sobre suicidas muertos en el atentado, esos «otros» acusaron al Ejecutivo de ocultar datos sobre la furgoneta de Alcalá, esos «otros» convocaron actos de protestas y de presión durante la jornada de reflexión ante las sedes del PP. Zaplana insistió: «El Gobierno no mintió, fueron otros». Lamentó que en la Comisión de Investigación sobre los atentados no se vaya a esclarecer quién o quiénes fueron los que organizaron, según sus denuncias, las campañas de desprestigio contra el Ejecutivo, las informaciones falsas sobre las investigaciones y la movilización de acoso contra el PP.

«Se provocó a la opinión pública en contra de un partido democrático durante la jornada de reflexión», aseguró Zaplana, quien se preguntó por qué el resto de los partidos no tiene el mismo interés que el PP para aclarar quiénes fueron los responsables de que se vulnerara la Ley Electoral y se presionara así a un partido democrático.

No obstante, el que fuera ministro del Ejecutivo de Aznar confió en que «exista honradez para reconocer públicamente que el Gobierno no mintió ni manipuló, e informó en tiempo real de lo que sabía».

Zaplana insistió en que no se puede definir como una «casualidad» las concentraciones ciudadanas ante las sedes populares: «Son ya muchas las casualidades con las que se está conformando esta Comisión parlamentaria».

Zaplana negó de forma tajante y clara que el que fuera presidente del Gobierno José María Aznar presionara a los directores de periódicos. «¿Usted cree que un presidente puede presionar a todos los directores de los principales medios de comunicación y consiga convencerles? No. Aznar les informó de los datos que en ese momento tenía el Gobierno. También volvió a llamarles para informarles de que, tras la aparición de la cinta en la furgoneta de Alcalá, se abría una nueva línea de investigación.No señorías, no se presionó. Se informó dentro de la línea de transparencia que se estaba manteniendo», indicó.

También aseguró que la entonces ministra de Asuntos Exteriores, Ana Palacio, informó a las cancillerías y a las embajadas españolas de los datos que en esos momentos se estaban barajando sobre la autoría de los atentados y en esos momentos se trabajaban sobre la hipótesis de que ETA era la responsable.

Pero el ex ministro popular aseguró también que entre el 11 y el 14 de marzo tuvo «la sensación de que alguien estaba jugando» con ellos. Zaplana explicó que el Gobierno del Partido Popular tenía que salir a los medios para desmentir constantemente intoxicaciones.



Lea mas

 

Palacio creía que era ETA al enviar los telegramas

 

29-07-04

11-M LA INVESTIGACION / LAS COMPARECENCIAS

Palacio creía que era ETA al enviar los telegramas

FERNANDO LAZARO

MADRID.- Se bajó del avión. Venía de EEUU y se trasladó al Congreso.Ana Palacio, la que era ministra de Asuntos Exteriores el 11-M, compareció a última hora de la noche de ayer. Y fue contundente a la hora de explicar las actuaciones de su entonces Departamento durante las primeras horas después de los atentados.

Palacio explicó que, efectivamente, bajo su «responsabilidad», se enviaron la tarde del día 11 telegramas a todas las delegaciones españolas en el extranjero en los que se explicaba que la autora de los atentados era ETA. Se incluían los textos de las comparecencias de José María Aznar y del ministro Acebes. La ex ministra explicó que no fue ella la que redactó las notas, pero que eran su responsabilidad.
(.../...)

Aclaró que los telegramas fueron elaborados antes de que se conociera la existencia de la cinta coránica localizada en la furgoneta de Alcalá de Henares. Explicó que se dieron instrucciones a todas las delegaciones, ya que las llamadas por parte de ellas se multiplicaban y querían conocer cuáles eran los datos y qué podían explicar a los países donde estaban y a los medios de comunicación de esos países. También se salió al paso, según la ex ministra, de «la bola de nieve» que estaba provocando en numerosos lugares las declaraciones del portavoz de la izquierda abertzale, Arnaldo Otegi en las que desmarcaba a ETA de la autoría de los atentados.

Ana Palacio explicó también que con estas «instrucciones» se pretendía insistir en la necesidad de que se aclarara que ETA es una organización terrorista y no «una organización separatista o nacionalista», como, según ella, señalaban numerosos medios de comunicación internacionales.

Este es el motivo fundamental, siguiendo con la argumentación de la ex ministra, que llevó a la defensa que el Ministerio realizó la tarde del 11-M para que en la resolución de condena del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se incluyera la palabra ETA.Insistió en que en el momento en que se gestó el documento «no cabía ninguna duda de la autoría de ETA». Defendió que se debía incluir su nombre porque aún había muchos medios que insistían en calificar a la banda terrorista de «separatista». «Pero son terroristas. Al Qaeda no es una organización islamista, sino terrorista», añadió.



Lea mas

 

Acebes gana la medalla de oro en la decatlón

 

29-07-04

11-M LA INVESTIGACION / LAS COMPARECENCIAS

Acebes gana la medalla de oro en la decatlón

Por Victoria Prego

Cuando un hombre aguanta sin alterarse una prueba atlética como la que soportó ayer, que requiere un esfuerzo muy superior al físico, que es el de la agilidad y templanza mental, y ese hombre no patina ni una sola vez, ni se contradice nunca, está diciendo la verdad. No hay duda posible. Eso lo saben muy bien los jueces.
(.../...)

Esto es lo que le pasó ayer a Angel Acebes. El ex ministro de Interior del Gobierno del PP estuvo desde las nueve de la mañana hasta pasadas las siete de la tarde sin moverse del asiento y con un café como toda ayuda. Respondió una vez, y otra, y otra, y otra, a las preguntas a discreción que le hicieron todos los grupos parlamentarios. Devolvió limpiamente y con agilidad todas las bolas a lo largo de esa decatlón política a la que estuvo sometido. Pero lo más importante, además de las cosas que dijo, y que no se vio en la necesidad de rectificar en ninguna ocasión, fue el modo en que lo dijo: con una convicción estructural y vehemente que jamás bajó de tono.

Estuvo templado. No actuó a la defensiva sino en el centro del campo. En alguna ocasión salió al ataque, especialmente cuando las preguntas provinieron del portavoz de ERC y del de IU. Pero fue en sus respuestas a Gaspar Llamazares cuando se comprobó que Acebes estaba dispuesto también a adelantar sus piezas para reprochar abiertamente a sus interlocutores la política defendida por ellos en el pasado. Era un aviso.

El auténtico debate vino después, cuando respondió al portavoz del PSOE. Todos los reproches se agolparon ahí, especialmente los relativos a las informaciones falsas que, desde el mismo 11 de Marzo por la mañana, se hicieron circular por el país.El ex ministro las enumeró una y otra vez para sustentar su reproche: que, mucho antes de que las pistas condujeran a modificar el foco para dirigirlo prioritariamente hacia los radicales islamistas, ya se había empezado a decir que el Gobierno mentía. No desperdició Acebes la ocasión de machacar con este mensaje.

Tampoco se dejó perder en vericuetos de salida dudosa. Por eso puntualizó todos y cada uno de los puntos que, a modo de prólogo, manejaba el socialista Alvaro Cuesta antes de formularle las preguntas. Digamos también que el señor Cuesta eludió el tono hostil, mantuvo la calma y, aunque no cedió un paso en sus preguntas, tampoco se enganchó con el compareciente en acusaciones recíprocas que no hubieran hecho más que perjudicar el prestigio político de los dos grandes partidos, los únicos que están en condiciones de gobernar España.

Ayer quedaron claras dos cosas: que su propia convicción ha hecho de él un atleta. Y que ha ganado.



Lea mas

 

«Conocíamos el 'modus operandi', los antecedentes y las intenciones de ETA»

 

29-07-04

11-M LA INVESTIGACION / LAS COMPARECENCIAS

«Conocíamos el 'modus operandi', los antecedentes y las intenciones de ETA»

Puig (ERC): «¿No fue una irresponsabilidad ignorar las declaraciones de Arnaldo Otegi?» - Acebes: «A diferencia de usted, este señor no me merece ninguna credibilidad» - Barkos (Grupo Mixto): «El único dato que hay sobre ETA es el del explosivo Titadine»


MANUEL CERDAN

MADRID.- La comparecencia de Acebes deparó ayer algunos momentos de tensión entre el ex ministro y algunos de los portavoces de la Comisión. Uno de los momentos más álgidos de la sesión se produjo durante el interrogatorio que el diputado de ERC Puig Cordón realizó al dirigente popular. El centro del debate fueron los contactos entre el dirigente nacionalista catalán Josep Lluís Carod-Rovira, y la cúpula de la banda terrorista ETA.
(.../...)

Puig.- ¿No fue una irresponsabilidad ignorar las declaraciones de Arnaldo Otegi?

Acebes.- Ninguna. A diferencia de ustedes no me merece ninguna credibilidad ni el señor Otegi ni la banda terrorista ETA.

P.- Señor Acebes, le he preguntado explícitamente.

A.- Y yo le he contestado.

P.- Usted contesta lo que quiere.

A.- Exactamente. Exactamente.

P.- Es su talante.

A.- Tiene usted razón.

P.- Es su talante. A diferencia nuestra, es su talante.

A.- ¿Y el buen talante me puede explicar qué es? ¿No contestar lo que quiero, sino lo que quiere usted oír? Yo contesto lo que quiero, estaría bueno.

P.- Señor Acebes, tranquilidad.

A.- Yo estoy muy tranquilo.

P.- Ustedes, ciertos comunicados de ETA los utilizaron para criminalizar a un partido democrático.

A.- Si me permite una pregunta: ¿cuál es el partido democrático al que se refiere?

P.- Esquerra Republicana de Cataluña. Si tiene alguna duda, nos puede poner en la Ley de Partidos, si quiere.

A.- El único comunicado de ETA que me importa es el que anuncie el abandono total, y sin ningún tipo de condiciones, de las armas.El valor que tienen respecto a un partido democrático y todo esto que usted dice , si se refiere a las conversaciones que ERC, o, en ese momento, un consejero de un Gobierno de España, de la Comunidad Autónoma de Cataluña, tuvo con la organización terrorista ETA en secreto, quien lo confirmó fue el propio responsable de haber mantenido esos contactos.

P.- Su partido utilizó los comunicados de ETA para criminalizar a ERC.

A.- Para criminalizar, no.

Otro momento a destacar, por su banalidad, en el debate parlamentario, fue el mantenido entre Acebes y Gaspar Llamazares, el portavoz de IU.

Llamazares.- Usted se ha referido a un informe del día 14 [de marzo], en el que habla de los antecedentes de uno de los terroristas.

Acebes.- Sí, pero dígame cuál de ellos. Yo le leo el que usted quiera. Usted ha dicho que le lea uno de ellos, pero dígame cuál.

Ll.- El que usted quiera. El primero que leyó usted. No se ponga a la defensiva.

A.- Yo se lo leo, no se enfade. Sólo le pido una precisión.

Ll.- Le pido que lo lea, nada más.

A.- Usted dice: «Léame uno». No sé si quiere uno al azar o quiere uno en concreto. Es lo único que le pido.

Ll.- Lea el que leyó la vez anterior.

A.- Vamos a ver. A la atención de Don Jesús de la Morena. Antecedentes.Se trata de antecedentes policiales. Jamal Zougam, nacido el 5 de octubre de 1973 en Tánger, Marruecos, hijo de Mohamed y Aicha. En el antecedente pone 229/06/98. León, lesiones. Mohamed Chaoui...

Ll.- Me basta con eso. Gracias señor ministro (sic).

El ex ministro también mantuvo un intercambio de palabras con la diputada de Nafarroa Bai, Uxue Barkos. La portavoz del Grupo Mixto insistió en que el Gobierno no disponía de datos fehacientes para concluir en la autoría de la banda terrorista ETA.

Barkos.- Pero al día de hoy, usted sabe y todos sabemos que el único dato que se maneja en esa reunión es el Titadine.

Acebes.- No estoy de acuerdo con usted.

B.- Además de precedentes.

A.- Modus operandi, los antecedentes e información respecto a las intenciones de ETA.

B.- Hablo de datos, señor Acebes. El resto está claro, creo que nos ha quedado a todos muy claro: precedentes, modus operandi, antecedentes... El único dato objetivo que hay en esa reunión es el Titadine. ¿Qué más datos hay?

A.- ETA dispone de 12 bolsas o mochilas con explosivos que no han utilizado en Baqueira unas semanas antes.

B.- Eso no es un dato del escenario.

A.- ¿No es un dato del escenario?

B.- ¿Del crimen? Evidentemente, no. Hablo de datos. El único dato entonces es el Titadine. A las 17.30 horas de la tarde de ese mismo día 11 hay ya un primer análisis de lo que se ha encontrado en la furgoneta de Alcalá. Lo que hay son detonadores y una cinta con suras coránicas a la que usted ha dejado claro que en ese momento no pueden darle validez de que les indique una prevalencia de la línea de investigación. Lo que no hay es matrículas dobladas ni bomba lapa.



Lea mas

 

«Ahora pregunto yo: ¿Quién ha sido? Las piezas no encajan»

 

29-07-04

ACEBES INVIERTE LAS TORNAS EN LA COMISION DEL 11-M

«Ahora pregunto yo: ¿Quién ha sido? Las piezas no encajan»


«No encaja que unos delincuentes comunes, en poco tiempo, se conviertan en terroristas... y no encaja que sean capaces de diseñar y ejecutar el mayor atentado de la Historia de Europa» - «En terrorismo son muy raras las coincidencias... la sombra de ETA aún planea sobre aquellas horas»

MANUEL CERDAN

MADRID.- El ex ministro Angel Acebes batió ayer el récord de duración de una comparecencia parlamentaria. El ex titular del Ministerio del Interior dedicó más de diez horas a responder las preguntas de los portavoces de los grupos de la Comisión del 11-M, y en ellas afirmó categóricamente que las pistas sobre los autores de la masacre de Madrid siguen abiertas y que es necesario investigar en todas las direcciones, «por arriba y por abajo».

(.../...)

Acebes insistió en varias ocasiones en que no cuadran las piezas sobre la trama del atentado: «No encaja que unos delincuentes comunes, en poco tiempo, se conviertan en terroristas sin conexión alguna con Al Qaeda y sean capaces de diseñar y ejecutar el mayor atentado de la historia de Europa, que llevó a derribar a un Gobierno».

El ex ministro del PP destacó que todavía siguen sin aclararse «numerosos extremos relacionados con el 11-M», y aseguró que mal haría cualquier Ministerio del Interior si desestimara una investigación profunda sobre «cada uno de los elementos de confusión que tanto están inquietando a la opinión pública, incluido el que se refiere a la posible conexión entre terrorismos».

Sobre la actuación del Gobierno del PP, Acebes mantuvo que, «hasta el día 13», no tuvieron «ni un solo hecho objetivo determinante que pudiese impulsar la investigación hacia el terrorismo islamista».

Según el ministro, hasta ese momento todos los indicios y las valoraciones de los expertos conducían principalmente a ETA.

Acebes relacionó las amenazas proferidas por el máximo dirigente de ETA José Antonio Urrutikoetxea, Josu Ternera, en el aeropuerto de Francfort el 14 de febrero («se van a enterar los españoles de lo que somos capaces») con la furgoneta encontrada por la Guardia Civil en Cuenca con 500 kilos de explosivos. También destacó la coincidencia de que, en esa misma fecha, la célula de Avilés trasladara la dinamita a Madrid para la masacre y que ETA robara el vehículo para perpetrar un atentado en Santander en las proximidades del domicilio asturiano de Emilio Suárez Trashorras.

«A nosotros se nos exigió que contestásemos en 24 horas a la pregunta '¿quién ha sido?'. Ahora pregunto yo, junto a millones de españoles: ¿quién ha sido, señorías?. No me refiero a los autores materiales... Habría que investigar otras conexiones, dirección, colaboración e inspiraciones que necesariamente tuvieron que existir. ¿Quién decidió la fecha y determinó incidir en nuestras elecciones generales? Saber los vínculos y colaboraciones externas de los ejecutores materiales, saber el alcance real de la sombra de ETA que aún planea sobre aquellas horas».

Acebes afirmó que, «en terrorismo, son muy raras las coincidencias», y atribuir los hechos a la casualidad sin más «es una forma de no querer saber».

Señaló además que ni El Chino ni El Tunecino -dos de los terroristas que se inmolaron en el piso de Leganés- tenían entidad para llevar a cabo un atentado de tal magnitud. «No creo que unos delincuentes relacionados con el tráfico de drogas y con el robo de coches, que se han convertido en terroristas en un espacio muy corto de tiempo, hayan podido diseñar la secuencia, elegir los tiempos y establecer las pistas con precisión para tener pistas con precisión», explicó el ex ministro.

Denunció además que «personas y entidades fácilmente identificables desarrollaron una campaña para socavar la fiabilidad del Gobierno».Según él, «explotando la sacudida emocional provocada por el atentado y multiplicando temeraria e irresponsablemente las dificultades ya muy graves de ese momento».

Acebes relató una serie de acusaciones, calificadas por él como «infamias», de las que fue imputado el Gobierno del PP entre los días 11 y 14 de marzo. Entre ellas, la presencia de terroristas suicidas en los trenes, la ocultación del contenido del vídeo reivindicativo de la masacre desde la mañana a la noche del día 13 y de la furgoneta encontrada en Alcalá de Henares, la invención del Titadine para justificar la autoría de ETA y la presentación ante el Rey de unos decretos de suspensión de las elecciones y la adopción de medidas extraordinarias que contemplaban la supresión de autonomías.

El ex ministro incidió en que todo ello era falso: «Se propagó insidiosamente a sabiendas de que era falso para sacar ventaja en el proceso electoral».

Acebes recalcó: «Hubo quienes consideraron esencial en una estrategia electoral contra reloj, culminada el día de reflexión electoral, sembrar la infamia de que el Gobierno manejaba a su antojo la información, ocultaba la verdad e incluso albergaba pretensiones inconstitucionales y siniestras».

El ex titular de Interior pidió a la Comisión que profundizara en las investigaciones «para dar con los responsables que orquestaron y propagaron la verdadera mentira y manipulación de esas horas».«Cómo en la jornada de reflexión se dijo esa frase por el señor Rubalcaba de que los españoles no se merecían un Gobierno que mintiese», recordó.

Acebes aseguró que ningún servicio de información español o internacional alertó al Gobierno del PP de la existencia de una amenaza concreta de un atentado islamista para aquellas fechas. Según el ex ministro, la única amenaza de cara a las elecciones generales, y que motivó un despliegue policial en Madrid, era la que procedía de la banda terrorista ETA.

Además, para Acebes la presencia de las tropas españolas en Irak no supuso un mayor riesgo. Y para ilustrar esa afirmación, puso como ejemplo la pretensión del mismo grupo terrorista de colocar una bomba en las vías del AVE en fechas posteriores a la masacre, cuando José Luis Rodríguez Zapatero ya había ganado las elecciones y había anunciado que, entre otras medidas, contemplaba la retirada de las tropas de Irak.

El ex ministro despejó todas las dudas -según él, «en tiempo real»- sobre la actuación del Gobierno del PP tras la masacre de Madrid. En contra de la posición de todos los grupos parlamentarios, señaló que las comparecencias de los altos cargos policiales han demostrado que el Ejecutivo no mintió sobre la autoría del atentado y que la policía disfrutó de total libertad para realizar sus investigaciones. «Nosotros nos limitamos a informar a los ciudadanos lo que las Fuerzas de Seguridad nos iban comunicando», afirmó.

Acebes insistió en que la policía le trasladó durante la mañana del 11-M que detrás del atentado estaba ETA. Esa percepción, según el ex ministro, no se debía única y exclusivamente al dato del explosivo Titadine, sino a la existencia de otros indicios y antecedentes.

El dirigente del Partido Popular también negó que el anterior Gobierno manipulara la información sobre el atentado para beneficiarse en el proceso electoral: «Es absolutamente falso y absolutamente incierto. Nosotros no hicimos ningún cálculo, ni político ni de ninguna repercusión electoral, a diferencia de lo que hicieron otros».

Acebes rechazó además que las llamadas de José María Aznar en la mañana del 11-M a los directores de los principales medios de comunicación fueran para presionarlos. «Estoy seguro de que los directores de los medios no se dejan presionar», dijo.

El ex ministro destacó asimismo que la masacre de Madrid parecía una reproducción de un plan anterior de ETA. Como «dos gotas de agua», según sus palabras. Según explicó, era como los planes de la banda terrorista reservados para la estación de Chamartín, pero en Atocha. Se repetía el operativo terrorista de una serie de bolsas o mochilas que se depositaban en un tren y se hacían estallar cuando se aproximara a la estación para multiplicar así los efectos.



Lea mas

 

Las contradicciones de la UCO

 

29-07-04

11-M LA INVESTIGACION / LOS CONFIDENTES

Las contradicciones de la UCO

Las explicaciones aportadas por los agentes en la Comisión no coinciden entre sí o se alejan de lo declarado anteriormente

ANTONIO RUBIO

MADRID.- «Yo era uno más. Estaba con ellos durante toda la semana en contacto. Siempre me iba al despacho de ellos y salíamos juntos de copas y de viaje para trabajar». Esta afirmación del confidente Rafá Zouhier contradice totalmente lo manifestado por el oficial Paco, uno de los responsables de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil ante la Comisión del 11-M, cuando aclaró que conoció al marroquí el 12 de marzo de 2004.
(.../...)

Paco, que también fue uno de los guardias civiles que visitó y ofreció varias prebendas a Zouhier en la cárcel de Valdemoro, declaró en la Comisión que la UCO está formada por seis agentes y que todos ellos están en un mismo despacho en las dependencias de la Dirección General de la Guardia Civil, en la calle Guzmán el Bueno de Madrid. Si es así, es imposible que Zouhier entrara y saliera del despacho de la UCO y nunca hubiera coincidido con Paco.

Respecto al momento del «conocimiento» físico de Zouhier por parte de Paco, también hay diferencias notables. El coronel Félix Hernando dijo en su comparecencia que los agentes de la UCO estuvieron toda la noche con el confidente por varias discotecas de Madrid.Paco reconoció que, «físicamente», había conocido a esa persona «el día 12 de marzo sobre las 23,30 horas». Por último, el alférez Víctor indicó: «estuvimos con Zouhier a última hora de la tarde por un espacio de 45 minutos».

En un hecho tan simple y sencillo como el conocimiento de una persona por parte de otra hay cuatro versiones distintas: la del confidente y la de los tres agentes.

A los comparecientes de la Guardia Civil también se les olvidó indicar que el 12-M, cuando se reunieron con Zouhier, le confirmaron a su confidente que su teléfono «estaba limpio». Rafael y Víctor tenían como norma avisar mensualmente a Zouhier si su móvil era objeto de algún seguimiento por parte de algún otro servicio policial.

El alférez Víctor, que fue el agente que junto con Rafael tuvo más relaciones con el confidente, mantuvo ante la Comisión que captaron al marroquí en la cárcel de Villabona porque él los llamó. El marroquí presenta una versión ligeramente diferente: «Para infiltrarme en una banda de ladrones de joyería, participé en el robo de una joyería en Asturias, siendo ingresado en Villabona por orden del Juzgado de Instrucción de Pola de Siero. De ese modo ingresé por primera vez en la prisión. Es decir, que cuando ingresé en la cárcel ya trabajaba como confidente, no siendo cierto que allí entré en contacto con ellos pidiendo ventajas penitenciarias».

Rafá ya adelantó en otros escritos que en esa época su teléfono estaba pinchado por la Guardia Civil y que por ese motivo llamó a un taxi, le facilitó las señas de donde estaban y se presentaron los agentes del Instituto Armado y detuvieron a todos.

Tras ese trabajo, que fue el inicio de la operación Merlín, Zouhier entró en la cárcel y los agentes Rafael y Víctor hablaron con el juez y el fiscal del caso y le pidieron que le dejaran libre porque estaba colaborando con ellos en un tema antiterrorista.Zouhier salió el último, para no levantar sospechas entre sus compañeros de la banda, y lo hizo en un vehículo Nissan de la Guardia Civil. Después vino la celebración: «Nos fuimos a comer en un restaurante de lujo en la carretera».

Se da la circunstancia de que cuando Zouhier subió a Asturias para marcarles a la UCO a Toro y Suárez Trashorras como los vendedores de explosivos, el confidente tuvo un problema de tráfico (no tenía carné de conducir) y fue detenido por la Guardia Civil.El agente Víctor habló con sus compañeros de Cuerpo y volvió a utilizar ante ellos el mismo argumento: «Zouhier colabora con nosotros en temas antiterroristas».

Sin embargo, el coronel Félix Hernando, el capitán Paco y el alférez Víctor han reconocido ante la Comisión que ellos no investigan, ni tratan temas «terroristas». Parece como si el subconsciente le hubiera jugado una mala pasada a los tres agentes, ya que nunca pensaron, como reconoció Paco, que ese explosivo fuera utilizado en los trenes de la muerte.

En la Comisión del 11-M, los tres guardias civiles insistieron una y otra vez en que después de la «exhaustiva y vasta» operación en Asturias pasaron el caso a sus compañeros de Avilés.

Pero Rafá Zouhier estaba convencido de que después de los 300 euros que el agente Víctor le dio para alquilar un vehículo con el que subir a Asturias ya estaba todo el trabajo en marcha: «La Guardia Civil me ha dicho que estaba todo controlado y que ya sabíamos las minas ¿A quien tengo que creer, a la Guardia Civil de elite [como se definían los agentes de la UCO] o a un pringao como Emilio [Suárez Trashorras]?».

Zouhier recuerda que esa no fue la única vez que avisó sobre la Goma-2: «A los cinco meses del primer aviso volví a avisar de que Emilio y Toro estaban ofreciendo explosivos en Madrid y que se los ofrecía a mucha gente de Madrid. Me replicaron que no me preocupase, que ya estaba controlado todo allí arriba».

El control no estaba ni arriba, en Avilés, ni abajo, en Madrid.Antonio Toro, la persona que por primera vez le habló a Zouhier de explosivos, estuvo en Madrid los días 11, 13 y 14 de marzo de 2004. Es decir, el mismo día de los atentados y con posterioridad a ellos.

Precisamente, el 14 de marzo, tres después de los 191 muertos, Antonio Toro se dio un festín e una marisquería de Madrid situada en la Gran Vía. El motivo de la fiesta era un cumpleaños y en ella hubo mujeres, droga y mucho alcohol. Toro estuvo acompañado de su amigo Richard, pero la UCO no se enteró por qué estaba en Madrid el traficante de hachís y explosivos.

Durante el mes de marzo de 2004 y las otras fechas en las que Toro estuvo en Madrid ofreciendo explosivos, entre otros a los marroquíes, el asturiano ya no dependía de la Comandancia de Avilés, porque estaba fuera de su jurisdicción.

Pero lo más sorprendente de los temas tratados por los comparecientes en la Comisión fue que, de repente, se supo qué hacía Zouhier los 15 días anteriores al atentado del 11-M. Tras la detención del confidente por parte de la Guardia Civil y posterior entrega a la policía (19 de marzo), el marroquí recibió la recomendación de sus jefes de que no hablara de esos días y se montó la coartada: «Estuve con mujeres». Paco y Víctor reconocieron antes de ayer que Zouhier estaba trabajando para ellos en un tema de tarjetas y cubanos, pero no aclararon por qué era tan importante esa operación o a dónde podía conducir esas investigaciones que pretendían mantener en secreto.

Zouhier ya aclaró en una unas de sus misivas a EL MUNDO que no era «un confidente ocasional». «Mi relación con la UCO era estrecha y continuada, manteniendo al cabo de cada mes varios encuentros y muchas llamadas de teléfono», dijo.

Por último, el marroquí puntualiza sobre todo lo dicho por Félix Hernando, Paco y Víctor sobre el 12-M: «El día 12 de marzo, que estuve con la UCO, no dije nada porque no sabía nada todavía.Sospeché el 13 o 14, cuando Toro me dijo que su cuñado estaba preocupado porque había vendido explosivos a los moros de Carabanchel y fue allí cuando llamé a la UCO. Pero yo estaba seguro que Emilio no había podido vender los explosivos porque la UCO me dijo que estaba todo controlado».


Lea mas

28.7.04

 

'Víctor' omitió al juez que Zouhier habló de 150 kilos de explosivos

 

28-07-04

11-M LA INVESTIGACION / LAS COMPARECENCIAS

'Víctor' omitió al juez que Zouhier habló de 150 kilos de explosivos

El agente sólo reconoció a Del Olmo que el confidente ofrecía tres kilos «Se me pasó, no se está muy tranquilo declarando ante un juez», dijo

ROBERTO BENITO / MANUEL MARRACO

MADRID.- El agente de la Guardia Civil que controlaba a Rafá Zouhier no informó al juez de que el confidente le había mencionado una cantidad de 150 kilos de Goma 2.
(.../...)

En su declaración ante Juan del Olmo, Víctor sólo se refirió a una oferta de «dos y medio o tres kilos» y, de manera genérica, que ésta podía ser mayor. Así se desprende del auto enviado ayer por el magistrado a la Comisión de Investigación del 11-M y que recoge la declaración prestada por el agente en la Audiencia Nacional el pasado 12 de mayo.

Ayer, sin embargo, en la primera declaración del día ante la Comisión, el superior de Víctor en la Unidad Central Operativa, Paco, reveló que Zouhier les había hablado de una cantidad de 150 kilos de dinamita. Cuando el representante del PP, Vicente Martínez-Pujalte, pidió a Víctor que explicase esa omisión, el agente declaró que la primera oferta de Zouhier sí fue de dos o tres kilos, y que hasta otro contacto posterior no se había hablado de una cantidad mayor.

«En la primera ocasión en la que él nos habla de los explosivos habla única y exclusivamente de dos, dos kilos y medio o tres kilos, e incluso habla de la forma en que querían cambiarlo o venderlo. Es más adelante, no le puedo concretar el día, cuando dice que Toro le había dicho que podían llegar a conseguir 150 kilos», declaró el agente ante la Comisión.

Cuando el diputado popular le preguntó por qué no había mencionado esa cifra, el agente contestó: «Posiblemente porque se me pasó.La verdad es que no es una situación cómoda, ni se está muy tranquilo declarando ante un juez», añadió el guardia civil ante las preguntas de Martínez-Pujalte.

Minutos antes, su superior había resaltado lo llamativo de la oferta, ya que se trataba la primera vez que un confidente le informaba sobre una trama de explosivos y hacía referencia a una cantidad «significativa». «No se tienen todos los días 150 kilos de explosivos. Es difícil», declaró Paco.

En la misma declaración ante Del Olmo, Víctor aseguró que el 6 de mazo de 2003 fue la última ocasión en la que había hablado con Zouhier acerca de la Goma 2: «Con relación a los explosivos, no hemos vuelto a hablar nada más», dijo el agente.

Por el contrario, ayer reconoció que había vuelto a interrogar al confidente sobre los explosivos, y explicó que ante el juez sólo se había referido a los contactos de los que había extraído información provechosa.

En sus primeras respuestas ante la Comisión, Víctor también mantuvo lo expuesto ante el juez. «No sé si me he expresado mal en la respuesta anterior», declaró finalmente, ante la insistencia del representante popular, «[...] es cierto que con posterioridad a esta fecha, y cada cierto tiempo, le seguíamos preguntando si sabía algo nuevo, pero jamás ha facilitado ningún dato de interés que haya llevado a confeccionar un informe sobre ese asunto».

El agente tampoco siguió al pie de la letra su declaración judicial en lo referente a la identificación de Emilio Suárez Trashorras.Ante la comisión, Víctor aseguró que, cuando se trasladaron a Asturias para investigar las informaciones de Zouhier, no llegaron a identificar al ex minero que luego acabaría suministrando los explosivos para los atentados. En la Audiencia Nacional, Víctor dio a entender que ya sabían entonces de quién estaba hablando: «Realizamos la vigilancia y seguimiento de Antonio Toro y nos enteramos de la situación de la tienda de vehículos, su domicilio y el domicilio de la compañera de Emilio, porque vimos a Emilio salir de la tienda de vehículos con su compañera».




Lea mas

 

Las llamadas del alférez 'Víctor'

 

28-07-04

11-M LA INVESTIGACION

Las llamadas del alférez 'Víctor'



El alférez 'Víctor' de la UCO reconoció ayer ante la Comisión que efectuó 30 llamadas desde su teléfono oficial al teléfono móvil de Rafá Zouhier, entre el 7 de enero de 2004 al 19 de marzo, fecha de la detención del confidente. Sólo durante el mes de febrero, el oficial de la Guardia Civil realizó 15 llamadas.

¿Por qué esa relación tan continuada con el confidente? Según 'Víctor', porque estaban investigando dos casos y Zouhier estaba aportando información de primera mano sobre una red de falsificación de tarjetas. El confidente marroquí sólo les desveló que había visto detonadores y dinamita en casa de El Chino hasta el 17-M.

El controlador de Zouhier confirmó lo mantenido con anterioridad por el coronel Hernando y el capitán Paco en el sentido de que en la reunión del 12-M, en la cafetería de la Ermita del Santo, nunca se habló de explosivos.

Unicamente, el 16-M, 'Víctor' recibió un mensaje de Zouhier para mantener con él un encuentro. El agente acudió a la cita con su compañero 'Rafa'. En esa reunión, Zouhier les dijo, tras una corta introducción sobre la operación de las tarjetas de crédito, que podía saber algo sobre el atentado. Les habló de 'El Chino', pero en ningún momento les reconoció su participación en los hechos, ni que él hubiera sido el intermediario en la venta de los explosivos.

Los miembros de la UCO pusieron la información en manos de sus compañeros de la UCE2, los expertos antiterroristas. En los días siguientes, Zouhier aportó más datos e, incluso, intentaron localizar el domicilio de 'El Chino'.




Lea mas

 

«Pido perdón a los familiares de las víctimas si me he equivocado en algo»

 

28-07-04
(.../...)

11-M LA INVESTIGACION / LAS COMPARECENCIAS

«Pido perdón a los familiares de las víctimas si me he equivocado en algo»


El inspector García dice que sólo vinculó a Suárez cuando llegaron los agentes de Madrid - Califica de «casualidad» el robo del coche por los etarras frente a la casa de su confidente - Del Burgo se lamenta de que la Policía y la Guardia Civil no pudieran evitar el 11-M

FERNANDO LAZARO

MADRID.- Era una de las declaraciones más esperadas. Todos consideraban clave las aportaciones a la Comisión del inspector jefe de Avilés que contaba entre sus colaboradores a José Emilio Suárez Trashorras, encarcelado por presuntamente facilitar el explosivo a los terroristas que perpetraron los atentados del 11-M.
(.../...)

Sin embargo, el testimonio de Manuel García Rodríguez apenas sirvió para aportar luz a las investigaciones.

Así, tras asegurar que «jamás» Suárez Trashorras le comentó nada, «absolutamente nada», de explosivos, aseguró que, únicamente tras la llegada de agentes de la comisaría general de Información de Madrid, el día 17, a la localidad asturiana de Avilés, es cuando conecta a Suárez con los atentados.

Ante la pregunta de cómo interpretaba el hecho de que Suárez se hubiera quedado en Avilés después de vender el explosivo, el inspector jefe aseguró: «Emilio se quedó para contar la historia que él quería contar».

Este mando policial, quien denunció que lo único que se ha publicado en los medios de comunicación sobre él ha sido su nombre, informó que dos días después del 11-M Suárez Trashorras le cuenta en un bar que la autoría de los atentados es obra de los «moritos».Ese dato, por sí mismo, no le pareció relevante a este mando.

Posteriormente, en otra conversación, Suárez le dice que si lo deja en Madrid, «en una zona de la M-30 o en Pirámides o en Marqués de Vadillo» podría localizar a los autores de los atentados.Pero, pese a estas declaraciones, el mando policial no vinculó a su informador con el 11-M. Fue cuando llegaron sus compañeros de Madrid y le indicaron que existían indicios de que Suárez hubiera vendido los explosivos a los terroristas cuando se le abrieron los ojos. «Es entonces cuando relaciono los comentarios que me había hecho Emilio».

Explicó que su relación con el confidente se remontaba a finales de 2001. Insistió en que durante el trato que mantuvo con él «jamás» le habló de explosivos. Ambos mantenía relaciones sobre asuntos de droga, «sólo de drogas». «Yo siempre le llamaba Emilio y él a mí Manolo, sin apodos», sentenció.

El inspector jefe de Avilés calificó de casualidad el hecho de que ETA robara un coche que, posteriormente utilizó en un atentado en Santander, justo frente a la casa de Suárez.

Al finalizar la comparecencia, el portavoz popular Jaime Ignacio del Burgo aseguró que «estaba muy triste» porque tanto este agente como los dos miembros de la Guardia Civil que declararon ayer, «habían estado cerca, muy próximos a los autores de los atentados y se les había escapado». En su intervención, Del Burgo vino a destacar los graves «errores» tanto de la Guardia Civil como de la Policía que se habían producido. «Estuvieron tan cerca y no tuvieron el conocimiento necesario para evitarlo».

Los otros portavoces parlamentarios salieron en defensa de la actuación profesional de los agentes de ambos cuerpos. El portavoz del Grupo Mixto José Antonio Labordeta denunció que se está tratando que la cuerda se rompa por el punto más débil, «y el punto más débil es usted».

La última palabra la tuvo el inspector jefe quien pidió perdón a las familias de los 191 muertos «si yo he tenido algo que ver porque mi actuación haya sido negligente». Con un hilo de voz, Manuel García finalizó: «Pido perdón si me he equivocado en algo».Abandonó la sala ante la mirada compasiva de los portavoces parlamentarios y con lágrimas en los ojos.





Lea mas

 

-comparecencia de Manolon.-«Emilio me dijo que la Goma 2 era para sacar una raíz de un campo»

 

28-07-04

11-M LA INVESTIGACION / LAS COMPARECENCIAS / MANUEL GARCIA RODRIGUEZ

«Emilio me dijo que la Goma 2 era para sacar una raíz de un campo»


MADRID.- Este es un extracto de las respuestas del inspector jefe de Estupefacientes de Avilés, Manuel García Rodríguez, durante su comparecencia de ayer en la Comisión:
(.../...)

Jaime Ignacio del Burgo (PP).- ¿Desde cuándo está destinado en la Comisaría de Avilés al frente del Grupo de Estupefacientes?

Manuel García Rodríguez.- Desde octubre de 1999.

D.B.- En la nota informativa que usted redactó, y que obra en poder de esta Comisión, se relata cómo en julio de 2001 el Grupo de Estupefacientes de Gijón ordena la detención de Suárez Trashorras por un delito de tráfico de drogas, en la Operación Pipol, siendo ésta la primera vez que le conoce, dice usted. En esta operación se detiene también al futuro cuñado de Suárez, Antonio Toro, y a José Ignacio Fernández Díaz. ¿Es normal que los narcotraficantes asturianos comercien a su vez con dinamita?

G.R.- Que yo sepa no.

D.B.- ¿Para qué querían 16 cartuchos de Goma 2 y los 94 detonadores?

G.R.- No lo sé, porque yo no llegué a participar en los interrogatorios.No obstante, en una conversación posterior -a lo mejor estamos hablando de un año después- creo recordar que él me dijo que lo había utilizado para sacar una raíz de un campo.

D.B.- En nota informativa, usted concluye con la siguiente frase: «El funcionario que suscribe quiere reseñar de forma rotunda que en todo el tiempo que duró la relación con el citado José Emilio todas las conversaciones versaron única y exclusivamente sobre personas relacionadas con el mundo de la droga». ¿Está usted seguro de que no habló nunca, jamás, ni una sola vez, ni siquiera de pasada, con Suárez Trashorras de explosivos?

G.R.- Jamás.

D.B.- ¿Es fácil robar 150 kilos de dinamita sin ser detectada la sustracción?

G.R.- Me imagino que no. No lo sé, es que no tengo ni idea de cómo funciona el sistema en las minas.

D.B.- Entonces, cuando hicieron la Operación Pipol, ¿no le llamó la atención que tuvieran dinamita los detenidos?

G.R.- La atención se la llamó a la gente encargada de la instrucción del caso, porque, cuando entramos en el registro, la dinamita estaba tirada por el suelo, no estaba colocada en ninguna estantería y los detonadores estaban separados en otra caja. Yo era la primera vez que veía la dinamita en mi vida y, por tanto, ese punto no se lo puedo aclarar.

D.B.- Entonces, Suárez Trashorras, en una noche del otoño de 2001, se acerca a usted, se ofrece a colaborar en un servicio -dice textualmente- de aprehensión de uno o dos kilos de cocaína a cambio de la puesta en libertad de su futuro cuñado, Antonio Toro, para que pase las Navidades en su casa. ¿Es así?

G.R.- Es un poco resumido. Lo que pongo ahí es exacto, y añadía que tenía un problema familiar con el abuelo, que se estaba muriendo, y quería que estuviera en casa en Navidad para no darle ese disgusto.

D.B.- ¿Le comentó alguna vez Suárez Trashorras que, en la cárcel de Villabona, Antonio Toro había ofrecido dinamita asturiana a terroristas de ETA y al marroquí Rafá Zouhier, que poco después se convirtió en confidente de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil?

G.R.- No.

D.B.- ¿Le habló a usted alguna vez Suárez Trashorras de que su futuro cuñado, Antonio Toro, había conocido en la cárcel de Villabona a un moro llamado Rafá Zouhier?

G.R.- No, no.

D.B.- Nos ha dicho antes que Suárez Trashorras jamás le informó sobre que estaba traficando con dinamita.

G.R.- Jamás.

D.B.- Sin embargo, ¿usted conoció que lo podía estar haciendo?

G.R.- La noticia que yo tuve fue que lo había estado haciendo con anterioridad a 2001, no durante su relación conmigo.

D.B.- ¿Tuvo conocimiento de que a comienzos de 2003 el abogado Tejeda hubiera denunciado ante la fiscalía de Oviedo que Toro y Suárez Trashorras habían escondido en el monte un cargamento de explosivos con destino a ETA?

G.R.- No.

D.B.- Según su nota informativa, parece que José Emilio hace caso a su advertencia de abandonarlo a su suerte si cometía alguna acción irregular y si seguía montando nuevas broncas. A su futura mujer le habían encontrado trabajo y todo parecía absolutamente normal. Sin embargo, es a finales de 2003 cuando aparecen en el horizonte los moritos, como su confidente les llama, y usted recoge en su nota informativa. ¿Cuándo fue la primera vez que Suárez Trashorras le habló de estos moritos?

G.R.- Ahora mismo no recuerdo, pero en la nota informativa creo que lo pongo.

D.B.- A finales de 2003 usted pudo observar, según relata en la nota informativa, desde su domicilio a José Emilio en compañía de dos individuos que, a través de la distancia, le parecieron árabes, por lo que procedió inmediatamente a llamar al Grupo para que se personase en la zona y viera qué movimientos hacían y qué coche cogían, resultando la gestión infructuosa, ya que no se les pudo detectar. ¿Por qué le entró la curiosidad de conocer la identidad de los acompañantes de su confidente si le había informado que tenía amistad con unos moritos, hasta el punto de que había viajado a Madrid para llevarles un regalo para el hijo de uno de ellos?

G.R.- Porque era la primera vez que los veía en mi ciudad y me interesaba a título informativo saber qué coche traían y cómo se movían, por si en un momento determinado convenía hacerles un seguimiento o un registro del coche.

D.B.- ¿Por qué no llamó entonces a Suárez Trashorras para preguntarle quiénes eran esos moritos y por qué le hizo ese regalo al hijo de uno de ellos? ¿Cuál era el motivo de semejante regalo? ¿No le llamó todo eso la atención?

G.R.- A mí no me llamó para nada la atención.

D.B.- ¿Le comentó Suárez Trashorras en alguna ocasión cómo se había hecho amigo de los moritos?

G.R.- Nunca.

D.B.- Usted manifiesta que en enero de 2004 Suárez Trashorras le comentó que había unos moritos que se dedicaban a subir hachís hacia Pontevedra y allí lo cambiaban por cocaína que transportaban después por el norte de España hacia el País Vasco. Dice usted que este hecho lo comunicó al Grupo de Estupefacientes de Oviedo y dice en su nota que su confidente quedó en darle nuevas noticias, cosa que nunca hizo. Le pregunto: ¿Cuál fue la reacción del Grupo de Estupefacientes de Oviedo ante esta información?

G.R.- La de esperar a que me diese alguna información más sobre el tema.

D.B.- ¿Usted piensa que tiene algún sentido que alguien que está traficando con dinamita con los futuros terroristas le advierta a usted que esos moritos estaban traficando con drogas?

G.R.- Tampoco puedo decir a ciencia cierta si los que estaban con el tema del hachís eran los mismos moritos a los que él se refería como sus amigos.

D.B.- Suárez Trashorras, ante el juez Del Olmo, dice que esos moritos a los que él había denunciado como traficantes de droga son los que le compraron la dinamita.

G.R.- Esa información la tiene usted, yo no.

D.B.- Posteriormente, le ve con los moritos en Avilés, e incluso están en la boda del 14 de febrero de 2004 a la que, según se ha publicado, estaba usted invitado.

G.R.- Esa información es falsa. A mí no me invitó a la boda.




Lea mas

 

«Tuve más de 30 llamadas con Zouhier entre enero y marzo»

 

28-07-04

11-M LA INVESTIGACION / LAS COMPARECENCIAS / ALFEREZ 'VICTOR'

«Tuve más de 30 llamadas con Zouhier entre enero y marzo»

El agente dice que sostuvo «muchísimos contactos» con el confidente, pero que desde inicios de 2003 ninguno fue sobre los explosivos


MADRID.- Este es un extracto de las declaraciones que el alférez Víctor, el agente de la UCO que estaba encargado de contactar con el confidente Rafá Zouhier, pronunció ayer ante la Comisión del 11-M:
(.../...)



Vicente Martínez-Pujalte (PP).- Sobre la relación de agentes de la Guardia Civil con el confidente Rafá Zouhier, usted informó a sus superiores que había tenido conversaciones entre el 4 y el 11 [de marzo de 2004] y luego los contactos entre el 12 y el 16 [del mismo mes], ¿eso es así?

'Víctor'.- He informado de todas las relaciones, tanto llamadas como entrevistas personales, que he tenido con el informador.

M-P.- En el informe [del 5 de mayo de 2005, de la Guardia Civil sobre este tema] pone que a partir de marzo de 2003 se van reduciendo los encuentros informativos entre Rafá y el personal de la UCO y que el siguiente contacto se produce el 16 de marzo de 2004.¿El siguiente contacto respecto a cuál?

V.- Lo que entiendo es que el contacto del 16 de marzo de este año es el primero en el que él nos habla de Goma 2. Anteriormente, hemos tenido muchísimos contactos en el año 2003 y en el año 2002. Pero la primera ocasión en la que nos hace referencia a lo ocurrido el 11-M es el 16 de marzo [de 2004].

M-P.- Pero el anterior del 16, qué día fue?

V.- El día 12.

M-P.- ¿El 13 y el 14 no le vieron?

V.- No.

M-P.- ¿Sólo el día 12?

V.- Eso es.

M-P.- ¿A qué hora fue?.

V.- Fue a última hora de la tarde.

M-P.- Y, ¿es un contacto en el que se habla alrededor de una mesa o se va a identificar a alguien?

V.- Nos sentamos en una mesa, en una cafetería en el centro comercial de la Ermita del Santo. Uno de los asuntos que tratamos es la identificación de una persona que estaba requisitoriada.

M-P.- ¿Luego se van a identificarla a algún local o algo?

V.- No. Simplemente ahí tomamos una consumición con él, por espacio de 40 o 45 minutos. Ahí nos despedimos y ya está. Hasta el día 16 no nos hemos vuelto a ver.

M-P.- Dijo el señor Hernando [jefe de la UCO] que los días 12, 13 y 14, por la noche, está [Zouhier] con agentes de la unidad tratando de localizar a esta persona. ¿Es una confusión del señor Hernando?

V.- Posiblemente sea una mala interpretación.

M-P.- En su declaración usted dice que el día 12, lo primero que le pregunta usted es si sabe algo del atentado.

V.- Los hechos del día 11 fue uno de los asuntos de los que hablamos.

M-P.- Y de los otros asuntos de los que hablaron, ¿qué es?

V.- El estaba colaborando con nosotros en dos investigaciones.Una que era un fraude que se estaba cometiendo con medios de pago, y el otro es la localización de un individuo que estaba requisitoriado.

M-P.- ¿Es normal que el superior jerárquico tuyo asista a la entrevista con el señor Zouhier?

V.- No es anormal.

M-P.- ¿Responde sólo a la casualidad que sea el día 12?

V.- Sí.

M-P.- ¿Cómo fue la captación de Zouhier?

V.- El, a través de otra persona, me dice que está interesado en colaborar. Me desplazo, con mi otro compañero, al centro penitenciario de Villabona y allí, tras una larga conversación, él se ofrece a colaborar con nosotros y a facilitarnos información.

M-P.- ¿A cambio de qué colabora Zouhier?.

V.- En este caso, intentó obtener algún beneficio en un procedimiento judicial que tenía abierto, y en algunas ocasiones a los colaboradores se les premia con una cantidad económica.

M-P.- ¿Así que el señor Zouhier lo hacía por dinero?

V.- El alguna ocasión sí. Al señor Zouhier yo le he pagado en dos ocasiones. En una ocasión 120 euros y en otra ocasión 150.

M-P.- ¿No les habló para nada de Antonio Toro cuando estaba en Villabona?

V.- No.

M-P.- ¿Qué información le dio desde la cárcel de Villabona?

V.- Fue donde empezó a facilitar información sobre lo que luego se denominó la Operación Hierro.

M-P.- ¿Fue usted al que le dijo que tenía información sobre dos individuos de Avilés?

V.- No fue así. El habló sobre un individuo que le llamaban Antonio, que él decía que había conocido en Villabona. Y que él, con otra persona, al que llamaba 'su socio', estaba relacionado con la venta de Goma 2.

M-P.- Usted declara ante el juez que, el día 30 de enero de 2003 [cuando se produce la primera información de Zouhier sobre los explosivos], le habla de Antonio Toro, que tiene un cuñado que había trabajado en una cantera, que se llamaba Emilio y que tenía acceso a explosivos.

V.- Es un error de interpretación. El día 30 no nos habla de Emilio, nos habla de un socio.

M-P.- ¿Usted fue a Asturias a seguir la investigación?

V.- Sí, fui con el otro compañero para montar un dispositivo e intentar verificar la noticia que nos había dado.

M-P.- ¿Cómo explicaría el operativo?

V.- El día 5 de febrero de 2003 nos desplazamos hasta Avilés para controlar a Antonio Toro.

M-P.- ¿Hasta cuándo estuvieron?

V.- Hasta el día siguiente.

M-P.- ¿A quién se identifica allí?

V.- Aparte del señor Toro, a todas las personas con las que él se reunía.

M-P.- O sea, que se identifica al señor Suárez Trashorras.

V.- No, no. En ese momento no sabemos todavía quién es Emilio.

M-P.- Pero le estaban buscando.

V.- Queríamos saber quién era el socio, pero de los que vimos no sabíamos quién era. En ese momento no sabíamos ni tan siquiera el nombre. Vimos a una persona que a los pocos días pudimos constatar que se trataba de Emilio, pero no en ese momento.

M-P.- ¿Tampoco identifican la mina en la que trabajaba Suárez Trashorras?

V.- Una vez que identificamos a Toro y que el informador sigue dando datos, lo que hace la UCO es remitir esa información a Asturias y deja de hacer gestiones en este asunto.

M-P.- Usted dijo ante el juez que a partir del 6 de marzo de 2003 vuelve a hablar con él [Zouhier], pero en relación a otros asuntos...

V.- Después del 5 de febrero, volví a hablar con él de explosivos el día 20 de febrero, el 26 de febrero, y la última vez que hablamos sobre esto fue el día 6 de marzo. Con posterioridad a esta fecha, jamás ha facilitado ningún dato de interés sobre este asunto.

M-P.- Pero, ¿por qué le dice al juez que, con relación a los explosivos, no han vuelto a hablar nada más?

V.- Quiero decir que no ha vuelto a facilitar ninguna otra información relevante. A partir del día 6 de marzo no vuelve a facilitar ninguna información de interés sobre explosivos.

M-P.- ¿Cuántas llamadas telefónicas ha podido tener con él entre enero y febrero de 2004?

V.- El primer día que hablo con él es el 7 de enero, y hasta el 19 de marzo, que es la fecha en la que le detenemos, hay más de 30 llamadas.

M-P.- El capitán Paco nos ha dicho que no se daba mucha credibilidad a Zouhier porque se trataba de 150 kilos de dinamita. ¿Cómo sabían que se trataba de 150 kilos, si en la declaración ante el juez dice usted que les había hablado de dos y medio o tres?

V.- En la primera ocasión en la que nos habla de los explosivos habla única y exclusivamente de dos o tres kilos. Es más adelante cuando dice que Toro le había dicho que podían llegar a conseguir 150 kilos.

M-P.- ¿Y por qué no dice en su declaración ante el juez lo de los 150 kilos?

V.- Pues posiblemente porque se me pasó. La verdad es que no es una situación muy cómoda, ni se está muy tranquilo, declarando ante el juez.

M-P.- Usted entiende que no es lo mismo que se vendan dos o tres kilos que 150.

V.- Evidentemente.

M-P.- Algún compareciente decía que podría ser para la pesca, pero 150 kilos ya suena más raro para pescar. Ese es un dato muy relevante.

V.- Claro que sí.

Josep María Guinart (CiU).- ¿Ustedes fueron [en el dispositivo del 5 de febrero de 2003] a alguna mina o a algún lugar donde pudieran suministrarse explosivos?

V.- No.

G.- ¿Qué actividades controlaron? ¿Simplemente las de las personas relacionadas con el señor Zouhier o con el señor Toro?

V.- La única persona que conocíamos en ese momento, y sobre el que nos podíamos centrar, era Antonio Toro, y fue sobre el que nos centramos.

G.- Al cabo de dos días, concluyeron esa investigación, y luego la pasaron a la Comandancia de la Guardia Civil. ¿Cuáles fueron las conclusiones de la investigación?

V.- Se creyó que podía haber indicios de la existencia del ilícito que estábamos empezando a investigar, y que por competencia territorial le correspondía a Asturias.

G.- Usted, entonces, no tiene información de cómo prosiguió esta investigación, y si se profundizó en estas conclusiones.

V.- Lo desconozco.

G.- ¿Cuándo les entregó Zouhier una muestra de dinamita para que pudieran ustedes comprobar que efectivamente existía?

V.- El 20 de febrero de 2003.

G.- ¿Eso no les aportó una mayor información como para insistir?

V.- No, porque esta pequeña muestra venía sin envoltorio, estaba en muy mal estado y era muy antigua.

G.- ¿En qué momento supieron ustedes que el señor Suárez Trashorras era confidente de la Policía Nacional?

V.- De eso me he enterado por los medios de comunicación.

Juan Luis Rascón (PSOE).- ¿En la reunión del 12 de marzo de 2004 se habló del tráfico de explosivos?

V.- No, para nada.

R.- Y del salvaje atentado se habló de modo coloquial, me imagino.

V.- Sí, porque en ese momento no pudimos atisbar ningún tipo de relación entre lo que había dicho hace un año de aquellos explosivos y el hecho [los atentados del 11-M] ocurrido el día anterior.







Lea mas

 

«El día 12 hablamos de los atentados, como todo el mundo»

 

28-07-04

11-M LA INVESTIGACION / LAS COMPARECENCIAS / CAPITAN 'PACO'

«El día 12 hablamos de los atentados, como todo el mundo»


MADRID.- Extracto de la comparecencia del Guardia Civil Paco, superior de Víctor en la UCO:



Gaspar Llamazares.- ¿Cuántas informaciones sobre un posible mercado de explosivos puede haber recibido usted en todo el tiempo que lleva en su responsabilidad?
(.../...)

'Paco'.- En esta unidad es la primera vez.

Ll.- Luego fue una verdadera llamada de atención.

P.- Es significativo que alguien esté ofreciendo explosivos.

Ll.- ¿Además conocían la cantidad que se estaba intentando ofrecer?

P.- La cantidad, al principio, de exagerada nadie le daba importancia.No se tienen todos los días 150 kilos de explosivos. Es difícil.Yo en otras investigaciones, en otro grupo antes, en la zona de León, [...] salió alguien que tenía un cartucho, que se había quedado con él, de la cantera. Pero el dato de 150 kilos no se le daba en principio mucha importancia porque era exagerado.

Ll.- En todo caso, era un mercado que no era conocido y una información que era alarmante.

P.- En principio era significativo. Es cierto que el mercado negro de pequeñas cantidades de uno o dos cartuchos, todo el mundo sabe, bueno todo el mundo no, sino quien está en esto, sabe que en la zona de influencia minera se distraen cartuchos.[...]

Ll.- [...] ¿Cuál es la razón para no continuar profundizando en esa investigación y dejarla en manos de la investigación territorial o del ámbito territorial?

P.- Porque nuestro sistema de trabajo es ése. [...] Afectaba a explosivos de Asturias, había personas en Asturias, se remitió a Asturias. Así de sencillo [...].

Ll.- Le creí a punto de dar una valoración del 'amplio y vasto operativo', no sé si estaba a punto de decir que era una licencia literaria. ¿Es así?

P.- No, ha sido un lapsus mental.

Ll.- No le entendí yo bien o no lo iba a decir usted.

P.- Dejémoslo ahí, señor Llamazares [...].

Vicente Martínez-Pujalte.- Pero sí conocía al señor Zouhier.

P.- Al señor Zouhier le conocí el día 12 de marzo de este año, personalmente [...] Físicamente, conozco a esa persona el día 12 de marzo sobre las 23.30 horas [...]

M-P.- ¿Y nunca le había visto?

P.- No, señor.

M-P.- ¿El día 12 por qué es el repentino ? ¿Casualidad?

P.- No le dé más vueltas, señoría. Es porque el señor Zouhier está hablando de una operación de tarjetas, que un grupo está demandando datos para investigar y coincide [...].

M-P.- Reconózcame que es una casualidad que sea justo el día 12.

P.- Por eso se está aprovechando de esa casualidad para hacerme a mí y a mi sección víctima de cosas que no son [...].

M-P.- No, no. Nadie le está haciendo víctima de nada.

P.- Sí, de esto sí.

M-P.- Lo que le quiero decir es que es casualidad que el día 12 usted hable con él por primera vez. Y le quiero preguntar si se habló de skinhead de Barcelona o de tarjetas, porque aquí ya tenemos una confusión tremenda.

P.- No hay ninguna. Desde mi punto de vista, ninguna. Se habló de qué pasaba con la información de las tarjetas, de cómo iba, porque dos días antes había estado el de las tarjetas, se le dice si ha localizado o sabe dónde puede estar el fulanito que buscamos en Barcelona y hablamos de los atentados, como no podía ser de otra manera. Todo el mundo hablaba entonces del atentado.

M-P.- Eso se contradice con lo que dijo el señor Hernando.

P.- [...] Hablar de dinamita en los meses de febrero y marzo de 2003 no es hablar del 11-M. La dinamita aquélla es una cosa y lo del 11-M es otra cosa diferente totalmente. ¿Qué luego ha tenido relación? Eso se sabe después del 11-M. Antes nadie, señoría, nadie, ni la mente más perversa, el día 12 a las 23.00 horas de la noche pensaba que la dinamita de la que hablaba del señor Zouhier en febrero había sido la dinamita que, posiblemente, hubiesen utilizado en el atentado. Nadie, ni el que suscribe ni la gente que estaba allí. Bien es cierto, como no podía ser de otra manera, que había una reunión de cuatro personas adultas y, teniendo en cuenta que en España había habido un atentado el día anterior de gravísimas consecuencias, está claro que hablamos: oye, ¿cómo vais con lo del atentado? En los medios de comunicación sale que él lucha por España. Y dice: yo estoy defendiendo a España, ¿cómo va esto? Yo estoy muy preocupado. Tuvimos exactamente la misma conversación que podían estar teniendo los de la mesa de al lado. El pregunta: ¿quién ha podido ser? Y yo le respondo: no se sabe. Ahora mismo es ETA lo que se baraja, pero no se sabe quién ha podido ser. Y le preguntamos Víctor o yo, tampoco creo que tenga mucha relevancia: oye, ¿tú no sabrás nada de esto? Porque está en Madrid y porque es del mundo de Madrid. Y él responde: no, no, por supuesto. Qué oportunidad más importante y más maravillosa para el señor Zouhier de decir: sí, ¿os acordáis de la dinamita que Emilio vendía? Era la de éste. Fíjese que oportunidad hubiese tenido para haber dicho eso [...]. Desde febrero o marzo de aquel año, hasta que el Zouhier llama y dice que ha visto unas imágenes en televisión, nadie une una cosa con la otra, señoría, aunque le parezca extraño, es así de sencillo.



Lea mas

 

Un jefe de la UCO revela que Zouhier les habló de «150 kilos de explosivos»

 

28-07-04

11-M LA INVESTIGACION / El «vasto y extenso operativo policial», según terminología de la Dirección General de la Guardia Civil, se limitó a una operación de dos días, desarrollada entre el 5 y el 6 de febrero de 2003

Un jefe de la UCO revela que Zouhier les habló de «150 kilos de explosivos»

Al capitán 'Paco' se le escapó el dato para justificar su escepticismo: «Una cantidad así no se tiene todos los días» - Su subordinado 'Víctor' tuvo que aclarar entonces por qué lo ocultó al juez y sólo le dijo que se trataba de «dos o tres kilos de Goma 2» - «Posiblemente se me pasó», alegó el agente, porque «no es una situación cómoda ni se está muy tranquilo declarando ante un juez»

MANUEL CERDAN

MADRID.- Los dos mandos de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil que comparecieron ayer ante la Comisión del 11-M desvelaron que Antonio Toro confesó al confidente Rafá Zouhier que su grupo disponía de 150 kilos de dinamita para «ponerlos a la venta». La oferta se producía en febrero de 2003, cuando se iniciaron las investigaciones sobre los explosivos en Asturias.
(.../...)

Toro, que fue detenido y puesto en libertad por el juez Juan del Olmo, es cuñado de Suárez Trashorras, el también confidente policial que está en prisión acusado de vender la dinamita de los atentados.

El capitán Paco y el alférez Víctor, que declararon bajo la protección de sus identidades por medidas de seguridad, manifestaron que Toro se refirió en un primer momento a una cantidad menor, de entre dos y medio y tres kilogramos de Goma 2, pero luego señaló que podía reunir 150 kilos, según les confesó entonces el confidente magrebí. El capitán Paco, jefe de la Sección de Fuentes de la UCO, se incorporó a esa área después de que la operación de Asturias hubiera finalizado, pero manifestó que en ningún momento dieron credibilidad a las palabras de Toro: «Era la primera vez que se hablaba de una cantidad similar. 150 kilos de explosivos no se tienen todos los días. No le dimos mucha importancia por la cantidad».

El guardia civil reconoció que en aquellas fechas se conocía que existía la sensación de que en el mercado negro se manejaban ciertas cantidades de dinamita -uno o dos cartuchos- pero nunca 150 kilos. Además -insistió-, la muestra conseguida por Zouhier era de una dinamita inservible.

El capitán coincidió con su subordinado Víctor en la versión de que el operativo emprendido por ellos a primeros de febrero de 2003 se limitó a la identificación y el seguimiento de Antonio Toro. El «vasto y extenso operativo», utilizando la terminología de un informe de la Dirección de la Guardia Civil, fechado el 5 de mayo pasado, firmado por el actual director, Carlos Gómez Arruche, y en poder de la Comisión, se limitó a una operación desarrollada los días 5 y 6 de febrero de 2003.

El alférez Víctor, el guardia que captó a Zouhier como confidente en noviembre de 2001 mientras el magrebí estaba en la cárcel de Villabona (Asturias), mantuvo en todo momento, como su jefe, que dejaron la investigación en manos de sus compañeros de Asturias porque ellos no pudieron profundizar en ese tráfico de explosivos.

El alférez de la Guardia Civil admitió que en sus pesquisas no pudieron identificar a Emilio Suárez Trashorras como el socio de Antonio Toro y que se enteraron de su participación en los hechos con posterioridad. Tampoco supieron que era confidente de la Policía de Avilés hasta que se desveló esa relación en EL MUNDO.

Según Víctor, Zouhier sólo les facilitó el nombre de Toro y que su unidad se desentendió del asunto de los explosivos hasta después del atentado.

El agente Víctor fijó su vista en unos papeles que tenía entre sus manos y aseguró que los últimos encuentros con su confidente en la que hablaron sobre los explosivos se produjeron los días 20 y 26 de febrero y 6 de marzo de 2003.

Según el guardia civil, con posterioridad a esas fechas la investigación la llevó la Comandancia de Asturias y la UCO no encontró ningún dato de valor para incorporarlo en el expediente.

El capitán Paco reconoció que «a la vista de los acontecimientos» quizá tendrían que haber profundizado aún más en la trama de Avilés, pero que esa lectura se puede hacer tras el atentado: «Estoy convencido en que la Guardia Civil de Asturias hizo todo lo posible. Lo normal es que siguiera la investigación».

El capitán Paco recordó que conoció en persona por primera vez a Zouhier el 12-M. Se entrevistó con él en una cafetería del centro de ocio de la Ermita del Santo para mostrarles unas fotografías de un «tipo de Barcelona», que tenían que localizar por una requisitoria llegada desde la ciudad condal. Era un skin peligroso que había participado en algún incidente entre seguidores del Barcelona y del Atlético de Madrid. A la reunión también asistieron los agentes Rafa y Víctor. Este último fue quien había concertado la cita y había hablado previamente por teléfono con el confidente, como se refleja en las llamadas telefónicas desde su móvil.

El diputado del Partido Popular Vicente Martínez-Pujalte preguntó al capitán Paco si hablaron en ese encuentro sobre la masacre del día anterior. El oficial, en contra de lo que había declarado su superior, el coronel Félix Hernando, reconoció que hablaron del atentado, pero nunca de los explosivos, y no se estableció ninguna relación con las investigaciones sobre la dinamita de 2003. Según el capitán, Zouhier no sólo ocultó sus relaciones con el resto de la célula, sino que llegó a comentar: «Yo defiendo a España. ¿Quién habrá podido ser?».

Paco insistió en que ese día nadie relacionó unos hechos con otros. Zouhier, según el capitán, no relacionó a sus interlocutores en la operación de venta de dinamita, hasta el día 16. Los llamó y les comentó que había reconocido a algunos de ellos por las imágenes de televisión. Dijo que conocía a los dos indios y que había comprado una tarjeta en el locutorio de Zougam en Lavapiés, pero que entre las imágenes no aparecía Jamal Ahmidan, más conocido como El Chino. Zouhier manifestó a los agentes de la UCO que éste iba siempre con los marroquíes identificados por la policía.

Según la versión del capitán de la Guardia Civil, ésa fue la primera vez que Zouhier mencionó el nombre de El Chino, quien compró la dinamita a Suárez Trashorras y es uno de los autores de la masacre que se autoinmolaron en el piso de Leganés. El oficial también señaló que cuando visitó al confidente en la cárcel de Valdemoro, le recordó sus palabras del 12-M y volvió a contestar que no sabía nada.

El diputado socialista Juan Luis Rascón logró obtener de la comparecencia del alférez Víctor los datos más relevantes sobre las primeras informaciones de Zouhier acerca de la trama magrebí del 11-M. El agente de la UCO desveló que el 18-M mantuvo otro encuentro con Zouhier y el confidente siguió ocultando su participación en los hechos. Intentaron localizar el paradero de El Chino, pero no lo lograron. Después, facilitó toda la información a sus compañeros del servicio de Información.

El agente Víctor negó una de las afirmaciones del confidente en una de las cartas remitidas a los miembros de la Comisión.Zouhier mantenía que la UCO le pidió que se infiltrara en una organización para ofrecerle dinamita. Víctor dijo que era falso porque esa operación habría sido ilegal.

Al margen de los desmentidos oficiales, el agente mostró ante los comisionados cierta delicadeza cada vez que se refería a su confidente, todo lo contrario de su jefe Félix Hernando quien, incluso, se permitió el lujo de hablar de «ajuste de cuentas» entre delincuentes.



--------------------------------------------------------------------------------
«Todo esto me produce perplejidad»
El diputado del PP, Vicente Martínez-Pujalte, destacó durante su intervención las contradicciones del informe emitido por la Dirección General de la Guardia Civil, la comparecencia del coronel Félix Hernando, el jefe de la UCO, la comparecencia del capitán 'Paco' y las declaraciones del alférez 'Víctor' ante el juez Juan del Olmo el pasado 12 de mayo y la de ayer ante los comisionados.

El diputado 'popular', quien se refirió al informe firmado por Gómez Arruche como «un informe sin ningún valor» y dijo de él que era como «una carta a los Reyes Magos», insistió en que la Guardia Civil omitió de dicho informe las relaciones entre el alférez 'Víctor' y el confidente Zouhier a lo largo de 2003 y 2004.

El comisionado 'popular' también destacó que 'Víctor', cuando declaró ante el juez Del Olmo, se refirió a Suárez Trashorras como uno de los integrantes de la trama de Asturias identificados en aquel corto viaje de la UCO de febrero de 2003. Sin embargo, el alférez 'Víctor' matizó: «Cuando se hace el primer operativo de Asturias no sabíamos nada de la presencia de Suárez Trashorras.Zouhier sólo dio un nombre -el de Toro- y una provincia».

Martínez-Pujalte también le hizo ver al compareciente que en el informe de la Guardia Civil no figuraban sus llamadas a Zouhier entre el 4 y 16 de marzo. El alférez asintió con la cabeza, pero no medió palabra con el diputado por aquello de la disciplina de la Guardia Civil.

El diputado 'popular' se quejó de esos informes donde falta información: «Todo esto me produce mucha perplejidad».



Lea mas

This page is powered by Blogger. Isn't yours?