Banner QSVTV

 

 

   La paz sin honor no es paz, es rendición.

 
Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters

        

  Image hosting by Photobucket

    Escribeme

   
 

   Prensa Digital 
Apycom Java Applets
Links solidarios
Apycom Java Applets

Links 

Apycom Java Applets
Otras  bitácoras
Archivos




1.10.04

 

No tiene ninguna duda sobre el 11-M

 

01-10-04



No tiene ninguna duda sobre el 11-M


Zapatero aseguró que no tiene ninguna duda sobre lo que pasó el 11-M y que es el juez quien tiene que determinar los autores del atentado. Preguntado por la Comisión de Investigación, aseguró que «debemos respetar tres cosas: primero, que hay un procedimiento judicial en marcha que determinará los responsables de la masacre.Yo tengo plena confianza en la Justicia. Segundo, que tiene que haber unas conclusiones políticas en el Parlamento. El deseo del Gobierno es que sean de futuro y de acuerdo. Lo que preocupa a los ciudadanos es que la Comisión sirva para intentar evitar otra acción terrorista y nos haga más fuertes. Y tercero, que los hechos y la tragedia del 11-M están muy claros a la luz de todo lo que hasta ahora se ha conocido y se ha sabido». Preguntado por si no tenía dudas sobre lo que pasó el 11-M, respondió: «Yo no tengo dudas, ninguna».


Lea mas

 

Los suicidas de Leganés se inmolaron para destruir pruebas

 

01-10-04



11-M LA INVESTIGACION

Los suicidas de Leganés se inmolaron para destruir pruebas


MANUEL MARRACO

MADRID.- El objetivo principal de los siete terroristas que se inmolaron en Leganés era dificultar al máximo la investigación del 11-M, destruyendo las posibles pruebas. Es más, «poniendo fin a su propia vida [querían] evitar la línea o líneas de investigación que pudieran derivarse de su detención e interrogatorio».

Así lo expone un auto hecho público ayer que explica la decisión del Pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, adoptada el pasado día 22, de ordenar a la juez Teresa Palacios remitir la causa por esos hechos a su colega Juan del Olmo. Los 15 magistrados sostienen que el hecho de que hicieran detonar la dinamita antes del asalto policial indica que su interés no era matar al mayor número posible de agentes.

Este es sólo uno de los muchos argumentos desarrollados por el Pleno para atribuir la competencia a Del Olmo. El fundamental es que fue la investigación seguida en su juzgado la que llevó a Leganés, y que Palacios sólo firmó la orden de entrada y registro porque estaba de guardia. Esta intervención fue «auxiliar y por razones de urgencia», y la competencia «ya estaba fijada» en favor de Del Olmo, al que «debió remitir la causa».


Lea mas

 

El fiscal solicita para Toro Castro seis años de cárcel por narcotráfico

 

01-10-04



El fiscal solicita para Toro Castro seis años de cárcel por narcotráfico


El detenido por el 11-M habría entregado 157 gramos de cocaína en junio de 2003

OVIEDO.- La Fiscalía Antidroga de Asturias solicitó ayer una pena de seis años de prisión por un presunto delito de narcotráfico para Antonio Toro Castro, detenido en relación con los atentados de Madrid e imputado en la causa y puesto en libertad por el juez Juan del Olmo tras declarar en la Audiencia Nacional.
(.../...)

Los hechos se remontan al 13 de junio de 2003 cuando, según el relato del Ministerio Público, Toro Castro entregó 157 gramos de cocaína de gran pureza al acusado Justino Fernández Pérez, con el que se había citado en la localidad de Piedras Blancas.

Los dos inculpados estaban siendo sometidos a un seguimiento por parte de la Guardia Civil desde hacía un mes ante la sospecha de que estuvieran implicados en actividades relacionadas con el tráfico de drogas, y los agentes del Instituto Armado optaron por intervenir al apreciar que ya se había realizado la transacción.

Durante la vista oral celebrada ayer en la sección tercera de la Audiencia Provincial de Oviedo, el fiscal recordó que, un día después de que se practicaran las detenciones, Emilio Suárez Trashorras, detenido como presunto suministrador de los explosivos a los autores del 11-M, visitó el domicilio de su cuñado «para intentar recoger todo lo que pudiera localizarse en un registro».

Según el fiscal, Suárez Trashorras fue a la casa «a ver si encontraba algo, pero no había nada» que pudiera incriminar a su cuñado y se apoderó únicamente de una pequeña cantidad de hachís que le fue incautada por la Guardia Civil.

Toro Castro está inculpado también junto a otras 24 personas en el sumario abierto por la Operación Pipol, realizada en julio de 2001, en la que, además de importantes cantidades de hachís y otras sustancias prohibidas, fueron intervenidos 16 cartuchos de Goma 2 y casi un centenar de detonadores.

Asimismo, y según el testimonio del confidente policial Rafá Zouhier, Toro Castro había comentado, durante su estancia en prisión, que su cuñado José Emilio Suárez Trashorras disponía de 150 kilos de explosivos de la empresa Caolines de Merillés.


Lea mas

 

Hernando trabajó para Vera y después fue procesado

 

01-10-04



Hernando trabajó para Vera y después fue procesado


El coronel Hernando, actual jefe de la Unidad Central Operativa (UCO), trabajó durante varios años a las órdenes directas de Rafael Vera cuando éste ocupaba la Secretaría de Estado de Interior.

Se da la circunstancia de que Rafá Zouhier, el confidente marroquí que avisó de la venta de los explosivos por parte de Suárez Trashorras a los terroristas islamistas, trabajaba para los hombres de Félix Hernando. Los mismos que, según Zouhier, después lo amenazaron de muerte.

Hernando está inmerso en un proceso judicial porque, cuando trabajó para Vera, realizó presuntamente tres ingresos en un banco de Suiza a nombre de las mujeres de los ex policías Amedo y Domínguez.


Lea mas

 

Barrionuevo y Corcuera visitaron a Galindo en prisión la tarde del 11-M

 

01-10-04



TRATO DE FAVOR / Los ex ministros del Interior estuvieron tres horas con el ex general / Las visitas las concertaban el mismo día en que se producían / Vaquero y su antiguo jefe ocupan en exclusiva el módulo 1

Barrionuevo y Corcuera visitaron a Galindo en prisión la tarde del 11-M


Los ex ministros del Interior, que estuvieron tres horas con el ex general, no acostumbraban a ir juntos y concertaron su visita el mismo día - El ex jefe de Intxaurrondo disfruta en la cárcel de Ocaña de un régimen privilegiado: un hijo lo ve casi a diario y su familia, al menos tres veces por semana - Galindo y Vaquero, condenados a 73 años por el asesinato de Lasa y Zabala, ocupan un módulo en el que hay 10 celdas vacías y tienen televisión, ordenador y gimnasio



De izqda. a dcha., Corcuera, Casinello, Barrionuevo y Vera. (JAVI MARTÍNEZ)

CASIMIRO GARCIA-ABADILLO. ANTONIO RUBIO

MADRID.- Dos ex ministros del Interior de los gobiernos de Felipe González, José Barrionuevo y José Luis Corcuera, visitaron en la prisión al ex general Enrique Rodríguez Galindo la misma tarde del 11-M.

Horas después de que los terroristas islamistas llevaran a cabo la matanza, Galindo -cuya excarcelación fue anunciada anteayer por el Gobierno tras cumplir poco más de cinco de los 75 años a los que fue condenado- recibió a los ex ministros en la cárcel de Ocaña II (Toledo), donde está recluido por el asesinato de José Antonio Lasa y José Ignacio Zabala.
(.../...)

Barrionuevo y Corcuera, que iban acompañados de sus respectivos escoltas, entraron en el Módulo I de la prisión a las cinco de la tarde, casi a la misma hora en que los cadáveres recogidos en las estaciones de Atocha, El Pozo y Santa Eugenia comenzaban a llegar al Pabellón 6 de Ifema, convertido en improvisada morgue.

Aunque en esta ocasión no estuvo Rafael Vera, el ex secretario de Estado de Interior con Barrionuevo y con Corcuera suele visitar a Rodríguez Galindo una vez al mes.

Según ha podido saber EL MUNDO de fuentes penitenciarias, José Barrionuevo y José Luis Corcuera tenían por costumbre solicitar el permiso de visita al ex general Rodríguez Galindo en la mañana del mismo día que tenían previsto trasladarse hasta la cárcel de Ocaña II. Es decir, que, según dichas fuentes, la visita del día 11 de marzo no estaba fijada previamente.

Hay que recordar que, según las normas de Instituciones Penitenciarias, es el recluso el que previamente tiene que dar su consentimiento para ser visitado.

En esa misma prisión toledana, y compartiendo módulo con Rodríguez Galindo, se encuentra el teniente coronel Angel Vaquero, condenado a 73 años de reclusión por los mismos hechos.

Barrionuevo suele visitar a Rodríguez Galindo con bastante frecuencia.Al menos, una vez al mes. Y en múltiples ocasiones acude acompañado de Vera.

Corcuera, que durante el tiempo que estuvo al frente de la cartera de Interior tuvo menos trato personal con Rodríguez Galindo, acostumbra a espaciar más sus visitas al ex general de la Guardia Civil. Funcionarios de la prisión de Ocaña II consultados por este periódico resaltan que ésta sería la primera vez, o una de las pocas, en que los dos ex altos cargos de Interior han coincidido en su visita al ex general.

La reunión, según las mismas fuentes, se prolongó durante casi 180 minutos: aproximadamente desde las 17.00 a las 20.00 horas.

El régimen de visitas del que disfruta el ex general Rodríguez Galindo supone, como mínimo, un trato de favor en relación a otros presos. Su familia acude a la prisión con una frecuencia media de tres veces por semana, aunque uno de sus hijos lo ve a diario.

Los familiares del ex alto mando de la Guardia Civil utilizan el mismo sistema que sus anteriores jefes políticos: conciertan las visitas el mismo día en que se producen.

Al margen de José Barrionuevo, José Luis Corcuera y Rafael Vera, son habituales en el módulo 1 de la prisión Ocaña II el abogado Jorge Argote; el comandante José Pindado (que estuvo procesado en el caso Ucifa e implicado en la muerte de la etarra Lucía Urigoitia) y, sobre todo, el general de la Guardia Civil Andrés Casinello.

El pasado 9 de septiembre tuvo lugar en una marisquería de Madrid un almuerzo al que asistieron el general Casinello, los ex ministros José Luis Corcuera y José Barrionuevo y el ex secretario de Estado Rafael Vera.

Casinello, que aquel día ya había cumplido 77 años, llegó a ser jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil y está considerado como el hombre que más sabe sobre el atentado contra el almirante Carrero Blanco, sobre el intento de golpe de Estado del 23-F y sobre la guerra sucia contra ETA, tanto antes como después de que los socialistas llegaran al poder.

Desde que Rodríguez Galindo llegó a la prisión de Ocaña II, en julio de 2003, y tras perder su condición de militar, goza del privilegio de ocupar en exclusiva -con la única compañía del que fuera teniente coronel Vaquero- el módulo número 1 de la prisión.

Los dos presos residen en una zona estanca en la que hay unas 10 celdas vacías, además de las dos que ellos ocupan. Tienen a su disposición una sala de estar de unos 35 metros cuadrados y un patio de unos 300 metros cuadrados.

Galindo y Vaquero tienen televisión y ordenador portátil y han habilitado una de las celdas como gimnasio, otra como cocina y una tercera como baño.

Tienen permiso de la dirección para comprar alimentos en el exterior de la prisión (aunque se les sirve el mismo rancho que al resto de los reclusos) y requieren los servicios de un peluquero particular cuando lo necesitan.

Galindo es hombre metódico, que suele levantarse temprano y que camina por el patio durante 60 minutos todos los días, de las 8.00 a las 9.00 horas. Vaquero prefiere la bicicleta estática.

El ex general es un hombre de trato exquisito con los funcionarios y ha mantenido una dieta especial baja en sal desde hace meses.Al menos hasta el pasado mes de junio, no sufrió ningún percance coronario. El pasado martes, el ministro del Interior, José Antonio Alonso, accedió a la excarcelación del general Galindo argumentando que el recluso se encontraba muy delicado de salud.

EL MUNDO reveló ayer que la excarcelación de Galindo se acordó tras la visita de Barrionuevo al secretario de Estado, Antonio Camacho, quien se habría negado a las exigencias del ex ministro del Interior condenado por el secuestro de Segundo Marey.

Dos guardias civiles condenados por asesinato

El 26 de julio de 2001, el Supremo ratificó la sentencia contra Rodríguez Galindo, ex jefe del cuartel de Intxaurrondo y ex general de la Guardia Civil y aumentó la pena hasta los 75 años. En esa misma sentencia, también se confirmaba la pena del teniente coronel Angel Vaquero, condenado a 73 años.

Los dos ex jefes de la Benemérita fueron condenados en primera instancia por la Audiencia Nacional por el asesinato de los presuntos etarras José Lasa e Ignacio Zabala. Tras la confirmación del Supremo, Galindo y Vaquero perdieron su condición de militares y tuvieron que abandonar la prisión de Alcalá Meco. Pero ese hecho no se hizo efectivo hasta dos años después, en julio de 2003.


Lea mas

30.9.04

 

El confidente Zouhier pide que le traten como al coronel Hernando

 

30-09-04



11-M LA INVESTIGACION / LA COMISION PARLAMENTARIA

El confidente Zouhier pide que le traten como al coronel Hernando


Dice que mientras no le condenen es tan inocente como el jefe de la UCO - Se niega a declarar por escrito sobre el 11-M y reclama hacerlo en persona

AGUSTIN YANEL

MADRID.- Rafá Zouhier, el confidente de la Guardia Civil encarcelado por su presunta relación con el 11-M, ha comunicado a la Comisión que investiga esos atentados en el Congreso que no quiere declarar por escrito, sino comparecer en persona. Además, ha reclamado recibir el mismo trato que el coronel Félix Hernando -que también tiene abierto un proceso judicial por otro asunto-, porque a ambos les protege de igual manera la presunción de inocencia hasta que no haya sentencia firme.
(.../...)

El pasado 15 de septiembre, en la última reunión que celebró la Comisión de Investigación del Congreso de los Diputados, el PP solicitó que comparezcan Zouhier y otros confidentes. Los demás partidos se negaron, con el argumento de que se trata de personas que han mentido, según han declarado varios guardias civiles, y que están acusadas de colaborar con una banda terrorista.

Ante esa situación, el portavoz de Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya Verds en el Congreso, Gaspar Llamazares, planteó la posibilidad de que los confidentes puedan responder por escrito a un cuestionario, sin tener que acudir en persona al Congreso.El diputado de Coalición Canaria Paulino Rivero, presidente de la Comisión, ha encargado a los servicios jurídicos de la Cámara que estudien si eso es posible o no.

Cuando se enteró por los medios de comunicación de que se estudia la posibilidad de que declare por escrito, Rafá Zouhier no lo dudó un instante y remitió una carta a la Comisión. En ella afirma que se opone «rotundamente» a cualquier alternativa que signifique que no va a comparecer en persona «para ser interrogado por sus señorías».

«Todo lo que tenía que manifestar por escrito ya lo he hecho [en] múltiples ocasiones a diversas instituciones, personas y medios de comunicación, quedando demostradas todas y cada una de mis aseveraciones muy a pesar de la UCO [Unidad Central Operativa de la Guardia Civil], cuyos miembros sí que han mentido incluso al juez instructor de la causa», indica.

Presunción de inocencia

En esta carta -que probablemente ha sido redactada por un abogado, puesto que está escrita a máquina y no a mano como otras anteriores, en correcto idioma español y con un formato y estilo jurídicos-, Rafá Zouhier recuerda a la Comisión que él tiene el derecho constitucional a la presunción de inocencia, porque no ha sido condenado por sentencia firme.

Por eso, pide que le den «el mismo trato que a otros imputados en delitos que han prestado declaración ante esta Comisión, como por ejemplo el coronel de la UCO Félix Hernando, el cual tiene una causa abierta por presuntamente intentar ocultar la verdad mediante donación de maletines llenos de dinero».

Se refiere a que el coronel Hernando, jefe de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil, está imputado en un proceso judicial porque presuntamente trasladó a Suiza un maletín con dinero para comprar el silencio del ex subcomisario de policía José Amedo sobre los GAL, durante el Gobierno de Felipe González.

Además, Rafá Zouhier comunica a los 16 diputados integrantes de la Comisión del 11-M su «extrañeza» por lo que considera «pertinaz interés de evitar que pueda declarar espontánea y libremente».Eso le hace sospechar «que lo que realmente les interesa es ocultar a la opinión pública la vedad de lo sucedido en aquellas fechas», escribe.

Este confidente aprovecha su carta para denunciar que en la cárcel le aplican «un régimen penitenciario inhumano»: dice que desde hace seis meses sólo puede salir al patio una hora y media diaria, que permanece aislado y con la única compañía de un preso que le vigila para que no se suicide, que tiene las comunicaciones restringidas y que los medicamentos le «inhiben» de sus «facultades psíquicas».

«Un régimen carcelario más parecido al de Guantánamo que al de un país que respeta los Derechos Humanos», indica.

Considera que esta situación se debe a «presiones encaminadas a evitar que diga la verdad en un futuro juicio o ante esta comisión, ya sea porque me suicide, ya porque me vuelva loco o bien porque me sienta intimidado o doblegada mi voluntad».


Lea mas

 

Un integrista experto en explosivos

 

30-09-04



11-M LA INVESTIGACION

Un integrista experto en explosivos


MANUEL CERDAN. PAOLO BIONDANI

Rabei Osman, conocido entre los islamistas como Mohamed el Egipcio, nació en una localidad próxima a El Cairo (Egipto) en 1971. Estudió ingeniería y se alistó en el Ejército, donde estuvo destinado en la Brigada de Explosivos de Port Said. En 1993 viajó a Sudán y desde allí pegó el salto a Arabia Saudí. Desde Riad se trasladó a Siria y, después, a un campo de entrenamiento de Afganistán.
(.../...)

En 1998 se instaló en Alemania junto con otros muyahidin de los denominados afganos. El 30 de junio de 1999 fue detenido cuando intentaba cruzar la frontera con Francia sin documentos. Fue recluido en el centro de acogida de Lebach, en donde pasó por una crisis religiosa y se hizo imam.

El 12 de septiembre de ese año, Rabei presentó una instancia ante las autoridades alemanas para ser reconocido como refugiado político. El cerebro de la masacre del 11-M desapareció del centro de refugiados alemán el 29 de agosto de 2001.

Los informes de la Unidad Central de Información Exterior (UCIE) sitúan a Rabei en Madrid en octubre de 2001, un mes después del 11-S, aunque es muy probable que residiera en España desde agosto.

Entonces, la policía sólo sabía que un tal Mohamed el Egipcio participaba en reuniones con Mustafa al-Mauymouny, cuñado de Serhane Fakhet, El Tunecino. Mustafa, que era uno de los líderes de la Salafiya Yihadia, fue detenido en Marruecos en el verano de 2003 por el atentado de Casablanca.

Un informe de la UCIE, elaborado en 2003, señala que Rabei pertenecía entonces a la Yihad Islámica Egipcia, un grupo muy violento asociado a Al Qaeda. Aun así, Rabei disfrutaba de un permiso de Residencia Temporal por Arraigo. Según la policía, a Mohamed el Egipcio tampoco se le conocía actividad laboral.

El 28 de febrero de 2003 los agentes de la UCIE informaron a sus colegas franceses de la DST que El Egipcio -todavía desconocían su identidad real- se había trasladado a Francia. La policía gala lo sometió a un férreo control (pudo localizar varias llamadas desde cabinas a Fouad el Morabit, a España, y a Mourad, a Bélgica), pero meses después le perdió la pista. Fue localizado en Milán a mediados de abril y detenido el 7 de junio.


Lea mas

29.9.04

 

Un imam saudí, amigo de Bin Laden, financió en España a 'Mohamed el Egipcio', artífice del 11-M

 

30-09-04



11-M LA INVESTIGACION

Un imam saudí, amigo de Bin Laden, financió en España a 'Mohamed el Egipcio', artífice del 11-M

MANUEL CERDAN. PAOLO BIONDANI. EL MUNDO / Corriere della Sera

11-M LA INVESTIGACION. Rabei Osman, conocido como Mohamed el Egipcio, colaboró en la matanza de Madrid tras recibir instrucciones de la cúpula de Al Qaeda. Sus conversaciones con uno de sus discípulos, mientras lo instruía para que se convirtiera en un mártir, como ya hiciera con otros jóvenes de la célula de Lavapiés, demuestran que el cerebro del 11-M recibía las directrices directamente desde Arabia Saudí. Rabei, conectado con la cúpula de Al Qaeda por medio de un ordenador e Internet, señala, en sus confesiones grabadas de forma subrepticia por la policía italiana, al imam Salman al Aouda como su guía y financiador mientras organizaba el atentado en España. Según El Egipcio, había días que recibía hasta mil euros.
(.../...)

Las investigaciones en Italia sobre el 11-M, tras la detención el 7 de junio, en Milán, de Rabei Osman, más conocido en los círculos integristas como Mohamed el Egipcio, aportan nuevas pistas sobre los autores intelectuales de la masacre. Las conversaciones secretas de Rabei conducen hasta Salman al Aouda, uno de los imames más radicales de Arabia Saudí y amigo personal de Bin Laden.

Este profesor de la Universidad imam Mohamed ibn Saud de Riad financió a Rabei mientras residió en España, entre octubre de 2001 y febrero de 2003. El Egipcio diseñó durante ese tiempo la masacre del 11-M en Madrid, como él mismo admite en una serie de conversaciones, grabadas subrepticiamente por la policía italiana, que hoy reproducen en exclusiva EL MUNDO y Corriere della Sera.

En una de esas conversaciones, registrada por los agentes de la Digos, la unidad antiterrorista italiana, el 26 de mayo, dos semanas antes de su detención, el autodenominado cerebro de la matanza del 11-M comenta a un joven discípulo islamista llamado Yahia, a quien instruía para convertirse en un suicida, que el imam Al Aouda era «todo, todo»: «He trabajado para él en España, he estado muy bien en ese periodo en el que ganaba dos mil euros al mes; había días que ganaba mil euros; en España he estado bien, entraba y salía a Francia».

Para fuentes judiciales de la Audiencia Nacional, el modus operandi por el que los terroristas reciben fuertes cantidades de dinero de imames o religiosos de Arabia Saudí o de otros países de la Península Arábiga no es nuevo para las investigaciones. En el sumario 35/01, de la denominada operación Dátil, se refleja que Abu Dahdah y otros detenidos también recibían transferencias de dinero de esos países.

En otra de las interceptaciones policiales, Rabei reconoce dónde tiene depositados sus fondos -«yo tengo el dinero en Yeda (Arabia Saudí), me llega de Yeda con solo un golpe de teléfono»- y aporta nuevos datos sobre la financiación de Al Qaeda a través de proyectos culturales islamistas: «Tengo un amigo que está haciendo un proyecto y necesita dinero, es un gran proyecto que implica a ministros que son interesados, es un proyecto en Alemania y consiste en la construcción de escuelas y academias islámicas. El proyecto se llama Nour».

Al Nour es una nueva y gran mezquita ubicada en Hamburgo, a unos 200 metros de la pequeña mezquita Al Quds, utilizada por Mohamed Atta y su célula islamista del 11-S. La policía alemana considera Al Nour como el máximo centro de proselitismo del islamismo radical en aquel país.

El egipcio Rabei también reconoce en el transcurso de esa conversación que el imam Al Aouda, a quien considera su guía espiritual, posee una gran influencia entre los fundamentalistas musulmanes: «Lo hace todo, desde Bangkok (Tailandia) a Bamako (Mali)».

Salman al Aouda, de 51 años, representa un escalón superior de Al Qaeda, muy por encima del propio Rabei o de los miembros de base del comando Lavapiés que perpetró el atentado. El imam es miembro de una importante y rica familia árabe y un histórico opositor a la casa real de Arabia Saudí. También está considerado como uno de los precursores de Al Qaeda, desde el movimiento wahabista, una de las corrientes más radicales del islamismo.

El discurso de Al Aouda está tan extendido entre los islamistas que el propio Osama bin Laden ha reconocido públicamente que influyó en sus tesis radicales y fue un precursor de la yihad internacional. Tras finalizar la guerra de Afganistán contra los rusos, y aprovechando la invasión iraquí de Kuwait, el imam saudí movilizó a los grupos extremistas para la creación de brigadas internacionales de muyahidin. Por todo ello fue investigado y arrestado en Buraidah (Arabia Saudí) en 1994. Después del 11-S fue de nuevo detenido y obligado por el régimen de Riad a condenar públicamente a Al Qaeda.

'El batallón de la Fe'

El nombre de Al Aouda no figura como objetivo en ninguna de las investigaciones de la Audiencia Nacional, según ha podido comprobar EL MUNDO. Ocupa sólo unas escuetas líneas en los ficheros policiales españoles, que se refieren a un tal Salman Fahad Audah. La ficha, que está fechada el 13 de septiembre de 1994, habla de su detención y dice de él que es el máximo responsable de la organización denominada El batallón de la Fe, que «amenaza a los occidentales y combate a la casa real saudí».

Asimismo, es la primera vez que su nombre aparece relacionado con una investigación sobre terrorismo islamista en Europa. El trabajo en equipo de los policías italianos y españoles ha servido para subir un peldaño en la búsqueda de los autores intelectuales del 11-M. Jorge Dezcallar, ex director del CNI, se precipitó cuando declaró ante la Comisión parlamentaria que tras la masacre de Madrid no se hallaba Al Qaeda, sino un comando formado por marroquíes del barrio de Lavapiés.

El autoproclamado cerebro de la matanza, el egipcio Rabei, huyó de España en febrero de 2003, un año antes del atentado del 11-M, cuando se sintió perseguido por la policía, pero continuó con sus planes sangrientos desde el extranjero. En sus conversaciones grabadas por la Digos lo reconoce: «Hay una cosa que a ti no te oculto [baja el tono de la voz], el atentado de Madrid ha sido un proyecto mío y los que murieron como mártires son amigos queridísimos. El hilo conductor de Madrid soy yo Este proyecto me ha costado mucho estudio y mucha paciencia. He necesitado dos años y medio».

La policía española localizó a Rabei en Milán gracias a que el número de su teléfono móvil aparecía en la agenda del celular Siemens S-35 de Fouad el Morabit -detenido en Madrid por su participación en el atentado- con un prefijo internacional y con la nota: «Mohamed Masri». Masri en árabe significa egipcio. Los agentes de la UCIE, que habían pisado de cerca los talones de Rabei en su etapa de Madrid y habían pinchado su teléfono, lo localizaron en Italia, a través de la frecuencia del móvil, y lo comunicaron a sus colegas de la Digos. Estos intervinieron el teléfono durante dos meses y colocaron micrófonos en su domicilio de la vía milanesa de Chiasserini.

La interceptación del móvil aportó pocos datos, ya que El Egipcio apenas hablaba por teléfono. Todo lo contrario sucedió con los micros ambientales, cuyas grabaciones propiciaron su caída. El 7 de junio fue detenido porque Rabei había dado a entender en una conversación con un compañero de Bélgica que iba a perpetrar, de manera inminente, otro atentado en Europa.

Durante las dos semanas que estuvieron activos los micrófonos ambientales, los agentes de la Digos pudieron registrar comentarios de Rabei sobre su participación en los atentados de Madrid y su actividad como reclutador de jóvenes muyahidin para convertirse en suicidas en Irak. Las grabaciones demuestran que Rabei era sólo un simple intermediario y que recibía instrucciones desde un escalón superior, que podría estar situado en la cúpula de Al Qaeda.

Para la policía italiana resulta preocupante que Rabei recibiera el dinero de Al Aouda al mismo tiempo que preparaba en Madrid la masacre con sus amigos marroquíes. Los mismos expertos consideran que, a tenor de las conversaciones de Rabei, Al Aouda era también su guía religioso. El mismo 26 de mayo, Mohamed el Egipcio, como recogieron los micrófonos ambientales, afirma claramente que su misión consiste en aquellos momentos en reclutar jóvenes islamistas para morir en Irak o Afganistán: «Tengo dos grupos listos para inmolarse, el primero parte rumbo a Irak el día 25 (de junio).El 20 próximo pasa por Siria. Son cuatro y están listos para ser mártires».

Convertirse en mártires

El mismo día Rabei confiesa: «Me pararon desde Arabia Saudí.Me dijeron que mi situación era muy clara, pero lo primero que tenía que hacer era reforzar mi fe. Sólo después yo podía seguir el camino hacia Dios».

El 24 de mayo, en una conversación telefónica con su amigo Mourad, que entonces se encontraba en Bélgica y que también fue arrestado el 7 de junio, Rabei reconoce que él y su compañero están dispuestos a convertirse en mártires en Irak.

Mourad es Ray Mohamed, un integrista que Rabei había conocido en España en 2001 y que, como él, había huido tras las investigaciones de Baltasar Garzón, como relata Casimiro García-Abadillo en su libro 11-M, La Venganza.

Rabei comenta a su amigo que estaba escuchando con unos auriculares una cinta de la Takaffa Sahid (la lección del mártir), según él la misma que oyeron sus amigos en Leganés antes de autoinmolarse.

«Esta cinta en particular tiene una voz indescriptible, entra en tus venas, en España la aprendieron todos de memoria, te da mucha seguridad y tranquilidad, te quita el miedo», afirma Rabei.

En esa conversación reconoce que él va a morir y que tiene un problema en España con su esposa, la tunecina Rafika ben Sadok Hamdi, que por el momento le impide convertirse en mártir. Rabei comenta a su amigo Mourad que ha consultado con el imam Al Aouda si está suficientemente limpio para poder autoinmolarse en Irak o debe resolver antes su problema familiar.

«He contactado con el imam Al Aouda y he hablado con él y le he pedido su opinión sobre la cuestión religiosa que afecta a mi mujer española El me ha dicho que no viaje hasta que no vuelva a hablar con él. Antes debo hablar con él. Me ha dicho que la religión prevalece sobre el viaje. He conversado con otro imam de Qatar y me ha dicho lo mismo».

En la misma conversación vuelve a referirse a sus amigos de Madrid, Serhane Fakhet El Tunecino y Fouad el Morabit. Dice que «son de Dios», como si ambos estuvieran muertos, aunque Fouad no se encontraba en el piso de Leganés.

Las investigaciones de la Digos de Milán han proporcionado otros datos que sirven para valorar el grado de preparación de Mohamed el Egipcio y otros activistas de Al Qaeda. Rabei se mantenía en contacto con la cúpula de la organización terrorista a través de Internet, desde su ordenador portátil, y recibía instrucciones por el mismo procedimiento. La policía interceptó una videoconferencia el 23 de mayo con un imam desde Arabia Saudí, que no ha podido ser identificado. Se refiere a él como «Doctor Allal». En esa comunicación, Rabei alude una vez más a Al Aouda como si Allal estuviera en contacto con él, según mantienen los policías italianos

A los investigadores les sorprendieron los medios técnicos con los que contaba El Egipcio para sus contactos internacionales.Además, disponía de un programa que permitía accionar al mismo tiempo varios teléfonos móviles como detonadores de maletines bomba, la misma técnica utilizada en el atentado de Madrid. En otra de las conversaciones intervenidas, Rabei enseña a su discípulo Yahia cómo debe utilizar el sistema, como lo había hecho otro integrista de la célula del 11-M.

Rabei recibía periódicamente en su correo electrónico -Kishkmohammed@yahoo.com- fotografías, vídeos y proclamas desde una misma dirección, con el remite «Falange del Terrorismo Islámico». En el disco duro de su ordenador guardaba imágenes de las torturas de la cárcel de Abu Ghraib, el vídeo de la decapitación del norteamericano Berg y el asalto de un comando de Al Qaeda a Al Khobar, en Arabia.

Rabei hace un comentario sobre un amigo egipcio que colabora con Al Qaeda como hacker: «Ha paralizado todos los ordenadores del mundo con un virus. Se encuentra en Holanda desde donde hizo caer toda la red europea y ahora combate con el ordenador».

La policía italiana interceptó otra conversación entre Rabei y Yahia en la que el cerebro del 11-M explica a su discípulo un arma mortal «muy, muy dañina», porque «cuando al principio empieza a echar aire en base a la cantidad, transforma la temperatura de distintos grados».

Con esa arma mortífera, que tiene forma de secador de pelo, de tal forma que escapa a cualquier control policial, provoca convulsiones entre las personas afectadas: «Con el aire inspirado, el cuerpo se debilita y la temperatura sube de una forma anormal».

En sus conversaciones con Yahia, el 28 de mayo, El Egipcio hace también referencia a otro de sus maestros en el radicalismo integrista, a quien llama Abderrahman Hají. Este personaje, que no ha sido identificado por la policía italiana, puede tratarse de Abderraman Alí el Ajjí, un islamista nacionalizado español y domiciliado en Madrid, en la calle Valderrey, que también fue investigado por la policía española en 2002. Los expertos policiales lo sitúan en una célula independiente vinculada a Ansar al Islam, que es la primera filial de Al Qaeda en el Kurdistán iraquí. Según un informe de la UCIE, entregado a Garzón el 24 de noviembre del 2003, dentro de las diligencias previas 396/02, la citada célula radical islamista es «una faceta de actuación más dirigida a Irak y muy vinculada a Al Qaeda».

Una persona valiente

Sobre el imam Hagi o Ajjí, Mohamed el Egipcio comenta: «Cuando hablaba me iluminaba... Había también otro marroquí muy listo.Abderraman Hají (El Ajjí) es iraquí, por su cultura es muy conocido en Yemen, en Siria, y es un hombre de alto nivel en el islam.Predicaba en una mezquita de Andalucía, sin mirar los folios.Es el único que dice exactamente cómo están las cosas sobre los enemigos de Dios, sobre la maldición de los judíos... Es también uno de los que viaja y habla del Ejército islámico. Ha sido expulsado de diversos países por su tenacidad».

Rabei también afirma que conoció a Abderraman cuando estaba en contacto con sus amigos de Tánger y pronto descubrió que era una persona valiente: «En Andalucía su entorno está compuesto por argelinos, marroquíes, tunecinos, sirios... cada vez que iba a visitarle me decía 'como alumno has aprobado'. Habla de todo, de Al Qaeda, de todo».

En el mismo informe policial en el que figura El Ajjí, los agentes de la UCIE también se referían en noviembre de 2003 al propio Rabei como una «persona de origen egipcio conocido como Mohamed, antiguo muyahidin y experto en la preparación de explosivos».Los expertos relacionaban a ambos con Driss Chebli, un ciudadano marroquí de Tánger, que pertenecía a la organización de Amer el Azizi, uno de los terroristas más peligrosos que logró huir de la redada de Garzón en noviembre de 2001 tras el atentado de las Torres Gemelas.

Para los agentes, la labor de Rabei entonces era la captación de jóvenes para crear grupos radicales. No iban mal encaminados cuando señalaban al juez en su escrito que querían identificar a un egipcio «conocido como Mohamed», según ellos, «para establecer el paradero de Amer el Azizi y evitar de este modo la posible comisión de acciones terrorista».

Los expertos en integrismo islámico de la UCIE detectaron por primera vez la presencia de Rabei en España en octubre de 2001, aunque llevaba viviendo en este país desde agosto de aquel año.Los policías españoles le sometieron a una intensa vigilancia por sus relaciones con otros integristas fundamentalistas, entre ellos El Tunecino, que se reunían en varias mezquitas de Madrid.

Cambiar las huellas para ser clandestino

Mohamed El Egipcio cuenta a su compañero de piso el sistema que usa para cambiar de huellas.

Rabei.- Sí, una vez me he arañado los dedos, una vez he utilizado pegamento transparente y otra vez, cuando estaba en el centro de acogida y me hacía pasar por palestino, he usado un producto.Existe un producto especial que modifica las huellas, les volví locos.

Así nunca te van a encontrar. En Alemania la cosa se repetía, venían por sorpresa pero les volví locos. Conozco un sistema que me permite cambiar continuamente mis huellas, nunca son iguales, ellos tenían esta ley y me las cogían cada dos o tres meses, y yo las cambiaba constantemente. A estas alturas se borran por sí solas, ni siquiera los servicios americanos me encontrarán, yo no estoy fichado.

Yahia.- ¿Cómo? ¿Aunque te las cojan no estás fichado?

Rabei.- Sí, si quieres te enseño que ahora tengo unas huellas y mañana tengo otras. Conozco una técnica que no les permite identificar tus huellas, yo sé quién soy, ellos no saben quién soy yo, eres clandestino pero te mueves como si tuvieras los papeles en regla.

300 cintas de vídeo, menos la de España

Rabei, el 23 de mayo, sigue instruyendo a su discípulo para que se convierta en mártir. Para ello, debe aumentar su formación y sus conocimientos sobre la fe.

Rabei.- Si quieres puedes ver los vídeos de todas las operaciones [atentados)]; están todas documentadas, sólo falta España.

Yahia.- ¿Todos?

Rabei.- Todos, todos y ves también a los hermanos, puedes ver los vídeos de Chechenia, Afganistán y Argelia, miles de cosas, miles.

Yahia.- ¿Y de dónde viene todo esto?

Rabei.- Después del 11 de septiembre me vi obligado a mover todo de España a París, porque en España había demasiado movimiento de los servicios secretos.

Tengo aquí la cinta La fuerza del mártir. Tengo también otras que hablan de martirio, muchas otras, pero escúchame, tienes que empezar a ver también los vídeos, ver y aprender, hay alrededor de 300 cintas de vídeo de acciones de hermanos muyahidines, en Chechenia, en Afganistán, en Argelia, en Cachemira y en otros países. Técnicamente son cintas muy interesantes, con ellas aprendes muchas cosas, son cintas peculiares.

Rabei cuenta a un discípulo cómo convierte a 'camellos' y criminales en mártires

Rabei comenta a su discípulo Yahia cómo consigue los pasaportes en España y convierte a criminales en mártires.

Yahia.- ¿Y los pasaportes?

Rabei.- Todo listo, no hay problemas.

Yahia.- ¿Son pasaportes egipcios?

Rabei.- Los pasaportes egipcios no sirven. En España ya han sido comprados por 200-300 euros, depende del color, pasaportes franceses, marroquíes, de Siria, ingleses, paquistaníes. Los hay en el mercado, no es un problema. Escucha, tu hermano Mohamed lo sabe todo, pero te repito, ni se te ocurra abrir la boca, ésta es la primera lección que te doy. Por teléfono, nada.

Yahia.- ¿Tampoco en los locutorios?

Rabei.- Nada, nada, en cuanto llegue el momento no debes usar nada. Si tienes una tarjeta, tírala.

Que sepas que he conocido a otros hermanos que, poco a poco, he creado con pocas cosas. Antes eran camellos, vendedores de drogas, y criminales. Yo les enseñé la fe y ahora son los primeros que me preguntan cuándo es el momento de la yihad. Algunos se han marchado a Afganistán, otros rezan y esperan.



Lea mas

 

El juez Del Olmo ya tiene refuerzo

 

29-09-04



11-M, LA INVESTIGACION / EL FRENTE JUDICIAL

El juez Del Olmo ya tiene refuerzo


MADRID.- La Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) acordó ayer designar al juez de lo Penal número 1 de Córdoba y decano en esa provincia, Félix Degayón Rojo, para que, en comisión de servicios, refuerce el Juzgado Central de Instrucción número 6. De este modo, su titular, Juan del Olmo, sólo tendrá que instruir los sumarios del 11-M y del 'caso Egunkaria'.

La elección de Degayón es por un tiempo de seis meses, aunque este periodo es prorrogable, informa Europa Press.

La designación del juez de refuerzo tiene su origen en la petición que el propio Del Olmo formuló a la Sala de Gobierno de la Audiencia Nacional, en la que solicitaba que nombraran un juez de apoyo a partir de octubre para dedicarse en exclusiva al sumario del 11-M, el 20/04 y concluir el de Egunkaria, relativo a la presunta instrumentalización por parte de ETA del diario 'Euskaldunon Egunkaria'.

Degayón se ocupará durante los próximos meses de las causas de narcotráfico, terrorismo, extradiciones y asuntos de la Fiscalía Anticorrupción que están en el Juzgado Central de Instrucción número 6.

Desde el pasado 1 de abril, la Junta de Jueces Centrales de la Audiencia Nacional había acordado ya liberar de guardias durante seis meses al Juzgado de Del Olmo, además de dejarle exento de asumir casos de la Fiscalía Anticorrupción que por su complejidad requieren un mayor trabajo.


Lea mas

 

Alonso dice que el juez decidirá si hay conexiones entre el 11-M y Casablanca

 

29-09-04



11-M LA INVESTIGACION

Alonso dice que el juez decidirá si hay conexiones entre el 11-M y Casablanca


El ministro pidió que se confíe en la labor de la policía, la Guardia Civil y el magistrado para dilucidar la relación entre ambos atentados

MADRID.- El ministro del Interior, José Antonio Alonso, señaló ayer que el juez instructor es el que debe determinar si existen conexiones entre los atentados del 11-M en Madrid y los cometidos en mayo de 2003 en la ciudad marroquí de Casablanca.
(.../...)

El titular de Interior se refería de esta forma a la información publicada ayer por EL MUNDO en la que se desvelaba que la policía española vincula a varios de los implicados en la masacre de Atocha con los atentados de Casablanca. En un informe enviado a la Audiencia, los agentes implican a Jamal Zougam y a Serhane Ben Abdelmajid Fakhet, alias El Tunecino, con los terroristas de Marruecos.

Alonso, tras participar en la inauguración de una muestra fotográfica sobre víctimas del terrorismo, destacó que hay que confiar en la Policía, la Guardia Civil y el juez de instrucción para tratar de dilucidar aspectos como una eventual conexión entre la matanza de Madrid y la de Casablanca, según informa Servimedia.

Se desmarcaba así de las declaraciones realizadas por el ministro del Interior marroquí, Mustafá Sahel, en sentido contrario quien aseguraba en una entrevista publicada por el diario El País que no existe esta conexión «a priori», aunque las «conclusiones definitivas» dependen de la investigación abierta en España.A este respecto, Alonso insistió ayer en que «la Policía y la Guardia Civil, bajo la dependencia y las órdenes del juez instructor, están haciendo una magnífica labor de investigación, y a las conclusiones del juez instructor, que es la persona encargada constitucionalmente de investigar los atentados del 11-M, me remito punto por punto». «Por lo tanto», remarcó, «vamos a confiar en el funcionamiento de las instituciones del Estado, Policía, Guardia Civil y el juez de Instrucción».

Máxima presión

Asimismo, respecto al comunicado difundido por ETA a través del diario Gara, el responsable de Interior declaró que debe combatirse a la banda terrorista «desde la máxima presión policial y judicial, sin relajarse un solo momento».

Alonso manifestó ayer que el Gobierno considera plenamente vigente el Acuerdo por las Libertades y contra el Terrorismo y reiteró que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado están «en permanente alerta» frente a la amenaza de ETA. El titular de Interior indicó además que continuará con la «política penitenciaria» que se ha venido desarrollando en los últimos años. «Que nadie lo olvide y que todo el mundo lo tenga claro», dijo.

El ministro asistió ayer a la inauguración de la exposición de imágenes En pie de foto, una iniciativa de la Fundación Miguel Angel Blanco y de la Fundación Víctimas del Terrorismo, en la que se da un un repaso a la huella del terrorismo en España a través de imágenes, acompañadas por textos de destacados escritores y periodistas. Justo antes de que Alonso se dirigiese a los presentes, la candidata a lehendakari por el Partido Popular, María San Gil, pidió que se fortalezca la Ley de Partidos y el Pacto Antiterrorista y que se expulse de la vida política a la izquierda abertzale, pero también solicitó «más medidas» y «más actuaciones».

Alonso comenzó su intervención mostrando su completa disposición, «en cuerpo y alma», a las víctimas del terrorismo y recordó el «estremecimiento» que le produjo el secuestro y asesinato de Miguel Angel Blanco y la reacción popular posterior.



Lea mas

 

«Exportador de terrorismo»

 

29-09-04



11-M LA INVESTIGACION

«Exportador de terrorismo»


Un informe del Instituto Elcano une los atentados de Casablanca a la «radicalización» de Marruecos y descalifica a Mohamed VI

CARLOS SEGOVIA

MADRID.- «Marruecos se ha convertido en un país claramente exportador de terrorismo internacional y es de prever que no deje de serlo en un futuro inmediato», sostiene un duro informe del Real Instituto Elcano, organismo creado en 2001 por impulso del Ministerio de Asuntos Exteriores como centro de análisis internacional.

(.../...)

El documento descalifica la política de Mohamed VI en sus cinco años de reinado y contradice la política oficial del Gobierno español de confiar en la voluntad democratizadora del monarca alauí.

En opinión del autor, Haizam Amirah Fernández -investigador principal del Real Instituto en el Area de Mediterráneo y Mundo Arabe-, los atentados de Casablanca «confirmaron la creciente radicalización social en el país. La excepción marroquí por la que el país parecía estar a salvo del integrismo y la violencia terrorista se convertía en cosa del pasado».

El análisis culpa de este fenómeno, que ha provocado en su opinión la «exportación de terroristas», a «la extraordinaria lentitud de las reformas, o su simple ausencia» prometidas por el Rey cuando sucedió a Hassan II en 1999.

«Tras su llegada al trono, Mohamed VI confió en que su impulso democratizador sería fortalecido encomendando los puestos de responsabilidad a sus antiguos compañeros de colegio. Lo que se esperaba que fuera la generación reformista no ha cumplido con las expectativas y sus intereses parecen centrarse más en los negocios que en la farragosa tarea de gobernar el país».

Los atentados de Casablanca no han hecho sino frenar aún más las reformas, según el autor. «Los defensores del statu quo dentro de las estructuras administrativas y burocráticas que temen perder sus privilegios han encontrado la excusa ideal en los atentados para evitar hacer cambios de fondo en el sistema, empezando por el papel de la Monarquía».

Además, «durante los últimos meses se ha extendido la impresión de que Mohamed VI está recurriendo a la vieja guardia de la época de su padre para recuperar un mayor control sobre los asuntos de Estado, sobre todo la seguridad interior».

Frente a la confianza manifestada por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en la voluntad democratizadora de Mohamed VI, el análisis del Real Instituto Elcano resalta que «cualquier crítica a la institución monárquica, desviación del discurso oficial sobre la marroquinidad del Sáhara, posible ofensa a la religión o supuesta amenaza a la seguridad del Estado conlleva necesariamente penas de cárcel y/o sanciones económicas».

Estas son algunas de las frases que destila el documento: «Oficialmente, Marruecos es una monarquía constitucional. La realidad es que el sistema, consolidado a lo largo de décadas, se encarga de mantener al monarca en la cima de la pirámide del poder».

«A pesar de las declaraciones prometedoras y de las campañas de imagen desde la llegada al trono de Mohamed VI, no se acaba de perfilar un modelo de monarquía que sea compatible con un auténtico Estado de Derecho. Las constantes interferencias de los centros de poder ligados al monarca en el normal funcionamiento de las instituciones del Estado, y especialmente el Gobierno, frenan el desarrollo económico y humano del país, al tiempo que generan mayor descontento social». «La decepción con Mohamed VI se extiende por todo el país, aunque el mazjen [el régimen] lo quiera ocultar». «Las interferencias y manipulaciones de Palacio en el funcionamiento de los partidos políticos los hace incapaces de cumplir con su función».

Según el especialista en el área de la fundación que preside el ex ministro Eduardo Serra, «la corrupción en Marruecos sigue siendo un mal endémico y está extendida por todo el sistema.[...] La bendición de Palacio es necesaria para abrir las puertas a cualquier inversión medianamente importante».

El informe de Elcano alerta contra la política oficial española y de buena parte de Occidente «acrítica» con Marruecos con el fin de apoyar al régimen para que frene el islamismo. «El apoyo que Marruecos debe recibir en su lucha particular contra el terrorismo no puede convertirse en un cheque en blanco para que se cometan abusos y se paralicen las reformas».

«Esperar a que la amenaza de la radicalización integrista se disipe sin abordar las causas de fondo -con el apoyo de los socios internacionales, incluida España-, además de ingenuo, tendrá necesariamente efectos desestabilizadores para el propio sistema».

El autor cree además que España puede jugar un papel importante para resolver el conflicto del Sáhara, pero advierte: «En caso de que España opte por una parcialidad activa con una de las partes, sin que cambie la mentalidad bloqueadora y autocomplaciente con nuestro vecino del sur, el riesgo que se corre de pérdida de credibilidad y capacidad de influencia es elevado».



Lea mas

 

Antonio Toro coincidió con dos etarras en el mismo módulo

 

29-09-04



11-M LA INVESTIGACION

Antonio Toro coincidió con dos etarras en el mismo módulo


MANUEL MARRACO. AGUSTIN YANEL

MADRID.- Antonio Toro Castro, implicado en la trama de los explosivos del 11-M, coincidió en el mismo módulo del Centro Penitenciario de Villabona (Asturias) con dos miembros de ETA. Se trata de Asier Urribarri Benito y de Aratz Gómez Larrañaga.

El informe elaborado por Instituciones Penitenciarias no revela el número de internos etarras que se encontraban en la misma prisión, pero en módulos diferentes.
(.../...)

Toro estuvo ingresado en la prisión de Villabona en dos ocasiones.La primera desde julio de 2001 hasta diciembre de ese mismo año.La segunda, desde junio de 2003 hasta el mes siguiente. En este segundo periodo, los dos miembros de ETA se encontraban ya en otro módulo.

Según informó este diario el pasado lunes, Toro pasó a su cuñado, Emilio Suárez Trashorras -el ex minero que proporcionó la dinamita del 11-M- un número de teléfono que le suministraron dos miembros de ETA. Así se lo reveló el confidente de la Guardia Civil Rafá Zouhier a la UCO y al juez del 11-M. Según Zouhier, «Toro se hizo muy amigo de dos etarras vascos que estaban en prisión.Estos últimos le dieron un teléfono que se encargó Toro de pasárselo a su cuñado [Trashorras] por comunicaciones por cristal en un papel».

Traductor de árabe

Otro de los documentos remitidos ayer al Congreso revela que el etarra Iñaki de Juana Chaos, ex jefe del comando Madrid y condenado a más de 2.000 años de cárcel, remitió una carta en 1998 desde la prisión de Melilla en la que pedía a una amiga que se enterase de si en San Sebastián había algún traductor de árabe.

En la misiva, fechada el 8 de febrero de 1998, solicita a su amiga B.U. varios favores, el primero de ellos es el siguiente: «Que te enteres de si en Donostia hay algún traductor que me pueda traducir una carta al árabe ya que los musulmanes que hay por aquí apenas saben escribir». El segundo, según informa Efe, es que averiguara direcciones de periódicos y medios de comunicación marroquíes y argelinos. «Sobre todo me interesan los más integristas», añade el etarra.

En otro informe, la policía explica que 25 personas de organizaciones próximas al Movimiento de Liberación Nacional Vasco viajaron a Bagdad el 16 de marzo de 2003, días antes de la guerra. Ese grupo constituía la Brigada Solidaria desde Euskal Herria, similar a las que viajaron desde otros lugares de España para mostrar su solidaridad al pueblo iraquí.


Lea mas

 

La Guardia Civil inspeccionó la finca de Morata el 10 de marzo

 

29-09-04



11-M LA INVESTIGACION

La Guardia Civil inspeccionó la finca de Morata el 10 de marzo


MANUEL MARRACO. AGUSTIN YANEL

MADRID.- El 10 de marzo, la Guardia Civil vigiló la casa de Morata de Tajuña donde se habían preparado las mochilas bomba que al día siguiente estallaron en los trenes. Aquel día, sin embargo, los agentes informaron de que no se observaban en la casa «actitudes extrañas».
(.../...)

Tampoco dos días antes, en la primera inspección, los agentes detectaron nada fuera de lo normal.Según se recoge en el documento número 173 remitido ayer por el Gobierno a la Comisión de Investigación del 11-M, el día 7 de marzo los agentes comprobaron que en la vivienda se encontraban «tres o cuatro personas de origen magrebí, no observando nada anómalo».

La alarma la había dado el mismo día 7 a las 10.48 horas una mujer vecina de la zona. En una llamada al 062, explicaba que en una finca colindante a la suya había observado «durante largo periodo de tiempo un numeroso grupo de personas de origen árabe que pasaba por dicha finca».

La mujer, además, daba un dato que podía poner a los agentes sobre la ruta del islamismo radical: según recoge el informe de la Dirección General de la Guardia Civil, la mujer informó de que «a raíz de los atentados del 11-S la finca dejó de ser visitada». En las últimas fechas, añadía la informante, la finca había vuelto a ser frecuentada «por individuos de origen árabe, causándole sospechas esta forma de proceder».

Tras la inspección del día 7, los agentes informaron de lo sucedido a sus colegas del Servicio de Información de la Guardia Civil (SIGC), que recibieron la información el día 8. Un día después, un grupo de SIGC se traslada al lugar. Allí, hace una inspección del terreno -«unos 2.000 metros de extensión, bordeada por una malla de color verde y brezo que dificulta la visión desde el exterior»- y observa a «un individuo de raza árabe». Los agentes comprueban también los datos de un Opel Astra aparcado en el interior. No había sido denunciado. Tampoco su propietaria, de nacionalidad española, tenía antecedentes penales.

Las conclusiones extraídas por los agentes distaban mucho del terrorismo islamista: «Ante las primeras indagaciones se decide realizar nuevas vigilancias. La valoración es que pudiera tratarse de trabajadores de manera ilegal», afirma el informe. Las medidas acordadas, por tanto, se limitan a «determinar su volumen e identificar a sus habitantes y actuar en consecuencia».

Cinco días después de los atentados, la Guardia Civil advierte de que la Policía Nacional está preguntando en la zona, por casas próximas a un río en las que residen magrebíes. «Con objeto de no interferir las posibles líneas de investigación de la policía en la zona», concluye el informe, «y siguiendo así las instrucciones dadas por la Secretaría de Estado de Seguridad, no se realiza entrevista con el propietario de la finca para conocer quiénes residen».



Lea mas

 

La policía mantenía vigilado por terrorismo a 'El Tunecino' el 11-M

 

29-09-04



11-M LA INVESTIGACION

La policía mantenía vigilado por terrorismo a 'El Tunecino' el 11-M


Sospechaba que era parte de una «célula durmiente» islamista, aunque sólo le siguió «de forma esporádica y breve» porque adoptaba medidas de seguridad / La Guardia Civil controló la casa de Morata hasta la víspera de los atentados

La casa de Morata de Tajuña (Madrid) donde los terroristas prepararon las mochilas con los explosivos. (KIKE PARA)
AGUSTIN YANEL. MANUEL MARRACO

MADRID.- Uno de los presuntos implicados en los atentados islamistas cometidos el 11 de Marzo en Madrid, Sarjane ben Abdelmajid Fakhet, conocido como El Tunecino, fue vigilado «de forma esporádica y breve» por la policía desde los primeros días del 2003.

El pasado 3 de abril, cuando se suicidó en un piso de Leganés junto a otros seis compañeros, los agentes mantenían abierta la vigilancia que habían iniciado más de un año antes sobre él y otras personas, según un informe de la Dirección General de la Policía que ayer fue entregado a la Comisión que investiga esos atentados en el Congreso de los Diputados. «Nunca se levantó el operativo policial», se indica en el documento.
(.../...)

En los primeros días del año pasado los agentes empezaron a vigilar a varias personas de origen árabe porque recibieron noticias confidenciales de que podían constituir una célula durmiente del terrorismo islamista en España. Es decir, gentes que en apariencia son ciudadanos normales pero que, llegado el momento, están dispuestos a cometer atentados.

El objetivo de esa supuesta célula era «la captación de nuevos miembros y financiación de fondos económicos» para grupos islámicos internacionales de carácter fundamentalista.

Tras analizar la información que recibieron, los policías establecieron un dispositivo de vigilancias y seguimientos de ese grupo, que llevaban a cabo «de forma esporádica y breve, dadas las extremas medidas de seguridad que adoptaban los vigilados», según el informe.

Los únicos datos personales que tenían los agentes eran los de dos miembros de ese grupo, un sirio y un español, que habían emparentado familiarmente porque uno de ellos estaba casado con la hermana del otro. En el transcurso de las investigaciones identificaron a El Tunecino, al que se considera el líder ideológico del grupo que más tarde se suicidó en el piso de Leganés.

Además de esas vigilancias esporádicas, los policías efectuaron varios pinchazos de teléfonos, autorizados por un juez de la Audiencia Nacional. Estas intervenciones telefónicas concluyeron por una resolución judicial del pasado 16 de abril, después de haberlo solicitado los agentes el 30 de marzo. Pero el caso pasó a ser competencia de otro juez, que autorizó para que fueran grabadas más conversaciones telefónicas.

Esa investigación no dio ningún fruto porque, según el informe entregado a la Comisión del 11-M, ni de la investigación policial ni de las escuchas telefónicas «en ningún momento se pudo establecer el carácter de las actividades delictivas de la supuesta célula terrorista, y mucho menos la génesis de un atentado terrorista».

A pesar de ello, «siempre persistió el interés policial no sólo de El Tunecino sino del resto del grupo y, en consecuencia, nunca se levantó el operativo policial».

En otro documento entregado ayer a la Comisión, el Ministerio del Interior comunica que entre el 1 de enero del año 2003 y el 11 de marzo de 2004, día de los atentados, fueron pinchados en España con autorización judicial un total de 192 teléfonos relacionados con investigaciones sobre grupos islamistas.

La Comisión del 11-M también recibió ayer varios informes elaborados por la Policía Nacional y la Guardia Civil durante el año pasado, en los que se alerta del aumento del riesgo atentados islamistas en España por la participación en la Guerra de Irak. El Instituto armado advirtió en junio de 2003 que «al igual que el 11-S supuso un antes y un después dentro del terrorismo islamista internacional, la fecha del 16 de mayo de 2003 (atentados de Casablanca) ha de suponer el impulso definitivo que constate la importancia que realmente representa este tipo de terrorismo para nuestro país».


Lea mas

28.9.04

 

El Gobierno vuelve a retrasar el envío de documentos a la Comisión

 

28-09-04



11-M LA INVESTIGACION

El Gobierno vuelve a retrasar el envío de documentos a la Comisión


AGUSTIN YANEL

MADRID.- El Gobierno volvió a incumplir ayer, de nuevo, su compromiso de enviar diversos documentos en el tiempo que había revisto a la Comisión que investiga en el Congreso de los Diputados los atentado islamistas del pasado 11 de Marzo en Madrid. A última hora de la tarde, cuando fue cerrado el Registro del Congreso, esa documentación no había sido recibida y, según todas las fuentes, llegará hoy.
(.../...)

El viernes pasado, en la habitual conferencia de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros, el Gobierno explicó que ayer remitiría a la citada Comisión parlamentaria 25 de los 96 documentos que habían reclamado los distintos partidos políticos.Pero anoche, cuando llegó el momento de que cerrara el Registro del Congreso (20.00 horas), esa información no había llegado.

No es la primera vez que el Gabinete que preside el socialista José Luis Rodríguez Zapatero incumple su promesa en este asunto.El pasado 3 de julio, nada más empezar a trabajar la Comisión del 11-M, los 16 integrantes de la citada Comisión no pudieron recibir determinados documentos -de los 85 que habían reclamado, el Ejecutivo anuló el carácter de secreto oficial que pesaba sobre cinco de ellos- porque los encargados de entregarlos en el Registro del Congreso llegaron con cuatro minutos de retraso respecto de la hora prevista para el cierre.

En aquella ocasión, el Gobierno había anunciado, tras la reunión del Consejo de Ministros, que ese mismo viernes por la tarde estarían en el Congreso de los Diputados los documentos que reclamaba la Comisión.

La misma historia

Ayer se repitió la misma historia: el viernes, tras el último Consejo de Ministros, el Gobierno explicó que iba a enviar a la Comisión del 11-M un total de 25 documentos de los 96 que habían sido solicitados.

Los distintos grupos parlamentarios estuvieron esperando ayer tarde la llegada de esos documentos, para empezar a preparar la comparecencia de las 14 personas que han acordado que acudan a declara ante la Comisión. Pero al Gobierno, según fuentes del palacio de La Moncloa, no le dio tiempo ayer a preparar esa documentación y remitirla al Congreso.

Entre los documentos que el Gobierno ha acordado enviar a la Comisión de Investigación del 11-M figura uno referido al seguimiento que la policía llevó a cabo respecto del denominado El Tunecino, uno de los presuntos autores de la matanza de Atocha.

Otros documentos que habían sido solicitados por la Comisión al Gobierno, a propuesta del Partido Popular (PP), se refieren a la supuesta relación que pudiera existir entre la organización terrorista vasca ETA y los grupos terroristas islamistas a los que se considera presuntos autores de los atentados cometidos el pasado 11 de Marzo en varias estaciones de Renfe de Madrid.


Lea mas

 

El PP reclama la comparecencia del ministro del Interior

 

28-09-04



11-M LA INVESTIGACION

El PP reclama la comparecencia del ministro del Interior

Zaplana critica el oscurantismo con el que se llevan a cabo las investigaciones mientras las víctimas piden que no se pierda la pista de ETA


ANA DEL BARRIO

MADRID.- El PP va a pedir la comparecencia del ministro del Interior, José Antonio Alonso, para que explique el estado de las investigaciones sobre el 11-M, tras las últimas informaciones de EL MUNDO que revelan la presunta vinculación entre los terroristas islamistas y los de la organización ETA.
(.../...)

Este diario publicó ayer que Antonio Toro Castro pasó a su cuñado José Emilio Suárez Trashorras un teléfono de contacto que le facilitaron dos miembros de ETA.

El portavoz del PP en el Congreso, Eduardo Zaplana, criticó el oscurantismo con el que se están llevando a cabo las pesquisas sobre los terroristas del 11-M y consideró que el Gobierno debe dar explicaciones cuanto antes. «Apenas conocemos qué está pasando con las investigaciones después del atentado. Esperamos que el ministro comparezca e informe del estado de las mismas, que es lo mínimo que debería hacer, dadas las noticias que vamos conociendo», matizó ayer el ex ministro de Trabajo.

En su opinión, Alonso debe informar de «qué está pasando con las averiguaciones, ya que es el máximo responsable de la investigación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, en torno a los atentados terroristas del 11-M».

Como ya ha denunciado en anteriores ocasiones, el portavoz del PP manifestó que el Gobierno no quiere que funcione la Comisión Parlamentaria que estudia quienes son los autores de la matanza de Atocha, pero reclamó al Ejecutivo que «no se olvide de sus responsabilidades políticas».

«Los que hablaban de regeneración democrática debían, al menos, cumplir con las obligaciones más elementales, como informar y comparecer ante el Parlamento sin que se les exija», declaró Zaplana.

De la misma opinión es el presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), José Alcaraz, que reclamó que no se deje de lado la pista de ETA tras los atentados del 11-M. Alcaraz argumentó que el objetivo final de la masacre de Atocha favorecía tanto a ETA como a los grupos islamistas.

«El objetivo no era sólo matar a 190 personas, sino también provocar un vuelco político en el país. El objetivo final beneficiaba a ETA y a los grupos islámicos. El PP había mantenido una política muy dura contra los terroristas, que querían un cambio», aseguró ayer el presidente de la AVT, que agrupa tanto a víctimas del terrorismo de ETA como a 400 del 11-M.

A su juicio, es imposible que existan tantas casualidades que vinculan a ETA con los islamistas y recuerda que los terroristas etarras se entrenaron en los campos de Argel. «ETA no podía reivindicar ese atentado porque iba contra sus propios intereses. Tenía que silenciarlo o adjudicárselo a otro grupo. Hay más que pruebas y evidencias de la conexión entre ambos grupos terroristas», insistió Alcaraz.

La portavoz del Colectivo de Víctimas del Terrorismo en el País Vasco (Covite), Consuelo Ordóñez, también lanzó ayer un mensaje contundente al Ejecutivo: «Queremos saber toda la verdad».

Ordóñez destacó la proximidad existente entre los fanáticos del 11-M y los miembros de la organización ETA: «Claro que los terroristas islamistas y los de ETA tienen afinidad. Sufren la misma enfermedad, que es el fanatismo radical: o piensas como yo o te elimino.Si hay una vinculación entre ambos, tan condenable es que los atentados del 11-M los cometieran los islamistas como los etarras», manifestó ayer Consuelo Ordóñez.

Las víctimas del terrorismo de ETA también pasaron un auténtico calvario tras la masacre de Atocha, ya que tuvieron que escuchar, en ocasiones, que esa banda terrorista no era capaz de perpetrar un atentado de tanta envergadura.

«Hemos tenido que oír de todo. Se han dicho cosas miserables que nos han hecho daño. Parecía que ETA era la buena porque avisaba y los islamistas, los malos. Nosotros no olvidamos los atentados que la policía ha evitado y que ETA intentó perpetrar un atentado de similares características al del 11-M, durante las Navidades pasadas, en la estación de Chamartín», dijo la hermana del edil del PP Gregorio Ordóñez, asesinado por ETA en 1995.


Lea mas

 

Vínculos de sangre

 

28-09-04



11-M LA INVESTIGACION

Vínculos de sangre


CASIMIRO GARCIA-ABADILLO

Poco después de que el juez Baltasar Garzón desmantelara la célula española de Al Qaeda liderada por Abu Dahdah, la casa de Morata de Tajuña, que era propiedad de la mujer de Mohamed Neddl, detenido también en la Operación Dátil, fue alquilada a Mustapha Maymouni, alias Mustafá. Este integrista ocupó un lugar destacado como aglutinador de los restos de la organización tras el golpe policial llevado a cabo en tres fases y que concluyó en julio de 2002.
(.../...)

Mustafá no sólo ejerció como líder del radicalismo islámico en España, sino que, de alguna forma, apadrinó a Fakhet Serhane, El Tunecino, con el que contrajo matrimonio su hermana menor, que apenas contaba con 16 años.

En el verano de 2003, Mustafá fue detenido en Marruecos por su implicación en los atentados de Casablanca del 16 de mayo de ese mismo año.

En enero de 2004, la casa de Morata, el lugar donde se montaron las 13 bombas que provocaron la matanza del 11-M, fue alquilada a Jamal Ahmidan, El Chino.

Fue justamente el atentado de Casablanca el suceso que llevó a la Brigada Provincial de Información de Madrid a extremar su vigilancia sobre El Tunecino, al que se le hicieron seguimientos que detectaron, entre otras cosas, reuniones con Mohamed Almallah y con Basel Ghalyoum (otro de los presuntos autores de la carnicería del 11 de Marzo).

Por su parte, Jamal Zougam, el dueño del locutorio de Lavapiés y otro de los acusados de colocar las mochilas en los trenes de la muerte, estaba incurso en un sumario abierto por Garzón (09/03) en relación con los atentados de Casablanca.

Zougam visitó en varias ocasiones en una cárcel de Marruecos a Salaheddin Benyaich, que está acusado también de participar en el atentado contra la Casa de España. Benyaich participó junto a Amer Azizi, Luchen Ikassrien, Said Berraj y Mohamed Haddad en una reunión en Estambul detectada por la Policía turca.

Berraj y Haddad están implicados en el atentado del 11 de Marzo.

Según cree la Policía marroquí, el atentado de Casablanca se gestó en otra reunión en Estambul celebrada a finales de 2002 y a la que acudieron Azizi, Mohamed al Guerbouzi y Abu Musah al Suri.

Estos son algunos elementos que avalan la tesis de la policía española de que existe una conexión clara entre ambos atentados, el de Casablanca y el de Madrid.

No tiene mucho sentido sostener, como hizo el ministro del Interior marroquí, Mustafá Sahel, en declaraciones publicadas ayer por El País, que «a priori, y en función de los elementos de los que disponemos» no hay ningún vínculo entre uno y otro atentado.


Lea mas

 

La Policía vincula a varios de los implicados en la masacre con el comando que atentó en Casablanca

 

28-09-04



11-M LA INVESTIGACION / En un informe enviado a la Audiencia implica a Zougam, a 'El Tunecino' y a un correo de 'El Egipcio' con los terroristas de Marruecos / Mantuvieron contactos con detenidos en España por este atentado

La Policía vincula a varios de los implicados en la masacre con el comando que atentó en Casablanca


FERNANDO LAZARO

MADRID.- Los agentes de la Policía Nacional especializados en la lucha contra el terrorismo islamista tienen muy claro que existen vínculos entre los atentados del 11-M en Madrid y los perpetrados en Casablanca en mayo de 2003.

Los agentes de la Comisaría General de Información así lo pusieron de manifiesto en varios de los informes remitidos al magistrado instructor del sumario 9/2003, Baltasar Garzón, en el que investiga el atentado de Marruecos, donde murieron cuatro españoles.
(.../...)

En dichos informes se enmarca a algunos de los principales implicados en el 11-M con varios de los detenidos en España y extraditados a Marruecos por su presunta implicación en la masacre de Casablanca.

Los agentes de Información lo tienen tan claro que, incluso, en uno de los documentos remitidos al magistrado Baltasar Garzón, aseguran con rotundidad: «En este subgrupo de investigación se recogen las personas más directamente vinculadas con la célula operativa que actuó» en la localidad marroquí. Hace referencia a la denominada célula Casablanca.

Operativos de Al Qaeda

En este subgrupo, los especialistas de la Policía Nacional incluyen, entre otros, a Jamal Zougam y a Sarhane Ben Abdelmajid Fakhet, El Tunecino. Acto seguido, en el escrito enviado a la Audiencia Nacional el pasado mes de febrero indicaban que está célula podría estar relacionada «con los operativos de Al Qaeda de quienes procederían las órdenes o con detenidos directamente implicados en los hechos del pasado 16 de mayo [de 2003] en Casablanca».

Además de El Tunecino y de Zougam, los especialistas policiales incluían en este grupo de investigados a Mohamed Larbi ben Sellam.También figuran otros tres integrantes de la denominada como célula Casablanca.

Mohamed Larbi ben Sellam fue investigado por sus relaciones con El Egipcio, uno de los presuntos inductores de los atentados del 11-M que fue detenido en Italia y cuya extradición está pendiente de resolución judicial. Según los datos aportados por los agentes a la Audiencia Nacional, los integrantes de esta célula tenían estrechas relaciones con al menos tres personas que estaban directamente relacionadas con los atentados de Casablanca y que fueron detenidos en España.

Es el caso de Mustapha Maymouni, considerado como uno de los hombres clave en el entramado terrorista radical. Maymouni es cuñado de El Tunecino. Fue detenido en Marruecos al considerar las autoridades marroquíes que estaba relacionado con la matanza de Casablanca. Según las informaciones policiales, Maymouni mantenía reuniones en Madrid con algunos de los implicados en el 11-M.En dichas reuniones, éste lanzaba mensajes a jóvenes marroquíes en los que ensalzaba la yihad. Estas reuniones se celebraban en un piso habilitado como mezquita en el madrileño barrio de Villaverde.

A estos encuentros, además de El Tunecino y de Zougam, acudía también Mohamed Larbi ben Sellam. En algunas ocasiones, éste aportaba material que había recibido de El Egipcio. Según explicaron fuentes policiales, entre este material había vídeos con mensajes radicales de, entre otros, Abu Musab Al Zarqawi, quien quedó de máximo responsable de los comandos terroristas de Al Qaeda tras las detenciones de Abu Zubayda y de Khaled Sheikh Mohamed.El primero era lugarteniente de Osama bin Laden, y el segundo, jefe operativo de Al Qaeda. Hasta ese momento, según los datos policiales, Al Zarqawi era el encargado de controlar para Al Qaeda las sustancias tóxicas y venenosas y la instrucción de terroristas en los campos chechenos.

Detenidos de Casablanca

Los integrantes de la célula de Casablanca implicados en el 11-M también guardan relaciones con Abdelaziz Benyaich, detenido apenas un mes después de los atentados de Casablanca en la localidad gaditana de Algeciras. Fue extraditado a Marruecos, ya que estaba reclamado por su participación en los atentados de Marruecos.

Otra de las implicaciones entre ambas tramas terroristas, la del 11-M y la de los atentados de Marruecos, se produce presuntamente a través del imam de Torrijos, Hicham Tensamani Jad, detenido en junio de 2003 en Vitoria, apenas una semana después de la captura de Benyaich. En ambos casos, las detenciones se produjeron a petición de las autoridades marroquíes, que los vinculaban directa o indirectamente con los atentados de Casablanca.

En cualquier caso, según explicaron a este periódico fuentes de la investigación, una de las piezas clave tanto en la trama de Casablanca como en la del 11-M es Mustapha Maymouni. En torno a él, fueron muchos los jóvenes marroquíes residentes en España que recibieron lecciones positivas sobre la yihad.

El nexo familiar entre El Tunecino y Maymouni está considerado como una de las claves policiales para esclarecer los atentados de Madrid y de Casablanca.



Lea mas

 

Marruecos desliga los dos ataques

 

28-09-04



11-M LA INVESTIGACION

Marruecos desliga los dos ataques


MADRID.- El ministro del Interior de Marruecos, Mustafá Sahel, asegura en una entrevista que publicó ayer el diario El País que los autores de los atentados del 11 de Marzo se adoctrinaron en España y afirma que «es una ignominia afirmar que Marruecos exporta terroristas». Niega cualquier relación entre los atentados del 11-M y el de Casablanca.
(.../...)

Para Sahel, la reacción de la sociedad española ante los atentados fue «magnífica» y supo distinguir «entre los asesinos, sea cual sea su nacionalidad, y los marroquíes que viven y trabajan en España y que compartieron su dolor».


Según el ministro del Interior marroquí, no existe «a priori» un vínculo entre los atentados de Madrid y el perpetrado contra la Casa de España en Casablanca en mayo de 2003, aunque considera que habrá que esperar a las conclusiones definitivas de la investigación en curso en España para dar una respuesta definitiva.

Respecto al lugar donde «se radicalizaron» los presuntos autores de los atentados de Madrid, indica que todo hace pensar que fueron «adoctrinados» en España, bajo la supervisión del sirio Eddin Barakat Irkas, Abu Dahdah, presunto responsable de Al Qaeda en España.

Así, añade, cuando vivían en Marruecos «esos jóvenes no llamaron la atención por desarrollar actividades político-islamistas»; y recalca: «Como marroquí, deploro que algunos compatriotas míos hayan participado en esa barbarie». Confirma que hay una creciente vinculación entre redes terroristas y tráfico de hachís y dice que el narcotráfico genera un enorme volumen de negocio «que excita el apetito de los mensajeros de la muerte».


Lea mas

27.9.04

 

Los otros confidentes

 

27-09-04



CRONICA DE LA SEMANA

Los otros confidentes

CASIMIRO GARCIA-ABADILLO

La policía de Marruecos utiliza un sistema peculiar para controlar la información y los pormenores de la vida privada de sus ciudadanos.Se trata de los mukadim, una especie de funcionarios auxiliares del Ministerio del Interior que operan en cada barrio, en cada aldea, en cada suburbio. Suponen una legión de confidentes oficiales que reciben cada mes una asignación económica equivalente a poco más de 50 euros.
(.../...)

Los mukadim, una creación genuina de la policía marroquí que no tiene parangón en ningún otro país musulmán, conocen los nombres de los traficantes de hachís, quiénes se dedican a la pequeña delincuencia y también la identidad de los que simpatizan con los movimientos radicales islámicos, que constituyen la mayor amenaza para la estabilidad del sistema. La organización que más preocupa a Rabat es el Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM), justo el mismo al que el ex ministro del Interior Angel Acebes atribuyó la matanza del 11-M.

El Gobierno de su majestad Mohamed VI está obsesionado con este grupo, que ha adquirido gran relevancia en los últimos años y que se ha convertido en el aglutinador de todos los movimientos terroristas islamistas del norte de Africa, superando en capacidad operativa al GIA argelino. Ese grupo fue el responsable de la masacre de la Casa de España en Casablanca, llevada a cabo en mayo de 2003, el atentado más sangriento que ha sufrido el país vecino en toda su Historia. Es decir, los dos mayores atentados cometidos en España y Marruecos han sido responsabilidad del mismo grupo: el GICM.

Al GICM pertenecía Abdelaziz Benyaich, detenido por la policía española en Algeciras en junio de 2003 en virtud de una orden de detención internacional cursada por Marruecos como sospechoso de haber participado en el atentado de Casablanca. Rabat sospechaba que Jamal Zougam (el dueño del locutorio de Lavapiés y uno de los presuntos autores materiales de los atentados del 11-M) era también miembro del GICM. Zougam visitó en una cárcel de Marruecos en varias ocasiones al hermano de Abdelaziz, de nombre Salaheddim, acusado también de participar en la matanza de Casablanca.

Fundamentalistas como Zougam, Said Berraj o Amer Azizi, eran considerados por la policía marroquí como un auténtico peligro, en mayor grado de lo que lo eran para la policía española.

En agosto de 2001, una comisión rogatoria procedente de Francia llevó a la UCIE (la unidad policial dedicada a investigar el terrorismo islamista) a registrar el domicilio de Zougam, donde se encontró un teléfono de Azizi.

El juez Garzón le cita expresamente en dos sumarios: en uno de ellos le relaciona con Abu Dahdah; y en otro, con el atentado de Casablanca. El líder de la célula de Al Qaeda en España, se refería a él como «Jamal el de Tánger».

Zougam se relacionaba con un círculo ciertamente reducido. Su locutorio (ubicado en la calle de Tribulete, sita en el barrio madrileño de Lavapiés) está a sólo unos metros de la peluquería Paparazzi y del restaurante La Alhambra, donde se reunían islamistas muy cualificados. Mohamed El Egipcio, Azizi, Berraj, Said Chedadi, Jamal Ahmidan El Chino y Serhane El Tunecino, se movían en esa zona como pez en el agua y Zougam era, sin lugar a dudas, uno de los suyos.

Otro de los lugares de reunión de los miembros del comando que cometió los atentados del 11 de Marzo era Villaverde, donde no sólo vivían los hermanos Oulad, sino donde acudían a una recóndita mezquita en la que un emir insuflaba en sus espíritus el odio a los cristianos.

¿Cabe acaso imaginarse que los servicios secretos de Marruecos, tan celosos del control de los partidarios de la Yihad, no hubieran situado sus terminales en estos focos de islamismo radical en los que circulaban conocidos miembros del GICM?

Pero esa no es una labor propia de los mukadim, que, además, no actúan fuera de Marruecos.

El Ministerio del Interior ejerce el control de su comunidad en el extranjero a través de diversas vías. En primer lugar, de las asociaciones conocidas como Amicales Marocaines á l'etranger, que trabajan directamente para los consulados y que tienen como misión agrupar, asesorar y ayudar a los emigrantes. Las Amicales proporcionan a la policía una información muy útil sobre las actividades de sus nacionales.

Sin embargo, la actuación de los servicios secretos se produce al margen de dichas asociaciones y depende fundamentalmente de dos organismos: la Direction Générale de la Surveillance du Territoire (DGST) y la Direction Générale des Études et de la Documentation (DGED). Esta última está dirigida por el general de división Ahmed Harchi. Es, por así decirlo, la inteligencia militar, y cada consulado cuenta con uno o dos de sus agentes. La DGED actúa, según la policía española, con gran profesionalidad y siempre ha colaborado satisfactoriamente con los servicios secretos españoles.

En teoría, la DGST no puede actuar fuera de Marruecos, pero lo hace. Esta organización, una especie de CNI civil, está dirigida por un hombre de confianza de Hamidou Laanigri, el general que está al frente de la policía marroquí.

El grado de conocimiento que los servicios secretos de Marruecos tenían sobre la preparación del atentado del 11-M se ha convertido en un tema tabú tanto en España como en el país vecino. Pero es un asunto en el que trabajan la policía y los servicios secretos españoles, que están convencidos de que la DGST tuvo cierta información del atentado facilitada por alguno de sus agentes infiltrado en la amalgama donde se fraguó la salvaje carnicería de los trenes.

La actitud de la policía marroquí en relación a la investigación del atentado del 11-M provocó diversos roces con altos mandos policiales españoles. Algunos datos fueron directamente ocultados (como la detención en Marruecos de Hicham Ahmidan, primo de El Chino y persona clave en la financiación del atentado); otros no han sido aún facilitados (como la identidad de las dos personas a las que los suicidas de Leganés llamaron antes de hacer estallar la dinamita). Por no hablar de la extraña puesta en libertad de Mohamed Haddad, uno de los sospechosos de participar directamente en la masacre e idenficado por un testigo como una de las personas que manipuló las mochilas en la mañana del 11 de Marzo.

Sólo unos días después del atentado, Laanigri entregó al entonces director de la Policía, Agustín Díaz de Mera, un papel, localizado en el bolsillo de un detenido en Marruecos, en el que figuraba la estación de Alcalá y la hora a la que debían encontrarse allí los terroristas. Tampoco ese detenido ha podido ser interrogado por la policía española.

Algunos agentes que han seguido de cerca la investigación creen que los servicios secretos de Marruecos no sólo tenían infiltrados en el nivel más bajo del círculo donde se fraguó el 11-M, sino que apuntan incluso a terroristas de mayor rango, alguno de los cuales se fugó días antes de la masacre.

Hablar de Marruecos se ha convertido en algo políticamente incorrecto, ya que el Gobierno de Zapatero ha fijado en su agenda exterior la mejora de las relaciones bilaterales, muy deterioradas durante la etapa de Aznar, como una de sus prioridades.

Nadie discute que hay que mejorar las relaciones con el reino alauí y, sobre todo, en el terreno de la lucha contra el terrorismo.Mohamed VI tiene, en principio, tanto interés como Rodríguez Zapatero en acabar con la amenaza que suponen grupos como el GICM. Pero esa línea de actuación política y diplomática no debe estar reñida con la investigación a fondo de los hechos. Negarse a hacerlo sólo aumentará la sospecha de que se quiere ocultar algo relevante.

casimiro.g.abadillo@el-mundo.es



Lea mas

 

El coche robado por la banda a 50 metros de la casa de Trashorras

 

27-09-04



11-M LA INVESTIGACION

El coche robado por la banda a 50 metros de la casa de Trashorras


MADRID.- El 3 de diciembre de 2002, ETA hizo estallar un coche bomba cargado con 35 kilos de dinamita en un aparcamiento de la plaza de Alfonso XIII de Santander, en un atentado que no provocó víctimas, pero sí cuantiosos daños materiales.

Fue una acción que en su momento no tuvo mayor trascendencia, pero que volvió a la actualidad después de los atentados del 11-M por una razón: el Renault 19 de color gris que utilizaron los etarras fue robado en la localidad asturiana de Avilés, a 50 metros del domicilio de Emilio Suárez Trashorras, acusado de formar parte de la trama que proporcionó al comando del 11-M los explosivos usados en los trenes.

Según desveló este periódico el pasado mes de julio, el Renault 19 fue robado por los etarras en la travesía de las Vidrieras de Avilés, la misma calle sin salida en la que Suárez Trashorras tenía un garaje que ha sido registrado varias veces por la policía y a 50 metros de la casa en la que vivía entonces. La calle está también muy cerca, a unos 100 metros, de los domicilios de otras dos personas acusadas de formar parte de la célula de Avilés: Iván Granados y El Gitanillo.

El vehículo pertenecía a Luis Santiago Alvite, que el 2 de diciembre de 2002 había presentado la denuncia por el robo de su coche.Su mujer, Dolores Portilla, trabajaba en los mismos grandes almacenes que Carmen Toro, esposa de Suárez Trashorras y hermana de Antonio Toro.


Lea mas

 

ETA, islamistas y la teoría de la colaboración

 

27-09-04



11-M LA INVESTIGACION

ETA, islamistas y la teoría de la colaboración


Etarras y radicales islámicos han mantenido en los últimos años buenas relaciones en las prisiones - La banda terrorista y el comando del 11-M organizaron dos transportes de explosivos el mismo día

EL MUNDO

MADRID.- La relación de Antonio Toro con presos etarras en la cárcel de Villabona es el último episodio de una serie de coincidencias entre ETA y el 11-M que incluyen cartas y conversaciones entre miembros de la banda e islamistas, transportes de explosivos paralelos y festejos conjuntos de la matanza de Madrid.
(.../...)

Una de estas coincidencias se produjo los pasados 28 y 29 de febrero, cuando el comando del 11-M y ETA transportaron de forma simultánea explosivos a Madrid. La tarde del día 28, Jamal Ahmidan, El Chino, y Mohamed Oulad, dos de los organizadores y supuestos autores materiales de los atentados en los trenes, partieron desde Asturias hacia la capital con dos vehículos cargados con 10 mochilas de dinamita, que habían obtenido en minas de Asturias.Casi a la misma hora, un comando de ETA salía desde el sur de Francia con una furgoneta cargada con más de 500 kilos de explosivos.

El Chino y Mohamed Oulad llegaron a la casa de Morata de Tajuña en la que los islamistas ultimaron los atentados a las 19.30 horas del día 29, después de superar varios controles policiales.La caravana de la muerte de ETA debería haber alcanzado su destino en la capital muy pocas horas antes, pero fue interceptada por la Guardia Civil en la localidad conquense de Cañaveras (Cuenca).

Este sorprendente transporte paralelo de explosivos se conoció unos meses después de los atentados y disparó las especulaciones sobre la teoría de la colaboración, según la cual ETA y grupos islamistas habrían llegado a un acuerdo para realizar un gran atentado en Madrid en plena campaña electoral.

Sin embargo, esta tesis ya fue barajada por el Gobierno sólo un día después de los atentados, el viernes 12 de marzo, cuando los servicios de Información de las Fuerzas de Seguridad pusieron a disposición del Ejecutivo una serie de documentos reveladores que mostraban las relaciones que etarras e islamistas habían mantenido durante los últimos años, según ha desvelado Casimiro García-Abadillo, director adjunto de EL MUNDO, en su libro 11-M La Venganza.

Entre los documentos, había dos cartas que tenían como protagonista al ex dirigente de ETA José Luis Urrusolo Sistiaga. En la primera, fechada el 12 de septiembre de 2001, un día después de los atentados de Nueva York y Washington, un islamista llamado Targu Ismail escribía a Urrusolo Sistiaga a la cárcel para celebrar el 11-S.Entre otras cosas, el islamista hablaba en la misiva de «una hipotética colaboración grupos islámicos-ETA» y se ofrecía para ayudar a la banda. Además, preguntaba a Urrusolo Sistiaga sobre una militante etarra llamada Carmen.

La segunda fue escrita por el propio ex dirigente de ETA el 11-M, pocas horas después de los atentados. En ella, Urrusolo Sistiaga le expresaba a Carmen Guisasola (la misma Carmen por la que le preguntaba Targu Ismail) sus temores por que la banda estuviera implicada de alguna manera en la matanza de los trenes.

Junto a estas dos cartas, el Gobierno pudo examinar el 12 de marzo el contenido de dos conversaciones. En una, mantenida en febrero de 1998 entre el antiguo miembro del comando Madrid Juan Ignacio de Juana Chaos y una amiga, el etarra decía: «Si los integristas quisieran, los españoles echaban a correr de aquí a una semana».

La otra conversación se había producido a finales de septiembre de 2001 entre el dirigente de Jarrai Juan Luis Camarero y el colaborador de ETA Joseba Iñaki Bereciartúa, que había ido a visitar a su compañero a la cárcel de Villabona, donde por entonces estaban presos Antonio Toro y Rafá Zouhier, entre otros. Los dos miembros de la izquierda abertzale hablaron sobre el argelino Abdelkrim Beresmail, detenido en 1997 por pertenencia al Grupo Islámico Armado, y que se había hecho muy amigo de Camarero en Villabona.

Esta serie de documentos fue completada el 16 de marzo con una nota informativa que el CNI remitió al Gobierno para comunicarle que se seguían «investigando varias líneas de trabajo» para determinar a los autores de los atentados y que se estaban siguiendo con detenimiento los contactos que se habían detectado en el interior de las cárceles entre «miembros de ETA y radicales islámicos».

Desde entonces, la teoría de la colaboración sólo ha ido sumando nuevos datos. El primero fue el transporte paralelo de explosivos los días 28 y 29 de febrero. El segundo, el coche que ETA robó en diciembre de 2002 en Avilés, a 50 metros del domicilio de Emilio Suárez Trashorras, para cometer un atentado en Santander.Y el penúltimo, desvelado por EL MUNDO la semana pasada, la reunión que miembros de ETA y presos islamistas mantuvieron en la cárcel de A Lama (Pontevedra) el 11-M para celebrar la matanza en Madrid.


Lea mas

This page is powered by Blogger. Isn't yours?