Banner QSVTV

 

 

   La paz sin honor no es paz, es rendición.

 
Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters

        

  Image hosting by Photobucket

    Escribeme

   
 

   Prensa Digital 
Apycom Java Applets
Links solidarios
Apycom Java Applets

Links 

Apycom Java Applets
Otras  bitácoras
Archivos




20.5.06

 

“Los rojos no usan sombrero”

 

“Los rojos no usan sombrero”, era el anunció fascista de una sombrerería madrileña en la España franquista de los cuarenta. El Partido Socialista en Cataluña ha sacado, para el referéndum del 18 de Junio sobre el estatuto de Cataluña, otro lema tan fascista como aquel: “No dejes que el PP use tu No contra Cataluña” . Ambos lemas son fascistas, por demonizar a una parte de la población y usarla para reconducir a los ciudadanos hacía sus posiciones, bajo la amenaza de condenarles a formar parte de esa minoría excluida y satanizada. Este método ya era conocido por los clanes cavernarios para someter a todos los miembros discrepantes.

El anuncio de la sombrerería, producto de su época, era fiel ejemplo de la sociedad a la que iba dirigido, una sociedad escarnecida por una guerra civil provocada como reacción a una imposición totalitaria de la izquierda de los años treinta. El enemigo había sido real y el enfrentamiento hizo de España un gran charco de sangre donde se mezclaron todos los colores.

El lema de campaña del Partido Socialista de Caín, demuestra a su vez la España en que Zapatero nos quiere meter: Fascismo revestido de sonrisas, Como en el Fascismo la mentira y la propaganda sirven para lavar la cara al régimen, no dudando en laminar a quien se le oponga. Un ejemplo es lo que están haciendo con Eduardo Zapalana, usando a los “camisas negras” de la SER.

Los conservadores y liberales españoles no usamos sombrero, usamos la razón para con nuestros actos y el corazón en el respeto por la democracia. Los socialistas, con ZP al frente, sólo usan la cabeza en una carrera alocada por satisfacer sus ansias infinitas de poder, aliándose hasta con el brazo político de los asesinos, sin medir ni importarles las consecuencias de sus actos.

Zapatero es un mentiroso al proclamar que como “español y demócrata” apoya el estatuto de Cataluña. Como demócrata no se puede apoyar un texto legal que limita los derechos de los ciudadanos, intervensionista y excluyente. Como español tampoco se puede apoyar una Ley que altera la Constitución, que rompe con los principios de igualdad de los ciudadanos y hace añicos el principio de solidaridad, base del progreso de estos casi 30 años de democracia.

Y lo mas indignante es que este lío criptofascista zapateril es producto de una masacre realizada para sacar al PP del poder. Conforme vamos vislumbrando el producto final nos asaltan cada vez mayores dudas que la materia prima(el atentado) fuera un hallazgo accidental y si certezas de que fuera mercancía de estraperlo, producto mafioso planificado con anterioridad que ZP ha comprado gustoso para disfrutar de las mieles del poder.


Lea mas

 

Ahmidan niega su implicación

 

20-05-06

Ahmidan niega su implicación


MADRID.- El juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo, quien ayer se reincorporó a su juzgado tras permanecer un mes de baja, comunicó su procesamiento, en relación con los atentados del 11-M, al marroquí Hamid Ahmidan, primo de Jamal Ahmidan, 'El Chino', uno de los siete terroristas que se suicidaron en Leganés (Madrid).

Ahmidan negó cualquier vinculación con la masacre y, en concreto, las acusaciones realizadas contra él en el auto de procesamiento, según informa Europa Press.

Su declaración estaba prevista para el jueves, pero fue pospuesta porque su letrado no compareció en el juzgado. Ahmidan está acusado de colaboración con organización terrorista y de un delito contra la salud pública.

Sólo queda por comparecer para prestar declaración indagatoria -procedimiento por el que se comunica a los procesados su situación y se les pregunta si desean hacer alguna puntualización a los hechos que se les imputan- Youssef Belhadj, presunto ideólogo de la masacre.


Lea mas

 

La Audiencia atribuye a un «error» de Del Olmo la libertad de El Harrak

 

20-05-06

La Audiencia atribuye a un «error» de Del Olmo la libertad de El Harrak


El juez tampoco dio a su sustituta la relación de presos antes de irse de baja, no usa la alerta informática y no informa al presidente de la Sala
MARIA PERAL

MADRID.- El informe del presidente de la Sala Penal de la Audiencia Nacional, Javier Gómez Bermúdez, respecto a la excarcelación de Saed el Harrak, procesado por los atentados del 11 de Marzo, atribuye la puesta en libertad del marroquí a una causa principal -un «error» del juez, Juan del Olmo- y a tres concausas: la «inactividad» de las partes acusadoras, el hecho de que el juez no siguiera las recomendaciones acordadas en 2004 para controlar mejor a los presos preventivos y la interpretación de Del Olmo sobre la última reforma de las normas que regulan la prisión provisional.
(.../...)

Gómez Bermúdez entregó ayer al presidente de la Audiencia, Carlos Dívar, el resultado de la investigación que ha realizado a raíz de que el pasado día 10 tuviera que ser puesto en libertad Saed el Harrak, al que se atribuye un presunto delito de colaboración con la trama islamista que llevó a cabo la masacre del 11-M.

La excarcelación fue acordada por la juez Teresa Palacios, sustituta legal de Del Olmo, al estar éste de baja por enfermedad desde el 27 de abril y hasta ayer. La puesta en libertad de El Harrak era obligada por haber transcurrido el plazo ordinario de prisión preventiva (dos años) sin que se haya prorrogado esa situación.El marroquí, que fue detenido el 6 de mayo de 2004, podría haber estado encarcelado de forma cautelar hasta el 6 de mayo de 2008.

El informe del presidente de la Sala, que se ha entrevistado con Palacios y con los funcionarios de Del Olmo, además de mantener una conversación telefónica con éste, afirma que «a la sustituta legal no se le da relación de presos preventivos» del sumario del 11-M.

También constata que «la comparecencia preceptiva para que las partes instaran o no la prórroga de la prisión de Saed el Harrak fue erróneamente señalada para el 16 de mayo, vencido el plazo».

Control personal

Fue Del Olmo el que fijó esa fecha en el auto de procesamiento del 11-M, dictado el 10 de abril. La explicación que ha dado a Gómez Bermúdez es que fue «un error de transcripción mecanográfica o un error 'de apreciación' [sic] al comprobar las fechas en el listado informático».

Juan del Olmo controla a los presos preventivos «de forma personal y directa». Había creado un archivo informático con la relación de imputados presos en la que El Harrak figuró desde el principio detrás de otro procesado, Mohamed Bouharrat, pese a que el plazo de prisión preventiva de éste vencía más tarde. A esta posición equivocada de El Harrak se refiere el «error de apreciación» mencionado por Del Olmo.

En todo caso, el juez del 11-M «no usa la alarma o alerta de la que está dotado el sistema informático Minerva», que avisa del vencimiento de los plazos de prisión. Tampoco ha seguido las recomendaciones establecidas por Gómez Bermúdez para que los jueces instructores y las secciones de la Sala le entreguen periódicamente los listados de presos.

Respecto a la reforma legal de la prisión preventiva llevada a cabo en 2003, que introdujo la previsión de que el juez y el fiscal deben avisar con antelación del vencimiento de los plazos, Gómez Bermúdez indica que, según la interpretación de Del Olmo, el precepto se refiere al plazo máximo de prisión provisional (cuatro años) y no al plazo ordinario, en el que se encontraba El Harrak.


Lea mas

19.5.06

 

El PP dice que pruebas importantes del 11-M ahora parecen «un escandaloso montaje»

 

19-05-06

El PP dice que pruebas importantes del 11-M ahora parecen «un escandaloso montaje»


Opina que los socialistas quieren que el verano haga olvidar el caso mientras el PSOE rechaza que el ministro del Interior comparezca en el Congreso

AGUSTIN YANEL

MADRID.- La diputada del PP Alicia Castro se quejó ayer de la «indefensión» en que se encuentra su partido en relación con el 11-M, porque el PSOE se niega a que el ministro del Interior acuda al Congreso para hablar de esos atentados. Ante esta negativa, llegó a decir que algunas pruebas que fueron «esenciales» al inicio de la investigación -como la famosa mochila de la comisaría de Vallecas o la furgoneta Renault Kangoo- ahora parece que «pueden ser un auténtico y escandaloso montaje».
(.../...)

El PP solicitó hace algunas semanas que el ministro del Interior comparezca ante la Comisión correspondiente del Congreso de los Diputados, para informar sobre las novedades que se han ido conociendo en relación con esos atentados, sobre todo mediante las informaciones que ha ido publicando EL MUNDO.

El miércoles pasado, Alicia Castro pidió en la Comisión de Interior del Congreso que se acordara una fecha para que comparezca Alfredo Pérez Rubalcaba. Pero el PSOE se negó a que el ministro lo haga, con el argumento de que la Comisión parlamentaria que investigó los atentados del 11-M ya fue cerrada hace tiempo y, por consiguiente, ya no procede hablar de este asunto.

«Al 11-M se le ha dado cerrojazo y no se quiere seguir investigando ni conocer la verdad», afirmó ayer, ante los periodistas. «Es escandaloso que el ministro que exigía saber toda la verdad sobre los atentados pocos días después de que se produjeran», añadió -en referencia a las declaraciones de Rubalcaba el día 13 de marzo de 2004, víspera de las elecciones generales-, «hoy guarde un silencio absoluto».

«A día de hoy, sabemos que tanto la furgoneta Kangoo como el Skoda Fabia y la famosa mochila número 13 pudieran ser pruebas no reales, que se habrían dejado como señuelos para dirigir la investigación policial», añadió, en referencia a que de esa manera se intentó encauzarla hacia el terrorismo islamista.

Se quejó también de lo difícil que resulta investigar este asunto cuando al juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo, que tramita el sumario, le han entregado «pruebas falsas y le han ocultado informes».

El hecho de que la Comisión del 11-M concluyera hace tiempo sus trabajos no significa, según esta diputada, que el PP no pueda seguir preguntando por las novedades que van surgiendo en torno a ese caso. En este sentido, Alicia Castro anunció que su partido continuará exigiendo al Gobierno «comparecencias e información para dar respuesta a todas las incógnitas».

Opinó que, frente a esta actitud del PP, lo que quiere el PSOE es «estirar los tiempos para que llegue el verano y esto se quede en el olvido». «Ya le digo al ministro Pérez Rubalcaba que no va a ser así», subrayó.

A propósito de respuestas, la diputada Alicia Castro recordó que el miércoles de la semana próxima se cumplirá el plazo que tiene el ministro del Interior para responder a las 215 preguntas que el PP le planteó el mes pasado en relación a las incógnitas que existen en torno a los atentados del 11-M.

Aunque suele ser habitual que el Gobierno se retrase a la hora de enviar al Congreso sus respuestas a las preguntas que plantean los parlamentarios por escrito -lo mismo el actual que el anterior que presidía José María Aznar-, en este caso el PP no está dispuesto a esperar más: si llega ese día y no ha recibido contestación, solicitará que sean respondidas de manera oral en la siguiente reunión de la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados, tal y como prevé el Reglamento, lo que convertiría esa sesión en maratoniana.


Lea mas

18.5.06

 

UN LEMA INMORAL DEL PSC

 

18-05-06

EDITORIAL

UN LEMA INMORAL DEL PSC

«El PP utilizará tu no contra Cataluña». Muy nerviosos tienen que estar los socialistas catalanes ante el resultado del referéndum, porque hacía mucho tiempo que un partido no usaba un lema tan inmoral y penoso y censurable como el que ayer hizo público el PSC para la precampaña del referéndum. El responsable de Organización del PSC presentó ayer esta precampaña y tuvo la desfachatez de decir que su partido «hará la campaña en positivo».
(.../...)

Habría que remontarse a los tiempos del vídeo del PSOE en el que identificaba al PP con un dóberman para encontrar un antecedente tan penoso. Con el añadido de que, además de demonizar al PP, el PSC se arroga la representación de todos los catalanes, asegurando que «Cataluña lleva dos años aguantando insultos del PP y en un solo día se los podemos devolver». Es indudable que se trata de una campaña dictada por el nerviosismo, ante la incapacidad de poder explicar ante los catalanes las razones por las que deberían votar sí a un Estatuto cuya tramitación ha venido acompañada de todo tipo de disparates y cuyo contenido ni siquiera los socialistas catalanes son capaces de defender con argumentos que puedan convencer a los ciudadanos.

Al subrayar el no como el elemento central de la precampaña, el PSC comete además un error de bulto, puesto que ERC, su socio en el tripartito, también solicitará el voto negativo. De hecho, los independentistas ya comenzaron ayer a administrar al PSC su propia medicina, al poner en marcha una campaña extraoficial con el lema: «Zapatero utilizará tu sí para negarte el derecho a decidir». Una prueba de que la agresividad del PSC puede movilizar a los partidarios del no, de uno y otro espectro ideológico.Si el primer secretario del PSC, José Montilla, conservara un poco de sensatez debería retirar de inmediato un lema que el PP calificó con toda la razón como «barriobajero y antidemocrático».Y puesto que según parece el presidente Zapatero va a ser el protagonista de la campaña por el sí al Estatuto -cosa lógica, puesto que él es quien impulsó su tramitación-, esperamos que como prueba de su talante desautorice la delirante ocurrencia de la dirección del PSC.


Lea mas

 

Zaplana se querella por calumnias contra dos diputados socialistas

 

18-05-06

Zaplana se querella por calumnias contra dos diputados socialistas


Denuncia a los dos empresarios que le acusaron de cobrar comisiones - Los 'populares' exhiben grabadoras y los del PSPV carteras en el Pleno

M. H. / M. G.

VALENCIA.- Eduardo Zaplana replicó ayer a las grabaciones irregulares y a la denuncia de los socialistas valencianos (PSPV) que lo relacionan con el cobro de comisiones en Terra Mítica con una querella a cuatro bandas, en la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV).
(.../...)


Zaplana se querelló contra los empresarios Antonio Moreno y José Herrero y contra los diputados socialistas Antoni Such y José Camarasa por un delito de «calumnias con publicidad» y un posible «delito de injurias con publicidad», por «haber difundido pública y ampliamente» que el portavoz del PP en el Congreso «había cobrado multimillonarias comisiones ilegales de los contratistas de Terra Mítica».

La denuncia advierte de que a los diputados querellados les mueve «un propósito difamatorio y el ánimo de deteriorar gravemente la imagen pública, el honor, la credibilidad y la dignidad de quien resulta ser su adversario político». Asimismo, Zaplana solicita la declaración del empresario Vicente Conesa, a quien los industriales demandados sitúan en el vértice de la trama de las facturas falsas junto al ex presidente de la Generalitat: «Vi cómo el señor Conesa metía la bolsa en el maletero y dijo delante mía que el dinero se lo repartía con Zaplana», se lee en la transcripción publicada de las grabaciones remitidas por los socialistas a la Fiscalía, según recuerda el propio Zaplana en su querella. La solicitud de que declare Vicente Conesa contrasta con la negativa de la Fiscalía a llamar a declarar a este empresario.

Zaplana subraya la «falta de aportación documental» de los empresarios en sus acusaciones y de los socialistas en su denuncia. Estos últimos ratificaron ayer ante la Fiscalía del TSJCV las razones que les llevaron a los tribunales.

La grabación efectuada por Such y Camarasa de sus conversaciones con los dos empresarios que acusan a Zaplana provocó ayer un rifirrafe en el Parlamento valenciano. Cuando el presidente de las Cortes dio la palabra a Such, los diputados del PP se levantaron de sus asientos, grabadora en mano. «Por muchos números que monte el PP no nos van a hacer callar», replicó el portavoz socialista desde su escaño.

El siguiente acto tuvo a José Camarasa de principal protagonista.La sola mención de su nombre puso de nuevo a los diputados del PP en pie. Al otro lado, los parlamentarios socialistas respondieron esgrimiendo sus carteras.



Lea mas

 

«El PP usará tu 'no' contra Cataluña», lema del PSC para vender el Estatuto

 

18-05-06


MODELO DE ESTADO

«El PP usará tu 'no' contra Cataluña», lema del PSC para vender el Estatuto

Lo justifica porque «Cataluña lleva dos años aguantando insultos del PP y podemos devolvérselos en un día» - Los populares lo ven «sucio y barriobajero» - ERC: «Zapatero usará tu 'sí' para negarte el derecho a decidir»

DANIEL G. SASTRE

BARCELONA.- El PSC ya ha elegido enemigo de cara al referéndum del Estatuto. Los socialistas catalanes obviarán que Esquerra Republicana también va a defender el no al texto y van a centrarse en el Partido Popular. El lema de la precampaña es más un que viene el lobo que una defensa argumentada del sí: «El PP usará tu no contra Cataluña».
(.../...)

El secretario de Organización del PSC, José Zaragoza, presentó ayer un esbozo de lo que será una campaña claramente destinada a tocar la fibra sensible de los electores catalanistas que se planteen el no al Estatuto. «Lo fundamental son las consecuencias del voto. Cataluña lleva dos años aguantando los insultos del PP: podemos devolvérselos todos en un solo día», dijo Zaragoza, en referencia al 18 de junio, día del plebiscito. Apelando a la «sensatez», Zaragoza intentó decantar hacia su trinchera a «la gente que quiere jugar al no esperando que gane el sí».

Para el secretario de Organización socialista, «si Cataluña habla alto y claro» el día del referéndum, «el PP fracasará y no podrá cumplir su amenaza de no aplicar el Estatuto» si un día vuelve a gobernar.

Zaragoza también aclaró que, pese a los ofrecimientos de Artur Mas, «el PSC no compartirá campaña con nadie, como sabe desde hace meses CiU», y que todo el partido se volcará en apoyar el sí en los días previos al referéndum. El 16 de junio, el día de cierre de la campaña, el presidente Zapatero participará en el acto de Barcelona.

Aunque el secretario de Organización de los socialistas catalanes no desveló si Maragall se presentará a la reelección tras el referéndum, afirmó que «es el mejor candidato que puede presentar el PSC». Sin embargo, dejó la decisión en manos del presidente de la Generalitat: «El PSC dará pleno apoyo a lo que diga».

El Partido Popular catalán no se tomó bien lo de «el PP usará tu no contra Cataluña». El portavoz parlamentario popular, Daniel Sirera, tildó la campaña de «sucia, rastrera, barriobajera y antidemocrática», y la atribuyó al «nerviosismo» de los socialistas.«No son capaces de explicar ningún aspecto positivo del Estatuto y vuelven a utilizar la crítica al PP como único argumento», remató Sirera.

Sintiéndose también aludida por el lema escogido por los socialistas, ERC no tardó en reaccionar. La portavoz republicana, Marina Llansana, tildó la precampaña del PSC de «simplista y cobarde», porque «huye de la batalla de los contenidos» y busca «manipular el sentido del voto de los ciudadanos que irán a decir no por motivos distintos a los del PP».

Ayer mismo, desde la sede de ERC, empezó a distribuirse una réplica no oficial. Los republicanos, a través de su página web y de su correo electrónico, hicieron correr un lema alternativo: «Zapatero utilizará tu sí para negarte el derecho a decidir».

Pero el relacionado con la campaña no era el único reproche que tenían ayer los independentistas para el PSC. Por la tarde, el portavoz de ERC en el Parlament, Joan Ridao, explicó a Efe su visión de la ruptura del tripartito. Según él, Maragall «cayó en la trampa del PSOE y CiU», por lo que «pasará a la historia por allanar el camino» de un futuro acuerdo «sociovergente» en la Generalitat.

«Es lamentable que Maragall no se dé cuenta de que PSOE-PSC y CiU, primero con el pacto entre Artur Mas y José Luis Rodríguez Zapatero y después con la presión que han ejercido para expulsar a ERC del Gobierno con un método traumático, sin pactar una salida civilizada, han matado dos pájaros de un tiro: al propio Maragall y a Esquerra Republicana», afirmó el portavoz independentista.

En las antípodas de la opinión de ERC acerca del Estatuto, ayer se constituyó en Barcelona una plataforma cívica con el objetivo de defender «con orgullo» el sí en el referéndum. Los impulsores -la directora general del Liceo, Rosa Cullell, y el director del Centro Unesco en Cataluña, Agustí Colomines, entre otros- consideran el texto «un gran paso adelante». Sus miembros explicaron que cuentan ya con adheridos «de toda filiación política, votantes de CiU, PSC, ICV e incluso de Esquerra».




Lea mas

 

'Amocachi' reconoce a la juez que trasladó a Madrid 40 kilos de explosivo del 11-M

 

18-05-06

'Amocachi' reconoce a la juez que trasladó a Madrid 40 kilos de explosivo del 11-M

Antonio Toro responde a la magistrada Palacios que él no ha cometido «ningún delito»

MANUEL MARRACO

MADRID.- Al igual que hizo El Gitanillo, el menor ya condenado por el 11-M, Sergio Alvarez, Amocachi, reconoció ayer ante la juez que la acusación plasmada por Juan del Olmo en el auto de procesamiento es cierta: él transportó Goma 2 desde Asturias a Madrid. Eso sí, según fuentes de la Fiscalía aclaró que fue tan sólo la mitad de la que recoge el auto. En realidad, el escrito de Del Olmo ya considera excesiva la cantidad de 80 kilos -aportada por el propio Amocachi a la Guardia Civil- y la reduce a 40.El traslado se efectuó «por orden de Trashorras» y recibió a cambio 150.000 pesetas (900 euros) y dos placas de hachís.

(.../...)

Sergio Alvarez es el único de los 18 procesados que ya han desfilado por el despacho de la juez Teresa Palacios -que sustituye a Del Olmo mientras dura su baja médica- para que les comunique la decisión de sentarles en el banquillo.

El primero en comparecer fue Antonio Toro, al que los investigadores han considerado verdadero cerebro de la trama de los explosivos.Apenas permaneció unos minutos ante la juez, puesto que sólo respondió a la obligada pregunta de si estaba de acuerdo con el auto de procesamiento. «No he cometido ningún delito», afirmó, según fuentes jurídicas. Además de Amocachi y Toro, cuatro de los 10 acusados que comparecieron ayer están dentro de la denominada trama asturiana: Emilio Llano, Raúl González, Iván Reis e Iván Granados.

Llano, máximo responsable de Mina Conchita, se encontraba en prisión provisional hasta el pasado 11 de abril, cuando el juez le permitió quedar libre bajo fianza. Lo mismo sucedió con Raúl González.

Junto a los asturianos, ayer comparecieron Otman el Gnaoui, Abdelilah el Fadual el Akil, Rachid Aglif y Hasan el Haski.Este último está considerado como un alto dirigente del Grupo Islamista Combatiente Marroquí (GICM) y es el único de los 29 procesados al que Del Olmo atribuye el grado de dirigente de un grupo terrorista. Como en sus declaraciones anteriores, El Haski negó ayer su implicación en el 11-M.

Más hablador estuvo Rachid Aglif, que defendió su inocencia y a la salida del Juzgado afirmó que su única culpa era haber conocido a Rafá Zouhier y a El Chino.

Hoy están citados Hamid Ahmidan (primo de El Chino), Mouhannad Almallah Dabas, Youssef Belhadj, Mohamed Larbi Ben Sellam, Abdelmajid Bouchar, Carmen Toro (hermana de Antonio y esposa de Trashorras), Brahim Moussatem, Mohamed Moussatem, Javier González y Nasredinne Bousbaa.



Lea mas

 

Del Olmo estaba «agotado»

 

18-05-06

Del Olmo estaba «agotado»


MADRID.- Los funcionarios de la Audiencia que han colaborado con el juez Juan del Olmo en la instrucción de la causa emitieron ayer un comunicado para mostrar su «total y sincero apoyo» al magistrado, al que el Consejo General del Poder Judicial ha abierto unas diligencias para investigar su responsabilidad en la excarcelación de un procesado del 11-M.

«Sabemos que ese error no se debe a otra cosa que al agotamiento propio de todos los días sin descanso, sin tiempo ni siquiera para dormir y poder terminarlo en el plazo que se le había dado, a pesar de los consejos médicos que le advertían de los riesgos que conllevaba para su propia salud el no someterse a la intervención quirúrgica programada para mucho tiempo antes». En estos momentos, Del Olmo está de baja tras una operación ocular. Los funcionarios también hacen referencia a las jornadas «sin despacho para trabajar, relegado a un rincón del Juzgado, sometido a innumerables presiones y prácticamente sin apoyo de nadie».

El comunicado transmite igualmente la «indignación por el injusto trato que está recibiendo nuestro juez como único pago a su total


Lea mas

17.5.06

 

Zougam, Zouhier y Trashorras desmienten la versión oficial

 

17-05-06

IMPRESIONES

Zougam, Zouhier y Trashorras desmienten la versión oficial

En ausencia del juez Del Olmo, aún convaleciente de su operación, la juez Teresa Palacios inició ayer el trámite de comunicar su procesamiento a los 29 acusados del sumario del 11-M. Lo que se antojaba una mera formalidad judicial hizo aflorar tres declaraciones con un denominador común: las tres ponen en solfa la versión oficial y denuncian la complicidad de los cuerpos policiales antes, durante y después de la masacre. El asturiano Suárez Trashorras, acusado de proporcionar explosivos para el atentado, le dijo a la juez que había sido Manolón -el controvertido inspector de policía de Avilés- quien le había mandado infiltrarse en la célula de El Chino. Hay que recordar que el policía mantenía en aquellas fechas un estrecho contacto con Trashorras y que fue él quien le presentó a los policías que se lo llevaron detenido a Madrid. Si el ex minero criticó ayer la complicidad de la policía, Rafá Zouhier hizo lo propio con la de la Guardia Civil. Echando mano de un ingenioso paralelismo con el caso Bono, Zouhier preguntó por qué no se detiene a los guardias que sabían lo que pasaba en Asturias cuando a otros se les condena sólo por detener sin pruebas. No le falta razón: si la UCO hubiera actuado conforme a las informaciones de su confidente, tal vez nunca se hubiera producido la masacre. Pero sin duda la declaración más inquietante es la de Jamal Zougam, el único acusado al que diversos testigos sitúan en los trenes. ¿Qué motivos tiene para sentirse un «cabeza de turco»? ¿Por qué dice que el 11-M «fue un atentado político»? Y, sobre todo, ¿por qué remacha la frase con ese inquietante «Ganaron los que ganaron»? Las tres declaraciones ahondan en la impresión de que los cuerpos policiales tuvieron la información suficiente para abortar el 11-M. ¿Por qué entonces no lo hicieron?


Lea mas

 

Tres procesados clave denuncian a la juez complicidades policiales en el 11-M

 

17-05-06

Tres procesados clave denuncian a la juez complicidades policiales en el 11-M

Trashorras ante Teresa Palacios: «'Manolón' me ordenó infiltrarme en la célula de 'El Chino'» - Zougam: «Soy un cabeza de turco. Fue un atentado político, ganaron los que ganaron» - Zouhier: «¿Por qué no se detiene a los guardias civiles que sabían lo que pasaba en Asturias?»

MANUEL MARRACO

MADRID.- Los principales acusados por el 11-M comparecieron ayer en la Audiencia Nacional para que la juez Teresa Palacios, sustituta de Juan del Olmo, les informara de su procesamiento. Y para que pudieran rebatir, como así hicieron, la decisión del magistrado.Los tres primeros en declarar, figuras clave en la instrucción judicial, denunciaron ante Palacios el papel desempeñado por las Fuerzas de Seguridad en los atentados. Emilio Suárez Trashorras y Rafá Zouhier explicaron que fueron la Policía y la Guardia Civil, respectivamente, las que les llevaron a relacionarse intensamente con los terroristas. Por su parte, Jamal Zougam afirmó que el 11-M fue «un atentado político» en el que a él le ha tocado el papel de «cabeza de turco».
(.../...)

Las comparecencias siguieron el mismo orden que las detenciones.Comenzó Zougam, arrestado apenas 48 horas después de la masacre.«Fue un atentado político. Ganaron los que ganaron», explicó a la juez Palacios. «Soy un cabeza de turco», añadió el marroquí.

Zougam también insistió en que «son falsos» los testigos que aseguran haberle visto en los trenes de cercanías. El marroquí alegó que los reconocimientos se produjeron cuando su rostro ya había sido difundido. «Mi fotografía había salido en las televisiones de medio mundo», dijo a la salida del Juzgado.

El siguiente en declarar fue Trashorras. El ex minero comenzó su comparecencia afirmando que no iba a responder ni a las preguntas de las acusaciones -la fiscal Olga Sánchez y dos particulares- ni a las de las defensas que no fueran la suya. Según informaron fuentes jurídicas, el asturiano cargó sobre el ex responsable de estupefacientes de la Comisaría de Avilés Manuel García Rodríguez, Manolón, la culpa de que haya acabado con la acusación más grave entre todos los procesados. «Manolón me ordenó que me infiltrase en la célula de El Chino», declaró ante la juez Palacios. También negó que fueran suyas muchas de las llamadas investigadas por la Policía que le implican en la preparación de los atentados.

Por su parte, en la comparecencia más larga de la mañana, el confidente de la Guardia Civil Rafá Zouhier repitió ante la juez lo que tantas veces explicó a Del Olmo: que un año antes del 11-M él avisó a la Guardia Civil del mercado de explosivos que había montado Trashorras. Como había hecho minutos antes el ex minero, el marroquí explicó que habían sido sus controladores en el Instituto Armado quienes le habían pedido que se infiltrara en el grupo.

Zouhier insistió en que no es culpa suya que su colaboración no sirviese para evitar los atentados, Por el contrario, la responsabilidad debería recaer sobre los agentes a los que informaba. Haciendo referencia al caso Bono, afirmó: «Si a unos policías les condenan por detener sin pruebas, ¿qué hace falta para que detengan a los que, teniendo las pruebas, no detuvieron a los asturianos?».

También compareció ayer en la Audiencia Saed el Harrak, en libertad gracias a que el juez Del Olmo y la fiscal Sánchez no acordaron a tiempo prorrogar su prisión. Tranquilo, sonriente y convencido de que su libertad se debe más a que el juez le cree inocente que a un error de plazos, el marroquí entró y salió de la sede judicial acompañado de, al menos, cuatro policías que vigilan sus pasos desde su salida de la cárcel, el pasado miércoles por la noche.

También declaró ante Palacios Fouad el Morabit, que insistió en que nunca empleó dos de los teléfonos que se le atribuyen, así como que muchas llamadas desde los que sí lo son no las efectuó él mismo, sino que son consecuencia de la práctica habitual de prestarse los teléfonos.

Posteriormente, el sirio Basel Ghalyoun explicó a la juez que nunca utilizó uno de los teléfonos encontrados en Leganés, como le atribuye el juez, y que junto a un texto supuestamente favorable a la yihad que se le intervino también se halló otro más extenso claramente contrario a la guerra santa.

Al final de la mañana declararon Mohamed Bouharrat, al que la juez Palacios ha acordado prorrogar la prisión provisional, y Mahmoud Slimane Aoun. Respecto a este último, Del Olmo fijó para ayer la prórroga de su prisión, pero la diligencia ha sido aplazada hasta el próximo día 15 de junio. El juez ofreció a Slimane la posibilidad de quedar libre bajo fianza de 50.000 euros, pero el libanés ha decidido no hacerlo al estar en prisión cumpliendo una condena por otro asunto.

Tras las ocho declaraciones de ayer, hoy está previsto que lo hagan 10 de los 29 procesados, y mañana otros tantos. En el caso de El Egipcio, han sido las autoridades italianas las que le han comunicado que el juez Del Olmo ha decidido procesarle.

JAMAL ZOUGAM

«Fue un atentado político, soy un cabeza de turco»

MADRID.- Es el único presunto miembro de la célula a quien Del Olmo considera autor material, por lo que le acusa de 191 asesinatos consumados y 1.755 en grado de tentativa -los heridos en el 11-M-.La base son las declaraciones de testigos protegidos que lo sitúan en los trenes de cercanías afectados en la mañana del 11 de Marzo.Su denuncia de que la primera rueda de reconocimiento se celebró con personas con las que no guardaba el mínimo parecido llevó a Del Olmo a celebrar otra rueda, en la que también fue reconocido.Además, el juez sostiene que de su locutorio salieron las tarjetas de teléfono que sirvieron para activar las mochilas bomba, así como otras empleadas posteriormente por los terroristas. Él asegura que no tiene nada que ver, que cuando se produjeron los atentados se encontraba durmiendo junto a su hermanastro, que finalmente no ha sido procesado.

EMILIO SUAREZ TRASHORRAS

«'Manolón' me ordenó que me infiltrara»

MADRID.- La persona que más delitos afronta por los atentados islamistas del 11-M es, finalmente, un asturiano. Emilio Suárez Trashorras está acusado de proporcionar la dinamita, por lo que responderá como cooperador necesario tanto por lo sucedido el 11 de Marzo como por el suicidio colectivo de Leganés, en el que también falleció un miembro de los GEO y otros 18 resultaron afectados. El asturiano reconoce sus contactos con la célula de El Chino, pero asegura que se limitaron al tráfico de drogas.Trashorras y su esposa, Carmen Toro, colaboraban con el responsable de estupefacientes de la Comisaría de Avilés. «Manolón me ordenó que me infiltrara en la célula de El Chino», explicó ayer a la juez Palacios. En anteriores visitas a la Audiencia Nacional, al igual de Zouhier, ha dicho que se ha sentido abandonado por los miembros de las Fuerzas de Seguridad con los que había colaborado.

RAFA ZOUHIER

«Avisé de la dinamita a la Guardia Civil»

MADRID.- El marroquí Rafá Zouhier podía haberse llevado la gloria del héroe que entrega a las Fuerzas de Seguridad a un grupo terrorista, pero ha acabado procesado por colaborar con la célula del 11-M.Zouhier fue colaborador de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil durante los años previos a los atentados.Tras informar de que unos asturianos -Trashorras y Antonio Toro- ofrecían explosivos, sus controladores le pidieron que obtuviera una muestra. Así lo hizo. «La única banda armada con la que he colaborado es la Guardia Civil», declaró en la Audiencia. El juez Del Olmo también le procesa por un delito de tráfico de explosivos. Ayer insistió en que el avisó «a los españoles» de lo que sucedía, y que quienes merecían estar en prisión -él lleva ya dos años- son los agentes que no hicieron nada con la información que ofreció.


Lea mas

16.5.06

 

Zougam dice que los testigos en los que se basa su procesamiento por el 11M “son falsos”

 

16-05-06

SE CONSIDERA LA “CABEZA DE TURCO” DE LA INVESTIGACIÓN
Zougam dice que los testigos en los que se basa su procesamiento por el 11M “son falsos”

Jamal Zougam. Con Juan Del Olmo de baja médica, la juez Teresa Palacios ha tomado declaración a 8 de los 29 procesados por el 11-M. Jamal Zougam, uno de los principales imputados por la masacre, ha declarado que los testigos en los que se basa el auto de procesamiento para incriminarle son "falsos" y que se considera la “cabeza de turco” de la investigación judicial. Lea el Enigma 21 de Luis del Pino en el que se analizan las declaraciones de los testigos. Por otra parte, este martes El Mundo recordó que ya en 1992 la Audiencia de Vizcaya puso a Del Olmo "como ejemplo de lo que no debe ser una investigación judicial".

Leer el resto de la noticia aqui


Lea mas

 

Un tribunal 'reprobó' en el 92 a Del Olmo por 'infracciones graves' al instruir un sumario

 

16-05-06

Un tribunal 'reprobó' en el 92 a Del Olmo por 'infracciones graves' al instruir un sumario

La Audiencia de Vizcaya le puso como ejemplo de 'lo que no debe ser una investigación judicial' por permitir que la Ertzaintza le marcara la pauta

ANTONIO RUBIO

MADRID.- El juez que investiga el 11-M recibió durísimas críticas de la Audiencia Provincial de Vizcaya cuando ejercía de juez instructor en Durango. El tribunal describió su trabajo en el caso Orozco como «un diseño acabado de lo que no debe ser una investigación judicial».

«Graves infracciones del sistema de garantías», «Todo ello ofrece un diseño acabado de lo que no debe ser una investigación judicial [ ] después de una tan dilatada y accidentada instrucción de la causa», «El Sr. instructor merece una clara reprobación»...
(.../...)

Esos comentarios, ratificados posteriormente por el Tribunal Supremo, son una pequeña muestra de lo que la Audiencia Provincial de Vizcaya dijo en diciembre de 1992 sobre la labor profesional del juez que instruyó el caso Orozco: Juan del Olmo. Catorce años más tarde, el juez ya no ejerce en la localidad vizcaína; está en Madrid, en la Audiencia Nacional, a cargo del sumario del 11-M.

El Consejo General del Poder Judicial y la propia Audiencia Nacional acaban de abrir unas diligencias informativas para determinar si una negligencia suya ha sido la causa real de la excarcelación del islamista Saed el Harrak, procesado por los atentados de Madrid. Ni el juez ni la fiscal del caso, Olga Sánchez -ambos dedicados al 11-M de manera exclusiva-, se dieron cuenta de que vencía el plazo máximo de prisión provisional para el marroquí, por lo que no acordaron a tiempo una prórroga.

La investigación del caso Orozco buscaba esclarecer la muerte del guarda forestal Aureliano Letona. La sentencia consideró probado que en la madrugada del 6 de febrero de 1981, en la localidad vizcaína de Orozco, un grupo de personas convirtió a Letona en el blanco de sus pesadas bromas. Recibió golpes y múltiples vejaciones.La víctima trató de huir, pero se lo impidieron. Finalmente, apareció muerto en un río. Siete personas fueron condenadas a un año de cárcel y otra a seis meses.

Los periódicos del País Vasco recogieron en sus páginas las descalificaciones que durante la vista oral -noviembre y diciembre de 1992- se produjeron contra la actuación de la Ertzaintza y del juez: Sombras en la instrucción; La sentencia ha declarado nulas las declaraciones ante la Policía y su ratificación judicial; y El magistrado Giménez critica a la Ertzaintza y considera responsable al juez instructor.

Pero las descalificaciones más importantes contra la policía y Del Olmo quedaron reflejadas en la sentencia elaborada por los magistrados Joaquín Giménez, Ana Rodrigo y Miguel Escanilla.El apartado más amplio y duro es el punto sexto de los fundamentos jurídicos: Razones de nulidad de algunas pruebas sumariales.Comienza afirmando que «una valoración de los hechos expuestos pone de manifiesto la existencia de graves infracciones del sistema de garantías que constituyen el proceso penal, causantes de indefensión».Y continúa: «Las investigaciones que llevaba la Policía y el papel formalmente autorizante adoptado por el Sr. juez de instrucción, todo ello ofrece un diseño acabado de lo que no debe ser una investigación judicial».

«Se abren unas diligencias previas por hechos instruidos en el propio Juzgado cuando el sumario precedente se encontraba en la Audiencia, y por tanto con pérdida de la competencia para el Sr. instructor», añade.

También el Tribunal Supremo, al confirmar en 1994 la sentencia de la Audiencia Provincial, hizo referencia a las «anomalías» e «irregularidades de tramitación procesal verdaderamente singulares» llevadas a cabo por Del Olmo.

Las críticas contra instructor judicial y el policial prosiguen en la sentencia de la Audiencia Provincial: «Se emplea por los agentes policiales la técnica de los interrogatorios previos [ ] Es una técnica que debe rechazarse por vulneradora de los derechos de los interrogados y sobre la que está Audiencia ya se ha pronunciado [ ] y ahora se reitera con la máxima energía».

La Audiencia recuerda que «todas las personas llamadas a declarar, estuvieran o no en prisión, tenían derecho a presencia de letrado e instrucción de derechos [ ] Esta nulidad debilita extraordinariamente las declaraciones sumariales prestadas».

«La justicia penal», resume la sentencia, «sólo puede hacerse por vía de legalidad. Lo anterior parece estar ausente en las diligencias que se comentan, responsabilidad que es justo decirlo, no se agotan en la propia policía actuante, porque por razones obvias la autoridad judicial no pudo ser ajena a la desmesura y extremosidad que se observa en la instrucción sumarial».

En otros punto, los magistrados aluden a la «severa crítica negativa» que merece la instrucción.

El apartado quinto de los fundamentos jurídicos subraya la petición de las defensas de anular las declaraciones efectuadas ante la Policía y el juez. Y el apartado séptimo indica: «La única prueba procesal de cargo digna de tal nombre está constituida por la declaración de Mariano Urquijo [uno de los testigos] efectuada en el acto de la vista».

La instrucción de Del Olmo queda constantemente en entredicho.En el mismo apartado quinto, que el tribunal denomina Análisis de la actividad sumarial, se indica que «por parte del Juzgado [ ] se acuerda iniciar las diligencias previas nº 809/87, no obstante tener instruido el sumario nº 3/81 por idénticos hechos, y que a la sazón se encontraba concluido y remitido a la Audiencia».

Las presuntas irregularidades o negligencias sumariales no acaban ahí. El tribunal recuerda que, después de iniciadas las diligencias, posteriores al sumario ya cerrado, se produce un «nuevo desdoblamiento de actuaciones» por parte de la Ertzaintza y el instructor. Y subraya esa incongruencia y otras como que «varias declaraciones tomadas en sede policial durante ese tiempo fueran tan rápida como rutinariamente ratificadas en sede judicial, sin que hubiese llegado el atestado al propio Juzgado». La Audiencia de Vizcaya también afirma que «se acuerdan, sin la debida motivación, estados de prisión provisional».

Pero lo más sorprendente de todo es cuando el instructor permite que reciban la condición de testigos quienes debían considerarse imputados. El tribunal sentenciador indica que el sargento mayor de la Ertzaintza que investigó el caso expuso al juez «una minuciosa descripción de hipótesis» sobre «las personas que pudieran estar implicadas en su mayoría como inductores, cómplices, autores o encubridores» en la muerte. Y después «aparecen, decimos, declarando en calidad de testigos, y lo que es más sorprendente la misma condición se mantiene en sus rutinarias ratificaciones en sede judicial».

La crítica sobre la forma que emplea la Policía para conseguir las declaraciones de los testigos e imputados, con consentimiento del juez instructor, es total: «Está reconocido [ ] que con carácter previo a las declaraciones documentadas sostuvieron conversaciones muy dilatadas en el tiempo, permaneciendo en ocasiones entre 24 y 30 horas ininterrumpidas en las dependencias policiales, de forma voluntaria según los miembros de la Unidad de Policía Judicial y no tan voluntariamente en la versión que ofrecieron los interesados en el acto del juicio».

Como en el sumario del 11-M

Existe un apartado reprobatorio de la Audiencia de Vizcaya que recuerda la situación que se produjo en la instrucción del sumario del 11-M con el imputado Rafá Zouhier. Unos guardias civiles visitaron al confidente marroquí en la cárcel con la intención de que cambiara algunas de sus declaraciones. En el 'caso Orozco', la Audiencia dedica un apartado a lo que llama 'Autorización a que los Agentes Policiales visitaran a los presos en el Centro Penitenciario por delegación del juez a pretexto de interesarse por su salud'.

La Audiencia de Vizcaya afirma que es en la vista oral «donde se ha producido la verdadera prueba de cargo» y que ésa es «la base de las actuaciones practicadas exclusivamente en el acto de la vista que la Sala ha llegado al juicio de certeza ». Se da la circunstancia de que en el sumario del 11-M también existen una serie de pruebas, piezas de convicción o testimonios que han sido obtenidos por la Policía de forma poco ética y que posteriormente han sido incorporados a la causa.

EL MUNDO ha podido constatar que los abogados defensores personados en la causa solicitarán, al iniciarse la vista oral, la anulación de todas esas pruebas.

El juez Del Olmo también es criticado por sus compañeros de la Audiencia de Vizcaya cuando recogen, como ejemplo, la declaración de uno de los imputados: «Con consentimiento del Sr. juez de instrucción se encontraban presentes los agentes policiales intervinientes en el atestado, insólita situación que merece una clara reprobación».


Lea mas

15.5.06

 

Valcárcel: «¿Por qué no nos dan agua si nosotros trasvasamos kilovatios?»

 

15-03-06

Valcárcel: «¿Por qué no nos dan agua si nosotros trasvasamos kilovatios?»

MURCIA.- El presidente de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, se preguntó ayer en un comunicado «por qué no nos envían agua cuando los murcianos trasvasamos kilovatios de energía», en referencia al valle de Escombreras, de donde sale el gas, energía eléctrica y petróleo «que consume una parte de España».

Valcárcel apeló a la «solidaridad recíproca nacional» en la distribución de los recursos energéticos y lamentó el «déficit estructural» de agua que padece la agricultura murciana que, según dijo, «es la más competitiva de España».

Recordó que las tres plantas de ciclo combinado (AES, Gas Natural e Iberdrola) producirán 20 millones de megavatios/hora al año, de los que 13 millones serán excedentarios para otras comunidades «y que contribuirán a generar la luz que necesitan cerca de cuatro millones de hogares españoles».

Además, dijo que el gasoducto «curiosamente, hace el mismo recorrido que hubiera hecho el canal del Ebro al Segura».


Lea mas

14.5.06

 

La rebelión de los ciudadanos

 

14-05-06
PREGUERIAS


La rebelión de los ciudadanos

Ciutadans de Catalunya denuncia el sinsentido de la carrera identitaria entre territorios del país - Advierte del peligro de que el enfrentamiento entre entidades haya pasado a darse entre los individuos - Afirma que, frente a los nacionalismos, España es una garantía de diversidad y de higiene democrática

VICTORIA PREGO

Sucedió a mediados de la semana que acaba de pasar y fue un éxito de público. Mucha más gente de la prevista se agolpaba en la puerta del teatro para ir a escuchar a unos señores que, en principio, no les iban a proporcionar ni diversión, ni ganancias, ni siquiera la inyección de entusiasmo que todo militante necesita para sucumbir ante el aura gloriosa del líder. Nada de eso se ofrecía aquella tarde. Los que hacían cola para entrar, incluso cuando el recinto se había llenado, acudían a escuchar las razones de tres ciudadanos.Eran las razones las que les convocaban. No el mitin, no la fiesta, no la pasión, ni la avidez de mando, no el regocijo de su ejercicio.No. Las razones de tres ciudadanos que denuncian a capella, sin más arma ni más potencia que sus propias convicciones, la nefasta deriva nacionalistizante que se ha disparado en España, territorio por territorio, comunidad por comunidad.
(.../...)

Uno de los grandes artistas de nuestro tiempo, Albert Boadella; un catedrático de Derecho Constitucional; Francesc de Carreras, y un periodista, Arcadi Espada; se subieron el martes pasado al escenario del Teatro Reina Victoria para decir sosegadamente, valerosamente, de manera escueta, con las manos en los bolsillos y sin más acompañamiento que su propia voz, un puñado de cosas de importancia enorme.

Desde la boca del escenario denunciaron que «la acción replicante del nacionalismo en esta carrera hacia la más absoluta falta de sentido en que parecen comprometidos los políticos españoles» está provocando un efecto grave de difícil retorno. Espada señaló lo que todos hemos visto, incluso quienes se empeñan en negarlo para no tener que cambiar de discurso político: que «los dos últimos años marcan el periodo más irritado de las relaciones entre españoles (quiero decir entre catalanes, vascos, gallegos, extremeños, andaluces) que hayamos visto hasta donde alcanza nuestra vista».

Cierto es que resulta estúpido y artificial pretender que se pueda vivir en la Arcadia de la convivencia. Pero las tensiones inevitables en un país tan diverso tienen un límite que los tres hombres que hablaron -bambalinas negras y los focos necesarios para que la escena no tuviera los visos escénicos del kafkiano Informe para una Academia- dejaron bien sentado.

Lo dijo Espada: el límite a tanto sinsentido se traspasa en el momento en que «en lugar de las entidades, míticas o burocráticas, el sujeto de enfrentamiento sean los ciudadanos. Es decir, no Cataluña y España, esos conceptos, incluso esas instituciones, sino los catalanes y los madrileños, o los murcianos, o los extremeños».Pero es que ese límite se ha traspasado ya. Y la nefasta consecuencia de estas veleidades electorales y políticas de la mayor parte de los líderes en ejercicio está siendo el desgarro de esa «trama de afectos que es España».

¿Exagerado el diagnóstico? No, certero. Los Ciudadanos de Cataluña denuncian los riesgos de un desencuentro entre ciudadanos, estúpidamente inducido por las estrategias políticas partidistas que de ninguna manera atienden a los individuos más que en la medida en que los tales individuos son electores, es decir, clientes políticos.Por esa razón, este grupo de hombres y mujeres son escuchados en toda España con atención creciente y creciente convicción.

«A mi juicio», dijo Espada, «restablecer la confianza y la complicidad entre españoles debería ser una tarea prioritaria en estos momentos para cualquier partido político». Lamentablemente, no hay visos de semejante cosa. Hay, eso sí, indicios de que las señales de alarma han llegado a las terminales de algunos centros del poder político. Es verdad, por ejemplo, que ahora mismo los dirigentes de CiU -que se ven ya gobernando Cataluña después del tristísimo espectáculo que nos está ofreciendo el moribundo tripartito- están asustados ante la reacción de hostilidad hacia los catalanes que el famoso Estatuto está provocando entre una parte importante de los demás españoles. Y es verdad que, en vista de eso, quieren mantener un «perfil bajo» hasta que la irritación y la hartura bajen de tono. Pero es una decisión táctica que se modificará en cuanto escampe e interese.

Lo único constatable es que en estos momentos ninguno de los partidos políticos en ejercicio tiene como preocupación esencial la de intentar suturar -sutura fue la palabra empleada por estos Ciutadans de Catalunya- las brechas abiertas por tanto afán diferenciador, tanto ensimismamiento, tanta obsesión identitaria basada en la sacralización de las escasas y minúsculas diferencias entre unos ciudadanos que son, convenga o no convenga a los nacionalistas viejos y a los sobrevenidos, esencialmente, radicalmente, felizmente iguales.

«España es un pacto constitucional que ha dado a sus habitantes los que probablemente sean los mejores años de su Historia», se recordó allí. «Si existe el nacionalismo español, es éste, y ninguna otra fantasmagoría polvorienta». Y se dijo una cosa más, una que da un vuelco al eterno tópico de que el nacionalismo es el defensor y garante de la diversidad española. Porque sucede justamente lo contrario: sucede que España es reclamada como diversa por unos nacionalismos que se esfuerzan por imponer la uniformidad en su territorio. España es diversa porque es diversa Cataluña. Y lo es el País Vasco, lo es Galicia, Andalucía, Madrid, también. Hay, además, otra falsedad de origen que conviene señalar cuando los nacionalismos sostienen que España es una nación de naciones. Porque la realidad es que, en la aplicación de sus tesis identitarias y diferenciales, es justamente la Nación española la que queda expulsada como concepto y como realidad constitutiva de, por ejemplo, la nación catalana. ¿Dónde esta la Nación española en el ideario nacionalista vasco, en el catalán? ¿Cuál es su presencia querida y buscada en los símbolos, en las instituciones, en su discurso político? ¿Qué lugar ocupa que no sea el de objeto de desconfianza, denuesto o desdén? ¿De qué nación de naciones se está hablando más allá de la vacuidad de la expresión?

«España es sobre todo una acción diversa», escuchamos decir el martes a estos ciudadanos que tienen el valor de lanzarse a nadar contra la poderosísima corriente dominante y casi moralmente impuesta. «Una de las calamidades intelectuales de nuestro tiempo es cómo los nacionalismos se han apoderado del concepto de la diversidad. Porque, paradójicamente, la gran víctima de la hegemonía del nacionalismo, es la diversidad. La garantía de la diversidad catalana, vasca, andaluza, gallega, valenciana, es España». Esto fue lo que se dijo y la frase resultó revolucionaria en este mundo de verdades inamovibles.

«España aún existe. España como mercado y España como trama de afectos. Que por cierto es lo mismo, como bien han descubierto los empresarios catalanes». No era una forma retórica sino una clara posición política. Cuando Espada precisó que «defendemos los lazos entre españoles porque un catalán al que limitan su posibilidad de ser español es como un español al que limitaran su posibilidad de ser europeo: una pérdida injustificable, un pésimo negocio ciudadano», los presentes aplaudieron largamente.No aplaudieron con entusiasmo, ni con fervor. Eran aplausos de acuerdo reflexivo, de tranquilidad ante lo obvio, de libre asentimiento sin grandes cargas de reproche. Aplausos de preocupación, pero no de ira.

Después de todo esto, el último de los intervinientes pudo sostener sin forzar la idea que «España es una vigilancia democrática, una garantía de ventilación e higiene» y que, «ante el prodigioso y wagneriano espectáculo de la degeneración de la cultura política catalana y vasca, la influencia creciente de España, de los ciudadanos españoles, es la más sólida y favorable posibilidad de regeneración».A final sucedió algo insólito: el ciudadano que hablaba dijo, no gritó sino dijo, «viva España». Y la frase sonó a conclusión razonada. Pero, sobre todas las cosas, sonó a modernidad.

victoria.prego@elmundo.es




Lea mas

 

PARACUELLOS, LA MATANZA QUE VI

 

14-05-06
Historia


PARACUELLOS, LA MATANZA QUE VI

DIAS DESPUÉS DEL TERRIBLE 7 DE NOVIEMBRE DE 1936, EL ENCARGADO DE NEGOCIOS DE NORUEGA, FÉLIX SCHLAYER, ALEMAN, DESCUBRIO EL LUGAR EN PARACUELLOS DONDE CIENTOS DE PERSONAS FUERON FUSILADAS.POR PRIMERA VEZ, SE PUBLICA EL RELATO EN ESPAÑA

FÉLIX SCHLAYER
Photobucket - Video and Image Hosting
Iba a empezar enseguida una reunión con representantes de los partidos del Frente Popular, en el curso de la cual se iba a nombrar la nueva «Junta de Defensa» de Madrid. Inmediatamente después de su nombramiento nos presentaría al nuevo delegado de Orden Público. De hecho, al poco abrió la puerta de la sala, y, acto seguido, afluyó a la misma una muestra de los representantes de los actuales gobernantes, fiel reflejo de los estratos populares de donde procedían: se veía el tipo algo aburguesado, engreído en su superioridad, poco marcial en su antimilitarismo, de los republicanos de izquierdas; luego los hombres de aspecto hermético, pero fiero, de las juventudes socialista-comunistas y, finalmente, los típicos representantes de los «chulos» madrileños, los anarquistas de la FAI que entraban contoneándose y dándose importancia, majestuosos, todos ellos con sus chaquetones de cuero marrón y sus grandes pistolas al cinto; eran los futuros señores soberanos de Madrid, por la Gracia del Pueblo, que iban pasando y desaparecían dentro del despacho del general.
(.../...)


Mientras esperábamos, oímos por el teléfono del otro ayudante cosas interesantes acerca del pánico y del atolondramiento reinantes en Madrid. También aquí se tenía la impresión de que no existía una defensa organizada.

Pasado algún tiempo apareció el ayudante con un hombre joven que tendría de 25 a 30 años de edad, un «camarada» robusto con un rostro de expresión más bien brutal, y nos lo presentó como nuevo delegado de Orden Público. Pertenecía a las Juventudes Comunistas, a la más encarnizada e insensible de todas las organizaciones proletarias. Extremó su cortesía con los diplomáticos, con quienes establecía contacto por primera vez en su vida y nos citó para celebrar una entrevista en su nuevo despacho a las siete de la tarde [...].

Dicha autoridad se llamaba Santiago Carrillo. Tuvimos con él una conversación muy larga, en la que recibimos toda clase de promesas de buena voluntad y de intenciones humanitarias respecto a la protección de los presos y al cese de la actividad asesina.Pero la impresión final que sacamos de la entrevista fue de una total inseguridad y falta de sinceridad. Le dije lo que acababa de oír en la Moncloa y le pedí explicaciones. Carrillo pretendía no saber nada de todo aquello, lo cual me parece totalmente inverosímil, como lo demuestra el hecho de que durante la noche y el día siguiente prosiguieron, pese a sus falsas promesas, los transportes de presos sacados de las cárceles. Prosiguieron sin que Miaja ni Carrillo intervinieran para nada; y sobre todo, sin que pudieran seguir alegando desconocer unos hechos de los que les acabábamos de informar. [...]

En los días que siguieron iba tomando cuerpo la verosimilitud de un crimen de dimensiones inauditas. Recogí información en otras prisiones y pude comprobar que en San Antón y en Porlier se habían producido asimismo «sacas» sospechosas: en la primera, 180 hombres con dirección a Alcalá de Henares, en la última, 200 para Chinchilla. Pronto pude averiguar que de los 180 hombres con dirección a Alcalá sólo llegaron 120. ¡A unos 60 los asesinaron por el camino! Otra expedición, de unos 65 procedentes de San Antón, que afortunadamente se había retrasado algo, pudo salvarse en el último momento.

Ahora se trataba todavía de aclarar lo ocurrido con los otros 1.200, procedentes de la Cárcel Modelo y de la de Porlier. Conseguí, a duras penas y valiéndome de determinadas relaciones, obtener comunicación con el penal de San Miguel de los Reyes en Valencia y con el de Chinchilla, a cuyos desprevenidos directores pregunté, apelando a su conciencia, cuántos presos procedentes de las cárceles de Madrid habían ingresado durante la última quincena en sus establecimientos penitenciarios. En ambos casos me aseguraron, extrañados, que ni uno solo. También les pregunté si no había llegado notificación alguna en forma de lista. No, no habían recibido ni notificación ni lista. Por si acaso, telefoneé aún a la prisión principal de Valencia, en donde me dieron idéntica información.

[...] Me fui luego a efectuar una visita a la cárcel de Alcalá, pensando que quizá podría saber algo por los que allí habían llegado procedentes de San Antón. El delegado de la Cruz Roja Internacional no me acompañó, naturalmente, a las visitas secretas, ya que no hablaba español y su presencia más bien hubiera entorpecido las cosas. En la prisión de Alcalá nos encontramos con el encargado de Negocios de Argentina, don E. Pérez Quesada, con el que yo ya había compartido a menudo tareas humanitarias.

Le hice partícipe de mis averiguaciones y le invité a venir conmigo, pues estaba decidido a desviarme en el viaje de regreso, a fin de conseguir, pasara lo que pasara, encontrar aquel ominoso lugar.

Se mostró dispuesto a acompañarme, y fuimos un par de kilómetros por una carretera secundaria desde el pueblo de Torrejón hasta el puente sobre el Henares. Allí, junto a la carretera, había una casa solitaria que había sido anteriormente una modesta casa de peones camineros. [...] Delante de aquella casa había algunas mujeres sentadas, con unos niños jugando. Cerca de ahí se bifurcaba un camino rural y uno de sus ramales bajaba hacia el río en dirección a un castillo del siglo XVIII, llamado Castillo de Aldovea. El cauce del río es profundo en aquel lugar y sus orillas están abundantemente cubiertas de árboles y vegetación de monte bajo.Yo sospechaba de ese camino en el que, sin embargo, no se veían huellas del paso de coches, huellas que hubieran tenido que apreciarse, pues hacía mucho tiempo que no llovía.
Photobucket - Video and Image Hosting
A las preguntas que, con precaución, les hacía acerca de los autobuses que habían pasado por ahí el domingo anterior, las mujeres respondían tímidamente que ellas eran forasteras, recién trasladadas desde sus pueblos esos mismos días, y que no habían observado ni oído nada. Continuamos conduciendo río arriba hasta una casita solitaria. Afortunadamente sólo estaba en ella una mujer, quien nos contó sin apuros que, efectivamente, el domingo [8 de noviembre] por la mañana pasaron un buen número de autobuses que, llenos de hombres procedentes de Madrid, torcían para entrar en el mencionado camino rural. Al poco tiempo empezó un tiroteo que duró toda la mañana. Eso sucedía en el lecho del río, muy cerca del castillo. El lunes, temprano, aún vino otro autobús con unos pocos.

Luego fuimos por el camino vecinal en dirección al castillo y observamos el lecho del río. Debido al espesor de la arboleda no pudimos dar con el lugar de la matanza, ni siquiera yendo a pie. A continuación fuimos en coche hasta el castillo, en el que entré. Allí estaban los hombres que custodiaban un establecimiento de doma de caballos alojado en dicha finca. Pregunté por el «responsable», que afortunadamente no se encontraba ahí. Luego me dirigí al único que estaba de guardia -un miliciano-, y dando por sabido lo ocurrido, le pregunté sin rodeos dónde habían enterrado a los hombres que fusilaron el domingo. El hombre empezó a hacerme una descripción algo complicada del camino. Le dije que sería mucho más sencillo que nos acompañara y nos enseñara el lugar; me hizo caso, se colgó el fusil y nos condujo hasta ahí. A unos 150 metros del castillo se metió en una zanja profunda y seca que iba del castillo al río, y que llaman «Caz»; era una antigua acequia. Ahí empezaba, en el fondo de dicha zanja, un montón de unos dos metros de alto de tierra recientemente removida.Lo señaló y dijo. «Aquí empieza». Reinaba un fuerte olor a putrefacción; por encima del suelo se veían desigualdades, como si emergieran miembros; en un lugar asomaban botas. No se había echado sobre los cadáveres más que una fina capa de tierra. Seguimos la zanja en dirección al río. La remoción reciente de tierra y la correspondiente elevación del nivel del fondo de la cacera tenía una longitud de unos 300 metros. ¡Se trataba, pues, de la tumba de 500 a 600 hombres!

ATADOS DE DOS EN DOS

Tal como pude sonsacarle al miliciano, aquello había transcurrido de la siguiente manera: los autobuses que llegaban se estacionaban arriba en la pradera. Cada 10 hombres atados entre sí, de dos en dos, eran desnudados -es decir, les robaban sus pertenencias- y enseguida les hacían bajar a la fosa, donde caían tan pronto como recibían los disparos, después de lo cual tenían que bajar los otros 10 siguientes, mientras los milicianos echaban tierra a los anteriores. No cabe duda alguna de que, con este bestial procedimiento asesino, quedaron sepultados gran número de heridos graves, que aún no estaban muertos, por más que en muchos casos les dieran el tiro de gracia.

[...] Sólo me falta esclarecer las demás actuaciones asesinas.Mis anteriores acompañantes no mostraban mucho afán por caer en aquel avispero, de forma que el domingo por la mañana, una semana después de los hechos aquí narrados, salí para allá con mi joven y animoso conductor y un «adolescente» de 75 años, de origen portugués, que había sido hacía años secretario mío y que ya no tenía mucho aprecio por la vida.

Dejamos atrás el aeropuerto de tráfico civil de Barajas y cruzamos el Jarama hacia Paracuellos. Este pueblo está maravillosamente situado sobre una elevación perpendicular al valle de dicho río, desde el que se disfruta de una vista espléndida de Madrid y su meseta, así como de la sierra de Guadarrama, más al fondo.Al llegar yo, había en un lugar, entre las casas de aquel pueblo y el declive abrupto de la meseta al valle, un considerable grupo de hombres con escopetas de caza y fusiles al hombro. Me acerqué a ellos y les pregunté acerca de las posibilidades que había en el pueblo de comprar patatas para el Cuerpo Diplomático. Replicaron, recelosos, que en aquel pueblo no había patatas y que tendría que ir como a 10 kilómetros más allá para encontrarlas. Me volví hacia el panorama que se disfrutaba y dije que quería admirar aquella vista, ya que no conocía el pueblo y sus alrededores.Así empecé a andar paso a paso a lo largo del borde mismo del brusco declive, donde vi a alguna distancia un corte profundo, como un barranco, que me pareció muy sospechoso. Dejé a mi «señor mayor» con los campesinos para que los entretuviera y distrajera, pues enseguida me di cuenta de su actitud, más bien de rechazo.Era manifiesto: se habían dado órdenes severas y no se fiaban de mí, de modo que de aquella gente no se podía sacar nada. Dos de ellos me siguieron y me dijeron: «No vaya usted hacia esa parte, que están queriendo probar una granada, y puede explotar de un momento a otro». Ahora lo veía ya claro. Sonreí y dije: «Estoy muy acostumbrado a las granadas, no me asustan», y continué mi camino. Al borde del barranco vi a tres muchachitas sentadas que me parecieron más normales que aquellos herméticos campesinos, y aparentando no perseguir finalidad alguna, me fui hacia ellas.Los campesinos entonces las llamaron, diciéndoles que volvieran enseguida, porque ahí fuera había peligro. Pero yo ya me había adelantado tanto a mi «guardia de honor» que aún pude alcanzar a las muchachas en su trayecto de vuelta y preguntarles, como si de algo muy sabido se tratara: «¿Dónde han enterrado el domingo pasado a toda la gente que mataron aquí?». Una pequeña de unos 12 años señaló enseguida hacia abajo: «Ahí, en el barranco».Otra, de unos 16 años, que seguramente ya sabía más y estaba más aleccionada, añadió sin embargo: «Pero eran muy pocos, como unos 40 sólo". Ante lo cual exclamé: «¡Vaya, pues autobuses había unos cuantos!», a lo que ella replicó, manteniéndose en sus trece: «No, era muy poca gente, igual que otras veces que han matado a algunos aquí afuera, pero sólo a muy pocos». «¡Para restablecer el orden, como estaba mandado!», añadió. Entretanto, las llamadas de los hombres se hicieron tan terminantes que ellas se alejaron corriendo. La situación se estaba poniendo crítica, ya que aquellos hombres se daban cuenta de que no era precisamente el paisaje lo que había motivado mi visita a su pueblo. Les saludé amistosamente y me fui.

Ibamos en el coche por una carretera que seguía el trazado del río, entre éste y el mencionado declive escarpado de la meseta, hacia el pueblo de Cobeñas, y yo recorría con la vista el terreno del barranco, pero no podía ver ninguna clara señal de tierra removida. Entrar en el barranco para investigar parecía, en verdad, demasiado peligroso, ya que los campesinos seguían en lo alto del cerro con sus escopetas, observando en actitud amenazante mi coche: su actitud ya no era de desconfianza, sino de rabia.Seguí, pues, hasta que un recodo de la cadena de colinas nos ocultó de sus miradas. Una vez allí, me dirigí a una gran casa de labor, donde aún había arados de vapor que yo había suministrado hacía ya más de 35 años y, con el pretexto de volverlos a ver, entablé amistad con el actual propietario. Llevé la conversación a los recientes acontecimientos, pero aquel señor parecía, efectivamente, no haberse dado cuenta de nada, a pesar de que vivía a sólo cinco o seis kilómetros de donde se produjeron.

Retrocedimos para tratar de averiguar algún indicio que nos proporcionara nuevas posibilidades de información. Tuve suerte. Ya en el viaje de regreso, al no ver señales de lo que buscaba, había dado orden de regresar a Madrid, cuando me encontré en el puente del Jarama con un joven de unos 18 años que volvía al pueblo después de haber estado arando con sus dos mulas. Lo paré y le pregunté con aire inocente dónde habían fusilado a tanta gente el domingo anterior. Señaló hacia la parte del otro lado del río, detrás de nosotros, y dijo: «Más allá, al otro lado, bajo los Cuatro Pinos. Pero no fue el domingo, ¡era sábado!». Hice que me señalara cuáles eran los Cuatro Pinos entre los muchos que se veían, y le pregunté: «¿Y cuántos vendrían a ser?». «Muchos», me contestó.A lo que añadí: «¿600?". «¡Más!», me replicó. «¡Todo el día estuvieron viniendo autobuses y todo el día estuvimos oyendo las ametralladoras!».

UNOS 200 METROS DE LARGO

Di media vuelta y recorrí de nuevo en coche la carretera a la orilla del río. Quería detenerme en los Cuatro Pinos, pero no pude, porque allí había tres tíos con fusiles haciendo de centinelas.Por ello mandé conducir despacito a lo largo del río, y vi claramente dos montones paralelos de tierra recién removida que iban desde la carretera hasta la orilla, cada uno de los cuales tendría unos 200 metros de largo. Hasta entonces no los habíamos descubierto, porque quedaban frente al barranco, al otro lado de la carretera.Los que dispararon lo hicieron, por lo visto, de espaldas al río y en dirección al barranco, y las zanjas se habían cavado con anticipación, precisamente a tal efecto. Se me confirmó después que las matanzas se habían efectuado exactamente como al día siguiente en Torrejón, con la única diferencia de que los vecinos del pueblo no cubrieron inmediatamente con tierra los cuerpos, como en Torrejón, sino algunas horas más tarde, pero también sin hacer distinción entre muertos y heridos. Continué con el coche un poco más allá, volví otra vez y recorrí de nuevo, despacio, esas dos horribles tumbas masivas. De los tres centinelas, uno llevaba ahora en la mano un par de botas que, por lo visto, había desenterrado entretanto.

Ya sabía bastante. Regresamos, pero por el camino identifiqué en el pueblo de Barajas, en la ladera de un cerro, donde se halla el cementerio, otra fosa masiva más pequeña, que se había preparado el mismo día que las de Paracuellos. Por lo visto, éstas se habían llenado más deprisa de lo que los asesinos suponían, por lo que al final de la tarde aún tuvieron que liquidar y enterrar el resto de las víctimas a mitad de camino en Barajas. Al día siguiente, o sea, el 8 de noviembre, tuvieron que buscar otro cómodo lugar de enterramiento y lo descubrieron en la cacera de Aldovea-Torrejón.

«Matanzas en el Madrid republicano», traducción de «Diplomat im roten Madrid» (Un diplomático en el Madrid rojo), de Félix Schlayer, sale a la venta el 24 de mayo editado por Altera.



Lea mas

 

Entrevista a Eduardo Zaplana

 

14-05-06

CRISPACION EN LA POLITICA / La entrevista / EDUARDO ZAPLANA / Portavoz parlamentario del PP

«Siempre que se queda sin argumentos, el PSOE intenta destruir a las personas»

Asegura que «al igual que lo hicieron con Adolfo Suárez, con José María Aznar y con los jueces y periodistas incómodos», los socialistas intentan ahora desprestigiarlo, y ante la falta de respuestas a las grandes cuestiones que preocupan a los españoles, «actúan contra la oposición y contra su portavoz»
Photobucket - Video and Image Hosting
ESTHER ESTEBAN

MADRID.- La realización de la entrevista podría ser el fiel reflejo de la frenética actividad y la tensión política de nuestra país, donde la actualidad cambia en cuestión de minutos. La cita inicial prevista para el pasado jueves tuvo que posponerse en dos ocasiones y, finalmente, se produjo en la mañana de ayer, tras conocerse que dos empresarios de Terra Mítica lo acusan de cobrar comisiones ilegales. El portavoz parlamentario del PP niega rotundamente estas acusaciones y asegura que el PSOE vuelve a utilizar las peores tácticas del felipismo y ha vuelto a encender el ventilador de la basura.
(.../...)

Pregunta.- El PSPV ha denunciado que dos empresarios de Terra Mítica le acusan a usted de cobrar comisiones ilegales. ¿Qué hay de cierto en eso?

Respuesta.- Me indigna simplemente tener que contestar. No hay absolutamente nada, y eso es fácil de comprobar. Esta es una forma infame de actuar del PSOE, a la que nos tiene acostumbrados cuando está en el Gobierno. Los socialistas creen que no existen límites, y que vale todo. Cuando el PSOE no tiene argumentos, siempre va a destruir a las personas.

P.- Vamos, que es totalmente falso que el empresario Vicente Conesa, tal y como se afirma en esa grabación, se repartiera el dinero con usted.

R.- Eso no se afirma en la grabación y, evidentemente, es falso, y no creo que tenga que perder medio minuto en destacar la falsedad absoluta de una acusación que ni siquiera es tal, porque es una acusación miedosa.

P.- ¿En qué sentido? ¿Por qué es una acusación miedosa?

R.- En que se amparan unos en otros para no dar la cara ninguno.Cuando se quiere hacer una denuncia se va de frente, se da la cara y se hace con gallardía. Aquí se ha organizado una trama en la que dos diputados dicen: 'Yo no sé nada, pero he oído que', y dos empresarios dicen: 'Yo tampoco lo sé, pero me han dicho'.Han construido una historia con el 'dicen que dijo', y la han llevado a la Fiscalía para hacer daño. Es la forma más rastrera, miedosa e infame de hacer política. Me parece deleznable la actitud de los diputados, y la del PSOE, que ha vuelto a sus peores tácticas.

P.- ¿Me está diciendo que estamos ante episodios de guerra sucia?

R.- Desde luego están pasando cosas tremendamente preocupantes.Creo que en la vida hay que tener límites, no siempre vale todo, ni el fin justifica los medios. Aquí los socialistas utilizaron esa táctica con Adolfo Suárez, lo hicieron con José María Aznar, lo han hecho con los jueces, con los periodistas incómodos y ahora me toca a mí. Como no tienen respuesta sobre el 11-M, ni para amparar la falsedad sobre las detenciones ilegales de militantes del PP, actúan contra la oposición y contra su portavoz. Y han decidido calumniarme. Esto es puro felipismo.

P.- Bien, pero por lo que usted conoce, ¿en Terra Mítica se inflaron o no las facturas?

R.- El asunto de fondo es que Terra Mítica ha tenido siempre la oposición frontal del PSOE y de algunos medios de comunicación.Y han querido hacer del parque un elemento de controversia. El asunto es que el PP en la Comunidad Valenciana ha escrito unas páginas de éxito, francamente brillantes, y la falta de alternativa política les ha llevado a la desesperación y ha utilizar este tipo de bazofia.

P.- Terra Mítica tuvo un sobrecoste del 40% y acumula deudas de 218 millones. ¿Eso es un éxito?

R.- Esos datos no son ciertos por mucho que los repitan. Terra Mítica es un éxito. Es el mejor parque temático que existe en España, sin lugar a dudas, y el más rentable. La gente no lo sabe, pero es rigurosamente cierto. Y todo lo demás es leyenda.

P.- Usted ha acudido al fiscal. ¿Qué le ha dicho?

R.- Yo le llamé por teléfono, porque cuando sale la noticia en la Ser estoy en la más absoluta indefensión, no sé ni quién me acusa ni de qué se me acusa. Llamé al fiscal del Tribunal Superior de Justicia de Valencia y le dije que si me podía confirmar si la noticia de la Ser era verdad. Me dijo que había una denuncia presentada por dos diputados del PSOE, y yo le pedí amparo para que se pudieran practicar todas las diligencias que fueran necesarias de forma urgente, porque estaban mi nombre y mi honor en juego, y no me puedo defender.

P.- ¿Cuál fue su respuesta?

R.- Me dijo que él no iba a abrir ninguna diligencia por esa denuncia contra mí y que me autorizaba a decir eso públicamente, pero no podía hacer otra cosa.

P.- ¿Y a día de hoy tiene algún dato más?

R.- Tuve que ir enterándome de qué pasaba, de quién acusaba, de qué cinta se trataba y el contenido de la misma a través de la web de la Ser, que es el colmo. Es la situación de indefensión y de atropello más absoluta que puede producirse: tenerte que defender y no saber de qué.

P.- ¿Y qué le pareció que desde La Moncloa se enviara un mensaje a los periodistas para informar de lo que había difundido la Ser?

R.- No es la primera vez que La Moncloa hace eso, y tenemos pruebas.Me parece absolutamente intolerable utilizar el aparato del Estado buscando el beneficio político.

P.- Pero Fernando Moraleda le llamó para disculparse, ¿no?

R.- Las disculpas que he recibido son poco creíbles. Me llamó Moraleda para explicarme que había un problema técnico y un fallo informático. ¡Qué casualidad! Pero quien debe una disculpa no es Moraleda, sino su jefe, y no a mí, sino a todos los españoles, porque La Moncloa vuelve a ser el ventilador de la basura. La democracia ejemplar que defendía el PSOE no creo que consista en detener a militantes del PP por complacencia, o en que La Moncloa se dedique a echar basura sobre los adversarios. Desde el Gobierno se transmite la idea de que no hay límites, y eso es intolerable en un Estado de Derecho.

P.- ¿En qué medida esta supuesta campaña de desprestigio contra su persona está relacionada con que usted sea el portavoz parlamentario de su partido?

R.- Yo soy el portavoz parlamentario de la oposición. Y si el Gobierno quiere caricias, buenas palabras y comodidad, efectivamente yo no soy la persona adecuada. Llevo ya muchos años en política para saber que se puede vivir más cómodo de lo que yo vivo, eso es evidente. Y si no eres persona especialmente incómoda vives mejor, o con más tranquilidad. Pero el asunto es que la cultura democrática del PSOE deja mucho que desear. Yo jamás he confundido las relaciones humanas o personales con el trabajo que uno tiene que desempeñar. Mi trabajo es denunciar lo que hace mal el Gobierno, sin que eso me lleve a intentar desprestigiar personalmente a mis adversarios.

P.- Vamos, que pase lo que pase no le van a callar

R.- Para callarme tendría que volver a nacer. Los que me conocen saben que tengo algunas virtudes y muchos defectos, pero entre ellos no está achantarme ante las amenazas y las extorsiones.Tengo la conciencia muy tranquila como para que este tipo de prácticas repugnantes de descrédito personal me hagan mella.

P.- Perdone la crudeza, pero ¿ha metido alguna vez la mano en la caja?

R.- Jamás, por supuesto. Eso está más claro que el agua. Además, debo de ser si no el más, sí de los políticos más vigilados y fiscalizados de la clase política española, y aquí estoy todas las mañanas trabajando. Tengo la conciencia absolutamente tranquila.Si tuviera algo que esconder, no sería tan imbécil como para estar en el escaparate todos los días. Habría tenido varias oportunidades para decir adiós.

P.- En su partido dicen con maldad, refiriéndose al PSOE, que se cree el ladrón que todos son de su condición. ¿Usted también lo piensa?

R.- Yo no quiero generalizar, pero en la biografía del PSOE encontramos ejemplos que jamás encontraremos en la del PP. Nosotros nunca hemos tenido un Gal, o un Filesa, ni lo tendremos. Son formas distintas de entender la política y, probablemente, también la vida. En el PSOE están muy acostumbrados a poner el ventilador y piensan que para mantener el poder todo vale, pero no, todo no vale.

P.- ¿Por qué van a pedir la comparecencia de María Teresa Fernández de la Vega en el Congreso?

R.- Para que dé explicaciones de la utilización del aparato del Estado en beneficio del PSOE. Tenemos pruebas contundentes de que lo han hecho en éste y en otros muchos casos.

P.- Hablando de detenciones ilegales. ¿La sentencia de los policías ha sido justa o dura, como dice el Gobierno?

R.- Lo que está claro es que el progresismo del PSOE, además de instalarse en la improvisación, se resume en recortar libertades.Hablamos de detenciones ilegales, que son actos propios de regímenes totalitarios, en los que el poder del Estado está por encima de los derechos de la persona. Por eso creo que la sentencia es un mensaje de calma a la sociedad. Es tranquilizadora la sensación de que las cosas pueden funcionar, a pesar de estos atropellos intolerables, porque hay un Estado de Derecho. Los ciudadanos deben saber que quedan medios de comunicación y jueces independientes y también está el PP.

P.- ¿Y la responsabilidad política no se sustanció con la dimisión del delegado del Gobierno? ¿Por qué es necesario que el ministro Alonso dimita?

R.- Alonso era el responsable de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y, además, mintió en la Comisión parlamentaria, negando todos los extremos que después se han demostrado ciertos. Pedimos su dimisión porque los hechos son gravísimos y faltó a la verdad en sede parlamentaria.

P.- Pues la sentencia ya ha sido recurrida

R.- El Gobierno lo que debería hacer es primero reponer al funcionario que ejemplarmente se negó a practicar las detenciones ilegales y al que se le expulsó por negarse y, después, asumir las responsabilidades como pasaría en cualquier país democrático decente. En vez de eso, lo que quieren es que un hecho de esta trascendencia pase inadvertido, y de ahí su reacción. Los socialistas deberían haber aprendido la lección de que no por oponerse a las prácticas normales de la democracia se consigue que no se sepa la verdad. Por cierto, el fiscal se ha olvidado que debe de proteger a las víctimas y no defender a los culpables.

P.- Admita que el numerito del Congreso, que terminó con la expulsión de Pujalte, no fue ni mucho menos edificante.

R.- El error de bulto fundamental lo cometió el presidente del Congreso en una actuación insólita expulsando a Vicente Martínez-Pujalte por una cuestión menor. Un hecho así no se había producido en toda la democracia y, desde luego, ha habido debates muchísimo más tensos. El presidente llamó la atención tres veces al diputado en medio minuto, porque éste utilizó expresiones como 'dimisión' y 'libertad'.

P.- ¿Y la cosa es tan grave como para que pidan la reprobación de Manuel Marín?

R.- Sin duda. La reprobación del presidente está ya presentada en el registro. Su mandato como presidente del Congreso está siendo nefasto.

P.- ¿Qué me dice de la reacción de su amigo Bono en este asunto?

R.- Yo a Bono lo he criticado muchas veces, y eso es perfectamente compatible con que tengamos una buena relación personal, como todo el mundo sabe. Pero ahora no tengo por qué criticarlo, porque Bono se ha ido de la política.

P.- La verdad es que lo del tripartito ha terminado como el rosario de la aurora

R.- No tengo que hacer el más mínimo esfuerzo para convencer a nadie de que el tripartito es un desastre. Sí quiero resaltar que todas las alianzas contra el PP acaban en fracaso, y esto se fraguó en el Pacto del Tinell como una alianza contra el PP.Sea como fuera, el Estatuto, que era la obra emblemática del tripartito, hoy es un globo pinchado en caída libre, por mucho lastre que Zapatero quiera soltar.

P.- ¿A qué se refiere con eso de soltar lastre?

R.- A que Zapatero quiso vender la reforma estatutaria como algo necesario en lo que todo el mundo estaba de acuerdo menos el PP, porque tenía como objetivo sacarnos del campo de juego y situarnos en una posición de intransigencia. No lo ha conseguido; el Estatuto ha ido perdiendo apoyos en las instituciones y, por delante, hay un referéndum que plantea serias dudas y unas elecciones anticipadas. Zapatero tiene el dudoso mérito de haber crispado, haber roto el consenso nacional sobre el modelo de Estado y haber amparado una situación esperpéntica.

P.- Si la participación en el referéndum es escasa, ¿cuestionaría su validez?

R.- Si la participación es muy escasa, por supuesto que su validez se cuestionaría.

P.- ¿Cree que Maragall será el candidato, después de lo que ha llovido?

R.- Creo que en el PSC están a bofetadas políticas, y yo no puedo hacer pronósticos de quién va a ganar la batalla definitivamente, si él o Montilla. Pero, desde luego, el esperpento es tremendo y evidente.

P.- ¿Qué opina del tema de Afinsa y Fórum Filatélico, y de que el Gobierno se lave las manos argumentando que tampoco ustedes hicieron nada?

R.- El Gobierno del PP hizo una ley de instituciones de inversión colectiva, que entró en vigor en febrero de 2004, y que el PSOE tenía la obligación de haber desarrollado. Ha sido la inacción del Gobierno, que contaba con esa ley, la que ha llevado a esta situación. Han dejado tirados a 350.000 ahorradores y ya veremos con qué posibilidades de recuperar su dinero. Nosotros estamos presentando iniciativas para crear un fondo de garantía para este tipo de inversiones, que sirva para los afectados de este caso. Las víctimas tienen la obligación de ser atendidas y respaldadas por el Gobierno.

P.- ¿Qué le parece la actitud del Gobierno con Batasuna, amparando a Otegi como interlocutor?

R.- Da la impresión de que se está intentando un lavado de cara con Batasuna y el mundo terrorista, y eso me parece indigno.Una cosa es que se quiera acabar con ETA, como queremos todos, y que se empleen los medios necesarios para verificar que quiere disolverse, y otra cosa es ese lavado de cara intentando vender a los asesinos y terroristas como personas arrepentidas, cuando hasta ahora ni se han apartado de sus objetivos ni han condenado la utilización del terror.

P.- Pero ustedes han apoyado a Zapatero en este asunto, ¿no?

R.- El Gobierno sabe que tiene todo nuestro apoyo en esto con un solo límite: no se puede pagar precio político alguno por el fin de ETA.

P.- ¿Cuál es su valoración sobre lo ocurrido con Repsol y nuestra confusa relación con Evo Morales?

R.- Como dijo Tarradellas, en política se puede hacer de todo, menos el ridículo. Y eso es lo que hizo Zapatero avalando internacionalmente a Evo Morales. El presidente ahora tiene la obligación de defender los intereses españoles por encima de cualquier empatía personal.




Lea mas

This page is powered by Blogger. Isn't yours?