Banner QSVTV

 

 

   La paz sin honor no es paz, es rendición.

 
Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters

        

  Image hosting by Photobucket

    Escribeme

   
 

   Prensa Digital 
Apycom Java Applets
Links solidarios
Apycom Java Applets

Links 

Apycom Java Applets
Otras  bitácoras
Archivos




30.3.06

 

No es tonto todo el que lo parece.

 

A estas alturas todos, incluso los que fingen no saberlo, tenemos claro que el Gobierno sabía de antemano que sin pagar el mismo precio político que siempre exige ETA, ésta no renunciará a matar. Y también pensamos que nadie que haya llegado hasta donde ha llegado Rodríguez puede ser tan tonto como aparenta. Todos los análisis e hipótesis de los que no son adeptos de la secta que he leído, van encaminados en un sentido: el de que Rodríguez tiene una estrategia y esta consiste en atribuirse en solitario el fin de ETA para afianzarse en La Moncloa.

Tiene lógica, su popularidad está a la baja, tan a la baja como la intención de volverle a votar de los españoles. Éstos, independientemente de sus tendencias políticas, no le perdonan sus negociaciones con los independentistas catalanes y vascos ( incluidos los terroristas ) que son uno en esta historia que empezó mucho antes incluso del 11-M. Estos contactos resultan cuando menos extraños si tenemos en cuenta que, en teoría, los socialistas ni siquiera deberían sospechar, datos en mano, que Rodríguez dejaría de perder las elecciones del 14-M, ya que todas y cada una de las encuestas de las distintas fuentes, le daban un mínimo del 51/53% de los votos al PP, que son los que obtuvo en el voto por correo emitido antes de la masacre.
(.../...)

La ciudadanía empezaba a estar más que indignada por sus burlas a la Constitución, la aprobación del Estatuto y sobre todo, por esta larga, precoz y premeditada negociación con los terroristas, esa que el Gobierno negó hasta la saciedad a golpe de crispación e insultos a quienes les preguntaban si era cierto hasta que no tuvieron más remedio que reconocerlo. La única manera de arreglar el desolador futuro que todos le auguran al PSOE, es "demostrar" que dicha negociación ha tenido sus frutos y esos frutos no se pueden presentar como cualquier cosa para justificar la euforia. Han de hacerse pasar como algo histórico: el fin del terror.

Pero no termina de encajar la hipótesis sobre esta estrategia, ya que a los propios encapuchados que lanzaron la “oferta” les duele la boca de aclararlo: “un alto el fuego permanente no quiere decir que sea definitivo”. Tampoco renuncian al terrorismo callejero ni a las extorsiones y chantajes destinados a mantener su infraestructura y poder adquirir explosivos y todo tipo de armas, como ya están haciendo. Y lo que es peor, tampoco se han comprometido a no retomar los atentados terroristas con víctimas mortales. Este comunicado hay que leerlo como es debido, sin fórmulas mágicas y leer literalmente es muy sencillo. No es una “declaración de alto el fuego”, es una amenaza o chantaje: “si me das lo que quiero, de momento no empiezo a matar. Luego, cuando quiera más, ya veremos qué hacemos. Si no me lo das o por lo menos declaras que tienes voluntad de estudiar cómo y cuándo me lo vas a dar, mato ya”. El mensaje es muy claro y por eso el Gobierno, a modo de comodín, mezcla la cautela y prevención con la consabida euforia y la "certeza" de que estamos en “el principio del fin”. Mala mezcla, estúpido cóctel de palabras.

Desgraciadamente, mi opinión es que a Rodríguez le importa bien poco cualquier otra cosa que no sea el poder. Sabe que los etarras jamás renunciaran a la independencia ni a robar Navarra y los territorios franceses que también reclaman. Sabe también que no puede garantizar que Francia les ceda nada como le exigió ETA. Rodríguez podrá vender la dignidad de las víctimas pasadas, presentes y futuras; la unidad territorial de España, su propia alma… pero no puede vender una burra que no es suya y son los propios franceses los que se lo recordaron.

Además de una burla macabra, creo que lo que estamos viviendo sí es una estrategia planeada desde hace años para no salir de la Moncloa en caso de poder entra, pero no creo que sea la que todos tienen en mente. Lo que creo es que quiere intentar reproducir el año 1998, quiere, dentro de lo que le sea posible, imitar a Aznar porque él sí se ganó el respeto y la confianza de unos y otros, aún con las zancadillas que le puso el PSOE. Creo que quiere hacerse “el hombre de Estado justo, bueno, entusiasta y comprometido” y que cuando surja el primer grito de terror, llorará por las esquinas su dolor, su decepción y denunciará enérgicamente el engaño al que ha sido sometido. Será entonces cuando retome el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo, que es lo único con lo que todos los españoles estamos de acuerdo.

Pero hay algo con lo que no cuenta: no le perdonaremos que ETA se haya reorganizado tras haber estado más débil que en toda su historia, no le perdonaremos que vuelva a matar y no nos creeremos que le han engañado, porque son muchas las voces que le han advertido que se está dejando engañar y lo han hecho dándole argumentos sólidos basados en los hechos y en la experiencia que él nunca llegó a tener.

Quiere hacerse la víctima y puede que acabe siendo el verdugo. Si esto ocurre, Dios no lo quiera ni lo quiera nadie, espero que lo pague. Por lo menos, en las urnas.


Lea mas

27.3.06

 

Un mes después del 11-M, se incautaron a ETA 100 kilos de explosivo militar como el que pudo usarse en los trenes

 

27-03-06

AL DÍA SIGUIENTE DE LA EXPLOSIÓN DE LEGANÉS

Un mes después del 11-M, se incautaron a ETA 100 kilos de explosivo militar como el que pudo usarse en los trenes

El 4 de abril de 2004, al día siguiente de la explosión del piso de Leganés, la Guardia Civil y la Policía francesa, en una operación conjunta, descubrían en la localidad francesa de Saint-Michel, a 10 km de la frontera española, una fábrica y almacén de armas y explosivos de ETA. En la operación fueron detenidos los etarras Josetxo Zeberio Aierbe y Jean Marie Saint-Pée, dueño del caserío. En el arsenal, además de los explosivos habituales de la banda (dinamita, cloratita y amonal) había 100 kilos de SEMTEX, la versión checa del explosivo militar C4, precisamente el que, según el Jefe Provincial de los TEDAX, se habría usado en los trenes de Madrid.

(Libertad Digital) La banda terrorista ETA siempre ha elegido el sur de Francia para establecer sus campos de entrenamiento y ocultar sus arsenales. Allí es donde se han dado los mayores golpes policiales a su labor de abastecimiento: matrículas, coches, armas y explosivos. El material les llega desde distintos puntos de Europa y es en el “santuario” francés donde se gestiona hasta que se decide cruzar la frontera para cometer atentados.
(.../...)

Uno de los últimos golpes a la infraestructura de la banda supuso el desmantelamiento de una casa que los etarras, con la colaboración esencial del dueño, habían convertido en una auténtica factoría del terrorismo. Sucedió a tan sólo 19 kilómetros de la frontera con España, en Saint-Michel, menos de un mes después del 11-M, al día siguiente de la explosión de Leganés

Entre el material incautado en el polvorín figuraban 650 kilos de diversos tipos de explosivos: cloratita, dinamita, amonal y unos 100 kilos de SEMTEX, la versión checa del explosivo militar C4. Según informó en su momento Libertad Digital, el jefe provincial de los TEDAX encargados de las tareas de desactivación el 11 de marzo declaró ante el juez Del Olmo que los destrozos de los trenes indicaban que se había utilizado algún explosivo militar "tipo C3 o C4". En su declaración, al menos, no albergaba dudas: “Teníamos claro que no era dinamita”. El dato de la incautación del SEMTEX pasó prácticamente desapercibido para la opinión pública, que en aquel momento no conocía esos informes de los TEDAX.

Además del explosivo, en el caserío se encontraron 15 pistolas automáticas, 25 fusiles de asalto y subfusiles, 4.000 cartuchos de diverso calibre, 3 minas antipersona, 15 lanzagranadas, 20 granadas, 15 morteros, 40 artefactos explosivos de activación mediante temporizador, 2.300 detonadores y varios kilómetros de cordón detonante.

El SEMTEX es una versión checa del explosivo C4. Al igual que éste, resulta indetectable después de una explosión, por lo que en la fabricación legal de ambos tipos de explosivo se introducen "marcadores" químicos que permitan detectar su origen. Sin embargo, en el caso del SEMTEX o el C4 fabricados de manera ilegal no se incluyen esos marcadores químicos, por lo que es imposible detectar ningún rastro después de la detonación. El SEMTEX se fabrica, fundamentalmente, a partir de RDX (otro explosivo de tipo militar) y PETN (el explosivo empleado para fabricar cordón detonante).

http://www.libertaddigital.es/noticias/noticia_1276275344.html


Lea mas

 

El entreguismo de ZP

 

Mientras personas tan autorizadas como STANLEY G. PAYNE hablan del entreguismo de ZP, las víctimas dudan de que ZP no vayan a pagar "cualquier precio", o que lo esté pensando en pagar; entre otros la legalización de batasuna, que el gobierno esta dispuesto hacer en el mismo momento que el alto el fuego empiece a cuajar.

Lo cierto es que la mitad de los españoles
vinculamos el alto el fuego con el estatuto de Cataluña. Mientras las víctimas empiezan a sufrir aislamiento, al menos por parte del PSOE e IU.

El "timig" de la declaración de ETA está medido para que la aprobación del Estatuto de Cataluña pase desapercibido, y se vaya construyendo la desintegración de España pactada en Perpignan.

Lo cierto y verdad es que ZP viaja sobre el
filo de la navaja , lo malo es que si cae sobre ella con las piernas abiertas a parte de convertirse en eunuco dejará castrada España.

A lo mejor el entreguismo de ZP tiene
que ver con noticias como esta.


Lea mas

 

Caminando sobre el filo de la navaja

 

27-03-06


CRONICA DE LA SEMANA

Caminando sobre el filo de la navaja

CASIMIRO GARCIA-ABADILLO


Un poco de historia. El 30 de septiembre de 1982, ETA político militar anunció su autodisolución. A cara descubierta, 10 militantes de la organización, encabezados por Joseba Aulestia, dijeron alto y claro: «Tenemos un Estatuto de autonomía, tenemos una Policía autónoma, tenemos un Parlamento vasco... Hoy en día, creemos que ETA no tiene razón de ser».

Tras ese gesto, que supuso la reinserción de 300 ex terroristas en la vida ciudadana, había muchas horas de trabajo de dos hombres: el entonces ministro del Interior, Juan José Rosón, y el ex dirigente etarra Mario Onaindia.

Pese a sus esfuerzos, un grupo de irreductibles, encuadrado en los llamados comandos Bereziak, acabó integrándose en ETA militar.
(.../...)


¿Por qué tuvo éxito aquel proceso? Un experto en lucha antiterrorista lo explica de esta forma: «En ETApm había gente con cabeza, como Eduardo Moreno Bergareche, 'Pertur'. Los que pensaban, los ideólogos, tenían gran peso en la dirección. Los militares, los que apretaban el gatillo, no eran la mayoría y, de hecho, muchos de ellos acabaron integrándose en ETAm».

Desde la autodisolución de ETApm, los milis reforzaron aún más su autoridad en la dirección de la banda, que fue liderada por pistoleros reconocidos, como Francisco Múgica Garmendia, 'Pakito'.

La dinámica de negociación con ese tipo de gente es muy complicada. Henri Parot, el etarra más sanguinario de la Historia, lo ha expresado con brutal precisión: «Para negociar con el Gobierno hay que poner muchos muertos encima de la mesa».

Durante bastante tiempo, ETA pretendió poner de rodillas al Estado para poder sentarse a hablar desde una posición de fuerza. Por suerte, los últimos 20 años están salpicados de golpes mortíferos a ETA. La acción policial ha mermado tremendamente la capacidad de acción de la banda. Además, su aislamiento internacional ha sido cada día más evidente. El santuario francés desapareció y la mayoría de los países latinoamericanos han firmado acuerdos de extradición con España. Tanto EEUU como la UE han aceptado, tras incomprensibles titubeos, que ETA es una organización terrorista y la han incluido en una lista que implica el bloqueo de todas las cuentas bancarias susceptibles de ser utilizadas para canalizar la financiación de los terroristas.

Por lo tanto, hay una primera conclusión importante. Aunque ETA quiera aparecer como no vencida, la realidad es que llega al alto el fuego exhausta, casi derrotada. Sólo hay que recordar la carta que Pakito y otros históricos de ETA escribieron hace año y medio desde la cárcel para darse cuenta de que ésa es también la percepción de sus cabecillas.

¿Cómo se han convencido los pistoleros de que hay que dejar de matar? Para responder a esa pregunta hay que valorar en su justa medida la aprobación de la Ley de Partidos, que dejó fuera de juego a Batasuna, el brazo político de ETA.

Con Batasuna ilegalizada, ETA perdió apoyo social, financiación y, muy importante, capacidad de regeneración.

Pero esa ley también ayudó a que se diera un proceso de politización de ETA. Es decir, que en su estructura, en su dirección, acabaran integrándose gentes de mucho peso como 'Josu Ternera' y, en menor medida, Jon Salaberria.

Ese proceso de politización, que se produce como consecuencia de la reintegración en la banda de dirigentes de Batasuna huidos de la Justicia, coincide con la ausencia de grandes referentes en el frente militar. Probablemente, el último pistolero con cierto carisma haya sido García Gaztelu, 'Txapote'. A su lado, Garikoitz Aspiazu, 'Txeroki', al que la Policía considera jefe de los comandos operativos de ETA, es casi un mero aprendiz.

Por lo tanto, esa conjunción de circunstancias (acorralamiento de ETA, ilegalización de Batasuna, detención de matones carismáticos y politización de la dirección) ha facilitado el camino para que suceda algo similar a lo que sucedió en 1982 con ETApm.

Uno de los riesgos que tiene el proceso que ahora comienza es precisamente que en ETAm surja una escisión similar a la que supusieron los comandos Bereziak en ETApm.

El peligro no sólo se circunscribe a los etarras afines a Txeroki que no quieren dejar de matar, sino a los presos con grandes condenas (caso de Parot) que no ven posibilidades de salir en libertad a medio plazo.

El encaje de bolillos interno que ha llevado a cabo Josu Ternera (asesorado por ex miembros del IRA) ha sido largo y complicado.Y no se puede decir que haya concluido con éxito irreversible.

Hay un dato que ha preocupado a los expertos en lucha antiterrorista y que ha llevado al Gobierno a extremar su cautela para no despertar demasiadas expectativas.

Tras el primer comunicado de la banda, emitido el pasado miércoles, ETA, con tan sólo unas horas de diferencia, volvió a difundir otro en el que añadía algunos párrafos significativos.

El segundo comunicado, en el que ETA se autodefine como «organización socialista revolucionaria vasca de liberación nacional», hay dos adendas relevantes. Se hace un llamamiento «a los militantes de la izquierda abertzale en particular» para que se impliquen en el proceso que ahora comienza y se constata la voluntad «de seguir luchando hasta lograr los derechos de Euskal Herria».

La difusión de dos comunicados casi al mismo tiempo y, sobre todo, cuando se trata de anunciar algo tan importante como una declaración de alto el fuego, es un hecho sin precedentes que pone de relieve los problemas internos que existen en ETA a la hora de dar ese trascendental paso.

Para los expertos, el segundo comunicado va dirigido a su propia gente, de ahí que se hayan añadido párrafos de mayor dureza que no figuraban en el primero. La emisión de ese segundo mensaje ha sido forzada por el sector duro de la banda.

Estamos en el principio de un proceso que será largo y lleno de dificultades. El Gobierno debe tener mucho tacto a la hora de modular las concesiones que necesariamente habrá de hacer.

En ese sentido, Rodríguez Zapatero tendrá que extremar el cuidado para no herir a las víctimas del terrorismo, que van a vigilar las medidas que se adopten en el futuro (primordialmente las penitenciarias) con especial celo.

La mayoría de los ciudadanos españoles (la encuesta de Sigma Dos lo deja muy claro) cree que no se deben hacer concesiones a ETA, pero, de la misma forma, casi nadie cree que los terroristas hayan decidido dejar de matar si el Gobierno no les ha ofrecido algo a cambio.

El presidente del Gobierno, artífice del proceso, tendrá que moverse sobre el filo de la navaja. No ceder en nada aumentará el peligro de escisión en ETA, que llevaría a la creación de un grupo más pequeño, pero más sanguinario, que continuaría con la lucha armada. Dar a los terroristas lo que quieren no sólo soliviantaría a las víctimas, sino que provocaría el rechazo de la inmensa mayoría de los ciudadanos.

La clave para que ese trayecto pueda recorrerse con ciertas garantías de éxito reside en que el presidente logre el respaldo del principal partido de la oposición. Pero, para ello, tendrá que cambiar muchas de sus actitudes, facilitar el máximo de información a Mariano Rajoy y ser generoso.

Sin duda, ésta puede ser una oportunidad para que el Gobierno y el PP afronten juntos uno de los mayores retos a los que se enfrenta al Estado de Derecho.

casimiro.g.abadillo@el-mundo


Lea mas

This page is powered by Blogger. Isn't yours?