Banner QSVTV

 

 

   La paz sin honor no es paz, es rendición.

 
Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters

        

  Image hosting by Photobucket

    Escribeme

   
 

   Prensa Digital 
Apycom Java Applets
Links solidarios
Apycom Java Applets

Links 

Apycom Java Applets
Otras  bitácoras
Archivos




18.3.06

 

Un inquietante anuncio

 

El 13 de Octubre de 2.003 el D. Javier Jordán profesor de Ciencia Política de la Universidad de Granada y miembro del Centro de Análisis de Seguridad de dicha Universidad publicó un estudio en El Real Instituto ElCano un titulado: "LAS REDES DE TERRORISMO ISLAMISTA EN ESPAÑA. BALANCE Y PERSPECTIVAS DE FUTURO" en él decia:

Es previsible que los líderes de la red terrorista adviertan ese coste político y por ello vuelvan a intentar golpear el corazón de Occidente. Ese giro estratégico puede combinarse con el hostigamiento contra las tropas de EEUU y de sus aliados en Irak. Algo que de hecho ya se está materializando y que probablemente generará serios problemas a las fuerzas allí desplegadas. Pero la opción de volver a repetir acciones terroristas en territorio europeo o norteamericano es demasiado tentadora como para que Al-Qaeda renuncie a ella de manera definitiva. No hay que pensar necesariamente en una repetición de la tragedia del 11 de septiembre. Un atentado de la magnitud del producido en Bali en 2002 (con doscientos muertos en dos atentados simultáneos) ya sería de por sí suficientemente dramático en coste humano y consecuencias políticas.

Asumir que los terroristas pueden llegar a atentar en nuestro país y que sus consecuencias pueden ser enormemente graves. España no es un santuario para los terroristas y ellos lo saben. Si hasta ahora no se ha producido ningún atentado en nuestro territorio ha sido porque en su lista de objetivos no se encontraba ninguno español, pero eso puede ser distinto en futuras ocasiones. La lucha contra este tipo de terrorismo ocupa un lugar secundario comparado con el esfuerzo para hacer frente a ETA" .



¿Fue este texto motivo de inspiración involuntaria del 11-M? De ser así, lo que es seguro que ni los moritos de Lavapiés ni los prebostes de Al-qaeda leen los estudios del Real Instituto Elcano.


Lea mas

 

Interrogantes sobre la mochila de Vallecas

 

Los interrogantes sobre la mal llamada mochila de Vallecas se acumulan. Me he permitido hacer una recopilación sobre ellos, extraídos de las reflexiones de Luis del Pino en su bitácora y las de los que somos asiduos a la misma, aquellos a los que algún rojiprogre nos ha denominado "Pinillos" y de los que me enorgullezco de pertenecer.

1. ¿Por qué SOLO los bultos de la estación de El Pozo fueron llevados a comisaría, mientras que los del resto de las estaciones se llevaban a IFEMA, por orden del juez Del Olmo?

2. ¿Intervino de alguna manera el comisario de Puente de Vallecas,Rodolfo Ruiz, a la hora de decidir que aquellos bultos fueran a la comisaría que él dirigía?".

3. ¿Por qué se llama mochila a lo que era una bolsa?

4. ¿Por qué guarda el Jefe de los Tedax la mochila de Vallecas durante 2 años, una prueba que debería estar bajo custodia Judicial? No existe diligencia judicial que permita la posesión de esta “prueba de convicción”por parte del Jefe de los Tedax.

5. ¿Por qué se compra una bolsa similar a la encontrada para hacer pruebas textiles, cuando lo normal es hacerla sobre la mochila original?¿O se trataba sencillamente de poner en relación dos bolsas para ubicarlas en la zona de residencia de Zougam?

6. ¿Qué probabilidad hay de que al encontrar una bolsa de deportes, averigües dónde se ha comprado?.¿Se pateó la policía todas las tiendas de Madrid buscando bolsas
parecidas?(recordad que NO es idéntica). ¿Sólo buscaron en Lavapiés?¿Sólo
buscaron en la calle de Zougham?

7. ¿Por qué iban a comprar las bolsas en una tienda cercana que podría llevarles a su identificación?


8. ¿Porqué la bolsa original descrita por el Inspector Álvarez no coincide con la
encontrada en la Comisaría de Puente de Vallecas, siendo esta la única que por
sus características le llamó la atención.?

9. ¿Es garantía jurídica suficiente el decir que a las bolsas que contenían los efectos sólo tuvieron acceso miembros de la Policía? ¿Demuestra que nadie pudo alterar el contenido o por el contrario demuestra que el posible autor de la manipulación (“cambiazo”)sería sin lugar a dudas un miembro de las FyCSE?.

10. ¿Porqué la UCIE equivoca al Juez y al fiscal mandando como verdadera una prueba lo que sólo era una copia?

11. ¿Qué protocolos aplicaron los Tedax que permitieron que una “bomba” estuviera circulando durante horas por Madrid?

12. ¿Por qué los Tedax aplican protocolos para bombas con explosivo militar?

13.¿Cómo se le pasó a los Tedax la bolsa con la “bomba” después de haber revisado por dos veces todos los efectos de la estación de El Pozo? Cuando lo normal si estas buscando bombas es interesarse en primer lugar por los bultos pesados.

14. ¿Por qué la inscripción encontrada en la bolsa de Vallecas (E Fs M.g) si era obra de terroristas islámicos esta escrito con caracteres latinos y no árabes?

15. ¿Por qué no se encuentra ninguna huella ni rastro de ADN en la bolsa de Vallecas? ¿Al terrorista no le sudaban las manos, no tenia caspa, llevaba guantes para que no se le desprendiera ninguna escama de la piel? ¿Manipuló el teléfono detonador con guantes?

16. ¿Por qué el bolsón de Vallecas lleva metralla y el resto de las bombas no la llevaban?

17.¿Por qué se le ocultó al Juez el informe del Inspector Alvarez durante 17 meses?

18. ¿Por qué en la radiografía de la mochila no aparecen los clavos que se descubrieron en la bolsa nº 13?

19. ¿Por qué el explosivo de la bolsa de Vallecas no tiene metenamina y el de la Kangoo y las muestras patrón de los Tedax si?.

20. ¿Por qué el Jefe de los Tedax certificó que la dinamita de la mochila, de la Kangoo y las muestras eran iguales, si la de la mochila no tenia metenamina?

21. ¿Dónde está la bolsa que vio el Inspector Alvarez de color azul desteñido y de asas cortas que también vió el policía Barroso en la Comisaría del Puente de Vallecas?.

22. ¿Quién ha hecho desaparecer del Juzgado la metralla que teóricamente se localizó en la mochila de Vallecas?

23. ¿Por qué la SER difunde a las 1.00 horas del 12-03-04 la existencia de una mochila bomba descubierta en la comisaría de Vallecas cuando en la sumario dicen que se descubrió a las 2.40?


Lea mas

16.3.06

 

Una cinta policial y un cartel 'custodiaron' cuatro horas en Ifema los objetos de El Pozo

 



16-03-06


11-M DOS AÑOS DESPUES / La investigación judicial

Una cinta policial y un cartel 'custodiaron' cuatro horas en Ifema los objetos de El Pozo

El juez Del Olmo, instructor del 11-M, considera que siempre estuvieron 'bajo control de la Policía'

MANUEL MARRACO

MADRID.- Los objetos recogidos en la estación de El Pozo permanecieron cuatro horas al fondo del pabellón 6 de Ifema, separados por una simple cinta policial e identificados con un cartel. Así lo declararon ayer ante el juez seis policías interrogados para aclarar la custodia de todo lo recogido en el lugar de donde, según el sumario, procedía la mochila de Vallecas.
(.../...)


Los cinco agentes y el oficial de Policía de la Comisaría de Puente de Vallecas que ayer comparecieron ante el magistrado de la Audiencia Nacional fueron los encargados de recoger y trasladar los objetos en su periplo por Madrid antes de que apareciera la mochila bomba: de El Pozo a la Comisaría de la Villa de Vallecas, de ahí a la de Puente de Vallecas, luego al recinto ferial Juan Carlos I y vuelta a Puente de Vallecas, a donde desde el principio el juez Del Olmo había ordenado que se enviaran.

El pasado 9 de marzo, el inspector jefe Miguel Angel Alvarez, responsable de la custodia de los objetos, explicó al juez las circunstancias de ese recorrido y le informó de que no recordaba haber visto en El Pozo la mochila desactivada.

Del Olmo considera que las declaraciones de ayer certifican que no existió ninguna «anomalía» en la cadena de custodia de los objetos de El Pozo, que siempre estuvieron «bajo control policial».Sin embargo, las declaraciones no incluyeron a los agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) -antidisturbios- que se hicieron cargo oficialmente de la custodia una vez descargados en Ifema.

Los policías explicaron que cuando se responsabilizaron de los efectos en El Pozo, éstos ya habían sido introducidos por miembros del Selur (Servicio de Limpieza Urgente) en 17 bolsones de basura.El material, añadieron, había estado bajo control policial de manera continua en la estación y siempre en una zona acordonada.

Además, las bolsas estaban cerradas y ninguno de los declarantes pudo apreciar en toda la jornada del 11-M que sufrieran algún tipo de roturas ni que fueran abiertas. Las bolsas fueron cargadas en dos furgonetas con la orden judicial de ser trasladadas a la comisaría de Puente de Vallecas. Sin embargo, acabaron en Ifema.

Según fuentes del juzgado, una vez en el recinto ferial, los agentes que las transportaban cedieron su custodia a la Unidad de Intervención Policial (UIP). Los objetos -colocados en la parte derecha del Pabellón 6- fueron acordonados con cinta de la Policía Científica e identificados con un cartel, según explicó ayer el juzgado. Durante las horas en que estuvieron en Ifema, los objetos no se mezclaron con los recogidos en los otros focos del atentado.

Finalmente, los agentes recibieron la orden de llevar los objetos a la comisaría de Puente de Vallecas para inventariarlos. Fueron depositados en una habitación cerrada con llave y custodiada en todo momento, a la que sólo tenían acceso miembros de la Policía.Durante la inspección de los objetos, pasada ya la media noche, los agentes encontraron una mochila bomba que los Tedax desactivaron en un parque próximo. La tarjeta del teléfono que debía hacerla explosionar condujo a las primeras detenciones por el 11-M.

El juez Del Olmo también recibió ayer explicaciones por parte de la Policía de por qué, en lugar de la mochila que contenía la bomba, le enviaron otra muy similar comprada para practicar análisis de tejidos. La verdadera mochila no estaba en manos de la Unidad Central de Información Exterior (UCIE), sino de los Tedax, que ya se la han hecho llegar a la Audiencia Nacional.



Lea mas

15.3.06

 

El director de la Policía dice que no recibió la carta del inspector jefe

 

15-03-06

11-M DOS AÑOS DESPUES / Las lagunas de la investigación


El director de la Policía dice que no recibió la carta del inspector jefe

En el escrito enviado al juez, García Hidalgo explica que este documento permaneció retenido durante 17 meses en la Jefatura Superior de Madrid

FERNANDO LAZARO

MADRID.- El pasado 7 de marzo, el director general de la Policía, Víctor García Hidalgo, envío un informe al juez Del Olmo detallando el recorrido en sede policial del escrito del inspector jefe Miguel Angel Alvarez en el que se informaba de su actuación el 11 de Marzo en la estación de ferrocarril de El Pozo. (.../...)

Dicho escrito, según la explicación oficial del director de este Cuerpo, no llegó nunca a sus manos. Es más, no pasó de la Jefatura Superior de Policía de Madrid. «Dicho documento fue presentado en la comisaría de Distrito del Puente de Vallecas y remitido a la Jefatura Superior de Policía de Madrid».

Y la explicación es porque ese escrito no era una denuncia sino una de las cartas habituales que los funcionarios realizan para reivindicar sus méritos para obtener alguna medalla al mérito policial. No obstante en dicha misiva, de 25 de octubre, ese funcionario, que ya explicaba el extraño viaje de los objetos a Ifema, pedía que se trasladara su escrito al juez de Instrucción.El inspector jefe dirigía su misiva al director general de la Policía.

Como detalló García Hidalgo en su escrito remitido al juez, esta carta de Miguel Angel Alvarez no llegó nunca a sus manos.

«Dicho documento fue recibido y tratado por la Jefatura Superior de Policía de Madrid en el marco del clima de malestar y desacuerdo surgido como consecuencia de la concesión de condecoraciones por los atentados del 11-M, sin dársele mayor consideración ni trascendencia».

Labores de auxilio

En ese escrito, el inspector jefe Miguel Angel Alvarez, además de describir con todo lujo de detalles su participación en las labores de auxilio en la estación de El Pozo, aporta los requisitos exigidos para optar a una condecoración al mérito policial. Y en este marco se encuadra ese escrito. Lo que ocurre es que el funcionario policial también detalla con precisión el extraño viaje a Ifema de los objetos intervenidos policialmente en esta estación.

En el escrito enviado por el responsable de la Policía a Del Olmo asegura que el informe de este mando policial «quedó archivado en la Jefatura Superior de Policía de Madrid junto al resto de documentación de propuestas de condecoraciones por el 11-M, sin que, dada la consideración de su naturaleza y motivación, fuese incorporado al cuerpo de las diligencias policiales instruidas por tales hechos ni, en consecuencia se considerase su remisión a la autoridad judicial instructora».

En el mismo informe, García Hidalgo indica que dicho documento «únicamente fue remitido a la división de personal, formando parte de la documentación tenida en cuenta para la formulación de nuevas propuestas de concesión de condecoraciones, siendo considerado y surtiendo exclusivos efectos en dicho ámbito».

«Dicho documento nunca fue remitido ni por la Jefatura Superior de Policía de Madrid ni por la División de Personal al director general de la Policía y, en lógica consecuencia, nunca fue recibido por el director general de la Policía, siendo totalmente desconocido por quien suscribe, hasta el día de la fecha», día en que fue publicado por este periódico.

Finalmente, García Hidalgo concluye en su escrito dirigido al juez Juan Del Olmo: «En la Dirección General de la Policía no se dispone de informes, oficios o escritos concernientes a los atentados terroristas del 11 de Marzo y del 3 de abril de 2004, relacionados con las diligencias policiales y la consiguiente instrucción del sumario 20/2004 que no hayan sido remitidos a la autoridad judicial que dirige la instrucción de la causa por los miembros de la Policía Judicial encargados de la investigación».

García Hidalgo adosa a su escrito el informe elaborado por el inspector jefe. En él explicó que en la estación de El Pozo, mientras ayudaba a evacuar a los heridos, la Policía localizó y desactivó otra bomba. Indicó que fueron el comisario general de Seguridad Ciudadana, el comisario zonal y el comisario jefe de la comisaría de Puente de Vallecas los que le encargaron que se responsabilizara de «todos los objetos y efectos del interior del tren siniestrado» y que fueran depositados en dependencias policiales a disposición de la autoridad judicial.

«Ante la sorpresa del funcionario que suscribe, dichos objetos fueron trasladados al Parque Ferial Juan Carlos I, donde se encontraba el resto de objetos y efectos de los otros lugares siniestrados por cuyo motivo se pone en conocimiento del magistrado juez del Central de Instrucción Número 6 de la Audiencia Nacional dicha anomalía, disponiendo la autoridad judicial que los objetos y efectos recogidos en la estación de ferrocarril de El Pozo sean llevados a la Comisaría de Policía de Puente de Vallecas», indica el inspector jefe Miguel Angel Alvarez en el escrito dirigido al director general de la Policía el 25 de octubre de 2004 y que fue archivado en la Jefatura Superior de Policía de Madrid.






Lea mas

 

Del Olmo investiga por qué la Policía le envió la falsa 'mochila de Vallecas'

 


15-03-06



11-M DOS AÑOS DESPUES / El presidente de la Audiencia envía un escrito al CGPJ para explicar la actuación del juez ante la confusión ocurrida con una prueba clave / Citados seis agentes que recogieron los objetos del tren de El Pozo

Del Olmo investiga por qué la Policía le envió la falsa 'mochila de Vallecas'

La Audiencia reconoce que la bolsa que le mostró al inspector jefe era una muy similar que había sido utilizada para realizar pruebas periciales en abril de 2004 - Se encontraba en el interior de una caja remitida el mes pasado al juzgado por la Comisaría General de Información con el rótulo 'bolsa Vallecas' - El comisario Manzano, jefe de los Tedax, telefoneó anteayer al juez para decirle que la bolsa que contenía la dinamita y el móvil seguía en su poder dos años después del 11-M

MARIA PERALMADRID.- El magistrado de la Audiencia Nacional Juan del Olmo, que investiga los atentados del 11-M, ha reclamado a la UCIE (Unidad Central de Investigación Exterior) que le explique por qué identificó con la denominación «bolsa Vallecas» una maleta que esa unidad policial adquirió en un comercio de Lavapiés para compararla con la mochila bomba que se desactivó en la Comisaría de Vallecas y a partir de la cual la investigación se centró en el terrorismo islamista.
(.../...)

La petición del juez instructor se produjo tras descubrir que la bolsa que él mismo mostró al inspector jefe de la Policía Miguel Angel Alvarez -encargado durante el 11-M de coordinar la recogida y custodia de los objetos hallados en el tren que estalló en la estación de El Pozo- no era realmente la que contenía el explosivo desactivado, sino la que consiguió la UCIE con posterioridad a los atentados.

La actuación del magistrado Del Olmo, tras conocer por informaciones de EL MUNDO la existencia del inspector jefe Alvarez y el periplo de los objetos recogidos en la estación de El Pozo, ha sido desvelada por el presidente de la Audiencia Nacional, Carlos Dívar, en un escrito dirigido ayer al Consejo General del Poder Judicial.

El escrito no tiene por finalidad reclamar el amparo para el juez instructor -que, en su caso, sólo puede pedir él- sino aclarar al órgano de gobierno de los jueces la conducta de la Audiencia Nacional ante la insólita confusión que se ha producido con una de las pruebas clave del proceso.

Dívar reconoce que el juez instructor se enteró el pasado día 6 por este periódico de que el agente que coordinó la recogida y custodia de los efectos hallados en El Pozo redactó el 25 de octubre de 2004 un escrito dirigido a sus superiores en el que, en lo que al sumario interesa, afirmaba que los objetos fueron llevados a Ifema en contra de lo ordenado por la autoridad judicial y manifestaba que él estaba dispuesto a declarar en la Audiencia Nacional.

El mismo día 6, Del Olmo pidió explicaciones al secretario de Estado para la Seguridad, Antonio Camacho, que en menos de 24 horas le remitió el escrito de Alvarez y un informe del director general de la Policía, Víctor García Hidalgo.

A la vista de esos documentos, el juez «decide tomar declaración como testigo urgentemente al inspector jefe», relata Dívar.

Durante la comparecencia, celebrada el día 9, el instructor enseñó a Alvarez, a efectos de su reconocimiento, «la bolsa de deportes recuperada en la Comisaría del Puente de Vallecas, que es la que contenía el artefacto explosivo», según figura en el acta de la comparecencia.

En realidad, el objeto que se mostró al agente fue una bolsa idéntica a la encontrada en Vallecas y que fue adquirida por la UCIE tras los atentados para realizar distintas comprobaciones.La bolsa, comprada en el madrileño barrio de Lavapiés donde residían varios de los presuntos implicados en los atentados, fue identificada inapropiadamente por la UCIE como bolsa Vallecas. Aunque las pruebas periciales realizadas con ella se remontan a abril de 2004, el escrito enviado por Dívar al CGPJ reseña que una caja conteniendo esa bolsa fue recibida en el Juzgado en febrero de 2006. No indica en qué lugar ni en qué condiciones de custodia estuvo con anterioridad.

El pasado lunes, el juez Del Olmo recibió una llamada del comisario Manzano, jefe de la Unidad Central de Desactivación de Explosivos.Manzano se había enterado por una nueva información de EL MUNDO de que el inspector jefe Alvarez no había reconocido «la bolsa de Vallecas». El comisario aclaró al juez que la auténtica mochila bomba se encontraba depositada en su unidad.

«Al objeto de aclarar lo sucedido y resolver lo procedente», prosigue Dívar, «el magistrado-juez indica al comisario que proceda a ordenar el traslado urgente a dependencias judiciales de la bolsa» desactivada en Vallecas.

En esa misma fecha, Juan del Olmo pidió a la UCIE «entre otros extremos, una aclaración sobre la razón que determinó identificar como bolsa Vallecas la caja» que guardaba la maleta adquirida en Lavapiés.

El presidente de la Audiencia Nacional precisa, finalmente, que las dos bolsas han quedado «precintadas en dos cajas diferenciadas y en dependencias judiciales».

En una conversación con periodistas, Carlos Dívar sostuvo ayer que el sumario del 11-M «se está llevando muy bien». A su parecer, es la causa más relevante «desde la Guerra Civil» y el inminente auto de procesamiento que dictará Del Olmo será «el más importante de la Historia de España», informa Europa Press.

Por su parte, el juez ha citado para hoy como testigos a seis subordinados del inspector jefe Alvarez que participaron en la recogida de los efectos de la estación de El Pozo.


Image hosting by Photobucket

LA BOLSA A Y LA BOLSA B

En el informe pericial número 04-Q1-187 del sumario del 11-M, sobre la mochila de Vallecas consta un detallado reportaje fotográfico en el que se comparan las dos bolsas, la comprada en Lavapiés (muestra B) y la prueba clave de los atentados (muestra A). Según concluyen los peritos, ambas muestras son prácticamente iguales, aunque tienen ligeras diferencias en las guarniciones laterales y en el hilo de costura de las asas. En el escrito del presidente de la Audiencia Nacional remitido ayer al CGPJ se aclara que la bolsa enviada el pasado lunes por los Tedax al juez Del Olmo ha sido cotejada con el informe policial y se ha «verificado visualmente que corresponde a la muestra A».








Lea mas

14.3.06

 

El reconocimiento de la mochila de Vallecas

 



El que le mostraran al inspector Aguilar la bolsa o su replica es indiferente por que dice:"Que no es la que él recuerda haber visto en la Estación del Pozo. Que por sus características no lo es " (Pág.4 del auto).
Recuerda los detalles de la bolsa: 50 cm de longitud y 20 ó 30 cm. de alto, de color azul desteñido, con asa corta. Desde luego no tiene nada que ver con la mochila que publicó la cadena ABC:



De color azul resplandeciente y de asa larga.

Esta claro que la mochila que vio el Inspector no es la que descubrieron en la Estación de El Pozo.

Recordemos la teoría jurídica del "árbol de las raíces podridas". Los frutos no son aceptables si el árbol tiene las raíces podridas. Si la mochila que estuvo en los trenes no es la que sirvió para las detenciones del día 13-04-06, la base de la acusación queda nula.

El Estado de Derecho debe de prevalecer sobre intereses políticos. El Juez Del Olmo es una persona rigurosa y defensor de la legalidad. No traga con chapuzas.
Actualización 15-03-06.-


Image hosting by Photobucket

Estas son las mochilas manejadas por el Juez Del Olmo, difieren con la que divulgó la cadena de TV ABC. Pero nada tienen que ver con la descrita por el inspector Alvarez, sus caracterísiticas son distintas.



Lea mas

 

Entrevista a Mariano Rajoy

 

14-03-06



MARIANO RAJOY

«El asunto de la mochila, si se confirma, podría poner en cuestión la investigación y el sumario sobre el 11-M»

Una entrevista de ESTHER ESTEBAN

ESTA COMPLETAMENTE CONVENCIDO DE QUE, EN ESTE PAIS, LO QUE HACE FALTA ES HACER PEDAGOGIA, QUE LOS CIUDADANOS DEBEN SABER CLARAMENTE QUE EL INQUILINO DE LA MONCLOA ESTA CAMBIANDO TORTICERAMENTE LA ESPAÑA CONSTITUCIONAL, VACIANDO EL ESTADO Y CAMBIANDO
las reglas del juego, lo que quiebra de forma irreversible el concepto de igualdad y solidaridad. La entrevista con Mariano Rajoy se celebra en su despacho de la séptima planta del edificio del partido, situado en la madrileña calle de Génova. Es un lugar pequeño y acogedor donde los papeles de trabajo se mezclan con algunas fotografías y recuerdos personales de su larga y fructífera carrera política, en la que ha sido casi todo: cuatro veces ministro, vicepresidente del Gobierno, diputado y concejal.

Antes de empezar el encuentro -de hora y media de duración- saca de su cartera un bloc de notas donde el día anterior había ido apuntado todo lo que sucedía en la Comisión Constitucional del Congreso, donde él participó para oponerse frontalmente al Estatuto catalán. Tiene apuntadas en rojo las palabras inconstitucional, claudicación, galimatías, ininteligible o solidaridad, unidas a cada uno de los artículos del texto, lo que da idea de que se lo sabe al dedillo. Dice, alto y claro, que ese texto es un torpedo en la línea de flotación del progreso de Cataluña y de España, y que su partido va a dar una larga batalla jurídica para que no vea la luz. Acusa a Zapatero de rendirse frente a ETA en vez de derrotarla, afirma que su partido está más unido y fuerte que nunca y no descarta que el PP pida reabrir la Comisión del 11-M. (.../...)

Al decir esto, todavía no ha conocido la noticia, publicada ayer en EL MUNDO, de que la mochila de Vallecas -clave en el sumario judicial sobre la masacre- no estaba entre los objetos que la Policía recogió en los trenes de la muerte. Su primera reacción ayer fue declarar que el sumario podría quedar «anulado». Pero en respuesta expresa a una pregunta de este diario, el líder del PP matiza: «Si esto se confirma, podría poner en cuestión la investigación y el sumario desarrollado sobre esa misma base».

PREGUNTA.- Finalmente Cataluña, según lo aprobado en la Comisión Constitucional, va a ser una nación con bandera, himno y fiesta nacionales, aunque el Gobierno dice que no tendrá consecuencias jurídicas. ¿Usted qué cree?

RESPUESTA.- Si no va a tener ninguna consecuencia jurídica, que no lo pongan. Con este Estatuto se deciden cosas gravísimas.La primera, sustituir un artículo que decía 'Los poderes de la Generalitat emanan de la Constitución, del Estatuto y del pueblo' por otro que dice que los poderes de la Generalitat sólo emanan del pueblo. Esto, unido al reconocimiento de nación, significa que los derechos y deberes de los catalanes son distintos de los de los ciudadanos españoles. Además, se crea un Poder Judicial propio, una relación bilateral entre la Generalitat y el Estado, se blindan las competencias y se dice cuáles son las correspondientes al Estado. Todo esto es un enorme error.

P.- ¿Qué consecuencias tendrá este asunto?

R.- El Gobierno dirá que los del PP exageran y no va a ocurrir nada, que no se ha roto nada. Pero traerá muy malas consecuencias para España. Provocará un debilitamiento del Estado que no podrá garantizar la igualdad de los españoles.

P.- Pues por decir estas cosas a usted se le acusa de ir en contra de Cataluña

R.- Cuando uno argumenta y da razones, le tachan de anticatalán e incluso de franquista, y es evidente que yo no soy franquista ni anticatalán, sino que doy razones y argumentos y nadie es capaz de contrarrestarlos.

P.- El PP ha recogido tres millones de firmas a favor de que se haga un referéndum. Pero eso es papel mojado si el Gobierno no lo va a convocar. ¿No?

R.- Eso tiene un valor fundamentalmente político porque la gente, al tener que dar sus datos personales y su DNI, se posiciona más que con el voto. Las personas que lo han firmado -y entre ellas hay, por cierto, muchos socialistas- defienden una España constitucional, la Nación española, un Estado fuerte y un Estado viable que pueda cumplir sus funciones. Creen que los españoles somos iguales y defienden la cohesión y la solidaridad. Rodríguez Zapatero debería tenerlo en cuenta.

P.- ¿Y cómo se entiende que usted pida ahora un referéndum cuando se ha opuesto radicalmente al que propone el lehendakari? ¿No es una contradicción?

R.- Yo estoy a favor de todos los referendos que se hagan cumpliendo la ley, porque en una democracia por encima de la ley no hay nadie; ni la Corona, ni el Parlamento, ni los jueces, ni los partidos políticos, ni los grupos parlamentarios ni los periodistas.Yo no me opongo a que el señor Ibarretxe haga un referéndum, sino a que lo haga fuera de la ley.

P.- Si usted gana las elecciones, ¿podría dar marcha atrás a este Estatuto? ¿Cuál será su postura si llega a La Moncloa?

R.- No estoy todavía en ese estadio. La batalla más próxima y que quiero argumentar es que el Tribunal Constitucional debe pronunciarse sobre el Estatuto antes de que éste se someta a referéndum. Creo que eso es muy importante, porque da información a los ciudadanos para saber exactamente lo que están votando y disipa dudas. No se puede aprobar una ley así, porque va a ser un semillero de escándalos, de conflictos, de problemas, y va a debilitar al Estado.

P.- ¿Pero qué haría usted si fuera presidente con un texto que ya ha sido aprobado por el Congreso?

R.- Si fuera presidente del Gobierno tendría obligación de cumplir la ley. Ahora bien, vamos a ver cómo termina este Estatuto, porque el Tribunal Constitucional acabará por pronunciarse y va a haber una batalla jurídica larga y continuada. En ella yo defenderé las posiciones del Estado. El texto es ininteligible y yo actuaré a favor de los derechos de España.

P.- ¿Y confía en que el Tribunal Constitucional pare el Estatuto?, porque da la sensación de que Zapatero y Mas lo han dejado atado y bien atado.

R.- No sé lo que habrán pactado Rodríguez Zapatero y Mas. Porque ahora dicen cosas distintas. El Gobierno afirma que el término nación no significa nada, y Mas, que es el reconocimiento por parte de las Cortes de un acto de soberanía. Creo que por parte del Gobierno se está actuando de forma absolutamente dictatorial en la tramitación de todo el Estatuto, y por parte del Partido Socialista de forma absolutamente vergonzante, porque creen que todo esto es una locura.

P.- Usted ha dicho que el Estatuto es un texto retrógrado, que pretende construir un seudoestado. ¿No es exagerado?

R.- Claro que es retrógrado, porque va contra el signo de los tiempos. Mientras en todo el mundo se está en procesos de integración en grandes entes supranacionales, aquí vamos en la dirección contraria. Este Estatuto es antiliberal, intervencionista, debilita al Estado y nos creará unos problemas descomunales en el futuro.Esto es letal para el conjunto de España y especialmente letal para los ciudadanos de Cataluña, porque las obligaciones y los deberes que les imponen no afectan al resto de los españoles.Es un torpedo en la línea de flotación del progreso económico de Cataluña.

P.- Afirmar que este Estatuto rompe España ¿no es un mensaje tremendista?

R.- Lo que he dicho es que vamos a convertir España en algo parecido a la Unión Europea, con un Parlamento que no va a ejercer la soberanía nacional y con 17 comunidades autónomas que son las que deciden. Y eso es mortal porque, desde luego, un Estado o es fuerte, tiene capacidad de decidir y se basa en la soberanía de la nación o sus posibilidades de progresar son mucho menores.El verdadero drama es que llevamos dos años para debilitar el Estado cuando yo lo que quiero es trabajar para fortalecerlo.Eso es lo que están haciendo en Alemania, donde una coalición de democristianos y socialdemócratas se ha dado cuenta de que con el modelo que tienen no van a ninguna parte, que el mundo ha cambiado y que, si no hay un Estado fuerte y con financiación y competencias suficientes, serán arrasados por chinos, indios y demás personal de la zona del Pacífico. Este es el tema capital.

P.- ¿Entonces comparte usted con Aznar el criterio de que vamos a la balcanización de España?

R.- Yo digo que a lo que vamos es a un debilitamiento del Estado, a algo absolutamente contrario a la España constitucional y a un Parlamento que se queda sin la soberanía nacional.

P.- El paso siguiente que va a dar el Gobierno es la reforma de la Constitución. ¿Están dispuestos a apoyarle? ¿En qué puntos?

R.- La única reforma urgente que precisa la Constitución es una que fije las competencias del Estado para que no lo hagan los estatutos de autonomía. Eso es lo que plantea el Consejo de Estado, y yo estoy de acuerdo. Y, en segundo lugar, esa reforma tiene que aclarar que en España sólo hay una nación.

P.- Pese a todo, usted ha vuelto a ofrecer al presidente un acuerdo en la cuestión territorial y en la política antiterrorista. ¿Eso sirve de algo o es sólo pose, dado el grado de crispación de la política?

R.- Sirve para que la opinión pública vea que lo que hace este señor es un disparate y que por lo menos hay un partido político que defiende que estas cosas se consensúen, para fortalecer al Estado. Sólo sirve para eso. Rodríguez Zapatero no sabe una sola palabra del Estatuto de Cataluña; le trae completamente sin cuidado.

P.- Admita que a los ciudadanos no les gusta la crispación ni los insultos mutuos. ¿Qué propuesta le haría al presidente para llegar a un punto de entendimiento?

R.- Yo le diría al presidente que España es una nación, que la regulación de la Constitución Española de 1978 la aprobó la inmensa mayoría del pueblo español, que los españoles son iguales y que yo quiero un Estado viable. Le voy a decir lo que defendió su partido desde 1978, y que haga lo que creen todos los diputados de su grupo parlamentario, porque el verdadero problema de todo esto es el propio Rodríguez Zapatero, porque ni sus diputados ni sus ministros se creen nada de esto.

P.- Pues ningún socialista ha hecho un ruidito.

R.- Pues en voz baja dicen que Zapatero es un problema para su partido y un problema para España. Y si les quedara un mínimo de patriotismo, retirarían el texto. Aquí se ha hablado mucho de los intelectuales de izquierdas, pero no hay ni un solo intelectual español de izquierdas que haya defendido el Estatuto de autonomía.Lo que hacen es atacar al Partido Popular porque es imposible defender al Gobierno.

P.- Si usted llega a ser presidente del Gobierno, ¿pactará con el Partido Socialista los asuntos de Estado?

R.- No le quepa la menor duda. Si soy presidente haré todos los esfuerzos para consensuar con la oposición los asuntos de Estado, como se ha hecho siempre desde el 78, hasta que Zapatero ha roto unilateralmente ese consenso.

P.- ¿Qué margen de confianza le da usted al presidente del Gobierno para que explore el principio del fin de ETA?

R.- Ni le doy margen ni dejo de dárselo. Le digo que aplique la ley y le diga a ETA que va a derrotarla y no a negociar con ella, porque ese mensaje le da una fortaleza a la organización terrorista descomunal. Lo que pido es que se vuelva al Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo. No le pido nada más.

P.- Un inciso. Usted admite que es el Gobierno quien lidera la lucha antiterrorista y la oposición debe ser leal en esa materia

R.- Por supuesto, ¡hasta ahí podíamos llegar! El Gobierno es el que dirige la política antiterrorista y la oposición lo que tiene que hacer es apoyar al Gobierno. Pero no puedo aceptar que yo tenga que apoyar al Gobierno en ese tema haga lo que haga, aunque se equivoque, porque eso sería una deslealtad hacia los españoles. Por eso digo que hay que volver al Pacto y darle todo el margen posible al Gobierno. Yo fui ministro del Interior y vicepresidente, y Zapatero estuvo informado en todo momento de lo que ocurría con ETA. El, sin embargo, no nos dice nada.

P.- Los socialistas dicen que no se fían de usted porque el presidente le hizo una confidencia y usted se la contó a un periodista.¿Eso es cierto?

R.- Eso no es cierto. Si él dice que no se fía de mí, sus razones tendrá, pero a mí no me hizo ninguna confidencia que yo le contara a ningún periodista, y si no, que diga cuál es, que lo diga.

P.- ¿Y usted admite el binomio paz por presos? Porque si no, ¿qué margen de negociación tiene el Gobierno si ETA abandona la lucha armada?

R.- El único mensaje que se le puede dar a la organización terrorista ETA es que va a ser derrotada y no se va a negociar nada, gobierne quien gobierne. Cualquier otro mensaje es un enorme error. Aquí hay dos asuntos vitales, que son volver al Pacto antiterrorista y decirle a Batasuna que no puede presentarse a las elecciones mientras exista ETA. Con eso es suficiente. ¿Es tanto pedir?

P.- Hombre, de momento el juez Grande-Marlaska y el fiscal general del Estado van a pedir prisión para Otegi por la huelga general y las últimas cuatro bombas de ETA

R.- Hay decisiones judiciales que a mí me reconfortan no sólo como político, sino como ciudadano español, como la del señor Grande-Marlaska, que ha citado a Otegi y ha hecho bien. En cuanto a Conde-Pumpido, es un fiscal general del Estado glorioso que permite -con el apoyo del presidente del Gobierno- que una organización ilegal y terrorista pueda celebrar un congreso. El concepto del Derecho que tiene el fiscal general del Estado es muy discutible.

P.- ¿Y qué dice usted cuando se acusa al PP de utilizar políticamente a las víctimas?

R.- Es falso que el PP esté utilizando políticamente a las víctimas.Quien afirma eso es un miserable y no me pondré a la altura intelectual de quien lo dice. El problema de las víctimas no es de dinero ni de compasión, sino de dignidad, y nosotros lo tenemos claro.La mejor forma de preservar la dignidad de las víctimas es no negociar con los asesinos.

P.- ETA, en sus últimos comunicados, insiste en que cualquier negociación pasa por la autodeterminación, y eso no se lo puede dar ni Zapatero ni nadie, admítalo.

R.- Mi confianza en Rodríguez Zapatero es fácilmente descriptible, pero él sabe que aceptar las condiciones políticas de ETA sería el fin de España. La autodeterminación es imposible, el presidente lo ha dicho y ETA lo sabe. El objetivo de ETA es liquidar la nación española, y si eso no lo tenemos todos claro tendremos un grave problema.

P.- Oiga, y después de lo último que hemos conocido del 11-M, la posible preparación de pruebas falsas, etcétera, ¿su partido se plantea pedir que se reabra la Comisión parlamentaria?

R.- Lo que mi partido ha pedido es la comparecencia de los responsables del Ministerio del Interior para que nos expliquen lo que está apareciendo en los medios de comunicación. Espero que comparezcan, porque la obligación del Gobierno es seguir investigando, ya que la gente tiene derecho a saber la verdad. Ahora bien, no descartamos pedir que se reabra la Comisión de Investigación del 11-M en el Parlamento, a la espera de lo que diga el ministro del Interior.

P.- ¿Y cómo valora, en concreto, la noticia publicada en EL MUNDO de que la mochila de Vallecas no estaba entre los objetos que la Policía recogió del tren?

R.- Es un asunto enormemente grave. La mochila es uno de los elementos en los que se asienta la construcción de la investigación.Desde ese punto de vista, es vital que los elementos fundamentales queden claros para que no se cuestione todo el conjunto. Sólo queremos que se diga si esta información es verdad o no, y que se explique al conjunto de la opinión pública. Porque, si esto se confirma, podría poner en cuestión la investigación y el sumario desarrollado sobre la base de la misma. Nosotros siempre hemos defendido que se sigan investigando los atentados del 11 de Marzo, porque queremos que se sepa toda la verdad.

P.- Dígame, ¿ser de centro es compatible con hacer una oposición dura?

R.- Por supuesto que es compatible mantener posiciones de centro con hacer una oposición dura.

P.- Pues sus adversarios creen que usted no tiene las manos libres en su partido y que le impone sus tesis el sector que representa la derecha más extrema.

R.- Yo tengo las manos libres para hacer lo que quiero en el PP y procuro mantener las buenas formas con la dureza en el fondo.Aquí nadie me impone nada. Esa posición la comparte el Comité Ejecutivo y todo el partido porque no podemos refrendar las decisiones arbitrarias, caprichosas, antieuropeas y antiliberales que está adoptando el Gobierno. Una cosa es ser de centro y mantener posiciones de centro y otra es ser tonto y estar mudo.

P.- ¿En el PP hay sensibilidades, o Ruiz-Gallardón piensa igual que Acebes y Piqué que Zaplana, por ejemplo?

R.- Mi partido, al contrario que el PSOE, tiene una cosa muy buena y muy positiva, y es que en los temas de fondo estamos de acuerdo. Entre 700.000 militantes claro que hay diferencias, pero en lo fundamental la unidad del PP es inquebrantable, cosa que ya quisieran para ellos los socialistas. Nuestra obligación es presentar alternativas.

P.- Sin embargo, algunos dicen que en la Convención usted perdió la ocasión de reafirmar su liderazgo y le han reclamado mayor dureza.

R.- Es verdad que algunos han dicho eso, pero otros exactamente lo contrario. Yo estoy muy contento de lo que hice: un discurso de fondo sobre los problemas que importan de verdad a los españoles.Y todo lo demás es accesorio. Mi seña de identidad son las personas, y mi objetivo es mejorar su bienestar y riqueza, y a mí me importan las personas y a otros, como a Zapatero, los telediarios; ésa es la diferencia.

P.- ¿Y para hacer eso mantendrá el mismo equipo hasta las próximas elecciones?

R.- Los equipos los eligen los congresos, y no hay un congreso a la vista. Por tanto, yo no tengo planteado cambiar mi equipo.Creo que es un equipo muy brillante.

P.- ¿Cómo valora que las encuestas les den un empate con el PSOE desde hace cinco meses, como corrobora la publicada el pasado fin de semana por el diario EL MUNDO?

R.- Las encuestas hay que verlas con una cierta distancia. Creo que la gente es consciente de que el Gobierno de España no está a la altura de las circunstancias. Y que los votantes nos darán su apoyo para sacar a España del atolladero en que llevamos dos años. Tras las próximas elecciones estaremos en La Moncloa.

P.- ¿Y qué le parece cómo se está desarrollando todo el asunto de la OPA de Endesa?

R.- La falta de pudor con la que se ha actuado en el Gobierno en un sinfín de decisiones relacionadas con la OPA de la Caixa es algo que en un país civilizado no es de recibo. A Zapatero sólo le preocupa una cosa: no transmitir la sensación de que ha perdido. Porque para que Rodríguez Zapatero gane, el prestigio internacional de España se va a hacer puñetas, los accionistas van a perder un dineral y el riesgo que corren nuestras empresas que han invertido en el exterior es mayúsculo. Yo preferiría que todas las empresas del mundo fueran españolas, pero como quiero que las empresas españolas puedan invertir en el extranjero, porque eso es riqueza, empleo y libertad para España, no me puedo oponer a que las empresas extranjeras inviertan en España. ¿Qué diría el presidente del Gobierno si a la compañía Telefónica la echaran del Reino Unido, o al Banco Santander, o a la Caixa la echaran de Francia?

P.- Permítame una curiosidad: ¿qué le ha parecido la crítica del presidente de la patronal a la política del Gobierno?

R.- Creo que José María Cuevas ha dicho lo que piensa una mayoría de los españoles, pero como lo ha dicho él y es el presidente de los empresarios, lo ponen a parir.

P.- Por último, reconozca al menos que la situación económica en España no es mala, ¿no?

R.- Hay un crecimiento económico razonable y se sigue creando empleo gracias a la herencia que dejamos nosotros, pero además nos siguen preocupando los precios y su subida, lo que afecta a la competitividad de las empresas y al bolsillo del contribuyente.

Otro asunto preocupante es el déficit de nuestro sector exterior y la pérdida de competitividad en la economía. En lugar de vivir de la inercia de la herencia, el PSOE debería haber hecho reformas en la economía para adelantarse al futuro.



Lea mas

 

El Skoda que también cambió de mes

 

14-03-06




11-M DOS AÑOS DESPUES / LAGUNAS EN LA INVESTIGACION

El Skoda que también cambió de mes

FERNANDO MUGICA

La nota oficial de rectificación del pasado 9 de marzo hecha pública por la Dirección General de la Policía quedó ayer desmentida por el diario El País en uno de sus puntos claves. Según este diario, la Policía no dice la verdad cuando afirma que en las diligencias policiales y en el sumario figura la «venta del coche» -se refiere al Skoda- «que realizó Serhane Ben Abdelmajid El Tunecino, a finales de noviembre» -de 2003-.
El País contradijo abiertamente esa versión al afirmar que el vehículo fue vendido por un delincuente chileno a El Tunecino «en octubre de 2003», un mes antes, por tanto, de lo que afirmaba en su nota la Dirección General.

Suponemos que la corrección fraternal dará paso a una investigación interna e inmediata de la Policía. Tendrán que averiguar -y publicar posteriormente- las conclusiones sobre cómo en una nota de rectificación de sus más altas instancias y en la que se supone han puesto todo el interés para aportar datos exactos con la intención de desbaratar las últimas revelaciones de EL MUNDO han podido cometer semejante error.

¿Se equivoca el diario El País, se equivoca la instrucción del sumario o se equivoca la Dirección General de la Policía?
(.../...)

La versión de noviembre significaba que El Tunecino hizo la transacción en la mitad del periodo en el que el coche estuvo abandonado en la avenida de Bruselas. En ese momento le habían puesto ya cinco multas y en las dos semanas siguientes le pondrían seis más.

Dando por válida cualquiera de las versiones, noviembre u octubre, es necesario destacar que El Tunecino, es decir un terrorista sanguinario que participó directamente en la masacre del 11-M, se permitió el lujo de comprar un coche robado y mantenerlo aparcado un mes -entre el 11 de noviembre y el 12 de diciembre de 2003- en una zona de carga y descarga de la avenida de Bruselas de Madrid, cerca de su domicilio. Además, permaneció impasible mientras la Policía Municipal le imponía 11 multas en ese lugar durante ese mes. Y después, y a pesar de que la Policía ya estaba sobre aviso de la existencia de ese coche robado, porque lo comprobaron tras la llamada de un portero de esa calle, El Tunecino se lo llevó de allí para usarlo en el traslado de los explosivos hasta la estación de tren de Alcalá de Henares. Y todo ello con una gran pegatina amarilla de la casa de alquileres de automóviles Hertz y sin cambiar la matrícula.

Precisamente esa pegatina es la que alertó a los vecinos de Alcalá que avisaron a la Policía el 13 de junio de 2004. No entendían cómo alguien alquilaba un vehículo y luego no lo movía sin importarle lo cuantioso de la factura.

Como demostró la propia Policía de Alcalá, ese coche no estaba aparcado en la calle del Infantado de esa localidad, en la fecha del atentado. Alguien lo puso allí, a finales de mayo. No pudo ser El Tunecino, ya que estaba muerto desde el 3 de abril, cuando voló por los aires en Leganés.

En la versión de los hechos que ofrece El País se afirma que lo que ellos dicen -la versión oficial sobre la autoría de los atentados- «no tiene ninguna posibilidad de contradicción». Además, se asegura que nuestras informaciones están «concertadas» y que «en ellas se descarta la autoría islamista y se implica a ETA y a las Fuerzas de Seguridad». Debe quedar claro que, en ningún momento, nuestro periódico ha descartado nada ni ha afirmado la paternidad de nadie en el 11-M.

Son las pruebas inconsistentes y las falsedades manifiestas, como la destacada ayer por El País en relación con la nota de la Policía, las que introducen dudas razonables que abren todas las posibilidades. Sobre todo con temas como el del Skoda, que cambia de lugar y de mes a conveniencia.



Lea mas

 

El acta judicial confirma que el responsable policial no reconoció la 'mochila de Vallecas'

 

14.03.06



11-M DOS AÑOS DESPUES / LA INSTRUCCION DEL SUMARIO

El acta judicial confirma que el responsable policial no reconoció la 'mochila de Vallecas'

Fuentes de la Audiencia explicaron que Del Olmo, que ayer levantó el secreto sobre la declaración, no le mostró la verdadera mochila, sino una similar, lo que podría haberle llevado a no identificarla

MANUEL MARRACO

MADRID.- El juez Juan del Olmo acordó ayer levantar el secreto de sumario sobre la declaración del inspector jefe de Policía encargado de custodiar los efectos hallados en la estación de El Pozo el 11 de Marzo. El escrito, distribuido después por la Fiscalía de la Audiencia Nacional, confirma que el inspector jefe Miguel Angel Alvarez no reconoció la mochila que el juez le mostró en su despacho como la única de las que él vio en la estación que, por sus características, pudo contener el explosivo que fue desactivado la madrugada del 12 de marzo.

«En estos momentos», se lee en la transcripción de su declaración del pasado día 9, «se procede a mostrarle la bolsa de deportes recuperada en la comisaría del Puente de Vallecas, que es la que contenía el artefacto explosivo, a fin de que manifieste si es la bolsa que ha descrito anteriormente y que recuerda que vio en la estación de El Pozo y manifiesta que no es la que él recuerda haber visto en la estación de El Pozo. Que por sus características no es». (.../...)



Fuentes de la Fiscalía de la Audiencia Nacional explicaron ayer a este diario que la mochila que se le mostró no era, en realidad, la que contuvo el explosivo, sino otra «idéntica». Así, la falsedad que constaría en el acta judicial -pues no se le mostró la mochila «que contenía el artefacto explosivo»- no habría tenido trascendencia en la identificación de la mochila.

Bolsas iguales

Sin embargo, fuentes jurídicas citadas por Europa Press sostuvieron ayer en primer lugar que «no la identificó porque por error se le enseñó una similar utilizada por la Policía para realizar diversos análisis». Más tarde, también fuentes jurídicas citadas por la agencia afirmaban, sin explicar si se trató de un error, que se le enseñó «una mochila similar» y que ayer mismo por la tarde «se hizo un reportaje fotográfico comparando ambas bolsas para acreditar que son iguales».

En otro punto de la declaración se añade que, «mientras estaban depositando los objetos en el lugar establecido por la magistrada de Instrucción 49, el dicente estuvo en todo momento controlando los mismos».

Tras ese control directo por su parte, en el que no recuerda haber visto una mochila como la que muestra el juez, el policía explica a Del Olmo que durante varias horas no tuvo control directo sobre la ubicación de los enseres, ya que no se cumplió su orden de que se enviasen directamente a la comisaría de Vallecas: «Que el dicente tiene conocimiento de que las furgonetas en lugar de dirigirse a la comisaría de la Villa de Vallecas se dirigen al Ifema», y que «no sabe cómo se iban recepcionando en Ifema los objetos que iban llegando». El inspector jefe explica a Del Olmo que, cuando llegó a la estación, recibió la orden de «que se encargara de organizar los objetos que se iban sacando y el declarante le dio la orden a los bomberos, quienes los sacaban del tren y los depositaban en el propio andén de la estación, a unos tres o cuatro metros del vagón más próximo». Posteriormente, la juez que estaba presente en la estación le ordenó «recoger los objetos y que los llevara a la comisaría de Vallecas». Entonces el agente dio orden a los miembros del Selur de «introducir los objetos en bolsones de basura de plástico y [que] los fueran llevando a las furgonetas». Fue precisamente al ir colocando los objetos en esos bolsones cuando el inspector jefe manipuló una que le llamó la atención por su peso -la desactivada superaba los 10 kilogramos-.

«El dicente dejó de ver las furgonetas durante toda la tarde, desde que éstas salen de El Pozo hasta que las vuelve a recepcionar en comisaría», es decir, durante seis horas, una circunstancia de la que informó a la juez que le había ordenado enviarlas a la comisaría

El inspector jefe añade que durante todo el tiempo los objetos estuvieron custodiados «permanentemente» por agentes de policía y que «no pudo observar que se hubieran manipulado los bolsones desde que se introducen en las furgonetas hasta que se descargan en comisaría».



Lea mas

13.3.06

 

Los movimientos de una mochila "siempre custodiada por la Policía"

 

13-03-06

AVALANCHA DE REACCIONES TRAS LAS ÚLTIMAS REVELACIONES

Los movimientos de una mochila "siempre custodiada por la Policía"

El diario El Mundo publicó este lunes por la mañana una noticia decisiva sobre la versión oficial del 11-M en función del hallazgo de una mochila en una comisaría. Por la tarde, los medios digitales de PRISA ya estaban preparados para reaccionar. El juez ha desclasificado declaraciones del inspector jefe Álvarez (base de las informaciones de El Mundo) y tanto Policía como la Fiscalía de la Audiencia han emitido comunicados. El de la Policía tacha de "falsas" las informaciones y arremete contra Mariano Rajoy por reclamar una aclaración. Sin embargo, aunque se introducen matices, todas las reacciones vienen a corroborar la versión de El Mundo: la mochila no estaba en los trenes.

(Libertad Digital) Transcurrieron menos de cinco minutos desde que el diario El País y la cadena SER difundieron que Del Olmo iba a desclasificar la información de la mochila de Vallecas y la reproducción del contenido de esa información. La reacción, esta vez, ha sido más rápida que nunca.
(.../...)


Los documentos que ha desclasificado el juez son cuatro folios con la declaración del Inspector jefe de la Policía al que se encargó de custodiar los efectos tras la explosión de El Pozo. La reacción de Prisa se centra en negar que hubiera manipulación alguna sobre los bultos que se apilaron porque siempre estuvieron bajo custodia. La declaración confirma sin embargo que el Inspector Álvarez no reconoció la mochila que le mostró el juez Del Olmo como perteneciente a los enseres custodiados por él mismo en la estación de El Pozo.

El inspector jefe relata al juez "que los funcionarios encargados de custodiar esas furgonetas (con los objetos de El Pozo) siempre fueron los mismos de la Comisaría del Puente Vallecas. Que las furgonetas salieron las dos a la vez, se cargaron y siempre van las dos juntas".

Toda la tarde sin ver las furgonetas

En la declaración queda de manifiesto el viaje que hicieron los bultos hasta el IFEMA y de vuelta a la Comisaría: "desde que salen las furgonetas de El Pozo hasta que el dicente se entera de que las furgonetas han ido al IFEMA pasan como dos horas, y en ese momento se pone en contacto con el Magistrado para comentarle lo que había pasado, el dicente dejó de ver las furgonetas durante toda la tarde desde que éstas salen del Pozo hasta que las vuelve a recepcionarlas en Comisaría".

"No pudo observar" manipulación. Se retira "a descansar"

En Vallecas se procedería al recuente de las bolsas y objetos. Allí, según consta en la declaración del Inspector ante el juez "los objetos son introducidos en un despacho de la planta baja, que tenía llave, y allí se guardan hasta que se procedió al recuento. Que una vez que están en esa sala el dicente es quien dispone el recuento de los objetos que debían realizar los Policías y pone un Subinspector que estuviera a cargo de la operación, y luego había dos policías de la oficina de denuncias y una Subinspectora Jefa de la dependencia en ese momento, así como seis policías de la Comisaría; cuando el dicente observa que el sistema funciona y que hay otro Subinspector controlando la situación el dicente se retira para descansar, sería sobre las 00.30 horas".

Otro matiz que distingue las informaciones de Prisa respecto a la declaración del Inspector se refiere a la ausencia de manipulación. El País, citando a la cadena SER dice que "Álvarez declaró que no se vieron manipulados los bolsones en los que estaban guardados los objetos". Si acudimos a la declaración desclasificada, la cosa cambia: "Que el dicente no pudo observar que se hubieran manipulado los bolsones desde que se introducen en las furgonetas hasta que se descargan en Comisaría, e incluso nadie le indica ni reseña ninguna anomalía que estuviera fuera de lo común, nadie detectó nada que les llamara la atención". Pero está claro que Álvarez lo que dice es que no tiene datos para hablar de manipulación porque no pudo, no estaba presente.

El propio Álvarez declara que a las doce y media de la noche se retira a descansar pero, añade "que sobre las dos de la mañana le avisó al dicente el Subinspector para decirle que fuera urgentemente a Comisaría porque acababan de encontrar dentro de una bolsa lo que parecía que podía ser un artefacto.

En la declaración que ahora se conoce en su integridad, el Inspector Álvarez dice al juez "que recuerda una bolsa de deportes de estilo antiguo que no vio en la comisaría de Distrito de Puente de Vallecas mientras que estuvo el dicente aunque quiere señalar que no estuvo hasta el final, pero que al salir en los medios de comunicación si la vio reflejada como la que supuestamente portaba el artefacto explosivo desactivado en la Comisaría de Puente de Vallecas, que en este momento quiere dar los detalles de la bolsa que vio en la estación del Pozo que era de unos 50 centímetros de longitud y unos 20 ó 30 de alto, de color azul desteñido, con asa corta. Esas características las asocia porque le llamó la atención a que en el momento en que la ve en la estación del Pozo cuando iba a ser introducida en un bolsón, coincidió que tuvieron que cambiar la bolsa porque ya no entraba en el bolsón por el tamaño y el peso, porque apreció en ella un peso que no se correspondía con los objetos y efectos que se estaban viendo en la labor que previamente se estaba realizando, de introducción de efectos en los bolsos de basura. Que el trabajador de Selur al intentar introducir la bolsa de deportes, al observar el peso excesivo de la misma decidió introducirla en un bolsón de basura vacío para no desgarrar o desprenderlo".

Custodia "permanente", según la Fiscalía de la Audiencia

La Fiscalía de la Audiencia Nacional asegura sin embargo, que los objetos recogidos en la estación de El Pozo de Madrid el 11 de marzo de 2004, entre los que según la versión oficial estaría la mochila que contenía explosivo, fueron "custodiados de forma permanente por la policía judicial", según se desprende de los informes policiales que obran en la causa. También la Dirección General de la Policía ha emitido un comunicado ante lo que consideran "informaciones falsas" en el que señala que todos los efectos recogidos en los trenes el 11-M fueron custodiados policialmente. Lo que no aclara ninguno de los comunicados es si la mochila de Vallecas procede o no de uno de los trenes.

En un comunicado oficial, la fiscalía señala que "en concreto, los informes policiales que obran en la causa confirman que, el traslado de los efectos recogidos el 11 de marzo de 2004 en la estación de El Pozo de Madrid y su definitivo depósito en la Comisaría de Vallecas se realizó siguiendo instrucciones concretas de la autoridad judicial, y fueron custodiados de forma permanente por la policía judicial". Del testimonio del inspector jefe Alvarez se desprende, sin embargo, que la custodia de las furgonetas es "permanente", pero no ocurre lo mismo cuando los bultos llegan al IFEMA.

La Fiscalía añade que la autoridad judicial intervino "desde el primer momento" en las investigaciones de los atentados de Madrid y ejerció "el debido control" de las actuaciones policiales en presencia del Ministerio Fiscal, "encargado por Ley de velar por la pureza del procedimiento

http://www.libertaddigital.com/noticias/noticia_1276274280.html


Lea mas

 

LA 'MOCHILA DE VALLECAS', EL 11-M Y EL 14-M

 

13-03-06

EDITORIAL

LA 'MOCHILA DE VALLECAS', EL 11-M Y EL 14-M



En la investigación del 11-M hemos llegado, queridos lectores, al borde de un abismo moral y al mismo tiempo a un punto de no retorno. Somos conscientes de la trascendencia que lo que hoy publicamos tiene en todos los órdenes y queremos compartir nuestra serena preocupación con todos ustedes.

De todas nuestras revelaciones es la más grave y decisiva, pues se refiere a un acto judicial, incorporado ya al sumario de la masacre. Tal y como explica hoy Casimiro García-Abadillo, el pasado jueves el inspector Miguel Angel Alvarez declaró ante el juez Del Olmo que no podía reconocer que la llamada «mochila de Vallecas» estuviera entre los objetos que aquel terrible 11 de marzo él y sus hombres controlaron y recogieron en el andén de la estación de El Pozo. El policía le dijo al juez que supervisó personalmente lo extraído de aquel tren de la muerte y que sólo recordaba una bolsa que por su peso y características pudiera encajar con lo publicado. En un oportuno golpe de efecto Su Señoría colocó la «mochila de Vallecas» sobre la mesa y el inspector Alvarez negó taxativamente que se tratara del mismo objeto.

¿Cabe la posibilidad de que a pesar de este rotundo testimonio la bolsa con los 12 kilos de dinamita, el móvil dispuesto como iniciador y la tarjeta que posibilitó las primeras detenciones estuviera allí y pasara desapercibida para un avezado policía? Teóricamente sí, en la práctica es poco menos que imposible. En primer lugar porque los objetos habían sido previamente inspeccionados por los Tedax en el interior de los vagones, buscando precisamente artefactos explosivos. En segundo lugar porque las precauciones se extremaron después de que se descubriera una bolsa con cinco kilos de dinamita -menos de la mitad de voluminosa y pesada que la otra- que se hizo explosionar en la propia estación. Y en tercer lugar porque Alvarez, abnegadamente centrado en su tarea, llegó a solicitar de la juez de guardia permiso para abrir los objetos que le parecieran sospechosos.

Pero además existen circunstancias muy significativas tanto sobre el itinerario de esos objetos, como sobre el contenido de la «mochila de Vallecas» que potencian la credibilidad y trascendencia de la declaración del policía. Tal y como el propio inspector Alvarez hizo constar en un informe que la Dirección General de la Policía ha ocultado durante 17 meses al juez -Del Olmo tuvo que leer el pasado lunes la sección del vicedirector de EL MUNDO para enterarse de ello y citar con buenos reflejos al funcionario- los objetos estuvieron circulando por Madrid durante gran parte del día y permanecieron más de cuatro horas sin vigilancia específica en el pabellón de Ifema. Cualquiera pudo colocar la «mochila» allí.

CABLES DESCONECTADOS

En cuanto al contenido, el hecho de que los cables estuvieran desconectados apunta más al deseo de preconstituir una prueba que al propósito de provocar una explosión. El Tedax que, sin saber a ciencia cierta con qué se iba a encontrar, tuvo la valentía de inspeccionar manualmente la bomba, la describió en su día como una mezcla de sofisticación y chapuza. Es imposible aceptar como casual que quien es capaz de soldar meticulosamente unos cables con los bornes del vibrador del móvil se deje luego sueltos aquéllos que hubiera bastado empalmar con cinta aislante.

En este contexto también resulta muy elocuente que en un primer análisis de esa dinamita de Vallecas remitida al juez se le comunicara que se habían encontrado restos de un componente llamado «metenamina» -igualmente detectados en los cartuchos hallados en la furgoneta de Alcalá en curiosa sintonía con la muestra indubitada facilitada por la Policía al juzgado- y que luego, a instancias de un oficio de la Guardia Civil y de un nuevo requerimiento judicial, el comisario Sánchez Manzano, jefe de los Tedax, se desdijera y lo atribuyera a un error de transcripción.

Y es inevitable por último subrayar que al frente de la Comisaría de Puente de Vallecas se hallaba aquella noche el mismo Rodolfo Ruiz que, tras ser ascendido a jefe de la Brigada Provincial de Información, va a ser juzgado nada menos que por falsedad documental y manipulación de pruebas en el caso de los manifestantes del PP detenidos sin motivo tras la presunta agresión a Bono.

Ninguna de estas circunstancias es en sí mismo definitiva, pero todas coadyuvan a pensar que al inspector Alvarez no le traiciona la memoria, que la «mochila de Vallecas» no salió de la estación de El Pozo, que alguien la colocó o bien en Ifema o bien en la propia Comisaría de Vallecas y que, desde entonces, ha existido una trama policial empeñada en camuflar estas circunstancias.El mero hecho de que se haya ocultado durante 17 meses al juez un informe tan relevante ya debería bastar para la reapertura de la Comisión de Investigación parlamentaria.

Porque tampoco podemos soslayar el hecho de que estos sólidos indicios que apuntan a que la «mochila de Vallecas» fue una prueba falsa casan inquietantemente con los que la semana pasada divulgamos en idéntico sentido en relación con el Skoda Fabia que alguien colocó en Alcalá en junio de 2004. A la inconsistencia del desmentido que difundió la Dirección General de la Policía se ha unido la inverosimilitud del único dato nuevo aportado en esa nota. Como ya subrayó Fernando Múgica el sábado, es imposible que nos creamos que El Tunecino compró ese coche «a finales de noviembre de 2003», cuando ya llevaba media docena de multas tras haber sido abandonado en una zona de carga y descarga y que, después de adquirirlo, lo dejó otros 15 días en el mismo lugar para que recibiera otras tantas sanciones.

Pero siendo todo esto muy grave, lo tremendo y aterrador de la cada vez más fundada hipótesis de que la «mochila de Vallecas» fue la principal piedra de Pulgarcito dejada como rastro para manipular la investigación de la masacre es que las consecuencias de que así sea trascienden del ámbito de lo policial y judicial.Porque sin la «mochila de Vallecas» no se habría producido la detención de Jamal Zougam al mediodía del 13-M, sin esa detención no se habrían producido las concentraciones ante las sedes del PP ni la famosa declaración de Rubalcaba sobre que «España se merece un Gobierno que no mienta» y al día siguiente los ciudadanos no habrían acudido a votar con la extendida sensación de que el Gobierno de Aznar y el partido de Rajoy eran doblemente culpables de haber acrecentado el riesgo de un atentado islamista con su política sobre Irak y de haber intentado engañar a los ciudadanos desviando deliberadamente la atención hacia ETA hasta que las pruebas extraídas de la «mochila de Vallecas» les habían dejado en evidencia.

Preguntarse, pues, por quién colocó esa bolsa con explosivos en el itinerario de la investigación, es preguntarse no sólo quién ha tratado de manipular el sumario del 11-M, sino también quién trató de manipular -y en qué medida lo consiguió- las elecciones del 14-M. El primero que debería aprovechar mañana el segundo aniversario de esos traumáticos comicios para comprometerse a un pleno esclarecimiento de los hechos en sede parlamentaria es el presidente Zapatero.

El juez Del Olmo se ha visto desbordado por la obstrucción y el engaño y tiene ante sí la endiablada encrucijada de decidir si a pesar de la declaración del inspector Miguel Angel Alvarez dicta el auto de procesamiento previsto o vuelve a cuestionar buena parte de todo lo ya instruido a partir de la «mochila de Vallecas».

Pero haga lo que haga, eso es compatible con relanzar la indagación parlamentaria, aprendiendo de los errores cometidos en la primera tentativa y centrándose especialmente en las negligencias y presuntas complicidades de las Fuerzas de Seguridad. Porque es la credibilidad de nuestro proceso democrático lo que, cuestiones penales al margen, está en gravísimo entredicho.

Si, teniendo en cuenta los nuevos elementos que EL MUNDO y algunos otros medios hemos puesto sobre la mesa, Zapatero no redobla sus esfuerzos para ese esclarecimiento de los hechos, será legítimo pensar que teme a la verdad y prefiere aferrarse a una cómoda versión oficial con crecientes visos de mentira. Pero, efectivamente, lo que España «se merece» es otra cosa.


Lea mas

 

La 'mochila de Vallecas' no estaba entre los objetos que la Policía recogió del tren

 

13-03-06



11-M DOS AÑOS DESPUES

La 'mochila de Vallecas' no estaba entre los objetos que la Policía recogió del tren

Tras enterarse por EL MUNDO de que había redactado hace 17 meses un informe sobre los hechos, el juez tomó declaración el jueves al policía responsable de la recogida y control en la estación de El Pozo - El inspector Miguel Angel Alvarez aseguró a Del Olmo que aquella mañana sólo vio una bolsa del peso y las características de la que sirvió para realizar las primeras detenciones tras el 11-M - Cuando el magistrado le mostró la que fue descubierta en la comisaría de Vallecas, el policía negó rotundamente que se tratara de ésa, y concretó que había diferencias en la forma, el color y las asas

CASIMIRO GARCIA-ABADILLO. El jueves día 9 de marzo el instructor del caso 11-M recibía en su despacho de la Audiencia Nacional, para tomarle declaración, al inspector jefe de Policía Miguel Angel Alvarez.Juan del Olmo se había enterado por EL MUNDO (6-3-2006) de la existencia de Alvarez y también de que este funcionario, encargado de la custodia de los objetos recogidos en el tren que hizo explosión en la estación de El Pozo, había remitido un escrito precisamente a la Dirección General de la Policía, nada menos que el 25 de octubre de 2004, en el que ponía de manifiesto algunos hechos que podían poner en cuestión la validez de la prueba fundamental sobre la que se asienta la investigación de todo el caso: la mochila, mejor dicho, la bolsa que contenía la bomba desactivada por los Tedax en la comisaría de Puente de Vallecas en la madrugada del 12 de marzo de 2004.

Del Olmo tomaba declaración al inspector Alvarez el mismo día en que la Dirección General de la Policía remitía al juez instructor y a todos los medios de comunicación una nota calificando de «falsedades» dos informaciones de gran alcance publicadas por EL MUNDO.

Tras leer la información que publicó este diario el pasado lunes, el juez Del Olmo pidió a la Dirección General de la Policía que le remitiera el escrito del inspector jefe Alvarez y, a la luz de lo expuesto en el mismo, pudo comprobar no sólo que se correspondía fielmente con lo publicado por EL MUNDO, sino algo mucho más preocupante para él: que dicha Dirección General se lo había ocultado durante ¡casi 17 meses! (.../...)


Eran las 13.00 horas del jueves 9 de marzo cuando el funcionario se encontró frente a frente con el juez. Tranquilamente, como si quisiera comenzar de nuevo la instrucción del sumario, Del Olmo fue repasando punto por punto lo sucedido el día 11 de marzo de 2004. Desde que estallaron las bombas en los trenes de cercanías que se dirigían hacia Madrid alrededor de las 7.30 de la mañana, hasta que, por fin, y tras un trasiego de difícil explicación, la famosa bolsa recaló en la comisaría de Puente de Vallecas poco antes de las 22.00 horas de ese mismo día.

Alvarez le explicó su función el día de autos: custodiar todos los objetos que se encontraron en torno al tren que saltó por los aires en la estación de El Pozo tras la explosión de dos bombas colocadas en los vagones cuarto y quinto con un trágico balance: 67 muertos

El funcionario de Policía le dio detalles de cómo se fueron amontonando los objetos, después de ser revisados por los Tedax. Ese paso previo es muy importante, ya que antes de transportar cualquier objeto, tras una masacre provocada por bolsas o mochilas bomba, es preceptivo que los técnicos en desactivación de explosivos los revisen uno a uno, para evitar, lógicamente, que cualquiera de ellos pueda provocar más muertes al contener un nuevo artefacto.

De no haberlo hecho, los Tedax hubieran cometido una gravísima negligencia que podría acarrearles un expediente disciplinario, como poco.

Hay que tener en cuenta que en la estación de Atocha había aparecido una bomba sin explotar sobre las 8.30 horas y que en la propia estación de El Pozo, más o menos sobre esa hora, un miembro de la Policía Municipal de Madrid (Jacobo Barrero) había localizado una mochila que contenía unos cinco kilos de dinamita. Las dos fueron explosionadas por los Tedax.

Una vez que éstos inspeccionaron los objetos que había en el interior de los trenes, efectivos del Cuerpo de Bomberos de Madrid los fueron sacando al andén y, por orden del inspector Alvarez, se fueron agrupando en dos grandes montones

El inspector jefe Alvarez, que en todo momento supervisó la colecta de objetos, llamó la atención a la titular del Juzgado número 49 de Madrid, Josefa Bustos, que actuaba como juez de apoyo en el levantamiento de cadáveres, sobre la posibilidad de que alguna de las bolsas que se estaban apilando pudiera contener algún explosivo. Sin embargo, la juez ordenó al inspector jefe que no revisaran el interior de los bolsos y mochilas que se habían apilado en el andén. De hecho, ese trabajo ya lo habían hecho los Tedax.

Alvarez llama la atención sobre un hecho. Entre todos los objetos, la mayoría no muy pesados, una bolsa como la que le mostró el juez le hubiera llamado la atención, como lo hizo la que él recordaba, pero que no se parecía a la que apareció en la comisaría de Puente de Vallecas.

Posteriormente, empleados del Selur (Servicio Especial de Limpieza Urgente), siempre bajo la supervisión del inspector jefe Alvarez, los introdujeron en 12 bolsones de basura de color verdoso.

Una vez hecho esto, sobre las 15.00 horas, los bolsones se depositaron en dos furgones policiales que los llevaron, primero a la comisaría de Villa de Vallecas y, posteriormente, siguiendo una orden del jefe de Sala del 091, se trasladaron al Pabellón 6 de Ifema, donde permanecieron durante más de cuatro horas hasta que, finalmente, fueron llevados a la comisaría de Puente de Vallecas, al frente de la cual se encontraba Rodolfo Ruiz Martínez.

El funcionario de Policía insistió ante el juez en la imposibilidad de mantener que la bolsa que contenía la Goma 2 Eco, con la metralla, el detonador y el teléfono móvil, formara parte de los objetos recogidos en El Pozo, ya que en el lugar de los hechos la juez no ordenó que se hiciera un inventario de los mismos.

Aun así, el juez Del Olmo inquirió al policía si podría reconocer, de entre los objetos que se amontonaron aquel día tras el atentado, la bolsa que contenía la bomba.
Alvarez le dijo al instructor que él se acordaba de una bolsa que pesaba mucho, y que le llamó la atención porque la mayoría de los enseres que se recogieron durante esa trágica mañana eran poco pesados: bolsos de señora, libros, pequeñas mochilas, carteras, etcétera.

Del Olmo insistió en que el inspector jefe Alvarez le asegurase si podría reconocer la bolsa que a él, de entre los objetos recogidos en El Pozo, le llamó la atención por su peso (hay que recordar que, además de los más de 10 kilos de Goma 2, había otro kilo de clavos, el móvil, el detonador, etcétera). El funcionario le respondió afirmativamente, así que el juez mandó traer la bolsa en la que se encontraba la bomba desactivada para comprobar si era, en efecto, la misma.

Para sorpresa del juez, Alvarez fue rotundo: aquélla no era la bolsa que él recogió de El Pozo. La que se amontonó junto al resto de objetos el día 11 de marzo era, según declaró el inspector jefe al juez, más alargada y más baja, tenía las asas más cortas, era de un color azul distinto y, sobre todo, era mucho más vieja.La bolsa que le mostró Del Olmo era prácticamente nueva, impecable.
El juez decidió incorporar al sumario su escrito remitido a la Dirección General de la Policía el 25 de octubre de 2004 y, por supuesto, su declaración, que deja en evidencia la prueba fundamental del caso 11-M.

La famosa bolsa azul que contenía la bomba que terminó en la comisaría de Puente de Vallecas fue exhibida sorprendentemente, a las pocas horas de ser encontrada, por la cadena de televisión norteamericana ABC. Sin que los Tedax se lo explicaran muy bien, sobre las cuatro de la madrugada del día 12 de marzo, cuando se trasladaron desde la Comisaría de Puente de Vallecas a la sede central de la Policía Científica, situada en el complejo de Canillas, había esperando un equipo de la cadena de televisión norteamericana. A dicho equipo se le dieron todas las facilidades para filmar la bolsa, el móvil, la Goma 2 y el detonador. Algo que no sólo no se permitió a ningún periodista español, sino que va contra toda la lógica en una investigación abierta y cuyos pasos deben mantenerse en el más absoluto secreto. ¿Quién tenía tanto interés en que la bolsa se exhibiera a todo el mundo?

Si la furgoneta Renault Kangoo encontrada en las cercanías de la estación de Alcalá, con los detonadores, un pedazo de envoltorio de cartucho de dinamita y una cinta con versos coránicos, supuso un mazazo para la teoría que mantenía el Gobierno de Aznar sobre la responsabilidad de ETA en el atentado del 11-M, la bolsa de Vallecas (o la mochila de Vallecas, como se la conoce popularmente) iba a ser la puntilla para esa teoría.

En el interior del teléfono que servía de temporizador de la bomba había una tarjeta prepago de la compañía Amena que se correspondía con el número 652282963. A partir de esa tarjeta, que se había activado en la tarde del día 10 de marzo, la Policía llegó el viernes 12 por la tarde a la tienda de Alcorcón de los indios Vinay Kohly y Suresh Kumar.

En la tarde de ese mismo día fue cuando se produjeron las gigantescas manifestaciones en toda España en repulsa por el atentado. Tras la que tuvo lugar en Madrid, José Blanco se fue a cenar al restaurante La Hacienda (cercano a la sede socialista de Gobelas) con otros dirigentes socialistas. En el curso de la misma, recibió una llamada de Margarita Robles (magistrada de la Audiencia Nacional), quien le informó de que la juez antiterrorista francesa Laurence Lebert le había dicho que, al día siguiente, se iban a a producir detenciones de islamistas en España, según le habían transmitido fuentes de los servicios secretos españoles.

Efectivamente, durante el mediodía del sábado 13 de marzo, la Policía detuvo al marroquí Jamal Zougam, propietario del locutorio Nuevo Siglo, situado en Lavapiés, y a otros dos compatriotas que trabajaban con él, Mohamed Chaoui y Mohamed Bekkali. Los dos ciudadanos indios de la tienda de Alcorcón, que habían vendido las tarjetas de móviles de Amena a Zougam, también fueron detenidos.

La noticia de las detenciones corrió como la pólvora esa misma tarde y llevaron a la inaudita politización de la jornada de reflexión electoral.

Esa misma tarde se produjeron concentraciones ante las sedes del PP, en las que los manifestantes acusaron al Gobierno de Aznar de mentir sobre la autoría de los atentados.

A las 21.00 horas, Mariano Rajoy (candidato del PP) convocó una rueda de prensa en la sede del partido en Madrid para protestar por las concentraciones ante sus sedes.

Media hora después, Alfredo Pérez Rubalcaba aparecía ante las cámaras de televisión: «Los ciudadanos españoles merecen un Gobierno que no les mienta, que les diga siempre la verdad. El Partido Socialista conoce las líneas de trabajo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. A pesar de ello, por sentido de Estado, por respeto a las familias de las víctimas, hemos estado callados».

La bolsa de Puente de Vallecas fue fundamental en dos sentidos.

La tarjeta del móvil condujo no sólo a la detención de Zougam, sino a la casa de Morata de Tajuña y, no menos importante, al número de teléfono 656526727, propiedad de Carmen María Toro Castro, es decir, a la trama asturiana.

Pero no sólo eso. Tuvo la virtualidad política de demoler al Gobierno de Aznar unas horas antes de las elecciones generales del 14 de marzo.

Por ello es tan importante todo lo que rodea a esta prueba clave del caso.

Las primeras dudas sobre la bolsa azul fueron puestas de relieve por las propias Fuerzas de Seguridad del Estado. Como ya se ha publicado en este periódico, fue el inspector jefe de la Sección de Informes Técnicos y Periciales de la Unidad Central de Desactivación de Explosivos quien puso en cuestión en su informe, remitido al juez, la posibilidad de que la bomba que se encontraba dentro de aquella bolsa pudiera hacer explosión, ya que, según su versión, uno de los cables que salía del móvil no tenía conexión «con ningún otro elemento». Ese hecho no le quitaría ningún valor al Tedax que, arriesgando su vida, desactivó el artefacto con sus propias manos, pero supone un elemento más de duda sobre esta prueba capital para la instrucción.

También resulta, cuanto menos curiosa, la irresistible ascensión del responsable de la comisaría de Puente de Vallecas, nombrado jefe de la Brigada Provincial de Información tras la remodelación llevada a cabo en la cúpula policial por el Gobierno del PSOE tras su victoria del 14 de marzo. Como es sabido, Rodolfo Ruiz fue el responsable de la investigación policial sobre la presunta agresión al ministro José Bono durante una manifestación contra el terrorismo que tuvo lugar en Madrid en enero de 2005.

La Audiencia Provincial de Madrid ha ratificado que existen indicios «más que suficientes» para acusar a este funcionario de detención ilegal y de falsedad documental en el caso de dos militantes del PP acusados de agredir al ministro Bono. Ante la negativa del inspector jefe encargado del caso a practicar detenciones por falta de pruebas, Rodolfo Ruiz afirmó: «Si el ministro dice que le han pegado, le han pegado y eso no se cuestiona».

Cuando faltan tan sólo unas semanas para que el juez Del Olmo haga público su auto de procesamiento, pasados ya más de dos años desde la comisión del mayor atentado de la Historia de España, las lagunas sobre el mismo no sólo no se han aclarado, como afirma el Gobierno, sino que han ido progresivamente en aumento.


Lea mas

12.3.06

 

«El cerebro del 11-M es más españolista que islamista»

 

12-03-06


11-M DOS AÑOS DESPUES / LA INVESTIGACION / RAFA ZOUHIER / Informador marroquí de la Guardia Civil

«El cerebro del 11-M es más españolista que islamista»

Meses antes de los atentados del 11-M, Zouhier avisó a los agentes de la Unidad Central Operativa de que Suárez Trashorras estaba vendiendo explosivos a Jamal Ahmidan. Ahora el juez lo acusa de colaborador con banda armada y él recuerda que si la UCO le hubiera hecho caso se habría evitado una masacre

ANTONIO RUBIO

MADRID.- En los próximos días, Rafá Zouhier, marroquí colaborador de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO), cumple dos años de estancia en la cárcel. El pasado día 7, el juez Juan del Olmo decidió prorrogar por dos años más su permanencia en prisión por «colaboración con banda armada» y «tráfico de explosivos».

Según reveló EL MUNDO en abril de 2004 -y después confirmó el jefe de la UCO, el coronel Félix Hernando, en julio del mismo año en la Comisión de Investigación del 11-M-, Zouhier era un informador que avisó del tráfico de explosivos entre los asturianos Suárez Trashorras y Antonio Toro y el comando terrorista que dirigía Jamal Ahmidan, El Chino. Otros oficiales de la UCO también ratificaron en sede judicial que Zouhier era confidente de la Guardia Civil.(.../...)

Zouhier, que en esos dos últimos años ha realizado un largo periplo por diferentes cárceles, sigue manteniendo que «la única banda con la que he colaborado ha sido con la Guardia Civil» y ha llegado a la siguiente reflexión o análisis: «El cerebro del 11-M es más españolista que islamista y conoce a la perfección a los españoles y su política».

Pregunta.- Su detención se produjo el 20 de marzo de 2004 y la llevó a cabo la Policía. ¿Alguien le dio instrucciones sobre cómo y cuánto tenía que declarar?

Respuesta.- Claro que recibí órdenes de silencio total por parte de Víctor y Rafa [los guardias civiles que controlaban y dirigían a Zouhier en sus infiltraciones]. Antes de mi detención también recibí recomendaciones por parte de Mario, un colaborador de la UCO, para que abandonara España, pero yo no había hecho nada malo, sólo avisar, y me quedé aquí. Espero que algún día Mario tenga la hombría de salir y contar todo lo que sabe.

A veces me pregunto: ¿Qué se puede esperar de unos tipos [en referencia a Víctor y los agentes de la UCO] que han pedido a sus propios compañeros de Oviedo que destruyan pruebas para que no se sepa lo que pasó antes del 11-M? Esos no son guardias civiles, ni nada.

P.- ¿Es cierto que Suárez Trashorras vendió explosivos a Jamal Ahmidan con anterioridad a las reuniones que se celebraron en un McDonald's de Madrid en diciembre de 2003 y febrero de 2004?

R.- Sí, tengo entendido que esa venta se produjo en un viaje que realizó Jamal Ahmidan a Asturias. Allí, Suárez Trashorras le entregó a El Chino unos cinco kilos de explosivos. Eso fue antes de diciembre de 2003 y Jamal subió a Asturias en un coche Renault del modelo Clio de color blanco.

P.- En el sumario que instruye el juez Del Olmo no existe ninguna referencia a esos cinco kilos de explosivos que vendió Suárez Trashorras a El Chino.

R.- Trashorras sabe mucho más de lo que ha dicho o declarado, pero no le interesa declarar porque tiene miedo. Yo le aconsejo que lo haga porque sería mejor para todos y se aclararían muchas cosas. Además, es imposible que unos terroristas se enteraran del material que iban a utilizar en los atentados con tan sólo unos días de antelación. Todos los marroquíes de Madrid sabían que los asturianos [en referencia a Suárez Trashorras y su cuñado Antonio Toro] disponían de material explosivo, pero el único que alertó fui yo.

P.- ¿Qué quiere decir con que todos sabían que Trashorras disponía de material explosivo?

R.- Pues muy fácil. Cuando yo ingresé en la prisión de Villabona por un robo en una joyería de Pola de Siera (Asturias) y conocí a Antonio Toro, que estaba allí por 90 kilos de hachís, ya me comentó que conocía a los moritos de Lavapiés. Los asturianos disponían de material explosivo para las joyerías y en sus viajes a Madrid ofrecían los explosivos a todo el mundo. Y la voz se corrió entre todos los moritos.

[Se da la circunstancia de que un grupo de marroquíes relacionados con el comando Lavapiés y con Jamal Ahmidan se dedicó durante un tiempo al robo de joyerías].

P.- Otras de las incógnitas que aún está por esclarecer es la procedencia de las armas utilizadas por El Chino en el piso de Leganés. El juez Del Olmo mantiene que pudo ser usted quien se las proporcionó.

R.- Eso no es verdad. Dije y mantengo que Lofti Sbai [narcotraficante de hachís e hijo de un coronel del Ejército marroquí] entregó armas a El Chino. El jefe de Lofti, el de Marbella [se refiere a Hicham Jarboul, también conocido por El Ciego y que en la actualidad se encuentra recluido en la cárcel de Castellón], entregó una gran cantidad de hachís a El Chino y éste lo vendió en el País Vasco. Aquella gente no pagó a El Chino y Lofti le dio, por lo menos, una pistola para que cobrara la deuda [el 31 de diciembre de 2003 Jamal Ahmidan le pegó un tiro en la pierna a un marroquí en Bilbao]. Después, Lofti me confesó que la pistola se la había proporcionado un tal Pedro, que resultó ser guardia civil.

P.- El 17 de marzo de 2004 usted proporcionó a su controlador, el agente Víctor, toda una serie de detalles sobre El Chino: tenía detonadores en su casa, dónde estaba su casa. ¿Cómo lo supo y por qué no informó antes?

R.- Toda esa información me la facilitó Lofti Sbai, pero al principio no dije nada porque no quería involucrarlo. Después, no me quedó más remedio y lo conté. Eso lo ha reconocido Lofti en sus declaraciones y también que yo estaba constantemente preguntando por El Chino.Lofti, al igual que Trashorras, sabe mucho más de lo que ha dicho.El ha declarado que El Chino iba pidiendo dinero a los comerciantes de Lavapiés y que los amenazó diciendo que, si no pagaban, los metía en el atentado. Lofti también sabe cómo y cuánto pagó El Chino por salir de la cárcel de Marruecos y otras muchas cosas de antes y después del 11-M. Ahora él está como colaborador del juez y de la Policía, pues que cuente todo lo que sabe.

P.- Lleva dos años en la cárcel por, supuestamente, colaborar con «banda armada». ¿Después de ese tiempo ha podido saber quién era el cerebro de esa «banda armada»?

R.- Estoy seguro de que el cerebro del 11-M es más españolista que islamista y, además, conoce a la perfección a los españoles y su política. Creo que los españoles nunca más se van a dejar engañar por cosas como el 23-F o el 11-M. Tienen que demostrar una unidad y exigir la verdad, afecte a quien afecte. Los españoles necesitan saber la verdad, la auténtica.

Rafá Zouhier era confidente de la UCO y sus oficiales le habían prometido que si sus trabajos de infiltración eran positivos le conseguirían la nacionalidad y una casa. Ninguna de las dos promesas se han cumplido, pero Zouhier se siente tan español como el primero y no se arrepiente de lo que ha hecho: «Si me hubieran hecho caso no habrían muerto 192 personas».



--------------------------------------------------------------------------------
Rafá aclara que nunca cobró por hablar

«Ningún periódico me pagó para engañar al juez. Entiendo que cada periódico tiene su política y su opinión, pero nunca pensé que un periódico tan serio como el 'ABC' no investigara un testimonio relacionado con esa masacre».

Han pasado casi siete meses desde que Rafá Zouhier fuera acusado por un recluso de haber cobrado 36.000 euros por sus declaraciones a un periódico (en clara referencia a EL MUNDO) y que esas manifestaciones salieran en un diario nacional, pero el colaborador de la Guardia Civil no olvida aquellos hechos y ha recabado todo tipo de información y documentación para demostrar que todo fue un montaje.

Esa información apareció en el diario 'ABC' el 30 de agosto de 2005 y en ella se recogía que Zouhier había comentado a sus compañeros de celda, en los meses de junio y julio, que la Guardia Civil y el juez eran «unos gilipollas» y que «se estaban comiendo el cuento».

«Después de ver el gracioso falso testimonio en dicho periódico me puse en seguida en marcha para aclarar el asunto con la Dirección General Penitenciaria. Pedí los informes para demostrar que durante los meses de junio y julio de aquel año estaba en aislamiento total, sin ningún contacto físico con el resto de la población reclusa de Aranjuez. Por eso es imposible que en esas fechas hablara con nadie», aclara Rafá Zouhier.

El informador de la UCO ha conseguido una serie de cartas-testimonios de los reclusos que estuvieron en las celdas contiguas a las suyas durante aquellos meses y en ellas se indica que Zouhier estaba en aislamiento total y que nunca dijo lo que se publicó en el diario


Lea mas

 

El PSOE acusa al PP de estar «incapacitado» para gobernar

 

12-03-06

11-M DOS AÑOS DESPUES / DIFERENCIAS POLITICAS

El PSOE acusa al PP de estar «incapacitado» para gobernar

Alvaro Cuesta afirma que la actitud del Ejecutivo de Aznar entre el 11-M y el 14-M fue «intolerable desde el punto de vista ético»

MANUEL SANCHEZ

SEVILLA.- El responsable de Política Municipal del PSOE, Alvaro Cuesta, hizo ayer unas de las declaraciones más duras oídas hasta ahora desde las filas socialistas contra el PP por el 11-M. Acusó a los dirigentes de esta formación política no sólo de no haber garantizado la seguridad de los españoles, sino también «de estar incapacitados para gobernar desde un punto de vista ético y humano» por la actuación política del Gobierno de José María Aznar durante esos días.
(.../...)

Cuesta hizo estas afirmaciones en la Convención Municipal del PSOE, que ha reunido en Sevilla a cerca de 1.700 cargos locales del partido, y que comenzó con un minuto de silencio en recuerdo a las víctimas del salvaje atentado, durante el que se escuchó la melodía de El Canto de los Pájaros de Pau Casals.

El minuto de silencio fue propuesto por el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, con unas palabras sólo en recuerdo de las víctimas. Más tarde, el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, hizo una breve mención, en el mismo sentido, con motivo del segundo aniversario del atentado. Pero Alvaro Cuesta -aunque en la dirección del PSOE aseguran que no estaba previsto ni fue un reparto de papeles- hizo una brutal crítica a la actitud del anterior Gobierno.

Cuesta indicó que, por lo que conoce como miembro de la Comisión de Investigación del 11-M, «hay que hacer todo lo posible para que quienes tenían responsabilidades de gobierno en aquel entonces no vuelvan a gobernar España».

Para el dirigente socialista, el Gobierno de Aznar «no estuvo a la altura del dolor, del drama, de la catástrofe que sufrió nuestro país, y tantas personas inocentes». El miembro de la Ejecutiva del PSOE, además, no tuvo duda en imputar intencionalidad a la acción del PP: «Cuando se desbordaba el desgarro, la sangre y el dolor, algunos ponían, con una frialdad pasmosa, una maquinaria en marcha para producir un engaño masivo, del que aún no se apean».

Según Cuesta, la actitud de la cúpula del PP «es intolerable desde el punto de vista ético y demuestra una actitud que descalifica cualquier capacidad, ya no para velar por la seguridad de todos, sino cualquier capacidad, desde un punto de vista ético y humano, para gobernar, para representar a los ciudadanos, para hacer política en este país». Pero no se quedó ahí. El dirigente del PSOE, organizador de la convención municipal, volvió a acusar al PP de usar el terrorismo como arma electoral. Dijo que «la mezquina dinámica y dialéctica» de los populares «les impide mirar a los ojos a las víctimas, pero no intentar traficar políticamente con el terrorismo. No es ése nuestro estilo, ni lo será. Nuestra ética justifica nuestros actos».

Estas palabras de Cuesta -luego ya se centró en los contenidos propios de la Convención- causaron estupor en el multitudinario auditorio y, en especial, en la sala de prensa. En la dirección del PSOE se contraponían las duras declaraciones con las que había hecho Esperanza Aguirre, pero la opinión más extendida entre algunos dirigentes socialistas asistentes a la convención fue que no era el día para entrar en la pelea política y, sobre todo, de este modo.

En el polo opuesto a Cuesta se situó el presidente extremeño, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, quien señaló que la jornada de ayer era un día «para estar al lado de las familias que han sufrido el azote del terrorismo y de los que han logrado sobrevivir, como muestra de apoyo, cariño y solidaridad».

Ibarra, que asistió a una ceremonia en recuerdo de las víctimas del 11-M oficiada en la catedral de Badajoz, opinó que «da igual quién sea el autor material del atentado pues el dolor de las víctimas y afectados es el mismo, sea ETA o Al Qaeda, ya que tan canallas son unos como otros», informa Efe.


Lea mas

This page is powered by Blogger. Isn't yours?