Banner QSVTV

 

 

   La paz sin honor no es paz, es rendición.

 
Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters

        

  Image hosting by Photobucket

    Escribeme

   
 

   Prensa Digital 
Apycom Java Applets
Links solidarios
Apycom Java Applets

Links 

Apycom Java Applets
Otras  bitácoras
Archivos




7.10.05

 
 

07-11-05

11-M LA INVESTIGACION / LA ACTUACION JUDICIAL

El juez Marlaska pidió a la Asociación de la Prensa que abriera expediente contra EL MUNDO

El magistrado pidió al Consejo Deontológico de la Federación de Asociaciones de la Prensa que sancionara al diario y al periodista Antonio Rubio por revelar la identidad de un testigo protegido



MADRID.- El magistrado Fernando Grande Marlaska, que en la actualidad ejerce como titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, solicitó el pasado mes de junio al Consejo Deontológico de la Federación de Asociaciones de la Prensa de España (FAPE) la apertura de un expediente sancionador contra el diario EL MUNDO y el periodista Antonio Rubio por una supuesta revelación de identidad de un testigo protegido. (.../...)

La petición del magistrado fue rechazada en primera instancia el 6 de junio del 2005. Grande Marlaska volvió a insistir en su petición de expediente días después, el 23 de junio, y finalmente el Consejo Deontológico de la FAPE determinó el pasado 13 de septiembre que «no ha lugar a incoar el expediente que se interesa por el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 Sr.D. Fernando Grande Marlaska».

El testigo protegido en cuestión era el confidente marroquí Abdelkader el Farssaoui, más conocido en los ámbitos policiales por el sobrenombre de Cartagena. Esa información apareció en la portada de EL MUNDO el 31 de mayo de 2004 con el siguiente titular: «Las notas de Cartagena prueban que la Policía controlaba a los jefes del 11-M».

La investigación periodística iba acompañada de las notas informativas elaboradas por la Policía a partir de la información obtenida de su confidente y de una foto, antigua, del propio Cartagena.En esas notas, elaboradas entre octubre de 2002 y febrero de 2004, se alertaba -en vano- de la importancia y peligro que tenía el grupo radical islamista integrado por Sherhane ben Abdelmajid Fakhet, El Tunecino, Rabei Osman, El Egipcio, Mustafá Maimouni y Mohamed Ben Sellam, entre otros, y de sus planes para hacer la yihad tanto en Marruecos como en España.

El magistrado, según recoge el Consejo Deontológico de la FAPE, argumentaba y pretendía lo siguiente: «Al Señor Farssaoui, para su seguridad, se le había otorgado la condición de testigo protegido, dotándole de una identidad ficticia, por lo que, estimando que la pública revelación de la autoría y contenido de dichas declaraciones, así como la de las características físicas del testigo protegido, suponen un riesgo para la integridad y seguridad del mismo».

El Consejo, tras estudiar pormenorizadamente el caso, dictaminó que «en ninguna de las comunicaciones dirigidas a la FAPE por el Juez Instructor se afirma, ni siquiera se insinúa que la información publicada por el diario EL MUNDO difiera total o parcialmente de la verdad».

El Consejo también recordó al magistrado un dato esencial del reportaje: «La información menciona la identidad real del testigo protegido, pero no la ficticia concedida por el juez instructor».Y añade que, además, ya existían «informaciones coetáneas de idéntico contenido, producidas por otros medios de comunicación».

El Consejo Deontológicio explica también que «el secreto del sumario no significa que determinados hechos y circunstancias de la realidad social puedan ser arrebatados a la libertad de información».

Plantea a continuación que «el secreto del sumario no impide, por tanto, que los medios de comunicación publiquen noticias sobre hechos que se encuentran en fase de instrucción secreta, siempre que no se obtengan directa e ilícitamente de dichas actuaciones».En este caso concreto se da esa circunstancia y por ese motivo el propio magistrado Marlaska ha abierto una investigación judicial para intentar saber cuáles fueron las fuentes utilizadas por EL MUNDO para elaborar el reportaje del 31 de mayo.

Pero, quizás, la parte más interesante del informe emitido por el Consejo Deontológico sobre la supuesta revelación de identidad del testigo protegido es cuando indica que «la posibilidad de conocimiento de terceros de actuaciones que contienen identidades protegidas lo que pone de manifiesto es la falta de custodia oportuna de datos que, siendo declarados secretos, terminen siendo conocidos por los medios de prensa».

En el dictamen se señala también que «la información publicada por el periodista Antonio Rubio en la que explica con verdad la identidad del confidente Cartagena, no puede afirmarse que constituya por si misma desencadenante de verdadero riesgo para el mismo dicho testigo ya estaba protegido en su seguridad con la nueva identidad ficticia con que se le había dotado por el Juzgado».

Asimismo, el Consejo motiva la denegación de la apertura de expediente contra EL MUNDO en los siguientes terminos: «La legitimación activa para interesar la incoación del expediente corresponde sólo a los afectados -condición que no concurre evidentemente en el juez instructor de las causas cuyo contenido se ha divulgado en EL MUNDO- por lo que procede denegar la apertura de expediente que se solicita por dicha autoridad».



--------------------------------------------------------------------------------
El escrito que reveló la identidad de 'Cartagena'

«En resolución dictada en el día de la fecha he acordado dirigir el presente a V.I. interesando comunique a este Juzgado el paradero del testigo protegido por ese Juzgado Cartagena, quien en el procedimiento policial denominada Operación Nova era supuestamente confidente de la UCIE y desempeñaba funciones de imam, encontrándose supuestamente en la zona de Almería antes de la culminación de la citada operación, y ello a los efectos de su urgente citación para que preste declaración como testigo en el presente procedimiento».

Este es el escrito que el magistrado Grande Marlaska recibió el 23 de noviembre de 2004 de su compañero de la Audiencia Nacional Juan del Olmo, titular del Juzgado de Instrucción Central número 6. Aparece en el folio 28.251 del sumario del 11-M y sobre él ya no pesa secreto sumarial.

Del Olmo revela así en su escrito la condición de testigo protegido de Abdelkader el Farssaoui, que participó en la Operación Nova, que es confidente de la UCIE (Unidad Central de Información Exterior), que fue imam (en Villaverde, Madrid) y que, además, en esos momentos se encuentra viviendo en la zona de Almería. Todas esas revelaciones judiciales sobre Cartagena se producen unos seis meses antes de que el diario EL MUNDO publicara la identidad real, que no la ficticia, del confidente policial.





Lea mas

4.10.05

 

Lavandera, Zouhier y 'Nayo' dicen que evitó que se hallase más Goma 2

 

4-10-05


Lavandera, Zouhier y 'Nayo' dicen que evitó que se hallase más Goma 2
MANUEL MARRACO


MADRID.- A lo largo de la investigación de la trama de los explosivos, al menos tres testimonios coinciden en que Antonio Toro llegó a un pacto con Manolón para que el registro se limitase al local de la calle Eloy Fernández. El objetivo era eludir el hallazgo de una cantidad mucho mayor de explosivos y que tras la operación Pípol fue trasladada a un hórreo situado en la localidad asturiana de Cogollo

Así lo declaró el confidente Francisco Javier Lavandera al agente de la Guardia Civil Jesús Campillo y, tras el 11-M, al juez Del Olmo. Ya en 2001 Toro le había ofrecido cientos de kilos de Goma 2. La misma versión fue aportada por José Ignacio Fernández Díaz, Nayo, socio de Toro y arrestado también en la operación Pípol.Y así lo mantiene el confidente de la Guardia Civil Rafá Zouhier, al que el propio Toro explicó en prisión que había pactado no registrar su casa: allí tenía datos que hubiesen llevado al local en el que almacenaba el grueso de la dinamita.

En los meses previos a los atentados, Manolón tenía como confidentes tanto a la hermana como al cuñado de Antonio Toro: Carmen Toro y Emilio Suárez Trashorras. A Carmen le ayudó a conseguir un puesto de trabajo, mientras que a Toro y Trashorras les echaba una mano cuando tenían problemas en su negocio de coches.

Manolón ya ha comparecido en varias ocasiones ante Del Olmo para aclarar el alcance de las confidencias de Trashorras sobre la célula del 11-M, con la que el ex minero tenía contactos. El policía ha mantenido careos ante el juez del 11-M con Lavandera, Trashorras, y Antonio y Carmen Toro. La última vez que Del Olmo le tomó declaración como testigo fue el pasado 27 de septiembre.




Lea mas

This page is powered by Blogger. Isn't yours?