Banner QSVTV

 

 

   La paz sin honor no es paz, es rendición.

 
Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters

        

  Image hosting by Photobucket

    Escribeme

   
 

   Prensa Digital 
Apycom Java Applets
Links solidarios
Apycom Java Applets

Links 

Apycom Java Applets
Otras  bitácoras
Archivos




19.8.04

 

La policía investiga si un detenido en Holanda es el terrorista que alquiló el piso de Leganés

 

19-08-04

11-M / LA INVESTIGACION

La policía investiga si un detenido en Holanda es el terrorista que alquiló el piso de Leganés

Dos de los nueve capturados ayer podrían estar vinculados con el 'núcleo duro' del 11-M - Mohamed Belhadj huyó de España con Mohamed Ahfala tras el suicidio de los siete terroristas

FERNANDO LAZARO

MADRID.- La policía holandesa detuvo ayer a nueve personas presuntamente vinculadas con el terrorismo islamista. Entre ellas, al parecer, han sido capturados dos marroquíes que pueden tener alguna relación con el 11-M.
(.../...)

Estos dos detenidos aseguran que se llaman Ibrahim Belaji y Mohamed Belaji, y que son hermanos. Sin embargo, los investigadores piensan que uno de ellos puede ser Mohamed Belhadj, sospechoso de haber alquilado la vivienda de Leganés donde se suicidaron siete de los autores materiales de los atentados de Madrid.

Los investigadores creen que estos dos detenidos podrían formar parte del núcleo duro del comando que actuó en Madrid.

La Policía holandesa ha contado con la estrecha colaboración de los investigadores españoles de la Comisaría General de Información para llevar a cabo esta operación. Ayer mismo, varios agentes se desplazaron a Holanda para confirmar si, efectivamente, la identidad del detenido implicado en el 11-M se corresponde a la de Mohamed Belhadj.

Algunas fuentes apuntan la posibilidad de que alguno de los detenidos fuera pariente de Belhadj y que éste hubiera pasado por Holanda.Esta línea de trabajo indica que, tras el suicidio de Leganés, fue ayudado por estos dos detenidos en Holanda para continuar con su huida.

La operación fue realizada por agentes de la Policía Judicial holandesa en la localidad de Breda (sur del país). La Justicia y la Policía tenían indicios de que una o varias personas buscadas como posibles implicados en los atentados se encontraban en Holanda, según informó un portavoz de la Fiscalía de Rotterdam (oeste del país) a la agencia holandesa ANP. De hecho, la operación nace de la información facilitada a los holandeses por los agentes españoles. La policía realizó registros en dos domicilios de la localidad de Roosendaal (sur de Holanda, cerca de la frontera belga), donde detuvieron a nueve personas, de las que siete fueron puestas a disposición de los servicios de Extranjería.

Según explicaron a este periódico fuentes de la investigación, ya desde el principio las sospechas se centraron en Mohamed Belhadj y así se las trasladaron a sus colegas españoles.

Belhadj alquiló la vivienda de Leganés de la calle Carmen Martín Gaite entre el 7 y el 8 de marzo, donde el 3 de abril se suicidaron siete de los terroristas islamistas autores de los atentados del 11-M.

Ese día, Belhadj abandonó España, aunque regresó poco tiempo después. De hecho, el 31 de marzo mantuvo una conversación con el también huido Mohamed Ahfala para explicarle que había pagado 1.800 euros por el alquiler del piso de Leganés: 600 por la mensualidad, 600 por la fianza y 600 más para la agencia inmobiliaria. Belhadj le indicó también a Ahfala que lo había alquilado para unos amigos suyos y que ellos se habían encargado de financiar la operación, ya que él estaba en el paro y no tiene solvencia económica.

Tras la explosión de Leganés, tanto Belhadj como Ahfala huyeron a Barcelona en un coche propiedad de Ibrahim Ahfala (hermano de Mohamed). Desde Barcelona, Mohamed Ahfala le pidió a su hermano los teléfonos de unos amigos que vivían en Holanda y Bélgica.

Días después, Mohamed Beljahd volvió a llamar desde Barcelona a su hermano. Ibrahim recibió entonces también llamadas de algún teléfono con prefijo internacional 31 (el de Holanda).




Lea mas

16.8.04

 

«Probablemente nunca llegaremos a saber quién organizó los atentados del 11-M»

 

16-08-04

ANTONIO CAMACHO / Secretario de Estado de Seguridad

«Probablemente nunca llegaremos a saber quién organizó los atentados del 11-M»

Apenas llega a los 40 años, pero sobre sus hombros ya descarga todo el peso de la lucha contra el terrorismo. La sombra de la masacre del 11 de Marzo y ETA son sus grandes preocupaciones, aunque entre sus máximas prioridades figura también su obsesión por romper con la tradición y lograr una plena y efectiva coordinación entre la Guardia Civil y la Policía Nacional

FERNANDO LAZARO

Pregunta.- Viéndolo con cierta perspectiva, ¿cómo se puede valorar la actuación policial en el 11-M?

Respuesta.- Creo que se actuó de forma correcta, y no lo pienso sólo yo. He hablado con colegas de otros países que están impresionados por cómo avanzó la investigación y el estado en que nos encontramos en este momento. Creo que tanto la Guardia Civil como la Policía Nacional dieron todo lo que podían dar.
(.../...)

P.- ¿Queda mucho por avanzar?

R.- No creo que quede mucho, pero a lo mejor me equivoco.

P.- Y lo que queda, ¿está por arriba o por abajo?

R.- Se pregunta mucho por el autor intelectual de los atentados.La estructura del terrorismo internacional no tiene nada que ver con la de ETA, no está tan organizada. No tenemos ningún indicio que nos permita sospechar que hubo un autor intelectual.

P.- Entonces, ¿los atentados están policialmente esclarecidos?

R.- Debido a la falta de estructura de los responsables, probablemente nunca llegaremos a determinar hasta el último extremo quién intervino en la organización de los atentados.

P.- ¿Cree que existió falta de previsión por parte del Ejecutivo anterior a la hora de afrontar el terrorismo islamista?

R.- Coincido con el ex presidente Aznar en que quizá se bajó la guardia en la lucha contra este fenómeno. No se pensó que esto iba a ser el problema de la entidad que es.

P.- Y ahora, ¿qué se debe hacer?

R.- Ahora se debe conseguir contar con una estructura tan intensa, tan importante y tan efectiva como la que se tiene para luchar contra el terrorismo etarra. Los resultados no van a ser efectivos al 100% ni el primer año ni el segundo, pero hay que ir estableciendo las bases.

P.- Se armó un buen revuelo cuando su ministro apuntó la posibilidad de realizar un control previo de los sermones de los imames.

R.- No creo que ningún gobierno democrático pretenda traspasar la línea de la legalidad en la lucha contra el terrorismo. Hay que actuar siempre desde el Estado de Derecho. Cuando el ministro habló de eso quiso ejemplificar la necesidad de tener información, pero eso no puede significar coartar, ni someter a censura previa, el discurso en una mezquita o en una Iglesia católica. El terrorismo islamista se caracteriza por contar con gente que está integrada en la sociedad y que, en un determinado momento, se lía la manta a la cabeza y comete un atentado. Recuerde que los implicados en el 11-M trabajaban, tenían una peluquería e incluso contaban con estudios universitarios; y, sin embargo, estaban preparando el atentado más grave que se ha producido en este país.

P.- ¿Qué valoración le merece la Comisión parlamentaria?

R.- Me niego a valorar la actuación parlamentaria. A mí me gustaría que hubiese un acuerdo sobre lo que hay que hacer frente al terrorismo internacional. Eso es lo que tendría que salir del Congreso de los Diputados. La Comisión no está planteada para averiguar quién cometió los hechos. Para eso está el juez.

P.- La oposición defiende que la Comisión no podrá completar sus trabajos si no declaran los confidentes policiales.

R.- Eso lo tienen que decidir los propios diputados.

P.- Usted ordenó abrir una investigación interna tras conocer que Emilio Suárez Trashorras era confidente de la Policía Nacional.¿En qué quedó?

R.- Los Cuerpos de Seguridad han actuado de una manera absolutamente transparente, limpia y perfecta en la investigación del 11-M.Yo sólo sé lo que me han proporcionado la Policía Nacional, la Guardia Civil y la investigación judicial, y no veo ninguna responsabilidad de las Fuerzas de Seguridad del Estado en este ámbito.

P.- En la Comisión parlamentaria parece que han surgido contradicciones entre el documento aportado por la Guardia Civil y la declaración del jefe de la Unidad Central Operativa, el coronel Félix Hernando.

R.- Creo que las contradicciones están entre la declaración del coronel Hernando y los datos aportados por el confidente Rafá Zouhier. No conozco a ninguno de los dos, pero entre un guardia civil que forma parte de las Fuerzas de Seguridad y un imputado por el asesinato de 191 personas, pues la contradicción no es tal. No quiero decir que no tenga razón uno u otro, sino que la contradicción no puede establecerse entre un responsable de la seguridad del Estado y un imputado en un procedimiento.

P.- ¿Qué valoración le merece que este alto mando de la Guardia Civil esté imputado en un proceso por malversación al haber presuntamente viajado a Suiza para entregar maletines con fondos reservados a las mujeres de Amedo y de Domínguez con el fin de que estos guardaran silencio sobre los GAL?

R.- Creo que se deben seguir los procedimientos habituales. En el supuesto de que el proceso judicial avance y se considere que el coronel Hernando tiene algún tipo de responsabilidad, se adoptarán las medidas recogidas en la ley. En estos sumarios se espera al auto de procesamiento, que es donde se recogen de alguna manera los indicios de criminalidad. En principio, la presunción de inocencia debe funcionar.

P.- Las pesquisas sobre el 11-M han puesto sobre la mesa la necesidad de que se produzca una coordinación entre los servicios antiterroristas de la Policía Nacional, de la Guardia Civil y del CNI. ¿Cree que el Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista (CNCA) pondrá fin a los continuos episodios de descoordinación?

R.- No basta con este organismo. Hay que cuidar cada uno de los mecanismos que hemos puesto en marcha, como el Centro Ejecutivo del Mando Unificado. La investigación del 11-M ha destapado que los dos Cuerpos de Seguridad se han fusionado de manera magnífica por separado, y se trata de que trabajen aún mejor.

P.- Parece que los primeros intentos para avanzar en la unificación de las bases de datos han puesto de relieve el rechazo de policías nacionales y de guardias civiles.

R.- De vez en cuando se producen disensiones entre los Cuerpos de Seguridad, pero eso me parece sano. Al final, todos tienen muy claro que el objetivo del Ministerio es que las bases de datos sean de uso para todas las Fuerzas de Seguridad. Además, en una reunión que tuvimos en la sala de crisis dejé muy claro que no sería una fusión de las bases de datos, ya que eso implicaría muchos más problemas. En cualquier caso, vamos a intentar lograr este objetivo con independencia de que alguno de los Cuerpos de Seguridad pueda sentirse afectado al pensar que ha cuidado una base de datos que ahora puede ser utilizada por otros.

P.- De cara a fomentar la coordinación, ¿Interior estudia un sistema de incentivos?

R.- Creo que una coordinación basada en una recompensa de carácter económico no es la idea. He dicho que, en el momento en el que vea un problema de coordinación, mi posición será especialmente seria, y cuando digo seria lo digo entre comillas. La Policía Nacional y la Guardia Civil son conscientes de que el Ministerio del Interior no va a asumir que pueda haber fallos derivados de una posición demasiado conservadora en cuanto a las prerrogativas de cada uno.

P.- ¿Cómo son las relaciones con la Consejería de Interior vasca?

R.- Para la lucha antiterrorista, contar con el apoyo del Gobierno vasco es esencial, y creo que se ha abierto un buen clima. En el encuentro que mantuvimos me dio la impresión de que los representantes de la Consejería de Interior se sentían, de alguna manera, oídos por el Ministerio. No sé si antes no, pero en este momento se sentían oídos.

P.- ¿Existe la posibilidad de que la Ertzaintza participe en el CNCA?

R.- En la medida en que fuera necesario, yo creo que no debería haber muchos problemas para contar con su colaboración. Pero en este momento no se ha planteado una asistencia permanente, que, además, ahora no tendría mucho sentido.

P.- ¿Y sobre la unificación entre Guardia Civil y Policía Nacional?

R.- Ahora no es el momento de fusionar ambos cuerpos. No entra entre los objetivos del Gobierno porque, actualmente, la fusión plantearía más problemas que ventajas.



Lea mas

This page is powered by Blogger. Isn't yours?