Banner QSVTV

 

 

   La paz sin honor no es paz, es rendición.

 
Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters

        

  Image hosting by Photobucket

    Escribeme

   
 

   Prensa Digital 
Apycom Java Applets
Links solidarios
Apycom Java Applets

Links 

Apycom Java Applets
Otras  bitácoras
Archivos




11.3.06

 

Video Telemadrid.- Sombras del 11-M

 



Fenomenal reportaje emitido el 10-03-06 en Telemadrid. Genial síntesis de las incongruencias y mentiras oficiales del 11-M.

Lo podeis bajar en tres partes:



Si se desea bajarlo al disco duro puede hacerse con el e.mule pulsando en
este
enlace



Lea mas

 

Audios Luis del Pino y Fernando Múgica en la COPE

 

Intervenciones en la COPE de Luis del Pino en la Linterna (pulsar con boton izquierdo y darle a guardar como) con Cesar Vidal, en la Mañana de Federico Jimenez Losantos junto a Fernándo Múgica. Estos Audios son impresncindible para comprender las revelaciones del 11-M. Harán Historia.

Actualización 12-03-06.-

Audio de la intervención de Luis del Pino en La mañana fin de semana con Dieter Brandau


Lea mas

 
 

11-03-06




11-M DOS AÑOS DESPUES / LA INVESTIGACION

Los argumentos de Interior


Comunicado de la Dirección General de la Policía en relación con el Skoda Fabia.

1. El Cuerpo Nacional de Policía no tiene conocimiento alguno de la existencia del coche Skoda Fabia hasta el 13 de junio de 2004. Ese día, sobre las 17.00 horas, una señora notificó a los policías, que prestaban servicio en el Colegio Daoiz y Velarde de Alcalá de Henares con motivo de las elecciones al Parlamento Europeo, que un vehículo se encontraba estacionado en las proximidades desde hacía unos días. Los agentes comprobaron que el automóvil estaba correctamente estacionado en batería, con las puertas cerradas y sin ningún tipo de violencia, no presentando en su interior a primera vista objetos de interés policial. La llamada de los agentes realizada a la sala del 091 aclaró que el coche figuraba como sustraído. Una grúa lo trasladó al depósito municipal de Alcalá, donde permaneció hasta el 15 de junio de 2004, día en que fue recuperado por la empresa propietaria.

2. La secuencia de hechos narrada por el periódico sobre el vehículo Skoda es falsa. La única inspección ocular técnico-policial que se realizó sobre el coche fue la que efectuó la Comisaría General de Policía Científica en la tarde del día 15 de junio de 2004, en las dependencias policiales de Canillas.

3. Por otra parte, en cuanto a otras circunstancias del vehículo, obra en las diligencias policiales y en el sumario la identidad completa del autor del robo del Skoda, así como la posterior venta del coche que realizó a Serhane Ben Abdelmajid El Tunecino, a finales de noviembre.


Lea mas

 

El desmentido de la Policía referido al Skoda crea nuevas dudas sobre la investigación

 

11-03-06



11-M DOS AÑOS DESPUES / LA INVESTIGACION

El desmentido de la Policía referido al Skoda crea nuevas dudas sobre la investigación

En la nota se revela que en el sumario figura la identidad del autor del robo del vehículo y que éste se lo vendió a 'El Tunecino' a finales de noviembre de 2003, cuando estaba abandonado en Madrid

FERNANDO MUGICA

MADRID.- La Dirección General de la Policía hizo público el pasado día 9 una nota oficial en la que calificaba de falsedades e imputaciones mendaces, especialmente graves y contrarias a la verdad, las revelaciones sobre el 11-M publicadas en un medio de comunicación -se refería a EL MUNDO- en los últimos días.
El lector puede encontrar el texto íntegro de esa nota referido al asunto del coche Skoda Fabia en esta misma página.(.../...)

Nunca ha sido tan sencillo contestar a una nota de rectificación que, como puede comprobarse, no rectifica nada.

Tiene tres apartados. En el primero de ellos, el más extenso -ocupa más de la mitad del escrito-, se limita a reproducir lo que ya todos conocíamos de la versión oficial. Una señora avisa el 13 de junio de 2004 a la Policía, que se hace cargo de un coche aparcado junto a la estación de Alcalá de Henares.No se menciona que el vehículo estaba estacionado a unos 20 metros del lugar en el que encontraron aparcada el 11-M la furgoneta Kangoo con la cinta coránica y los detonadores.

Nada que objetar a esta parte, excepto por su primera línea, en la que se afirma que el Cuerpo Nacional de Policía no tenía conocimiento de la existencia de ese coche Skoda Fabia hasta el 13 de junio de 2004. La realidad es que ese vehículo fue multado en 11 ocasiones entre el 11 de noviembre y el 12 de diciembre de 2003, en la avenida de Bruselas, 72.

El coche parecía abandonado, por lo que el portero de un portal cercano avisó a policías conocidos suyos, los escoltas de una personalidad que vive en la zona, para que comprobaran el estado del vehículo. Fueron los propios policías los que le contestaron que, tras comprobarlo en los ordenadores, el Skoda aparecía como robado en septiembre de 2003. Funcionarios de Policía tuvieron, pues, conocimiento de la existencia del vehículo seis meses antes de que lo encontraran en Alcalá.

En la misma nota vemos que, al fin, la Policía hace memoria y concreta que la señora que les avisó en Alcalá dijo que se encontraba estacionado allí «desde hacía unos días». Nada que ver con la fecha del 11-M. En su día, se sugirió a la prensa que el coche estaba aparcado en Alcalá desde el día de los atentados.

En la segunda parte de la nota, se afirma que sólo se hizo al vehículo una inspección «técnico-policial» y que se realizó en la Comisaría General de Policía Científica en la tarde de junio de 2004.

Nada que objetar. La inspección técnico-policial fue ésa. Pero el ministro del Interior, José Antonio Alonso, en su comparecencia del 29 de julio de 2004 ante la Comisión de Investigación del Congreso, no habló de inspección «técnico-policial». Lo que dijo textualmente, como puede comprobarse en las actas del Congreso, es que «cuando el vehículo se traslada a Canillas, allí la Policía Científica hace una inspección ocular del vehículo, lo que no se había hecho antes».

Pues bien, la propia Policía es la que le contradice, y no nosotros, al afirmar en los informes que se transmiten al juez Juan del Olmo que, «antes de comenzar a realizar la inspección ocular» -la de la Comisaría General-, «los funcionarios actuantes son informados de que el vehículo ya había sido inspeccionado por miembros del Tedax», -en las instalaciones de Hertz y no en Canillas- «así como por funcionarios de la Brigada Provincial de Policía Científica de Madrid, realizando el correspondiente reportaje fotográfico, y por el Servicio de Guías caninos ante la posibilidad de albergar algún tipo de explosivos» -que por cierto no se encontró-.Por si los autores de la nota de la Dirección General de la Policía necesitan una mayor precisión, les puntualizaremos que -como figura en el parte de intervención enviado al juez- los policías con carné profesional 87.263 y 86.520 del Radio Patrulla con indicativo SB22 fueron los que en su informe destacan su propia inspección del vehículo en las instalaciones de Hertz, así como la revisión del vehículo por parte de policías de Sala 091 (K x1), Brigada de Policía Científica (Lofos Cool, de Información (Halcón 2001) y de Terrorismo Islámico (Halcón 20).

En el tercer apartado de la nota de la Dirección General de la Policía no se rectifica nada. Simplemente se añaden datos que pueden resultar de lo más sustancioso para la investigación.Afirman que en el sumario figura la identidad del autor del robo del vehículo Skoda, «así como la posterior venta del coche que realizó a Serhane Ben Abdelmajid El Tunecino a finales de noviembre».

Según estos datos, El Tunecino, compró un vehículo que llevaba 15 días aparcado en una zona de carga y descarga y que ya había sido multado en ese lugar en cinco ocasiones. Y además lo dejó aparcado en el mismo lugar otros 15 días, en los que volvieron a multarle en media docena de ocasiones. Y todo esto cuando la Policía ya había localizado el vehículo y reseñado que estaba robado y en una época en que los agentes del CNI eran la sombra permanente de El Tunecino.

La nota de la Policía sólo crea, en su último apartado, dudas aún más inquietantes que las aportadas en nuestro reportaje.


Lea mas

9.3.06

 

Un abogado del 11-M pide a Del Olmo que tome declaración a los etarras de Cuenca

 

09-03-06

11-M DOS AÑOS DESPUES / LAS VICTIMAS

Un abogado del 11-M pide a Del Olmo que tome declaración a los etarras de Cuenca

MANUEL MARRACO

MADRID.- El juez Juan del Olmo deberá decidir en los próximos días si llama a declarar a los dos miembros de ETA que fueron detenidos cuando transportaban a Madrid media tonelada de explosivos, precisamente el mismo día en que la célula del 11-M trasladaba de Asturias a la capital el explosivo empleado en los atentados.
Así se lo ha solicitado al magistrado de la Audiencia Nacional uno de los letrados de la defensa en un escrito en el que también se solicitan otras diligencias que podrían esclarecer la relación entre miembros de ETA y los imputados por el 11-M. (.../...)


Según informó EL MUNDO, el ex minero asturiano acusado de proporcionar la Goma 2 a la célula de El Chino, Emilio Suárez Trashorras, reveló seis días después de los atentados que el terrorista islamista le había dicho que los etarras detenidos -Irkus Badillo y Gorka Vidal- eran sus «amigos». Al menos ocho miembros de los Cuerpos de Seguridad estaban presentes en el interrogatorio, entre ellos especialistas en antiterrorismo, el inspector de Avilés Manolón -del que Trashorras era confidente y que ya ha declarado ante Del Olmo- y un miembro del Centro Nacional de Inteligencia. Los policías hicieron constar ese dato en un informe que remitieron a sus superiores y que, sin embargo, ha desaparecido de la Comisaría General de Información.

El letrado también solicita a Del Olmo que requiera a la Comisaría General de Información para que determine quiénes fueron los agentes de Policía que tomaron declaración a Trashorras y que los llame igualmente a declarar sobre el contenido de aquel interrogatorio.

Por último, el escrito presentado en el Juzgado Central de Instrucción número 6 solicita que se llame a declarar al preso islamista Ismail Benesmail, en cuyo poder aparecieron los nombres de dos miembros de ETA. El hallazgo se produjo cuando el preso fue registrado por sorpresa en el centro penitenciario. Los funcionarios comprobaron que tenía anotados los nombres de dos sangrientos etarras: Henri Parot y Harriet Iragi. Además, Benesmail mantenía una estrecha relación con el argelino Allekema Lamari, uno de los siete suicidas de Leganés.





Lea mas

 

EL SKODA FUE UN MONTAJE PARA CENTRAR LA ATENCION SOBRE LAMARI

 

09-03-06

EDITORIAL

EL SKODA FUE UN MONTAJE PARA CENTRAR LA ATENCION SOBRE LAMARI


Tras los atentados del 11-M, alguien tenía mucho interés en orientar la investigación policial hacia Allekema Lamari, el integrista argelino sobre cuya peligrosidad había alertado el CNI. Tenía tanto interés que probablemente fabricó una prueba falsa para incriminarle: el Skoda Fabia, hallado en Alcalá de Henares tres meses después de la masacre, muy cerca del lugar donde había sido encontrada la furgoneta Kangoo.
El Skoda, que fue presentado por el ministro del Interior como una pista importante que abría una nueva línea de investigación, fue colocado en el sitio y el momento preciso por alguien que quería apuntar hacia Lamari como jefe de la trama terrorista islámica. Fue en el interior de este vehículo donde la Policía Nacional halló ropa con el ADN de Lamari, la huella de uno de sus colaboradores, el teléfono de otro de sus amigos -el agente del CNI apodado El Pollero-, cintas con inscripciones en árabe y restos de explosivos sobre la alfombrilla del vehículo.

Todo tenía la misma finalidad: despejar cualquier duda sobre la participación de Lamari en la masacre, cuestionada previamente por un informe policial en el que se afirmaba textualmente: «No existen evidencias de contactos de Lamari con el comando de Leganés».

EL MUNDO reconstruye hoy con la minuciosidad de la serie de Fernando Múgica sobre los agujeros negros la historia del Skoda, robado en Benidorm en septiembre de 2003, y pone en evidencia las contradicciones policiales que corroboran que su localización en Alcalá fue un montaje. Lo primero que chocaba contra toda lógica cuando apareció el vehículo es que la Policía no lo hubiera detectado los días posteriores al 11-M, cuando rastreó una y otra vez la zona. También resultaba sumamente extraño que todas las huellas del Skoda hubieran sido borradas, versión que la propia Policía difundió, responsabilizando a Hertz, la empresa de alquileres a la que había sido devuelto el coche tras ser hallado, sin que a nadie se le ocurriera relacionarlo con los atentados.

Todo sugiere, como EL MUNDO revela hoy, que el vehículo fue manipulado y, muy probablemente, llevado a Alcalá mucho después del 11-M.Y también todo apunta a que las pruebas que conducen a Lamari fueron colocadas intencionadamente en el interior del coche.El Skoda Fabia no era más que un simple señuelo para inducir a los investigadores policiales y al juez Del Olmo a sacar la conclusión de que Lamari había tenido una participación esencial en los atentados. Meses más tarde, se identificaría su ADN en la Kangoo hallada en la tarde del 11-M.

El dato más relevante que sustenta la existencia de este montaje es que el Skoda Fabia había estado abandonado durante bastantes semanas en Madrid. El coche había sido multado en 11 ocasiones por la Policía Municipal por estar mal aparcado. Un portero avisó a unos agentes, que comprobaron que el vehículo había sido robado.Inmediatamente después, fue retirado de la zona.

Es muy improbable que los ladrones volvieran a recuperar el coche, por lo que todo indica que pudo ser la propia Policía quien se lo llevó tras la denuncia del portero. El Skoda apareció seis meses después en Alcalá. ¿Lo colocó allí alguien relacionado con las Fuerzas de Seguridad? Es la única hipótesis razonable.No sería la primera vez que los servicios secretos utilizan coches robados para operaciones especiales.

Pero además está el sorprendente hecho de que el perro adiestrado de la Policía de Alcalá no detectó los restos de explosivos ni los agentes que inspeccionaron el coche pudieron ver nada relevante en el vehículo, que fue devuelto a Hertz. Fue en una nueva inspección en Canillas donde se encontraron esas cintas, los restos de explosivos y las ropas con el ADN de Lamari.

Esta chapuza policial -si es que puede llamarse así- merece ser investigada a fondo. El propio ministro del Interior, que proporcionó datos erróneos en el Congreso sobre el Skoda, probablemente engañado por sus colaboradores, debería ser el primero en intentar esclarecer los hechos. Pero también el juez Del Olmo tiene la obligación de averiguar por qué alguien le puso delante una prueba falsa.


Lea mas

 

LOS AGUJEROS NEGROS DEL 11-M (XXVIII).- Pruebas amañadas

 

09-03-06

.

LOS AGUJEROS NEGROS DEL 11-M / LA INVESTIGACION

Pruebas amañadas

La Policía encontró el Skoda tres meses antes del 11-M

Por FERNANDO MUGICA

LOS AGUJEROS NEGROS DEL 11-M (XXVIII).
A lo largo de la investigación de los atentados del 11-M es difícil encontrar un cúmulo mayor de tergiversaciones, mentiras y falsedades que las que se dan en torno al coche Skoda Fabia que encontraron aparcado junto a la estación de trenes de Alcalá de Henares. El ministro del Interior, José Antonio Alonso, aportó muchos detalles sobre el asunto en su comparecencia ante la Comisión de Investigación del Congreso, el 29 de julio de 2004. Los datos no se correspondían con la realidad. Tendrá que pedir serias explicaciones a los que le facilitaron la información cuando compruebe que ni siquiera le dijeron que el coche lo había localizado la Policía e identificado como robado tres meses antes del 11-M y seis meses antes de que apareciera en Alcalá incriminando a Lamari, Sabagh y Afalah.Un escándalo que da un vuelco a toda la investigación.
(.../...)


Han mentido. La versión oficial de la autoría del 11-M contiene informaciones manifiestamente falsas. Es la conclusión a la que hay que llegar tras estudiar una de las piezas claves del entramado de enmascaramiento: el coche Skoda Fabia que encontraron el 13 de junio de 2004 junto a la estación de tren de Alcalá de Henares.

El Skoda reforzaba dos ideas. Por un lado, ayudaba a apuntalar que los terroristas acudieron en varios coches -el otro era la furgoneta Renault Kangoo que atrajo la atención del portero- en la mañana del 11-M, con sus mochilas bomba, para montarse en los trenes en Alcalá.

La otra idea introducía la afirmación de que el promotor y jefe espiritual del comando, el integrista argelino Allekema Lamari, había participado directamente en los atentados. Por eso se encontraría su ADN en prendas que estaban en el interior de los dos coches.
OTRO COCHE

La operación era sencilla. Si la opinión pública había aceptado con naturalidad las pruebas encontradas en la furgoneta de Alcalá, ¿por qué no iban a admitir otro vehículo en el mismo lugar en el que también hubiera más cintas coránicas, restos de explosivos y ADN de los mismos personajes?

Rodearon de misterio la aparición del Skoda hasta que este periódico dio la exclusiva de su existencia avanzado el mes de julio de 2004. Y en el bando oficial comenzaron las mentiras.

La primera, la esencial, la que desbarata todo el tinglado, es la que se produce en torno a la localización del vehículo.

Se dijo oficialmente, y así lo confirmó el ministro del Interior, José Antonio Alonso, que la Policía tuvo conocimiento de la existencia del Skoda cuando una señora, vecina de Alcalá de Henares, llamó a la Policía el 13 de junio -el día de las elecciones europeas- para comunicar sus sospechas sobre un coche que llevaba aparcado en la calle del Infantado, junto a la estación de tren, al menos tres semanas.

La llamada efectivamente se produjo. Pero lo que no contaron es que la Policía había localizado ese vehículo seis meses antes, en diciembre de 2003.

El Skoda estaba aparcado en una zona de carga y descarga frente al número 72 de la avenida de Bruselas de Madrid. Permaneció allí, abandonado, un mes. Fue multado al menos en 11 ocasiones por la Policía Municipal desde el 10 de noviembre hasta el 12 de diciembre de 2003. El agente 76/7673 lo multó, por ejemplo, el 26 de noviembre a las 10.30 horas. El 7378, el día 28 a la misma hora. El policía 7503, el día 2 de diciembre a las 18.33 horas. El 7683, el día 10 a las 17.20 horas, y así sucesivamente.

La Policía reconoció en su día que a ese coche se le había multado dos veces -en dos días seguidos- en ese lugar. Lo que se olvidaron de decir es que a un portero de una finca cercana -que ha revelado todos estos detalles a EL MUNDO- le había llamado la atención la presencia del coche abandonado.

En un empleo anterior había sido aparcacoches de un establecimiento hostelero de la misma calle y, por deformación profesional, conocía a los propietarios de todos los vehículos que aparcaban por la zona y el lugar en el que vivían.

A su vez, era amigo de muchos policías escoltas que pasaban allí horas muertas esperando a las personalidades que protegían, un juez, entre otros, y que vivían en las casas cercanas.

Como ya había hecho en otras ocasiones con otros vehículos, nuestro hombre habló con los policías para darles la localización del Skoda sospechoso. Los policías comprobaron los datos y le comunicaron que, efectivamente, ese vehículo, el Skoda Fabia de color gris azulado con matrícula 3093 CKF, figuraba como robado en septiembre de 2003 a un ciudadano francés en el paseo de la playa de Benidorm y que, además, tenía un montón de multas posteriores. Para saberlo, tuvieron que entrar en los ordenadores centrales y dejar un rastro de su intervención. A no ser, claro está, que alguien se preocupara después de borrarlo.

NADA RARO

Es más, en compañía del portero que les informó del hallazgo miraron desde fuera el interior del vehículo por si veían algo raro.

La Policía tenía la obligación de seguir un protocolo de actuación después de conocer que el coche era robado. En primer lugar, debería habérselo comunicado al dueño del vehículo, en este caso la empresa de alquiler de vehículos Hertz. En segundo lugar, tendría que haber avisado a la Policía Municipal para que se lo llevara una grúa hasta el Depósito Municipal. Máxime cuando el coche estaba aparcado indebidamente en un espacio dedicado a carga y descarga.

Todo eso después de haber esperado un tiempo razonable, con cierta vigilancia en la zona, para ver si acudían a retirarlo los ladrones.

Esta posibilidad era realmente remota. Ningún ladrón, y mucho menos un terrorista, deja abandonado un coche durante un mes en una zona de carga y descarga y después pasa a recogerlo. Lo menos que puede considerar es que la Policía le esté esperando, ya que es imposible que haya pasado desapercibido.

El caso es que el portero afirma que, poco después de que él se lo hubiera contado a los policías y de que éstos hubieran comprobado que el coche -que tenía las placas de matrícula auténticas- era robado, el vehículo desapareció.

Descartando la posibilidad remota de que se lo llevaran los ladrones que lo habían abandonado, es razonable considerar que el coche fue retirado por miembros de las Fuerzas de Seguridad. En cualquier caso, no llevaron el Skoda a ningún depósito oficial. El coche encontrado por la Policía desapareció hasta que a alguien le llamó la atención al verlo aparcado durante varias semanas, a finales del mes de mayo y principios del mes de junio, junto a la estación de tren de Alcalá de Henares.

En definitiva: la Policía encontró en diciembre de 2003 el Skoda Fabia que apareció aparcado en Alcalá en junio y que encerraba pruebas de los implicados en los atentados del 11-M. Insistimos en que, sin embargo, no avisó -como es preceptivo- a la empresa Hertz (la propietaria) de que habían encontrado su vehículo robado.Es más, las notificaciones de las multas llegaron a Hertz el 3 de marzo de 2004 y un empleado de esa empresa recorrió la zona de la avenida de Bruselas ofreciendo a los porteros una gratificación por si lo veían aparcado por allí de nuevo.

La Policía comunicó a Hertz que habían encontrado su coche el día 14 de junio de 2004. Es un misterio dónde estuvo el vehículo entre diciembre de 2003 y mayo de 2004.

Con todas las cautelas que el caso exige, permítanme que les cuente una conjetura que me ha hecho un veterano policía: «No sería la primera vez que un equipo subterráneo de las Fuerzas de Seguridad se quedara con un vehículo robado para utilizarlo más tarde en operaciones encubiertas». El Skoda era un coche perfecto para ese fin, ya que llevaba en la calle abandonado mucho tiempo y la empresa propietaria casi daba por descartada su recuperación.

UNA CALCOMANIA

La aparición del Skoda Fabia matrícula 3093 CFK, estacionado a poco más de 20 metros de donde se encontró el mismo 11-M la furgoneta Renault Kangoo, reforzaba la tesis oficial sobre los autores islamistas. En el Skoda, como si fuese una calcomanía de la Kangoo, se encontraron dos cintas con inscripciones en árabe -más tarde se demostró que en una de las dos no había nada grabado-, restos de un componente de la dinamita y muestras de ADN de los islamistas implicados en los atentados.

El haber encontrado este segundo vehículo dio paso a un torrente de informaciones que aseguraban que en el Skoda se habían transportado más mochilas bomba y que había permanecido en el estacionamiento de Alcalá, junto a la Kangoo desde el día 11 de Marzo de 2004.

Se dijo también que Hertz había entorpecido involuntariamente la labor de los investigadores policiales, al lavar el vehículo por dentro y por fuera cuando les fue devuelto y borrar accidentalmente todo tipo de huellas y restos orgánicos que podrían haber sido decisivos en las pesquisas.

Se acusó incluso de negligencia a los policías de la comisaría de Alcalá de Henares por no haberlo detectado antes y por no haber sabido encontrar entre las pertenencias del coche, una vez hallado, ningún signo que pudiera estar relacionado con los atentados.

De hecho, los policías de Alcalá lo habían trasladado al depósito municipal de Alcalá el 14 de junio, al día siguiente de la llamada de la señora, sin dar a ese robo la menor importancia. El coche -como en el caso de la Kangoo- no tenía ningún signo de violencia en la cerradura. Se limitaron a trasladarlo con una grúa, verificar quién era el dueño y avisarle para que pasara a recogerlo al día siguiente.

HABLA EL MINISTRO

José Antonio Alonso salió ese verano a la palestra rompiendo el silencio que había mantenido sobre el 11-M.

Aprovechó una rueda de prensa que se había convocado con motivo de la detención de unos etarras en Francia para dar más detalles sobre la importancia del hallazgo del Skoda Fabia robado.

Afirmó -el 25 de julio de 2004- que en el plano de la investigación se abría una nueva línea sobre la autoría de los atentados y destacó el hallazgo de ADN del séptimo suicida de Leganés que aún permanecía anónimo y de otro implicado que había conseguido huir.

José Antonio Alonso tenía esa misma semana la comparecencia ante la Comisión de Investigación del Congreso. Así, el día 29 de julio dio más datos sobre el Skoda.

Afirmó que la señora que llamó a la Policía dijo que llevaba aparcado allí «no sé cuánto tiempo». Que la comisaría de Alcalá no hizo ninguna inspección ocular. Que se avisó desde Hertz, una vez que esta empresa recuperó el vehículo, al 091 y que «los policías avisados recogen el vehículo y lo llevan a Canillas».Que la Policía sabía lo de los ADN de los implicados «desde el día 19». Que a él se lo dicen el día 20, en la toma de posesión de varios jefes superiores de policía, y que al juez se lo comunican el día 21. «Los policías debieron de tardar día y medio en ponerlo en comunicación del juez».

El ministro afirmó en la Comisión que cuando el vehículo se trasladó a Canillas, allí la Policía Científica hizo una inspección ocular del vehículo, «lo que no se había hecho antes». Por último, aseguró que «no le suena que le hayan dicho» que se hubiera encontrado en el interior del Skoda una funda de pistola.

Debo presuponer que el ministro no mentía en el Congreso. Por tanto, como ninguna de sus afirmaciones se ajustaba a la realidad me atrevo a considerar que la información que a él le facilitaron estaba totalmente manipulada. Así lo demuestran los documentos incluidos en el sumario del 11-M sobre el asunto.

Los primeros desmentidos a lo que se estaba publicando los hicieron los propios policías de Alcalá. Se abrió una investigación, que les causó un profundo malestar, para ver si se encontraban negligencias en su actuación. Se recogió el testimonio de 40 personas.

CONCLUSIONES

Las conclusiones se dieron a conocer el 26 de agosto en una nota informativa, que se publicó en todos los medios de comunicación, en la que se afirmaba que el Skoda no pudo estar aparcado ni el 11-M ni los días posteriores a los atentados en el lugar donde se encontró, ya que se había hecho en esos días un chequeo minucioso de esa zona -la calle del Infantado - y de los alrededores como medida preventiva y se habían tomado fotografías de los vehículos estacionados. Corroborando esta versión se pudieron ver las imágenes que tomaron las televisiones el mismo día de los atentados y en las que el Skoda no aparecía por ningún lado en la calle del Infantado.

La versión del ministro Alonso en la que se aseguraba con insistencia que no se habían hecho inspecciones del vehículo antes de que lo trasladaran el día 15 de junio a las instalaciones de la Policía Científica de Canillas se derrumba por completo.

Antes de que el vehículo fuese a Canillas, se hicieron nada menos que cinco inspecciones sucesivas por parte de cinco departamentos policiales diferentes. Así consta con todo tipo de minuciosidad en el sumario.

El día 13 de junio de 2004, después de la llamada de la señora, los policías advierten que el vehículo figura como sustraído y comprueban, en una primera inspección, que, como comentaron al juez en las diligencias, «en su interior no hay ningún objeto de interés policial». Es evidente que no ven la funda de pistola, que se encontraría más tarde, ya que se trata de un objeto que es imposible que no llame la atención de un policía.

Trasladan el coche al depósito municipal de Alcalá, donde permanece hasta el día 15. El 14 llaman a Hertz, para que se hagan cargo de él. Un empleado de esta empresa va al depósito en la mañana del 15.

En las diligencias de la devolución del vehículo se puede leer cómo ese empleado quiere dejar constancia de que entre los enseres que se encuentran en el interior del vehículo no figuran los que estaban cuando se robó el vehículo en Benidorm -reseñados en la denuncia que se tramitó en su día-. Un sobre con 500 euros, un reloj de plata, unas gafas graduadas, etcétera. Se produce, así, la constancia de una segunda inspección del vehículo.

Esa misma mañana, el empleado lleva el Skoda al taller de revisión que tiene la empresa en el kilómetro 11 de la carretera de Madrid a Barcelona.

Una vez en este local, otro empleado de Hertz llama a la Policía para decir que en el interior del vehículo que le han traído hay dos cintas de audio con inscripciones en árabe. También hay una maleta en cuyo interior ha encontrado una funda de pistola, además de otras prendas de vestir. Le parece sospechoso y llama para advertirlo.

Llega al taller un coche patrulla, con el indicativo SB22. Sus ocupantes son policías veteranos y redactan un informe modélico de su actuación. En él se describe cómo ven dos cintas de radiocasete con inscripciones en árabe en el interior del vehículo, además de una caja envoltorio de un teléfono fijo.

En el maletero encuentran una bolsa de plástico con ropa, un reloj despertador y pegamento. Hay también una maleta azul que está cerrada y no la tocan.

NO DETECTAN NADA

Los policías llaman a la central y llega el indicativo de Sala del 091, KxI. Posteriormente, llega el indicativo de guías caninos Panda 10, una dotación de Tedax, desactivadores de explosivos, con indicativo EDE 12.

Revisan el interior del vehículo. El perro no detecta ninguna sustancia que esté relacionada con explosivos. Abren la maleta y encuentran en ella «dos guantes, una bufanda, un pasamontañas» -en realidad, era un simple gorro-, «una braga de cuello, una funda de esterilla, una funda sobaquera de arma, un pantalón de chándal azul, una cazadora marrón, un chal» -se trata de un pañuelo palestino- «y un polo verde».

«Posteriormente» -y siempre según el informe de SB22-, llega al lugar «personal de la Policía Científica con el indicativo Lofos 8, inspectores de la Brigada de Información con el indicativo Halcón 2001 y especialistas en terrorismo islámico con el indicativo Halcón 20». Todos ellos revisan lo que se ha encontrado en el interior del vehículo y es entonces cuando la superioridad decide enviar el vehículo a las instalaciones de la Policía Científica en Canillas.

El primer coche policial que llegó, el SB22, es relevado por la dotación del SB26, que es quien escolta al vehículo y a la grúa que lo transporta -la 119- hasta Canillas.

Por si alguien se ha quedado con la duda de las distintas inspecciones oculares -al menos cinco- que se hacen antes de llegar a Canillas, y que contradicen las palabras del ministro, en las propias diligencias de la Brigada Provincial de Información viene especificado cómo en el local de Hertz ellos realizan una inspección ocular «una vez inspeccionado el vehículo Skoda Fabia 3093 CKF tanto por indicativos policiales Tedax como por Científica».

PRECAUCIONES

Para colmo, los policías que firman la inspección ocular de Canillas -en documento fechado el 22 de julio- advierten de que «antes de realizar la inspección ocular, los funcionarios actuantes son informados de que el vehículo ya había sido inspeccionado por miembros del Tedax, así como por funcionarios de la brigada Provincial de Policía Científica de Madrid, realizando el correspondiente reportaje fotográfico, y por el Servicio de Guías caninos, ante la posibilidad de albergar algún tipo de explosivos».

¿Por qué tienen todos tanta precaución en dejar constancia de todas las inspecciones sucesivas? Es evidente que quieren curarse en salud. Se cubren por lo que pueda suceder con los hallazgos.

Y aquí empieza la confusión. En la inspección ocular de Canillas, al ser más minuciosa, comienzan a aparecer nuevos objetos que los anteriores investigadores no han reseñado.

Hay revistas, una botella de Coca-Cola, servilletas de papel y colillas. Pero lo más curioso es que no consiguen encontrar huellas. Apenas consiguen ocho en algunos objetos, no en el vehículo.El coche ha sido limpiado profesionalmente. La versión por la que se culpa a los empleados de Hertz de haber hecho desaparecer involuntariamente las posibles pistas al adecentarlo se derrumba a pesar de haber sido filtrada con éxito a los medios.

Y es que Hertz no lavó ni limpió en ningún momento el vehículo.Fueron los que dejaron el coche aparcado en Alcalá, tres semanas antes, los que se preocuparon de limpiarlo antes convenientemente.La Policía lo recibió en Canillas tal y como se había encontrado el día 13 de junio. Así lo han certificado los empleados de la empresa a EL MUNDO, muy molestos por la versión falsa que se difundió.

Fueron los propios policías los que revolvieron las pruebas.El listado de los hombres del primer coche patrulla, el SB22, no coincide con el confeccionado en Canillas. De pronto la maleta ha engordado. Es en ella donde se encuentran las cintas con inscripciones en árabe y la bolsa de plástico con distintos objetos y prendas de vestir que no aparecen en la lista inicial.

En este contexto se encuentra un pequeño trozo de papel que, por un lado, tiene la numeración de un teléfono móvil del extranjero y, por el otro, un fijo y un móvil. El papel está arrugado, por lo que la grafía se lee con dificultad.

LA NUMERACION

En el informe policial del 22 de julio se detalla dicha numeración.Al lado de lo que consideran una inscripción ilegible puede leerse el número: «00213615515489». En la otra cara del papel sólo se pueden leer las primeras cinco cifras de un móvil: «69926???».Las últimas cifras las dejan en interrogantes a la espera de lo que diga el certificado del departamento policial de Documentoscopia.También pueden leerse los números correspondientes a un fijo de la zona de Valencia. Lo especifican como el 963366611.

Los funcionarios que firman el informe insisten en que, después de aplicar los correspondientes reactivos físicos y químicos, no les ha sido posible encontrar en las superficies interiores y exteriores del vehículo huellas con suficiente valor identificativo.Pero lo más extraño es que, a pesar del lavado profesional, los presuntos terroristas no tienen inconveniente en dejar abandonadas unas prendas en las que sí se encuentran sus muestras de ADN.Los terroristas saben desde el 11-M que la Policía encontró la furgoneta Kangoo de Alcalá y todas las pistas que marcaban en su dirección. Sin embargo, dejaron mucho más tarde -recuérdese que la policía de Alcalá certifica que no fue en los días posteriores al 11-M- y en el mismo lugar otro coche con más prendas con su ADN para facilitar la labor de las Fuerzas de Seguridad.

No se ha visto en la historia del crimen un empeño tan encarnizado de unos terroristas por conseguir que se puedan seguir sus pasos con tanta facilidad. Uno de ellos -Lamari- deja una bufanda y un guante con su ADN en la furgoneta Kangoo y otra bufanda y otro guante, también con su ADN, en el Skoda.

En este último vehículo no han podido encontrar ADN en la mayor parte de las muestras analizadas. Entre las que se incluyen un peine, una colilla de Marlboro, un gorro y hasta una lentilla con su cajita correspondiente.

Por cierto, en el gorro encuentran una pegatina con las letras CEOSL. Las siglas coinciden con las de la Confederación Ecuatoriana de Organizaciones Sindicales Libres. Un movimiento de la izquierda radical suramericana que ha llegado a acuerdos en España con el Instituto de Cooperación al Desarrollo, dependiente de la UGT, para la integración de los inmigrantes ecuatorianos.

MAS FACILIDADES

Según consta en el mismo informe firmado el día 22 de julio, el laboratorio policial difunde una nota informativa el día 15 de julio -el ministro dice que la Policía supo lo del ADN el día 19 y que sólo tardaron día y medio en comunicárselo al juez Del Olmo- en la que se detalla la presencia de muestras de ADN en una chaqueta, una bufanda y los dediles de un guante, encontrados en el Skoda, que coinciden con el del séptimo suicida de Leganés.

Además, han encontrado en una muestra de ADN de la funda de pistola y de un dedil de un guante el perfil genético de una maquinilla de afeitar remitida por la Brigada Provincial de Información como perteneciente a Mohamed Afalah, un individuo implicado en los atentados cuyas huellas habían aparecido en un libro de Leganés y en la casa de Morata de Tajuña.

Este hombre, según la Policía, es el chófer y guardaespaldas de Allekema Lamari, el individuo importante al que se refiere el ministro en su comparecencia en la Comisión y del que dice que está huido. En efecto, está huido, porque en la mañana del día 3 de abril de 2004, la de la explosión de Leganés, pide el coche prestado a su hermano y se quita de en medio, desapareciendo definitivamente. No podemos olvidar que fue él quien aportó los 1.800 euros para alquilar precisamente el piso de Leganés.

Mohamed Afalah será el hombre del que se dice en 2005 que ha muerto en Irak en un atentado suicida. A pesar de que se dan detalles a los que algunos medios dan especial relevancia, nadie aporta una prueba que sustente esta teoría. Los propios investigadores son muy escépticos.

La realidad es, como siempre, más prosaica y terrible. Mohamed Afalah era uno de los hombres que tenía en nómina el CNI, al igual que Safwan Sabagh, para controlar a Allekema Lamari, el presunto ideólogo y predicador del 11-M. Ahora dicen que el CNI advirtió al Gobierno anterior de la peligrosidad de Lamari. ¿Por qué entonces no propiciaron su detención, cuando lo tenían perfectamente controlado después de que saliera de prisión y a pesar de que pronto pesó sobre él una orden de búsqueda y captura?

Afalah se quita de en medio sabiamente en la mañana del 3 de abril después de haber llevado a Lamari al matadero.

En el pañuelo palestino que encuentran en la maleta del Skoda hallan un ADN más, que permanece anónimo, pero que también está presente en la casa de Morata de Tajuña.

Lo de las huellas es aún más llamativo. Ya hemos dicho que en el vehículo no pueden encontrar ninguna, pero que en algunos objetos que estaban en su interior consiguen un total de 12.Rechazan cuatro por inservibles.

UNA CARPETILLA

En fecha 9 de julio de 2004, las ocho huellas restantes son remitidas a la Sección del Servicio Automático de Identificación Dactilar.Tras los estudios pertinentes, dan resultado negativo; es decir, no se pueden atribuir a nadie. No obstante, indican que una de las encontradas en la parte interior de la carpetilla negra portadocumentos del Skoda coincide con una de las encontradas en uno de los libros hallados entre los restos, tras la explosión de Leganés. Sólo están preparando la siguiente jugada, como se verá más adelante.

En el informe se especifica que se han enviado al laboratorio biológico muestras de tierra y la alfombrilla del maletero -ignoro por qué no envían todas las demás alfombrillas- por si encuentran restos de explosivos.

Y, una vez más, ¡voilà!, el mismo día, el 29 de julio de 2004, en que el ministro informa ante la Comisión de hallazgos importantes en el Skoda, la Comisaría General de Policía Científica da a conocer su informe sobre la alfombrilla, en la que «se ha detectado la presencia de trazas de dinitro etilenglicol», uno de los componentes genéricos y habituales de las dinamitas.

Pero, llegados a este punto, es cuando se comprende la insistencia del ministro de que no se han realizado inspecciones oculares en el Skoda antes de su llegada a Canillas. Los asesores le aportan ese detalle falso porque no quieren verse de nuevo ante la incómoda pregunta de por qué el perro del guía canino Panda 10 no detectó, un mes y medio antes, la presencia de esa sustancia en el maletero del coche, cosa que en circunstancias normales es imposible.

De nuevo un perro -como sucedió con la furgoneta Kangoo de Alcalá- no detecta una sustancia explosiva en el interior de un vehículo y, sin embargo, aparece más tarde tras su paso por Canillas.Una coincidencia extraordinaria.

EL CNI DE NUEVO

Pero el asombro no acaba ahí. La huella aparecida en el interior de la carpetilla portadocumentos lleva también a un hombre muy cercano a Lamari. Han conseguido identificarla como correspondiente a Safwan Sabagh, El Pollero, el protector de Lamari, el hombre que, cuando éste sale de la cárcel, le acompaña en Madrid y Valencia.Casualmente, es otro colaborador a sueldo del CNI que, entre sus misiones más importantes, tiene precisamente el control de Lamari. Y ya van dos colaboradores del CNI relacionados con el coche Skoda.

Por si los indicios fueran pocos, lo que más sorprende a los policías valencianos cuando detienen a Safwan Sabagh es su declaración espontánea de que está convencido de que el séptimo suicida de Leganés no es otro que Allekema Lamari. Que el libro en el que aparece su huella, recuperado entre los restos de Leganés, pasó por las manos de Lamari. También cuenta que éste se despidió de él poco antes del 3 de abril diciéndole en una conversación telefónica que se verían en el cielo.

La huella de Sabagh y el ADN de Afalah, dos colaboradores directos de Lamari, quieren llevarnos a corroborar la conexión de éste con el Skoda. Y necesitan el Skoda en Alcalá para terminar de relacionar a Lamari directamente con la autoría de los atentados.

Tienen que contrarrestar un informe policial de la Unidad Central de Información Exterior -fechado el 18 de agosto de 2004- en el que aseguraban al juez Del Olmo que «no existen datos objetivos de la conexión entre Allekema Lamari y el 11-M. No se han encontrado huellas de él, ni en el libro donde está la huella de Sabagh ni en ningún otro soporte recuperado en Leganés» (curiosamente, más tarde las encontrarían).

«No existen evidencias de contacto entre Allekema y ninguno de los suicidas de Leganés». «No existen evidencias de contacto entre Allekema y los huidos, en busca y captura por el 11-M».

Y, por último, «no existe reconocimiento fotográfico alguno, ni de testigos ni de imputados, que sitúe a Allekema en el marco del 11-M».

SAFWAN SABAGH

Es evidente que necesitan el Skoda para introducir definitivamente a Lamari en la trama. ¿Y cómo llegan a involucrar al presunto protector de Lamari, a Safwan Sabagh, con el vehículo Skoda? Lo hacen por los números de teléfono que aparecen en ese papelito arrugado que encontraron dentro de la maleta del Skoda.

Y aquí viene una de las historias más increíbles de la investigación.¿Recuerdan que al principio les dijimos que en ese trozo de papel aparece un número largo de teléfono? Pues bien, corresponde con el de un móvil argelino. Documentoscopia certifica que los números de la otra cara están escritos por otra persona y son el 699267777.¿Se acuerdan de los signos de interrogación en las últimas cifras del primer informe técnico policial? Han determinado que son todo sietes, a pesar de que los que han tenido ocasión de ver una copia de ese papel aseguran que los últimos dos números no son sietes. Pero, curiosamente, el 699267777 es el número de teléfono móvil que tiene Safwan Sabagh.

Documentoscopia también certifica en el mismo informe que el otro número que aparece en el papel corresponde al 963306611.No coincide con el anotado como encontrado en el informe policial de Canillas, que es el 963366611.

Convendrán ustedes en que si debemos creer la certificación por Documentoscopia del primer número, el de los sietes, y la damos como buena, tendremos que aceptar también la certificación del segundo número a pesar de que es diferente del apuntado en los informes inicialmente.

Pues bien, ninguno de los dos números fijos conviene a los investigadores.Para hacer coincidir ese teléfono con el fijo que tiene Safwan en el establecimiento -El Pollo Chico- que regenta su mujer en Valencia, lo tienen que modificar de nuevo hasta convertirlo en un tercer número, el 96306011, contradiciendo incluso un certificado posterior de Documentoscopia firmado por Fernando Corrales, el inspector jefe de Documentoscopia, que insiste, el 24 de agosto de 2004, en que el número es el 963306611.

Al juez Del Olmo le hacen quedar en entredicho cuando éste pide a Tepol -el organismo de Interior encargado de canalizar todo lo relacionado con los números de teléfono-, el 27 de julio de 2004, que controlen las llamadas del 963306611. Este número no corresponde a Safwan, sino a un profesor valenciano que no tiene nada que ver con el 11-M y al que nadie ha avisado nunca de lo sucedido.

En la misma nota a Tepol, el juez pide la intervención del móvil 699267777 -el que corresponde a Safwan- y Tepol contesta a Del Olmo que «en ningún momento la Unidad Central de Información Exterior consultó a la unidad Tepol, ni tramitó a través de la misma, el oficio de solicitud del teléfono 699267777, como es preceptivo, efectuándose directamente dicha solicitud ante la Autoridad Judicial». Además, añaden, «tras comprobar la situación del teléfono 699267777, se participa a ese Juzgado Central de Instrucción que no se puede proceder a su intervención, grabación y escucha, al estar intervenido desde el 2 de julio de 2004, en auto concedido por el Magistrado del Tribunal Supremo encargado del control judicial previo del Centro Nacional de Inteligencia».La nota está firmada por el jefe de la Unidad Tepol el 28 de julio de 2004.

Expertos en la lucha antiterrorista me han explicado que es la típica maniobra del CNI cuando quiere proteger a uno de sus hombres.El día 1 de julio ya saben en el CNI que la Policía ha interrogado a Safwan -a pesar de que el Centro intentó posponer todo lo posible ese interrogatorio- y se adelantan solicitando la intervención de su móvil porque eso invalidará cualquier petición posterior.

PERMISO DE RESIDENCIA

También me han comentado que uno de los métodos casi infalibles de saber si un inmigrante trabaja para ellos es observar el intervalo de tiempo entre la fecha de petición de asilo o de residencia y la fecha de concesión del permiso. Cuanto menor sea, mayor probabilidad hay de que trabaje para ellos.

En el caso de Mohamed Afalah, -el otro ADN del Skoda- se batieron todos los récords. Solicitó autorización de residencia en España el 7 de noviembre de 2003 y se la concedieron ¡el mismo día!

Mohamed Afalah compartió domicilio con Abdelmahid Bouchar, el que se dio cuenta el 3 de abril, poco antes de la explosión, de la presencia de la Policía junto al piso de Leganés y salió huyendo a la carrera sin que nadie fuera capaz de alcanzarlo.Los dos se salvaron casualmente ese día de la explosión.

La penúltima pirueta de los investigadores en todo el asunto del Skoda la realizan en torno a la única huella encontrada en uno de los objetos que estaban en el interior del vehículo que coincide con una huella encontrada en Leganés.

Ya hemos dicho que esa huella, correspondiente a Safwan Sabagh, la localizan en el interior de una carpetilla negra de plástico que contiene la documentación del Skoda. Así consta en el informe del Servicio Automático de Identificación Dactilar, el departamento que había recibido el 9 de julio de 2004 las ocho huellas encontradas para su estudio.

Sin embargo en el informe posterior que envía al juez Del Olmo la UCIE -el 21 de julio de 2004-, se afirma que la huella que coincide con la de un libro encontrado en Leganés estaba en una bolsa intervenida en el interior del Skoda. De carpetilla de plástico negra portadocumentos hemos pasado a una bolsa.

La ambigüedad se desvanece cuando la Policía Científica ha establecido, en un informe del 16 de julio de 2004, la relación de una de las huellas encontradas en un libro de Leganés con una de las huellas anónimas de una bolsa de plástico de Carrefour recogida durante la inspección del Skoda. La carpetilla de plástico portadocumentos ha pasado a ser una bolsa de plástico de Carrefour.

Podríamos seguir contando errores de los informes respecto al Skoda -la UCIE dice que los números de teléfono se encuentran en «dos papeles diferentes» y no en uno, como afirmó Documentoscopia; insiste en que el Skoda pudo estar aparcado en Alcalá desde el 11-M a pesar de las pruebas fehacientes en sentido contrario-, pero considero que con lo expuesto ya es más que suficiente.

En el segundo aniversario de la matanza, siento vergüenza, impotencia y rabia. ¿Cómo es posible que pueda aceptarse todo esto sin pestañear? El juez tiene la palabra.


Lea mas

8.3.06

 

Sindicatos de Policía y asociaciones de víctimas piden que se aclaren los vínculos entre 'El Chino' y ETA

 

08-03-06

11-M DOS AÑOS DESPUES / Exigen al juez Del Olmo y al ministro del Interior que investiguen las revelaciones de Suárez Trashorras la víspera de su detención / Consideran que se deben depurar posibles actuaciones irregulares

Sindicatos de Policía y asociaciones de víctimas piden que se aclaren los vínculos entre 'El Chino' y ETA


11-M DOS AÑOS DESPUES

El PP reclamará que Trashorras comparezca en el Congreso


11-M DOS AÑOS DESPUES

Rubio contacta con los agentes presentes en la reunión de Avilés

ANA MARIA CARRO / Tesorera de la AVT

«En el 11-M hay implicaciones de personas muy poderosas»

ANGELES DOMINGUEZ / Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M

«Pasados dos años, lo que sabemos es que no sabemos nada»

11-M DOS AÑOS DESPUES / LAS ASOCIACIONES DE VICTIMAS

730 días de preguntas sin respuesta

11-M DOS AÑOS DESPUES / LAS ASOCIACIONES DE VICTIMAS / JESUS RAMIREZ / Vicepresidente de la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo

«Van a quedar zonas oscuras que nunca se van a saber, zonas que pueden dar datos»
(.../...)




11-M DOS AÑOS DESPUES / Exigen al juez Del Olmo y al ministro del Interior que investiguen las revelaciones de Suárez Trashorras la víspera de su detención / Consideran que se deben depurar posibles actuaciones irregulares

Sindicatos de Policía y asociaciones de víctimas piden que se aclaren los vínculos entre 'El Chino' y ETA

FERNANDO LAZARO
MADRID.- Sindicatos policiales y asociaciones de víctimas coincidieron ayer una vez más y exigieron al Gobierno que esclarezca todos los detalles de la información facilitada por el ex minero Suárez Trashorras sobre las relaciones de El Chino con los etarras detenidos en Cuenca con 536 kilos de explosivos. Esta exigencia se hizo extensiva también al juez instructor Juan del Olmo.

Todos consideraron que el Ministerio dirigido por José Antonio Alonso y el magistrado deben abrir una investigación y esclarecer todos los extremos de este caso y averiguar por qué el informe elaborado por la Policía sobre la reunión con el ex minero el 17 de marzo de 2004, un día antes de su detención, ha desaparecido de los archivos de la Comisaría General de Información.

En esta línea se pronunció ayer el secretario general del Sindicato Unificado de la Policía (SUP), José Manuel Sánchez Fornet. Fue contundente y claro: «No puede quedar ni una sombra de sospecha sobre nada». Por este motivo, el líder sindical entendió que el Ministerio del Interior debe abrir una «investigación interna exhaustiva» y esclarecer todos los detalles del encuentro informal que el ex minero, encarcelado por su implicación en el 11-M, mantuvo en Avilés con agentes de la Comisaría General de Información, de la Brigada Provincial y del Centro Nacional de Inteligencia.

Pero Sánchez Fornet dio un paso más y, para que no quedaran dudas, defendió que el Ministerio del Interior traslade a los medios de comunicación los resultados de sus pesquisas. Aseguró que se debe aclarar por qué el informe donde se recogen los vínculos entre etarras y El Chino no está archivado. Aclaró que su formación no cree que en el 11-M se haya producido la confluencia de policías, etarras y terroristas islamistas para derrocar al Gobierno de Aznar. «Dicho esto, la obligación del Gobierno es aclarar todo y depurar las responsabilidades que procedan».

Por su parte, el portavoz de la Confederación Española de Policía (CEP), Isidoro Zamorano, pidió también al Gobierno que esclarezca los hechos. «Desde el principio hemos defendido la necesidad de que se conozca la verdad, toda la verdad sobre el 11-M». Insistió en que, si durante esas investigaciones se comprobara alguna actuación deficiente de algún funcionario policial, «se deberá aplicar el régimen disciplinario».

Los sindicatos policiales respondieron con contundencia a la información publicada ayer por EL MUNDO. En ella se explicaba que el ex minero José Emilio Suárez Trashorras desveló, en una conversación informal con al menos ocho funcionarios de la seguridad, que El Chino le dijo que los etarras detenidos en Cuenca con una furgoneta con 536 kilos de explosivos eran amigos suyos.Los agentes elaboraron sendos informes que remitieron a sus superiores.El de la Policía se perdió en la Comisaría General de Información.

Desde la Asociación de Víctimas del Terrorismo, su presidente, Francisco Alcaraz, defendió no sólo la apertura de una investigación judicial y policial sino también la reapertura de la comisión parlamentaria. «Cada vez hay más causalidades y menos casualidades; cada vez hay más dudas e interrogantes sobre lo que pasó el 11-M.Cada vez toma más fuerza la necesidad de preguntar qué sabe ETA de los atentados de Madrid».

La presidenta de la asociación de Ayuda a Víctimas del 11-M, Angeles Domínguez, también defendió la necesidad de que el juez Del Olmo aclare estas últimas revelaciones.

Por su parte, Jesús Ramírez, vicepresidente de la Asociación Afectados 11-M, aseguró: «No puedo entrar en si ETA participó o no en el atentado. Pero sí digo que de este atentado hay que sacar de positivo que los gobernantes sepan que los errores se pagan donde se tienen que pagar: en las urnas. Adolfo Suárez pagó en las urnas el error de la colza, Felipe González pagó en las urnas el error del GAL y la corrupción y Aznar pagó en las urnas el error de meternos en una guerra, el del Prestige y el del 11-M. Los ciudadanos no somos excesivamente tontos y tarde o temprano pasamos factura».


11-M DOS AÑOS DESPUES

El PP reclamará que Trashorras comparezca en el Congreso

El PSOE considera sorprendente que, «a estas alturas, el PP quiera alimentar dudas que sólo existen en su imaginación»

CARMEN REMIREZ DE GANUZA. MANUEL SANCHEZ

MADRID.- Los populares no se rinden en lo que a la investigación del 11-M se refiere. O lo que es más exacto, no lo hace Eduardo Zaplana, quien ayer dijo que su Grupo pedirá la comparecencia en el Congreso del ex minero asturiano José Emilio Suárez Trashorras -imputado y en prisión-, así como de los ocho agentes de la Seguridad del Estado que, según publicó ayer EL MUNDO, escucharon de su boca que Jamal Ahmidan, El Chino -uno de los muertos en Leganés-, le había contado que los dos etarras cuya caravana de la muerte fue interceptada fechas antes de la masacre eran «amigos suyos».
Según Zaplana, «datos hay, más que ayer, pero menos que mañana» para investigar la eventual relación de ETA con los atentados islamistas del 11 de marzo de 2004, por más que el Gobierno -como dijo en la Convención del PP- ha preferido «ocultar» estas cuestiones.En su opinión, la «obligación» de bucear en ésta, como en las demás direcciones, le competía al Gobierno desde «el primer día».Sin embargo, la «gran envergadura» de las informaciones dadas a conocer ayer, así como «las contradicciones evidentísimas» en que ha incurrido la propia investigación, la hacen imprescindible.

«El presidente del Gobierno jamás quiso adentrarse en la investigación, y ha seguido todo tipo de estrategias: hasta ha querido ridiculizar las informaciones que han ido surgiendo», dijo ayer Zaplana, quien insistió en que el Ejecutivo de Zapatero «no mueve un solo músculo, a pesar de la gravedad de lo publicado».

Zaplana sentenció que «la sociedad está enferma si es que no quiere saber lo que pasó». Dio por hecho que no es así, y aprovechó para arremeter contra los socialistas Rodríguez Ibarra y Alfredo Pérez Rubalcaba por haber calificado de 'mentira' y de 'infamia' o de 'mero azar' las alusiones del PP a la coincidencia temporal y espacial de las dos caravanas cargadas de explosivos.

Por otra parte, se refirió a la advertencia del juez Garzón sobre la «relajación» en la lucha contra el entorno de ETA y la kale borroka, y dijo que «no es el único» que lo ha apreciado. Añadió que «a cualquier Gobierno debería darle cierta vergüenza y rubor», que el ministro francés del Interior, Nicolas Sarkozy, le pusiera «en evidencia», en la reciente Convención del PP.

Zaplana acertó plenamente. En que el PSOE no mueve un solo músculo en este tema y nadie quiere hacer declaraciones. Según fuentes socialistas, no hay nada más que decir: «Jueces y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han esclarecido parte de los hechos que rodearon los atentados del 11-M, y todas y cada una de las pruebas acumuladas en el sumario apuntan en la misma dirección: el atentado fue obra de terroristas islámicos».

Para el PSOE, «resulta sorprendente que el PP, con tal de no reconocer que mintieron a los ciudadanos, traten todavía, a estas alturas, de alimentar unas dudas que sólo existen en su imaginación».


11-M DOS AÑOS DESPUES

Rubio contacta con los agentes presentes en la reunión de Avilés


EL MUNDO

MADRID.- La jornada de ayer fue muy larga en la Comisaría General de Información. Su responsable, Telesforo Rubio, contactó con algunos de los agentes que participaron en la reunión que se celebró en Avilés el 17 de marzo de 2004, seis días después de la masacre. Entre ellos, el mando de la Unidad Central de Información Interior (especializada en la lucha contra ETA), que, al parecer, dirigió el interrogatorio al ex minero, que fue detenido al día siguiente.
Según informaron fuentes de la Comisaría, Rubio habló con los agentes para que negaran la información de EL MUNDO. El comisario quiso que estos especialistas desmintieran que en dicha reunión Trashorras dijera que El Chino le contó que los etarras de Cuenca eran amigos suyos.

Por su parte, el ministro del Interior trasladó su «plena confianza» en que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y la Judicatura aclararán «todo lo que ocurrió en torno a los atentados del 11-M», según informa Europa Press.

«La Policía ha hecho una labor superexhaustiva bajo la dependencia funcional, porque eso es lo que dice la Constitución del juez, que es el que lleva la instrucción criminal en nuestro sistema jurídico. La Policía, todo lo que ha ido conociendo lo ha ido poniendo en conocimiento del juez instructor y éste ha ido haciendo pública alguna de sus conclusiones».



ANA MARIA CARRO / Tesorera de la AVT

«En el 11-M hay implicaciones de personas muy poderosas»


MADRID.- Su padre probó la metralla de una bomba en 1974 y aún se esconde cuando oye un petardo. Ana María Carro sabe que los «varios centenares de víctimas» del 11-M que hay en la AVT siguen esperando la ayuda que el pueblo español envió un día. Dice que no hace política, pero tiene sin contestar preguntas que aún reposan en las alcantarillas del Estado.
Pregunta.- ¿Qué es lo que más daño ha hecho a las víctimas en estos dos años?

Respuesta.- La dejadez. Muchos ven que la lucha es propia y de las asociaciones.

P.- Complete la siguiente frase: la gran queja de las víctimas es...

R.- La politización.

P.- ¿Qué ayudas están dando las administraciones?

R.- Las que hemos obtenido las hemos peleado desde el primer día, como la primera de Interior, 40.000 euros. Interior pensaba darle todo el dinero a la Asociación de Afectados del 11-M (la que dirige Pilar Manjón) y quería excluir a las demás. Somos la asociación que menos recibe. De los 115.000 euros de la última partida, el 80% ha ido a la de Afectados del 11-M y el 20% restante nos lo hemos repartido el resto, incluida la Fundación, que reúne a 30 grupos. De los 11 millones de euros de las cajas de ahorro, que son las que canalizan los donativos, ni una víctima ha recibido un euro.

P.- ¿Cuánto ha habido de instrumentalización política?

R.- Todos nos han utilizado, forma parte de su trabajo desde siempre. ¡Lo que yo me he peleado con Aznar hasta lograr la Ley de Solidaridad! ¡Qué más hubiera querido que tener a Zapatero a mi lado en aquellos despachos! El PP y el PSOE nos han utilizado totalmente. Han gobernado los dos y con los dos hemos tenido problemas, pero ahora salimos a la calle. El PP ha aprovechado eso y se nos ha unido. Gracias. El PSOE se siente agredido por un apoyo que llama sectario. Uno se aprovecha de nosotros para tirarle dardos al que gobierna y el que gobierna se aprovecha diciendo que la oposición nos usa para desgastarle.

P.- ¿Qué piensa de la Comisión de Investigación?

R.- Se cerró a medias, sin investigación que ayudara al juez.La Justicia no va a responder qué pasó, ni a dar nombres de los que cocieron todo. Tuvieron muchos apoyos, ¿cómo no se detectaron?, ¿qué nexos de unión tenían? No lo hicieron entre cuatro. Había mucha gente detrás.

P.- ¿Incluso del Estado?

R.- No se fraguó de la noche a la mañana. Del aparato del Estado o de cualquier otra persona con implicaciones políticas. ¿Qué hicieron el Cesid o las Fuerzas de Seguridad para no detectar algo que se estaba fraguando tres años atrás? Lo digo por los que gobernaban y por los que estaban pendientes de los que estaban gobernando. No me creo que nadie supiera nada.

P.- ¿Por qué se callaron?

R.- Unos por omisión y otros porque les podía convenir. Un atentado así puede mover montañas. Ojo, el Gobierno de Zapatero es absolutamente legítimo. No me atrevo a decir que una persona pueda justificar 191 muertes para gobernar, pero tanto fleco, tanto cabo suelto, ¿qué son? Si ese fleco fuera Manolito Pérez ya habría salido su nombre. Si no ha salido es porque en el 11-M hay implicaciones de personas muy poderosas. Quizás hasta a los instigadores se les escapó de las manos. Pero nunca saldrán sus nombres.

P.- ¿Qué pregunta se hace y se sigue sin responder?

R.- ¿Qué intereses hay para que no sepa la verdad?



ANGELES DOMINGUEZ / Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M

«Pasados dos años, lo que sabemos es que no sabemos nada»

PEDRO SIMON MADRID.- Sólo oye la mitad que antes, no es capaz de viajar sin compañía en el tren y hay 15 minutos de su vida que han desaparecido por el sumidero del pánico y la desmemoria, un cuarto de hora que se fue donde habita el olvido. Próxima estación: saber la verdad.
Angeles sintió el primer estruendo cuando iba sentada y el vagón entraba en la calle de Téllez. Pero no hay noticias de lo que vino después, ni de aquellas escenas dantescas, ni de las tres explosiones posteriores... Le contaron que no perdió la conciencia, sino que el disco duro se encargó de eliminar. Le contaron que su cerebro ha borrado ese momento brutal -protegiéndola-, como el que vela adrede un carrete de fotos prohibido.

Pregunta.- ¿Qué es lo que más daño ha hecho a las víctimas en estos dos años?

Respuesta.- La falta de solidaridad de la Administración. El presidente nos mandó una carta el 10 de diciembre de 2004 diciendo que tenía una agenda completa y que no nos podía atender.

P.- Complete la frase: la queja de las víctimas es...

R.- Que la gente con daño psicológico no esté recibiendo ayudas.

P.- ¿Qué ayudas están dando las administraciones?

R.- Depende del tipo de daño que se haya recibido. Durante un tiempo nos han dado largas; ahora, que se van a cumplir dos años del 11-M, viene la celeridad. Nos quieren quitar de enmedio.Pero se tiene que saber que, hoy en día, hay casos como el de una chica que se llama Laura, de 19 años, que está en el hospital, en coma irreversible desde el 11-M.

P.- ¿Cuánto ha habido de instrumentalización política?

R.- Mucha. Y se ha visto en la Comisión de Investigación. Pensamos que no debería haberse cerrado. Allí nos utilizaron como moneda de cambio. Que si tú, que si yo... Los dos principales partidos nos han instrumentalizado, eso se vio claro en la Comisión. A nosotros lo que nos interesa es que se sepa la verdad, no que se echen la culpa unos a otros.

P.- ¿Qué piensa de la Comisión de Investigación?

R.- Para nosotros, la Comisión era una forma de que se nos escuchara.A partir de su cierre, el 30 de junio, las víctimas hemos pasado a un segundo plano...

P.- ¿Hemos despertado de la pesadilla?

R.- Pasados dos años lo que sabemos es que no sabemos nada. Ni siquiera conocemos con certeza el tipo de explosivo que se utilizó.Yo no me creo que los que han cogido y están en prisión sean los autores del 11-M. Quién se va a creer que cuatro inmigrantes marroquíes van a ser capaces de montar la que montaron... Hay más gente detrás.

P.- ¿Qué ha aprendido yendo en aquellos trenes?

R.- No hay día que me olvide de los atentados. Y no quiero olvidar.Porque se lo debo a las víctimas y a mí misma. Creo que ese día no me fui al otro barrio por algo: por saber la verdad y por los demás. Si esto no se aclara del todo, volverá a pasar.

P.- Califíqueme el comportamiento del Gobierno con las víctimas.

R.- Bueeeno... Cuando el Gobierno oye hablar de víctimas nos huye. El día del Congreso el ministro de Interior entró con las luces apagadas. Lo primero que hay que tener es respeto, porque las víctimas no somos chusma.

P.- ¿Qué pregunta se hace y se sigue sin responder?

R.- Quién estaba detrás. Todo son enigmas.


11-M DOS AÑOS DESPUES / LAS ASOCIACIONES DE VICTIMAS


730 días de preguntas sin respuesta


RAFAEL J. ALVAREZ

MADRID.- Si les dieran una varita para hacer desaparecer algo de estos dos años de pesadilla, las víctimas golpearían dos veces en la chistera y elegirían unánimemente una: haleop, mandar al cuerno la «instrumentalización» a la que han sido sometidas por parte de la clase política.
En aquellos trenes fallecieron 191 personas, quedaron heridos varios miles de ciudadanos y las cicatrices siguen expuestas hoy. En el Hemiciclo. En la calle. Y de forma indeleble en el recuerdo de todos los afectados.

A punto de cumplirse el segundo aniversario del peor día de nuestra historia, EL MUNDO le ha dado voz a las tres asociaciones que trabajan con las víctimas. Todas están de acuerdo en que no sabemos todo lo que ocurrió, en que la burocracia de la reparación tiene los pies de barro, en que hay que dejarse el alma indagando.Hablamos con Ana María Carro, tesorera de la Asociación Víctimas del Terrorismo; con Angeles Domínguez, presidenta de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M, y con Jesús Ramírez, vicepresidente de la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo. Estas tres personas de las fotografías no tenían nada en común el 11 de Marzo. Este sábado, 730 días de preguntas sin respuesta más tarde, reman -aunque no lo parezca a veces- en la misma dirección: ayudar a las víctimas, y saber más. Para que aquella mañana de arcada no vuelva a amanecer jamás.

11-M DOS AÑOS DESPUES / LAS ASOCIACIONES DE VICTIMAS / JESUS RAMIREZ / Vicepresidente de la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo

«Van a quedar zonas oscuras que nunca se van a saber, zonas que pueden dar datos»
R. J. A. / P. S.

MADRID.- Cuando estalló la primera bomba en El Pozo, Jesús pensó que lo que había explotado era él. Con la segunda, despertó de golpe para dormitar después en la UVI, en su mundo... Aún le estallan cosas de aquel día, imágenes del atentado, reacciones del PP y «zonas oscuras» a investigar.
Pregunta.- ¿Qué es lo que más daño ha hecho a las víctimas en dos años?

Respuesta.- Su utilización y la burocracia.

P.- ¿Qué ayudas ha dado la Administración?

R.- En el caso de los fallecidos están pagadas. Los heridos no cobramos hasta que recibimos el alta porque antes no se saben las lesiones que quedarán. Interior da 30 euros al día y se puede pedir un anticipo. Los que estamos de baja no hemos cobrado la indemnización, pero sí otras ayudas, como las del consorcio de transportes.

P.- La AVT les acusa de cobrar el 80% de la ayuda.

R.- Desconozco la proporción que ha usado Interior. Los colectivos no debemos entrar en disputas.

P.- ¿Se usa políticamente a las víctimas?

R.- Es lamentable que se utilice el terrorismo para ganar puntos.Se tenía que trabajar en silencio a favor de las víctimas y para que no haya otro 11-M.

P.- Califique a la Comisión de Investigación.

R.- Sacó datos importantes, pero agotó su camino. ¿Qué aportaría su reapertura? ¿qué pueden mejorar unos políticos danzando por ahí? Ahora el trabajo es para los profesionales, los que están en la calle, tirando de la cuerda. Imagino que la Policía investiga a los que compraron y vendieron dinamita, los que compraron los móviles o pusieron las mochilas, etcétera. Pedimos que los datos que obtengan los ciudadanos o las Fuerzas de Seguridad se trasladen a los jueces.

P.- ¿Se sabe todo?

R.- Sabemos parte. Van a quedar zonas oscuras que nunca se van a saber. Imagino que hay zonas que pueden dar datos.

P.- ¿Qué zonas?

R.- Puede que haya autores materiales que no sepamos, que sólo conozcamos parte de la financiación. Esperamos que sigan investigando hasta las últimas consecuencias.

P.- ¿Cómo se portan PP y PSOE con las víctimas?

R.- El Gobierno, correcto. El PP, que fue correcto al principio, tiene un sentimiento de culpa sin digerir. Torpemente, no se acerca a las víctimas. No hemos tenido ni una llamada del PP en dos años. Es torpe no asumir su parte de responsabilidad y decir que si se equivocó ha tomado nota para que no se repita.Su actitud es una salida adelante que no sé dónde le va a llevar.

P.- ¿Se pudo evitar el 11-M?

R.- Quiero pensar que no. Pero sí creo que se tenían noticias de que algo se estaba preparando.

P.- ¿A alguien le podía interesar el atentado?

R.- Creo que no. Pero hoy me pregunto para qué han servido 191 muertes.

P.- ¿Acabó la pesadilla?

R.- Los heridos seguimos soñando cada noche.

P.- ¿Qué pregunta está sin responder?

R.- ¿Qué se está haciendo para que no se repita? Quiero saber si de una vez se han unificado los archivos de la Guardia Civil y la Policía para evitar la descoordinación que hubo


Lea mas

 

La alargada sombra de ETA

 

08-03-06

11-M DOS AÑOS DESPUES / LA INVESTIGACION

La alargada sombra de ETA

El sumario documenta la relación de la banda con ideólogos de los atentados, suicidas de Leganés y miembros de la trama asturiana

LUIS DEL PINO

MADRID.- Ayer, EL MUNDO publicaba una de las noticias más importantes de estos dos años de investigaciones sobre los atentados del 11 de Marzo: la relación existente entre Jamal Ahmidan, El Chino (el jefe del comando mercenario de Morata de Tajuña), y los etarras que conducían la furgoneta de Cañaveras. (.../...)


La importancia de la noticia es doble: en primer lugar, porque avala los contactos entre la banda etarra y las personas a las que se ha responsabilizado de la masacre de Madrid. Pero hay otro aspecto de importancia mucho mayor: el hecho de que ese contacto entre El Chino y los etarras Irkus Badillo y Gorka Vidal fuera conocido por la Policía y el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) desde el 17 de marzo de 2004 y fuera ocultado tanto al Gobierno del PP, como a la opinión pública y al propio juez.No es éste un detalle menor, ni tampoco un caso aislado: el sumario completo del 11-M está plagado de intentos implícitos o explícitos de evitar cualquier investigación que condujera hacia ETA.

DEMASIADAS COINCIDENCIAS

Mucho se ha escrito sobre los contactos entre etarras e islamistas y sobre la multitud de indicios que apuntan a ETA en un caso como el del 11-M, donde desde el principio ha estado claro que, si hay un beneficiario evidente de lo que pasó en España el 11 de marzo, ese beneficiario es, precisamente, ETA.

Las coincidencias son tan numerosas que resulta imposible atribuirlas, sin más, a la mera casualidad. Al analizar los datos relativos al 11-M, la alargada sombra de ETA aparece una y otra vez allí donde dirijamos la mirada.

Todos hemos oído hablar de los panfletos que la banda terrorista repartió el 10 de marzo de 2004 en el casco viejo de San Sebastián, instando a boicotear a Renfe. Todos hemos leído el informe sobre las palabras de Josu Ternera en el aeropuerto de Francfort pocas semanas antes del 11-M, diciendo que los españoles «nos íbamos a enterar» de lo que ETA era capaz. Muchos de esos datos son ya conocidos, por las informaciones que éste y otros medios de comunicación han ido publicando, y el diputado del PP Jaime Ignacio del Burgo hace una excelente recopilación de esos indicios en su libro 11-M. Demasiadas preguntas sin respuesta, publicado por La Esfera de los Libros. Aquí me voy a centrar exclusivamente en aquellos indicios que están recogidos dentro de propio sumario judicial que instruye el juez Juan del Olmo.

LOS CONTACTOS CON LOS ETARRAS

Porque lo cierto es que, a pesar de las palabras del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en la Comisión de Investigación del 11-M, las conexiones con ETA en el sumario son numerosas. Otra cosa es que quien debía hacerlo haya preferido no tirar de los respectivos hilos.

El sumario documenta la relación, directa o indirecta, del entorno etarra con al menos tres de los siete suicidas de Leganés, con los miembros de la trama asturiana y con las personas a las que la propia Policía define como ideólogos principales de los atentados (los hermanos Almallah).

1. Allekema Lamari. Allekema Lamari, el séptimo suicida de Leganés, tenía como lugarteniente a Abdelkrim Benesmail, a quien enviaba periódicamente giros de dinero a la prisión. En esa cárcel de Villabona, Benesmail se relacionaba casi exclusivamente con presos etarras, como Juan María Igarataundi y Juan Luis Camarero. Además, según ponen de manifiesto los propios informes policiales incluidos en el sumario, en el registro de la celda de Benesmail se le incautaron a éste las direcciones de los presos de ETA Jorge García Sertucha, Fernando Irakula Albizu, Henri Parot y Harriet Iragi Gurrutxaga.

2. 'El Chino'. Según la información que obra en el sumario, Jamal Ahmidan, El Chino, tenía una red de distribución de droga en el País Vasco, lo que significa que forzosamente debía de gozar de algún tipo de protección. Según las declaraciones a EL MUNDO de Omar, lugarteniente de El Chino, éste había establecido en prisión contacto con diversos miembros de ETA, con los que continuó colaborando tras abandonar la cárcel. Las declaraciones incluidas en el sumario muestran que El Chino realizaba frecuentes viajes a Bilbao, donde se aprovisionaba de armas y explosivos. Asimismo, en el sumario consta la transcripción de las conversaciones entre un hermano de El Chino y un personaje que se hace llamar José Urrutia y que realiza frecuentes viajes al País Vasco y Navarra «por motivo político». A todo esto hemos de sumar, gracias a las últimas informaciones de EL MUNDO, la relación directa existente entre El Chino y los etarras que conducían la furgoneta-señuelo de Cañaveras.

3. Los hermanos Almallah. Están también documentados en el sumario los contactos entre los hermanos Almallah (supuestos ideólogos de los atentados) y Yusuf Galán, un batasuno converso al islam.En concreto, Yusuf Galán y Moutaz Almallah estuvieron viviendo juntos en Madrid, en la calle de Martín de los Heros. En el registro del piso de Yusuf Galán en 2002, se encontraron croquis de un artefacto explosivo activado por teléfono móvil, muy similar al que luego se utilizaría, supuestamente, en los atentados del 11 de Marzo.

4. 'El Tunecino'. Yusuf Galán no sólo mantenía contactos con los hermanos Almallah. También consta en el sumario la existencia de una fotografía donde aparece junto a Serhane Farket, El Tunecino, otro de los suicidas de Leganés. Por cierto, en esa fotografía, de la que hasta ahora no se había dado cuenta a la opinión pública, aparecen el batasuno y El Tunecino junto a un traductor de la Policía.

5. La trama asturiana. Están constatados en el sumario numerosos contactos entre la trama asturiana y ETA. Dejando aparte la asombrosa coincidencia de que ETA utilizara para un atentado en Santander un coche robado en el callejón de Emilio Suárez Trashorras, cargado con un tipo de dinamita que todavía no ha sido determinado, el sumario recoge al menos tres denuncias del posible suministro de armas y explosivos a ETA por parte de esa trama dirigida por Antonio Toro. En concreto, constan las denuncias en este sentido de Francisco Javier Lavandera; de José Ignacio Fernández, Nayo (que en la actualidad se encuentra refugiado en un país sudamericano), y de Rafa Zouhier. Antonio Toro coincidió en el módulo ocho de la cárcel de Villabona con los etarras Aratz Gómez Larrañaga y Asier Uribarri Benito, además de con Abdelkrim Benesmail.

El sumario recoge también otros datos interesantes, como la extraña predilección que los miembros de la trama tenían hacia el País Vasco: Basel Gayoun, uno de los miembros del núcleo duro de la calle de Virgen del Coro, residió en San Sebastián y Oyarzun; de hecho, es en el País Vasco donde consiguió sus papeles de residencia. Jamal Ahmidan, El Chino, vivió en San Sebastián.Adnan Waki, otro de los miembros del núcleo duro, residía en Irún, donde compartía piso con tres argelinos que vivían de algún tipo de subvención del Gobierno autónomo. No consta en el sumario que se haya preguntado nada a ninguno de los implicados sobre las relaciones o los contactos que hubieran podido realizar durante su estancia allí.

LOS RECONOCIMIENTOS NO INDAGADOS

Pero lo más inquietante del sumario judicial no es tanto lo que recoge, cuanto lo que simplemente apunta. Porque, en aquellas fechas iniciales tras los atentados, la colaboración ciudadana permitió identificar a diversos etarras en Madrid, sin que después aparezca en el sumario ninguna investigación realizada en ese sentido.

Así, en el sumario constan las declaraciones de varios ciudadanos que habían reconocido a diversos miembros de ETA en Madrid:

1. Un hombre que reconoce a la etarra Josune Oña el 12 de marzo de 2004 en la estación de Metro de Pavones. Aunque consta su declaración ante la Policía, ni siquiera llegaría a prestar declaración ante el juez Del Olmo.

2. Una mujer que reconoce a los etarras Josune Oña, Harriet Aguirre García y Maite Arañalde Ijurco el 12 de marzo de 2004 en la estación de Renfe de Valdelasfuentes. Tampoco llegó a prestar declaración ante el juez.

3. Un hombre que presenció una reunión a principios de febrero de 2004 entre el etarra Asier Eceiza y un narcotraficante de origen árabe bien conocido en el barrio. En esa reunión participaron otro hombre y otra mujer a los que no fue capaz de identificar dicho testigo. Tampoco este testigo ha llegado a prestar declaración ante Del Olmo.

En los tres casos, cabe suponer que la Policía realizaría sus averiguaciones y determinaría que los testimonios no eran fiables, aunque en el tercero de ellos resulta sorprendente que a ese ciudadano no se le haya llamado a declarar para mostrarle las fotografías de los diversos implicados en el 11-M, muchos de los cuales tenían relación con el mundo del narcotráfico.

Pero el más inquietante de esos reconocimientos no investigados es el que corresponde a otra ciudadana madrileña, que el día 12 de marzo avistó a tres etarras en el Metro de Madrid. La denuncia, presentada inicialmente ante el Juzgado de Instrucción número 3, tenía la suficiente solidez como para que este juzgado decidiera inhibirse en favor de la Audiencia Nacional, que es quien se encarga de los delitos de terrorismo.

El caso le correspondió a la juez Teresa Palacios, que abrió diligencias previas y, tras las oportunas investigaciones, dictó auto de fecha 30 de septiembre de 2004 en favor del Juzgado Central de Instrucción número 6, dirigido por Juan Del Olmo, al entender que podía existir relación con los atentados del 11 de Marzo.

Lo peregrino del caso es lo sucedido al llegar esas diligencias al juzgado de Del Olmo. El juez ordenó a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que se elaborara un informe sobre la posible relación que pudiera existir entre etarras e islamistas y que se diera traslado de la información al Ministerio Fiscal, pidiéndole opinión sobre si debían asumirse esas diligencias enviadas por Teresa Palacios.

El Ministerio del Interior hizo llegar a Del Olmo dos informes en los que sostenía que no existe relación alguna entre la banda etarra y los terroristas islámicos y, como resultado, la fiscal del caso redactó un escrito en el que se afirmaba textualmente que «no procede aceptar la competencia, dado que de la instrucción de la causa y de los informes policiales aportados [...] se deduce que no han existido posibles vínculos, relaciones o contactos entre la organización terrorista ETA o algunos de sus miembros con organizaciones terroristas islamistas o algunos de sus miembros».Como consecuencia, Del Olmo rechazó asumir las investigaciones sobre ese caso que Teresa Palacios le había remitido.

Lo escandaloso no es que se rechazara investigar la posible conexión de ese avistamiento de tres etarras con los atentados del 11-M, sino el razonamiento seguido para rechazar la investigación.Porque lo que la fiscal del caso está haciendo es, en pocas palabras, lo siguiente: partimos como hipótesis de partida de que el 11-M es un atentado islamista, le añadimos la hipótesis complementaria de que no hay relaciones entre ETA y los islamistas y, como resultado, rechazaremos cualquier dato que pueda vincular a ETA con los atentados.

Ese razonamiento resulta inaceptable en sí mismo, porque podría seguirse aplicando el mismo razonamiento aunque mañana apareciera una fotografía de un etarra colocando una mochila-bomba en los trenes. ¿Dónde está el error lógico? Pues en las dos hipótesis de partida: ni se puede admitir como dogma que el 11-M fuera un atentado islamista, ni tampoco que no existan relaciones entre etarras e islamistas.

Especialmente después de que los medios independientes hayan demostrado que el carácter islamista de los atentados es, cuando menos, cuestionable. Y especialmente después de que EL MUNDO demostrara ayer que la segunda de las hipótesis es, lisa y llanamente, falsa.


Lea mas

7.3.06

 

'Nayo' desveló que más de 200 kilos de Goma 2 «iban a acabar en manos de ETA»

 

07-03-06

11-M DOS AÑOS DESPUES / LA INVESTIGACION

'Nayo' desveló que más de 200 kilos de Goma 2 «iban a acabar en manos de ETA»

La Policía también extravió la declaración de la dueña del coche 'doblado' por los terroristas en la que dijo que la Guardia Civil le preguntó por 'El Chino' y por Trashorras seis días antes del 11-M

FERNANDO LAZARO

MADRID.- José Ignacio Fernández Díaz, Nayo, ex socio de José Emilio Suárez Trashorras, también aportó datos sobre la posible conexión del ex minero y de su compañero de fatigas Antonio Toro con la organización terrorista ETA.(.../...)


Nayo -que está huido de la Justicia- aseguró, en una entrevista con EL MUNDO celebrada en un país del Caribe, que Suárez Trashorras y Antonio Toro le contaron que estaban vendiendo dinamita a ETA.«Los más de 200 kilos de Goma 2 que habían sacado de la mina los iban a cambiar por armas. Los explosivos iban a acabar en manos de ETA», aseguró el ex colega de Suárez Trashorras. El ex socio del ex minero se refería así al explosivo que Suárez Trashorras había estado sacando de una mina de Avilés y que posteriormente vendía.

«Yo no estaba en eso. Lo iban a hacer Antonio [Toro] y Emilio [Suárez Trashorras]. Ellos me lo contaban pero yo allí no me metí. Yo sólo quería una pistola. Tenía antojo de quedarme con una de las pistolas que iban a sacar en la operación».

Y aportó algunos datos de sus conversaciones sobre el tráfico de explosivos con sus ex compañeros. «Me dijeron que el transporte lo iba a hacer un guardia civil de antiterrorismo de Bilbao.Era la manera más segura porque nadie iba a registrar una furgoneta de un agente de antiterrorismo». El intermediario de esta operación, según el relato de Nayo, era el confidente Lavandera, hace un año testigo protegido en la causa del 11-M.

La pérdida de informes policiales no es una novedad en las pesquisas sobre la masacre de Madrid. Además de extraviarse la nota donde se recogían los datos aportados por el ex minero José Emilio Suárez Trashorras sobre las relaciones de amistad de El Chino con los etarras de Cuenca, la Policía también extravió un documento sustancioso sobre el vehículo utilizado para el transporte de la dinamita. Como ya adelantó EL MUNDO, el 26 de marzo de 2004, la propietaria del vehículo cuya matrícula fue doblada para colocarla por los terroristas en el coche en el que trasladaron los explosivos prestó una singular declaración en la Comisaría General de Información de la Policía Nacional.

La propietaria del Toyota Corolla relató a los agentes que el 5 de marzo, seis días antes de producirse el 11-M, a las tres de la madrugada, la Guardia Civil la sacó de la cama, en Madrid, y la obligó a desplazarse a Leganés para tomarle declaración.Le preguntaron si su coche había sido robado y fue interrogada sobre Jamal Ahmidan, El Chino, y José Emilio Suárez Trashorras.

Los agentes del Instituto Armado le interrogaron también por si había estado recientemente en Avilés, localidad donde los autores del 11-M obtuvieron los explosivos. La sorpresa de esta ciudadana madrileña fue mayúscula. Su matrícula había sido doblada y mientras ella circulaba tranquilamente con su vehículo, los terroristas viajaban en un coche con el mismo número de matrícula que el suyo.

Todos estos datos fueron aportados por esta testigo a la Policía el 26 de marzo de 2004. Pero un día después fue citada a las dependencias policiales de nuevo. Desde la Comisaría General de Información se le explicó que «por un error informático» se había borrado su declaración.

Problema informático

Según explicó esta testigo a EL MUNDO, al parecer, se había producido un problema en el disquete informático en el que se había recogido su primera declaración y se había borrado.

En la nueva, ya nadie le preguntó por el interrogatorio al que le había sometido la Guardia Civil seis días antes de la masacre.

En esta segunda ocasión, los agentes del Servicio de Información de la Policía Nacional no le preguntaron absolutamente nada sobre los días anteriores a la masacre. Ya únicamente le preguntaron por su vehículo, si había tenido alguna incidencia con él...

Ni la primera vez ni la segunda. Nadie le quiso dar explicaciones, ni la Guardia Civil ni la Policía sobre sus continuas comparecencias.Nadie le explicó que lo que ocurrió es que un vehículo de las mismas características y con una matrícula falsificada con los datos de la suya había servido de lanzadera al coche utilizado por los terroristas que perpetraron el 11-M para transportar desde Asturias la Goma 2 utilizada en la masacre.

Pese a estas circunstancias, ningún mando policial le ofreció a esta testigo, que ratificó su última declaración policial ante el juez, la posibilidad de cambiar sus matrículas, ya que sus números y letras habían sido utilizadas por terroristas.



Lea mas

 

UNA LINEA DE INVESTIGACION QUE DEL OLMO YA NO PUEDE SOSLAYAR

 

07-03-06

EDITORIAL

UNA LINEA DE INVESTIGACION QUE DEL OLMO YA NO PUEDE SOSLAYAR


Una de las casualidades más desconcertantes en los muchos enigmas sobre el 11-M es la coincidencia en la fecha entre la caravana de ETA con más de 500 kilos de explosivos, interceptada por la Guardia Civil en Cuenca, y el transporte a Madrid de la dinamita robada en Asturias para cometer los atentados en los trenes.Era el 29 de febrero de 2004.

Resulta muy difícil de creer que los vehículos cargados de explosivos salieran por azar el mismo día y casi a la misma hora de Asturias y de Francia con destino hacia Madrid. EL MUNDO publica hoy un dato extraordinariamente relevante que pone en evidencia que posiblemente la casualidad no fue tal: Jamal Ahmidan, El Chino, dijo ser «amigo» de los dos etarras detenidos en Cuenca.

Esto es al menos lo que contó el ex minero José Emilio Suárez Trashorras a un grupo de agentes cuando fue interrogado en Avilés seis días después de la masacre. La Policía incorporó sus declaraciones a un informe que ha desaparecido, lo que añade otro elemento más de incertidumbre sobre algunas actuaciones de las Fuerzas de Seguridad del Estado.

Algunas fuentes policiales explican que la revelación de Suárez Trashorras, acusado por el juez de cooperador necesario del atentado, se minusvaloró porque en ese momento el foco de la investigación estaba puesto en la trama islámica de la que formaba parte El Chino. Ello tiene lógica, pero no se entiende que los investigadores del 11-M no retomaran esa pista meses después, cuando ya había signos de una eventual implicación de ETA en los preparativos del 11-M.

La declaración de Suárez Trashorras no es concluyente sobre esta implicación, pero revela una posible conexión: que El Chino conocía a los etarras de la caravana. Un amigo y lugarteniente suyo, Omar, también declaró a este periódico que el difunto miembro del comando del 11-M «tenía contactos con ETA». ¿Meras casualidades?

Es bastante difícil de creer, lo mismo que parece imposible que fuera una simple coincidencia que el coche utilizado por ETA en un atentado en Santander fuera robado en el callejón donde almacenaba Trashorras dinamita robada.

Son demasiados hechos que desafían las leyes de la probabilidad y que se suman a otros muchos indicios que apuntan hacia la participación de ETA en la organización de los atentados. Habría que recordar que el confidente Nayo, ex socio de Trashorras, declaró que éste y su cuñado, Antonio Toro, iban a entregar a ETA explosivos a cambio de armas. Y también que funcionarios penitenciarios encontraron en el bolsillo de Benesmail, lugarteniente de Lamari, el jefe del comando de Madrid, un papel con el número de teléfono de Parot.

La declaración de Trashorras sobre los contactos de El Chino con los etarras debe ser investigada. Y ello requiere que el juez Del Olmo cite a declarar a los ocho agentes que interrogaron al ex minero asturiano, al propio Trashorras y a su mujer, que le acompañaba. No se puede cerrar el sumario dejando un cabo suelto tan importante como éste.


Lea mas

This page is powered by Blogger. Isn't yours?