Banner QSVTV

 

 

   La paz sin honor no es paz, es rendición.

 
Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters

        

  Image hosting by Photobucket

    Escribeme

   
 

   Prensa Digital 
Apycom Java Applets
Links solidarios
Apycom Java Applets

Links 

Apycom Java Applets
Otras  bitácoras
Archivos




21.12.06

 

El Gobierno no niega una reunión en la que ETA le aseguró que sigue en tregua

 

21-12-06


ALTO EL FUEGO / Rubalcaba no reconoce ni desmiente en público que se haya producido ya el primer encuentro formal con la banda terrorista / El Ejecutivo, dispuesto a hacer un gesto en enero si cesa la violencia

El Gobierno no niega una reunión en la que ETA le aseguró que sigue en tregua

Rubalcaba: «Hoy no hay nada relevante que el Gobierno entienda que deba ser objeto de
información a los grupos parlamentarios» Rajoy dice estar «estupefacto» por la «surrealista» rueda de prensa

FERNANDO GAREA / FERNANDO LAZARO

MADRID.- El Gobierno sólo confirma y admite que se han producido contactos en las últimas semanas entre los intermediarios y ETA para verificar el alto el fuego y para preparar una próxima reunión formal, según fuentes autorizadas.


En público, el Ejecutivo «ni confirma ni desmiente» expresamente las informaciones publicadas ayer que hablaban de «reunión oficial» entre el Gobierno y ETA el pasado jueves 14 de diciembre.

(.../...)

Estas fuentes autorizadas del Ejecutivo aseguran que hasta el momento no ha habido ninguna reunión formal entre los enviados del presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, y ETA, aunque hay perspectivas de que pueda celebrarse en breve. El Gobierno sólo confirma contactos «exploratorios o técnicos» que han dado resultado positivo.

El citado contacto sirvió para que el Gobierno, siempre a través de esos intermediarios, verificara que la organización terrorista, tal y como informó EL MUNDO, no va a romper de forma inminente su alto el fuego.

El contacto que admite el Ejecutivo también ha servido para empezar a preparar el temario y los detalles de la que sería la primera reunión entre el Ejecutivo y ETA. Los intermediarios que participaron pertenecen al centro Henry Dunant para el Diálogo Humanitario con sede en Suiza, que ha intervenido en todo el proceso, y por parte de ETA, según algunas fuentes, podría haber estado José Antonio Urrutikoetxea, Josu Ternera.

La celebración de esa próxima reunión es lo que Alfredo Pérez Rubalcaba llamó ayer «hechos relevantes» que no se han producido todavía. El ministro habló de «fase preliminar» del proceso y, por primera vez en mucho tiempo, dio a entender avances. No explicó nada, pero sí dejó ver optimismo.

En público, el Gobierno utilizó la fórmula del «ni confirma ni desmiente», en una rueda de prensa de Rubalcaba en la que no respondió a ni una sola de las insistentes preguntas. Expresamente no dijo que fuera cierta o falsa la información de El Correo, que hablaba de «la primera reunión oficial el pasado jueves», ni la de Deia, que aseguraba que el Gobierno ha verificado el alto el fuego.

El Ejecutivo niega estar en el origen de las citadas informaciones, publicadas dos días antes de la reunión entre Zapatero y Rajoy.

En privado, las fuentes autorizadas rebajaron el nivel del contacto. Aseguraron que el que se ha producido recientemente es similar al que ya se produjo el pasado mes de julio. En esa ocasión se cerraron los detalles de un encuentro que iba a tener lugar en agosto pero, como es sabido, fue suspendido por ETA en el último momento, cuando ya estaba todo preparado.

Del contacto que se produjo en julio obtuvo el Gobierno la certeza de que la cúpula de ETA era ajena a algunos actos de violencia, como el ataque contra la ferretería de un concejal de UPN de Berriozar (Navarra).

De algunos de estos detalles informó ayer Rubalcaba por teléfono y de manera informal a los grupos parlamentarios, incluido el portavoz del PP, Eduardo Zaplana. De hecho, el ministro no ha dejado de mantener esos contactos, también con Zaplana, en los últimos meses. Al PP le negó ayer expresamente que se haya producido la reunión formal y oficial de los emisarios del Gobierno y ETA.

El resultado del contacto reciente entre los intermediarios y ETA ha devuelto el optimismo al Gobierno porque, por ejemplo, se ha conjurado el peligro de un final del alto el fuego en diciembre que auguraban algunos textos de ETA, como el último boletín interno o Zutabe.

Es decir, el Ejecutivo cree haber conseguido, al menos, ganar tiempo hasta enero y cree que entonces podrá encauzarse el proceso.

Los intermediarios trasladaron a ETA la necesidad de poner fin a la violencia callejera y a actos terroristas como el robo de pistolas en el sur de Francia.

De hecho, fuentes autorizadas aseguran que el Gobierno se plantea hacer algún gesto en enero que facilite la marcha del proceso. Aclaran, no obstante, que cualquier movimiento estará condicionado a la ausencia de violencia o cumplimiento estricto del alto el fuego, y a que se facilite la primera reunión entre los emisarios de Zapatero y ETA.

El gesto podría tener que ver con lo que se ha dado en llamar desde la izquierda abertzale la «internacionalización del conflicto». Por ejemplo, en forma de pronunciamiento de algún organismo o personalidad internacional.

En los detalles del proceso sólo están, totalmente, Zapatero, María Teresa Fernández de la Vega y Alfredo Pérez Rubalcaba. No obstante, el presidente del Gobierno mantiene contacto permanente con el líder del PNV, Josu Jon Imaz, y parcialmente con muy pocos dirigentes del PSE.

Zapatero, ayer en el Congreso, se remitió a su ministro del Interior, con quien había preparado la insólita rueda de prensa de la mañana. «Rubalcaba lo ha explicado muy bien», se limitó a decir el presidente del Gobierno en los pasillos de la Cámara.

El ministro repitió ayer a los portavoces de todos los grupos que sólo cuando se produzca el primer contacto con ETA, el Gobierno convocará una ronda formal de reuniones para informarles. De hecho, las citadas fuentes insisten en desligar el reciente contacto de los intermediarios con ETA de la reunión del viernes con Mariano Rajoy.

En la rueda de prensa celebrada ayer en la sede de Interior, Pérez Rubalcaba fue conciso en sus aportaciones. Pero, además del lenguaje gestual de optimismo que derrochó, una sí fue clara: «El proceso está en sus fases preliminares, debemos ser prudentes y discretos».

El ministro se convirtió en un auténtico frontón. Los periodistas le preguntaron más de media docena de veces si había existido ya un contacto directo entre ETA y el Gobierno. Y de todas escapó sin dar una respuesta contundente.

Aseguró que «a día de hoy no hay nada relevante de lo que informar». Y añadió que cuando haya algo destacable, «a los primeros que informará el Gobierno será a los grupos parlamentarios, como el presidente se comprometió en el Congreso».

Sobre la relevancia de los datos volvieron los periodistas, una y otra vez, para saber si se había producido esa reunión en la que, al parecer, la organización terrorista se había comprometido a no romper la tregua. El único comentario que dedicó Rubalcaba a la situación del proceso fue decir que éste se encuentra en sus «fases preliminares» y que pasar a otras «más sustanciales» iba a llevar «algún tiempo».

Insistió en varias ocasiones en que el Ejecutivo, en todo lo que se refiere al llamado proceso de paz, debe ser «prudente y discreto».

«La obligación del Gobierno es saber cómo va el proceso, y tiene muchos medios para saberlo, pero tiene que preservarlos», indicó el ministro del Interior.

Las continuas preguntas sobre la situación del proceso sólo lograron arrancar a Rubalcaba la siguiente frase: «El Gobierno no es más optimista o más pesimista que hace 15 días». También fue interrogado sobre si Zapatero trasladará al jefe de la oposición, Mariano Rajoy, alguna información «relevante» durante el encuentro que ambos mantendrán el viernes en La Moncloa, pero tampoco hubo respuesta. «Hablarán de lo que deseen», remachó.

«Comprensión»

Por ello, pidió a los medios de comunicación «comprensión», la que también el ministro ha expresado que mantiene con ellos, «obligados» a informar continuamente de una cuestión que «importa a los ciudadanos». Aseguró que durante estos días él lee un día un artículo con una tesis sobre el proceso en un diario y, al día siguiente, la tesis contraria en el mismo diario. Volvió a repetir que el proceso no se puede televisar ni radiar y que la discreción es «obligación» del Gobierno.

Añadió que sólo «en contadísimas ocasiones» su departamento ha desmentido alguna información, a pesar de que tenía la posibilidad de haberse convertido en el Ministerio «de los desmentidos», y propuso a los medios encontrarse cada 15 días, aunque no les prometió poder dar muchas explicaciones.

LAS FRASES DE RUBALCABA

«A día de hoy, no hay nada relevante que el Gobierno entienda que deba ser objeto de información a los grupos parlamentarios».

«El 'proceso de paz'se encuentra en sus fases preliminares y el Gobierno no es ni más ni menos optimista ni pesimista que hace 15 días».

«La obligación del Gobierno es saber cómo va el proceso y tiene muchos medios y vías para saberlo, pero todas ellas tienen que ser preservadas».


Lea mas

 

UN NUEVO SINTOMA DEL DOBLE JUEGO DEL GOBIERNO

 

21-12-06



Editorial

UN NUEVO SINTOMA DEL DOBLE JUEGO DEL GOBIERNO


El ministro del Interior compareció ayer ante los medios de comunicación para decir que ni podía confirmar ni desmentir la información publicada por dos diarios vascos de que el Gobierno se había reunido con ETA el pasado jueves.

Rubalcaba se aferró a frases hechas y tópicos como «no hay nada nuevo relevante» para eludir contestar de forma clara a lo que se le preguntó de muchas maneras: si era cierto que el Gobierno había tenido ese contacto con la banda.
(.../...)

Minutos después de su comparecencia, fuentes del Ejecutivo admitieron la existencia de contactos «preliminares» con la banda a través de intermediarios, pero negaron cualquier negociación. ETA, según esa versión, habría dado garantías de que no tiene intención de romper su tregua.

La ambigüedad del ministro -que siempre dice exactamente aquello que quiere decir- estaba perfectamente calculada para que cada uno pudiera comprar la interpretación de sus palabras que más le interesara.

De un lado, esa negativa a desmentir la noticia podía ser acogida por el mundo nacionalista y la izquierda abertzale como un reconocimiento implícito del inicio de contactos con ETA y de que el Gobierno está dispuesto a negociar con la banda. Y ello en una jornada de movilización de Batasuna y sus satélites, cuyos actos habían sido prohibidos por el juez Garzón.

De otro lado, la no confirmación de la reunión y su afirmación reiterada de que no había sucedido nada «relevante» era un claro mensaje para tranquilizar a Mariano Rajoy, citado para acudir mañana a Moncloa, y a los dirigentes del PP.

La comparencia de Rubalcaba alcanzó sencillamente caracteres surrealistas cuando después de haber convocado a los medios para decir que no tenía nada que decir, propuso la celebración de reuniones informales periódicas por si alguna vez podía decir algo. Lo único que ayer quedó claro fue su doble juego para intentar contentar a tirios y troyanos sin comprometerse, lo que refleja la estrategia que el Gobierno ha seguido hasta ahora en relación con el conjunto del proceso.

Rubalcaba debería haber sido mucho más concreto, pero en el fondo lo de menos es si el Gobierno se ha reunido o no con ETA. Lo esencial es cómo se ha comportado y qué naturaleza de compromisos ha asumido, si es que lo ha hecho.

Nada tenemos que objetar a ese encuentro con ETA y a otros futuros, pero lo que Zapatero debe tener siempre muy presente son las líneas rojas que no debe traspasar. Esas líneas las ha definido Mariano Rajoy con sentido común: que no haya un precio político por la paz, que no se legalice a Batasuna hasta que cumpla con la Ley de Partidos, que no se negocie el status de Navarra y que los jueces y la Policía sigan ejerciendo sus deberes.

Cumplidas estas condiciones, el Gobierno tiene margen para discutir con ETA cuestiones como los presos y la reinserción. Ojalá le salga bien, siempre que respete esos requisitos innegociables.


Lea mas

 

«Mi marido no es víctima del terrorismo, sino del PSOE»

 

21-12-06


ALTO EL FUEGO / La polémica

«Mi marido no es víctima del terrorismo, sino del PSOE»


Un poliomielítico y su mujer, limpiadora y edil del PP, denuncian cómo lo han difamado acusándolo de fingirse víctima de ETA
EDUARDO DEL CAMPO

UMBRETE (SEVILLA).- El jueves pasado, Joaquín Merino salía andando con su niño de dos años de un bar de su pueblo, Umbrete, en la comarca sevillana del Aljarafe, cuando lo abordó un equipo de televisión del canal Cuatro. El reportero le dejó en blanco con su pregunta:


- ¿Es usted consciente de la polémica que ha creado?
(.../...)

Una polémica nacional de la que él aún no se había enterado, recuerda sombrío en el salón de su casa. Era para asustarse. Como si vas tranquilo por tu barrio y de repente te dicen que por tu culpa las cúpulas nacionales del PSOE y del PP andan a la gresca. Que nada menos que el secretario de Organización socialista, José Blanco, y el portavoz parlamentario, Diego López Garrido, han descubierto el fraude que cometiste el otro día (¿pero cuándo?, ¿qué he hecho?) la prueba definitiva de la manipulación de los populares y la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT).

- ¿Polémica? ¿Por qué?, respondió él.

La historia protagonizada por Joaquín y que había difundido por primera vez la Cadena Ser era, a priori, buenísima, impactante. Joaquín Merino, un afiliado del PP de Umbrete de 42 años y esposo de una concejal del mismo partido, Rocío Negrón, había marchado en silla de ruedas al lado de la vicepresidenta de la AVT, Irene Villa, y su madre, mutiladas por una bomba de ETA, en la multitudinaria manifestación celebrada el 1 de octubre en Sevilla contra el proceso de diálogo del Gobierno con la banda, haciéndose pasar por otra víctima más del terrorismo sin serlo y sin ni siquiera estar incapacitado para caminar.

Una víctima falsa, una víctima-trampa del PP y la AVT exhibida en primera fila para dar pena a la opinión pública y aglutinar apoyos sentimentales contra el Gobierno. Un tullido imaginario de los que se usaron toda la vida para demostrar, con su milagrosa recuperación, que Dios existe. El veterano periodista Iñaki Gabilondo presentó en su telediario nocturno la revelación del montaje del falso mártir, constrastando las imágenes de cuando participó en la manifestación en su silla de ruedas con otras en las que se le ve andando por su propio pie por las calles de su pueblo, ignorante de la que se le venía encima. ¡Tramposo! Los dirigentes del PSOE Blanco y López Garrido se hicieron eco inmediato de la noticia para acusar al PP de su «manipulación» inconmensurable.

¡Qué pedazo de historia! ¡Qué no daría uno por quitarle la careta a un embustero y poner en evidencia a los maquiavélicos que la han tramado!

Lástima que, en esta ocasión, la historia no es cierta. Joaquín Merino no se hizo pasar por una víctima del terrorismo ni el PP ni la AVT lo exhibieron con esa intención. Y Joaquín, además, es cojo de verdad, poliomielítico desde los nueves meses, y aunque puede caminar distancias cortas (así, de pie y andando, lo grabaron) ayudado por su alza de cinco centímetros en el pie derecho y un aparato de ortopedia que le ayuda a flexionar la pierna, siempre usa una silla de ruedas cuando, como sucedía en aquella ocasión, tiene recorrer un trecho que vaya más allá de la acera de enfrente.

«Yo fui en silla de ruedas a apoyar a las víctimas del terrorismo porque soy cojo, y ya está», dice Joaquín en su casita adosada de protección oficial para minusválidos, con pasamanos para discapacitados en el cuarto de baño y el dormitorio en la planta baja, porque sería un suplicio subir escaleras. A palo seco, sin ahondar, el espectador, el político o el periodista oye que el inválido falso es el marido de una concejala del PP y seguro que muchos se imaginan a una enjoyada burguesa. Joaquín, en realidad, trabaja de conserje en el Ayuntamiento de su pueblo en una plaza de minusválido, tras haber sido durante años vendedor de cupones de la ONCE, organización que le concedió una pensión después de que le detectaran una cardiopatía hipertensiva (está de baja porque la polémica le ha disparado la tensión). Y su mujer, que lleva ocho años de edil del PP en el municipio, se gana la vida «limpiando por horas en las casas y planchando».

¿Por qué camino acabó Joaquín encabezando cerca de Irene Villa la marcha de la AVT contra el Gobierno? Cuentan que llegaron a Sevilla en un autobús fletado por el PP para los pueblos de Sanlúcar la Mayor y Umbrete. «Yo cogí mi silla de ruedas porque sabía que iba a estar tres o cuatro horas en la calle», detalla Joaquín Merino, que recuerda que, para colmo, ese día llevaba su aparato ortopédico, el tipo-marcha, roto y sujeto con esparadrapo. Su mujer añade que sin la silla él se quedaría retrasado y, en medio del gentío, se caería al primer empujón. Al llegar al inicio de la marcha, se metieron con sus dos hijos y su silla entre el público. Llevaban una bandera de España que les costó dos euros y un cartelito que decía Negociar es claudicar. Nadie, reiteran, tenía el plan maléfico de colocarlo en primera fila para su exhibición. Y lo prueban con una foto que apareció al día siguiente en ABC y donde se ve a la familia, efectivamente, detrás de las vallas, entre los manifestantes.

«La misma gente, no nosotros, nos pidió que nos pusiéramos detrás de la valla. Lo veían a él agobiado, lo empujaban y ellos se daban golpes con la silla. 'No empujéis, que lo estáis machacando', decían. Y una señora entonces le dijo a un chaval de la organización, '¿puede pasar este hombre delante de la valla?', y él dijo que había más sillas de ruedas y minusválidos delante», cuenta Rocío.

Por delante de la cabecera marchaban Irene Villa, su madre y otras dos personas en silla de ruedas, además de Joaquín: otro hombre al que reconoció también como un empleado de la ONCE y una señora con una férula en la pierna, propia de un accidente casero.

«Nosotros nos separamos, porque la gente le iba tocando palmas a Irene Villa y a nosotros mismos nos daba corte», dice Rocío para probar que rehuyeron cualquier protagonismo. Sin embargo, tratándose de víctimas, era fácil caer en el equívoco y tomar a los de las sillas de ruedas por mutilados de ETA.

Tras el manifiesto que leyó el presidente de la AVT, Francisco José Alcaraz, se comprobó este equívoco. «Un hombre mayor se me acercó y me dijo, 'estamos contigo', y le dije, 'perdone, perdone, que yo no soy víctima, yo soy cojo'». El propio ABC escribió bajo una foto: «Irene Villa junto a otras víctimas, en cabeza de la concentración».

El matrimonio está preocupado. «No se dan cuenta del daño que pueden hacerle a una familia», dice ella. Al hijo de 15 años le han espetado los chicos del barrio: «¡Hay que ver lo que ha hecho tu padre!». A su primo Fernando le han dicho lo mismo en el trabajo. «¡Coño!, ¡pero si tú eres amigo del que se ha hecho pasar por víctima del terrorismo!». Nadie les ha pedido disculpas. «Lo triste de esto es que tenga que justificarme», se lamenta Joaquín. Y su mujer añade: «Él es víctima del PSOE, no víctima del terrorismo».


Lea mas

 

Los peritos del 11-M declararán de nuevo a petición de la defensa

 

21-12-06



Los peritos del 11-M declararán de nuevo a petición de la defensa

M. P.

MADRID.- Los peritos Manuel Escribano e Isabel López, autores de un informe sobre el ácido bórico hallado en la vivienda de Hasan Haski, procesado por los atentados del 11-M, han sido citados de nuevo por la juez Gemma Gallego para que testifiquen el próximo viernes.

La diligencia se practicará a petición de la defensa de los cuatro mandos de la Policía Científica que se encuentran imputados por la juez por un presunto delito de falsedad documental, al haber alterado el informe de los peritos para ocultar una alusión a ETA.

(.../...)

El defensor de Miguel Angel Santano, Pedro Mélida, José Andradas y Francisco Ramírez consiguió que Gallego reabriera la instrucción, y propuso, entre otras pruebas, una nueva comparecencia de los peritos, que hasta ahora habían declarado en secreto y, por tanto, sin que la defensa tuviera la posibilidad de interrogarles.

Además de Escribano y López, ha sido citado a declarar el tercer perito que rubricó el informe inicial, Pedro Manrique.

El abogado José Antonio Choclán ha pedido otras pruebas sobre las que la juez ha anunciado que decidirá en otra resolución.

Se trata, entre otras diligencias, de la declaración del secretario general de la Comisaría de Información, cuyo testimonio interesa a la defensa para conocer el alcance del encargo hecho a la Comisaría de Policía Científica en orden al análisis de la sustancia encontrada a Haski, y de la declaración de otro funcionario de la Policía Científica que habría realizado, en lugar de Escribano, la prueba pericial determinante para concluir que se trataba de ácido bórico.


Lea mas

 

El caso de Del Olmo contra los policías recae en el juzgado 5 de Leganés

 

21-12-06



El caso de Del Olmo contra los policías recae en el juzgado 5 de Leganés


MADRID.- El Decanato de los Juzgados de Leganés (Madrid) envió ayer a reparto la causa sobre la presunta trama de corrupción policial de cuya investigación se inhibió ayer el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo. El caso ha recaído en el Juzgado de Instrucción número 5 de esta localidad. La juez titular deberá ahora pronunciarse sobre su competencia en la causa, y hasta ese momento Del Olmo podrá seguir practicando las diligencias que estime precisas, informaron fuentes jurídicas.

En su auto de inhibición, Del Olmo señala que los juzgados de Instrucción de Leganés son los competentes para continuar con las averiguaciones porque fue en este territorio donde el pasado mes de agosto se produjo el presunto delito de tráfico de explosivos (Goma 2 ECO) que inició la investigación.
(.../...)

El juez de la Audiencia mantiene en prisión a un policía acusado de tráfico de explosivos y de drogas. Además, siguen en prisión eludible con una fianza de 150.000 euros otros dos agentes que, presuntamente, denunciaron a EL MUNDO la citada trama criminal ante el convencimiento de que, policialmente, no se iba a actuar contra ella.

Del Olmo justifica su decisión en que, a lo largo de la instrucción judicial, el presunto delito de colaboración con organización terrorista que se creía que existía «se ha ido diluyendo, y ha surgido la presunta existencia de una trama delictiva, formada por algún miembro de las Fuerzas de Seguridad que, con incumplimiento de sus obligaciones legales, presta su capacidad operativa para presuntos delitos de tráfico de explosivos, tráfico de drogas y otros».



Lea mas

This page is powered by Blogger. Isn't yours?