El Gobierno no niega una reunión en la que ETA le aseguró que sigue en tregua

21-12-06


ALTO EL FUEGO / Rubalcaba no reconoce ni desmiente en público que se haya producido ya el primer encuentro formal con la banda terrorista / El Ejecutivo, dispuesto a hacer un gesto en enero si cesa la violencia

El Gobierno no niega una reunión en la que ETA le aseguró que sigue en tregua

Rubalcaba: «Hoy no hay nada relevante que el Gobierno entienda que deba ser objeto de
información a los grupos parlamentarios» Rajoy dice estar «estupefacto» por la «surrealista» rueda de prensa

FERNANDO GAREA / FERNANDO LAZARO

MADRID.- El Gobierno sólo confirma y admite que se han producido contactos en las últimas semanas entre los intermediarios y ETA para verificar el alto el fuego y para preparar una próxima reunión formal, según fuentes autorizadas.


En público, el Ejecutivo «ni confirma ni desmiente» expresamente las informaciones publicadas ayer que hablaban de «reunión oficial» entre el Gobierno y ETA el pasado jueves 14 de diciembre.

(.../...)

Estas fuentes autorizadas del Ejecutivo aseguran que hasta el momento no ha habido ninguna reunión formal entre los enviados del presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, y ETA, aunque hay perspectivas de que pueda celebrarse en breve. El Gobierno sólo confirma contactos «exploratorios o técnicos» que han dado resultado positivo.

El citado contacto sirvió para que el Gobierno, siempre a través de esos intermediarios, verificara que la organización terrorista, tal y como informó EL MUNDO, no va a romper de forma inminente su alto el fuego.

El contacto que admite el Ejecutivo también ha servido para empezar a preparar el temario y los detalles de la que sería la primera reunión entre el Ejecutivo y ETA. Los intermediarios que participaron pertenecen al centro Henry Dunant para el Diálogo Humanitario con sede en Suiza, que ha intervenido en todo el proceso, y por parte de ETA, según algunas fuentes, podría haber estado José Antonio Urrutikoetxea, Josu Ternera.

La celebración de esa próxima reunión es lo que Alfredo Pérez Rubalcaba llamó ayer «hechos relevantes» que no se han producido todavía. El ministro habló de «fase preliminar» del proceso y, por primera vez en mucho tiempo, dio a entender avances. No explicó nada, pero sí dejó ver optimismo.

En público, el Gobierno utilizó la fórmula del «ni confirma ni desmiente», en una rueda de prensa de Rubalcaba en la que no respondió a ni una sola de las insistentes preguntas. Expresamente no dijo que fuera cierta o falsa la información de El Correo, que hablaba de «la primera reunión oficial el pasado jueves», ni la de Deia, que aseguraba que el Gobierno ha verificado el alto el fuego.

El Ejecutivo niega estar en el origen de las citadas informaciones, publicadas dos días antes de la reunión entre Zapatero y Rajoy.

En privado, las fuentes autorizadas rebajaron el nivel del contacto. Aseguraron que el que se ha producido recientemente es similar al que ya se produjo el pasado mes de julio. En esa ocasión se cerraron los detalles de un encuentro que iba a tener lugar en agosto pero, como es sabido, fue suspendido por ETA en el último momento, cuando ya estaba todo preparado.

Del contacto que se produjo en julio obtuvo el Gobierno la certeza de que la cúpula de ETA era ajena a algunos actos de violencia, como el ataque contra la ferretería de un concejal de UPN de Berriozar (Navarra).

De algunos de estos detalles informó ayer Rubalcaba por teléfono y de manera informal a los grupos parlamentarios, incluido el portavoz del PP, Eduardo Zaplana. De hecho, el ministro no ha dejado de mantener esos contactos, también con Zaplana, en los últimos meses. Al PP le negó ayer expresamente que se haya producido la reunión formal y oficial de los emisarios del Gobierno y ETA.

El resultado del contacto reciente entre los intermediarios y ETA ha devuelto el optimismo al Gobierno porque, por ejemplo, se ha conjurado el peligro de un final del alto el fuego en diciembre que auguraban algunos textos de ETA, como el último boletín interno o Zutabe.

Es decir, el Ejecutivo cree haber conseguido, al menos, ganar tiempo hasta enero y cree que entonces podrá encauzarse el proceso.

Los intermediarios trasladaron a ETA la necesidad de poner fin a la violencia callejera y a actos terroristas como el robo de pistolas en el sur de Francia.

De hecho, fuentes autorizadas aseguran que el Gobierno se plantea hacer algún gesto en enero que facilite la marcha del proceso. Aclaran, no obstante, que cualquier movimiento estará condicionado a la ausencia de violencia o cumplimiento estricto del alto el fuego, y a que se facilite la primera reunión entre los emisarios de Zapatero y ETA.

El gesto podría tener que ver con lo que se ha dado en llamar desde la izquierda abertzale la «internacionalización del conflicto». Por ejemplo, en forma de pronunciamiento de algún organismo o personalidad internacional.

En los detalles del proceso sólo están, totalmente, Zapatero, María Teresa Fernández de la Vega y Alfredo Pérez Rubalcaba. No obstante, el presidente del Gobierno mantiene contacto permanente con el líder del PNV, Josu Jon Imaz, y parcialmente con muy pocos dirigentes del PSE.

Zapatero, ayer en el Congreso, se remitió a su ministro del Interior, con quien había preparado la insólita rueda de prensa de la mañana. «Rubalcaba lo ha explicado muy bien», se limitó a decir el presidente del Gobierno en los pasillos de la Cámara.

El ministro repitió ayer a los portavoces de todos los grupos que sólo cuando se produzca el primer contacto con ETA, el Gobierno convocará una ronda formal de reuniones para informarles. De hecho, las citadas fuentes insisten en desligar el reciente contacto de los intermediarios con ETA de la reunión del viernes con Mariano Rajoy.

En la rueda de prensa celebrada ayer en la sede de Interior, Pérez Rubalcaba fue conciso en sus aportaciones. Pero, además del lenguaje gestual de optimismo que derrochó, una sí fue clara: «El proceso está en sus fases preliminares, debemos ser prudentes y discretos».

El ministro se convirtió en un auténtico frontón. Los periodistas le preguntaron más de media docena de veces si había existido ya un contacto directo entre ETA y el Gobierno. Y de todas escapó sin dar una respuesta contundente.

Aseguró que «a día de hoy no hay nada relevante de lo que informar». Y añadió que cuando haya algo destacable, «a los primeros que informará el Gobierno será a los grupos parlamentarios, como el presidente se comprometió en el Congreso».

Sobre la relevancia de los datos volvieron los periodistas, una y otra vez, para saber si se había producido esa reunión en la que, al parecer, la organización terrorista se había comprometido a no romper la tregua. El único comentario que dedicó Rubalcaba a la situación del proceso fue decir que éste se encuentra en sus «fases preliminares» y que pasar a otras «más sustanciales» iba a llevar «algún tiempo».

Insistió en varias ocasiones en que el Ejecutivo, en todo lo que se refiere al llamado proceso de paz, debe ser «prudente y discreto».

«La obligación del Gobierno es saber cómo va el proceso, y tiene muchos medios para saberlo, pero tiene que preservarlos», indicó el ministro del Interior.

Las continuas preguntas sobre la situación del proceso sólo lograron arrancar a Rubalcaba la siguiente frase: «El Gobierno no es más optimista o más pesimista que hace 15 días». También fue interrogado sobre si Zapatero trasladará al jefe de la oposición, Mariano Rajoy, alguna información «relevante» durante el encuentro que ambos mantendrán el viernes en La Moncloa, pero tampoco hubo respuesta. «Hablarán de lo que deseen», remachó.

«Comprensión»

Por ello, pidió a los medios de comunicación «comprensión», la que también el ministro ha expresado que mantiene con ellos, «obligados» a informar continuamente de una cuestión que «importa a los ciudadanos». Aseguró que durante estos días él lee un día un artículo con una tesis sobre el proceso en un diario y, al día siguiente, la tesis contraria en el mismo diario. Volvió a repetir que el proceso no se puede televisar ni radiar y que la discreción es «obligación» del Gobierno.

Añadió que sólo «en contadísimas ocasiones» su departamento ha desmentido alguna información, a pesar de que tenía la posibilidad de haberse convertido en el Ministerio «de los desmentidos», y propuso a los medios encontrarse cada 15 días, aunque no les prometió poder dar muchas explicaciones.

LAS FRASES DE RUBALCABA

«A día de hoy, no hay nada relevante que el Gobierno entienda que deba ser objeto de información a los grupos parlamentarios».

«El 'proceso de paz'se encuentra en sus fases preliminares y el Gobierno no es ni más ni menos optimista ni pesimista que hace 15 días».

«La obligación del Gobierno es saber cómo va el proceso y tiene muchos medios y vías para saberlo, pero todas ellas tienen que ser preservadas».

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Feliz Navidad

Entradas populares de este blog

Los agujeros negros del 11-M.- Links

EL CHULO TXAPOTE

Los agujeros negros XIII - La dinamita fantasma