Banner QSVTV

 

 

   La paz sin honor no es paz, es rendición.

 
Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters

        

  Image hosting by Photobucket

    Escribeme

   
 

   Prensa Digital 
Apycom Java Applets
Links solidarios
Apycom Java Applets

Links 

Apycom Java Applets
Otras  bitácoras
Archivos




18.11.06

 

La rebelión cívica de las víctimas del terrorismo

 

18-11-06



TRIBUNA LIBRE

La rebelión cívica de las víctimas del terrorismo

AGAPITO MAESTRE

Si la rebelión cívica que lleva a cabo la AVT no puede con el totalitarismo de Zapatero, la democracia en España corre el riesgo de quedar reducida a una cuestión nominal. ¿Qué es la rebelión cívica? Es una forma de contestación de las víctimas del terrorismo contra quienes les niegan el espacio público para rehabilitarse como ciudadanos. Contestación ciudadana, sí, a través de manifestaciones, protestas, declaraciones, organización de foros públicos de debate...

Contestar cívicamente es hacer Política con mayúscula, atravesando diferentes fases, que van desde la objeción de conciencia y la desobediencia civil, pasando por formas de rebelión cívica propiamente dichas -por ejemplo, decirle al presidente del Gobierno que puede ser acusado de alta traición a la nación española por su pacto con ETA-, hasta una figura nueva que está construyéndose, poco a poco, tentativamente en las actividades de los miembros de la AVT no tanto ya como víctimas sino como ciudadanos que quieren influir en el tejido político.

(.../...)

¿Qué es el totalitarismo de Zapatero y el PSOE? El intento declarado y permanente de que las víctimas no puedan participar en el espacio público sin pasar por la aceptación de la política secreta de negociación del Gobierno con ETA. El totalitarismo es el intento de reducir la Política con mayúscula al enjuague de Zapatero con la banda terrorista. Después de que los etarras redujeron a los ciudadanos a víctimas, o sea, los inhabilitaron precisamente como ciudadanos -matándolos, lesionándolos, secuestrándolos, torturándolos, etcétera-, hay políticos socialistas que persisten en que las víctimas queden reducidas de por vida a esta condición sin posibilidad de rehabilitación en la principal facultad dañada: su ciudadanía. Por eso, precisamente, la AVT insiste en que su lucha es una contestación ciudadana, una rebelión cívica, para que nada ni nadie les impida volver al espacio público que los definía como ciudadanos de la nación española, y que les había sido arrebatado por los terroristas.

Para la AVT, la vuelta de la víctima al espacio público para rehabilitarse como ciudadano es, pues, prioritario sobre cualquier otra consideración. Más que una vuelta, en estos momentos de ocupación del espacio público por el PSOE, es necesario hablar de conquista, de lucha permanente, para que ese espacio no sea propiedad material de nadie en concreto -por ejemplo, del Gobierno- y sea potencialmente de todos los ciudadanos, también de las víctimas. Sólo en este contexto pueden, en verdad, comprenderse todas las maldades que llevan dentro las críticas que han hecho a la AVT un diputado nacional del PSOE, Hernando, y las declaraciones de Gregorio Peces-Barba en Elche. El primero farfulló en el Congreso de los Diputados una serie de descalificaciones contra la asociación de víctimas. Son las mismas que viene repitiendo el PSOE desde que llegara al poder. Todas derivan de una concepción totalitaria de la política: la víctima no puede ni debe rehabilitarse en el espacio público, o sea, no le está permitido ser ciudadano nada más que a través de lo que digan los partidos políticos, o peor, de lo que diga el Gobierno.

O la víctima se somete al dictado del Gobierno o se la persigue hasta estigmatizarla como mera víctima, poco más que un objeto de conmiseración. Lo decisivo es que la víctima no haga política, no participe en la esfera pública, o sea, no vuelva al ámbito del que fue expulsada por el terrorista. Cualquier cosa es buena para la víctima, según la insultante concepción del Gobierno, excepto pretender rehabilitar su dignidad ciudadana a través de la recuperación del espacio público del que fue expulsada por el terror.

La perversidad no es nueva. Viene de tiempos inmemoriales del terrorismo revolucionario. La víctima sólo debe ser objeto de trueque y conmiseración. Porque nunca debe abandonar su condición de caída, muchos perversos analistas siguen las consignas venenosas del Gobierno: las víctimas no deben entrar en política. Las víctimas tienen que quedar reducidas a esta condición, sólo preocupadas por sobrevivir. Arrastrarse por la vida, con el estigma de caído, es el papel que le reserva a la víctima el actual dueño de la escena política. Taparle la boca, o mejor, sus reivindicaciones ciudadanas, con indemnizaciones por sentencias judiciales es a lo máximo que puede aspirar la víctima; por este camino, el comportamiento del diputado Madina y el de la señora Manjón mueven, en verdad, a la conmiseración. Las víctimas, en fin, podrán ser exhibidas por los poderosos los días de fiesta, pero siempre que no levanten demasiadas sospechas sobre su recuperación ciudadana. Las víctimas tienen que seguir sufriendo la afrenta, mientras que la política es un asunto de la estricta incumbencia de los partidos políticos.

He ahí el mensaje final del PSOE respecto a la víctima. Eso es todo lo que hay detrás del farfulleo del tal Hernando. Una consigna, por otro lado, perfectamente recogida y sintetizada en estas chabacanas declaraciones de Peces-Barba: «Las críticas que me hacían desde la Asociación de Víctimas del Terrorismo me entraban por un oído y me salían por el otro». Pobre. Son palabras impropias de alguien que se pretende filósofo del Derecho o, sencillamente, jurista de toda la vida. En efecto, para él las víctimas sólo eran y son objetos para traficar sobre sus sufrimientos, de ahí que considere que el problema central es la «relación entre sentencia e indemnizaciones a las víctimas». La Justicia y la ciudadanía heridas han quedado reducidas a una mera indemnización. Terrible.

Desde esta concepción crematística de la política y la Justicia, a la víctima sólo se le permite, en el mejor de los casos, curarse las heridas físicas, también se la protege para que realice sus actividades privadas, incluso se le presta asistencia judicial para atender ciertos derechos civiles, pero, ojo con la víctima que se atreva a salir a lo público, al ámbito donde fue dañada, atacada y aterrorizada, para exigir reconocimiento de su dignidad ciudadana. A la que quiera rehabilitarse como ciudadano, según Zapatero y su gente, hay que perseguirla. Esto es tanto como ocultar la dimensión política del crimen de ETA. Esto es una forma de entregarse a la causa por la que ETA asesina y aterroriza a honrados ciudadanos. Esto es, en efecto, olvidar que la banda mata ante todo y sobre todo a ciudadanos españoles, a seres humanos, en su calidad de pertenencia a un espacio público llamado España.

La conclusión es obvia: porque el terrorista atenta antes contra el ciudadano que contra el hombre despojado de atributos, el Estado de Derecho tiene que proteger a la víctima para que ésta se rehabilite en primer lugar en el ámbito público, España.

Agapito Maestre es catedrático de Filosofía, escritor y ensayista.


Lea mas

 

Francia alerta que ETA está tan activa como antes del alto el fuego

 

18-11-06



ALTO EL FUEGO / Las formaciones vascas intentan con Batasuna un acuerdo sobre el funcionamiento de la mesa de partidos que acabe con el actual bloqueo / Tony Blair aconsejó a Zapatero que evitara tiempos muertos

Francia alerta que ETA está tan activa como antes del alto el fuego

FERNANDO GAREA

MADRID.- El Gobierno ha recibido en las últimas semanas datos negativos de las autoridades francesas sobre la voluntad de ETA de abandonar la violencia.

Estos datos muestran movimientos constantes de los miembros de ETA, similares a los que realizaban normalmente antes de decretar el alto el fuego.

Obviamente, entre la información transmitida desde Francia se incluye el robo de armas el pasado 23 de octubre en Vauvert. Los otros datos negativos se refieren a robos de coches, desplazamientos de terroristas y comunicaciones de los presos en Francia, entre otros.

En paralelo, el Gobierno ha recibido información de las Fuerzas de Seguridad del Estado y obtiene datos por las vías de contacto indirecto que mantiene desde el inicio del proceso.
(.../...)

Fuentes autorizadas del Gobierno mantienen su pesimismo de las últimas semanas basado en la imposibilidad de lograr un gesto de ETA para desmarcarse o explicar actuaciones como el robo de armas en el sur de Francia. Es decir, ni los datos que aportan las autoridades francesas, ni las informaciones de las Fuerzas de Seguridad, ni las recibidas por los cauces habituales dan por el momento respuesta positiva a la pregunta de si ETA tiene voluntad de hacer definitivo el alto el fuego iniciado el pasado mes de marzo.

El Gobierno da por hecho que el robo de armas no es obra de un comando incontrolado y los actos de violencia callejera o kale borroka tampoco se producen al margen de la cúpula de ETA o la dirección de la ilegalizada Batasuna. En ninguno de los dos casos se han producido, hasta el momento, pronunciamientos públicos desmarcándose de esas actuaciones, tal y como ocurre siempre que se atribuye a la organización terrorista actos que no controla.

Otro elemento negativo es la supuesta nueva remesa de cartas de extorsión de la que informó ayer El Correo sobre la misma. La vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, dijo no tener datos y anunció una investigación. Dejó claro que el robo de armas fue obra de ETA, pero dijo que oficialmente no han recibido el informe definitivo de Francia con las investigaciones, aunque se ha sobrepasado ya ampliamente el plazo pedido por las autoridades galas.

No obstante, el dato positivo es el esfuerzo de los últimos días desde distintas organizaciones abertzales para intentar hacer ver que no se produjo hace una semana un intento de quemar a un policía en Bilbao.

En esta situación, el llamado proceso de paz se encuentra congelado o estancado porque la reunión entre el Gobierno y ETA, que estaba prevista para el verano, no tiene fecha y, según las previsiones más optimistas del Ejecutivo, de celebrarse no será antes de principios de 2007.

Eso no quiere decir que no se mantengan los contactos indirectos con ETA y los directos entre los partidos vascos y Batasuna. No se prevén avances inminentes, pero fuentes autorizadas del Gobierno consideran que no es previsible que ETA rompa el proceso y el alto el fuego, aunque se esfuerce en mantener operativos sus comandos. Además, el Ejecutivo da mucha importancia a la presión de los reclusos de ETA para que avance el proceso de paz y a la acuciante necesidad de Batasuna para poder concurrir a las elecciones municipales de mayo de 2007.

Si antes no hay movimientos positivos en ETA que faciliten, a su vez, gestos de Zapatero, el Gobierno basa sus esperanzas en los avances que pueda haber en las gestiones de los partidos vascos con Batasuna para poner en marcha la llamada mesa de partidos. Ya ha quedado claro que ésta no se constituirá antes de los comicios de mayo y siempre con la condición de que Batasuna acepte la legalidad, pero el Ejecutivo cree que antes de final de año puede llegarse a un acuerdo sobre su metodología y los temas que pueda incluir.

El acuerdo de los partidos vascos iría seguido de una declaración de Zapatero avalando su funcionamiento y situando al final del proceso el referéndum que se exige en cada reforma estatutaria. La tesis de La Moncloa es que la exigencia de mayorías cualificadas, que obligue a pactar entre nacionalistas y no nacionalistas, permita el compromiso de aceptar en las Cortes sus acuerdos.

Fernández de la Vega reiteró ayer que el límite es la Constitución y en ese marco no cabe el derecho de autodeterminación. Reiteró que cualquier paso está condicionado a la ausencia de violencia.

Evitar tiempos muertos

La decisión del presidente del Gobierno es la de evitar en lo posible que el proceso de paz se estanque. Fuentes próximas a Zapatero explican que el pasado 3 de octubre el primer ministro británico, Tony Blair, le dio en Madrid dos consejos sobre el proceso de paz: que evite tiempos muertos y que mantenga contacto permanente con el entorno de ETA.

Para lo primero, las citadas fuentes aseguran que intenta «alimentar cada día el proceso» y aplicar lo que en público dijo Blair: «Determinación paciente, imaginación y creatividad» para sortear las dificultades. Es decir, buscar salidas al bloqueo como la de las reglas de funcionamiento de la mesa de partidos.

Sobre los contactos, Blair le explicó que durante el proceso de paz en Irlanda del Norte él siempre mantuvo una línea directa con el IRA, incluso en los peores momentos. Zapatero le explicó que sus contactos son indirectos, pero blindados. El presidente sigue teniendo la percepción de que el proceso de paz puede ser irreversible.


Lea mas

 

FRANCIA IGNORA A UNA ETA QUE SIGUE REFORZANDO SU ESTRUCTURA

 

18-11-06



Editorial

FRANCIA IGNORA A UNA ETA QUE SIGUE REFORZANDO SU ESTRUCTURA


Jacques Chirac ha dicho en más de una ocasión que el conflicto vasco es un asunto interno del Estado español. La frase ofende a los etarras por cuanto tiene de desprecio de sus reivindicaciones políticas, que son ignoradas sistemáticamente por los gobiernos franceses.

En el juicio contra el aparato logístico de la banda que comenzó ayer en París, el etarra José Ignacio Esparza Luri -aquel que llamaba «gorrinos» a los dirigentes del PSOE en unas notas incautadas por las Fuerzas de Seguridad- leyó un comunicado en el que la banda amenaza a Francia con «prolongar» y «extender» a su territorio la lucha armada que mantiene en España desde hace casi 40 años.

(.../...)

Según el documento, Francia ha optado por una estrategia «absurda» y «grotesca» de «cerrar la puerta a una salida política al problema vasco», demostrando su «desprecio». Dice la banda que «mientras el Estado francés no reconozca la realidad de este conflicto y los derechos fundamentales del pueblo vasco, el conflicto perdurará».

Son palabras muy semejantes a las de otro comunicado hecho público este verano, en el que ETA se lamentaba de la indiferencia del Gobierno de París hacia el proceso puesto en marcha por la tregua de marzo.

En este punto, la banda tiene razón. Chirac y Villepin desprecian a ETA y no están dispuestos ni siquiera a considerar su existencia. Jamás van a negociar con una organización criminal o van a detenerse a considerar sus reivindicaciones. El ministro del Interior y candidato in pectore a la Presidencia, Nicolas Sarkozy, ni siquiera asistió a la reciente cumbre hispano-francesa, en la que apenas se habló de ETA.

Sarkozy tiene muy claro cómo debe actuar con la banda: metiendo en la cárcel a sus miembros y desmantelando sus estructuras en Francia. EL MUNDO revela hoy, por cierto, que el Gobierno francés ha enviado al Ministerio del Interior informes que indican que ETA ha recuperado el nivel de actividad que tenía justo antes de iniciar la tregua. En este contexto hay que inscribir la acumulación de armas, el robo de coches y el fortalecimiento de la red logística de la banda.

Ésta es la situación, por mucho que ayer Otegi pidiera impulsar el proceso de negociación mediante «una aproximación suficiente» en la creación de la mesa de partidos y la cuestión navarra. El Gobierno está atado de pies y manos para negociar mientras ETA no haga ese «gesto» que le pidió Zapatero hace unos días de anunciar que renuncia definitivamente -y sin posibilidad de marcha atrás- a la violencia.

Pero la banda parece haber optado por una estrategia de incremento de la presión, que pasa por la movilización de sus bases y la vuelta a la kale borroka. En estas condiciones, el Gobierno no puede ni debe dar un solo paso, ya que, como aprobó el Congreso, cualquier diálogo con la organización independentista requiere una total ausencia de violencia. Ni estamos en esa situación ni vamos camino de ella.


Lea mas

 

Peones Negros, sociedad civil

 




Peones Negros, sociedad civil

Federico Quevedo

Sábado, 18 de noviembre de 2006


El día 11 de cada mes se reúnen en cerca ya de cuarenta ciudades españolas en memoria de las víctimas del terrorismo. Son miles de personas que claman, en silencio, por la verdad. Les prometí unas palabras y este es hoy mi sincero homenaje a quienes no se han dejado achantar por la verdad oficial y por los insultos y las mentiras de sus guardianes, y se concentran en silencio con una sola obsesión, la de saber qué fue lo que pasó aquel 11 de marzo de 2004, pero llevados también por un compromiso con todas las víctimas del terrorismo para salvaguardar su memoria y su dignidad y que nunca deje de haber justicia para ellas. Pero, fíjense, para mí esas concentraciones, cada vez más numerosas, son algo más. Peones Negros, la plataforma surgida a la sombra del blog de Luis del Pino, se ha convertido en un fenómeno de resistencia de la sociedad civil, e incluso ha traspasado nuestras fronteras buscando el hermanamiento de aquellas sociedades que también buscan respuestas a su falta de libertad. Así, en Venezuela ha nacido 11 Vive, una convergencia de la búsqueda de la verdad del 11-M y la indignación por los muertos del 11 de abril de 2002 a manos de la represión chavista.
(.../...)

Les explico, para que lo sepan quienes no conozcan este movimiento que ha surgido en la red, que Peones Negros toma su nombre de una reflexión publicada en Internet titulada Peones negros, alfiles blancos, en la que se comparaban los sucesos del 11-M con una partida de ajedrez en la que los primeros en mover ficha han sido los terroristas y todo el entramado que subyace detrás de su acción y del que hoy sabemos, todavía, muy poco, y que corresponderían, en el tablero, a las fichas blancas. El siguiente movimiento lo hacen los peones negros, vanguardia en la defensa de su rey. Bien, es solo una metáfora que ojalá no se siga representando porque, en ese caso, cada movimiento de las blancas correspondería a un nuevo atentado. Lo que tiene de simbólico el peón negro se encierra en su propia insignificancia –es la ficha más pequeña y de menos valor en el tablero-. Sin embargo, juntos, los peones negros pueden ser una multitud de gentes tenaces y dispuestas a llegar hasta el final de la verdad del 11-M. Ese es, precisamente, el gran mérito de la sociedad, la razón por la que es necesaria para que una democracia sea sana y crezca en sus propios valores.

El éxito que ha tenido Peones Negros ha superado las intenciones de sus precursores. Hoy, la plataforma trasciende su frontera natural en Internet y el blog del que nació forma parte de un todo que va mucho más allá y que tiene ambición de llegar lo más lejos posible, pero respetando siempre ese principio de ser voz de la sociedad civil, alejado de la lucha partidaria, equidistante de los intereses políticos, y por eso abierto a todo aquel que simplemente dude de la verdad oficial, de lo que nos han contado que pasó el 11-M y que hoy sabemos que, en buena parte, sino en todo, es mentira. El día 11 de cada mes los peones negros se concentran, como dicen en el manifiesto que se lee ante las velas que consumen el llanto por los ausentes, “para recordar a ese millar largo de españoles asesinados y a las decenas de miles de heridos en la lucha que la Constitución y la Democracia sostienen, desde hace ya treinta años, contra aquellos que odian la Libertad, la Democracia y la Constitución”. Los terroristas y quienes les ampararon hicieron de aquellos trenes máquinas de la muerte en las que los seres humanos fueron “rebajados a su mínimo común denominador de la propia vida orgánica, sumidos en el más oscuro y hondo abismo de la igualdad primaria, como ganado, como materia, como cosas que no tuvieran cuerpo ni alma, siquiera una fisonomía en que la muerte pudiera estampar su sello”.

Hannah Arendt se refiere, con esas palabras, al Genocidio judío, pero son perfectamente exportables a la voluntad asesina de quienes llevaron a cabo los atentados de Atocha, porque en la naturaleza de los mismos subyacía el mismo desprecio por la vida humana, el mismo deseo de aniquilación que alimentaba la barbarie de los campos de exterminio. “Más allá de las capacidades de comprensión humana está la perversidad deforme de quienes establecieron semejante igualdad. Pero igualmente deformada y allende el alcance de la justicia humana está la inocencia de quienes murieron en esta igualdad”, y cuya memoria no puede ser borrada, ni su recuerdo sumido en el olvido. Su memoria y su recuerdo nos obligan a seguir buscando la verdad, porque a día de hoy seguimos sin saber quiénes pusieron las bombas, quiénes las fabricaron, qué explosivo utilizaron, por qué se han falsificado pruebas que han servido para sostener el sumario. Pero nos obligan, sobre todo, a seguir luchando por la libertad que ese mismo día quedó herida de muerte, en la medida que los terroristas consiguieron condicionar el resultado de las urnas y la política posterior que ha llevado a cabo el Gobierno de Rodríguez Zapatero.

Peones Negros simboliza, como pocas veces ha ocurrido hasta ahora, el hastío de una sociedad que se resiste al engaño y a la mentira, que se resiste a la manipulación y a la vergüenza, que se niega a ceder al chantaje de los terroristas, sean los que sean, que en modo alguno está dispuesta a permitir que se negocie con su libertad. Por eso cada concentración, cada día 11 en los que empieza a ser ya multitud la gente que se une en una sola voz exigiendo la verdad y el respeto a la memoria de las víctimas, se empieza a trascender la razón de los encuentros y se extiende la protesta a todo el ámbito de actuación del Gobierno de Rodríguez Zapatero, sin desvirtuar la razón última de cada una de esta concentraciones. Y es que, obviamente, lo uno es consecuencia de lo otro. Despreciar estas citas sería una estupidez por parte de todos.

Lo que allí se reúne no es militancia partidaria, sino hombres y mujeres que sólo buscan la verdad para ser más libres. Por eso, también, se equivocarían de lleno los responsables de Peones Negros si convierten la plataforma en un altavoz de crítica a uno u otro partido, porque estarían desvirtuando la razón última de la llama contestataria que da vida a esta manifestación de la sociedad civil que recuerda al movimiento ciudadano de los últimos años del franquismo y primeros de la Transición. Pero también se equivocarán los partidos políticos si manifiestan un desprecio vulgar hacia esta forma de canalización del descontento, porque no estarán viendo lo grave de la enfermedad que les afecta, y que no es otra que su propia incapacidad para interiorizar los sentimientos y las preocupaciones de la sociedad civil. Por supuesto, habrá quienes los llame fachas, pero eso forma ya parte del modo indecente y sectario con el que la izquierda se dirige a quienes luchan por la libertad.

fquevedo@elconfidencial.com
http://www.elconfidencial.com/opinion/indice.asp?id=2071




Lea mas

 

La AVT cree que "no se conoce toda la verdad" sobre el 11-M y se pregunta por qué había que exculpar a ETA

 



PRESENTA SU ESCRITO DE CALIFICACIÓN
La AVT cree que "no se conoce toda la verdad" sobre el 11-M y se pregunta por qué había que exculpar a ETA
Los servicios jurídicos de la Asociación de Victimas del Terrorismo (AVT) han presentado este viernes el escrito de calificación provisional del juicio que tendrá lugar contra los primeros 29 procesados por los atentado del 11 de marzo de 2004. En su informe, la AVT dice que "no se conoce toda la verdad" sobre estos atentados y subraya que la actuación "monopolística" del juez y la fiscal han aportado "más sombras que luces". La AVT se pregunta por qué ha existido la "necesidad" de exculpar a "otra organización terrorista", en referencia a ETA.

Leer el resto de la noticia aqui.


Lea mas

17.11.06

 

11-M: las víctimas quieren saber y con razón

 

17-11-06



Impresiones

11-M: las víctimas quieren saber y con razón


La Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M pidió ayer a la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional en su escrito de acusación que le permita realizar un análisis por parte de expertos independientes de los focos de los explosivos hallados en los trenes. La asociación señala que la investigación judicial no ha podido dilucidar el tipo de explosivo que se utilizó para provocar la masacre. Y recuerda que el comisario Sánchez Manzano habló de «nitroglicerina» -sustancia presente en el Titadyn- ante la comisión parlamentaria, aunque luego rectificara. Argumenta que es necesario que se haga un nuevo análisis por peritos independientes, ya que no se fía del análisis de los laboratorios policiales, que determinaron «componentes genéricos de la dinamita» sin especificar si se trataba de Goma 2 Eco o de Titadyn. La tesis de la asociación coincide con lo que hemos venido defendiendo en este periódico: que hay que esclarecer la identidad de los explosivos antes del juicio por tratarse de una prueba clave. Pero su escrito pone también en cuestión la furgoneta Kangoo, la mochila de Vallecas y el Skoda Fabia, que considera simples «señuelos» para orientar la investigación hacia la trama islamista. El escrito subraya, por último, que el juez Del Olmo no investigó durante la instrucción los indicios que apuntaban a ETA, lo cual es rigurosamente cierto. La Sala de lo Penal debería, por lo menos, atender esa petición de un nuevo análisis independiente de los explosivos, que, sin duda, van a solicitar en el juicio los abogados de algunos de los imputados.


Lea mas

 

Una asociación del 11-M pide un nuevo peritaje de los explosivos

 

17-11-06



Una asociación del 11-M pide un nuevo peritaje de los explosivos


Solicita al Tribunal que expertos independientes realicen otro análisis de las sustancias halladas en los focos / Sostiene que tanto la furgoneta Kangoo, como la mochila de Vallecas y el Skoda fueron «señuelos» para orientar la investigación

MANUEL MARRACO

MADRID.- La Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M ha impugnado los informes sobre los explosivos relacionados con los atentados y ha solicitado a la Audiencia Nacional que le remita los restos recogidos en los focos de la masacre para que peritos independientes los analicen de nuevo.

Así consta en el escrito de acusación presentado ayer por la asociación que preside Angeles Domínguez ante la Sección Segunda de la Audiencia, responsable de celebrar el juicio. El escrito fija la petición de condena para los 29 procesados en un total de 232.823 años, hace un relato de los hechos vinculados con la masacre y plantea numerosas dudas sobre la investigación. Sobre todo, relativas a los explosivos, cuyos análisis impugna expresamente ante el tribunal.
(.../...)

La asociación de víctimas también expone sus sospechas sobre los hallazgos de la Renault Kangoo, el Skoda Fabia y la mochila desactivada en Vallecas, a los que califica de «señuelos».

El escrito elaborado por el abogado José María de Pablo destaca que «ni el auto de procesamiento, ni el auto de conclusión del sumario, ni siquiera el escrito de acusación del Ministerio Fiscal aclaran el tipo de explosivo que se utilizó en los atentados. Tampoco existen informes de la Policía Científica ni de la Unidad de Desactivación de Explosivos y NBQ que expliquen el tipo de explosivo que se empleó en los trenes».

Añade que «únicamente» se afirma que se detectó la presencia de «componentes genéricos» de las dinamitas, «pero en ningún folio del sumario se aclara algo tan básico como cuáles son esos componentes» [...] ¿Se encontró nitrocelulosa? ¿O ftalato de dibutilo? ¿O tal vez nitroglicerina? Y esa cuestión es clave, ya que según cuáles sean los componentes encontrados, se podría determinar qué tipo de dinamita se empleó».

A su juicio, resulta sospechoso que en todos los demás análisis de explosivos relacionados con el 11-M se hayan detallado los componentes encontrados antes de concluir de qué tipo de explosivo podría tratarse.

Por esa razón solicita a la Sala que pida al laboratorio de la Unidad Central de Desactivación de Explosivos que remita, «sin más excusa, el informe original o nota informativa con los resultados de los análisis realizados sobre los focos de las explosiones a mediodía del día 11 de Marzo de 2004». La asociación considera inverosímil que de los primeros análisis del 11-M no quedase ninguna prueba documental, en la que deberían venir detallados los componentes.

«Está claro que entre esos componentes hay uno cuya existencia resulta incómoda para determinadas personas, entre las que se incluye [Juan Jesús] Sánchez Manzano», máximo responsable de los Tedax. «¿Nitroglicerina quizás?», se pregunta. La nitroglicerina no es un componente de la Goma 2 Eco, pese a lo cual Sánchez Manzano dijo ante la Comisión del 11-M que se había encontrado en los focos del atentado. La asociación rechaza la explicación de Manzano ante el juez Juan del Olmo: que se había equivocado.

«Y este hecho no es en absoluto baladí. Si hay nitroglicerina, es que la dinamita que explotó era Titadine (la única dinamita que tiene nitroglicerina entre sus componentes) y no Goma 2 Eco, lo que conduciría a una implicación tan real y directa como incómoda de la banda terrorista ETA en los atentados del 11 de Marzo».

Al margen de los explosivos, las «enormes dudas y sospechas» que rodean la aparición de la Renault Kangoo y de la mochila de Vallecas -que orientaron la investigación hacia el islamismo- lleva a la asociación a calificarlas de «señuelos». Sobre la Kangoo, indica la acusación «que estaba vacía cuando fue encontrada, y que luego apareció con restos de explosivos que, además, estaban contaminados por la misma sustancia -metenamina- que la muestra patrón que custodiaban los Tedax».

De la mochila de Vallecas resalta «que no fue vista por los Tedax que revisaron los bultos in situ en la estación de El Pozo, que contenía metralla -sin que existan restos de metralla en las autopsias-, que estaba preparada para no explotar y que contenía vestigios de ADN que evidenciaban su manipulación».

Por todo ello, explican que se trata de elementos «muy endebles a la hora de determinar qué tipo de explosivo fue el utilizado en los trenes».

Las dudas se extienden al Skoda Fabia que, tres meses después de los atentados, apareció aparcado a pocos metros de la Kangoo. En él aparecieron rastros genéticos de los terroristas, en particular de Allekema Lamari, cuya participación había defendido la Policía.

«Esto nos lleva a un crudo interrogante: ¿Cómo llegó el Skoda Fabia a la calle Infantado de Alcalá de Henares? ¿Quién tendría interés en aparcar, tres meses después de los atentados, en el mismo lugar donde se encontró en su día la Renault Kangoo, un vehículo cargado de evidencias con el perfil genético de los terroristas? Evidentemente, los terroristas no lo dejaron allí. Evidentemente, los terroristas no podían ser tan poco inteligentes de evitar que quedaran sus huellas en el volante o la palanca de cambios, para luego aparcar el coche en uno de los escenarios de los atentados cargado de ropa con su perfil genético».

Todo esto, junto a otros elementos «que no cuadran», lleva a la asociación a incluir el Skoda en la lista de «señuelos».

La asociación quiere «impugnar expresamente» ante la Sección Segunda numerosos informes periciales sobre explosivos, «por cuanto tratan de ocultar a las partes el nombre concreto de los componentes de la dinamita identificados en los focos, así como los realizados sobre pruebas falsas (señuelos) -mochila de Vallecas, Renault Kangoo y Skoda Fabia-, por estar viciados de origen, al derivarse de pruebas falsas».

También impugna todos los informes elaborados por Sánchez Manzano, «pues su ausencia de conocimientos sobre explosivos -por él reconocida-, junto a la irregular actuación de esta persona [...] hacen que todos los informes firmados por él queden bajo sospecha».

Cuatro tramas, tres identificadas

El escrito describe tres tramas claramente identificadas, a la que se añade una cuarta que participó, pero que no tiene nombres y apellidos:

Primera trama: La trama asturiana, que robó explosivos y los vendió a los terroristas. Su participación se limitó al suministro de explosivos a cambio de un beneficio económico.

Segunda trama: La de Jamal Ahmidan, El Chino, «formada por delincuentes comunes, dedicados fundamentalmente al trapicheo con droga, sin ningún tipo de planteamientos yihadistas ni de radicalismo islámico». Según la asociación, «su participación en los hechos tuvo un interés lucrativo».

Tercera trama: «La trama yihadista de Mustafá Maymouni [encarcelado en Marruecos por los atentados de Casablanca], formada por islamistas radicales. Su participación en los hechos tendría una finalidad político-religiosa yihadista».


«¿Es ETA la cuarta trama?»

A lo largo de las actuaciones, aparecen «una gran cantidad de indicios de la relación de ETA con los atentados sin investigar». Se trataría de la cuerta trama, «formada por personas desconocidas que dieron cobertura logística a las otras tramas, que montaron los artefactos explosivos en Morata de Tajuña la semana anterior a los atentados, y que, muy probablemente, pertenecerían a ETA. [En ese caso] tendría una finalidad política, para forzar un cambio de gobierno en las elecciones que se celebrarían tres días después, y lograr un paisaje político más favorable a sus intereses de autodeterminación».

La Asociación impugna los informes elaborados hasta ahora sobre la intervención de ETA, «por carecer de fundamento científico que soporte un mínimo examen crítico y por existir indicios fundados de la existencia de una consigna para tapar la presunta vinculación de ETA con los atentados».

Trashorras, sólo por Leganés

La dudas sobre lo que estalló en los trenes ha llevado a la Asociación a no acusar al ex minero Emilio Suárez Trashorras por lo sucedido el 11 de Marzo. Sí, en cambio, por los hechos de Leganés, donde quedó confirmado que se empleó la Goma 2 Eco robada por el asturiano. El ex minero afronta una petición de sólo 402 años de cárcel -hubo un geo muerto y otros 18 heridos-, aunque la asociación no descarta acusarle por el 11 de Marzo, dependiendo «de que se acredite o no el tipo de explosivos» que se usó en los mismos.

La asociación pide un total de 232.841 años de prisión para los 29 acusados. Las peticiones más elevadas recaen sobre tres autores materiales (Zougam, Ghalyoun y Bouchar) y tres inductores (El Egipcio, Haski y Belhadj), algo en lo que coincide con la Fiscalía. También coincide con el Ministerio Público en pedir para Carmen Toro, esposa de Trashorras, la pena más baja, cuatro años por tráfico de explosivos.

El calvario de Tudorachescu

La Asociación denuncia la actuación de la Justicia en el caso de la rumana Daniela Tudorachescu. No iba en uno de los trenes atacados, pero el suyo se vio envuelto en humo al estallar el de Atocha. Al salir del vagón, cayó al suelo, fue «pisoteada por la estampida» y sufrió «estrés postraumático, limitación de movilidad del hombro y perjuicio estético». Sin embargo, el escrito dice que el forense de la Audiencia afirmó «de manera completamente gratuita que, dada la situación social de la víctima (sin permiso de residencia y con muy bajos ingresos), posiblemente estaba fingiendo y no había estado en Atocha». Una afirmación «clasista», según la asociación. La fiscal Olga Sánchez «asumió el mismo criterio clasista» y pidió que se le imputara por simulación de delito, lo que fue acordado por el juez Del Olmo. «La consecuencia de todo este calvario es un trágico y grave empeoramiento de su salud psíquica, tal y como esta parte acreditará».


Lea mas

15.11.06

 

Los servicios de información temen un atentado inminente de ETA para presionar al Gobierno de Zapatero.

 



EXCLUSIVA CITY FM. ESTADO DE MÁXIMA ALERTA

Los servicios de información temen un atentado inminente de ETA para presionar al Gobierno de Zapatero.
Máxima alerta en la Guardia Civil

Madrid. Los números de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han recibido la orden de actuar como antes del “Alto el fuego indefinido” allá por el mes de marzo ante las informaciones que proceden de Francia. Esas noticias, recabadas por los servicios de información españoles, hablan de movimientos de comandos en el sur de Francia e incluso no se descarta que por lo menos uno ya allá entrado en territorio español. Además se les avisa a la Policía Nacional, Guardia Civil y miembros del Ejército que extremen las precauciones porque se conoce desde el entorno etarra que estos miembros serían los primeros en ser objetos de atentados por parte de la banda terrorista en Madrid o en el País Vasco. En este punto hay que destacar los intensos controles de los miembros de la Guardia Civil en las carreteras secundarias de Madrid, pueblos cercanos a la Sierra de la capital de España y ciudades dormitorios. Además de un control férreo a todos aquellos coches que entran en las estaciones de tren de Atocha y Chamartín a los que se les mira el maletero a conciencia.





Lea mas

14.11.06

 

La Policía ocultó al juez que seis días antes del 11-M se buscaba a Trashorras y a 'El Chino'

 

14-11-06


11-M / La investigación

La Policía ocultó al juez que seis días antes del 11-M se buscaba a Trashorras y a 'El Chino'

Una testigo declaró en la UCIE el 26 de marzo que la Guardia Civil le preguntó por ellos el 5 de marzo Su declaración no fue enviada al juez y se le tomó otra al día siguiente donde no constan esos datos

FERNANDO LAZARO

MADRID.- La Unidad Central de Información Exterior de la Policía Nacional (UCIE) ocultó al juez que investigaba el 11-M que la Guardia Civil buscaba a José Emilio Suárez Trashorras y a Jamal Ahmidan, El Chino, en Madrid seis días antes de los atentados. Y estos datos estaban acreditados en la declaración realizada ante dos agentes policiales el 26 de marzo de 2004 por una testigo que nunca llegó a manos del juez Juan del Olmo.

B. H. fue llamada por la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil de Leganés el día 5 de marzo para que acudiera con su vehículo. Las placas de su coche habían sido dobladas y el vehículo con las matrículas falsas había tenido un accidente aquella noche. En aquel interrogatorio, los agentes del Instituto Armado le preguntaron si había estado en Avilés (Asturias) y si conocía a José Emilio Suárez Trashorras y a Youssef ben Salah, identidad falsa utilizada por El Chino. Ese vehículo doblado fue el utilizado presuntamente por los autores del 11-M a finales de febrero de 2004 para trasladar la Goma 2 Eco desde Avilés a Madrid.
(.../...)

Tras la matanza, la testigo fue citada a declarar por la Comisaría General de Información. El día 26 de marzo, dos agentes de la Unidad Central de Información Exterior le tomaron declaración, pero jamás fue enviada al juez. A Del Olmo se le envió una segunda que se le tomó al día siguiente donde ya no se le preguntó sobre Suárez Trashorras y El Chino.

EL MUNDO ha tenido acceso a la primera declaración de esta testigo, la del día 26 de marzo de 2004 ante la UCIE, la que nunca llegó al juzgado de la Audiencia Nacional, que consta de seis folios.

Tal y como recoge el acta de su comparecencia del 26 de marzo de 2004 ante la UCIE, la testigo relató que el 5 de marzo, seis días antes de los atentados de Madrid, la Guardia Civil de Tráfico de Leganés la despertó a las 2.00 horas y le preguntó por su vehículo.

Le reclamó todos los datos sobre la matriculación y le preguntó dónde lo tenía aparcado. Ella explicó que había estacionado el vehículo cerca de su casa, en pleno barrio de Salamanca (Madrid). La Guardia Civil le pidió que cogiera el vehículo y se trasladara al «subsector sur, destacamento de Leganés, donde compareció a las 3 horas y 15 minutos», según se indica en la declaración firmada por la testigo.

«Le hicieron una serie de preguntas, tales como si sabía que sus placas estaban duplicadas, que si conocía a dos personas de las que le facilitaron dos nombres, que era un nombre en árabe que no recuerda y otro nombre español del que sólo recuerda el primer apellido que era Suárez, que recuerda este hecho porque lo relacionó con el nombre de Suárez Illana».

La testigo, según consta en la primera declaración, añadió también «que le comentaron que tenían esos nombres porque eran personas que habían circulado con dicho coche [en referencia al Toyota Corolla con las matrículas dobladas], que había multas de trafico en Asturias y en Madrid, en la carretera de Burgos».

Aquel 5 de marzo, la Guardia Civil interrogó a esta testigo por Suárez Trashorras, ex minero procesado por -presuntamente- proporcionar los explosivos a los autores del 11-M, y por Youssef ben Salah, identidad falsa utilizada por Jamal Ahmidan, El Chino, cuando se desplazó desde Avilés a Madrid con el Toyota Corolla doblado. Aquella noche, este vehículo sufrió un accidente en Madrid, cuando era conducido por Gabriel M., El Gitanillo.

La declaración inicial realizada por la testigo ante dos agentes de la Comisaría General de Información no llegó nunca a manos del juez Del Olmo. La testigo fue llamada de nuevo a declarar por agentes de la Unidad Central de Información Exterior (UCIE) justo al día siguiente de su primera declaración. Y B. H. preguntó a los agentes por qué debía acudir de nuevo a las dependencias de la Comisaría General, en el complejo madrileño de Canillas. La respuesta: había habido un «problema informático» y se había estropeado el soporte en el que se había recogido la primera declaración.

La testigo acudió de nuevo a la carretera de Canillas el día 27, a prestar de nuevo declaración. Su testimonio fue recogido por otros dos funcionarios, diferentes a los que firmaron el acta de declaración el día anterior. De los primeros no hay noticias en ninguno de los escritos enviados posteriormente al juez instructor de la causa.

Sin copia

La testigo compareció de nuevo sin poner objeciones. Poco acostumbrada a frecuentar instancias policiales, no le sorprendió que no le facilitaran copia de su declaración primera. Los nuevos agentes prácticamente calcaron la primera declaración, de la que, en teoría, no existía, según explicaron ellos, copia por problemas informáticos. Sin embargo, se da la circunstancia de que las preguntas fueron prácticamente las mismas que el día anterior y las respuestas, también. Incluso, el orden en el que se realizó el interrogatorio fue el mismo que el del día 26.

En la declaración enviada al juez y que consta en el sumario con los folios 4.314 a 4.317, el interrogatorio es similar. Los agentes también le preguntan por la llamada de la Guardia Civil realizada el día 5 de marzo, seis días antes de los atentados de Madrid.

Sin embargo, el encuentro con la Guardia Civil ese día 5, en la primera declaración se detalla en casi tres folios, mientras que en la que finalmente llega a la Audiencia ocupa algo más de un folio. La testigo cuenta de nuevo que aquella noche la llamaron desde el destacamento de Tráfico de Leganés. Con las mismas palabras, queda recogido cómo tiene que desplazarse hasta esa localidad madrileña con el polémico vehículo para demostrarles a los agentes que no ha sido sustraído.

En la primera declaración es, a preguntas de los agentes de la UCIE, cuando B. H. cuenta cómo los agentes le preguntaron por Suárez y «por un nombre en árabe». En la segunda declaración, esas preguntas ya no fueron realizadas por los agentes y la testigo no lo narra. Así, esa parte de la declaración queda reducida a la mitad.

El acta de declaración del día 26 de marzo consta de seis folios. EL MUNDO tiene una copia íntegra del documento firmada por los agentes que realizaron la comparecencia y por la testigo. El acta enviada a la Audiencia Nacional consta de cuatro folios.


Lea mas

 

Una comisión para conocer la verdad

 

14-11-06



Impresiones

Una comisión para conocer la verdad


El PP registrará una petición en las próximas horas en el Congreso para solicitar la creación de una comisión de investigación para averiguar quiénes promovieron la falsificación del documento en el que se vinculaba a ETA con el 11-M. Eduardo Zaplana, portavoz del PP, recordó que fue Diego López Garrido, su homólogo en el PSOE, quien se mostró partidario de esclarecer quiénes habían sido «los instigadores» de la falsedad cuando Garzón interrogaba a los peritos. Estos fueron exculpados por la juez Gemma Gallego, que acaba de acusar de falsedad y falso testimonio a la cúpula de la Policía Científica. Según los testimonios recabados por la juez, todo apunta a que Santano y los mandos de esa unidad ordenaron la realización de otro informe que ocultara ese posible vínculo con ETA. Ello es muy grave y justificaría la creación de la comisión de investigación. Pero además hay serios indicios de que Garzón y la Fiscalía pudieron concertar su actuación en este caso con la cúpula de Interior. ¿Tuvo el Gobierno algo que ver en ello? Sólo podremos saberlo si el PSOE accede a crear esa comisión, que es compatible con la investigación judicial, ya que se limitaría al ámbito político. El caso de los peritos es el tercer escándalo en el que todo apunta a una utilización de las Fuerzas de Seguridad del Estado con fines partidistas. El primero fue el llamado caso Bono y el segundo, el del chivatazo a ETA, en el que aparece implicado Telesforo Rubio, ex comisario general de Información. Ni en este asunto ni en el de los peritos el Gobierno está demostrando el mínimo interés en conocer la verdad.


Lea mas

 

Un 'tedax' dice que la Goma 2 de Trashorras era como la de ETA

 

14-11-06



11-M / Los interrogantes

Un 'tedax' dice que la Goma 2 de Trashorras era como la de ETA


El jefe del Grupo de Oviedo recuerda que la dinamita hallada en el garaje del minero era del mismo tipo que la empleada por la banda

PATRICIA DEL GALLO. Corresponsal

GIJON.- El agente de los Tedax, jefe del Grupo de Oviedo, que sustituyó al policía fallecido que debía declarar en el juicio del caso Pipol sobre la dinamita hallada en el garaje de Avilés aseguró que los cartuchos eran de Goma 2 Eco y que en el envoltorio figuraba como fecha de fabricación el 8 de julio de 2000, un año antes de ser incautados.
l
El garaje era compartido supuestamente por Antonio Toro y su cuñado José Emilio Suárez Trashorras, imputados por esta causa y también por el 11-M, junto a José Ignacio Fernández Díaz, alias Nayo. Trashorras trabajó en Mina Conchita hasta el año 2000, aunque en su testimonio ante el juez negó haber tenido acceso a los explosivos, informa Europa Press.

(.../...)

El agente también confirmó ante la Audiencia Provincial de Asturias que explosivos como los hallados en el garaje se utilizan en las minas. El Tribunal no aceptó incluir unas fotos sobre ellos que llevaba el testigo y rechazó de nuevo el informe sobre éstos elaborado por el laboratorio de Madrid.

El agente, que lleva 20 años en el Cuerpo Nacional de Policía, 14 de los cuales estuvo destinado en el País Vasco, explicó que, por su experiencia, pudo comprobar sin falta de análisis de qué tipo de dinamita se trataba, ya que era la utilizada por «la banda terrorista ETA en atentados».

Pese a que el testigo no estuvo presente cuando la dinamita fue recogida y llevada a las dependencias policiales, días después señaló que vio los explosivos y los detonadores. Según su testimonio, la dinamita estaba «encartuchada en el papel que suele venir». En él constaba que eran cartuchos de Explosivos Riotinto, además de la sección y la longitud.

Asimismo, el agente explicó que pudo averiguar que era Goma 2 ECO por las propias características de este tipo de explosivos, como la textura o el olor. «He tenido bastante contacto con este material», indicó en alusión a su experiencia en el País Vasco. El agente concretó que el contacto con la Goma 2 Eco siempre le produce dolores de cabeza, y en esa ocasión también se los causó. «Ya me pasó en algún zulo de ETA y aquí me volvió a pasar», puntualizó.

El policía concretó que la numeración que aparecía en los cartuchos (nº 4 y nº 5) corresponde al orden de colocación cuando se secuencian en las minas los explosivos, e indicó que estos detonadores son «muy sensibles» y que pueden explotar con cualquier roce o con cargas estáticas. También certificó que pueden estallar en la mano, por lo que no es de extrañar que al testigo y también imputado por el 11-M Rafá Zouhier le explotara uno en la mano.

El fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Asturias, Gerardo Herrero, aseguró ayer que es «bastante normal» que un minero retirado estuviera en posesión de algún cartucho de dinamita en 2001. Ése es el motivo por el que, a su juicio, no se dio mucha importancia al hallazgo de 16 cartuchos de Goma 2 Eco y 94 detonadores en el garaje de Trashorras en el marco de la operación Pipol.

Sobre este proceso judicial, el fiscal jefe señaló que «no va a servir para aclarar nada de lo ocurrido», sino más bien «para acreditar lo que está plasmado en el escrito de acusación del fiscal». Herrero considera que se trata, ante todo, de un asunto de drogas, pero que, al aparecer los explosivos «de casualidad» y dada la «importancia mediática» de algunos de los acusados, el proceso ha derivado a otros fines.


Lea mas

 

El PP pide una Comisión que investigue el informe falsificado sobre el 11-M

 

14-11-06



El PP pide una Comisión que investigue el informe falsificado sobre el 11-M


AGUSTIN YANEL

MADRID.- El PP solicitó ayer formalmente al Congreso de los Diputados que investigue la supuesta falsificación del informe sobre los atentados del 11 de Marzo de 2004 redactado por tres peritos en el que se refería la posibilidad de que ETA tuviera alguna relación con esa masacre. Pero esta petición no va a prosperar, pues el PSOE anunció poco después que la rechazará, porque es un asunto que ya está en manos de los jueces.

Aunque en un primer momento los tres peritos fueron imputados por el juez Baltasar Garzón, posteriormente la magistrada Gemma Gallego consideró que no habían cometido delito alguno e imputó a sus superiores jerárquicos.
(.../...)

El portavoz parlamentario del PP, Eduardo Zaplana, dijo ayer que el Congreso debe crear una comisión para investigar este asunto. Y señaló que, como el portavoz del PSOE en el Congreso, Diego López Garrido, afirmó en su día que los jueces iban «a descubrir quiénes han instigado a los tres peritos a falsificar un documento público», el PSOE deberá votar ahora a favor de crear esa comisión de investigación.

Esta propuesta de Zaplana cuenta con el respaldo del presidente del PP, Mariano Rajoy, a pesar de que en los últimos días se ha comentado que el líder de los populares ha ordenado a su partido no hacer del 11-M el centro de su tarea de oposición y utilizar este asunto sólo cuando exista alguna novedad. «¿Usted cree que yo pediría crear una comisión de investigación como ésta sin el conocimiento del presidente de mi partido?», indicó Zaplana.

En cualquier caso, Diego López Garrido aclaró ante los periodistas, poco después, que esos deseos del PP no se van cumplir.

Zaplana afirmó que este caso es gravísimo, porque se trata de la supuesta falsificación de un informe policial que debe ser enviado al juez. Por eso quiere que el Congreso investigue las responsabilidades políticas que pueda haber.

Además, López Garrido consideró «llamativo» que el portavoz del PP plantee esta solicitud en contra de lo que, «según se nos dice», ha acordado su partido de no utilizar tanto los atentados del 11-M como ha hecho hasta ahora. «Zaplana vuelve a traer el 11-M al Parlamento, que es lo que quiere, contradiciendo lo que, al parecer, ha ordenado Rajoy», añadió.

Al preguntarle si no tiene «sintonía» con Rajoy, Zaplana recordó que él pertenece a todos los órganos de dirección del PP: «Yo me dedico a trabajar para ganar las próximas elecciones, y no a ver quién es más marianista o más aznarista».

Desde la sede del PP, Angel Acebes corroboró la decisión y aclaró -en línea con lo pedido por Alberto Ruiz-Gallardón en la reunión de maitines- que el PP no pretende con esta comisión investigar la «autoría» del 11-M, sino la «falsificación» hecha por Interior.



Lea mas

 

Recurso contra Escribano

 

14-11-06



Recurso contra Escribano


MARIA PERAL

MADRID.- La Abogacía del Estado recurrió ayer en apelación la decisión de la juez Gemma Gallego de dejar sin efecto la imputación -acordada por Garzón- de los peritos de la Policía Científica Manuel Escribano, Isabel López y Pedro Manrique.

En un llamativo recurso en el que el defensor de la Administración pide que se revoque la exoneración de tres funcionarios, se afirma que la resolución judicial «carece de la suficiente motivación» y se sostiene que deben «aclararse» aspectos «que afectan muy singularmente a Escribano».

Se refiere a un «informe de la Policía Científica» sobre el registro ordenado por Garzón en la mesa de Escribano, donde se intervino un disquete con el informe pericial mutilado por los propios responsables de la Policía Científica y publicado por EL MUNDO, así como escritos «de los que se infiere una situación de tensión» con su jefe, Ramírez.


Lea mas

 

La Policía ocultó al juez que seis días antes del 11-M se buscaba a Trashorras y a 'El Chino'

 

14-11-06



11-M / La investigación

La Policía ocultó al juez que seis días antes del 11-M se buscaba a Trashorras y a 'El Chino'


Una testigo declaró en la UCIE el 26 de marzo que la Guardia Civil le preguntó por ellos el 5 de marzo Su declaración no fue enviada al juez y se le tomó otra al día siguiente donde no constan esos datos

FERNANDO LAZARO

MADRID.- La Unidad Central de Información Exterior de la Policía Nacional (UCIE) ocultó al juez que investigaba el 11-M que la Guardia Civil buscaba a José Emilio Suárez Trashorras y a Jamal Ahmidan, El Chino, en Madrid seis días antes de los atentados. Y estos datos estaban acreditados en la declaración realizada ante dos agentes policiales el 26 de marzo de 2004 por una testigo que nunca llegó a manos del juez Juan del Olmo.

B. H. fue llamada por la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil de Leganés el día 5 de marzo para que acudiera con su vehículo. Las placas de su coche habían sido dobladas y el vehículo con las matrículas falsas había tenido un accidente aquella noche. En aquel interrogatorio, los agentes del Instituto Armado le preguntaron si había estado en Avilés (Asturias) y si conocía a José Emilio Suárez Trashorras y a Youssef ben Salah, identidad falsa utilizada por El Chino. Ese vehículo doblado fue el utilizado presuntamente por los autores del 11-M a finales de febrero de 2004 para trasladar la Goma 2 Eco desde Avilés a Madrid.
(.../...)

Tras la matanza, la testigo fue citada a declarar por la Comisaría General de Información. El día 26 de marzo, dos agentes de la Unidad Central de Información Exterior le tomaron declaración, pero jamás fue enviada al juez. A Del Olmo se le envió una segunda que se le tomó al día siguiente donde ya no se le preguntó sobre Suárez Trashorras y El Chino.

EL MUNDO ha tenido acceso a la primera declaración de esta testigo, la del día 26 de marzo de 2004 ante la UCIE, la que nunca llegó al juzgado de la Audiencia Nacional, que consta de seis folios.

Tal y como recoge el acta de su comparecencia del 26 de marzo de 2004 ante la UCIE, la testigo relató que el 5 de marzo, seis días antes de los atentados de Madrid, la Guardia Civil de Tráfico de Leganés la despertó a las 2.00 horas y le preguntó por su vehículo.

Le reclamó todos los datos sobre la matriculación y le preguntó dónde lo tenía aparcado. Ella explicó que había estacionado el vehículo cerca de su casa, en pleno barrio de Salamanca (Madrid). La Guardia Civil le pidió que cogiera el vehículo y se trasladara al «subsector sur, destacamento de Leganés, donde compareció a las 3 horas y 15 minutos», según se indica en la declaración firmada por la testigo.

«Le hicieron una serie de preguntas, tales como si sabía que sus placas estaban duplicadas, que si conocía a dos personas de las que le facilitaron dos nombres, que era un nombre en árabe que no recuerda y otro nombre español del que sólo recuerda el primer apellido que era Suárez, que recuerda este hecho porque lo relacionó con el nombre de Suárez Illana».

La testigo, según consta en la primera declaración, añadió también «que le comentaron que tenían esos nombres porque eran personas que habían circulado con dicho coche [en referencia al Toyota Corolla con las matrículas dobladas], que había multas de trafico en Asturias y en Madrid, en la carretera de Burgos».

Aquel 5 de marzo, la Guardia Civil interrogó a esta testigo por Suárez Trashorras, ex minero procesado por -presuntamente- proporcionar los explosivos a los autores del 11-M, y por Youssef ben Salah, identidad falsa utilizada por Jamal Ahmidan, El Chino, cuando se desplazó desde Avilés a Madrid con el Toyota Corolla doblado. Aquella noche, este vehículo sufrió un accidente en Madrid, cuando era conducido por Gabriel M., El Gitanillo.

La declaración inicial realizada por la testigo ante dos agentes de la Comisaría General de Información no llegó nunca a manos del juez Del Olmo. La testigo fue llamada de nuevo a declarar por agentes de la Unidad Central de Información Exterior (UCIE) justo al día siguiente de su primera declaración. Y B. H. preguntó a los agentes por qué debía acudir de nuevo a las dependencias de la Comisaría General, en el complejo madrileño de Canillas. La respuesta: había habido un «problema informático» y se había estropeado el soporte en el que se había recogido la primera declaración.

La testigo acudió de nuevo a la carretera de Canillas el día 27, a prestar de nuevo declaración. Su testimonio fue recogido por otros dos funcionarios, diferentes a los que firmaron el acta de declaración el día anterior. De los primeros no hay noticias en ninguno de los escritos enviados posteriormente al juez instructor de la causa.

Sin copia

La testigo compareció de nuevo sin poner objeciones. Poco acostumbrada a frecuentar instancias policiales, no le sorprendió que no le facilitaran copia de su declaración primera. Los nuevos agentes prácticamente calcaron la primera declaración, de la que, en teoría, no existía, según explicaron ellos, copia por problemas informáticos. Sin embargo, se da la circunstancia de que las preguntas fueron prácticamente las mismas que el día anterior y las respuestas, también. Incluso, el orden en el que se realizó el interrogatorio fue el mismo que el del día 26.

En la declaración enviada al juez y que consta en el sumario con los folios 4.314 a 4.317, el interrogatorio es similar. Los agentes también le preguntan por la llamada de la Guardia Civil realizada el día 5 de marzo, seis días antes de los atentados de Madrid.

Sin embargo, el encuentro con la Guardia Civil ese día 5, en la primera declaración se detalla en casi tres folios, mientras que en la que finalmente llega a la Audiencia ocupa algo más de un folio. La testigo cuenta de nuevo que aquella noche la llamaron desde el destacamento de Tráfico de Leganés. Con las mismas palabras, queda recogido cómo tiene que desplazarse hasta esa localidad madrileña con el polémico vehículo para demostrarles a los agentes que no ha sido sustraído.

En la primera declaración es, a preguntas de los agentes de la UCIE, cuando B. H. cuenta cómo los agentes le preguntaron por Suárez y «por un nombre en árabe». En la segunda declaración, esas preguntas ya no fueron realizadas por los agentes y la testigo no lo narra. Así, esa parte de la declaración queda reducida a la mitad.

El acta de declaración del día 26 de marzo consta de seis folios. EL MUNDO tiene una copia íntegra del documento firmada por los agentes que realizaron la comparecencia y por la testigo. El acta enviada a la Audiencia Nacional consta de cuatro folios.


Lea mas

 

La complicada noche de aquel 5 de marzo

 

14-11-06



La complicada noche de aquel 5 de marzo


MADRID.- Aquella noche del 5 de marzo fue muy intensa. Apenas pasaban las 00.15 horas cuando, a la altura del kilómetro 24,900 de la carretera A-42 (Madrid-Toledo), sentido Toledo, en el término municipal de Torrejón de la Calzada, el menor de edad Gabriel M. V. tuvo un accidente cuando conducía un Toyota Corolla.

Según los informes elaborados por el Departamento de Tráfico de Leganés, este menor conducía un coche con las matrículas dobladas. En aquel momento, según los informes del Instituto Armado, no se conocía oficialmente que dicho vehículo había participado activamente en el traslado a Madrid desde Avilés de la Goma 2 que, al parecer, se utilizó en la masacre.
(.../...)

La Guardia Civil instruyó un atestado por «accidente de circulación y supuesto delito de falsedad en documento público [sustitución de plazas de matrícula] y robo y hurto de vehículo a motor».

En el marco de la investigación es cuando la Guardia Civil contacta, esa misma madrugada, con la dueña del vehículo que había sido doblado.

Fuentes policiales de la Comisaría General de Información no alcanzan a comprender el motivo por el que la primera declaración no llega a manos del juez instructor. Estas fuentes entienden que la actuación de la Guardia Civil tenía cierta lógica. Insisten en que el Instituto Armado estaba desarrollando una investigación sobre unos hechos muy claros que deberían haber sido conocidos por el juez Del Olmo.

Eliminada

El hecho de que la UCIE eliminara la primera declaración de B. H. y enviara la segunda al juez, en la que se quitaban las referencias al interrogatorio de la Guardia Civil a la testigo aquel 5 de marzo, no tiene ninguna explicación profesional y sólo se entiende si los funcionarios de Información hubieran intentado ocultar al magistrado el interrogatorio realizado seis días antes del 11-M a la testigo.

En el vehículo siniestrado aparecen tres denuncias a nombre de Youssef ben Salah, identidad falsa utilizada por El Chino. También aparecía un justificante de circulación de 60 días para José Emilio Suárez Trashorras.

En el atestado de la comparecencia de B. H. en la Agrupación de Tráfico de Leganés, aquella noche del 5 de marzo, apenas se recogen dos preguntas: una, sobre la titularidad de su vehículo y otra, si tenía conocimiento de que había otro coche circulando con su misma matrícula.

Sobre su conocimiento sobre Avilés, sobre Asturias, sobre Suárez Trashorras o sobre El Chino, ni una sola línea.



Lea mas

13.11.06

 

«Nos dijeron que había que eliminar lo de ETA por orden de la superioridad»

 

13-11-06



LOS PERITOS MANUEL ESCRIBANO E ISABEL LOPEZ ROMPEN SU SILENCIO

«Nos dijeron que había que eliminar lo de ETA por orden de la superioridad»


«La hoja de custodia, que ha desaparecido del laboratorio, es un documento en el que constan todas las incidencias por las que va pasando la muestra, quién ha dispuesto de ella en cada momento». «Yo no me creo la declaración de Santano ni loco. Seguro que lo primero que le contó Mélida fue lo de ETA y el 11-M»

CASIMIRO GARCIA-ABADILLO

MADRID.- Hace apenas mes y medio nadie conocía sus nombres. Eran y son dos de los mejores peritos de la Policía Científica. Sus nombres: Manuel Escribano e Isabel López. Ellos se atrevieron a establecer un vínculo entre el 11-M y ETA y sus jefes decidieron falsear el informe que habían hecho, junto a Pedro Manrique, para que el juez Juan del Olmo no tuviera conocimiento de tan inconveniente nexo.

El pasado viernes, la juez Gemma Gallego, que instruye el caso de la falsificación, imputó a toda la cúpula de la Policía Científica por dos graves delitos. Ellos, a pesar de la imputación inicial del juez Baltasar Garzón, son ya sólo testigos en esta causa. En la entrevista, recuerdan que en los miles de análisis que han realizado tan sólo en esta ocasión se les exigió que modificaran su trabajo.
(.../...)

Pregunta.- ¿Cuánto tiempo lleva trabajando en la Policía Científica?

Manuel Escribano.- De los 35 años que llevo de servicio, he trabajado unos 30 en la Policía Científica.

P.- ¿Cuántos informes ha realizado sobre explosivos?

M. E.- Alrededor de 1.000.

P.- Usted figura en los informes como perito número 9. ¿Qué significa eso?

M. E.- En estos momentos ya no seré el 9, seré el 3 o el 4, porque los anteriores ya estarán jubilados.

P.- Es un signo de antigüedad...

M. E.- De antigüedad y de méritos. Puede haber otros que sean más antiguos pero que tengan menos méritos. Por ejemplo, el señor [José] Andradas [jefe de la Unidad de Análisis de la Policía Científica] es de mi misma promoción de facultativos, pero tiene el número 21. [Francisco] Ramírez [jefe de Sección de la Unidad de Análisis de la Policía Científica] es facultativo, pero tiene el 195. Es decir, que están detrás de mí en el escalafón de facultativos y técnicos, pero en cambio son mis jefes administrativamente.

Isabel López.- Es que él hace de asesor de sus propios compañeros e incluso del trabajo del jefe. Escribano es el perito de más prestigio y eso lo dice todo el mundo.

P.- O sea, que nadie puede negar su cualificación como perito.

M. E.- El facultativo más antiguo en toda España soy yo. Y la siguiente es Isabel, que tiene el número 11. Es decir que el primero sería yo e Isabel la segunda.

P.- En toda esta trayectoria, ¿le han corregido algún informe?

M. E.- Jamás en la vida. Como digo, he hecho unos 1.000 de explosivos y otros 2.000 de otros tipos, y jamás nadie me ha corregido un informe. No se han considerado autorizados ni moral ni profesionalmente.

P.- ¿Le han pedido alguna vez que cambie algunas de sus apreciaciones?

M. E.- Jamás. La primera vez que me lo han pedido en 30 años ha sido en el informe del ácido bórico, en el que me pidieron que eliminara cualquier referencia a ETA.

P.- ¿Qué pasó el 21 de marzo de 2005?

M. E.- El 21 fue cuando entregamos el informe. Cuando pasaron cosas fue el 22. Me llamó Ramírez a su despacho y me dijo que, por orden de la superioridad, había que eliminar del informe la observación donde se relacionaba ETA con el 11-M.

P.- ¿Se refirió expresamente a ETA?

M. E.- Sí, sí, claro. Que había que eliminar la observación donde se relacionaba a ETA y al 11-M, que lo que había que eliminar era lo de ETA. Y yo le dije que lo sentía, pero que yo no iba a eliminar nada.

I. L.- Antes de hablar con Escribano, Ramírez interpeló a Manrique el día de antes. Le dijo que eso había que eliminarlo. «¿Y tus compañeros qué piensan?», le preguntó. Y Manrique le contestó: «No sé, pregúntales a ellos». Y al día siguiente fue cuando atacó a Manuel.

P.- ¿Qué razón esgrimía para pedirles la eliminación de las referencias a ETA?

M. E.- Que se lo habían ordenado de la superioridad. Manrique, en la declaración ante la juez, dice que a Ramírez se lo ordenan [Pedro] Mélida [número 2 de la Policía Científica] y [Miguel Angel] Santano [máximo responsable]. A mí eso no me lo dijo. A mí me dijo: «Por orden de la superioridad eso hay que eliminarlo».

P.- ¿No dio ninguna razón más?

I. L.- «Eso no se puede poner porque lo dice la superioridad». Lo decía así, haciendo muchos aspavientos. Ramírez estuvo como loco tratando de eliminar eso y conseguir que firmase alguien otro informe con él.

P.- Ramírez, después de hablar con ustedes, ¿buscó entre los peritos de la Policía Científica alguien que firmara su informe modificado?

M. E.- Exacto. Y todo el mundo se negó. Nos han dicho que incluso le insultaron. O sea, que a él le advirtieron de que se estaba buscado la ruina por firmar ese informe.

I. L.- Se formaron grupos, parece ser, al día siguiente. Según nos han contado, le decían a Ramírez: «Pero tú eres gilipollas, cómo vas a firmar eso».

P.- ¿Ramírez tomó esa decisión de acuerdo con la superioridad?

M. E.- Eso no es cosa de Ramírez, la superioridad se lo ordenó.

I. L.- Ramírez fue a consultar al edificio de la superioridad, que está enfrente del nuestro.

M. E.- Estuvo en contacto con la superioridad. El hecho es que durante todo ese tiempo entraba y salía del edificio...

P.- ¿Se refiere a que entraba y salía del edificio donde se supone que estaba Mélida?

M. E.- Imagino que, como nos negamos a modificar el informe y nadie quería firmarlo con él, debió de tomar la decisión por la presión, o sea, por orden de la superioridad, de modificar el informe y hacerlo él solo por no encontrar a nadie.

I. L.- Es que lo tenía que firmar alguien del laboratorio. Como no había nadie que se ofreciese a firmar con él, sólo le quedaba esa salida.

P.- Ramírez es geólogo, experto en tierras. ¿Tiene capacidad profesional para firmar ese informe?

M. E.- No podemos entrar en eso.

P.- ¿Ha firmado Ramírez informes sobre explosivos en solitario?

M. E.- Nunca en la vida.

P.- ¿Les consta que, además de la posible intervención de Mélida y de Santano, alguna persona fuera de la Policía Científica tuviera conocimiento de este asunto?

M. E.- Tal como se han desarrollado los acontecimientos, era público y notorio que lo sabía allí todo el mundo, tanto los mandos de la Policía Científica como otros mandos.

P.- ¿Se refiere a la Comisaría General de Información?

M. E.- Sí, supongo que también.

I. L.- Es que si se decide que la referencia a ETA tiene que desaparecer no puede ser cosa sólo de la Policía Científica, tiene que ser de quien ha solicitado el análisis.

M. E.- Fue la Unidad Central de Información Exterior (UCIE), que depende de la Comisaría General de Información, la que lo había solicitado.

P.- ¿Ustedes no conocieron la manipulación de su informe hasta el 11 de julio de este año?

M. E.- Nosotros sabíamos lo que había ocurrido el 21 y el 22 de marzo, pero no creímos que fueran capaces de cambiar realmente un informe, porque eso no había ocurrido nunca. Fue el 11 de julio cuando Andradas me pidió de forma verbal que le hiciera una relación de todos los asuntos del 11-M en que yo había participado. Entonces, le pedí a Pedro Manrique que fuera al archivo y me sacara los seis informes periciales que yo había hecho del 11-M. Cuando me los trajo, vi que, de los seis, uno de ellos, en concreto el 48-Q3-05, ya no era el mío. Mi nombre no estaba en el sobre y el informe no estaba firmado por mí, se habían eliminado algunos datos y la firma de los peritos, y, además, se habían eliminado las observaciones sobre ETA.

P.- ¿Hizo Ramírez algún análisis sobre el ácido bórico?

M. E.- No, porque él no ha tenido las muestras en su poder ni las ha visto. Eso no consta en el libro de registro. Por supuesto, la hoja de custodia no la hemos visto, pero no consta que él haya recepcionado esas muestras. Es decir, allí figura que las muestras las recepcionó para analizarlas Manrique. Fue él quien firmó el recibí de las muestras.

P.- ¿Qué contenía la hoja de custodia que ha desaparecido?

M. E.- Efectivamente, comprobamos que había desaparecido. La hoja de custodia es un documento que se abre cuando se recibe la muestra, en el cuarto de custodia de muestras. En esa hoja constan todas las incidencias por las que va pasando la muestra, desde que se recibe en el Laboratorio Químico Toxicológico hasta que se remite, junto al informe pericial, a su destinatario.

P.- ¿En esa hoja se refleja a quién se encarga el análisis y quién lo ha realizado?

M. E.- Sí, y también quién recoge la muestra.

P.- ¿Para este procedimiento judicial es un documento importante?

M. E.- Es relevante en cuanto a saber los trámites y quién ha dispuesto de la muestra en cada momento.

I. L.- La prueba de que Ramírez no hizo ningún análisis está en que consta que recibe los mismos gramos que recibimos nosotros. Si hubiese hecho algún análisis quedarían menos porque parte de la sustancia ya la habíamos usado nosotros.

P.- ¿Creen que se puede sostener un vínculo entre ETA y el 11-M a partir del ácido bórico?

M. E.- Nosotros lo abrimos como una posibilidad para que la contemplaran los que tienen que investigar. Teníamos conocimientos de que solamente aparecía ácido bórico en el caso de Haski y en otros dos asuntos que yo, en mis fichas particulares de trabajo, tenía anotados. Para nosotros eso era excepcional y por eso lo relacionamos. Eso lo hemos hecho en delincuencia común, con ETA y con el GRAPO. Es decir, cuando hemos relacionando los hechos antes, jamás nadie ha puesto pegas. Es más, les ha parecido muy bien.

I. L.- De todas formas, no estaba de más que se investigase para qué quería ETA el ácido bórico.

P.- Los restos de ácido bórico que se descubrieron en el piso de ETA en Salamanca estaban mezclados con pelos. Parece difícil que pudieran tener utilidad en relación a explosivos.

M. E.- Ese dato lo desconocíamos, porque el análisis del piso de Salamanca no lo hicimos nosotros. Nosotros hicimos el de Haski y el otro del antisistema de Madrid.

I. L.- ¿Cómo es posible, digo yo, que Haski tuviera cucarachas y le olieran los pies mal y los de ETA también tuvieran cucarachas y les olieran los pies mal?

P.- En el piso franco de ETA había 1,3 kilos de ácido bórico ¿Qué cantidad suele haber en los productos que se usan contra las cucarachas o para los pies?

M. E.- Utilizar ácido bórico para matar cucarachas no se le ocurre actualmente a nadie, porque hay productos mucho más modernos, eficaces y cómodos de usar que el ácido bórico a granel, productos que no son tan tóxicos. El ácido bórico se utilizaba en su día como conservante alimentario y ahora ya no se utiliza porque es tóxico.

P.- ¿Desconocían que el ácido podía tener utilidad como explosivo?

M. E.- Para mí, lo importante era que hubiera aparecido en otros pisos por hechos terroristas. La aplicación que pudiera tener no era muy importante, lo relevante era interrelacionar los hechos entre sí y dar cuenta de ello a los que llevaban la investigación. Por eso no entramos en muchas disquisiciones y su posible uso lo pusimos en condicional: para evitar el olor de los explosivos orgánicos, o bien para conservarlos, porque los explosivos tipo dinamita se descomponen.

P.- No es hasta el 11 de julio de este año cuando tienen conocimiento de que su informe se ha manipulado.

M. E.- Sí, efectivamente.

P.- ¿Qué hacen una vez que se percatan de ello?

M. E.- En cuanto me doy cuenta llamo a Isabel y a Pedro, a los dos peritos que habían firmado el informe conmigo. Entonces les digo: «El informe que hicimos el 21 de marzo ya no está aquí, han cambiado el sobre, estructuralmente es el mismo, pero han cambiado lo relevante», que para nosotros era la relación con ETA. Entonces les dije que se lo iba a comunicar a Andradas. Hicimos un escrito en el que hacemos constar que el informe 48-Q3-05 había sido modificado. Y explicamos en qué términos. Después, nos vamos al ordenador y sacamos el impreso para contrastar lo que había metido en el sobre y lo que nosotros habíamos presentado el día 21 de marzo de 2005. Yo se lo entregué a Andradas. Dada la gravedad del asunto, le pedí que me firmara el recibí conforme le entregué las dos copias, o sea, el informe que había en el sobre y la copia que habíamos sacado del ordenador.

P.- ¿Andradas sabía que este informe que ustedes le daban lo acababan de sacar del ordenador?

M. E.- Sí, sí, claro. Se lo expliqué y le dije que era copia. Además, era fácil de deducir, ya que si le dijimos que no estaba nuestro original en el sobre y le estábamos adjuntando un documento que habíamos sacado del ordenador, es porque era una copia.

P.- ¿Andradas sabía ya que el informe se había cambiado?

M. E.- Cuando le dije que me firmara el recibí él dudaba de si firmar o no. Ante esa duda le pregunté: «¿Qué pasa, ya sabías algo?». Y me contestó: «Sí, algo sabía».

P.- Santano ha declarado que Mélida le informó por teléfono de que había habido un problema con unos peritos, pero que no le dijo que se trataba del asunto de ETA y el 11-M.

M. E.- Yo eso no me lo creo, como dicen los chavales, ni loco. Lo primero que le contó, antes incluso que lo de los peritos, fue el asunto del 11-M y ETA. Seguro.

P.- ¿Andradas era consciente de que al pedirle los informes sobre el 11-M se iba a descubrir el pastel?

M. E.- Pienso que sí.

P.- Y después de eso, ¿sus jefes no hablaron con ustedes?

M. E.- No nos dieron ninguna explicación. Ni Ramírez, ni Andradas, ni Mélida, ni Santano, que son nuestros jefes directos. Ni a mí, ni a Pedro, ni a Isabel.

P.- ¿Qué recuerdo tienen del día que declararon ante Garzón?

M. E.- A mí me dio la sensación de que era una encerrona.

I. L.- Fue un apaño entre todos, entre la superioridad y el juez Garzón. El día 27, un día antes de ir a la Audiencia, los tres declaramos ante el instructor de Asuntos Internos, señor Celorrio, por el expediente que se nos ha abierto en la Policía por la filtración a la prensa. Le contamos todo lo que sabíamos. Ya tenían nuestras declaraciones.

P.- Es decir, que cuando Garzón les interroga tiene en su poder la información de Celorrio.

M. E.- No podemos afirmarlo, pero desde luego nosotros ya habíamos declarado.

P.- ¿Usted entregó a Garzón el documento que le permitió imputarles?

I. L.- Lo primero que hizo tras decirme que si juraba o prometía fue enseñarme la portada de EL MUNDO donde estaban los dos documentos, el de Ramírez y el nuestro. Me preguntó: «¿Usted ha visto esto?». Le contesté: «Sí». Entonces le dije que yo tenía ese documento. Y ahí fue cuando empezó el ataque. Ordenó hacer una fotocopia y lo etiquetó como documento 11.

M. E.- Ahí tenía que haber suspendido la declaración. Pero es que hay que verlo todo con perspectiva. El día 27 me citaron a declarar ante el inspector del expediente de información reservada, a las ocho de la noche. Declaré el último. Cuando terminé eran más de las 12. Ya estamos en la madrugada del día 28 y habíamos estado trabajando toda la mañana. El mismo 28 estábamos citados en la Audiencia a las cinco de la tarde y esa mañana, claro, también habíamos trabajado. Cuando empiezo a declarar era la una y media de la madrugada del día 29. Cuando salimos de allí, que serían ya cerca de las tres, no había metro ni nada, así que tuvimos que coger un taxi. Como nos retiraron los carnés de identidad no pudimos salir de la Audiencia hasta que terminamos de declarar. Antes de salir nos dieron una citación para volver otra vez a la una y cuarto del 29. Así que esa fue mi segunda noche en vela. Yo pensaba que nos iban a leer un papelito y nos iban a mandar a casa. Pero no. Cuando nos dieron los carnets de identidad a las cuatro y media del día 29, cuando se nos imputa, a mí me hacen firmar que tengo que estar a las cinco de la tarde en mi laboratorio para un registro. Y cuando llegué, me encontré precitados mis cajones, mi taquilla y mi mesa de despacho.

P.- ¿Se han planteado algún tipo de iniciativa contra el juez Garzón?

M. E.- Nuestro abogado es el que tiene la responsabilidad. De momento, tenemos toda la confianza en que funcionen los mecanismos de garantía para los ciudadanos. Lo que está claro que el juez Garzón me gritó en la nuca y eso no se puede perdonar. Si la justicia se administra en nombre del Rey y el Rey no grita, ningún juez, por muy magistrado que sea, puede levantar la voz. Ni en las comisarías más siniestras del franquismo ocurrían estas cosas.

P.- ¿Qué sensación tuvieron al ver que algunos medios de comunicación les acusaban de haber falseado documentos, de estar al servicio de estrategias políticas, etcétera?

M. E.- A mí me parecía que eso no era cierto, que no era real, que estaba viviendo un mal sueño. Nosotros lo único que queríamos y seguimos queriendo es que resplandezca la verdad.

I. L.- A lo que dicen algunos periódicos yo no le doy tanta importancia, porque esos periódicos que nos han tratado de esa manera, pagarán lo que han hecho, porque lo que han dicho se cae por su propio peso.

P.- ¿Ustedes comentaron la falsificación con algún dirigente o militante del PP para que lo filtrara a la prensa?

M. E .- No, jamás hemos hablado en este sentido con nadie. Estas cosas las hemos hablado con los compañeros porque todo esto, evidentemente, en nuestro laboratorio lo sabía todo el mundo.



Lea mas

 

LOS PERITOS Y ETA: UN ESCANDALO DENTRO DE OTRO ESCANDALO

 

13-11-06



Editorial

LOS PERITOS Y ETA: UN ESCANDALO DENTRO DE OTRO ESCANDALO


Él tiene el pelo cano y las espaldas cansadas por 30 años de meticuloso y sobresaliente servicio público. Ella no ha querido que su única imagen pública fuera la de una mujer marcada, obligada a taparse el rostro ante el acoso de la prensa hostil. Son los dos primeros facultativos en el escalafón de la Policía Científica y, después de seis semanas de avatares judiciales, han decidido romper su silencio ante la opinión pública.

Su testimonio de hoy ante Casimiro García-Abadillo corrobora con la fuerza de la autenticidad que, por mucho que el Gobierno, sus aliados parlamentarios y sus siameses mediáticos hayan tratado primero de distorsionarlo y después de minimizarlo, estamos ante un doble escándalo de gravísimas implicaciones políticas.
(.../...)

El hecho de que, al cabo de haber realizado y firmado más de 3.000 análisis e informes durante 30 años de brillante desempeño, Escribano no haya vivido ningún otro episodio como este, en el que se le conmina «por orden de la superioridad» a modificar un documento para eliminar «lo de ETA», es ya suficientemente expresivo de la trascendencia de lo ocurrido. No estamos -como se ha pretendido- ante una rutinaria intervención de los mandos para enmendar el trabajo insatisfactorio de un subordinado, sino ante la insólita interferencia de un criterio político en un trabajo escrupulosamente profesional.

Durante esos 30 años de democracia nunca había ocurrido nada igual en la Policía Científica: ETA no podía aparecer vinculada al 11-M, ni siquiera a través de un vínculo lateral como la coincidencia en la posesión de ácido bórico. Tan inusual es el episodio que ambos peritos alegan, con muy buen fundamento, que la iniciativa tuvo que trascender el ámbito de la propia Policía Científica y que los cuatro mandos que la juez Gallego está a punto de sentar en el banquillo probablemente compartieron la decisión con la propia Comisaría General de Información que había encargado -a través de la UCIE- el informe.

Es obvio que, al margen del procedimiento judicial, aquí hay unas responsabilidades políticas que depurar, pues lo ocurrido demuestra que se manipuló la información del 11-M, privando al juez de un elemento cuya relevancia le tocaba a él ponderar, para favorecer las tesis gubernamentales sobre el atentado. Pero este escándalo que es policial y político encierra, además, en su interior otro escándalo que es judicial y político. Nos referimos al montaje urdido en la Audiencia por el juez Garzón y el fiscal jefe Zaragoza para darle la vuelta a la tortilla, exonerar a los mandos e imputar a los peritos. Ni un solo jurista digno de tal nombre ha avalado hasta ahora la peregrina argumentación que dio paso al linchamiento de quienes denunciaron la falsificación por el conducto reglamentario.

Los peritos afirman hoy que fueron víctimas de una «encerrona», fruto de un «apaño» entre el juez estrella y la «superioridad». Aportan para ello un dato esencial: la víspera de su comparecencia ante Garzón habían reconstruido ya con todo detalle lo ocurrido ante el instructor nombrado por el departamento de Asuntos Internos de la Policía. Toda la escenificación de Garzón, sintiéndose engañado al «descubrir» que los peritos habían vuelto a firmar la reimpresión de su documento en una fecha distinta de la consignada en el original, no habría sido pues sino puro teatro procesal para utilizarles como cortafuegos con el que proteger al Gobierno.

Todo esto es tan verosímil y probable que ha llegado el momento de cogerle la palabra al portavoz socialista Diego López Garrido, quien anunció su propósito de investigar quienes habían sido «los instigadores políticos de la falsificación». Zaplana dijo entonces que «por primera vez en mucho tiempo» estaba de acuerdo con él y le emplazó a que el Parlamento averiguara lo ocurrido. Ha llegado la hora de formalizar ese emplazamiento. Monsergas y divagaciones al margen, el PP tiene una excelente ocasión de demostrar su compromiso con la búsqueda de la verdad y su eficacia en la esencial labor opositora de controlar y denunciar los desmanes del Gobierno. Porque los desmanes están aquí muy claros y la mano del Gobierno, también.



Lea mas

 

La CEP critica la actuación de Garzón

 

13-11-06



La CEP critica la actuación de Garzón


Su responsable cree que la Justicia está colocando ahora a cada uno en su sitio


A. D. B.

MADRID.- Desde el primer momento, la Confederación Española de Policía (CEP) confió en la inocencia y profesionalidad de los tres peritos que elaboraron el informe en el que se vinculaba a ETA con el 11-M. El secretario general de la CEP, Ignacio López, decidió que el gabinete jurídico del sindicato asumiera la defensa de dos de los policías, cuando vio una entrevista del comisario general de la Policía Científica, Miguel Angel Santano, en una cadena de televisión y se dio cuenta de que les iban a abandonar a su suerte y a dejarles a los pies de los caballos.
(.../...)


López se muestra satisfecho con el nuevo rumbo que están tomando las actuaciones judiciales y critica el comportamiento del juez Baltasar Garzón, que imputó a los tres peritos un delito de falsedad documental y exculpó a sus jefes: «Es intolerable que este juez humille y veje a cualquier ciudadano, pero aún si cabe es más grave si se trata de funcionarios policiales que acudieron a declarar como testigos y a los que no se les garantizó sus derechos constitucionales».

El líder de la CEP considera que el auto de la juez Gemma Gallego, que acusa a los jefes de los policías de dos delitos, va colocando a cada uno en su sitio: «Sí me gustaría que todos aquellos medios de comunicación que se han dedicado a insultar a los peritos, por lo menos, ofrecieran una disculpa pública». El secretario general de este sindicato policial destaca la enorme tensión con la que han vivido los tres profesionales de la Policía Científica «que fueron lapidados de la noche a la mañana tanto por las prácticas de Garzón como por la campaña de desacreditación que sufrieron».

También asegura que los tres funcionarios -que no están afiliados al sindicato- se ven obligados a trabajar en la actualidad en un ambiente laboral enrarecido y de extrema tirantez

La CEP es el segundo sindicato policial, por detrás del SUP, y cuenta con 18.000 afiliados. En tan sólo tres años de vida, este sindicato se ha convertido en uno de los más combativos a la hora de denunciar los errores de la política del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, tanto en inmigración como en materia antiterrorista.


Lea mas

 

Manjón ficha a un mediador entre ETA y el Gobierno para las relaciones internacionales

 

13-11-06



Manjón ficha a un mediador entre ETA y el Gobierno para las relaciones internacionales


Juan Gutiérrez, fundador de Gernika Gogoratuz, trató de tender puentes entre la banda y el Ejecutivo Temor entre las víctimas del 11-M a que utilicen su asociación para avalar el 'proceso de paz'

FERNANDO LAZARO

MADRID.- La Asociación 11-M Afectados del Terrorismo, presidida por Pilar Manjón, ha fichado a Juan Gutiérrez, fundador del movimiento pacifista y nacionalista vasco Gernika Gogoratuz (Guernica recuerda), para extender las relaciones internacionales de esta asociación.

Gutiérrez forma parte de una asociación que se dedica, fundamentalmente, a mediar en conflictos violentos. Gernika Gogoratuz es una plataforma nacionalista muy cercana al PNV.

(.../...)

Desde hace aproximadamente un año, Gutiérrez se presenta en distintos organismos internacionales como representante de la asociación de víctimas de la matanza de Madrid.

Este hecho ha provocado una gran sorpresa en ciertos estamentos europeos, que conocen perfectamente el papel de mediador en conflictos que ejerce Gernika Gogoratuz y que no alcanzan a comprender por qué esta organización representa a una asociación de víctimas.

Recuerdan que, durante años, desde esa organización se han tratado de tender puentes entre el Gobierno español y la organización terrorista ETA para tratar de alcanzar un fin dialogado a la violencia.

Algunas víctimas se preguntan si, como representante de la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo, Juan Gutiérrez está tratando de trasladar a los organismos internacionales que la asociación apuesta por el proceso de paz iniciado por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero con la dirección etarra.

Ya en el verano de 1998, la asociación vasca Gernika Gogoratuz intentó mediar entre el Ministerio del Interior, entonces dirigido por Jaime Mayor Oreja, y el entorno de ETA.

Juan Gutiérrez, fundador de la asociación, se entrevistó entonces con varios dirigentes del llamado Movimiento de Liberación Nacional Vasco para pedirles que exigieran a ETA el inicio de una tregua unilateral.

Entre los líderes de la izquierda abertzale con los que se reunió Gutiérrez estaban José Luis Elkoro, miembro de la Mesa Nacional de Herri Batasuna, y Rafael Díez Usabiaga, secretario general del sindicato LAB. Los representantes del entorno radical aseguraron a GutIérrez que estaban en condiciones de poder conseguir que la dirección de la organización terrorista declarara una tregua.

Gutiérrez, muy conocido en el ámbito social y universitario del País Vasco, se puso en contacto con el ministro del Interior, al que solicitó una entrevista.

Jaime Mayor Oreja, titular del Departamento en aquel momento, admitió que había mantenido tres o cuatro reuniones en 1998 con el representante de Gernika Gogoratuz. Además, en una de ellas también estuvo presente el americano Chris Mitchell, miembro de la Fundación Carter, según reconoció el propio ministro.

Mayor Oreja aseguró que en la reunión expresó a Gutiérrez su escepticismo ante el resultado de sus gestiones con la banda terrorista. El titular de la cartera de Interior pidió al mediador que transmitiese a sus interlocutores que en aquel momento no se daban las circunstancias necesarias para abrir un proceso de diálogo con el entorno de ETA.

En ningún caso, según Mayor Oreja, hubo aval del Ministerio para dialogar, «tomar la temperatura» o contactar con algún sector de HB.


Lea mas

This page is powered by Blogger. Isn't yours?