Banner QSVTV

 

 

   La paz sin honor no es paz, es rendición.

 
Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters

        

  Image hosting by Photobucket

    Escribeme

   
 

   Prensa Digital 
Apycom Java Applets
Links solidarios
Apycom Java Applets

Links 

Apycom Java Applets
Otras  bitácoras
Archivos




13.4.06

 

La investigación de los subfusiles conduce al GIA argelino

 

13-04-06


11-M / Las revelaciones del auto de procesamiento
La investigación de los subfusiles conduce al GIA argelino

La Policía británica dice que armas similares a las del piso de Leganés han sido intervenidas a simpatizantes de ese grupo terrorista
MARIA PERAL

MADRID.- La Policía británica informó a las Fuerzas de Seguridad españolas de que subfusiles Sterling como los hallados el 3 de abril de 2004 en el piso de Leganés se intervinieron a simpatizantes del Grupo Islámico Armado (GIA) residentes en Europa. Así consta en un informe elaborado por la Guardia Civil el pasado enero y que el juez Del Olmo reproduce en el auto de procesamiento del sumario del 11-M.
(.../...)

Dos subfusiles Sterling aparecieron entre los escombros de la vivienda de Leganés que utilizó la célula terrorista a la que se atribuyen los atentados del 11-M y en la que el 3 de abril de 2004 se suicidaron siete de ellos, entre ellos Jamal Ahmidan, alias El Chino.

Uno de esos subfusiles se muestra en dos cintas de vídeo encontradas también en la vivienda de la calle de Carmen Martín Gaite de Leganés, en las que tres encapuchados que visten fajas con explosivos amenazan con nuevas acciones terroristas «después de dos semanas de la bendita incursión en Mayrit [antigua denominación árabe de Madrid]», en referencia a los ataques del 11-M.

La Policía ha concluido que la persona que en ambas cintas leyó el texto amenazante, que es la situada en el centro del trío, es Jamal Ahmidan. Su identificación se basa en pruebas de reconocimiento de voz practicadas con tres testigos protegidos que se relacionaban con El Chino y que admitieron sin ningún género de dudas que se trataba de su voz. Una cuarta persona, Larbi Raichy (que denunció a Ahmidan por haberle disparado un tiro en la pierna), confirmó el reconocimiento.

En la segunda cinta aparece el mismo escenario y las mismas tres personas, una de las cuales -también la situada en el centro y cuya voz ha sido identificada como la de Jamal Ahmidan- lee un comunicado similar al de la primera cinta, con escasas variaciones.Esta segunda cinta dura el triple que la primera (en total, seis minutos) porque se añadió un extracto de imágenes sobre la intervención militar norteamericana en Irak «probablemente tomado de Internet», creen los investigadores. La Guerra de Irak aparece de nuevo -al igual que en el vídeo de reivindicación de los atentados- como elemento referencial de los terroristas.

El encapuchado situado a la izquierda de Ahmidan es el que porta el subfusil apoyado en su cadera. En la segunda cinta, este encapuchado luce también una pistola en un bolsillo de su chaleco. Ese arma aparece en la primera grabación en un lugar distinto: el chaleco del locutor.

Los expertos policiales no han podido determinar de qué pistola se trata dada la mala calidad de las cintas y el hecho de que sólo se aprecia la empuñadura. Observan, no obstante, que el arma muestra «considerables dimensiones», por lo que suponen que estaba recamarada para cartuchos de elevada potencia, probablemente de la gama de los 9 mm.

En las tareas de desescombro de la vivienda de Leganés no apareció ninguna pistola de ese calibre pero sí un cargador apto para cartuchos de 9 mm. También se encontró una pistola semiautomática Astra propiedad de un militar que denunció la sustracción de ese arma en 1997.

El estudio balístico no dio resultado positivo, ya que en los archivos policiales no figuran antecedentes de la utilización de esas armas en hechos criminales conocidos.

Dos vainas y una bala halladas en la vivienda arrojaron coincidencias con la vaina y la bala procedentes del incidente que El Chino tuvo con Larby Raichi.

El 15 de enero de 2004, Raichi denunció una agresión por arma de fuego de la que fue objeto el 31 de diciembre anterior en un bar de Bilbao. El 2 de abril de 2004, la víctima amplió su denuncia porque había visto en un periódico la foto de El Chino, reconociéndole como el que le había disparado. Los investigadores del 11-M solicitaron a la Ertzaintza la remisión de la vaina y la bala recogidas en el escenario de la agresión y comprobaron su coincidencia con dos vainas y una bala recogidas en la vivienda de la calle de Carmen Martín Gaite. Todo ello, escribe el juez, «lleva a considerar la existencia en poder de la célula terrorista de una pistola del calibre 9 mm» cuyo paradero se ignora.

Los datos más interesantes respecto al armamento del que disponía la célula están relacionados con los subfusiles. Según la Guardia Civil, los dos Sterling de Leganés se fabricaron en Essex (Reino Unido) por Sterling Engineering Company Ltd. Uno de ellos fue vendido en 1961 dentro de un lote de 1.000 subfusiles probablemente destinados a las Fuerzas Armadas portuguesas.

El otro subfusil fue vendido en 1955 por la compañía Sterling al Gobierno de Chipre. En 1992, formaba parte de un lote excedente de armas vendidas por una empresa chipriota a la compañía británica Fire Power International Ltd. Esta empresa ha confirmado que recibió el arma, «si bien no obra registro alguno de que volviera a venderse».

El informe policial indica que «por parte de los servicios policiales británicos existen sospechas de que ambas armas fueron a parar muy probablemente a una serie de empresas especializadas en inutilizar armas para el mercado de coleccionistas».

Añade que «es fácil» rehabilitar un subfusil Sterling inutilizado «y hace algunos años hubo una serie de recuperaciones de armas rehabilitadas adquiridas por simpatizantes del GIA en Europa».

El auto de procesamiento contiene varias referencias al Grupo Islámico Armado, una organización terrorista procedente de Argelia y caracterizada por su crueldad. Células del GIA se asentaron a finales del siglo pasado en el Levante español.

Según Del Olmo, «como consecuencia de las divisiones internas que experimentó el yihadismo argelino en los 90, algunos de los activistas presentes en España se vincularon al Grupo Salafista para la Predicación y el Combate». El GSPC y el Takfir Wal Hijra son las dos organizaciones a través de las cuales Al Qaeda se ha implantado en Europa.


Lea mas

 

«La investigación no ha acabado», según Manjón

 

13-04-06


11-M / Las revelaciones del auto de procesamiento

«La investigación no ha acabado», según Manjón


MADRID.- Pilar Manjón, presidenta de la Asociación 11-M Afectados por el Terrorismo, declaró ayer en la cadena Ser que la investigación del atentado «no ha acabado aquí», en referencia al auto de procesamiento dictado por el juez Del Olmo. Manjón hizo hincapié en que «si en algún momento se encontrara algún indicio que incrimine a personas e instituciones que no estuvieran ahora mismo metidas en el auto, abriríamos procedimientos paralelos».(.../...)


No obstante, Manjón calificó como «especulaciones» las informaciones publicadas en EL MUNDO y otros medios en las que se cuestionan los resultados de las investigaciones policiales y judiciales.Para Manjón, es «indigno por parte de las víctimas lo del coche, lo de la mochila, lo del reloj, lo de que pusieron pruebas. No nos parece de recibo sembrar ese tipo de dudas. Yo llevo un Casio [en alusión a una información de EL MUNDO del pasado lunes] de mi hijo, fue lo último que le quitaron a mi hijo en el tanatorio».Asimismo, descartó cualquier posible vinculación de los grupos islamistas que cometieron el atentado con la banda terrorista ETA.

Pilar Manjón se preguntó por la actuación del Ministerio del Interior que dirigía Angel Acebes en las fechas anteriores al 11-M. «Eso es una cosa que nos tienen que explicar a las víctimas, porque lo que pasó entre el 11 y el 14 ya lo sabemos», insistió.Y en tono severo, añadió: «Además, nos lo dicen todos los días, que por cuatro muertos de mierda perdieron las elecciones. Ya está bien, señores, ya está bien de insultarnos».

A este respecto, la presidenta de la Asociación 11-M Afectados por el Terrorismo llamó la atención sobre la existencia de varios informes del CNI entre 2002 y 2004 que ya alertaban sobre la posibilidad de que se cometiese un atentado terrorista islamista en España y cuestionó que hubiesen sido tomados en cuenta.


Lea mas

 

Zouhier: «El juez ha reconocido que avisé sobre los explosivos»

 

13-04-06

11-M / Las revelaciones del auto de procesamiento

Zouhier: «El juez ha reconocido que avisé sobre los explosivos»

El marroquí aseguró estar «contento» por el auto y recordó que en su momento ya advirtió de la peligrosidad de 'El Chino'
ANTONIO RUBIO

MADRID.- «Estoy contento, por fin el juez ha reconocido que avisé a la Guardia Civil sobre los explosivos». Así se muestra Rafá Zouhier, uno de los 29 procesados por los atentados del 11-M, tras la publicación del auto judicial. (.../...)

Detenido el 20 de marzo de 2004, Zouhier ha estado desde entonces en la cárcel. El auto judicial hecho público el pasado martes le acusa de «un presunto delito de colaboración con organización terrorista islamista» y «de tráfico, tenencia, suministro y depósito de sustancias explosivas».

Zouhier es una figura relevante en toda la trama del 11-M. Apenas un mes y medio después de los atentados, EL MUNDO reveló que tanto él como Trashorras habían sido confidentes de la Guardia Civil y la Policía Nacional respectivamente, antes, durante y después de la masacre (ver EL MUNDO del 29 de abril de 2004).

En este sentido, ha declarado que «si los periodistas no descubrís que Suárez [Trashorras] colaboraba con la poli y yo con la Guardia Civil, nunca se hubiera sabido toda la verdad». A partir de ese momento Zouhier decide hablar: «Cuando vi que lo sabíais [su condición de colaborador de la Guardia Civil], me decidí a hablar con vosotros porque fuisteis vosotros los que lo descubristeis».

¿Cuál es la verdad para Rafá? Asegura que avisó a su controlador de la existencia de los explosivos y la preparación de los atentados.«Yo ya dije que Jamal [Ahmidan, alias El Chino] y Suárez eran peligrosos», e insiste: «Avisé de que El Chino tenía detonadores, mandos a distancia y que era un tipo peligroso tal y como recoge el propio auto».

Lo cierto es que el punto 43 del mismo contiene una serie de transcripciones de conversaciones telefónicas entre las que destaca una de Zouhier con Víctor, su controlador de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil. En ella, Rafá insiste mucho en que acudan a la residencia de un marroquí que posee «detonadores», «mandos a distancia», «Goma 2» e, incluso, «metralletas» y «pistolas».En la misma conversación Zouhier describe a El Chino como «un tío religiosísimo», «muy radical» y a quien «no le gustan nada los que no sean de su religión».

En cuanto al asunto de los explosivos, el punto 48 del auto judicial recoge una serie de careos entre distintos procesados y algunos testigos. Uno de los más significativos es el de Rafá y el alférez Víctor, quien reconoce que Zouhier le avisó en marzo de 2003 de que Trashorras y Toro estaban en Madrid intentando vender 150 kilos de explosivo.

Desde que fue detenido, la obsesión de Rafá ha sido demostrar su inocencia. Según cuenta, la Guardia Civil le recomendó desaparecer: «Me lo dijeron a través de Mario [colaborador de la Guardia Civil y amigo de Zouhier], tras los atentados del 11-M, pero yo me quedé para demostrar que no tenía nada que ver con los islamistas y los atentados».

Además de su inocencia, Zouhier quiere limpiar su nombre: «Yo no soy un confidente, soy un colaborador de las Fuerzas de Seguridad que avisó de lo que preparaban Jamal y Suárez Trashorras».

En la actualidad está convencido de que logrará su objetivo.Su afición al boxeo le lleva a hacer un símil pugilista: «Ahora me preparo para el siguiente asalto, voy a demostrar que me siento tan español como el primero». No en vano asegura que en prisión continúa «entrenando y practicando el boxeo» y que está seguro de que «al final ganaré el combate y demostraré mi inocencia».


Lea mas

 

Del Olmo ha dictado el auto de procesamiento del 11-M sin practicar pruebas esenciales

 

13-04-06


11-M / Las revelaciones del auto de procesamiento

Del Olmo ha dictado el auto de procesamiento del 11-M sin practicar pruebas esenciales

No ha tomado declaración a dos testigos clave para identificar al que leyó la reivindicación en el vídeo
MANUEL MARRACO

MADRID.- El juez Del Olmo ha dictado el auto del 11-M sin llevar a cabo algunas diligencias esenciales para aclarar varios puntos de la investigación. Entre otras, interrogar a dos islamistas que, según la Policía, saben quién es Abu Dujana al Afgani, en cuyo nombre se reivindicaron los atentados en un vídeo hallado la víspera de las elecciones en Madrid.

Tampoco ha llamado a declarar a quienes estaban presentes cuando Trashorras habló de la «amistad» entre El Chino y los etarras detenidos en Cuenca. O a los agentes que custodiaron la mochila desactivada en Vallecas durante las horas que pasó en Ifema...

Detrás de la reivindicación. Juan del Olmo no ha conseguido ponerle nombre a Abu Dujana al Afgani, el «portavoz del ala militar de Ansar Al Qaeda en Europa» según el vídeo de reivindicación del 11-M. El magistrado de la Audiencia Nacional atribuyó ese «nombre de guerra» a Youssef Belhadj, extraditado por Bélgica el 1 de abril de 2005. Un año después, el auto de procesamiento no le da una relevancia especial dentro de la célula. (---/---)


Las pruebas de voz descartaron que fuese él quien leyese el comunicado hallado en un papelera junto a la mezquita de la M-30. Por entonces, Belhadj no estaba en España, por lo que los investigadores barajaban que uno de los miembros de la célula -tampoco ha sido posible saber quién- hubiese leído el texto redactado por Abu Dujana.Pero el juez y la fiscal tenían otras vías para descubrir su identidad que no llegaron a explorar.

Siete meses después de los atentados, procedente del Juzgado Central número 5 (Baltasar Garzón), Del Olmo recibió un extenso informe de la Policía. Venía firmado por el máximo responsable en terrorismo islamista, el comisario Rafael Gómez Menor, que le hacía saber que tanto Abu Dahdah como Driss Chebli podrían decirle quién era ese Abu Dujana. «Sería posible identificar a Abu Dujana al Afgani, toda vez que Driss Chebli le debe conocer perfectamente, ya que estaba con él el día 11-7-01. Precisamente el día en que salía de viaje [Abu Dujana] hacia Afganistán; y que ese día estaba hablando con Abu Dahdah, quien también le podría identificar».

Gómez Menor se refiere a un pinchazo telefónico en la investigación sobre la célula española de Al Qaeda sobre el que la Policía volvió tras el 11-M. Tuvo lugar el 11 de julio de 2001. A un lado de la línea, en Granada, estaban Abu Dahdah y Amer Azizi -con orden de busca y captura-. En el otro, Driss Chebli y Abu Dujana. En ella hablaban de un viaje que Abu Dujana iba a emprender esa misma noche.

El interés de realizar esta diligencia no se agota por el hecho de descartar que Abu Dujana fuera realmente Belhadj. Más allá de resolver el puzzle del 11-M, Gómez Menor le dice al juez que «si no se trata de uno de los terroristas fallecidos o detenidos y, por el contrario, es uno de los huidos o un nuevo implicado hasta ahora desconocido y vivo, representaría una amenaza en grado sumo contra nuestro país».

El informe explica al juez que sería muy fácil interrogar a ambos sobre Abu Dujana, puesto que se encontraban en prisión. La Audiencia Nacional los condenó, aunque Chebli vuelve a estar en libertad por orden del Supremo.

Del Olmo no ha tomado declaración a Abu Dahdah, pese a que los informes que recoge en su procesamiento subrayan su papel como captador de varios miembros de la célula del 11-M.

Chebli sí pasó por el juzgado, donde aseguró que no sabía nada de los atentados y que no conocía a Belhadj. En el interrogatorio, Del Olmo y la fiscal Olga Sánchez le preguntaron uno a uno por decenas de implicados en el 11-M, pero no por Abu Dujana con el que estuvo en 2001. La fiscal Sánchez afirma que sí lo hicieron, pero que la pregunta, simplemente, no quedó recogida en los nueve folios de declaración.

Las 'amistades' de Jamal. El juez no ha tomado declaración a los agentes que el 17 de marzo de 2004 se entrevistaron en Avilés con Trashorras. Ante al menos seis policías y a un agente del CNI, afirmó que El Chino le había dicho que los etarras detenidos en Cuenca con más de 500 kilos de explosivos eran amigos suyos.Una de las defensas del 11-M solicitó a Del Olmo que llamase a declarar tanto a los agentes como a los dos etarras. El juez se negó, como también rechazó tomar declaración al preso islamista Ismail Benesmail, muy vinculado al suicida Allekema Lamari y en cuyo poder aparecieron los nombres de dos miembros de ETA.

Alguien del Ifema. Ante las dudas planteadas en este periódico sobre la cadena de custodia de la mochila finalmente desactivada en Vallecas, el magistrado tomó declaración a media docena de agentes que participaron en su periplo por Madrid el día de los atentados. Pero en los interrogatorios no incluyó a ninguno de los agentes encargados de custodiar los efectos hallados en la estación de El Pozo mientras estuvieron en Ifema y que pertenecían a las Unidades de Intervención Policial.

Declaración de 'Cartagena'. También está pendiente que el juez interrogue sobre multitud de puntos al colaborador policial conocido como Cartagena, clave en la operación contra la célula que pretendía volar la Audiencia Nacional. Cartagena llegó a convertirse durante mucho tiempo en un hombre de la confianza de El Tunecino, uno de los presuntos líderes del 11-M. Sí constan en el sumario las notas policiales de los datos que Cartagena iba aportando a la Policía, y llegó a tomar declaración. Sin embargo, Cartagena le dijo que ya había dicho lo que sabía ante el juez Baltasar Garzón, que le pidiese los datos y no le obligase a declarar de nuevo. Así lo hizo el juez.

'Nayo'. El juez considera de «valor relativo» todos los informes policiales y testimonios sobre el tráfico de explosivos en Asturias denunciado entre 2001 y 2003. Del Olmo no ha conseguido tomar declaración -se encuentra fuera de España- a José Ignacio Fernández Díez, Nayo, que informó de esa red de venta e implicó en ella a ETA.

Image hosting by Photobucket



Lea mas

 

UN PASO MÁS EN LA INVESTIGACIÓN, por Luis del Pino

 

12-04-06

AUTO DE PROCESAMIENTO

UN PASO MÁS EN LA INVESTIGACIÓN, por Luis del Pino

Rubalcaba, con un regalo envenenado. Dejando aparte el sangrante hecho de que 87 de las 116 personas detenidas por la Policía en el marco de las investigaciones del 11-M ni siquiera se llegarán a sentar en el banquillo (como comentábamos en el blog), la lectura del auto confirma muchos de los datos que desde estas páginas y otros medios de comunicación se han ido desvelando a lo largo de los últimos meses.

Así, por ejemplo:

  • las declaraciones de los Tedax que participaron en el operativo del 11-M (página 50 y siguientes del auto) muestran que en los trenes no se encontró metralla de origen terrorista, lo que viene a echar por tierra de forma prácticamente definitiva la mochila de Vallecas como prueba de cargo.
  • la declaración de los Tedax en la página 51 confirma que en la mochila detonada por los Tedax en Atocha no había ningún teléfono móvil (¿se utilizaron por tanto temporizadores?).
  • * las declaraciones de los funcionarios policiales incluidas a partir de la página 61 nos muestran un panorama todavía más desalentador y confuso en lo que respecta al viaje a ninguna parte que los objetos de El Pozo hicieron durante aquel día, hasta terminar recalando en la comisaría de Puente de Vallecas.
  • las pruebas periciales de voz realizadas a los vídeos de reivindicación (página 338) muestran que la persona que aparece en el vídeo del 13-M no es la misma que habla en el vídeo de Leganés, y asimismo se indica que no se ha podido demostrar pericialmente que ninguno de ellos fuera Jamal Ahmidan.
  • no existe ninguna conversación telefónica que incrimine a Jamal Zougham en los atentados, a pesar de que tenía intervenidos su teléfono móvil y su teléfono fijo, y a pesar de haber analizado diversas tarjetas y terminales que Jamal Zougham utilizó hasta el propio 13 de marzo (página 819 y siguientes).
  • se confirman las llamadas de Suárez Trashorras a su controlador en las fechas clave del transporte de los explosivos (página 989 y siguientes)

El auto de Del Olmo incluye numerosísimos datos interesantes sobre casi todos los aspectos de los atentados, y puedo asegurar que nos esperan diversas sorpresas. De especial interés son, por ejemplo, los listados de cruces de llamadas incluidos a partir de la página 610 o la secuencia temporal de hechos incluida a partir de la página 911 (¡simbólico número, que diría la fiscal!). Asimismo, resulta interesante cómo se han "caído" de la versión oficial muchos de los participantes que nos habían vendido como piezas clave de los atentados (por ejemplo, Moutaz Almallah o los hermanos Chergui).

En resumen: que Del Olmo acaba de dar un paso más en las investigaciones, las cuales distan mucho de estar concluidas, y que podemos esperar un arduo, pero gratificante, trabajo de indagación y buceo en los detalles contenidos en los diversos informes policiales desclasificados.


Lea mas

12.4.06

 

Del Olmo explica en el auto que "el volumen de información obliga y justifica la continuidad de la investigación"

 

12-04-06

EL PSOE ATACA AL PP POR ESPERAR QUE SEA ASÍ

Del Olmo explica en el auto que "el volumen de información obliga y justifica la continuidad de la investigación"


En el PSOE insisten en interpretar el auto de procesamiento del juez Del Olmo como el cierre definitivo de las investigaciones sobre el 11-M. Pero es el propio juez el que deja claro en el citado auto que el procesamiento tiene como fin "asegurar la tutela judicial efectiva y el derecho fundamental a un proceso público sin dilaciones". Es decir, poner fin con argumentos a la prisión provisional de los imputados, procesándoles o poniéndoles en libertad. Diego López Garrido dice que el PP está poniendo en cuestión al juez al pedirle que siga investigando.

(Libertad Digital) El portavoz en funciones del PSOE, Diego López Garrido, compareció en rueda de prensa en la sede de Ferraz, según informa Efe, para pronunciarse sobre el auto del 11-M y criticar la actuación del PP. López Garrido recordó a los populares que el apoyo al Estado de Derecho es "el primer mandamiento" en la lucha contra el terrorismo. Además, el dirigente socialista desvinculó la participación de España en la guerra de Irak de la masacre del 11-M, pero rechazó este tipo de acciones bélicas como método para combatir el terrorismo internacional.

El dirigente socialista opinó que el principal partido de la oposición "no ha estado a la altura de las circunstancias" ni de la respuesta dada por la ciudadanía, las víctimas y las instituciones. "¿Si no confiamos en la labor imparcial de los jueces, en quién podemos confiar?", se preguntó. A su entender, es "intolerable que se ataque a la credibilidad del Estado de Derecho por razones estrictamente partidistas", cuando "no se está atacando al PSOE", sino a la propia estructura del Estado.

López Garrido se refería a las declaraciones que este martes, día en que se hizo público el auto, hizo Vicente Martínez Pujalte al respecto. El diputado del PP indicó que le parecían "pocos" los imputados por pertenencia a organización terrorista. Además, consideró que se había "avanzado poco en investigar" la autoría intelectual de la masacre. Pujalte indicó también que le parecía "un argumento pobre" decir que los responsables son "una célula autónoma". Por todo ello, el diputado exigió que se continúe investigando, algo en lo que sí que coincidía con el propio magistrado.

En efecto, en el auto (página 1451) se señala lo siguiente:

    * "Este pronunciamiento supone una valoración del caudal de diligencias de investigación hasta ahora practicadas, y que, como se expone en auto de esta misma fecha, en atención al volumen de información acumulada (especialmente la telefónica), obliga y justifica la continuidad de la investigación; pero ello no puede impedir que se dicte este pronunciamiento, a fin de asegurar la tutela judicial efectiva y el derecho fundamental a un proceso público sin dilaciones indebidas (especialmente para aquellos procesados que se encuentran privados de libertad)."


Cabe señalar que las críticas al PP por discrepar del juez Del Olmo llegan semanas después de que el PSOE no se pronunciara en similares términos cuando Cándido Conde Pumpido, en una entrevista, calificó de "grave" y "preocupante" la decisión del magistrado Fernando Grande Marlaska de dictar orden de prisión contra dirigentes de Batasuna-ETA por los incidentes violentos en la huelga general en el País Vasco.


Lea mas

 

UN PASO MÁS EN LA INVESTIGACIÓN,

 

12-04-06

AUTO DE PROCESAMIENTO

UN PASO MÁS EN LA INVESTIGACIÓN,
por Luis del Pino


Parece que el juez Del Olmo ha decidido recibir al nuevo Ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, con un regalo envenenado. Dejando aparte el sangrante hecho de que 87 de las 116 personas detenidas por la Policía en el marco de las investigaciones del 11-M ni siquiera se llegarán a sentar en el banquillo (como comentábamos en el blog), la lectura del auto confirma muchos de los datos que desde estas páginas y otros medios de comunicación se han ido desvelando a lo largo de los últimos meses.(.../...)


Así, por ejemplo:

  • * las declaraciones de los Tedax que participaron en el operativo del 11-M (página 50 y siguientes del auto) muestran que en los trenes no se encontró metralla de origen terrorista, lo que viene a echar por tierra de forma prácticamente definitiva la mochila de Vallecas como prueba de cargo.
  • * la declaración de los Tedax en la página 51 confirma que en la mochila detonada por los Tedax en Atocha no había ningún teléfono móvil (¿se utilizaron por tanto temporizadores?).
  • * las declaraciones de los funcionarios policiales incluidas a partir de la página 61 nos muestran un panorama todavía más desalentador y confuso en lo que respecta al viaje a ninguna parte que los objetos de El Pozo hicieron durante aquel día, hasta terminar recalando en la comisaría de Puente de Vallecas.
  • * las pruebas periciales de voz realizadas a los vídeos de reivindicación (página 338) muestran que la persona que aparece en el vídeo del 13-M no es la misma que habla en el vídeo de Leganés, y asimismo se indica que no se ha podido demostrar pericialmente que ninguno de ellos fuera Jamal Ahmidan.
  • * no existe ninguna conversación telefónica que incrimine a Jamal Zougham en los atentados, a pesar de que tenía intervenidos su teléfono móvil y su teléfono fijo, y a pesar de haber analizado diversas tarjetas y terminales que Jamal Zougham utilizó hasta el propio 13 de marzo (página 819 y siguientes).
  • * se confirman las llamadas de Suárez Trashorras a su controlador en las fechas clave del transporte de los explosivos (página 989 y siguientes)

El auto de Del Olmo incluye numerosísimos datos interesantes sobre casi todos los aspectos de los atentados, y puedo asegurar que nos esperan diversas sorpresas. De especial interés son, por ejemplo, los listados de cruces de llamadas incluidos a partir de la página 610 o la secuencia temporal de hechos incluida a partir de la página 911 (¡simbólico número, que diría la fiscal!). Asimismo, resulta interesante cómo se han "caído" de la versión oficial muchos de los participantes que nos habían vendido como piezas clave de los atentados (por ejemplo, Moutaz Almallah o los hermanos Chergui).

En resumen: que Del Olmo acaba de dar un paso más en las investigaciones, las cuales distan mucho de estar concluidas, y que podemos esperar un arduo, pero gratificante, trabajo de indagación y buceo en los detalles contenidos en los diversos informes policiales desclasificados.
http://www.libertaddigital.es/noticias/noticia_1276276608.html


Lea mas

 

UN AUTO CAOTICO QUE NO DESPEJA LAS INCOGNITAS CLAVE DEL 11-M

 

12-04-06


EDITORIAL

UN AUTO CAOTICO QUE NO DESPEJA LAS INCOGNITAS CLAVE DEL 11-M



En febrero de 2005, el juez Juan del Olmo, durante un acto con familiares de las víctimas del 11-M, le aseguró, con lágrimas en los ojos, a una joven: «Laura, la Justicia va a dar respuesta a muchas cosas. De eso no te quepa duda». Pues bien, un año después, es evidente que la Justicia ha defraudado tanto a las víctimas como a quienes seguimos queriendo saber toda la verdad sobre el mayor golpe terrorista de la Historia de nuestro país.(.../...)

Veinticinco meses después de iniciar la instrucción, Del Olmo hacía público ayer un auto de procesamiento caótico en las formas y pasmosamente deficiente en el fondo, que deja todos los interrogantes clave del 11-M sin resolver. El que los 116 imputados se hayan convertido en tan sólo 29 procesados es en sí mismo significativo; da una idea de la imprecisión que ha caracterizado a la investigación.Más importante aún, en todo caso, es que, de esos 29 procesados, tan sólo dos son considerados autores materiales de los hechos y que sobre la responsabilidad de ambos todavía caben serias dudas. A Abdelmajid Bouchar -el corredor que huyó de Leganés- sólo se le puede vincular con la colocación de las bombas en los trenes por deducción. Y Jamal Zougam fue visto por cuatro testigos en dos trenes distintos, lo cual apunta a la posibilidad de que dichos testimonios pudieran verse influidos por la difusión masiva de su fotografía tras la masacre. Además, queda pendiente de explicar por qué, si suministró las tarjetas usadas en los teléfonos de los trenes y participó activamente en el atentado, Zougam no huyó tras la matanza sino que se quedó tranquilamente en su casa esperando a ser detenido. No es el comportamiento normal de una persona que teóricamente acababa de sembrar el terror en Madrid.

ENORMES LAGUNAS

Lo cierto es que el auto, al igual que la instrucción, es un refrito de informes policiales colocados uno detrás de otro, fuera de todo orden cronólogico, temático o de cualquier tipo.De hecho, ni siquiera merece ser calificado como un auto de procesamiento, ya que no hay manera de que los imputados sepan qué hechos concretos se les atribuyen. El juez deja a la deducción del sabueso entre una jungla de contradicciones y mala sintaxis el encontrar qué hizo cada quien. Una tarea, además de ardua, fundamentalmente inútil.

La lectura del auto deja más preguntas que respuestas, y refleja las inmensas lagunas que según todos los indicios sigue teniendo el juez tanto sobre la planificación del 11-M como sobre su organización y ejecución. Para empezar, ni siquiera atisba a sugerir quiénes decidieron y diseñaron el atentado. Hace referencias vagas e inconexas a las consignas genéricas lanzadas Al Qaeda en respuesta a la Guerra de Irak y a la existencia del Grupo Islámico Combatiene Marroquí «entendido como máximo referente del Movimiento Salafista Yihadista en nuestro país». Y afirma que los líderes del comando madrileño eran El Chino y El Tunecino, pero no alcanza a explicitar si fueron ellos quienes idearon y diseñaron el atentado, probablemente porque no hay ningún dato que lo avale.

Por otra parte, el auto tampoco aclara quién compró los móviles que según consta fueron utilizados para hacer estallar buena parte de las bombas de los trenes -nada dice acerca de los misteriosos «búlgaros»- ni quién los convirtió en temporizadores. La existencia de una broca en casa de El Chino no prueba en sí misma nada.Y menos aún si no había también un soldador. En cuanto a la mención a la existencia de miles de páginas de Internet que explican cómo montar bombas con móviles -aunque, eso sí, ninguna concretamente como las del 11-M- roza la tomadura de pelo tratándose de un caso de esta gravedad.

LAS DEMAS TRAMAS

Pero esto no es lo único que deja sin aclarar Del Olmo. Tampoco explica la misteriosa aparición del Skoda Fabia en junio de 2004 en una zona que había sido peinada tras la masacre. Ni ofrece una respuesta para el hecho asombroso de que los dos perros encargados de buscar rastros de explosivos en el interior de la furgoneta de Alcalá no hallaran nada.

En cuanto a la famosa mochila de Vallecas que llevó a la detención de Zougam, el juez da por hecho que si apareció en esa comisaría tenía que venir de la estación de El Pozo cuando el propio auto constata que no existe un solo testigo que así lo pueda corroborar. La manera en que el juez ha instruido el caso -siempre dentro del estrecho margen impuesto por la versión oficial que aceptó desde el principio- es lo que explica los enormes agujeros que presenta el auto: la ausencia de referencias detalladas a la trama asturiana de los explosivos, con la paradoja de que Emilio Suárez Trashorras sea uno de los principales procesados y el dato significativo de que, una vez más, Antonio Toro reciba un trato condescendiente por parte del Estado.

Al final del auto, en los fundamentos jurídicos, Del Olmo se remite a la sentencia del macrojuicio por el 11-S que tuvo lugar en la Casa de Campo. Pues bien, como no sea capaz de subsanar las profundas lagunas que ha dejado su instrucción, es muy posible que siga el mismo camino que la Sección Tercera de la Sala Penal de la Audiencia Nacional, que ha visto recientemente cómo la Fiscalía del Supremo pedía que se retirara la condena de 15 años a Abu Dahdah por «conspiración» en el 11-S y cómo el propio Alto Tribunal ha comenzado a enmendarle la plana.

A ese varapalo se uniría el justo reproche de las víctimas que, como Laura, depositaron en él su confianza en el esclarecimiento de toda la verdad. Ayer tanto la presidenta de la Asociación Afectados del 11-M, Pilar Manjón, como la presidenta de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M, Angeles Domínguez, coincidieron en que el auto de procesamiento no permite dar por cerrado el caso y reclamaron que se siga investigando.


Lea mas

 

Un auto en 57 capítulos

 

12-04-06


11-M

Un auto en 57 capítulos

En 1.460 folios entregados a las partes en papel y en formato digital, el juez dictó ayer auto de procesamiento contra 29 imputados. Este es un amplio resumen del documento, punto por punto


Veinticinco meses después de que España sufriera el más sangriento atentado de la Historia de Europa, el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo hizo público ayer el auto de procesamiento en el que inculpa por distintos delitos a 29 de los 116 imputados.El magistrado notificará la resolución a los afectados los próximos días 16, 17 y 18 de mayo. Contra el auto cabe recurso, con lo cual los imputados que finalmente no han sido procesados no quedarán exculpados hasta que la resolución sea firme. El auto de procesamiento no implica que la investigación sobre la matanza esté finalizada.Esto ocurrirá cuando se dicte el auto de conclusión del sumario, varios de cuyos tomos permanecen bajo secreto. El propio juez señala en su resolución que «el caudal de diligencias obliga y justifica la continuidad de la investigación».(.../...)


1 Y 2.- LOS ATENTADOS DEL 11-M. El juez relata cómo el 11 de marzo de 2004, jueves, se produjo una serie encadenada de explosiones en cuatro trenes de cercanías de Madrid que discurren por el llamado Corredor del Henares.

En sólo cuatro minutos, los transcurridos entre las 7.36 y las 7.40 horas de la mañana, se desató un infierno en el que 191 personas perdieron la vida y otras 1.755 resultaron heridas.El apartado 2 del auto refleja el nombre de todas y cada una de esas personas.

En todos los trenes había cuatro bombas, excepto en el de Santa Eugenia, donde había una. En total, estallaron 10 artefactos; otros dos fallaron y fueron explosionados de forma controlada en los andenes de las estaciones de Atocha y El Pozo.

La bomba número 13, procedente también del tren de El Pozo, fue desactivada en el Parque Azorín, próximo a la comisaría de Puente de Vallecas.

3.- ACTUACIONES INICIALES. El auto detalla las primeras actuaciones de la Policía y de los Tedax en los escenarios de los atentados.

El instructor se refiere extensamente al recorrido de la bolsa-bomba que se encontraba en el tren de la estación de El Pozo, una prueba esencial del procedimiento, porque a partir de ella se empezó a descubrir la trama de los autores materiales de la masacre.

Del Olmo transcribe las declaraciones judiciales de todos los agentes que intervinieron en el transporte de esa bolsa y del resto de los objetos hallados en el citado tren. Todo ello fue introducido en grandes envoltorios de plástico que fueron llevados en furgonetas policiales a dos comisarías donde no los recepcionaron.De ahí fueron al pabellón de Ifema y, finalmente, a la comisaría del distrito de Puente de Vallecas.

En la madrugada del 12 de marzo, una policía a la que, junto a otro compañero, se había encomendado la catalogación de los objetos descubrió la bolsa-bomba, que fue desactivada en el cercano Parque Azorín.

Dos de los policías que intervinieron en el azaroso traslado de los objetos hallados en la estación de El Pozo declararon ante el juez instructor el 1 de julio de 2004. Uno de ellos relató que cuando llegaron a Ifema se entrevistó con un responsable de la Unidad de Intervención Policial (UIP), que les indicó el lugar donde debían dejar las bolsas, con una anotación sobre su procedencia.

El agente añadió que cuando volvían de camino a la comisaría recibieron la indicación de la juez de guardia de recuperar las bolsas y trasladarlas a Puente de Vallecas. Volvieron al recinto ferial y «al llegar al Pabellón 6 le dijo al responsable policial que tenía que retirar los efectos, pero éste no le dio el consentimiento, con lo que tuvo que hacer gestiones con su comisario para que les dieran permiso».

Después de que, el pasado mes de marzo, EL MUNDO difundiera el informe-instancia elaborado en octubre de 2004 por el inspector jefe Alvarez, encargado de la custodia de los objetos recogidos en el tren que estalló en El Pozo, Del Olmo decidió tomar declaración al resto de los policías que participaron en el traslado.

A excepción de los agentes que manifestaron no recordar con exactitud el recorrido de las bolsas, dado el tiempo transcurrido, la mayoría de ellos manifestó que las bolsas de plástico que albergaron los objetos «estaban cerradas» al ser introducidas en los furgones policiales sin que pudiera verse lo que había dentro.

Otro agente que participó en el transporte desde Ifema a la comisaría de Puente de Vallecas declaró que «llegan a Ifema y vio que había bolsas en el mismo pabellón de los cadáveres, pero apartadas y separadas de todo, custodiadas por gente de la UIP».

Este funcionario dijo que «está seguro de que las bolsas estaban todas cerradas, pero no recuerda si tenían precinto, nudo o de qué forma estaban cerradas». «Olían a chamuscado y sonaban móviles dentro de ellas», añadió.

Un policía más incorporó el dato de que, al llegar a Ifema con las bolsas procedentes de El Pozo, la Policía Científica les dio cinta para que acotaran la zona. Al volver al Pabellón 6 para recoger los envoltorios y trasladarlos a Puente de Vallecas, «una persona uniformada les preguntó a dónde se dirigían y, aunque íbamos en vehículos oficiales, hubo control de acceso».

«Las bolsas que recogimos estaban tal cual las dejamos», manifestó otro agente. Agregó que «no vio ninguna rota ni abierta», aunque tampoco recuerda de qué forma estaban cerradas. Sólo uno de los policías recordó que las bolsas estaban cerradas «con un nudo normal, no iban precintadas», y dijo que él no vio ninguna abierta o rota.

El juez De Olmo cree a pies juntillas a los policías que participaron en el traslado de los efectos y minusvalora el testimonio del inspector, «quien en ningún momento ha afirmado que viera todos los efectos recogidos» en El Pozo y que, «días después, tras ver los medios de comunicación, cree reconocer la bolsa que es expuesta en dichos medios como la que contenía el artefacto desactivado en el Parque Azorín, extremo que no recoge en su instancia de 25 de octubre de 2004».

«Quienes sí identifican la bolsa que contenía el artefacto explosivo, por ser ellos quienes la localizan en la comisaría de Puente de Vallecas, son los dos agentes que estaban realizando la apertura de los bolsones y el recuento de los efectos que contenían», precisa el juez. También resalta que todos los agentes afirman haber visto los envoltorios cerrados y aseguran haberlos recogido en Ifema en idénticas condiciones que tenían cuando los dejaron allí. «Cuando fueron a recogerlos, hubo de intervenir el comisario de su comisaría para que les permitieran recogerlos, lo que es expresivo de un control real de los efectos allí depositados», opina el magistrado.

«Si los efectos fueron recogidos bajo control y supervisión policial en la estación de El Pozo; se introdujeron bajo esa misma supervisión en bolsones que fueron cerrados, y dichos bolsones se trasladaron en todo momento por efectivos policiales uniformados a recintos bajo control policial, la custodia policial en todo momento garantizó con idéntica calidad de origen esos bolsones», concluye el instructor, para el que «la cadena de custodia [está] no sólo aclarada y precisada, sino preservada».

4.- INFORME POLICIA-GUARDIA CIVIL DEL 24 DE JUNIO DE 2005. El informe pericial emitido conjuntamente por la Policía y la Guardia Civil el 24 de junio de 2005 aclara, entre otros extremos, lo siguiente:

- El peso de la carga explosiva del artefacto que apareció en el primer vagón del tren de la estación de Atocha era de unos 10 kilos de dinamita. «Estos datos coinciden con los del artefacto neutralizado en la estación de El Pozo y el desactivado en la comisaría de Vallecas».

- Los efectos de la explosión controlada del artefacto encontrado en Atocha fueron «similares» a los producidos por las restantes explosiones registradas el 11 de marzo.

- El resultado de los análisis químicos indicó la presencia de dinamita en todos los focos, salvo en el vagón 4 del tren que estalló a la altura de la calle de Téllez y el vagón 5 del tren de El Pozo, «donde no se detectaron sustancias relacionadas con explosivos, si bien los efectos producidos en los dos focos fueron de las mismas características que los ocasionados por la dinamita en las demás explosiones».

- El análisis de la bolsa desactivada en el Parque Azorín determinó que se trataba de dinamita Goma 2 Eco. Esta misma sustancia es la que se encontró en el piso de Leganés donde se suicidaron siete islamistas.

- «Los artefactos que explosionaron en los trenes el 11 de marzo, en términos generales, fueron de tipo similar al desactivado en la comisaría de Vallecas (...). Se trató de artefactos de activación temporizada, con la misma hora programada para su activación, si bien sólo se llegaron a identificar dos teléfonos móviles» (el de la bolsa-bomba de Vallecas y el de la mochila explosionada de forma controlada en el andén de la estación de El Pozo).

5.- LA ROPA HALLADA CERCA DE LA ESTACION DE VICALVARO. El mismo día de los atentados, sobre el mediodía, la Guardia Civil recibió una llamada en la que un testigo comunicaba que sobre las 7.45 horas, en la Gran Vía del Este, próxima a la estación de tren de Vicálvaro (cercana a Santa Eugenia y a El Pozo), una persona se metió en una obra, se quitó el pantalón y la sudadera que llevaba y dejó estas prendas debajo de una caseta. A continuación, se marchó.

Esas prendas fueron recogidas y sometidas a un análisis de muestras biológicas, del que resultó que contenían perfiles genéticos de Asrih Rifaat Anouar, Abdennabi Kounjaa, Mohamed Oulad Akcha y Otman el Gnaoui. Los tres primeros se suicidaron el 3 de abril siguiente en el piso de Leganés en el que los presuntos autores materiales de los atentados estaban cercados por la Policía.El Gnaoui fue detenido y se encuentra en prisión.

6.- VESTIGIOS RELACIONADOS CON LOS EXPLOSIVOS. Tras el estudio de la ubicación de los artefactos en los trenes, se concluye que:

- Los terroristas colocaron el explosivo en el centro de cada uno de los vagones, salvo en el vagón 6 del tren de la calle de Téllez y el vagón 4 del tren de El Pozo.

- En los trenes de Atocha y Téllez, los artefactos estuvieron colocados en los mismos vagones (1, 4, 5 y 6).

- No es posible ubicar con exactitud en qué vagones se encontraban los dos artefactos del tren de El Pozo que no explosionaron.

Respecto a la utilización de metralla, se ha concluido que el artefacto desactivado en el Parque Azorín llevaba embutidos 640 gramos de clavos y tornillos y que, «en las distintas explosiones producidas en los cuatro trenes, se recogieron evidencias de que los artefactos también disponían de metralla», presentando «coincidencias» con los clavos y tornillos recuperados en el Parque Azorín. En cambio, no existen esas coincidencias en la metralla encontrada en el piso de Leganés.

También se afirma que «se han encontrado detonadores en todos los escenarios, que siempre han sido eléctricos» y, «en todos los casos», el explosivo recuperado ha sido dinamita Goma 2 Eco, «salvo en el registro de la finca de Chinchón [Morata], donde las analíticas realizadas sólo pudieron determinar la presencia genérica de dinamita».

En relación al uso de teléfonos móviles, el aparato que llevaba la bomba desactivada en el Parque Azorín «presentaba las modificaciones necesarias para ser utilizado como sistema de activación». No presentaban modificación alguna los teléfonos hallados en el piso de Leganés, «si bien, como quiera que las manipulaciones realizadas al teléfono del artefacto desactivado fueron bastante simples, cualquier teléfono móvil podría ser potencialmente utilizado para activar un artefacto», indica un informe policial reproducido por Del Olmo.

Otra coincidencia significativa es que en el piso de Leganés se recuperaron restos de un carrete de cable de audio de las mismas características que el cable empleado en el artefacto colocado el 2 de abril de 2004 en la vía del tren AVE, a la altura de Mocejón (Toledo).

Se resalta, igualmente, la presencia del mismo tipo de bolsas de basura -utilizadas para introducir el explosivo- en el artefacto del Parque Azorín, en la furgoneta encontrada en Alcalá de Henares y en el piso de Leganés.

7.- LA FURGONETA KANGOO. El auto de procesamiento reproduce informes policiales en los que se afirma que en la furgoneta Kangoo abandonada por los terroristas en las cercanías de la estación de tren de Alcalá de Henares aparecieron restos de un explosivo con la misma composición química (entre otros elementos, aparecía metenamina) que tenía el explosivo desactivado en el Parque Azorín. Dio el mismo resultado el análisis de una muestra-patrón de dinamita Goma 2 Eco, «todo lo cual viene a determinar que se utilizó el mismo explosivo».

En la furgoneta aparecieron detonadores de características similares a las de las bombas desactivadas y que coinciden con los suministrados a la empresa Caolines de Merillés, propietaria de Mina Conchita.

8.- EL ARTEFACTO DEL AVE. El 2 de abril de 2004 se encontró un artilugio explosivo adherido a la vía del tren AVE Madrid-Sevilla, en la zona de Mocejón (Toledo). Estaba compuesto por Goma 2 Eco, sustancia que también apareció en el piso de Leganés.

9 Y 10.- EL DESESCOMBRO DE LA VIVIENDA DE LEGANES. Siete presuntos terroristas (Tachid Oulad Akcha, Asrih Rifaat Anouar, Sarhane ben Abdelmajid Fakhet, Jamal Ahmidan, Mohamed Oulad Akcha, Allekema Lamari, Abdennabi Kounjaa) se suicidaron en el número 40 de la calle de Carmen Martín Gaite el 3 de abril de 2004, cuando estaban cercados por fuerzas policiales. Sus identidades han podido ser establecidas por el análisis de ADN de las muestras orgánicas halladas tras la explosión, en la que murió el policía Francisco Javier Torronteras.

La Policía estima que los terroristas utilizaron unos 30 kilos de Goma 2 Eco para suicidarse. Además, se recuperó un total de 17,431 kilos de esa dinamita, que es «de las mismas características» a la utilizada para confeccionar el artefacto desactivado en el Parque Azorín.

11.- LA PARCELA DE MORATA. Las investigaciones para localizar el lugar donde pudieron activarse las tarjetas telefónicas utilizadas en los artefactos explosivos condujeron a una finca alquilada por Jamal Ahmidan en el polígono 44 de Chinchón, cerca de la población de Morata de Tajuña.

En este lugar fueron halladas 97 huellas lofoscópicas, entre ellas las de los hermanos Ahmidan; la de Abdelmajid Bouchar (que escapó del piso de Leganés, siendo luego detenido), y la de tres de los suicidas de Leganés (Kounjaa, Sarhane Ben Abdelmajid Fakhet y el propio Jamal Ahmidan).

12.- EL SKODA. El coche Skoda Fabia 3093 CKF fue localizado el 13 de junio de 2004 en la calle Infantado de la localidad de Alcalá de Henares, a escasos metros del lugar donde fue encontrada el 11-M la furgoneta Kangoo.

El auto recoge la declaración de la persona que robó el vehículo en Benidorm y lo vendió a Sarhane, El Tunecino. También refleja las multas que el coche recibió antes de las Navidades de 2003 por estar mal aparcado en la Avenida de Bruselas, próxima a la casa de El Tunecino.

No obstante, el juez no aclara por qué la presencia de este coche en Alcalá de Henares, cerca de la Kangoo, no fue detectada por la Policía.

13.- ANALISIS DE MUESTRAS TOMADAS EN ASTURIAS. La Guardia Civil ha comparado la tierra de la Mina Conchita con muestras de tierra de zapatos utilizados por José Emilio Suárez Trashorras. Los resultados no son concluyentes.

14.- LA VIVIENDA DE ALBOLOTE. También ha sido investigada una casa alquilada por Asrih Rifaat Anouar en Albolote (Granada) el 6 de marzo de 2004.

15.- LOS EFECTOS HALLADOS EN UNA BOLSA DE SAED EL HARRAK. El Harrak, detenido el 10 de mayo de 2004, trabajaba en una empresa de construcción cuyo propietario entregó a la Policía una bolsa con efectos de su empleado. Entre ellos figuraban tres cuartillas manuscritas en árabe. Su análisis ha permitido comprobar que el escrito pertenece al suicida Kounjaa y que se trata de una especie de testamento.

16 Y 17.- HUELLAS EN LIBROS APARECIDOS EN LEGANES. El juez ha ordenado analizar las huellas aparecidas en libros religiosos encontrados en el piso en el que los siete terroristas se suicidaron y las huellas encontradas en otros objetos, como bolsas de plástico o vehículos. Ello ha permitido situar a las mismas personas en diversos escenarios relacionados con la trama terrorista. Así, huellas de Bouchar han aparecido en el piso de Leganés y también en la casa de Morata.

18.- LOS VEHICULOS. El auto hace referencia a los vehículos utilizados por los terroristas y por otros implicados, como Suárez Trashorras.

El juez parece sostener que el explosivo de Asturias fue trasladado a Madrid en el Volkswagen Golf de Ahmidan, El Chino, cuyo maletero tenía capacidad para transportar 210 kilos de dinamita.

En el maletero de ese coche fue encontrado nitroglicol, sustancia que se ha hallado en la dinamita de los trenes.

19 y 20.- TEXTOS MANUSCRITOS Y DOCUMENTOS OFICIALES. El auto indica que se han analizado los documentos manuscritos hallados en los domicilios de los implicados, cuya autoría, en algunos casos, no ha podido determinarse.

También se ha analizado la autenticidad de numerosos documentos oficiales, como carnés de conducir y pasaportes.

21 Y 22.- REGISTROS EN EL CERRO DE LOS ANGELES Y VILLALOBOS.El primer piso era la vivienda de los hermanos de El Chino y el segundo era la casa del propio Jamal Ahmidan.

23 Y 24.- LAS CINTAS. La Policía ha analizado la cinta de vídeo en la que se reivindicó el atentado, encontrada en una papelera cerca de la M-30, y otra cinta videográfica hallada en el piso de Leganés. Ha concluido que «no existen diferencias sustanciales» ni respecto a las personas que aparecen ni respecto al armamento que exhiben.

25.- ANALISIS DE LA TELA VERDE. Una tela rectangular de color verde y con inscripciones en árabe fue recuperada en la vivienda de Leganés. La Policía ha concluido que es la misma que aparece en el vídeo de reivindicación del atentado.

26.- QUIEN LEYO EL COMUNICADO. El juez asume la tesis policial de que el terrorista que leyó el comunicado de reivindicación del atentado fue El Chino, para lo que se basa en reconocimientos de voz realizados por cuatro testigos.

27.- LA REIVINDICACION. El auto reproduce el comunicado leído en la cinta que apareció en las proximidades de la mezquita de la M-30.

Esa cinta «era de las mismas características que la comprada el 8 de marzo de 2004 por dos varones en el Bazar Top». El juez no identifica a estos individuos.

28 Y 29.- ADN. Una parte sustancial de la investigación se basa en los perfiles genéticos determinados gracias a las muestras orgánicas recogidas en los diferentes escenarios. Del Olmo admite que varias de ellas no han podido identificarse.

30.- ORIGEN DE DETONADORES Y EXPLOSIVOS. Los informes aportados por los Cuerpos policiales determinan que el tipo de detonadores de aluminio localizados «se sirve exclusivamente a la empresa Caolines del Merillés en la Península y se utiliza únicamente en las dos explotaciones de esta empresa: Mina Conchita y Mina Collada».

Para determinar la procedencia fue clave la intervención directa del comisario jefe de la Unidad Central de Desactivación de Explosivos: «Por gestiones realizadas personalmente por el comisario jefe de esta unidad, se ha podido determinar en un alto porcentaje de acierto que los detonadores utilizados el 11-M proceden de las canteras Caolines de Merillés. Los mismos pertenecen a la última remesa de febrero del presente año».

31.- SOPORTES INFORMATICOS RECUPERADOS. El magistrado describe el contenido de los discos duros y del resto del material informático intervenido durante las diferentes operaciones policiales. Así, detalla el contenido del ordenador interceptado en la vivienda habitual de El Chino. Además, se recompone el historial de las páginas de Internet visitadas desde ese ordenador. Entre otras, «enlaces sobre victimario musulmán en Palestina, Irak, Chechenia y Afganistán». Y recoge un documento en el que se explica la manera de actuar de las guerrillas, se aportan datos operativos de las armas ligeras y se dicta una serie de recomendaciones para trabajar en grupo: «Grupo del trabajo clandestino». Y divide: «Grupos de liderazgo, grupo de reunir las informaciones, grupo de proveer y grupo de ejecución». Entre el material había fotografías de los atentados de Madrid. También figura un mensaje de las Brigadas de Abu Hafs al Masri, de 15 de marzo de 2004.

El juez también incluye el análisis del disco duro del ordenador de Leganés. Hay abundantes ficheros de contenido doctrinal. También hay documentos de carácter proselitista yihadista. Hay una parte en el disco duro de carácter operativo-militar en la que aparecen, entre otros ficheros, grabaciones de atentados con bomba de la insurgencia iraquí contra EEUU.

En esta terminal también se han encontrado manuales sobre la «guerra de guerrillas», otro manual sobre el uso de pistola con silenciador y una enciclopedia de armas de guerra y dibujos con la composición de artefactos explosivos. En el auto se incluye el análisis realizado a los puertos USB intervenidos en Leganés.Uno de los documentos se titula La preparación para la Yihad y se destaca «la importancia del entrenamiento militar para los musulmanes». Se indica también que se accedió a páginas de Internet para buscar información precisa de varias sinagogas repartidas por España.

32.- ANALISIS DE DOCUMENTACION INFORMATICA. El juez detalla los informes periciales de la Unidad Central de Información sobre la reconstrucción del material informático recuperado tras la explosión del piso de Leganés. De nuevo localizan croquis sobre cómo fabricar artefactos explosivos. También figuran numerosas direcciones de Internet donde se analiza el terrorismo internacional y la yihad. Uno de los documentos recuperados se refiere a los teléfonos móviles. «Se hace un profundo y preciso análisis de las características del sistema de telefonía, de las posibilidades que brinda a la investigación policial, de los riesgos del uso de la telefonía móvil y de las terminales telefónicas, las tarjetas, así como de las cautelas que deben adoptarse», indica el informe policial del contenido del material informático de los terroristas.En otro archivo se detallan los métodos para ocultar y camuflar explosivos. Se explica también cómo fabricar dinamita, entre otros componentes explosivos.

33.- OTROS SOPORTES. El juez incluye otros documentos intervenidos por la Policía, además de en el piso de Leganés, en otros domicilios de Madrid utilizados por los terroristas. En la vivienda de Carmen Martín Gaite se localizó información sobre fincas judías (fundamentalmente en Madrid y Avila) susceptibles de convertirse en objetivo de los islamistas.

34.- LOS DOCUMENTOS DE GLOBAL ISLAMIC MEDIA. Tras los atentados, la Policía también navegó por Internet. En la web de un instituto noruego que investiga el islamismo halló un escrito extraído de la web Global Islamic Media. «Mensaje al pueblo español», comenzaba el escrito, que añadía: «Decimos que para forzar al Gobierno español a la retirada de Irak, la resistencia debe propinar golpes dolorosos a sus tropas, y que eso se vea acompañado de un seguimiento informativo que aclare la verdad de la situación dentro de Irak. Debe aprovecharse al máximo la proximidad de la fecha de las elecciones generales en España en el tercer mes del año próximo (marzo 2004)».

«Creemos que el Gobierno español no soportará más de dos o tres golpes, como máximo, antes de verse obligado a retirarse por la presión popular. Si sus tropas permanecen tras estos golpes, la victoria del Partido Socialista estará probablemente garantizada (ver porcentajes), y la retirada de las tropas españolas estará en la lista de su proyecto electoral».

«Por último, insistimos en que la retirada de las fuerzas españolas o italianas de Irak supondrá una presión enorme para la presencia británica, que tal vez Tony Blair no podría soportar».

«De este modo caerán las piezas de dominó rápidamente, pero permanecerá el problema principal de la caída de la primera ficha».

35.- MENSAJE DE BIN LADEN DE ABRIL DE 2004. El líder de Al Qaeda afirma: «Os quiero comunicar que 'vuestra mercancía os ha sido devuelta' a través de lo que ocurrió el 11 de Septiembre y el 11 de Marzo». «La verdadera justicia es la reciprocidad», añade, para, a continuación, hacer una oferta: «Les planteo una iniciativa de paz que consiste en que nos comprometemos a cesar las operaciones contra todos los países que prometan no agredir a los musulmanes o interferir en sus asuntos, incluyendo el que no forme parte del complot estadounidense contra el mundo islámico (...). Cesad de derramar nuestra sangre y de esa forma vosotros os ahorraréis la vuestra (...). Matar a los rusos fue consecuencia de su invasión de Afganistán y Chechenia y matar a los europeos fue consecuencia de la invasión de Irak y Afganistán, y lo mismo contra los americanos en Nueva York».

36.- INFORMACIONES PREVIAS AL 11-M SOBRE CASABLANCA. Fueron remitidas a Del Olmo por el Juzgado número 5 de la Audiencia Nacional, en el que Baltasar Garzón ya investigaba la trama de ese atentado, que tuvo lugar en mayo de 2003. El informe, elaborado tres meses antes del 11-M, ya incluía los nombres de dos figuras centrales de los atentados de Madrid: Jamal Zougam y El Tunecino.

37.- TELEFONO Y TARJETA DE LA MOCHILA BOMBA DE VALLECAS. Este apartado incluye uno de los aspectos que aún no ha sido aclarado en la trama terrorista: la identidad de quienes compraron días antes de los atentados varios teléfonos móviles que fueron empleados por la célula de El Chino y El Tunecino. El juez recoge el relato de quien vendió los terminales, que no ha sido procesado: «Que el día 3 de marzo he vendido tres teléfonos sin liberar marca Mitsubishi Trium T110. (...) El comprador era un hombre normal, pelo liso, bien peinado, que medía aproximadamente 1,75 o algo más. De unos 25 o 30 años, más de 30, no. Era joven, era delgado, sin barba ni bigote, su tez era ni blanco ni demasiado moreno [sic], era moreno pero más blanco que los de raza hindú. No llevaba gafas, no tenía nada en la cara que le llamara la atención, era una cara normal, las cejas no eran demasiado pobladas, eran normales, la frente también era normal, su cara era normal. Entre el declarante y el cliente hablaron en español, el cliente era extranjero y me dijo que era de Bulgaria (...). El día 3 por la tarde el cliente manifestó que quería seis terminales más iguales (...). Fue acompañado de otra persona, que era de características normales. La altura entre ellos era casi la misma, las paletas las tiene un poquito separadas, poco pelo delante y el restante cortado normal, y más o menos de la misma edad que el otro. Y se dirige al declarante en español, pero considero que era extranjero, no español. Mientras yo apuntaba el IMEI en mi libro entre ellos hablaban en extranjero y les pregunté de dónde eran y me dijo uno de ellos que eran búlgaros (...). El día 8 de marzo vino el chico que había venido por primera vez el día 4, y compró otro teléfono Trium T110 (...).Compró también un reloj Casio de muñeca con cadena metálica, digital. Una cinta de cámara de vídeo digital DVM».

38.- LAS BOMBAS, EN MORATA. «Los datos de activación de la tarjeta, en combinación con el viaje que se estaba realizando la noche del 9 de marzo de 2004 hacia Madrid de parte de los miembros de la presunta célula terrorista, permite considerar que las operaciones dirigidas a la preparación de los terminales telefónicos se efectuaron el día 10 de marzo de 2004 (y, presumiblemente, con luz suficiente -natural-, a fin de facilitar la labor y asegurar el objetivo)». Siete tarjetas telefónicas «fueron usadas para activar teléfonos móviles bajo el área de influencia de Morata de Tajuña, sin realizarse ninguna llamada; tal circunstancia, junto al hecho de que los siete IMEIS no se volvieron a registrar en el área de Amena, lleva a considerar que esas siete tarjetas podrían haber sido utilizadas para la confección y activación de los artefactos explosivos».

39.- LAS LLAMADAS. Analiza una gran cantidad de llamadas, incluidas las realizadas en los dos días previos al 11-M. Tanto al inicio como al final del informe, insiste en la importancia y fiabilidad de estos datos para la investigación: «De todo lo cual cabe inferir: vinculaciones entre los usuarios de tarjetas SIM y terminales telefónicos (identificados por su IMEI), traslados de personas de un lugar a otro (itinerarios, preguntas, lugares de contacto, reiteraciones de contacto -tanto físicos como por llamadas telefónicas-), precisiones que pueden fijarse a otros datos de la investigación (vestigios lofoscópicos y de ADN dejados en la finca de Albolote por personas distintas a quienes intervinieron en el alquiler, momento a partir del cual podrían haberse preparado los sistemas de activación de los artefactos explosivos, etcétera), confirmación de otros extremos obtenidos en el curso de la instrucción judicial (la información telefónica permite verificar declaraciones testificales, desvirtuar tesis exculpatorias, corroborar usos exclusivos del material telefónico identificado por parte de los presuntos miembros de la célula terrorista, etcétera)». «Es por ello que resulta necesario justificar la calidad de dicha información telefónica, y, en tal sentido, el informe emitido por dos peritos especialistas en telefonía móvil que a continuación se recoge».

40.- HABLAN LOS TECNICOS. Se trata de un informe pericial emitido por dos expertos en telecomunicaciones (telefonía móvil) que llegó a Del Olmo la semana pasada. En él responden a varias dudas técnicas que les había planteado la Policía.

41.- TODAS LAS LLAMADAS. Se trata de un extracto casi íntegro del informe llegado el 20 de febrero a la Audiencia Nacional con todas las llamadas del 11-M. Entre la ingente cantidad de información que ofrece aparece una llamada de atención por los contactos, aún no aclarados, entre Jamal Ahmidan, El Chino, y alguien «no identificado» de la prisión de A Lama (Pontevedra).La Policía explica al juez que considera estas llamadas «del máximo interés».

No son los únicos datos que faltan por completar. El informe también tiene pasajes como el que afirma: «Con respecto a esta última tarjeta no se ha podido determinar quién es el usuario».

42.- EL EXPLOSIVO, DIA A DIA. La Guardia Civil ofrece un relato casi diario de las relaciones que mantuvieron los miembros de la trama asturiana con el grupo de Jamal. Comienza con un viaje a Madrid de Trashorras y Carmen Toro, donde se encuentran con El Chino. Concluye 155 folios después con una llamada de Antonio Toro el 19 de marzo a un comunicante «anónimo».

43.- HABLA EL CONFIDENTE. Este apartado recoge las conversaciones del confidente de la Guardia Civil Rafá Zouhier con Víctor -su controlador en la Guardia Civil- tras los atentados. El marroquí le ofrece datos de los implicados en la masacre. «¿Pero tú estás seguro de que ese tío [El Chino] tiene algo que ver?», le pregunta el agente. Rafá responde: «Eh, tronco, escúchame, tiene detonadores, tiene mandos a distancia, 300 metros, tiene Goma 2 (...). Teléfonos no he podido conseguir (...). Es bajito, metro setenta y pico, con los ojos así como... es moreno, así muy pequeño y muy delgado...Es un tío religiosísimo, un tío que reza mucho, está en la mezquita también los viernes, a lo mejor no va más...».

44.- OTROS TELEFONOS. Incluye cuatro informes relacionados con los teléfonos y tarjetas de crédito. Uno de ellos intenta reconstruir los desplazamientos de Trashorras. En el referido al viaje a Asturias para hacerse con la dinamita, por ejemplo, explica que hay datos de sobra para acreditar el viaje de El Chino, pero no así para asegurar, en base a las llamadas, que el suicida Kounjaa fuera uno de los que recogieran los explosivos de la mina.

45.- FINANCIACION Y OTRAS CUESTIONES RELACIONADAS. El magistrado calcula los costes económicos de la masacre y las vías de financiación de los terroristas. Salvo las armas y la documentación falsa, estima que los gastos generados por la adquisición de los explosivos (entre 31.875 y 45.000 euros), el alquiler de inmuebles, teléfonos y tarjetas SIM «suponen un coste total no inferior a 54.271, lo que, sumado a los 51.795 euros en metálico acumulados por los miembros de la célula para hacer frente a éstos y subsiguientes gastos, supondría una disponibilidad económica inmediata de no menos de 105.000 euros para financiar el conjunto de la operación».Los terroristas contaban, además, con reservas económicas, «en forma de hachís y MDMA», por valor de «entre 1.353.677 y 1.537.663 euros».

Aclara que se utilizó la «microfinanciación» para costear los atentados. Contaron con el tráfico de drogas para afrontar la mayor parte de los gastos, y con la comisión de otros delitos para proveerse directamente de utensilios necesarios para los atentados, como el robo de coches.

46.- CONSECUENCIA DE LOS CONTACTOS TELEFONICOS. Del Olmo detalla informes sobre seguimientos telefónicos a algunos de los más destacados implicados. Y cruza los datos de los números utilizados con los facilitados por testigos protegidos en la causa y que demuestran las relaciones que mantenían entre sí los ahora procesados.Fundamentalmente se sigue a El Chino y a El Tunecino, los más representativos de la célula autora de la masacre de Madrid.Se detallan estos seguimientos desde agosto de 2003 hasta noviembre de ese mismo año.

47.- ROBOS DE EXPLOSIVOS EN ASTURIAS Y TRASLADO A MADRID. El juez considera de «valor relativo» todos los informes policiales y testimonios de testigos sobre el tráfico de explosivos en Asturias denunciado en reiteradas ocasiones entre 2001 y 2003. Detalla «una serie de diligencias de valor relativo básicamente relacionada con un tiempo anterior a 2004, vinculadas a actividades de confidentes policiales y ámbito delincuencial». «El valor es relativo por cuanto se están refiriendo a presuntas actividades delictivas que no son objeto de esta instrucción judicial pero muestran una previa actividad delictiva presuntamente coincidente en lugar, personas y materia; lo que es de por sí expresivo de una preexistente capacidad de comisión delictiva a considerar». Así, explica la denominada operación Pipol, en la que se desmanteló la trama delictiva dirigida por José Emilio Suárez Trashorras y Antonio Toro Castro, a los que se les intervinieron explosivos. Añade numerosos informes de las unidades de la Guardia Civil y de la Policía Nacional que investigaron el tráfico de explosivos y testimonios de confidentes y de testigos protegidos. Todo lo considera de «valor relativo», incluso el testimonio del testigo protegido S 20-04-Ñ-88, que explica que uno de los socios de Suárez Trashorras, José Ignacio Fernández Díez, Nayo, le contó que antes del 11-M intentaron vender explosivos a dos presuntos etarras y que les dispararon cuando lo trasladaban en una furgoneta, en Gijón. Ese mismo testimonio fue relatado por el también testigo protegido S 20-04-L-61, en términos parecidos, sobre las relaciones entre esta trama asturiana y la organización terrorista ETA.

48.- CAREOS. El magistrado incluye un extracto de algunos de los careos más representativos realizados con imputados, procesados y testigos. Entre otros, Toro y Suárez Trashorras. También hace referencia al careo entre Toro y el colaborador de la Guardia Civil y procesado Rafá Zouhier, que también mantuvo un careo con Suárez Trashorras. El ex minero se enfrentó a su controlador policial, el inspector Manuel García. Uno de los careos más ilustrativos es el que mantuvo Zouhier con uno de los guardias civiles de la UCO que le controlaban. El agente admitió que, en marzo de 2003, Zouhier ya le avisó de que Toro y Trashorras estaban en Madrid tratando de vender 150 kilos de explosivos.

49.- DOCUMENTOS DESCLASIFICADOS DEL CNI. El magistrado aporta en el auto de procesamiento cuatro notas del Centro Nacional de Inteligencia; dos antes de la masacre y dos posteriores. La primera, fechada el 27 de octubre de 2003, versa sobre la «evaluación de la amenaza terrorista de origen islámico».

Entre otros puntos, advertía de que se había producido un «auge de la presencia de elementos islamistas radicales en España», y que la participación en la Guerra de Irak había aumentado la «visibilidad de España en el mundo árabe». Por estos motivos, aseguraba: «Parece necesario reforzar las medidas de protección, contemplando entre ellas las de los vuelos oficiales a zonas sensibles». En la segunda nota, de noviembre de 2003, avisaba de que Allekema Lamari podía estar preparando alguna acción terrorista.

La tercera nota está fechada ya el 15 de marzo de 2004. El CNI responsabilizaba de los atentados a «un grupo local de personas, que responde a orientaciones de la yihad internacional». Consideraba a Lamari como «planificador y/o ejecutor». La última nota es del 18 de mayo de 2004. En aquella ocasión, el CNI insistía en que Lamari podía ser uno de los responsables del 11-M y el séptimo suicida de Leganés.

50.- TASACION DE DAÑOS. En el auto, el magistrado instructor incorpora un estudio económico sobre los costes materiales provocados por los atentados de Madrid y de Leganés. En cuanto al 11-M, los daños provocados por los terroristas ascienden a 17.623.612 euros. En cuanto a Leganés, a 4.387.450 euros. Así, el total supera los 22 millones de euros.

51.- TESTIGOS PROTEGIDOS. Del Olmo aporta algunas de las declaraciones prestadas por testigos protegidos en la causa. Entre otras, la del testigo protegido S 20-04-Y-26, que aportó importantes datos sobre Mouhannad Almallah Dabas, uno de los procesados por la masacre. Aportó datos sobre sus relaciones con El Tunecino, entre otros, y los lugares a los que acudía a reunirse con otros radicales.El juez detalla también el testimonio de S 20-04-W-18. «En julio de 2002, en Tánger, contrajo matrimonio con Mouhannad Almallah», comienza el relato de este testigo. Asegura que, en 2002, ya informó de las actividades del sospechoso a la Brigada Provincial de Información de Madrid. Narró que «su marido siempre le decía que hablaban de cometer un atentado y llegó a decirle que iba a cometer un atentado con su coche contra las torres de plaza de Castilla».

También detalla parte del testimonio del testigo protegido 11.304, quien no declaró sobre el 11-M en toda su extensión ante Del Olmo y se remitió a su declaración ante el magistrado Baltasar Garzón. Este testigo estuvo directamente relacionado durante años con un gran número de los implicados en los atentados de Madrid, sobre todo con El Tunecino. No obstante, Del Olmo no le citó de nuevo e incluyó en el sumario las declaraciones ante Garzón. También aporta en el auto un extracto de las 11 notas policiales realizadas por la Policía sobre sus contactos con este testigo, denominado policialmente como Cartagena. Este informador identificó a muchos de los implicados y aportó valiosísimos datos a Garzón sobre las reuniones previas a la matanza en el marco de la operación Nova.

52.- COMISIONES ROGATORIAS. El magistrado aporta las declaraciones de testigos y acusados enviadas desde diferentes países. En concreto, hay dos comisiones rogatorias desde Bélgica y otras dos desde Marruecos. Desde Francia también han sido remitidas otras dos con datos sobre sospechosos y hay una última desde Italia. Entre otros investigados están Hasan el Haski y Rabei Osman el Sayed, El Egipcio. Además, el juez aporta las grabaciones realizadas a este último en Italia: «La operación entera de Madrid fue mía.Fueron de los más queridos amigos. Cayeron como mártires. Que Alá los tenga en su gloria», indicaba el sospechoso en conversaciones telefónicas.

53.- CONTEXTO ISLAMISTA. El magistrado expone las relaciones de algunos de los procesados y de los terroristas muertos con operaciones policiales y judiciales previas al 11-M. En concreto, explica los vínculos de los sospechosos con la denominada operación Dátil. Relaciona expresamente a Said Berraj, Jamal Zougam, Khalid Zaimi Pardo, Abdenabi Chedadi y Allekema Lamari con, entre otras, la trama dirigida por Abu Dahdah. Explica que alguno de estos sospechosos han podido estar relacionados con los atentados de Casablanca. También une a sospechosos como El Egipcio o El Tunecino con la denominada operación Primavera, instruida por el Juzgado número 5 de la Audiencia Nacional desde 2002.

54.- INFORME SOBRE ORGANIZACIONES ISLAMISTAS. El magistrado realiza un informe detallado sobre las diferentes organizaciones terroristas vinculadas con el islamismo radical. Así, detalla cómo son, de dónde proceden, cómo se financian, su historia... Cita a los Hermanos Musulmanes, la Takfir Wal Hijra, la Yihad Islámica Egipcia (Al Jihad Islami), Gama'Ah Islamiya, Ansar Al Islam (los partidarios del Islam), Yeish Ansar Al Sunnah, la Red Islámica Radical Internacional (liderada por Abu Musab al Zarqawi). Posteriormente detalla otras organizaciones de Marruecos, Argelia y Libia. Este capítulo lo termina realizando una retrospectiva sobre Al Qaeda y el Frente Islámico Internacional.

55.- INFORME MEDICO SOBRE SUAREZ TRASHORRAS. El magistrado incorpora al auto un informe médico-forense sobre el ex minero elaborado el 27 de septiembre de 2005. «Presenta un trastorno de personalidad antisocial. Sí comprende su situación penitenciaria pero presenta cierto grado de desadaptación a la misma. Tiene capacidad defensiva ante los hechos imputados. No presenta patología psiquiátrica que le haga carecer de aptitudes para conocer y comprender así como de la esfera volitiva. En el momento actual no presenta alteración de la sensopercepción ni de la realidad».

56.- IDENTIFICACIONES DE TERRORISTAS. En relación a tres de los presuntos autores materiales, el juez detalla que fueron reconocidos por testigos el 11 de marzo de 2004 en el recorrido de la línea férrea Alcalá de Henares-Madrid Atocha. Explica que Allekema Lamari fue identificado por un testigo «sin ningún género de dudas» en sede judicial como una de las tres personas que vio en la estación de Alcalá de Henares, en el tren que después estalló en la parada de Santa Eugenia.

Jamal Zougam es reconocido en la estación de El Pozo por un testigo protegido que primero lo identifica en foto y después en una rueda de reconocimiento judicial, «en las dos de modo indubitado».Fue identificado de nuevo en el tren que estalló en Santa Eugenia.En esta ocasión son tres testigos protegidos (S 20-04-R10, S 20-04-C65 y S 20-04-J70). Los tres lo reconocieron primero fotográficamente y después en rueda de prensa judicializada.

El tercer identificado es Basel Ghalyoun. El testigo protegido S 20-04-B-78 lo identificó fotográficamente mientras estaba hospitalizado. Sin embargo, una vez fuera del hospital, no lo identificó en una rueda de reconocimiento.

«El 11 de marzo de 2004 fueron detectados junto a la furgoneta Renault Kangoo 0576 BRX, estacionada en la calle Infantado de Alcalá de Henares, tres varones, sobre las 7.00 horas; sobre esa misma hora, en la misma calle, otro testigo también identificó a tres varones (estas identificaciones tampoco facilitan la resolución actual)», indica el juez en el auto.

57.- IDENTIFICACIONES DE LOS PROCESADOS. En este punto, Del Olmo enumera a todos los procesados por el 11-M. Indica su nombre, lugar de nacimiento, su domicilio en España y su situación penitenciaria y judicial.

Información elaborada por Fernando Lázaro, Manuel Marraco y María Peral.


Lea mas

 

Del Olmo procesa a sólo 29 imputados y deja sin aclarar aspectos clave del 11-M

 

12-04-06


Del Olmo procesa a sólo 29 imputados y deja sin aclarar aspectos clave del 11-M

Unicamente sienta en el banquillo como autores materiales a Zougam y Bouchar, y no formula acusación alguna contra 87 de los encausados - No identifica a ningún responsable de la masacre por encima de 'El Tunecino' y 'El Chino', y no aclara ni quién compró los móviles ni quién montó las bombas - Acusa a Trashorras de 192 asesinatos, pero deja sin investigar los antecedentes de la 'trama asturiana' y permite salir en libertad bajo fianza a Antonio Toro

FERNANDO LAZARO / MANUEL MARRACO / MARIA PERAL

MADRID.- Veinticinco meses después del 11-M, el juez Juan del Olmo ha acordado procesar únicamente a 29 de las 116 personas que ha llegado a tener imputadas por su presunta relación con la célula que cometió los atentados. Ochenta y siete imputados no serán finalmente juzgados, aunque el magistrado de la Audiencia Nacional ha dejado la puerta abierta a nuevas investigaciones.(.../...)

Según el gigantesco auto (1.460 folios) hecho público ayer, la célula terrorista estuvo compuesta por, al menos, 16 personas: nueve de los procesados más los siete que se suicidaron en Leganés.

A ellos se podría sumar alguno de los cuatro huidos ya declarados rebeldes: Daoud Ouhnane, Said Berraj, Mohamed Belhadj y Mohamed Afalah. Sobre estos últimos, el auto afirma que, «atendiendo a los indicios fijados en esta resolución, fueron factor personal determinante en la secuencia que condujo a los atentados».

El magistrado no sitúa a nadie por encima de los miembros de la célula como posible autor intelectual -inductor- de la masacre.En la cúspide quedan, pues, dos de los suicidas de Leganés, Jamal Ahmidan, El Chino, y Serhane ben Abdelmajid Fakhet, El Tunecino.Al primero se le atribuye el peso logístico de la operación, mientras que el segundo tenía el perfil más religioso. Ambos se inspiraron en Al Qaeda y se basaron en mensajes islamistas difundidos a través de la red para decidirse a atentar.

Las tres figuras que, a lo largo de la investigación, habían surgido como posibles cerebros del atentado han acabado con acusaciones inferiores a las de otros miembros de la célula. Se trata de Rabei Osman -El Egipcio-, Youssef Belhadj y Hassan el Haski.Del Olmo sí les acusa de pertenecer al grupo terrorista, pero sólo de «conspirar» para los atentados, no de ser los inductores.Es decir, que ninguno de ellos diseñó la trama u ordenó ejecutarla, como inicialmente se podía deducir de los informes policiales.

Junto a los nueve acusados de integración en la célula islamista, otros 11 están procesados como simples colaboradores, con un perfil más próximo al del delincuente común. Uno de ellos es el confidente de la Guardia Civil Rafá Zouhier, que antes de los atentados entregó a sus controladores en el Instituto Armado una muestra de la dinamita que le ofrecieron los asturianos.

Sólo dos de los integrantes de la célula están acusados de ser autores de la masacre, y sólo uno de colocar alguna de las mochilas en los trenes. Se trata de Jamal Zougam, identificado por cuatro pasajeros de los cercanías. El juez, finalmente, ha tenido que retirar la misma acusación contra Basel Ghalyoun, Ghalyoun fue reconocido fotográficamente tras los atentados, pero la rueda posterior celebrada en la Audiencia Nacional resultó negativa.La fiscal del caso, Olga Sánchez, ya ha recurrido esta decisión del juez, según informa Europa Press.

El otro presunto autor de la masacre es Abdelmajid Bouchar, que huyó de Leganés tras avisar a sus compañeros del cerco policial.

Como autores del 11-M, Del Olmo atribuye tanto a Zougam como a Bouchar 191 delitos de asesinato consumado, 1.755 en grado de tentativa, cuatro delitos de estragos -en los cuatro trenes- y otro de integración en un grupo terrorista.

Sin embargo, no son los procesados que deberán afrontar la mayor acusación. Eso le corresponderá al ex minero Emilio Suárez Trashorras, a quien el juez responsabiliza igualmente de lo sucedido en Leganés.Como el día 11 de Marzo, el 3 de abril se empleó su dinamita, lo que le convierte en «cooperador necesario» de ambos atentados.

Trashorras encabeza la lista de nueve españoles procesados, todos ellos por su participación en la trama asturiana. Dos de ellos, Emilio Llano y Raúl González, quedaron ayer en libertad tras depositar sendas fianzas. Lo mismo podrá hacer -si reúne 50.000 euros- Antonio Toro, al que las Fuerzas de Seguridad situaban como cerebro de la venta de explosivos, por encima de Trashorras.

Del Olmo califica de inconsistente la hipótesis de la participación de ETA, y atribuye un valor «relativo» a los antecedentes de la trama asturiana, pese a que en el sumario consta que, ya en 2001, Trashorras buscaba a alguien «que supiera montar bombas con móviles». Entre los españoles, únicamente él está acusado de tráfico de explosivos en relación a una banda terrorista, pese a que la Audiencia sí consideró ese elemento para fijar los años de internamiento de El Gitanillo, el único menor vinculado al 11-M y el único condenado hasta el momento.

El escrito del juez no aclara la identidad o el papel que pudieron jugar quienes, días antes de los atentados, compraron varios de los móviles supuestamente empleados por la célula. El dueño del local, que no ha sido procesado, los describió como unas personas de «aspecto normal» y que «dijeron hablar búlgaro», y no los reconoció en las fotografías que le mostró la Policía.Tampoco aclara quién montó las mochilas bomba, y afirma que, más allá de la desactivada en Vallecas, «no se puede determinar con exactitud el dispositivo empleado» para hacerlas detonar.Igualmente, no es posible aclarar cuántos terroristas subieron a los trenes.

El escrito de Del Olmo subraya los numerosos documentos islamistas hallados en los ordenadores de la célula que se recuperaron entre los escombros de Leganés. Uno de ellos, explica, «demuestra [...] que se recopiló muy variada información, relativa tanto a la preparación táctica como ideológico/religiosa (procediendo toda ella, básicamente, de canales o foros islamistas)». La Policía resalta un documento de la red Global Islamic Media, que en diciembre de 2003 animaba a atentar en España. «El Ejecutivo», decía, «no soportará más de dos o tres» atentados antes de retirar las tropas «por la presión popular». Añadía que «la victoria socialista estará prácticamente garantizada y la retirada (...) estará en su proyecto electoral».

En sus fundamentos jurídicos, el juez hace continuas referencias a la sentencia contra la célula española de Al Qaeda, que está siendo revisada por el Tribunal Supremo. Uno de los apartados que reproduce es el referido a la conspiración, la figura jurídica empleada para condenar a Abu Dahdah por el 11-S y que la Fiscalía del TS ya ha pedido que se retire. Del Olmo vuelve a recurrir a la conspiración en los casos de El Egipcio, El Haski y Behadj, que no estaban en España el 11 de Marzo.

La mayor parte del descomunal auto de procesamiento corresponde a extractos de los informes policiales que han ido llegando al Juzgado Central 6. El más largo, uno de 300 folios que detalla los contactos telefónicos de la célula.

Con un día de retraso sobre el límite que él mismo se marcó, el magistrado ha hecho público un auto que desde la Audiencia se le reclamaba con insistencia, ante la dificultad de poder celebrar el juicio antes de que venzan los plazos máximos de prisión provisional. Del Olmo ha citado a los procesados para el 16, 17 y 18 de mayo.


Lea mas

 

Del Olmo asesta un mazazo definitivo a la versión oficial

 

12-04-06

11-M / El análisis y las reacciones

Del Olmo asesta un mazazo definitivo a la versión oficial

El auto del juez avala, a través de distintas informaciones policiales, muchas de las revelaciones publicadas por medios independientes

LUIS DEL PINO

MADRID.- El juez Del Olmo acaba de asestar un mazazo casi definitivo a la versión oficial de los atentados. No es extraño que desde instancias oficiales se haya estado intentando, mediante sucesivas filtraciones a distintos medios, aminorar desde hace días el impacto del auto de procesamiento que Del Olmo acaba de dictar.Porque los nuevos datos revelados por el juez echan aún más por tierra una versión oficial que ya sospechábamos falsa. Pero vayamos por partes.

En primer lugar, conviene aclarar qué es lo que Del Olmo ha publicado: se trata de un auto de procesamiento, no de cierre de la instrucción.Dicho en palabras sencillas, lo que el juez ha hecho es ordenar que, a la vista de los indicios obtenidos hasta ahora, se someta a juicio a 29 personas, sin presuponer su culpabilidad y sin que eso ponga fin a las investigaciones. Al contrario, como veremos más adelante, este auto presagia el inicio de las verdaderas investigaciones de la matanza. (.../...)

Pero entonces, se preguntará el lector, si este auto no cierra las investigaciones, ¿para qué lo publica Del Olmo? Pues por una simple cuestión técnica: suponiendo que esos 29 procesados participaran en la comisión de los atentados (lo que todavía está por ver), los plazos existentes en los juicios obligan a iniciar ahora los trámites para sentar en el banquillo a los acusados. Si esos acusados fueran inocentes, no pasaría nada por esperar, pero si esos acusados fueran culpables, podríamos encontrarnos con la desagradable circunstancia de que hubiera que liberarlos antes de que la sentencia sea firme, porque nadie puede estar más de cuatro años en situación de prisión provisional.Así lo marca la ley. En consecuencia, Del Olmo no tenía más opción que dictar este auto de procesamiento, aunque las investigaciones continúen.

Se trata, por tanto, de un auto realizado por motivos exclusivamente técnicos. Esta razón explica la peculiar estructura del auto de procesamiento: el juez Del Olmo no ha incluido ningún relato coherente de los hechos (lo cual debería hacer cuando cierre la instrucción), ni tampoco una explicación detallada del papel jugado por cada uno de los imputados, sino que se ha limitado a enumerar (en la parte final del auto) los delitos imputados a cada uno de los procesados y a incluir un resumen (¡1.400 páginas!) de los principales informes periciales y policiales utilizados para mantener las acusaciones contra esas personas.

A diferencia de otros autos anteriores del juez, esta vez se incluye un índice y los distintos informes están mejor estructurados, lo que facilita la lectura del auto. Y, dicho esto, entremos en materia con el análisis de los contenidos.

El primer golpe a la versión oficial lo constituye la propia lista de personas imputadas por el juez. De los 116 detenidos por la Policía en los 15 meses siguientes a la masacre, sólo 29 han sido imputados. Eso quiere decir que la Policía detuvo a 87 personas para las que el juez ni siquiera ha encontrado los indicios mínimos que permitan sentarlas en el banquillo.Alguien (¿quizá el ministro Alonso?) nos tendrá que explicar a qué respondieron esas detenciones, que parece que no estaban muy relacionadas con el 11-M. Igual que alguien debería explicarnos por qué esa sorprendente catarata de detenciones absurdas se detuvo justo cuando se ordenó el cierre de la Comisión de Investigación del 11-M.

Por otro lado, de los 29 procesados, nueve son españoles y 11 son simples delincuentes de origen magrebí o sirio, a quienes no se acusa de terrorismo. Sólo nueve son acusados de pertenencia a organización terrorista. En otras palabras: de 116 detenidos, sólo nueve son considerados como posibles islamistas por el juez.

Pero no sólo eso: al menos cinco de los 29 procesados eran confidentes policiales o de los servicios de Inteligencia y existen serias sospechas sobre el carácter de confidentes policiales de otros imputados.

Con lo cual nos encontramos una trama donde hay tantos españoles como supuestos islamistas y casi tantos confidentes como presuntos fanáticos del integrismo. La primera versión oficial que nos vendieron era que se trataba de un atentado de Al Qaeda. Cuando esa versión oficial comenzó a ser insostenible, nos vendieron lo de la «célula islamista local que actuaba de manera autónoma».A la vista del auto de Del Olmo, ni siquiera esa segunda versión oficial se sostiene: si fue una célula islamista local la responsable de los atentados, desde luego los cometió muy bien acompañada por otros actores, si es que no eran esos otros actores los que estaban acompañados por algún islamista suelto.

Pero lo más importante del auto del juez Del Olmo es que viene a avalar, a través de los distintos informes policiales, muchas de las investigaciones que medios independientes como EL MUNDO o Libertad Digital han ido publicando. Así, por ejemplo, se confirma que los Tedax encargados de las tareas de desactivación de artefactos el 11-M no encontraron metralla en los trenes después de las explosiones. De modo que la pregunta surge inevitable: ¿cómo es que la mochila de Vallecas sí tenía metralla?

También se confirma que en los trenes pudo emplearse algún explosivo plástico de tipo militar, como por otra parte sabíamos ya por las declaraciones del jefe de los equipos de desactivación del 11-M.

El auto incluye otras sorpresas, como que la persona que habla en el vídeo de reivindicación encontrado el 13-M no es la misma que habla en el vídeo de reivindicación de Leganés. Asimismo, Del Olmo ha incluido también un detallado informe de conexiones telefónicas donde, por ejemplo, se desvela a quién pertenecía alguno de los teléfonos de la trama asturiana cuyo propietario era desconocido hasta el momento. Así que la lectura detallada del sumario promete depararnos muchas sorpresas.

En contra de lo que se esperaba, parece que el juez ha optado por resolver el problema de los plazos de enjuiciamiento sin complicarse y simultáneamente nos ha dado mucho más material con el que seguir analizando la secuencia de acontecimientos que desembocó en el 11-M y desmenuzando la versión oficial, cada vez más lánguida. En resumen: un auto prometedor.





Lea mas

11.4.06

 

El Lenguaje corporal de Otegui.

 

La jornada de ayer nos dejó unas imagenes de Otegui sentado en el banquillo dando todo un tratado mediante su lenguaje corporal.
Image hosting by Photobucket
En esta imagen se observa una actitud negativa del individuo frente al tribunal que lo juzga (manos sobre mentón, resto de dedos hacia abajo) mirada dura, la de un enemigo que evalúa a los que tiene enfrente y no les concede ni un minimo de autoridad.

Pero es la imagen siguiente la que llama la atención:

Image hosting by Photobucket

Sus brazos alzados y manos entrecruzadas en la nuca son simbolos de autoridad e imposición, de desprecio hacia las personas que tiene enfrente. Es la postura típica del Jefe Autoritario frente al empleado que considera insignificante. Solo le faltó situar la silla mas cerca del estrado y poner los pies encima del mismo.

Son las concesiones de Zapatero las que permiten a un individuo de esta calaña mostrarse tan despreciativo con el Tribunal que lo juzga. El precio político de la "paz" con ETA es la demolición de la Transición y la España constitucional del 78. en el pago de este precio se afana Zapatero día a día.


Lea mas

This page is powered by Blogger. Isn't yours?