Banner QSVTV

 

 

   La paz sin honor no es paz, es rendición.

 
Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters

        

  Image hosting by Photobucket

    Escribeme

   
 

   Prensa Digital 
Apycom Java Applets
Links solidarios
Apycom Java Applets

Links 

Apycom Java Applets
Otras  bitácoras
Archivos




10.9.05

 

El fuero o el huevo

 


Cuántas veces, desde la transición española hasta nuestros días, habremos oído a los chicos del PNV afirmar que siempre han estado trabajando y trabajarán por la paz. Ellos lo aseguran y yo me lo creo. Es más, lo suscribo. Han trabajado muy duro incentivado el crimen para poder trapichear con la paz. Sin terror se quedan sin chocolataja.

Camuflados de demócratas, llevan más de veinticinco años haciendo ver que tras el PNV hay gente que trabaja por la justicia. Mentían y mienten, nunca quisieron pasar por irracionales tiranos llenos de codicia, envidia y odio, reniegan de Arana en público mientras le homenajean en privado, pero no es difícil averiguar si tras ese trapicheo lo que ansían es el fuero o el huevo.
El pluriempleo necesario para legitimar lo ilegítimo debe resultarles tan agotador que han perdido la paciencia y se han desencapuchado por completo. Ya no les sale rentable la compañía teatral que montaron en tiempos de Suárez, la pantomima, a pesar de haberles proporcionado cuantiosos frutos, estaba de capa caída, demasiadas funciones. Programar a todos los vascos en las ikastolas llevaría mucho más de veinticinco años y la mayoría de los españoles solemos mirar el dentado de la burra que nos quieren vender, así que han dado por terminada la puesta en escena y han despedido al guionista: la Constitución.

Para sus socios etarras han ejercido de abogados, relaciones públicas, asesores de imagen, intérpretes, padrinos y un largo etcétera. La citación de siete presuntos etarras del partido-guarida PCTV parece haberles sabido mal, mientras Otegi ( el batasuno que nada tenía que ver con el PCTV ) se permite el lujo de amenazar contundentemente a Grande-Marlaska por haber osado citar a siete etarras, la Presidenta del Parlamento Vasco, Izaskun Bilbao sale en su socorro declarando que este hecho “no ayuda al proceso de paz”. Después de la advertencia y la chulería, viene el victimismo:”los vascos están cansados de llevar sobre sus hombros y en el alma y el corazón un nivel de sufrimiento que no tiene otra comunidad”. No, señora, no. Los que no podemos más somos los españoles, la mitad de los vascos incluidos y le recuerdo que somos diecinueve a uno. (.../...)


No pueden ser más cínicos y sinvergüenzas. Entre otras mil barbaridades más, legitiman a los etarras dándoles parte activa en su “resolución final”; exigen la derogación de la Ley de Partidos; pretenden arrasar todo lo que huela a español pasándose la voluntad de los vascos de Álava y Vitoria por el arco del Triunfo. Un soplo de cordura en ciertos sectores socialistas no va a permitírselo de momento y digo de momento porque ya empezaron las amenazas y extorsiones a las que Rodríguez está obligado a ceder. Como moneda de cambio visible, el apoyo a los presupuestos generales y la exigencia de un pago por el “servicio” de un montante indecente e injustificado.

Ellos hacen sus cuentas. Hagamos nosotros las nuestras:

El peso de la economía vasca en el conjunto de la española se sitúa en torno al 6%”. Y el de la economía madrileña en torno al 17,5% .

De 1995 a 2005 la media de inversión ronda el 1%, según el PNV. Y en Madrid aproximadamente un 12%.

Pero casi todo en la vida tiene matices y aquí viene el de este caso :

Las inversiones del Estado en las dos comunidades forales son testimoniales, ya que ellas recaudan todos los impuestos y los invierten en su propio territorio, con lo que por pura lógica el déficit que tiene Madrid respecto al País Vasco está en torno al 6,5%. Es decir, a quienes deberían dar ese 6% es a Madrid.

Y aún se permiten hablar de “bloqueos”. Su Seguridad Social no es “su” porque ellos no quisieron. Hay más población vetusta con derecho a pensiones que jóvenes que puedan mantenerla y “renunciaron” a ese “derecho” porque no podían gestionarla ellos mismos, ni más ni menos. Su “charanchancha” sí recibe dinero Estatal, como todos sus servicios: el que no se les cobra por la policía nacional, pero ellos quieren que “los suyos” cobren dos o tres veces más para que una “ikastoleña” de pro le pueda decir a un “maketo” en una “erikotaberna” que los vascos son la monda porque su policía cobra más. Es su problema si quieren sentirse superiores, no el nuestro. No aportan nada pero la mano de pedigüeño ahí sigue abierta, les sabe a poco lo que nos sisan. Así es muy fácil “presumir” de calidad de vida como hacen ellos, pero estas lecciones de economía se les olvidaron dárselas al común de los mortales vascos. Y vascas, por supuesto. Y tantas hay que sería eterno.

Lo más triste es que no han “trabajado” solos, han contado con la ayuda de las grietas con las que fue redactada la Constitución Española en materia de regulación de las autonomías, empezando por discriminar al resto de Comunidades con respecto a la vasca y la catalana sin motivo alguno y de los dos socialistas que España ha tenido presidiendo el gobierno. Tenían mucho que callar y poco que ganar si reconocían lo que le estaban regalando al PNV, les dieron algo que no les correspondía y no estamos hablando ahora sólo de dinero, estamos hablando del pasaporte para la independencia.

Casi todos los políticos hasta hace muy poco, han hecho loa hacia los dirigentes del PNV, avalando su condición de partido democrático, legitimándolos. Nadie se atrevía en el pasado a decir que ellos y los batasunos son más de lo mismo y tras veinticinco años de constantes cesiones, se ha llegado a lo que hoy por hoy tenemos que afrontar.

Durante veinticinco años el PNV ha ido pasito a pasito, escalón a escalón, haciendo acopio de víveres de estraperlo para hacerse fuertes y mercadear con el Estado imponiendo su santísima voluntad. Venden al por mayor falsos ideales llenos de romanticismo para justificar el terrorismo ya que sólo por la fuerza pueden robar lo que no es suyo.

Como todo mercader que engaña con su palabrería, el PNV no quiere el fuero, quiere el huevo. Cueste lo que cueste.


Lea mas

This page is powered by Blogger. Isn't yours?