Banner QSVTV

 

 

   La paz sin honor no es paz, es rendición.

 
Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters

        

  Image hosting by Photobucket

    Escribeme

   
 

   Prensa Digital 
Apycom Java Applets
Links solidarios
Apycom Java Applets

Links 

Apycom Java Applets
Otras  bitácoras
Archivos




3.4.04

 

Interior cree que terroristas islámicos intentaron una nueva matanza en el AVE

 

03-04-04



LA AMENAZA TERRORISTA

Interior cree que terroristas islámicos intentaron una nueva matanza en el AVE


Un vigilante de Renfe localiza a 60 km de Madrid una bolsa con 12 kilos de Goma 2, el explosivo del 11-M - El Ejército protegerá las vías de alta velocidad junto a la Guardia Civil con sus helicópteros y blindados - Al Qaeda amenaza a España si no se retiran las tropas de Irak y de Afganistán antes del 28 de abril


Dos guardias civiles, ayer, vigilando las líneas del AVE Madrid-Sevilla, en las que se encontró un artefacto explosivo.
ANA DEL BARRIO

MADRID.- Tres semanas después de los brutales atentados del 11 de marzo, una masacre similar pudo haber tenido lugar ayer en las vías del AVE. A las 11.00 horas, un operario de Renfe encontró un artefacto con 12 kilos de explosivo en la línea de Alta Velocidad Madrid-Sevilla, entre los pueblos de Mocejón y Algodor (Toledo).
(.../...)

Fuentes del Ministerio del Interior aseguraron a este diario que terroristas islámicos podrían estar detrás de este intento de atentado. De hecho, el ministro en funciones, Angel Acebes, confirmó que el explosivo utilizado es Goma 2 Eco, el mismo que sembró la muerte el 11-M en Madrid.

El artefacto no llegó a explotar. Tras analizarlo, se comprobó que le faltaba el iniciador.

El explosivo estaba debajo del raíl en el kilómetro 61,2 de la vía, en las proximidades de un puente, y apareció dentro de una bolsa de plástico del supermercado Lidl. El artefacto llevaba adosado el detonador, que estaba conectado a un cable de 136 metros, desde donde los terroristas pretendían hacer estallar la bomba al paso de un tren, provocando su descarrilamiento.

En esta ocasión, los terroristas no emplearon el sistema a distancia a través de teléfonos móviles, como en la masacre de Madrid, y prefirieron el sistema manual. Sin embargo, al final del cable no había ningún iniciador, es decir el mecanismo eléctrico manual necesario para activar la detonación, sino sólo dos cables sueltos.Por este motivo, Interior sospecha que los terroristas tuvieron que interrumpir la colocación del artefacto, por temor a ser descubiertos.

El vigilante de Renfe que descubrió los cables en la vía, a 60 kilómetros de Madrid, avisó enseguida a la Guardia Civil que estaba patrullando la zona, a la altura del término municipal de Mocejón (Toledo). Los agentes creen que estuvieron a punto de pillar in fraganti a los terroristas, que, al verles, huyeron precipitadamente y se llevaron el iniciador.

La hipótesis que maneja Acebes es que el explosivo fue colocado durante la mañana, ya que la bolsa de plástico estaba seca, a pesar de que esa misma noche había llovido y los cables estaban nuevos. Además, los vigilantes que recorren las vías del AVE habían pasado por la misma zona sobre las 7.30 horas y no habían descubierto ningún paquete sospechoso.

Los efectivos del Grupo de Desactivación de Explosivos de la Guardia Civil (Tedax) lograron desactivar el artefacto sobre las 14.00 horas. Por su textura y color, Acebes informó de que el explosivo es del tipo Goma 2 Eco, el mismo que fue utilizado en los atentados del 11-M.

«Kilómetro a kilómetro»

La circulación en esta línea quedó interrumpida en plena operación salida de Semana Santa y lo seguirá estando hasta hoy por la mañana. Según informó Acebes, durante toda la noche de ayer patrullas de la Guardia Civil recorrieron la vía «kilómetro a kilómetro para acreditar que no existe ningún artefacto y que la línea es segura».

El hallazgo de la bomba provocó que el Gobierno en funciones pusiera en marcha un dispositivo especial de seguridad, con «todos los medios humanos y materiales» disponibles para, en primer lugar, revisar toda la vía del AVE y, posteriormente, activar un dispositivo de vigilancia permanente.

Acebes se reunió ayer con el ministro de Defensa en funciones, Federico Trillo, y con altos cargos de Defensa, de Interior y de la Guardia Civil, además de con representantes de Renfe. Tras el encuentro, acordaron establecer una célula de crisis que quedará activada 24 horas, como se acordó tras el 11-M. Un total de 45 helicópteros, todas las unidades caninas, vehículos todoterreno y blindados del Ejército, vagonetas, tanquetas, trenes exploradores y plataformas de reconocimiento de Renfe rastrearán las líneas férreas, estaciones y otros lugares sensibles de ser objetivo terrorista, como centrales nucleares, edificios públicos o vías de comunicación.

Las Fuerzas de Seguridad ya realizaron ayer labores de reconocimiento en otras líneas de Renfe como la del AVE Madrid-Lleida. Fuentes de Interior aseguraron que el objetivo de los terroristas era provocar una masacre con el descarrilamiento del tren, además de las víctimas que se podrían producir por el estallido directo del artefacto.

Teniendo en cuenta que los trenes de alta velocidad circulan por esta vía a más de 200 o incluso 300 kilómetros por hora, el atentado podría haber sido muy mortífero. Además, en un principio se temió que pudiese haber más explosiones en cadena, como en el 11-M, lo que por suerte no sucedió. Probablemente, los terroristas emplearon el mecanismo manual, que es más arriesgado, con la intención de poder observar el ferrocarril y activar la detonación justo a su paso. Si la explosión hubiese tenido lugar momentos antes de la llegada del tren, la catástrofe habría sido menor, ya que el AVE tiene un sistema de protección continua que obliga a los ferrocarriles a frenar automáticamente.

En rueda de prensa, Acebes no quiso precisar si se había visto a alguna persona sospechosa en las inmediaciones de la línea del AVE, que está vallada. Pero no hay que olvidar que dos de los detenidos en la investigación del 11-M, Basel Ghalyoun y Fouad El Morabit, fueron arrestados en la localidad toledana de Ugena. Además, la policía está indagando si alguno de los capturados por el 11-M tuvo relación con Hicahm Temsamani Had, el imam de la también localidad toledana de Torrijos, detenido por los atentados de Casablanca.


Lea mas

2.4.04

 

El juez Del Olmo vincula a uno de los seis huidos tras el 11-M con la red de Al Qaeda

 

02-04-04


11-M / LA INVESTIGACION

El juez Del Olmo vincula a uno de los seis huidos tras el 11-M con la red de Al Qaeda

Said Berraj mantuvo relación con 'Serhan el Tunecino', 'cerebro' del atentado, según la orden

CARMEN REMIREZ DE GANUZA

MADRID.- Cumplidas sólo tres semanas de la matanza terrorista del 11-M en Madrid, el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo ha identificado al instigador y presunto cabecilla de los terroristas, Serhane Ben Abdelmajid Farkhet, Serhan el Tunecino. Además, el juez ha hallado la pista que podría conducir a la presunta implicación de la red Al Qaeda en los atentados.
(.../...)

Si bien la investigación judicial se encuentra en la fase de construcción de meros indicios, el instructor de la causa ha imputado a Serhan el Tunecino como el responsable de esta acción de la Yihad o guerra santa contra Occidente en suelo español, que instigó desde 2003, y contra el que se ha dictado orden de búsqueda y detención internacional.

Además, el magistrado ha encontrado la pista que presuntamente relaciona el 11-M con la organización terrorista liderada por Bin Laden, a través de uno de los implicados en la matanza de Madrid, el marroquí Said Berraj, contra quien también ha cursado la correspondiente orden internacional.

Según la instrucción practicada, Berraj se reunió en octubre de 2000 en Estambul (Turquía) con otros tres presuntos miembros de Al Qaeda. Berraj, además, mantenía relaciones con el Tunecino y con otro de los presuntos coautores de los atentados, Basel Ghalyoun.

Este último, un albañil de nacionalidad siria, residente en la calle Virgen del Coro de Madrid, que fue detenido en Ugena (Toledo) y que ingresó en prisión en la madrugada del pasado martes, fue reconocido por dos testigos entre los pasajeros de uno de los trenes contra el que se atentó el 11 de marzo en Madrid.

Volviendo a Said Berraj, el interlocutor de Al Qaeda, «lo más destacable» de su presunta implicación en el 11-M es que «el día 9 de marzo de 2004 abandonó su domicilio y trabajo en Madrid, y el día 12 de marzo de 2004 comunica que se marcha a Marruecos, al entierro de su hermana», mientras que las «gestiones policiales posteriores realizadas han confirmado que no tiene hermana».

Así lo establece el magistrado Del Olmo en las seis órdenes de detención europea libradas con fecha de 30 de marzo de 2004.Los sospechosos requeridos en relación con el 11-M ante las autoridades judiciales de los Quince son, además de Berraj y el Tunecino, Jamal Ahmidam, Abdenabi Koumjaa, y los hermanos Mohamed y Rachid Oulad Akcha.

Jamal Ahmidam, también conocido como el Chino o Mowgli, nacido en Tetuán (Marruecos) hace 34 años, fue quien alquiló la finca de Morata de Tajuña (en la provincia de Madrid) donde, según confirma el juez con carácter indiciario, «pudieron confeccionarse y prepararse los artefactos explosivos» del 11-M.

Según la instrucción practicada, alquiló la casa ayudado por el Tunecino y con la mediación de un pasaporte falso a nombre de Youssef Ben Salah. Jamal Ahmidam -cuyo nombre de pila coincide con el otro presunto coautor de los atentados, Jamal Zougam- fue detenido hace varios años en Marruecos por tráfico de hachís y cocaína.

Los investigadores creen que fue en la cárcel donde Ahmidam fue captado por los integristas islámicos y donde se hizo yihadista (defensor de la guerra santa). Existen además elementos que les hacen sospechar que pagó con droga al ex minero asturiano José Emilio Suárez Trashorras -en prisión desde la semana pasada- la goma dos explosionada en los trenes de la muerte. Sin embargo, éste es un dato que todavía no ha sido confirmado en sede judicial.

La casa de Morata de Tajuña -próxima a Chinchón- es el referente que une a una parte importante de la veintena de detenidos en relación con el 11-M, y también a los otros tres marroquíes reclamados internacionalmente por la Audiencia Nacional. Así, Abdenabi Koumjaa dejó su rastro en la casa. Y lo mismo ha ocurrido con Mohamed y Rachid Oulad Akcha, los dos hermanos que también lo son de la única mujer implicada hasta ahora en la matanza de Madrid, Naima Oulad.

Según los investigadores, la figura de Naima, hoy en prisión, ha sido clave en el desentrañamiento de esta red extremista, el denominado Grupo Islámico de Combatientes Marroquíes, del que informó el ministro del Interior Angel Acebes, y del que nada dice el juez Del Olmo en su euroorden.

El magistrado sólo hace mención referencial a Al Qaeda y centra la responsabilidad de los atentados del 11-M en Serhane Ben Abdelmajid Farkhet, Serhan el Tunecino, al que identifica como hijo de Abdelmajid y Rachida, nacido en Túnez hace 36 años.

Al argumentar su reclamación a los jueces europeos, el instructor Juan del Olmo dice de el Tunecino que «no sólo resulta ser elemento dinamizador de la actividad previa de concienciación de la Yihad entre las personas de su entorno -entre las que se encontrarían varios de los detenidos implicados- sino con expresas manifestaciones -desde mediados del año 2003, al menos- de preparación de una actuación violenta en España y, en concreto, en la zona de Madrid, como manifestación de la referida Yihad».


Lea mas

1.4.04

 

«Zougam me odiaba porque yo siempre andaba con cristianos»

 

01-04-04



11-M / LA INVESTIGACION

«Zougam me odiaba porque yo siempre andaba con cristianos»


El hombre que el año pasado apuñaló al detenido por el 11-M asegura que conocía su respaldo al terrorismo islámico

MADRID.- Es el mayor enemigo de Jamal Zougam, al que el año pasado apuñaló tras una fuerte discusión y por lo que fue condenado a cuatro años de cárcel. Por temor a las represalias, se hace llamar Alí, y asegura que conocía desde antes del 11-M la relación de Zougam con Al Qaeda y el terrorismo islámico.
(.../...)

Esta noche, a las 0.30 horas, el programa 7 días 7 noches de Antena 3, producido por EL MUNDO TV, emitirá una entrevista en la que Alí revelará muchos secretos del principal implicado en la matanza de Madrid.

Alí conoce a Jamal desde hace cuatro años, y siempre han sido enemigos irreconciliables. «Me odiaba por mi forma de vida, porque siempre salía con extranjeros. El no quiere que viva así, que ande con cristianos», explica.

Se enteró del atentado de Madrid por televisión. «Cuando veo la tele, veo que hay bombas y cuando salgo de casa a las 11, me encuentro que Jamal estaba abriendo la tienda. Normalmente la abría a las nueve», dice. Dos días después, la noche del 13 de marzo, acudió a la policía para contar su relación con el principal sospechoso de la masacre terrorista del 11-M.

La primavera pasada, Alí protagonizó un altercado con Jamal Zougam en su locutorio de la calle Tribulete, en el madrileño barrio de Lavapiés. La discusión se originó por la venta de unas tarjetas de teléfono falsas. «Después de discutir con él, llegó con su hermano para darme una paliza con unos palos. Me pegaron fuerte.Me trataron como a un perro», relata. La pelea se originó en la calle y terminó en un restaurante cercano. «Cuando me están pegando, no encuentro nada para defenderme. Veo un cuchillo de la cafetería. Me agarran y siguen pegándome. Cuando caigo al suelo... yo le clavé el cuchillo. Fue en defensa propia», asegura.

Jamal Zougam presentó una denuncia por agresión. Alí fue condenado, en primera instancia, a cuatro años de cárcel. Hoy, mientras espera la resolución de su recurso, no duda de la relación de Zougam con el terrorismo islámico. Recuerda una conversación, tras los atentados del 11 de Septiembre en la que se hablaba de Al Qaeda y Bin Laden. «Dijo [Zougam] que echaría una mano a esta gente con dinero o de cualquier manera. La gente del barrio dice que sí, que está en contacto con ellos».

Según Alí, «en Tánger todo el mundo sabía que estaba en búsqueda y captura» por su posible implicación en los atentados de Casablanca.«Mi familia vive cerca de él, en Tánger. Un día llegó la policía para buscarle. La gente, que es un poco cotilla, preguntó por qué le buscaban. Tenía orden de busca y captura... dijeron que él hizo la bomba de Casablanca. Escapó aquí, por eso la policía no pudo cogerlo. No sabía donde vivía».

Una casa nueva

Jamal Zougam vivía por encima de sus posibilidades. Así lo cree Alí. Asegura que, 15 días antes de los atentados de Atocha, se compró una casa en Tánger para su familia, con la que esperaba reunirse dentro de cuatro o cinco años. «Se ha comprado un chalé en Marruecos por 150 millones de mi país, casi 25 millones de aquí (150.000 euros), pero sacar ese dinero liberando móviles por cuatro euros es muy difícil», dice Alí.

Define a Zougam como un hombre de pocos amigos, un hombre serio, musulmán hasta las últimas consecuencias. Todos los días acudía a la mezquita, rezaba cada pocas horas, no probaba el alcohol y evitaba salir con mujeres. Aún recuerda sus palabras: «'No puedes beber, vete a rezar, Dios no nos deja beber'. Siempre discutía con él. Yo le decía: 'Tú no eres mi padre para decirme que no beba, hago lo que quiero. Estoy dentro de este país y me he adaptado a la gente de aquí'».

Jamal Zougam tampoco aceptaba la relación de Alí con una joven española. «No quería que saliera con ella. 'Vete a buscar a una paisana, una musulmana, no confíes en los cristianos'. Me decía que yo siempre estaba haciendo cosas malas y que iba a hacerme daño. Me pedía constantemente que rezara».

Alí asegura que no habla contra Jamal Zougam por odio, sino por otra razón: «Para quitarme la rabia que tengo». También, dice, para evitar que personas como él sigan matando a gente. Pese al nombre falso que utiliza, afirma que no tiene miedo de que el entorno de Jamal le esté buscando: «Yo no tengo miedo. Si Dios me manda la hora de morir, me voy a morir. Yo tengo una hora fijada. Nadie sabe su hora».


Lea mas

 

El fiscal pide a Garzón que procese a los cuatro salafistas

 

01-04-04



11-M / LA INVESTIGACION

El fiscal pide a Garzón que procese a los cuatro salafistas


MADRID.- El fiscal de la Audiencia Nacional Pedro Rubira pidió ayer al juez central de Instrucción número 5, Baltasar Garzón, el procesamiento de los cuatro presuntos terroristas islamistas detenidos en enero de 2003 en Cataluña por los delitos de integración en organización terrorista, tenencia de explosivos, y falsificación al hallar similitudes entre los teléfonos que se les intervinieron y los usados en los atentados del 11-M. Todos estos aparatos habrían sufrido la misma manipulación, informa Efe.

Tras ser detenidos en enero de 2003 fueron posteriormente puestos en libertad por el juez Guillermo Ruiz Polanco y enviados de nuevo a prisión por el propio Garzón el pasado día 24.

El representante del Ministerio Fiscal considera que hay indicios que vinculan a los cuatro salafistas con los atentados del pasado 11 de marzo en Madrid, que provocaron 191 muertos y más de 1.400 heridos, y con los atentados del 12 de octubre de 2002 en Bali, en los que murieron más de 180 personas.


Lea mas

 

El fiscal pide a Garzón que procese a los cuatro salafistas

 

01-04-04



11-M / LA INVESTIGACION

El fiscal pide a Garzón que procese a los cuatro salafistas


MADRID.- El fiscal de la Audiencia Nacional Pedro Rubira pidió ayer al juez central de Instrucción número 5, Baltasar Garzón, el procesamiento de los cuatro presuntos terroristas islamistas detenidos en enero de 2003 en Cataluña por los delitos de integración en organización terrorista, tenencia de explosivos, y falsificación al hallar similitudes entre los teléfonos que se les intervinieron y los usados en los atentados del 11-M. Todos estos aparatos habrían sufrido la misma manipulación, informa Efe.

Tras ser detenidos en enero de 2003 fueron posteriormente puestos en libertad por el juez Guillermo Ruiz Polanco y enviados de nuevo a prisión por el propio Garzón el pasado día 24.

El representante del Ministerio Fiscal considera que hay indicios que vinculan a los cuatro salafistas con los atentados del pasado 11 de marzo en Madrid, que provocaron 191 muertos y más de 1.400 heridos, y con los atentados del 12 de octubre de 2002 en Bali, en los que murieron más de 180 personas.


Lea mas

 

Marruecos sitúa al sospechoso Abdelkrim Mejjati en el Sáhara

 

01-04-04



11-M / LA INVESTIGACION

Marruecos sitúa al sospechoso Abdelkrim Mejjati en el Sáhara


MADRID.- Los expertos en terrorismo de Marruecos apuntan la posibilidad de que Abdelkrim Mejjati, supuesto máximo responsable del Grupo Islamista de Combatientes Marroquíes, se encuentra en algún punto del Sáhara.

Así lo han trasmitido los servicios marroquíes a los investigadores españoles. Existen sospechas policiales de que este ciudadano marroquí ha podido participar en la elaboración de los atentados del 11-M. De hecho, según algunas fuentes, se baraja la posibilidad de que estuviera en Madrid días antes de la matanza.

Sí parece acreditada su participación en la organización de los atentados perpetrados por el grupo que lidera el pasado 16 de mayo en Casablanca.

Mejjati, alias Abu Elyas, tiene 36 años y procede de una familia de clase media acomodada de Rabat. Estuvo en Afganistán y en Cachemira y se le considera un especialista en el manejo de explosivos y en la falsificación de documentos.

Sin embargo, otros servicios policiales europeos, que también colaboran en las investigaciones del 11-M, apuntan la posibilidad de que Abu Elyas se encuentre en algún punto de Francia. Incluso, sospechan que podría encontrarse en ese país una vez que el Grupo Islámico de Combatientes Marroquíes perpetró la matanza de Casablanca, según apuntaron fuentes de la investigación.


Lea mas

 

El juez prorroga la detención de Antonio Toro, el cuñado del minero que aportó el explosivo del 11-M

 

01-04-04



11-M / LA INVESTIGACION

El juez prorroga la detención de Antonio Toro, el cuñado del minero que aportó el explosivo del 11-M


CARMEN REMIREZ DE GANUZA

MADRID.- El juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo, que investiga la autoría del 11-M en Madrid, decidió ayer prorrogar de manera excepcional la detención de Antonio Toro Castro, el cuñado del único español hasta ahora implicado en los atentados, el ex minero José Emilio Suárez Trashorras.
(.../...)

El magistrado se acogió al artículo 509 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal para retener hasta hoy al sospechoso -que había cumplido ya los cinco días de detención policial previstos en la Ley Antiterrorista- con el objeto de practicar una diligencia de suma importancia para la causa.

El mencionado artículo permite al instructor «acordar excepcionalmente la detención o prisión incomunicadas para evitar que se sustraigan a la acción de la Justicia personas supuestamente implicadas en los hechos investigados; que éstas puedan actuar contra la víctima; o que se oculten pruebas».

Hasta ahora, la policía atribuye al avilés Antonio Toro -detenido el pasado día 28 de marzo- una intervención semejante a la descrita ya por el juez para su cuñado en el 11-M. Así, entiende que pudo suministrar a los terroristas islamistas el explosivo que estalló en los trenes de la muerte, y para ello se apoya, entre otros elementos, en el registro de que fue objeto en 2001, al ser detenido como miembro de una red de tráfico de drogas y explosivos. Los agentes se aprehendieron en su domicilio de 16 cartuchos de Goma 2 -el mismo material utilizado en la masacre de Madrid-, 94 detonadores y dos pistolas. Una vez en la cárcel, Antonio Toro pudo haber coincidido con el magrebí Rafa Zuher en 2001.

Al salir de prisión, Toro se asoció a su cuñado -hoy en prisión por el 11-M- para regentar un negocio de compra venta de coches de segunda mano.

Pero si bien José Emilio Suárez Trashorras confesó al juez su intervención en la trama del 11-M -matizó, eso sí, que no conocía el destino de los explosivos-, su cuñado se declaró ayer completamente inocente, como la mayoría de la veintena de los detenidos.

Hasta ahora, las personas detenidas suman 24, de las cuales 14 se encuentran en prisión. Ayer mismo, el juez Del Olmo ordenó la puesta en libertad del marroquí Mustafá Ahmidam. Hermano de Jamal, uno de los cinco sospechosos contra los que el juez cursó ayer órdenes de busca y captura internacional, Mustafá declaró que no tiene mucha relación con su hermano y que la última vez que le vio fue en Madrid, a principios del mes de febrero, con ocasión de la fiesta del Cordero.

Este viernes, el juez interrogará a los cuatro últimos detenidos.


Lea mas

 

Roban en el locutorio de Jamal Zougam pese a estar precintado judicialmente

 

01-04-04



Roban en el locutorio de Jamal Zougam pese a estar precintado judicialmente

La policía asegura que delincuentes comunes se llevaron todos los teléfonos móviles que quedaban

LUIS F. DURAN

MADRID.- El locutorio de Jamal Zougam, principal inculpado en la masacre del 11-M, fue robado durante la madrugada de ayer miércoles por varios delincuentes a pesar de que se encontraba precintado por orden judicial. Precisamente los ladrones se llevaron varios teléfonos móviles, una de las pistas clave para desenmascarar a los presuntos terroristas.

La policía sospecha que tres o cuatro personas desvalijaron la tienda de Jamal Zougam, ingresado en prisión como presunto autor de la matanza del pasado 11 de Marzo en Madrid en la que hasta el momento han perdido la vida 191 personas.
(.../...)

El establecimiento está situado en el número 17 de la calle de Tribulete en el barrio de Lavapiés, en pleno centro de Madrid, y permanecía precintado por orden judicial desde el pasado sábado 13 de marzo.

En este comercio-locutorio se gestó la operación que condujo a la policía a detener a los primeros implicados en la masacre madrileña gracias a la pista de los teléfonos móviles encontrados en una de las mochilas bomba. Entre los primeros arrestados por la policía se hallaban el dueño de la tienda, Jamal Zougam, y su hermanastro, Mohamed Chaoui, también encarcelado por su relación con los atentados.

Investigación policial

Después de romper el sello policial y forzar los cierres de seguridad, los ladrones se apoderaron de todos los objetos que había en la tienda, sobre todo teléfonos móviles. Luego huyeron a la carrera en dirección a la plaza de Lavapiés, según indicaron fuentes judiciales.

Por el momento, los agentes descartan que el robo estuviese relacionado con la investigación desarrollada por la policía tras los atentados y se inclinan por la teoría de que es obra de delincuentes habituales.

Las mismas fuentes señalan que los ladrones no se apoderaron de ningún artículo que pudiese obstaculizar las pesquisas. «Todo lo que había en la tienda de interés para el curso de la investigación ya había sido confiscado con anterioridad», indicó un mando de los fuerzas de seguridad. «Por la forma en que se han producido los hechos da la impresión que sólo querían robar y que no dieron importancia al precinto», indicaron ayer las mismas fuentes.

Con todo, los responsables policiales estaban ayer sorprendidos por la impunidad con la que actuaron los ladrones, que emplearon más de 20 minutos para registrar la tienda. De acuerdo con las primeras pesquisas de los agentes de la comisaría de Centro, el robo se produjo entre las 3.00 y las 4.00 horas.

Los delincuentes no improvisaron nada para ejecutar el golpe.Al contrario, lo tenían bien planeado y disponían de material apropiado para forzar los cierres metálicos de seguridad que hay en la tienda.

Cerradura forzada

Los ladrones rompieron en primer lugar el precinto judicial que rodeaba la puerta. Sin hacer casi ruido, consiguieron entrar en la tienda tras romper los candados de los cierres.

Tras un minucioso registro de la tienda lograron llevarse varios artículos: teléfonos móviles, manos libres y piezas de celulares.

Un vecino de la zona del barrio de Lavapiés alertó a los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía, que se desplegaron por el centro de Madrid en busca de los autores del robo al descubrir el precinto roto en la puerta del establecimiento. Finalmente, los ladrones consiguieron huir sin ser descubiertos.

Agentes de la policía científica de la comisaría de Centro inspeccionaron la tienda robada y tomaron huellas con el fin de averiguar la identidad de los autores del robo. Los datos han sido enviados a la Brigada Provincial de Información de la Jefatura Superior de Policía para su posterior análisis e investigación.



Lea mas

 

Interior distribuye la identidad y la foto de seis sospechosos del 11-M

 

01-04-04


11-M / LA INVESTIGACION

Interior distribuye la identidad y la foto de seis sospechosos del 11-M


FERNANDO LAZARO

MADRID.- El Ministerio del Interior distribuyó ayer la identidad y las fotografías de seis sospechosos de haber participado, directa o indirectamente, en la matanza del 11-M. La Audiencia Nacional ha firmado las seis órdenes de busca y captura internacional.

Se trata de Jamal Ahmidan, El Chino o Mowgli, de nacionalidad marroquí; Said Berraj, también marroquí; Sarhane Ben Abdelmajid Fakhet, natural de Túnez; Abdennabi Kounjaa, Abdallah, de nacionalidad marroquí; y los hermanos Mohammed y Rachid Oulad Akcha, ambos procedentes de Marruecos.
(.../...)


Cuatro de estos seis sospechosos contra los que el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo ha dictado orden de busca y captura internacional podrían tener relaciones de parentesco con algunos de los detenidos durante los últimos días.

El caso más llamativo de los sospechosos que han huído es el de Rachid Oulad Akcha y Mohammed Oulad Akcha, cuyos dos apellidos coinciden con los de Naima, a quien se le acusa de haber colaborado en los atentados y que ingresó en prisión el pasado día 24; y con Khalid, que Del Olmo dejó en libertad por este caso el pasado día 23, aunque cumple condena desde 2001 en la cárcel de Topas (Salamanca) por dos delitos de robo y lesiones. La declaración de Naima ha sido clave a la hora de avanzar en las identificaciones de los sospechos, tal y como publicó EL MUNDO.

El apellido de otro de los huidos cuyas identidades se difundieron ayer, Jamal Ahmidan, coincide con el de los primos hermanos Hamid (que ingresó el pasado 29 por colaboración) y Said (en libertad desde el 29), y con el del hermano de éste, Mustapha, detenido el pasado día 26 y que ayer declaró ante el juez. Por otra parte, el apellido de otro de los huidos, Said Berraj, es coincidente con el de Adelouahid Berrak, en prisión desde el pasado día 23 por pertenencia o colaboración con banda armada.Entre los arrestados por el 11-M existen vínculos familiares, ya que hay unos seis o siete hermanos, como Jamal Zougam y su hermanastro Mohamed Chaoui, y Said y Mustafá Ahmidam, primos hermanos de Hamid Ahmidam. El número de detenidos por la masacre de Madrid es, por el momento, de 24.

Por otra parte, durante el día de ayer, la Policía Nacional detuvo en Madrid a otro presunto implicado en los hechos. Se trata de Otman El Gnaout. Además, ayer fue detenido de nuevo Zouad El Morabit Ahgar, quien ya había sido detenido y puesto en libertad.Parece que sus huellas dactilares han sido localizadas también en la casa de Chinchón, según fuentes policiales.

Además, los investigadores están analizando abundante documentación que localizaron durante la noche del martes en un piso registrado en el madrileño barrio de Moratalaz y que tendría relación con alguno de los detenidos, según explicaron a este periódico fuentes de la investigación.



Lea mas

31.3.04

 

«Mamá, ¿no te acuerdas de que desayunamos juntos el 11-M?»

 

31-03-04



LA INVESTIGACION

«Mamá, ¿no te acuerdas de que desayunamos juntos el 11-M?»

Jamal Zougam, su madre y sus hermanas insisten en que él y su hermano son inocentes y que dormían a la hora de los atentados
NURIA LABARI

MADRID.- «Mamá, ¿no te acuerdas de que desayunamos juntos el 11 de marzo? ¿No se lo has dicho? ¡Que yo estaba contigo! ¿Por qué nos hacen esto?». Desesperado, Jamal Zougam preguntaba sobre su situación a su madre, Aicha Achab, y a sus hermanas en la prisión de Soto del Real este domingo, después de que el juez Juan del Olmo levantara el periodo de incomunicación. «¿Por qué estoy aquí?, ¿vosotras estáis bien?», insistía «desconcertado, asustado», según Zineb y Samira, sus hermanas de 27 y 25 años.Otro hermano, Mohamed Chaoui, también está en prisión por el 11-M.
(.../...)

«Mis hijos no han ido en ningún tren, el miércoles durmieron en casa conmigo, como todos los días», explica la madre. «Yo les preparé el desayuno, igual que cada mañana y vimos lo que había pasado en la televisión. Mohamed, el mayor, se levanta a las 10, y el pequeño a las 10 y media, cuando queda libre la ducha. Vimos las ambulancias, la gente corriendo Nos asustamos.Mohamed me dijo 'qué mal, otra vez va a bajar el negocio'. Salió a las 10.30 de casa. Y Jamal, al ver la tele, me dijo que igual estaba mal el tráfico y llamó a su hermano, que le aconsejó que cogiera el metro porque estaba todo cortado. Pero al final fue en coche, por la M-30».

Sin embargo, varios testigos afirman haber visto a Jamal Zougam en los vagones la mañana en que estallaron. «Eso no quiere decir nada», dice Zineb mientras su madre niega con la cabeza. «Muchos españoles pueden confundir a un marroquí con otro. A mi hermana y a mí mucha gente aquí nos dice que somos iguales». «Sí», interviene Samira, «en el instituto nos confundía mi tutor después de tres años en distintas clases, y eso que nos conocía bien». «Eso ha debido de pasarle a la persona que ha identificado a mi hermano», aclara Zineb, «que lo ha confundido con otro marroquí, pero no pudo ser mi hermano porque él estaba durmiendo en casa».

A Jamal y a Mohamed se les responsabiliza de 190 asesinatos y 1.430 tentativas. Estas acusaciones, sin embargo, se deshacen en la boca de su madre, de 52 años, una marroquí que lleva 23 años viviendo en España y ha conseguido la nacionalidad. Se ha integrado completamente, y lleva el velo desde hace sólo tres años, «Me lo puse porque ya soy una mujer mayor. Y porque quise», dice. Las dos hijas visten ropas occidentales, y Samira trabaja en un banco.

Aicha habla de Jamal y Mohamed como si fueran niños. Niños que vivían con ella y con su hija menor, en una casa de 70 metros cuadrados en el centro de Madrid, a quienes preparaba el desayuno cada mañana. No le sale llamarlos por su nombre completo ni por su apellido, sino con un escueto «el mayor» o «el pequeño», según.Cuando se refiere a los dos, «los chicos».

El pasado domingo, la madre y las hermanas de Jamal Zougam y Mohamed Chaoui pudieron hablar con ellos en dos entrevistas de 40 minutos cada una. Hacía 17 días que no tenían una sola noticia de ambos. Se enteraron el sábado 13 de su detención, después de que las imágenes del locutorio que regentaban salieran una y otra vez por televisión.

Ese mismo día, pasadas las 22.00 horas, policías de paisano paraban su coche y les conducían a su domicilio, donde esperaron a que llegara el juez. Finalmente, Aicha y Zineb, junto con su hijo de 13 meses, pudieron marcharse. Samira, la pequeña de las hermanas, tuvo que esperar hasta las cuatro de la madrugada a que llegara el juez. Jamal les había entregado la llave de la vivienda y procedieron al registro.

Al día siguiente empezó su peregrinación por un silencio armado.Primero preguntaron a la policía: no podían hablar. «La investigación es secreta», les comunicaron. Después, visitas diarias e inútiles a la Audiencia Nacional. En el Colegio de Abogados no se sabía aún quién se encargaría de la defensa. Y lo más importante: su espera no tenía un final concreto. Los días de aislamiento se prorrogaban de cinco en cinco.

El domingo su deseo se cumplió. Pero, una vez satisfecho dejó un vacío sin horizonte. «Nunca tuvimos ninguna duda de que eran inocentes», dice Zineb, «pero ahora estamos aún más convencidas.Y más preocupadas, porque ellos están muy confundidos, no entienden por qué les ha tocado esto a ellos. Si uno les mira a los ojos sabe que no han hecho nada. Las personas que los han interrogado tienen que saberlo también».

«Cuando les vimos estaban llorando», dice Aicha, «estaban muy preocupados por nosotras, por si nos había pasado algo». «Ellos se encuentran bien, nadie les ha hecho nada, están aislados.Pero han adelgazado, la comida allí no es como en casa».

«Si vosotras estáis bien, yo estoy bien». Así intentaba Jamal Zougam tranquilizar a las mujeres de su familia. Pero nada es tan sencillo. «Estamos mal, por ellos. Porque no están bien.No es por la cárcel», explica Samira. «Mucha gente importante ha estado en prisión, pero ellos no saben nada de nada. No saben por qué están ahí».

Durante el 11-M, ningún vecino del bloque donde vivía Aicha con sus hijos los vio salir o entrar, pero sus hermanas han dejado una nota a la comunidad por si alguien se los encontró cuando salían hacia el trabajo. «Si alguien los vio, lo dirá», asegura Aicha, «porque mis hijos no tenían enemigos, caían bien a todos los vecinos».

«Mis hermanos son inocentes. A lo mejor compraron los teléfonos o las tarjetas, porque ese es su trabajo, pero ellos no son terroristas, son chicos normales y trabajadores», defiende Zineb. «Nosotras sólo queremos que se sepa la verdad para que queden libres, y que dejen de decirse cosas que no son ciertas».

«Antes de ver a mis hermanos, nos dijeron que Jamal no quería que le defendiera la abogada de oficio que le ha tocado, por ser mujer, y eso no era verdad», denuncia Zineb. «Yo no he dicho eso. A mí no me importa si me defiende un hombre o una mujer, siempre que haga bien su trabajo», explicó Jamal a su madre y hermanas. Finalmente, Zineb pone palabras al único deseo de las tres mujeres: «Que esto se acabe ya. Que encuentren a los culpables y mis hermanos salgan libres».


Lea mas

 

España envía a Rabat decenas de huellas de la casa de Chinchón

 

31-03-04



España envía a Rabat decenas de huellas de la casa de Chinchón


TRINIDAD DEIROS-BRONTE. Corresponsal

RABAT.- El diario marroquí Aujourd hui le Maroc, cercano al Ministerio del Interior, aseguraba ayer que la policía española ha enviado a los servicios secretos marroquíes un fichero con todas las huellas dactilares que se hallaron en la casa de Chinchón donde supuestamente se prepararon las mochilas bomba del 11-M. El archivo está compuesto por varias decenas de huellas. Además, España ha identificado ya las huellas de al menos cinco de los detenidos: Jamal Zougam, Abderrahim Zbakn, Hamid Ahmidam y los ciudadanos sirios Walid Altaraki y Mohamad Baar Ddin Akkad, detenido el pasado lunes.

El diario marroquí asegura que la policía española ha solicitado la «colaboración de los servicios de seguridad marroquíes» para la identificación de estas huellas, algunas de las cuales podrían pertenecer a miembros de grupos integristas radicales prófugos de la justicia marroquí. Según las fuentes, los servicios de inteligencia marroquíes, procederán a comparar estas huellas enviadas por España con las del archivo de su Dirección General de la Seguridad Nacional.

El diario asegura que Marruecos ha remitido a España muestras de ADN de familiares de Abdelkrim Mejjati, un millonario franco-marroquí de quien se sospecha que podría estar implicado e incluso ser el cerebro de los atentados de Madrid. Mejjati, un rico hombre de negocios de madre francesa y padre marroquí, es considerado por la policía de su país como el cabecilla de Al Qaeda en Marruecos y también como el organizador de los atentados del 16 de mayo en Casablanca.

Según el matutino marroquí, estas muestras permitirán a la policía española «verificar si Mejjati estuvo en la casa de Chinchón» al cotejarlas con las huellas halladas.


Lea mas

 

Acebes apunta al Grupo de Combate Islámico Marroquí como autor de los atentados del 11-M

 

31-03-04



LA INVESTIGACION / Las pesquisas se amplían a Marruecos, Gran Bretaña y Alemania / Varios testigos protegidos identifican a Zougam / El juez dicta seis órdenes de busca y captura, entre ellas la de Mejjati, posible cerebro

Acebes apunta al Grupo de Combate Islámico Marroquí como autor de los atentados del 11-M

FERNANDO LAZARO

MADRID.- Todos los ojos están puestos ya en el Grupo de Combate Islámico Marroquí como el presunto responsable de la matanza del 11-M. Así lo explicó ayer el ministro del Interior en funciones, Angel Acebes, quien hizo balance del estado de las investigaciones sobre los atentados. Este grupo es también el responsable de los atentados perpetrados el pasado mes de mayo en Casablanca.
(.../...)

En su comparecencia, acompañado por el secretario de Estado de Seguridad, Ignacio Astarloa, Acebes explicó que desde que comenzaron las pesquisas policiales se han producido un total de 23 detenciones.Catorce de los capturados se encuentran ya en prisión por orden del juez Del Olmo, instructor de la causa. Otros cuatro están aún pendientes de pasar a disposición judicial. El resto fueron puestos en libertad tras prestar declaración.

Los últimos tres detenidos son dos sirios y un español. Este, Antonio Toro Castro, es cuñado del otro español detenido en Avilés por su presunta implicación en el robo del explosivo utilizado en los atentados. Toro fue detenido también en Avilés. Ambos fueron ya acusados en 2001 de formar parte de una red dedicada al tráfico de drogas y de explosivos. De hecho, en el registro de la vivienda de Toro, en aquellas fechas, ya se le incautó cartuchos de Goma 2.

Los otros dos arrestados, los sirios Walid Altaraki Almsri y Mohamad Badr Ddin Akkad, fueron detenidos en Madrid. Sus huellas fueron encontradas en la casa de Chinchón (Madrid) donde se presume que los autores de la masacre prepararon las bolsas con los explosivos.

Acebes explicó que de los 23 detenidos, dos son de nacionalidad india, dos españoles, cuatro sirios y el resto, marroquíes. Entre estos capturados hay varios autores materiales de la matanza y algunos colaboradores, aunque el ministro eludió precisar cuántos y quiénes. Aseguró también que se habían realizado hasta el momento 23 registros donde los investigadores se han incautado de documentación que está siendo analizada.

Acebes explicó que las líneas de investigación se han centrado en los teléfonos móviles y las tarjetas usadas para activar los explosivos el 11-M. Añadió que en el mismo lugar donde los terroristas adquirieron los teléfonos, en un comercio de Alcorcón, también compraron una cinta de vídeo que pudo ser la que utilizaron los terroristas para reivindicar la acción. Indicó que se estaba tratando de analizar si es la misma que fue encontrada en una papelera cerca de la mezquita de la M-30. Otra de las pistas de trabajo ha sido el seguimiento de los detonadores y los explosivos (Goma 2) utilizados en los atentados. También en los registros se han obtenido indicios y pruebas que han sido muy útiles en las pesquisas.

Pero uno de los elementos más sustanciales han sido las declaraciones de los testigos. Según explicaron a EL MUNDO fuentes de la investigación, al menos seis testigos han reconocido a al menos tres de los terroristas que colocaron las bombas. El juez ha concedido la categoría de protegido a estos testigos con el fin de preservar su identidad durante su declaración. Al menos dos de ellos identificaron a Jamal Zougam como uno de los que estaba en los trenes atacados.Contra Zougam, además, se acumulan las pruebas ya que sus huellas dactilares se encontraron en la casa de Chinchón donde se presume que se prepararon los detalles de los atentados y las bolsas con los explosivos. También existen indicios de que fue él el que adquirió los teléfonos móviles y las tarjetas utilizadas en los atentados.

Otros testigos identificaron a Basel Ghalyoun, detenido el pasado 25 en la localidad toledana de Ugena, como otro de los terroristas que se encontraban en los trenes que fueron atacados. Este fue identificado por dos heridos leves que ya han prestado declaración ante el juez.

Los testigos protegidos asistieron a ruedas de reconocimiento de los detenidos en las prisiones donde están ya por orden del juez Del Olmo, instructor de la causa.

Acebes explicó que las investigaciones han entrado ya en la segunda fase. Aunque la primera aún no está cerrada y no se descartan nuevas detenciones, los investigadores tratan de centrar ya sus pesquisas en conocer quiénes, cuándo y dónde decidieron cometer los atentados. Se trata de buscar a los cerebros y a los financieros de estas acciones. Un nombre aparece entre todos: Abdelakrim Mejjati. Está considerado como el jefe del Grupo de Combate Islámico.Se sospecha que días antes del 11-M estuvo en Madrid. También se le considera el cerebro de los atentados de Casablanca del pasado mes de mayo, que provocaron más de 40 muertos.

Admitió que existen vías de investigación a nivel internacional.Explicó que se está trabajando con Marruecos, con Gran Bretaña y con Alemania sobre la posible estancia en aquellos países de algunos de los sospechosos. No se descarta que hayan estado en algunos de estos países y allí hayan contactado con personas que, directa o indirectamente, han tenido relación con los hechos.Pero las pesquisas sobre los autores materiales de la matanza no han finalizado. Entre todos los detenidos hay tres presuntos autores materiales de los atentados: Jamal Zougam, Basel Ghalyoun y Abderrahim Zbakn, el químico, al que, además, se le considera el fabricante de las bombas.

Pero los investigadores tienen también fundadas sospechas de que al menos otras cinco personas han tenido participación directa o indirecta en estos hechos. Por este motivo, el juez Del Olmo ha dictado ya seis órdenes de busca y captura internacional.Los investigadores sospechan que entre estos seis hay también autores materiales de la matanza además del propio Mejjati, supuesto cerebro de la operación.

Según fuentes judiciales, estas personas están muy relacionadas con la casa de Chinchón, donde habrían aparecido las huellas de varios de ellos. Una de ellas está vinculada familiarmente con otro de los detenidos. Además, la policía realizó anoche en Madrid un nuevo registro por orden judicial en un local perteneciente a una de estas seis personas, cuyo paradero se desconoce desde el pasado 11-M. También se está buscando a otras dos personas en Asturias que podrían estar relacionadas con el robo o la venta de los explosivos.

Acebes explicó también que algunos de los detenidos fueron captados en el ámbito de la delincuencia común, como es el caso de varios de los encarcelados que tenían antecedentes penales por delitos menores. Incluso, apuntó que algunos han tenido un proceso de contacto «muy intenso pero muy corto» con el fundamentalismo.


Lea mas

30.3.04

 

El juez envía a prisión a Ahmidam y al sirio Ghayoun, reconocido en los trenes del 11-M

 

30-03-04



11-M / EL FRENTE JUDICIAL

El juez envía a prisión a Ahmidam y al sirio Ghayoun, reconocido en los trenes del 11-M

El magistrado Juan del Olmo dejó en libertad a otros tres sospechosos tras un largo interrogatorio
CARMEN REMIREZ DE GANUZA

MADRID.- Dos autos de prisión y tres de libertad. Este es el balance, a las tres de la madrugada, de la ronda de declaraciones ante el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo de sospechosos de participar en los atentados del 11-M en Madrid.

El magistrado decretó prisión incondicional e incomunicada para el sirio Basel Ghayoun, al que tras interrogar durante cerca de dos horas, le imputó pertenencia a banda armada. Del Olmo le imputó también como cooperador necesario en 190 asesinatos, en 1.430 tentativas de asesinato y en cuatro delitos de estragos.
(.../...)

Se da la circunstancia de que Ghayoun fue reconocido por dos personas, dos víctimas de los trenes de la muerte, que resultaron herido e ileso, respectivamente en los atentados. De su declaración anoche ante el juez se desprende que el sirio conoce a la mayoría de los detenidos hasta ahora en relación con la masacre del 11-M -son 20 ya con el marroquí que pasará a declarar mañana-, incluido Jamal Zougam, el otro presunto coautor material de los hechos.

El segundo de los detenidos enviados esta madrugada a prisión es Hamed Ahmidam, un marroquí residente en el barrio madrileño de Usera. El juez le imputa delito de colaboración con banda armada, y un delito contra la salud pública. La policía le incautó sustancias que causan grave daño a la salud. Según las fuentes de la Audiencia Nacional Hamed pudo haberse alojado en el último trimestre del año pasado en la casa de Morata de Tajuña que ha sido recientemente intervenida como centro de reunión de los presuntos terroristas.

Por el contrario, el hermano de Hamed, Said, fue anoche el primero de los sospechosos interrogados por el juez en quedar en libertad.Said declaró y acreditó que no estaba ni en Madrid ni en España el 11-M. Por su parte, otro marroquí, el estudiante Fouad Al Morabit Augar, quedó también exonerado de responsabilidad en los atentados al demostrar -con la expresión más culta de cuantos declararon ayer- que estudió tres años Ingeniería Aeronáutica en la Universidad Politécnica de Madrid, que se especializó en la rama de Electrónica y que, tal como comprobó la Fiscalía alemana, se trasladó a Darmstadt para ampliar sus estudios. Fouad había alquilado antes una habitación en casa de Almallah Dabas Mouhamad, el quinto de los que declararon ayer ante el juez Del Olmo, y cuya única relación con los hechos, se redujo a haber alquilado también otra habitación al sirio Basel Ghayoun.

Alamllah, un español de origen sirio, se dedica a arreglar electrodomésticos, y fue puesto igualmente en libertad por el juez.

Por otra parte, la Audiencia Nacional no llegó ayer a confirmar el hallazgo de huellas de Zougam y Zbank el químico en la casa intervenida en Morata de Tajuña.



Lea mas

29.3.04

 

Italia quiere interrogar a los acusados de Madrid por el temor a sufrir un atentado

 

29-03-04



11-M / El primer grupo que reivindicó los atentados en España también se atribuyó el ataque al cuartel de las tropas italianas en Nasiriya / Fiscales y policías de ambos países se reunirán en Milán para hablar del terrorismo islamista

Italia quiere interrogar a los acusados de Madrid por el temor a sufrir un atentado

IRENE HDEZ. VELASCO. Corresponsal

ROMA.- El pasado 12 de noviembre, 28 personas (19 de nacionalidad italiana y nueve iraquíes) perdieron la vida en el ataque registrado contra la base militar de las tropas italianas en Nasiriya, una ciudad del sur de Irak. Cuatro meses después, las bombas del 11-M dejaban un total de 190 muertos en Madrid. ¿Es posible que exista alguna relación entre ambos atentados?
(.../...)

Las autoridades italianas barajan esa hipótesis. El general Giampaolo Ganzer, comandante de la sección especial paramilitar de los Carabinieri, confirmaba ayer que Italia está investigando una eventual conexión entre ambos sucesos. «La Fiscalía de la oficina de Roma, el organismo que investiga el atentado de Nasiriya, ya ha solicitado información a las autoridades judiciales españolas», aseguraba Ganzer.

Entre otras cosas, los italianos han pedido a las Fuerzas de Seguridad españolas la transcripción de los interrogatorios a los que han sido sometidos los detenidos por el 11-M, así como los análisis científicos sobre el tipo de explosivo utilizado en los atentados. Además, la Fiscalía de Roma también pretende interrogar a algunos de los presuntos responsables de la matanza de Madrid, aunque por ahora no ha enviado a nadie a España con ese objetivo. Jamal Zougam, uno de los principales implicados, estuvo en Italia en septiembre de 2001.

Además, a consecuencia de la preocupación que existe en el país transalpino, el próximo 13 de abril se va a celebrar una reunión en Milán entre autoridades judiciales y policiales de España e Italia con el objetivo de intercambiar información sobre la actuación de grupos terroristas islamistas, informa Carmen Remírez de Ganuza.

A la reunión asistirán el fiscal de la Audiencia Nacional Jesús Santos, en calidad de fiscal de enlace, así como su colega italiana Elena Ragamelli. También acudirán los fiscales Pedro Rubira y Stefano D'Ambrosso y policías especializados en la lucha contra el terrorismo islamista.

La chispa que ha hecho saltar las alarmas en Italia sobre una posible relación entre los atentados del 11-M y el de Nasiriya se encendía el mismo 11 de marzo por la noche, cuando el periódico árabe con sede en Londres Al Quds Al Arabi anunciaba haber recibido un correo electrónico firmado por las brigadas Abu Hafs Al Masri (organización próxima a Al Qaeda) reivindicando la matanza de la capital de España.

«Las brigadas de Abu Hafs al Masri prometieron en su último comunicado referente a las explosiones de Kerbala y Bagdad del 2 de marzo de 2004 que se preparaba para las próximas operaciones y hemos cumplido nuestra promesa: el escuadrón de la muerte ha conseguido penetrar en la profundidad de la cruzada europea, golpeando a uno de los pilares de los cruzados y sus aliados, España, con un golpe doloroso», se indicaba en aquel comunicado. «¿Dónde está América, Aznar? ¿Quién os protegerá de nosotros a ti, a Gran Bretaña, a Italia, a Japón y a otros? Cuando atacamos a las tropas italianas en Nasiriya ya te enviamos un ultimátum a ti y a los agentes americanos para que os retirárais de la alianza contra el Islam. Pero no entendísteis el mensaje», continuaba.

El comunicado no sólo vinculaba de manera explícita los atentados de Madrid con el ataque contra las tropas italianas en Nasiriya sino que, además, estaba redactado en términos muy similares al correo electrónico que el pasado 16 de noviembre se recibió en el diario árabe londinense Al Majala reivindicando en nombre de Al Qaeda la embestida contra las tropas italianas ocurrida cuatro días antes.

El atentado de Nasiriya fue ejecutado por dos suicidas que viajaban en un camión que se estrelló contra la base militar italiana en Nasiriya. Uno de los terroristas iba al volante del vehículo, mientras que el otro se encargó de disparar contra los vigilantes del puesto de seguridad.

Aunque es difícil confirmar oficialmente que estas reivindicaciones sean reales, desde los atentados del 11-M, en Italia se respira un clima de miedo ante la posibilidad de que el país sea víctima de un atentado cometido por extremistas islamistas. «El terrorismo apunta a EEUU y también a Italia», aseguraba el pasado viernes Guiseppe Pisanu, el ministro italiano del Interior: «Ninguna ciudad, ni en nuestro país ni en el mundo, puede sentirse segura».


Lea mas

 

La casa de Chinchón sirvió de refugio a radicales islamistas

 

29-03-04


11-M

La casa de Chinchón sirvió de refugio a radicales islamistas

FERNANDO LAZARO

MADRID.- La casa en la que se fabricaron las bombas del pasado 11 de Marzo sirvió de refugio a inmigrantes irregulares que simpatizaban con la causa islamista radical y que generalmente se encontraban de paso según ha podido saber EL MUNDO en fuentes de la investigación.

La vivienda se encuentra entre las localidades madrileñas de Chinchón y Morata de Tajuña y estuvo ocupada por personas vinculadas a los detenidos Jamal Zougam y Abderrahim Zbakh desde hace al menos tres años, indicaron las mismas fuentes.

Los movimientos en su interior empezaron a ser frecuentes hace un mes, cuando se colocó una valla de tela verde. En los últimos 15 0 20 días, algunos de los sospechosos encarcelados se reunieron al menos tres veces, probablemente con el líder del comando, que se encuentra huido.

La policía ha encontrado en la finca que rodea la casa huellas de un vehículo que corresponden a la furgoneta hallada en Alcalá de Henares con detonadores, restos de explosivos y una cinta que tenía grabados versículos del Corán.


Lea mas

 

El juez Del Olmo comienza hoy a tomar declaración a los seis últimos detenidos por los atentados

 

29-03-04

11-M

El juez Del Olmo comienza hoy a tomar declaración a los seis últimos detenidos por los atentados

MADRID.- El juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo, quien investiga los atentados del pasado 11 de Marzo en Madrid, comenzará hoy a tomar declaración a los últimos seis detenidos en relación con la masacre, arrestados entre los días 24 y 26 de marzo en Madrid y Toledo.

Del Olmo levantó ayer la incomunicación que aún mantenía para nueve de los 12 detenidos a los que envió a prisión por su presunta participación en la masacre, informaron fuentes de instituciones penitenciarias.
(.../...)

Hasta el día de ayer, sólo se había levantado la incomunicación a los dos ciudadanos indios detenidos en la primera operación policial desarrollada, Suresh Kumar y Vinay Khohy, tras cumplirse el plazo de cinco días impuesto.

Ambos se encuentran en la cárcel madrileña de Soto del Real.Además, para Faisal Alluch, enviado el pasado viernes a prisión por colaboración con organización terrorista, ya no se decretó la medida restrictiva.

No obstante, aunque se ha levantado la incomunicación, todos los encarcelados por su presunta participación en el 11-M continúan teniendo restricción de movimientos y limitación de contacto con otros reos por motivos de seguridad para evitar incidentes entre los reclusos. Estas medidas se adoptaron tras los atentados para velar por la integridad de los presos por terrorismo islamista.

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 6, Juan del Olmo (acompañado por la fiscal adscrita al caso, Olga Sánchez, la secretaria judicial y la abogada de varios imputados por el 11-M) se trasladó el pasado viernes por la tarde a la cárcel madrileña de Soto del Real para que varios testigos de los atentados identificaran en una rueda de reconocimiento a los presuntos autores.

En Soto permanecen internados siete de los primeros detenidos, entre ellos, Jamal Zougam, presunto autor material de la masacre que está acusado de pertenencia a banda armada, 190 asesinatos y 1.400 tentativas, cuatro delitos de estragos y sustracción de vehículo.

En la misma cárcel y bajo idéntica acusación también se encuentran su hermanastro, Mohamed Chaoui, y Mohamed Bekkali, así como Abderrahim Zbakh, a quien algunas fuentes consideran también autor material de los atentados y la persona que preparó los artefactos utilizados.

Además, están recluidos en el citado centro Mohamed El Hadi Chedadi y Abdeouahid Berrak, acusados de pertenencia o colaboración, y la única mujer arrestada, Naima Oulad Akcha, imputada por colaboración.

Otros de los detenidos enviados a prisión por el 11 de Marzo se encuentran en otros centros penitenciarios madrileños, así el único español, José Emilio Suárez Trashorras, acusado de pertenencia a banda terrorista, 190 asesinatos y 1.430 tentativas, cuatro estragos y robo de sustancias explosivas, está internado en la cárcel de Alcalá-Meco; y Faisal Alluch y Rafa Zuher, imputados por colaboración, están en el centro penitenciario de Valdemoro.

Hasta el pasado viernes, el juez Juan del Olmo había decretado la medida de incomunicación, que impide que los presos puedan ser visitados o tener contacto con cualquier persona, salvo su abogado de oficio, para todos los detenidos a los que enviaba a prisión, es decir, 11 de los 14 arrestados puestos a disposición judicial (para el enviado a la cárcel ayer no ser decretó esta medida).


Lea mas

 

Rabat busca a un marroquí rico como cerebro del 11-M

 

29-03-04

11-M

Rabat busca a un marroquí rico como cerebro del 11-M


Los servicios secretos marroquíes creen que detrás de los atentados del 11 de marzo podría estar Abdelkarim Mayati, un adinerado terrorista de Casablanca, de 36 años de edad.

Mayati, considerado posible cerebro de la masacre, es hijo de un comerciante millonario, se formó en el liceo francés y conocía bien la vida occidental y sus costumbres. Jefe del denominado Grupo Islámico de Combatientes Marroquíes, estuvo en los campos de Al Qaeda en Afganistán y Cachemira, donde aprendió a manejar explosivos y falsificar documentos, informó ayer la Cadena Ser.

Se da la circunstancia, siempre según las fuentes de inteligencia citadas por la cadena, que el posible cerebro del 11-M estuvo en Nueva York un poco antes de los atentados del 11-S, abandonó Casablanca días después de las cinco explosiones de mayo de 2003 y estuvo además en Madrid justo tres días antes de la masacre.

Las fuentes marroquíes señalan que Mayati está ahora en paradero desconocido y sigue siendo buscado.


Lea mas

 

«No sabía que algunos de mis socios eran 'muyahidin'»

 

29-03-04

GALEB KALAJI / Presunto financiador de la red Al Qaeda en España

«No sabía que algunos de mis socios eran 'muyahidin'»


ANTONIO RUBIO

MADRID.- Entre los meses de noviembre y diciembre de 2001 el juez Garzón mandó detener a un grupo de árabes que residían en España y los acusó de formar parte de la red Al Qaeda en nuestro país. Entre ellos estaba Galeb Kalaji, un empresario sirio de 43 años con nacionalidad española.

(.../...)

Abu Dahdah (el jefe), Bassam Dalati (el coordinador) y Galeb Kalaji (el financiero), según el juez Garzón y las investigaciones policiales, eran los máximos responsables de Al Qaeda en España y todos ellos habían tenido relaciones con Jamal Zougam, uno de los presuntos autores materiales de los atentados contra los trenes de la muerte, y con otros miembros del comando Lavapiés.

Galeb Kalaji, que continúa en la prisión de Valdemoro en situación de incomunicación, ha accedido a responder a un cuestionario de EL MUNDO. Mañana, el empresario sirio declarará, una vez más, ante el juez Garzón para intentar aclarar su situación procesal.

Pregunta.- En una de las escuchas telefónicas realizadas por la policía en 1999 usted aparece hablando con Abu Dahdah, hacen referencia a Bassam Dalati y tratan de unos libros que hay que repartir entre la gente de Canarias, Valencia, Zaragoza... Dijo además: «Aquí se les repartirían a los de Lavapiés». ¿Quiénes eran los de Lavapiés?

Respuesta.- En 1999 acababa de regresar a España, tras pasar un temporada en Arabia Saudí, y pensé que podría ser un buen negocio importar libros en árabe. Lo hice, e intenté venderlos en la mezquita de Abu Baker, en la calle Estrecho de Madrid, durante cuatro o cinco fines de semana. El resultado fue un fracaso total. Entonces decidí donarlos a las bibliotecas de todas las mezquitas de España. Eso es todo lo que hay en esa conversación.

P.- Sin embargo, a usted la policía también lo relaciona con Abu Qutada, uno de los líderes de la red Al Qaeda que vivía en Londres y que tenía estrechas relaciones con Jamal Zougam.

R.- Nunca he tenido contactos, ni relaciones con Qutada. Sólo conozco a musulmanes de origen sirio y nunca he tratado con magrebíes, ni con marroquíes.

P.- La principal acusación que pesa sobre usted indica que era uno de los financieros de la red Al Qaeda, que mantenía negocios con los muyahidin que estuvieron luchando en Bosnia y con miembros de los Hermanos Musulmanes. Entre ellos aparecen Abu Aljer (Abdalrahman Alarnut, muyahidin) y Abu Musab (Gashoub Al Abrash Galyoun, Hermano Musulmán).

R.- Con Abu Musab he tenido relaciones comerciales desde 1993 hasta el año 2000. Eramos socios en temas de construcción, pero nunca supe que era de los Hermanos Musulmanes.

P.- Cuando detuvieron a Abu Musab la policía encontró en su casa una serie de cintas de vídeo grabadas por él donde aparecían las Torres Gemelas y el puente Golden Gate. Garzón mantiene que esas cintas pudieron servir como base del atentado del 11-S.

R.- Nunca vi esas cintas y nunca me habló de ellas.

P.- Abu Aljer también estuvo luchando en Bosnia con los Hermanos Musulmanes, invirtió 10 millones de las antiguas pesetas en sus negocios y se reunió en varias ocasiones con usted y con Abu Dahdah. ¿Por qué?

R.- No tenía idea de que mi ex socio había estado en Bosnia.La reunión entre Abu Dahdah, él y yo se produjo a raíz de unas desavenencias económicas por las comisiones que le correspondían por la compra de un solar. Abu Dahdah hizo de hombre de paz.

P.- ¿Sabía que su socio Abu Aljer tenía vínculos familiares con Inam Alarnut y que éste, a su vez, los tenía con el mismísimo Osama bin Landen?

R.- Para mí Abu Aljer es un simple inversor que participa en un negocio en un determinado momento. No se nada más. Abu Aljer invirtió nueve millones de pesetas en un tema de construcción y todo se hizo de forma legal.

P.- El magistrado Garzón sostiene que usted era el financiero de Al Qaeda en España y que daba ayuda y protección a los muyahidin que luchaban en Bosnia.

R.- Yo no soy el financiero de esa organización, ni de ninguna otra. Tampoco he prestado ninguna ayuda a los muyahidin en ningún momento, ni en ningún lugar del mundo. Soy ciudadano español y musulmán. Es decir, que estoy en contra de toda violencia y de todos los extremismos.

P.- Pero no puede negar que en 1997 mantuvo una reunión en casa de Abu Dahdah con unos amigos de Alemania: Mamoum Darkazanli y Abdulfagtah Zammar. Después, resultó que esos dos señores estaban relacionados con la célula alemana que actuó en el 11-S y con los atentados de Kenia y Tanzania (agosto de 1998).

R.- Hay que ir paso por paso. Primero tengo que aclarar que en 1997 yo no estaba en España, estaba en Arabia Saudí. Segundo, que la única relación que tuve con esos señores consistió en que ellos estaban en Alemania y que yo quería comprar un vehículo de segunda mano. Tercero, los árabes tenemos costumbre de charlar y merendar en casa de algún amigo. Por último, aclarar que eso no significa que los conozca profundamente.

Yo trato con mucha gente, no hay que olvidar que me dedico a los negocios. Eso no significa que sea amigo de todos ellos.

P.- Sí, pero alrededor de usted siempre hay alguien o algo que está relacionado, directa o indirectamente, con el 11-S o con el comando Lavapiés. Cuando detuvieron a Bassam Dalati apareció en su empresa, una copistería, propaganda del GIA argelino, información sobre el aeropuerto de San Francisco y el puente Golden Gate.¿Qué explicación dio su socio o cuál es la suya?

R.- Efectivamente, Dalati y yo somos socios en tres empresas de construcción. No tengo ni idea de la explicación que facilitó mi socio sobre ese material. Tengo que decir que no he vuelto a tener contacto con él desde que nos detuvieron.

P.- Del sumario que se sigue contra usted, Dalati, Abu Dahdah, Said Chedadi (hermano de uno de los miembros del comando Lavapiés) y otros, se puede deducir que todos ustedes eran objeto de seguimiento policial desde hace muchos años. ¿Nunca se dieron cuenta de esos controles?

R.- Nunca tuve la sensación de estar vigilado. Es más, cuando el magistrado Garzón me dejó en libertad en el año 2001 por un periodo de cinco meses, nunca me sentí controlado. Tampoco me preocupaba porque soy un ciudadano normal, musulmán, que se dedica a su vida familiar y comercial.

P.- Los norteamericanos vinculan a dos ONG, Global Relief Foundation y Fondation Secours Mundial, a las que usted ha proporcionado importantes fondos, con la red de financiación de Al Qaeda.

R.- Los norteamericanos pueden decir lo que quieran. En mi país de origen esa ONG ayuda a los necesitados. Además, Global Relief Fondation está afincada en Bélgica, se rige por las leyes europeas y sus cuentas son auditadas anualmente. También puedo decir que colaboran con UNICEF y Cruz Roja.

P.- En el sumario de la Audiencia Nacional figura que usted entregó a esas ONG 600.000 euros. Eso es mucho dinero.

R.- Mire, mi donación del zalkat [es el sistema de contribución social que tienen todas las familias árabes y corresponde a una parte de todos sus ingresos anuales] a esas fundaciones se realizó de forma legal y mediante transferencia bancaria. Ese dinero que figura en el sumario no es real. Las donaciones de toda la familia, en los últimos seis años, ascendió a unos 18 millones de pesetas de entonces. Y ese dinero fue a Siria, mi país de origen, Arabia Saudí, donde viví varios años, a la ONG belga y a los pobres de las mezquitas españolas.



Lea mas

28.3.04

 
 

28-03-04



11-M / EL ESPAÑOL DETENIDO


EMILIO «EL DINAMITERO»

«MENOS mal que la Policía no ha encontrado el otro garaje, que si ve la dinamita que hay allí...», se le oyó decir a Suárez Trashorras en 2001 cuando le incautaron 16 cartuchos de Goma-2

ANA M. ORTIZ / PATRICIA DEL GALLO

Menos mal que la Policía no ha encontrado el otro garaje, que si ve la dinamita que hay allí, flipa». La frase se la otorgan a José Emilio Suárez Trashorras, de 27 años, ex minero, sus vecinos de Avilés. Y aunque lo dicho puede no ser más que la onda expansiva de la rumorología estallada en la ciudad tras la conmoción de saber que uno de los suyos estuvo implicado en lo del 11-M, lo cierto es que son varios los que aseguran que se lo oyeron decir.
(.../...)

Lo relató el propio Suárez Trashorras, cuentan, con aires de pavoneo, en el verano de 2001, poco antes del otro 11, el «S», el de Nueva York. En Avilés la Policía acababa de forzar la cerradura de un garaje de la calle Eloy Fernández Caravera. Dentro no sólo había encontrado los estupefacientes que buscaba, también 16 cartuchos de Goma-2 y casi un centenar de detonadores. Los dueños del local, J. I. F. D. y A. T. C. (esté último es Antonio Toro Castro, 26 años, amigo, socio, cuñado e inseparable de Suárez Trashorras) fueron detenidos. Suárez Trashorras también. El cuñado, Antonio Toro, admitió ser el dueño de la droga pero se desvinculó totalmente de la propiedad de los explosivos y de los multiplicadores.

Unos meses antes de aquella operación en la que los agentes se toparon con la dinamita por casualidad, un vecino ya había avisado a la Guardia Civil de que sospechaba que en el garaje traficaban con explosivos. «Menos mal que la Policía no ha encontrado el otro garaje...». Las palabras de entonces han recobrado eco ahora que se sabe que Suárez Trashorras puso en manos de los terroristas al menos los detonadores de la masacre, que fueron pieza clave en los atentados que sacudieron Madrid. ¿Sería también aquella dinamita de la que hablaba la que ha sesgado al menos 190 vidas?

UN JUICIO PENDIENTE

Los tres del garaje -Suárez Trashorras, Toro y J.I.F.D- tenían que haber respondido ya ante la justicia por lo incautado. Pero el juicio no ha podido celebrarse porque uno de los imputados, J.I.F.D. se encuentra en paradero desconocido.

Suárez Trashorras se había metido a minero en septiembre de 1999, después de que no cuajara el intento de su padre para que se hiciera un hueco en la central lechera Lactavisa donde él trabajaba.El joven no se acomodó a los deseos paternos y abandonó. Cuando lo detuvieron por lo de la Goma-2 ya trabajaba en la mina. Su familia pensó que el tajo podría alejarlo de las malas compañías que venía frecuentando y que enderezaría su destino torcido.Así que el tío Emilio lo recomendó para el puesto de ayudante en una empresa de extracción de caolín -Caolines de Merillés- ubicada entre los concejos de Tineo, Salas y Belmonte, en el suroeste asturiano. Una empresa que utiliza Goma-2 pero de la que, aseguran sus responsables, no ha faltado un gramo.

En el examen médico al que Suárez Trashorras se sometió para entrar en la mina no hay anotación alguna que hable de una mente trastornada. Pero cuando salió de allí -31 de octubre de 2002, después de que la empresa no le renovara el contrato- fue precisamente su fragilidad mental lo que le permitió comenzar a cobrar una pensión de jubilación de entre 1.200 y 1.800 euros. Dinero suficiente para vivir sin apuros en una ciudad pequeña como Avilés pero no para llevar el tren de vida al que se había subido irremediablemente Suárez Trashorras: «Hoy un Audi y mañana un Mercedes».

El informe psiquiátrico que emitió para él una mutua privada dice así: «Personalidad esquizoide con cuadros de agorafobia y ansiedad». Es más: «Desde la adolescencia trastornos mentales y del comportamiento de tipo esquizoafectivo bipolar». Según el diagnóstico, la personalidad de Suárez Trashorras se desliza entre la euforia a la depresión. Y así de polarizado describen su carácter sus vecinos. Para unos es un chico formal, que no se hacía notar. Otros lo recuerdan nervioso, y tendente a la violencia. Y evocan el episodio que protagonizó en la calle Marqués de Suances, donde se fue a vivir cuando dejó la casa de los padres.Un día salió con una escopeta de caza y disparó al aire. Dicen que avisaba a alguien.

Aparte de lo del garaje, Suárez Trashorras se las ha visto con la Justicia en dos ocasiones. Tuvo un juicio por faltas en el que fue declarado inocente, y a principios de este mismo mes compareció en una vista penal para hacer frente a una acusación de delito de lesiones. Abandonó la sala con la absolución. La víctima, que supuestamente había recibido una brutal paliza, había remitido una carta al juez diciendo que no se acordaba de nada.

En el edificio de Marqués de Suances tampoco gozó de popularidad.Algún vecino denunció el ruido nocturno de la casa, provocado por el frecuente entrar y salir de quienes venían no se sabe a qué. Muchos rostros y muchos coches lujosos que fueron recibidos sin discreción. A la familia denunciante alguien le desmontó el Mercedes y le selló la puerta de la casa con silicona. La Policía ha interrogado uno por uno a todos los vecinos, que se excusan ante la prensa. Dicen que por miedo. «¿Pero sabe usted de lo que estamos hablando?».

RECIÉN CASADO

El cartel que identificaba a los inquilinos del 4B ha sido arrancado del buzón. Suárez vivió en él con su novia, Carmen María Toro, de 23 años, auxiliar de seguridad en El Corte Inglés de Avilés, hasta que el 14 de febrero pasado, día de los enamorados, se casaron y se trasladaron a otra zona de la ciudad. Tras la detención, la recién casada no ha vuelto a dejarse ver. Está de baja por enfermedad, dicen en la empresa. Está destrozada, ha comentado algún compañero. Desde prisión Suárez Trashorras ha pedido protección para ella. Teme que los integristas la busquen si él colabora con la investigación. También ha pedido que se vele por su seguridad en la cárcel de Alcalá Meco, donde está preso. Carmen María es hermana pequeña de Antonio Toro, compañero de batallas de Suárez Trashorras, y otra pieza llamada a esclarecer cómo los integristas de Madrid llegaron hasta la dinamita asesina.Al cierre de esta edición la Policía aún no había podido dar con Toro, en paradero desconocido. Éste y Suárez regentaron hasta hace un año un negocio de compraventa de coches usados en Piedras Blancas, una localidad vecina de Avilés. La empresa despertó recelos entre los vecinos porque abría sus puertas «más por la noche que por el día».

Antonio Toro ingresó en la cárcel de Villabona en julio de 2001 tras el episodio de la droga y la dinamita incautada en el garaje.Durante los seis meses que estuvo en prisión preventiva coincidió con Mohamed Bensakhría, líder operativo de Al Qaeda, y se le solía ver acompañado de magrebíes. En su segunda estancia en Villabona (16 de junio-9 de julio de 2003), también en preventiva, también por narcotráfico, estuvo en el módulo 8. El mismo donde cumplía condena Mohamed Rafat, primo de Zougam y Chaoui, los hermanastros, primeros detenidos tras el 11-M. ¿Les habló Antonio Toro de cómo conseguir explosivos? ¿Se gestó en la prisión de Villabona la consecución de la dinamita?

En recuerdo de la matanza de Madrid las ventanas de una de las clases del colegio Enrique Alonso, donde Suárez Trashorras estudió, están empapeladas con lazos negros. En la fachada opuesta los niños han confeccionado con papel la leyenda «no al terrorismo».«Era un alumno normal», es el tópico que sale tras los muros del centro escolar.

INGRESAR EN EL EJÉRCITO

A esa misma normalidad se agarran en el Instituto Carreño Miranda, donde Emily, como lo llamaban en clase, estudió hasta COU, ciencias puras. En el último curso, acudía a clase en moto, con cazadora a juego, siempre armado con alguna gracieta y enfrentándose a los profesores con la gallardía del repetidor. Ya entonces pregonaba sus planes de ingresar en el Ejército. Y lo intentó, pero fracasó.

A Suárez Trashorras vino a detenerlo a Avilés un equipo de la Brigada Antiterrorista de Madrid el pasado jueves 18, el día antes de su santo. Los agentes lo sacaron de la cama entre las 08.00 y las 08.30 de la mañana. Cuentan que cuando lo supieron Conchita y José Manuel se debatieron entre el nerviosismo, el llanto y la incredulidad. Era imposible que su hijo hubiera facilitado la dinamita que hizo posible la carnicería que habían llorado en el televisor. El mismo escepticismo que verbalizó la tía Carmen: «Tuvo que ser engañado por los terroristas marroquíes».

La familia Suárez Trashorras es muy conocida en Avilés porque siempre han trabajado de cara al público. El abuelo tuvo un bar, la madre, Conchita, regentó una mercería y una tía también se dedica a la hostelería. Los vecinos más cercanos describen a unos padres responsables siempre ocupados en mostrarle al hijo el camino bueno. A Suárez Trashorras se lo recuerda subido a su moto de cuatro ruedas o a cualquier otro vehículo de su variado parque automovilístico. O comprando una revista de coches.O jugando a la Play Station. Su única hermana Merche Suárez Trashorras, de 29 años, se casó y se marchó a Gijón.

Tras la detención y traslado a Madrid, el juez de la Audiencia Nacional, Juan del Olmo, decretó que José Emilio Suárez Trashorra ingresara en prisión. Enseguida le facilitaron el mono blanco que se le da a quienes se encuentran aislados e incomunicados.Así que los padres no han podido escuchar de su propia voz una explicación sobre lo sucedido.

Lo poco que saben lo ha leído en la prensa. Como declaraciones en las que su hijo habría hablado de la facilidad para acceder a la dinamita. «Cualquiera puede coger dinamita en la mina en la que trabajaba. Está tirada en el patio y las medidas de seguridad son prácticamente nulas. Incluso sé de gente que se ha llevado cartuchos para participar en la descarga de Narceas», se ha escrito en los periódicos locales. Se refería Suárez Trashorras a las fiestas celebradas en honor de la Virgen del Carmen, donde los mineros saludan el paso de la imagen con explosiones en las montañas y laderas. Aseguran los dinamiteros de la zona que los estallidos no son logrados con dinamita, sino con pólvora. En su declaración, Suárez Trashorras ha reconocido que tuvo tratos con cuatro ciudadanos magrebíes. Ante la Policía y el Juez habría dicho que les facilitó una partida de detonadores e información sobre cómo conseguir Goma-2 a cambio de droga y dinero. Y que creía que los explosivos iban a utilizarse controladamente en minas en Marruecos. Ignoraba, ha declarado, que su destino final fueran los trenes de la muerte o que tuvieran cualquier otra finalidad terrorista. Por su colaboración se habría embolsado 7.000 euros en efectivo y 25 kilos de hachís que en el mercado podrían alcanzar los 36.000 euros.

EL ENCUENTRO

Ante las revelaciones, la rumorología ha puesto fecha y lugar al supuesto encuentro. Dicen en Avilés que se celebró el 29 de febrero pasado, sábado, justo dos semanas después de la boda de Suárez Trashorras y 11 días antes de los atentados. El asturiano habría compartido mesa con los cuatro marroquíes en un bar de Avilés, no muy lejano a su nueva casa.

Para transportar la mercancía, ha trascendido, los terroristas podrían haber utilizado la misma furgoneta que apareció abandonada pocas horas después de los atentados en Alcalá de Henares. Una Renault Kangoo en la que se encontraron restos de explosivos y una cinta con versos del corán. Es el vehículo en el que los terroristas se habrían trasladado al Norte en busca de la Goma-2 y los detonadores. Y el minero Emilio, el que habría preñado esa furgoneta de muerte.

¿RESULTA FACIL ROBAR GOMA-2 EN ESPAÑA?

Es tan fácil en España sustraer la cantidad de explosivos necesaria para perpetrar una matanza como la del 11-M? Manuel es un veterano interventor de armas y explosivos de la Guardia Civil. Prefiere mantenerse en el anonimato. Pero considera imposible un robo a gran escala en nuestro país. «Nosotros conocemos cada entrada y salida de cada uno de los depósitos de explosivos que hay en canteras, minas, túneles o cualquier otra obra. Por eso no tengo nada claro que esa cantidad de explosivos haya podido ser sacada en una sola noche. Se necesitan meses para ir sacando la Goma-2 en pequeñas cantidades». La Goma-2 se comercializa en cartuchos de 20 centímetros de largo con un peso de entre 800 gramos y 2,5 kilos. Sin detonador, es inofensiva. Y de naturaleza blanda. A pesar del control, es posible que uno de los artilleros de la mina corte con un simple cuchillo trozos de los cartuchos asignados a cualquier perforación y se los lleve a casa.

El guardia civil considera que esto es prácticamente inevitable.Pero echa de menos más restricciones legales de uso de explosivos para determinada gente: «Es posible el engaño. Sobre todo porque quien manipula los explosivos en cualquier obra puede estar relacionado con determinados ambientes. Por ejemplo, no hay nada legislado que prohíba a nadie con antecedentes penales pedir Goma-2 y usarla».Un solo cartucho es suficiente para hacer saltar un coche por los aires.

J.J. fue durante años responsable de explosivos en minas y canteras asturianas. «El control es exhaustivo», dice. «Hay un recuento diario de las existencias en el polvorín general y en los Minipol [depósitos más pequeños de planta]. El polvorín tiene una alarma directamente conectada al cuartel de la Guardia Civil más cercano, y los Minipol tienen cerraduras de seguridad». Él tenía personalmente todas las llaves de acceso a los explosivos. Y acompañaba a los artilleros cada vez que éstos solicitaban una cantidad. Cada mes, los libros de entrada y salida de explosivos de todos los depósitos de España se entregan a la Guardia Civil para ser revisados.

J.J. conoce, además, la mina de Caolines de Merillés, donde trabajó el detenido José Emilio Suárez Trashorras. «Es una mina pequeña de caolín, de ésas que nosotros llamamos chamizos. Allí no utilizan los 110 kilos de Goma-2 robados ni en tres años». Según las estimaciones del interventor de explosivos de la Guardia Civil consultado, en España se mueven anualmente unos cuatro millones de kilos de Goma-2. Aunque asegura que es difícil precisarlo.Por eso cree más probable, insistiendo en que se trata de una simple especulación, que la dinamita usada haya sido sustraída durante meses en distintos puntos de España.


Lea mas

 

Investigan en Asturias una posible red de tráfico de explosivos

 

28-03-04

11-M / LA INVESTIGACION

Investigan en Asturias una posible red de tráfico de explosivos

PATRICIA DEL GALLO

MADRID.- La Guardia Civil y la Policía Nacional investigan en Asturias la existencia de una posible red de tráfico de explosivos, a raíz del robo, supuestamente en minas del Principado, de más de 100 kilos de Goma 2 empleados en los atentados del 11-M. Las fuerzas de seguridad peinan estos días las minas para saber si es posible que sustrajeran de alguna de ellas material explosivo.También han pedido la colaboración de los dueños de los polvorines que han tenido que presentar los libros donde se registra la entrada y salida de los explosivos durante los últimos tres meses.

(.../...)

Algunos de estos empresarios aseguran que han recibido además una circular del Ministerio del Interior en la que se les pide que extremen las medidas de seguridad en sus polvorines y que avisen de cualquier posible anomalía.

La supuesta existencia de esta red de tráfico de explosivos, de la que podría formar parte el único español detenido por los atentados del 11-M, el avilesino José Emilio Suárez Trashorras, ha puesto de manifiesto que el uso y control de la dinamita en las minas no es seguro.

Aunque en los últimos meses, y según la Guardia Civil, no consta ninguna denuncia por robo de explosivos en minas o canteras del Principado, algunos trabajadores afirman que no es tan difícil hacerse con un cartucho de vez en cuando. A pesar de que los explosivos se guardan bajo llave, separados de los detonadores y siempre bajo vigilancia, una vez que se trasladan al interior de la explotación, pueden pasar allí varias horas, al alcance de todos. Además, indicaron que es muy difícil saber con exactitud la cantidad de explosivo que emplea el artificiero. Puede coger cinco kilos y usar cuatro. Aún así todos confirman que si se robaran grandes cantidades, se notaría.

Por ello se sospecha que, dada la cantidad sustraída por el avilesino, más de 100 Kilos de Goma 2-ECO, éste no actuó solo y que el robo se produjo en más de una explotación y en un largo espacio de tiempo. Suárez Trashorras ya fue detenido en 2001 en el transcurso de una operación antidroga en la que fueron encontrados además de hachís, 16 cartuchos de dinamita y 94 detonadores en un garaje de Avilés.


Lea mas

 

Galeb, Dahdah y Jamal Zougam

 

28-03-04

Galeb, Dahdah y Jamal Zougam

En diversas fases del sumario que el juez Garzón sigue contra la presunta red de Al Qaeda en España aparece el nombre de Jamal Zougam, uno de los posibles autores del atentado del 11-M, y la palabra Lavapiés.

El 8 de agosto de 1999 'Abu Dahdah' y Galeb Kalaji hablan de libros que hay que «repartir entre los de Lavapiés».

Kalaji niega toda relación con el grupo de Lavapiés, pero en agosto de 2001 la policía detectó una llamada entre 'Abu Dahdah' y un tal Jamal de Marruecos.

Jamal aclaraba a 'Dahdah' que tenía que verlo porque se iba a Marruecos y quería «darle algo». Las conversaciones entre 'Dahdah' y Jamal continuaron cuando el segundo regresó desde su país a España.

Zougam también figuraba en una comisión rogatoria de los jueces franceses. La policía española hizo el siguiente comentario en su informe: «Zougam es un seguidor de Barakat Yarkas, 'Abu Dahdah'».

En otras de las intervenciones telefónicas realizadas por la policía en 1999 figura Said Chedadi (hermano de Mohamed, detenido por su presunta participación en los 'trenes de la muerte') hablando con 'Abu Dahdah'.

Chedadi solicitaba ayuda para su amigo Jamal de Lavapiés. Es decir, que los detenidos por Garzón por su colaboración con Al Qaeda conocían al 'comando Lavapiés'.


Lea mas

 

Hallan las huellas de Zougam y 'el Químico' en la casa donde se fabricaron las bombas

 

28-03-04

11-M / LA INVESTIGACION

Hallan las huellas de Zougam y 'el Químico' en la casa donde se fabricaron las bombas

Zougam fue el que presuntamente colocó los explosivos; Zbakh, el que manipuló los artefactos - El juez Del Olmo levanta la incomunicación para nueve de los 12 ingresados en prisión

MADRID.- Los agentes del Cuerpo Nacional de Policía que examinan la casa donde se encontraron detonadores similares a los utilizados en los atentados del 11 de Marzo en Madrid (entre Morata de Tajuña y Chinchón) han hallado huellas dactilares de algunos de los presuntos autores de la masacre que se encuentran en prisión, en concreto, las de Jamal Zougam y posiblemente las de Abderrahim Zbakh, el Químico, según informaron fuentes de la investigación.
(.../...)

El hallazgo de las huellas dactilares de Jamal Zougam, considerado autor material de la masacre, se suma a los indicios existentes contra él que le relacionan con los crímenes, como un trocito de plástico hallado en el locutorio que regentaba en el barrio madrileño de Lavapiés que podría pertenecer a uno de los móviles utilizados como temporizador de los artefactos ocultos en las mochilas.

Zougam fue detenido en la primera operación policial desarrollada contra los presuntos autores del 11-M y se encuentra en prisión desde el pasado día 19 por pertenencia a organización terrorista, 190 asesinatos y 1.400 tentativas, así como cuatro delitos de estragos y sustracción de vehículos.

Las mismas fuentes señalaron como muy posible que en la casa registrada también se hayan encontrado las huellas dactilares de Abderrahim Zbakh, quien estudió Ciencias Químicas en Marruecos, por lo que se le relaciona con la fabricación de los artefactos que se introdujeron en los trenes de Cercanías en la estación de Alcalá de Henares.

Más arrestos

Zbakh, arrestado en la segunda operación policial desarrollada tras el 11-M, se encuentra en prisión por orden del juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo desde el pasado día 23.

Por el momento, el número de detenidos por su presunta relación con los atentados de Madrid asciende a 20, después de que ayer fuera detenido un súbdito marroquí, cuya identidad pudo aparecer en los documentos intervenidos a los arrestados con anterioridad.

El juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo envió el viernes a prisión por colaboración con banda armada a Faisal Alluch, en cuyo domicilio pudieron reunirse autores de los atentados.Con él son 12 los arrestados que han ingresado en prisión de los 14 que han sido puestos a disposición judicial.

Está previsto que los últimos seis detenidos desde el pasado miércoles sean conducidos a la Audiencia Nacional para declarar ante el juez que investiga los atentados mañana lunes.

El juez Juan del Olmo levantó ayer la incomunicación que aún mantenía para nueve de los 12 detenidos a los que envió a prisión por su presunta participación en la masacre, informaron a Europa Press fuentes de Instituciones Penitenciarias.

Hasta hoy sólo se les había levantado la incomunicación a los dos ciudadanos indios detenidos en la primera operación policial desarrollada, Suresh Kumar y Vinay Khohy, tras cumplirse el plazo de cinco días impuesto. Ambos se encuentran en la cárcel madrileña de Soto del Real.


Lea mas

 

Una zona deshabitada y poco accesible

 

28-03-04

11-M / LA INVESTIGACION

Una zona deshabitada y poco accesible


MADRID.- Los vecinos de Morata de Tajuña se despertaron ayer por la mañana sorprendidos por la noticia del hallazgo de restos de bombas similares a las utilizadas en los atentados del 11-M, así como detonadores de aluminio y cobre y dinamita Goma 2-ECO, en una casa rural de su término municipal.
(.../...)

A pesar de los informes de prensa, la alcaldesa de la localidad, Concepción Loriente, y el portavoz de Izquierda Unida en este ayuntamiento, Luis Cano, dijeron a Efe que la vivienda unifamiliar registrada ayer «está en la Vega de Chinchón», no en el término municipal de Morata.

La vega de Chinchón, limítrofe con la de Morata, es una agreste superficie de huertos y cultivos de vides y olivos, una zona protegida donde está prohibido construir, salvo pequeños almacenes y casetas para los huertos.

La mayoría de las viviendas del área, como la que se presume albergó a los terroristas, está edificada sin licencia y son de frecuente alquiler para temporadas estivales y de fin de semana, según declararon los vecinos.

Entre 400 y 500 viviendas de estas características, generalmente aisladas, a las que se llega por estrechos senderos entre huertos, muy distantes las unas de las otras, pueblan la vega del Tajuña, que comparten los municipios de Chinchón, Morata de Tajuña y Titulcia, todos en la Comunidad de Madrid.

«Nada raro»

En el área, poco frecuentada por el turismo, ni vecinos ni comerciantes detectaron la presencia de personas ajenas al municipio.

Uno de los vecinos de la casa, Manuel González, declaró su extrañeza por la «rapidez» con la que en las dos últimas semanas sus habitantes habían cubierto con una tela verde toda la valla metálica que rodea la vivienda. González aseguró que los moradores de la vivienda unifamiliar tenían rasgos árabes, y subrayó que ellos mismos habían construido la casa.

Por su parte, Javier Méndez, también vecino de la zona, dijo que no había observado «nada raro» en las personas que habitaban la casa.

Destacó que cuando acuden a su vivienda los fines de semana veían a los habitantes de la casa comer y hacer barbacoas, y añadió que no tenían ninguna relación con sus habitantes, ya que las viviendas de la zona están «muy aisladas y la gente tiene poca relación».

La vivienda intervenida por la policía se localiza en el triángulo formado por los vértices de Chinchón, Titulcia y Morata, entre las carreteras M-311, M-313 y M-404, en una zona eminentemente agrícola de poca explotación.



Lea mas

This page is powered by Blogger. Isn't yours?