Banner QSVTV

 

 

   La paz sin honor no es paz, es rendición.

 
Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters

        

  Image hosting by Photobucket

    Escribeme

   
 

   Prensa Digital 
Apycom Java Applets
Links solidarios
Apycom Java Applets

Links 

Apycom Java Applets
Otras  bitácoras
Archivos




25.5.07

 

Un rayo acabó con el día del pacto del millón

 

25-05-07



JUICIO POR UNA MASACRE / ASI LO CUENTAN

Un rayo acabó con el día del pacto del millón


VICTOR DE LA SERNA

La tormenta «provocó ayer lo que un grupo de acusados no logró con su huelga de hambre, es decir, la interrupción del juicio» del 11-M, apuntaba Ernesto Ekaizer en 'El País' tras la jornada truncada del miércoles. La tronante interrupción fue la gran noticia de otra jornada muy técnica. Minutos más tarde del apagón oíamos a una redactora de la Cope en la Casa de Campo explicar que se había ido la luz, pero que podían transmitir «gracias al grupo electrónico»; quizá quería decir electrógeno y la emoción le hizo trabucarse... No sólo el rayo, sino también un acuerdo adoptado por las acusaciones particulares fuera de la sala alejaba la atención del procedimiento propiamente dicho. Cada periódico lo veía, eso sí, bajo su propio prisma. Alguno ('ABC') no lo veía en absoluto: ni siquiera daba la noticia. Y 'La Vanguardia' lo despachaba en una breve frase.
(.../...)


En El País, José Yoldi y Jorge A. Rodríguez hacían hincapié en un aspecto técnico del pacto entre acusaciones, la amenaza de nulidad del juicio: «Las 20 acusaciones del juicio del 11-M que representan a víctimas pactaron ayer, en una reunión celebrada a mediodía, retirar la reclamación de la responsabilidad subsidiaria del Estado para evitar una previsible nulidad de actuaciones, lo que hubiera supuesto la puesta en libertad de los principales acusados en el momento de cumplir los cuatro años de prisión preventiva».

En cambio, para Manuel Marraco, en EL MUNDO, lo más importante de un «acuerdo sobre las cantidades que solicitarán en concepto de indemnización para las víctimas» residía en su elevada cuantía: «Según indicaron fuentes del proceso, la cifra por fallecimiento será de un millón de euros, el doble de lo solicitado por la Fiscalía en su escrito de acusación. (...) Fuentes de la Fiscalía indicaron ayer que ésta no tiene previsto elevar la cantidad solicitada en un principio, que se ha convertido en el baremo habitual de la Fiscalía que dirige Javier Zaragoza para fallecidos por terrorismo. El propio fiscal jefe solicitó ese medio millón de euros en el último juicio en el que ejerció la acusación» (El País ni siquiera menciona esa importante discrepancia).

Por su parte, Marco Schwartz expresaba en 'El Periódico' su sorpresa: «La decisión es sorprendente, ya que el bando de la acusación se hallaba dividido por la estrategia de dos de sus integrantes -la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) y la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M- de implicar a ETA en los atentados. En la comida, todos aparcaron sus discrepancias».


Etiquetas: ,



Lea mas

 

La SER difunde un montaje que ensalza a dos de los procesados del 11-M

 


SEGÚN ASEGURAN, APARECE EN LA WEB DE ANSAR AL ISLAM

La SER difunde un montaje que ensalza a dos de los procesados del 11-M

Viernes, 25 Mayo 2007

Madrid.- La Cadena Ser se ha hecho eco del montaje de un video de un grupo cercano a Al Qaeda. En él, aparecen imágenes del 11-M y fotografías de algunos de los presuntos terroristas islamistas -entre otros- Jamal Zougam, El Egipcio y El Tunecino.

Leer el resto de la noticia aqui


Lea mas

24.5.07

 

Las acusaciones particulares pedirán un millón de euros por fallecimiento, el doble que la Fiscalía

 

24-05-07



JUICIO POR UNA MASACRE / El debate sobre la responsabilidad civil / Día 41

Las acusaciones particulares pedirán un millón de euros por fallecimiento, el doble que la Fiscalía


MANUEL MARRACO

El temporal que ha recorrido España también afectó al normal desarrollo del juicio: la sesión tuvo que suspenderse cuando un rayo provocó que la sede se quedase sin luz. Antes, se había abierto el debate sobre las indemnizaciones. Todas las acusaciones, excepto la pública, reclamarán un millón por fallecimiento.


MADRID.- La veintena de acusaciones personadas en el juicio del 11-M mantuvieron una reunión ayer a mediodía para llegar a un acuerdo sobre las cantidades que solicitarán en concepto de indemnización para las víctimas. Según indicaron fuentes del proceso, la cifra por fallecimiento será de un millón de euros, el doble de lo solicitado por la Fiscalía en su escrito de acusación.
(.../...)

Mucho más difícil será unificar los criterios de indemnización para los más de 1.800 heridos por los atentados. Puede llegarse a una cifra conjunta por cada día de hospitalización y de tiempo de curación, pero el acuerdo se complica a la hora de valorar los daños morales sufridos.

Fuentes de la Fiscalía indicaron ayer que ésta no tiene previsto elevar la cantidad solicitada en un principio, que se ha convertido en el baremo habitual de la Fiscalía que dirige Javier Zaragoza para fallecidos por terrorismo. El propio fiscal jefe solicitó ese medio millón de euros en el último juicio en el que ejerció la acusación, celebrado contra el asesino de Francisco Tomás y Valiente, Jon Bienzobas.

Todas las modificaciones quedarán reflejadas por escrito dentro de dos semanas, cuando concluyan la prueba pericial -sólo falta la relativa a los explosivos- y la documental. Será el momento para que todas las partes modifiquen o eleven a definitivas las conclusiones que presentaron de manera provisional antes del comienzo de la vista oral.

Es evidente que quienes resulten condenados no podrán hacer frente a las elevadas indemnizaciones. Será el Estado, cumpliendo con la Ley de Solidaridad con Víctimas del Terrorismo, el que afronte todos los pagos recogidos en la sentencia y quien podrá luego exigírselos a los condenados.

Al margen de las indemnizaciones, las acusaciones, que en sus escritos provisionales solicitaban la responsabilidad civil subsidiaria del Estado, tienen previsto renunciar a ella en su escrito final. Según fuentes de las mismas, el hecho de que el tribunal no comunicara a la Abogacía del Estado la petición en este sentido del letrado Gonzalo Boyé podría plantear graves problemas procesales que aconsejarían plantear esa responsabilidad en un proceso posterior.

«Tener un titular»

Por otra parte, el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, respondió ayer a los abogados de oficio que el martes denunciaron retrasos en el pago de sus sueldos, asegurando tener dudas de si sus quejas eran «una reivindicación legítima de alguien que quiere cobrar» o más bien «alguien pretendía tener un titular por ahí», según informa Europa Press.

Además, el tribunal acordó ayer prorrogar por otros dos años la prisión provisional de Mohamed Larbi, acusado por la Fiscalía de pertenecer a la célula terrorista.

Los magistrados Javier Gómez Bermúdez, Alfonso Guevara y Fernando García Nicolás también acordaron denegar la petición de libertad del acusado Rachid Aglif.

Una de las pruebas periciales celebradas en la jornada de ayer fue la comparecencia de un psiquiatra que ha reconocido a diversos afectados representados por la Asociación de Ayuda a Víctimas del 11-M que preside Angeles Domínguez. El experto hizo referencia a diversas secuelas que, a su juicio, padecen algunas de las víctimas y que no han sido reconocidas por los forenses de la Audiencia Nacional.

Además, el perito ha examinado a vecinos de Leganés que se vieron afectados por los sucesos del 3 de abril de 2004. Según el letrado de la Asociación, José María de Pablo, 17 han sufrido secuelas psicológicas, aunque la Fiscalía no ha reconocido como víctima a ninguno de ellos. Al margen de los daños en el edificio, el Ministerio Público considera que no sufrieron otro tipo de daños, porque cuando los terroristas se suicidaron ellos ya se encontraban detrás del cordón policial.

El tercer punto expuesto por la Asociación de Ayuda son nueve afectados directamente por las explosiones de los trenes que tampoco han sido reconocidos como víctimas.

Etiquetas:



Lea mas

 

La Guardia Civil cree que pudieron robarse 312 kilos de explosivos en Mina Conchita

 

24-05-07



JUICIO POR UNA MASACRE / La prueba pericial

La Guardia Civil cree que pudieron robarse 312 kilos de explosivos en Mina Conchita


Descarta que en los autobuses de línea se transportase hachís porque el olor se habría notado La sesión tuvo que suspenderse por la tormenta, que provocó un corte del suministro eléctrico


MANUEL MARRACO

MADRID.- La Guardia Civil echó ayer las cuentas de lo que pudo robarse en Mina Conchita: 312 kilos y medio. Lo hizo calculando la capacidad de las mochilas que los islamistas compraron en un centro comercial de Avilés y los tres transportes en autobús por los que se acusa a Iván Reis y Sergio Alvarez Amokachi, así como a El Gitanillo, ya condenado por ello.

Los expertos compraron mochilas como las supuestamente empleadas y se trasladaron a la fábrica de explosivos de Páramo de Masa (Burgos). Metieron toda la Goma 2 ECO que les cupo y el resultado fueron 270 kilos. «Es la estimación máxima de lo que la célula de Morata pudo haber bajado ese fin de semana desde Asturias a Madrid», dijeron ayer.
(.../...)

A esa cifra habría que sumar las estimaciones de lo que los tres jóvenes asturianos pudieron cargar en los autobuses de línea: otros 42 kilos entre los tres. En total, 312 kilos y medio, siempre como máximo.

En cuanto a lo recogido el último fin de semana de febrero en Mina Conchita por tres miembros de la célula, otros expertos de la Guardia Civil han estimado que en el maletero de uno de los dos vehículos con los que volvieron a Madrid -el otro habría actuado de lanzadera- podrían haber introducido en torno a 200 kilos de explosivo. Esta cifra se aproxima bastante a la suma de lo encontrado y lo explosionado: 120 en los trenes, 10 en la mochila de Vallecas, 10 en la línea del AVE, 17 entre los escombros de Leganés y otros 30 en la explosión del piso.

Respecto a los viajes en autobús, y ante las dudas planteadas por letrados defensores, los guardias civiles afirmaron que «toda la investigación apunta a que se transportó explosivo, no hachís».

El principal argumento al respecto fueron las estimaciones sobre el peso de los bultos ofrecidas por los propios acusados en sus declaraciones. Pero también porque, a su juicio, alguien en los autobuses se hubiera tenido que dar cuenta del fuerte olor a hachís. La prueba de esto último serían los propios guardias civiles encargados de la pericia, que también probaron a cargar las mochilas de droga: «Quedaron un poco afectados por el olor».

Los peritos reconocieron que no habían hecho los cálculos de peso con CD. Eso fue lo que, según Sergio Alvarez, Trashorras le dijo que transportaba en la bolsa. El presidente del tribunal no pareció muy conforme con las explicaciones del guardia civil. «Ya, pero si lo dijo, lo lógico sería descartarlo, ¿no?», dijo Gómez Bermúdez.

Durante la sesión de ayer también se leyeron las declaraciones ante el juez y la Policía de testigos que, por diversas razones, no habían llegado a comparecer. Éste fue el caso de un ciudadano rumano que reconoció «sin ningún género de dudas» a Jamal Zougam como la persona a la que la mañana del 11 de Marzo vio en el tren que acabó estallando en Santa Eugenia. Según declaró, se subió en la estación de Torrejón «con una mochila muy grande de color negro».

El juez Juan del Olmo le concedió la condición de testigo protegido, pero no ha podido ser localizado. Aunque el peso del testimonio es mucho menor que si hubiera comparecido, el tribunal sí podrá valorar si refuerza alguno de los ya prestados por otros testigos.

La sesión de ayer quedó interrumpida cuando un rayo cortó el suministro eléctrico. Se reanudará el lunes con algunas periciales menores aún pendientes y con las referidas a los explosivos, que está previsto que ocupen también las sesiones del martes y del miércoles.

Etiquetas: ,



Lea mas

 

Unos se van de rositas, otros piden la paga

 

24-05-07



ASI LO CUENTAN

Unos se van de rositas, otros piden la paga


VICTOR DE LA SERNA

«La sesión del macrojuicio tuvo [el martes] un perfil poco mediático», decía 'El País'. ¡Y tanto! Hasta el punto de que la prensa oficialista y la conspiratoria coincidían en sus análisis de los dos acontecimientos destacados del día en el juicio del 11-M: la práctica exoneración de uno de los cacareados cerebros del atentado y el ruido de togas de los abogados de oficio a los que nadie había pagado un duro hasta la fecha.


En el diario independiente de la mañana, José Yoldi y Jorge A. Rodríguez resaltaban que la jornada «fue muy importante para uno de los principales procesados: Hassan el Haski, líder del Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM) y considerado uno de los autores intelectuales de los atentados». Y añadían: «Si bien el tribunal puede apreciar que El Haski es culpable de pertenencia a banda terrorista como dirigente del GIMC, con las pruebas que se han visto en el juicio es muy difícil que pueda condenarle por haber ordenado el 11-M».
(.../...)

En EL MUNDO, Luis del Pino hacía recuento: «Hasan Haski está de enhorabuena. No sólo su abogado ha ido poniendo de manifiesto a lo largo del juicio la inconsistencia de los datos recabados por la policía belga, en lo que respecta a su posible vinculación con el 11-M, sino que hoy se han retractado varios de los testigos de cargo que había contra él. Después de la sonora caída del banquillo de los hermanos Moussaten, después del guante blanco dispensado a Antonio Toro y a su hermana Carmen, parece que Hasan Haski pasará a ser el quinto de los inculpados que saldrán de este juicio absueltos.

Y Ricardo Coarasa lo resumía, en 'La Razón', en pocas palabras: «El procesado Hassan El Haski está a punto de completar (a falta de que la sesión de hoy no tuerza el pronóstico) su particular semana grande en el juicio del 11-M».

(Observen la grafía variada del nombre del ex cerebro, algo habitual al transcribir nombres de idiomas que no utilizan nuestro alfabeto, para los que el Libro de Estilo de cada periódico da normas diferentes...).

Por su parte, los abogados anunciaban «medidas de presión». David Gistau, en EL MUNDO, imploraba: «Por favor, que no sea otra huelga de hambre, que ya está francamente démodée». Más en serio, Victoria Prego vaticinaba: «Advierten que tomarán medidas. No lo harán. Al menos, no medida alguna que suponga abandonar el interés del cliente y el del propio juicio en sí. Tampoco renunciarán al caso, entre otras cosas porque son bien conscientes de que un abandono a estas alturas dejaría en radical indefensión a los procesados y a ellos mismos sumidos en el descrédito. Y Germán Yanke sentenciaba en 'ABC': «No es un juicio cualquiera el del 11-M y no debería empañarse su marcha con estas cosas. Recuerdo la vieja sentencia para definir la Justicia: dar a cada uno lo suyo. ¡Qué país, Miquelarena!».

Etiquetas: ,



Lea mas

 

Testigos en paradero desconocido

 

24-05-07



EL BLOC DE

Testigos en paradero desconocido


Luis del Pino

Testigo ocular. Hoy hemos asistido a la lectura de algunas declaraciones de testigos a los que no se puede traer ante el tribunal, por estar en paradero desconocido. De entre todas, hay dos especialmente relevantes. La primera es la de un testigo protegido rumano que, en su declaración ante el juez Del Olmo y ante la Policía, dijo haber visto a Zougam sentarse con una mochila al lado de una puerta, en uno de los asientos abatibles del vagón que explotó en Santa Eugenia. El problema con esa declaración es que la única bomba que explotó en el tren de Santa Eugenia lo hizo en un altillo portaequipajes, no al lado de una puerta.
(.../...)


El chileno. La segunda declaración es la de Mauricio Soto. Se trata de ese chileno que reconoció ante Del Olmo haber robado el coche Skoda Fabia en septiembre de 2003 y habérselo vendido a El Tunecino en noviembre. En realidad, la historia entera es mentira, porque está llena de contradicciones de fechas y el chileno no acertó ni siquiera con el color del coche que decía haber robado. Lo más curioso es la razón por la cual no puede venir a declarar: cuando EL MUNDO destapó las contradicciones que rodeaban esa historia y demostró que el Skoda Fabia estaba en poder de los servicios del Estado desde tres meses antes del atentado, no se pudo volver a llamar a declarar al chileno porque, según la Policía, había sido expulsado del país en aplicación de la Ley de Extranjería.

La bolsa. Han declarado hoy también los peritos encargados de comparar la bolsa de Vallecas con otra que la propia Policía había comprado. El episodio es muy curioso: se encuentra en comisaría la bolsa-bomba de Vallecas y entonces la Policía localiza rápidamente en Lavapiés un comercio donde venden una bolsa igual. ¡Qué mejor demostración de que el atentado lo cometieron los moros de Lavapiés! Es una pena que la Policía no tomara una miserable fotografía del macuto detonado por los Tedax en El Pozo o de la mochila detonada en Atocha, que no se parecían en nada a la de Vallecas. Con esas fotos, a lo mejor habrían podido localizar con igual diligencia los comercios donde se hubieran vendido ese macuto y esa mochila que, a diferencia de la bolsa de Vallecas, sí tenían bombas encontradas en las estaciones. Y qué pena que no nos digan si en ese mismo comercio de Lavapiés se vendían también macutos o mochilas como los de El Pozo y Atocha, ¿verdad? ¿O es que los terroristas compraron cada mochila, bolsa o macuto en un comercio distinto?

Etiquetas: ,



Lea mas

 

Por un puñado de euros

 

24-05-07



JUICIO POR UNA MASACRE / La opinión / A SANGRE FRIA

Por un puñado de euros


DAVID GISTAU

Receso de la mañana. Iván Reis, demacrado, con esas ojeras por las que parece que hubiera usado unos prismáticos embadurnados con betún, está junto a la máquina del café. Luego se refugiará en una esquina junto a una ventana o en la antesala, lugares donde los procesados no encarcelados se aíslan en los descansos para evitar mezclarse con las víctimas.


(.../...)

Iván, alias Jimmy, salió huyendo a las Canarias del territorio lumpen que tenía meado Suárez Trashorras cuando las deudas contraídas le hacían temblar cada vez que sonaba el timbre. En las islas tiene ahora un negocio incipiente y una hija de corta edad. Le piden ocho años por tráfico de explosivos: «Si salgo de ésta, viviré una vida legal. Estoy completamente escarmentado de la puta droga, no quiero ni verla. Mira en qué lío me ha metido».

Como 'Amokachi', Iván era uno de los chavales encanallados de Avilés que orbitaban alrededor de Trashorras para levantarse algo de guita con los trapicheos del hachís. Se le acusa de haber transportado en un autobús Alsa unos 10 kilos de Goma 2 de los 312 que, según la Guardia Civil, fueron distraídos de Mina Conchita antes del 28 de febrero de 2004 con la colaboración necesaria de aquellos mineros de los que Trashorras dijo que se vendían «por una raya de coca». Reis asegura que creía estar llevando hachís para los narcos de baja estofa de Lavapiés y que lo hizo para saldar una deuda de 400 euros con Antonio Toro por la que habrían llegado a encañonarle en la cabeza con una pistola. Y lo cierto es que la intervención de los peritos, ayer, no logró rebatirle.

Primero, los peritos dijeron que a la fuerza tenía que tratarse de explosivos porque un cargamento de hachís «lo huele cualquiera». La observación, que inspiró carcajadas entre los expertos del tráfico de drogas que están dentro de la jaula, obliga a preguntarse para qué se molesta la Policía en adiestrar perros que levantan la patita si el olfato humano basta para detectar un alijo. El propio Gómez Bermúdez hubo de recordarles que la cosa no acostumbra a resolverse de modo tan sencillo en las fronteras. Luego esgrimieron un cálculo de pesos probables que en vez de perjudicar a Iván Reis le benefició, pues los 10 kilos que pesaba su bolsa distan mucho de los 30 o 40 que los peritos suponen a un envío de explosivos. Y, aun así, se empecinaban en negar que las bolsas de Jimmy y Amokachi hubieran podido transportar droga o CD piratas, posibilidad, ésta última, con la que ni siquiera hicieron pruebas durante la investigación.

Cuando los peritos se marchaban y pasaron junto a la jaula, Rafá Zouhier regresó a sus costumbres extrovertidas y les comunicó con un ademán que tenían mucha cara. El presidente amagó una expulsión y finalmente le apercibió.

Supieran o no lo que llevaban, Jimmy y Amokachi eran herramientas de Trashorras y víctimas de su falta de escrúpulos. Tontos útiles, por así decirlo, que cometieron con Trashorras el mismo error que Fausto con el diablo. Y poniendo un precio muy bajo al alma, además. Como tantos otros personajes del submundo que han desfilado por el juicio, fue el atentado lo que les sacó de una existencia de delincuencia de perfil bajo con connivencias policiales en la que habrían podido permanecer mucho tiempo si «el lío» no hubiese sido algo demasiado terrible para dejarlo impune. O para resolverlo como Trashorras acostumbraba con sus trapis del hachís: negociando en un bar, delatando, quién sabe si compartiendo el botín. Trashorras, por cierto, está experimentando una mutación física dentro de la jaula, cada vez más voluminoso y escatológico.

Cuando se deja crecer la barba, directamente parece que cada semana de juicio le hace retroceder un eslabón de la cadena evolutiva.

Etiquetas: , ,



Lea mas

23.5.07

 

Peritar peritos

 

23-05-07



COMENTARIOS LIBERALES

Peritar peritos


FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS

Yo creo que en el juicio del 11-M lo que más falta hace es peritar a los peritos de Rubalcaba, porque sólo nos están dejando dos alternativas: pensar que son mentirosos y perjuros o que son oceánicamente ignorantes y obtusos. Y tratándose de policías, no sé que es peor. Un policía malvado no puede hacer el bien, salvo que quiera. Un policía malo, aunque quiera, no sabe, y en el esfuerzo puede producir terribles estropicios.

Hasta ahora, los peritos rubalcábidos, sea en su variante porosa, sea en su variante etarrosa, han demostrado una capacidad de fabulación que ni Tolkien. La diferencia es que éste tiene talento y los peritos de Freddy El Químico son o parecen del género zote o sin ilustración. Ya nos sorprendió Alfonso Vega con sus becquerianos trenos y leyendas. De creerle, las zahúrdas de Manzano están llenas de nitroglicerinas y dinitrotoluenos, como en los versos «los invisibles átomos del aire / en derredor se agitan y se inflaman»; y en vez de terminar con «es el amor que pasa», podía rematar: «y el DNT traspasa». La desvergüenza se salva por la ridiculez del argumento. Peor es el caso de los presuntos peritos en terrorismo etarra que, si no han mentido para agradar al jefe, manifiestan una impericia pavorosa en el asunto del que se supone saben más y permiten augurar grandes días de gloria -manchada de sangre- a la banda etarra.
(.../...)

Produce vergüenza ajena que después de tres años discutiendo sobre la naturaleza del explosivo, que es la tarjeta de visita del grupo terrorista, salgan un perito jaquetón y una perita campanuda diciendo cosas tan pasmosas como que da igual qué explosivo estallara en los trenes, cuando todo el sumario se fundamenta en que «en los trenes estalló Goma 2 ECO y vale ya». Para los peritos desperitados ya no vale, todo está claro al margen de lo que estallara, aunque sin el arma del crimen o la confesión del asesino sobre ella no se pueda condenar a nadie.

Pero es que además han mentido en que no hay «ni un solo indicio» que apunte a ETA como posible participante en la masacre. Dicen que no tienen contactos internacionales. ¿Y qué serán la Bekaa y Argel, donde se entrenaron; las guerrillas salvadoreñas, nicaragüenses o colombianas, donde mataron y murieron; sin olvidar la conexión cubana, antes soviética, y el trato actual de los abertzales con el islamismo? Además, las caravanas de la muerte paralelas, el dizque robo del coche bomba en el callejón de Trashorras, los teléfonos de etarras y la fórmula de la cloratita hallados a Benesmail, los inmediatos precedentes de Baqueira y Chamartín, el caso de Al- Kassar y cómo meter chips en ETA a través del mercado negro de armas. Y así, hasta 100.000 indicios.

Peritemos, pues, a los peritos. Falta les hace.

Etiquetas: , ,



Lea mas

 

«Diez días después de Casablanca, policías españoles me interrogaron sobre 'El Tunecino'»

 

23-05-07



JUICIO POR UNA MASACRE / La entrevista / Día 40

«Diez días después de Casablanca, policías españoles me interrogaron sobre 'El Tunecino'»


FERNANDO LAZARO

Está encarcelado en Marruecos desde 2003 por su relación con los atentados de Casablanca. Mustafá Maymouni ha conocido en Madrid a muchos de los presuntos implicados en el 11-M pero niega cualquier vínculo con la masacre y quiere aclararlo en el juicio. Está considerado como un referente religioso por los islamistas.

Mustafá Maymouni, cuñado de Serhane Abdelmajid Fakhet, El Tunecino, ingresó en prisión en Marruecos tras los atentados de Casablanca en mayo de 2003. Vivió en España durante 12 años y conoció a muchos de los presuntos implicados en la masacre de Madrid. Está procesado por la Audiencia Nacional por la operación Nova, acusado de reclutar y formar radicales para dos células islamistas, una en Marruecos y otra en España. No obstante, no está acusado en el 11-M.
(.../...)

Pregunta.- ¿Cuándo llegó a España?

Respuesta.- En 1991. Entré con mi pasaporte marroquí y allí me quedé. Viví en Móstoles y me dediqué a trabajar, como cualquier obrero. Trabajé de albañil, en jardinería, en una fábrica de carpintería...

P.- ¿Dónde acudía a rezar?

R.- A la mezquita de la M-30 la mayoría de las veces.

P.- ¿Cómo conoció a El Tunecino?

R.- Lo conocí en la M-30 porque él trabajaba allí. Se encargaba de la contabilidad de la mezquita. Estudiaba y trabajaba como contable de todo el centro.

P.- ¿Cuándo y cómo estrecharon sus relaciones?

R.- Cuando quería casarse y yo le presenté a mi hermana. La vio y le gustó y desde entonces ya empezó la relación más intensa.

P.- ¿Cuándo comenzaron a relacionarse y a rezar en otros centros?

R.- Bueno. Empezó a hacer negocios, a trabajar, a vender cosas. Ya no trabajaba en la M-30. Para rezar, tú sabes, cuando llega la hora de la oración puedes rezar en cualquier sitio. Tampoco es muy importante el sitio.

P.- ¿Cómo entró en contacto con el grupo de Villaverde?

R.- Yo conozco a Serhane El Tunecino a través de la mezquita de la M-30, pero lo que se ha contado de las reuniones de Villaverde no es verdad. No sé de qué grupo habla. No sé a quién se refiere.

P.- A Mohamed Larbi ben Sellam, a los hermanos Ouazzani, a Abu Jaber.... ¿no se reunía en Villaverde con ellos, veían vídeos y hacían exaltación de la yihad?

R.- No había reuniones radicales. Había rezos, reuniones para rezar. Nada más.

P.- ¿Usted se considera un islamista radical?

R.- Soy un hombre musulmán, que cree en los principios del Islam. Creo en la yihad, en la guerra santa, porque son deberes del islam. Tengo en la sangre que hay que luchar contra cualquier ocupante de las tierras musulmanas; ya se lo dije al juez Juan del Olmo. Creo que la yihad es un deber de religión, del islam, de todos los marroquíes musulmanes, contra todos los que ocupan, hasta que salga el último español de territorio marroquí, de Ceuta y de Melilla, de todos los lugares islámicos.

P.- Su cuñado, El Tunecino, ¿entendía igual que usted el islam, era también un firme defensor de la yihad?

R.- Mi cuñado y yo pensábamos siempre en la guerra santa pero siempre en Irak o en Afganistán; para la yihad en aquellos países. Casi todos los días pensábamos en ello y entrábamos en internet para buscar las direcciones de los hermanos en Palestina, los hermanos en Afganistán, los hermanos en Chechenia. Tratábamos de conocer la formación de los musulmanes, de lo que pasaba con nuestros hermanos en el mundo. Todo el día pensábamos en eso.

P.- Y en sus pensamientos, ¿también estaba la práctica de la yihad en España, en la península?

R.- Jamás, nunca jamás. Siempre pensábamos en lugares ocupados. España es para mí el país donde trabajaba y donde tengo a mi familia, mi padre y mi madre, mis hermanos y hermanas. Pensábamos en Irak, no en España. Yo nunca oí a nadie hablar de hacer la yihad en España.

P.- ¿Había más gente en España con la que su cuñado y usted compartían esta interpretación de la yihad?

R.- La cosa estaba un poco cerrada. No tenía muchos amigos, trabajaba de albañil. No tenía muchas amistades. Trabajaba, y el día que iba a casa de mi hermana, cerca de la mezquita de la M-30, me encontraba con mi cuñado.

P.- ¿Allí mantenía reuniones con radicales?

R.- Era la casa de mi hermana. Allí me veía con mi cuñado y no había nadie más. Sólo nos veíamos la familia. La casa era pequeña. Se ha dicho que yo me reunía en Villaverde con gente radical. ¡Claro que he estado en Villaverde, en Alcorcón, en Móstoles, en Getafe...!, pero esas reuniones que se cuentan no son ciertas. Yo no he estado en reuniones radicales.

P.- ¿No estaba usted considerado en los círculos islamistas de Madrid como una especie de líder espiritual?

R.- Eso se dice, eso se ha publicado, pero la verdad no es así.

P.- Entonces, ¿cuál es su verdad?

R.- La verdad es que todo lo que se ha dicho y todo lo que se ha publicado no es así.

P.- Su cuñado está acusado de ser uno de los máximos responsables de la matanza. ¿Durante el tiempo que estuvo con él no detectó nada?

R.- No.

P.- ¿Cuándo se va de Madrid?

R.- Un año antes de los hechos. En abril de 2003.

P.- ¿Y por qué se va de España?

R.- Porque el padre de mi mujer estaba enfermo y bajamos a Marruecos para unos días, pero tuvo que operarse y tuvimos que esperar más. Estuvimos atendiéndole otros 15 días después de la operación hasta que pasó eso de Casablanca. Hasta el 16 de mayo.

P.- ¿Dónde le detuvieron?

R.- Estaba en Asila, un pueblo cerca de Tánger, el pueblo de mi mujer. Cuatro días después de los atentados me detuvieron en la casa de la familia de mi mujer.

P.- ¿Bajo qué acusación?

R.- No sé. Entraron en mi casa mucha gente, encapuchados. Me llevaron.

P.- Ahora está en prisión, ¿con qué condena?

R.- Estoy acusado de pertenecer a organización terrorista. Estoy acusado de pertenecer a Salafia Yihadia. Pero esta organización no existe. Si me dices Al Qaeda, sí existe, porque es una organización, pero Salafia no existe. Yo no tengo nada que ver con Casablanca, ni con Madrid ni con nada.

P.- ¿Pertenece a Al Qaeda?

R.- No, yo no soy de Al Qaeda. No pertenezco a ninguna organización. A mí me dejaron dos meses en prisión hasta que detuvieron a gente que estaba cerca de mi pueblo para presentarme como integrante de una célula local terrorista afincada en mi pueblo y en sus cercanías. Las pruebas contra mí consisten en que yo quería ir a Irak para hacer la yihad. Yo quería ir a Irak para hacer la guerra santa contra las invasores.

P.- ¿A usted le detienen al poco tiempo de los atentados de Casablanca?

R.- A los cuatro días.

P.- Tras su captura, ¿contactan con usted autoridades españolas?

R.- Sí. Diez días después de mi detención estuve con gente de España, 14 días después de lo de Casablanca. Yo estaba entonces en una chemara, no es una cárcel, es un lugar donde hacen investigaciones. Son de los servicios secretos marroquíes. Una mañana me llevaron a una habitación y me vendaron los ojos. Creo que distinguí tres voces. Creo que eran tres policías.

P.- ¿Qué le preguntaron?

R.- No sabía para qué querían hablar conmigo policías españoles. Supuse que, como estuve en España, alguna relación tendría con ello. Me preguntaron por muchas personas como uno que se llamaba Amer Azizi, por Abu Dahdah, por muchísima gente. También me preguntaron por Serhane El Tunecino, mi cuñado, y me enseñaron fotos de él y de muchísima gente, otro que se llama Driss Chebli. Conocía a muchísima gente, había muchos que trabajaban en la mezquita de la M-30 y de la mezquita de Estrecho. También me preguntaron por los imames.

P.- Cuando identificó a El Tunecino, ¿qué le preguntaron?

R.- Que qué relación tenía con él. Yo les expliqué que era mi cuñado. Pero me preguntaron mucho por Abu Dahdah y por Amer Azizi. Los policías españoles me interrogaron durante dos días.

P.- Tras esos dos días, ¿ya no tuvo contactos con españoles hasta después del 11-M?

R.- Dos días después del 11-M, el sábado por la mañana vinieron policías marroquíes con las fotos de Zougam, Bakali y el hermano de Zougam, y me interrogaron sobre los tres. Los dos días siguientes volvieron a interrogarme.

P.- ¿Cuántos contactos ha mantenido con jueces de la Audiencia Nacional desde que está en prisión?

R.- Del Olmo estuvo una vez, a últimos de diciembre del año pasado, el 12 o 13. También estuvo a verme el juez Garzón, a finales de 2005, puede ser en noviembre o diciembre, un año antes que Del Olmo. Garzón me preguntaba por mi relación con todos los del 11-M, si los conocí. También me preguntó por Abu Dahdah. Me preguntaba por Zougam. Había muchísimas fotos.

P.- ¿Por el 11-M?

R.- Sí, por lo que me preguntaba Garzón era por los atentados del 11-M. Del Olmo también me hizo 83 o 84 preguntas. Primero vino a verme Baltasar Garzón y, un año después, vino a verme Del Olmo. Del Olmo traía todas las preguntas escritas; Garzón, no.

P.- ¿Cuándo conoció los atentados del 11-M, pensó en su cuñado?

R.- Pensé directamente en ETA o en alguna cosa así.

P.- ¿Quiere declarar en España?

R.- Sí. Yo quiero ir ante el tribunal y defenderme de todas las acusaciones que han hecho contra mí y de las implicaciones que me han lanzado. Quiero ir a España y colaborar con todo lo que sé. Yo soy un hombre que sólo busca su inocencia.

Un ideólogo que alquiló la casa de Morata

A nadie se le escapa la importancia de Mustafá Maymouni en el ámbito radical de los presuntos autores de la masacre de Madrid. Pero ni los investigadores ni la autoridad judicial han interpretado que este imam tuviera relación directa con el 11-M.

Sí hay un dato claro. Parece que las bombas se prepararon en una finca de la localidad de Morata de Tajuña. Esa finca fue alquilada por Maymouni en octubre de 2002. Posteriormente, esa misma finca la alquiló Jamal Ahmidan. Maymouni es el cuñado de 'El Tunecino'. Su relación con muchos de los presuntos implicados fue intensa. Está acusado en España, en el marco de la 'operación Nova', de poner en marcha células radicales. Según el auto de procesamiento, al menos dos: una en Marruecos y la otra en España.

Fue detenido y encarcelado tras los atentados de mayo de 2003 en Casablanca, en los que hubo 45 muertos.

Maymouni fue reclutado para la 'yihad' por Amer Azizi, presunto integrante de la célula de Al Qaeda liderada por 'Abu Dahdah'. Los integrantes de la célula de Maymouni se reunían en domicilios de Madrid para mantener reuniones de seis a ocho horas en las que realizaba exaltaciones de la 'yihad', y Maymouni, que tenía reconocido prestigio religioso entre los radicales, reclutaba islamistas. Tras su marcha a Marruecos, en 2003, se quedó al frente de la célula su cuñado, Serhane Ben Abdelmajid, 'El Tunecino'. A esas reuniones, entre otros, asistían Mohamed Afalah, Said Berraj, 'El Egipcio' y Mohamed Ouazzani, entre otros.

El confidente de la Policía 'Cartagena', imam de una de las mezquitas, declaró que Maymouni era uno de los líderes religiosos de estos radicales

Etiquetas:



Lea mas

 

El ADN de Bouchar y Ghalyoun aparece en los lugares clave, pero no el de Zougam

 

23-05-07



JUICIO POR UNA MASACRE / La prueba pericial

El ADN de Bouchar y Ghalyoun aparece en los lugares clave, pero no el de Zougam


Tres islamistas niegan que Hasan Haski sea el jefe del GICM, como sostiene la fiscal

MANUEL MARRACO

MADRID.- Los rastros de ADN investigados por la Policía sitúan en los lugares clave de la masacre a dos presuntos autores materiales del 11-M, pero dejan fuera a Jamal Zougam, según los peritos que comparecieron ayer ante el tribunal. Se trata de Abdelmajid Bouchar y de Basel Ghalyoun, para quienes la Fiscalía pide casi 40.000 años de prisión.

Ambos acusados, que en los primeros compases del juicio habían visto como se retractaban los testigos que les habían identificado en los trenes, vivieron ayer la jornada más dura. El ADN no se movió: el de Bouchar estaba en Morata y Leganés, y el de Ghalyoun, en Leganés. Los dos niegan haber estado donde se encontró su ADN.
(.../...)

La jornada fue mucho más favorable para Hasan Haski, presunto autor intelectual de la masacre, que en la sesión de la mañana salió airoso del testimonio que más podía perjudicarle.

Los casos de Bouchar y Ghalyoun no son equiparables. El ADN del primero, identificado cuando huyó a la carrera del cerco policial de Leganés, apareció en huesos de aceituna y dátil encontrados en una bolsa de basura del piso franco. También se encontró su rastro genético en una cuchilla de afeitar en la casa donde supuestamente se montaron las mochilas bomba.

Según indicaron fuentes de la Fiscalía, éste y otros elementos son suficientes para mantener una acusación como autores de la masacre, pese a que finalmente no haya una identificación en los trenes.

En el caso de Ghalyoun, el rastro apareció en un gorro que pertenecía a un tal Abdulah -tenía bordado ese nombre- hallado entre los escombros. Su defensa mantiene que la prenda pudo haber llegado allí de mano de alguno de los implicados con los que compartió piso, y que no es posible determinar la fecha en la que ese rastro quedó en la prenda.

El fiscal Carlos Bautista cumplió con el farragoso papel de encadenar los números de los múltiples informes y de los peritos que los elaboraron para ir ratificándolos uno a uno. El resultado fue dibujando la intervención de los presuntos miembros de la célula -casi siempre los suicidas o los huidos-, pero también los resquicios de la investigación que suponen varios ADN sin identificar.

Hasta hace poco, la cifra era más elevada. Las Fuerzas de Seguridad han logrado poner nombre a uno de ellos, que aparecía tanto en Leganés como en Morata. Se trata de Abdelilah Hriz, encarcelado en Marruecos por terrorismo.

En la sesión de la mañana, la fiscal Olga Sánchez no logró que los tres testigos que declararon por videoconferencia desde Versalles confirmaran el perfil de Hasan Haski que mantiene en su escrito de acusación: un islamista al que notaron «nervioso» y «con miedo» en fechas próximas al 11-M y que llegó a confesar que los atentados habían sido obra de su grupo.

La videoconferencia más comprometida era la primera. Ante la policía francesa, Attila Turk había incriminado claramente a Haski: «Me dijo que conocía a Jamal Zougam, el que había hecho los atentados [...]. Dijo que había sido su grupo de marroquíes en España quien había dado el golpe. Dijo que era su jamaa (grupo) quien había hecho eso y yo noté su cambio antes y después de los atentados», dijo.

Ayer, sin embargo, Attila Turk no reconoció nada. Tal vez previendo la respuesta negativa, nadie le preguntó por esta última frase, la más comprometedora para el supuesto ideólogo de la masacre. Sobre la mención a Zougam, se retractó. A preguntas del José Luis Borraz, abogado de Haski, el testigo rechazó sus declaraciones ante la policía francesa, y explicó que había sido interrogado sin abogado en al menos una decena de ocasiones.

Las acusaciones sí se llevaron algo. El testigo reconoció que había existido un encuentro en el que, según la fiscal, se debatió el liderazgo del Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM), que se disputaban Haski y otro detenido en Francia.

En sus declaraciones, los hermanos Ahmed y Yusef M'Saad, admitieron que Haski se alojó en casa de sus padres antes y después del 11-M. El primero de ellos dijo que le vio «normal» y que «no tenía miedo». Respecto a si le conocían como Abu Hamza -supuesto alias del jefe del GICM- su hermano respondió sucesivamente «sí», «no» y «escasas veces».

Otro presunto ideólogo de la masacre, Yusef Belhadj, también tuvo ayer una buena sesión. Los expertos reconocieron que no era suya la voz del comunicado de reivindicación recogido en una papelera la noche anterior al 14-M.

Etiquetas: ,



Lea mas

 

Lo que nos faltaba

 

23-05-07



EL BLOC DE

Lo que nos faltaba


Luis del Pino

Retractaciones. Hasan Haski está de enhorabuena. No sólo su abogado ha ido poniendo de manifiesto a lo largo del juicio la inconsistencia de los datos recabados por la policía belga, en lo que respecta a su posible vinculación con el 11-M, sino que hoy se han retractado varios de los testigos de cargo que había contra él. Después de la sonora caída del banquillo de los hermanos Moussaten, después del guante blanco dispensado a Antonio Toro y a su hermana Carmen, parece que Hasan Haski pasará a ser el quinto de los inculpados que saldrán de este juicio absueltos.
(.../...)

Teléfonos. Han continuado hoy las periciales sobre telefonía móvil, analizando ese extensísimo informe elaborado por la Comisaría General de Información acerca de los contactos telefónicos entre unos imputados y otros. El abogado de Rachid Aglif, ese griego que tan conocido ha llegado a ser para los que siguen el juicio, gracias a su peculiar manera de interrogar, ha sido el que mejor ha puesto de manifiesto las numerosísimas contradicciones que jalonan el informe: teléfonos que en una página aparecen atribuidos a una persona y de los que en otra se dice que su usuario es desconocido; terminales telefónicos que aparecen y desaparecen al hablar de determinadas tarjetas; llamadas que están en unas páginas y se omiten en otras... ¿Cómo es posible que en la era de los procesadores de texto una misma información se modifique al copiarla de un punto del informe al otro? Uno de los peritos ha atribuido las contradicciones a errores de tecleo. ¿Nos pretenden decir que, si una lista de terminales aparece seis veces, se la han tecleado seis veces en el informe? En fin. Pensaba que teníamos carencia de funcionarios policiales, pero debe de ser que tenemos funcionarios de sobra y hay que ocuparlos en algo. Aunque sea en introducir varias veces una misma tanda de datos.

Abogados en lucha. Los abogados de oficio del 11-M han denunciado por escrito que se están incumpliendo los acuerdos a los que habían llegado para hacerse cargo del juicio. El compromiso era cobrar 150 euros por cada sesión, pero han transcurrido tres meses y siguen sin ver una peseta. Ante esta situación, los letrados amenazan con iniciar acciones de protesta. Ahora que ya se había conseguido poner punto final a la huelga de hambre y sed de algunos de los procesados, es lo que nos faltaba para terminar de redondear el esperpento: una huelga de los abogados de oficio.

Etiquetas: ,



Lea mas

 

Las amistades peligrosas

 

23-05-07



A SANGRE FRIA

Las amistades peligrosas


DAVID GISTAU

Su inocencia podrá acogerse a sagrado en el principio de presunción hasta que haya sentencia. Pero, mientras tanto, lo que ya habrá quedado demostrado es que algunos de los acusados más destacados, como Haski y El Egipcio, escogían fatal sus amistades. Los suicidas de Leganés, por ejemplo. Tanto es así, que los personajes vinculados a ellos por lazos de afecto o por pertenencia al mismo ambiente que intentan avalar su inocencia con sus testimonios no suelen ser precisamente honrados comerciantes aficionados a la botánica sino terroristas islámicos que cumplen condena en diferentes cárceles europeas por hechos probados y a los que, por tanto, no queda presunción alguna en la que guarecer la honra. Con esas relaciones resulta complicado defender de forma creíble la pose del inmigrante, limpio de toda culpa original, cuyo único anhelo era encontrar un curro.


(.../...)

La videoconferencia con el Versalles no palaciego abundó en la estratagema de exculpar a los procesados a base de retractarse de declaraciones anteriores alegando que fueron forzadas por la presión policial y las irregularidades. Attila Turk, con su nombre de malevo del cómic, atribuyó a la falta de «conciencia real» todo cuanto dijo sobre Haski. Su inquietud durante los días del atentado cuando le tuvo alojado en París. Sus disputas con Abdelkamer Hakimi en una reunión celebrada en Bruselas para hacerse con la jefatura europea del GICM. Y el uso del apodo Abú Hamza, que sí asociaron con Haski -aunque precisaron que así se le llamaba «raramente»- los hermanos M'Saad. Éstos, que también dieron albergue a Haski no sin quejarse de que era vago aunque manejase dinero, refirieron sus escapadas a los cibercafés y negaron que hubiera tratado de dominarles con un tutelaje religioso: tan sólo habría dicho que era capaz de «responder a cualquier pregunta sobre el islam», como si en vez de ser un pastor de voluntades captando reclutas, tan sólo hubiera querido encontrar pareja para un concurso de trivial basado en conocimientos musulmanes.

Por su parte, los biólogos de la Policía, los mismos que certificaron la presencia de Lamari entre los suicidas de Leganés partiendo tan sólo de una quijada y una mata de pelo, ubicaron en la calle de Martín Gaite rastros de ADN pertenecientes a Ghalyoun y Bouchar. No así de Jamal Zougam, que de los presuntos autores materiales sigue siendo el que menos aparece en las actividades y en los ámbitos del grupo, desde el río Alberche hasta los chiscones de Virgen del Coro, Morata y Leganés. Entre cuchillas de afeitar y huesos de dátiles impregnados con su ADN, a Bouchar en cambio le suenan todos los detectores, por si no bastase con la identificación de los policías que acaso se propusieron dejar de fumar cuando se sofocaron al intentar capturarle mientras bajaba la basura.

Resignados a la disciplina los acusados levantiscos, ayer fueron los abogados del turno de oficio los que manifestaron un motivo de descontento. Lo cierto es que se están dejando el alma en un caso terrible y absorbente sin que apenas lleguen compensaciones que les rediman de la precariedad. Anuncian para vindicarse «medidas de presión». Por favor, que no sea otra huelga de hambre, que ya está francamente démodée.

Etiquetas: , ,



Lea mas

 

Los abogados de oficio denuncian que hace seis meses que no cobran

 

23-05-07



JUICIO POR UNA MASACRE / La protesta

Los abogados de oficio denuncian que hace seis meses que no cobran


Piden a Justicia que cumpla lo pactado, pero Bermejo niega que haya retraso

MANUEL MARRACO

MADRID.- Un año después de que iniciaran su batalla con el Ministerio de Justicia, cuando ya se han cumplido 40 jornadas de juicio, los abogados de oficio del 11-M han vuelto a protestar por la «precaria situación económica» en la que están afrontando el proceso.

El escrito respaldado por la veintena de letrados defensores comienza recordando el acuerdo logrado el pasado mes de septiembre con Justicia, por el que se incrementraba considerablemente la cantidad que, conforme al baremo habitual, les hubiera correspondido cobrar. Pero hasta el momento, y de ahí la protesta de ayer, sólo han recibido un pago de algo más de 5.000 euros.
(.../...)


Ese pago se produjo hace seis meses y, en su opinión, el Ministerio ya debería haberles transferido una nueva cantidad. «Tras tres meses de vista oral en la que nos hemos visto obligados a realizar una dedicación prácticamente exclusiva al presente asunto, limitando al máximo el resto de nuestra vida profesional, e incluso la personal, vemos cómo la Administración continúa sin abonarnos una retribución digna al trabajo que estamos llevando a cabo», afirman.

Las quejas no se limitan a Justicia. A continuación, su escrito señala que se ha llegado a esta situación «sin que nos conste ningún gesto por parte de la Junta del Colegio de Abogados de Madrid que haya obligado a la Administración a cumplir los compromisos económicos adquiridos».

Como en las ocasiones anteriores, en las que denunciaban la impasibilidad de dedicar a un caso tan complejo el tiempo que se requería, los abogados recuerdan que «el derecho de defensa es un derecho fundamental recogido en la Constitución», y que «el hecho de que los acusados tengan acceso, no a una defensa, sino la mejor de las defensas posibles, es una obligación de la Administración para con los ciudadanos que contribuye a que el proceso se lleve a cabo con plenitud de garantías», añaden.

El escrito concluye con una exigencia al Ministerio de Justicia: «Que en el más breve plazo posible, cumpla los compromisos adquiridos y retribuya económicamente nuestra labor profesional en las condiciones que merece, a fin de poder seguir ejerciendo nuestro trabajo con la dedicación e intensidad que tanto nuestros defendidos, como la sociedad, merecen; de lo contrario, nos veremos obligados a tomar otras medidas».

El acuerdo alcanzado en septiembre triplicaba las cifras que el Colegio de Abogados fija como norma general para los letrados del turno de oficio por cada sesión de juicio (50 euros) y por cada 1.000 folios de sumario (19 euros), aunque señalaba un tope máximo de 20.000 euros por el total de la causa. Los abogados lo consideraron insuficiente, pero aceptaron y ahora piden que se cumpla.

Horas después de que su queja se hiciera pública, el Ministerio de Justicia y el Colegio de Abogados de Madrid emitieron sendos comunicados. En el suyo, el departamento dirigido por Mariano Fernández Bermejo niega que exista «retraso alguno» en el pago: «Al contrario, ha tramitado este asunto con la máxima celeridad. Además, en este departamento ministerial no consta queja alguna de los abogados». Añade que está previsto un segundo pago «en los próximos días» y que, en total, prevé gastar en estas remuneraciones un total de 410.000 euros.

Por su parte, el Colegio de Abogados insiste en que el pago se producirá «dentro del plazo normal de tramitación»

Etiquetas:



Lea mas

 

Defensores indefensos

 

23-05-07



PREGUERIAS

Defensores indefensos


VICTORIA PREGO

A Endika Zulueta le llamaron a mediados de noviembre pasado: la abogada de oficio adjudicada a Rabei Osman, 'El Egipcio', había renunciado a su defensa. Y era la segunda que lo hacía. Zulueta ya estaba enterado porque él mismo había sustituido a la primera de esas letradas un día en que, por amistad, quiso evitarle un problema. El caso es que El Egipcio había tomado nota de los modos de hacer de Zulueta y, preguntado al respecto, dijo que quería que le defendiera él en el juicio del 11-M.
(.../...)

Esto era, insisto, a mediados de noviembre, el juicio empezaba dos meses más tarde y al abogado vasco le esperaban 80.000 folios de un relato intrincado hasta decir basta, y la responsabilidad de defender a un individuo al que la acusación considera el principal autor intelectual del asesinato masivo de Madrid. Añadamos que, si el letrado no hubiera aceptado el caso, como ya antes había sucedido dos veces, o si hubiera pedido tiempo para estudiarse el sumario, el plan previsto para la celebración del juicio del 11-M habría podido complicarse notablemente, teniendo en cuenta, además, los plazos de prisión provisional de algunos procesados.

Pero Zulueta aceptó lidiar con el morlaco, se metió a estudiar sin descanso y desde ese día se bate fieramente contra los indicios que puedan señalar a su patrocinado, que no cliente, como directamente implicado en la matanza. ¿Cuánto cobra Zulueta por defender a uno de los principales acusados en este juicio del 11-M? Cero euros. Repito: cero euros. El Ministerio de Justicia ni siquiera le ha incluido en la categoría de «abogado de oficio» porque tuvo la suerte negra de ser elegido por el islamista como defensor. No ha sido designado por la Administración y, por lo visto, eso también se paga con la inanición.

¿De qué come este hombre y el resto de sus compañeros, que no faltan al juicio ni un sólo día porque no pueden permitirse el lujo de que suceda algo en su ausencia que pueda perjudicar a sus defendidos? Pues seguramente de hacer guardias los domingos -de algún sitio hay que cobrar- porque los 22 abogados de la defensa dedican todo su tiempo laboral, y también su tiempo privado, a construir los interrogatorios y a esbozar sus escritos de conclusiones finales para tratar de obtener el mejor trato penitenciario para los procesados.

Y así como los letrados de las acusaciones cuentan al menos con la seguridad que les proporciona la actuación del Ministerio Fiscal y, en ese sentido, tienen las espaldas profesionales más o menos cubiertas si un día necesitan faltar, los defensores no tienen quien se las cubra. Ninguno o casi ninguno de ellos pertenece a uno de esos grandísimos despachos que pueden prescindir durante meses -hasta tres años llevan algunos dedicados al caso- de uno de sus empleados. Al contrario, pertenecen a despachos medianos, pequeños o incluso minúsculos, lo que significa que la mayoría necesita ocuparse de otros asuntos para poder sobrevivir. Sólo que no pueden. Y así es como se mueven: entre la estrechez económica provocada por una desidia ajena que ha llegado a ser ofensiva, y la manifiesta obligación de seguir ejerciendo la defensa de sus patrocinados. Y es justamente esa contradicción radical y de imposible solución por su propio esfuerzo la que les convierte en los más indefensos de toda esta causa. En los únicos indefensos, de hecho.

En su carta de ayer advierten que tomarán medidas. No lo harán. Al menos, no medida alguna que suponga abandonar el interés del «cliente» y el del propio juicio en sí. Tampoco renunciarán al caso, entre otras cosas porque son bien conscientes de que un abandono a estas alturas dejaría en radical indefensión a los procesados y a ellos mismos sumidos en el descrédito. Y porque cualquier dejación podría llevarles a incurrir en responsabilidad personal, lo cual ya sería el colmo. De modo que esperarán pacientemente a recibir la soldada prometida.

El Ministerio de Justicia dice que cobrarán a su debido tiempo. ¿Faltan fondos públicos en esta España próspera y gastadora para poder pagar bien y todos los meses a 22 abogados de oficio que participan en el juicio más importante de la historia de la democracia? Seguro que no. Seguro que, buscando, buscando, Justicia encontrará el camino para hacer justicia con estos 22 indefensos defensores.

Etiquetas: ,



Lea mas

22.5.07

 

La AVT pide el inventario de lo recogido por los Tedax el 11-M

 

22-05-07



JUICIO POR UNA MASACRE / Nuevas diligencias / Día 39

La AVT pide el inventario de lo recogido por los Tedax el 11-M


Solicita al juez Del Olmo que, como instructor de la causa, entregue el listado de lo que fue almacenado en el Depósito de Restos Judiciales

MANUEL MARRACO

MADRID.- La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) presentó ayer ante el juez Juan del Olmo una batería de peticiones relacionadas con los explosivos del 11-M, consecuencia de «las discrepancias» sobre lo que estalló en los focos contenidas en el informe definitivo entregado al tribunal.

La asociación solicita al magistrado de la Audiencia Nacional que reclame «los libros de registro de los explosivos que se encuentren en cualquier dependencia, almacén, cuarto, etcétera, del centro policial de Canillas, especialmente de los Tedax y de la Policía Científica, así como el inventario y la cantidad de explosivos almacenados en cada uno de ellos».

(.../...)

La investigación judicial del 11-M no acabará con la sentencia: el instructor mantiene abiertas diligencias y la acusación popular las reactivó ayer, reclamando lo recogido por los Tedax el día de la matanza y otras periciales para obtener certezas sobre lo que estalló. Algo que, según peritos policiales, «no es lo más importante».

El escrito presentado por la abogada Manuela Rubio también reclama que se analice pericialmente el ambiente en el que estaban almacenados, para comprobar si es posible que, como defienden los dos peritos de la Policía Científica, las muestras se contaminaron durante el tiempo en el que estuvieron depositadas en las dependencias de los Tedax. Sobre este punto, el tribunal del 11-M ya ratificó la negativa inicial del policía designado como jefe de la pericia a que los peritos de que las partes pudieran examinar el lugar, alegando que ése no era el objeto del informe.

Sobre este aspecto, EL MUNDO informaba ayer de que la unidad dirigida por el destituido Juan Jesús Sánchez Manzano almacenó cientos de restos del 11-M en el Depósito de Restos Judiciales sin indicar de dónde procedían ni cuándo fueron localizados, como ordena el protocolo. Pese a esa abundancia inicial de muestras, los ocho expertos que han participado en la nueva pericial ordenada por la Sala coincidían en que no han dispuesto de suficientes vestigios para intentar determinar el explosivo. En particular, no dispusieron de ninguna muestra de las dos explosiones provocadas por los Tedax en dos mochilas bomba que intentaron desactivar. La AVT pide a Del Olmo que reclame los informes que pueda haber sobre los análisis que pudieran existir de los restos recogidos en esos dos lugares.

La AVT, personada como acusación popular en el juicio por la masacre, ha optado por hacer sus peticiones dentro de las diligencias 147/2006, abiertas por Del Olmo tras concluir el sumario para proseguir con la investigación. Dentro de esta causa, en la que también está personada la asociación, se tomó declaración a Sánchez Manzano y a la perito de los Tedax para intentar aclarar la supuesta aparición de nitroglicerina en los focos de la masacre.

El escrito pide igualmente a Del Olmo que ordene una pericial para determinar los explosivos fabricados en España, Francia y Austria desde 1999 que contengan alguno de los elementos detectados en la investigación que no forman parte de la Goma 2 ECO supuestamente empleada en la masacre -DNT, nitroglicerina y metenamina-, así como hexógeno.

El primer punto del escrito propone al juez que se reproduzcan las explosiones en un vagón de las mismas características que los del 11-M, «realizando diferentes pruebas de explosivos Goma 2 ECO, Goma 2 EC y Titadyn». El objetivo es determinar «qué tipo de explosivo pudo ser utilizado en los trenes», así como su cantidad y el tipo de iniciador que pudo utilizarse. Este punto reclama expresamente que en la prueba estén presentes los expertos designados por las partes que han participado de la nueva pericial de los explosivos.

Durante la instrucción de la causa, el propio juez Del Olmo planteó a los Tedax la posibilidad de reproducir las explosiones. Sánchez Manzano lo rechazó, alegando que había demasiadas variables a tener en cuenta como para que el resultado pudiera arrojar luz sobre los hechos.

Por último, la asociación reclama algo que también denegó el jefe de la pericia: que se entreguen al juzgado los resultados de los análisis realizados por los laboratorios de los Tedax sobre las muestras de los focos, incluyendo los cromatogramas de dichos análisis. Según los peritos de parte, esas gráficas podrían servir para interpretar por qué, supuestamente, no aparecieron en esos análisis el DNT y la nitroglicerina que sí se han detectado tres años después. También se solicita que se incorpore a las diligencias los informes que puedan existir sobre los iniciadores y detonadores y rabizas de los artefactos que estallaron en la masacre.

Al margen de lo que resuelva Del Olmo como instructor, el propio tribunal del 11-M podría ordenar nuevas diligencias o periciales sobre el asunto, siempre que lo considere necesario «para la comprobación de cualquiera de los hechos que hayan sido objeto de los escritos de calificación».

Etiquetas: , , ,



Lea mas

 

Los peritos restan importancia al tipo de explosivo para la autoría

 

22-05-07



JUICIO POR UNA MASACRE / La prueba pericial

Los peritos restan importancia al tipo de explosivo para la autoría


Mantienen que el peso de que sea Titadyn o Goma 2 ECO «sería mínimo»


MANUEL MARRACO

MADRID.- Si al final se demostrara que en el 11-M se empleó Titadyn, la conclusión no cambiaría: ETA no intervino en la masacre. Esta afirmación de los autores del informe que descartó los vínculos entre etarras e islamistas llegó en la segunda sesión que se celebra del juicio desde que el tribunal conociera el informe final sobre los explosivos, que no ha logrado determinar qué estalló en los trenes.

El abogado de Rafá Zouhier, Antonio Alberca, preguntó a los dos peritos de la Policía, un hombre y una mujer, qué importancia había tenido en su informe que el explosivo supuestamente empleado, Goma 2 ECO, no fuera el habitual de la banda. «Es importante, pero no lo más importante», comenzó diciendo la perito, y añadió: «Hay muchas razones que pueden incidir en descartar totalmente la participación de ETA».

(.../...)

El abogado insistió. «¿Y si finalmente se determinase que se ha empleado Titadyn, se podría determinar que ha tenido algún tipo de incidencia ETA?». La perito intentó eludir la pregunta, pero el presidente del tribunal, consciente de que se estaba reproduciendo el escenario con el que probablemente se encontrarán para dictar sentencia, insistió en que respondiera. «¿Cuál sería el peso que tendría ese dato sobre la conclusión final del informe, si el explosivo fuese otro?», le inquirió Javier Gómez Bermúdez. Las dos respuestas fueron «siguen existiendo muchos datos» y «yo creo que mínimo».

El magistrado volvió sobre el asunto antes de dar por concluido el interrogatorio. «¿Por qué dice usted que el peso es mínimo sobre las conclusiones del informe?». «Pues porque hay otra serie de argumentos muy contundentes», fue la respuesta.

Esos argumentos llevaron a los peritos a descartar «totalmente» las relaciones entre etarras e islamistas. Entre esos técnicos estaba José Cabanillas, al que el ex director general de la Policía Agustín Díaz de Mera señala como la persona que manipuló una primera versión del informe que sí detectaba esos vínculos y sugería vías de investigación.

Los expertos encadenaron varias frases rotundas que arrancaban con el no: «No existe ni un solo dato objetivo que vincule a ETA con el 11-M»; «no hay ni un sólo informe en la Comisaría General de Información que vincule a ETA con el 11-M y la Comisaría General de Información no elabora informes basados en elucubraciones»; «no hubo presiones, nos pidieron que hiciéramos un informe de la manera más meticulosa y escrupulosa posible».

La fórmula de la cloratita es uno de esos «datos objetivos» que pudo ser y, finalmente, no fue. Según lo explicó el propio Cabanillas, el islamista en prisión Abdelkrim Bensmail, relacionado con el suicida Allekema Lamari, no llegó a tener la fórmula del explosivo habitual de ETA. Tenía anotado el clorato potásico, tenía el azufre, pero no el azúcar. Ese dato le sirvió a Cabanillas para afirmar hace unos días ante el tribunal que el islamista no disponía de la fórmula. Fuentes de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M explicaron ayer que estudian acusar al comisario de un presunto delito de falso testimonio.

En una jornada centrada en los indicios sobre la posible intervención de ETA, el letrado Andreas Chalaris, defensor de Rachid Aglif, sacó a la luz la aparición de documentos relativos a la banda entre los escombros de Leganés. Pertenecían a un policía experto en seguimientos que vivía pared con pared con los terroristas. Según Cabanillas, sí constan en el sumario los documentos que se encontraron y que se le devolvieron.

Durante la sesión de la mañana intervinieron dos miembros de los Tedax que compararon el uso de los móviles en la mochilas bomba con tres atentados en los que ETA también había empleado teléfonos. Resaltaron que existía una gran diferencia: ETA los había empleado para fijar la hora de la explosión, pero no para que la propia batería del teléfono sirviera para detonar el artefacto, como en el 11-M. Preguntados por la defensa de Jamal Zougam, los tedax indicaron que la comparativa la habían hecho con el sistema encontrado en la mochila de Vallecas, y que no disponían de datos de ninguno de los 12 artefactos que sí estallaron.

También señalaron que no tenían noticia de que en un piso en el que se había alojado El Egipcio, y donde residía un imputado en los atentados, se encontró un teléfono del mismo tipo que el habitual de ETA, manipulado de manera similar a los del 11-M.

Etiquetas: ,



Lea mas

 

Que la marrullería de Manzano no empañe la labor de los Tedax

 

22-05-07



Impresiones

Que la marrullería de Manzano no empañe la labor de los Tedax


La información que ayer publicamos sobre la existencia de cientos de restos del 11-M almacenados sin etiquetar en un semisótano del complejo policial de Canillas levantó una gran polvareda en ámbitos judiciales y policiales. La AVT presentó una petición al juez Del Olmo -en su calidad de instructor de la causa- para que entregue el listado de las muestras almacenadas en el Depósito de Restos Judiciales, de cuyo almacenaje sin etiquetar y sin una cadena de custodia clara fue responsable el ex jefe de los Tedax. La solicitud de la AVT es una iniciativa digna de elogio, en la medida en que puede contribuir a esclarecer los hechos. Tanto Interior como el Tribunal deben indagar en el turbio papel que ha desempeñado en la investigación Sánchez Manzano, que incumplió todos los protocolos de actuación y decidió no hacer nuevas pruebas con las muestras que iba recogiendo pese a que los análisis del mediodía del 11 de Marzo no dejaban claro qué había explotado en los trenes de la muerte. En cualquier caso, sería muy injusto que las marrullerías del que fue jefe de los Tedax empañaran la abnegada labor de los miembros de la unidad, que en tantos atentados se han jugado la vida o incluso han fallecido o han sufrido graves heridas por defender a sus conciudadanos. Su trabajo eficiente ha ayudado a esclarecer la verdad en muchas ocasiones -también en el 11-M- con una entereza aún más valiosa a la luz de la vergonzosa actitud de algunos de sus mandos. Y para vergüenza la que producía ayer escuchar a los peritos, que respondían echando mano de la frase que se ha convertido en el mantra más socorrido de la versión oficial: «No existe un solo dato objetivo que vincule a ETA con el 11-M». O la que produjo escuchar las conclusiones del inspector jefe Cabanillas, que no tuvo pudor al asegurar que para esclarecer los hechos no es tan importante saber qué estalló en los trenes. ¿De verdad cree lo que está diciendo?

Etiquetas: ,



Lea mas

 

Azar y azúcar

 

22-05-07



PREGUERIAS

Azar y azúcar


VICTORIA PREGO

Pues, efectivamente, no lo han investigado. Se han limitado a analizar esa posibilidad y han llegado a la conclusión, muy rotunda, eso sí, de que no existe la más remota relación entre los islamistas autores del atentado y los terroristas de ETA. Esa fue una frase que ayer repitieron media docena de veces y en sus mismos y exactos términos, los peritos policiales que acudieron a declarar. Y puede que tengan razón, pero es que no lo han comprobado. Sólo lo han concluido. Y eso es, precisamente, lo llamativo.


Ninguno de los datos que se han venido exponiendo en la sala a lo largo del juicio recibió ayer una respuesta del tipo: «En efecto, seguimos esa línea de investigación pero comprobamos que esa supuesta conexión era falsa y se debía a otra causa, a saber...».

(.../...)

No señor, allí no se expuso trabajo de seguimiento alguno, allí lo que hubo fue la repetición de un extenso informe analítico en el que, datos tales como que al islamista Bensmail se le cogió en la cárcel un papel manuscrito con los nombres de etarras tan destacados como Henri Parot o Harriet Iragi, se despacha diciendo que «podría venir motivado por las intenciones [...] de mantener con ambos contacto epistolar». Eso es lo que dice el informe policial, y con eso se quita de encima un elemento que puede que no llevara a ninguna parte pero que queda claro que no ha sido comprobado. Que el mismo Bensmail tuviera apuntada a mano la fórmula de la cloratita que ETA tiene publicada en sus manuales fue despreciado de un manotazo con el argumento de que «le faltó el azúcar» o con la excusa de que, desde el departamento de Tedax, se informó únicamente que se trataba de «componentes de un explosivo». Y así sucesivamente. Hasta el punto de que, después de haber oído hasta la saciedad en estos tres años que, el hecho de que el explosivo que estalló en los trenes no fuera Titadyn descartaba automáticamente la autoría de ETA, ayer nos enteramos, para pasmo de algunos, de que, si hubiera sido Titadyn, ETA tampoco habría tenido nada que ver. Y eso que los peritos reconocieron que no sabían de otra banda que usara esa dinamita para matar.

Lo que se comprobó ayer es que cualquier posible línea de investigación policial en torno a la banda terrorista ha sido cegada. No se ha seguido ninguna. Y es muy relevante que nadie en la Policía se haya adentrado en esa jungla, quizá estéril, pero no más que otras investigaciones con resultados nulos que se hayan podido realizar.

Como todo lo que se aproxima, siquiera sea de lejos, a la banda terrorista tiene una derivada política innegable, en la medida en que la no autoría de ETA fue el argumento usado por el PSOE contra el Gobierno de Aznar para acusarle de mentiroso y, a resultas de aquello, derrotarle en las urnas, ahora se hace evidente que se han vuelto las tornas y que estamos ante el mismo fenómeno pero en sentido contrario. Es decir, que ETA no debe estar presente, bajo ningún concepto, en este juicio. Ni siquiera como objeto de investigación, que es lo que hubiera merecido cualquier indicio relacionado con el 11-M.

Ese rechazo instintivo a la mera audición de las siglas de la banda se percibe sistemáticamente en la sala. No hay día en que cualquier pregunta que incluya las letras malditas -e, t, a- no se vea forzada a flotar sobre un mar de rumores, comentarios, resoplidos y risas tenues. Y, si tanta alergia produce a muchos de los presentes, qué no provocará en determinados círculos del poder político que ahora gobierna. Una reacción insana y débil, además de muy preocupante si de lo que se trata es de tener garantizada la absoluta limpieza de la acción policial.

victoria.prego@el-mundo.es

Etiquetas: ,



Lea mas

 

Los ocho acusados que seguían en huelga de hambre la abandonan

 

22-05-07



JUICIO POR UNA MASACRE / Acaba el pulso

Los ocho acusados que seguían en huelga de hambre la abandonan

Sus abogados remiten un comunicado en el que los procesados solicitan que se «extraiga el debate del juicio de la arena política»

JOAQUIN MANSO

MADRID.- Los ocho acusados del 11-M que permanecían en huelga de hambre comunicaron ayer al tribunal su decisión de abandonar la protesta. Los mismos que el jueves pasado amenazaron con su disposición a «llegar hasta el final» han mantenido su protesta un máximo de 11 días, en el caso de los primeros que tomaron la iniciativa: los presuntos ideólogos de la matanza -Hasan Haski; Rabei Osman, El Egipcio, y Yusef Belhadj-, y el supuesto autor material Abdelmajid Bouchar. A éstos, los forenses de la Audiencia decidieron administrarles únicamente líquidos -zumos y yogures- y a partir de hoy harán dieta blanda.
(.../...)


Los otros cuatro -Jamal Zougam, Basel Ghalyoun, Fouad Morabit y Mahmoud Slimane-, en huelga desde el día 16, almorzaron patatas con bacalao y salmón con pimientos. De postre comieron un yogur, en lugar del plátano previsto. La empresa contratada por Instituciones Penitenciarias para suministrar el catering consultó a los médicos si el menú era adecuado y de fácil digestión, para evitar problemas de salud.

La determinación de los acusados ha podido doblegarse gracias a los abogados defensores, que han invertido en ello muchas horas y toda su capacidad disuasoria desde que, el 10 de mayo, los cuatro primeros islamistas se declararon en huelga, alegando que las acusaciones de la fiscal son «puras adivinanzas».

El miércoles 16 se les unieron otros 10 islamistas, que al día siguiente se quejaron de estar siendo víctimas de una «presunción de culpabilidad». Su fuerza de voluntad se manifestó de manera desigual: el mismo jueves ya abandonaron dos; el viernes, lo hicieron cinco, y ayer lo hicieron los demás, cuyos abogados enviaron ayer a la Sala este comunicado: «Nuestros clientes llevan varios días sin ingerir alimento alguno como reflejo de la desesperación que sienten al apreciar cómo la presión mediática y política a la que se está sometiendo al juicio ha transformado la presunción de inocencia, de la que legítimamente gozan todos ellos, en presunción de culpa, tal y como explicaban en el anterior comunicado, en el que señalaban que su postura no iba dirigida contra nadie y su posible final no se sometía a contraprestación alguna.

»Tras entrevistarse con sus abogados, han constatado que su postura podría ser interpretada como un elemento más de presión, al tiempo que han sido requeridos por éstos para que abandonen la postura tomada al necesitar de su colaboración en plenas facultades para continuar con su labor profesional. Por todo ello, y con la finalidad de colaborar en que la vista se desarrolle sin presiones, han tomado la decisión de poner fin a la huelga de hambre.

»Con su gesto solicitan a todos los agentes políticos y mediáticos que, en la medida de lo posible, extraigan el objeto de debate del juicio de la arena política y permitan que el mismo se limite estrictamente al ámbito jurídico, sin olvidar en ningún momento, tanto en sus informaciones como en sus pugnas políticas, que todos ellos gozan de presunción de inocencia hasta que se dicte sentencia firme».

Fuentes de Instituciones Penitenciarias confirmaron que, durante su huelga, ninguno de los acusados ha padecido ningún episodio crítico. Sólo cuando Yusef Belhadj y El Egipcio se pusieron en huelga de sed -que mantuvieron dos días- se vivió una cierta alarma, ya que existía un grave riesgo de deshidratación.

Etiquetas:



Lea mas

 

Misterios históricos sin resolver

 

22-05-07



EL BLOC DE

Misterios históricos sin resolver


Luis del Pino

El desván. El juicio se desdobla. Al no haberse aclarado delante del tribunal muchos de los aspectos fundamentales de los hechos, sigue destapándose en los medios lo que no se destapa en la sala. Confirmó ayer EL MUNDO algo que resulta de mero sentido común: por supuesto que los Tedax recogieron centenares de restos en los trenes aquel 11-M, pero esas muestras se llevaron, no a la sede provincial de los Tedax, como marcan los protocolos, sino a la Unidad Central de los Tedax por orden de Sánchez-Manzano.
(.../...)

Y allí permanecen esas muestras, al mismo tiempo que a los peritos encargados de los análisis se les han entregado apenas cuatro clavos mal contados. ¿Qué hacen esas muestras arrumbadas durante tres años en una habitación del complejo policial de Canillas, sin que en el sumario conste ni siquiera un miserable listado de las mismas? ¿Por qué dio la orden Sánchez-Manzano de llevar todas las muestras a Canillas? ¿Creen ustedes que hubiera habido necesidad de ocultar esas muestras si en los trenes hubiera estallado, como nos dicen, esa Goma 2 ECO salida de las minas asturianas? El sentido común nos dice que las muestras se han ocultado por la misma razón que se destruyeron los trenes.

Morata. Ayer declararon los peritos encargados de certificar que siete tarjetas se encendieron en Morata de Tajuña horas antes de los atentados. Se trata de un aspecto enormemente técnico, pero que resulta crucial dentro del armazón lógico de la versión oficial. Son esas siete tarjetas las que permiten enlazar la mochila de Vallecas con esa casa de Morata y, a su través, con la célula de Jamal Ahmidan y de El Tunecino. Sin esas tarjetas, el edificio entero se derrumba. El abogado de Jamal Zougam ha puesto de manifiesto que existen en el sumario hasta tres versiones distintas de las horas a las cuales se activaron esas tarjetas. Según la Comisaría General de Información, las tarjetas se activaron después de las 2.00 de la madrugada del 9 de marzo; según la Brigada Provincial de Información, se activaron entre las 16.00 y las 19.00 de la tarde del día 10 de marzo; según los peritos de Amena que ayer declararon, las tarjetas se activaron entre las 2.24 del 10 de marzo y las 2.24 del 11 de Marzo. ¿Cómo es posible que unos mismos datos técnicos se traduzcan en tres informes policiales distintos? Si toda la información provenía de Amena, ¿de dónde surgen esas contradicciones? Los peritos no han sido capaces de encontrar una respuesta adecuada.

Etiquetas: ,



Lea mas

 

Salmón a la Titadyn

 

22-05-07



A SANGRE FRIA

Salmón a la Titadyn


DAVID GISTAU

Los informes sobre abusos en el Campo Delta de Guantánamo aseguran que los cautivos son obligados a escuchar durante horas el Born in the USA de Bruce Springsteen. O es chufla, o es el intento de doblegarles y reprogramarles mediante la técnica de asociación de ideas que se empleaba con Alex en La naranja mecánica. Hasta el momento, a nadie se le ha ocurrido imponer el porompompero por hilo musical dentro del habitáculo. Sin embargo, los huelguistas de hambre han sido doblegados con un método casi igual de refinado en su crueldad, como ha sido el de esparcir por los calabozos, durante el receso de mediodía, el olor de menús tan apetecibles como el de ayer, compuesto por patatas con bacalao y salmón. Oscar Wilde decía que si caminaba despacio cuando le perseguía la tentación era para ser alcanzado. De igual forma, El Egipcio, con su lozanía renovada, se ha dejado alcanzar por un catering que no está nada mal, que cumple con los preceptos halal, y que ya habría querido pillarlo cuando, según su estrategia defensiva, no era un inspirador de terroristas, sino un precario inmigrante al que el sueldo no le alcanzaba para pagarse un café. Termina la huelga de hambre de fogueo. Los procesados se rinden al tribunal después de comprobar que éste no se achanta.
(.../...)

Los peritos de la Comisaría General de Información llamados para solventar las dudas respecto de la implicación etarra volvieron a dejar en evidencia a Díaz de Mera y su lío de informes. Se trataba de gente experimentada en la Inteligencia antiterrorista que negó presiones en la elaboración de los informes y que casi siempre supo argumentar tanto la ausencia de rastros vascos en la matanza como el desapego histórico de la banda respecto al integrismo y la diferencia de modos operativos.

Una vez más, la camaradería carcelaria justificó las relaciones personales de algunos elementos de ambas riberas terroristas. De lo que dijeron, hay que deducir que ciertas casualidades asombrosas, como el robo de un R-19 por etarras en la misma calle de Avilés donde vive Trashorras o que ambas caravanas de la muerte, la de El Chino y la del comando Gaztelu, circularan hacia Madrid el mismo día, se resuelven aplicándoles la misma explicación que al chiste de la vaca. Eso sí, lograron que todos los madrileños tengan ganas de mudarse cada vez que haya elecciones. Pues aseguraron que en la capital los periodos electorales convocan a terroristas de todo pelaje como la primavera a las golondrinas. Eso sí, se les apreció cierto afán por anular de modo preventivo la pericial sobre explosivos para que sólo cuenten todas las demás pruebas. En ese aspecto, llegaron a incurrir en una contradicción cuando dijeron que la aparición de Titadyn tendría «un peso mínimo» para asociar a la banda ETA con el atentado después de haber asegurado que sólo la banda vasca, de todas las organizaciones terroristas posibles, usa esa dinamita en concreto.

En cualquier caso, el fantasma etarra lleva muchas sesiones exorcizado. Y tanto la mochila de Vallecas como las chapuzas de los Tedax suenan más a pistas calculadas para facilitar un esclarecimiento rápido al servicio de un interés político. Las famosas migas de Pulgarcito.

Etiquetas: , ,



Lea mas

21.5.07

 

Los Tedax amontonaron en su Depósito cientos de restos del 11-M sin etiquetar

 

21-05-07



11-M LA INVESTIGACION / Según testimonios de los 'tedax', esas muestras se colocaron en cajas que, en teoría, continúan depositadas allí / En ese mismo Depósito fue donde se guardó la mochila de Vallecas / 11-M / La investigación

Los Tedax amontonaron en su Depósito cientos de restos del 11-M sin etiquetar


Muchas de las muestras recogidas de las explosiones en los trenes fueron llevadas al Depósito de Restos Judiciales sin indicar de dónde procedían y cuándo fueron localizadas, como ordena el protocolo


CASIMIRO GARCIA-ABADILLO

MADRID.- En la mañana del día 11 de marzo de 2004, en medio de escenas escalofriantes, entremezcladas con el dolor de los heridos y el horror que producía la visión de los cadáveres esparcidos en los trenes todavía humeantes, se produjeron momentos de fuerte tensión entre los miembros de las dos unidades de los Tedax que acudieron a los lugares de la masacre.


Todos los efectivos de la Brigada Provincial de Madrid (16 diplomados tedax y ocho auxiliares) se desplazaron a Atocha, Téllez, El Pozo y Santa Eugenia. La incidencia, como se denomina técnicamente al hecho terrorista que provoca la actuación de los especialistas en desactivación de explosivos, le correspondía reglamentariamente a la Unidad o grupo de Madrid. Pero, cuando el jefe de dicha Unidad llegó a la estación de Atocha, ya estaba el jefe de la Unidad Central, Sánchez Manzano, acompañado de numerosos agentes adscritos a la misma.
(.../...)

En principio, resulta lógico que en un atentado como el del 11-M todos los tedax disponibles acudieran al lugar de los hechos. El problema era determinar a quién le correspondía la dirección, la responsabilidad de llevar a cabo la actuación, independientemente de la unidad a la que perteneciesen los agentes que participasen en ella.

El propio Sánchez Manzano, interrogado por la fiscal, declaró ante el tribunal que juzga los hechos: «Cuando hay una incidencia con bomba la atiende el grupo que corresponde con su demarcación geográfica... La Unidad Central apoya a esos grupos». En esa misma comparecencia, el ex comisario jefe de los Tedax relató: «Yo... hablando con el jefe de grupo de Madrid distribuimos los efectivos para cubrir los cuatro escenarios con 12 equipos, para que estuvieran tres equipos en cada escenario».

Sin embargo, la realidad fue mucho menos amigable de lo que hacen pensar las palabras de Sánchez Manzano. Su interés por apropiarse de la incidencia quedó meridianamente claro desde el principio.

El primer encontronazo serio entre los hombres de la Unidad de Madrid y los de la Central se produjo precisamente cuando se detectó una bomba sin estallar en la estación de Atocha. Aunque los Tedax de la Unidad de Madrid argumentaron que la actuación les correspondía a ellos, Sánchez Manzano ya había dado la orden de que todo lo relativo al atentado pasara a depender directamente de la Unidad Central. Y, de hecho, el operador número 1 (el que físicamente abordó el explosivo para desactivarlo) que trató de desbaratar la bomba de Atocha, fue un miembro de la Unidad Central.

«Hubo una pugna por saber quién se quedaba con la incidencia, e incluso casi se llegó a las manos», relata uno de los miembros de los Tedax consultados por EL MUNDO, que estuvieron presentes en varias estaciones el 11 de marzo (y que, por razones obvias, prefiere mantener el anonimato).

Sobre las 8.30 horas de la mañana del día 11, algunos de los miembros de la Unidad de Madrid, que ya habían revisado los trenes en busca de posibles nuevas mochilas bomba sin explotar, habían comenzado ya a recoger restos en los focos de las explosiones para su posterior clasificación y análisis en el laboratorio.

Pero la orden de Sánchez Manzano había sido tajante: todo lo que se recogiera en los trenes tenía que ir a la Unidad Central.

La evidente falta de organización y los fallos en la dirección de la operación provocaron errores en la recogida de restos que, posteriormente, han tenido graves consecuencias para el esclarecimiento de los hechos. En algunos lugares, como Téllez y El Pozo, según han relatado a EL MUNDO diversos miembros de los Tedax, se recogieron restos de los focos sin que hubiesen sido etiquetados. «La recogida de restos no se hizo como es debido. Algunas muestras se llevaron a la Unidad Central sin etiquetar», se queja un miembro de la Unidad de Madrid.

La forma de proceder tras un atentado, según establecen los protocolos que marcan la actuación de los miembros de la Unidad de Desactivación de Explosivos, es muy estricta. Los miembros de los Tedax, una vez que se han asegurado de que no existe ningún artefacto, tienen que localizar y recoger los restos que ayuden a determinar el tipo de explosivo: las impregnaciones cercanas al foco, trozos de metal o de cristal cercanos al lugar donde se produjo la detonación, etc. Posteriormente, deben introducirlos en una bolsa de plástico que se cierra herméticamente y, finalmente, etiquetarlo. Es decir, consignar la fecha y la hora de la recogida del mismo, el lugar exacto donde se recogió y las circunstancias que puedan ayudar a su posterior clasificación.

El inspector jefe y responsable del grupo de Madrid, que compareció ante el tribunal como testigo protegido 28296, criticó implícitamente la forma en que el comisario jefe de los Tedax organizó el operativo y la recogida de restos: «Lo normal era que lo hubiésemos recogido los del grupo, lo hubiésemos llevado al grupo, lo hubiésemos clasificado bien y posteriormente lo hubiésemos llevado a la Unidad. Pero si un ente superior, como era el jefe de la Unidad, decide que se llevase directamente a la Unidad, nosotros cumplimos la orden». Inmediatamente, el abogado que le interrogaba, para precisar, le preguntó: «¿El jefe de la Unidad? ¿Podría identificarlo?». El testigo contestó rotundo: «Sí, es el comisario Juan Jesús Sánchez Manzano».

Según declaró dicho comisario ante el tribunal, los primeros restos de los focos se llevaron al laboratorio de la Unidad Central de los Tedax sobre las 12.00 horas del mediodía. Y, sobre las 14.00 horas, la jefe del laboratorio le comunicó a él y al comisario jefe de Seguridad Ciudadana, Santiago Cuadro Jaén, que se encontraba a esa hora en su despacho, que en los análisis de los mismos se había «detectado dinamita».

A pesar de que a la Unidad Central siguieron llegando restos de los focos (el propio Sánchez Manzano declaró ante el tribunal que estuvieron recepcionándolos «hasta el 17 o 18 de marzo»), ese día ya no se hicieron más análisis, ni tampoco se remitieron restos al laboratorio de la Policía Científica.

En total, los restos procedentes de los focos de las explosiones que han sido puestos a disposición de los ocho peritos nombrados a instancias del tribunal han sido 23. Todos ellos (excepto un resto de polvo de extintor donde precisamente se detectó nitroglicerina) fueron lavados con agua y acetona, líquidos que han desaparecido.

La denuncia por parte de la mayoría de los peritos en sus informes de la imposibilidad de llegar a conclusiones firmes por la falta de restos es lo que ha llevado a los citados miembros de los Tedax a relatar ahora lo que ocurrió con la recogida y custodia de los vestigios.

Según su testimonio, los «cientos de restos» que se recogieron en los trenes fueron llevados al Depósito de Restos Judiciales, un almacén que se encuentra en un semisótano de la dependencia de los Tedax dedicada a Enseñanza, en el complejo policial de Canillas, donde también se encuentra la sede de la Comisaría General de Información. En dicho almacén, «muchos de los restos que se recogieron sin etiquetar se amontonaron en cajas», denuncian.

Fue en el Depósito de Restos Judiciales donde, entre otras cosas, se encontraba la mochila de Vallecas auténtica, la que creía tener el juez Del Olmo en la Audiencia Nacional.

Los peritos nombrados por las partes solicitaron la inspección de dicho Depósito, ya que, en teoría, sería el lugar donde, según la Policía Científica, se «contaminaron» los restos de los focos con sustancias como el DNT, la nitroglicerina o la metenamina. Sin embargo, la Unidad Central de los Tedax se ha opuesto tajantemente a ello. Finalmente, el tribunal desestimó la petición «por no ser objeto de la pericia».

Sánchez Manzano, por su parte, defendió ante el tribunal con firmeza su actuación y el cumplimiento de los protocolos en la recogida y custodia de los restos: «Se rigió por los procedimientos adecuados; se depositó en la Unidad y se custodió en la Unidad, y en los sobres que contiene todo eso tendrá la referencia del lugar donde se han encontrado...».

Asimismo, desmintió que en su Unidad pudiera haberse producido la supuesta contaminación de los restos: «Yo lo que sí le puedo decir es que en la Unidad es imposible que se hayan podido contaminar porque no hay DNT, no hay sustancias que contengan DNT... La custodia se hace como está establecido en los protocolos. Se meten en los envases adecuados y esos envases van al sitio correspondiente, del que solamente tiene llave el jefe de grupo y el jefe de sección».

Para los tedax consultados por este periódico, resulta, no obstante, incomprensible que se argumente la falta de restos para no haber podido determinar el tipo de explosivo que estalló en los trenes. Llaman la atención sobre el hecho de que, a pesar de que en los focos de las explosiones en los vagones fue «muy difícil encontrar restos», sin embargo, donde se pudieron recuperar cantidades más que suficientes fue en las dos explosiones controladas que se llevaron a cabo en Atocha y en la estación de El Pozo.

¿Se recogieron restos de esas dos explosiones? La respuesta es rotunda: «Sí». Es más, el propio Sánchez Manzano se refirió a ello en su declaración ante el tribunal. A preguntas de uno de los abogados de las acusaciones sobre si se recogieron restos en las dos explosiones controladas, el ex comisario jefe de los Tedax respondió: «Yo ahora no recuerdo si en El Pozo o en Atocha se encontró. Me parece que se encontraron en casi todos los escenarios restos de metralla con las impregnaciones suficientes...».

Pero, el único clavo que fue entregado a los peritos para su análisis no procede de ninguno de los dos focos de las explosiones controladas, sino del tren que estalló a su paso por la calle de Téllez.

Lo habitual, lo que marca el protocolo es que se recoja tierra del cráter donde ha tenido lugar la explosión controlada e incluso tierra de la zona cercana al mismo para su cotejo. ¿Se hizo? ¿Dónde están esos restos? ¿Por qué no les fueron entregados a los peritos nombrados por el tribunal?

En caso de que, en efecto, todavía siguieran estando en el Depósito de Restos Judiciales las cajas con los restos sin etiquetar de los focos de las explosiones, ¿quién y cómo se garantizaría su correcta custodia?

Pero la responsabilidad del ex comisario jefe de los Tedax en cuanto a la falta de rigor (como mínimo) en la recogida y custodia de los restos es evidente. Él mismo definió así sus competencias ante el tribunal: «La dirección y gestión implica mando. Es evidente. Lo que se trata es de detectar las necesidades, satisfacerlas, cuando hay una incidencia que se apliquen los procedimientos y las normas establecidas, coordinar toda la información que se pueda generar y que pueda tener interés fuera de la Unidad de Tedax».

A pesar de que, más de tres años después del mayor atentado de la Historia de España, no ha sido posible determinar con certeza el tipo de explosivo que lo provocó, por la teórica falta de restos de los focos, Sánchez Manzano se mostró orgulloso de su actuación ante el tribunal: «Sí. Hemos hecho una valoración. La valoración es muy positiva. La especialidad ha contribuido de manera muy importante a resolver policialmente un caso que era bastante complejo y en 20 días tener localizados a los autores».

Aunque Sánchez Manzano fue nombrado comisario jefe de los Tedax por el gobierno del PP en 2002, tras la victoria del PSOE el 14 de marzo de 2006, fue uno de los pocos mandos de la etapa anterior que conservó su puesto. No sólo eso. Sus nuevos jefes debieron entender que, en efecto, el responsable de los Tedax había contribuido de manera fundamental a resolver las numerosas incógnitas del 11-M, ya que el ministro del Interior le condecoró con la Cruz al Mérito Policial con distintivo rojo (pensionada, por supuesto) el 23 de diciembre de 2004, cinco meses después de que hubiera declarado ante la comisión de investigación parlamentaria que en los focos de las explosiones se había detectado «nitroglicerina».

Etiquetas: ,



Lea mas

This page is powered by Blogger. Isn't yours?