Testigos en paradero desconocido

24-05-07



EL BLOC DE

Testigos en paradero desconocido


Luis del Pino

Testigo ocular. Hoy hemos asistido a la lectura de algunas declaraciones de testigos a los que no se puede traer ante el tribunal, por estar en paradero desconocido. De entre todas, hay dos especialmente relevantes. La primera es la de un testigo protegido rumano que, en su declaración ante el juez Del Olmo y ante la Policía, dijo haber visto a Zougam sentarse con una mochila al lado de una puerta, en uno de los asientos abatibles del vagón que explotó en Santa Eugenia. El problema con esa declaración es que la única bomba que explotó en el tren de Santa Eugenia lo hizo en un altillo portaequipajes, no al lado de una puerta.
(.../...)


El chileno. La segunda declaración es la de Mauricio Soto. Se trata de ese chileno que reconoció ante Del Olmo haber robado el coche Skoda Fabia en septiembre de 2003 y habérselo vendido a El Tunecino en noviembre. En realidad, la historia entera es mentira, porque está llena de contradicciones de fechas y el chileno no acertó ni siquiera con el color del coche que decía haber robado. Lo más curioso es la razón por la cual no puede venir a declarar: cuando EL MUNDO destapó las contradicciones que rodeaban esa historia y demostró que el Skoda Fabia estaba en poder de los servicios del Estado desde tres meses antes del atentado, no se pudo volver a llamar a declarar al chileno porque, según la Policía, había sido expulsado del país en aplicación de la Ley de Extranjería.

La bolsa. Han declarado hoy también los peritos encargados de comparar la bolsa de Vallecas con otra que la propia Policía había comprado. El episodio es muy curioso: se encuentra en comisaría la bolsa-bomba de Vallecas y entonces la Policía localiza rápidamente en Lavapiés un comercio donde venden una bolsa igual. ¡Qué mejor demostración de que el atentado lo cometieron los moros de Lavapiés! Es una pena que la Policía no tomara una miserable fotografía del macuto detonado por los Tedax en El Pozo o de la mochila detonada en Atocha, que no se parecían en nada a la de Vallecas. Con esas fotos, a lo mejor habrían podido localizar con igual diligencia los comercios donde se hubieran vendido ese macuto y esa mochila que, a diferencia de la bolsa de Vallecas, sí tenían bombas encontradas en las estaciones. Y qué pena que no nos digan si en ese mismo comercio de Lavapiés se vendían también macutos o mochilas como los de El Pozo y Atocha, ¿verdad? ¿O es que los terroristas compraron cada mochila, bolsa o macuto en un comercio distinto?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los agujeros negros del 11-M.- Links

EL CHULO TXAPOTE

Los agujeros negros XIII - La dinamita fantasma