Banner QSVTV

 

 

   La paz sin honor no es paz, es rendición.

 
Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters

        

  Image hosting by Photobucket

    Escribeme

   
 

   Prensa Digital 
Apycom Java Applets
Links solidarios
Apycom Java Applets

Links 

Apycom Java Applets
Otras  bitácoras
Archivos




26.4.07

 

El terrorista islamista Bensmail niega que existiera el papel que intentó comerse

 

26-04-07



Juicio por una masacre / Día 30

El terrorista islamista Bensmail niega que existiera el papel que intentó comerse


MANUEL MARRACO

El islamista en cuyo poder se encontraron unas notas que lo relacionan con ETA lo negó todo. Bermúdez no le creyó, pero el testigo no estaba obligado a decir la verdad: está procesado por esos hechos. Ayer se produjo la primera declaración por videoconferencia. Las sesiones se reanudan el 3 de mayo, con más víctimas.

MADRID.- El terrorista islamista Abdelkrim Bensmail resolvió en apenas 10 minutos de interrogatorio el largo listado de asuntos por los que su nombre aparece en el sumario del 11-M: los datos que poseía sobre presos etarras, la fórmula de la cloratita también hallada en su poder, el dinero que le enviaba el suicida de Leganés Allekema Lamari, las visitas a prisión del dirigente socialista asturiano Fernando Huarte...

El argelino comenzó su declaración asegurando que no tenía «ninguna» relación con los etarras Henri Parot, Jorge García Sertucha, Fernando Irakula Albizu y Harriet Iragi. Hace tres días, Parot negó ante el tribunal que conociera a Bensmail.

(.../...)

«¿Puede darnos una explicación de por qué las direcciones de estas personas le fueron encontradas en notas manuscritas?», dijo el letrado Emilio Murcia. El preso negó la mayor. «A mí no me cogieron nada. Las notas no son mías». «Yo siempre he contactado con los presos y nunca lo he negado» añadió, «pero esas direcciones no son mías». Sí reconoció que se encontraba con presos vascos en el patio de la prisión, pero negó que ellos le proporcionaran los datos. El recorrido fue el mismo con el explosivo. «¿Conoce la fórmula?». «No, nunca he oído hablar de ella hasta que salió en la prensa». «¿Cómo explica que se encontrara en su poder?». «En mi poder, no».

El presidente del tribunal, Javier Gómez Bermúdez, no creyó al testigo. Tras recordarle que estaba obligado a decir la verdad si no quería ser acusado de falso testimonio, insistió: «¿Dice que no se le encontró ninguna nota ni nada en su poder y que tampoco se la comió?». «No, no, ¡cómo la voy a comer!». Cuando Gómez Bermúdez estaba a punto de mostrarle la fotocopia de la nota que se le intervino y que consta en el sumario, el magistrado Alfonso Guevara le hizo notar que Bensmail estaba procesado por esos hechos en la operación Nova, de la que él era ponente. Por tanto, no estaba obligado a responder. Ahí se pararon las repreguntas, a la espera del juicio por Nova, previsto para después del verano.

Bensmail sí reconoció su amistad con Lamari. Ambos fueron detenidos en la operación Apreciatte y condenados como miembros del GIA. Lamari tuvo suerte y, por un error del tribunal, quedó libre antes de tiempo. Al tiempo que eludía a las Fuerzas de Seguridad, no se olvidaba de su amigo, al que enviaba giros de dinero a prisión.

Eso sí, Bensmail no recordaba ayer cuándo empezó a recibir el dinero, cuándo dejó de hacerlo y si los giros llegaban con el mensaje «aguanta, hermano».

Las ayudas desde el exterior no se limitaron a Lamari. También fue visitado en tres ocasiones por Huarte. Según explicó Bensmail, éste le facilitó que saliera de prisión de Villabona (Asturias) para una revisión dental que, además, le ayudó a pagar. En el informe elaborado por el CNI sobre un encuentro mantenido el 9 de octubre de 2004 se lee: «Sobre las noticias que relacionan a ETA con grupos islamistas, el comunicante [Huarte] dice que eso es algo impensable, el interno [Bensmail] justifica y apoya las reivindicaciones de ETA». Se prevé que Huarte declare como testigo la próxima semana.

Bensmail no fue el único condenado por terrorismo islamista que testificó ayer. También lo hizo por vídeoconferencia desde Bélgica el marroquí Mourad Chabarou, miembro del Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GIMC). El interrogatorio se centró en las conversaciones que mantuvo después del 11-M con el acusado Rabei Osman, El Egipcio, supuesto autor intelectual de la masacre.

En una de las llamadas, El Egipcio le informó de que Fouad y Serhane [El Tunecino] habían muerto. Según la Fiscalía, El Egipcio añadió que «ahora todos están en el Cielo». De lo declarado ayer se extrae que fue Chabarou el que, al saber de su muerte -«creí que había sido en un accidente»- y «como buen musulmán», dijo que esperaba «que Dios fuera clemente con los muertos».

La primera traducción ofrecida desde Bélgica -«que Dios les recompense con el paraíso», similar a la de la Fiscalía- alteró a los procesados árabes, que hicieron visibles gestos al tribunal para mostrar que no era ésa la traducción correcta.

Etiquetas: ,



Lea mas

 

Renfe reconoce que no había cámaras de seguridad en la estación de Alcalá

 


26-04-07



JUICIO POR UNA MASACRE / Las declaraciones

Renfe reconoce que no había cámaras de seguridad en la estación de Alcalá


Ninguno de los vigilantes que trabajó el 11-M detectó nada sospechoso, aunque se habían aumentado las medidas de control después del intento de atentado de ETA en
Chamartín


MANUEL MARRACO

MADRID.- Un responsable de seguridad de Renfe reconoció ayer que la estación de Alcalá de Henares, en la que supuestamente se montaron todos los terroristas, no disponía de cámaras de seguridad, tan sólo algunas dedicadas a controlar la llegada y salida de trenes y facilitar el tráfico. Además, éstas no disponían de un sistema de grabación. No podía haber imágenes de los terroristas.

Así lo mantuvo el testigo, del que no se dio nombre, pero sí su larguísimo cargo en Renfe: director de Organos Centrales de la Dirección Corporativa de Protección Civil, Seguridad y Prevención de Riesgos. Anteriormente había sido coronel de la Guardia Civil.

Cuando el abogado José Luis Abascal le interrogó por las cámaras de seguridad de Alcalá, respondió: «Hay que especificar que en la estación de Alcalá de Henares no había cámaras de seguridad. Había cámaras de sistemas auxiliares de circulación, cámaras de vías para auxiliar la circulación». Y añadió: «El 11 de Marzo no había dispositivo de grabación asociado a las cámaras de la estación de Alcalá de Henares».

Lo mismo sucedía, dijo, con la mayoría de las estaciones de cercanías. La excepción eran las dos estaciones principales: Chamartín y Atocha, donde sí había cámaras y sí se podía grabar. Estaba previsto extender este sistema al resto de estaciones, con cargo a la tasa de seguridad que Renfe cobraba desde 2002.

(.../...)

El letrado de Jamal Zougam y Basel Ghalyoun también quiso saber si el corredor del Henares contaba con medidas de seguridad. La respuesta fue que sí, pero que no se detectó nada. «De las conversaciones que tuvimos con los vigilantes que trabajaron aquel día vimos que ninguno de ellos había advertido nada sospechoso que pudiese provocar lo que sucedió».

El responsable de seguridad también explicó que a raíz del intento de atentado de ETA contra la estación de Chamartín se habían reforzado las medidas de prevención. Entre otras, se aumentaron las patrullas y los controles de matrículas de vehículos.

A preguntas de la Abogacía del Estado, el testigo explicó lo sucedido después del incidente del 21 de marzo, cuando se detectó a varias personas sospechosas en la vía Madrid-Lleida y luego se localizaron unos huecos bajo el balastro.

«Mandamos al lugar de los hechos a prácticamente todos los vigilantes disponibles en Madrid. En AVE, larga distancia y cercanías se mandaron unas vagonetas para inspeccionar la vía con personal de Renfe y de Seguridad». «No se detectó nada», prosiguió, «pero aun así los primeros trenes que salieron eran los que llamamos exploradores, porque van vacío y el maquinista va en la parte de atrás. Los vigilantes hicieron reconocimiento de la vía desde el punto donde aparecieron los huecos hasta Atocha, y en sentido de salida de Madrid, unos 30 kilómetros. Eso se siguió haciendo en días posteriores. También se paralizaron los trabajos de mantenimiento de las vías en horas nocturnas». La distancia supervisada no alcanzaba el punto -kilómetro 68, en Mocejón (Toledo)- en el que 10 días después los terroristas intentaron atentar contra el AVE Madrid-Sevilla.

Por su parte, la fiscal Olga Sánchez preguntó dos cosas al responsable de Seguridad: el horario de los trenes -de 5.00 horas hasta medianoche- y el número de personas que diariamente pasan por la Estación de Atocha, en torno a las 300.000.

Etiquetas:



Lea mas

 

Derecho a mentir

 

26-04-07



PREGUERIAS

Derecho a mentir


VICTORIA PREGO

Cómo sería la cosa que la sesión terminó a las cinco de la tarde. Y eso que la declaración, por la mañana, de un marroquí de 27 años llamado Mourad Chabarou prometía. El imponente aspecto de este tipo gordo, de grandes y brillantes mofletes, con una potente dentadura -que para sí la quisiera Rachid Aglif, 'El Conejo', otro de los acusados- y una de esas barbas que se han convertido en características de la imaginería islamista radical, hacía presagiar una declaración de las que mantienen el interés en la sala, con el detalle añadido de que el individuo intervenía por videoconferencia desde Bruselas, donde está preso acusado de pertenecer a Al Qaeda. Pero las apariencias engañaron mucho en esta ocasión. La suya fue una intervención interminable y lentísima en la que este hombre, sospechoso de participar en el reclutamiento y envío de jóvenes radicales a Irak y de haber acogido en su casa a alguno de los autores de la matanza de Madrid, no reconoció nada de nada e incluso nos hizo una aportación chusca.


(.../...)

Preguntado por su conversación telefónica con uno de los procesados, Rabei Osman, el hombre del callo en la frente, en la que éste le informó de la muerte de los suicidas de Leganés, Chabarou dice que pensó que habían muerto en un accidente de coche. Lo que pasa es que, en lugar de interesarse por cómo había sido el accidente, no hizo nada de eso: pasó a otro asunto después de haberse limitado a decir «que Dios sea clemente» con ellos. Nótese que la conversación entre ambos islamistas, grabada por la Policía, se celebró a finales de abril, cuando la matanza de Atocha y el suicidio de Leganés habían venido ocupando las portadas de todos los periódicos del mundo y abierto los informativos de las radios y las televisiones. Pero nada de esto le impidió ayer sostener su versión del accidente con amable e impasible serenidad. El resto de su declaración tuvo el mismo tenor, así que, después de más de dos horas de comparecencia, quienes no somos profesionales de la administración de justicia teníamos la intensa impresión de estar perdiendo miserablemente el tiempo.

Claro que todavía no habíamos tenido la segunda dosis de ninguneo, a cargo de otro de los testigos, Abdelkrim Bensmail, que se presentó a declarar como si acabara de llegar de las montañas de Afganistán, cuando la realidad era que venía directamente desde la cárcel asturiana de Villabona. Este Bensmail fue el hombre al que, en un registro de su celda ordenado por el juez Garzón, se le encontraron unas notas manuscritas con los nombres de cuatro miembros de ETA, Henri Parot incluido, y con la fórmula que la banda utiliza habitualmente para la fabricación de la cloratita. El tipo intentó comerse los papeles que llevaba encima, pero se los sacaron de la boca a tiempo aunque, eso sí, luego la Policía perdió el original.

Bensmail superó con mucho el esquema de Chabarou porque negó incluso que hubiera tenido nunca en su poder esos papeles. La lástima es que, como está procesado por ese asunto, tiene derecho a no autoinculparse. Así que no había nada que hacer, por lo tanto. Visto lo visto, el juez no podía por menos que suspender la sesión.

victoria.prego@el-mundo.es

Etiquetas: ,



Lea mas

 

Velando armas

 

26-04-07



EL BLOC DE

Velando armas


Luis del Pino

Interdist. Ha declarado Bárbara Bonilla, empleada de Interdist, una de las empresas que, supuestamente, participó en la cadena de comercialización de ciertas tarjetas telefónicas de la trama. Se supone que al locutorio de Lavapiés llegaron 200 tarjetas en los días inmediatamente anteriores al 11-M, pero la Policía sólo investigó a fondo, inicialmente, 30 de esas tarjetas. En las declaraciones iniciales de los dueños de Interdist ante la Policía, nadie mostró excesivo interés por las otras 170 tarjetas. Al investigarlas, muchísimos meses después, aparecieron llamadas efectuadas por esta empleada de Interdist, que resultaron ser las llamadas de activación de las tarjetas. La Policía la tomó declaración y esta empleada comunicó que su empresa apuntaba en un cuaderno el IMEI y el número telefónico de todos los teléfonos y tarjetas vendidos a cada cliente. Como es lógico, la Policía volvió a llamar a declarar al dueño de la empresa, que dijo con toda naturalidad que aquellos cuadernos habían sido destruidos. Hoy, Bárbara Bonilla ha mencionado la existencia de esos cuadernos y el juez Bermúdez ha pedido que se buscaran. Me temo que la gestión será infructuosa, señor juez: los cuadernos ya no existen. O, al menos, eso es lo que nos dice el sumario.

Entre bastidores. A lo largo de las últimas semanas, hemos visto cómo los abogados de las acusaciones y defensas que apoyan la versión oficial han renunciado a multitud de testigos. ¿A qué se debe esa prisa por acabar cuanto antes el juicio? ¿Se está apostando porque se emita una sentencia salomónica, que en las actuales circunstancias sería todo un triunfo para una versión oficial claramente devaluada? También llaman la atención las argucias para que ciertos testigos no acudan a declarar. A uno de ellos, por ejemplo, la Policía decía que no había podido encontrarle. Al final, han tenido que ser los abogados de la AVT los que han indicado al juez el domicilio de ese testigo.

Etiquetas: ,



Lea mas

 

Muy informado testigo estrella con juez amigo

 

26-04-07



ASI LO CUENTAN

Muy informado testigo estrella con juez amigo


VICTOR DE LA SERNA

La comparecencia de Enrique García Castaño para desmentir todo lo alegado por Agustín Díaz de Mera sobre las relaciones entre islamistas y ETA dominaba evidentemente todas las informaciones de ayer sobre el juicio del 11-M. El tremendo pim-pam-pum permitió expresiones rotundas, como las de Ricardo Coarasa, en 'La Razón': «La situación del ex director general de la Policía se complica por momentos. (...) García Castaño compareció ayer como testigo y desbarató por completo las palabras de su antiguo superior jerárquico». «Lo laminó literalmente. Lo liquidó», afirmaba Victoria Prego en EL MUNDO, señalando además la eficacia escenográfica de un nuevo dúo Sacapuntas: «Las intervenciones, ayer, del comisario de Policía Enrique García Castaño, y del fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, compusieron un dúo que actuó como un conjunto de natación sincronizada que se dio las réplicas con ritmo, con buen estilo homicida y con extraordinaria eficacia».
(.../...)

Por su parte, Pablo Ordaz, en 'El País', pasaba del arte escénico a otro para quejarse de «una mañana dedicada al surrealismo más espantoso», con las preguntas a los policías sobre la existencia o no de sangre en el piso de Leganés tras la explosión del 3 de abril. Y Germán Yanke, en 'ABC', volvía sobre las negaciones de García Castaño para despellejar a... Eduardo Zaplana, ya que el Turia pasa por Valencia: «Miremos un momento fuera de la sala porque el portavoz parlamentario del PP, Eduardo Zaplana, ha hablado de las 'muchas expectativas' para que en el juicio se sepa la verdad. Caramba. Luego vuelve a hablar de una 'versión oficial' del PSOE. Caramba otra vez. Zaplana está virando su nave sin viento, algo que no logran las embarcaciones de la Copa América en Valencia. Resulta que él tampoco dijo que ETA tuviera algo que ver con la masacre aunque lo que dijo es que no tenía pruebas para afirmar eso ni lo contrario. (...) Ha sido su batalla personal, el asunto que ha hecho que organice el grupo parlamentario de un modo y no de otro, su gran tema político».

Luego llegó la exigencia de un careo por parte del hoy eurodiputado Díaz de Mera, y sobre todo lo que EL MUNDO agrega sobre el comisario García Castaño, que hace días tuvo de testigo de su boda a su dilecto amigo Baltasar Garzón, y que declaró también (además de lo de Díaz de Mera) sobre su constante presencia en los grandes momentos conocidos, desde la mochila de Vallecas hasta el piso de Leganés: «El testigo estrella de hoy tuvo, como ha dejado patente en sus declaraciones, una participación destacada en la creación de la versión oficial», escribe Luis del Pino, para el que «las contradicciones han aflorado en cuanto se ha comenzado a rascar». ¿Habremos oído por última vez a este testigo?

Etiquetas: ,



Lea mas

 

«Si no nos vemos, perdón»

 

26-04-07



«Si no nos vemos, perdón»


J. M.

MADRID.- «Si no nos vemos, perdón». Así se despidió Serhane 'El Tunecino' de su amigo Hatem Ghanouid el último día que se vieron, según testificó éste ayer en el juicio.


Ghanouid declaró que, el 5 de marzo, el jefe de la célula islamista que atentó en Madrid le pidió que le acercase a su casa una cantidad de dinero que le debía. El testigo acudió «preocupado», pues la cantidad que llevaba no era suficiente para cubrir la deuda.

«Para mi sorpresa», continuó, «cogió el dinero, me dio un abrazo fuerte, lo que me extraño, y me pidió perdón». «Todo esto lo entendí cuando pasó lo que pasó», señaló Ghanouid, que relató después cómo se despidió de su amigo.

Etiquetas: ,



Lea mas

 

El 'buen salvaje' de Huarte

 

26-04-07



JUICIO POR UNA MASACRE / Análisis de la sesión / A SANGRE FRIA

El 'buen salvaje' de Huarte


DAVID GISTAU

El primer testigo declararía desde Bélgica por vídeoconferencia. Por lo que la sesión arrancó con un «¡Buenos días, Bruselas!» pronunciado por Gómez Bermúdez, que en la sala de prensa fue recibido como si empezara la votación en el festival de Eurovisión. Pero lo que apareció en la pantalla fue una versión barbuda de Remedios Amaya, con los cánticos de los mártires que constituyeron el fondo musical de sus conversaciones grabadas con El Egipcio en sustitución de ay quién maneja mi barca. Mourad Chabarou, como el Abdelkrim Bensmail que compareció por la tarde, tenía el tremendo aspecto de talibán evocado por los vídeos que envía Bin Laden desde la montaña: pasearse así por una calle occidental equivaldría a llevar encima una flecha luminosa con la palabra terrorista. Lo más probable es que, habiendo recibido ya una condena en firme, ambos integristas pudieran relajarse en cuanto a la obligación de pasar desapercibidos en Occidente con vestimentas discretas impuesta por el manual yihadista. Entonces, su aspecto anticipa el que tendrán en la cárcel, si son sentenciados por el 11-M, los islamistas como El Egipcio, Belhadj o El Haski que todavía cultivan el disimulo indumentario y el afeitado apurado.

(.../...)

El manual yihadista también aconseja negar todo a quien se enfrenta a la Justicia. Eso hicieron Chabarou y Bensmail. El primero intentó desactivar todas las frases grabadas por la Policía italiana que comprometen a El Egipcio. Así, el suceso en el que ambos creían que junto a Serhanne también murió el procesado El Morabit habría sido rememorado de un modo tan ajeno a la dialéctica yihadista que lo mismo podría haberse tratado de un accidente de tráfico. Y la frase en que eran encomendados a Alá para que les concediera el Paraíso merecido por los guerreros santos de pronto se convertía en la fórmula rutinaria para despedir a cualquier musulmán extinguido, incluso por muerte natural. Hasta los cánticos del martirio con los que se prodigaban tanto no serían sino inocuos divertimentos, fiebre del sábado noche. Claro que semejantes intentos de exculpar a El Egipcio, dichos por un tipo con esa pinta y con una condena por terrorismo, venía a ser como si Hitler vestido con camisa parda dijera que si levantaba el brazo en Nuremberg era para parar un taxi.

Cuando le tocó a él negar lo obvio, Bensmail intentó convencer al tribunal de que no hubo en su celda la fórmula de la cloratita ni esas referencias escritas a etarras como Parot que le fueron incautadas y, una vez devueltas, al parecer se tragó. Un abogado de la defensa recordó su relación tiernísima con Fernando Huarte, militante socialista, encargado de seguridad en los mítines asturianos del partido y presidente de una ONG pro palestina. Obviamente, el dato no ha de servir como argumento para alimentar ningún tipo de teoría. Pero sí ilustra el empeño típicamente progre de compadecerse por el buen salvaje islámico, pagándole incluso el dentista, porque los prejuicios antisemitas y antiamericanos impiden verlo como lo que es: un terrorista que agradece el trato humanitario y la comprensión euroidiota de sus entuertos, o reventando a 191 de los nuestros en un tren, como hizo Allekema Lamari, suicida en Leganés, amigo y protector de Bensmail. O urdiendo acciones a la libanesa como arrojar cuesta abajo por la calle de Génova un camión cargado de explosivos, como proyectó el propio Bensmail, por cierto, cuando ya las tropas estaban retiradas de Irak.


Etiquetas: , ,



Lea mas

25.4.07

 

Díaz de Mera acusa al policía García Castaño de mentir en el tribunal y solicita un careo

 

25-04-07



Juicio por una masacre / Día 29

Díaz de Mera acusa al policía García Castaño de mentir en el tribunal y solicita un careo

El ex jefe de la UCAO contrajo matrimonio el pasado fin de semana, con el juez Garzón como testigo

MANUEL MARRACO

MADRID.- El ex director de la Policía Agustín Díaz de Mera acusó ayer al comisario Enrique García Castaño, en un escrito dirigido al tribunal, de haber mentido en su comparecencia en el juicio, en la que negó que hubiese hablado de un supuesto informe que vinculaba a ETA con el 11-M. Díaz de Mera también solicitó a los magistrados un careo con el ex responsable de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO).


García Castaño declaró ayer que Díaz de Mera le pidió ayuda porque «estaba muy presionado políticamente». Según el ex director de la Policía, el funcionario parecía dispuesto a prestarle su colaboración hasta que habló con un juez. El juicio se reanuda hoy con la declaración por videoconferencia de un amigo de 'El Egipcio' .(.../...)

Durante su declaración de ayer, García Castaño dijo que no le había dicho «jamás» a Díaz de Mera que el supuesto informe que relacionaba a ETA con el 11-M existiera. No se paró, sin embargo, ahí. Pese a que a lo largo del interrogatorio insistió en que él no conocía los informes elaborados por otras unidades, sí afirmó que «no puede haber» ninguno en esa línea, porque no hay datos para avalar esa relación.

El comisario desmintió al que fue su superior con la misma insistencia con la que le interrogaba el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza. «Jamás le he dicho que haya ni una sola prueba, ni un solo indicio que relacione a ETA con el 11 de Marzo. Nunca». «Nunca jamás le dije que ETA tuviera una relación ni por asomo con el atentado del 11 de Marzo».

El comisario sí hizo una pequeña concesión al que aún considera su «amigo». «Me imagino que tiene tantos datos, tanta información, habla con tantas personas que el hombre se equivocó...», añadió.

Una explicación que no convenció, sin embargo, al ex director de la Policía, que acusó a García Castaño de haber mentido en su declaración ante el tribunal: «Ha faltado en reiteradas ocasiones al juramento prestado. Lo ha hecho cuando ha negado que me hubiera informado sobre la existencia de un informe que hablaba de las conexiones entre ETA y los islamistas. Lo ha hecho cuando ha relatado la primera conversación que mantuvo conmigo la tarde del 28 de marzo, después de mi declaración. Lo ha hecho cuando ha puesto en mi boca palabras que nunca pronuncié relativas a la existencia de 'presiones políticas'. Y lo ha hecho cuando ha indicado que yo le pedí decir algo distinto de la verdad», sostiene el eurodiputado popular.

«Ante tan flagrante cúmulo de falsedades», dice el escrito enviado desde Estrasburgo por el actual eurodiputado del PP, «considero que contrastar las dos versiones de los hechos podría contribuir a demostrar la veracidad de la información que he proporcionado».

Díaz de Mera añade en la misiva que García Castaño le habló «por primera vez» el día 28 de marzo de que «el informe 'manipulado'» estaba «incorporado al sumario». «Sus primeras palabras [ese día] fueron 'estoy dispuesto a ir a la cárcel por ti por revelación de secretos'».

Sin embargo, el ex director de la Policía relata que en posteriores conversaciones se produce un cambio radical de actitud: «Me dice que diga todo lo que quiera y haga lo que quiera menos facilitar su identidad. En la tarde del 29 de marzo me indica que va a recibir el asesoramiento de un juez y que me comunicará lo que decide. Y, en la tarde del 30 de marzo, llamó a uno de mis hijos para decirle que le habían recomendado no tener comunicación conmigo y que lo sentía mucho».

Díaz de Mera habló por primera vez de ese documento en una entrevista en la cadena Cope. Ya como testigo, confirmó al tribunal del 11-M que una fuente suya le había dado noticias de un informe que mostraba esa relación y que, por ello, se había «manipulado» antes de hacerlo llegar al juez. Pero se negó a revelar el nombre de la fuente, lo que le ha costado que la Sala inicie los trámites por un presunto delito de desobediencia grave. Finalmente, informó de que se trataba del comisario García Castaño, que ayer compareció ante el tribunal.

El testigo explicó que hablaba «muchas veces» con Díaz de Mera y que «solía» pedirle su opinión sobre ciertos asuntos. Ayer hizo referencia a cuatro conversaciones concretas en las que ambos hablaron de la relación entre ETA y los atentados. Una al día siguiente de la masacre, otra después de que el ex director de la Policía interviniera en la Cope y dos después de la comparecencia de éste ante el tribunal.

La primera ocasión llegó cuando habló de las líneas de investigación. «El día 12 [Díaz de Mera] me pidió opinión. Le dije que no teníamos ni pruebas ni indicios que dirigieran la investigación hacia ETA. La respuesta fue que teníamos su apoyo y que tiráramos para adelante fuese lo que fuese, opinaran lo que opinaran otras personas».

Volvieron a hablar sobre el asunto tras la entrevista radiofónica. «Hablé con él varias veces y le concreté datos cuando me preguntaba. Yo le decía: 'Agustín, no hay ninguna relación'», añadió García Castaño.

El pasado 28 de marzo, acorralado entre revelar la fuente y desobedecer al tribunal, Díaz de Mera le volvió a llamar. «Me dice que se encontraba presionado políticamente». «Me pidió que le ayudara. Le dije que es mi amigo, pero que no podía decir algo que no es cierto», concluyó el comisario Enrique García Castaño.



Etiquetas: , ,



Lea mas

 

Sistema para activar bombas con móviles

 

25-04-07



Sistema para activar bombas con móviles

M. M.

MADRID.- «¿Analizó usted el sistema elaborado por Elgorriaga Kunze en 2003 para utilizar móviles en las bombas?». La pregunta del abogado José Luis Abascal fue mucho más directa que la respuesta: «No recuerdo ahora mismo. No recuerdo», dijo García Castaño tras pedirle al letrado que repitiera la pregunta.


El presidente del tribunal no permitió la siguiente pregunta del defensor de Jamal Zougam y Basel Ghalyoun. «¿Entonces no habría un informe comparativo entre ese sistema y el aparentemente empleado el 11-M?». «¿Dónde está ese estudio?», interrumpió Gómez Bermúdez, «¿Existe? Si no está en el sumario, no existe. Otra pregunta». (.../...)

Según publicó EL MUNDO, ETA desarrolló a mediados de 2003 un sistema de activación de bombas con móviles muy similar al del 11-M. Esa información fue transmitida por la policía judicial francesa antes de los atentados. Tras varios meses de trabajo, un cuerpo especial antiterrorista francés captó como topo a una persona que regentaba una pequeña tienda de electrónica y que en ocasiones realizaba trabajos para ETA. Según su relato, en junio de 2003 la banda le pidió ayuda. Fue llevado con los ojos vendados a una vivienda con una especie de taller donde estaba Tomás Elgorriaga Kunze, ingeniero responsable del aparato de electrónica de ETA.

Según el confidente, Elgorriaga le mostró un teléfono que había dentro de una bolsa, un Alcatel modelo One Touch Easy que había sido modificado. De su parte inferior salían dos cables. Le explicó que el sistema servía «para activar una bomba a distancia y evitar la inhibición de frecuencia». Es decir, consistía en usar el móvil como temporizador, además de como iniciador.






Etiquetas: ,



Lea mas

 

La Policía llegó al piso de Leganés y preguntó por «Pepe»

 

25-04-07



JUICIO POR UNA MASACRE / Las declaraciones

La Policía llegó al piso de Leganés y preguntó por «Pepe»

Según Castaño, una voz con acento árabe respondió que «allí no había» nadie llamado así

MANUEL MARRACO

MADRID.- Antes de que Díaz de Mera lo señalara como su fuente, el comisario Enrique García Castaño ya había sido llamado a declarar ante el tribunal por otro asunto. Como responsable de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO), él fue quien inició las investigaciones del móvil encontrado en la mochila de Vallecas.


Respecto a los datos de la tarjeta comunicados por el jefe de Seguridad de Amena el mismo día 12 de marzo, explicó que él no sabía si había o no mandamiento judicial, porque solicitarlo no era responsabilidad de su unidad. A preguntas del abogado Juan Carlos Rodríguez Segura, el testigo explicó que la UCAO se limitaba a tareas prácticas de investigación en apoyo a todos los demás grupos de la Comisaría General de Información. (.../...)

También dijo que hombres de la UCAO acudieron en la tarde del día 12 de marzo a la tienda que, a su vez, había vendido la tarjeta al locutorio de Jamal Zougam. Se presentaron como clientes y comprobaron que el matrimonio indio que lo regentaba no estaba muy dispuesto a darles información.

Pese a que todo lo relacionado con la tarjeta era «prioritario» y «urgente», la Policía no interrogó al matrimonio hasta la tarde del día siguiente. Aunque su unidad no era responsable de las detenciones, intentó justificar por qué se dejó pasar un día. «No se criminaliza al que vende las tarjetas», dijo. Peor suerte corrieron otros indios que vendieron los terminales. Acabaron detenidos e imputados.

Castaño dijo que sus hombres no se llevaron ese día una fotocopia de la compra de un lote de tarjetas, pese a que así lo han asegurado otros testigos: «Nuestra misión era centrar el local y pasar la información a la UCIE».

Siguiendo el rastro de las tarjetas, él mismo llegó, junto a un comisario de la UCIE, hasta el piso de Leganés. Fue en torno a las 14.00 horas, a través de un número fijo que correspondió «a una especie de inmobiliaria».

García Castaño explicó lo que sucedió una hora después: «Van funcionarios al portal, tocan el timbre del piso y preguntan por Pepe. Les responde un ciudadano con acento árabe que allí no hay ningún Pepe. En ese momento están los funcionarios en el portal y baja Abdelmajid Bouchar con una bolsa de basura. Y es cuando se producen la huida, los gritos y los disparos». El comisario no estuvo en Leganés el 3 de abril. Se encontraba en Parla, en cuya comisaría se presentó esa tarde el hermano de Abdenabi Kounjaa. Decía que su hermano le había llamado diciéndoles que se iba a suicidar y quería que los agentes le llevasen al piso para convencerle de que no lo hiciera. La Policía desechó esa posibilidad.



Etiquetas: , , ,



Lea mas

 

La cuñada de 'El Chino' testifica que estuvo con él en Morata el 13-M

 

25-04-07




JUICIO POR UNA MASACRE / Las declaraciones

La cuñada de 'El Chino' testifica que estuvo con él en Morata el 13-M

Contradice a su hermana Rosa, que dijo al tribunal que su marido estuvo en Asturias tras los atentados y que no volvió hasta el día de las elecciones

JOAQUIN MANSO

MADRID.- Mariana Aguayo, la cuñada de El Chino, contradijo ayer la declaración ante el tribunal que prestó su hermana Rosa (esposa del islamista) ante el tribunal del 11-M, al afirmar que ambas visitaron la finca de Morata de Tajuña el 13 de marzo, dos días después de los atentados. Rosa había dicho que, tras la matanza, El Chino la llamó para decirle que se iba a Francia, aunque posteriormente le matizó que se quedaba en Asturias, y que no volvió hasta el día 14.


A preguntas de la abogada de la AVT Manuela Rubio, Mariana aseguró que el día 13 acudió «con mi hermana y con Jamal a la casa [de Morata] porque nos la iba a enseñar. Estuvimos poco tiempo, enseguida nos fuimos». Según dijo, no vieron a nadie, aunque precisó que supo «que había gente, porque [El Chino] nos dijo: 'Esperad en el coche', entró, y entonces dijo que estaban rezando en la habitación». (.../...)

Rosa sí había descrito al tribunal una visita a la finca con esas características, pero la situó en febrero, antes de los atentados.

Posteriormente, declaró el padre de ambas, Francisco Aguayo, que sí corroboró otro viaje a la finca el 19 de marzo de 2004, para celebrar con Jamal el Día del Padre, como había relatado Rosa al tribunal. Francisco dijo que le llamó la atención que había «mucha porquería, mucha guarrería, muchos fuegos encendidos».

Coincidió con su hija Mariana en que ninguno de los dos recordaba si El Chino había llamado a Rosa el 3 de abril, justo antes de suicidarse, pero no en su apreciación de si era religioso o no: para el padre sí; para Mariana, no. Eso sí, nunca les pareció un radical.

También ayer, testificó Mohamed Needle Acaid, el propietario de la finca, que se encuentra en prisión por pertenecer a la célula española de Al Qaeda, y hombre de confianza de Abu Dahdah.

Dijo que desconocía a quién le había alquilado su mujer la casa mientras él estaba en la cárcel (desde 2001). Según el sumario, el primer inquilino fue Mustafá Maimouni, encarcelado en Marruecos como responsable de los atentados de Casablanca de mayo de 2003; el segundo, Yusef ben Sellah, el nombre falso que utilizaba El Chino.


Etiquetas: ,



Lea mas

 

Una de policías (científicos) y de etarras

 

25-04-07



ASI LO CUENTAN

Una de policías (científicos) y de etarras

VICTOR DE LA SERNA

Carlos Corrales, comisario general de la Policía Científica cuando los atentados del 11-M, fue un testigo estelar el lunes en la reanudación del juicio. Los testimonios de la Policía Científica han dado lugar a informaciones bien diferentes...


Así, Luis del Pino, en EL MUNDO, resaltaba que uno de sus miembros, que participó en el registro de la furgoneta Kangoo a su llegada a Canillas, «ha confirmado que a él le entregó la furgoneta un compañero de Información una hora después de la llegada real de ese vehículo al complejo policial -su informe especifica las 15.30 horas-». Y agrega el analista: «¿Qué tenía la furgoneta cuando él la vio? Pues no ha quedado muy claro: primero ha afirmado que en la zona de carga había 'cuatro cositas dispersas'. Luego, a preguntas del juez, ha reconocido el listado de 100 objetos que está incluido en el sumario. ¿Cuatro cositas o 100 objetos? Porque las dos cosas parecen difícilmente compatibles». Un comentario editorial, en este periódico, remarcaba otro aspecto: el testimonio de Corrales «arrojó aún más sombras sobre la conducta del entonces jefe de los Tedax, Sánchez Manzano» en torno a las muestras de explosivos. (.../...)

Pero Ernesto Ekaizer, en 'El País', escoge otro ángulo, el de los falsos suicidas, claro, y ve el final del túnel de aquellas proclamas falsas de la 'Ser': «El entonces comisario explicó algo de sentido común. Tras conocer que la existencia de la Renault Kangoo en Alcalá, ordenó su traslado a Canillas, y al saber que se había encontrado una cinta con versos coránicos dio instrucciones a sus colaboradores que se ocupaban de identificar los cadáveres para que vieran si había entre ellos terroristas suicidas a través de la aparición de ciertas sustancias. Explicó Corrales que ordenó esto por saber a través de los datos procedentes de la Policía de otros países la presencia de esos suicidas en atentados islamistas. También, dijo, habló sobre esta hipótesis -que no hecho comprobado- con la responsable del Instituto Anatómico Forense y se lo señaló al subdirector general operativo, Pedro Díaz-Pintado. Luego la hipótesis quedó descartada. Lo que no puede ser, no puede ser, y además es imposible».

En 'ABC' se resalta la firmeza de Corrales, que «no titubeó en sus respuestas, incluso en las que criticó la actuación del servicio de desactivación de explosivos». 'La Razón' saca su conclusión: «El desconcierto posterior a los atentados volvió a quedar ayer en evidencia en el juicio».

El interrogatorio de etarras fue el otro elemento fuerte del lunes. Jesús Zarzalejos expresaba así lo obvio en ABC: «Era realmente ilusorio esperar de Parot, Badillo y Vidal otra cosa que no fuera secundar el desmentido de ETA a su participación en el 11-M». Y Pablo Ordaz, en El País, aprovechaba para reiterar su habitual escarnio de la AVT: Abogado de víctimas llama señor a etarra, se titulaba su crónica.



Etiquetas: ,



Lea mas

 

"Fuego a discreción, que no haya supervivientes". Victoria Prego

 

25-04-07



PREGUERIAS

Fuego a discreción, que no haya supervivientes

VICTORIA PREGO

Lo sucedido por la tarde en la sala del juicio puso la pimienta a una jornada que había empezado plúmbea y sin sentido, pero en el ánimo de la mayoría de los presentes dejó una sensación amarga, como de lapidación de un cadáver ante el César para su mayor solaz. Aunque ahora parece que el cadáver se ha revuelto contra su matador y anuncia venganza.


Las intervenciones, ayer, del comisario de Policía Enrique García Castaño, y del fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, compusieron un dúo que actuó como un conjunto de natación sincronizada que se dio las réplicas con ritmo, con buen estilo homicida y con extraordinaria eficacia. La cosa consistía en desmentir a Agustín Díaz de Mera, el que fue director general de la Policía con el Gobierno Aznar, que hace unos meses cometió la inaudita imprudencia de acudir a la radio a denunciar la supuesta existencia de un supuesto informe, supuestamente encargado por el que fue comisario general de Información, Telesforo Rubio, en el que supuestamente se indicaba la conveniencia de indagar posibles indicios de vínculos entre ETA y los islamistas. Informe que, supuestamente, había sido modificado por orden del propio Rubio de modo que lo que se dijo finalmente en el mentado informe fue, justamente, que no existía ni por asomo el más mínimo indicio de tales vínculos. Hasta aquí la hemorragia verbal de Díaz de Mera en la emisora de radio, sostenida en esencia hace unos días ante el tribunal. (.../...)

Díaz de Mera decía tener una fuente de primera para decir lo que dijo. Bueno, pues la Fuente declaró ayer. Y no es que desmintiera a su antiguo superior: es que no dejó opción a que ni una sola brizna de lo declarado por el otro ante el tribunal pudiera, aunque fuera tambaleándose, mantenerse de pie. Lo laminó literalmente. Lo liquidó.

Jamás. «Jamás» fue la palabra que la Fuente repitió una y otra vez para dejar claro que de ninguna de las maneras él le contó a quien aún llama «su amigo» lo que «su amigo» se lanzó luego a contar a toda velocidad y sin frenos. O con los frenos convenientemente limados para la ocasión. Fuego a discreción. No hay supervivientes porque no estamos ante el clásico dilema de echar a pelear la palabra de García Castaño contra la de Díaz de Mera. Sucede que, al no poder probar lo que dijo, el antiguo director general se ha quedado desnudo y solo en mitad del descampado, centro inerme de una diana contra la que cualquiera puede disparar.

Y a eso, a disparar, se dedicó precisamente el fiscal Javier Zaragoza, que tuvo una intervención destinada de forma prioritaria a triturar políticamente a su objetivo. Lo desagradable de la escena vivida ayer estuvo en la evidencia de que, desde el punto de vista del proceso, el asunto del monumental patinazo de Díaz de Mera no tiene gran relevancia, aunque sí la tenga, y mucha, en las trincheras de los partidos. Ya se sabe que para el PSOE es importante mantener que el PP mintió hace tres años y que sigue mintiendo hoy en día sobre el mismo tema. Lamentablemente, el fiscal se comportó como si fuera el representante legal del PSOE en la causa y en fiel cumplimiento de su estrategia política. Y no tenía por qué, porque el Ministerio Público está para defender la aplicación de las leyes, no para hacer de ventrílocuo de ninguna estructura de poder. El espectáculo, por eso, resultó feo. Tanto, que, en el estrado, los letrados compartieron en voz alta su estupor.



Etiquetas: , ,



Lea mas

 

El bloc de Luis del Pino.: Las piezas del 'puzzle'

 

25-04-07



EL BLOC DE

Las piezas del 'puzzle'

Luis del Pino

UCAO. Hoy ha declarado Enrique García Castaño, el que fuera jefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo durante el 11-M. La comparecencia no ha podido dar más de sí. Por fin podemos ir completando el puzzle de lo ocurrido. Fue este comisario quien recibió de manos de Jesús de la Morena la tarjeta de la mochila de Vallecas a las 10.30 horas del 12-M. Fue él quien llamó a José Domingo Río, jefe de seguridad de Amena, para encargarle que averiguara cuál había sido la ruta de comercialización de aquella tarjeta. Fueron sus hombres los que acudieron, en la tarde del 12-M, a Sindhu Enterprise, supuestamente con el encargo de determinar a quién vendieron aquellos hindúes la tarjeta maldita. Fue él quien dirigió las pesquisas que permiten centrar la atención en un teléfono que termina llevando a Trashorras y a la trama asturiana. Fue él quien localizó, junto a un miembro de la UCIE, el piso de Leganés, siguiendo el rastro de la trama telefónica. Vamos, que el testigo estrella de hoy tuvo, como ha dejado patente en sus declaraciones, una participación destacada en la creación de la versión oficial. (.../...)
Patinazos. Las contradicciones han aflorado en cuanto se ha comenzado a rascar. García Castaño ha repetido la patraña de que las detenciones se retrasaron al 13-M porque unos hindúes no quisieron cooperar el día anterior, pero se le ha cogido en renuncio al pedirle que explicara qué pasó. Según él, sus hombres fueron a indagar la tarde del 12-M como simples clientes. Pero entonces, ¿por qué dice que no querían cooperar, si no se presentaron como policías? La declaración choca, además, con lo que los propios hindúes dijeron ante el tribunal: que dos policías se presentaron en la tienda aquella tarde del 12-M e incluso se llevaron fotocopia de una factura. Ha confirmado también García Castaño que se sabía la ubicación del piso de Leganés a las 12.00 horas del 3 de abril. Pero entonces, ¿por qué nadie dio aviso a los GEO aquella misma mañana, para que estuvieran preparados? ¿Quién quería que la operación de Leganés cogiera a los GEO por sorpresa?


Etiquetas: , ,



Lea mas

 

A SANGRE FRIA:Si no tienes soniquete.

 

25-04-07



A SANGRE FRIA

Si no tienes soniquete

DAVID GISTAU

A su rostro barbado y algo hirsuto le pega más la versión quebrada de Joe Cocker que la original de los Beatles. Pero, en todo caso, Agustín Díaz de Mera llevaba cantando «con una pequeña ayuda de mis amigos» desde que él mismo se empantanó el pasado día 28 de marzo cuando mencionó el supuesto informe que vinculaba a ETA y el 11-M con una torpeza apenas redimida por llamadas al honor y demás sustentos de un andar vertical. Dispuesto a sacar el pie de la trampa para osos que había pisado, Díaz de Mera le tarareó la canción por teléfono a su amigo Enrique García Castaño, jefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) durante los atentados, para que aceptara desempeñar ante el tribunal el papel de garganta profunda, aunque fuera a costa de obviar sus propios conceptos sobre el honor y otros detallitos sin importancia como que el famoso informe no existe.


Al contrario: «A Agustín», declaró García Castaño, «siempre le dije que ni por asomo había relación alguna entre ETA y el 11-M. Se equivoca, confunde los datos». (.../...)

La pequeña ayuda de amigo que, por tanto, García Castaño habrá prestado a Díaz de Mera es atribuir «el lío» de resonancias políticas montado a un error y no a una intención aviesa, intoxicadora. Lo cual apenas salva del ridículo al ex-director de la Policía, que ahí se queda colgado de la brocha con su rapsodia de los que custodian el muro a lo Jack Nicholson en Algunos hombres buenos, y cuya participación en el juicio, ya que estamos musicales, queda descrita en esta otra pieza de Paco de Lucía: «Si no tienes soniquete, pa qué te metes».

La reticencia de García Castaño a sacrificarse como fuente, a pesar de la cual alberga la esperanza de que la amistad perdure sin intervenciones reconciliadoras de Isabel Gemio, retrata a un funcionario excepcional por su afán de mantenerse al margen de maniobras políticas. Forjado por tres décadas de lucha antiterrorista, García Castaño es casi el primer buen policía con mando de los que pasan por el juicio. El primero que no se refugió en un discurso disperso y concebido para tapar negligencias y desidias, sino que trazó un relato minucioso de su actuación en todo aquello que era de su responsabilidad y la de sus hombres. Y a fe que cuanto pertenecía a su jurisdicción fue resuelto con eficacia y con una rapidez imprescindible cuando «quedaba suelta gente sin control y con explosivos, gente que sin duda iba a intentar cometer otro atentado». No fue sólo la tarjeta de Amena que le llevó hasta Jamal Zougam. Fue sobre todo la intuición respecto de un número telefónico investigado que le permitió ubicar el piso de Leganés justo cuando Bouchar sacaba la basura y antes de que los terroristas que lo habitaban pudieran cumplir el proyecto de «volar el Bernabéu» o las torres Kio, por mencionar sólo dos de los que están documentados. El juicio ha dejado indicios de negligencias tan groseras que, a veces, parecen voluntarias, y de pruebas sobrevenidas con las que se esbozan otros funcionarios que sí entraron en juegos políticos. Hacía falta que la placa la limpiara un tipo como García Castaño, mando extraño para lo que nos tienen acostumbrados los otros comparecientes, porque no sólo hizo su trabajo, sino que además se negó a meterse en intereses políticos aunque se lo pidiese un amigo.


Etiquetas: , ,



Lea mas

 

Es necesario un careo entre Castaño y De Mera

 

25-04-07




Impresiones

Es necesario un careo entre Castaño y De Mera


El testimonio del comisario Enrique García Castaño fue sin duda el plato fuerte de la sesión de ayer en el juicio del 11-M. El hecho de que fuera el fiscal jefe Zaragoza y no su colega Olga Sánchez quien lo interrogó es un síntoma inequívoco de lo que el Ministerio Público quería sacar de su declaración: dejar como un mentiroso al ex director general de la Policía, Agustín Díaz de Mera, que había señalado a García Castaño como la fuente que le habló de la manipulación de un informe sobre las relaciones entre ETA y los islamistas. (.../...)
Lejos de admitir este extremo, el comisario aseguró que nunca dijo una cosa así y que nunca hubo «ni pruebas ni indicios» que relacionen a ETA con la masacre. Díaz de Mera respondió ayer a este testimonio con una nota en la que solicita al tribunal un careo que clarifique las contradicciones entre su declaración y la de García Castaño, y aporta nuevos detalles de su relación con él. Asegura que el mismo día que compareció ante el juez, el comisario le dijo que estaba dispuesto a ir a la cárcel por él, al día siguiente le indicó que iba a recibir asesoramiento de un juez y al tercer día le comunicó a través de su hijo que le habían recomendado cortar toda comunicación. En este sentido, resulta muy significativo que uno de los testigos de la reciente boda del comisario fuera precisamente el juez Garzón, cuyas posiciones en torno a la instrucción y al sumario del 11-M son sobradamente conocidas.

Etiquetas: ,



Lea mas

24.4.07

 

El ex jefe de la Policía Científica dice que no se cumplieron los protocolos al analizar los explosivos

 

24-04-07



Juicio por una masacre / Día 28

El ex jefe de la Policía Científica dice que no se cumplieron los protocolos al analizar los explosivos

MANUEL MARRACO

Los etarras de la 'caravana de la muerte' negaron ayer toda relación con el 11-M, pero también dijeron que no recordaban ni adónde iban ni qué explosivo llevaban. Más amnesia: la de los Tedax, que, según el entonces máximo responsable de la Policía Científica, se olvidaron del protocolo al analizar los explosivos.


MADRID.- El máximo responsable de la Policía Científica cuando se produjo el 11-M tuvo que advertir a los Tedax que la forma en la que les estaban enviando los restos recogidos en los trenes no permitía acreditar la cadena de custodia.

Según declaró ayer el ex inspector jefe Carlos Corrales, en los días posteriores al atentado los vestigios les fueron llegando sin especificar, por ejemplo, dónde se habían localizado y quién los había recogido. «Uno de los principios de Policía Científica es hacer siempre constar dónde, cómo, por qué, quién lo ha recogido y en qué circunstancias, precisamente para poder garantizar la cadena de custodia», declaró.
(.../...)

Al margen de la crítica a la unidad que entonces dirigía Juan Jesús Sánchez Manzano, el testigo eludió su responsabilidad por una actuación que, además de forzar la destitución del comisario jefe de los Tedax, obligó al tribunal del 11-M a ordenar una pericial sobre los explosivos tres años después de la masacre.

Entre otras cosas, Corrales no aclaró si era su unidad la que tenía que realizar los análisis definitivos de los focos, y si para ello estaba obligada a pedir los restos a los Tedax.

El abogado de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) Juan Carlos Rodríguez Segura le preguntó si había recibido algún informe que señalase el «explosivo concreto» usado en la masacre. «No, yo no entro en eso, y en aquel momento mis técnicos de lo único que me informan es de componentes. Creo que a quien compete atribuir el explosivo es a los Tedax, que son los que deben decir cómo está compuesto el artefacto y qué componentes tiene...». Lo confuso de la respuesta llevó al letrado, que actuaba en nombre de la acusación particular de Angeles Pedraza, a preguntar si no era la Científica la encargada de realizar los análisis.

De nuevo con rodeos, el inspector jefe respondió que, «normalmente», en los atentados, la Policía Científica y los Tedax se repartían los restos que se iban a investigar. Y añadió: «Muchas veces, a posteriori, era la propia autoridad judicial la que nos decía que ampliáramos esos informes, e imagino que así se produciría en este supuesto...».

En este caso no fue así, aunque el testigo podría alegar que dejó de ser responsable de la Policía Científica tres meses después de la masacre. Su sustituto fue Miguel Angel Santano, imputado por la presunta falsificación de un informe pericial del 11-M para hacer desaparecer una mención a ETA.

Corrales no tuvo noticia de ningún informe sobre explosivos hecho por los Tedax el 11-M. El único del que fue informado fue del realizado al resto de explosivo hallado en la Kangoo, a una muestra patrón de Goma 2 y a una sustancia pulverulenta recogida junto a los trenes. «En los días posteriores», explicó, «se reciben más muestras, hasta que en algún momento digo que no estoy dispuesto a seguir recibiendo muestras donde no se me especifica dónde han sido recogidas ni cómo han sido recogidas ni qué tipo de muestra es».

«¿Sabe si se realiza en las primeras 24, 36 o 72 horas algún informe que pase después a su comisaría sobre los restos de explosivo?», insistió el letrado. «Yo tengo conocimiento de que se envían muestras sin especificar dónde son recogidas ni en qué consisten», repitió el testigo.

La chapuza de los Tedax llegó a oídos de los superiores de Corrales. «En una reunión del director [de la Policía, Agustín Díaz de Mera] y el subdirector general Operativo [Pedro Díaz-Pintado], me preguntan de dónde vienen las muestras y les digo que lo ignoro, que se les ha pedido reiteradamente a los Tedax que nos lo indicaran. Y el subdirector vuelve a hacer hincapié en que se nos faciliten todos los datos de cómo se han recogido».

Tanto Díaz de Mera como Díaz- Pintado ya han declarado ante el tribunal. Entre otras cuestiones, para aclarar si el mismo 11-M alguien informó de que se había empleado el explosivo habitual de ETA. Corrales también tuvo que responder sobre ello. «¿Alguien le dijo a usted el 11-M que se había empleado Titadyn con cordón detonante?». Le costó, pero, tras varias explicaciones, afirmó que «nadie, en ningún momento», le había hecho ese comentario.

Cuando le preguntaron por qué su unidad no había pedido muestras de los focos para analizar, respondió así: «Mire usted, yo tardé una semana en llegar a mi domicilio. Con el equipo de antropología estuve intentando identificar lo más rápidamente a las víctimas. Yo no me podía partir entre el Ifema, mi despacho...».

Durante toda la declaración, Corrales marcó distancias con la unidad de Sánchez Manzano. En los atentados, dijo, ambas unidades trabajaban juntas, «aunque cada una su función, y la prioritaria de Policía Científica era recoger efectos y retirar cadáveres para su posterior identificación». «Además, yo no podía dar instrucciones a los Tedax porque pertenecían a otra comisaría general», añadió.

Etiquetas: ,



Lea mas

 

Pago en efectivo de la multa y papeles falsos

 

24-04-07



Pago en efectivo de la multa y papeles falsos


MADRID- El agente de la Guardia Civil número E-68411-L declaró ayer que multaron a Jamal Ahmidan, 'El Chino', por exceso de velocidad, pero que no procedía el registro del coche puesto que no se percibió irregularidad alguna. Al parecer, esta multa se le impuso a 'El Chino' en su viaje de regreso de Asturias a Madrid, cuando iba con el maletero del Toyota Corolla lleno de explosivos con los que posteriormente se cometieron los atentados. El guardia civil relató que un día que no recuerda, que en su declaración dijo que era finales de febrero, en la Nacional 623 a la altura de la provincia de Burgos el radar detectó un vehículo que iba a gran velocidad. Lo detuvieron y procedieron a identificar al conductor, que mostró un pasaporte belga con el nombre de Youssef Ben Salah, uno de los documentos que usaba Jamal Ahmidan. Se le multó por el exceso de velocidad y, al ser ciudadano extranjero, tuvo que dejar un depósito al no poder acreditar su residencia en España. Fue entonces cuando, según el testigo, Ahmidan sacó un sobre de la guantera que contenía bastante dinero y abonó la sanción. El agente señaló que «sólo» le multaron porque no procedía que le registraran el vehículo, ya que no había cometido irregularidad alguna que le llevara a tal extremo. Sobre los papeles del vehículo, que no se correspondían con la identidad de 'El Chino', el agente aclaró a la sala que la documentación de un vehículo corresponde al dueño y no al conductor. A preguntas de un abogado de la acusación, el testigo aclaró que no recibió «ninguna instrucción para que dejara libre el vehículo».

Etiquetas: ,



Lea mas

 

¿Qué importancia tienen las cosas sin importancia?

 

24-04-07



PREGUERIAS

¿Qué importancia tienen las cosas sin importancia?


VICTORIA PREGO

Eran las estrellas de la jornada, estrellas tan tenebrosas como Landrú lo fue en el juicio contra él por haber asesinado a 11 mujeres, o como Hannibal Lecter lo era en las películas que tanto éxito tuvieron hace años.


Los tres terroristas de ETA que comparecieron ayer eran esperados con verdadera expectación: no se sabía qué podrían hacer o decir estos sujetos, dos de los cuales cumplen condena de 22 años por intentar atentar en Madrid con una furgoneta cargada con 500 kilos de explosivos, y el otro está condenado a 5.000 años de prisión por haber asesinado a 82 personas. Se temía que pudieran montar un espectáculo de agresión como los que estos asesinos suelen ofrecer en la Audiencia, o que se negaran a responder a las preguntas de los letrados, o que anunciaran que no reconocían al tribunal. Había tensión en la sala cuando el presidente mandó llamar al primero de ellos. Muy pocos minutos más tarde, supimos que Gómez Bermúdez no estaba dispuesto a tolerar la más mínima cuchufleta a cargo de estos individuos que, aunque sean unos asesinos, comparecían ayer como testigos y no como acusados. De modo que le paró los pies con contundencia a Gorka Vidal, volvió a hacerlo con Irkus Badillo y advirtió del asunto de antemano a Henri Parot, que ni siquiera intentó sacarlos del plato.

(.../...)

Nadie esperaba, claro, que los etarras fueran a descolgarse con un «no sigan ustedes buscando, que los del 11-M fuimos nosotros», de modo que por ahí no hubo sorpresa alguna. Sí se pudo constatar, sin embargo, que, si algo tuvieron interés los tres en dejar sentado ante la sala, fue, precisamente, que el crimen masivo de Atocha no tenía nada que ver con ellos. Eso fue lo único que se molestaron en formular con total claridad en una comparecencia que discurrió rápida como el rayo. Poco había que preguntarles y poco iban ellos a declarar. Y, aunque esta vez no hablaron en nombre de la banda sino en el suyo propio, no hubo lugar a dudas de lo que querían que quedara por escrito: «No tenemos nada que ver con los islamistas». De todo lo demás, los terroristas de ETA se limitaron a exhibir silencio y un desdeñoso y artificial olvido de todas sus tropelías. Es evidente que, oído lo oído, el tribunal valorará los hechos por encima de sus testimonios pero también hay que sopesar el significado de su voluntad de hablar de ese aspecto, y sólo de ese aspecto, de la cuestión.

El resto de la jornada de ayer se perdió entre comparecencias absurdas de testigos que no tenían nada que decir y a los que no había nada que preguntar, y un sinfín de informaciones de menudeo. Pero de un menudeo cuajado de contradicciones pequeñas, de incógnitas minúsculas y de detalles desperdigados que pueden, o bien ser ignorados o, al contrario, ser considerados muy relevantes por el tribunal. Por ejemplo: si un policía declara que la furgoneta Kangoo estaba casi vacía, a continuación precisa que tenía «cuatro cositas» y, después de que el presidente mande sacar la lista con el centenar de objetos que se extrajeron de ella en Canillas, declara que sí, que esas son las «cuatro cositas» de que habla, se pueden hacer dos cosas. Una, pensar que este señor no conoce el significado de las palabras y no dar al tema mayor importancia. La otra, concluir que está intentando escurrir el bulto o, directamente, mintiendo.

Si asistimos a una confusa declaración policial que acaba explicándonos que fue el juez -en este caso Grande-Marlaska- quien ordenó destruir ciertas notas policiales que recogían información proporcionada por el confidente 'Cartagena', el asunto se puede considerar relevante o irrelevante, independientemente del valor que pueda tener el contenido de las notas desaparecidas. Notas que, por orden del juez, a partir de mañana se van a intentar rescatar. Y si escuchamos al máximo responsable entonces de la Policía Científica confesar que desde el laboratorio de los Tedax se le enviaban muestras de explosivos sin concretar de dónde procedían ni cuándo ni cómo habían sido obtenidas, podemos echarnos las manos a la cabeza o dictaminar que son los fallos naturales de una situación de crisis como la vivida y pasar a otra cosa, mariposa.

De la valoración de cuestiones como éstas, que pueden resultar importantísimas o, por el contrario, inútiles para la causa, estará tejida en su día la sentencia del tribunal juzgador.

Etiquetas: ,



Lea mas

 

Bermúdez reclama a Garzón dos notas con informes de 'Cartagena'

 

24-04-07



JUICIO POR UNA MASACRE / Las declaraciones

Bermúdez reclama a Garzón dos notas con informes de 'Cartagena'


No fueron aportadas al sumario del 11-M, aunque un inspector declara que se enviaron a su juzgado

JOAQUIN MANSO

MADRID.- El presidente del tribunal que juzga el 11-M, Javier Gómez Bermúdez, ordenó ayer que se librase un oficio al Juzgado Central de Instrucción número 5, cuyo titular es Baltasar Garzón, para que le dé traslado de dos notas informativas elaboradas por la Policía a partir de las confidencias que realizó Cartagena y que no constan en el sumario.


Uno de los controladores de ese colaborador policial, el inspector jefe de la Unidad Central de Información Exterior (UCIE) Guillermo Moreno, testificó ayer que esos dos escritos «en papel se remitieron al Juzgado Central de Instrucción número 5». Ambas forman parte de un total de 12 notas que se elaboraron con las informaciones que proporcionó Cartagena sobre un «grupo de marroquíes asentado en Madrid». Todas ellas las recibió Garzón en la segunda mitad de 2004.

(.../...)

A partir de su publicación en EL MUNDO, el juez Juan del Olmo, a cargo de la instrucción de la matanza, pidió en noviembre de 2005 esas mismas notas, pero sólo recibió 10. Guillermo Moreno envió entonces un escrito a Del Olmo en el que excusa esa falta en que «no se poseen las mismas en esta Comisaría General de Información ni en formato papel ni en ningún tipo de soporte informático, ya que cumpliendo lo ordenado por el Juzgado Central de Instrucción número 5 a mediados del presente año [2005, cuando Fernando Grande-Marlaska estaba sustituyendo a Garzón], se procedió al borrado de cuanto documento informático existía sobre dichas notas informativas, no teniendo copias de las mencionadas notas seis y 10 [...]».

«Explíqueme eso»

Fue el abogado de El Egipcio, Endika Zulueta, quien tras un hábil interrogatorio puso de manifiesto la destrucción de esas dos notas. Moreno explicó que «no se habían destruido», sino que Grande-Marlaska les ordenó borrar el contenido de los ordenadores para evitar que pudiera ser filtrado a ningún medio de comunicación, ya que Cartagena, según el inspector policial, se había manifestado intranquilo con las informaciones publicadas por este periódico.

«Entonces, se borra el soporte informático, pero no se destruyen y no hay copia. Explíqueme usted eso. Explíqueme cómo puede ser que no se destruyen unos documentos de los que no queda copia», requirió entonces con insistencia Gómez Bermúdez al testigo, que señaló que las copias en papel se habían remitido a Garzón (en 2004).

Cartagena, según confirmó Moreno, transmitió a la Policía que la célula de Madrid «hablaba de hacer la yihad en cualquier parte del mundo», aunque precisó que nunca se les dijo que preparasen un atentado. En las notas de la UCIE se pone de manifiesto que ese grupo estaba liberado por Mustafá Maimouni, que está encarcelado en Marruecos por su relación con los atentados de Casablanca de mayo de 2003. Tras el arresto de Maimouni, la Policía también supo que su responsabilidad la asumió el presunto jefe espiritual del 11-M: Serhane El Tunecino, que se suicidó en Leganés.

Ayer también se conoció que los 48 folios que contenían las informaciones de Cartagena fueron entregados a Del Olmo numerados, del 1 al 48, pero que no existe el número 39 «por un error de foliación», según le dijo la Policía al juez. Otro inspector de la UCIE, Antonio Jesús Parrilla, declaró el 8 de marzo al tribunal que en las notas faltaba una hoja en la que el colaborador alertaba de que Maimouni podría estar relacionado con los atentados de Casablanca de 2003.

Guillermo Moreno negó que se hubiese ocultado al instructor del sumario la existencia de Cartagena, y contradijo varias de las declaraciones de este confidente al tribunal. En concreto, dijo que nunca se manipularon sus palabras y que no se supo de la existencia del piso de Leganés hasta las 15.00 horas.

Etiquetas: ,



Lea mas

 

Los etarras de Cañaveras no se acuerdan del explosivo que llevaban ni adónde iban

 

24-04-07



JUICIO POR UNA MASACRE / Las conexiones

Los etarras de Cañaveras no se acuerdan del explosivo que llevaban ni adónde iban


Niegan, al igual que el también preso de ETA Henri Parot, toda relación con los atentados Gómez Bermúdez les advierte que podría proceder contra ellos por su falta de colaboración

MANUEL MARRACO

MADRID.- El etarra Henri Parot declaró ayer que no tiene «ninguna» explicación a que su nombre apareciera en una nota intervenida al terrorista islamista Abdelkrim Bensmail, en prisión desde su arresto junto al suicida del 11-M Allekema Lamari. En cuanto a la fórmula de la cloratita -explosivo habitual de ETA-, hallada igualmente en manos del preso islamista, dijo que no había sido él quien se la había hecho llegar.


Por su parte, los dos etarras detenidos en Cañaveras (Cuenca), integrantes de la denominada caravana de la muerte, aseguraron ante el tribunal que no conocían a Jamal Ahmidan, El Chino. Ni Izkur Badillo ni Gorka Vidal ofrecieron explicación a que el también suicida le dijera a Emilio Suárez Trashorras que eran sus «amigos».
(.../...)

Con estas respuestas y la negativa de tener cualquier relación con el 11-M, concluyeron ayer los interrogatorios a los tres etarras citados como testigos a propuesta del letrado José Luis Abascal, defensor de Jamal Zougam y Basel Ghalyoun.

Los continuos «no me acuerdo» con los que Badillo y Vidal arrancaron sus declaraciones llevaron al presidente del tribunal, Javier Gómez Bermúdez, a advertirles de que su sospechosa falta de memoria «equivale a una negativa a declarar», lo que podría conllevar una acusación por desobediencia grave.

Inmediatamente después, y casi entre risas, el primero en declarar negó cualquier relación con la masacre. «No tengo nada que ver con esto, ni con el 11-M, ni con los islamistas», dijo Vidal.

Ni él ni su compañero de caravana recordaban de dónde habían partido, adónde se dirigían y qué explosivo llevaban en la furgoneta. Sí recordaron que, en su ruta con media tonelada de explosivos hacia el corredor del Henares, no se desviaron hacia Burgos, por donde ese día pasaba la caravana de Jamal Ahmidan con otra carga de explosivos.

Cuando el abogado Andreas Chalaris preguntó a Badillo si condenaba el 11-M, el presidente del tribunal retiró la pregunta al considerar que no aportaba nada al juicio.

En su turno de negativas, Parot dijo no saber si ETA había desarrollado en 2003 un sistema para activar las bombas con teléfonos móviles. O si, como era su caso, la banda había contratado mercenarios para sus atentados. Respecto a si había mantenido relación con terroristas islamistas en prisión, respondió: «Que yo sepa no, pero yo me relaciono con los presos que me pone Instituciones Penitenciarias».

También compareció ayer el abogado asturiano Carlos Alberto Tejeda, cuya declaración sirvió para que el tribunal escuchara una vez más que José Ignacio Díaz Fernández, alias Nayo, había advertido a las Fuerzas de Seguridad del tráfico de explosivos supuestamente montado por Trashorras y su cuñado Antonio Toro.

«En concreto me habló de 500 kilos de explosivos escondidos en una montaña» y que estaban «destinados a ETA», dijo el abogado. Nayo, que buscaba beneficios penitenciarios, también le aseguró que él mismo había introducido armas en España para la banda por encargo de Trashorras.

Al tiempo que el letrado informaba a la Fiscalía del asunto, la Guardia Civil visitó a Nayo en la prisión de Villabona (Asturias). Les dijo cuál era el monte en el que habían preparado el zulo, pero nadie lo rastreó. «El fiscal jefe de Asturias me dijo que era muy grande y que no iban a registrar todo el monte», declaró ayer el abogado.

Finalmente, una testigo aseguró ayer que el día de la manifestación contra el atentado -12 de marzo- vio a tres etarras en una estación de cercanías de Renfe. En concreto, Carolina F. dijo que reconoció a una de ellas como Josune Oña, que también fue identificada el día de los atentados por otro testigo que declaró la semana pasada. Carolina F. recordó que la supuesta etarra se acercó a un policía nacional para preguntar algo.

Etiquetas: ,



Lea mas

 

El viaje de los GEO

 

24-04-07



EL BLOC DE

El viaje de los GEO


Luis del Pino

Cuatro cositas. Ha declarado hoy uno de los miembros de la Policía Científica que participó en el registro de la furgoneta Kangoo a su llegada a Canillas. Ha confirmado que a él le entregó la furgoneta un compañero de Información una hora después de la llegada real de ese vehículo al complejo policial -su informe especifica las 15.30 horas-. ¿Qué tenía la furgoneta cuando él la vio? Pues no ha quedado muy claro: primero ha afirmado que en la zona de carga había «cuatro cositas dispersas». Luego, a preguntas del juez, ha reconocido el listado de 100 objetos que está incluido en el sumario. ¿Cuatro cositas o 100 objetos? Porque las dos cosas parecen difícilmente compatibles.

(.../...)


Albolote. Pero lo más importante de la declaración de ese funcionario es la confirmación, por fin, de que el equipo de los GEO fue enviado el día anterior a la localidad granadina de Albolote a registrar una casa que, en realidad, no parece cumplir ningún papel significativo en la trama de los atentados del 11-M. Ya sabemos, por fin, por qué hubo que cazar a lazo, en la tarde del sábado 3 de abril, a otros miembros de los GEO que no estaban de guardia: sus compañeros de guardia no estaban disponibles. ¿Fue casual que se montara esa operación en el municipio de Albolote? ¿O lo que se pretendía era, precisamente, alejar al equipo de los GEO de Madrid?

Impregnaciones. El que fuera comisario general de la Policía Científica ha señalado que los protocolos marcaban que los explosivos fueran analizados en la sede de su unidad. Ha responsabilizado a otros, sin citarlos, del incumplimiento de esos protocolos, y ha tirado por tierra la excusa esgrimida por Sánchez Manzano, que dijo que a la Policía Científica sólo se le enviaban los restos pesables. Corrales ha destrozado el argumento recurriendo a un ejemplo extraído del propio sumario: fue el laboratorio de su unidad el que se encargó de analizar, por ejemplo, las impregnaciones de nitroglicol que aparecieron en unos paneles en Morata de Tajuña.

Etiquetas: ,



Lea mas

 

El tribunal insta a investigar la detención ilegal de un testigo

 

24-04-07



El tribunal insta a investigar la detención ilegal de un testigo


J. M.

MADRID.- El presidente del tribunal que juzga el 11-M, Javier Gómez Bermúdez, acordó ayer deducir testimonio de la declaración del testigo Juan Manuel Olbiols, que fue arrestado el 14 de marzo de 2004, por si la Policía hubiese podido cometer un delito de detención ilegal.


Según dijo ayer Olbiols, en la tarde del 13 de marzo llamó a Telemadrid para preguntar si iban a emitir alguna información adicional sobre los atentados. Esa comunicación se produjo a la misma hora que una llamada se recibió en el canal autonómico para anunciar la colocación del vídeo reivindicativo de la matanza, lo que pudo inducir a confusión. La versión del testigo es que, sobre las 15.00 horas del día siguiente, varios agentes se presentaron en su domicilio y le pidieron que los acompañase a la comisaría «para hacerle unas preguntas sobre el atentado». Lo trasladaron al centro de Canillas y allí, no satisfechos con sus respuestas, le acusaron de no colaborar y le encerraron en un calabozo, tras comunicarle que estaba detenido. Permaneció allí hasta las 0.00 horas.

Olbiols también dijo que su declaración policial se tomó sin abogado y que se le impidió votar en las elecciones generales, pero que no denunció los hechos «porque ya había sufrido bastante».
(.../...)


Lavandera.

El agente que tomó declaración a Lavandera en 2001 confirmó que éste denunció que «unas personas de Avilés que se chuleaban de tener contactos con ETA» le habían propuesto traficar con explosivos y le habían preguntado por alguien que supiese montar bombas con móviles. Este policía sí lo tomó en serio: «Ante la gravedad de los hechos», dijo, avisó a sus superiores.

Kangoo.

El policía responsable de abrir la Kangoo en la Comisaría General de Policía Científica dijo que estaba «aparentemente vacía». Cuando el juez le mostró la relación de más de 100 efectos que el agente firmó, se ratificó en ella.

Etiquetas:



Lea mas

 

El 'no' de los etarras

 

24-04-07



A SANGRE FRIA

El 'no' de los etarras


DAVID GISTAU

Había expectación con los etarras. No tanto por lo que fueran a decir, sino por cómo podrían llegar a comportarse. Como genuinos terroristas de cómic de los que patean cristales y simulan pistolas con los dedos, ¡pum, pum!, harto más metidos en el orgullo reivindicativo del malevo que estos islamistas del 11-M que intentan pasar por piadosos obreros de la construcción, o por vendedores de pollos, o como mucho por humildes mercachifles del hachís apostados junto a una boca de metro.
(.../...)

Encima venía Henri Parot, un serial-killer incrustado en nuestro acervo íntimo del dolor, por lo que la expectación rozaba el morbo ante la posibilidad de que, por primera vez, en el juicio irrumpiera un personaje más terrible que cutre, el que nos vienen negando tanto El Egipcio y sus chunguitos como el desfile de policías cañís e incompetentes metidos a brazo tonto de la ley.

Luego resultaría que los etarras traían interiorizado que ésta no es su película y que ni siquiera interesaba usurpar protagonismo. Pero antes, era convocarlos por turno Javier Gómez Bermúdez, y la sala entera observaba la puerta de los testigos igual que el público de Las Ventas mira la de toriles cuando ya está abierta y en el ambiente todo es inminencia del bicho.

Muy ingenuo habría sido esperar que nada de lo dicho por los etarras diera un vuelco al juicio. Y más cuando en dos meses de sesiones ningún indicio ha implicado a la banda ni ha surgido ninguna certeza que pudiera ponerlos en aprietos durante su declaración.

Lo único cierto respecto a ETA es que ese atentado del 11-M que batió sus marcas de infamia, al final le permitió obtener más rentabilidad política y más publicidad que los propios. Por lo demás, los tres etarras que comparecieron ayer venían inducidos a la negación de todo. «No sé». «No tengo nada que ver con los islamistas». «No le conozco». «Yo no tendría ni que estar aquí». Y tampoco disponía ninguna acusación ni defensa de argumentos ni pruebas solventes para sacarlos del enroque. De ahí que tan sólo dieran juego para 15 minutos antes de que desaparecieran como se corta un fotograma que pertenece a otra película.

Irkus Badillo se parapetó en la discreción y el lenguaje lacónico para pasar el trago cuanto antes: tenía la misma pinta de desgraciado captado en un bar que los amokachis asturianos a los que intimidaba y manipulaba Trashorras. Henri Parot se permitió alguna sonrisa burlona para subrayar cuán absurdo le parecía lo que le preguntaban, e incluso se desvinculó de la cúpula etarra -«yo estoy preso»- para no entrar en disquisiciones estratégicas que pudieran aunar ambos terrorismos en un interés común. Por supuesto, negó conocer y haber pasado la fórmula de la cloratita a Abdelkrim Bensmail, el preso islamista en cuya celda fue encontrada una anotación con el nombre de Henri Parot. Más chulesco e histriónico estuvo Gorka Vidal, el jefe del comando que traía a Madrid la caravana de la muerte mientras desde Asturias circulaba la de El Chino, que elevó la táctica de la negación a un tono cínico lleno de desplantes. Tanto fue así, que la presidencia le dio dos avisos como ocurre en Las Ventas cuando defrauda lo que salió de toriles.

Etiquetas: , ,



Lea mas

23.4.07

 

COMENTARIOS LIBERALES:Asesinos protegidos

 

23-04-07



COMENTARIOS LIBERALES

Asesinos protegidos

FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS

La protección de asesinos por la Policía española en virtud de supuestos grandes intereses de Estado (que nunca han pasado de simples conveniencias de Gobierno) se había limitado hasta ahora a los GAL, en tiempos de González, y a los etarras, en tiempos de Zapatero. En ambos casos, las razones estaban claras. El máximo responsable de los GAL era Míster X y había que comprar el silencio de los amedos antes de recurrir a los bacigalupos. Y en cuanto a los etarras, son la prueba humeante de que ZP ha traído la paz al corral, aunque sea a cambio de arrastrarse por el cieno, y hay que evitar que dejuanas y oteguis se molesten por dormir en la trena, y que, con sus dietas y apelaciones a Cándido, estropeen la valerosa capitulación del PSOE ante la banda terrorista. (.../...)
Pero en el sumario tan soberbiamente instruído por el ídolo de Gallardón, el juez Del Olmo, los sabuesos casimiros han encontrado otro modelo de protección de supuestos asesinos abocados a ser oportunamente suicidas. 'El Chino', dizque jefe político-militar de la banda islamista que habría perpetrado el 11-M, estaba protegido de sí mismo por la Policía española. Sus pasos estaban contados y grabados desde al menos tres meses antes de la matanza. Pero, ojo, había una razón: el tío, más que de matar, tenía unas ganas locas de autolesionarse y quitarse de en medio, así que no paraba de cometer delitos en las narices de la Policía, que siempre le pillaba. Total, que ésta, la Guardia Civil, el CNI o todos a la vez debían intervenir cariñosamente para evitarle la cárcel. No, nada que ver con Roquetas.

Desde siempre, los asesinos protegidos por el Estado debían matar enemigos del Estado. Si James Bond mataba a alguien, era ilegal, pero bueno para Inglaterra. Y si no llegaba a matarlo y se lo cargaban a él, Inglaterra no lo conocía. En el caso de los GAL se trataba, en principio, de matar etarras a los que no se quería o podía perseguir desde el Estado de Derecho. Las personas que, sin ser terroristas, habrían matado o secuestrado los GAL, serían víctimas de lamentables «errores» o «accidentes».

De no haber robado los fondos reservados del Ministerio del Interior, la trama de los GAL habría sido ilegal, más, para mucha gente, no inmoral. En cambio, lo del supuesto jefe del 11-M es justo al revés. El Chino habría perpetrado, bajo la mirada de policías y jueces que seguían al minuto sus conversaciones, una matanza de ciudadanos cuyo único delito fue madrugar para ir a trabajar. Y una de dos: o bien los policías le dejaron perpetrar la masacre y luego le dejaron suicidarse, o bien los policías que pudieron detenerle no lo hicieron, porque nunca fue el jefe de la banda asesina. Le atribuyeron el 11-M una vez muerto y así ocultan a los verdaderos asesinos.

¿Negligencia criminal o complicidad criminal? En cualquier caso, criminalmente protegido y, por parte de la Policía, doblemente criminal.

Etiquetas: , , ,



Lea mas

 

Zapatero da por hecho que la sentencia del 11-M pondrá en evidencia las 'mentiras' del PP

 

23-04-07



PRECAMPAÑA ELECTORAL / La estrategia socialista

Zapatero da por hecho que la sentencia del 11-M pondrá en evidencia las 'mentiras' del PP

Vuelve al talante, con un discurso triunfalista, sobre que España está en la delantera de la Historia. Asegura que el juicio del 11-M demostrará que la «Justicia se impone al intento de manipulación»

MANUEL SANCHEZ

MADRID.- Hubo una frase para el terrorismo de ETA y otra para el 11-M. El resto fue la guía de campaña -aumentada y mejorada-, mezclada con gotitas de una vuelta al talante misionero y un buen chorro de triunfalismo efervescente.


El cóctel fue el que preparó el presidente José Luis Rodríguez Zapatero ante más de 20.000 personas en el acto del Palacio de Vistalegre (Madrid), donde el líder socialista colocó perfectamente todos los mensajes que quería colocar, en un discurso muy elaborado y estructurado.

Sobre el 11-M, hubo un mensaje contundente, nada más iniciar su intervención: «El juicio sobre el 11-M fortalecerá la democracia en este país. Y como ocurrió con las armas de destrucción masiva en Irak, la verdad y la Justicia siempre se imponen a la mentira y al intento de manipulación». (.../...)

La idea tuvo más desarrollo y más calado, porque Zapatero se presentó, en todo momento, como presidente de un Ejecutivo que «gobierna diciendo la verdad, y que está cumpliendo con ésa palabra dada», frente a una oposición que, en su opinión, sigue instalada en la mentira.

Sobre ETA, el mensaje tuvo un doble fondo. Primero, el reproche al PP por no respetar los «asuntos de todos, de Estado, de España». Y, luego, con un vaticinio: «En el futuro, yo apuesto decididamente porque nunca más haya alguien desde la oposición que utilice el terrorismo en la lucha partidista».

«Conocemos a los españoles», añadió, «y nunca antes permitieron que nadie utilice la lucha contra el terror en la batalla partidista. Nunca antes lo consintieron, y nunca más dirán que se haga eso cuando lleguen las próximas elecciones».

Aunque la sintaxis y la forma de expresarlo fue confusa, el mensaje que quiso transmitir era claro: Zapatero cree que su victoria en las próximas elecciones enterrará cualquier deseo de cualquier partido de la oposición en volver a usar a ETA en la batalla política.

El tercer mensaje fue igual de simple, aunque con más literatura. La frase, para el titular: «Jugamos en la delantera de la Historia como país. Somos una referencia en el mundo».

Pero, para llegar a esta conclusión, Zapatero lo adornó con un mensaje positivista que, bajo la frase inicial de «han sido tres años valiosísimos», tocó a tantos colectivos y ciudadanos, que se hace difícil pensar que exista alguien que no haya salido beneficiado de las políticas del Gobierno.

De hecho, sólo hay que sumar. Enumeró en dos millones de personas las que han logrado trabajo durante su mandato. Dijo que, entre los jóvenes, un millón han pasado de contrato temporal a contrato fijo. Cifró en tres millones los pensionistas que menos cobran y que han visto subir sus pensiones un 25%.

No cifró, aunque son más de 500.000 personas, los que han visto otro incremento similar en el Salario Mínimo Interprofesional. Y citó al 51% de la población -o sea, las mujeres- como las principales perceptoras de sus políticas.

Sólo cambió el mensaje triunfalista -«estoy muy optimista sobre el futuro de España», admitió- por un rostro serio cuando habló de corrupción urbanística.

Prometió que al que siga especulando con el suelo y con el urbanismo «le van a ir muy mal las cosas», y añadió: «Da igual del color político que tenga. Porque si es de los nuestros, será el primero en responder y acudir a los tribunales. El Gobierno se va a esforzar en ello. Los ciudadanos van a dejar de pagar en sus hipotecas estos desmanes».

En este sentido, criticó la política del PP de liberalizar el suelo, «porque desde que se hizo, es cuando más se incrementó el precio de la vivienda y cuando más casos de especulación urbanística han aparecido gracias a la labor de la Fiscalía».

Y, por último, dio su típico mensaje de buenismo a los candidatos del PSOE para esta campaña que, sorprendentemente, cada vez es mejor acogido por los asistentes. «A cada insulto, una propuesta; a cada descalificación, una idea; a cada exageración, una sonrisa».

La única crítica al PP -al que no mencionó ni una sola vez, ni tampoco a su líder, Mariano Rajoy- fue para recordar a los asistentes que los populares, «sólo buscan el poder», y pedir que no entren en su juego. También hubo una referencia al tema de la llamada España plural y pidió a los candidatos socialistas que la defendieran: «El PSOE es el partido que más une, porque es el que más respeta la diversidad y la identidad de cada comunidad autónoma».

Rodríguez Zapatero se fue triunfante. Casi todo su Gobierno estuvo allí. Casi toda la ejecutiva del PSOE estuvo allí. Casi todos los candidatos estuvieron allí. Y, encima, ni faltaron los jubilados -de júbilo- como Juan Carlos Rodríguez Ibarra o Felipe González. ¿Alguien puede pedir más?



--------------------------------------------------------------------------------
Del 'Miguel ¿qué?' al 'Sí-se-puede'
MADRID.- «Miguel ¿qué?» pasó ayer a llamarse «Sebastián Sí se puede». Y es que el candidato del PSOE a la Alcaldía de Madrid, Miguel Sebastián, arriesgó ayer mucho en su intervención en el mitin de Vistalegre, ante más de 20.000 personas, pero le salió bien. La prueba fue que, tras el acto, por toda la calle se oía el grito impulsado por él durante el acto: «Sí-se-puede».

Aunque entró un tanto nervioso, sabía que jugaba en una plaza de primera, donde hay que arrimarse al toro. El riesgo era grande, entre otras cosas, porque su discurso rozaba la demagogia y el populismo, y lo que quiso intentar se acercaba mucho a la caricatura. Pero, tal vez, por su imagen de economista serio y estirado, logró un equilibrio que funcionó.

Lo que intentó fue convencer a los suyos de que «sí se puede» ganar Madrid a Alberto Ruiz-Gallardón; que «sí se puede» dejar de talar árboles, bajar los impuestos y estar menos endeudados, disminuir las diferencias sociales y económicas entre distritos, y acabar con los atascos.

Logró que el público coreara a rabiar cada «sí se puede». Y cuando, al acabar, la plaza entera se levantó para aplaudirle, tuvo la osadía de acercarse al micrófono y lanzar el grito: «¡Sí-se puede!». Y la plaza se vino abajo repitiendo el eslogan. ¡Quién se lo hubiera imaginado así en el BBV!

Rafael Simancas no hizo una mala intervención, pero su compañero de candidatura le había comido el terreno. Eso sí, levantó aplausos cuando vinculó la pérdida de la Comunidad de Madrid por dos tránsfugas al hecho de haber prometido un Gobierno sin hipotecas ni especuladores. «Seguimos con la misma apuesta», dijo, «y esta vez vamos a ganar».



Etiquetas: ,



Lea mas

22.4.07

 

La Policía grabó las conversaciones de 'El Chino' desde diciembre de 2003

 

22-04-07



JUICIO POR UNA MASACRE / La UDYCO conocía por sus conversaciones telefónicas que se dedicaba al tráfico de drogas / Sabía que utilizaba al menos un pasaporte falso y estaba en busca y captura, pero no lo detuvo / JUICIO POR UNA MASACRE / La investigación

La Policía grabó las conversaciones de 'El Chino' desde diciembre de 2003


A pesar de que la UDYCO tuvo constancia de que se dedicaba al tráfico de drogas, usaba pasaporte falso, estaba en busca y captura y hablaba de matar a la novia de su hermano, nadie le detuvo

CASIMIRO GARCIA-ABADILLO

MADRID.- La Policía tuvo controlado a Jamal Ahmidan, El Chino, al menos, desde el 12 de diciembre de 2003, según se desprende de las transcripciones de sus conversaciones telefónicas recogidas en el sumario sobre los atentados del 11-M.

La Dirección General de Asuntos Jurídicos de la compañía Telefónica Móviles remitió al juzgado de instrucción número 2 de la localidad madrileña de Parla una carta en la que daba cuenta de que se habían iniciado «los trámites oportunos para proceder a la intervención del teléfono móvil número 679719519». Escrito a mano por un funcionario de la Policía, junto a ese número, figura un apunte: «Chino».

(.../...)

Dicho teléfono, en efecto, fue utilizado tanto por Jamal Ahmidan como por su hermano Abdelilah. Las conversaciones desde dicho aparato estuvieron permanentemente controladas durante tres meses por la Policía: desde el 12 de diciembre de 2003 hasta mediados de marzo de 2004.

Según el auto de procesamiento y el escrito de acusación de la fiscal, fue justo en esas fechas cuando El Chino puso en marcha todo el operativo para la comisión del atentado del 11 de Marzo.

Tanto el teléfono de Jamal Ahmidan, como los de Rafá Zouhier, Othman El Gnaoui o Lofti Sbai, fueron intervenidos a petición de la UDYCO (Unidad contra la Delincuencia y el Crimen Organizado) en el curso de una investigación sobre tráfico de drogas.

Escuchando dichas conversaciones no se entiende muy bien por qué la UDYCO no detuvo a Jamal Ahmidan antes del 11-M.

En una charla que se produjo a las 15.10 horas del 12 de enero de 2004, un tal Said le cuenta a Othman:

- «Es que pasé la noche en comisaría, porque Jamal está dando mi nombre y él tiene busca y captura».

Entonces, Othman le contesta:

- «Jamal tiene papeles belgas».

Efectivamente, El Chino utilizaba un pasaporte falso belga que le sirvió de documento de identidad, por ejemplo, para alquilar la casa de Morata.

La confirmación de que El Chino se dedicaba al tráfico de drogas la da el mismo Othman en dicha conversación:

- «A mi me llamó Abdelilah y me dijo que Jamal allí en San Sebastián habrá hecho algún chanchullo con alguien que vende mercancía y no le ha pagado lo que fuera...».

En otra grabación, Othman relata que El Chino ha ido a Valladolid a cobrar una deuda por droga.

Jamal Ahmidan estaba muy enfadado con uno de sus hermanos porque salía con una mujer a la que odiaba porque se había dedicado a la prostitución.

Este es un fragmento de la conversación mantenida el 25 de diciembre de 2003:

- «No eres hombre para nada, eres la basura de la familia, esa chica te ha embrujado, la has cogido en la calle Montera y la llevaste a la familia, eres una basura como ella, la quitaré de en medio y que sepa quién es Jamal El Chino.... Mira la puta que está contigo, la mato, si la hubiera encontrado hoy, la habría matado».

Fruto de dichas intervenciones, la Policía pudo escuchar la conversación que tuvo lugar el día 17 de marzo de 2004 entre Zouhier y su controlador Víctor en la que el confidente daba datos al entonces alférez de la Guardia Civil adscrito a la UCO para localizar a El Chino.

La UDYCO dio traslado de dicha cinta a la Comisaría General de Información ese mismo día.

Al día siguiente, es decir, el 18 de marzo de 2004, el comisario general de Información, Jesús de la Morena, quien dio muestras de cordura y eficacia en aquellos días, contó en una reunión de coordinación con altos mandos de las Fuerzas de Seguridad que se había localizado a un individuo marroquí que parecía tener sustanciosa información sobre el atentado. Fue entonces cuando el responsable de Información de la Guardia Civil, el general José Manuel García Varela, reconoció que Zouhier era confidente de la UCO.

Ese mismo día, Emilio Suárez Trashorras era trasladado a Madrid desde Asturias.

Curiosamente, otro teléfono de El Chino fue el que confirmó a la Policía la relevancia de la pista de Avilés. Allí habían acudido funcionarios de la UCIE y de la UCI para investigar las minas de donde presuntamente habían salido los detonadores y los explosivos para cometer el atentado.

Estando ya en dicha en ciudad, el 16 de marzo de 2004, los agentes desplazados desde Madrid tuvieron la oportunidad de conversar con el inspector jefe de estupefacientes de la comisaría de la localidad asturiana, Manuel García Rodríguez, Manolón, quien les presentó a su confidente Suárez Trashorras.

Hubo, por tanto, tres líneas de investigación en paralelo que dieron fruto al mismo tiempo y que pusieron de manifiesto el protagonismo de El Chino en la organización del atentado de los trenes.

Según declaró el inspector de la UCIE 23.599, que compareció ante el tribunal como testigo, el día 16 de marzo, estando en Avilés para investigar las minas de donde podrían haber salido los detonadores y el explosivo, recibió una llamada de otro inspector de su unidad desde las oficinas de Amena. Dicho agente le comunicó que un teléfono, el 665040605, que saltaba en la BTS de Morata, había mantenido contactos con dos teléfonos fijos cuyo prefijo era 985 y que se correspondían con dos cabinas de Avilés.

Poco después, volvió a recibir otra llamada desde las oficinas de Amena (esta vez de una inspectora de policía) que le dijo que el teléfono 665040605 había mantenido contactos con un teléfono de tarjeta prepago, el 654839609 (que después se sabría que era el móvil que utilizaba Suárez Trashorras) y que dicho teléfono, que saltaba en la BTS de Avilés, mantenía a su vez frecuentes contactos con un teléfono móvil de contrato (el 656526727), que estaba a nombre de Carmen Toro.

Hagamos un paréntesis. ¿Cómo llegó a detectar la Policía el teléfono 665040605 (móvil de El Chino), a través del cual se localizó no sólo a Suárez Trashorras, sino a toda la célula de Leganés?

El día 9 de marzo de 2004, dos días antes de los atentados, Rachid Oulad introdujo su tarjeta para recibir un mensaje a uno de los teléfonos comprados en la tienda de los indios, de la calle Real de Pinto y cuyo IMEI saltó el día 10 en la BTS de Morata. Probablemente, Oulad estaba probando el móvil que después sería utilizado como temporizador de las bombas. Sin embargo, su número de tarjeta llevó a la localización del 665040605, que tanta información iba a proporcionar sobre los implicados en la masacre.

Lo increíble es que dicho teléfono no fuera intervenido tras conocerse, más de dos semanas antes del 3 de abril de 2004, fecha en la que Jamal Ahmidan murió con otros seis compinches en el piso de Leganés.

Ese número de teléfono aparece también en las conversaciones grabadas por la UDYCO a Zouhier, que fueron entregadas a la Comisaría General de Información el 17 de marzo de 2004. No sólo eso. El propio Suárez Trashorras, en su primera declaración ante el juez Del Olmo (el 22 de marzo de 2004) informó de que el teléfono de la persona que había bajado la dinamita desde Asturias era el 665040605. Se supone que dicha información la habría facilitado ya en su declaración previa a la Policía.

Lo que resulta igualmente inexplicable para cualquiera que se acerque con cierta actitud crítica a la investigación es que a los agentes de la Policía que estaban investigando la autoría del atentado les llamaran la atención los dos teléfonos de cabina de Asturias con los que se ponía en contacto el teléfono de El Chino en los días previos al atentado y, sin embargo, no les sorprendiera que entre el 1 de febrero y el 4 de marzo de 2004, el 665040605 mantuviera 42 contactos con un teléfono fijo de Madrid: el 912560806. Dicho número figura a nombre de Rosa A., la testigo protegido R-22, a la sazón mujer de El Chino, en una dirección de Madrid: la calle de Villalobos.

La Policía ya sabía, por la transcripción de la conversación entre Zouhier y Víctor del 17 de marzo de 2004 que El Chino vivía en la calle de Villalobos. Por tanto, hubiera bastado con pedir a Telefónica la ubicación del teléfono fijo 912560806 para saber en qué sitio exacto vivía el principal instigador de los atentados.

Según declaró la propia testigo protegido R-22, Jamal Ahmidan estuvo en el domicilio de la calle de Villalobos el 17, el 18 y el 19 de marzo. El día del padre, la pareja Ahmidan se marchó con su hijo Bilal, con la madre de Rosa y el compañero de ésta a la finca de Morata de Tajuña. Cuando regresaron por la tarde, sobre las 20.00 horas, El Chino se marchó en el coche de su suegra al piso de Leganés.

Es decir, que si la Policía hubiera mostrado un poco más de diligencia, ese mismo día hubiera localizado no sólo al responsable operativo de los atentados, sino la casa de Morata, donde presuntamente se montaron las bombas y el piso de Leganés, donde se encontraban viviendo desde el día 9 de marzo sus principales implicados en la matanza.

Etiquetas: ,



Lea mas

This page is powered by Blogger. Isn't yours?