Banner QSVTV

 

 

   La paz sin honor no es paz, es rendición.

 
Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters

        

  Image hosting by Photobucket

    Escribeme

   
 

   Prensa Digital 
Apycom Java Applets
Links solidarios
Apycom Java Applets

Links 

Apycom Java Applets
Otras  bitácoras
Archivos




8.4.04

 

El cerebro del 11-M, vinculado a todos los atentados de Al Qaeda

 

08-04-04


LA AMENAZA TERRORISTA / LOS PRESUNTOS AUTORES DE LA MASACRE

El cerebro del 11-M, vinculado a todos los atentados de Al Qaeda

Amer Azizi ha estado implicado en los ataques del 11-S, Casablanca y Madrid, y está relacionado con la resistencia iraquí


MADRID.- Amer Azizi, uno de los terroristas buscados por las autoridades en relación con los atentados del 11-M, fue en realidad uno de los cerebros de la operación y ha estado vinculado a los principales atentados de la red de Osama bin Laden en los últimos años, según publicaba ayer The Wall Street Journal.

«Sin duda, él era más importante que El Tunecino [uno de los inmolados en Leganés]. Azizi fue el cerebro, el enlace entre los marroquíes y Al Qaeda», aseguran fuentes de la lucha antiterrorista española citadas por el diario.

Según The Wall Street Journal, Azizi actuó como mentor de Jamal Zougam, considerado uno de los autores materiales de los atentados.La agenda telefónica de Zougam incluía el nombre de Azizi. Además, mantiene numerosos vínculos con el Grupo Islámico Combatiente Marroquí, posible responsable de los ataques.

El periódico estadounidense sitúa a Azizi como vínculo entre los autores materiales del atentado en Madrid y experimentados muyahidin de Al Qaeda, entrenados, como él mismo, en los campos de Afganistán.

Esto demostraría que los atentados del 11-M estaban más organizados de lo que se pensaba en un primer momento.

El 12 de noviembre de 2001, el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón dictó orden de busca y captura nacional e internacional contra Azizi, también conocido como Othman al Andalusí, por su relación con los atentados del 11 de Septiembre en EEUU. Según Garzón, Azizi era el hombre de confianza de Abú Dahdah, líder de la célula española de Al Qaeda en España. De hecho, era una de las personas que actuaban como intermediarias entre Abú Dahdah y los diferentes miembros de Al Qaeda.

Su nombre aparece relacionado con algunas de las personas que participaron directamente en los atentados de Nueva York y Washington, y Garzón asegura que era el «encargado de todo lo relacionado con el reclutamiento de marroquíes en Madrid para la acción terrorista de Al Qaeda».

El auto del juez explica que Azizi es un muyahidin entrenado en los campos de Afganistán que vivió en Madrid hasta que abandonó la ciudad precipitadamente con destino a Teherán (Irán) dos semanas antes de que, en noviembre de 2001, la policía española detuviera a una célula de Al Qaeda en Madrid. Una semana después de aquel arresto, Azizi regresó a España, vendió su coche para conseguir dinero y volvió a desaparecer.

Cuando las Fuerzas de Seguridad registraron su apartamento madrileño, encontraron solicitudes de dinero para comprar armas con destino al campamento de entrenamiento de Al Qaeda en Indonesia; varios teléfonos de destacados militantes y activistas de Al Qaeda; tres mapas de la localidad de Indonesia en la que la red de Bin Laden tenía un campamento de entrenamiento; y cintas de vídeo y fotografías de muhayidin. De hecho, cuando los soldados llegaban a Afganistán, rellenaban unas fichas en las que aparece el nombre de Amer Azizi (Othman Al Andalusi), como también figura el de Eddin Barakat (Abú Dahdah) en el apartado personas que les habían reclutado.

Entre los rastros dejados en el disco duro de su ordenador, también hay información sobre el Abu Bakar Baasyir, supuesto líder de la organización terrorista Jemaa Islamiya, considerada una rama de Al Qaeda en el sureste asiático, acusada de los atentados contra la discoteca de Bali en octubre de 2002.

Según el diario, Azizi pudo mantener contacto telefónico con miembros de Al Qaeda desde finales de los 90 hasta su huida de España en 2001, pero su contacto más importante habría sido tras su vuelo a Teherán.

Las investigaciones apuntan a que fue entonces cuando pudo entrar en contacto con Abu Musab Al Zarqawi, el jordano a quien las autoridades norteamericanas responsabilizan de la ola terrorista en Irak. Jordania sentenció a muerte a Al Zarqawi, que permanece desaparecido, por la muerte en 2002 de un funcionario estadounidense de la Agencia Internacional del Desarrollo.

Según documentos policiales, Al Zarqawi habría puesto en marcha campos de entrenamiento en Afganistán de los que habría salido una nueva generación de muyahidin, según documentos de la policía alemana. Algunos de ellos tendrían como líder a Azizi, según ha sabido la policía española.

Además, este supuesto terrorista también habría estado en contacto con los organizadores de los atentados de Casablanca del pasado mayo, según los números de telefono encontrados en la agenda de Driss Chebli, otro supuesto terrorista que permanece en prisión y al que Azizi le habría vendido su coche antes de abandonar por segunda vez España en 2001.

Azizi, además, está buscado por el FBI porque su nombre aparecía en la agenda de Zacarias Moussaoui, el marroquí que ha admitido pertenecer a Al Qaeda y del que se sospecha tomó parte en la preparación del 11-S.

La posible implicación de Azizi en los atentados del 11-M sugeriría que ha regresado a Europa.



Lea mas

6.4.04

 

Leganés protesta contra el terrorismo y la Guerra de Irak sin presencia de dirigentes del PP

 

06-04-04

LA AMENAZA TERRORISTA / La proclama leída por Pilar Bardem reclama combatir el terrorismo con el diálogo, rechaza la guerra y pide la vuelta de las tropas / Rajoy considera un «error colosal» buscar razones al terrorismo

Leganés protesta contra el terrorismo y la Guerra de Irak sin presencia de dirigentes del PP

ENRIC PASTOR / CARLOS SEGOVIA

MADRID.- El pueblo de Leganés gritó ayer «No» al terrorismo, con el trauma y la polémica política como telón de fondo. Traumatizado aún por la brutal inmolación de un comando terrorista en la localidad y dividido por la polémica política que terminó salpicando la convocatoria por la paz, decenas de miles de manifestantes (20.000 personas, según la Policía Municipal) marcharon por las calles de la localidad.
(.../...)

Ningún miembro del Partido Popular, ni del ámbito nacional, regional o local, participó en la manifestación convocada por el Ayuntamiento de Leganés (PSOE). El lema final del comunicado que convocó la manifestación desató la indignación entre los populares. Era así: «Por la paz, contra el terrorismo. No a la guerra, retirada de las tropas de Irak. Solidaridad con las víctimas».

Destacados miembros del PP habían previsto por la mañana acudir a la marcha, pero desde la calle Génova se descartó toda presencia popular ante el contenido del manifiesto que se iba a pronunciar.

El comunicado final de la marcha fue leído por la actriz Pilar Bardem, miembro de la Plataforma Cultura contra la Guerra. En concreto, los dos últimos puntos del manifiesto -«Rechazamos la política de la guerra, de invadir otros pueblos» y «Pedimos la retirada de las tropas en Irak», gritó Bardem- sembraron la discordia.

Los mensajes también estuvieron presentes en las pancartas y en los lemas coreados durante toda la marcha, con gritos de «¡Esto nos pasa por un gobierno facha!» o «¡Las bombas de Irak estallan en Madrid!». Abriendo la manifestación, los vecinos del edificio que explotó el sábado por acción de las bombas de los terroristas, y representantes de los principales partidos y sindicatos. Por el PSOE, el alcalde de Leganés, José Luis Pérez Ráez, y el de Getafe; el secretario de Organización, José Blanco, y la futura vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega; el presidente de la Federación Socialista Madrileña, Rafael Simancas, y los dirigentes Trinidad Jiménez, Pedro Zerolo y Matilde Fernández.Por parte de IU, Inés Sabanés y Fausto Fernández, portavoces en el Ayuntamiento y en la Asamblea de Madrid, respectivamente.También estuvo Cándido Méndez, secretario general de UGT.

«Ha sido el PP quien ha roto la unidad», declaró tajante el alcalde de Leganés minutos antes de arrancar la marcha. «Le moleste o no [al PP], es lo que quiere la gente», señaló Pérez Ráez, en referencia al regreso de las tropas españolas destinadas en Irak.«Si de verdad les importa la unidad, que vengan y que estén», sentenció, acusando también a los populares de estar detrás de la Asociación de Vecinos de Leganés Norte, que se manifestará aparte esta tarde. Por su parte, Blanco recordó que «la lucha contra el terrorismo necesita la firmeza y la unidad de todos los partidos democráticos». Muy cerca, miembros de CCOO coreaban con megáfono: «¡No más sangre por petróleo!» y aludían al presidente en funciones, «Aznar, eres el culpable».

El portavoz popular en la Asamblea madrileña, Antonio Beteta, acusó al alcalde de Leganés de haber «roto la unidad de los demócratas contra el terrorismo» y de hacer «uso partidista con los muertos».

También horas antes, el secretario general del PP, Mariano Rajoy, defendió en rueda de prensa que no hay que vincular los recientes atentados terroristas islamistas con la Guerra de Irak. «Al terrorismo no hay que buscarle ninguna explicación política ni ninguna razón política. Los terroristas atentan porque lo estiman oportuno y conveniente». «Es importante que todos entendamos que buscar razones al terrorismo es un error de colosales proporciones».

Puso como ejemplo el comunicado recibido por el diario ABC en el que una rama de Al Qaeda reclama la retirada de tropas no sólo de Irak, sino también de Afganistán. «Podríamos irnos de un lado y, al día siguiente, pedirían una cosa distinta. Sería un error ceder», afirmó Rajoy.

El secretario general compareció ante la prensa para presentar los «acuerdos» tomados ayer por el Comité del que forman parte él mismo, Angel Acebes, Carlos Aragonés, José María Michavila, Ana Pastor, Gabriel Elorriaga y Sebastián González. Y el que más resaltó es que «la lucha antiterrorista sigue siendo la primera prioridad del partido en la vida pública». Con ese principio, dijo que el PP ofrecerá al PSOE en la sesión de investidura «un apoyo total» si mantiene los principios básicos de la actual política antiterrorista.

Rajoy no insistió ya -como el pasado 18 de febrero- en que «en base a la letra y el espíritu» del Pacto Antiterrorista, el PSOE debe rechazar cualquier tipo de apoyo político, presente o futuro, de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC). Ayer señaló que lo único importante es que PP y PSOE mantengan un acuerdo sobre «los contenidos».



--------------------------------------------------------------------------------
«Sin criminalizar a ningún colectivo»

La caravana de rechazo al terrorismo desembocó, cerca de las 21.00 horas, al lado del monumento que Agustín Ibarrola levantó a favor de la paz en Leganés. Pilar Bardem, destacada representante de la plataforma Cultura contra la Guerra, fue la encargada de poner voz al comunicado suscrito por «el Ayuntamiento de Leganés y entidades sociales», según subrayó la actriz, y cuyo contenido provocó la ausencia del PP en la marcha.

Tras agradecer el apoyo prestado a los organismos públicos y a las Fuerzas de Seguridad, y expresar «el profundo dolor» por la muerte del agente de los GEO en el cumplimiento de su deber, el comunicado destacó «todos los esfuerzos del Ayuntamiento de Leganés, que ha puesto en marcha una oficina para atender a las víctimas», según leyó Bardem.

A continuación, Bardem se ganó la primera ovación: «Tras los sucesos que hemos sufrido de manos del terrorismo, mantengamos la calma y la serenidad, evitando criminalizar a cualquier colectivo que conviva con nosotros en nuestros barrios y pueblos».

El texto anima a la sociedad a combatir el terrorismo sólo con «las armas del diálogo, de la tolerancia, de la solidaridad, de la no violencia y la lucha por la paz», porque es «la mejor manera de solucionar los conflictos». Bardem concluyó con un mensaje firme, que levantó los mayores vítores: «Rechazamos la política de la guerra, de invadir otros pueblos con fines ajenos a nuestros intereses, que, lejos de caminar hacia un mundo más pacífico, engendra más violencia, genera más muertes y más odios y es el caldo de cultivo para la acción terrorista».

Larga ovación y gritos de los manifestantes. «Por todo ello, desde aquí pedimos la retirada de las tropas españolas de Irak.Por la paz, contra el terrorismo. No a la guerra, retirada de las tropas de Irak. Solidaridad con las víctimas».




Lea mas

 

Los vecinos culpan al dueño por no controlar a los inquilinos

 

6-04-04


LA AMENAZA TERRORISTA / LA INVESTIGACION

Los vecinos culpan al dueño por no controlar a los inquilinos

MANUEL MARRACO


MADRID.- Tras los atentados del 11-M, los terroristas cambiaron de barrio: su nueva dirección era avenida de Carmen Martín Gaite número 40, 1º 2; su nuevo casero, Luis Carrasco Moreno, jefe del cuerpo de Bomberos de Leganés hasta el año pasado. Cuando los terroristas aún no habían hecho estallar la carga explosiva y reventado parte del inmueble, los vecinos del bloque ya se lamentaban en voz alta -algunos a gritos- de que alguien tuviera «tan poco cuidado» a la hora de elegir inquilinos. «El propietario tiene la culpa, el propietario tiene la culpa», se desahogaban algunos. Muchos de ellos recordaban que la policía ya había tenido que fijarse en ese mismo piso -100 metros cuadrados, 900 euros de alquiler, explican- anteriormente. «Hace unos dos años se lo alquilaron a unos colombianos que eran narcotraficantes, y la policía tuvo que intervenir.

Pero es que antes también vivieron unos ladrones que desvalijaron incluso nuestros garajes», se lamentaba ayer José Luis M., vecino del portal 10. Tras ser relevado como jefe de Bomberos por una disputa sindical, Carrasco, que posee otros tres pisos en el mismo bloque, es ahora arquitecto municipal, por lo que está implicado en la decisión de demoler o no el edificio siniestrado


Lea mas

5.4.04

 

Un confidente del 11-M informaba a una unidad dirigida por un hombre de Vera

 

5-04-04



Un confidente del 11-M informaba a una unidad dirigida por un hombre de Vera

Rafá Zhueir, detenido por intermediar en la compra de los explosivos, sostiene en una carta enviada al Rey y a Zapatero que colaboraba con la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil - Al frente de la misma figura el coronel Félix Hernando, que siendo comandante realizó tres viajes a Ginebra para entregar maletines con 50 millones de pesetas a las esposas de José Amedo y Michel Domínguez
ANTONIO RUBIO

MADRID.- Rafá Zhueir, el marroquí que hizo de intermediario en la adquisición de los explosivos utilizados en el 11-M, reconoce en una carta enviada al Rey y al presidente José Luis Rodríguez Zapatero que hacía casi tres años que venía trabajando para la UCO (Unidad Central Operativa) de la Guardia Civil.

(.../...)

Al frente de esa unidad se encuentra el coronel Félix Hernando, que trabajó a las órdenes directas del ex secretario de Estado de Interior Rafael Vera y que en la actualidad está imputado por la Audiencia Nacional por malversación de fondos y delitos monetarios. Hernando viajó en tres ocasiones hasta Ginebra para entregar a las mujeres de Michel Domínguez y José Amedo maletines con 50 millones de pesetas.

Zhueir, tras ser detenido el 19 de marzo, decidió informar a las máximas autoridades del Estado de su condición de confidente de la Guardia Civil.

EL MUNDO ha conseguido una copia del manuscrito que Rafá Zhueir envió, hace aproximadamente una semana, a las principales autoridades del Estado. En la carta, que consta de cuatro folios escritos a mano, Zhueir explica que él nunca atentaría contra los españoles porque se considera uno más, porque la mayoría de sus amigos son de esta nacionalidad, porque su novia es española y porque en los trenes de la muerte podrían haber viajado su madre y su hermana de cuatro años, que solían tomarlo con cierta frecuencia para ir al mercado del Pozo del Tío Raimundo.

Zhueir reconoce en su escrito que tiene «la mala suerte de traficar con poco hachís», pero que nunca es ni será un terrorista: «Yo he estado con España siempre que me ha necesitado [en clara alusión a su condición de colaborador de la Guardia Civil]. Porque considero a este país [España] mi país y me ha dado todo».

Rafá Zhueir, que ahora tiene 24 años, llegó a España hace 11, cuando tenía 13. A los 17 años, ya estaba trabajando para ayudar económicamente en su hogar. Su paso por el colegio fue breve y no solía asistir a clase con mucha regularidad. Por eso, su redacción en castellano es más bien pobre.

Zhueir también admite en su escrito a las autoridades españolas que él conocía a José Emilio Suárez Trashorras, el ex minero que presuntamente facilitó los explosivos utilizados el 11-M, y a otros marroquíes. Rafá explica que puso en contacto a los dos grupos y que siguió investigando para la Guardia Civil para saber a qué se dedicaban todos sus miembros: «Pequeño negocio de hachís que hice. A partir de ahí ya no volví a ver a Emilio Trashorras, que siguió trabajando con más y más moros [sic] Durante casi cinco meses detrás mía [se refiere a la UCO] para que yo me enterara de sus actividades ».

Zhueir aclara en su carta que «yo no soy ningún santo, también he hecho cosas malas, como cualquier joven. Siempre con no hacer daño a nadie [sic], por supuesto». Después, el marroquí -que disponía de permiso de residencia y tenía prometida su nacionalización por parte de los miembros de la UCO para los que trabajaba- reconoce que «esto [el 11-M] es un crimen muy grande».

El confidente de la Guardia Civil e intermediario entre el comando Lavapiés y el ex minero José Emilio Suárez Trashorras apela a las máximas autoridades del Estado y recuerda que «confío en usted y en la Justicia, no me olvide aquí. Soy inocente, yo quiero seguir colaborando con España, como siempre lo he hecho».

Este periódico ha podido saber que Rafá Zhueir era amigo de Jamal Ahmidan, El Chino, uno de los terroristas que se inmolaron en el piso de Leganés, con quien solía hacer negocios de tráfico de hachís. Rafael, como llamaban a Zhueir sus amigos, aprovechaba su condición de portero de discoteca para colocar la mercancía que El Chino traía desde Marruecos.

Quince días fuera

Zhueir, que se declara amante de la noche y confiesa que bebía alcohol y consumía drogas, había practicado y participado en campeonatos de kick-boxing. Ocasionalmente era contratado como guardaespaldas.

Las principales sospechas sobre Zhueir vinieron motivadas porque la policía tuvo conocimiento de que el marroquí desapareció de Madrid durante 15 días: «Piensan mal de mí porque desaparecí de casa durante 15 días, antes del 11-M. Yo siempre me voy de mi casa porque en casa vivimos siete personas y a mí me gustan las mujeres y me voy con ellas, a sus casas y a casas de amigos ».

Zhueir tiene claro que los que cometieron el atentado del 11-M no son sus hermanos: «Estos que dicen hijos de Alá, o quien sea, son unos cobardes y unos hijos de xxxx. No tienen perdón de Alá, ni de Dios, ni de nadie. Qué pena que no haya pena de muerte en España».

Rafá Zhueir, que incluso representó a España en algún combate de kick-boxing, confiesa que él nunca ha pisado una mezquita y que piensa en los pobres inmigrantes muertos: «A mí no me pasa por la cabeza hacer daño a España, ni a nadie. Si llego a saber sólo lo mínimo de estos hijos de xxxx [en clara referencia a Jamal Zougam, El Chino y el resto de los miembros del comando Lavapiés] no estaría llorando nadie».

El marroquí Zhueier también hace una llamada de atención sobre las consecuencias que el atentado del 11-M tendrá entre la gente de su país: «Yo pienso que esa masacre, que a la larga van a pagar todos los marroquíes como yo, que estoy contra el terrorismo No sé quién es Bin Laden, lo conozco desde el 11-S por la TV.Me cago en Al Qaeda».

Toda la verdad

Zhueir repudia en su carta a los fanáticos que dicen ser hijos de Alá: «Yo no rezo, ni voy a la mezquita. Yo sólo creo en Dios como todo el mundo. Y a mí, mi Dios me dice que no mate a nadie y pienso que estos cabrones no tenían corazón ni sentimientos para hacer una cosa así».

Rafá, a pesar de estar imputado junto a los demás marroquíes por los atentados del 11-M, no se siente parte de ellos: «Y ahora soy un terrorista, cómo pueden pensar que soy así. Eso son palabras muy grandes... No me pasa por la cabeza hacer daño a España ni a nadie».

Está convencido de que al final se sabrá toda la verdad y, por eso, ruega una y otra vez a las autoridades españolas que tomen en consideración su carta: «España, confío en la verdad y en vosotros. Por favor, coger [sic] a los culpables».

Por último, Zhueir vuelve a recordar en su escrito que siempre ha trabajado para España y por España y plantea que, si alguien no se lo cree, puede preguntarle a la «UQO» [sic], la Unidad Central Operativa del Servicio de Policía Judicial de la Guardia Civil que dirige el coronel Félix Hernando Martín.



Lea mas

This page is powered by Blogger. Isn't yours?