Asociaciones de guardias civiles piden que se investigue a los mandos de Asturias

11-11-04



LA TRAMA ASTURIANA DEL 11-M / LAS REACCIONES

Asociaciones de guardias civiles piden que se investigue a los mandos de Asturias

Exigen a Interior y a los tribunales que aclaren qué pasó con la cinta que Información grabó en 2001 - Denuncian que se está presionando a los agentes que escucharon la grabación y a sus familiares

FERNANDO LAZARO

MADRID.- Asociaciones de la Guardia Civil exigieron ayer con contundencia investigaciones, tanto a nivel político como judicial, para esclarecer posibles actuaciones irregulares en torno a la cinta que grabó la Guardia Civil en 2001 de la que se deduce que Antonio Toro y Emilio Suárez Trashorras intentaban montar bombas para activarlas por móviles, como las utilizadas en el 11-M.

(.../...)

Así, la mayoritaria Asociación Unificada de la Guardia Civil pidió la suspensión cautelar de funciones para los oficiales de Asturias que presuntamente tuvieron conocimiento de la existencia de esta grabación y no le dieron el cauce adecuado.

La AUGC indica que «de confirmarse la existencia de una cinta que demuestra que el personal de Información de la comandancia de Gijón tenía conocimiento de la implicación de Antonio Toro y de Emilio Suárez Trashorras en la venta de explosivos desde 2001, se pondría de manifiesto que el general Laguna, y el teniente coronel Fernando Aldea, jefe de la comandancia de Asturias, mintieron ante la Comisión parlamentaria o, en el mejor de los casos, ocultaron información trascendente que, indudablemente, dadas sus responsabilidades en aquellos momentos, tenían necesariamente que conocer».

La AUGC reclama al Ministerio del Interior «la inmediata suspensión cautelar de sus funciones al general Laguna, al teniente coronel Fernando Aldea, y al capitán José Antonio Bermejo, que ocupan directa y superior posición jerárquica sobre los guardias de Cancienes». «Miembros de este puesto y algunos familiares se han puesto en contacto con esta asociación y nos han trasmitido su inquietud, nerviosismo y preocupación. Hay constancia ya de presiones sobre estos guardias. Presiones encaminadas a dificultar la investigación de los hechos publicados y, en concreto, la existencia de la cinta magnetofónica citada».

Por su parte, la Unión Profesional de Guardias Civiles (UPGC) también reclama un «profundo esclarecimiento por parte de Interior en lo concerniente a las posibles negligencias en que pudieran haber incurrido los máximos responsables de la Guardia Civil en Asturias».

«Negligencia»

Considera que, «cuanto menos», ha existido negligencia por parte de estos mandos «en el ejercicio de sus funciones». «El respeto y memoria de las víctimas exige la urgente adopción de cuantas medidas sean precisas para esclarecer los comportamientos de quienes velan por la seguridad de la sociedad».

«Con independencia de la investigación interna, desde la UPGC entendemos que los hechos publicados requieren la inmediata apertura de una investigación judicial pues, indiciariamente, pudieran haber incurrido en supuestos constitutivos de ilícitos penales, ya que tanto el entonces coronel y en la actualidad general Laguna, como el teniente coronel Aldea, jefe de la comandancia de Oviedo, presuntamente mintieron u omitieron información trascendente».

Desde los partidos políticos, el PP coincidió en que algunos mandos no contaron todo lo que sabían a la Comisión de Investigación, informa Agustín Yanel. El diputado popular Vicente Martínez-Pujalte reclamó que, con carácter urgente, la cinta, «de extraordinaria importancia», sea remitida a la Comisión. Por contra, el diputado socialista Victorino Mayoral, además de decir que hay quien intenta «interferir» en la Comisión, acusó al PP de estar «soltando muchos conejos por ahí para ver si la gente se despista y coge un camino equivocado, pero todos los datos demuestran lo que pasó en España».

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los agujeros negros del 11-M.- Links

LOS AGUJEROS NEGROS DEL 11-M (XXX).- La furgoneta del 11-M tenía una tarjeta del Grupo Mondragón en el salpicadero