¿Cuál es la mitad que Omar «no había dicho»?

11-04-07



JUICIO POR UNA MASACRE / La investigación

¿Cuál es la mitad que Omar «no había dicho»?


Entre las revelaciones que el testigo T-74 hizo a EL MUNDO y su declaración ante el tribunal no hay diferencias

MADRID.- Omar, el testigo protegido T-74, ratificó esencialmente en su declaración del lunes ante el tribunal del 11-M las informaciones más relevantes que ya había transmitido a EL MUNDO en 2005: que El Chino había tenido contactos con ETA, que un familiar cercano del islamista le aseguró después de los atentados que su autoría correspondía a la banda terrorista y, sobre todo, que él mismo había puesto esos datos en conocimiento de la Policía antes de comparecer ante el juez instructor. Datos que en la declaración policial que consta en el sumario no se recogen.

Sin embargo, la fiscal Olga Sánchez y algunos abogados de la acusación particular parecieron más interesados en conocer qué periodistas de este diario se habían puesto en contacto con él, y cómo habían conseguido entrevistarle. Insistieron hasta conseguir un buen titular que desacreditase las revelaciones de EL MUNDO. Supuestamente, y basándose en el testimonio de Omar, este diario «le presionó para que hablara de ETA», según destacó ABC; y «la mitad de lo que decían era mentira», como prefirió resaltar El País. En realidad, lo que el testigo dijo fue: «La mitad de las cosas que salían en el periódico, yo no las había dicho».

(.../...)

Y es cierto: la otra mitad es información propia de este periódico. Eso es así porque se trataba de una entrevista reportajeada (como bien saben los periodistas) en la que sólo se entrecomillaban las declaraciones que se atribuían a Omar.

Del contraste entre las manifestaciones que el testigo hizo a EL MUNDO y lo que declaró al tribunal no se observan diferencias sustanciales. Los entrecomillados que este periódico presentó con caracteres tipográficos destacados coinciden con lo que Omar dijo el lunes.

Así, EL MUNDO abrió su edición del lunes 19 de diciembre de 2005 con un gran titular de portada a cuatro columnas que decía: «'El Chino tenía contactos con ETA', afirma el testigo que reconoció su voz». Omar así se lo aseguró también al tribunal. Y el primer sumario se extendía en este aspecto: «Cuando salió de Carabanchel [en 1995] me contó que tenía amigos en ETA». Lo que respondió el testigo a la fiscal fue: «Me ha dicho que estaba [en la cárcel] con un señor mayor de ETA, pero no me ha dicho el nombre. Pero eso me ha dicho que fue en el año 94 [...]. Fue él mismo [Jamal] quien me lo dijo.».

También fue casi idéntica la descripción del método que ese «señor mayor» le enseñó para fabricar una bomba casera con una bombilla que «explotaba» (el lunes dijo que se «incendiaba») si le inyectabas «gasolina» (al tribunal declaró que «productos químicos»).

Omar también aseveró a EL MUNDO: «Después del 11-M, su primo Hicham me dijo que Jamal nunca había perdido el contacto con la gente de ETA». El testigo, confuso, no recordaba el lunes si quien habló con él de eso fue Hicham o un hermano menor de El Chino.

La fiscal preguntó si «con posterioridad ha tenido conocimiento de la relación de Jamal con algún otro miembro de ETA». Omar negó, pero la representante del Ministerio Público volvió a insistir: «¿Hicham le comentó algo acerca de la relación de Jamal con algún miembro de la banda?». «No recuerdo quién me dijo, si fue Hicham o el hermano de Jamal, que 'lo del atentado, eso lo más seguro es que esté relacionado con ETA'», respondió el testigo. Olga Sánchez consideró que no había contestado a su pregunta y replicó: «En el juzgado, manifestó que fue Hicham el que después de los atentados del 11-M le dijo que Jamal tenía conocidos en el País Vasco». Aquí, Omar afirmó: «Sí, fue después de los atentados todo eso. Pero no me acuerdo si fue Hicham».

EL MUNDO también mencionó que Omar había contado a la Policía esas referencias a ETA, aunque no aparecían en su declaración. Todo eso también se puso de manifiesto el lunes: «Eso se lo he contado a la Policía. A la Unidad Central de Inteligencia (UCI), lo de ETA y lo de la bombilla. [¿Y por qué la Policía no lo refleja?]. Una cosa es lo que he dicho, y otra lo que han puesto».

Tampoco hay grandes diferencias en cuestiones como el reconocimiento de la voz, las costumbres de El Chino o su piso en Laredo.

Las «presiones» a las que alude el testigo las resumió él mismo: Casimiro García-Abadillo y Antonio Rubio preguntaron insistentemente y pronunciaron frases como «no queremos hacer nada, sólo saber la verdad». Eso fue todo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los agujeros negros del 11-M.- Links

EL CHULO TXAPOTE

Los agujeros negros XIII - La dinamita fantasma