Declara el agente que multó a 'El Chino'

16-04-07




Declara el agente que multó a 'El Chino'

Hoy comparece ante el tribunal el guardia civil que dio el alto al terrorista cuando trasladaba dinamita


MADRID.- Las sesiones del juicio del 11-M se reanudarán hoy a las 10.00 horas con la declaración ante el tribunal del agente de la Guardia Civil que dio el alto al vehículo conducido por Jamal Ahmidan, alias El Chino, en su viaje de regreso a Madrid desde Avilés, el 29 de febrero de 2003.


El suicida transportaba en el coche, según considera acreditado la Fiscalía, la dinamita sustraída en Mina Conchita durante el fin de semana y que se utilizaría unos días más tarde en los atentados.
(.../...)

El agente multó a El Chino por exceso de velocidad, pero no paralizó el vehículo a pesar de que circulaba sin papeles. Ahmidan mostró al agente documentación falsa belga a nombre de Yusuf ben Salah.

Ésta era la identidad con la que se movía El Chino con frecuencia. De hecho, su viuda declaró ante el tribunal que El Chino le pidió que, si la Policía iba a su casa, sólo les hablara de su identidad real, la de Jamal Ahmidan, y que no dijera nada de la de Ben Salah. Esta misma identidad fue la que empleó el suicida para alquilar la casa de Morata en la que supuestamente se montaron las mochilas bomba.

También está previsto que durante la jornada de hoy ofrezca testimonio la telefonista de la cadena de televisión Telemadrid que recibió el día 3 de abril, cuando se produjo el suicidio en la vivienda de Leganés en la que murieron siete terroristas islamistas, una llamada de una persona con acento árabe que se identificó como miembro de Al Qaeda.

El comunicante le dijo a la trabajadora de la cadena que había enviado un fax en árabe a la redacción que, según las investigaciones posteriores, no se recibió correctamente.

La Sala del 11-M escuchará también las declaraciones como testigos de Acharf Ouahabi, amigo del procesado Rafá Zouhier.

En relación con la trama asturiana, testificará José Canela, de la empresa Canela de Seguridad, que distribuía los explosivos a Mina Conchita, donde supuestamente se robaron los explosivos que acabaron en manos de la célula. Uno de los empleados de esta compañía ya declaró ante el tribunal. Según explicó, ellos recibían de fábrica los explosivos perfectamente identificados, pero cuando hacían la distribución a las diferentes minas no dejaban constancia de a qué lugar iba una remesa concreta de dinamita. En cuanto a los detonadores, declaró que tampoco llevaban un registro claro de los que distribuían a cada explotación.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los agujeros negros del 11-M.- Links

EL CHULO TXAPOTE

Los agujeros negros XIII - La dinamita fantasma