La Ertzaintza halla 100 kilos de amonal en un bidón a falta sólo del detonador

05-01-07



ETA VUELVE A ESTROPEAR EL MENSAJE PACIFISTA AL QUE SE AFERRA ZAPATERO

La Ertzaintza halla 100 kilos de amonal en un bidón a falta sólo del detonador


El artefacto localizado en Vizcaya estaba listo para ser «utilizado de inmediato» Estaba junto al coche del comando del zulo de Amorebieta La Policía cree que es el mismo grupo que atentó en Barajas

ROBERTO LOPEZ DE CALLE. ANGELES ESCRIVA

BILBAO / MADRID.- Sin haber transcurrido tiempo para digerir el atentado de Barajas, agentes de la Ertzaintza localizaron ayer por la mañana en el valle de Atxondo (Vizcaya) otro potente artefacto compuesto por 100 kilos de explosivos que se encontraba preparado para ser «utilizado de manera inmediata». El Departamento de Interior del Gobierno vasco precisó que tan sólo le faltaba el detonador para poder ser explosionado.

La bomba fue encontrada después de que la Ertzaintza revisara un vehículo sospechoso que llevaba presumiblemente desde el pasado día 23 estacionado en el mismo lugar -las inmediaciones de un restaurante-, y que está directamente relacionado con el zulo hallado por la Policía vasca aquella misma jornada en la localidad de Amorebieta.

(.../...)

Tras su localización, la Ertzaintza comprobó que el vehículo es propiedad de una familiar de Asier Larrinaga Rodríguez, un joven al que busca la Policía autonómica junto a, al menos, otras dos personas, por su supuesta pertenencia a un comando de ETA.

La primera llamada de reivindicación del atentado de Barajas, realizada desde San Sebastián por un teléfono móvil, vincula a este comando con la explosión de Madrid.

Fuentes policiales aseguran que Larrinaga no está fichado, por lo que podría tratarse de un miembro legal de la organización.

Horas después de localizar el vehículo y el explosivo, la Ertzaintza registró dos pisos: uno en la calle de Zamakola de Bilbao, al parecer el domicilio del presunto etarra identificado, y otro en el casco viejo que, según Europa Press, es la casa de un familiar del huido. Al cierre de esta edición aún se desconocía el resultado de estos registros, que se dieron por finalizados a medianoche.

El hallazgo del artefacto complementa el que llevó a cabo el mismo cuerpo policial el pasado 23 de diciembre, día en que localizó un zulo en la localidad próxima de Amorebieta, que supuso la primera constatación de la reorganización de la banda terrorista tras el alto el fuego.

Fuentes del Gobierno vasco explicaron que la mayor parte del artefacto -cerca de 85 kilos- está compuesta por amonal, mientras que el resto se corresponde con otros elementos explosivos de refuerzo. La bomba fue localizada a más de 100 metros de distancia de un Rover que despertó las sospechas de la Policía autonómica porque llevaba «tiempo estacionado en el mismo lugar».

Matrículas falsificadas

Al realizar un examen visual de su interior, los agentes encontraron restos de una sustancia que, tras ser analizada, fue identificada como un componente químico usado para fabricar explosivos. Además, en el maletero los agentes hallaron placas de matrícula falsificadas y piedras de pequeño tamaño que estaban preparadas para hacer las veces de metralla en una eventual explosión.

A partir de ese momento, los policías autonómicos realizaron un peinado de la zona que fue el que les llevó hasta el bidón, cuyo examen les permitió deducir que no se trataba únicamente de un recipiente para almacenar explosivos sino que era un artefacto explosivo en sí mismo «dispuesto para ser utilizado de manera inmediata» y al que «sólo faltaba añadir el sistema detonador».

Las pesquisas policiales permitieron relacionar este artefacto con el zulo localizado en Amorebieta la víspera de Nochebuena, puesto que en él se localizó la tapa del bidón encontrado ayer y otros elementos comunes. La Ertzaintza retiró el coche a última hora de la mañana de ayer para tratar de extraer pruebas que conduzcan a la identificación del resto de los supuestos miembros del comando. La Policía trabaja con la tesis de que los encargados del zulo y de la bomba forman parte del mismo comando. El explosivo se hallaba en una zona boscosa del barrio de Arrazola de Atxondo, un área rural en la falda del monte Anboto habitada por apenas 200 personas. Precisamente, en la zona hay un merendero cubierto, en el que ayer por la tarde se podían leer varias pintadas en favor de la amnistía de los presos de ETA y en apoyo al preso etarra Iñaki de Juana Chaos, que está en huelga de hambre.

El tipo de bidón metálico encontrado por la Ertzaintza es similar al que la banda utilizó en la frustrada caravana de la muerte, con la que ETA pretendió atentar en Madrid en 2004, informa Europa Press.

La localización de este segundo artefacto en apenas cinco días se produce después de que los dirigentes de Batasuna aseguraran que el proceso no está en «absoluto roto», y que el atentado de Barajas no lo facilitaba pero tampoco lo suspendía.

Esta interpretación reafirma lo que algunos dirigentes del PNV y del PSE han apuntado durante los últimos días: la absoluta falta de validez de los actuales responsables de Batasuna como interlocutores ante el resto de partidos políticos. El mismo diputado general de Vizcaya, José Luis Bilbao, los llegó a tachar de «criados» de ETA, mientras que el consejero de Justicia del Gobierno vasco condicionó el mantenimiento de relaciones normalizadas a su desmarque de la violencia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los agujeros negros del 11-M.- Links

EL CHULO TXAPOTE

Los agujeros negros XIII - La dinamita fantasma