Una angustiosa espera sin recibir noticias

31-12-06



BOMBA EN BARAJAS / Las víctimas

Una angustiosa espera sin recibir noticias

Familiares y amigos pasaron el día en Barajas sin obtener información sobre los dos ecuatorianos desaparecidos

JOAQUIN MANSO / GUILLERMO RUIZ

MADRID / VALENCIA.- Los dos se encontraban echando una cabezada en sus respectivos coches, ajenos a todo, minutos antes de la deflagración. No oyeron a los agentes que a toda prisa se pusieron a desalojar el aparcamiento. Diego Armando Estacio Civizapa y Carlos Alonso Palate, los dos de nacionalidad ecuatoriana, se daban al cierre de esta edición oficialmente por desaparecidos. El nuevo atentado de ETA se ha cobrado, además, 11 heridos leves.

La embajada de Ecuador confirmó ayer la identidad del primer desaparecido, Diego Armando Estacio Civizapa, un joven de tan sólo 19 años que llevaba dos y medio en nuestro país, donde también estaban ya instalados su padre, varios tíos y su novia, Verónica Arequipa.

Fue ésta la que dio la voz de alarma, al ver que, tras la explosión de la bomba, Diego Armando no aparecía por ningún lado.
(.../...)
Habían acudido los dos al aeropuerto de Barajas a esperar a la madre de la chica, que venía a Madrid desde Ecuador a pasar el fin de año. Él se quedó en el coche, en la misma planta donde se produjo la explosión, a escasos metros de la furgoneta siniestrada (dato que corroboró la ministra de Fomento, Magdalena Alvarez), mientras ella se dirigía a recogerla.

Ayer, el ministro de Exteriores de Ecuador, Francisco Carrión, dio por muertos a los dos ciudadanos de su país desaparecidos en el atentado, tras recibir una llamada telefónica de su homólogo español, Miguel Angel Moratinos, informa Efe.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, confirmó ayer por la mañana que Diego Armando decidió permanecer en el vehículo «para echar una cabezada» y que la Policía lo buscaba «entre los escombros».

«Dios quiera que no pase nada», acertaba a decir su padre, Armando Estacio. La familia permaneció ayer en el aeropuerto, sin tener noticias de Diego Armando, y al cierre de esta edición todavía se encontraba en la comisaría de Policía. La novia tuvo que recibir la atención psicológica del Samur Social por una crisis de ansiedad. A lo largo de la tarde, primos, tíos y sobrinos del desaparecido se desplazaron hasta el aeropuerto, pero aseguraron no tener ninguna novedad.

El otro desaparecido es Carlos Alfonso Palate, un ecuatoriano de 35 años que trabajaba en Valencia desde hace cinco años en el sector de la construcción. Vivía en un piso de la avenida de Giorgeta, a la altura del número 22, hasta que se desplazó hace unos meses a la vivienda de su novia, próxima a su anterior domicilio. Al parecer, Palate tenía a varios familiares en la ciudad, quienes ayer esperaban noticias de su paradero, también sin éxito alguno. Ni siquiera les llegaron respuestas de ninguna fuente oficial.

Por eso, varios primos se dirigieron a Madrid para «conocer algo más», según contó Darwin Balcancela, un amigo de Carlos Alfonso que pide desesperadamente alguna respuesta.

«No sabemos nada todavía», añadía Pilar Palate, prima del desaparecido. «Recuerdo que él estaba trabajando para comprarle una casa a su padre en Ecuador», explicaba, aunque el progenitor acababa de morir en su país.

Por lo que contaron los allegados, el desaparecido se encontraba en Barajas porque iba a recoger, junto a su novia, a la esposa de un compañero. No obstante, se habría quedado dentro del coche, en la planta baja del aparcamiento, cuando se produjo la explosión. Fueron dos de sus amigos quienes pasaron la tarde de ayer en la comisaría de la T-4 a la espera de noticias.

Rubalcaba y el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, mostraron su consuelo a los allegados de los desaparecidos en una reunión de más de una hora. En ese encuentro, se acordó facilitarles alojamiento y procurar el desplazamiento a España del hermano de Carlos Alonso Palate.

Después, los dos altos cargos se acercaron hasta el lugar de los hechos. La delegada del Gobierno en Madrid, Soledad Mestre, pasó también buena parte de la tarde dando su apoyo a los familiares y amigos.

Al cierre de esta edición, las Fuerzas de Seguridad continuaban rastreando en busca de los dos desaparecidos. El secretario general del Grupo Parlamentario Popular, Jorge Fernández, criticó la falta de noticias y dijo que «cuando hay una persona desaparecida, no quiero pensar que el Gobierno oculta información con fines políticos», informa Servimedia.

Un portavoz policial informó de que las condiciones en las que se encuentran los restos del aparcamiento, con gran cantidad de material que se puede desprender, hacen prever que las tareas de desescombro se prolonguen varios días. Añadió que la tardanza en obtener datos sobre los desaparecidos también se explica por la minuciosidad con que desarrolla su trabajo la Policía Científica. La misma fuente se mostró pesimista sobre la posibilidad de hallarlos vivos.

Además, de las plantas inferiores seguía saliendo humo ayer por la noche y los Bomberos continuaban con las tareas de extinción.

De los 11 heridos, dos permanecían ingresados ayer en el Hospital Ramón y Cajal para ser sometidos a pruebas médicas. Uno es un hombre de 48 años con traumatismo abdominal y el otro un joven de 29 años con traumatismo cervical y acústico. Los demás, con edades comprendidas entre los 25 y los 65 años, fueron dados de alta después de ser atendidos de lesiones diversas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los agujeros negros del 11-M.- Links

EL CHULO TXAPOTE

Los agujeros negros XIII - La dinamita fantasma