Banner QSVTV

 

 

   La paz sin honor no es paz, es rendición.

 
Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters

        

  Image hosting by Photobucket

    Escribeme

   
 

   Prensa Digital 
Apycom Java Applets
Links solidarios
Apycom Java Applets

Links 

Apycom Java Applets
Otras  bitácoras
Archivos




7.10.07

 

El ex espía Flórez tenía documentos relacionados con ETA y otros sobre el 11-M

 

07-10-07



El ex espía Flórez tenía documentos relacionados con ETA y otros sobre el 11-M

El CNI dijo que ese material era clasificado y secreto y que se consiguió en su sede central

ANTONIO RUBIO

MADRID.- Roberto Flórez, ex guardia civil y ex agente del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), tenía en su casa de Tenerife documentación relacionada con los atentados del 11-M y con acciones de la banda terrorista ETA. El primer juez que investigó el caso consideró ese material como «información clasificada y secreta» y argumentó que «la documentación incautada pertenece al CNI y solamente ha podido ser obtenida en su sede central».

En Madrid, adonde se trasladó la instrucción sumarial, el magistrado Fernández Viudez ha reflejado en un auto fechado el pasado 28 de agosto la «relevancia de la documentación incautada» y ha reseñado que entre ella hay cinco folios con anotaciones personales de Flórez.
(.../...)

Este periódico ha podido saber de fuentes judiciales que entre ese material se encuentra una serie de alusiones, comentarios y anotaciones donde aparecen los atentados del 11-M y otras notas sobre ETA.

Esos cinco folios, con anotaciones personales de Roberto Flórez y que están incorporados al sumario del caso a partir de la página 61, son los que han motivado que el juez Baltasar Fernández Viudez, titular del Juzgado de Instrucción número 48 de Madrid, tomara la decisión de mantener en prisión al ex agente del CNI para evitar la «ocultación, alteración o destrucción de las fuentes de pruebas» y prorrogara, una vez más, el secreto del sumario.

En el auto judicial del magistrado Fernández Viudez, al que ha tenido acceso EL MUNDO y que está fechado el 28 de agosto, se recogen una serie de hechos y actos que merecen la calificación de «relevancia de la documentación incautada».

Roberto Flórez fue detenido el pasado 23 de julio en Puerto de la Cruz (Tenerife) y acusado de traición y revelación de secretos. Posteriormente, el día 24, Alberto Saiz, director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) dio una insólita rueda de prensa en la sede central del CNI en Madrid e insinuó que el espía español había trabajado para los servicios rusos a cambio de dinero.

Automáticamente, el PP pidió la comparecencia del director del CNI en la Comisión de Secretos del Parlamento para que explicara la detención de Roberto Flórez y el Gobierno logró trasladar la fecha de esa explicación al pasado mes de septiembre. Todavía no se ha producido la comparecencia de Alberto Saiz en la Comisión de Secretos y tampoco hay fecha concreta para que lo haga.

Sin embargo, tras la detención de Flórez, fuentes del Ejecutivo informaron de que «se han encontrado en su casa copias de los documentos que presumiblemente había vendido a Rusia; y se trata de listados de agentes de los servicios secretos españoles y sus destinos concretos». El fiscal general del Estado, Candido Conde-Pumpido, dio veracidad a esas informaciones y aportó algo más sobre la supuesta venta de información: «En principio es a un solo país y no hay datos que hagan pensar que ha ido más allá».

Pero ni el Ejecutivo, ni el fiscal general del Estado aludieron en ningún momento a la documentación personal a la que se refiere el juez Fernández en su auto y mucho menos a las alusiones, análisis o anotaciones que Flórez hace sobre temas relacionados con los atentados del 11-M y ETA.

Fernández Viudez recuerda en su auto que los hechos investigados podrían ser constitutivos de un delito de traición y otro de revelación de secretos. Y a continuación, el juez hace referencia a la entrada y registro que se produjo en el domicilio de Roberto Flórez y a la «relevancia de la documentación incautada».

Posteriormente, el magistrado Fernández explica el contenido de parte del material incautado al ex espía del CNI: «Se han extraído y unido a los autos, en los folios 61 y siguientes, una serie de escritos (en número de cinco) entre los que se encuentra una carta personal y su borrador (folios 62 a 77), cuya importancia en relación con los hechos investigados resulta indiscutible».

Ese material al que alude el uez está siendo estudiado pormenorizadamente tanto por parte de los expertos del Centro Nacional de Inteligencia como por el fiscal del caso.

EL MUNDO reveló el 1 de septiembre que la Fiscalía estaba estudiando la posibilidad de sustituir al fiscal destinado en el Juzgado de Instrucción número 48, que entiende del caso, por otro más afín a sus intereses. Tras esa información, la Fiscalía, al parecer, ha reconsiderado su postura y mantiene, por ahora, al fiscal del juzgado.

En la instrucción que abrió sobre este caso el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 del Puerto de la Cruz (Tenerife) figuraba la siguiente anotación: «La documentación intervenida y contenida en soportes informáticos así como otra documentación incautada tienen naturaleza de información clasificada y secreta, pertenece al CNI y solamente ha podido ser obtenida en su sede central».

Ese análisis de la documentación incautada a Flórez en su casa fue realizada por agentes del CNI y el fiscal de Tenerife, que actuaba como denunciante, asumió la calificación que los servicios secretos dieron al material del ex espía y decidió remitir el caso a Madrid, donde está la sede central del Centro Nacional de Inteligencia.

El pasado 24 de julio Alberto Saiz, director del CNI, omitió informar en su insólita comparecencia ante los medios de comunicación que el agente Roberto Flórez había presentado su dimisión en los servicios secretos españoles el 12 de marzo de 2004, un día después de los atentados del 11-M, y que su baja se hizo efectiva el 14 de ese mismo mes (Ver EL MUNDO del 1 de septiembre de 2007). Saiz comunicó a todos los periodistas presentes en las instalaciones que el CNI tiene a la salida de Madrid, concretamente en la carretera de La Coruña, que Roberto Flórez fue expulsado de los servicios secretos en febrero de 2004.

Sin embargo, en la documentación judicial del caso, que fue remitida desde el juzgado del Puerto de la Cruz al de Madrid, ya se recogía que Florez abandonó el CNI en el mes de marzo de 2004, aunque no se concretaba el día exacto en que se produjo la baja del espía.

Hay que recordar que tanto el ministro de Exteriores, Miguel Angel Moratinos, como el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, han esquivado hablar del caso del espía en sus respectivas visitas a Rusia. El primero estuvo el pasado 30 de agosto en Moscú y el presidente se encontró con Vladimir Putín el 28 de septiembre en Sochi.

El doble agente y los colaboradores soviéticos

MADRID. - La relación de Roberto Flórez con los ambientes rusos se remonta a finales de la década de los años 80. El entonces guardia civil Flórez recibió el encargo del CESID (Centro Superior de Información de la Defensa) -predecesor del CNI- de que se infiltrara entre gente afín a la embajada de la antigua URSS en Madrid.

Flórez hizo un primer acercamiento a la Asociación de Amistad España-URSS, que tenía su sede en Madrid y a la que estaban inscritos un importante número de intelectuales y empresarios españoles. Esta asociación estaba controlada y financiada por la propia embajada de la entonces URSS.

Y allí Flórez primero captó a uno de sus empleados y más tarde puso en nómina a un alto representante de la asociación. El siguiente paso y más importante fue cuando el espía español recibió la orden de que se convirtiera en doble agente.

Flórez lo consiguió. Entró a colaborar y a cobrar de los soviéticos. Es decir, Roberto Flórez se puso en contacto con los servicios rusos por orden de sus superiores.

Saiz dice que los medios hablan con excesiva ligereza

MADRID. - Alberto Saiz, director del CNI, aprovechó el pasado 28 de septiembre la presentación de la revista Inteligencia y Seguridad para dedicar una serie de descalificaciones a los medios de comunicación. Saiz dijo que «todavía y desgraciadamente, algunos medios tratan estas cuestiones -se refería a los servicios de inteligencia-, con excesiva ligereza y desde el desconocimiento». A continuación, intentó matizar sus afirmaciones y apuntó: «Debo admitir que afortunadamente cada vez son más las informaciones publicadas con rigor y no basadas en el morbo».

El acto tuvo lugar en la sede del Centro Superior de la Defensa Nacional, y la revista Inteligencia y Seguridad es fruto del trabajo de un equipo de profesores de las universidades públicas Carlos III y Rey Juan Carlos.

Etiquetas: ,


This page is powered by Blogger. Isn't yours?