Banner QSVTV

 

 

   La paz sin honor no es paz, es rendición.

 
Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters

        

  Image hosting by Photobucket

    Escribeme

   
 

   Prensa Digital 
Apycom Java Applets
Links solidarios
Apycom Java Applets

Links 

Apycom Java Applets
Otras  bitácoras
Archivos




13.2.06

 

La Policía retiró al topo que tenía con 'El Tunecino' cuando empezó a reclutar 'mártires

 

13-02-06


11-M LA INVESTIGACION

La Policía retiró al topo que tenía con 'El Tunecino' cuando empezó a reclutar 'mártires'

FERNANDO LAZARO


MADRID.- La Unidad Central de Información Exterior de la Policía Nacional retiró a un topo que se había convertido en uno de los hombres de confianza de Serham ben Abdelmajid Fhaket, El Tunecino -el presunto líder de la célula islamista que perpetró los atentados del 11-M-, cuando se enteró de que éste buscaba mártires para cometer acciones terroristas en la capital de España.
(.../...)

Los agentes supieron gracias a Cartagena -un informador infiltrado en la organización terrorista durante varios años-, que El Tunecino estaba preparando este reclutamiento de mártires.

Cartagena compartió miles de horas con Serham ben Abdelmajid Fhaket, El Tunecino, y con todos los miembros de la célula integrista controlada por éste. Cuando el responsable del grupo -quien posteriormente se suicidó en el piso de Leganés tras los atentados del 11-M- dio el paso y pidió mártires para actuar en Madrid, la Policía decidió retirar a su confidente de este dispositivo y tratar de enviarlo a Barcelona para buscar información sobre tramas argelinas.

Según explicaron a este periódico fuentes policiales, en octubre de 2003, cinco meses antes de la matanza de Madrid, en una reunión celebrada en un piso de San Cristóbal de Los Angeles (Madrid), El Tunecino preguntó a los asistentes si estaban dispuestos a convertirse en mártires en Madrid.

Tras un largo discurso de exaltación de los muyahidin, el líder de la célula comenzó a reclutar voluntarios. La unanimidad fue total, todos los asistentes a este encuentro, que comenzó pasadas las 23.00 horas y finalizó no antes de las seis de la mañana, se mostraron dispuestos a convertirse en mártires en Madrid.

Tan clara y contundente fue la reunión que inmediatamente el informador contactó con sus enlaces de la Unidad Central de Información Exterior para contarles su contenido. Pero estos datos no modificaron el ritmo de trabajo de la Comisaría General de Información, que interpretó que las posibles actuaciones de esta célula aún no se habían convertido en una amenaza cierta y que estaban bajo control.

'Operación Nova'

Poco tiempo después de la reunión en San Cristóbal de los Angeles, los expertos en terrorismo internacional de la Policía decidieron poner fin a la infiltración de su informador en esta célula.Preferían que este colaborador, con unas intensas y muy destacadas relaciones en la comunidad musulmana española, se desplazara a Barcelona y continuara colaborando desde la Ciudad Condal.

Así, Cartagena, como le habían propuesto sus controladores, terminó su relación con El Tunecino y sus acólitos. Pero no viajó a Barcelona.Abandonó Madrid y se desplazó a Andalucía, donde en poco tiempo se hizo conocido entre la comunidad musulmana. Fue en Andalucía donde obtuvo todos los datos que permitieron llevar a cabo la operación Nova, con la que presumiblemente la Policía Nacional evitó un atentado islamista contra la Audiencia Nacional.

En la última reunión en la que participó Cartagena en San Cristóbal de los Angeles se recordaron algunas de las enseñanzas que, durante meses, había expuesto en reuniones anteriores Mustapha Maymouni, actualmente encarcelado en Marruecos como presunto cerebro de los atentados de Casablanca.

Las reuniones de la célula de El Tunecino se celebraban una vez por semana. Además, también había encuentros no previstos, extraordinarios.En dichos encuentros, además de rezar, se exaltaba la labor de los muyahidin y se veían vídeos de Chechenia y Afganistán. Pero no fue hasta octubre de 2003 cuando se empezó a reclutar a los mártires.

En aquella reunión, El Tunecino dijo: «Aquí necesitamos mártires.No necesitamos muyahidin, sino mártires». Defendía que no había mayor daño al enemigo, «al infiel», que actuar contra él como mártir.

El primero en intervenir en la reunión de octubre fue el propio Cartagena. A continuación, habló El Tunecino. En los encuentros previos, siempre intervenía primero Maymouni porque era el personaje con mayor liderazgo entre los asistentes. También asistieron a dicha cita, entre otros, Mohamed Larbi ben Sellam, Abdelkrim Ouazzani y el emir de Alcorcón.

This page is powered by Blogger. Isn't yours?