UN JEFE DE LOS TEDAX, ENTRE LA NEGLIGENCIA Y EL DELITO

20-11-06



Editorial

UN JEFE DE LOS TEDAX, ENTRE LA NEGLIGENCIA Y EL DELITO


Podría parecer increíble, inaudito, inimaginable (pónganle los adjetivos que quieran) en un caso de esta importancia, pero no lo es: estamos o ante una nueva negligencia policial de enormes proporciones o ante una conducta gravemente delictiva en la investigación del 11-M. EL MUNDO revela hoy que la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, que juzgará en la primavera que viene a los encausados por los atentados de Madrid, tendrá que ordenar con toda probabilidad la repetición de los análisis periciales de las sustancias recogidas en los focos de las explosiones de los trenes en la misma mañana del 11-M.

Los análisis fueron realizados en el laboratorio de los Tedax y, según el informe enviado al juez más de un mes después, sólo se detectaron «componentes de dinamita» sin que fuera posible determinar «el nombre comercial, ya que, al haber sufrido una reacción explosiva, desaparecen los componentes que hacen posible tal designación». Algo tan surrealista como poco verosímil, tratándose de 12 explosiones; dos de ellas, controladas.
(.../...)

Este informe remitido al juez Del Olmo, llamado Anexo número 2, fue firmado por el comisario Jesús Sánchez Manzano, jefe de los Tedax, que es licenciado en Derecho, y por sólo una perito del laboratorio. La Ley de Enjuiciamiento Criminal exige de manera taxativa que los informes tengan que ser suscritos por dos peritos para tener validez como prueba, lo que no se da en este análisis, puesto que Sánchez Manzano carece de conocimientos de Química.

Así se lo recordaba la fiscal Olga Sánchez al propio Sánchez Manzano en un oficio, fechado en abril pasado, en el que, a propósito del uso de teléfonos móviles como temporizadores, le decía textualmente: «Interesa que dicho informe sea emitido como pericial y firmado por dos peritos, al encontrarse en la tramitación de un procedimiento ordinario, arts. 456, 459 y concordantes de la Ley de Enjuiciamiento Criminal».

El análisis de los explosivos del 11-M va firmado solamente por una perito, por lo que no hay la menor duda técnica de que carece de validez judicial como prueba. Por tanto, tendrá que ser repetido, tal y como ha solicitado ya la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M.

La monumental negligencia de Sánchez Manzano suscita dos importantes cuestiones, que son de sentido común. La primera es por qué, una vez conocido el resultado del análisis, el jefe de los Tedax no remitió las muestras al laboratorio de la Policía Científica, que posee medios técnicos mucho más sofisticados y que podría haber determinado la composición exacta de la dinamita. Todos los expertos consultados por este periódico así lo consideran, resaltando la distancia abismal que existe entre uno y otro laboratorio. De hecho, la sustancia explosiva supuestamente hallada en la Kangoo fue enviada a la Policía Científica, que sí pudo determinar con certeza que se trataba de Goma 2 Eco, significativamente contaminada, eso sí, por la misma sustancia que la muestra patrón.

La segunda de las cuestiones se centra en el extraño comportamiento de Sánchez Manzano, que dijo en el Congreso que habían hallado «nitroglicerina» y luego rectificó. El propio Díaz Pintado, jefe operativo de la Policía Nacional y responsable de la investigación, creía en la mañana del 11-M que el explosivo que había estallado en los trenes era Titadyn. ¿Cómo es posible la confusión de un dato tan importante? ¿Por qué Sánchez Manzano aceptó el resultado de un análisis que no concluía nada? ¿Por qué no quiso que los restos se analizaran en la Policía Científica, mucho mejor preparada?

La hipótesis más favorable para Sánchez Manzano es que es un incompetente redomado. Pero no hay que descartar que actuara conscientemente y quisiera ocultar de manera delictiva la verdadera naturaleza del explosivo. Si la conducta profesional de Manzano -que sigue sin ser destituido- fue incomprensible, tampoco el juez y la fiscal estuvieron a la altura de sus responsabilidades. Unos y otros contribuyeron a que hoy sigamos sin saber cuál fue la dinamita que estalló en los trenes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los agujeros negros del 11-M.- Links

EL CHULO TXAPOTE

Los agujeros negros XIII - La dinamita fantasma