«Los dos grandes protagonistas de la política española no son el PSOE y el PP, sino Zapatero y ETA»

24-12-06



JAIME MAYOR OREJA

«Los dos grandes protagonistas de la política española no son el PSOE y el PP, sino Zapatero y ETA»


Una entrevista de ESTHER ESTEBAN

LA ENTREVISTA SE CELEBRA APENAS UNA HORA DESPUÉS DE HABER CONCLUIDO EL ULTIMO ENCUENTRO ENTRE EL PRESIDENTE DEL GOBIERNO Y EL LIDER DE SU PARTIDO, CUANDO YA ERA UN SECRETO A VOCES QUE LAS COSAS NO HABIAN MEJORADO EN LAS DIFICILES RELACIONES ENTRE AMBAS FORMACIONES POLITICAS -

La cita es en su casa, en pleno centro de Madrid -en la que suele pasar sólo los fines de semana debido a su actividad política europea como parlamentario del Partido Popular-, donde la presencia permanente de varios escoltas es el símbolo en carne viva de que para él, como para otros muchos españoles, las cosas no han mejorado tanto como para garantizar que su vida no corre peligro. Jaime Mayor Oreja sigue siendo un político de aspecto afable y tranquilo, de profundas y firmes convicciones, que ha hecho de sus principios democráticos y de la defensa de la libertad una forma de vida.

Tiene una forma de hablar pausada y suave en la forma, pero absolutamente implacable y durísima en el fondo, sobre todo cuando le nombras la bicha de lo que para él es, sin lugar a dudas, una negociación política del Gobierno con ETA. Es perfectamente consciente de que su diagnostico, impresión y opinión sobre todos los temas relacionados con el terrorismo no es sólo respetado, y mucho, por sus compañeros de partido, sino que se ha convertido en la referencia, casi el icono, de muchos votantes de centroderecha que apelan a la forma en que se hicieron las cosas en su etapa de ministro del Interior durante el Ejecutivo de José María Aznar.
(.../...)

Tal vez por eso dice que entre el PP y el Gobierno de Zapatero, si se trata de ETA, sólo cabe la confrontación, y que el mal llamado proceso de paz está sentenciado y en un callejón sin salida porque los terroristas sólo tienen como objetivo la autodeterminación. Afirma que, si Batasuna no es legalizada antes de las elecciones de mayo, ETA volverá a matar y señala sin titubeos que no se fía en absoluto del Gobierno porque, «cuando se asocian en una mesa la mentira y el crimen, al final sólo hay fracaso». No tiene pelos en la lengua.

PREGUNTA.- Al final, se confirmaron lo peores temores, y el gélido encuentro entre Zapatero y Rajoy sólo sirvió para resaltar las profundas diferencias en el tema de ETA, ¿no?

RESPUESTA.- La reunión es la confirmación de un desencuentro, el lógico desencuentro de quien quiere derrotar a ETA y quien, por el contrario, pretende incorporar, legalizar y legitimar parcialmente a la banda terrorista. La de Rajoy es la cultura política de la transición, y la de Zapatero es la de una mal llamada segunda transición, con el objetivo de evitar que el PP sea alternativa de gobierno en España.

P.- Vamos, que es muy difícil una aproximación entre PP y PSOE en lo que queda de legislatura...

R.- En la medida en que Zapatero continúe con este irresponsable proceso suicida para España, no cabe más que la confrontación democrática del PP con su Gobierno. La hoja de ruta de Zapatero es lo contrario del consenso constitucional del 77. Por eso, nosotros tenemos la certeza de que en estas condiciones es imposible el acuerdo con él en su único proyecto político, presidido por este mal llamado proceso de paz.

P.- Pues menudo fracaso la reunión. No hubo información y, según Rajoy, ni siquiera se le dio la certeza de que Batasuna no será legal mientras ETA no deje las armas.

R.- Además de la maldad del proceso que inspira Zapatero, estoy convencido de que Mariano Rajoy cree que todo esto va a acabar siendo la gran chapuza nacional; y esto, a un hombre como Rajoy, más allá de sus preocupaciones como líder de un partido, le preocupa como español.

P.- Por el contrario, algunos creen que, tras la primera reunión oficial con ETA, se ha reabierto la esperanza sobre el proceso de paz...

R.- Yo no he variado nada respecto del diagnóstico inicial, e independientemente de cada una de las etapas del proceso, creo que es una negociación política ente ETA y el Gobierno. Y a medida que avanza se demuestra que el proceso está condenado a un callejón sin salida porque se asienta en la obtención del derecho de autodeterminación.

P.- Pues si la autodeterminación no se puede conseguir porque no existe en nuestro ordenamiento, ¿por qué dicen ustedes que ya se ha pagado un precio político?

R.- El Gobierno ya ha pagado un precio político, que es imitar al PNV de Estella al intentar una negociación política con ETA. Y para poder hacerlo ha tenido que terminar con el Pacto Antiterrorista, con la Ley de Partidos, ha permitido la legalización del PCTV para que ETA esté presente en el Parlamento vasco... ha descendido el nivel de intensidad de la respuesta del Estado frente a ETA. Hay muchos datos que dicen que han pagado un precio político, y otra parte del mismo es que ETA ha recuperado la esperanza de que con Zapatero puede alcanzar lo que con otros gobiernos españoles no ha podido.

P.- ¿De verdad cree que ETA hoy está más fuerte que hace unos años?

R.- Hoy ETA políticamente está mucho más crecida que antes, porque se han convertido en uno de los dos grandes protagonistas de la política española, que no son el PSOE y el PP, sino Zapatero y ETA. Eso significa legalizar y, parcialmente, legitimar a ETA, y el apuñalamiento simultáneo del PP para que no pueda volver a obtener la mayoría absoluta.

P.- ¿Y la vuelta al Pacto Antiterrorista serviría de algo?

R.- El Pacto no es lo primero, lo primero es recuperar la senda de la política antiterrorista basada en la derrota de ETA. Y luego hay que verificar que eso es verdad. Yo, sinceramente, no me fío de este Gobierno, porque después del intento de apuñalamiento vendrá el intento de engañar al PP. Cuando se asocian en una mesa el crimen y la mentira, esa mesa está condenada al fracaso. Y lo primero que hace falta es que el Gobierno recupere la verdad, que haga política sin mentiras ni falsedades.

P.- Pues muchos piensan que ustedes no aceptan que es el Gobierno socialista quien debe liderar la lucha antiterrorista...

R.- Yo creo que el Gobierno debe liderar la lucha antiterrorista, pero no apoyo al Gobierno para cualquier cosa, sino para que lidere el Estado de Derecho, la derrota de ETA y lidere a la sociedad en la lucha contra ETA. Yo no tengo por qué apoyar al Gobierno en las tomas de temperatura, como no lo apoyé en el crimen del GAL, ni en lo que significaron las vías abiertas de Pérez Esquivel en el año 96. No puedo apoyar el crimen como respuesta, o la negociación entre un grupo terrorista y el Gobierno. Si yo en mi Gobierno hablé de tregua trampa, y era lo que pensaba entonces, ¿cómo voy a apoyar ahora la repetición de lo que el PNV hizo en aquella fecha, aunque lo haga el Gobierno de España?

P.- Ustedes entonces hicieron concesiones. Hubo acercamiento de presos, Aznar habló del MLNV... ¿No hay paralelismo entre lo de ahora y aquello?

R.- Eso del paralelismo es una falsedad que tratan de introducir para quitar importancia a lo que están haciendo. Pero no es que haya paralelismo, es que fueron decisiones contrarias. Lo importante no es si tú acercas 10 presos, o 20. Lo importante no es si tú dialogas en Oslo o en Ginebra. Lo importante es de qué proyecto estamos hablando.

P.- ¿En qué sentido?

R.- Nosotros cerramos, cortamos cualquier tipo de negociación política con ETA. La cerré yo en mi despacho, con los mediadores que estaban en ese momento funcionando. Por eso llegó el PNV y acordó con ETA Estella. Nosotros, que fuimos siempre espectadores pasivos de aquello, lo único que hicimos fue decir que estábamos dispuestos a tener conversaciones con ETA para explorar e indagar si era posible pasar del cese indefinido al cese definitivo. Y por eso no estoy dispuesto a aceptar el argumento de que porque nosotros hicimos 103 aproximaciones de presos ahora una política penitenciara debe ser apoyada por el PP. No, no. No tiene nada que ver aquel proceso con éste. Lo importante no es saber si se habló con ETA, lo importante es saber si era una negociación política con ETA, ¿sí o no? El Gobierno del PP dijo rotundamente no, y el PSOE no lo ha hecho.

P.- ¿Le da algún margen de confianza al Ejecutivo de Zapatero?

R.- No, a día de hoy no le doy ningún margen de confianza, porque creo que la dirección en la que se ha introducido nos lleva a un callejón sin salida. Esto va a fracasar, porque para ETA lo importante es la autodeterminación, y el Gobierno no puede aproximarse a esa petición. No le doy ningún margen de confianza al proceso, porque está viciado. No he creído en él nunca, porque es un proyecto en el que o le das satisfacción a ETA o pierdes.

P.- ¿Le da más credibilidad a ETA cuando dice que el Gobierno ha adquirido compromisos sobre Navarra o la autodeterminación que al Gobierno cuando lo niega?

R.- ETA no necesita mentir, porque mata, tiene el poder de la pistola, de la extorsión. Los que extorsionan no esconden sus cartas. ETA no tiene necesidad de mentir, y los que negocian con ETA siempre tienen necesidad de mentir. El Gobierno está condenado a la mentira, porque meterse en un proceso de negociar políticamente con la banda terrorista te lleva necesariamente a la mentira y la desinformación.

P.- ¿Qué le parece el descubrimiento, ayer mismo, de dos zulos de la banda?

R.- Los zulos no son para entregar armas, sino para activar operaciones terroristas. Siempre ha sido así en la historia de ETA. ETA no cambia ni va a cambiar; sólo ve que los demás, el conjunto de los españoles, cambian demasiado pronto. Ellos siguen con sus zulos, sus atentados, sus comunicados y sus cómplices, y al conjunto de los españoles nos ven cambiar de política cada poco tiempo.

P.- Si esto fracasa, ¿la culpa sería de ETA, de Zapatero, o de ambos?

R.- El fracaso del proceso sería un fracaso de los dos, del crimen sólo es responsable el criminal: ETA. Y el Gobierno nunca tendrá la culpa de los crímenes de ETA. Pero del fracaso del proceso sí será corresponsable el Gobierno. Por eso los dos van a tratar de salvar los muebles: ETA va a intentar enderezar su situación personal y que Batasuna se presente a las municipales, y el Gobierno tratará de apuñalar y engañar al PP para vencerle en las elecciones.

P.- Vamos, que cree que Batasuna será legalizada antes de las municipales.

R.- Si Batasuna no fuera legalizada antes de las municipales, ETA mataría. Estos procesos siempre tienen en las elecciones sus referencias esenciales. El proceso ya saben que no saldrá adelante, pero insisten, porque para Batasuna no es lo mismo que fracase el conjunto del proceso teniendo 30 ayuntamientos otra vez suyos.

P.- Pues muchos, por decir ustedes esas cosas, les hacen gravísimas acusaciones de deslealtad con el Gobierno de España.

R.- Mi primera lealtad es con la unidad de España, con el Estado de Derecho y con mi propia conciencia. No puedo apoyar al Gobierno cuando está siendo desleal con España. Creo que la política de Zapatero está radicalmente equivocada desde el primer momento, porque está marcada por una gran tragedia, que es el 11-M. Y ése es un acontecimiento del que no nos hemos recuperado democráticamente los españoles.

P.- ¿En qué sentido?

R.- En el sentido de que Zapatero, en vez de actuar como requiere una situación de extrema debilidad, está haciendo lo que tenía pensando hacer antes como si no hubiera pasado el 11-M. En mi opinión, España sólo tenía que estar ocupada de dos temas: la inmigración y nuestro papel en el exterior. Y no tendríamos que tocar ni hablar ni de las reformas estatutarias, ni de las transformaciones territoriales de España, que no son en modo alguno necesarias. Hay un desenfoque completo.

P.- Una curiosidad. ¿Usted cree que hubo policías desleales a su Gobierno que pasaban información antes al PSOE que a ustedes?

R.- Es verdad que nosotros, cuando entramos en el Ministerio del Interior, no hicimos grandes transformaciones, y tratamos de despolitizar lo más posible las Fuerzas de Seguridad del Estado, de que nadie tuviera la sensación de que había que ser del PP para ser un buen policía. Pero a mí eso de que en el Ministerio del Interior había la sombra de otro Ministerio del Interior nunca me lo han acreditado. Yo no vi ningún síntoma, por mínimo que fuera, de deslealtad ni de descontrol en cuanto a lo que era una operación antiterrorista.

P.- ¿Le sorprendió saber que Vera llamó a Ibarra para avisarle de que habían sido los islamistas y no ETA los autores del 11-M?

R.- No me sorprendió, pero eso no significa que Vera controlara el Ministerio del Interior, aunque tuviera contactos dentro debido a su etapa anterior. Insisto, nunca tuve ningún síntoma de deslealtad en Interior, jamás. Es verdad que cuando yo tuve que tomar una decisión dura, como fue la destitución del general Galindo porque entraba en prisión, al reunirme con todos los generales vi que Galindo gozaba de una especial simpatía en alguno de ellos. Ése fue el único momento donde tuve que dejar las cosas muy claras de que el Gobierno era el Gobierno, y el ministro del Interior el ministro.

P.- ¿Es de lo que piensan que hay un especial interés en tapar el 11-M? ¿Por qué?

R.- Hay interés en taparlo porque el 11-M, al margen de cualquier autoría, fue una operación destinada a que perdiera el Gobierno el PP. Se hizo para expulsar al PP del Gobierno, fuesen quienes fuesen sus ejecutores o sus cerebros. Y eso crea una mala conciencia al PSOE. Ellos ganaron las elecciones no por méritos propios, sino por un atentado.

P.- ¿Rajoy manda en su partido, o es Aznar quien mueve los hilos en la sombra?

R.- Aznar en modo alguno interfiere mínimamente en la política del PP, ni tiene un liderazgo en la sombra. El líder del PP es Rajoy, y todos debemos volcarnos con él, porque las circunstancias van a ser tan complicadas en España... Y si el PP no está a la altura de las circunstancias, será devorado por otras alternativas que surgirán.

P.- El drama es que ustedes o ganan las elecciones por mayoría absoluta, o no gobiernan porque están solos...

R.- Ya veremos. Desde luego, pese a todo, hoy la soledad es la fortaleza del PP, porque mañana se demostrará que ese proyecto de Zapatero es una catástrofe para España, y cuando los españoles le den la espalda ya vendrán socios que quieran aliarse con nosotros. No hay que tener prisa para buscar socios. Al revés, la soledad es benéfica, a veces tu principal fortaleza.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los agujeros negros del 11-M.- Links

EL CHULO TXAPOTE

Los agujeros negros XIII - La dinamita fantasma