ETA atenta con más de 100 kilos de explosivos contra la casa cuartel de la Guardia Civil de Durango

25-08-07



VUELTA A LAS ARMAS / Los terroristas hacen estallar una furgoneta bomba en su primer atentado tras anunciar el fin del alto el fuego / En ese momento había 10 familias con cinco niños en las dependencias

ETA atenta con más de 100 kilos de explosivos contra la casa cuartel de la Guardia Civil de Durango


BELEN FERRERAS / FERNANDO LAZARO

DURANGO / MADRID.- Más de 100 kilos de explosivos pusieron fin a 79 días de silencio etarra. El 5 de junio, ETA rompió su alto el fuego. Desde entonces, sus intentos de sembrar el terror han sido constantes, pero infructuosos. Ayer, el nuevo comando Vizcaya logró su objetivo. Los etarras colocaron una furgoneta cargada de explosivos junto a la casa cuartel de la Guardia Civil en Durango.


Los dos guardias que hacían la vigilancia perimetral alrededor del edificio sufrieron heridas leves. Pero más de 30 viviendas de la casa cuartel y de los alrededores sufrieron importantes daños materiales.

Pasaban las 3.00 horas cuando el vehículo de los terroristas estalló. En ese momento había 10 familias completas en el cuartel, y en la zona del atentado había cinco niños. El director general de la Policía y la Guardia Civil, Joan Mesquida, fue muy gráfico: «Ha podido ser una carnicería».
(.../...)

Este atentado, además, ha puesto de relieve algunas novedades operativas de ETA desde que rompió el alto el fuego.

La pista portuguesa ha cobrado mucha más fuerza. Y es que el dato es contundente: los terroristas que perpetraron el atentado contra la casa cuartel huyeron en un vehículo que ellos mismos habían alquilado el pasado mes de mayo en una localidad de El Algarve.

Se da la circunstancia, además, de que el vehículo utilizado por los etarras tenía las matrículas originales, ni las habían doblado ni estaban falsificadas. Se trata de un Seat Ibiza, con matrícula 15-BZ-35 que los etarras hicieron estallar, probablemente con una bomba lapa, en la localidad de Amorebieta, tras haberlo utilizado para huir del lugar del atentado en Durango.

Ese coche fue alquilado por teléfono el pasado mayo en la localidad de Quarteira, en la región de El Algarve. Los etarras lo recogieron poco días después en Oporto, en una sucursal de la empresa de alquiler, donde mostraron documentación falsa y pagaron el vehículo por adelantado. Actualmente estaba ya denunciado por la empresa portuguesa, ya que tenía que haber sido devuelto hace días.

El hecho de que los etarras se desplazaran a Durango en un vehículo con placas portuguesas auténticas y que constaba como robado ha provocado una gran sorpresa entre los investigadores porque rompe el habitual modus operandi de los terroristas.

Por fechas, los analistas consideran que ETA alquiló el vehículo cuando ya estaba ultimando en aquel país la colocación de un coche bomba cargado con más de 130 kilos en Sevilla. Ese vehículo (que también fue alquilado en Portugal) fue abandonado por los etarras el 21 de junio pasado al detectar un control rutinario de la Guardia Civil en Ayamonte (Huelva), cerca de la frontera portuguesa. Se trataba de un transporte de explosivos para que un comando perpetrara un atentado inminente. Los expertos, lógicamente, relacionan ambas situaciones.

La sospecha es que ETA ha trasladado parte de su retaguardia a Portugal durante los últimos meses. Los expertos temen que los terroristas cuenten con pisos de seguridad y garajes para los vehículos. Mesquida admitió ayer que ETA puede contar con infraestructura estable en Vizcaya y en Portugal. La hipótesis principal de los especialistas es que, tras alquilar el coche en Portugal, los etarras lo trasladaron a Vizcaya.

Cuando fue localizado el coche con 130 kilos de explosivos en Ayamonte, el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, negó la posibilidad de que ETA tuviera infraestructura estable en Portugal.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, tiene previsto desplazarse la próxima semana a Portugal con el fin de poner en marcha un equipo de investigación conjunta de guardias civiles y policías lusos para rastrear toda la zona donde se presume que están los terroristas. Así lo decidió ayer, tras mantener dos conversaciones telefónicas con su homólogo portugués, Rui Pereira.

El otro vehículo utilizado en el atentado de ayer, la furgoneta Citroën C-15 matrícula SS-0743-AN, en la que cargaron más de 100 kilos de explosivos, fue probablemente robada hace apenas tres días en la localidad vizcaína de Munguía. Su dueño aún no había denunciado la sustracción. Los expertos atribuyen la acción a un nuevo comando Vizcaya que contaría con infraestructura estable en esa provincia.

El atentado en Durango se produjo cuando las Fuerzas y Cuerpos de la seguridad del Estado se encontraban en máxima alerta. Durante las últimas semanas, el reparto de carteles con los rostros de los seis etarras más buscados ha sido continuo. Además, el ministro del Interior había advertido de que ETA atentaría en cuanto tuviera la menor ocasión. Por ese motivo, sorprende más el hecho de que los inhibidores de frecuencia del cuartel de la Guardia Civil estuvieran apagados.

Fuentes de la Dirección General explicaron que esos ingenios no están continuamente encendidos, ya que afectan al funcionamiento de todos los aparatos electrónicos. Sostienen asimismo que los guardias, al percatarse de la presencia de una furgoneta sospechosa, trataron de conectar los inhibidores. Pero no hubo suerte.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los agujeros negros del 11-M.- Links

EL CHULO TXAPOTE

Los agujeros negros XIII - La dinamita fantasma