«En el banquillo de los acusados están parte de los que son, pero no son todos los que están»

18-02-07



ANGELES DOMINGUEZ / Presidenta de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M

«En el banquillo de los acusados están parte de los que son, pero no son todos los que están»


Bióloga de 53 años, está casada y es madre de dos hijos. Aquel fatídico 11 de marzo de 2004, una de las mochilas-bomba estalló a su lado y casi todos los pasajeros que iban junto a ella murieron. Aún así, la presidenta de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M se siente afortunada: vive para contarlo. Su única obsesión ahora: conocer toda la verdad

Una entrevista de / ESTHER ESTEBAN

Pregunta.- ¿Cómo cambió su vida aquel 11 de marzo de 2004?

Respuesta.- Totalmente. Yo salía, como todos los días, de Alcalá, donde vivo. Cogí el tren dirección a Atocha para acudir a mi trabajo. Ese día entré la última en el tren, y recuerdo que cuando entraba por la puerta del último vagón empezaron a tocar los timbres de que se cierra. Me puse en la parte delantera del vagón, y el recorrido fue igual que todos los días. Leí el periódico y, llegando a Entrevías, como la siguiente parada era la mía, me preparé, metí los periódicos en el bolso y oí un ruido fuerte. Luego he sabido que fue la explosión del primer vagón, pero mi percepción fue como si hubiera habido una colisión, un descarrilamiento, porque nos movimos hacia los lados. Se apagaron las luces, y mucha gente se levantó para intentar abrir las puertas, pero yo me quedé sentada. y dije que se sentaran todos, porque al no haber corriente eléctrica las puertas no se podían abrir. A partir de ahí, tengo una laguna de media hora. No perdí el conocimiento, pero no recuerdo nada. Está todo borrado. Supongo que el subconsciente lo ha borrado, o lo tengo aparcado.

P.- ¿Y luego qué recuerda?

R.- Me acuerdo de que estaba fuera del tren. Tenía la vía pegada a los riñones, que estaba muy fría, y las piernas en el balastro. Me miré y tenía las manos llenas de sangre, la chaqueta con trozos de cosas, y las solapas rotas. Los pantalones de las rodillas para abajo a jirones. Me faltaba el zapato derecho y no tenía medias, me quedaba sólo el borde de la goma. Perdí el bolso. Sangraba a chorros por la nariz y los oídos. Me costaba respirar y tenía las piernas llenas de arañazos, estaba completamente desorientada.

P.- ¿Pensó que podía ser un atentado terrorista?

R.- Sí. Al ver el tren lo primero que pensé fue en un atentado, porque vi que la zona del tren donde yo iba estaba toda destrozada, el quinto vagón abierto por arriba como una lata de conservas. Luego me llevaron al hospital de campaña, y me caí. No quería cerrar los ojos porque tenía miedo a no despertarme.

P.- Vamos, que aquello era lo más parecido al infierno...

R.- Lo que parecían bultos tirados en el suelo eran personas que estaban boca abajo. Había mucha sangre, gente malherida, con la mirada perdida. Luego supe que una de las mochilas había estallado a mi lado, y todos los que iban a mi alrededor habían muerto.

P.- ¿Y usted qué lesiones tuvo?

R.- Llevaba una fractura de siete costillas con casi perforación de pulmón, por eso el dolor era horrible, y no podía respirar, porque una costilla rota me tocaba la pleura. Además, he tenido perforación timpánica en los dos oídos, me operaron y me han hecho un trasplante. Afortunadamente, no he tenido rechazo, pero de momento todo va bien. He estado dos años de baja.

P.- Esta misma semana ha comenzado el juicio del 11-M. ¿Qué espera del mismo?

P.- Para nosotros el juicio es esperanzador. Tenemos todas las esperanzas puestas en conocer la verdad, e incluso pensamos que a lo largo del mismo se pueden encontrar nuevas pistas que aclaren nuestras dudas, porque yo sinceramente creo que en el banquillo de los acusados están parte de los que son, pero no son todos los que están. Tenemos que saber la verdad, quiénes fueron los autores intelectuales de la matanza, por qué se hizo, quién financió el atentado, cómo se organizó... en fin, muchos datos que no hemos conocido, y que son vitales.

P.- Vamos, que debe saberse la verdad caiga quien caiga...

R.- La democracia no sería más que una palabra si no sabemos la verdad del 11-M. Es más, la grandeza de nuestro Estado de Derecho se medirá en tanto en cuanto se sepa la verdad del atentado, caiga quien caiga. Si no se sabe la verdad, los que habrán ganado son los terroristas. Y todos seguiremos estando en su punto de mira.

P.- En torno al 11-M la opinión pública está dividida entre quienes creen que la autoría es sólo de los islamistas y quienes piensan que ETA tuvo algo que ver. ¿Usted qué cree?

R.- Nosotros lo que realmente queremos es que se sepa la verdad, única y exclusivamente. Si la vía islamista se investiga al 100%, y es la verdadera, pues bueno. Pero lo que no es lógico es que hayan salido diferentes pruebas para abrir nuevas vías de investigación y no se hayan investigado. Hay 29 imputados, han pasado tres años y hay muchas dudas sobre quiénes fueron los autores. Y además en la instrucción sumarial hay demasiados cabos sueltos.

P.- ¿Qué interés puede haber en que no se investiguen todas las líneas?

R.- Realmente no lo sé, pero quien tendría que haber sido el más interesado en averiguarlo tendría que ser el Gobierno, y es quien más trabas ha puesto. Medios tienen, y en vez de intentar conseguir pruebas se ha permitido que desaparezcan... Aquí ha habido muchos atentados de ETA, y en un plazo de unos días, o unos meses, se ha visto qué tipo de explosivos se utilizaron, quiénes lo pudieron realizar, ha habido controles... y al final o están en la cárcel o identificados, pero se sabe quiénes fueron. En este caso, desgraciadamente, no ha sido así. Y el desconocimiento de la verdad y las incertidumbres es lo que nos está haciendo más daño.

P.- ¿Usted de verdad cree que el Gobierno tiene un interés en que no se vincule el atentado del 11-M con ETA?

R.- Claro que el Gobierno tiene interés en que no aparezca ETA, ni siquiera tangencialmente, porque está dialogando con ellos. Es fundamental, porque gracias al atentado están gobernando, y a partir de que están gobernando están pactando. Eso es algo que está ahí. Si no estuviera dialogando con los terroristas les daría igual que se hubiera seguido esa línea de investigación, eso está claro. Pero la mera sospecha de que ETA ha podido intervenir de alguna manera les pone muy nerviosos.

P.- Oiga, ¿y usted cree que la investigación parlamentaria que se realizó en su día sirvió de algo?

R.- La realidad es que nosotros teníamos esperanzas de que la comisión hubiera servido para esclarecer algo, pero nuestra conclusión es que se nos utilizó de forma mediática, tanto por un partido como por otro, y realmente sólo sirvió para que PP y PSOE se tiraran los trastos a la cabeza. Nosotros nos quedamos igual: esa comisión fue decepcionante y se cerró apresuradamente y en falso.

P.- ¿Qué importancia dan ustedes a las novedades que se han conocido sobre el explosivo que se utilizó? Porque ustedes impugnaron los informes iniciales sobre el asunto...

R.- El hecho de que se aclare qué tipo de explosivos se usaron es algo positivo, y efectivamente fuimos nosotros quienes impugnamos los informes iniciales. Lo que me parece ilógico es que hayamos tenido que llegar hasta este punto. ¿Por qué no se ha hecho antes, teniendo en cuenta que ese dato es muy relevante a la hora de buscar nuevas vías de investigación?

Según lo que tengo entendido, el DNT no es un componente del ECO 2, con lo cual se abre otra posibilidad, pero sea como fuere, yo lo que quiero es que se siga investigando, porque da la sensación de que todo esto de las pruebas ha sido una gran chapuza.

P.- Mujer, están también la mochila, el Skoda, la Kangoo...

R.- Personalmente he dicho alguna vez que tanto la Kangoo como la mochila de Vallecas y el Skoda pudieron ser señuelos para orientar la investigación. Y eso es lo que se tendrá que ver en el juicio.

Cuando unos policías van con un perro a investigar una furgoneta, que tiene unas dimensiones bastante limitadas, la miran y la ven vacía, lo que no es lógico es que al cabo del tiempo esté llena de montones de cosas, porque lo que están diciendo es que esos policías son tontos. Y eso me parece una falta de respeto.

P.- Permítame un inciso. ¿Cómo cree que les está tratando el Gobierno a ustedes, las víctimas?

R.- Para el Ejecutivo sólo existe la asociación de Pilar Manjón, y las demás le sobramos, porque no nos sentimos representados por la asociación que a ellos les gusta. No debería consentir que haya víctimas del 11-M de primera y de segunda categoría. Nosotros representamos a 550 víctimas directas, y merecemos un respeto.

P.- En su día se dijo que su asociación se creaba a la sombra del PP para combatir a la de Pilar Manjón, que es de izquierdas...

P.- Eso lo he oído y, además de falso, es muy miserable. Yo puedo tener mis prioridades y mis ideas políticas, pero cuando haces un tipo de asociación como ésta no puedes preguntar a la gente qué vota, ni si milita en un partido.

Pilar Manjón se define de izquierdas, y yo la respeto. Pido el mismo respeto para los que no nos identificamos con un partido político. Nosotros ni hemos nacido a la sombra del PP ni tampoco el PSOE está detrás. Somos víctimas. ¡Bastante tenemos!

P.- Pero ustedes sí han participado en las manifestaciones de la AVT, ¿no?

R.- Sí, porque somos víctimas, pero no formamos parte de la AVT, porque ellos también tienen gente del 11-M. Nosotros hemos participado siempre en todas las concentraciones que organizan las víctimas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los agujeros negros del 11-M.- Links

EL CHULO TXAPOTE

Los agujeros negros XIII - La dinamita fantasma