La Fiscalía mantiene la acusación contra Rabei Osman 'El Egipcio'


02-06-07



JUICIO POR UNA MASACRE / La petición de penas

La Fiscalía mantiene la acusación contra Rabei Osman 'El Egipcio'


Sin embargo, ya no considera a Rafá Zouhier y Otman Gnaoui simples colaboradores de una organización terrorista, sino autores de la masacre

MANUEL MARRACO

MADRID.- La Fiscalía de la Audiencia Nacional mantendrá la acusación contra Rabei Osman Sayed El Egipcio como autor intelectual de los atentados del 11 de Marzo, a pesar de la nueva versión de las conversaciones interceptadas en Italia que el pasado miércoles escuchó el tribunal.

La cara de estupefacción con la que la fiscal Olga Sánchez recibió las contundentes palabras de los traductores -«No hemos escuchado la frase 'el hilo de Madrid es mío'»- no ha tenido efecto sobre la acusación. Junto a Hassan Haski y Yusef Belhadj, a El Egipcio se le considera autor por inducción de los 191 asesinatos del 11 de Marzo. Según la traducción de los intérpretes del tribunal, Rabei Osman sí dijo estar «al tanto» de que se iba atentar en la capital de España, pero no llegó a conocer los detalles.

(.../...)

El escrito que el Ministerio Público presentará este lunes ante el tribunal sí modifica sustancialmente otros apartados del que presentó en noviembre del año pasado, tanto para aumentar algunas peticiones de pena como para reducir otras.

Lo más relevante del acuerdo alcanzado con otras acusaciones es el cambio de categoría para Rafá Zouhier y Otman Gnaoui. Ambos llegaron a juicio acusados de colaborar y pertenecer, respectivamente, a una organización terrorista, y ahora la Fiscalía los considera también autores de la masacre.

Se extiende para ellos lo que se aplicó desde el principio a Emilio Suárez Trashorras. Su intervención en la obtención del explosivo es suficiente para considerarles colaboradores necesarios de la masacre, por lo que, de acuerdo con el Código Penal, se les debe considerar como autores. Como en el caso del ex minero, eso supone decenas de miles de años de prisión.

La cara opuesta la ocupa de manera estelar el sirio Basel Ghalyoun. La Fiscalía ha desistido, finalmente, de considerarle autor material de la masacre, un papel que el propio juez Juan del Olmo nunca le llegó a atribuir.

El fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, asistió de primera mano -él interrogaba- a la rectificación de la única testigo que le había situado en los trenes. «No era él, seguro». Así pues, Ghalyoun se queda como miembro de la organización, pero no como asesino.

Tampoco salió mal parado de los reconocimientos el acusado Abdelmajid Bouchar. Sin embargo, la Fiscalía considera que existe tal cantidad de pruebas sobre su pertenencia al núcleo duro de la célula, el que se suicidó en un piso de Leganés, que mantendrá contra él la acusación como autor de los atentados.

Lo mismo sucede con Jamal Zougam. Pese a las contradicciones en algunos de los reconocimientos, la Fiscalía cree que ha quedado demostrado que sí estuvo en los trenes.

Además, está previsto retirar la acusación contra uno de los sobrinos de Yusef Belhadj, Brahim Moussaten, al considerar que no estaba al tanto de las actividades de su tío. También la que pesaba contra uno de los nueve asturianos encausados, Javier González Díaz, El Dinamita.

Asimismo, la Fiscalía ha acordado rebajar las condenas que solicitaba para los asturianos Iván Granados, Iván Reis y Sergio Alvarez.

Peor suerte corre, sin embargo, la ex mujer del minero Emilio Suárez Trashorras, Carmen Toro, para quien el Ministerio Público prevé elevar la petición de pena de cuatro a seis años de prisión por un delito de suministro de sustancias explosivas.

Tanto para su hermano Antonio Toro como para su ex marido, el Ministerio Público mantiene la acusación de formar parte de una asociación ilícita. Para justificar esta decisión, ha tenido en cuenta las condenas por la operación Pípol, que reflejan que no se trató de un único acto de compraventa de explosivos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los agujeros negros del 11-M.- Links

EL CHULO TXAPOTE

Los agujeros negros XIII - La dinamita fantasma