21-07-06



POLITICA EXTERIOR / Moratinos abronca a un empresario judío por tachar las palabras del presidente en Alicante de «antisemitas» / El embajador hebreo dice que la manifestación de ayer es un «premio al terrorismo islámico»

Moratinos abronca a un empresario por llamar «antisemita» a Zapatero

MARISA CRUZ

MADRID.- Los pronunciamientos y los gestos de Rodríguez Zapatero a propósito de la crisis del Líbano amenazan con poner en el disparadero las relaciones entre España e Israel. Ayer, el ministro de Exteriores, Miguel Angel Moratinos, hubo de salir en defensa del presidente llegando incluso a abroncar públicamente a Mauricio Hatchuel, un destacado empresario judío que calificó de «antisemitas» las palabras de Zapatero en Alicante, cuando criticó el «uso abusivo de la fuerza» por parte de Israel, antes de fotografiarse con un pañuelo palestino.

(.../...)

«Que sea la última vez que públicamente denuncies, condenes y te expreses de esa manera sobre un Gobierno de España», le dijo indignado el ministro. «No voy a tolerar, como Gobierno socialista y Gobierno español, que digas públicamente que el presidente del Gobierno es antisemita», añadió.

Moratinos, evidentemente disgustado, hubo de hacer frente no sólo a los reproches que le lanzaron un par de miembros de la comunidad judía presentes en el desayuno -hubo otro que, después de Hatchuel, tomó la palabra para asegurar que se sienten «desconcertados»-, sino también a varias preguntas de los periodistas incidiendo en la actitud de Zapatero en esta crisis, que coincide poco con la postura expresada desde el principio por el Ministerio de Asuntos Exteriores y difiere también de la posición común adoptada por los miembros de la Unión Europea.

El embajador de Israel en España, Víctor Harel, presente en el acto, advirtió al término del mismo que las relaciones entre su país y España «no atraviesan ahora por su mejor momento».

El representante israelí no quiso comentar expresamente la fotografía de Zapatero con la kufiya palestina -como diplomático está obligado a mantener abiertos los canales de comunicación con el Ejecutivo español-, pero resulta evidente que el gesto del presidente es la gota que amenaza con desbordar el vaso de la contención diplomática.

El embajador también señaló a este periódico que las palabras de Hatchuel en ningún caso debían interpretarse como representativas del Estado de Israel. Su país, recordó Harel, no puede, pese a todo, dejar de sentirse agradecido ante la «muchísima comprensión que ha demostrado este Gobierno hacia el Holocausto». En sentido similar se pronunció el actual presidente de la Comunidad Judía de España, Jacobo Israel.

Sin embargo, el embajador israelí también apuntó que a su Gobierno le «preocupa» ver cómo las «declaraciones españolas [en relación con la crisis del Líbano] van más allá del consenso europeo y del alcanzado en el seno del G-8 que», en su opinión, «ha sido muy equilibrado».

Moratinos, por su parte, intentó restar trascendencia al último episodio de este embrollo: la polémica instantánea del presidente luciendo la kufiya. «No significa nada. No tiene ningún sentido», dijo, «extraer una conclusión política de ese gesto que fue de amistad ante los jóvenes» que le entregaron el pañuelo en Alicante.

El jefe de la Diplomacia se esfuerza por trasladar la idea de que, en ningún caso, España se escora hacia el bando de las milicias armadas terroristas de Hizbulá, cuyas acciones están, en su opinión, «en el inicio de esta crisis», lo que no impide al mismo tiempo que reproche a Israel el haber emprendido «el camino equivocado» al centrar toda su estrategia en el empleo de la fuerza militar sin cuartel.

Pese a todo, el esfuerzo de Exteriores sufrió ayer por la tarde un nuevo varapalo con la manifestación celebrada en Madrid y convocada, entre otros, por el PSOE, en la que proliferaban las pancartas anti israelíes.

Desde el mismo momento en que se lanzó la convocatoria, el acto suscitó el estupor de la representación diplomática de Israel. El embajador hebreo la interpretaba, «a la vista de cómo está planteada», como «un premio al terrorismo islámico».

«En vez de manifestarse contra el terrorismo islámico y contra las acciones que nos llevaron a reaccionar», afirmó Harel al término del desayuno informativo con Moratinos, «hay una manifestación, a la que se une el partido gubernamental, contra Israel, que es un premio al terrorismo islámico. Lo lamentamos profundamente».

A la polémica se sumó igualmente el Partido Popular. Dos de sus diputados -Jorge Moragas, secretario de Relaciones Internacionales del partido, y Gustavo de Arístegui, portavoz de Exteriores del Grupo Popular en el Congreso- convocaron a la prensa en la sede de Génova para volver a acusar a Zapatero, como ya hicieran el miércoles en el Congreso, de hacer gala de «un mal disimulado antisionismo muy teñido de un fondo ideológico con fuerte carga antisemita».

Ambos le reprocharon tanto sus «desequilibradas» declaraciones en torno al conflicto de Oriente Próximo como la foto de la kufiya. Según los populares existe un «discurso distinto y un abismo entre los cuerdos y declaraciones de Moratinos en la UE» y los planteamientos del presidente del Gobierno. En este sentido, reclamaron la dimisión del ministro de Asuntos Exteriores porque, en su opinión, el presidente «lo está desautorizando un día sí y otro también».

Acusaron, además, a Zapatero de «romper otro consenso en política exterior» y de «deslizarse por el tobogán de la radicalidad» y apostaron por «desenmascarar su demagogia populista».

Según el PP, el presidente del Gobierno está obligado a «rectificar» y por ello le pidieron que desautorizara la manifestación convocada para ayer por la tarde. «Si no es así», advirtieron, «nos situaremos en el prólogo de una crisis diplomática profunda con Israel».

En relación con la foto del pañuelo palestino, los populares hicieron hincapié en su «absoluta inoportunidad» porque, afirmaron, la kufiya no representa lo mismo en Palestina que en Alicante. Aquí, recordaron, es un símbolo que ha sido adoptado por los radicales y que incluso han hecho suyo «Jarrai y Batasuna».

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los agujeros negros del 11-M.- Links

LOS AGUJEROS NEGROS DEL 11-M (XXX).- La furgoneta del 11-M tenía una tarjeta del Grupo Mondragón en el salpicadero

LOS AGUJEROS NEGROS DEL 11-M (XXV). Las mentiras de 'El Gitanillo'