El Congreso renuncia a que el Gobierno aclare las falsedades del jefe de los Tedax

21-07-06



El Congreso renuncia a que el Gobierno aclare las falsedades del jefe de los Tedax


Zaplana acusa al PSOE de permitir que «se mienta en sede parlamentaria» - El portavoz del Partido Socialista pide que haya un juicio cuanto antes y dice que el PP busca «retrasarlo
»

CARMEN REMIREZ DE GANUZA

MADRID.- La Diputación Permanente del Congreso rechazó ayer, por 25 votos contra 15, la petición del PP de que comparezca el ministro del Interior para explicar las «contradicciones» surgidas en torno al explosivo de los trenes del 11-M y el testimonio falso o erróneo del jefe de los Tedax. En una sesión cargada de tensión y acusaciones cruzadas, socialistas, comunistas, convergentes, nacionalistas vascos y miembros del Grupo Mixto se opusieron -sin abstención alguna- a que Alfredo Pérez Rubalcaba aclare qué decía en realidad el primer informe de laboratorio realizado por los Tedax y a que responda del «error» admitido ahora por su máximo responsable, Juan Jesús Sánchez Manzano, de haber atestiguado en sede parlamentaria que se halló «nitroglicerina».
(.../...)

Mientras Eduardo Zaplana reclamó al Gobierno que colabore en el esclarecimiento de esa «verdad» que el propio Rubalcaba demandaba el 13-M, los representantes de los demás grupos le reprocharon uno tras otro su «obsesión», su «delirio», la conversión de su partido en una «correa de transmisión de un medio de comunicación», en referencia al diario EL MUNDO, y su intención de «retrasar y anular el juicio», incluso de «saltarse los procedimientos democráticos».

A la advertencia del portavoz popular de que «el sumario se ha cerrado como se cierra una burbuja de aire [...] que podría terminar reventando en cuanto se eleve a otras instancias judiciales», le replicó el coordinador de IU, Gaspar Llamazares: «No convertiremos a esta Cámara en un tribunal de apelación y mucho menos en un juicio paralelo». Incluso llegó a exhortar a Zaplana a que opte por «personarse» en la causa judicial.

Al emplazamiento que hizo Zaplana al PSOE, a atender no sólo ya al interés general de los españoles y el de las víctimas, sino al suyo propio -«son, señores socialistas, ustedes los primeros en sufrir la espada de Damocles de haber llegado al poder en medio de una situación de crisis, y los más interesados en aclarar hasta el más mínimo detalle», afirmó-, le respondió el portavoz socialista, Antonio Hernando: «Ustedes están buscando retrasar ese juicio porque el día que se celebre van a tener que dar muchas respuestas políticas; y respecto a su propio futuro, señor Zaplana, el suyo y el de todas las personas que estaban en primera línea el 11 de Marzo».

Más allá del cruce de acusaciones políticas, los populares dejaron claro su vano empeño en reclamar al Gobierno dos cosas puntuales. Por un lado, el primer informe de los Tedax, elaborado en la mañana del 11-M, también reclamado por escrito en otro trámite parlamentario. Como es sabido, la referencia de los Tedax a la nitroglicerina, de la que también dieron cuenta los teletipos del día de la masacre, es incompatible con las muestras de Goma 2 ECO halladas en poder de los islamistas.

En el fragor de su intervención, el diputado del PSOE llegó a sugerir que el propio Zaplana, en su condición de ministro portavoz del Gobierno, pudo haber tenido que ver con aquellos teletipos. En cuanto al trabajo de los Tedax, Hernando objetó a Zaplana que el sumario contiene ya dos informes «sobre el material explosivo» y que «en ambos se dice que no hay nitroglicerina».

«El portavoz socialista», contestó con contundencia Zaplana, «dice que lo que había en la Kangoo, en la mochila y en el piso de Leganés [a los que hacen referencia los dos informes citados] lo había también en los trenes». «¿Pero no será más fácil traer el informe de los técnicos sobre lo que había en los trenes, que escucharle a usted, con todo el respeto del mundo?», le preguntó.

En segundo lugar, los populares reclamaron la responsabilidad política, sea cual fuere, de que el alto responsable del Ministerio del Interior «no dijera la verdad» al Parlamento.

«En el Congreso», dijo Zaplana, «no se puede mentir, ni equivocarse sin dar justificación alguna por extenso y en la propia sede». Por su parte, dejó ver su incredulidad sobre el pretendido error del Tedax. «¿Acaso no preparó a conciencia el señor Sánchez Manzano su intervención ante la Comisión?»; «¿Acaso es creíble que el máximo responsable de la desactivación de explosivos se equivoque, sólo cuatro meses después de los atentados, sobre el elemento central del debate en torno al 11-M?»...

«Señorías», dijo, «no estamos hablando de un aprendiz de pirotecnia, sino de uno de los expertos más cualificados en explosivos de España». «Acaban de sentar ustedes un precedente estupendo», añadió en la replica. «En el Congreso no hay que decir la verdad porque nadie va a pedir responsabilidades posteriormente». Dicho lo cual, nada le impidió a Zaplana volver a escuchar en las sucesivas intervenciones que quien no dijo la verdad fue el Gobierno del PP. «Está amortizado que ustedes mintieron», dijo Hernando.

La apuesta política del PP llegó, en todo caso, más lejos que nunca en estos dos años largos de legislatura. Algunas de las preguntas ya las había lanzado anteriormente: «¿Por qué conformarnos con la verdad de un sumario que reconoce no saber quiénes son los autores intelectuales de los atentados ni quiénes montaron las bombas ni quiénes las dejaron en los trenes?»; «¿por qué quedarse tan anchos ante una investigación en la que, de los 40 implicados, 34 son confidentes policiales...?».

Y es que el propio Zaplana vino a sugerir una respuesta a todas sus preguntas: «Lo que se consigue callando ante tal aluvión de evidencias es que ese silencio pueda interpretarse como sospechoso y cómplice».

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los agujeros negros del 11-M.- Links

Manzano dice al juez que al hablar de 'nitroglicerina' no se refería al 11-M

CARTA DEL DIRECTOR La 'joint venture' PEDRO J. RAMIREZ