José María Múgica reconoce a 'Txapote' en el juicio

21-07-06



ALTO EL FUEGO / La acción judicial
«Ése es el asesino de mi padre, no olvidaría su rostro en mil años, que se muera en la cárcel»

José María Múgica reconoce a 'Txapote' en el juicio


MANUEL MARRACO

MADRID.- Sólo cuando el fiscal se lo pidió, José María Múgica se giró hacia Txapote. La distancia era un poco mayor que hace 10 años, cuando ambos se cruzaron instantes después de que el miembro del comando Donosti disparara en la nuca a su padre: «Sin ningún género de dudas ése es el asesino, del que deseo que se muera en la cárcel».

Francisco Javier García Gaztelu, Txapote, volvió ayer a la Audiencia Nacional para ser juzgado por el asesinato del dirigente socialista Fernando Múgica Herzog, el 6 de febrero de 1996 en el centro de San Sebastián.
(.../...)

Poco antes de que el fiscal jefe, Javier Zaragoza, le pidiese mirar al acusado, José María Múgica había explicado a la Sección Tercera que recordaba perfectamente a los dos terroristas con los que se cruzó cuando corría al lugar donde acababan de matar su padre. «Es un reconocimiento inequívoco, imborrable. Pasarán mil años y esos dos rostros uno los tendrá siempre [...] Pasaron tan cerca que se produjo prácticamente un encuentro», dijo.

El fiscal Zaragoza -en su primera acusación desde que hace dos meses fue nombrado fiscal jefe- solicita a la Sección Tercera que condene a Txapote a un total de 72 años de cárcel: 30 por el asesinato, otros 30 por disparar contra dos ertzainas que le persiguieron en su huida junto a Valentín Lasarte, seis por robo y seis por falsificación. Tanto Lasarte como Juan Luis Aguirre Lete, que ayer comparecieron como testigos, ya han sido condenados por este asesinato.

Como en los recientes juicios por los asesinatos de los concejales José Luis Caso y Miguel Angel Blanco, Txapote estuvo desafiante y altivo. Dentro de la cabina blindada, esta vez solo, permaneció casi todo el tiempo de pie, paseando inquieto con los brazos cruzados y la barbilla alta.

Sus únicas palabras también fueron de desafío. «No reconozco a este tribunal para juzgar a luchadores vascos y no quiero participar en este circo mediático». Ante la respuesta del presidente del tribunal, Alfonso Guevara, de hacer «caso omiso a sus palabras», añadió: «Ya he dicho todo lo que tenía que decir».

El presidente del tribunal -completado por los magistrados Fermín Echarri y Flor Sánchez- también reconvino a Lasarte cuando cambió su habitual «no me acuerdo» por el «no me apetece recordarlo». Respecto a Irantzu Gallastegui, compañera sentimental y de comando de Txapote, ordenó que se le acusara por negarse a testificar, según informa Europa Press.

Txapote se negó a responder a la docena de preguntas que el fiscal jefe dejó en el aire. Entre ellas, si sentía algún remordimiento por el asesinato. Tampoco obtuvieron respuestas el resto de acusaciones: la familia de Múgica, la Asociación de Víctimas del Terrorismo y el colegio de Abogados.

Sólo después de declarar como testigo, José María Múgica pudo reunirse con sus otros dos hermanos, Rubén y Fernando, y su madre, María del Carmen Heras. Junto a ellos, entre el público, amigos y compañeros de partido del asesinado. Allí estaban el ex secretario general del PSE, Nicolás Redondo Terreros, y, en el otro extremo de la Sala, los socialistas vascos Ramón Jauregui y José María Benegas.

También estuvo presente Maite Pagazaurtundua. «En las escenas de los juicios no vemos ningún tipo de ductilidad ni de avance en algo que se pueda aproximar a un proceso del fin del terrorismo», dijo la presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo después del juicio, que está previsto que concluya hoy.

En una rueda de prensa posterior, la familia del asesinado pidió a PSOE y PP que se unan contra ETA. «Somos unos radicales. Queremos a los asesinos en prisión y a Batasuna en la más permanente y eterna ilegalidad», dijo Rubén Múgica.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los agujeros negros del 11-M.- Links

LOS AGUJEROS NEGROS DEL 11-M (XXX).- La furgoneta del 11-M tenía una tarjeta del Grupo Mondragón en el salpicadero

CARTA DEL DIRECTOR La 'joint venture' PEDRO J. RAMIREZ