El caso del atentado de la T-4

21-01-07



El caso del atentado de la T-4


El día 30 de diciembre, ETA hizo saltar por los aires el aparcamiento de la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas, provocando dos muertos.

La investigación sobre el tipo de explosivo utilizado por la banda terrorista fue muy complicada. De hecho, las cuatro plantas del aparcamiento se vinieron abajo y resultó muy difícil aproximarse al foco de la explosión, absolutamente enterrado por toneladas de escombros.

Tras la actuación de los bomberos, que apagaron el fuego provocado por la deflagración y de los equipos sanitarios que atendieron a los heridos, los primeros en intervenir fueron los Tedax. El protocolo de actuación policial es muy claro al respecto. Los expertos en desactivación de explosivos rastrean la zona, ayudados por perros, y tratan de detectar la presencia de un nuevo explosivo.

Una vez descartada la posibilidad de una nueva explosión, los Tedax recogen muestras de los restos de posibles sustancias integrantes del explosivo. Es un trabajo muy delicado que requiere experiencia, paciencia y nervios de acero. ¿Qué hicieron los Tedax con las muestras encontradas en el aparcamiento de la T-4? Las enviaron inmediatamente a la Unidad de Policía Científica, cuyo laboratorio cuenta con los medios más avanzados para realizar ese tipo de análisis.

Tras catorce días de trabajo, el pasado 13 de enero, la Policía Científica hizo público su informe sobre el explosivo utilizado por ETA en la T-4: se trataba de amonal reforzado con un explosivo plástico conocido como hexógeno.

Esa es la forma habitual de actuar por parte de la Policía. Justo todo lo contrario de lo que se hizo tras el atentado del 11 de marzo de 2004.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los agujeros negros del 11-M.- Links

EL CHULO TXAPOTE

Los agujeros negros XIII - La dinamita fantasma